Issuu on Google+


curso de gimnasia para embarazadas

18 de Septiembre El curso es teórico y práctico, con entrega de material. La certificación se dará después del exámen al ser aprobado. Para más información ingresa a www.mamis-gym.com.ar La reserva de vacante se realiza por medio de depósito bancario.


Bienvenida

B

ienvenidos a la segunda edición de Magazine Mamis Gym, gracias a todos por las felicitaciones que hemos recibido, eso no da un empujón para seguir creciendo. En esta edición tendremos cositas nuevas como verán, la segunda parte de la nota cuatro generaciones y mucho más. Acuérdense que pueden dirigirse a nuestra edición para los que deseen publicar o publicitar. Nos vamos acercando al mes del día de la Madre, les proponemos que nos manden una foto de sus panzas! la más votada en Facebook será la ganadora de un Spa Express en la Sede Microcento! Que la disfruten, esperamos con ansias esas fotos. Prof. Marcela Galiano www.mamis-gym.com.ar contacto@mamis-gym.com.ar/magazine@mamis-gym.com.ar 3


Indice

nota de

Matronatacion pág.13 “Amamantar, un encuentro amoroso” por Cynthia Regini

“¿Por qué es importante estimular al bebé?” por Silvia B.Sosa pág. 6

“Cuatro Gen (Segunda P Marcela pág

lactancia


el mes

actividades pág. 24 “Aprendiendo a ser mamá” (Capítulo 1) por Carla Galiano

neraciones” Parte) por Galiano 19

Actividades para embarazadas y profesionales de la salud. Mes Septiembre y siguientes. pág. 28

aprendizaje Septiembre 2011

Directora: Marcela Galiano Edición: Carla Galiano “CXtreme”

Colaboradores: Silvia B. Sosa Cynthia Regini


Matronatación ¿Por qué es importante estimular al bebé? Silvia nos cuenta sus beneficios El principal estímulo para un bebé en su llegada al mundo es su madre que es quien lo invita a aprender y quien atribuirá con un afecto y significado particular cada experiencia… Ciertos dolores y molestias se alivian con la distracción, el movimiento, los cantos, y las caricias afectuosas del agua. Así se vuelven más llevaderos los intensos dolores. La familia aprende a utilizar otras virtudes del baño diario que van más allá de la higiene. Los más mimosos encuentran también su colchoncito tibio durante las clases en el agua, Papá y Mamá son el soporte afectivo que los bebés necesitan para jugar confiadamente en el agua. Las conductas del juego son tan importantes en la vida de los niños que su ausencia es considerada como un síntoma de trastornos o enfermedades que se manifiesta por falta de deseos de jugar. Muchas veces la falta de un

6


Bienvenida

Matronatación

lugar seguro e higiénico para jugar, o nivel físico y emocional mediante los la carencia de tiemcuales se transmipo a causa de las ten los sentimienobligaciones de los tos de amor y teradultos es lo que nura hace postergar estos momentos. La constante inteSilvia B.Sosa rrupción del timbre y el teléfono son algunos de los factores que restan Instructora nacional de natación con Especialización en Matronatación® y gimnasia calidad a los intercambios tempraacuática infantil de la Primera Escuela Arnos entre padres e hijos. Es por eso, gentina de natación para bebes, de la Dra. que los maravillosos encuentros en el Patricia Cirigliano. agua no sólo constituyen la oportuwww.natacionrodante.com.ar natacionr@gmail.com nidad de aprender acerca del mundo acuático y sus exigencias para sobrevivir en él y disfrutarlo sino que también es irremplazable para el intercambio familiar ayudado desde todo punto de vista. Los masajes juntos con el reencuentro con el agua favorecen positivamente el vínculo fami-

“Ciertos dolores y molestias se alivian con la distracción.”

