Issuu on Google+

E X P E R I E N C I A C O L E C T I VA T

O

D

O

S

E

N

A

C

C

I

Ó

N


INDÍCE

INDÍCE

1. Presentación

Pág. 2

2. Prólogo

Pág. 3

3. Introducción

Pág. 5

4. Fotos & Relatos

Pág. 7

• • • • •

Dominique Kantor & Luis Mey Giuliana Lembo & Lucía M. Dodds María Belén Vieitez Capurro & Nicola Schorm Valentín Gatti & Mariuqui Magrane Verónica Henjes & Fabiana S. M. Bovazzi

5. Agradecimientos

Pág. 24


PRESENTACIÓN “EXPERIENCIA COLECTIVA” es un proyecto de Lucía Pacheco y Florencia Strada, alumnas de la Licenciatura en Gestión e Historia de las Artes de la Universidad del Salvador en el marco de la materia Proyecto de Investigación y Gestión II. Su propósito es generar conciencia y fomentar la inclusión de personas con síndrome de Down, utilizando la escritura y la fotografía como punto de encuentro. La asociación entre ambos, remite a las postales ilustradas que triunfaron en la última década del siglo XIX. Impresas y editadas por la industria privada, combinaron imagen y texto componiendo un mensa je: en el anverso llevaban impreso un dibujo o fotografía y en el reverso un texto escrito. A través de ellas el emisor compartía un momento, un concepto o sus sentimientos involucrando al receptor empáticamente en su vida. Entre la imagen y el texto, se establecía un diálogo recíproco que envolvía e incluía al emisor y al receptor. En este aspecto podemos decir que estas postales son análogas a los mensa jes electrónicos actuales; hoy renovamos ese gesto con los e-mails, whatsapps, snapchat y similares. Lo repetimos con tanta profusión que finalmente adoptamos la fotografía como un medio de comunicación corriente, convirtiéndola en lengua je.

“EXPERIENCIA COLECTIVA” retoma esa idea creando una unión entre la imagen, a cargo de integrantes de Downeate, y la escritura, obra de escritores seleccionados quienes plasmaron ideas que subyacen en la representación gráfica. A través de esta articulación se busca poner en evidencia el diálogo que se establece entre los participantes y entre estos y el receptor, recurriendo a este vínculo como medio de inclusión.

L U C Í A PAC H E C O & F LO R E N C I A S T R A DA

02


PRÓLOGO El despertar de la voluntad A lo largo de la historia, no sólo el Psicoanálisis y otras corrientes psicológicas, sino también la medicina, ha ido echando luz acerca de la importancia del desarrollo del niño pequeño, durante los primeros años de vida que conforman lo que hoy nombramos como infancia. Los primeros tres años de vida, el primer año de vida, la gestación, los primeros tres meses de gestación. Pareciera que el desarrollo ulterior de un ser humano integral, deviene de un complejo encuentro entre condiciones genéticas del padre y la madre, que han de tejer una plataforma única sobre la cual se asentará la existencia de un nuevo ser. Estas traba josamente estudiadas cadenas de ADN no representan para mí un determinismo genético, sino que elijo tomar la imagen de un cuenco, un cuenco que comienza a modelarse como la arcilla incluso antes de la concepción de este ser, y que ha de continuar modelándose...he aquí la importancia de los primeros momentos de vida, no sólo durante el embarazo, sino también durante el parto, y luego del mismo.

03

El traba jo del niño durante sus primeros años de vida puede definirse en relación a la constitución de su cuerpo físico, que ha de servirse de todas las influencias del medio ambiente para alimentar la tarea de modelar este cuenco. La responsabilidad de quienes construimos el ambiente del niño pequeño, quien naturalmente ha de imitar al adulto y ha de introyectar en su mundo interno todo aquello cuanto suceda en su entorno, no invita a reflexionar profundamente, nos invita a vivir a consciencia. ¿Cuáles son aquellas cualidades que han de despertarse en un ser humano para que se desarrolle de forma integral y libre? Dominique, Valentín, Giuliana, Verónica y Belén, en su Experiencia Colectiva no nos están mostrando la importancia de que un adolescente con Síndrome de Down se desarrolle en áreas como la fotografía y la redacción...sino que nos invitan a encontrarnos con el arte como desarrollo y expresión de la esencia de todo ser humano.


