Page 22

POR ANTONIO DYAZ

FOTOS SÍ, VÍDEOS NO En la película People I know (Daniel Algrant, 2002), que en España se tituló Relaciones confidenciales, Al Pacino interpreta a un agente de prensa que se ve envuelto en un buen lío por culpa de un novedoso aparato. Acude a una fiesta privada y llena de VIP, donde se improvisan orgías y se consume toda clase de drogas. Allí, la guapa Téa Leoni es registrada a la entrada por los ‘gorilas’, que tienen orden de confiscar durante el evento todas las cámaras y teléfonos móviles (el smartphone todavía no se había inventado). Pero la chica lleva en el bolso una miniconsola para jugar con su hijo que incorpora una novedosa función ‘vídeo’. El cancerbero no le requisa el aparente juguete con el que Téa graba escenas que ponen en peligro su vida y la de Al Pacino. En el Palacio de Cristal de Madrid, y en otras muchas salas de exposiciones, han proliferado unos coquetos cartelitos que rezan: ‘Fotos sí. Vídeos no’. Piensen en ello. Están exigiendo al personal de seguridad y vigilancia unas aptitudes propias de ingenieros de telecomunicaciones. Han de conocer todos los dispositivos móviles (smartphones, cámaras digitales, tabletas, etc.) para saber en qué modo u opción el usuario está tomando la imagen, o qué prestaciones tiene el modelo en cuestión. La consola Nintendo 3DS salió al mercado con la posibilidad de tomar fotografías en 3D y, después, mediante una actualización push, marca de la casa, el mismo aparato se convirtió en una peculiar cámara de vídeo. Si el guardia de seguridad del Palacio de Cristal ve a un crío manejando una consola Nintendo, ¿sabrá que debe interceptarla?

20 / YOROKOBU / Nº32-2012

Probablemente, el personal de seguridad deba recibir un curso avanzado de gadgets y nuevas tecnologías. Cabe imaginar los futuros exámenes de capacitación para porteros de discoteca, que deberán estar al tanto de las novedades que publica WIRED o estar suscritos a los blogs más punteros. La inminente conquista del mercado por parte de las gafas que pueden grabar vídeo en HD añadirá más incertidumbre a este tipo de prohibiciones. La progresiva miniaturización y estilización de los gadgets hace que sean cada vez más elegantes y que no se diferencien de objetos cotidianos. Antes solo podían hallarse en las simpáticas ‘Tiendas del Espía’, a precios prohibitivos y con diseños propios de Mortadelo y Filemón, y ahora cualquier reloj, bolígrafo o alfiler de corbata puede filmar una timba clandestina o un gang bang en un club de swingers, por poner dos ejemplos inocentes. El señor Montaña de Azúcar (Zuckerberg) ya ha dinamitado cualquier resquicio de privacidad, y las protestas de la comunidad internauta cada vez son más tímidas y menos airadas. ¿Y si Zuckerberg tiene razón y la privacidad, después de todo, no es tan importante? Todos los modelos de negocio 3.0 flirtean con la geolocalización para ofrecernos servicios personalizados y locales, lo que es una intromisión absoluta en nuestra esfera privada, y, sin embargo, divertido. La brecha digital es cada vez menos digital y más cultural. Vídeos sí. Fotos no.

32  
32  

http://www.yorokobu.es/wp-content/PDF/32.pdf

Advertisement