Page 16

MAHS

Personaje del MES

Cortázar, escritor inigualable

La genialidad de Cortázar se debe a que él tiene la capacidad para convertir algo pequeño e insignificante de la vida en algo maravilloso.

Se puede decir que las obras de Cortázar tenían un pedacito de él, que solo escribe lo que pasa por su imaginación sino que lo siente. "Crecí en Bánfield, población de las afueras de Buenos Aires, en una casa con un gran jardín lleno de gatos, perros, tortugas y papagayos; un paraíso. Pero en ese

paraíso ya era yo Adán, en el sentido en que no conservo recuerdos felices de mi infancia demasiadas tareas, sensibilidad excesiva, tristeza frecuente, asma, brazos rotos, primeros amores desesperados (mi cuento 'Los venenos tiene mucho de autobiográfico')." (Cortázar, s. f) Es por esto que sus textos son tan compatibles con las personas que los leen, pues muchas de las cosas que escribió las vivió el mismo y las vivimos nosotros hoy en día, así que es muy fácil sentirse identificado con sus historias. Además, Cortázar hace que sus lectores sean activos, por ejemplo la novela Rayuela, que fue publicada en 1963, la persona que lo lee es quien elige como empezar y como terminar. Es decir que si el lector decide empezar por el último capitulo y terminar por el primero obtendrá una historia maravillosa, igual de interesante al que la lee en un orden diferente.

MAHS | 5/1/2013

En América Latina han existido grandes escritores, que sin duda alguna han llevado el nombre del continente en alto y han deleitado nuestros ojos con tan maravillosos escritos. El Boom Latinoamericano permitió que algunos de estos escritores fueran conocidos internacionalmente, y fue así como conocimos al gran escritor Julio Cortázar. Después de leer mínimo una de sus obras puedes afirmar que sus textos nos “tocan” a cada uno de nosotros por su manera de escribir.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. (Cortázar, 1962) Es sorprendente como algo tan normal se puede convertir en un excelente cuento, como por ejemplo Instrucciones para subir una escalera, que convierte algo sencillo en una historia excepcional.

16

MAHS  

Revista para la clase de Escritura Academica

Advertisement