Issuu on Google+

EL EXPEDIENTE

Especial: Caso de Jonathan Alvarado, joven asesinado accidentalmente en La Legua por la PDI

Exclusivo: habla por primera vez la madre de Jonathan Alvarado.


El Expediente REVISTA EL EXPEDIENTE, NÚMERO 2

1.

PORTADA

4.

EDITORIAL– DETENCIÓN DEL LOQUIN

5.

BREVES

4.

CRÓNICA—EVANGÉICOS EN LA EX PENITENCIARÍA

11. ENTREVISTA— ¿PUEDEN VOTAR LOS PRESOS?

15. REPORTAJE— PDI EN LA MIRA: HA MUERTE DE JONATHAN ALVARADO

29. CRÓNICA— YO INVESTIGADOR PRIVADO

31. ENTRVISTA— LUIS ANACONA Y SUS HISTORIAS COMO CARABINERO

36. CRÓNICA— PÓNGALE PA’ DELANTE QUE PA’ ATRÁS SALE SOLO

36. CINE POLICIA— REOMENDACIÓN DE SEBASTIÁN LELIO

Equipo editor: Juan pablo Chávez Periodistas: fabrizio belmar-ana Bustamante– Javier García– magdalena provis

38. NOVELA NEGRA— RECOMENDACIÓNES DE FRANCISCO MOUAT Y DANIEL HIDALGO


Editorial

H

ace algunos días se conoció una nueva detención del mejor amigo del “Cisarro”, el “Loquín”. El joven fue detenido por Carabineros luego de robar dos domicilios en los Condominios Las Pircas, en la comuna de Peñalolén. Sus 17 años no fueron impedimento para capturarlo y llevarlo una vez más al SENAME. Quizás como un record Guinness dentro de su población se ven las 37 detenciones que ya tiene a sus cortos años de edad, además de ser condenado 22 veces. Si hubiese comenzado a delinquir desde el primer año de vida, el “Loquín” habría sido detenido 2,2 veces al año. Que un adolescente esté metido en el mundo delictual ya no causa impresión. Incluso en otros países hay peligrosas bandas que las lideran menores de edad. En Chile también existen: el “Loquín” es el jefe del grupo que robó esas dos casas en Peñalolén, donde incluso participó Yerko Cifuentes Ovalle, adulto de 20 años. Lo que sí impresiona es que, según las víctimas, la banda del “Loquín” actúa con extrema violencia, lo que se puede apreciar cuando uno conoce cómo llevan a cabo los atracos: le pegan a las personas que se encuentran en el lugar, los amarran, los amenazan de muerte y utilizan armas blancas. Si detuvieron al “Loquín” fue sólo por culpa de ellos. Mientras escapaban arriba de un Audi con $60 millones en carteras y billeteras Louis Vuitton, dinero en efectivo, joyas, cámaras digitales y computadores (todo fue extraído en 40 minutos), terminaron

chocando con la policía y fueron detenidos. Sin embargo, ya habían sido atrapados anteriormente, y mientras robaban los hogares acomodados debían estar cumpliendo condena en las dependencias del SENAME. Decir que el SENAME no funciona sería injusto. Juzgar al chico por sus constantes faltas también lo sería. Quizás nadie sabía que el “Loquín” era amigo del “Cisarro” en la población Cousiño Macul de Peñalolén. Quizás nadie sabía tampoco que el “Loquín” crecía mientras su padre cumplía condena en la cárcel. Quizás nadie lo conocía lo suficiente como para comprender que la ayuda paterna nunca llegó debido a una riña que hizo desaparecer a su padre en la cárcel, en 1998. El apoyo familiar fue nulo, lo que produjo que el joven delincuente, al igual que el “Cisarro”, terminaran refugiándose en sus amigos, en la calle, donde se vive la pobreza de manera mucho más cruel que en el cómodo living de la casa. En el último atraco, con una cara sonriente, le dijo a la dueña de casa, con $60 millones en su botín: “Yo te doy mi teléfono y mañana te vendo las cosas”. Lo tenía claro. El “Loquín” ya tiene un magister en cómo debe actuar y qué sucederá cada vez que sea detenido. Tiene la experiencia de haber pasado casi cuarenta veces por lo mismo. A pesar de que fue llevado a un SENAME de San Joaquín, no será extraño verlo una vez más en la prensa viendo su trigésima octava detención, su condena número 23 u otro robo de $60 millones. Y la ayuda que necesita todavía no aparecerá. Ex

EX 4


breves Por Javier García

Polémica por “Observatorio Judicial” propuesto por Matthei Que la ciudadanía sepa cómo falla cada juez. Esa es la premisa de la candidata de la Alianza Evelyn Matthei. La propuesta no ha estado exenta de controversias. Sabas Chahuán, Fiscal Nacional, recalcó que el Poder Judicial goza de una autonomía e independencia sólida. Además, señaló que la medida podría incluso caer en la inconstitucionalidad. Por su parte, la presidenciable defendió su propuesta agregando que “ningún buen juez debería sentirse amenazado”.

Formalizarán a ex funcionarios de la Intendencia de Valparaíso por malversación de fondos Sergio Nuñez, Enrique Kittsteiner y Claudio Uribe, todos militantes de Renovación Nacional y ex personeros de la Intendencia de Valparaíso fueron acusados de malversación de caudales públicos. El Ministerio Público anunció su pronta formalización tras detectar incongruencias en facturas ligadas a proyectos de seguridad, deporte y cultura en la región.

Prisión preventiva para asesino de Punta Arenas Héctor Briones, autor confeso del asesinato de su pareja Ruth Velásquez Vargas, quedó en prisión preventiva tras ser considerado un “peligro para la seguridad de la sociedad”. La mujer fue encontrada por la Brigada de Homicidios de la PDI en el vertedero municipal de la ciudad con claros indicios de estrangulamiento. El fiscal Felipe Aguirre fijó un plazo de seis meses para esclarecer los hechos.