11


Lactancia Amamantar, un encuentro amoroso Son indiscutidos los beneficios de la leche materna como alimento para el bebé. La OMS recomienda lactancia materna exclusiva y a libre demanda, es decir cuando el bebé lo pida y sin límite de tiempo, hasta los 6 meses y continuar con la misma, sumada la introducción progresiva de alimentos complementarios, hasta los 2 años o más. Pero la teta no sólo es alimento, es contacto, comunicación, amor. Es la posibilidad de continuar afuera, con ese lugar conocido, calentito y seguro que era la panza de su mamá. Allí el bebé tenía la temperatura perfecta, movimiento, abrazo y arrullo constantes, no sentía hambre ni soledad. Y como mamás, no teníamos que preocuparnos por saber qué necesitaba nuestro hijo, ni cuándo dárselo ya que nuestro cuerpo se encargaba de todo.

Si nos pensamos como dos seres que disfrutamos un largo y hermoso período de compartir un cuerpo y que ahora deben aprender a estar separados, a entender qué les pasa con estas nuevas situaciones a las que se enfrentan, tal vez podamos ver lo importante y necesario que es permitirnos seguir compartiendo y disfrutando de “estar juntos”. La lactancia materna nos ofrece esa posibilidad Para poder encontrarse hay que conocerse, aprender los ritmos del otro, darse tiempo. Para dar la teta no son necesarios relojes, fórmulas, ni reglas rígidas, sólo darse el permiso y el tiempo para un encuentro de amor

“Es la posibilidad de continuar afuera.”

Cynthia Regini Puericultora de la Asoc. Civil Argentina de Puericultura

13


Nota Bienvenida del mes

Mi nombre Evel ma dolorec es Marcela esciasp Galiano, erchicaest soy dolore, la titularilde eostinv Mamis ellorib Gym uscimendant trabajo y me et auta aleatiae. dedico embarazo Cumdesde dolendi haceonseni años, digniendis amo lo queeiunt, hago.suscimo Nunca cuando loribus,emcoratibus pecé mietcarrera laboratur, pensévenemporem llegar hasta acá fugit isesto. con exerrup Soy tatur? la segunda en esta geQuatur sim neración de et cuatro quodit mujeres. a commod ullorum Y resumiendo quaernam,unquid pocoutmi officab vida podría int et labor que decir ma me voluptio casé muy odit joven explacere y tuve ve-a liqui mi hija rerrum a los 26 fugitiis años,min me quedé nobit vollasola y boristque tuve enihill haceressinci de mamá minus. y papá aparCum, te de ser et etmujer alia veligen y profesora. tiundictur? Fue muy Uga. Solescia duro para mí pa hacerlo con niayaipic que tem. en Miese llabo repudis momento tuve mossintianto que dejar la carrera ent delit de hilleni hiliquamus, medicina que estaba sectis haciendo voloribus y una ime nondespués tiempo natinci duciis me recibí aut de uteprofesovolupta tendign ra de educación ienita eafísica, vellabo fueruptaquam luego que ut liquat me especialicé eostiberum en el embarazo. uta quidelendus ellorestio. Mi experiencia Otasimos de criar rae poreseratem a una hija experorum sola me llevó exerie a esto, doluptat a dedicarme ute praesal ci assitatur ella embarazo, si destion me impulsó… senderrovid ent. Ignimus sita Siempre me im acuerdo intemcuando que numquas estaba magnis con mi panza, rem latio preparando ex et rerrovi la ropa, delitas la mintinctur, casa, todos los simus preparativos rem rent aut hasta et que harum quidestiost, llegó el día tan esperado, audant me exerum falló im mi

