Issuu on Google+

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CENTRO FACULTAD DE AGRONOMÍA

SIG

EN ARQUEOLOGÍA

Por: Sergio Magallanes Director: Dr. Rafaél Curtoni Co-director: Dr. Marcelo Gandini

Trabajo de tesis para optar por el título de: Magister en Teledetección y Sistemas de Información Geográfica

2013


Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires

Facultad de Agronomía

SIG en Arqueología

Sergio A. Magallanes Director: Pedro Rafaél Curtoni Co-Director: Marcelo Gandini

Tesis para optar al grado de Magister en Teledetección y Sistemas de Información Geográfica

2013


A mis hijos Facundo, Abril, Sol y Lara


AGRADECIMIENTOS Muchos son los que han colaborado directa o indirectamente de una u otra forma

en la realización de este trabajo; Mi agradecimiento especial a

Marcelo Gandini por enseñarme siempre una cosa nueva en cada reunión de tesis, a Rafael Curtoni, por su apoyo incondicional a este emprendimiento de maridar GIS y arqueología. A mis amigos y compañeros de trabajo por escuchar mis dudas y logros en el uso de los GIS, que finalmente concluyeron en esta tesis: Maximiliano Peret, Sergio Cisneros,

Walter Gómez, Mario Alfaro, Dario Machado, Nicolas

Casado, Exequiel Alonso, Paula Lerchundi, Paula Siracura, Pablo Zamora, Sebastián Magallanes, Sebastián Lindner, Claudio Miguel Gallastegui, Horacio Villalva y Miguel Ciley. Finalmente agradecer el apoyo de mi familia: el “aguante” de mis hijos, Facundo, Abril, Sol y Lara, a mi querida “Viejita” por cuidar de ellos y darme tiempo para dedicarle a esta tesis, a mis hermanos por estar siempre y finalmente a “mi viejito” querido que desde algún lugar hoy sonrie. GRACIAS A TODOS.


ÍNDICE AGRADECIMIENTOS INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

1

CAPÍTULO I: MARCO TEÓRICO Sistemas de Información Geográfica -SIGTeledetección Espacial

4 16

CAPÍTULO II: ÁREA DE ESTUDIO Área de estudio

23

Marco medio ambiental

30

CAPITULO III: ANTECEDENTES DE SIG EN ARGENTINA Y SUS USOS EN INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS EN LA REGIÓN PAMPEANA SIG en la argentina

32

Sistemas de información geográfica y la arqueología

37

CAPÍTULO IV: METODOLOGÍA DE ANÁLISIS Modelos digitales de terreno

43

Modelos de conectividad

50

Aplicación de los SIG en la interpretación arqueológica

54

Software utilizados en la edición y análisis de los datos arqueológicos

56

ARC/VIEW

56

ENVI

59

Idrisi

62

CAPÍTULO V: PROCEDIMIENTOS Y ANÁLISIS TOPOGRÁFICO Aproximación topográfica de la región

66

Vectorización de sitios arqueológicos prehispánicos en estratigrafía

87

CAPÍTULO VI: PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES Modelo de acceso a los recursos líticos

90


Costo de movilidad para el sitio Laguna del Fondo

93

Costo de movilidad para el sitio Laguna de la Ruta

95

Costo de movilidad para el sitio Manantial Naicó

96

Costo de movilidad para el sitio Laguna de Paisani

98

Modelo de Camino Óptimo

99

Procedimientos para obtener el modelo del camino óptimo para el sitio 102 laguna del fondo Procedimientos para obtener el modelo de camino óptimo para el sitio 107 laguna de la ruta Procedimientos para obtener el modelo de camino óptimo para el sitio 112 manantial naicó Procedimientos para obtener el modelo de camino óptimo para el sitio 117 laguna de paisani Conclusiones

122

APÉNDICE I: SITIOS ARQUEOLÓGICOS EN EL AREA DE ESTUDIO Sitios arqueológicos en estratigrafía

124

Sitio Laguna Del Fondo

125

Sitio Laguna De La Ruta

127

Sitio Manantial Naicó

128

Sitio Laguna De Paisani

131

Sitios arqueológicos de superficie

136

Laguna Del Potrillo Oscuro

137

Bajo De Coni

137


Laguna El Paraíso

139

Bajo del Medio

140

Sector Camping

141

Laguna De Montoya

142

Laguna De Chapalcó

144

Laguna Loncoché

145

Laguna De Rojo

145

Laguna Bajo Palomas

147

Laguna Sin Nombre

148

Laguna del Médano Blanco

148

Laguna San Adolfo

149

Laguna De Carricaburu

149

Médanos De Peñin

150

Médanos Ruta 7

151

Médanos De Toay

151

Médano Solo

152

Estancia Los Álamos

152

Cañadón De Fernández

153

APÉNDICE II RECURSOS LÍTICOS DEL ÁREA DE ESTUDIO fuentes de materias primas líticas

155


Posibles de fuentes de materias primas líticas

159

Laguna El Carancho

159

Sierras Carapachá Chica

160

Limay Mahuida

161

Loma Alta o Loma Negra

161

Cerro El Guanaco

162

Lomas De Olguín

162

Cerro Colón

163

BIBLIOGRAFÍA

164


INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

INTRODUCCIÓN La disponibilidad de datos geográficos computarizados ha llevado a profundos cambios en cómo utilizar y comprender la información georeferenciada a través de los actuales Sistemas de Información Geográficos (SIG); los cuales constituyen un conjunto de procedimientos diseñados para procesar la captura, recolección, administración, manipulación, transformación, análisis, modelamiento y graficación de información en referencia al espacio geográfico. Permitiendo representar y localizar espacialmente estadísticas e indicadores,

estudiar

su

evolución,

así

como

localizar

zonas

vulnerables o sujetas a riesgos dados por fenómenos naturales o de carácter antrópico. Se suele decir que "una imagen dice más que mil palabras", por eso los SIG constituyen una poderosa herramienta para el estudio de la interrelación ambiente-sociedad, integrando el análisis de grandes cantidades de datos y haciendo posible superponer y diseñar indicadores que admitan distintas escalas o niveles de agregación, por lo cual se constituye como una herramienta con diversas prestaciones para el análisis arqueológico. En este trabajo

hacemos uso de los SIG en el análisis 1


INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

paisajístico

y su correlación con los posibles caminos para el

aprovisionamiento de materia prima lítica de los sitios phrehistóricos que se localiza en el centro-este de la provincia de La Pampa, en el área ubicada entre los paralelos 36º 25` y 37º 12’ de latitud Sur y los meridianos de 64º 00` de longitud Oeste de Greenwich, comprendiendo el sector

occidental de la región

pampeana

Argentina, compartiendo características tanto de la subregión pampa húmeda como de la subregión pampa seca. OBJETIVOS La finalidad general de este trabajo a punta a proponer un modelo predictivo de localización de sitios arqueológicos en función de los posibles caminos transitados por los grupos humanos para el aprovisionamiento de materias primas líticas. Por otro lado y en forma particular se busca elaborar una base de datos de índole relacional con variables espaciales (mapas temáticos); a partir del análisis de información procedente de imágenes

satelitales,

e

informaciones

cartográficas.

Ubicar

geográficamente espacios con condiciones “óptimas para la ejecución de las diferentes etapas en el aprovisionamiento de materias primas líticas”

es

decir

con

mayores

probabilidades

de

recurrencia

arqueológica según el conocimiento actual y en función de estos resultados definir unidades de muestreo con una mayor factibilidad 2


INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

de prospección teniendo en cuenta: características geomorfológicas y los posibles recorridos de los grupos humanos, lo cual constituirá un mapa de expectativas arqueológicas del área de estudio. En el primer capitulo de esta tesis enmarcamos a los SIG en "la sociedad

de

la

información"

en

la

que

resulta

esencial

la

disponibilidad rápida de información para resolver problemas y contestar preguntas de manera inmediata. Se trata de sofisticadas herramientas multipropósito con aplicaciones en campos tan diversos y dispares como la planificación urbana, la gestión catastral, la ordenación del territorio, el medio ambiente, la planificación del transporte, o como en el caso particular de esta tesis en el análisis arqueológico.

3


CAPÍTULO I

CAPITULO I MARCO TEÓRICO En este capítulo se hace referencia a la Sociedad de la Información y el papel de los Sistemas de Información Geográfica SIG, analizándose varias de sus definiciones, los datos

que pueden manejar y la forma de su

representación. Por último se aborda

el concepto

de

teledetección y su

relación en las definiciones otorgadas a los SIG, y en particular como se articula en esta tesis en relación con el análisis arqueológico. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA -SIGEste nuevo siglo se encuentra caracterizado por una profunda transformación de nuestra “cultura material” fundamentada sobre un nuevo paradigma tecnológico estructurado en torno a las nuevas tecnologías, entendidas éstas de la misma manera que fue definida por Manuel Castells, como: “uso del conocimiento científico para especificar modos de hacer cosas de una manera reproducible”. “Entre las tecnologías de la información incluyo, como todo el mundo, el conjunto convergente de tecnología de la microelectrónica, la informática (máquinas y software), las telecomunicaciones / televisión/radio y las optoelectrónica.” (Castells. 2008:60) Los cambios sustanciales que han producido los últimos avances tecnológicos consolidan a esta nueva etapa como una revolución tecnológica, la cual no tiene como objetivo principal focalizarse en el conocimiento y la información, sino que apunta a la aplicación de éstos en la construcción de dispositivos de procesamiento y comunicación de la información, proceso del cual deviene como resultado nuevo conocimiento.

4


CAPÍTULO I

La tecnología de la información es para esta revolución lo que fueron las nuevas fuentes de energía para las sucesivas Revoluciones Industriales, en donde la generación y distribución de la energía fue su elemento clave y subyacente. La nueva Revolución Tecnológica ha dado como resultado una nueva estructura social, nuevas relaciones entre los seres humanos y la tecnología, originando lo que hoy conocemos como la sociedad de la información (Castells 2000), una nueva cosmovisión del mundo y fundamentalmente de nosotros mismos, en donde la percepción de nuestro entorno se modifica sustancialmente,

nuestra circunstancia no se encuentra sujeta a un punto

único en el espacio, los perímetros geográficos se diluyen, y nuestros horizontes físicos comienzan a desaparecer. Esta nueva realidad social se constituye como la expresión de las realidades y capacidades de los medios de comunicación actuales en donde el almacenamiento de información, la propagación de video, sonido, textos e imágenes han podido comprimirse en soportes de almacenamiento como los discos compactos o a través de señales que no podrían conducir todos esos datos si no hubieran sido traducidos a formatos digitales. La digitalización de la información es el sustento de la nueva revolución informática en donde se constituye la sociedad de la información, en la cual no hay un centro y por lo tanto, tampoco una periferia, todos podemos ser el centro, aunque jamás sepamos qué tan lejos están los alrededores. El desarrollo de la Sociedad de la Información, en el siglo XXI, se constituye en un contexto marcado por los nuevos retos y las nuevas oportunidades que parece representar el nuevo siglo. 5


CAPÍTULO I

Los Sistemas de Información Geográfica (en adelante de denominarán SIG) se estructuran como parte

de los Sistemas de Información –SI-

integrándose al paradigma social, entendido éste como una estructura social en donde la creación, distribución y manipulación de la información se constituyen como la porción más importante de las actividades culturales y económicas. Una de las primeras personas en desarrollar un concepto de la sociedad de la información fue el economista Fritz Machlup. El concepto fue empleado por primera vez en su libro “The production and distribution of knowledge in the United Status” (1973), en donde concluía que el número de empleos que se basan en la manipulación y manejo de información es mayor a los que están relacionados con algún tipo de esfuerzo físico; relativamente similares serían los conceptos de sociedad post-industrial (Daniel Bell), posfordismo, sociedad postmoderna, sociedad del conocimiento, entre otros. Sin embargo, la concepción actual de lo que se entiende por Sociedad de la Información es influjo de la obra del sociólogo japonés Yoneji Masuda, quién en 1981 publicó The Information Society as Post-Industrial Society, traducido al castellano en 1984 como "La Sociedad Informatizada como Sociedad Post-Industrial". En este nuevo contexto los científicos se enfrentan al reto de “vivir” de acuerdo con las exigencias de este nuevo tipo de sociedad, estar informados y actualizados, innovar, pero sobre todo generar propuestas y generar conocimiento, que surge de la posibilidad de acceso y análisis de millones de datos que se encuentran en la sociedad de la información cimentada sobre la estructura tecnológica que se constituye como la era de la conectividad. Dentro de este contexto social y tecnológico la demanda de almacenamiento, análisis y despliegue de datos espaciales complejos y 6


CAPÍTULO I

extensos ha ocasionado que en los últimos años se incremente el uso de computadoras para el manejo de los datos y la creación de Sistemas de Información Geográfica. La principal tarea de un SIG consiste en apoyar y asistir en la toma de decisiones espaciales para el manejo y conservación de recursos (Valenzuela, 1989). Es decir, tiene como meta transformar datos geográficos en información válida para la toma de decisiones, utilizando herramientas y modelos analíticos provenientes de diferentes disciplinas. Los objetivos de los Sistemas de Información Geográfica se diversifican en función de la Sociedad de la Información, y en relación a este abanico de posibilidades y necesidades de este paradigma social se configuran diferentes concepciones de los SIG. Están quienes los consideran como una caja de herramientas para tratamiento y análisis de la información espacial al servicio de la planificación y gestión del territorio (Burrough, 1986), otra mirada considera a éstos como un tipo especial de base de datos (Cebrían, 1988), o como un sistema informático (equipo y programas) donde el SIG cobra protagonismo (Aronoff, 1989), o quienes lo consideran como sistemas orientados a facilitar información georreferenciada para la toma de decisiones (NCGIA, 1990; Gutiérrez y Gould, 1994). Dentro de estos diferentes marcos conceptuales encontramos un gran número de definiciones sobre SIG, dentro de las cuales citamos las siguientes: • "un juego automatizado de funciones que proporcionan a los profesionales

las

capacidades

avanzadas

para

el

almacenamiento,

7


CAPÍTULO I

recuperación,

manipulación

y

despliegue

de

datos

geográficamente

localizados" (Ozemoy,al del et., 1981, el pp. 92); • "sistema, comúnmente basado en computadoras, para el manejo de datos espaciales." Esta "... diseñado para aceptar grandes cantidades de datos espaciales derivados de una variedad de fuentes,... y para guardar eficazmente, recuperar, manipular, analizar y desplegar estos datos según las especificaciones definidas por el usuario" (Peuquet, 1984, el pp. 923, 926). •

"sistema de información que está basado en datos referenciados por

coordenadas geográficas" (Curran, 1984, el pp. 153). • " juego poderoso de herramientas para coleccionar, guardar, recuperar a voluntad, transformar y desplegar datos espaciales del mundo real para un grupo particular de propósitos" (Burrough, 1986, el pp. 6); • "sistema asistido por computadora para la captura, almacenamiento, recuperación, análisis y despliegue de datos espacial" (Clarke, 1986, el pp. 1); • "sistema

de

información espacial automatizado e internamente

referenciado para el manejo de datos, mapeo y análisis" (Berry, 1987b, pp. 1405); • "sistema de apoyo a las decisiones que involucra la integración de datos espacialmente referenciados en un ambiente de resolución de problemas" (Cowen, 1988, el pp. 1554); • "tecnología de información que guarda, analiza y despliega datos espaciales y " no espaciales. ... El SIG realmente es una tecnología, y no necesariamente se limita a los confines de un solo sistema software bien definido" (Parker, 1988, el pp. 1547);

8


CAPÍTULO I

• "configuración de hardware y software diseñado específicamente para la adquisición, mantenimiento y uso de datos cartográficos" (Tomlin, 1990, el pp. XI). • "sistema de información diseñado para trabajar con datos referenciados por las coordenadas espaciales o geográficas. ... un SIG es ambos un sistema de base de datos con las capacidades específicas para datos espacialmente referenciados, así como también un juego de operaciones para trabajar con los datos" (Star y Estes, 1990, el pp. 3). Como podrá notarse a través de una lectura analítica de las definiciones enunciadas, puede trazarse como vector conectivo a todas ellas la redundancia que se hace sobre la información geográfica organizada y sistematizada en una base de datos. Podemos decir entonces que un SIG se constituye en primera instancia como un conjunto de procedimientos de análisis y manipulación de datos, un sistema que permite la interacción del usuario, convirtiéndose en algunos casos en un sistema de apoyo a la decisión, en ellos los datos

se

estructuran para servir de ayuda a la toma de decisiones (Bosque Sendra, 1992). En resumen un SIG es un sistema computarizado que permite la entrada, almacenamiento, representación, análisis de datos; así como la salida eficiente de información espacial (mapas) y atributos (tabulares) (Burrough, 1986 y Valenzuela, 1989), de acuerdo a especificaciones y requerimientos concretos del usuario (Gráfico 1.0) En función de estas definiciones podemos deducir que en un SIG pueden ubicarse tres tipos básicos de datos: 9


CAPÍTULO I

1)

El dato espacial, el cual describe los objetos en su distribución

geográfica (ubicación en coordenadas de latitud y longitud). 2)

Los metadatos, información de los atributos, el cual contiene

información referido a la dimensión espacial, es decir en su posición, forma, localización absoluta y relativa. 3)

Frecuencia temporal, referido a la resolución temporal (año, mes

día, momento del día). Los distintos tipos de datos mencionados anteriormente se almacenan a través de las estructuras de las bases de datos geográficos, usualmente en modelos de estructuras vectoriales (segmentos) o de estructuras de celdas (teselares). Los modelos estructurales de datos condicionan en gran medida la forma en que se pueden presentar y manipular los datos. a estructura de una imagen en que son entendidos y manipulados los datos y realidades dentro de los SIG ha sido sintetizado recientemente con éxito por Tschan (Tschan 1999). Según este autor los dominios de un SIG quedan enmarcados en los siguientes conceptos: •

Los modelos de datos, o parte real del mundo a integrar dentro de nuestro sistema, es decir la realidad a la que hacen referencia nuestros datos informáticos.

10


CAPÍTULO I

ESTRUCTURA BÁSICA DE UN SIG ESTRUCTURA BÁSICA DEL SIG UTILIZADO EN ESTE TRABAJO

Gráfico 1.0

La estructura de los datos, o composición y forma en la que los datos son integrados en el SIG.

11


CAPÍTULO I

La representación de los datos, o forma en la que los datos son representados.

La topología de los datos o relación de las propiedades de los datos. Estos conceptos quedan estructurados a lo largo de un proceso cíclico

en función de un segmento temporal a analizar sobre el mundo real, una parte del mismo, o objeto de nuestro interés.

Se constituye en un proceso de

abstracción de la realidad la cual debe adaptarse a un modelo computacional conceptual, que estructure un modelo lógico, empírico de análisis, o una simple representación de los datos. Este proceso se ha producido desde la aparición de los sistemas CAD (Computer Aided Design o Diseño Asistido por Ordenador) a la actual generación de SIG; de esta forma, las dos fases intermedias de abstracción y adaptación a modelos digitales de la información se realizan a partir de dos formas básicas de modelos o estructuras de datos: 1. El modelo raster: éste modelo se basa en el principio de la reducción teselar; utiliza una matriz reticulada

de celdas

contiguas de un área

uniforme, cada una de estas celdas contiene información referida a una porción particular del espacio geográfico incluida en ella. Las celdas representan la unidad mínima del espacio representado en la imagen, por lo tanto, la “realidad”, en este caso se ve reducida mediante la “simplificación” de una malla de teselas a un conjunto de valores asignados a dichas celdillas/píxel (Gráfico 1.2). Si bien en el modelo raster las dimensiones reales a tratar siempre se verán sujetas a las limitaciones derivadas de la resolución

del

píxel1,

es

posible

realizar

operaciones

matriciales

1

Acrónimo formado por las palabras inglesas: Picture, element. Constituye el elemento simple de una imagen digital.

12


CAPÍTULO I

matemáticas

y

lógicas,

en

estas

operaciones

los

datos

pueden

transformarse, asociarse, correlacionarse y combinar sus atributos.

Gráfico 1.2 En la actualidad este modelo es considerado el más óptimo

en la

aplicación de procedimientos de análisis espacial y para el ingreso de datos en un SIG de imágenes satelitales, admitiendo en la mayoría de los casos la incorporación de bases de datos convencionales

(Morain y López Barros

1996). Existe una variante del modelo raster, denominada quadtree, la diferencia fundamental reside en que dentro de una misma composición cartográfica se pueden encontrar diferentes tamaños de píxel (Gráfico 1.3). El objetivo básico de este modelo es optimizar la disposición espacial de los píxel utilizando tamaños óptimos para cada distribución espacial (Dyer 2002).

13


CAPÍTULO I

Gráfico 1.3

2. El modelo vectorial: parte de la definición cartesiana de elementos a partir de sus coordenadas referidas a un sistema de proyección geográfica. Los modelos son creados de esta forma desde lo más elemental a lo más complejo. El modelo de datos se basa en el objeto, o lo que es lo mismo, en que las entidades del mundo real, definidas por sus propias características espaciales, a partir de criterios de exactitud espacial (Tschan 1999). Las estructuras básicas de este modelo serán por tanto, puntos, líneas y polígonos (Gráfico 1.4).

14


CAPÍTULO I

Gráfico 1.4 En algunos casos se han propuesto como estructuras de datos diferenciados los TINs (Triangular Irregular Network) (Gráfico 1.5). Realmente no son más que estructuras derivadas de matrices de puntos con valores altimétricos, y por tanto de formatos vectoriales. Han sido diseñadas para la representación de superficies tridimensionales y su posterior análisis (visibilidades, volúmenes, pendientes, etc.).

15


CAPÍTULO I

IMAGEN TIN DEL ÁREA DE ESTUDIO Imagen Triangular Irregular Network

Gráfico 1.5

TELEDETECCIÓN ESPACIAL La teledetección espacial puede ser entendida como aquella técnica que permite adquirir imágenes de la superficie terrestre desde sensores instalados en plataformas espaciales. Es importante tener en cuenta que existe una interacción energética entre la tierra y el sensor en el satélite, ya sea por reflexión de la energía solar o de un haz energético artificial (Chuvieco y Huete 2010) (Gráfico 1.6).