EX 5


EL FUERTE IMPACTO DE LA

IGLESIA EVANGÉLICA EN LA EX PENITENCIARÍA La ex Penitenciaría está llena de evangélicos que, a su vez, pueden vivir en un lugar tranquilo, limpio e incluso vender objetos fruto de su trabajo. Ellos no están solos en su agonía ya que tienen un apoyo importante dentro de la cárcel: el evangelio y su “Cristo Todopoderoso”. Por Juan Pablo Chávez González

EX 6


FOTO: JOTABECHE, CATEDRAL EVANGÉLICA


gélica Manuel Umaña decidió poner especial énfasis ¡Cuán terrible es este lugar! No es

en las personas privadas de libertad, con la sola inten-

otra cosa que casa de Dios, y puerta

ción de intentar entregarles una nueva oportunidad.

del cielo”. En letras amarillas con un

Hasta el día de hoy, la presencia de los evangélicos

fondo celeste, entre miles de reos de la ex Penitencia-

sigue vigente. Y cada vez aumenta la cantidad de cre-

ría de Santiago, se deja ver el letrero donde se junta la

yentes en los lugares donde la gente cumple sus con-

comunidad evangélica en la calle 9, lugar donde se

denas.

ubica el Templo de la Unidad. Su penetración es tan

De la mano del Presidente del Concilio de Iglesias

grande dentro de la cárcel que se estima que de los

Evangélicas de Chile, Obispo Eduardo Durán Castro,

5.500 presos, 3.500 se abrazaron al evangelio de Cris-

en los últimos 10 años la Catedral Evangélica ha in-

to.

vertido $800 millones en diversos programas para los

La principal labor que cumple la Iglesia Evangélica

presos ubicados en las calles 4, 9 y 10, en las cuales

dentro de la cárcel es reinsertar y rehabilitar a gran

viven y trabajan los evangélicos privados de libertad.

parte de la población penal, cuyos reos siguen profe-

“Amando al preso, amarás a Cristo” (APAC) es el

sando la fe luego de dejar la ex Penitenciaría. Incluso

programa que llevan a cabo los evangélicos a nivel

varios vuelven a seguir con la evangelización de sus

nacional, el cual se encarga de educar y enseñar diver-

ex compañeros.

sos tipos de técnicas para el trabajo como cursos de

Hace 70 años, el entonces Obispo de la Iglesia Evan-

cuero, electricidad, costura y madera, además de alfa-

EX 8


betizar a los que lo necesitan, para rehabilitar así a los reos a través de su doctrina y fe. En agosto de este año, para la inauguración de los talleres en la ex Penitenciaría, el Obispo Eduardo Durán comentó los objetivos y la razón por la cual se hacen presente en el lugar donde habitan los delincuentes. “La iglesia ha contribuido en mejorar las condiciones de vida de estos lugares. Vamos a seguir colaborando, lo que queremos es que cuando salgan, lo hagan con oficio propio”. Son $800 millones, pero el Estado no los apoya ni los subvenciona monetariamente. Todo el dinero que se FOTO: JOTABECHE, CATEDRAL EVANGÉLICA

desembolsa para la ayuda de los presos y mantener a la Iglesia se obtiene gracias a sus seguidores. Sus fieles seguidores. Entre ellos se encuentran empresarios, trabajadores y voluntarios, todo para apoyar a sus “hermanos” internos. Sin embargo, el Obispo Eduardo Durán Castro cree que esto es insuficiente. Para ello, ha pensado que lo mejor es crear una fundación que intensifique la labor dentro de los recintos penales y un proyecto en el cual se puedan integrar en la sociedad y rehabilitar a los familiares de los reos que lo necesiten. El tema es simple: si uno se va preso, puede pedir ayuda a los evangélicos que están cumpliendo su condena y ya puede optar (si es que se da la posibilidad) de

cambiarse de calle y celda. Para la gran mayoría de la población penal, las calles de los evangélicos son el paraíso. En la ex Penitenciaría se construyó un templo para 500 personas con todo lo que una iglesia evangélica tiene sin celdas de por medio. El característico equipo de sonido que destaca a los evangélicos domingo a domingo en las calles de Santiago también está presente en el templo. Las calles son limpias, mejoradas, además de las galerías, con baños con agua caliente y pisos de cerámica. Incluso los evangélicos tienen lavadoras eléctricas. Esos son algunos beneficios de estar en la cárcel. Cuando se es evangélico, claro. EX

EX 9


“El voto en las cárceles es imposible debido a la omisión del Estado” A menos de dos semanas de la jornada electoral del 17 de noviembre, varias candidaturas han hecho propuestas en temas carcelarios como hacinamiento y construcción de penales. Sin embargo, muy pocos presidenciables se han referido al derecho a voto de los reclusos. ¿Puede sufragar un preso en Chile? El abogado Domingo Lovera disipa la duda. Por Javier García Mendoza EX 11


H

ace algunos meses la ministra de Justicia Patricia Pérez adelantaba el envío de un proyecto de ley que permitiría sufragar a los privados de libertad, pues en Chile, ninguno lo hace. Lo extraño es que, constitucionalmente, algunos sí pueden hacerlo, por lo que mandar un documento al Congreso para que se cumpla la Ley parece un chiste absurdo. Aunque, ni tanto. Domingo Lovera, abogado de la Universidad Diego Portales y Máster en Derecho Constitucional de la Universidad de Columbia, explica la letra chica de esta materia en la Constitución, y comenta por qué ni los presidiarios habilitados para votar lo hacen.

¿Pueden votar los presos en Chile? La Constitución plantea que sí… Hay que distinguir. La Constitución chilena establece en su artículo 17 que todos aquellos sujetos condenados por un delito que merezca una pena aflictiva perderán la condición de ciudadano. Por otro lado, también conforme a la Constitución, todos aque-

llos acusados por delitos que merezcan una pena aflictiva o delito terrorista tendrán su derecho a sufragio suspendido (artículo 16). Sin embargo, hay otras personas privadas de libertad que no se encuentran en ninguna de esas situaciones: primero, quienes han sido acusados de un ilícito o condenados por un delito que merezca una pena no aflictiva, esto es, de menos de 3 años y un día de duración; y en segundo lugar, todos aquellos quienes están detenidos esperando acusación, cualquiera sea la pena del delito que se les imputa.

Entonces, ¿por qué no votan? No hay ninguna razón para que los privemos del derecho a voto. La pena de privación de libertad no les quita a esas personas sus demás derechos. Así, por ejemplo, si nos preocupamos - o debiéramos hacerlo, al menos - de su derecho a vivir en condiciones mínimas que hagan posible un encierro digno, también debiéramos preocuparnos de los derechos restantes.

EX 12


Domingo Lovera ha sido crítico del rol estatal en este tema en diversos medios de comunicación. A su juicio, si bien la iniciativa de la ministra Patricia Pérez que iba a permitir el voto de al menos 13 mil reclusos no llegó a ver la luz, la intención del Ejecutivo en resolver esta disyuntiva ha sido prácticamente nula. Es más, ha sido el 7° Juzgado de Garantía el que ha llevado la bandera en esta lucha. Este 29% que está en la palestra, pues según cifras que maneja el Ministerio de Justicia son poco más de 46 mil los presos en el país, probablemente tampoco votará este 17 de noviembre.

trado la mejor disposición para llevar a cabo un eventual ejercicio del derecho cívico.