Esto que puede parecer planteado en un modo abstracto y alejado de la práctica incluso pedagógica o lúdica es, en realidad, lo más cercano a la experiencia vital de todos nosotros. Ya Rudolf Steiner, quien desarrolló en el siglo XX las bases de Antroposofía sobre las cuales reflexionó acerca de una nueva pedagogía, plantando en el mundo la semilla de la Educación Waldorf, encontró en la observación del niño pequeño las más claras convicciones del sentido que el arte tiene para que una persona se desarrolle de forma integral, en miras de convertirse en un adulto capaz de generar un cambio, de transformar la sociedad en la que vive. Dice el filósofo Frans Carlgen que " el arte es formación tanto en el mundo de las cosas como en el del alma" (Carlgen F., Pedagogía Waldorf, una educación hacia la libertad. P. 120), es decir que las disciplinas artísticas cultivan las actitudes interiores más elevadas del ser humano, aquellas que no han de desarrollarse por simple instinto. Hemos de formarlas, hemos de cultivarlas, y hemos de ofrecerle al niño pequeño y al adulto en ciernes que en él vive en cada momento de su camino, una experiencia artística que plante la semilla de el valor humano trasformador por excelencia: la voluntad.

Y, ¿cómo es posible aún siendo una persona de voluntad, generar un cambio social? En comunidad. Es por ello que la experiencia colectiva es aquello que nos conduce, mediante el hacer creativo con otros, hacia el cambio verdadero. El arte es, no sólo aquello que nos conduce a encontrarnos con las ideas esenciales de las cosas del mundo, que viven en nosotros, sino que además nos implican desde nuestra individualidad, conectándonos con aquello que ya Ken Robinson nombró como nuestro "elemento" (The Element. TED TALK: "How do schools kill creativity?") de transformación. Si nos encontramos con el ser que vive en cada niño pequeño, conoceremos entonces que el arte es el mejor camino de evolución del ser humano, es el encuentro creativo de nuestro plano psíquico y físico, es nuestra posibilidad de dejar una huella en el mundo material. El arte es, el despertar de nuestra voluntad.

L I C . JA Z M Í N DE L CA R R E T TO Psicopedagoga

04


INTRODUCCIÓN Querido lector Que inmensa alegría poder compartir con ustedes estas palabras de introducción de lo que es este libro digital que combina fotografía y literatura para dar una lectura sobre los acontecimientos que ya conocerán… ?Y me pregunto? De Que otras formas se ira manifestando el camino, las ganas de hacer más, la necesidad de tener un espacio donde volcar aquello que tenemos para dar. Cuando pienso en Downeate siento que es posible aprender todo el tiempo, que todo es una nueva oportunidad de tener un espíritu curioso que nos permita correr los límites, dejando de lado las fronteras y las diferencias para reconocernos más en el otro, sembrando siempre. Vivimos buscando capturar la vida, retenerla, inmortalizarla para que el futuro sepa que pasamos por aquí, uniendo voluntades con ganas de fortalecer el espacio donde otros puedan volcar ese inagotable lugar vacío, lleno de tiempo y nombres dentro de un corazón. Downeate es la relación de uno con otro que al extenderse forma Downeate, como un circulo que quiere ser espiral y gracias a un

05

accidente dramático finalmente lo logra. Logra transformar el espiral en tobogán por donde ba jan todas las formas posibles como un libro digital, un video, un taller, una radio, un programa de Tv, una obra de teatro y miles, cientos de miles de personas que nos dan la certeza de esta cadena. ¿Pero y que traen esos cientos de miles? Ellos traen los ojos, los oídos, sus bocas y sus manos para hacer de esto algo vivo que permita acercarse a otro y ser soñadores, rebeldes y locos. Traen sus emociones, sus ganas de sentirse vivos, de vibrar dentro de la misma sinfonía real. Así que querido lector queda usted formalmente invitado a dejarse llevar por estos relatos y sus fotografías. Deje que su espíritu acompañe la experiencia y comparta con usted mismo este momento. Sea la forma que le da sentido a la obra, el testigo ocular.

