Issuu on Google+


ALIMENTACIÓN SALUDABLE Una buena alimentación debe adecuarse a la edad, sexo, peso, talla y actividad física e intelectual de cada persona. Se debe considerar también el clima y los estados especiales como embarazos, lactancia, enfermedades, etc. El cuerpo humano puede compararse con una máquina que está siempre realizando complejas actividades, por lo que una alimentación equilibrada es el mejor combustible para mantener una buena salud.

RECOMENDACIONES PARA UNA ALIMENTACIÓN CORRECTA 1. Incluir al menos un alimento de cada grupo en cada una de las tres principales comidas del día. 2. Comer la mayor variedad posible de alimentos: Muchas verduras y frutas, en lo posible crudas y con cáscara, preferir las de temporada que son más baratas y de mejor calidad. Con moderación cereales (tortilla, pan integral, pastas y galletas, arroz o avena), combinados con leguminosas (frijoles, lentejas, habas o garbanzos). Pocos alimentos de origen animal, preferir el pescado o el pollo sin piel a las carnes de cerdo, borrego o res. 3. Comer de acuerdo con las necesidades y condiciones individuales. Ni de más ni de menos. 4. Consumir lo menos posible de grasas, aceites, azúcar y sal. 5. Beber agua pura en abundancia. 6. Realizar 30 minutos de actividad física al día. LOS GRUPOS DE ALIMENTOS

Los alimentos son vehículo de los nutrimentos, es decir, le permiten al ser humano obtener las sustancias que necesita para llevar a cabo sus funciones vitales.


Aunque la oferta de alimentos cambia de un país a otro y de una cultura a otra, por lo general es rica en variedad y esto es importante porque una dieta variada asegura el consumo de los nutrimentos que el organismo necesita. Bajo este concepto, la combinación adecuada y suficiente de por lo menos un alimento de cada grupo en cada comida, es la manera de obtener una alimentación saludable. De acuerdo a los nutrientes que aportan los alimentos, se les clasifica en tres grupos. 1) Verduras y frutas: Aportan principalmente agua, fibra, vitaminas (antioxidantes) y minerales. Cereales: Aportan energía. 2) Leguminosas y alimentos de origen animal: Aportan proteínas, hierro, grasas y vitaminas. 3) Cada uno de los grupos tiene la misma importancia, ya que cada uno proporciona sustancias distintas que son indispensables para el mantenimiento de las funciones del cuerpo.

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS NUTRIENTES? Las proteínas Son sustancias nutritivas que construyen, mantienen y reparan el organismo. Son fundamentales para crecer y estudiar. Cumplen en nuestro cuerpo una función parecida a los ladrillos en una construcción. Los carbohidratos Son sustancias que proporcionan calorías. Dan la energía necesaria al cuerpo para mantenerse a cierta temperatura, moverse y desarrollar trabajos. Las grasas Son un concentrado de energía, es decir, proporcionan caloría en gran cantidad y transportan en nuestro organismo las vitaminas A,D,E y K. Son a la vez vehículo y combustible. Las vitaminas Ellas armonizan y regulan el funcionamiento de todo el organismo. Se parecen a la chispa que enciende el motor de un automóvil. Los minerales Cumplen funciones parecidas a las vitaminas, además forman parte de estructuras vitales del organismo: esqueleto, dientes, glóbulos rojos, etc.


El agua Es un nutriente fundamental, pues es el medio de transporte de los alimentos a la sangre. VITAMINAS Las vitaminas son como ladrillos de una construcción, las usamos para el crecimiento, además producen anticuerpos. Son necesarias para el equilibrio del metabolismo. No son energéticas. Las más importantes son: VITAMINA A: Mantiene saludable la piel y las mucosas. Fuentes principales de alimentos: hígado, leche, crema, queso, huevos y verduras (acelga, espinaca, berro, lechuga, zanahoria, tomate etc.). VITAMINA B1: Normaliza el apetito y la digestión. Interviene en el crecimiento normal del niño. Mantiene el tejido de glándulas, piel, cabello, uñas y mucosas. Interviene en el funcionamiento del sistema nervioso. No se puede almacenar en el organismo, por eso deben consumirse con regularidad. Alimentos ricos en vitaminas B1 son: cereales en granos, germen de trigo, carne magra de cerdo, hígado, papas, yema de huevo, queso, vegetales verdes y amarillos y en la frutas como lechosa, zanahorias, ahuyama, guayaba y mango. VITAMINA B2: Ayuda a la organización de las células, conserva la piel suave y la visión clara. Contribuye a mantener la normalidad de los tejidos. Indispensable para el crecimiento normal. Desempeña un papel importante para la utilización de la energía y las proteínas. Forma parte de las enzimas, fermentos que intervienen en los proceso de respiración de los tejidos. Alimentos donde están: la leche, los huevos, los riñones, el hígado, hojas comestibles (las espinacas), queso, carnes. VITAMINA C: Participa en la formación de las sustancias que unen las células. Indispensable para la utilización de ciertos derivados de las proteínas. Necesaria para la formación del colágeno, proteína que necesita entre otras cosas para que las heridas puedan cicatrizar. Se pueden obtener a través de: mangos, semeruco, fresa, melón, naranja, lechosa, guayaba, limón, tomate y hojas comestibles.

¿PODEMOS SUSTITUIR ALIMENTOS DE ALTO COSTO? Algunos si, otros son irreemplazables.


La leche o sus derivados debemos consumirlos todos los días según lo indicado en las recomendaciones alimentarias (edad, estado de salud, etc.) La carne de vacuno es reemplazable por todos los tipos de carne existentes: pollo, conejo, pescado, mariscos, vísceras. Los huevos de gallina tienen proteínas. Son un aporte alternativo a las carnes. Como muchas veces no podemos consumir carne, porque su precio es alto, podemos reemplazar con la mezcla de la legumbres y cereales. Por ejemplo, frijoles con arroz, lentejas con avena, etc. Las frutas y hortalizas no se pueden reemplazar fácilmente. Como es frecuente que suban de precio en invierno, recomendamos cultivar un huerto en el patio de la casa y también secar fruta en el verano, cuando hay abundancia. Los cereales integrales ricos en fibra, vitaminas y sales minerales pueden reemplazar en parte a las frutas. Esto lo recomendamos hacer cuando dispongamos de pocos recursos para hacer un menú variado. Es importante saber que los cereales con cáscara o integrales pueden irritar el intestino si se consumen en exceso. En cuanto a los aceites, debemos elegir los de origen vegetales porque son más sanos, no tienen colesterol. No podemos sustituir fácilmente una aceite de buena calidad.