19

19


Nota del mes presión por eso terminé en una cesárea que salió por suerte bien. Ahí nació Carla, mi única hija, que es la tercera en esta generación. Mi experiencia como madre fue tener una gran paciencia ya que Carla era terrible y tuve que aprender a sobrellevar eso. Todas nosotras venimos de una generación de mujeres fuertes y luchadoras, no sé si es bueno o malo eso, lo que sí sé que soy autosuficiente en mi vida y eso muy pocas personas lo comprenden… Cuando nació Carla, me sentía torpe, en todo, porque no sabía como iba a hacer para bañarla, darle de comer, vestirla, etc. tenía miedo y me angustiaba todo eso. Hoy a los 21 años de mi hija me

rio de eso porque es solo un recuerdo, que todo lo pude hacer y acá estoy en este momento de mi vida siendo hija, madre y abuela, guau... que palabra “abuela”! sentí una sensación tan rara cuando me enteré que me lloré todo, luego después vino la espera de nueve meses y el parto, algo difícil para mí, porque, a pesar de que yo me dedico a esto hace años no era cualquier embarazada que estaba ahí, sino mi hija y mi nieta que venía en camino. Fue un trabajo de parto largo, pero bueno, me permitió mantener la calma de esa espera tan larga, cuando llevaron a Carla a la sala de parto yo me quedé en la sala de espera y a las 2.20hs del día 9 de Junio sentí una emoción que no pude contenerla.

“Sé que soy autosuficiente y eso pocos lo comprenden.”

20


Cuando de mi hija me avisó que había nacido le pregunté a qué hora había sido y me dijo 2.20hs, no me sorprendí ya que mi madre sintió lo mismo cuando nació mi hija. Esa conexión siempre la tuve con ella, y es el día de hoy que la miro y sé lo que piensa y siente. El ser abuela me conectó con una parte de mi ser que yo desconocía, es sentirse madre sin serlo porque no es responsabilidad de uno, entonces, se puede disfrutar de otra manera la nueva vida que comienza de esa niña, en este caso llena de vida y vigor… esto fue algo raro que pude experimentar pero después del nacimiento en realidad… antes era tanta mi ansiedad que no sabía

todo ya que absolutamente era desconocido para mí. Eso es lo que puedo contar en esta pequeña notita, un poco de mi historia, un poco que es sentirme como abuela, mi nieta es como una luz en mi vida con sus charlas conmigo en sus balbuceos que me encantan, y sus sonrisas sin sus dientitos un amor de simpatía, me encanta eso, aparte de que me gustan los niños. Todos me dicen: “sos una abuela joven” y les digo que sí, nunca esperé ser abuela a esta edad pero acá estoy y me pone muy feliz. Este es mi relato como mamá, abuela, mujer y directora de Mamis Gym

“El ser abuela me conectó con una parte que no conocía.”

Prof. Marcela Galiano

21


Capítulo 1

Aprendiendo a ser mamá ¿Y cómo se hace? Nunca pensé ser madre tan joven y creo que tampoco lo tenía planeado, pero así se dio y lo acepto. Eso sí, no voy a negar que serlo es una experiencia única y apabullante al mismo tiempo que maravillosa e irrepetible... El día que me enteré que estaba embarazada lo primero que pensé fue: ¿Y ahora qué hago?, la misma pregunta se repetía en mi cabeza al estilo disco rayado y sin pausa alguna. En mi caso uno siempre se pone a pensar: ¿y por qué?, ¿qué hago? y ¿ahora qué sigue? pero nunca el ¿y cómo se hace? Claro, en síntesis, en ningún momento de los 9 meses de gestación me pregunté como se hacían las cosas, qué hacer cuando pasa cierta cosa o tal otra, como reaccionar o a quién acudir y es bastante complicado el hecho de ser primeriza y no estar acostumbrada a los bebes, yo por ejemplo nunca había agarrado uno y era mi gran miedo, que se cayera.