F R A N C I S C O HA R DY P rof e s or d e D ow n e a te


DOM I NI Q UE

K A NTO R

28 años, Buenos Aires Es muy sociable, intrépida y amante de los caballos. Le gusta cocinar. Estudia Producción Audiovisual en SATSAID (Sindicato Argentino de la Televisión), Traba ja como productora general de Downeate y en atención al cliente en Librería Pelufo.

LUI S ME Y 37 años, Buenos Aires Es argentino. Estudió cine y edición de libros. Autor de “Los abandonados”, “Las garras del niño inútil” (2010) “Tiene que ver con la furia” (co-autor con Andrea Stefanoni) y “En verdad quiero verte, pero llevará mucho tiempo”.


08


TRABAJO

PE R SON A L

Me levanto a las siete y media de la mañana. Como todos los días. Solamente que este no dormí bien. Estaba muy nerviosa. No puedo desayunar porque nunca había hecho un proyecto para la facultad de mis dos amigas, Flor y Lucía. Intento calmarme. No pude. Llamé a un amigo para que me preste una oreja para hablar. Mi amigo se llama Fran. Él siempre te calma. O casi siempre. Gastón me ayuda, pero Fran es más realista. Como que ve la vida mejor. Gastón es más sensible. -Cálmate y disfrútalo. Pensá en mi, que disfruto casi todo.Y nos reímos. Pero no me ayudó demasiado porque tenía voz de dormido. Gastón se levanta más temprano y se le entiende más desde la mañana. Fran habla más rápido, así que si encima estaba dormido… -No entendí nada… -le dije. Después sí llamo a Gastón y le digo que estoy lista para salir. Cuando salgo te aviso, le digo. Teneme paciencia que el colectivo no viene, le digo ahora que estoy en la parada. En Pacífico están Lucía y Gastón. Los saludo con la mano. Para cuestiones laborales, no abrazo a nadie. -Estoy en actitud profesional. Por favor, compórtense igual.-

09

En el auto de Gastón, vamos hasta el Rosedal. Ahí nos sentamos en el pasto y comemos unos sanguichitos que tra jo Gastón que cocina muy rico y hablamos de lo profesional –el traba jo que tenemos que hacer para la facultad y del traba jo de Downeate- y pocas cosas personales. Le quiero contar de mi casi novio –tengo pero no tengo, porque tengo novio en Downeate pero no para adentro, sino para afuera, porque yo en Downeate traba jo así que no puedo mezclar las cosas, no me gusta mezclarlas- pero como me puse antes a traba jar bien concentrada entonces prefiero que no. Del Rosedal vamos a buscar las camperas y la cámara al auto y ya nos vamos caminando al Hipódromo, a unas cuadritas. Gastón tiene una campera celeste y un pantalón chupín que le quedaba re potro y un gorrito rojo que decía “soy el potro”, justamente. Lucía estaba con una calza fucsia, zapatillas naranjas, con una remerita rara, negra y blanca y una mezcla de colores, y estaba poco peinada pero con un gorrito de lana y una camperita con peluche. Florencia, por su lado, tiene un pantalón negro y unas zapatillas pasada de onda mal, con una remera color crudo, como con un color blanco pálido. Con una campera que tiene algo de gris y una bufanda y un gorro de Pluto pero más chiquito. Yo estoy con una calza negra y unos panchas doradas y una remera color cremita y un


saquito beige y una campera de mi mamá también beige. Entonces, llegamos. Quisimos sacar entrada pero nos dejaron pasar porque tenemos contactos. Guiño, guiño. Lo primero que hice fue correr y sacarles fotos a los caballos y saqué como mil. Después voy a cada jaula de caballo y saqué a cada caballo. Entonces veo una carrera y le saco a los caballos y a los jinetes. En movimiento. A mi gusta mucho cabalgar. Después hasta toqué un caballo y por fin, vamos a apostar, porque Florencia me insistió. Dale, dale, aposta, dale, dale. Y bueno. Apuesto. Si ya estoy acá. Diez pesos al caballo doce. ¿Por qué doce? Porque el doce es mi número de la suerte. Porque el doce cumple Gastón. Por eso aposté a ese caballo. Nos sentamos en las gradas. Todos menos yo. Yo no me siento porque soy chiquita y no veo bien.

portantísima: por más que no fue, porque perdí, al menos lo intenté. Lo hice. No tengo ninguna barrera. Una persona con síndrome de Down puede apostar. Vaya si lo hice. Después de ahí nos vamos a tomar algo para ver cómo quedó el producto en crudo de todas las fotos que saqué. Eso es lo que me llevo conmigo. Lo que me gusta. Como cien fotos de caballos. Ciento cincuenta. O más. O menos. Pero muchas. Muchísimas.