CÓMO BENEFICIA EL DEPORTE A NUESTRA SALUD

Realizar ejercicio físico es fundamental para mantener un estado de buena salud a cualquier edad. Desde niños es recomendable que se empiecen a practicar deportes y a mantener la actividad física como parte de la vida y de la rutina de los más pequeños, siempre adaptándolo a las posibilidades y preferencias de cada persona. De esta forma los niños se adentrarán a la diversión y el ejercicio formará parte de sus vidas. Es necesario que durante todos los días o los máximos posibles, se practique algún ejercicio para mantener un estado saludable y una buena forma física. Para que te animes, en unComo.com te explicamos cómo beneficia el deporte nuestra salud.


Instrucciones Antes de comenzar a practicar cualquier tipo de deporte es aconsejable acudir al médico para que realice un chequeo completo e informe si el deporte que se desea practicar está ajustado a las condiciones físicas de cada uno. Puede ser peligroso realizar cualquier deporte si no se tiene conciencia del estado de salud de cada persona. El ejercicio físico es un beneficio para la salud: se activa nuestro cuerpo y eso contribuye a la creación de fuerza, resistencia, rapidez, y la obtención de energía para afrontar cualquier situación de la vida con salud. Además, se descansa mejor. El cuerpo al momento de relajarse lo hace con mayor facilidad. Dicho beneficio provocará un sueño placentero, la posibilidad de descansar y dormir mejor, lo cual es fuente de salud y vitalidad. El ejercicio físico activa las neuronas y por tanto beneficia el aprendizaje, la memoria, la concentración y muchas capacidades que son importantes desarrollar de jóvenes y mantenerlas despiertas y activas a medida que se crece. La práctica de cualquier deporte aumentará también el rendimiento psíquico en las personas. Realizar una actividad que gusta, además, te mantendrá contento y feliz ya que será un reto para cada uno conseguir metas en su deporte, dedicar tiempo a una actividad que hace sentir bien y que permite compartir momentos con otras personas. El ejercicio físico aporta un gran beneficio para conseguir ser más felices. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo beneficia el deporte a nuestra salud , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Estar en forma. Consejos   

Practicar el deporte que más guste y se ajuste a la capacidad física de cada uno. Practicar deportes en equipo es una buena forma de relacionarse y aumentar la autoestima. Caminar es una actividad muy sana que debe practicarse con regularidad.

TIPOS DE EJERCICIOS AEROBICOS ¿Qué

es

exactamente

el

ejercicio

aeróbico?

"Aeróbico" proviene del griego, “con el aire." Cuando haces ejercicio aeróbico significa que estás respirando mucho aire y llevando mucho oxígeno a tu corazón y a tus músculos (anaeróbico, o "sin aire", es cuando se hace un ejercicio tan pesado que te quedas sin aliento por algunos momentos). Al


ejercicio aeróbico también se denomina "cardio" o ejercicio de resistencia. Los tres términos se refieren a cualquier ejercicio que acelera el bombeo de tu corazón y tu respiración en una intensidad que puedes sostener cómodamente durante más de unos minutos. La clave para el ejercicio aeróbico es para sostenerlo. ¿Cuáles

actividades

son

de

tipo

aeróbico?

Prácticamente cualquier actividad que puedas hacer es aeróbica. Caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, bailar, patinar, saltar la cuerda y cuentan otras actividades si las puedes mantener cómodamente durante más de unos minutos. Por otra parte, cualquiera de estas actividades podría ser anaeróbica ("sin aire ") si la haces con tanta intensidad o rapidez que tengas que parar y recuperar el aliento después de un par de minutos. Recuerda que hacer la actividad de forma sostenida es la clave para el ejercicio aeróbico. Una buena forma de darse cuenta si estas haciendo una actividad aeróbica es que sentirás un ligero aumento en la temperatura de tu cuerpo y te faltará el aliento”. ¿Por

qué

el

ejercicio

aeróbico?

El ejercicio aeróbico es importante por muchas razones. He aquí algunas de ellas:      

Control de la glucosa en sangre Reducción del riesgo de presión arterial alta, enfermedades del corazón, y muerte prematura Control de peso corporal Disminución del estrés Mejora del sistema inmunológico y mejora la resistencia a las enfermedades Reducción del riesgo de cáncer de colon y de mama.

La lista de beneficios sigue y sigue. Pero vayamos al punto: ¿Cuánto ejercicio aeróbico necesitas hacer y cómo debes empezar? Lineamientos actuales La Asociación Americana de Diabetes sugiere niveles de ejercicio que recomiendan las Guía de los Médicos Generales de los Estados Unidos: Acumula treinta minutos de actividad física de intensidad moderada, casi todos los días, si no es que todos los días de la semana. Las palabras clave son acumular e intensidad moderada. Acumular significa que puedes hacerlo en dos tandas de 15 minutos o tres episodios de 10 minutos a lo largo del día o 30 minutos de un solo golpe, si así lo prefieres. Intensidad moderada significa que sientes que al hacer la actividad "la temperatura de tu cuerpo aumenta ligeramente y pierdes un poco el aliento". Es una recomendación de un estilo de vida que tiene la intención de ayudarte a incorporar la actividad física en tus actividades diarias. Es una buena propuesta para las personas que no pueden seguir planes de ejercicio más vigoroso.


He aquí algunas maneras de acumular treinta minutos de actividad física durante tu ajetreado día.     

Utiliza menos el autobús y camina más Estaciona tu automóvil lejos de la tienda y camina a través del estacionamiento Sube por las escaleras en lugar de usar el elevador Tome un paseo antes o después del almuerzo o cena Lava tu coche a mano

Para las personas con diabetes, el efecto reductor del ejercicio sobre los niveles de glucosa sólo dura alrededor de un día. Es por eso que tu médico podría sugerirte hacer ejercicio todos los días. Si te inyectas insulina, debes tratar de hacer el ejercicio a la misma hora todos los días. De esta forma, tu dosis de insulina puede ajustarse para el ejercicio y serás menos propenso a experimentar un episodio de baja de glucosa en sangre. Para comenzar Te recomendamos lo siguiente: 1. Establece metas semanales, el fijar metas es una manera para hacer cambios de comportamiento. 2. Se tan especifico con tus metas como puedas. Selecciona una actividad que vayas a hacer, el día de la semana y los minutos en que realizaras la actividad. 3. Se tan realista como te sea posible. No tiene sentido tratar de compensar años de inactividad con un objetivo poco realista como caminar el maratón en tu primera salida, cuando la caminata más larga que has hecho en los últimos años era de la banqueta a la puerta de tu casa. Comienza con cinco minutos de actividad si eso es lo que puedes manejar. Siempre puedes añadir más tiempo adelante. 4. Se realista con tu agenda. No planees hacer bicicleta estacionaria a las 7:30 pm del martes por la noche cuando sabes que con mucha frecuencia sales tarde del trabajo ese día. Planea el éxito en tu calendario. 5. Escribe tus metas en tu agenda o en un calendario, así sabrás exactamente lo que tienes que hacer y cuando. No dejes a la espontaneidad si estás empezando o has tenido dificultad para adherirte. Recuerda, establecer objetivos funciona. 6. Mantén un registro de tu progreso y establece los objetivos de cada semana. Me gusta poner estrellas doradas en las hojas de objetivos de mis pacientes cuando le dan seguimiento a sus objetivos. ¡Es increíble cómo la gente se entusiasma cuando ven una estrella dorada!