En ese sentido, ¿qué responsabilidad le otorga a Gendarmería en esta omisión de derecho? Mirando el caso concreto, poca. En general Gendarmería ha informado estar de acuerdo y disponer de las medidas necesarias como instrucción de personal, capacitación y habilitación de lugares para que las personas privadas de libertad con derecho a voto puedan ejercerlo. EX

Usted planteó en su momento que es el Estado quien “omite” este derecho de sufragar que tienen algunos presos. ¿Por qué? Porque al igual que lo que ocurre con el voto de chilenos en el exterior, se trata de derechos que se encuentran reconocidos constitucionalmente y para cuya concreción es necesario que el Estado ofrezca los mecanismos para hacerlos efectivos. Suponga usted que el Estado no disponga de recintos de votación en una comuna. Por cualquier razón el derecho a voto, pese a que está reconocido en la Constitución, se torna imposible en virtud de la omisión estatal (que no quiere habilitar las mesas que permitan, como digo, hacer efectivo un derecho). Otra institución involucrada en el tema es Gendarmería. Si bien ha recalcado que no tiene la facultad legal para determinar quién puede votar y quién no, pues es labor del Servicio Electoral (Servel), ha mos-

EX 13


Homicidio en La Legua Emergencia

PDI EN LA MIRA: LA MUERTE DE JONATHAN ALVARADO Hace dos años tras un allanamiento antinarcótico de la Policía de Investigaciones en la reconocida población de San Joaquín, se truncó la vida de Jonathan, un joven vendedor de completos ad portas de ser padre. El funcionario que lo mató sigue trabajando en la institución, mientras se espera que comience el juicio condenatorio que de ser exitoso, eventualmente lo dejará pagando su pena en libertad. Por primera vez, habla su madre, quien dice que murió con él. Por Ana Maite Bustamante y Magdalena Provis.

EX 15


Jonathan Alvarado

EX 16


C

erca de las dos de la tarde en La Legua Emergencia, un 19 de agosto del 2011, Jonathan Alvarado (22) estaba en su casa, como de costumbre. El ambiente estaba complicado, más que cualquier otro día y se aspiraba en el aire un nuevo allanamiento. La gente deambulaba por los pasajes de esta población, entre sus pequeñas casas pegadas, de allá para acá. La casa esquina de esta familia sería testigo y epicentro de una nueva batalla contra las drogas, pero que no sería igual que las demás.

había levantado. Jonathan era un joven tranquilo –en lo que coinciden los testigos del caso– y estaba a punto de convertirse en papá. Medía 1 metro y 82 centímetros, no tenía ningún antecedente penal y trabajaba junto a su madre en el negocio de completos que tenían en la domicilio y pese a lo estigmas de vivir en La Legua, Ángela asegura haberlo criado como una excepción. “Era sano, no tomaba, no fumaba, de hecho tengo las pruebas del Servicio Médico Legal de que era un niño sano. No tenía antecedentes ni problemas con nadie”, cuenta entre lágrimas que recién asumen que su Jonas no está. La legua intervenida

Jonathan junto a Romina, su polola.

Estaba acostado porque todas las noches se quedaba vendiendo completos con su mamá hasta pasada las 2 am. Quería ir a almorzar con su polola, quién tenía 36 semanas de embarazo. La madre de Jonathan, Angélica Donoso (59) tiene una hermana con un leve retraso mental que vive sola cerca de ella, por lo tanto la iba a ver todos los días para ayudarla en lo que necesitase. Ese día salió rápido a verla y dejó a su hijo en la casa, que aún no se

Por encontrarse a una legua del centro de Santiago esta parte de la comuna de San Joaquín recibe ese nombre. En septiembre del año 2001 en el marco del plan Barrio Seguro del Ministerio del Interior se intervino este sector pretendiéndose una acción gubernamental coordinada con el municipio para desarrollar planes de acción que se pudieran perpetrar en el tiempo y batallar contra el narcotráfico. Eso comprendía la revalorización de las organizaciones comunitarias, prevención, intervención policial, trabajo con niños y jóvenes de la comunidad y renovación urbana. El 2010 con la nueva administración de Sebastián Piñera se cambió este plan por una nueva política de seguridad llamada “Chile seguro 2010-2014”, donde se terminan los planes focalizados en municipios, y se enfatiza la intervención policial. Carabineros de Chile tiene puntos fijos de funcionarios dentro de La Legua todo el día. A menos de una cuadra de la casa de esta familia se encuentra un retén con un efectivo que se pasea con escopeta en mano.

EX 17


A medida que se va avanzando hacia el interior de la calle Jorge Cannig se traviesan pasajes con casas pegadas una de otra y que son resguardas por verdaderos soldados que también son vecinos, que luego de identificar a cualquier extraño ajeno a la La Legua lo miran con sospecha. El carabinero parado en la mitad de la cuadra no interactúa con nadie. Mira y camina.

Allanamiento antidrogas El 19 de agosto de 2011 la Fiscalía local de La Florida pidió a allanar una casa del sector de La Legua Emergencia, por infracción a la Ley 20.000, ubicada en calle Francisco de Zárate, el permiso de entrada, registro y detención habían sido emanadas por el 14° Juzgado de Garantía de Santiago. El procedimiento fue realizado por un total de 64 efectivos de la Brigada Antinárcoticos Metropolitana Sur, apoyados por la Brigada de Reacción Táctica Metropolitana (ERTA) y la Brigada de Adiestramiento Canino. La mitad debía asegurar el perímetro de seguridad inmediato del inmueble y la otra mitad, registrar y detener a los moradores del lugar. El inspector Pedro Gatica Ortega (30) partió su día como cualquier otro. Llegó a sus labores en la ERTA como un funcionario más, según cuentan sus declaraciones en el expediente de este caso. Fue llamado por su jefe de unidad, el Comisario Cerna Lozano para ser parte de este allanamiento en La Legua Emergencia y a su cargo dos armas: un fusil marca IWI calibre 9mm con 32 cartuchos y una pistola marca Golk, calibre 40 con 15 cartuchos. A eso de las 14 hrs se dio la orden de entrar a la población, luego de estar desde hace casi dos horas apostados en la bencinera Terpel de Santa Rosa. No demoraron más de tres minutos en cumplir su objetivo: la detención de una persona y el decomiso de 88,09 grs. de clohidrato de cocaína. Una vez fuera del inmueble el ambiente se convirtió