DOM I NI Q UE K A N TO R & LUI S ME Y

-¿Estás nerviosa? Sentate –dice Gastón. -No, nene. No veo bien, por eso no me siento.Entonces, salieron los caballos. Ni bien empiezan a correr, yo salto. Estoy muy nerviosa. Quiero agarrar del cuello a Florencia por hacerme apostar. Es divertido pero en ese momento, justo en ese momento, sé que nunca voy a volver a apostar. Hace mal. No sé si está mal, pero te hace mal. Encima, a pesar de mi número de la suerte, pierdo. Perdemos. Pero estoy contenta con una cosa. Una im10


G I UL I A N A

L E M B O

19 años, Buenos Aires Persona sociable, le gusta la interacción con la gente.

LUCÍA M. DODDS 53 años, Buenos Aires. Bachillerato Docente Docente en el “Instituto Núñez” para niños con discapacidades Asistente del 1º Congreso Argentino de Autismo Redactora en temas de familia de la Revista Sembrar Valores


12


ENCUENTRO Ella paseaba de incógnito por Plaza Serrano una tarde de julio. Su belleza única se perdía en un mar de gente que iba de acá para allá, deseosa de absorber todo lo que ofrece aquel rincón único de Buenos Aires. Nadie se detuvo a mirarla, nadie reparaba en ella. Hasta que sucedió. “Allí está”, se dijo Giuliana, “es ella”. La magia de sus ojos conmovedores encendió la emoción acelerando el ritmo de su corazón. La siguió, la alcanzó y con su cámara lista, disparó. Captó su esencia más profunda, escondida quizás en ese sombrero rojo de ala ancha. Giuliana no sabía cómo se llamaba, pero como es dueña de una sensibilidad sin igual, lo intuyó en seguida. Su nombre era Arte. El suyo fue un disparo sin heridas, sin dolor; de esa ráfaga manó pura belleza que quedó impresa para siempre. “¿Puedo quedarme un ratito con vos?”, le preguntó Giuliana, “¡tengo tantas cosas para contarte!”. Arte, un tanto sorprendida por el arrebato de aquel encuentro, aceptó sin dudarlo, disfrutando de la espontaneidad de su nueva compañía. Ocuparon un banco de la plaza, con el sol como un testigo privilegiado para retener con su calor aquellos diálogos amenazados por la fría brisa de invierno. “Me podés decir Giuli, así me dicen los que me quieren”. Y eso no fue más que el principio de

13

una eterna confidencia sobre los momentos más luminosos de su vida. Sumida en sus pensamientos y como si los relojes se hubieran detenido, empezó a hablar de sí misma. Que a sus dieciocho años es una mujer feliz, que busca la verdad por sobre todas las cosas y que es capaz de querer con intensidad. Le gusta pintar, dice que es relajante y siente que el color llena de vida todas las cosas. Se siente contenta cuando termina una obra y su corazón le sonríe. “El arte es creatividad, dulzura, paciencia; es lo que me empuja a salir adelante…” De repente recuerda que Arte está a su lado, “¿sabés que tu cara me recuerda a mi amiga Carolina?”. Lentamente vuelve la mirada hacia ella y le confiesa que la expresión de su rostro trasluce bondad. Arte, al igual que su amiga Carolina, despiertan en ella emociones de las grandes: alegría, confianza y también seguridad. “Creo que eso es la amistad, ¡y empieza con la misma letra de tu nombre!, ¿será casualidad?”

GIUL IANA LEMBO & LUCÍA M. DODDS


MA R Í A

B E L É N

VI E I T E Z

CA P UR RO

22 años, Buenos Aires Amante de la naturaleza, realizó un curso sobre educación ambiental en Cascos Verdes. Es asistente deportiva. Traba ja en el negocio de su papá.