7. Lo más importante es empezar (empezar es a menudo el más difícil), y una vez que lo haces te sorprenderá lo mejor que te sientes después de tan sólo unos minutos de actividad. Seleccionando actividades Toda actividad es beneficiosa si la haces. Caminar es sencillo porque se puede hacer prácticamente en cualquier lugar y no requiere equipo adicional (salvo un buen par de zapatos). Pero elige cualquier actividad según tu conveniencia. Incrementando la actividad física Una vez que estás haciendo ejercicio aeróbico constantemente notarás en tan sólo unas semanas que te agitas menos y necesitaras menos esfuerzo para hacer tus actividades. Estarás listo a aumentar el ejercicio cuando esto suceda. Sigue la regla del 10% para aumentar la actividad. Por ejemplo, si has estado caminando durante 10 minutos durante toda la semana, a continuación, aumenta a 11 minutos durante la semana siguiente. Precauciones Al igual que con todos los ejercicios, existen algunos riesgos pero éstos se pueden manejar con un poco de cuidado. Estos son algunos consejos que te ayudarán a mantenerte seguro durante el ejercicio. 

Consulta con tu médico antes de comenzar cualquier plan de ejercicio. Aunque algunas personas con diabetes pueden seguir un régimen de ejercicio más vigoroso, para muchas personas, el más moderado sugerido por las recomendaciones de los Médicos Generales de Estados Unidos puede ser más apropiado. Siempre haz calentamiento y enfriamiento. Empezar con 3-5 minutos de actividad ligera antes de empezar el ejercicio de intensidad intensa (aumento en la temperatura de tu cuerpo y un ligero incremento en el ritmo de tu respiración) y siempre terminar con 3-5 minutos de actividad más suave para recuperar el aliento y dejar que los latidos de tu corazón vuelvan a la normalidad. El ejercicio será más eficaz si permaneces en el nivel en el que sientes que se eleva la temperatura de tu cuerpo y te falta un poco el aire. No hay necesidad de forzar a tu cuerpo a un estado de agotamiento y debilidad. Tu nivel de glucosa en sangre puede caer después de una sesión de ejercicio aeróbico, por lo que es recomendable que midas tu nivel de glucosa antes y después del ejercicio. Tu médico puede ayudarte a ajustar la dosis de insulina y/o alimentos, para prevenir un período de hipoglucemia después del ejercicio. Evita el ejercicio si tu nivel de glucosa están por debajo de 80 mg/dL o arriba de 250 mg/dl y cetosis presente. Ten cuidado si los niveles de glucosa son superiores a 300 mg/dl, aun cuando no haya cetosis presente.


Siempre ten a la mano alimentos que contengas hidratos de carbono simples, tales como caramelos durante el ejercicio, para poder manejar cualquier hipoglucemia. El riesgo de problemas cardíacos durante intensidad moderada en el ejercicio aeróbico es muy bajo, pero si te da un dolor en el pecho durante el ejercicio, detente y llama a tu médico.

En el camino Pues ahí lo tienes. El ejercicio aeróbico simple y sencillo. Lo más importante es empezar. No importa cuánto hagas, siempre y cuando hagas algo. Siempre se puedes hacer más en el futuro. Para quienes ya lo están haciendo, continua! El ejercicio puede ser lo mejor que puedes hacer por tu salud, y para tu diabetes. Cómo puedo evitar lesionarme? La manera más segura de evitar lesionarse durante el ejercicio es evitar tratar de hacer demasiado, muy temprano. Empiece con una actividad que es medio fácil, tal como caminar. Camine por unos minutos al día o varias veces al día. De allí gradualmente aumente el tiempo y nivel de actividad. Por ejemplo, aumentar la rapidez con que camina en el espacio de varias semanas. Si se siente cansado o adolorido, baje un poco el nivel de ejercicio que hizo o descance por un día. ¡Trate de no darse por vencido muy rápidamente, aunque no se sienta mucho mejor de inmediato! Hable con su médico si tiene alguna pregunta o piensa que se ha lesionado seriamente. Y el entrenamiento de fortaleza? La mayoría de ejercicios ayudarán a su corazón y a sus otros músculos. El entrenamiento de resistencia es el ejercicio que desarrolla la fortaleza y poder de los músculos grandes del cuerpo. El levantar pesas es un ejemplo de este tipo de ejercicio. Las máquinas de ejercicio también pueden proveerle con este tipo de entrenamiento. Su doctor le puede dar información sobre cómo hacer ejercicios de manera segura levantando pesas y trabajando con máquinas.

EJERCICIOS DE ESTIRAMIENTO PARA EL CALENTAMIENTO Y ENFRIAMIENTO Estiramiento de la pantorrilla Mire hacia una pared, parándose como a 2 pies de la pared. Mantenga sus talones en el piso y su espalda derecha, inclínese hacia adelante y presione sus manos y frente hacia la pared. Usted debe sentir el estiramiento en el área encima de sus talones (esta área coloreada en la figura). Mantenga esta posición por 20 segundos y de allí relaje. Repita el ejercicio.


Estiramiento del cuádriceps Mire hacia una pared, parándose como a 1 pie de lejos. Apóyese poniendo su mano derecho contra la pared. Levante su pie derecho por detrás suyo y agárrelo con su mano izquierda. Suavemente, levante el pie hacia los glúteos, estirando los músculos enfrente de la pierna por 20 segundos. Repita el estiramiento con la pierna izquierda.

Estiramiento de la ingle Agáchese hacia el piso y ponga ambas manos en el piso delante de él. Estire su pierna izquierda hacia atrás. Mantenga su pie derecho completamente en el piso, e inclínese hacia adelante con el pecho hacia su rodilla delantera, y gradualmente cambie la cantidad de peso hacia su pierna trasera, manteniéndola lo más derecha posible. Mantenga este estiramiento por 20 segundos. Repita el ejercicio con su pierna izquierda hacia atrás. Estiramiento de los músculos traseros (tendón de la corva) Échese con la espalda derecha contra el piso y ambas rodillas dobladas. Sus pies deben estar planos contra el piso, con 6 pulgadas entre cada pie. Doble la rodilla derecha hacia su pecho y sostenga con las manos su muslo por atrás de la rodilla. Lentamente estire la pierna derecha, sintiendo un leve estiramiento en la parte trasera de su pierna. Mantenga la posición por 20 segundos. Repita el ejercicio con la pierna izquierda.