16


CAPÍTULO I

Gráfico 1.6

Un sistema de teledetección espacial incluye básicamente cinco (5) elementos: 1. La fuente de energía, la cual supone el origen de la radiación electromagnética que detecta el sensor. Esta energía puede provenir de un foco externo al sensor (la fuente de energía más importante es el Sol), en cuyo caso se habla de teledetección pasiva, o emitido por el propio sensor, llamado teledetección activa. 2. La

cobertura

terrestre,

vegetación,

suelos,

agua,

construcciones

y

modificaciones antrópicas, las cuales de acuerdo a sus características físicas emiten o reflejan energía. 3. El sistema sensor, compuesto básicamente por: 17


CAPÍTULO I

a. El sensor propiamente dicho. b. La plataforma que lo alberga 4. Sistema de recepción y distribución, en este punto

es donde se recibe la

información previamente transmitida por la plataforma, la cual es grabada en un formato adecuado, después de ser analizada y corregida se distribuye a los interesados. 5.

Finalmente el último integrante de este sistema es “el intérprete”, que dependera de los objetivos del trabajo en cuestión. La teledetección

entendida como la

técnica que permite obtener

información a distancia de objetos sin que exista un contacto material, comenzó a instalarse en el pensamiento científico aproximadamente desde el año 1946 a 1950, cuando desde Méjico se lanzan los primeros cohetes americanos V-2, los cuales incluían entre sus múltiples dispositivos pequeñas cámaras fotográficas (Chuvieco 2008). Los proyectos en un principio no se centraron en la utilidad de la información que se podía obtener y analizar desde la toma de las cámaras instaladas en cohetes, misiles balísticos y satélites, sin embargo y pese a la poca información que se obtuvo de estos primeros proyectos, se planteo la necesidad constante de la obtención de información de la superficie de la tierra. La observación sistemática de la cobertura de la tierra comienza en el año 1960 con el lanzamiento del TIROS-I, primer satélite meteorológico con una cámara de televisión de baja resolución espacial, esta tecnología daba la oportunidad a los

meteorólogos de discriminar entre nubes, agua, hielo y

nieve. La serie de satélites TIROS, llamados NOAA a partir de 1970, continúa

18


CAPÍTULO I

vigente en nuestros días, siendo el satélite NOAA-16 el último en haber sido puesto en órbita (Chuvieco 2008). La teledetección se hizo definitivamente presente en los primeros programas espaciales tripulados en la década de los 60, Mercury, Gemini y Apolo. En las órbitas descritas por el Apolo 9 alrededor de la Tierra antes de alunizar, se llevó a cabo el primer experimento controlado de fotografía multiespectral. Los resultados analíticos obtenidos a partir de la información de los recursos naturales terrestres desde los primeros satélites meteorológicos y las misiones espaciales tripuladas, impulsaron a la NASA (National Aeronautics and Space Administration) y al Departamento de Interior de los Estados Unidos en 1967, a desarrollar el Programa de Observación ERTS (Earth Resources Technology Satellites), conocido comúnmente como LANDSAT. El programa ERTS tuvo su primer satélite orbitando el 23 de julio de 1972, el cual continuo operando hasta el 6 de enero de 1978. Llevaba el sensor MSS (Multi Spectral Scanner) que medía reflectividades de la superficie en cuatro intervalos espectrales diferentes, situados entre 0.5 y 1.1 μm (Gráfico 1.7). A partir de los LANDSAT, el interés de la comunidad científica internacional por la teledetección ha crecido exponencialmente, contándose por miles los estudios realizados con las imágenes que proporcionan los satélites. Nuevas misiones y proyectos fueron diseñados para la observación terrestre y su atmósfera.

19


CAPÍTULO I

ESPECTRO ELECTRO-MAGNÉTICO

Gráfico 1.7 Dentro de los múltiples proyectos derivados del programa ERTS podríamos mencionar

el laboratorio espacial tripulado Skylab, lanzado en

1973, poco después, en 1978, se lanzaban los satélites HCMM y el Seasat-1, éste último disponía de un radar de apertura sintética. A continuación le han seguido una larga lista como por ejemplo, el SPOT francés, el MOS japonés, el RADARSAT canadiense, el IRS indio y el ERS de la Agencia Europea del Espacio, entre otros tantos. En esta tesis se trabajo haciendo uso de las imágenes provenientes de la Misión de Radar Topográfico del Transbordador Espacial (SRTM) lanzado en el año 2001; Dicho proyecto surge de la cooperación entre la NASA , la "National Geospatial-Intelligence Agency of the United States" (NGA), el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, y las agencias espaciales de Alemania (DLR) e Italia (ASI) (Gráfico 1.8).

20


CAPÍTULO I

DISTANCIA DESDE LA TIERRA A LOS DIFERENTES SENSORES DE TELEDETECCIÓN

Gráfico 1.8 En este trabajo abordaremos a la teledetección como parte integral de los SIG, ya que como se dijo en párrafos anteriores los SIG se constituyen como un conjunto de procedimientos de análisis y tratamiento de datos, reforzando la interacción de estos con el usuario, apuntando a estructurarse como una herramienta en la toma de decisiones (Bosque Sendra, 1992), es decir la entendemos como la base analítica de la observación remota de la superficie terrestre la cual no solo se refiere a la obtención de la imagen, sino,

21


CAPÍTULO I

a la obtención de información sobre un objeto, área o fenómeno a través del análisis de los datos adquiridos por un instrumento que no está en contacto con el objeto, área o fenómeno bajo investigación (Chuvieco, 2008). A partir de lo cual consideramos que la teledetección se encuentra incluida dentro del eje articulador de las múltiples definiciones otorgadas a los SIG, por lo cual la consideramos como un módulo de análisis de éstos.

22


CAPÌTULO II

CAPITULO II AREA DE ESTUDIO En este capítulo se presenta la ubicación geográfica del área de estudio, las dimensiones

espaciales y las particularidades que

presenta al encontrase en una zona de transición o ecotono entre las subregiones pampa seca y pampa húmeda. Finalmente se caracteriza el marco medioambiental del área de análisis en base a multiples estudios geomorfológicos realizados a partir

de

los

cuales

mostramos

brevemente

la

evolución

paleoambiental del área.

AREA DE ESTUDIO El área de estudio se localiza en el centro-este de la provincia de La Pampa, correspondiendo al sector occidental de la región pampeana Argentina, compartiendo características tanto de la subregión pampa húmeda como de la subregión pampa seca. Este espacio comprende parte de los departamentos Capital, Toay, Utracán y Atreucó, y está situado entre los paralelos de 36º 25’ y 37º 12’ de latitud Sur y los meridianos de 64º 00’ y 65º 00’ de longitud Oeste de Greenwich (figura 2.1).

23


CAPÌTULO II

Figura 2.1: Ubicación geográfica del área de estudio La extensión del área de estudio posee 96 km de largo por 85,5 km de ancho, lo cual equivale a una superficie total de 8.208 km². La particularidad de la misma obedece a que se ubica en una zona de 24


CAPÌTULO II

transición o ecotono entre las subregiones pampa seca y pampa húmeda, hecho que remarca la confluencia de características medioambientales diversas. En dicha área están representadas diferentes unidades y subregiones geomorfológicas. Por un lado, incluye una parte de la unidad geomórfica mayor denominada Llanura Pampeana de Modelado Eólico Superimpuesto y por otro lado, una parte

de

la

unidad

mayor

denominada

Sistemas

de

Valles

Transversales (Calmels 1996). La primera se caracteriza por ser la más extensa de las unidades geomorfológicas de la provincia y por tener un manto de arena en la superficie de espesores variados (entre 0.4 y 15 m). Las acciones eólicas intensas han modelado la superficie y originado geoformas típicas como médanos, cordones medanosos, ondulaciones arenosas, planicies arenosas, aunque en algunos lugares se presentan planicies antiguas y cerros testigos en los cuales aflora la costra calcárea (Calmels 1996, Visconti 2002). El relieve de esta unidad varía localmente desde plano y muy suavemente ondulado hasta ondulado y colinoso, con afloramientos rocosos, geoformas relictuales y cerros. Esta unidad morfosedimentaria podría haberse formado al final del Pleistoceno superior durante el último máximo glaciario, simultáneamente con una franja de loess y sedimentos loessicos ubicados a sotavento del mismo (Calmels 1996). Debido a la gran extensión de esta unidad existen diferentes sectores con distinta densidad de cobertura vegetal dependiente también de las precipitaciones que aumentan de oeste al este. En la 25


CAPÌTULO II

parte occidental predominan los pastizales psamófilos de Elyonorus muticus (pasto amargo), con arbustos bajos y bosque abierto de Prosopis caldenia (caldén), en tanto que hacia el oriente abundan los pastos naturales y los cultivos ( foto 2.1).

Foto 2.1: desde arriba : 1) pastizales, 2) abajo a la izquierda bosque de caldén,3) abajo a la derecha salinas.

La unidad geomorfológica de los Valles Transversales se caracteriza por ser un ambiente de planicie estructural en el cual actuaron con intensidad los procesos morfogenéticos de acción hídrica concentrada, elaborando un sistema de valles dispuesto en forma de abanico con una orientación general de SW a NE. En éstos se distinguen niveles de terrazas que posiblemente indicarían su vinculación con fenómenos climáticos ocurridos en el Cuaternario 26


CAPÌTULO II

como las glaciaciones (INTA 1980). La acción eólica posterior completó el modelado de la superficie acumulando en el fondo de los valles importantes volúmenes de arena (Foto 2.2). Gráfico 2.1: valles

Foto 2.2: Valles En esta unidad mayor del relieve existen mesetas, pendientes, valles y cordones medanosos. Las mesetas son planas a suavemente onduladas pudiéndose encontrar en algunas de ellas pequeñas depresiones. Las pendientes por lo general son abruptas con inclinaciones de 1,75 % a 2,50 %. La mayoría de los valles poseen cordones medanosos de crestas agudas, pudiendo haber lagunas y salitrales en la base de los mismos (INTA 1980, Calmels 1996). Las mesetas están recubiertas por una delgada capa de arena de espesor variable (entre 0,30 y 0,90 m), debajo se encuentra una potente capa calcárea que recubre a su vez a sedimentos de la formación Co. Azul,

27


CAPÌTULO II

asignada al Plioceno medio y formada por limos, arcillas y calcretes (Linares et al. 1980). La longitud de los valles oscila entre los 100 y 300 km, mientras que el ancho varía entre los 5 y 17 km. La altimetría de los valles va decreciendo en general de NW a SE, registrándose cotas de 256 mt. y otras de 163 mt. (foto 2.3).

Foto 2.3: Google Imagen DigitalGlobe, Terrametrics. Altura 346,37 mt. La diferencia de cota entre las mesetas y el fondo de los valles adyacentes es en algunos casos de más de 100 metros (INTA 1980, Visconti 2002). Desde el punto de vista fisiográfico el área definida está incluida en la región Oriental, caracterizándose por tener un clima Subhúmedo-seco; suelos evolucionados, con diferenciación de horizontes y predominio de Molisoles; vegetación de la Provincia del Espinal como bosque abierto de caldén, algarrobo, chañar y pastizales bajos y sammófilos (INTA 1980).

28


CAPÌTULO II

Es la región con más riqueza específica, presentando el mayor número de especies de anfibios, aves y mamíferos El Bosque Chaqueño y Espinal son los biomas semiáridos subtropicales que en conjunto albergan la mayor riqueza de mamíferos de Argentina, y presentan un grado avanzado de degradación. La gran riqueza de este bioma también ha sido mencionada a nivel de Sudamérica. Dicha unidad mayor del relieve está a su vez compuesta por diferentes subregiones: •

de las planicies con tosca

de colinas y lomas

de mesetas y valles La representación espacial de cada una de las subregiones

involucradas en el área de estudio es aproximadamente la siguiente: un 15 % de superficie corresponde a planicies con tosca; un 40 % pertenece a las colinas y lomas y un 45 % a las mesetas y valles. Considerando

las

diferentes

subregiones

fisiográficas

y

unidades cartográficas, con estructuras topográficas, climáticas, de suelos, vegetación, fauna y aportes pluviales particulares, puede caracterizarse a este espacio dentro del tipo “paisaje mosaico” (Forman y Gordron 1986, Wiens 1995). De acuerdo a la ecología del paisaje, la introducción de energía en un sistema genera cambios por los cuales puede llegar a ser espacialmente heterogéneo en dos formas, como un mosaico y como un gradiente (Lamacchia y Bartlett 2003).

En

un

gradualmente,

gradiente, generando

los la

elementos

del

heterogeneidad

paisaje a

través

cambian de

un 29


CAPÌTULO II

continuum de fluctuaciones. En esta representación no hay fronteras claramente definidas sino más bien un espacio de transición caracterizado por el constante aumento y disminución de un factor de acuerdo a la distancia (Forman y Godron 1986). En un paisaje mosaico los elementos que lo componen son diferenciables unos de otros y se pueden reconocer límites entre parches adyacentes, originándose también una zona de borde con distintos efectos. De esta forma, los patrones de mosaico y gradiente son teóricamente conceptos excluyentes, pero en realidad pueden coexistir en el mismo paisaje

MARCO MEDIO AMBIENTAL Los estudios geomorfológicos efectuados en la región han puesto de manifiesto algunos aspectos de evolución paleoambiental que

sugieren

intensos

procesos

de

acumulación

sedimentaria,

específicamente arenas medanosas, en el pasado reciente (Visconti 1988, 2002). Durante el Holoceno se produjo una importante deflación de sedimentos superficiales y su redepositación en forma de mantos de limo.

Estes sedimentos en el área de estudio se

depositaron sobre la Formación Santa Rosa (Casadio y Schulz 1987). Las arenas del Holoceno fueron denominadas ‘Médano Invasor’ por Tapia y posteriormente recibieron el nombre de ‘arenas eólicas’ (Visconti 1988, Casadio y Schulz 1987). A nivel regional y en los últimos 3.000 años se establecieron condiciones climáticas cálidas y secas causadas por el Anticiclón del Atlántico, lo cual también generó la evaporación de los bajos con agua y la formación de salinas. 30


CAPÌTULO II

Durante la segunda mitad del Holoceno las condiciones se mantienen incrementándose los niveles de precipitaciones hacia los valores actuales (Páez et al. 2001, Schäbitz 2003). Es decir, más allá de los pocos datos paleoambientales disponibles para el área de estudio, los distintos investigadores coinciden en remarcar que durante la segunda mitad del Holoceno las condiciones ambientales no difieren sustancialmente de las actuales (Visconti 1988, Schäbitz 2003). Teniendo en cuenta la historia geomorfológica del área se puede señalar que hubo una sucesión de una etapa rexistásica hacia la etapa bioestásica actual. En cuanto a la primera mitad del holoceno predominaron los agentes hídricos que originaron la producción de grandes cuencas denominadas paleovalles (e.g. Valle de Quehué, Valle de Chapalcó) y luego se produjo el modelado eólico acumulativo que depositó grandes volúmenes de arena sobre los mismos. Actualmente se manifiesta la etapa de biostasia la cual se caracteriza por una actividad pedogenética formando algunos suelos sobre los que se desarrolla una cubierta vegetal (Carballo et al. 2002, Visconti 2002).

31


CAPÍTULO III_

CAPITULO III ANTECEDENTES DE SIG EN ARGENTINA Y SUS USOS EN INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS EN LA REGIÓN PAMPEANA

En este capítulo se intentará en una primera instancia abordar la incorporación y posterior popularización de los Sistemas de Información Geográfica en nuestro país, los primeros simposios y congresos que dieron lugar a la discucición y debates potencialiadad

de

esta

herramienta

y

sobre la

posteriormente

su

incorporacióń a diferentes espacios de formación académica , como así tambien los primeros títulos de posgrado en el uso de los SIG. En una seguna instancia se realizará un recorrrido sobre la incorporación de los SIG en haciendo mención

investigaciones arqueológicas en nuestro país, al

primer antecedente de su uso en la región

pampeana en una investigación arqueológica. SIG EN LA ARGENTINA En 1987 en Argentina comenzó a incorporarse y popularizarse las modernas tecnologías en diferentes proyectos de investigación, docencia, actividades públicas y privadas. Si bien es cierto que antes de esta fecha ya se habían comenzado a producirse algunas iniciativas de automatización geográfica, el punto de partida en la masificación del conocimiento sobre el alcance de estas nuevas tecnologías se produjo cuando se llevó a cabo la “I Conferencia

32


CAPÍTULO III_

Latinoamericana sobre Sistemas de Información Geográfica” en San José de Costa Rica en 1987, varios profesionales argentinos asistieron a ella tomando contacto con esta moderna tecnología. A partir de esta reunión científica

las universidades de los

países centrales participantes propiciaron la transferencia tecnológica a los países de la región. The Ohio State University a través del Dr. Duane Marble distribuyó gratuitamente para la actividad académica el sistema OSU MAP-for-the-PC (versión 2.0) y a los pocos meses comenzarían a llegar las primeras donaciones del sistema PC Arc/Info (versión 3.2.1) de ESRI, con los cuales se iniciarían los primeros proyectos de aplicación. En nuestro país comienzan a socializarse los resultados de investigaciones

científicas

como

las

surgidas

del

campo

del

urbanismo realizados por la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (CIM - Centro de Información

Metropolitana

y

PROHAB

Programa

Habitat),

la

Universidad Nacional de Cuyo (CIFOT – Centro de Información para la Formación en Ordenamiento Territorial) presenta los resultados sobre aplicaciones medioambientales. Por otro lado la Universidad Nacional de Luján, la Universidad Nacional de Tucumán y la Universidad Nacional de Cuyo, comienzan a brindar los

primeros cursos de

capacitación para la formación de recursos humanos.

33


CAPÍTULO III_

En 1989 en la ciudad de Bariloche se realizo una reunión de importancia

internacional,

Percepción

Remota,

el

IV

organizado

Simposio por

Latinoamericano

SELPER

(Sociedad

de de

Especialistas Latinoamericanos en Percepción Remota). Un año después se realizo el Primer Simposio Argentino sobre Sistemas de Información Geográfica, realizada por el Instituto Geográfico Militar (IGM). Ese mismo año el Centro de Investigaciones Aplicadas en Percepción Remota (CIAPER) de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo brindaría el Curso Argentino en Sistemas de Información Geográfica con el apoyo de Aeroterra S.A., Erdas Inc., Environmental Systemas Research Institute (ESRI) y el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Desde la

década del 90 a la fecha las reuniones científicas

sobre SIG en nuestro país fueron escasar y diacrónicas, entre ellas podemos citar: 1993- Congreso de Evaluación de Recursos Naturales y Monitoreo Ambiental mediante teleobservación y Sistemas de Información Geográfica. 1995- Primer Congreso Argentino de Geociencias y Geotécnicas . 1997- 6to. Encuentro de Geógrafos de América Latina realizado en Buenos Aires. 1999- I Encuentro Internacional “Alexander von Humboldt” en Buenos Aires.

34


CAPÍTULO III_

2007- Congreso de la Asociación Española de Teledetección, Mar del Plata. 2011- VIII Jornadas de Educación en Percepción Remota en el Ámbito del MERCOSUR. Córdoba 2011- VI Jornadas de la Infraestructura de Datos Espaciales de la República Argentina. Tucumán. 2012- Congreso Argentino de Teledetección

“EL Medio Ambiente y

sus Cambios: Un desafío para la información espacial”. Córdoba. Los primeros intentos académicos que intentaban seguir las tendencias mundiales y el mercado laboral en relación al uso y análisis en función de los SIG comenzaron a manifestarse. El Departamento de Geografía de la Universidad Nacional de Cuyo, en 1995 reformo su plan de estudio de la carrera de Profesorado y Licenciatura e incorpora un título intermedio de tres años de duración:

“Técnico

Universitario

en

Sistemas

de

Información

Geográfica” con opción a continuar hacia los diplomas tradicionales. Cuatro años después el Departamento de Geografía de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires reformuló su plan de estudios

incorporando el título de “Técnico Universitario en

Sistemas de Información Geográfica”. Si bien a través del tiempo se sucedieron varios cursos y capacitaciones, en el nivel universitario, no fue hasta el año 2003 cuando la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA), anuncia en la resolución C.S. Nº 3015/2003, a través de 35


CAPÍTULO III_

sus Facultades de Agronomía (sede del postgrado), Ciencias Exactas, Humanas y Sociales, el inicio del Magister en Teledetección y Sistemas de Información Geográfica; a patir del cual se formen gresados con los conocimientos nesesarios para: •

Utilizar las técnicas de Teledetección y SIG como herramientas para el diagnóstico y evaluación del territorio y de los recursos naturales.

Interpretar y analizar los procesos básicos intervinientes en la toma e interpretación de datos territoriales desde diferentes fuentes de sensores remotos y SIG.

Desarrollar y aplicar los procedimientos básicos de un SIG, desde la entrada de datos hasta la presentación y análisis de información georreferenciada, para la implementación de proyectos científicos o el apoyo en la toma de decisiones.