NICOLA SCHORM 55 años, Alemania Estudió en München literatura y ciencia de teatro En 1982 emigró a Buenos Aires Se dedicó profesionalmente a la odontología, mientras que seguía escribiendo En 2015 publicó su primer libro “Alte Heimat. Fremdes Land: Eine Erzählung” Escribe columnas para el diario alemán “Argentinisches Tageblatt”


15


I MAG INA Dia de otoño. Ella está caminando con sus amigas por el parque. Disfruta el sol, los árboles, la naturaleza. Ama los bosques de Palermo. Día de paz. Saca su cámara y atrapa la imagen y el momento perfectos: la luz sobre el espejo de agua, los reflejos de las plantas bailando, y la mirada a lo lejos, sobre las casitas coloridas del otro lado del lago. Podrían ser de material reciclado, le gustaría. Podrían ser de otro país. Ella ama via jar. Ha recorrido muchos países y sueña con ir a muchos más junto a su hermana. Día de amor. Si fuera verano, se zambulliría en el lago. Jugaría con las gotas de luz, de agua, que saltarían con cada movimiento. Nadaría hasta el otro lado, curiosa, donde suena una canción que le llega al alma: Imagina, de John Lennon. Ella, joven mujer, Belén, comprometida con el medio ambiente, con la vida; Belu, llena de luz y profunda como el agua del lago. Y bella como la foto que sacó aquel día en otoño en los bosques de Palermo.

MARÍA B E L É N VIE IT E Z CAP URRO & NICOL A SCHO RM

16


VA L E N T Í N

G AT T I

17 años, Buenos Aires Rebelde, intrépido y audaz. Estudia en el colegio secundario y colabora en la dirección de los videos de Downeate. Le gustan las historias de misterio.

MA R I U Q UI MAG R A NE 59 años, Buenos Aires Orientadora familiar con visión logo-terapéutica. Escribió en la revista “Sophia”, “Tigris”. Ahora escribe para “Sembrar Valores”. Co-escribió un libro sobre educación sexual. Atiende consultas de familia por la web de la revista “Sembrar Valores”. Da talleres de temas de familia y de logoterapia.


LA

MUJE R

POL I C ÍA

Hace calor. Valentín se cansa de tocar el timbre ¿no andará? nadie contesta. Decide entrar con el skate, por la ventana de la cocina. Es la casa de sus abuelos. Deja escondido su skate en un viejo ropero. Se toma un gran vaso de agua. Entra en la enorme sala, tratando de pasar desapercibido, entre su gran familia. Están distraídos cantando y algunos tocan la guitarra. Nadie nota su ausencia. Ya es de noche, toda su familia está esperando para festejar Navidad, reconoce que no estuvo bien entretenerse haciendo skate en la plaza, hasta tarde.

- Hola ¿Policía? asesinaron a mi abuelo - grita en el teléfono; desesperada Flopi la prima. Da rápidamente la dirección.

Después, todos pasan al comedor, ocuparon todos los asientos de la larga mesa de madera oscura, con candelabros antiguos, todos hablaban al mismo tiempo. Antes de acabar los abuelos se fueron temprano a la cama. Los jóvenes quedaron abriendo los regalos, charlando. A las seis de la mañana Valentín se despierta inquieto, por los gritos de la abuela. El abuelo no está en la cama. Muchos suben a la habitación y revisan: Lo encuentran en el vestidor, tirado en el piso. Lo rodea un gran charco de sangre, de un corte en el cuello. ¿Quién pudo asesinarlo? Se pregunta Valentín. Todos conocían la fortuna que tenia escondida en un bolsón de su vestidor, que ya no estaba ¡Por supuesto!

Lucia les fue preguntado a todos lo que hicieron a la noche, todos acusaron estar durmiendo, menos el primo Juan de 30 años, dijo que había salido, todos conocían su adicción al juego.

A los diez minutos, aparece Lucia, una mujer policía, rubia, muy linda. Con voz potente les pide a todos que no salgan de la casa. La abuela seguía gritando y llorando al mismo tiempo. Valentín siente el flechazo, se enamora inmediatamente de ella. Se queda lo más cerca posible, oliendo su perfume a rosas, sintiendo su corazón galopar.