EX 18


en un campo de batalla, donde corrían piedras, botellas e insultos de parte de los vecinos hacia los efectivos. “Los cochinos” Fue la presencia de tres hombres jóvenes lo que, según manifiesta el comunicado oficial emitido el mismo día por la PDI, lo que motivó la desgracia que estaba a punto de presentarse. “Los Cochinos” se ubicaron en la esquina norponiente de Sanchéz Coldero con Jorge Canning. Según la versión de la policía, tiraban a calle Francisco de Zárate –donde efectivos se encontraban resguardando−todo tipo de descalificaciones y elementos contundentes. Fue en ese momento que tres de los quince policías de la ERTA apostados en la esquina nor-oriente de Francisco de Zárate con Jorge Canning, vieron que uno de los jóvenes tenía una pistola en sus manos apuntándolos directamente.

de pantalón y poleron negro, quien según él, mantenía la pistola en sus manos. Jamás pensó que ese disparo del fusil marca Iwi, calibre 9 mm, le había llegado a alguien. “Todos los hueones dejen las armas, nos pitiamos a un hueón” “Avanzamos por calle Canning hacia el oriente, con el objeto de tener un tiro efectivo hacia el grupo de sujetos para disuadirlos con el gas lacrimógeno, lo que ocurrió de manera transitoria, ya que cuando retrocedíamos el mismo sujeto armado nos apuntó con claras intenciones de disparar en nuestra contra. Ésto motivó a que me viera obligado a hacer uso de mi arma de fuego primaria, para resguardar nuestra integridad física, logrando disparar en dos ocasiones consecutivas en dirección al sujeto, no logrando el objetivo. El que se escondió para disparar en dos o tres ocasiones”, manifestó Pedro Gatica en su testimonio.

El inspector Pedro Gatica, Claudio Quezada y el subinspector Ariel Bahamondes, pasados unos minutos vieron que el camión institucional en el que habían ingresado marchaba hacia el oriente y era apedreado al llegar a Sanchéz Coldero, comenzando a escuchar disparos de parte de los pobladores. No dudaron, entonces, en lanzar bombas lacrimógenas y balines de gomas para dispersar el ambiente. El grupo táctico vio que estos elementos no eran suficientes para resguardar la seguridad. En ese momento, Gática Ortega, sacó una de sus dos armas de servicio y dio dos disparos, intentando herir a la persona

Calle Jorge Canning

EX 19


Luego se les dio la orden de embarcarse en sus carros policiales y salir de la población. Según el inspector Gatica a las 15:30 hrs le informó al comisario que había hecho uso de su arma de fuego (fusil), pero que no había herido a quién había disparado. A las 16.00 hrs el mismo comisario lo llamó para decirle que en el Hospital Barros Luco, había ingresado un sujeto con una herida de bala en su cabeza, sin salida de proyectil, mientras se encontraba en su domicilio ubicado en Jorge Canning n°521. Ése sujeto era Jonathan Alvarado. El hombre que fue detenido en el allanamiento realizado por la PDI, cuando llegó a la unidad, escuchó que alguien gritaba: “Todos los hueones dejen las armas, nos pitiamos a un hueón”. Eso fue lo que le contó a Ángela Donoso, en el día del funeral de Jonathan Alvarado, cuando lo soltaron. Testigos claves Paola Oyarzo (33), se encontraba en su casa de calle Venecia en La Legua, donde ha vivido toda su vida. Aquella tarde pensó en ir a la casa de su tía en calle Santa Catalina, cuando comenzó a escuchar gritos y silbidos de la gente que decían “los ratis, los ratis”. Se preocupó por su hija, que estudiaba cerca del lugar y

Imágenes del operativo tomadas por “Brigada Policial” de CHV

decidió ir a buscarla. Sólo alcanzó a llegar unas cuadras más allá -a la esquina de Catalina con Jorge Canning-, ya que ahí habían jóvenes lanzándole piedras y botellas a funcionarios de la PDI. Ellos, cuenta en su testimonio entregado a Carabineros, respondieron con bombas lacrimógenas y disparos. Se metió a la casa de una vecina, pero el caos de la gente la hizo salir del lugar. Salió corriendo por Canning y en Colchero se repetía la misma situación. Vio una puerta que estaba entreabierta y que tenía las llaves puestas. Y entró a refugiarse. Era la casa de Ángela Donoso. Dentro de ella vio a Jonathan, quien estaba de pie, le dijo “permiso”. Él no respondió ni nunca salió de su casa. Pasaron unos minutos y Paola se puso nerviosa por su hija asi que le dijo a Jonathan que se iba a buscarla, él le dijo: “Tengo cuidado señora pa’ allá”. Cuando volvía con su hija, comenzó a escuchar gritos

EX 20


Huella de uno de los balazos en el frontis de la casa de Jonathan.

de los vecinos que decían que habían matado al Jonathan. Fue a la casa de él, y lo confirmó. Había sangre en el suelo y mucho olor a bomba lacrimógena. Juan Sánchez, es cartero y vive hace 40 años en la población. Ese día lo recuerda perfecto, estaba cumpliendo sus funciones en Santa Catalina. Luego quiso doblar por Zárate pero unos policías de negro le impidieron el paso. Se quedó entonces con su bicicleta en ese lugar. Señala en su declaración que “Los Cochinos” comenzaron a insultar a los policías, los trataban de “sapos” y le tiraban piedras. Fue ahí cuando los afectivos comenzaron a disparar balines de gomas y a tirar bombas lacrimógenas hacia donde estaban los jóvenes. Uno de ellos, el “Loco David”, hizo el amague de disparar pero no tenía nada en sus manos. Esto duró alrededor de 15 minutos, cuenta. Dos de las bombas alcanzaron la casa de Jonathan y lo vio cuando se asomó a tomar aire. Vio además, que los policías comenzaron a retirarse, pero en Zárate con Canning quedaban tres policías. Dos de ellos lanzaron una bomba cada uno, mientras que el policía que estaba al medio se agachó un poco y realizó dos disparos. Luego se subieron a un furgón oscuro y se fueron. En eso, comenzó a esuchar gritos que decían que Jonathan estaba herido. Se dirigió a su casa – a él y a su mamá los conocía- y a Jonathan lo estaban subiendo a un auto. Incluso, dice que cayó un poco de masa encéfalica en el piso. Guillermo Fuentes, es un comerciante de Jorge Canning con Francisco de Zárate. Cuando se fueron los efectivos, afuera de su local habían seis cartuchos de escopeta. Y en un árbol encontró dos vainillas de 9 mm, además de balines de gomas. De repente, llegó a él el rumor de que había un herido y ante el temor tiró