Desarrollar o perfeccionar técnicas

para el análisis de datos

adquiridos a partir de sensores remotos. En líneas generales el objetivo de esta maestría apunta a formar profesionales capaces de utilizar la teledetección y los sistemas de información geográfica (SIG) en el diseño, puesta en marcha, ejecución, mantenimiento y actualización de proyectos y otras actividades relativas a esta temática; de acuerdo a sus características se convierte en el primer posgrado en teledetección y SIG en nuestro país y en el resto de Latinoamérica, la cual el año próximo pasado fue categorizada por la CONEAU (Comisión Nacional

36


CAPÍTULO III_

de Evaluación y Acreditación Universitaria) según resolución n°: 511/12. El mencionado organismo otorgó la categoría “B”. Es

indudable

que

su

concreción

alentará

a

numerosos

profesionales de instituciones oficiales y privadas que ya están trabajando en el tema (pero que no poseen título de postgrado en la especialidad) y a otros cuyas labores cotidianas les demuestran la necesidad de contar con formación en el tema del postgrado. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA Y LA ARQUEOLOGÍA La aplicación de los Sistemas de Información Geográfica en las investigaciones arqueológicas ha sido una de las renovaciones metodológicas más importantes de los últimos años. Inicialmente creados

para

canadienses

la y

gestión

territorial

estadounidenses,

por

pronto

las se

administraciones evidenciaron

las

posibilidades de aplicación en el ámbito de las ciencias de la tierra: geografía, geología, ecología y arqueología. Tras casi tres décadas de desarrollo de esta línea de trabajo en arqueología, el frecuente uso actual de los SIG se debe a una corta pero intensa historia de la investigación que debemos recorrer para situarnos en el presente. A mediados de los años 80 se desarrollaron las primeras aplicaciones arqueológicas de los SIG en los Estados Unidos, donde estos programas se orientaron principalmente a la gestión de los recursos culturales y al desarrollo de modelos predictivos de localización de asentamientos (Kohler y Parker, 1986); a partir de estos primeros trabajos, las aplicaciones se desarrollaron muy 37


CAPÍTULO III_

rápidamente (Kvamme y Kohler, 1988; Kvamme, 1990) ampliándose los campos de aplicación principalmente hacia la reconstrucción paleoambiental y la relación de la sociedad con el medio ambiente (Allen,

1990),

en

consonancia

con

la

tradición

procesualista

predominante en ese entorno académico. Pronto fueron conocidas estas

aplicaciones

en

Europa,

introduciéndose

en

un

primer

momento en el Reino Unido y poco después en los Países Bajos, Dinamarca y Francia. En el ámbito europeo se reorientó su aplicación hacia

las

prácticas

de

arqueología

espacial

que

se

estaban

desarrollando por aquellos años y hacia la gestión institucional del patrimonio arqueológico. La incorporación de los SIG en arqueología adquirió visibilidad académica dentro de la arqueología con la publicación de algunos libros monográficos como Interpreting Space (Allen et al., 1990), Anthropology,

Space

and

Geographic

Informations

Systems

(Aldenderfer y Maschner, 1996) o la conferencia de Carbondale (Illinois) de 1993 editada bajo el título New Methods, Old Problems: Geographics Information Systems in Modern Archaeological Research (Maschner, 1996). Estas publicaciones pronto se convirtieron en obras de referencia básica. Dentro del ámbito europeo cabe destacar el estudio pionero en el continente GIS approaches to Regional Analysis: a case Study of the Island of Hvar (Dalmatia) (Gaffney y Stancic, 1991) o la monografía

Archaeology and

Geographical Information Systems: A European Perspective (Lock y Stancic, 1995). Junto a estos trabajos monográficos, cabría destacar 38


CAPÍTULO III_

las actas de los Computer Applications in Archaeology CAA – Congresos

de

Aplicaciones

Informáticas

en

Arqueología–

que

incluyeron el primer trabajo sobre SIG en 1986. En los últimos años viene imponiéndose lo que se conoce como SIG orientados al objeto o OOGIS (Object Oriented Geographic Information Systems). Estos programas se caracterizan por estar basados en modelos abiertos que pueden emplear indistintamente cualquiera de las estructuras de datos anteriormente descritos para la representación del mundo real u objetos (píxeles y vectores). Ello significa que cualquier entidad arqueológica física (un hoyo, un fragmento cerámico, una lasca, etc.) o conceptual (santuario, centro cívico, un basurero, etc.) puede ser definida con independencia de los límites que su representación pueda imponer. Para ello resultará esencial partir de la definición de los componentes de las entidades, tarea más que compleja en sí misma, para con ello llegar a la definición del conjunto. Así por ejemplo, el objeto "estructura de habitación" podría estar definido, según que periodo, a través de las subclases "huellas de poste", "restos de madera", "piedras", etc. Su apariencia o representación no difiere pues de aquellas en las que el modelo de datos sea vectorial o raster (González Pérez 1999). Debemos tener presente como punto de partida que nuestra aproximación al pasado a través de los SIG no debería diferenciarse de la que cualquier ciencia humana adoptase en la actualidad. Por ello el papel de los datos espaciales posee un valor fundamental en cualquiera de las escalas en que se viene trabajando pero no es en 39


CAPÍTULO III_

absoluto determinante a la hora de explicar su manifestación. Otra cosa es el peso que queramos darle a los aspectos espaciales, y dentro de ellos el valor que asignemos a lo físico respecto de lo cultural. Los modelos de ocupación de cada grupo humano deberían determinarse a través de un conjunto de factores interrelacionados (factores

físicos,

económicos,

sociales,

"políticos",

religiosos,

militares, históricos o de tradición, etc.), sin exclusión de ninguno de ellos. Pero los límites del rigor interpretativo y de la propia conservación del registro arqueológico con frecuencia se sobre ponderan a aquellos que son perceptibles en la actualidad (Bermúdez 2001). Los datos de partida representan un aspecto importante a la hora del análisis, la calidad del registro en cada uno es variable pero en ninguno menospreciable. La capacidad de interpretar el registro guarda por ello una relación directamente proporcional con su calidad. Los SIG en nuestra opinión son esencialmente herramientas que

nos

permiten

paleogeográficos,

el

evaluar

desde

comportamiento

los de

aspectos las

físicos

comunidades

o del

pasado. El primer antecedentes de uso de SIG en la Región Pampeana se produce en las investigaciones arqueológicas que se desarrollaban en el Sistema de Ventania, Provincia de Buenos Aires. El objetivo de este trabajo consistía en la distribución espacial que presentaba el registro arqueológico en el área de estudio. En este 40


CAPÍTULO III_

sentido, se intento establecer si la misma corresponde simplemente al azar, o si es consecuencia de la disposición

de los diversos

ambientes que se encuentran en el área ( Oliva, et.al. 2004). El trabajo con herramientas SIG se baso en el mapeo y cálculo de áreas con el software ARC/VIEW, Mientras que con el ARC/INFO se construyeron los niveles de cubrimiento de información. Los sectores digitalizados fueron el Ambiente Serrano, Periserrano e Interaserrano, este último fue concebido -valles- localizados

como el espacio de cotas interiores

en la serranías; en cuanto al Ambiente

Periserrano, este se determino por medio de un buffer considerando una distancia de 5 km sobre los polígonos del Ambiente Serrano. Posteriormente se procedió a la digitalización de 52 sitios seleccionados en función de: •

Información sobre las coordenadas geográficas a través de investigaciones propias y/o a partir de bibliografía.

La inferencia (de acuerdo a la descripción de sus autores y a al elaboración propia) si se trata de sitios de actividades específicas o actividades múltiples.

A partir de esta información se construyo una base de datos con las coordenadas geográfica de los mismos, fueron transformadas en puntos de proyección

las coordenadas

plana conforme

al

sistema Gauss-Krügger.

41


CAPÍTULO III_

Las

interpretaciones

preliminares

de

este

trabajo

y

fundamentalmente al uso del SIG sugieren la posibilidad de diferentes tipos de análisis a distintas escalas, desde análisis de sitios

hasta

análisis de grandes áreas dentro de la Región Pampeana. Por otro lado la localización precisa y el mapeo de los sitios constituye la base para un trabajo efectivo de administración y salvaguarda patrimonial. En efecto el uso del SIG se presenta como una

herramienta

preservación

para

coordinar

acciones

de

protección

y

de áreas arqueológicas, planteando proyecciones

y

superposiciones con áreas de interés.

42


CAPITULO IV

CAPÍTULO IV METODOLOGÍA DE ANÁLISIS

En este capítulo se definen los MDT (Modelos Digitales de Terreno), la utilización de datos vectoriales y raster para la configuración de éstos, particularmente

se hace referencia a los

sensores y datos a partir de los cuales se construyo el MDT base en donde se

realizaron los43 análisis en este trabajo.

Finalmente se

hace referencia al impulso que brindó la New Archaeology, o Nueva Arqueología, corriente de la que se nutre la Arqueología Espacial y la Arqueología del Paisaje en el uso de herramientas SIG para elanálisis arqueológico. MODELOS DIGITALES DE TERRENO En una primera instancia es necesario definir conceptualmente la idea de “modelo”, desde una perspectiva geográfica podemos recurrir, en primera instancia, a la definición de Joly, quien lo define como “una representación de la realidad en la que aparecen algunas de sus propiedades” (Joly,1988:111), bajo esta misma mirada encontramos a Ríos (1995:23), el cual conceptualiza al modelo como “un objeto, concepto o conjunto de relaciones que se utiliza para representar y estudiar de forma simple y comprensible una porción de la realidad empírica"; la mayoría de los autores ven al modelo como una representación de un objeto, que le permite responder cuestiones planteadas en sus objetivos de investigación sobre dicho 43


CAPITULO IV

objeto; basándonos en estas definiciones podemos decir que los modelos se construyen para conocer o predecir propiedades del objeto real. Es importante tener presente que para que la capacidad de respuesta de los modelos se cumpla es necesario que se construyan estableciendo una relación con la realidad, la cual debe ser simétrica, es decir, la relación de correspondencia entre el objeto real y el modelo debe ser al menos parcialmente reversible, permitiendo la traducción de algunas propiedades del modelo a la realidad. Los sistemas de información geográfica manejan información territorial de diversos tipos, en función de los modelos de datos y de la naturaleza de las variables; si bien la literatura sobre SIG mantienen

siempre

en

un

primer

plano

la

información

y

el

tratamiento de variables nominales, olvidando o mencionando sólo de forma anecdótica todo un conjunto de información territorial de naturaleza nuestro

intrínsecamente

trabajo

sobre

cuantitativa;

estos

datos,

nosotros

intentando

comenzamos demostrar

la

importancia que estos representan cuando desde una perspectiva arqueológica se comienzan con los primeros acercamientos analíticos del paisaje haciendo uso de las técnicas de SIG en el análisis de una región. La aproximación descriptiva de nuestra región de estudio se basa en el producto de un modelador digital del terreno, es decir 44


CAPITULO IV

sobre los resultados de un simulador matemático, el término digital terrain model tiene su origen en el Laboratorio de Fotogrametría del Instituto de Tecnología de Massachussetts en la década de los años 50. Miller y Laflamme (1958:437) establecen los primeros principios del uso de los modelos digitales para el tratamiento de problemas tecnológicos, científicos y militares. La definición del MDT que se menciona en sus trabajos hace alusión a una “representación estadística de la superficie continua del terreno, mediante un número elevado de puntos determinados con coordenadas (x, y, z) conocidas, en un sistema de coordenadas arbitrario"; en dicha definición se plantea que los MDT (Modelos Digitales de Terreno) representan las características física del terreno, lo que en otras ramas de la ciencia y la técnica se conoce con el nombre de “modelo matemático”; el cual consiste básicamente en utilizar una metodología y un algoritmo matemático que permite realizar dos funciones principales: 1º Calcular la cota en cualquier punto del terreno. 2º Generar las curvas de nivel. Un terreno real puede describirse de forma genérica como una función bivariable continua z=z (x,y) donde z representa la altitud del terreno en el punto de coordenadas (x, y) y z es una función que relaciona la variable con su localización geográfica. En un modelo digital de elevaciones se aplica la función anterior sobre un dominio 45


CAPITULO IV

espacial concreto. En consecuencia, un MDE puede describirse genéricamente como MDE=(D, z ). En la práctica, la función no es continua sino que se resuelve a intervalos discretos, por lo que el MDE está compuesto por un conjunto finito y explícito de elementos. Los valores de “X” e “Y” suelen corresponder con las abscisas y ordenadas de un sistema de coordenadas plano, habitualmente un sistema de proyección cartográfica, mientras que los mapas impresos usan casi exclusivamente una única convención —las curvas de nivel — para la representación de la superficie del terreno, en los MDT se han utilizado alternativas algo más variadas. Históricamente, las estructuras de datos en los sistemas de información geográfica y, por extensión, en los modelos digitales del terreno, se han dividido en dos grupos en función de la concepción básica de la representación de los datos, por un lado el modelo de datos vectorial (gráfico 7.1) está basado en entidades u objetos geométricos definidos por las coordenadas de sus nodos y vértices.

46


CAPITULO IV

Grรกfico 6.1: modelo de datos vectoriales Por otro lado se encuentran los

modelos de datos raster

(grรกfico 7.2), los cuales estรกn basados en localizaciones espaciales, a cada una de las cuales se les asigna el valor de la variable para la unidad elemental de superficie.

47


CAPITULO IV

Gráfico 6.2: modelo de datos raster Los métodos básicos para la obtención de los datos de altitudes pueden dividirse en dos grupos, los métodos directos, a partir de los cuales las medidas se obtienen directamente sobre el terreno real; el otro

método

denominado

indirecto

obtiene

la

información

de

documentos elaborados previamente tanto en formato analógico como digital. Dentro de los métodos directos, fuentes primarias, podemos citar como mecanismo de recolección de los datos a: •

Altimetría:

altímetros

radar

o

laser

transportados

por

plataformas aéreas o satélites. •

GPS: global positioning system, sistema de localización por triangulación.

48


CAPITULO IV

Levantamiento topográfico: estaciones topográficas con salida Digital.

En cuanto a los métodos indirectos, es decir la medida estimada a partir de documentos previos, fuente secundaria, encontramos a: •

Restitución a partir de pares de imágenes.

Estereo-imágenes digitales: imágenes tomadas por satélites.

Estereo-imágenes

analógicas:

imágenes

fotográficas

convencionales. •

Interferometría radar: imágenes de interferencia de sensores radar.

Digitalización de mapas topográficos.

Automática: mediante escáner y vectorización.

Manual: mediante tablero digitalizador.

En nuestro caso la información que analizaremos proviene de métodos indirectos, a través de interferometría; en la actualidad existen cuatro (4) satélites con radar operativos, Radarsat (CCRS, Canadian Center for Remote Sensing), ERS-1 y ERS-2 (Agencia Espacial Europea) y JERS-1 (National Space Development Agency of Japan); En este trabajo analizamos imágenes tomadas por la Misión de Radar Topográfico del Transbordador Espacial (SRTM) realizada en el año 2000, la misión del SRTM, se estructura con la cooperación entre 49


CAPITULO IV

la "National Aeronautics and Space Administration" (NASA), la "National Geospatial-Intelligence Agency of the United States" (NGA), el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, y las agencias espaciales de Alemania (DLR) e Italia (ASI). Las imágenes que se obtuvieron poseen dos tipos de resolución, una con un arco de un segundo, es decir

con una resolución

espacial por

pixel de

aproximadamente 30 metros cubren gran parte del planeta, pero éste no está disponible en una versión para el público en general; el segundo tipo de resolución responde a tres arco segundo, es decir con una resolución espacial por píxel de aproximadamente 90 m. y una precisión absoluta vertical de 16 metros (error linear, para 90% de confianza) (Gómez y Gobbo 2005, ). MODELOS DE CONECTIVIDAD La premisa básica de la ecología del paisaje se remite a que existe una estrecha relación entre la configuración espacial del paisaje y los procesos que en él se desarrollan, entendiendo por configuración espacial no sólo la naturaleza de sus elementos, es decir, los usos del suelo o tipos de vegetación, sino también las relaciones espaciales de vecindad, proximidad, forma, etcétera, que se establecen entre ellos (Forman, 1990), en función de esta premisa se analizarán los diferentes grados de conectividad del paisaje que pudo haber afectado en la decisión de movilidad de los organismos, en nuestro caso la adecuaremos a los grupos humanos (gráfico 7.3) .

50


CAPITULO IV

Gráfico 6.3: modelo de conectividad El término conectividad del paisaje en este análisis será tomado sensu Noss (1993), el cual integra los conceptos de corredor y de barrera, y la respuesta de los flujos ecológicos a la estructura del paisaje . Esta relación depende de los aspectos físicos o estructurales del paisaje, tanto como de las características del flujo ecológico y del propio tamaño, comportamiento y movilidad de los organismos a analizar en función de la conectividad (Taylor, 1993). Los modelos de conectividad producen “imágenes gráficas” de la permeabilidad del paisaje en función de la distancia máxima de dispersión y de la permeabilidad de los distintos tipos de uso del paisaje

(resistencia

al

paso

de

los

organismos),

permitiendo

determinar la accesibilidad a un fragmento de hábitat o de cualquier

51


CAPITULO IV

punto del territorio (With, 1997; Gustafson y Gardner, 1996; With y Crist, 1995; Ims, 1995). Los elementos lineales del paisaje tienen un papel fundamental en la calidad del paisaje y en el mantenimiento de la conectividad, ejerciendo funciones de corredor (Burel y Baudry, 1995) y de barrera (Reed et al., 1996). Sin embargo, la planificación territorial y la conservación de la naturaleza suelen realizarse a determinadas escalas a las que estos elementos pasan desapercibidos (Sastre, de Lucio y Martinez 2002). Los modelos de conectividad proporcionan mapas de distancias de costo que representan el esfuerzo o la dificultad que supone para una especie alcanzar cada punto del territorio desde los puntos de origen. A partir de estos mapas de conectividad pueden calcularse las rutas de mínimo costo entre los puntos de origen, las cuales tienen una aplicación directa para el diseño de redes y corredores ecológicos ( Bielsa, 1996; Pearson et al., 1996; Brown y Veitch, 1995). En estos modelos

se

determinan

valores

de

fricción

o

resistencia

al

desplazamiento, los cuales representan el costo o la dificultad que supone para una especie desplazarse por los distintos tipos de hábitat. Caracterizar a una estructuras paisajísticas con la capacidad de ofrecer una conectividad entre los diferentes parches de un paisaje o que su efecto sea el de disminuir la conectividad es decir cumplir el 52


CAPITULO IV

papel de una barrera, se encuentran directamente relacionado con el organismo

y

sus

posibilidades

de

traslación

dentro

de

una

determinada región, es decir que la “fragmentación de un paisaje” opera a diferentes escalas para distintas especies y distintos hábitats, en un paisaje heterogéneo, las barreras naturales para una especie puede no serlo para otra con mayores capacidades de dispersión o requerimientos de hábitats menos exigentes (Wiens, 1989) Cuando los costos de movimiento de una o más localizaciones se evalúan para una región completa, el resultado se conoce generalmente como una superficie de costos. En este caso las áreas de bajo costo (presumiblemente cerca del punto de inicio) pueden ser vistas como valles y las áreas de alto costo como colinas. Una superficie de costos tiene así sus puntos más bajos en las localizaciones de inicio y sus puntos más altos en las localizaciones que están más alejadas (en el sentido de mayor costo acumulado). Dado el concepto de superficie de costos, dentro de las multiplicidad de opciones de trabajo que tiene un SIG ofrece el análisis de rutas de costos mínimos, esto es otro importante operador de distancia, que como su nombre lo indica el interés es el de valorar la ruta de costo mínimo entre dos o más puntos. La aplicación de modelos de conectividad para el estudio de los procesos ecológicos y la dispersión de las especies constituye una herramienta a nuestro criterio innovadora y de gran utilidad para la planificación y de la investigación a nivel arqueológico regional. 53


CAPITULO IV

APLICACIÓN

DE

LOS

SIG

EN

LA

INTERPRETACIÓN

ARQUEOLÓGICA En la última década la investigación arqueológica ha sufrido importantes transformaciones que han fortalecido enormemente las posibilidades de interpretación del registro arqueológico en su faceta espacial. Este hecho ha afectado a la formulación de trabajos exclusivamente teóricos, y en los referidos a aspectos meramente técnicos o metodológicos. Una de las vías que más interés han despertado en este último caso ha sido la de los Sistemas de Información Geográfico Aplicados a la Arqueología, para algunos SIA (Dantas 1988). La

implementación

dentro

de

nuestro

campo

de

esta

metodología de investigación, aunque no exenta de los riesgos propios de la simulación informática y la percepción exclusivamente determinista

de

las

causas

que

determinan

los

patrones

de

asentamientos, ha supuesto una verdadera revolución tanto en el campo de la presentación de los resultados, aspecto que ya los sistemas de diseño asistido por ordenador habían permitido obtener. Ello ha sido en gran medida consecuencia de la creación y aplicación de modelos geográficos como vía exploratoria en el conocimiento del comportamiento de comunidades del pasado. En la arqueología la incorporación de este tipo de herramientas y modelos se ha visto enormemente facilitada por el desarrollo previo 54


CAPITULO IV

de lo que se ha dado en llamar New Archaeology, o Nueva Arqueología, corriente de la que se nutre la Arqueología Espacial y la Arqueología del Paisaje. A la hora de estudiar un paisaje y su implicancia en el comportamiento humano, se debe analizar todos aquellos elementos que proporciona el entorno en el cual se desarrollaba la actividad en cuestión; para lo cual existen numerosas técnicas, la percepción remota es una técnica extraordinariamente desarrollada para estudiar las características de los espacios terrestres. Excluyendo los avances de la investigación ultraterrestre, los sensores remotos que han sido diseñados permiten explorar en diferentes bandas espectrales casi todos los aspectos de nuestro planeta, de esta de la teledetección nos permite la posibilidad de tener una mirada macro en función de conocer el entorno del paisaje y también la posibilidad de establecer un ranking de sectores con mayores aptitudes para localizar yacimientos o trazados, productos de los procesos de poblamiento y comprender el espacio geográfico en función de los procesos poblacionales. De esta forma intentaremos que la utilización de SIG se convierta

en una herramienta

exploratoria

capaz de plantear

hipótesis y líneas de investigación, y en forma sincrónica descartar otras posibles variables asumidas previamente como explicativas; por otro lado y a partir de los resultados arrojados por esta herramienta 55


CAPITULO IV

generaremos modelos predictivos válidos para de entender e interpretar los comportamientos derivados de los grupos humanos del pasado. SOFTWARE UTILIZADOS EN LA EDICIÓN Y ANÁLISIS DE LOS DATOS ARQUEOLÓGICOS Sabemos que si bien existen una gran cantidad de software en el mercado somos nosotros “los usuarios” los que a través de la exploración y “estudio” de los mismos

determinamos, por su

facilidad y/o posibilidades de análisis si los “adoptamos” como herramientas de trabajo o no. En éste capítulo mencionamos las características de los GIS

ArcGis 8.3, ENVI 4.4 y IDRISI Kilimanjaro,

los cuales se utilizaron en los diferentes momentos de la elaboración de esta tesis. ARC/VIEW La compañía de consultoría privada ESRI fue fundada como Environmental Systems Research Institute en 1969, se especializó en proyectos de análisis de uso del suelo, las sedes mundiales de ESRI fueron establecidas en un ambiente de multi-campus en Redlands, California, Estados Unidos. Durante

1980,

ESRI

dedicó

sus

recursos

en

desarrollar

medularmente un conjunto de herramientas de aplicación que pudieran ser usadas en un ambiente computarizado, para crear un sistema de información geográfica. Esto es lo que hoy es conocido como tecnología de Sistemas de Información Geográfica (SIG). 56


CAPITULO IV

En 1982, ESRI lanzó su primer software comercial de SIG llamado Arc/Info. Este combinó elementos geográficos de despliegue computarizado, tales como puntos, líneas y polígonos, con una herramienta de administración de bases de datos para asignar atributos a estos elementos. Originalmente fue diseñado para correr en minicomputadores, el Arc/Info se exteriorizó como el primer SIG moderno. Como la tecnología cambió a UNIX y luego a sistemas operativos de Windows, ESRI desarrolló herramientas de software que tomaron ventaja de estas nuevas plataformas. Este cambio permitió a los

usuarios

del

software

de

ESRI

aplicar

el

principio

de

procesamiento distribuido y la administración de datos. En 1986 otro logro fue llevado a cabo con PC Arc/Info, una estación SIG basada en PC stand alone. Esto convirtió a ESRI de una compañía de un solo producto, a abrir nuevas puerta en el desarrollo de productos mucho más innovativos; seis años después se presento al mercado la herramienta ArcView, un software de mapeo de escritorio. En los primeros seis meses de se vendieron más de 10,000 copias, un acontecimiento por demás llamativo

en función de la

demanda por grupos de científicos de todo el mundo. La compañía además lanzó el Programa ArcData diseñado para promover la publicación de conjuntos de datos de alta calidad para ayudar a los usuarios a construir y desarrollar rápidamente sus aplicaciones SIG.

