Page 70

DISEÑADOR POR ERROR POR

Silvio Diggler

Hay personas que desde muy jóvenes tienen clara la profesión que aspiran a ejercer. En el caso del diseñador Andreas Kamp Bünger no fue el caso. El adentrarse en esta materia fue fruto de un malentendido adolescente. Una decisión inconsciente que lo llevó a descubrir esta profesión por casualidad.

“Me apunté en un curso de diseño gráfico pensando que era de dibujo. Antes de hacerlo no había reparado nunca en esta disciplina, pero me atrajo desde el primer día. Me fascinó la idea de que podía solucionar problemas”, explica el diseñador danés, que cinco años más tarde acaba de terminar su carrera. Huir de la tradición danesa de diseño es casi imposible para alguien formado y nacido en este país. Pero, a veces, lo intenta. “Aspirar a hacer cosas sencillas y racionales con una calidad material alta bebe directamente de este legado. Pero, a la vez, me da la impresión de que muchos diseñadores daneses siempre quieren hacer trabajos muy conceptuales. Intento alejarme de ello si no es necesario. Creo que forzar un concepto puede ser un impedimento para hacer una buena comunicación. Prefiero ser lo más inclusivo posible en vez de excluir”.

68 / YOROKOBU / Nº32-2012

Como muchos diseñadores actuales, Bünger sufre un especial apego a un pasado que, según él, estaba más enfocado a la calidad de los productos y menos en el márketing. “Me da la impresión de que las cosas eran más auténticas en la primera mitad del siglo 20. Intento incorporar este sentimiento en mis piezas”. A la hora de trabajar, el joven danés se rodea de matemáticas, física y fotografías antiguas. “Siempre empiezo escribiendo ideas al azar. Luego recolecto información, libros, citas, imágenes. Intento visitar lugares relacionados con el tema que tengo que trabajar. Museos, parques, fábricas, eventos deportivos. Es aquí donde suelen salir los mejores conceptos”. Pasar de la idea al trabajo requiere horas y horas delante del ordenador. Repasando y revisando que las líneas estén rectas lo llevan “hasta altas horas de la madrugada”. Es en estos momentos donde dice que realmente disfruta. “Normalmente es lo contrario para los diseñadores. Pero a mi lo que más me gusta es pasar horas desarrollando y perfeccionando mi trabajo”.

www.engelbreckt.com

32  
32  

http://www.yorokobu.es/wp-content/PDF/32.pdf

Advertisement