CONSECUENCIAS DE UNA MALA ALIMENTACIÓN Todos sabemos que uno de los males de la vida moderna es la mala alimentación. Los hábitos alimenticios se han vuelto irregulares, con una mayor tendencia a comer mal, abusar de las comidas chatarras, dejar de lado alimentos saludables como frutas y verduras, y todo ello acompañado de una vida sedentaria. Por ello, debemos tener en cuenta cuáles son las consecuencias de una mala alimentación.


Riesgos de alimentarse mal Todos necesitamos consumir determinados tipos de alimentos y nutrientes que contribuyen a nuestra salud física y mental. El desbalance nutricional, por exceso o falta de nutrientes, afecta nuestro cuerpo de diferentes maneras generando, trastornos de salud que pueden llegar a ser graves. Entender esto es fundamental antes de sufrir los riesgos de una mala alimentación así como los efectos inmediatos en la salud. Mala alimentación y obesidad El aumento de peso es una de las consecuencias de una mala alimentación más visibles. Sin embargo, su gravedad no pasa por una mera cuestión estética, ya que la obesidad trae varios problemas: aumento del colesterol, una mayor presión sanguínea, acumulación de grasas en las arterias y la aparición de problemas cardiovasculares, así como el aumento de las probabilidades de que nos veamos afectados por la diabetes. Nutrición y sistema inmunológico Una carencia de sustancias nutritivas fundamentales para el cuerpo puede generar problemas físicos y enfermedades. Tal es el caso de lo que acontece con una alimentación deficiente de hierro, lo que provoca anemia. Pero el desbalance químico y mineral también puede llevar a problemas de fatiga crónica, dolores musculares y calambres, entre otras consecuencias. Global X Problemas de sueño y carácter El buen descanso está basado en algunos pilares básicos. Y uno de ellos es la alimentación. Como consecuencia de una mala alimentación, puedes experimentar problemas de insomnio o sueño poco profundo como consecuencia de indigestiones y comidas excesivas a la noche. Como todo está ligado, la falta de sueño en conjunción con deficiencia de nutrientes determina modificaciones en el comportamiento y el carácter de las personas, así como problemas de depresión. El cóctel es mortal: mala alimentación, mal descanso, fatiga y cambios en el carácter suelen derivar en problemas graves de salud. Problemas de concepción y embarazo Hay estudios que demuestran que las mujeres con obesidad tienen más dificultades para quedar embarazadas, sin contar con el riesgo que implica para el desarrollo del feto. Previo al embarazo, o durante el mismo, una mala alimentación tiene sus consecuencias negativas.


LA OBESIDAD INFANTIL EN MEXICO

Para prácticamente nadie es una novedad el saber que ocupamos el poco honroso segundo lugar mundial en sobrepeso infantil, superados únicamente por el vecino del norte, los Estados Unidos. Hemos pasado de la concepción de que los niños rollizos son saludables a tener cifras francamente alarmantes acerca de las condiciones de salud de nuestros niños. Sabemos que existe un problema, sin embargo aún poco se ha hecho para resolverlo y partiendo de la base, tampoco para atacarlo. La obesidad infantil es un problema serio de salud que debe interesarnos a todos, puesto que en un futuro, también nos afectará como sociedad. Las cifras y estadísticas que constantemente leemos son sólo un pequeño adelanto de lo que sucederá con nuestros infantes cuando lleguen a la juventud y se encuentren enfermos o incluso incapacitados para estudiar y trabajar. De acuerdo al artículo “Sobrepeso y Obesidad en el Niño y el Adolescente” del Dr. Raymundo Paredes Sierra de la Facultad de Medicina de la UNAM “De no establecerse estrategias que detengan el avance del sobrepeso


y la obesidad en niños y adolescentes […] enfermedades tales como la hipertensión, cardiopatía isquémica, infarto al miocardio, dislipidemias, diabetes, patología músculo esquelética y algunas neoplasias, cobrarán numerosas víctimas.” Eso sin contar el costo que tendrá para los sistemas de salud pública atender a los numerosos enfermos que tendrán que recibir tratamiento de por vida para aliviar las enfermedades asociadas con la obesidad. Jóvenes que antes de cumplir treinta años tendrán severos problemas de vista o ceguera permanente, derivados de diabetes. La Federación Mexicana de Diabetes publica en sus estadísticas que en nuestro país, uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años tiene obesidad o sobrepeso y que las cifras de individuos enfermos de diabetes han aumentado exponencialmente durante la última década. ESTADÍSTICAS DIABETES  Cada hora se diagnostican 38 nuevos casos de diabetes  Cada dos horas mueren 5 personas a causa de complicaciones originadas por la diabetes  De cada 100 pacientes con diabetes, 14 presenta alguna complicación renal  El 30% de los problemas de pie diabético termina en amputación  De cada cinco pacientes con diabetes, 2 desarrollan ceguera México ocupa el décimo lugar en diabetes mundial y se estima que para 2030 ocupe el séptimo puesto. Sin duda, éste es un tema que debe interesar a todos los sectores de la sociedad: desde el académico hasta el médico y el empresarial, pues de la participación de una sociedad en conjunto dependerá la salud de una nación entera. Solamente a través de programas de salud efectivos y que generen conciencia, así como políticas gubernamentales enérgicas referentes al tema y sin duda –y quizá lo más importante- campañas de educación y concientización, podremos lograr un cambio significativo. Un país enfermo es un país cuyos índices educativos y laborales no progresarán. El avance de México a través de sus estudiantes y futuros profesionistas es un tema que también requiere salud para marchar. Todos,


desde nuestras trincheras, podemos hacer un cambio que logre encaminarnos hacia ser una nación más sana, eliminando así el lastre de la obesidad en nuestros niños y jóvenes.

LA BULIMIA EN MEXICO Los trastornos de la conducta alimentaria son comunes en mujeres jóvenes con una prevalencia estimada de entre 4-5%. La pérdida de masa ósea es una complicación física de la anorexia nervosa y trastorno alimentario no especificado que afecta tanto a hueso cortical como trabecular. El efecto sinérgico de la desnutrición y la deficiencia de estrógenos produce una pérdida de masa ósea a través del desacoplamiento entre resorción osteoplastia y formación osteoplastia. La severidad varía dependiendo de la duración de la enfermedad, el peso menor alcanzado y la actividad física. La repercusión a largo plazo es evidente pues existe un incremento en el riesgo de fractura en las pacientes que han padecido anorexia nervosa. La primera línea de tratamiento para recuperar la masa ósea es la rehabilitación nutricia y un incremento de peso. La terapia de reemplazo hormonal podría ser efectiva si se combina con métodos anabólicos. Los términos osteopenia y osteoporosis fueron adoptados para definir la deficiencia de masa ósea en adultos. Los autores de las publicaciones que fueron revisadas utilizaron dichos términos para definir datos densito métricos en sujetos jóvenes que no han alcanzado la masa ósea pico. Sugerimos el término “hipo-osteogenesia” para definir el desarrollo deficiente de masa ósea en adolescentes o niños.