57


CAPITULO IV

Las necesidades del mercado evolucionaron rápidamente y en 1994, ESRI direccionó las necesidades del mercado “negocio a negocio” con el ArcSDE, el cual permitió el almacenamiento de datos tabulares

y

Administración

espaciales

en

de

Bases

productos de

DBMS

(Sistemas

de

Datos)comerciales.

La línea de productos ESRI creció nuevamente en la mitad de 1990 con la liberación del ArcInfo para Windows NT, con MapObjects (mapeo y componentes SIG para desarrolladores de software), con el kit de Automatización de Datos y con la adquisición del Atlas GIS. En 1997, ESRI se embarcó en un ambicioso proyecto de investigación para hacer una reingeniería de todos sus software SIG como una serie de objetos COM. Después de cientos de horas hombre de desarrollo, fue liberado el ArcInfo 8 en Diciembre de 1999. ESRI también introdujo el ArcIMS, el único software SIG que permite a los usuarios integrar datos locales con datos de Internet en una simple interfase de navegación. Para comienzos del siglo XXI, En Abril de 2001, ESRI comenzó a embarcar el ArcGIS 8.1, un sistema escalable para la creación de datos geográficos, administración, integración, análisis y difusión de cada organización, desde una red individual de personas hasta una distribuida global. Tres años después coloco en el mercado el ArcGIS 9, dos nuevos productos fueron incluidos en este lanzamiento:

58


CAPITULO IV

ArcGIS Engine, para incrustar funcionalidades SIG dentro del escritorio y aplicaciones de campo.

ArcGIS

Server,

un

entorno

de

trabajo

administrado

centralmente para servir aplicaciones SIG corporativas. La licencia de ArcGis 8.3 utilizada en este trabajo es propiedad de Facultad de Agronomía de la ciudad de Azul perteneciente a la Universidad nacional del centro de la provincia de Buenos Aires. ENVI - Entorno para la Visualización de ImágenesENVI (Entorno para la Visualización de Imágenes) fue lanzado originariamente en 1994, es una aplicación de procesado de imágenes

para

profesionales

técnicos

que

analizan

datos

de

teledetección. Este software incluye funciones de procesado de imágenes tradicionales conjuntamente con herramientas avanzadas de radar y de análisis hiperespectral. Este paquete

de análisis de información gráfica se utiliza

extensamente para la teledetección de recursos naturales, medio ambiente y agricultura, con él cualquier

tipo

de

imágenes

es posible visualizar y analizar

digitales

de

satélites

o

aviones,

incluyendo Landsat, SPOT, AVIRIS, SRTM y Radarsat, entre otros.

59


CAPITULO IV

Este entorno de Visualización de Imágenes es uno de los más avanzados paquetes de procesado de imágenes, con una interfaz de manejo amigable para trabajar con datos de teledetección, en donde se puede accedera un conjunto de herramientas para el análisis de datos

hiperespectrales

y

multiespectrales,

las

que

permites

identificar y representar los píxeles más puros de una imagen o determinar

la

composición

de

cualquier

espectro

desconocido

comparándolo con espectros de librerías; ENVI proporciona varias librerías espectrales o permite importar espectros y construir nuevas librerías. Si bien existen varias versiones ENVI, en nuestro caso trabajamos con la versión 4.1, en la cual se potencian las capacidades de análisis hiperespectral , las que aumentan la utilidad de ENVI en todas las disciplinas de aplicación, en donde, entre otras utilidades, las herramientas hiperespectrales incluyen el remuestreo espectral de los ficheros de datos al rango de longitud de onda definido por el usuario , permitiendo a través

del “visualízador dimensional”,

observar los datos en múltiples dimensiones; se incluyen también el soporte de datos vectoriales de Maplnfo y formatos DGN de Microstation; ventana de zoom, lo que permite a los usuarios aumentar/disminuir imágenes; funciones estadísticas del software, y rutinas

especializadas

para

crear

ficheros

geométricos

y

georeferenciar datos del SeaWIFS, entre otras muchas posibilidades de análisis. 60


CAPITULO IV

Dado que ENVI no tiene límites en el tamaño del fichero ni en el número de bandas, es posible acceder y analizar eficientemente ficheros de cualquier tamaño por otro lado la “arquitectura abierta” de ENVI facilita el trabajo con datos de los proveedores líder como Landsat, SPOT, RADARSAT, NASA, NOAA, EROS Data Center y ESA, además está preparado para editar y analizar datos de EarthWatch, Orbview y Space Imaging. En cuanto a las herramientas tradicionales incluye todas las básicas

como

clasificación,

el

registro,

realce

por

calibrado, contraste,

matemáticas filtrado,

de

banda,

transformaciones,

detección de borde, composición de mapas. Esta versión al igual que la anterior (3.1) pero con una interfaz más intuitiva y mejorada puede georeferenciar imágenes e importar vectores, digitalizar vectores, superponer vectores sobre datos de imágenes, construir nuevas capas, editar datos de puntos, polilíneas y polígonos, crear y/o editar atributos, y consultar la información de los atributos asociada a sus vectores desde la interface gráfica de ENVI. Con las herramientas de ortorectificación se puede obtener una mayor exactitud geométrica de las imágenes corrigiendo la posición del avión o satélite, la topografía y otros efectos de la cámara, permitiendo generar mapas precisos y acoplarlos con información GIS. Las herramientas de RADAR para trabajar con datos SAR, permite extraer información del director CEOS y visualizar datos 61


CAPITULO IV

RADARSAT y ERS-1, mejorar las posibilidades de uso con correcciones del diseño de antena, ajustes de rango de inclinación con el suelo y filtros adaptables, segmentar los datos SAR con análisis de textura. Y para

trabajar

con

datos

de

radar

polarimétricos,

se

pueden

seleccionar una serie de polarizaciones y frecuencias de los datos comprimidos de SIR-C y AIRSAR, y crear imágenes de fase y de altura de pie. Si bien ENVI se ejecuta sin problemas bajo sistemas Windows, Unix

y

Macintosh,

se

nos

presenta

a

partir

de

ventanas

independientes manteniendo una afinidad grafica con software de los sistemas Unix. En cuanto a la estructura interna ENVI está armado por

completo en IDL (Lenguaje Interactivo de Datos), permitiendo

adaptar su estructura de análisis, es decir que los usuarios pueden extender los utensilios de ENVI o crear sus propias rutinas utilizando IDL. La licencia de ENVI 4.4 utilizada en este trabajo es propiedad de Facultad de Agronomía de la ciudad de Azul perteneciente a la Universidad nacional del centro de la provincia de Buenos Aires. IDRISI ANDES IDRISI es un software con GIS integrado y procesamiento de imágenes para el análisis y presentación de información espacial digital. Como los datos geográficos pueden ser de diferentes tipos, IDRISI incorpora dos formas básicas de capa temática: raster y 62


CAPITULO IV

vectorial. Las imágenes raster describen una región del espacio mediante una rejilla de unidades regulares (celdas). Cada una de estas

celdas

contiene

un

valor

numérico

que

expresa

una

determinada característica del terreno en esa localización. Éstas son muy apropiadas para la descripción de datos espaciales continuos como altitud, contenido de biomasa, temperatura y precipitación. Por otra parte, las coberturas vectoriales, son útiles para describir los distintos elementos del terreno, tales como carreteras, red hidrográfica, límites administrativos, y otros. Para ello, almacenan una serie de puntos (cada uno referenciado mediante un par de coordenadas

espaciales)

que

describen

la

localización

de

los

elementos (en el caso de puntos), o su trayectoria o límite mediante una secuencia de puntos unidos por líneas rectas. Aunque IDRISI es adecuado para la entrada y visualización de ambos tipos de datos, raster y vectorial, el análisis está orientado principalmente al uso de imágenes raster. Por ello, suele describirse como un sistema raster. No obstante, IDRISI posee una serie de comandos de conversión vectorial a raster que permite incorporar con facilidad las coberturas vectoriales a los procesos de análisis. Además, incorpora un sistema de gestión de base de datos que está directamente conectado a los datos vectoriales. Así ofrece una buena solución a los análisis geográficos que requieren ambos tipos de capas temáticas. Para este trabajo utilizamos la última versión de este software, IDRISI Andes, lanzada en abril del 2007, es la decimoquinta edición 63


CAPITULO IV

del software IDRISI desde 1987. Se presenta como un GIS integrado y procesamiento de imágenes, que ofrece más de 250 módulos para el análisis y presentación de información espacial digital. Sus potentes herramientas permiten entre muchas utilidades la planificación de territorios, soporte para la toma de decisiones y análisis de riesgo, estadística espacial, análisis de superficies y modelaje espacial. Esta versión dispone de la herramienta Land Change Modeler que permite

explorar, pronosticar y modelar el impacto sobre los

cambios en terrenos. El Modelador de Cambios de Terreno para Sostenibilidad Ecologica (Land Change Modeler) permite solucionar tareas como cambios de terrenos, cambio de pronósticos, impactos sobre biodiversidad y hábitat y planificación de las intervenciones. A demás IDRISI

permite

permite comparar imágenes o analizar

tendencias o anomalías en imágenes de largas series de tiempo; por otro lado importar y exportar una gran variedad de archivos de datos, incluyendo todos los formatos mas importantes de imágenes y vectores, soporta el formato HDF-EOS 4 para importación, el cual es necesario para importar datos tipo ASTER y MODIS. Para presentación de datos gráficos IDRISI ofrece capacidades de composición compleja de mapas, incluyendo múltiples capas, mezcla de capas, composición interactiva de RGB, múltiples leyendas, títulos, etiquetas de texto, rejillas (grid), flecha del norte, barra de escalas e importación de imágenes, etc., siendo de una gran utilidad no solo de visualización y análisis de información raster y vectorial, 64


CAPITULO IV

sino tambiĂŠn, una herramienta muy interesante para la presentaciĂłn de informes. La licencia utilizada en este trabajo es propiedad del Instituto de HidrologĂ­a de Llanuras de la ciudad de Azul perteneciente a la Universidad nacional del centro de la provincia de Buenos Aires.

65


CAPITULO V

CAPÍTULO V PROCEDIMIENTOS Y ANÁLISIS TOPOGRÁFICO

En este capítulo realizamos una descripción y análisis de la topografía

de

nuestra

área

de

estudio

utilizando

diferentes

herramientas. En una primera instancia se determinaron los sectores con mayores y menores cotas de altura y una evaluación de los gráficos

superponiendo

éstos

a

construcciones

MDT

(Modelos

Digitales de Terreno). En una segunda instancia se trabajo para determinar parches paisajísticos en el área de estudio, utilizando el comando Topographic Feature del software ENVI 4.1, la cual fue analizada para que arroje una gráfica acorde a la realidad del terreno, se hicieron pruebas y se contrastaron con el MDT. Una vez optimizada la herramienta y logrado resultados positivos, se procedió al análisis de cada uno de los parches paisajísticos. Por último se procedió a la vectorización, con el sofware Idrisi kilimanjaro, de los sitios

Laguna del Fondo, Laguna de la Ruta,

Manantial Naicó y Laguna de Paisani

los cuales poseen restos

arqueológicos en posición estratigráfica. APROXIMACIÓN TOPOGRÁFICA DE LA REGIÓN Para comenzar con la aproximación topográfica del área a analizar se trabajo en primera instancia con la herramienta COUNTOUR LINE del menú OVERLAY, el resultado obtenido fue el gráfico 7.1, que muestra las curvas de nivel de la región. 66


CAPITULO V

Gráfico 7.1: Resultado obtenido con la herramienta countour line En el proceso de creación de las curvas de nivel el valor mínimo de altitud representado es 99mt. y el máximo es de 363mt., estos valores se presentan en forma automática, en función de evaluar los valores mínimos y máximos de la imagen. La herramienta presenta la posibilidad de corregir el número de curvas de nivel que serán representadas

dentro de los valores mínimos y máximos de

elevación del terreno. Para nuestra primera aproximación utilizamos los dados por defecto de la herramienta, a efectos de una mejor visualización sólo

se modifico

la escala de colores para la

representación de las diferentes curvas y se incluyó a cada una las cotas de altitud.

67


CAPITULO V

Para mejorar la visualización de las diferentes alturas que presenta la región se utilizo la herramienta DENSITY SLICE del menú OVERLAY. La escala de colores que se manejo para la construcción de esta imagen fue la dada por defecto (99 - 131 red, 132 - 164 verde, 165 -197 azul, 198 -230 amarillo, 231 - 263 cyan, 264 - 296 magenta, 297 -329 marrón, 330 - 363 verde mar) (gráfico 7.2).

Gráfico 7.2: Resultado obtenido con la herramienta density slice Con el objetivo de poder visualizar en forma tridimensional los datos del gráfico 9.1, se utilizo la herramienta

3D SURFACEVIEW

del menú TOPOGRAPHIC, el resultado obtenido fue el gráfico 7.3.

68


CAPITULO V

Gráfico 7.3: Resultado obtenido con la herramienta 3d surfaceview Posteriormente se focalizo el trabajo en la

herramienta

TOPOGRAPHIC FEATURE, la cual, por defecto, segmenta la imagen en seis (6) formas topográficas, a los cuales denomina: picos, laderas, pasos, llanos, canales y pozos. Esta herramienta permite modificar tres (3) parámetros, la tolerancia de la pendiente, la tolerancia de la curvatura y el tamaño topográfico del Kernel. La imagen obtenida a partir de mantener los valores otorgados por defecto

de la herramienta Topographic Feature, no nos

permitió obtener un gráfico que a simple vista pueda distinguirse ambientes

que integran la región.

El gráfico que obtuvimos

se

presenta, visualmente, muy compacto y homogéneo (gráfico 7.4).

69


CAPITULO V

Gráfico 7.4: Resultado obtenido con la herramienta topographic feature Para establecer una corroboración de los resultados obtenidos y su relación directa con las geoformas de la región se procedió a crear una representación MDT del área de análisis. El área de estudio no cuenta con geoformas elevadas, por lo cual se creó un modelo digital de terreno con una exageración vertical de 100 x, para obtener como resultado un

zoom de la

superficie de área . La contrastación del resultado del gráfico 7.4 con el MDT arroja un resultado negativo; existe un claro cambio en las clases obtenidas

70


CAPITULO V

por Topographic Fauture,

en el gráfico 7.5

se observa que las

laderas (Ridge) son tomados como canales (chanel) y viceversa.

Gráfico 7.5: Resultado obtenido con la herramienta 3d surfaceview Ante la problemática planteada se comenzó a analizar las posibilidades

de una configuración

manual.

La metodología de

trabajo se baso en el análisis de cada una de las variables del Topographic Feature y su efecto en la topografía de la imagen: 1- La tolerancia de la pendiente, permite modificar los valores asociados a la inclinación de las geoformas, la cual por defecto posee el valor 1.000. Como las características geomorfológicas de la zona no se presentan

de forma 71


CAPITULO V

abrupta, decidimos que la modificación de dicha variable no aportaría un cambio significativo al mejoramiento de la imagen y por lo contrario podría cambiar las geoformas del área, por lo cual se decidió mantener el valor dado por defecto (gráfico 7.6).

Gráfico 7.6: Tolerancia de la pendiente 2- La tolerancia de la curvatura, esta asociada a la forma de la pendiente, es decir a su condición de curvatura o “chatez” de la misma, el valor por defecto de esta variable es de 0.1000.

Como

ya

dijimos

las

características

de

la

geomorfología de la región se presenta de forma “suave”, y su modificación causaría una disociación con la realidad (gráfico 7.7).

Gráfico 7.7: Tolerancia de la curvatura 72


CAPITULO V

3- El tamaño topográfico del Kernel, esta variable se refiere a la cantidad de píxeles que se tendrán en cuenta para realizar un promedio cuyo valor será asociado a una forma u a otra, el valor por defecto de esta variable corresponde a tres (3). Esta variable nos pareció las más adecuada para modificar, ya que al aumentar el número de píxeles en el cálculo nos daría como resultado geoformas

que se

construirían con un muestreo mas amplio, lo cual daría como resultado una imagen mas ajustada a la realidad. Teniendo en cuanta esto la modificación del valor del Kernel se realizo de forma paulatina hasta lograr una imagen que a simple vista nos permita identificar parches en el paisaje. En función de lo expuesto se decidió mantener

los valores

adjudicados a la tolerancia de la pendiente y a la tolerancia de la curvatura, y modificar el tamaño topográfico del Kernel. El resultado obtenido a

partir de la modificación del Kernel muestra claras

diferencias en las imágenes, mientras que en el gráfico 7.4 la región aparece como un paisaje homogéneo, la modificación de un punto (valor 1) en la variable Kernel, como se observa en el gráfico 9.8 da como resultado un paisaje más segmentado, y por otro lado, se produce un cruce en la designación de clases entre las laderas y los canales. Estas características

se repiten y acentúan en forma

paulatina en la segmentación del paisaje.

73


CAPITULO V

Se modifico el kernel en doce (12) instancias sucesivas, aumentando un punto en cada una de ellas; teniendo en cuenta que la modificación del mismo se comenzó a realizar tomando como punto de partida el valor de kernel

dado por defecto por el

topographic feature, el cual corresponde al valor 3, la última imagen generada posee el valor 15 en el kernel (grafico 7.8).

Gráfico 7.8: Secuencia de modificación del valor del kernel

74


CAPITULO V

De las imágenes obtenidas se tomo como representativa los valores medios de segmentación, dicho valor corresponde al gráfico 7, en la misma el Kernel se encuentra con el valor 10 (gráfico 7.9).

Gráfico 7.9: Resultado obtenido con la herramienta topographic feature con un valor de 10 en el kernel Al igual que en el gráfico 7.4 se realizo la comprobación de las clases obtenidas con las formas topográficas correspondientes al MDT, el resultado que se observa en el gráfico 7.10,

deja ver el

carácter positivo entre las clases y las formas topográficas.

75


CAPITULO V

Gráfico 7.10: Resultado obtenido con la herramienta 3d surfaceview De acuerdo a los datos obtenidos se decidió tener como base de análisis la imagen obtenida con un kernel de 10 y trabajar con las características de cada uno de los parches paisajísticos de la misma. Con el fin de poder establecer una mejor visualización y análisis de los parches paisajísticos que componen

la región y tener la

posibilidad de superponerlas más adelante con otras características del paisaje y de variables arqueológicas, se extrajo cada una de las clases resultantes del gráfico 9.9; para lo cual herramienta

se utilizo la

Build Mask, en primera instancia se trabajo con la

variable canales (chanel); obteniendo como resultado el gráfico 7.11.

76


CAPITULO V

Gráfico 7.11: Resultado obtenido con la herramienta build mask

En ella los canales ocupan el 6,39 % de la superficie de región, en cuanto a su disposición geográfica se observa en la gráfico 7.12 una ubicación

trasversal

a la misma, con dirección noroeste

suroeste.

77


CAPITULO V

Gráfico 7.12: Ubicación de los canales en la región La forma de los canales cambian de norte a sur, los que se encuentran hacia el norte son mas largos que anchos, de acuerdo a su forma podría decirse que estos se encuentran en posición transversal a la región con una orientación noreste sureste; hacia el sur esta forma cambia siendo en su mayoría formas muy irregulares y más pequeños (gráfico 7.13).

78


CAPITULO V

Gráfico 7.13: Ubicación de los canales en la región Su distribución no es de forma homogénea

se encuentran

agrupados al oeste. Se observa también un claro aumento de éstos desde el sur oeste en forma transversal disminuyendo su densidad hacia el noreste de la región, los mismos aparecen como divididos en tres

grupos, uno al sur, con mayor densidad de canales al centro

oeste, el siguiente grupo se ubica en el centro con una densidad decreciente en línea horizontal de oeste a este de la región, el último grupo se ubica al noroeste, presentándose como el más pequeño y

79


CAPITULO V

menos denso de los tres grupos de la clase denominada como canales (gráfico 7.14).

Gráfico 7.14: Concentración de los canales En cuanto a la relación de la clase canales con la topografía de la región, la mayoría de estos, más precisamente los que poseen una forma alargada

se encuentran ubicados sobre los

bordes de las formas topográficas mas elevadas a modo de pequeños desagües; mientras que los que poseen forma irregular

se

encuentran en depresiones del terreno (gráfico 7.15).

80


CAPITULO V

Gráfico 7.15: Representación tridimensional de la categoría canales La segunda clase con la que se trabajo fue la denominada por el topographic feature como ladera, la imagen obtenida con el Build Mask fue el gráfico 7.16. En el gráfico 7.17 la

clase ladera ocupa el 18,63 % de la

superficie de región, en cuanto a su disposición geográfica, del conjunto de la clase, se ubican de forma transversal a la imagen, con dirección sureste noroeste, tomando como punto de partida la mayor densidad de la clase. Las formas individuales de la clase son más largas que anchas, y se ubican en forma transversal a la imagen, la orientación, teniendo como punto de partida la mayor densidad de formas, se establece desde el centro oeste de la imagen hacia el noreste de la misma donde la densidad de la clase disminuye y desaparecen antes de llegar al perímetro de la región de estudio (gráfico 7.18). 81


CAPITULO V

Gráfico 7.16: Ubicación de las laderas en la región Para poder establecer una relación de la clase con las formas topográficas

de

la

región

se

confecciono

una

representación

tridimensional del terreno exagerando la topografía de la región en 100mt, a modo de zoom, para poder analizar en forma detallada la clase y su relación con la geoforma. En el gráfico 7.19 se observa que la clase denominada laderas, por la herramienta topographic feature, corresponde a los flancos de las depresiones del terreno.

