Page 1

El Ñacurutú Xenóglota Flor Marina Yánez Magda Ferrer


El Ñacurutú Xenóglota Flor Marina Yánez Magda Ferrer

Cuento ganador de la primera edición del concurso «Cuentos que curan» Agosto 2011

Doctor Yaso – Payasos de Hospital, A.C.


© 2013 Flor Marina Yánez Lezama, textos © 2013 Magda Carolina Ferrer Paredes, ilustraciones © 2013 Doctor Yaso – Payasos de Hospital, A. C.

www.doctoryaso.com Correo-e: doctoryaso@doctoryaso.com Facebook: Doctor Yaso. Payasos de Hospital Twitter: @doctoryaso Teléfono: +(58)(212) 267.50.59 Caracas, Venezuela Edición: Magda Ferrer Dirección de arte: Rosana Faría Diseño gráfico y montaje: Luisa M. Ferrer Impreso y encuadernado por: Ex Libris, C.A. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida de ninguna forma y por ningún medio, sea electrónico o mecánico, incluyendo fotocopias, grabaciones y cualquier sistema de almacenaje o de reproducción de información, sin licencia escrita de Doctor Yaso - Payasos de Hospital, A.C.

Esta obra ha sido posible gracias a:


El Ñacurutú Xenóglota Flor Marina Yánez Magda Ferrer

¡ Que una sonrisa sea tu medicina !


A Choche, donde quiera que esté volando… F.M.Y. y M.F.

José Miguel Ferrer Paredes (Choche)

¤ 19-03-1964 † 02-11-2012


Éste era un ñacurutú, parecido a un tucúquere, que vivía muy pachorrudo en un arrayán del bosque. Como era parsimonioso, pachorrudo, pues, tranquilo, los animales vecinos no le hacían caso alguno.


Hasta que un día al despertar descubrió ¡con gran zozobra! que estaba hecho un experto en hablar por xenoglosia. ―¡Buen día! -dijo a la rana, que del susto pegó un brinco. ―Guten Morgen! -dijo al mono que desmayó de la risa.


Volando que te volando alcanzó pronto la orilla de la selva y a una escuela se metió por curiosear. ―Hola -le dijo a un niñito, que respondió con «¿qué tal?». ―Yo soy un ñacurutú. ―Nicanor, ¿cómo le va?. ―Ay ay ay, ¿y ahora qué haré? Hablo en perfecto ‘humanol’. ¿Eso para qué me sirve aquí en la selva?… My God!. Pobre ñacurucutico, ñacurucutunitón, ¡quién ha visto un búho parlante sin camisa y pantalón!


Alejóse de la escuela y entrada la tarde ya se detuvo a descansar sobre una ceiba muy vieja. ―¡Qué pasa pequeño amigo! El peso de tu aflicción mi ramaje zarandea. Así le dijo la ceiba. El ñacurutú primero, suspiró sin responder. Luego como para sí su historia empezó a tejer. Contó sin pausa, bajito, sin esperar de la ceiba la comprensión del lenguaje ni su consideración. Pero para su sorpresa aquel árbol lo entendió y batiendo su follaje suavemente lo meció.


―Ay, mi ñacurucutico, ñacurucutunitón, lo que tú llamas tragedia no es más que una bendición. Hace muchos, muchos años, más de los que tengo yo, los humanos sí podían hablar con nosotros dos. Hablaban con el océano, cantaban como los pájaros, conversaban con el río del viento tenían la voz. Hasta que un día despertaron, así como has hecho hoy, y no recordaron más la Lengua del Corazón (que de La Tierra es llamado el políglota mayor). Pero si tú te concentras y tu atención a él le brindas, dominarás sin temor cualquier idioma que elijas.


Eso hizo el ñacurutú, a la ceiba le creyó. Y a una hormiga que paseaba por las ramas, saludó. La hormiga al fin se detuvo y el ñacurutú cantó una canción que al turpial, admirado, convocó.


Después de tanto aleteo de notas y corazón, dio las gracias a su amiga y a la escuela retornó. A la maestra bonita que encontró allí en el salón ¡cuando se le pasó el susto! sobre la selva le habló. Y tan sabroso contaba y tan clara era su voz, que hasta la hierba del patio para mirarlo creció. Este era un ñacurutú, ñacurucutunitón, que en una escuela ahora enseña a hablar con el corazón.


GLOSARIO

Ñacurutú: Nombre guaraní del gran búho suramericano que habita en los bosques de Argentina y Paraguay. Tucúquere: Nombre común del búho suramericano que habita en los bosques de Chile. Es un poco más pequeño que el Ñacurutú. Arrayán: Árbol suramericano de tronco colorado, hojas menudas y flores blancas. Xenoglosia: Hecho mágico por el cual alguien es capaz de hablar un idioma que no ha aprendido. Xenóglota: Se dice de quien habla por xenoglosia. Políglota: Se dice de quien domina varios idiomas.