Así que todo con respecto a bebés era totalmente desconocido para mí, pedir ayuda no quería, soy bastante orgullosa con eso, y por más que mi madre trabaje con embarazadas y demás, yo quería aprender sola. Así fue que aprendí, me equivoqué y volví a equivocar, pero lo logré. Cuando nació Iara, o sea, apenas di a luz, no pude reaccionar, atiné a agarrarla y mirarla nomás, ya habían pasado muchas horas y estaba exhausta... Quería que todo terminara, necesitaba descansar. Después de todo el papeleo e idas y venidas en la camilla hasta volver a mi cuarto me trajeron a la nena. Lo primero que se me cruzó por la cabeza fue mi gran miedo: “¿y ahora como la agarro?”, la enfermera vino y me la puso en brazos. Te preguntarás que pasó... y... la verdad es que mi miedo desapareció, fue más fuerte el querer abrazarla y mirarla; primero la agarré mal pero después la acomodé, es como si na-

“Me equivoqué y volví a equivocar, pero lo logré.”

24


Aprendizaje cíeramos con el don de saber esas cosas, igual creó que le pregunté a mamá como se agarraba y me dio una de esas respuestas cortas y concisas que al menos ayudan, “así”, me dijo, y repetí la pose… igualmente no te digo que aún no tenía miedo, pero sin dudas era un miedo más leve mezclado con entusiasmo y con una pizca de sorpresa. Pasé un rato observándola y mirando tal cual un fanático, la idolatraba; era hermosa por más que estuviera toda hinchada y colorada, era mi hija, nuestra hija, habíamos creado vida! Pasó la noche... la mañana... Ya era la tarde cuando vino una de las enfermeras, y ese momento fue uno de los cuales te das cuenta, pensás y te

decís: “no sé absolutamente nada, ¿que estuve haciendo estos 9 meses?”. La enfermera me preguntó si le había cambiado el pañal, o sea si ya había hecho pis o caca, la miré, miré la bebe y le dije: “no sé”. Con mucho cuidado la agarró, la puso en la cama y dijo: “ vamos a ver”; el hecho es que tenía el pañal sucio así que me dijo: “bueno, ahora, traé un pañal y cambiala”. Fui hacia donde estaba el bolso con las cosas, acto seguido agarre un pañal y las toallitas, me puse en frente de la bebe, abrí el pañal y sin querer le rompí uno de los abrojos que tienen, me puse más nerviosa de lo que estaba y habrá pasado 200 veces

“Era mi hija, nuestra hija, habíamos creado vida!”

25


Aprendizaje

la frase “que inutil que sos”; respiré hondo, cerré los ojos, la miré y firmemente le dije: “no sé cómo se hace, nunca cambié un pañal”... Capaz que es una tontería, si uno se pone a pensar no es difícil cambiar un pañal, es más, es una bobada, pero yo no sabía, no sabía por dónde empezar y que se me rompiera el pañal no era muy aliciente que digamos… la escena se congeló, yo esperaba una respuesta y hasta sentí que pasó una eternidad… de repente… se sonrió, fue un gran alivio que lo hiciera; me explicó como se hacía, la cambió, le di las gracias y me acosté con la nena. Y así son las cosas, a veces uno necesita pedir ayuda y no se anima o por orgullo no quiere hacerlo, yo ese día estaba sola y tuve que hacerlo, necesité hacerlo, Iara lo necesitaba. no, pregunten, no tengan vergüenza, nadie nació sabiendo.

Si no hubiera sido por la enfermera se podría haber paspado y hubiera sido peor. Aprendí a agarrarla y cambiarla, y me faltaba mucho, sigo aprendiendo todos los días! pero aunque el cansancio y sus llantos te taladren la cabeza basta con una mirada, una sola mirada, para que te vuelvan las ganas. Así que chicas, si son primerizas o no, pregunten, no tengan vergüenza, nadie nació sabiendo. Enséñenles a su pareja también, y si están solas no importa, tener un hijo es algo que nada ni nadie lo va a poder reemplazar. Aprendan juntos, mímense, ríanse; el lazo entre su bebe y ustedes nadie lo va a poder romper así que disfruten y por más que se equivoquen... sigan intentando!

“Sigo aprendiendo todos los días.”

Carla Ileana Galiano

27



Septiembre 2011