El objetivo de este estudio fue realizar una revisión crítica para identificar el efecto de los TCA en la densidad mineral ósea a corto y largo plazo, describir los mecanismos endocrinos y metabólicos involucrados, y las estrategias que hasta el momento se han planteado para su tratamiento. Mecanismos que desencadenan la deficiencia de la DMO en la AN El efecto sinérgico de la desnutrición y la deficiencia de estrógenos produce una pérdida significativa de hueso, a través de un desacoplamiento entre resorción estocástica y formación osteoblástica,28,29,53-55,58,7780 específicamente cuando el IMC está por debajo de 16.4 kg/cm2.67 Una pérdida generalizada de colágeno seguida del hipoestrogenismo es el factor etiológico más importante para la pérdida de masa ósea en la AN.24 El FCI-1 es una potente hormona osteotrópica,81 y un indicador del estado nutricio en pacientes con TCA, se encuentra disminuido en mujeres con AN,28,50,57,79,82-84 y su ausencia en las células del hueso ejerce un efecto dañino en la función del osteoblasto. Los niveles séricos del FCI-1 aumentan con la ganancia de peso, y con la realimentación, prediciendo la recuperación de la masa ósea en estudios longitudinales. La deficiencia de estrógenos puede ser responsable del déficit en la DMO volumétrica (g/cm3) tanto en columna lumbar y cuello femoral, mientras que la desnutrición puede ocasionar un déficit en el ancho del cuello femoral y cuerpo vertebral.


En cuanto a los factores dietéticos, la ingestión de calcio y vitamina D en mujeres con AN puede ser muy baja, ya que los lácteos se perciben como alimentos grasos.20,62 Además, el hipoestrogenismo puede generar un aumento en el requerimiento de calcio56 y la acidosis metabólica, una consecuencia del deterioro nutricio, estimula directamente la liberación de calcio del tejido óseo. Si ésta resulta prolongada, inhibe la actividad osteoplastia y estimula la osteoplastia. Una ingestión menor a 600 mg diarios de calcio se considera una variable más implicada en la osteopenia en mujeres adolescentes. 25 Sin embargo, algunos autores no han encontrado asociación entre la ingestión de calcio o vitamina D consumidos a partir de la dieta y la DMO,posiblemente porque el periodo de evaluación ha sido corto.

ANOREXIA La anorexia mental o anorexia nerviosa es un síndrome psiquiátrico que se centra sobre la negativa del enfermo (generalmente mujeres) a comer, conllevando una alarmante pérdida de peso. Suele aparecer en mujeres jóvenes, solteras en edades entre la pubertad y la adolescencia. Hay casos tardíos y también alguna excepción masculina (hay un hombre por cada 10 mujeres). La frecuencia de la enfermedad va en aumento durante los últimos años (una adolescente de cada 200). No está claro el origen de la anomalía. Los psicoanalistas lo atribuyen al rechazo inconsciente a la feminidad. Muchos casos se inician tras un período de obesidad y la preocupación de la paciente por recuperar la línea. Las personas que sufren anorexia nerviosa presentan ciertos rasgos característicos, son obsesivas, perfeccionistas, altamente competitivas, inteligentes, inmaduras emocionalmente, con una baja autoestima y muy dependientes de su familia. Su autoestima depende de su peso y su silueta. Otra de las características es la dificultad que tienen en sus relaciones sociales, distorsionan o devalúan su apariencia y no quieren ser observadas ni juzgadas, eso favorece una cierta fobia social. Aprenden a reducir la ansiedad evitando las situaciones que les angustian, como las reuniones sociales, ir a sitios públicos, etc. Son poco conscientes de su problema, y por ello es muy difícil que consulten a un especialista por la pérdida de peso. Generalmente acuden al médico por malestares somáticos causados por la falta de alimentación. Criterios para diagnosticar la anorexia nerviosa 1. Negativa de mantener el peso corporal en o por encima del mínimo, según la edad y talla. Por ejemplo, pérdida de peso manteniendo éste por debajo del 85% esperado, o no incremento durante el crecimiento no alcanzándose el 85% del esperado. A partir de una pérdida de aproximadamente el 15% del peso se considera anorexia, pues ya


2.

3.

4.

5.

aparece la malnutrición. Cuenta el peso perdido más el no ganado si está en fase de crecimiento. Miedo intenso a aumentar de peso o a volverse gordo aún teniendo infra peso. Este miedo aumenta a medida que disminuye el peso, es un miedo fóbico (lipofobia). Alteración del modo de experimentar la la forma o peso del propio cuerpo. influencia injustificada de la forma o el peso en la autoimagen, o negación de la importancia del bajo peso actual. En mujeres con regla instaurada, amenorrea o ausencia de por lo menos 3 ciclos menstruales consecutivos. Es una clara manifestación de malnutrición y aparece tras perder un 15% del peso. Falta de conciencia de enfermedad.

Primeros síntomas      

Disminución de la temperatura corporal (suelen tener frío aún cuando hace calor). Caída del cabello. Ligera bradicardia (enlentecimiento del ritmo cardíaco). Estreñimiento. Calambres. Amenorrea.

Tipos de anorexia Anorexia de tipo restrictiva: durante el episodio de anorexia, la persona no presenta episodios recurrentes de sobre ingesta masiva o conductas purgativas (vómitos auto inducidos o mal uso de laxantes y diuréticos). - Tipo bulímica o purgativa: en este tipo, durante el período de anorexia, la persona incurre regularmente en atracones o conductas purgativas. Es menos habitual que el anterior. Las familias de estas pacientes suelen ser sobreprotectoras (en especial las madres) y tienen expectativas muy altas con respecto a sus hijos que dificultan el desarrollo de su autonomía e independencia en la adolescencia. La anorexia aparece en este contexto como un esfuerzo para satisfacer a los padres, logrando de esta manera la configuración de una identidad débil a cuestas de una opresión familiar. Generalmente estas familias niegan la existencia del conflicto. Factores predisponentes: se han descrito factores genéticos, el sexo femenino, la edad (13-20 años), características de la personalidad (introversión, inestabilidad), obesidad, factores familiares, afectivos, emocionales, nivel social medio-alto y presiones socioculturales.


