Page 1

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE AMBATO FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y DE LA EDUCACIÓN

CARRERA DE PSICOLOGÍA INDUSTRIAL TÉCNICAS DE AFRONTAMIENTO DEL ESTRÉS TEMA: “MEDITACIÓN CONTEMPLATIVA”

8VO “A” PSICOLOGÍA INDUSTRIAL ESTUDIANTE: ALEX JAVIER VELÁSQUEZ BELTRÁN. AMBATO 2013


MEDITACIÓN CONTEMPLATIVA, UNA TÉCNICA DE PERCEPCIÓN TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS, (2013) La meditación contemplativa es una técnica de concentración basada en el hacia un objeto, con el fin analizar luego, el efecto que el mismo tuvo sobre nosotros: qué sentimos; de qué manera modifica nuestras emociones; la meditación contemplativa solo consiste en sentarse, concentrarse y contemplar. Hay muchos elementos que destacan por las diferentes sensaciones que causan en una persona, uno de ellos es una flor. Sentarse y realizar una meditación contemplativa sobre alguna flor, es una excelente manera de entender nuestra mente; es preciso que cuando esta técnica se esté desarrollando, se deje la mente en blanco, ya que los pensamientos comenzarán a venir por sí solos. Es importante tener en cuenta que la meditacion contemplativa no busca la limitación del campo correspondiente al acceso Cognosivo. Otro elemento que también resulta muy útil para desarrollar una sesión de meditación contemplativa es la llama de una vela. Como bien sabemos, el fuego posee cierto poder hipnótico que nos ayuda a concentrarnos mucho mejor, pero a la vez, debido a esa hipnosis, debemos saber controlar la conciencia. Para hablar un poco de los orígenes de la meditación contemplativa podemos decir que la misma proviene de la tradición budista Theravada y debido a que hay dos divisiones principales del budismo cada una ha desarrollado diferentes técnicas para realizar la meditación contemplativa. En resumen, podemos decir que la meditación contemplativa es una técnica para percibir las cosas, los objetos y los sonidos como realmente son ya que aunque todo lo que nos rodea aparente ser deseable, permanente y substancial, realmente no lo es.


POSTURAS DE LA MEDITACIÓN CONTEMPLATIVA Mucha gente se pregunta si se debe ser budista o tener conocimientos acerca de la filosofía correspondiente a esta religión, pero lo cierto es que la meditación contemplativa es apta para todo el mundo, y debería ser practicada por todo el mundo. Otra de las razones por las cuales puede ser llevada a cabo por cualquier persona es que la meditación contemplativa no posee demasiadas dificultades, de hecho, el único que reto que presenta es el tener que mantener un cierto control mental para poder concentrarse totalmente. También es importante destacar el hecho de que no se deben cumplir demasiados requisitos físicos para llevar a cabo la meditación contemplativa, ya que solo debe encontrar una postura cómoda y relajante; la posición más habitual en la que meditan los maestros, suele ser con las piernas cruzadas y las palmas de las manos hacia arriba una por encima de la otra, tocándose las puntas de ambos pulgares entre si, o bien, las manos pueden estar colocadas en las rodillas. Otra manera muy usual de colocar las manos mientras se realiza la meditación contemplativa es uniendo todas las puntas de todos los dedos entre sí, pero independientemente de la posición de las manos que usted prefiera, lo más importante es que usted encuentre una posición cómoda en la que pueda estar sentado sin ningún problema durante un determinado lapso de tiempo. Por último, la meditación contemplativa debe realizarse en un ambiente calmo y en silencio, pero en el caso de que usted prefiera utilizar un poco de música como fondo, es importante que la misma no lo distraiga.

PINTOS VILARIÑO E. (1996) consiste en mirar algo de forma activa, dinámica, atenta, pero siempre sin palabras. Elijo un objeto para trabajar con él. Puede ser una concha marina, un guijarro, una rama, etc. Trato de sentirlo


a través de la mirada, de palparlo con la vista, como si estuviera utilizando el sentido del tacto al acariciar un trozo de terciopelo. (Le Shan, 1991). Si me distraigo, me reintegrar a la situación “mirar”, recuperando la atención perdida. Una y otra vez, advertiré súbitamente que mi mente esta en otra parte, traduciendo por ejemplo, mi percepción en “palabras”. Cada vez que caiga en la cuenta de que me he apartado del propósito marcado, mi actitud deberá ser la de ponerme de nuevo a contemplar el objeto. La laboral consiste en “mirar” de forma activa y atenta. Mi objetivo debe ser permanecer totalmente absorto, de la cabeza a los pies, en esta actividad no verbalizada. Sostendré el objeto que he elegido, a una distancia visual que me resulte cómoda y seré flexible con esta distancia. No miraré fijamente a un punto concreto del objeto. Lo exploraré dinámicamente, sin palabras. Lo imaginaré como si fuera u nuevo continente que estoy explorando de forma no verbal. Deberé aflojar la tensión. (Le Shan, 1991). Dedicaré diez minutos diarios, durante las dos primeras semanas. Pasadas dos o tres semanas, aumentaré el tiempo a quince minutos. Un mes después, a veinte. Quizá, después, a media hora. BIBLIOGRAFÍA: •

PSICOLOGÍA TRANSPERSONAL, CONCIENCIA Y MEDITACIÓN EDUARDO

PINTOS

VILARIÑO,

(1996),

UNIVERSIDAD

IBEROAMERICANA, MEXICO DF. •

http://www.tratamientosalternativos.com/meditar/meditacioncontemplativa.html


MEDITACION CONTEMPLATIVA  

MEDITACION

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you