82


CAPITULO V

Gráfico 7.17: Ubicación y concentración de las laderas en la región

Gráfico 7.19: Representación tridimensional de la clase laderas La última clase que se extrajo con la herramienta Build Mask corresponde a la denominada pasos (PASS), el resultado obtenido se encuentra representado en el gráfico 7.20. 83


CAPITULO V

Gráfico 7.20: Ubicación de la clase pasos en la región

La clase pasos representa el 74,77% de la superficie de la región, se encuentra representada con mayor densidad en el sector noreste y centro este en el gráfico 7.21. Hacia el centro oeste, esta clase, se encuentra interrumpida por la conjunción de las clases que corresponden flancos de depresiones y canales.

84


CAPITULO V

Gráfico 7.21: Ubicación y concentración de la clase pasos en la región Para esta clase no existe una forma geométrica definida, para establecer su correlación con las geoformas de la región se procedió a crear una representación tridimensional del terreno con una exageración vertical de 100mt, la resultante fue el gráfico 7.21. Al igual que en los casos anteriores esta maniobra nos permite experimentar la sensación de un zoom en la región, la necesidad de crear una imagen con esta exageración es debido a que las formas

85


CAPITULO V

topográficas de la región son suaves, si esto no fuera así, la exageración vertical del terreno no sería necesaria. En la superposición de la clase pasos con Modelo Digital de Terreno, se puede observar que esta clase corresponde a los sectores más llanos de la región. Si bien como ya describimos más arriba estos parches del paisaje se encuentran más densos y homogéneas en el sector este de la región, se observa que para el sector

centro y

suroeste de la misma, existen la clase que consideramos como pasos en forma de lenguas, estas formas corresponden a la parte superior de las elevaciones topográficas que caracterizan a ese sector de la región, estas elevaciones y depresiones del terreno se tornan cada vez más suaves hacia el este de la región.

Gráfico 7.22: Representación tridimensional de la clase pasos

86


CAPITULO V

VECTORIZACION DE SITIOS ARQUEOLÓGICOS PREHISPÁNICOS EN ESTRATIGRAFÍA Si bien existen un total de 33 sitios arqueológicos, solamente seis

de

ellos

presentan

restos

arqueológicos

en

posición

estratigráfica. De estos últimos, dos corresponden con asentamientos de tiempos históricos, Pulpería de Llorens y Fortín Toay; mientras que Laguna del Fondo, Laguna de la Ruta, Manantial Naicó y Laguna de Paisani se relacionan con asentamientos arqueológicos prehispánicos. Los dos primeros sitios se encuentran localizados en la reserva de Parque Luro. Las excavaciones más importantes se efectuaron en los sitios de Laguna de Paisani, Manantial Naicó y Laguna del Fondo (reserva Parque Luro). En todos los sitios donde se registran materiales arqueológicos en posición estratigráfica también se recuperaron conjuntos líticos y algunos tiestos cerámicos en superficie (ver Apéndice I). Para la vectorización de los sitios se utilizo el programa Idrisi Kilimanjaro, para lo cual debimos convertir el formato de nuestra imagen SRTM a un formato de imagen compatible con este software. Partiendo

del

ENVI

con

la

herramienta

Save

file

as

convertimos la imagen con formato Tiff a Geo Tiff y de esta forma la imagen no pierde la georeferencia, dándonos la posibilidad de ubicar los sitios con las coordenadas de latitud y longitud.

87


CAPITULO V

Para la vectorización de los sitios elegimos el software Idrisi Kilimanjaro, con la herramienta Import

importamos la imagen

y

convertimos su formato a un archivo compatible con Idrisi (ver imagen 7.22)

.

I

Imagen 7.22: imágenes exportadas al software Idrisi Kilinajaro

Con

la

prehispánicos

herramienta

Digitize

se

digitalizaron

los

sitios

Laguna del Fondo (36º 54` 55” S 64º 10´38” W),

Laguna de la Ruta (36º 55´12” S 64º 16 56” W), Manantial Naicó (36º 54´50” S 64º 22´ 2” W) y Laguna de Paisani (36° 55´ 8.75´´S 64° 25´ 30.07´´W) (ver imagen 9.23).

88


CAPITULO V

Imagen 9.23: Sitios vectorizados en el software Idrisi Kilinajaro

Nuestro análisis en Idrisi sobre los sitios, se fundamentan sobre procesos y análisis en imágenes raster, por esta razón debemos convertir el formato de los sitios vectorizados (imágenes con extensión .vct) a imágenes raster (extensión .rcd). La conversión de formato

se realizo con la herramienta

Rastervector, para lo cual previamente se confecciono una matriz georefernciada con la herramienta Initial a parir de la cual se confecciono la rasterización.

89


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

En

este

capítulo

se

presenta

la

metodología

y

los

procedimientos informáticos con los cuales se construyo el modelo de “camino óptimo” desde los sitios prehispánicos en estratigrafía, Laguna del Fondo, Laguna de la Ruta, Manantial Naicó y Laguna de Paisani,

hacia

los

afloramientos

de

recursos

líticos

más

representativos y cercanos a nuestra área de estudio, por un lado hacia la Meseta del Fresco afloramiento lítico ubicado hacia el sur oeste y por el otro hacia el afloramiento ubicado en

la Laguna el

Carancho la cual se encuentra al sur, ambos fuera de nuestra área de estudio. Finalmente se presentan las conclusiones a las cuales se ha arribado en función de los objetivos planteados y de los análisis efectuados sobre las herramientas

digitales utilizadas a lo largo de

este trabajo. MODELO DE ACCESO A LOS RECURSOS LÍTICOS El modelo de optimización de desplazamiento a los recursos líticos

se

trabajo

fundamentalmente

sobre

el

software

Idrisi

Kilimanjaro. Nos pareció que las herramientas de este software eran las más sencillas y las que nos permitían llegar a obtener los resultados buscados. 90


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

El modelo que construimos se encuentra en función directa con la topografía reclasificada según un ranking de permeabilidad. El comando Cost utilizado para determinar el costo de movilidad teniendo en cuenta las variables del terreno determinadas por el comando Topographic Feature (ver tabla 8.1), genera una superficie de distancia/proximidad (también denominada superficie de costes), donde la distancia se mide como el mínimo esfuerzo de movimiento sobre una superficie de fricción.

Tabla 8.1: Valores asignados de acuerdo a su permeabilidad los valores más altos representan mayor esfuerzo, fricción mientras que los valores más bajos representan menos esfuerzo, es decir son más permeables. La unidad de medida utilizada por este comando es el "equivalente de píxel" (gdc, grid cell equivalents); por ejemplo el equivalente de un

píxel de valor uno (1) indica el coste de

movimiento de atravesar una píxel cuando la fricción es igual a uno (1), un coste de cinco (5) equivalentes de píxel podría significar un movimiento a través de cinco (5) píxeles con fricción uno (1) ó un píxel con fricción de cinco (5). Los costes se determinan de modo radial desde una serie de objetos de referencia hasta los límites de la imagen. El comando Cost incorpora dos algoritmos para el cálculo de costo en la movilidad (en nuestro caso), por un lado el barrido por 91


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

empuje (pushbroom) y crecimiento (growth), El primero es mucho más rápido para mostrar resultados gráficos que el algoritmo de "crecimiento", pero como contrapartida no puede utilizar patrones complejos de barrera . En nuestro caso utilizamos el algoritmo Pushbroom

ya

que

en

nuestra

superficie

de

fricción

no

incorporamos barreras1 dentro de nuestro ranking de permeabilidad del paisaje. La construcción del ranking de permeabilidad del paisaje parte de las variables topográficas analizadas en el capítulo VII con la herramienta

Topographic

Feature

del

software

ENVI

4.4,

asignándole de forma arbitraria a cada uno de los accidentes topográficos un valor que va de 0 a 100 de acuerdo a la complicación y a la demanda de esfuerzo que presentarían los mismos para ser transitados por los grupos humanos (ver Tabla 8.1). La herramienta Reclass, nos permitió asignar nuevos valores a las variables topográficas, permeabilidad

adjudicando

al

paisaje

una

mayor

o

menor

en la que se proyecten los valores de la tabla de

permeabilidad (Gráfico 8.2).

1

En este trabajo consideramos barrera a una geoforma impermeable al paso de los grupos humanos.

92


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.2: Izquierda: 2 laderas, 3 lugares llanos, 4 bajos, 5 canales – Derecha: nuevos valores asignados a la topografía (0 lo más permeable- de color oscuro-, 100 lo menos permeables –colores más claros-) – Abajo: modelo 3D de la imagen reclasificada. El trabajo sobre los costos de movilidad se realizó en forma independiente para hacer más clara la interpretación de los datos y posteriormente analizarlos en conjunto. COSTO DE MOVILIDAD PARA EL SITIO LAGUNA DEL FONDO El sitio Laguna del Fondo se encuentra en el Parque provincial Pedro Luro a unos 30 km al sur de Santa Rosa, sobre la Ruta Nacional 35 y a unos 15 km al este de la localidad de Naicó, sus coordenada de latitud y longitud son 36º 54` 55” S 64º 10´38” W (ver cap. IV). Los resultados obtenidos con el comando Cost que se muestran en el gráfico 10.3 se modelaron en una superficie 3D con el objetivo

93


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

de contrastar los menores costos con las formas topográficas que a nuestro criterio (tabla 8.1) representan costos en la movilidad (gráfico 8.4).

Gráfico 8.3: Los costos de la movilidad van aumentando desde el valor más bajo, en este caso 0.00 el cual representa el sitio Laguna del Fondo, hasta el valor más alto 51805.23, el cual se encuentra asignado a los sectores que representan el mayor costo de movilidad.

Gráfico 8.4: Modelo 3D de costo de movimiento. Sitio Laguna del Fondo (1). Los valores más bajo de movilidad se encuentran representados por los sectores llanos (2), los valores medios por los sectores bajos y laderas (3), por último las mayores cuotas se encuentran representadas por los sectores más elevados del área de estudio (4). 94


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

COSTO DE MOVILIDAD PARA EL SITIO LAGUNA DE LA RUTA Esta laguna se localiza en el extremo oeste del Parque Luro, su ubicación espacial es 36º 55´12” S 64º 16 56” W, forma parte del sector este del Valle de Quehué, formada por amplias playas y un pequeño sector con barrancas altas (ver cap. IV). Los resultados obtenidos con el comando Cost que se muestran en el gráfico 10.5 se modelaron en una superficie 3D con el objetivo de contrastar los menores costos con las formas topográficas que a nuestro criterio

(tabla 8.1) representan costos en la movilidad

(gráfico 8.6).

Gráfico 8.5: Los costos de la movilidad van aumentando desde el valor más bajo, en este caso 0.00 el cual representa el sitio Laguna de la Ruta, hasta el valor más alto 51392.52, el cual representa los sectores de mayor costo de movilidad.

95


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.6: Modelo 3D de costo de movimiento. Sitio Laguna de la Ruta (1). Los valores más bajo de movilidad se encuentran representados por los sectores llanos (2), los valores medios por los sectores bajos y laderas (3), por último los mayores costo se encuentran representados por los sectores más elevados del área de estudio (4).

COSTO DE MOVILIDAD PARA EL SITIO MANANTIAL NAICÓ Este sitio se localiza en un sector topográfico de pendiente media, su ubicación espacial es 36º 54´50” S 64º 22´ 2” W. (ver cap. IV) Los resultados obtenidos con el comando Cost que se muestran en el gráfico 10.7 se contrastaron con un modelo 3D (gráfico 8.8).

96


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.7: Los costos de la movilidad van aumentando desde el valor más bajo, en este caso 0.00 el cual representa el sitio Manantial Naicó , hasta el valor más alto 50931.72, el cual representa los sectores de mayor costo de movilidad.

Gráfico 8.8: Modelo 3D de costo de movimiento. Sitio Manantial Naicó (1). Los valores más bajo de movilidad se encuentran representados por los sectores llanos (1), los valores medios por los sectores bajos y laderas (2), por último los mayores costo se encuentran representados por los sectores más elevados del área de estudio (3).

97


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

COSTO DE MOVILIDAD PARA EL SITIO LAGUNA DE PAISANI El sitio Laguna de Paisani se encuentra en el Quehué, su posición espacial es 36° 55´ 8.75´´S 64° 25´ 30.07´´W (ver cap. IV). Como se hizo para todos los sitios analizados con este comando se contrasto los resultados obtenidos que se muestran en el grafico 10.9 con un modelo 3D (grafico 10.10).

Gráfico 8.9: Los costos de la movilidad van aumentando desde el valor más bajo, en este caso 0.00 el cual representa el sitio Laguna de Paisani, hasta el valor más alto 49655.11, el cual representa los sectores de mayor costo de movilidad.

98


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.10: Modelo 3D de costo de movimiento. Sitio Laguna de Paisani (1). Los valores más bajo de movilidad se encuentran representados por los sectores llanos (2), los valores medios por los sectores bajos y laderas (3), por último los mayores costo se encuentran representados por los sectores más elevados del área de estudio (4). MODELO DE CAMINO ÓPTIMO Con el objetivo de encontrar el camino que represente la mayor permeabilidad del paisaje entre cada uno de los sitios prehispánicos y las fuentes de materia prima más representativas en ellos (ver cap. V), es decir, determinar el camino de coste mínimo entre una o más celdas (píxeles) de “partida” y una o más celdas terminales o de “llegada” (con los valores más bajos) de una superficie de coste acumulado, usamos el comando

Pathway

conjunción

o

con

Distance,

Cost

el cual se usa en

Varcost.

determinando

la

distancia de costo desde una o más celdas, en donde los puntos más bajos de esta superficie representan los puntos terminales para este comando.

99


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

A partir de las superficie de costo determinadas para cada uno de los sitios, con el comando Pathway determinamos el camino de mínimo coste que enlaza la celda terminal. En nuestro caso representados por cada uno de los sitios, y la celda

objetivo,

en

nuestro

análisis

representados

por

los

afloramientos de materias primas más representativas en los sitios arqueológicos a analizar, generando una imagen binaria (booleana) donde el camino de mínimo coste posee valor uno y el fondo valor cero. Como dijimos en el capítulo V, las materias primas registradas para los sitios prehistóricos en estratigrafía en el área de estudio, pueden ser consideradas “alóctonas” a la misma, basándonos en el hecho que en el área de estudio no hay afloramientos de rocas aptas para la talla. Pero como lo demuestran los análisis estadísticos del capítulo IV la mayor cantidad de materias primas la constituyen el chert, silicio, calcedonia y ortocuarcita, materias primas que podrían provenir de Laguna El Carancho, y del área Sierras Bayas (Gráfico . 11).

100


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.11: 1) Meseta del Fresco 2) Laguna del Carancho. Como se puede observar en el gráfico 8.11 los afloramientos de materias primas se encuentran fuera de nuestra área de estudio, por lo cual , extrapolamos su ubicación al perímetro de nuestra imagen, dejando abierto para futuros trabajos el análisis del camino óptimo en el área no comprendida por nuestro análisis. A partir de la extrapolación de los afloramientos de materia prima lítica a nuestra área de estudio La Meseta del Fresco quedo ubicada en el vértice inferior izquierdo de nuestra área de estudio, a los 37º 23´ S y a los 64º 99´ W, y por otro lado la Laguna el Carancho ubicada 37º 22´ S y a 64º 53´W.

101


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

PROCEDIMIENTOS PARA OBTENER EL MODELO DEL CAMINO ÓPTIMO PARA EL SITIO LAGUNA DEL FONDO Para obtener el camino óptimo desde el sitio Laguna del Fondo hacia los afloramientos de materia prima lítica ubicados en la Meseta del Fresco y Laguna el Carancho utilizamos comando pathway del Idrisi kilimanjaro (Gráfico 8.12).

Gráfico 8.12: Izquierda: camino óptimo hacia La Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo hacia la Laguna el Carancho. Con el fin de obtener un trazado con mayor visibilidad gráfica de los caminos óptimos, como así también determinar un rango mayor para la visibilidad arqueológica, incorporamos un Buffer. Es importante recordar que en la imagen SRTM (que analizamos como dato base) cada pixel representa 90x90 mt cuadrados; teniendo en cuenta esto consideramos

que el camino debería contener una

superficie mayor al resultado obtenido con el comando pathway, por lo cual utilizando el camando Buffer, ensanchamos el camino, 102


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

asignando dos (2) píxeles a la derecha y dos (2) a la izquierda del píxel

que

originalmente

determinaba

el

“camino

optimo”

determinando un área de movilidad de 360 mt.de ancho (Gráfico 8.13).

Gráfico 8.13: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo con buffer hacia Laguna el Carancho.

Gráfico 8.14: Representación en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Meseta del Fresco.

103


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.15: Representación en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Laguna el Carancho. Con el fin de determinar el grado de coincidencia de los caminos “óptimos” con la superficie de costo obtenida con el comando Cost se superpusieron ambas imágenes con el comando Overlay (Gráfico 8.16).

Gráfico 8.16: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia la Meseta del Fresco sobre superficie de costo. Derecha: camino óptimo con buffer hacia la Laguna del Carancho.

104


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Con el objetivo de observar si existían convergencias entre los caminos óptimos desde el sitio Laguna del Fondo

hacia los

afloramientos de materias primas líticas, se compuso un mapa temático superponiendo los caminos óptimos a hacia la Meseta del fresco y la Laguna el carancho. (Gráfico 8.17).

Gráfico 8.17: Caminos óptimos superpuestos. Las dimensiones de largo, ancho y convergencia de los “caminos óptimos” fueron realizadas con el comando Measurement Tool del ENVI 4.4, ya que las herramientas de media son a nuestro criterio más “transparentes” que las que dispone el Idrisi Kilimanjaro. El “camino óptimo” desde el sitio Laguna del Fondo hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Meseta del Fresco tiene una extensión de 124,913km, ocupando una superficie areal de 202,957Km2 ; Mientras que el “camino óptimo” que se dirige hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Laguna el Carancho tiene una extensión total de 88,669km ocupando una superficie areal de 140,844Km2. La superposición entre estos caminos

105


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

ocupa los primeros 37,363km, con una una superficie de 61,803km 2 (Gráfico 8.18).

Gráfico 8.18: Arriba a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la meseta del fresco, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Centro a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la Laguna el Carancho, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Abajo a la izquierda la longitud que se superponen ambos caminos, a la derecha, la superficie que comparten.

106


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

PROCEDIMIENTOS PARA OBTENER EL MODELO DE CAMINO ÓPTIMO PARA EL SITIO LAGUNA DE LA RUTA Con el comando pathway del software Idrisi Kilimanjaro obtuvimos el camino óptimo desde el sitio Laguna de la Ruta hacia los afloramientos de materia prima lítica, al sur hacia La Laguna el Carancho y hacia el sur oeste hasta la Meseta del Fresco (gráfico 8.19).

Gráfico 8.19: Izquierda: camino óptimo hacia la Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo hacia la Laguna el Carancho. El uso del comando Buffer nos permitió ampliar el ancho de 90mt. del “camino óptimo” determinado por el comando Pahtway, a un ancho de 360mt.

Obteniendo una visibilidad gráfica “cómoda”

para el trabajo de análisis como así también determinar una “visibilidad arqueológica” más amplia (gráfico 8.20).

107


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.20: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo con buffer hacia Laguna el Carancho.

Al igual que en análisis del sitio Laguna del Fondo se superpusieron los caminos óptimos sobre un modelo 3D del área de trabajo (Gráfico 8.21 y 8.22).

Gráfico 8.21: Representación en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Meseta del Fresco.

108


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.22: Representación en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Laguna el Carancho. Para determinar el grado de coincidencia de los caminos “óptimos” con la superficie de costo obtenida con el comando Cost se confecciono con el comando Overlay un mapa temático con la superposición del los caminos óptimos y las superficies de costo (Gráfico 8.23).

Gráfico 8.23: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia la Meseta del Fresco sobre superficie de costo. Derecha: camino óptimo con buffer hacia la Laguna del Carancho sobre superficie de costo.

109


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Al igual que con el sitio Laguna del Fondo en el análisis de superposición de caminos hacia los afloramientos de materia prima lítica

se compuso un mapa temático superponiendo

los caminos

óptimos desde el sitio Laguna de la Ruta hacia el sur oeste a la Meseta del fresco y el camino que va hacia el

sur a la Laguna el

Carancho. (Gráfico 8.24).

Gráfico 8.24: Caminos óptimos superpuestos. Con la herramienta Measurement Tool del software ENVI 4.4 se tomaron las dimensiones de largo, ancho y convergencia de los caminos hacia los afloramientos de materia prima; el camino que va desde el sitio Laguna del Fondo hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Meseta del Fresco tiene una extensión de 124,299Km, y una una superficie de 230,800 Km²; mientras que el “camino óptimo” que se dirige hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Laguna el Carancho tiene una extensión total de 88,3935 Km ocupando una superficie areal de 178,513 Km² La superposición entre estos caminos ocupa los primeros 39.532 Km con una superficie de 84,612 Km² (Gráfico 8.25). 110


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.26: Arriba a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la meseta del fresco, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Centro a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la Laguna el Carancho, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Abajo a la izquierda la longitud que se superponen ambos caminos, a la derecha, la superficie que comparten.

111


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

PROCEDIMIENTOS PARA OBTENER EL MODELO DE CAMINO ÓPTIMO PARA EL SITIO MANANTIAL NAICÓ Como en los sitios anteriores Laguna del Fondo y Laguna de la Ruta utilizamos el comando pathway del Idrisi kilimanjaro,

para

obtener el camino óptimo desde el sitio Manantial Naicó hacia los afloramientos de materia prima lítica ubicados en la Meseta del Fresco y Laguna el Carancho (Gráfico 8.27).