Factores precipitantes: cambios corporales, críticas sobre el cuerpo, incremento rápido de peso, contactos sexuales y acontecimientos vitales potencialmente estresantes (separaciones, pérdidas). Factores de mantenimiento: factores cognitivos, afecto negativo, conductas purgativas, interacción familiar, aislamiento social y actividad física excesiva.

LA DESNUTRICIÓN INFANTIL EN EL MEDIO RURAL MEXICANO

En los países en vías de desarrollo, la desnutrición infantil se encuentra entre las primeras cinco causas de mortalidad1 y se inserta en un contexto de variables sociales, económicas y culturales que además de ser muy desfavorable son, por sí mismas, factores de riesgo que alteran el desarrollo infantil. En México la desnutrición en menores de cinco años continúa siendo un grave problema de salud pública, a pesar de que durante décadas se han llevado a cabo diversos programas nacionales con el propósito de mejorar la situación. Recientemente se ha planteado la necesidad de articular las acciones de educación, salud y alimentación, dirigiéndolas integralmente hacia las comunidades indígenas, las zonas rurales y urbanas marginadas y, particularmente, a los miembros más vulnerables de las familias pobres: los menores de cinco años y las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.4Un requisito indispensable para la planeación, el funcionamiento y la evaluación de la política de bienestar social y de los programas de alimentación y nutrición es el diagnóstico objetivo de las condiciones de alimentación y nutrición de la población, especialmente en el medio rural. A partir de 1958 el Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Subirán (INNSZ) inició el estudio sistemático de las características, la distribución y la magnitud


de la desnutrición en México;5 en 1974 aplicó la primera Encuesta Nacional de Alimentación en el Medio Rural Mexicano (ENAL-74)6 a 10 772 familias de 90 comunidades rurales con menos de 2 500 habitantes, representativas de las 90 regiones geoeconómicas en las que se dividió el país de acuerdo con la regionalización propuesta por Bassols. Se obtuvo información antropométrica de talla y perímetro meso braquial de 7 108 niños de entre 1 y 5 años. La información de esta encuesta sólo se procesó en una mínima parte y permaneció inédita hasta 1990, sin que haya tenido un efecto real en la planeación de estrategias ni en la toma de decisiones de los programas y acciones relacionados con la alimentación y la nutrición popular. En 1979 se realizó el levantamiento de la segunda Encuesta Nacional de Alimentación en el Medio Rural Mexicano (ENAL-79) bajo la coordinación del INNSZ y con la participación operativa del Instituto Nacional Indigenista (INI) y los Servicios Coordinados de Salud en los Estados de la Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA).8,9 Con esta encuesta se estudiaron 21 248 familias de 219 comunidades rurales, esto es, las 90 comunidades encuestadas en 1974 más 129 seleccionadas aleatoriamente en proporción a la población de las 90 regiones. Se obtuvo información antropométrica de talla y perímetro meso braquial en 11 500 niños de entre 1 y 5 años de edad. En el periodo 1982-1988 se produjo un vacío de información casi completo en materia de vigilancia epidemiológica de la nutrición. En 1988 la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSA) realizó el levantamiento de la Encuesta Nacional de Nutrición (ENN-88).10 Debido al diseño maestral de la encuesta sólo fue posible desagregar la información antropométrica de alrededor de 7 400 niños en cuatro grandes regiones geográficas del país sin diferenciación urbano-rural. Dado que dichas regiones presentan notables contrastes socioeconómicos en su interior, esta encuesta, si bien permitió obtener una estimación estadísticamente confiable de la prevalencia de desnutrición en la población menor de cinco años en el país, impidió, por otra parte, apreciar su magnitud en la población en situación de mayor riesgo. Los indicadores antropométricos informados por esta encuesta incluyeron peso para la edad, talla para la edad y peso para la talla en relación con la población de referencia de la Organización Mundial de la Salud/Centro Nacional de Estadísticas en Salud (OMS/NCHS). En 1989 se llevó a cabo la tercera Encuesta Nacional de Alimentación en el Medio Rural Mexicano (ENAL-89), la cual se desarrolló bajo los auspicios de la Comisión Nacional de Alimentación. La coordinación técnica estuvo a cargo del INNSZ, y la operación en campo fue ejecutada por el INI, por los servicios estatales de salud de la SSA, mediante el Programa de Nutrición y Salud de la Dirección General de Salud Materno-Infantil, y por el Instituto Mexicano del Seguro Social-Solidaridad (IMSS-Solidaridad); se contó, además, con el apoyo del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Esta encuesta se concibió como una réplica de la ENAL-79, y su aplicación en las mismas comunidades proporcionó una visión dinámica de la evolución de las condiciones de nutrición de la población en el medio rural. 12 Con la ENAL-89 se obtuvo información de 20 759 familias de las mismas localidades estudiadas por la ENAL-79. Se registraron el peso, la talla y el perímetro de brazo de 15


400 niños menores de cinco años. Los indicadores antropométricos y la población de referencia fueron los que se utilizaron en la ENN-88. Además de estas encuestas están otros estudios recientes que permiten estimar la prevalencia y la distribución de los problemas de desnutrición en México. En 1993 y 1994 el DIF realizó el Primer y el Segundo Censo Nacional de Talla en Escolares, respectivamente, entre todos los niños de primer año de primaria en el país. Estos censos brindan una buena estimación del estado de nutrición de los niños referido a los años anteriores al levantamiento; la prevalencia de tallas bajas se correlaciona consistentemente con la prevalencia de desnutrición crónica, pero es poco lo que indica acerca del estado actual de nutrición de los niños. En 1995 el INNSZ realizó la Encuesta Urbana de Alimentación en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, 15 mediante la cual quedó manifiesta la predominancia de problemas nutricionales por exceso y desequilibrio en la alimentación de la población urbana, si bien se detectó un importante número de niños preescolares desnutridos entre la población urbana marginada. Desde 1989 no había un estudio que permitiera conocer la distribución de la desnutrición en la población preescolar del medio rural mexicano. Este vacío de información constituye, sin duda, un serio obstáculo para la planeación más eficaz en los programas de nutrición y desarrollo social orientados a fomentar el bienestar social de la población en condiciones de marginación. En consideración a que las encuestas previas aportaron la información más consistente y comparable que se tenía para apreciar los niveles de desnutrición, su distribución geográfica y su evolución en los años recientes, se consideró pertinente realizar la Cuarta Encuesta Nacional de Alimentación en el Medio Rural Mexicano (ENAL-96), cuyo objetivo primordial fue conocer la situación actual alimentaria y nutricional en el medio rural mexicano e identificar factores de riesgo asociados con desnutrición infantil en las comunidades y familias estudiadas.