los cartuchos a la basura, asustado. Supo despúes que era el Jonathan, hijo de Don Rosendo y Doña Ángela y entonces pensó, según narra en su declaración, que podían útiles y se devolvió a recogerlos. Como el joven se encontraba solo en su casa, quienes encontraron el cuerpo de Jonathan fueron sus vecinas, Diana Lara y María Lara, hermanas. Ambas iban a comprar verduras. Comenzaron a sentir disparos y se metieron a una casa a esperar. Cuando todo acabó, siguieron su camino cuando se dieron cuenta que en la esquina había una persona tendida en el piso dentro de una casa, sólo se le veían los pies. Se dieron cuenta que se trataba de Jonathan. Tenía el brazo izquierdo encima de su frente y al sacarlo vieron que tenía una herida de bala en su cabeza. El aire al interior de la casa era irrespirable. Pidieron ayuda a gritos. Lo subieron a un auto. Cerraron la casa de Ángela y más tarde se enteraron de su muerte. La bala atravesó su cráneo, provocándole una perforación de 11 x 6 milímetros. La peor salida Su mamá, Ángela, había salido cerca de diez para los

EX 21


Domicilio de Jonathan la noche de su muerte.

dos de su casa y sólo se enteró de que lo estaba pasando cuando caminaba a Santa Rosa con Canning para ver a una amiga – ya había visistado a su hermana− y se encuentró con su hijo, Alexis, quien le dice: “Mamita súbase al auto, algo le pasó al Jonathan, pero no sé qué le pasó”.

Partieron al Hospital Barros Luco, junto a su hijo y su sobrino, Hugo. Al llegar, les informaron que Jonathan estaba con muerte cerebral y minutos después que había muerto. “Mi hijo llegó muerto. A nosotros nos dieron tiempo para que nos calmáramos un poco”.

Relata que se dirigieron a su casa, donde afuera estaba llena de gente. Preguntó que había pasado y las personas le dijeron que se fuera inmeditamente a la Posta, ya que a Jonathan los ratis le habían pegado un balazo en la cabeza.

Hoy, instalada en Maipú donde recibe los cuidados necesarios de su hijo y nuera debido al tratamiento psiquiátrico que comenzó en agosto de este año −tras diversas crisis de pánico−, recuerda que esa vez fue “la peor salida de su vida”.

EX 22


“Todos creen que en La Legua caminan puros zombies” En la casa de esquina amarilla no hay nadie, sólo un letrero “Se Vende” que subsiste colgado de un hilo en la reja negra bien cerrada. Se ven los orificios de las balas en los muros, no hay antejardín y la reja da justo a la calle. En el costado hay un mural pintado en honor de Jonathan, el suelo también dice “Jonathan te extrañaremos” pintado con spray blanco. Justicia es la palabra que más se repite en los grafitis de las casas contiguas, que también hacen alusión a la muerte de Jonathan. Todo el mundo lo quería. Los vecinos hablan con sigilo y no quieren dar mayor información de Ángela. Los vigilantes de las esquinas inspeccionan a los extraños que acaban de llegar, todos pueden ser “ratis”. El carabinero y su escopeta también miran. El número telefónico en el letrero “Se vende” dio un reflejo para contactar a la “Angelita” y que nunca ha

EX 23

hablado con ningún medio de comunicación. Ángela ya no puede vivir ahí; la soledad y el recuerdo constante de lo que ocurrió la hizo pensar que la vida no significaba nada, así que su hijo mayor se la llevó enferma, con depresión. “Envejecí muchos años. Sólo quería estar encerrada en mi casa. Mi nuera me fue a ver y me dijo que tenía cara de loca”, explica Donoso. Es tan solo necesario intercambiar un par de palabras con ella para darse cuenta del profundo dolor que la atraviesa. Su cara ajada, sus ojos tristes y párpados arrugados cuentan cómo ha vivido este duelo, que aún no acaba, al igual que el juicio contra Pedro Gatica que, dice, la ha tenido muerta en vida durante todo este tiempo. Jonathan nació en 1988 en plena pascua la que ya no se celebra en esta familia, donde no se habla de él. La impotencia domina a Ángela cuando siente el estigma de vivir en La Legua, y sentirse tratada como un de-

Primer aniversario de la muerte de Jonathan. Su madre es la de chaleco verde, de derecha a izquierda.


lincuente más dentro de ese contexto de violencia, drogas y abusos, a pesar de haber hecho su mejor esfuerzo criar sola a sus hijos, lejos de eso. “Al vivir en La Legua todos piensan que son puros zombies los que caminan por las calles”. La condena, un caso complejo. Casi un mes y medio después del asesinato de Jonathan, Ángela Donoso, pudo presentar la querella contra quien resultara culpable del homicidio de su hijo menor, su “partner”, recuerda. Ésta quedó en manos de la Fiscalía Sur, que dio la orden de investigar a Carabineros para obtener resultados lo más objetivos posibles. Aún estaba en schock cuando a los once días del homicidio, el 30 de agosto, nació la hija de Jonathan, Maite. Fue una preocupación extra por el estado en que se encontraba su polola, Romina Arancibia y tuvo que encargarse de ellas. Dos años van del inicio de la investigación encabezada por el Fiscal Sergio Arévalo. El inspector, Pedro Gatica Ortega, fue formalizado en mayo de 2012, por

homicio simple al comprobarse que los disparos correspondían a su arma de servicio con un 98% de certeza, según Labocar, organismo pericial de apoyo a los Tribunales de Justicia. Sin embargo, Ortega hoy se encuentra libre, trabajando en la institución, con medidas cautelares de firma cada 15 días y arraigo nacional. Otras medidas, no se justifican, señala el abogado querellante, Pablo Ortiz Chamorro, quien manifiesta de entrada lo complejo del caso. No siempre durante en un proceso judicial el acusado debe estar privado de libertad. Para que haya prisión preventiva, cuenta el abogado, deben cumplirse dos requisitos: antecedentes muy fuertes que hagan presumir que la persona es culpable, es decir, pruebas que implican su participación. Y la necesidad de cautela, donde existen elementos que hacen indispensable esta medida. Por ejemplo, antecedentes que indiquen que la persona se va a fugar o que se signifique un riesgo para la víctima. En el caso de Jonathan, el 12° Juzgado de Garantía de Santiago, consideró que Gática debe estar en libertad ya que es un funcionario policial que estaba cumpliendo las labores que implica su cargo en un operativo antidrogas, cometiendo el delito bajo legítima defensa. Por otra parte, no tiene antecedentes de que pueda fugarse; tiene una dirección conocida, un trabajo y vínculos familiares estables. Es una persona que está disponible. Antes de la audiencia de formalización fue citado tres veces a declarar y asistió.