Presionado por Lucia, confesó que había sido él, desesperado por pagarles a los prestamistas, que lo tenían amenazado de muerte. Todos lloraban. Lo esposaron y llevaron a la comisaria. Cuando Lucia terminó con el caso, aceptó la invitación de Valentín a tomar algo en el bar de la esquina. Así empezó su historia de amor. VAL E NT ÍN GAT T I & MARIUQ UI MAGRANE

20


VE R Ó NI CA

H E N J E S

29 años, Buenos Aires Interesada en las diferentes culturas y en el arte de la cocina. Actualmente hace teatro en Martínez y traba ja en “Cocina nuestra”.

F A B I A N A S . M . B O VA Z Z I 55 años, Buenos Aires Licenciada en Gestión y Administración en Educación Docente y traductora de inglés Escribió el libro “Neuroeducación infantil: la ventana al futuro” de Es. Bonum


22


FAC UNDO Y A L MA E N E L JA R D Í N JA P ON É S En una tarde romántica de verano, Facundo estaba nadando en el estanque. Estaba muy feliz, muy contento porque se sentía libre. Hacía movimientos circulares, saltos como si estuviera en un trampolín. Le gustaba nadar entre las piedras. Se sentía pleno. De repente, el agua comenzó a agitarse de manera diferente. ¿Había alguien más en el estanque? Sí. Había una pececita. Una pececita que era muy picarona y a la que le gustaba espiar a los pececitos. En especial, a Facundo. Facundo estaba muy contento. Le gustaba que la pececita, cuyo nombre era Alma, lo espiara. Por eso, se escondía entre las piedras y Alma lo buscaba. Y no lo encontraba. Después de muchas risas, sonrisas, de que Facundo le guiñara el ojo a Alma, y después de tanto nadar, hubo un acercamiento. Facundo comenzó a aproximarse. Alma lo esperaba. Estaba muy alegre. Facundo le dijo a Alma que tenía muy lindos ojos, brillantes como los diamantes. Luego, Facundo la invitó a cenar a un lugar muy romántico. Alma aceptó y concurrió a la cena vestida de color rojo pasión, el color preferido de Verónica. Facundo se puso un tra je muy elegante para esta ocasión. Llevó en su bolsillo un regalo muy importante: Una alianza de compromiso. 21

Al llegar al restorán japonés, lugar preferido de Verónica, una orquesta se encontraba tocando una canción lenta y romántica. Alma no podía salir de su asombro. Estaba muy enamorada de Facundo. Se sientan a la mesa. Facundo es muy caballero. Le sirve vino espumante para tomar y comen algas. Alma está nerviosa. Facundo saca el anillo de su bolsillo, se arrodilla y le pide a Alma que se case con él. Alma acepta el ofrecimiento de Facundo. Sin embargo, antes de la boda, Alma quiere conocer a los padres de Facundo. Facundo llama a sus padres y Alma los conoce. Ella está muy feliz y Facundo también. La boda se realizará al aire libre en el Jardín Japonés.

VE RÓ NICA H E NJ E S & FABIANA S. M . B OVA ZZI


AGRADECIMIENTOS Nuestro agradecimiento a todas las personas han hecho posible la realización de este libro, en particular al Sr. Decano de la Facultad de Historia, Geografía y Turismo de la Universidad del Salvador, Prof. Prof. Dr. Pablo Maersk Nielsen, a la Directora de la Licenciatura en Gestión e Historia de las Artes, Dra. María Florencia Rodríguez Giavarini y a los docentes de la cátedra Proyecto de Investigación y Gestión II, Dr. Julio Suaya y Prof. Lic. María Laura Basualdo, por la formación académica que recibimos estos años y que nos permitió la ejecución de este proyecto. A los fotógrafos Gastón Levar y Lucía Villegas por la paciencia y cariño con el que transmitieron sus conocimientos a los chicos y a los escritores Luis Mey, Nicola Schorm. Lucía M. Dodds, Mariuqui Magrane, Fabiana S. M. Bovazzi, Francisco Hardy y Jazmín Del Carretto por el afecto y generosidad que demostraron durante el desarrollo de este traba jo. Finalmente nuestro muy especial reconocimiento a Dominique Kantor, María Belén Vieitez, Giuliana Lembo, Valentín Gatti, Verónica Henjes por aceptar en participar en este proyecto nuestro y de dar lo mejor de ellos para aprender y sacar las fotos espectaculares que sacaron. ¡ G R A C I A S !


Revista40x20 final