Gráfico 8.27: Izquierda: camino óptimo hacia la Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo hacia la Laguna el Carancho.

El camino óptimo hacia los lugares de aprovisionamiento de materia prima lítica de la imagen 8.27 posee un ancho de 90 mt. Con el fin de obtener una mayor visibilidad arqueológica y comodidad de análisis a ojo descubierto se uso comando Buffer para obtener un ancho de 360mt.(gráfico 8.28).

112


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.28: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo con buffer hacia Laguna el Carancho. Los

resultados

obtenidos

superpusieron en un modelo 3D

con

el

comando

Buffer

se

del área de análisis con el fin de

observar la relación de los caminos con las geoformas del área en cuestión (Gráfico 8.29 y 8.30).

Gráfico 8.29: Representanción en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Meseta del Fresco.

113


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.30: Representanción en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Laguna el Carancho.

Con el objetivo de observar si existen coincidencias entre los caminos “optimos” con la superficie de costo obtenida con el comando Cost se confecciono con el comando Overlay un mapa temático entre ambas imágenes (Gráfico 8.23).

Gráfico 8.31: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia la Meseta del Fresco sobre superficie de costo. Derecha: camino óptimo con buffer hacia la Laguna del Carancho sobre superficie de costo. Para observar

si existian convergencias entre

los caminos

“óptimos” desde el sitio Manantial Naicó hacia los afloramientos de

114


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

materias primas líticas, se compuso un mapa temático superponiendo los caminos óptimos (Gráfico 8.32).

Gráfico 8.32: Caminos óptimos superpuestos.

Utilizando la herramienta Measurement Tool del software ENVI 4.4 se analizo la imagen 10.32 obteniendo datos sobre el largo, ancho y convergencia de los caminos. El camino que va desde el sitio Manantial Naicó hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Meseta del Fresco tiene una extensión de 127,259Km, y una una superficie de 21,391km2; mientras que el “camino óptimo” que se dirige hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Laguna el Carancho tiene una extensión total de 89,651km ocupando una superficie areal de 132,080km 2 la superposición entre estos caminos ocupa los primeros 39,2384km con una superficie de 72,422Km² (Gráfico 8.31).

115


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.31: Arriba a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la meseta del fresco, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Centro a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la Laguna el Carancho, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Abajo a la izquierda la longitud que se superponen ambos caminos, a la derecha, la superficie que comparten.

116


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

PROCEDIMIENTOS PARA OBTENER EL MODELO DE CAMINO ÓPTIMO PARA EL SITIO LAGUNA DE PAISANI Para el sitio Laguna Paisani como en los sitios anteriores utilizamos el comando Phathway del Idrisi kilimanjaro, para obtener el camino óptimo desde el sitio hacia los afloramientos de materia prima lítica ubicados en la Meseta del Fresco y Laguna el Carancho (Gráfico 8.31).

Gráfico 8.31: Izquierda: camino óptimo hacia la Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo hacia la Laguna el Carancho.

Gráfico 8.32: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia Meseta del Fresco. Derecha: camino óptimo con buffer hacia Laguna el Carancho.

117


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

El camino óptimo hacia los lugares de aprovisionamiento de materia prima lítica

resultante del comando pathway

posee un

ancho de 90 mt., al igual que con los tres sitios antes analizados, para obtener una mayor visibilidad arqueológica

y comodidad en el

análisis a ojo descubierto se aumento su ancho a 360 mt. con el comando Buffer (gráfico 8.32). Los resultados obtenidos con el comando Buffer se acoplaron a un modelo 3D del área de análisis con el fin de observar la relación de los caminos con las geoformas del área en cuestión (Gráfico 8.33 y 8.34).

Gráfico 8.33: Representanción en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Meseta del Fresco.

118


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.34: Representanción en 3D del camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima de la Laguna el Carancho. Para observar

si existen coincidencias entre los caminos

“optimos” con la superficie de costo obtenida con el comando Cost se confecciono con el comando Overlay

un mapa temático entre

ambas imágenes (Gráfico 8.35).

Gráfico 8.35: Izquierda: camino óptimo con buffer hacia la Meseta del Fresco sobre superficie de costo. Derecha: camino óptimo con buffer hacia la Laguna del Carancho sobre superficie de costo.

Con el fin de observar la existian de convergencias entre los caminos “óptimos” desde el sitio Laguna de Paisani hacia los 119


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

afloramientos de materias primas líticas, se compuso un mapa temático superponiendo los caminos óptimos (Gráfico 8.36).

Gráfico 8.36: Caminos óptimos superpuestos. Utilizando el software ENVI 4.4 a partír de la herramienta Measurement Tool

se analizó la imagen 8.36 obteniendo datos

sobre el largo, ancho y convergencia de los caminos. El camino que va desde el sitio Laguna de Paisani hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Meseta del Fresco tiene una extensión de 127,932 Km, y una superficie de 219,955 Km²; mientras que el “camino óptimo” que se dirige hacia el afloramiento de materia prima lítica ubicado en la Laguna el Carancho tiene una extensión total de 91,966 Km ocupando una superficie areal de

155,431 Km² la

superposición entre estos caminos ocupa los primeros 4,695 Km con una una superficie de 5,143 Km2 (Gráfico 10.37).

120


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

Gráfico 8.37: Arriba a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la meseta del fresco, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Centro a la izquierda longitud camino óptimo hacia el afloramiento de materia prima lítica en la Laguna el Carancho, a la derecha la superficie que ocupa este camino. Abajo a la izquierda la longitud que se superponen ambos caminos, a la derecha, la superficie que comparten. 121


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

CONCLUSIONES En este trabajo hemos presentado una propuesta experimental en la elaboración de un modelo de “caminos óptimos”, en función de las características geomorfológicas de nuestra área de análisis, es decir

los

caminos

que

representan

menor

fricción

en

el

desplazamiento de una población teniendo como variables de su movimiento a las características morfológicas del área . En nuestro caso particular, se relacionó con el comportamiento y movilidad de los grupos cazadores recolectores prehispánicos

que ocuparon el

área y gestaron los sitios arqueológicos Laguna del Fondo, Laguna de la Ruta, Manantial Naicó y Laguna de Paisani. La elaboración del modelo de “caminos óptimos” nos permitió en un área con una superficie total de 8.208 km² identificar en primera instancia sectores con mayores expectativas arqueológicas con superficies no mayores a los 232 km2 lo cual equivale a un 2,86% de nuestra área de estudio, significando una disminución de un 96,14% de área de análisis. Por decantación, en una segunda instancia, se pudo identificar unidades de muestreo con una mayor factibilidad de prospección teniendo en cuenta, características geomorfológicas, que son las bases de nuestro modelo. Finalmente es importante tener presente que el modelo que se presenta en este trabajo es de índole experimental, pretendiendo ser

122


CAPÍTULO VI PROCEDIMIENTOS Y CONCLUSIONES

un disparador para evaluar el uso de SIG en trabajos con objetivos arqueológicos.

123


APENDICE I

APÉNDICE I SITIOS ARQUEOLÓGICOS EN EL AREA DE ESTUDIO En este capítulo sistematizamos y combinamos los datos de los sitios

arqueológicos,

con

los

específicamente

geográficos,

su

localización, los principales factores geográficos y las unidades geomorfológicas que constituyen el paisaje arqueológico regional, los cuales pasarán a conformar el sistema de planificación y evaluación de nuestro SIG. Los datos que aquí se presentan surgen de las investigaciones realizadas por el Dr. Rafaél Curtoni presentadas en su tesis doctoral (Curtoni 2007). SITIOS ARQUEOLÓGICOS EN ESTRATIGRAFÍA Del total de 33 sitios arqueológicos identificados en superficie, solamente en seis de ellos se pudieron verificar restos en posición estratigráfica. De estos seis lugares, dos se corresponden con asentamientos de tiempos históricos (Pulpería de Llorens y Fortín Toay), y los restantes se relacionan con asentamientos arqueológicos prehispánicos (Laguna del Fondo, Laguna de la Ruta, Manantial Naicó y Laguna de Paisani). Los dos primeros sitios se encuentran localizados en la reserva de Parque Luro. Las excavaciones más importantes se efectuaron en los sitios de Laguna de Paisani, Manantial Naicó y Laguna del Fondo (reserva Parque Luro). En los sitios históricos de Pulpería de Llorens y Fortín Toay se efectuaron distintos sondeos cuyos resultados se mencionan más adelante. En todos los sitios donde se registran materiales arqueológicos en 124


APENDICE I

posición estratigráfica también se recuperaron conjuntos líticos y algunos tiestos cerámicos en superficie, por lo tanto aquí se presenta toda la información en conjunto. SITIO LAGUNA DEL FONDO (LDF, PARQUE LURO) El Parque provincial Pedro Luro se encuentra a unos 30 km al sur de Santa Rosa, sobre la Ruta Nacional 35 y a unos 15 km al este de la localidad de Naicó (36º 54` 55” S 64º 10´38” W) (Figura 4.1). Constituye una Reserva Ecológica de bosque de caldén y especies exóticas como ciervo colorado y jabalí. Posee tres cuerpos lagunares y un sector de camping en los cuales se recuperaron evidencias arqueológicas en superficie. Los sectores topográficos utilizados se relacionan con tres cotas altimétricas distintas que representan tres geoformas diferentes, como son los bajos, valles y pendientes. Esta laguna se encuentra a unos 5 km al este de los demás sitios arqueológicos registrados en el Parque Luro (Foto 4.1). El sitio Laguna del Fondo se localiza en un microrelieve de bajos y forma parte del sector oriental de la geoforma mayor del Valle de Quehué.

Foto 4.1: Laguna del Fondo 125


APENDICE I

El conjunto arqueológico recuperado se compone de 202 elementos

que

fueron

clasificados

como

desechos

de

talla,

instrumentos, artefactos manufacturados por abrasión, picado y/o pulido, fragmentos de cerámica y ecofactos (Gráfico 4.1).

Gráfico 4.1 Considerando que las condiciones medioambientales hayan sido similares durante el desarrollo del Holoceno tardío y los conjuntos arqueológicos recuperados tanto en superficie como en excavación es probable que en este lugar se hallan realizado diferentes actividades, posiblemente estacionales, con estadías breves y quizás redundantes (Curtoni 2007). Entre

las

actividades

realizadas

se

pueden

mencionar

principalmente aquellas relacionadas con la caza y procesamiento inicial de las presas, la preparación de cueros, la utilización y procesamiento primario de recursos del espinal. Debido al carácter esporádico de las ocupaciones estimamos que estas actividades no debieron desarrollarse en forma simultánea sino en los distintos 126


APENDICE I

episodios de uso de este lugar y como parte de los movimientos residenciales de los grupos cazadores recolectores. SITIO LAGUNA DE LA RUTA (LDR, PARQUE LURO) Esta laguna se localiza en el extremo oeste del Parque Luro (36º 55´12” S 64º 16 56” W) y forma parte del sector este del Valle de Quehué (Figura 4.1), formada por amplias playas y un pequeño sector con barrancas altas que ha sido impactado recientemente por las obras de construcción del acueducto del Río Colorado (Foto 4.2). Los materiales arqueológicos se encontraban dispersos en amplias superficies y en bajas densidades artefactuales. El material recuperado en esta pequeña excavación consiste en: pequeños fragmentos óseos indeterminados (algunos quemados), una epífisis distal de radio cúbito de guanaco con evidencias de marcas, restos de roedores; desechos de talla, un instrumento de cuarcita fracturado y un artefacto manufacturado por abrasión, picado y/o pulido. Las materias primas líticas presentes tanto en las recolecciones superficiales practicadas en los alrededores de este sitio como las recuperadas en el sondeo son chert siliceo, calcedonia, cuarcita, sílice, cuarzo, granito e indeterminadas. La densidad artefactual es baja tanto en superficie como en excavación. Esta laguna se localiza en el sector occidental del borde con efecto de ecotono definido para el área. 127


APENDICE I

Foto 4.2: Sitio Laguna de la Ruta SITIO MANANTIAL NAICÓ (MN) Este sitio se encuentra a unos 7 km al este del sitio Laguna de Paisani sobre una pendiente o lomada que circunda un bajo salitroso. El asentamiento arqueológico se localiza sobre un gradiente suave en la cota de nivel comprendida entre los 120 a 140 m snm. Es decir se encuentra en un sector topográfico de pendiente media, cercana a la geoforma del Valle de Quehué (36º 54´50” S 64º 22´ 2” W) (figura 4.1). En el fondo del valle se localiza el sitio arqueológico de Laguna de Montoya, ubicada unos 500 m al norte de Manantial Naicó y donde se ha recuperado un conjunto superficial de material lítico. También en la geoforma de las mesetas localizada hacia el oeste de Manantial Naicó y sobre el sector más alto del paisaje (cotas mayores a 240 m snm),

se

recuperaron

diferentes

restos

óseos

humanos

muy

128


APENDICE I

fragmentados de un mínimo de seis individuos, en un lugar que pudo haber sido un espacio de entierro. Estas apreciaciones intentan remarcar que Manantial Naicó se encuentra localizado topográficamente en un sector del paisaje que ofrece condiciones óptimas para la ocupación humana y a partir del cual se accede fácilmente a diferentes geoformas (foto 4.3). El material arqueológico aparece en superficie sobre un cañadón ancho producido por erosión hídrica proveniente de los manantiales y de las lluvias desembocando en el bajo o Laguna de Montoya.

Foto 4.3: Sitio Manantial Naicó Entre los instrumentos se recuperó un conjunto

de 64

elementos clasificados como: artefactos de formatización sumaria con retoques sumarios, filos naturales con rastros complementarios, artefactos de formatización sumaria, raspadores, raederas, puntas de proyectil, bifaces, cortantes y cuchillos de distintos subgrupos. 129


APENDICE I

Las materias primas más utilizadas para la confección de los instrumentos son la calcedonia y el sílice, en menor proporción le siguen el chert siliceo, cuarcita, determinadas y xilópalo, cuarzo, dolomía y obsidiana (grafico 4.2).

Gráfico 4.2 Desde el punto de vista tecnológico tanto en sílice como en calcedonia se expresa la misma tendencia en lo que respecta a los instrumentos informales, es decir un uso de las rocas orientado a la búsqueda de filos naturales y artefactos de formatización sumaria. Por otro lado, con relación a la formalidad parece haber diferencias entre estas materias primas, dado que el sílice pudo haber estado orientado básicamente hacia la elaboración de puntas de proyectil y en menor proporción hacia otros tipos de artefactos (e.g.raspadores). En cambio la calcedonia estuvo dirigida hacia la confección de artefactos compuestos, raederas y raspadores (Curtoni 2007).

130


APENDICE I

Otra evidencia arqueológica que se recuperó en este lugar son los fragmentos de alfarería. El conjunto superficial consta de 149 tiestos cerámicos de tamaños muy pequeños y pequeños, algunos con bordes erosionados y confeccionados con diferentes pastas. El sitio Manantial Naicó se localiza topográficamente sobre una pendiente baja que posee condiciones de reparo, disponibilidad permanente de agua, bancos de arcilla y cercanía a otros sectores del paisaje como los valles, lagunas, médanos y mesetas. Teniendo en cuenta estos factores y el contexto material recuperado se estima que en este lugar se realizaban actividades generalizadas donde los tiempos de ocupación debieron estar relacionados

con

estadías

no

muy

prolongadas

aunque

probablemente redundantes. Manantial Naicó es el único sitio de toda el área de investigación que presenta la mayor cantidad y variedad de tiestos cerámicos. También es el único donde predominan los artefactos formales confeccionados en calcedonia (Curtoni 2007). SITIO LAGUNA DE PAISANI (LP) El sitio Laguna de Paisani se encuentra 2 km al sur de la localidad de Naicó, Dpto. Toay, en una cota comprendida entre los 140 m snm y los 120 m snm, perteneciendo topográficamente a la geoforma del Valle de Quehué ( 36° 55´ 8.75´´S 64° 25´ 30.07´´W) (figura 4.1). Es una laguna permanente con una extensión de 1.250 m de longitud 131


APENDICE I

por 1.000 m de ancho, rodeada en su margen oeste por un monte bajo de caldĂŠn, espinillos y chaĂąares y en su margen este por lomadas y colinas medanosas (foto 4.4).

Foto 4.4: Sitio Laguna Paisani Los instrumentos recuperados en superficie en Laguna de Paisani constituyen un conjunto de 77 elementos; estos han sido clasificados

en

puntas

de

proyectil,

perforadores,

cuchillos,

raspadores, lascas con retoques sumarios, artefactos compuestos, filos

naturales

con

rastros

complementarios,

artefactos

de

formatizaciĂłn sumaria con retoques sumarios, bifaces, raederas, muescas y preformas (Grafico 4.3).

132


APENDICE I

Grafico 4.3 Las materias primas más representadas entre los instrumentos son el chert siliceo, el sílice y la calcedonia. En menores proporciones se encuentran la cuarcita, las indeterminadas, cuarzo y xilópalo (Grafico 4.4).

Gráfico 4.4

133


APENDICE I

Se registraron también instrumentos con presencia de pátina, varios con los filos embotados y algunos casos de alteración térmica. En síntesis, considerando todos los instrumentos de superficie, la mayoría de los mismos se caracterizan por la informalidad, dado que no se observa una producción de formas bases estandarizadas, la serie técnica presenta retoques aislados y no se registran evidencias de mantenimiento y reactivación. Las materias primas más utilizadas son el chert siliceo, limolita silicificada, sílice y cuarcita (gráfico 4.5).

Gráfico 4.5 Por otro lado, los tiestos cerámicos recuperados en superficie son muy escasos y se trata solamente de dos fragmentos que fueron encontrados en la actual playa de la laguna. .

Teniendo en cuenta el material arqueológico recuperado tanto

en las excavaciones como en superficie y el microrelieve utilizado, se 134


APENDICE I

puede caracterizar a esta laguna como un sitio con temporalidades de ocupación

no

muy

prolongadas

donde

se

realizaron

distintas

actividades probablemente en diferentes momentos. Estas podrían estar

relacionadas

con

el

aprovechamiento

estacional

de

las

oportunidades que ofrece el ambiente como los productos del caldenar; con la

caza y procesamiento primario

de recursos

faunísticos y con el mantenimiento y formatización de instrumentos. Es importante tener presente que en esta parte de la provincia de La Pampa no hay disponibilidad de rocas aptas para la talla, por lo tanto es esperable un aprovechamiento intensivo de las rocas presentes. Considerando todos los núcleos de superficie y excavación, la materia prima más representada es el chert siliceo, le siguen en representatividad la limolita, el sílice, la cuarcita y riolita, la baja proporción de núcleos en sílice y cuarcita y la nula presencia en calcedonia o ftanita, contrasta con los artefactos formales que han sido confeccionados en esas materias primas. Esto estaría sugiriendo que las rocas originarias de la subregión Pampa Húmeda (cuarcita y calcedonia o ftanita) ingresaron a este paisaje como preformas y/o como instrumentos formatizados siendo aquí sus filos mantenidos y reavivados. Como puede observarse, las materias primas utilizadas en todo el conjunto lítico (desechos e instrumentos) corresponden mayormente a rocas provenientes del

135


APENDICE I

oeste pampeano (chert siliceo y sílice), y en menor proporción a las de la subregión Pampa Húmeda (calcedonia y cuarcita). En principio se podría sugerir que la mayor frecuencia en el uso de rocas del oeste pampeano, sobre todo de chert siliceo, se relaciona con la localización espacial de Laguna de Paisani. Es decir, este lugar se encuentra hacia el oeste del borde con efecto de ecotono definido para el área de estudio y en consecuencia es esperable una mayor representación de rocas de esta parte de la subregión.

Figura 4.1: sitios en estratigrafía. 1) Lag. Del Fondo 2) Lag. De la Ruta 3) Manantial Naicó 4) Laguna de Paisani SITIOS ARQUEOLÓGICOS DE SUPERFICIE En la mayoría de estos lugares (veinticuatro -24-) las evidencias arqueológicas están compuestas principalmente por materiales líticos 136


APENDICE I

que en muy pocos casos se encuentran concentrados y en cantidades importantes. En algunos sitios los artefactos líticos se encuentran también con evidencias faunísticas, tiestos cerámicos y restos europeos. En los restantes lugares (9) las expresiones arqueológicas se relacionan

exclusivamente con

la

presencia

de

materiales

históricos (7, de los cuales dos son estratigráficos), restos óseos humanos (1) y pinturas rupestres (1). LAGUNA DEL POTRILLO OSCURO (LPO) Este lugar se encuentra en la estancia homónima localizada sobre la ruta provincial 14 y a unos 25 km al este de ruta 35 (S 36° 49 ´ 29.33´´ W 63° 59´48.06´´) (Figura 4.2). Es una laguna extensa y alargada con una dirección SW-NE, rodeada por pequeñas barrancas muy erosionadas producto de la acción hídrica y por las tareas de desmonte que se producen sobre las lomadas adyacentes a la laguna. En la margen norte de LPO se recuperó un conjunto de ocho artefactos líticos. Si bien los artefactos de este lugar son muy escasos, es interesante destacar que las materias primas representadas no se encuentran disponibles en esta parte de la provincia de La Pampa y algunas de ellas podrían provenir de la subregión Pampa Húmeda. BAJO DE CONI (BC) Este sitio se encuentra en la estancia La Miriam ubicada en la intersección de la ruta 35 y el camino vecinal que se dirige a Naicó (S 137


APENDICE I

36° 52´27.74´´ W 64° 18´43.88´´). Este bajo forma parte del sector nordeste del Valle de Quehué y se encuentra a unos 2 km al oeste de la reserva ecológica de Parque Luro (Figura 4.2). Desde el punto de vista geomorfológico posee una estructura alargada con orientación SW-NE y se encuentra rodeado de lomadas altas cubiertas por pajonales, arbustos bajos y altos. Se hallaron artefactos, desechos de talla, instrumentos, y un fragmento cerámico (Gráfico 5.5).

Gráfico 4.5 Las materias primas representadas entre los desechos son el chert siliceo (n=7), seguida en proporciones iguales por sílice (n=2), cuarcita (n=2), calcedonia (n=2), e indeterminadas (n=2) (grafico 4.6).