Lugar donde falleció el joven vendedor de completos.

Sin embargo, actualmente el caso se encuentran en un etapa decisiva. Como los antecedentes probatorios que existen tienen cierto margen de duda, lo que quiere establecer la parte querellante es si la bala que

EX 24


se encontró en la cabeza de la víctima corresponde al arma. El resultado oficial es de un 98 % a un 99%, pero hay un 1% que no. “Si estamos hablando de derecho penal, donde se va a condenar a una persona por un delito se buscan altas márgenes de certezas”, recalca el abogado Ortiz.

El homicidio de Jonathan puede tener un 50% de posibilidades de éxito y otro 50% de posibilidades de fracaso, aclara el abogado. Y dentro del éxito “es muy probable que Gatica aun cuando sea condenado a homicidio simple, cumpla su condena en libertad. Porque ha colaborado y no tiene antecedentes pretéritos.” La otra cara de la moneda Pablo Ortiz, señala que en la Policía de Investigaciones reconocen que el inspector Gatica disparó dos veces, pero niegan que estos disparos hayan dado muerte a Jonathan. Acusan que fue otro disparo lo que lo hizo. “Siendo honestos lo que nosotros podemos verificar es que se escuchan sonidos similares a disparos durante el procedimiento, pero no hay ninguna prueba fehaciente de que haya habido más disparos, por ejemplo, que hayan encontrado vainas u otros proyectiles en la zona. No hay rastros físicos. Tampoco los testigos declaran haber visto otras personas disparar en este momento”, finaliza el abogado.

Carabineros hacen guardia día y noche en la población. A las 20 horas es el cambio de turno.

Una vez que el peritaje balístico sea entregado a la Fiscalía Sur, se verán los pasos a seguir. En ese sentido, señala Ortiz, debido a la complejidad del caso se puede dar lugar a dos resultados. Uno, es que el tribunal entienda que ese uno por ciento es razonable, y absuelva -aquí se equipara la duda razonable a una evidencia científica-. Y la otra alternativa es que el tribunal diga que no y que en el fondo ese 99% más otros antecedentes que nosotros llevaremos en el juicio es suficiente y lo pueda ponderar. Incluso puede desestimar la querella, ya que puede llegar al convencimiento que la causa no tiene mérito, porque no hay pruebas suficientes.

El comunicado oficial que entregó Policía de Investigaciones el día de los hechos así lo afirma: “En el transcurso del procedimiento efectuado por los detectives, fueron atacados por sujetos desconocidos, quienes portaban armas de fuego, las que ocuparon en contra del personal institucional en reiteradas oportunidades, poniendo en riesgo la integridad de los vecinos y de los Policías (…) Frente a la acción antes detallada, el personal de la Brigada de Reacción Táctica Metropolitana, que apoyó el procedimiento, debió hacer uso racional y proporcional, de los elementos disuasivos y armas de servicio establecidas para este tipo de situaciones (…) se ordenó una investigación con el propósito de esclarecer si la persona que resultó fallecida tiene alguna vinculación con el procedimiento policial adoptado.”

EX 25


Este 13 de diciembre es la audiencia de reformalización. Ángela Donoso, está sola en este proceso. Se separó del padre de Jonathan hace muchos años y cuenta que él solo llora y que no quiere escuchar lo que a su hijo le pasó. Dice que no le importa porque sólo ella sabe lo que le costó criar a sus hijos y puede cargar con esto. Sin embargo, está destruida. Lo que más le da impotencia es que Pedro Gatica no dé la cara y a pesar de todo, se le concedan beneficios. “ A él lo formalizaron con conducta intachable. Mi hijo también tenía conducta intachable y me lo mató. Yo también tengo conducta intachable, que me venga a matar poh. No sé si es bueno o no tenerla, porque mi hijo la tenía y me lo mató”.

menta entre sollozos. Sus palabras son como las de una hormiga luchando contra un humano queriendo escapar del dedo que la hará morir aplastada. La hija de Jonathan tiene dos años y medio y sólo escuchó a su papá desde la plácida vida intrauterina. Le han explicado donde está él, pero para Ángela ahora viene lo más difícil. “Ella en su tumba le baila, le modela, le tira besitos. Lo que no entiende es porque su mamá no puede abrazarlo y darle besitos también”. EX

“No voy al cementerio porque los gusanos se están comiendo a mi guagua” El día del homicidio de Jonathan no habían casualmente Carabineros. Siempre están. Sin embargo explica estos no actúan cuando se está haciendo un operativo de la PDI, ni cuando hay peleas, ni tiroteos. “Está muriendo gente aunque ellos estén acá todo el día. Igual son las peleas, igual es el tráfico. Yo no entiendo cómo están botando tanta plata si no hacen anda. Actúan después que ya pasan las cosas. La gente les pide ayuda y nada. Y ese día justo ellos no estaban ahí. Llegaron a la posta después a darle el pésame porque a mi hijo lo conocían. Me pedían permiso para ir al baño, me pedían ollas, a mi hijo lo veían llegar, lo veían salir, y lo veían trabajando”, comenta.

Pasaje Sánchez Colchero. Distintos rayados en memoria de Jonathan

Del proceso judicial espera lo que cualquier madre esperaría. “Yo lo único que busco es justicia. Me prohibieron ir al cementerio e ir a la Legua, me hace muy mal ver que los gusanos se están comiendo a mi guagua. Cuidé a mis tres hijos lo mejor pude,”, co

EX 26


La Brigada Ramona Parra hizo un mural en homenaje a Jonathan. Éste fue realizado en una muralla de su casa, la cual estå hoy en venta.

EX 27


Yo Investigador Privado Por Magdalena Provis

M

anuel es investigador privado. Su labor es descartar o confirmar infidelidades a través de fotografías obtenidas en la vía pública., obtener pruebas para ser presentadas ante Tribunales de Familia –que piden, por ejemplo, familares para realizar repartición de bienes y estafar a su cercanos-, seguimiento de personajes famosos búsqueda objetos y personas perdidas. Fue funcionario de Carabineros por 20 años, y se retiró hace un por un accidente en un acto de servicio. Se jubiló entonces a los 39 años, pero el campo policiaco, asegura, le corre por las venas. Lo más extraño que le ha tocado investigar fue una mujer argentina que le pidió recuperar un reloj que

perdió la noche de año nuevo. Éste, comenta Manuel, no era ni siquiera de gran valor, pero contenía en su interior algo que la mujer nunca quiso revelar. Lo encontró luego de dos semanas en Valparaíso, en la basura del lugar que había visitado esta argentina para celebrar año nuevo. Lo que más le llamó la atención es que esta mujer le pagó un millón de pesos al contado y antes de comenzar la búsqueda del misterioso reloj. Los casos más difíciles para él son las infidelidades porque por lo general ocurren en moteles u hoteles, y los amantes son muy creativos para no ser descubiertos Los clientes se contactan con él a través de su página web, que según él, tiene absoluta privacidad. Sin embargo, es selectivo con sus clientes, no acepta cualquier trabajo y cobra alta sumas de dinero. Contacto: www.investigadorprivadomc.cl

EX EX 29


LUIS ANACONA Y SUS HISTORIAS COMO CARABINERO Persecuciones, balaceras, compañeros súper policías y una serie de eventos ha debido sortear Luis Anacona en su trayecto como Carabinero. Aquí recorremos algunos de esos pasajes.

