Page 1

MUSEOGRAFÍA DIDÁCTICA


Cuidado de la edici贸n: Mafer J. Licea Dise帽o editorial: Mafer J. Licea


ÍNDICE Principales acciones y actividades didácticas - La exposición como macro-acción didáctica

4

Las visitas

6

Los talleres

11

Los itinerarios y las rutas didácticas

18

Actividades complementarias y de profundización

19

Actividades internas derivadas de la acción didáctica

19


PRINCIPALES ACCIONES Y ACTIVIDADES DIDÁCTICAS

LA EXPOSICIÓN COMO MACRO-ACCIÓN DIDÁCTICA Una exposición es la acción o efecto de presentar una cosa para que sea vista, poniédola de manifiesto ante una o más personas; es uno de los núcleos centrales sobre los que gira la institución museística. En la actualidad, los museos emplean enormes esfuerzos económicos y personales para la conceptualización y producción de nuevas exposiciones, entendiendo que se trata de una de las vías más directas de contacto con el público. La exposición posee un valor añadido por cuanto recurre a distintos elementos museográficos cuyo objetivo es facilitar parámetros de interpretación al usuario sobre el mismo objeto. Para muchos visitantes existen aún muchas barreras que impiden un acercamiento a la institución museística con ciertas garantías de obtener unos mínimos resultados en cuanto a su comprensión se refiere.

Es necesario concebir a la exposición como una acción didáctica que el museo pone al alcance del usario, pero no sólo potenciar las relaciones entre ambos, sino para facilitar los procesos de construcción del conocimiento de la museografía didáctica. La exposición debería considerarse como la macro-acción didáctica por excelencia, por cuanto constituye la oferta museística básica a partir de la cual el museo intenta impactar sobre el usuario y captar su atención. Entender la exposición como acción didáctica de primer orden, permite realizar una aproximación distinta a la concepción tradicional que sobre el museo ha prevalecido hasta nuestros días.

Desde una perspectiva histórica, las clasificaciones que pueden ayudarnos en la determinación de distintas tipologías museísticas han girado en torno a diversos criterios, cada uno de ellos centrándose en un aspecto distinto. Al analizar los parámetros que se han empleado para clasificar tipológicamente a los museos, podrían citarse:

4


º En función de la disciplina de referencia: Desde sus inicios, los museos han siido clasificados en función de la temática en torno a la cual gira la colección; este sistema de clasificación se ha mantenido hasta la actualidad, de forma que la mayoría de los centro museísticos se muestran al público en función a la temática de su colección. Atendiciendo a la clasificación tipológica de los disitintos museos existentes, el ICOM presentó en 1963 una propuesta que giraba en torno a cinco grandes grupos, sin embargo esta tipología se amplió rápidamente y en la actualidad existen ocho categorías distintintas de museos:

º En función de criterios arquitectónicos: Clasificar a los museos desde un punto de vista arquitectónico implica observar la institución museística no sólo desde la complejidad de su edificio, sino especialmente desde la distribución interna de su espacio. En este sentido, se trata de detectar qué papel juega cada una de las salas y los espacios que conforman el museo, que usos se les otroga, cómo se contempla al usario en cada uno de estos espacios, etc. La propuesta museológica y museográfica parte de la idea de que el edificio debe poseer unas características físicas, ambientales, y arquitectónicas concretas, capaces de dar respuesta a los usos y funciones que se han previsto en dicho proyecto.

1. Museos de arte. 2. Museos de Historia Natural. 3. Museos de Etnografía y Folklore. 4. Museos Históricos. 5. Museos de las Ciencias y las Técnicas. 6. Museos de Ciencias y Servicios sociales. 7. Museos de Comercio y de las Comunicaciones. 8. Museos de Agricultura y Productos del suelo.