Agradecimientos de las autoras Quiero agradecer a mi madre, Flor Lezama de Yánez, que me leía cuentos y me alentó a escribirlos. A los niños que me inspiran tantas palabras. A Doctor Yaso, junto al maravilloso jurado de “Cuentos que Curan”, quienes me han permitido compartir la historia del Ñacurutú. Y a mi amiga Magda (Carola) que lo hizo volar. F.M.Y.

Quiero agradecer a María Magdalena Paredes Mota (Magda), mi madre, por su ejemplo de amor, creatividad y talento infinitos. A Luisa Ferrer, mi hermana, por su apoyo incondicional y ser fuente de inspiración. A José Miguel Ferrer (Choche), mi hermano, por su amor a los animales, y en especial a las aves. A mi amiga Flor Marina por invitarme a acompañarla en esta hermosa aventura. A Rosana Faría por creer en mí. A Jorge Parra por su don de gente y gran paciencia. A Isabel De los Ríos y Luiz Carlos Neves por su tiempo y sabios consejos. Y a mis personas y mascotas queridas, por estar siempre ahí. M.F. (Ca)

Agradecimientos “Cuentos que Curan” Queremos agradecer a Flor Marina Yánez, nuestra primera autora “Cuentos que Curan”, por haber creído en nosotros. A Mónica Montañés, Rosana Faría, María A. Peña y Magda Ferrer, por la gran entrega y dedicación que le brindaron a todo el proyecto. A Luisa M. Ferrer, por su apoyo tan generoso y oportuno aún significándole un gran esfuerzo. A Fabián Zaraza, Eurani Carvajal, Lilver Tovar y Nakarith Galicia, por la desinteresada actitud de colaborar siempre. A Jorge Parra, Francisco Mastrojeni, Reynaldo Vecchionacce y La Nadia María por hacer el trabajo de hormiguitas y "tras cámara" que es siempre tan útil y necesario. Y por último, pero no menos importante, a todos los voluntarios que día tras día apoyan y respaldan cada uno de los proyectos de Doctor Yaso, Payasos de Hospital, y que siempre están presentes.


Cuentos que Curan Doctor Yaso - Payasos de Hospital, A. C., es una Asociación Civil Sin Fines de Lucro, cuyo propósito es aliviar el sufrimiento de niñas, niños y adolescentes hospitalizados a nivel nacional, así como contribuir a la humanización hospitalaria y aportar al desarrollo social, a través de la risa, el humor y la fantasía, generados con actividades lúdicas basadas en la técnica del Clown (Payaso). Siempre respetando el estado del niño, niña y adolescente, los deseos de la familia y el entorno hospitalario. Doctor Yaso es un grupo conformado por voluntarios que semanalmente visitan comunidades, hospitales y ancianatos, entre otros, con el único fin de aliviar y/o cambiar positivamente, al menos durante su visita, el entorno en el cual se encuentran los niños y adultos visitados. En el 2011, surge como iniciativa de esta organización realizar un concurso llamado “Cuentos que Curan” con el fin de captar cuentos que, de una u otra forma, ayudaran a “curar” a todo aquel que los leyera, y que a su vez permitieran que los niños (y grandes que siguen siendo niños), aún cuando no puedan viajar físicamente, puedan llegar adonde su imaginación los lleve. El concurso fue abierto a “todo habitante de La Tierra”, cualquier persona podía enviar su cuento y participar. En el tiempo estipulado, el jurado, compuesto por Rosana Faría (ilustradora), Mónica Montañés (escritora) y María A. Peña (psicóloga), logró el reto de escoger por unanimidad un ganador entre un centenar de buenos cuentos. Tras un arduo y difícil trabajo de clasificación, el cuento ganador de la primera edición del Concurso Cuentos que Curan resultó ser “El Ñacurutú Xenóglota” de Flor Marina Yánez, quién conmovió a todos con su texto. Es con gran orgullo que Doctor Yaso presenta esta obra que usted tiene en sus manos, y lo invita a que la comparta con un niño o un adulto hospitalizado. Si una sonrisa es una medicina, ¡un cuento es un buen remedio!


EL ÑACURUTÚ XENÓGLOTA es una coedición de Editorial Ex Libris y Doctor Yaso, Payasos de Hospital, de 1.000 ejemplares. Estuvo al cuidado de Magda Ferrer. El papel utilizado es Glasé de 60 gramos y las tipografías utilizadas fueron las de la familia Franklin Gothic, en 11 y 16 puntos. En la ilustración la técnica utilizada es cartulina recortada, sobre superficies de 33 centímetros de alto por 66centímentros de ancho cada una. Se terminó de imprimir en los talleres de Ex Libris, C.A. el 15 de Agosto del 2013, en homenaje a todas las notas de alegría que hace brotar un gran corazón. Las autoras, editores y colaboradores disfrutaron de la magia de las plumas, las letras y las sonrisas, y lo siguen haciendo, en Santiago de León de Caracas, Venezuela.

Esta obra ha sido posible gracias a:


Payasos de Hospital

payasos de hospital

Maqueta Ñacurutú v4-1  

Maqueta revisada del cuento del Ñacurutú, versión final.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you