Por Fabrizio Belmar Blau EX 31


U

na banda de ladrones, compuesta por dos

habían apropiado indebidamente de una alta suma de

integrantes, robaba un cajero automático

dinero. El que huyó en el auto fue interceptado dentro

en las calles de la comuna de Maipú. La

de la misma comuna en la que habían cometido el

policía es alertada del suceso y salen prestos a su cap-

atraco. No hubo mayor problema en su captura. Por

tura. Los individuos deciden dividir el botín para así

su parte, quien manejaba la Van logró escapar hasta

despistar a sus captores. “Así será más difícil que nos

que llegó a la Gran Avenida. Ahí, con la mente puesta

pillen”, deben haber pensado al momento de tomar

cien por ciento en escapar con lo robado, no estuvo

aquella decisión. Uno subió a una Van, la que llevaba

atento a lo que surgía ante sí en el camino. Mucha

el cajero en su parte trasera, y el otro subió a un auto

gente, desde que comenzó a circular, ha criticado la

común y corriente, también cargando parte del botín,

funcionalidad y hasta a los mismos buses del Transan-

para confundirse entre el resto de los automovilistas.

tiago. Mientras escapaba no se dio cuenta cuando se le

Carabineros desplegó una gran cantidad de vehículos

cruzó uno de los tan vilipendiados buses. De haberlo

y contingente para dar con el paradero de quienes se

visto, también se hubiese quejado del sistema. El im-

EX 32


pacto fue grande. Tanto así, que el cajero, el cual iba

en ciertas oportunidades, hay quienes quieren lograr

ubicado en la parte trasero de la van, fue impulsado

una actuación casi holiwoodesca al enfrentarse a los de-

hacia adelante debido a la fuerza de la colisión. El re-

lincuentes. “Yo me desempeñé, hace como tres años

sultado: el conductor, el mismo que lo había robado

atrás, en una función parque. Eso se refiere a una pa-

minutos antes, terminó aplastado por el peso del su

trulla de acción rápida que acude sólo a delitos de

botín.

trascendencia como robos y cosas de ese tipo. Noso-

Parece de película, pero eventos de este calibre son

tros teníamos un compañero que le gustaba vivir de

los que, en ciertas ocasiones, debe enfrentar Luis

cerca la acción, se quería parecer un poco a los poli-

Anacona, suboficial mayor de la 25 Comisaría de Mai-

cías de las películas. Quería ser un súper policía y te-

pú. Luis tiene el aspecto imponente que se necesita

nía condiciones físicas para ello. Había practicado

para hacerse respetar en la institución: es macizo y

fisicoculturismo. Un día, cuando se estaba llevando a

supera el metro 85. Junto a miembros de El Expe-

cabo un procedimiento, él salió persiguiendo a un

diente se reunió para conversar de algunas de sus más

ladrón que había robado un camión repartidor de po-

llamativas anécdotas en su años de servicio en esta

llo y corrió tras de él por tres kilómetros. Tanto fue

longeva institución. Se sienta en su sillón, se sirve una

así que el delincuente tiró su arma de fuego mientras

taza de té y conversa con nuestra revista para introdu-

arrancaba para ver si lograba zafar de la situación. Lo

cirnos en su mundo.

redujo y volvió con el tipo, feliz por haber estado cer-

“Las tareas que nos encomiendan son súper variadas. La gente llama bastante a la línea 133 y para una gran cantidad de motivos diferentes; desde un homicidio

ca de la acción. Hoy se desempeña en Fuerzas Especiales”, cuenta Anacona siempre con un semblante alegre.

hasta para bajar a un gato de un árbol”. Luis Anacona

Aunque siempre logró salir airoso de los procedi-

se muestra pensativo. Ya son varios los años que lleva

mientos que enfrentó, también vivió momentos que

siendo Carabinero y no son pocos los escollos que le

lo marcaron durante su carrera policial. Las llamadas a

ha tocado sortear cumpliendo con su deber. Por

causa de violencia intrafamiliar suelen ser usuales, se-

ejemplo, los robos son un crimen bastante usual en

gún comenta Luis, pero lo “normal” de estos proce-

nuestro país y para Carabineros, el saber enfrentar

sos en que se efectúe una denuncia sobre el agresor.

esta clase de delitos es una práctica habitual. Aunque,

“Llamaron desde una casa por un caso de violencia

EX 33


intrafamiliar y acudimos. Al momento de llegar queda-

policial. “Eran tiempos difíciles. La gente te necesita-

mos bastante confundidos, porque encontramos a la

ba, pero a la vez te odiaba y eso sumado a que eran

madre, quien había hecho la llamada denunciando las

periodos en que aparecía mucho Carabinero muerto

agresiones, abrazada a su hija, la que la había atacado

hacía más compleja la situación. Yo tuve la posibilidad

con un cuchillo. Ambas lloraban desconsoladamente

de participar de los servicios policiales para cuando

por la situación. El caso es que la hija tenía una depre-

vino el Papa. A nosotros nos mandaron sin ningún

sión muy grave y había dejado de lado un tratamiento

tipo de armamento ni protecciones y como era una

psicológico y se había descompensado, lo que la llevó

actividad de tipo religiosa, no se pensó que la gente

a atacar de esa manera a su madre. Personalmente, me

iba a actuar con violencia. Resultamos muy lesiona-

marcó mucho el hecho de ver a ambas llorando por-

dos. A mí me pegaron bastante y varios terminamos

que siempre la parte afectada pide que su agresor se

igual”, recuerda Luis mientras bebe un sorbo de té.

vaya preso y no salga nunca más y esta no era la oca-

Y si bien, los tiempos han cambiado, desde la visión

sión”, confiesa Luis.

de Luis la gente es mucho más violenta hoy con Cara-

Hubo otra ocasión. Los tiempos eran distintos y la

bineros que durante el último periodo de la dictadura.