138


APENDICE I

Gráfico 4.6 Un raspador y el cuchillo lateral fueron confeccionados en cuarcita blanca (ortocuarcita) cuyo color y textura del grano es similar a las rocas provenientes de la subregión Pampa Húmeda. El sitio Bajo de Coni se localiza dentro de los límites de la franja o borde con efecto de ecotono que caracteriza al área de estudio y en la margen oeste del mismo. En términos de localización espacial este sitio se encuentra próximo al ambiente de bosque xerófilo que se encuentra hacia el oeste del área y del borde ecotonal. LAGUNA EL PARAÍSO (EPA) Esta laguna se encuentra en la estancia homónima localizada sobre la ruta 35,en frente de la reserva del Parque Luro (S 36° 55 ´23.84´´ W 64° 15´24.38´´). Es una laguna baja y extensa rodeada 139


APENDICE I

de suaves lomadas que se encuentran cubiertas de pajonales y renuevos del bosque de caldén, hecho por el cual las condiciones de visibilidad sobre las pendientes son prácticamente nulas (Figura 4.2). Los materiales arqueológicos se hallaron en la parte baja de la laguna, donde finalizan las pendientes y comienzan los sectores de playas. Se recuperó un conjunto conformado por 30 artefactos. Entre las materias primas representadas las más abundantes son la cuarcita, el cuarzo y el chert siliceo y en menor proporción se encuentran las indeterminadas, riolita, calcedonia, limolita, y dolomía. Se halló un tiesto cerámico de tamaño pequeño (24 mm x 15 mm x 3 mm), con la superficie externa alisada, textura de la pasta arenosa y laminar con inclusiones heterogéneas de tamaño muy pequeño de distribución irregular. La cocción es no oxidante, las fracturas son irregulares y no presenta decoración. BAJO DEL MEDIO (BM) Este bajo forma parte de la reserva ecológica de Parque Luro y corresponde geomorfológicamente al Valle de Quehué. Se ubica unos 30 km al sur de Santa Rosa, sobre ruta Nac. 35, entre los sitios de Laguna de la Ruta y Laguna del Fondo, en un radio aproximado de 5 km (S 36° 55´09.03´´ W 64° 15´15.72´´). Se caracteriza por ser un bajo salino que en épocas de escasez de lluvias suele estar seco (Figura 4.2).

140


APENDICE I

El conjunto arqueológico recuperado consta de 38 artefactos líticos, en donde las materias primas representadas son cuarcita, indeterminadas, xilópalo, chert siliceo, sílice, calcedonia, cuarzo cristalino, limolita, y riolita. El sitio Bajo del Medio se localiza en el sector oriental del Valle de Quehué y dentro del ambiente definido como borde con efecto de ecotono del área. SECTOR CAMPING (SC) Este lugar forma parte de la reserva Parque Luro y se localiza en una lomada que acompaña en forma longitudinal a el sitio Bajo del Medio (S 36° 54´ 31.5´´ W 64° 15´ 43.88´´). En este sector se encuentran las instalaciones del camping de la reserva ecológica del parque, el castillo de los antiguos dueños, galpones, casas y caminos (Figura 4.2). Se recuperó un conjunto artefactual de 51 elementos entre los cuales se incluyen desechos de talla, instrumentos, un núcleo, una boleadora y un tiesto cerámico. La materia prima más representada es el chert siliceo con un 54 %, seguido por calcedonia, cuarcita, sílice, cuarzo, indeterminadas, riolita, limolita y granito con valores menores al 10 % cada una.

141


APENDICE I

LAGUNA DE MONTOYA (MY) La laguna de Montoya se localiza en la parte centro-oeste del área de estudio en la geoforma de valles y mesetas (S 36° 54´49.77´´ W 64° 23´04.17´´) y a unos 400 metros al norte del sitio arqueológico estratigráfico de Manantial Naicó (Figura 4.2). La laguna posee una forma alargada con dirección SW-NE y forma parte de un gran bajo relacionado estructuralmente con la geoforma mayor del Valle de Quehué. Se encuentra rodeada en todo su perímetro por grandes lomadas con renuevos del bosque del espinal, siendo algunos sectores impenetrables debido a la densidad del arbustal y de los árboles bajos y altos. En cuanto al conjunto lítico está compuesto de 155 elementos entre los cuales se incluyen desechos de talla, instrumentos, fragmento de núcleo y ecofactos (Grafico 4.7).

Gráfico 4.7 142


APENDICE I

La materia prima más representada en todo el conjunto es el chert siliceo, seguido por las indeterminadas, cuarcita, calcedonia, sílice, cuarzo y basalto en valores menores (Grafico 4.8).

Gráfico 4.8 La

elevada

instrumentos

frecuencia

sugieren

de

que

microlascas

en

este

y

lugar

la se

escasez

de

efectuaron

principalmente actividades de mantenimiento y reactivación de filos de artefactos probablemente formales, los cuales conformarían parte del

toolkit

personal

de

los

grupos

cazadores

recolectores

trasladándolos consigo en sus desplazamientos (Torrence 2001). Se estima que las ocupaciones debieron ser breves y formarían parte de circuitos más amplios de movilidad y uso del paisaje. En estos lugares es altamente probable que se hayan planificado estrategias basadas en el aprovisionamiento de los individuos con artefactos formales. 143


APENDICE I

LAGUNA DE CHAPALCÓ (CH) Este sitio se localiza en la estancia María Carmen en el sector central del Valle de Chapalcó y en inmediaciones de la Colonia Chapalcó (S 36° 52´25.03´´ W 64° 45´04.76´´). Es una laguna playa y extensa, rodeada por pequeñas lomadas y que en verano suele estar seca (Figura 4.2). Este lugar se encuentra aproximadamente a un kilómetro al norte del sitio Loma de Chapalcó, donde se recuperaron restos óseos humanos. En la margen nordeste de la laguna se efectuó una recolección superficial de un conjunto lítico conformado por 49 elementos. Entre las materias primas más representadas se encuentran el chert siliceo con un 58 % y el sílice con un 14 %, seguidos por las indeterminadas, cuarcita, calcedonia, basalto, cuarzo y riolita. Teniendo en cuenta el tamaño de los desechos de talla, la presencia

de

algunos

núcleos

agotados,

la

mayoría

de

los

instrumentos caracterizados por la informalidad y la ubicación topográfica, se puede proponer que en este bajo se realizaron actividades específicas quizás relacionadas con eventos de caza y procesamiento inicial de las presas. Las ocupaciones debieron ser breves y posiblemente estacionales (Curtoni 2007).

144


APENDICE I

LAGUNA LONCOCHÉ (LL) Esta laguna se localiza a unos 33 km al norte de Santa Rosa sobre ruta nacional 35, en el departamento Capital (S 36° 18´58.82´´ W 64° 16´44.50´´), presenta una orientación SW-NE y se encuentra rodeada en sus márgenes sur y oeste por lomadas suaves cubiertas de arbustal y bosque de caldén (figura 4.2). Este lugar posee relevancia histórica debido a que fue territorio de los Rankülches y más tarde también del cacique Pincén. A pesar de las diferentes fuentes que indican a este lugar como asentamiento indígena, en 1946 fue colocado un monolito en el borde de la laguna y sobre la ruta señalando que ese lugar era Luan Lauquen (Laguna del Guanaco), donde el ejército Nacional levantó un fortín y donde también acampó el Coronel Hilario Lagos en 1879. Esta acción implicó la imposición de un nuevo nombre a la laguna de Loncoché y la generación de un nuevo paisaje. Los materiales arqueológicos recuperados responden a un pequeño número de desechos líticos hallados sobre las lomadas ubicadas en el sector sudoeste de la laguna. LAGUNA DE ROJO (LR) Esta laguna se encuentra localizada en la parte norte del área de estudio en la geoforma mayor del relieve perteneciente a colinas y lomadas. Se ubica a unos 8 km al oeste de la ruta nacional 35 desde 145


APENDICE I

el club El Guanaco (S 36° 18´53.05´´ W 64° 21´18.65´´). Es una laguna de grandes dimensiones rodeada en todo su perímetro por lomadas altas, extensas y cubiertas en parte por bosque de caldén (Figura 4.2).

Gráfico 4.9 El conjunto lítico está compuesto por 35 artefactos entre desechos de talla, instrumentos, núcleos, artefactos elaborados por abrasión, picados y/o pulidos, microlascas y un ecofacto (Gráfico 4.9). Las materias primas más representadas en todo el conjunto son la cuarcita en un 42 %, la calcedonia en un 19 %, seguidas por arenisca, chert siliceo, indeterminadas, riolita, sílice y granito. Considerando

los

tipos

de

desechos

y

los

instrumentos

representados es posible plantear que se llevaron a cabo actividades de reactivación de filos en artefactos formales, alguno de los cuales 146


APENDICE I

presentan las típicas raederas doble convergentes y raspadores frontales de cuarcita y calcedonia similares a las del área interserrana de Pampa Húmeda. En cuanto a la funcionalidad de este sitio podría decirse que de acuerdo al tamaño pequeño de los artefactos de molienda, la presencia de instrumentos formales confeccionados en rocas de Pampa Húmeda y la escasez de desechos líticos, se podría plantear que en este lugar se expresó una estrategia de aprovisionamiento de los individuos (Kuhn 1989, 1995, Torrence 2001). Es decir, los cazadores

debieron

transportar

en

sus

desplazamientos

los

instrumentos formales que conformaban parte del conjunto de sus herramientas. LAGUNA BAJO PALOMAS (BP) Esta laguna se localiza en un bajo perteneciente a la geoforma de colinas y lomas y se ubica a unos 30 km al oeste de ruta 35 (S 36° 18´36.28´´ W 64° 31´29.35´´). Es una laguna playa sin barrancas y rodeada en sus márgenes sudoeste y noreste por cárcavas de erosión (Figura 4.2). Todo el perímetro de la laguna presenta abundante pajonal, arbustales bajos y sobre el sector sur una pequeña concentración de caldenes. Se realizaron prospecciones en diferentes épocas del año sin mayores resultados, pues se recuperaron escasos artefactos líticos compuestos por tres lascas fracturadas sin talón de chert siliceo y calcedonia de tamaño pequeño. También se registra la presencia en este lugar de dos morteros (Tapia y Charlin 2004). 147


APENDICE I

LAGUNA SIN NOMBRE (SN) Esta es una pequeña laguna con dirección SW-NE rodeada de colinas y lomadas altas y localizada a 3 km al oeste de Laguna de Rojo sobre el camino que se dirige al Bajo de las Palomas (S 36° 18 ´48.26´´ W 64° 24´33.23´´) (Figura 4.2). Todo el perímetro de la laguna se encuentra cubierto de pajonales y gramíneas no ofreciendo visibilidad alguna. La margen sudeste presenta unas pequeñas barrancas de aproximadamente 0,20 m y un sector reducido de playas donde se recuperó una mano de mortero fracturada de granito. LAGUNA DEL MÉDANO BLANCO (MB) Este lugar se encuentra a unos 20 km al norte de Santa Rosa por ruta 35 y a unos 10 km hacia el oeste por camino vecinal (S 36° 27´ 36.80´´ W 64° 21´ 42.79´´). Se trata de una pequeña laguna circular y de poca profundidad que actualmente se encuentra seca (Figura 4.2). La visibilidad arqueológica es prácticamente nula, dado la cubierta vegetal de gramíneas y arbustales que rodean la laguna. El material aparece disperso, quizás producto de la acción hídrica que erosiona las lomadas y en muy bajas densidades. El

material

arqueológicos

esta

compuesto

por

escasos

fragmentos líticos, como una lasca de reactivación de chert siliceo 148


APENDICE I

muy pequeña y fracturada, fragmentos indiferenciados de cuarcita y elementos que denotan una ocupación histórica. Laguna del Médano Blanco se encuentra cerca de Laguna de Licanché y era hacia mediados del siglo XIX territorio de dominio y ocupación de los grupos Rankülches (Fernández 1999). LAGUNA SAN ADOLFO (SA) Esta laguna se encuentra en la estancia San Adolfo a unos 20 km al norte de Santa Rosa por ruta nacional 35 y unos 12 km al oeste de dicha ruta (S 36° 26´ 29.11´´ W 64° 26´ 19.91´´). Es una laguna de grandes dimensiones y con una dirección preponderante del SWNE (Figura 4.2). El perímetro de la laguna se encuentra rodeado de lomadas suaves cubiertas por renuevos del bosque de caldén, arbustos bajos y arbustales. Esta característica hace que la visibilidad arqueológica en las lomadas circundantes sea nula. Se hallaron ocho desechos de talla y dos instrumentos. Las materias primas utilizadas son la cuarcita, calcedonia, sílice, chert, siliceo y cuarzo. LAGUNA DE CARRICABURU (LDC) Esta laguna se ubica a unos 6 km al oeste de la localidad de Toay y a unos 500 metros del Fortín Toay (S 36° 40´ 00.10´´ W 64° 25´ 44.93´´). La margen sudoeste se encuentra rodeada de grandes lomadas cubiertas por bosque de caldén y renuevos del espinal (Figura 4.2). 149


APENDICE I

La

recuperación

arqueológica

corresponde

a

elementos

históricos como restos de vidrios antiguos, lozas, hierros y escasos fragmentos líticos, como dos lascas fracturadas de sílice, de tamaño pequeño, posiblemente de reactivación de filos. Esta laguna se localiza al oeste del borde con efecto de ecotono en ambiente de bosque xerófilo. MÉDANOS DE PEÑIN (MP) Esta formación medanosa se localiza en el sector noreste del área de estudio en la subregión de las planicies con tosca y a unos 9 km al este de la ruta nacional 35 (S 36° 23´ 56.89´´ W 64° 11´ 41.12 ´´) (Figura 4.2). El médano se encuentra actualmente edafizado y cubierto por renuevos del bosque de caldén en la parte más alta, mientras que en la parte baja hay un bosque de árboles grandes que ha comenzado a ser explotado. En superficie se recuperó un conjunto lítico de 50 artefactos, compuesto por 48 desechos de talla y dos instrumentos. En todo el conjunto la materia prima más representada es el chert siliceo (74 %),

seguido

en

menores

proporciones

por

cuarzo

cristalino,

calcedonia, indeterminadas, cuarcita, sílice y basalto. De acuerdo al tamaño y tipo de desechos representados es posible que en este sitio se hayan elaborado algunos instrumentos en chert siliceo y mantenido los filos de otros artefactos en otras rocas. 150


APENDICE I

Por lo tanto, en estas formaciones medanosas pudieron haberse llevado a cabo tareas específicas como la talla, formatización y mantenimiento de instrumentos tanto formales como informales. De esta forma, además de ser reservorios de agua es posible que estos lugares hayan sido preferidos para localizar pequeños talleres, caracterizándose por estadías breves y actividades limitadas. MÉDANOS RUTA 7 (MR7) Estos médanos se encuentran cortados por la ruta vecinal 7 y a unos 3 km al norte de la ruta provincial 14 (S 36° 46´ 44.56´´ W 63° 56´ 49.04´´). Se trata de un grupo pequeño de médanos vivos, con crestas altas y con un bajo inundable a los pies de los mismos (Figura 4.2). En esta zona y según los mapas de los agrimensores que mensuraron la provincia a fines del siglo XIX se localizaba una toldería sobre las lomadas circundantes. El conjunto arqueológico recuperado se encontraba disperso y poco numeroso de artefactos líticos. Se hallaron tres lascas de chert siliceo, dos lascas de cuarcita y una microlasca de basalto. MÉDANOS DE TOAY (MT) Estos médanos se localizan aproximadamente a 1 km de la localidad de Toay (S 36° 40´ 42.84´´ W 64° 24´ 40.37´´). Se trata de una

formación

medanosa

muy

grande

con

algunos

sectores 151


APENDICE I

edafizados por la presencia de vegetación y con otros lugares donde el médano se encuentra vivo (Figura 4.2). Se realizaron prospecciones superficiales y se hallaron seis ecofactos conformados por guijarros de basalto y sílice; fragmentos europeos, como vidrios antiguos, lozas, cápsulas de balas y dos lascas fracturadas con talón (angulares) de chert siliceo y tamaño pequeño. Los hallazgos de superficie en este lugar son prácticamente escasos y aislados. MÉDANO SOLO (MS) Este sitio se localiza a unos 2,5 km al norte de ruta 14 y a unos 22 km al este de ruta 35 (S 36° 47´ 04.74´´ W 64° 00´ 14.44´´). Constituye una formación medanosa circular con una hoyada interior donde suele acumularse agua (Figura 4.2). El conjunto arqueológico recuperado se encuentra integrado por elemento históricos como botellas de vidrios y latones antiguos, algunos restos óseos quemados e indeterminados, tiestos cerámicos y escasos fragmentos líticos. Entre éstos se encuentra un ecofacto de materia prima indeterminada y una lasca de calcedonia, de arista y de tamaño pequeño. ESTANCIA LOS ÁLAMOS (LA) Este lugar se encuentra a 1km aproximadamente al norte de la reservaprovincial de Parque Luro (S 36° 53´ 31.91´´ W 64° 15´ 24.98 152


APENDICE I

´´). Se trata de una formación medanosa longitudinal con dirección oeste-este, formada por médanos vivos, altos y con hoyadas interiores donde se acumula agua (Figura 4.2). Los mapas históricos de los primeros agrimensores ubican en estos médanos un grupo de tolderías y distintas rastrilladas que se dirigían a lo que actualmente es el Parque Luro. Se recuperaron siete elementos clasificados como: un guijarro modificado por uso con una cara pulida, tipo sobador, fracturado, de materia prima indeterminada, tamaño pequeño y módulo longitud anchura corto ancho, dos núcleos amorfos fracturados de chert siliceo,

tamaño

mediano

pequeño

y

módulo

longitud-anchura

mediano normal, una lasca fracturada sin talón de chert siliceo de tamaño pequeño, una punta triangular de base convexa de basalto y dos guijarros de tamaño muy pequeño y forma redondeada. CAÑADÓN DE FERNÁNDEZ (CDF) Este sitio se encuentra ubicado a unos 2 km al oeste del sitio Bajo de Coni y constituye un pequeño cañadón formado por la erosión hídrica y eólica con dirección norte-sur y rodeado por médanos semifijos (S 36° 53´ 20.64´´ W 64° 20´ 17.08´´) (Figura 4.2). Las prospecciones realizadas permitieron recuperar algunos fragmentos óseos indeterminados y escasos desechos líticos de tamaño

muy pequeño

de chert

siliceo

y

calcedonia

que se

encontraban dispersos sobre los faldeos de los médanos. 153


APENDICE I

Figura 4.2. Sitios de superficie: 1) Potrillo Oscuro 2) Bajo Coni 3) Lag. El Paraíso 4) Bajo del Medio 5) Sector Camping 6) Lag. De Montoya 7) Lag. Chapalco 8) Lag. Loncoché 9) Lag. Del Rojo 10)Lag. Bajo Palomas 11) Lag. Sin Nombre 12) Lag. Del Médano Blanco 13) Lag. San Adolfo 14) Lag. De Carricaburu 15) Médanos de Peñin 16) Médanos Ruta 7 17) Médanos de Toay 18) Médanos Sólo 19) Estancia Los Álamos 20) Cañadón de Fernandez

154


APENDICE II

APENDICE II RECURSOS LÍTICOS DEL ÁREA DE ESTUDIO En

este

capítulo

se

analizan

los

materiales

líticos

correspondientes a los sitios arqueológicos descriptos en el capítulo IV; como así también posibles sectores de obtención de materia prima lítica utilizada por los grupos humanos representados en los sitios arqueológicos analizados en el capítulo anterior. Nuestro

análisis

se

estructura

en

función

de

los

datos

presentados por el Dr. Rafael Curtoni en su tesis doctoral (Curtoni 2007). FUENTES DE MATERIAS PRIMAS LÍTICAS Teniendo en cuenta las materias primas registradas en el área de estudio, pueden ser consideradas “alóctonas” a la misma, básicamente porque en esta parte de la provincia de La Pampa no hay afloramientos de rocas aptas para la talla. En la mayoría de los sitios arqueológicos (ver capítulo IV) se utilizaron diversidad de materias primas cuya procedencia se relaciona tanto con el oeste pampeano (subregión Pampa Seca), como con el área interserrana (subregión

Pampa

Húmeda).

En

particular

referimos

a

rocas

provenientes de la Meseta del Fresco (e.g. chert siliceo) y rocas originarias del Grupo Sierras Bayas (e.g. ortocuarcita).

155


APENDICE II

También se registran otras materias primas que podrían provenir de afloramientos del oeste pampeano como Laguna del Carancho, Puesto Córdoba, Sierras Carapachá, etc. (cuarzo, cuarcitas, sílice, riolitas, limolita, basalto, arenisca, ver Berón et al. 1995, Barros 1999, Berón y Curtoni 2002), y del área interserrana bonaerense como el área de canteras de Sierras Bayas (calcedonia o ftanita, dolomía, ver Messineo et al. 2004, Barros y Messineo 2004). Estas fueron utilizadas para confeccionar instrumentos con escaso desarrollo y cuidado tecnológico mediante simples retoques marginales y unifaciales. En la mayoría de estas piezas no se observan reformatizaciones ni tampoco reactivaciones de los filos, con lo cual es probable que hayan sido descartadas en el mismo lugar de manufactura y uso (Bamforth 1986, Nelson 1991). Por otro lado, en algunas rocas como chert siliceo, ortocuarcita, calcedonia y en menor medida en sílice los artefactos recuperados sugieren una estrategia conservada. Los instrumentos recuperados en el área en los tipos de rocas mencionadas presentan filos embotados, evidencias de reactivación, uso de formas base estandarizadas, microretoques, retoques y bifacialidad.

También

se

presentan

evidencias

indirectas

de

conservación como las microlascas de reactivación y las frecuencias relativas de instrumentos, desechos y núcleos por materia prima.

156


APENDICE II

Las representaciones de rocas en algunos de los sitios ubicados en el borde con efecto de ecotono en ambiente de bosque abierto y estepas de gramíneas como Laguna de Rojo (Gráfico 5.1), expresan una mayor frecuencia relativa del aprovechamiento de cuarcita y calcedonia por sobre el chert siliceo (Gráfico 5.2).

Gráfico 5.1: materias primas de sitios ubicados en el sector este

157


APENDICE II

Grรกfico 5.2: materias primas de sitios ubicados en el sector este. Los sitios localizados hacia el oeste del borde con efecto de ecotono y en ambiente de bosque xerรณfilo como Laguna de Paisani (Grรกfico 5.3), se incrementa la presencia de chert siliceo y disminuye la de cuarcita y calcedonia (grรกfico 5.4).