Una exposición pretende iniciar un proceso de comunicación con el usuario., ya que sustenta sus bases en la comunicación, de modo que se puede afirmar que toda exposición, en sí misma, comunica. Desde el punto de vista de la museografía didáctica, ningún sistema o modo de exposición es fortuito: no es posible una exposición sin una previa visión sobre cómo debe hacerse, que ideas quiere manifestar, qué elementos debe enfatizar, etc. Incluso en aquellas exposiciones en las que no se logra entrever el objeto a comunicar, se pone de manifiesto un determinado mensaje, una manera consisa de entender lo que es la museología.

La utilidad fundamental de dicha clasificación es que permite determinar prácticamente todas las posibilidades temáticas a ser musealizadas, a ser presentadas ante la sociedad. Es decir, muestra una diversidad de contenido de información.

5


Al hablar de exposiciones didácticas debemos apelar no sólo a la comunicación de un mensaje a un cúmulo de personas, sino que debe utilizarse para ello el canal y los medios más adecuados, que en ámbito museístico constituyen los recursos museográficos. Por todo ello, consideramos que la exposición se convierte en uno de los ejes fundamentales a partir de los cuales el museo cumple con uno de sus objetivos existenciales: educar. Es en este sentido que las exposiciones tienen la responsabilidad y el deber de fundamentarse sobre las bases de la didáctica , sobre sus principios, y mostrarse mediante los medios más idóneos para implementar la parcela de realidad que desee presentar ante el público. El principal objetivo de las exposciones es establecer puentes de conexión entre las colecciones expuestas, la disciplina de referencia y el usuario, buscar un punto de encuentro mediante el uso de los recursos más adecuados. Por consiguiente, en el momento de elaborar una clasificación sobre los distintos tipos de exposciones, no podemos prescindir del importante papel que juega la didáctica tanto en su proceso de conceptualización como en su implementación. A pesar de que muchos museos no tienen presentes los principios didácticos que deberían guiar una exposición, ellos se constituyen en los pilares básicos que permiten muestras capaces de reconocer y fomentar los espacios comunes entre museo y visitante. Estos principios se convierten en esenciales en el momento de aricular una nueva exposición, y son los qe podrán asegurar cierto imacto físico, mental y emocional sobre el usuario. LAS VISITAS Las visitas guiadas son uno de los núcleos básicos del desarrollo de la acción didáctica en la institución museística. Constituye un acompañamiento que la institción pone al alcance de los usarios para que éstos puedan ampliar los conocimientos, relativos a los mensajes transmitidos en la exposición. Es toda aqulla actividad que el museo ofrece con el fin de orientar el recorrido del usuario. Su objetivo principal es mediar entre el mensaje transmitido en la exhibición y las estructuras cognitivas del usario, intentando buscar puntos de conexión entre ambos.

6


Objetivos de las visitas guiadas:

Desde sus inicios, las visitas guiadas se habían concebido como el espacio común existente entre el propietario de la colección y el grupo de eruditos que deseaban gozar de la contemplación de unas piezas inaccesibles para la mayoría de personas. En la actualidad, la existencia de la vista guiada se justifica por distintos motivos: por un lado, por la necesidad de ampliación de conocimientos relativos a las ideas centrales presentadas en la exposición.

º Transmisión e intercambio de conceptos e ideas. º El cambio respeto a las ideas y esquemas cognitivos previos. º El apoyo en la observación de detalles. º Despertar el interés y la curiosidad. Existen dos tipologías básicas de visitas guiadas: de exploración (tienen como objetivo introducir a los visitantes a una temática concreta, presentando los núcleos conceptuales básicos del mensaje expositivo) y de profundización (su objetivo es concretar, complementar, incidir en el conocimiento mucho más preciso de una parce la de la información mostrada en la exposición).

Al determinar los objetivos de las visitas guiadas en el marco de los museos, el primero de ellos es el de mediar entre los contenidos de una exposición y el usuario. Desde un punto de vista didáctico, la visita guiada se concibe como una actividad dirigida a la transmisión de conceptos, potenciando un diálogo constante entre lo expuesto y el visitante.

