Issuu on Google+

¿QUE PASARÁ SI ECHAMOS TINTA AL AGUA EN LA QUE TENEMOS UNA FLOR?

Ángel Caminero López de Lerma

¿QUE PASARÁ SI ECHAMOS TINTA AL AGUA EN LA QUE TENEMOS UNA FLOR?

Texto y fotografía de la cubierta: Ángel Caminero López de Lerma

Aplicación de las fases del método científico en la resolución de un problema planteado en el aula. 2º de Educación Primaria – Alcolea Colegio Público Rural Alcolea-Fondón (Almería). Tutor: Ángel Caminero López de Lerma.

Hace unos días Nela trajo al aula una preciosa rosa roja (de un rojo oscuro), la pusimos en agua, claro, y disfrutamos de la vista y el perfume, por supuesto. Cuando comenzó a marchitarse les pregunté qué creían que pasaría si le echábamos tinta al agua en la que estaba la flor. Hubo diversidad de opiniones, tres para más señas, sobre las que se realizó un debate: que cambiará de color, que no lo haría y encogerse de hombros (la mayoría) o, lo que es lo mismo, no sabe -no, no contesta no, el hecho de encogerse de hombros ya es una contestación, no verbal pero contestación, aunque sí, hubo quien no dio opinión-. Con las mismas busqué tinta, y encontré el bote de la que utilizamos para el tampón de los sellos, que es verde, y eché un buen chorro, generoso diríamos en el arte culinario. No sucedió nada apreciable en los días siguientes, salvo que los pétalos –sobre todo por los bordes- se pusieron algo más oscuros de lo que estaban, volvía a haber diversidad de opiniones: no nos poníamos de acuerdo, en primer lugar, en si había cambio de color o no y, en segundo, en si el cambio de color -de haberlo- se debía a que se estaba marchitando o a la tinta. Había que comprobarlo. Propuesta: traer una flor de otro color, blanca mejor (el color lo propuse yo). Un par de días después, el 26 de mayo, miércoles, trajeron una rosa blanca. La dejamos en el tarro con el agua y la tinta, la colocamos en el museo, y nos pusimos a trabajar. Pasado un tiempo, ni siquiera dos horas, alguien llamó la atención del resto: la flor se había empezado a poner verde; antes de terminar la mañana la flor había cambiado de color de manera más que evidente.

Jueves, 27 de mayo. Resumen de lo que habíamos realizado, aprovecho para introducir las fases del método científico, aunque simplificadas, y les digo que esta es la forma en que trabajan los científicos. Nos planteamos un problema. Cuando nos preguntamos qué le pasaría a la flor si al agua le añadíamos tinta. Proponemos hipótesis. Teníamos dos: un grupo dijo que la flor cambiaría de color, y otro que no. Planteamos el experimento. Para comprobar las hipótesis, para ver cuál era le verdadera, que también sirve para los que no plantean hipótesis, ya que sucederá algo que habrá que explicar después. Cambio de variables (control de variables). La primera vez el experimento no dio un resultado satisfactorio, pues no sabíamos si el cambio observado en la flor se debía a la tinta o al hecho de se estaba marchitando, y plantemos repetirlo cambiando el color de la flor (aunque también cambió el que la flor era fresca, no había comenzado a marchitarse, pero no compliqué tanto la explicación). Repetimos el experimento. Esta vez se produce el cambio de manera evidente, lo que confirma la hipótesis de que la flor cambiaría de color. Damos la explicación (emitimos una conclusión). La flor, al absorber el agua absorbe también la tinta, lo mismo que el agua llega a todas las partes de la flor también lo hace la tinta, ésta colorea los pétalos. Enunciamos una teoría. Al poner una flor blanca en agua con tinta verde la flor se colorea de verde. Replanteamiento. Nuevos problemas. ¿Pasará lo mismo con flores y tintas de otros colores? ¿Y con una planta en una maceta? En realidad nos quedaría comprobar que sucede lo mismo que en nuestro experimento en esos otros casos que se han planteado, ello que daría lugar a una ley científica (al repetirse pautas en los hechos observados). La integración de leyes científicas es lo que daría lugar a una teoría… pero salió así, y, luego, me pareció mejor de esta manera. Estamos en ello, por el momento a la espera de que traigan otras flores (quedamos que mejor de colores claros, por ejemplo amarillas), lo de las macetas creo que va a ser de las actividades que quedarán pendientes para el curso próximo –que ya tenemos varias-.

Se terminó de elaborar este trabajo el segundo día del mes décimo del curso escolar desarrollado entre los años 2009 y 2010, o lo que viene a ser, es, lo mismo, del sexto mes del año 2010.


Flor, agua y tinta