Issuu on Google+

Hecho por: Matthew


uan se despertó. Se vistió. Fue a ver a su hermana. Ella ya estaba vestida. Se dijeron buenos días y bajaron las escaleras para desayunar. Juan y su hermana Eva, tenían doce y diez años respectivamente, aunque Eva era mucho más lista que Juan. Este era un poco tonto. Vivían en un chalet. Con jardín, tres habitaciones, un salón, un comedor, una cocina y un sótano... Aaay. Me ha dado un escalofrío al escribir esa palabra. No sé porque... No importa, a lo que íbamos. La casa donde vivían Juan y Eva era bastante grande, y entonces, casi nunca se veían cuando estaban en casa. Cuando Juan y Eva bajaron las escaleras para ir al comedor a desayunar, gritó Juan: -¡Mamáaaaa! ¡Papáaaaa! ¡Ya nos hemos levantado! Pero, no respondieron. -¡Mamáaaaaaa! ¡Papáaaaaaa!-volvió a gritar. -¡Mamáaaaaaaaaaaaaaaaa!¡Papáaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!gritó Juan -¡Mam...! -Cállate ya idiota.-le dijo Eva-¿No ves que no te oyen? -Vale, vale.-dijo Juan-Pero, ¿dónde se habrán metido? Juan y Eva avanzaron y pasaron al salón.

Hecho por: Matthew


-¡Joeeeee!-dijo Juan-Si está papá dormido. -¡Aaaaaaah!-gritó Eva-¡No, tonto! Está muerto... ¡Y mamá también! Noooooooo... Esta se puso a llorar a cubos de agua. -¡Ahí va! Pues es verdad, los dos están dormidos... -dijo Juan sorprendido. -¡¡¡Que noooo!!! No es-tán dor-mi-dos, es-tán m-m-m-mmuer-ert-t-os... -le respondió Eva tartamudeando de tanto llorar. -¿Ah sí?-preguntó retóricamente Juan-BUAAAAAAAAAAA. NOOOOO... Juan se puso como un loco a llorar. Cuando ya habían superado el susto, se sentaron un rato a descansar y luego, sin saber que hacer deambularon por la casa sin ton ni son. Cuando llegaron al sótano (aaay que escalofrío) bajaron las escaleras y se pararon en seco. Había sangre en la pared. -¡Sangre!-gritó Juan y se puso a gritar como un loco. -Que raro... -comentó Eva. Esta fue a inspeccionar la pared. -¡Juan! Deja de hacer el tonto y ven a ver esto conmigo de cerca. Juan obedeció a su hermana. Aunque sabía que él tenía más años, reconocía que Eva era más lista que él por naturaleza.

Hecho por: Matthew


Juan y Eva inspeccionaron la sangre, estaba en la forma de una ‘x’ y luego había otra mancha muy grande de sangre a su lado. De repente salió una garra gigante de algún animal, un lobo o algo por el estilo, por la pared donde estaba la sangre. Cogió a los dos hermanos, agarrándoles fuertemente y les llevó con él atravesando la pared. Lo último que oyeron fue una voz que dijo: - Vosotros sois los únicos niños que quedan. Os he dejado los últimos porque os voy a hacer algo mucho peor que a los demás. BUAJAJAJAJAJAJAJAJÁAAA...

*

*

*

Cuando los dos hermanos recuperaron la consciencia, se encontraron en un pasillo, muy estrecho y sin ninguna puerta. Sólo había una al final, de un tono verde hospital, que siempre da sensación de incomodidad y nerviosismo. Aunque no querían, fueron andando hasta el final del pasillo. Les daba la sensación de que algo les estaba controlando el cuerpo de manera que ellos no podían decidir lo que hacer. Llegaron hasta la puerta, y sin poder controlar su movimiento, la abrieron... Habían entrado en una sala. Estaba muy oscura, sólo la iluminaban unas velas dentro de candeleros negros con telarañas situados en una mesa vieja de madera, redonda y un poco deformada. Al fondo había una ventana donde era de noche y había luna llena. En el centro estaba una bruja, tenía el pelo negro y verde y una nariz del tamaño de un pepino. Tenía los ojos rojos y una boca muy pequeña. La bruja, que estaba mirando en la dirección de la ventana dio media vuelta.

Hecho por: Matthew


Los niños al poder dirigir su cuerpo otra vez, también se dieron media vuelta e intentaron salir al pasillo por la puerta otra vez, pero no pudieron porque la puerta se cerró enfrente de sus narices. Se pararon y dieron media vuelta mirando a la bruja, ya que no tenían nada mejor que hacer. La bruja empezó a andar hacia ellos con pasos muy fuertes. Ya llegaba a los niños. Estaba a dos metros de ellos, uno, medio... Juan se despertó de golpe. Eva se despertó de golpe. Ambos se levantaron, iban a ir al salón, se encontraron los dos al comienzo de las escaleras, iban a bajar a la vez. Dijeron a coro: -He tenido una pesadilla horrible, he soñado que se habían muerto nuestros padres, había sangre en una pared del sótano, y nos llevó una garra gigante de un lobo a un pasillo donde al fondo había una puerta, y ahí estaba una bruja que estaba a punto de hacernos algo, pero justo entonces me desperté...

Hecho por: Matthew


El Sótano