Los contenidos a desarrollar A su vez, la visita guiada es empleada con la finalidad de fijar la atención sobre determinados aspectos mostrados a lo largo del recurrir expositivo, facilitando cierto apoyo en la observación de detalles que son relevantes para la comprensión del mensaje.

De acuerdo a los contenidos tratados en la exposición, pueden existir visitas guiadas generales, es decir, aquéllas que aportan una visión global de la esposición; Visitas monográficas, aquéllas que se drigen exclusivamente a tratar una parte específica del msueo o exposición en función de un núcleo temático más concreto.

Los museos ofrecen dos tipos básicos de visitas: visitas guiadas/comentadas y visitas didácticas.

7


Los destinatarios a los que se dirige: En algunas ocasiones, la planificación de una visita guiada se fundamenta en función del usuario final de la misma. Sucede especialmente cuando la visita guiada se dirige por ejemplo a un grupo de expertos a los que se supone que ya conocen las ideas presentadas en la exposición. A menudo el nivel educativo es un elemento fundamental a la hora de planificar visitas guiadas a los usuarios de centros escolares. El lugar donde se desarrollan: Las visitas se conciben para ser implementadas dentro de las salas de la institución museística, junto a las piezas de la colección y los recursos museográficos que se hayan ideado para su exhibición. No obstante, existen ocasiones en las que se utilizan otros espacios del museo para desarrollar dichas actividades. Así pues, podrían determinarse visitas guiadas en salas y otros espacios del museo. Respeto a las primeras, tienen como principal ventaja poseer la colección como referente constante tanto para el usuario como para el educador que desarrlle la visita; respecto a las visitas guiadas en otros espacios, a pesar de tener como principal inconveniente la pérdida de refrencia respecto a las piezas de la colección, tiene como principales ventajas la adecuación de los espacios, así como la disponibilidad en el uso de otros recursos y materiales que pueden suponer un valor añadido a la explicación original. Los mediadores empleados para su ejecución: Las visitas guiadas pueden implementarse mediante el uso de mediadores o recursos materiales diversos (folletos, guías de mano, audio-guías, etc.) o bien con la colaboración de recursos humanos que amplían y orientan el recorrido del usuario, especialmente de educadores especializados. Desde este punto de vista, se clasifica a las visitas guiadas en función de:

º Sistemas en soporte papel, como f orientación que guían al usuario a lo

º Los profesionales que intervienen en su desarrollo. Los mediadores constituyen uno de los núcleos para asegurar el correcto funcionamiento de muchas de las ofertas existentes en los museos. una visita guiada puede contar con la colaboración de educadores especialziados cuyos perfiles profesionales pueden adaptarse en cada caso a las características de los grupos de usarios que hayan solicitado dicha actividad.

º Sistemas digitales y auditivos. a través de medios como emisoras de can distintos puntos de conexión a lo uno de los cuale ofrece una informa

º Recursos materiales La diversidad de estos recursos es destacada, y desde los inicios del msueo se han convertido en un instrumento habitual en la mayoría de museos; su principal ventaja recae en ser compatibles con el uso de otros recursos.

En el desarrollo de las visitas dentro es decir, el museo, pueden utilizars ticas. Cada una de ellas posee sus p pio museo quien decida el tipo de visit

8

La estrategia didáctica utilizada:


folletos de sala y folletos de o largo de toda la exposición.

radio o telefonía móvil se ubio largo de la exposición, cada ación puntual a los usuarios.

de la institución museística, se distintas estrategias didápeculiaridades, y será el protas que desea potenciar.