Grรกfico 5.3: materias primas de sitios ubicados en el sector oeste

158


APENDICE II

Gráfico 5.4: materias primas en los sitios del sector oeste POSIBLES FUENTES DE MATERIAS PRIMAS LÍTICAS Teniendo en cuenta los principales afloramientos de la provincia de La Pampa podemos citar los siguientes lugares que pudieron haber funcionado como fuentes de aprovisionamiento de materias primas líticas de los grupos humanos representados en nuestra área de estudio (Curtoni 2007). LAGUNA EL CARANCHO Los afloramientos de rocas presentes en este lugar han sido analizados y dados a conocer en trabajos previos (Linares et al. 1980, Berón 1998, Barros 1999, Berón y Curtoni 2002). En los mismos se hace referencia a la presencia de arcilla parcialmente opalizada y de evidencias de una cantera taller (Berón 1998, 2004). En esta oportunidad se tomaron muestras de otras rocas como variedades de 159


APENDICE II

cuarzos, granitos y una materia prima indeterminada similar a la ftanita o calcedonia. La disponibilidad de las rocas es en clastos medianos y pequeños, filones en la parte inferior de las barrancas y bloques grandes. Este lugar es de fácil acceso y buena visibilidad. Las materias primas se distribuyen en la margen este y sureste de la laguna por un espacio aproximado de 300 metros. El cuarzo aflora como basamento y aparece en casi toda la costa. Las rocas se presentan en abundancia y con una variabilidad importante. Este lugar se encuentra a unos 70 km al sudoeste del área de estudio. SIERRAS CARAPACHÁ CHICA, SECTOR SUR Se registraron lascas arqueológicas y bloques grandes que han sido canteados y de donde se han extraídos formas bases grandes. Estas evidencias permiten plantear la presencia de una cantera taller. La visibilidad es muy buena, los cerros están formados. por bloques grandes y medianos de rocas aptas para la talla y de buena calidad. Son cerros muy abundantes de rocas. El acceso es fácil y visible de lejos. Hay variabilidad de materias primas. Se encuentran pelitas, areniscas y andesitas. La distribución de las rocas es homogénea, concentrada y la calidad de buena a excelente. Esta parte de las sierras se encuentra a unos 160 km aproximadamente del área de estudio. 160


APENDICE II

LIMAY MAHUIDA Al oeste de la localidad de Limay Mahuida y por el camino vecinal que se dirige al Paso de los Carros, aparecen distintos tipos de cuarcita en forma de clastos y bloques medianos y grandes. Las pruebas realizadas indican rocas de grano grueso y calidad regular para la talla. El acceso y la visibilidad presentan condiciones óptimas. La presencia de estos bloques indica que se trata de una fuente secundaria cuyo origen podría relacionarse con el cerro Limay Mahuida localizada en cercanías de este sector. Este lugar se localiza a unos 200 km aproximadamente al oeste del área de estudio. LOMA ALTA O LOMA NEGRA Se trata de pequeños cerritos ubicados al noroeste de la localidad de Algarrobo del Aguila. El acceso a los mismos es fácil y la visibilidad es buena. Las rocas se presentan en forma de clastos de distintos tamaños y disponibilidad abundante. En la base del cerro aparecen pequeñas guijas y hacia la parte media y cima, se encuentran tamaños medianos y grandes. Las rocas presentan buena fractura y hay al menos dos tipos distintos. Según el mapa de minería se encuentran andesitas y riolitas. Estas lomas se localizan a unos 210-220 km al noroeste del área de estudio.

161


APENDICE II

CERRO EL GUANACO Se trata de un conjunto de varios cerros altos y cerritos menores

formados

por

distintos

tipos

de

cuarcitas.

Tanto

la

accesibilidad como las condiciones de visibilidad son óptimas, así como la disponibilidad muy abundante. La forma de presentación de las cuarcitas es tanto en clastos y guijarros medianos y grandes sueltos, como en afloramientos y filones fijos. La distribución es concentrada y de una variedad Muestra de Loma Alta considerable. La calidad es de regular a buena. Hay distintos tipos de rocas y colores (ver también Charlin 2002, Berón 2004). Este cerro se encuentra unos 250 km aproximadamente al oeste del área de estudio. LOMAS DE OLGUÍN Este lugar está conformado por pequeños cerritos y lomadas ubicados al sudoeste de Algarrobo del Aguila. En un sector de este lugar afloran clastos pequeños, medianos y grandes de andesitas. En otro sector localizado hacia el sur afloran clastos y bloques pequeños, medianos y grandes de cuarcitas rojas y blancas. En ambos casos, las condiciones de visibilidad, acceso y disponibilidad son buenas y abundantes. Las calidades de las rocas son variadas, las cuarcitas rojas presentan grano fino y muy buena fractura, las blancas son de menor calidad y grano más grueso. En el 162


APENDICE II

sector de las cuarcitas se registró evidencias de actividades de talla, pudiendo ser considerado un sector de cantera taller. Este lugar se localiza a unos 220 km al oeste del área de estudio CERRO COLÓN Conjunto de varios cerros altos con pequeños valles interiores. Todos los cerros presentan afloramientos de rocas de buena calidad, muy buena disponibilidad, concentrada y alta visibilidad. Las formas de presentación son en afloramientos, bloques grandes y clastos medianos y pequeños. Se registra una buena variabilidad de rocas, entre riolitas, riodacitas y pórfidos e ignimbritas En la base del cerro aparecen algunas lascas arqueológicas dispersas en suelo medanoso. Este cerro se encuentra a unos 250 km al oeste del área de estudio.

163


BIBLIOGRAFÍA BIBLIOGRAFÍA

ALDENDERFER,S y MASCHNER, G. 1996, Anthropology, Space, and Geogrphic Information Systems, New York, Oxford University.

ALLEN, S. 1990, Manipulating space: A commentary on GIS applications, in Allen, Green, Zubrow 1990, 197-200.

ALLEN,Z, GREEN Y ZUBROW, W. (eds.) 1990, Intepreting Space: GIS and Archaeology, London, Taylor and Francis.

ARANOFF.

S.

1989.

Geographic

infonnation

systems:

a

management

perspective-WDL Publications, Ottawa, Canada

BAMFORTH, D. 1986. Technological efficiency and tool curation. American Antiquity 51: 38-50.

BARROS, P. 1999. Los conjuntos líticos de superficie: una aproximación a las estrategias de aprovisionamiento y movilidad en el Área del Río Curacó, provincia de La Pampa. Tesis de Licenciatura inédita. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

BARROS, P. y P. MESSINEO. 2004. Identificación y aprovisionamiento de ftanita o chert en la cuenca superior del Arroyo Tapalqué (Olavarría, provincia de 164


BIBLIOGRAFÍA Buenos Aires, Argentina). Estudios Atacameños 28: 87-103

BELL, D. 1976. The coming of Post-Industrial Society A venture in social forecasting, Harmondsworth, Peregrine

BERÓN, M. 1995. Cronología radiocarbónica de eventos culturales y algo más.... Área del Curacó, La Pampa, Argentina. Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología 16: 261-282.

BERÓN, M. 1998. Nuevos rumbos, viejos caminos. Cuenca Inferior del Chadileuvú (37o 33 ́ a 38o 11 ́ LS). Primer trabajo de campo 1996. Palimpsesto 5: 106-118.

BERÓN,

M.

y

R.

CURTONI.

2002.

Propuestas

metodológicas

para

la

caracterización arqueológica de canteras y talleres de la Meseta del Fresco (La Pampa, Argentina). Mesa especial: Los estudios de canteras y fuentes potenciales de materia prima. En: Mazzanti, D., M. Berón y F. Oliva (eds.), Del Mar a los Salitrales. 10.000 de Historia Pampeana en el Umbral del Tercer Milenio, pp. 171-184. Mar del Plata. Laboratorio de Arqueología. Facultad de Humanidades. Universidad Nacional de Mar del Plata.

BERÓN, M., A. CIMINO y G. CASSIODORO. 2004. Lihué Calel: arqueología de momentos históricos. El extraño caso del Puesto Pacheco. En: Gradín C. y F. Oliva (eds.), La región pampeana –su pasado arqueológico-, pp. 165-174. 165


BIBLIOGRAFÍA Laborde Editor, Buenos Aires.

BERRY, J.K, 1987. "Fundamental operations in computer assisted map analysis", International Journal of Geographical Information System, Vol. I BIELSA, I. 1996. Designing Ecological Networks at Regional Scale with GIS. A case study in the Ebro Basin (NE Spain). M.Sc.Thesis. Wageningen University. The Netherlands

BOSQUE SENDRA, J. 1992. Sistemas de Información Geográfica. Madrid. Rialp. pp.451. BOSQUE SENDRA, J. y FRANCO. 1995. “Modelos de localización-asignación y evaluación multicriterio para la localización de instalaciones no deseables”. Serie Geográfica nº 5, pp. 97-112.

BOSQUE SENDRA, J., DÍAZ MUÑOZ, M.A., RODRÍGUEZ, A.E. Y SALADO GARCÍA, M.J. 2000. "La componente geográfica en la percepción pública de las actividades no deseadas: las instalaciones para el tratamiento de residuos en el área metropolitana de Madrid". En Lecturas geográficas. Homenaje a José Estebanez Álvarez. LIBRO: Editorial complutense, Madrid, 2000. 1015-1028 p.

BOSQUE SENDRA, J., GÓMEZ DELGADO, M., RODRÍGUEZ ESPINOSA, V. DÍAZ MUÑOZ, M.A., RODRÍGUEZ DURAN, A.E. y VELA GAYO, A. 1999. “Localización de centros de tratamiento de residuos. Una propuesta metodológica basada en un SIG”. Anales de Geografía de la UCM, nº 19, pp. 295-323 166


BIBLIOGRAFÍA

BROWN, N.J. Y VEITCH, N. 1993. GIS, landcover and the identification of corridor location in England. En: Hill, M.O. et al. (Eds.), The role of corridors, stepping stones and islands for species conservation in a changing climate. English Nature Research Report, 75.

BUREL, F. y BAUDRY, J. 1995. Species biodiversity in changing agricultural landscapes: a case study in the Pays d’Auge, France. Agriculture, Ecosystems and Environment, 55: 193-200.

BURROUGH, P. A. 1986. Principles of Geographical Information Systems for Land Resources Assessment, Oxford University Press, New York.

BURROUGH, PA. 1986. Principios de los Sistemas de Información Geográfica para la Evaluación de Recursos de Tierra. Monografías sobre Suelo y Recursos Encuesta No. 12, Oxford Science Publications, New York.

CALMELS, A. 1996. Bosquejo Geomorfológico de la provincia de La Pampa. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad Nacional de La Pampa.

CARBALLO,

O.,

G.

VISCONTI,

A.

CALMELS.

2002.

Características

geomorfológicas de la hoja Estancia La Segunda, provincia de La Pampa. VIII Jornadas Pampeanas de Ciencias Naturales, pp. 75-77.

167


BIBLIOGRAFÍA CASADIO, S. Y A. SCHULZ. 1987. Sobre los sedimentos lacustres (Fm. Santa Rosa) del Pleistoceno superior. La Pampa, Argentina. Actas III Jornadas Pampeanas de Ciencias Naturales Nro. 3: 169-176. Santa Rosa, La Pampa.

CASTELLS, M. 2000. Internet y la Sociedad Red. Lección inaugural del programa de doctorado sobre la sociedad de la información y el conocimiento. Universitat Oberta de Catalunya. Consultado el 28 de noviembre de 2007,

CASTELLS, M. 2000. La era de la información. Vol. I. La sociedad red. (2ª edición). Madrid, Editorial Alianza.

CEBRIAN, J. A. 1988. "Sistemas de Información Geográfica", Aplicaciones de la Informática a la Geografía y a las Ciencias Sociales, Síntesis, Madrid. Chuvieco, E. 2008. Teledetección Ambiental: la observación de la tierra desde el espacio. Editorial Ariel. Barcelona, España.

CHUVIECO, E. and HUETE, A. 2010. Fundamentals of Satellite Remote Sensing", CRC Press, Boca Raton (USA), 2010, ISBN: 978-0-415-31084-0 Clarke, KC y Gaydos, LJ. 1998. Loose-acoplamiento de un modelo de autómata celular y SIG:. Predicción de crecimiento urbano a largo plazo para San Francisco y Washington / Baltimore revista internacional de ciencia de información geográfica, 12 (7): 699-714. Curran, PJ. 1998. Principios de Teledetección, Longman Científicas y Técnicas, Essex. 168


BIBLIOGRAFÍA

CURTONI, R. 2007. Arqueología y paisaje en el área centro-este de la provincia de La Pampa: la espacialidad humana y la formación de territorios . Tesis para optar al grado de Doctor en Ciencias Naturales . Universidad Nacional de La Plata Facultad de Ciencias Naturales y Museo

DANTAS C. 1998. Sistema de Informaçao Geografica para a Arqueologia urbana: o caso do Bracara Augusta. Maestrado de Arqueología. Universidade do Minho Braga 1998

Dyer, L. A. y P. D. Coley. 2002. Tritrophic interactions in tropical and temperate communities. Pp. 67-88 en Multitrophic level interactions, editado por T. Tscharntke y B. Hawkins. Cambridge: Cambridge University Press.

FERNÁNDEZ, J. 1999. Historia de los indios ranqueles. Orígenes, elevación y caída del cacicazgo ranquelino en la Pampa central (siglos XVIII y XIX). Edición del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, Buenos Aires.

FORMAN, R. Y M. GODRON 1981. Patches and structural components for a landscape ecology. BioScience Vol 34 (10).

FORMAN, R. Y M. GODRON. 1986. Landscape Ecology. John Wiley and Sons, Nueva York. 169


BIBLIOGRAFÍA

FORMAN, R.T.T. 1990. Ecologically sustainable landscapes: the role of spatial configuration. En: R.T.T. Forman e I.S. Zonneveld (Eds.), Changing landscapes, an ecological perspective. Springer-Verlag.

GAFFNEY, S y TANCIC. 1991. GIS approaches t o regional analysis: a case study of t he island of Hvar, L jubljana, Znanstveni inötitut Filozofske fakultete.

GÓMEZ J.C. Y GOBBO J.D. 2005. Mosaico Landsat Enhanced Thematic Mapper y Modelo digital del Terreno de Sudamerica, XVI Congreso Geológico Argentino, Actas II 513-51

GONZÁLEZ PÉREZ, C. 1999b. "Tecnologías de la Información y Patrimonio Cultural 1: el paradigma orientado a objetos", CAPA 10, 34

GUSTASFSON, E. J. Y R. H. GARDNER. 1996. The Effect of Landscape Heterogeneity on the Probability of Patch Colonization. Ecology 77 (1):94-107 GUTIERREZ PUEBLA, J. Y GOULD, M. 1994. SIG: Sistemas de Información Geográfica,

Editorial

Síntesis,

Madrid.

http://www.uoc.es/web/esp/articles/castells/print.html

JOLY, F. 1988. La cartografía. Oikos-Tau. Barcelona.

KOHLER, T y PARKER C. 1986, Predictive models for archaeological resource 170


BIBLIOGRAFÍA location, «Advances in Archaeological Method and Theory», 9, 397-452.

KUHN, S. 1989. Hunter-gatherer foraging organization and strategies of artifact replacement and discard. En: D. Amick y R. Mauldin (eds.), Experiment in lithic technology, pp. 33-48. BAR International Series 528. Brtish Archaeological Reports, Oxford.

KUHN, S. 1995. Mousterian Lithic Technology. An ecological perspective. Princeton Universtiy Press, Princeton.

KVAMME, L y KOHLER, A. 1988, Geographic Information Systems: Technical aids for data collection, analysis and display, in W.J. Judge, L. Sebastia (eds.), Quantifying the Present and Predicting the Past: Theory, Method and Application of Archaeological Predictive Modellin . KVAMME, L. 1990, GIS algorithms and their effects on regional archaeological analysis, in Allen, Green, Zubrow 1990, 112-126.

LAMACCHIA, M. Y D. BARTLETT. 2003. Potential of GIS in coastal boundaries detection and pitfalls in representing the coast as a boundary. Fifth International Symposium on GIS and Computer Cartography for Coastal Zone Management. Genova, Italia.

LINARES, E., E. LLAMBÍAS y C. LATORRE. 1980. Geología de la provincia de La Pampa, República Argentina, y geocronología de sus rocas metamórficas y 171


BIBLIOGRAFÍA eruptivas. Asociación Geológica Argentina, Revista 35 (1): 87-146, Buenos Aires.

LINARES, E., E. LLAMBÍAS Y C. LATORRE. 1980. Geología de la provincia de La Pampa, República Argentina, y geocronología de sus rocas metamórficas y eruptivas. Asociación Geológica Argentina, Revista 35 (1): 87-146, Buenos Aires.

LOCK, Z. y

TANCIC (eds. ) 1995, Geogr aphical inforemation syst ems in

archaeology, An European perspective, London, Taylor & F rancis.

MACHULUP. F. 1973.The production and distribution of knowledge in the United Status”, Princeton University Press, Princeton (U.S.A).

MASCHNER, G. (ed.) 1996, New Methods, Old Problems: Geographic Information Systems in Modern Archaeological Research, Occasional Paper 23, Carbondale, Center for Archaeological Investigations, Southern Illinois University.

MESSINEO, P., M. BARROS, D. POIRÉ y L. PERAL. 2004. Características litológicas de los niveles de chert o ftanitas en las Sierras Bayas (partido de Olavarría, provincia de Buenos Aires). En: G. Martínez, M. Gutiérrez, R. Curtoni, M. Berón y P. Madrid, (eds.), Aproximaciones contemporáneas a la Arqueología pampeana. Perspectivas teóricas, metodológicas, analíticas y casos de estudio, pp. 305-317, Facultad de Ciencias Sociales, Olavarría. 172


BIBLIOGRAFÍA

MILLER, C.L. & LAFLAMME, R.A. (1958): The digital terrain model. Engineer. and Remote Sensing, 24: 433-442

NCGIA. 1990. Core curriculum. Vol. I Introduction to GIS. Vol. II: Technical issues in GIS. Vol. III: Applicarion issues in GIS. National Center for Geographic Information and Analysis. University of California. Santa Bárbara, California. USA.

NOSS, R.F. 1993. A regional landscape approach to maintain diversity. BioScience, 33: 700-706.

OLIVA, et. al, 2004. Aplicación De Gis En Las Investigaciones Arqueológicas Del Sistema De Ventania, Provincia De Buenos Aires. La Región Pampeana: su pasado arqueológico. Gradín y Oliva. CEAR. Argentina.

OZEMOY, S, S. 1981. “Evaluating computerized GIS using decision analysis. Interfaces. PÁEZ, M., F. SCHÄBITZ Y S. STUTZ. 2001. Modern pollen vegetation and isopoll maps in southern Argentina. Journal of Biogeography 28: 997-1021.

PEUQUET, DJ. 1984. Un marco conceptual y comparativo de los modelos de datos espaciales. Cartographica , Vol. 21 (4): 66-113.

173


BIBLIOGRAFÍA REED, B. C. 1996, PASP, 97, 120

RÍOS, SIXTO. 1995. Modelización. AU 822. Alianza Ediciones. Madrid.

SASTRE, P.; DE LUCIO, J.V. Y MARTÍNEZ, C. 2002. Modelos de conectividad del paisaje a distintas escalas. Ejemplos de aplicación en la Comunidad de Madrid

STAR, J. y ESTES, J. 1990. Sistemas de Información Geográfica: una introducción. Englewoods Cliffs, New Jersey, Prentice Hall.

TAPIA, A. y CHARLIN. 2004. Actividades de molienda y pulido en las tolderías ranquelinas del caldenar pampeano. En: G. Martínez, M. Gutiérrez, R. Curtoni, M. Berón y P. Madrid (eds.), Aproximaciones contemporáneas a la Arqueología pampeana. Perspectivas teóricas, metodológicas, analíticas y casos de estudio, pp. 363-385. Facultad de Ciencias Sociales, Olavarría.

TAYLOR, P.D.; FAHRIG, L.; HENEIN, K. Y MERRIAM, G. 1993. Connectivity is a vital element of landscape structure. Oikos, 68 (3): 571-573.

TOMLIN,

C.

1990.

Sistemas

de

Información

Geográfica

y

Modelado

Cartográfico. Prentice Hall, New Jersey. Trimble Navigation Limited (2000) Sitio web http://www.trimble.com/

TORRENCE, R. 2001. Hunter-gatherer technology: macro and microscale 174


BIBLIOGRAFÍA approaches. En: C. Panter-Brick, R. Layton y P. Rowley-Conwy (eds.), HunterGatherers. An Interdisciplinary Perspective, pp. 73-98. Cambridge University Press, Cambridge.

TSCHAN, A. 1999. An introudction to Object-Oriented GIS in Archaeology. . En Bareceló J. ,Briz I., y Vila, A. (eds), New Techniques for Old Times, CAA 1998, BAR Int. Series 757, pp.303-316.

VALENZUELA, C. 1989. Sistemas de Información Geográfica. Curso de SIG. Septiembre 19 a Noviembre 10 de 1989. Bogotá, Colombia.

VISCONTI, G. 2002. Características geomorfológicas de la hoja Estancia La Segunda, provincia de La Pampa. Actas VIII Jornadas Pampeanas de Ciencias Naturales, pp. 75- 77. Universidad Nacional de La Pampa, Santa Rosa.

WIENS, J. 1995. Landscape mosaics and ecological theory. En: L. Hansson, L. Fahrig y G. Merriam (eds.), Mosaic Landscapes and Ecological Processes, pp. 121. Chapman y Hall, Londres.

WIENS, J.A. 1989. Spatial scaling in ecology. Functional Ecology, 3: 385-397

WITH, K.A. 1997. The application of neutral landscape models in conservation biology. Conservation Biology, 11 (5): 1069-1080.

175


BIBLIOGRAFÍA WITH, K.A. y CRIST, T.O. 1995. Critical thresholds in species’ response to landscape structure. Ecology, 76 (8): 2446-2459.

YONEJI, M. 1984. La sociedad de la información como sociedad post-industrial, Fundesco, Editorial Tecnos

176


Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires

2013


Gis en arqueología 30 10 2013