Issuu on Google+

CUMBRE AGRARIA EN DESARROLLO

Colombia. ¿Y dónde esta la clase obrera en esta Cumbre, para que garantice sentar al régimen a negociar? Por: Radicales Libres de Colombia

El dirigente indígena Feliciano Valencia, representando la minga social y comunitaria, en su intervención política, tocó aspectos fundamentales y centrales al movimiento campesino, indígena y de comunidades negras, entre otras, al reconocer que se tienen problemas y, yendo mas allá, planteó la posibilidad de que la Cumbre conformara una comisión interétnica de resolución de problemas; ni más ni menos se refería a lo planteado seguidamente por Valencia cuando señalo que ha llegado la hora de que negros, campesinos e indígenas, digan hasta donde son sus aspiraciones territoriales y donde queremos ese territorio, porque si no, en el contexto de ordenar el territorio, vamos a terminar “pisándonos las mangueras” unos y otros, remarcó Feliciano. Con una mirada al frente, muy acorde con el momento y la coyuntura que afecta a los territorios y el medio ambiente, consecuente con el actual modelo capitalista en su expresión neoliberal, Valencia planteó la necesidad de definir también, cuáles serian los corredores de la biodiversidad y de los territorios ambientales que se deberán proteger. Que la Reforma Agraria debe ser de hecho, como una medida para la derrota del latifundio, es una urgente tarea, fue otro de sus planteamientos e invitó a que de la Cumbre se saliera a “liberar tierras”, pues la Reforma Agraria, no viene del estado, viene de nosotros mismos en la medida que liberemos la tierra de las manos latifundistas, acotó Feliciano. Valencia tocó además un aspecto fundamental para la conquista del poder remarcando la necesidad de que el paro agrario sea votado en esta cumbre, al haber motivos suficientes para salir a parar el País, y cuando lo hagamos, no negociemos solo con el gobierno, cometemos un error, pues lo que tenemos que hacer es sentar en la mesa, al régimen, al establecimiento, al poder


real del País, a las petroleras, a las multinacionales, a las transnacionales, a los sectores económicos del País. Estamos cometiendo un error al sentarnos solo con el gobierno, continuo Valencia, y de seguro nos va a firmar todo lo que nosotros pidamos porque no nos va a cumplir, porque no tiene con qué cumplir, el poder real lo tienen los otros y nosotros tenemos que sentar al poder real y al establecimiento, para poder negociar. Pero no solo debemos negociar reivindicaciones, también tenemos que negociar asuntos políticos, problemas estructurales, como el problema de la tierra; y es por eso que es fundamental que en esta Cumbre nos pongamos de acuerdo sobre este tema. El régimen político tenemos que llevarlo a la negociación, porque hay que desbaratar la élite, que no puede seguir gobernando este País, pues tenemos que aprender a gobernar nosotros también, copándoles espacios. La bandera de esta cumbre, debería ser “la consulta popular”, que toda ley se consulte con el pueblo antes de ser sancionada, que las políticas publicas que el País necesita sean consultadas, que la economía y el modelo económico sea consultado; y esta cumbre debería declarar que la “consulta popular” sea una herramienta de los pueblos para defender los territorios y los derechos. Pero también debemos copar espacios y por eso desde esta cumbre exijamos que en la junta directiva del Banco de la República estén los sectores populares, como sociedad civil, representándonos; como así que los banqueros, los empresarios, las élites son quienes están en la junta directiva del banco en donde se esta definiendo la redistribución de la economía Colombiana. Exijamos igualmente, que en la definición de la Procuraduría general de la Nación, decidamos nosotros también y no solo los congresistas; debemos también tener participación en esa decisión, remarcóf Feliciano Valencia. Por su parte, Francisco, un asistente a la Cumbre, emocionado por las palabras escuchadas a Feliciano, acotaba que: “se escucha muy bonito el discurso y Feliciano toca aspectos nodales, pero el mismo valencia dice que el Gobierno va a firmar lo que sea para incumplirlo, porque efectivamente el poder real es el que esta tras la sombra y son los que en realidad son los dueños del País, pero, sentar al régimen, requiere que la clase obrera, este activa y presente en esta cumbre, para que garantice el paro de la producción, y pareciera que la actual izquierda confundiera a la burocracia sindical, que es la que hace presencia en este acto, con lo que es en realidad la clase obrera. Pareciera que las viejas enseñanzas de la “alianza obrera, campesina y popular”, se hubieran olvidado; pero en general, Feliciano puntualiza cosas muy interesantes, aunque otros aspectos como lo de la tal sociedad civil y lo de la biodiversidad tocaría mirarlo mas finito, porque algunas Organizaciones no Gubernamentales nos han colonizado el pensamiento y Feliciano lo señala también cuando al finalizar plantea que el Gobierno tratará de infiltrarnos, concluyó Francisco”.


Cumbre agraria en desarrollo