situación que se vivía en el país era compleja. Corría el

“En ese tiempo tú podías ver que la gente te tiraba

año 87 y la dictadura de Augusto Pinochet se acercaba

piedras, quemaba los vehículos de Carabineros, pero

a su fin, aunque aún quedaba un evento de gran tras-

nunca se vio algo como lo que sucedió hace poco

cendencia para el país. El papa Juan Pablo II anunció

cuando le lanzaron ácido a un carabinero en una ma-

su visita a tierras chilenas y la convulsión que eso oca-

nifestación. Ese nivel de violencia no existía”. EX

sionaba ameritaba la presencia de un gran contingente

EX 34


le producía a sus autos cuando chocaba ebrio. Un día dejó uno tirado por ahí, luego tuvo una moto que hizo pedazos, al igual que sus dientes, al estrellarse contra un poste. Vehículos tuvo suficientes. Les gustaba adornarlos con llamas de fuego afuera y cueros de animales por dentro. Entremedio se casó, tuvo hijos y al mayor de ellos, cuando tenía 13 años, lo llevaba a las jaranas para que manejara de vuelta. Apenas se veía detrás del manubrio, estaba aprendiendo a la fuerza a conducir.

Póngale Pa’ delante que Pa’ trás sale solo Conducción bajo la influencia del alcohol. La historia de un porfiado reincidente…

Por Ana Bustamante

R

ubén Navarrete, o Run Run, como le dicen los amigos, se vino a los 15 años de Renaico. Dejó el segundo medio incompleto, porque se aburrió de pagarle a sus compañeros para que le hicieran los tareas. Dejó a su madre, vendedora de tortillas allá en el sur, y pensó que tenía que venirse a una comuna que tuviera la inicial de su nombre: Renca. Busco trabajo en una tienda de pájaros, vendió cebollas en la feria y cuando faltaba pega lavaba perros hasta donde los pies lo acompañaran. En una de sus andanzas conoció el trabajo de la madera de demolición. Fue el primero en la comuna en acarrear palos de acá para allá. Cuando junto sus primeros pesos, se compró una citrola, paseaba por todas partes con ella. El problema es que a Run Run siempre ha disfrutado de la buena mesa y el trago. En esos tiempos, no eran partes los que les sacaban por manejar en estado de ebriedad, si no que tenía que reparar los daños que

Empezaron a sacarles los primeros partes por parte de Carabineros, pero pronto se amistó con los de la comisaría. Los invitaba a asados, organizaba pichangas de fútbol, les regalaba madera. Y ellos felices. Incluso, su hijo una vez en una de esas fiestas disparó un arma de Carabineros. La confianza estaba. Pronto, los cabos fueron cambiando, y los partes por conducir en estado de ebriedad fueron elevándose. Un día, recuerda, fue al registro civil a ver el estado de ellos, y la gente se reía de la cantidad de papel que salía. Él nunca le tomó la seriedad. La navidad del 2009, bebió nuevamente y ya no pudo pagarles más a la policía para que lo dejaran pasar. Ese día lo pasó preso, así como los tres meses siguientes. El terremoto lo pasó adentro y el recuerdo no le gusta. Ningún gendarme abrió las celdas y el temor fue envolvente para todos los reclusos. No tuvo comunicación con la familia, a nadie podía ofrecerle dinero para que lo pudieran ayudar. Eso lo marcó, tenía los dedos amarillos tanto fumar. En marzo salió en libertad y aún lo llaman los compañeros de la “playa”- la calle donde estaba en la ex Penitenciaría- para que los ayude con plata. Hoy tiene otro auto, igual lo maneja, a pesar que le quitaron su licencia de conducir. Pero cuando bebe, aprendió a que tenía que salir en bicicleta. Así es este “perro mundo”, cuenta. “No me amargo, lo importante es estar bien y compartir. Por eso hay que echarle pa’delante que pa’tras sale solo”, tira como enseñanza. EX

EX 36


C

ine policíal por cinéfilos Por Magdalena Provis

Sebastián Lelio

El Samurai es una pieza exquisita de cine. En ella, el género policial es una especia de excusa o de trampolín para llegar más lejos, para hablar, de lo único que una verdadera película debe hablar: de cine. En Delon Melville, el cine como lenguaje llega a niveles muy elevados de pureza. Es el lenguaje (montaje, actuación neutra, fuera de campo, sonido, encuadre, duración) lo que genera sentido. En El placer acontece por las omisiones, por el juego preciso y tenso de la sustracción de información justo hasta el límite de lo inteligible, el límite exacto en que sistema de resonancia de signos que es una película consigue atrapar al espectador, y consigue alimentarse de sus propias fantasías y proyecciones para operar con total eficacia. Una obra maestra del cine, que anecdóticamente es un policial, abstracto, extraño, poético y dolorosamente bello

Sebastián Lelio ha dirigido películas como “Gloria”, “La sagrada familia” y “El año del tigre”.

EX 37


N

ovela negra

Por Magdalena Provis

Francisco Mouat

Mis rincones oscuros, de James Ellroy. Es un libro de no ficción en que este autor de libros policiales se concentra en el asesinato de su propia madre, con quien tenia una relación fría y lejana. Cito textual: "Tu muerte define mi vida. Quiero encontrar el amor que nunca tuvimos y explicarlo en tu nombre. Quiero hacer publicos tus secretos. Quiero borrar la distancia que nos separa. Quiero darte aliento.

Por Franciso Mouat. Periodista y escritor de un sin número de libros, entre ellos: El empampado Riquelme, Las siete vidas del Gato gamboa, Cosas de fútbol y el recién lanzado Soy de la U.

Por Daniel Hidalgo. Profesor. Edita paniko.cl y dirije ciudadinvisible.cl. Escribió los libros Barrio Miseria 221 y Canciones Punk para Señoritas Autodestructivas.

J

im

Thompson. De todos me quedo con Jim, porque en sus mas de 30 novelas escritas durante 40 años esta todo. Todo, es decir ahí esta la rabia de un país, el fracaso, los perdedores de un sueño/pesadilla y los mejores psicópatas que nadie jamás volvió a narrar en literatura norteamericana. Recomiendo, especialmente: Bad Boy, 1280 almas, Asesino Burlon y Ciudad Violenta, todos los encuentras a mil o dos mil o en San Diego. En Thompson los personajes "negativos" están tan bien construidos que la policía es, en cierta forma, el villano te encariñas con estos psicópatas, o contrabandistas, porque precisamente los humaniza , cuenta sus vidas, sus temores sus traumas, a tal punto que la policía parece solo una fuerza que conduce inevitablemente a la tragedia del malvado de turno.

EX 38



Revista final 2