OBESIDAD

Con 48 millones de adultos con obesidad o sobrepeso, México se ubica en el segundo lugar mundial en este padecimiento, el cual va de la mano de la diabetes, hipertensión, cánceres de diversos tipos, cardiopatías y otras enfermedades crónicas. El problema, que también afecta mucho y particularmente a los niños, y que además es paralelo a la prevalencia de la desnutrición


infantil, no debiera calificarse de daño colateral o fortuito; es el saldo de un sistema complejo, de múltiples vertientes identificables, presentes desde el plano de la producción agrícola hasta el del paladar del consumidor. Un sistema que implica también exenciones fiscales a la gran agroindustria y al mercadeo de productos chatarra; desplazamiento de mercados públicos por tiendas de autoservicio o de “conveniencia”; “secuestro del paladar” de la población desde la primera infancia, al inducir el consumo de fórmulas lácteas azucaradas así como la promoción de suplementos para bebés con altas cantidades de azúcar (el paquete denominado “Nutrisano” en lugar de la lactancia materna; publicidad engañosa que envuelve a los consumidores en la preferencia de productos con apariencia o envoltura atractiva pero altamente calóricos y con fuertes contenidos de sal, azúcar y grasa saturada, mismos que en muchos casos viajan largos trayectos y son procesados en extremo para garantizar una vida de anaquel prolongada, aun con el sacrificio de propiedades nutricionales y con la adición de ingredientes potencialmente nocivos, Es evidente entonces que el problema no se trata sólo de una cuestión individual o familiar, de optar o no por un menú de alimentos saludables, sino es todo un sistema que está propiciando destrucción de la comunidad agrícola y de la producción tradicional, pobreza rural, daño ambiental y patrones de consumo donde lo que pagan las personas no es el alimento fundamentalmente, sino es, en su mayor proporción, ilusiones publicitarias y “valor erosivo” que destruye ambiente, salud y economía, y que entra en la lógica de un modelo de concentración de riquezas. Pero, cuidado. El asunto exige soluciones prontas. La obesidad, el sobrepeso y las enfermedades asociadas están generando costos de toda índole (anímica, social, familiar, laboral, monetaria, de finanzas públicas, etcétera), pues los enfermos muchas veces están incapacitados para trabajar y devienen cargas para sus parientes; implican jubilaciones tempranas o despidos, son pacientes permanentes –y costosos– del Seguro Social, del ISSSTE o de otras instituciones en caso de que cuenten con seguridad social, y son personas que arrastran en su depresión a quienes los acompañan. Tan sólo en términos económicos, la Secretaría de Salud ha dicho que en 2011 la obesidad y el sobrepeso generaron costos indirectos por 23 mil millones de pesos y con la tendencia actual en los próximos diez años la cifra podría llegar a 150 mil millones anuales. Hay una numeraria que ilustra la situación. Aquí algunos datos: –La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (Ensanut 2012) informa que la incidencia de la diabetes aumentó 30 por ciento entre 2006 y 2012; la diabetes fue la principal causa de muerte en México en 2012, y hay más de 13 millones personas diabéticas, aunque sólo la mitad están diagnosticadas y en tratamiento. –Entre 2006 y 2012, el índice de lactancia materna registró a nivel nacional una caída, al pasar de 22.3 a 14.5 por ciento, principalmente por la introducción temprana de fórmulas lácteas y el consumo de agua. En el medio rural la caída fue más agresiva, pasó de 36.9 a 18.5 por ciento, según la Ensanut 2012.


–La dependencia de importaciones de granos y oleaginosas rebasa el 40 por ciento, y el consumo de productos locales, propicios para la genética y buena nutrición del mexicano, va en descenso (por ejemplo, en 1980 el consumo per cápita de frijol era de 18 kilos anuales y aportaba el 12 por ciento de la energía de la población mexicana y el 11 por ciento de las proteínas; hoy día cada persona consume al año sólo diez kilos de la leguminosa y obtiene de ella menos de siete por ciento de su energía y seis de proteínas). –México es líder en el consumo per cápita de refrescos en México, que llega a 163 litros al año, arriba de los 113 litros del otrora puntero, Estados Unidos. Ello tiene que ver con la presentación de estas bebidas (hasta principios de los 80’s los refrescos se expendían en botellas de vidrio reutilizables y la de mayor capacidad era de 769 mililitros, misma que se usaba para consumo familiar ocasional). Ahora son más accesibles: vienen en envases desechables de PET (polietileno tereftalato) con 600 mililitros, un litro, litro y medio, dos o hasta tres litros. El alto consumo de refrescos se debe también a la publicidad engañosa. Por ejemplo, ante señalamientos críticos de que los refrescos son una de las principales causas de la obesidad, la industria refresquera publicó un desplegado donde dice que la aportación calórica de estas bebidas representa sólo 5.2 por ciento de la dieta promedio del mexicano. Lo que no dicen es que este nivel de consumo rebasa por sí solo el admisible de aportación de azúcares simples en una dieta saludable. En todo caso habría que advertir enfáticamente que el consumo de refresco implica que no debiera consumirse ningún otro alimento que contuviera azúcar añadida. Información del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) indica que la ingesta de refrescos está relacionada con 30 por ciento de la carga de enfermedad de los mexicanos. También, de acuerdo con el INSP, en 2006 se vio que 12 por ciento de la energía total de los preescolares proviene de refrescos; principalmente de cola. En este contexto es que se ha manipulado el concepto de la alimentación y de lo que se paga por ella. El mercado de las botanas, que crece rápidamente a escala mundial, nos ofrece valores pervertidos; por ejemplo, bolsitas de papas fritas, donde el valor de la papa es uno o dos por ciento, y el mayor porcentaje corresponde al costo por las estrategias que se utilizan para engañar al consumidor. Esto es, uno tiene que pagar las balas con que nos fusilan; debemos pagar el veneno y la publicidad. Datos publicados recientemente con la fuente de Euromonitor Internacional señalan que entre 2007 y 2012 el mercado de botanas en México creció en 15 por ciento al pasar de 2 mil 731 millones de dólares a tres mil 143 millones, y el consumo per cápita pasó en el mismo periodo de 25.8 a 28 kilos. Un fenómeno que se observa es el de la “oxxización” del mercadeo alimentario. Al tiempo que, tanto en el medio urbano como en el rural, ha disminuido la presencia de mercados públicos –donde los productos frescos predominan y donde hay un menor intermediarismo–, tienden a ganar terreno las tiendas de autoservicio y de conveniencia, donde la oferta alimentaria es fundamentalmente industrializaday de perecederos de importación o de proveedores mexicanos de grandes proporciones.