En función de su estrategia las visitas se agrupan en visitas guiadas (su ejecución requiere de la determinación de unos objetivos didácticos específicos y la descripción de unos contenidos relacionados con la exposición) o visitas autoguiadas (se han planificado para ser desarrolladas con recursos que permiten un nivel de autonomía mayor por parte del usuario). A pesar de ser considerada una estrategia didáctica en sí misma, es evidente que la visita guiada y autoguiada pueden ser desarrolladas a su vez por distintas estrategias en función del tipo de interacción que se pretenda potenciar entre los mediadores y el usuario que opta por una visita. Visita expositiva: Es quélla en la que un mediador establece un diálogo entre la exhibición y el usuario, presentando los núcleos temáticos clave. El peso recae sobre el mediador, de modo que en todo momento es éste quien determina el ritmo de la exposición.

9


Visita interrogativa:

objetos, y elementos que contextualizan una época determinada. En algunas ocasiones, existen museos que utilizan las visitas teatralizadas como acción esporádica implementada en determinadas ocasiones.

En este tipo de visitas, el mediador presenta distintas cuestiones a los usuarios para incitar a su participación, apelando a los conocimientos que ellos posean respecto a los contenidos presentados a lo largo de la exposición. La tipología básica de preguntas a realizar es: preguntas de memoria (reconocimiento de cosas y descripciones); preguntas convergentes (dirigidas a aspectos específicos); preguntas divergentes (contemplan lo múltiple, siendo posible ofrecer más de una respuesta); preguntas de síntesis ( son muy útiles al final de cualquier tipo de proceso cognitivo).

La participación del visitante es muy variada y siempre dpende del grado de directividad de las mismas. En este sentido, los mediadores poseen un papel decisivo para fomentar la implicación del usuario. Visita lúdica: Es una tipología de visita cuyo desarrollo puede enmarcarse tanto en las visitas guiadas como autoguiadas. Su principal objetivo es acercar los contenidos básicos mediante el juego, y para ello puede emplear recursos muy variados.

Visita teatraliazada-Visita simulación Su objetivo principal es que los usuarios puedan introducirse en un momento histórico y una situación concreta mediante la presentación de personajes,

10


Visita por descubrimiento: Su particularidad es que la presentación de los contenidos no se efectúa de forma lineal por parte de un educdor especializado sino que ofrece al usuario, generalmente a la entrada del museo, un conjunto de interrogantes que pueden ser resueltos a lo largo del recorrido. Su principal objetivo, por lo tanto, es que sea el propio usuario el que vaya explorando a su ritmo el espacio museal y que se detenga en algunos puntos concretos considerados como esenciales para la comprensión del mensaje expositivo. LOS TALLERES Los talleres didácticos son una práctica relativamente frecuente en muchas instituciones museísticas, y constituyen otro de los ejes básicos de la acción didáctica. Se trata de una actividad que requiere una preparación previa considerable, por cuanto sus secuencias didácticas deben estar planificadas para su correcto desarrollo, los recursos deben ser considerados de antemano y los resultados deben estar mínimamente fijados. Existen tres motivos que justifican la existencia de los talleres didácticos en los museos: 1. Necesidad de crear espacios en los que los visitantes puedan conocer con mayor profundidad los rudimentos del método de investigación propio de cada una de las disciplinas de referencia a las que pertenecen las colecciones mostradas en la exposición. 2. Desarrollo de la capacidad de expresión de los usuarios, instándoles a que manifiesten parte de su imaginación y su creatividad. 3. El taller didáctico posee un importante componente lúdico de manera que el aprendizaje desprendido de las distintas acciones que lo conforman se desarrolla mediante el juego.

11


Características de los talleres didácticos:

inicialmente cumplen con el objetivo de introducir a los usuarios a los procesos de investigación propiso de la disciplina de referencia de la colección del museo.

º Concebirse como un espacio para el desarrollo de las habilidades y procedimientos necesarios para el aprendizaje de una disciplina de referencia. º Hacer uso de objetos propios de la colección y de la disiciplina de referencia. º Idearse y planificarse en torno a un núcleo temático de la exposición a la cual se refiere. º Profundizar en uno, máximo dos, procedimientos propios de la disciplina de referencia. º A pelar a los tres ámbitos de la comunicación museística: la interactividad manual o física, la interactividad mental y la interactividad emocional.

Objetivos de los talleres didácticos: º Implicar al usuario y potenciar su participación. º Afianzar los aprendizajes mediante la acción. º Transferir los aprendizajes a otras situaciones. Provocar la acción del usuario (física y mental). Los museos, al organizar los talleres didáctucos, caen en tres peligros: el primero, ofrecer al usuario actividades que sólo pretenden aumentar el tiempo de dedicación a la institución; el segundo, entender que los talleres son actividades en las que la manipulación y la experimentación en sí mismas justifican su propia existencia; el tercero, concebir que los talleres didácticosson únicamente espacios para los escolares, obviando sectores muy importantes de población que visita a los museos.

Existe una clasificación que diferencia los talleres en función del tipo de actividad que se desarrolla en el mismo. En dicha clasificación se distingue entre talleres de demostración, talleres de manipulación de objetos antiguos, talleres de dibujo, talleres de iniciación a la excavación arqueológica, etc.

12


Talleres didácticos de experimentación:

Talleres didácticos de expresión:

Los talleres dirigidos a que el visitante participe en parte del proceso de investigación propio de la disciplina de referencia del museo. En este tipo de talleres se fomenta que sea el propio visitante quien, a partir de su propia experiencia, pueda aproximarse a determinados procesos de investigación y consiga ciertos resultados a partir de dicha experiencia.

Aquellos talleres que pretenden desarrollar en el visitante su capacidad de expresión personal mediante su capacidad creativa y de imaginación. El visitante puede manifestar sus capacidades mediante lenguajes variados, existiendo niveles de autonomía distintos en función de cada tipo de taller. Los contenidos a desarrollar:

Talleres didácticos de dramatización y empatía: Los talleres didácticos desarrollan únicamente una parcela concreta de todo el conjunto de contenidos tratados en una exposición. La razón de ser recae precisamenre sobre las posibilades que ofre. ce para el tratamiento de temas monográficos.

Su objetivo es fomentar entre los visitantes que puedan imaginar otros momentos, otros personajes, otras situaciones a partir de su propia experiencia. Tienen su disciplina de referencia clave en la historia, por cuanto implica saberse situar en otros espacios y tiempos e imaginar los problemas derivados de vivir en otros momentos históricos. Estos talleres se dirigen a potenciar la imaginación y elaboración de información y la empatía.

Los destinatarios a los que se dirige: En el momento de idear una propuesta didáctica el destinatario final se convierte en una de las variables

13


a considerar. En el ámbito de los msueos, los posibles usuarios de las actividaes didácticas son múltiples, y aunque cada uno de ellos puede llegar a la institución con unas expectativas y unos intereses específicos, podemos agrupar parte de los mismos bajo ciertas características de similitud. Talleres didácticos para grupos escolares: Se trata de propuestas generalizadas en muchos museos, y su agrupación se organiza en torno a los distintos niveles educativos existentes en cada sistema educativo. En este sentido, y en términos generales, se agrupan en torno a la educación infantil, primaria y secundaria. Talleres didácticos para docentes: Se trata de una propuesta cada vez más considerada en los museos y pretende cuotas de calidad. En su mayoría, estos talleres están pensados con un doble objetivo: facilitar toda la información y las herramientas fundamentles para que el docente elabore por su propia cuenta la visita al museo; iniciar al profesorado en la temática básica de la exposición e informar de las principales acciones que se realizarán. Talleres didácticos para familias: Las familias se conviertes en uno de los principales grupos diana en los talleres didácticos; articulas propuestas didácticas que requieren la participación e implicación conjunta de adultos y pequeños Talleres didácticos para jóvenes:

Los mediadores empleados para su eje

Este tipo de talleres es una prácticamente frecuente en el ámbito anglosajón, por cuanto dichos países poseen una importante tradición en la oferta de actividades extraescolares en los museos, muchos de ellos desde sus inicios.