Datos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) muestran que ésta se integra por 103 cadenas comerciales (37 de autoservicio, 18 departamentales y 48 especializadas) que en su conjunto suman más de 30 mil tiendas con 22.2 millones de metros cuadrados de superficie de venta. En 2012 registraron ILUSTRACIÓN: Dees Illustration ventas por casi cien mil millones de pesos, y de éstas 54 por ciento corresponden a productos de supermercado (abarrotes y perecederos). En particular, la cadena de tiendas de conveniencia Oxxo (que suma 10 mil 167 establecimientos en todo el país, propiedad de FEMSA-Coca Cola) reportó un crecimiento anual, en 2012, de 26 por ciento en sus utilidades operativas, que sumaron mil 388 millones de pesos. Al igual que las demás llamadas de conveniencia, minisúper o tiendas exprés, estas Oxxo –que hoy día tienen planes para aumentar su presencia en el medio rural, en localidades de menos de dos mil 500 habitantes– están más enfocadas a los alimentos que las demás de la membrecía de ANTAD, y son las que más crecen. El boom de la venta de alimentos por la vía de este tipo de tiendas no es casual. Tienen mecanismos fiscales y subsidios a la electricidad que lo facilitan. Las Oxxos son instaladas prácticamente a costo cero, con exenciones fiscales que logra Coca Cola, y que además le permiten inundar con publicidad el panorama, incluso el rural. Cuando uno visita Polhó, en el municipio zapatista de Chenalhó, lo primero que ve es el espectacular de la refresquera que anuncia la llegada al pueblo al mismo tiempo que promueve la “chispa de la vida” y ofrece: “destapa la felicidad”. Y ya adentro de Polhó, como de muchas otras localidades del país, se observan casas-habitación transformadas en pequeñas misceláneas o fondas, donde el refrigerador, los manteles y las fachadas cuentan con la marca de Coca Cola, o de Pepsi Cola, o de cualquier otro refresco. Hay una inundación del panorama con estas marcas, y los niños crecen mirando esta publicidad. La conducta alimentaria está permeada por complejos procesos de cambio, transformaciones socioeconómicas y determinantes de salud, donde el ser humano es protagonista del consumo. El acto de comer conlleva decisiones instintivas e instantáneas resultado de la historia personal desde el nacimiento y la realidad en que se vive expuesta a estímulos permanentes del ambiente.


Comer para saciar el hambre en el nivel más básico de “comer para vivir” implica necesariamente consumo. Más allá de las calorías, el alimento sacia necesidades secundarias y socialmente emergentes como el respeto, la identidad y el reconocimiento. Entonces, la alimentación ¿es una necesidad o un satisfactor? En realidad ambos conceptos están insuficientemente definidos. Las necesidades humanas forman un complejo sistema donde se interrelacionan e interactúan unas y otras. Las necesidades de ser, tener, hacer y estar se cruzan con las de subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación, identidad y libertad. Así, el alimento es un satisfactor de la necesidad de subsistir, pero también llega a ser satisfactor de tener algo físico, identificarse con una cultura o marca, ser libre de elegir sabores, mostrar afecto con un alimento o pertenecer a un grupo gracias al consumo de alimentos de moda. En poblaciones con necesidades básicas insatisfechas, crecen los deseos de consumo por una motivación desde la carencia. Por lo tanto, la mala nutrición en México generalizada podría relacionarse no sólo con la sobreoferta de alimentos chatarra, sino con la desigualdad y la pobreza. La alimentación es un proceso voluntario natural para mantener la salud y la vida. Pero ha dejado de ser una elección sólo personal, en el mercado se dictan las reglas del comer y a la larga se vuelven cultura de consumo. El alimento antes de llegar al estómago debe pasar por la mente, la persona consume lo que su mente registra como conocido. La publicidad impacta la mente para crear una fábrica de deseos y buscar satisfactores inmediatos por medio de la compra de un alimento como una representación simbólica de acceso a otra realidad. Se colocan en competencia los alimentos industrializados contra maíz, frijol, hortalizas y semillas, cada vez menos disponibles y nunca publicitados. Toda publicidad es una promesa emocionante. Si se anuncia un alimento, hay dinero para adquirirlo y se encuentra en la tienda más cercana, no sólo se mantiene el consumo sino que se cumple la promesa al consumidor. Con el mismo dinero que llega del programa Oportunidades se compra refresco y alcohol. La publicidad gráfica como letreros, espectaculares y paredes a la larga se vuelve parte del paisaje natural. Los publicistas asumen literalmente la misión de “ataque”, una ráfaga de disparos dirigidos al inconsciente con anuncios comerciales. El 97 por ciento de los mexicanos cuenta con televisión en el hogar, la recordación de una marca se logra con al menos tres impactos visuales, al menos cinco auditivos y uno sensorial (la degustación). La experiencia sensorial es un aprendizaje difícil de olvidar. El consumo de chatarra con grandes cantidades ocultas de azúcar o sodio directo a las papilas gustativas transforma estructuras y produce cambios permanentes, secuestra paladares conformando nueva identidad con sabores fabricados por la mercadotecnia.


El mercadeo en una situación de crisis sí puede provocar la adicción a comprar, al consumo. Estudios experimentales observaron la irrigación sanguínea de las diferentes partes del cerebro al momento de recibir un impacto publicitario visual. El resultado muestra que el miedo colectivo, la esperanza, el sexo, la presión social, la nostalgia y la fama son estimuladores de compra. El neuromarketing, conocido también como la estimulación sensibilizadora hacia la compra o no compra, afecta la conducta pero también dispara efectos fisiológicos relacionados con la ansiedad y la depresión. La pobreza genera necesidades y el mercadeo fábrica deseos. Una necesidad puede convertirse en cualquier momento en un deseo. Así la crisis generalizada provoca marcadores de consumo, ahora con graves consecuencias en el estado nutricional sea por desnutrición o por enfermedades relacionadas con el exceso de grasa corporal. Los alimentos sanos deben volver a la mente de las y los mexicanos, recuperar alimentos del campo y el mar, rescatar los paladares desde el nacimiento y satisfacer necesidades básicas de bienestar para disfrutar el placer del bien comer con el orgullo de la cultura gastronómica nacional. Ante la situación de mala alimentación en México son inútiles las campañas de “Aliméntate sanamente” o “Come frutas y verduras” mientras no haya una política alimentaria y nutricional para garantizar, desde el Estado, el derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad a toda la población. Desde una visión de política pública, los individuos son ciudadanos, no consumidores. Tener una mala alimentación ocasiona enfermedades crónicas pero si tú quieres conservar una buena salud, Aliméntate sanamente, Haz ejercicio, realiza una dieta correcta y así evitarás enfermedades peligrosas.


Alimentate sanamente