La característica principal que poseen to a los mediadores necesarios para s neralmente de la dirección y orientac El empleo de materiales didácticos ticos es una prática muy frecuente, y en la consecución de unas mayores c

El espacio donde se implementa: Uno de los aspectos a considerar en el momento de sistematizar los distintos talleres didácticos es el espacio donde se desarrollan. Las prácticas relacionadas con la implementación de los talleres didácticos se reducen básicamente a tres alternativas: 1. Se desarrollan en aulas específicas dentro del museo, generalmente denominadas aulas-taller; 2. Se desarrollan en las propias salas del museo, junto a la colección expuesta; 3. Se desarrollan fuera de las cuatro paredes de la institución museística.

14

El tipo de materiales que acostumbran

º Materiales textuales º Materiales gráficos º Materiales audiovisuales y multimedia º Materiales en tres dimensiones º Instrumental específico


ecución:

El momento del año en el que se desarrollan:

n los talleres didácticos en cuansu ejecución en que requieren geción de educadores especializados; específicos en los talleres didácy en términos generales colaboran cuotas de calidad de los mismos.

Aunque podría parecer un elemento superfluo, los talleres difieren en sus características en función del momento del año en el que se ofrecen. Existen dos momentos o temporadas que prefiguran un determinado tipo de taller: una primera sería la época escolar, en la que los talleres didácticos se organizan para un número concreto de usuarios, con unos recursos específicos y unos educadores especializados; una segunda se correspondería con la época vacacional, tanto en verano como en motivo de otras festividades, cuyas ofertas tienen un ritmo mucho más relajado y un carácter más lúdico.

a ser utilizados en los talleres son:

a

Otras de las ofertas a considerar en función del momento en el que tienen lugar es la relativa a los talleres de fin de semana. Las instituciones museísticas organizan talleres didácticos que tienen lugar en los fines de semana para cubrir la demanda de grupos familiares que visitan el museo durantes este período de tiempo y que requieren de una actividad lúdica y didáctica.

15


La estrategia didáctica utilizada: La implementación de los talleres didácticos en el ámbito museístico no posee una única metodología, sino que más bien responde a concreciones distintas en función del objetivo que se pretenda conseguir. El tratamiento de los talleres didácticos mediante el empleo de diferentes estrategias didácticas permite la seleccción de aquéllas que puedan ser más idóneas para la consecución de un determinado objetivo, de modo que incluso la combinación de estrategias es deseable en muchos casos. Talleres que emplean la experimentación: Estos talleres se corresponderían con aquello cuyo objetivo es que el visitante participe en parte del proceso de investigación propio de la disciplina de referencia del museo; el taller pone al alcance de los usuarios todos aquellos recursos que les permita acercarse al contenido a tratar, presentándoles la ordenación de los pasos que deben seguirse para alcanzar el objetivo maracado. El empleo de esta estrategia implica a menudo la utilización de materiales didácticos específicos como maquetas, reproducciones, iconografñia virtual, fichas y cuadernos, etc. Talleres que emplean la resolución de problemas: La aplicación de la estrategia didáctica de resolución de problemas ha tenido como ámbito paradigmático las matemáticas, y por extensión, otras ciencias como la física o la química. Para aplicar esta estrategia en el marco

16


de un taller didáctico, deben considerarse tres condiciones básicas: por un lado, facilitar cierto patrón que conduzca a los usuarios a una correcta solución del problema planteado; por otro, una experimentación que permita al usuario poner en práctica los aprendizajes adquiridos; por último, el deseo de resolver la situación planteada, de modo que debe significar un determinado reto para el visitante. Talleres que emplean la interrogación: La interrogación es una estrategia muy utilizada en los talleres didácticos. En términos generales se combina con otras estrategias, y su empleo pretende que sean los propios visitantes los que deriven conocimiento a partir de sus propios aportaciones. La aplicación de la interrogación requiere del planteamiento de preguntas de calibre variado, orientación y la elaboración de conocimientos por parte del visitante. Talleres que emplean estrategias de simulación: La aplicación de la estrategia de simulación en el ámbito de los talleres didácticos tiene una potencialidad enorme. En términos generales, se entiende por simulación como una “representación de la realidad, un intento de evocar a alguien o a alguna cosa por medio de palabras, signos, etc.” (MILLÁN 1997). Las posibilidades de acción que permite esta estrategia son varias: un caso planteado a partir de fuentes primarias, un juego de rol, una simulación mediante el juego o mediante ordenador, etc. La participación en talleres didácticos que emplean la simulación permite resolver situaciones problemáticas.

17


Talleres que emplean estrategias lúdicas: La articulación de talleres didácticos que emplean estrategias lñudicas es una práctica muy frecuente en los museos; su uso ha sido relativamente hace poco tiempo, un empeño perseguido únicamente por algunos museólogos y educadores que han considerado desde siempre que el juego es una de las bases sobre las que se fundamentan muchos aprendizajes. Su uso permite desarrollar aprendizajes mediante juegos de pistas en los que los visitantes deberán poner de manifiesto sus conocimientos, experiencias y vivencias en torno a la temática planteada en la exposición. LOS ITINERARIOS Y RUTAS DIDÁCTICAS los itinerarios y rutas acostumbradas a ser actividades didácticas desarrolladas fuera del propio marco del museo. Desde una perspectica didáctica, los itinerarios didácticos constituyen algo más que una visita más o menos guiada por un espacio patrimonial, un centro histórico o un conjunto arqueológico. Constituyen un tipo de actividad en la que pueden ponerse en marcha multitud de estrategias, siendo una actividad muy variada y generalmente muy interesante . Estrategias y habilidades a desarrollar: Las actividades descritas hasta el momento deben potenciar y desarrollar determinadas habilidades en el visitante. Las actividades didácticas deberían considerar dichas habilidades, de modo que se conviertan a su vez, en procedimientos a tratar en función de la actividad propuesta; dichas actividades pueden ser desarrolladas en distintas actividades, tanto en visitas, talleres como itinerarios. Habilidades: formulación de preguntas o problemas a resolver; anticipación de respuestas; justificación; decidir una respuesta o solución; clasificación; comparación; establecimiento de relaciones; observación; identificación; discriminación; descripción; síntesis; comunicación de ideas.


ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS Y DE PROFUNDIZACIÓN Se agrupan aquéllas actividades que giran en torno al discurso de la exposición permanente o tempral, y que se organizan de forma puntual a lo largo del año, coincidiendo, obviamente, con la exposición de referencia. Todas ellas (conferencias, cursos y seminarios, concursos y premidos, espectáculos) son buena oportunidad para organizar grupos de trabajo específicos relacionados con la temática concreta que se pretenda tratar. Para la organización e implementación de este tipo de actividades puede ser una opción utilizar espacios y tiempos no habituales ni coincidentes con los horarios de más afluencia de público, evitando así colapsar salas. ACTIVIDADES INTERNAS DERIVADAS DE LA ACCIÓN DIDÁCTICA Este tipo de actividades permanecen generalmente inadvertidas al público visitante, por cuanto implican intervenciones internas derivadas de la acción didáctica que noposeen una manifestación explícita para el usuario. Entre estas actividades cabe destacar los acuerdos y convenios con otras instituciones para el desarrollo de proyectos específicos. El objetivo principal de este tipo de acuerdos es la colaboración entre profesionales del museo y de instituciones como universidades, centros escolares, fundaciones, institutos, etc. La colaboración se establece para fomentar la interrelación entre profesionales de distintas instituciones, posibilitando así proyectos en los que la interdisciplinariedad sea su punto clave.

19


Profile for Mafer Licea

Museografía didáctica  

Museografía didáctica  

Advertisement