Page 1


.J'8<)I8()I8(~~)I8()I8()I8()I8(>S<)I8()So('>S<~)@I()@I(>S<.


Ví-f"or

pc:::»r

lo§

Reali§-f"a§

Para comprender las fiestas de San Jorge rlo basta admirarlas o vivirlas, se requiere una dedicación técnica y el más generoso desprendimiento, unidos a su vez con la idea motriz y tradicional. No basta el entusiasmo; se necesita estudio, intuición y sacrificio. La "festa" de Moros y Cristianos a.lcanzó en el siglo XIX el perfil preciso y la diferenciación categórica, en una sociedad donde sobresalían dos puntos de referencia, dos fuentes de poder: Estado y dinero... y precisamente en unos tiempos tan difíciles se guardaron las formas inveteradas, la ofrenda rumbosa, el amor a San Jorge y la ilusión de que Alcoy alcanzara fama y riqueza... ,Nuestros abuelos enlazaron las virtudes morales con el trabajo de cada día y e.l júbilo anual de los Moros y Cristianos. El siglo XX no guarda uniformidad; en su calendario se atropellan los cambios más estrepitosos. La historia se fracciona en el devenir de su carrera desbocada, y pueden señalarse tres partes diferentes: la de las Guerras Mundiales, hasta 1945; la Era Atómica, desde agosto de dicho año hasta la llegada del hombre a la Luna, en julio de 1969... Ahora, en 1970.,vivimos plenamente en la Era Lunar... Pero no creamos que estos acontecimientos excepcionales (guerras, bombas atómicas y Viajes espaciales) bastan para cambiar, así como así, la entraña escondida de los pueblos de abolengo. La tecnificación invade, es cierto, los más íntimos recovecos de la existencia, y en plena civilización industrial, casi a las puertas del año 2.000, un "hombre nuevo" emerge del pasado... ¿Cómo serán las fiestas en el siglo XXI? La benemérita y popular "Filá d'els Realistes", al dar vigor y elegancia a su "Año Capitán", ha pensado en todo, y quiere que su actuación sea un hito para ejemplo del


futuro, para que "els festers" de las próximas generaciones tengan un modelo adecuado en la Fiesta Mayor de Alcoy. La organización

requiere una milicia escogida, una pléyade

de abnegados paladines para hacer frente a cualquier contingencia., y recibir los aplausos '1 la crítica con el valor innato de los hombres de buena fe. "Els Realistes" constituyen la minoría selecta la "festa"en

de 1970, y bien merecen que su capitán

Pensemos, por un momento, qué ocurriría gloria

sea el primer adalid de

la Era Lunar...

de Alcoy...

La "filá"

estas fechas inmarcesibles

del capitán

sin estos esforzados

caballeros

de la

viene a ser como el norte y la energía de

para la ciudad. La jerarquía es indispensable

para encauzar

las empresas por el camino de la victoria. Mucho se ha hablado de los Moros y Cristianos... conveniencia

de variar

algún

nombre

sonoro

fechas ancestrales y el rango esplendoroso

Desde la indumentaria

y familiar,

pasando

hasta la

por el cambio

de

que merece nuestro amadísimo San Jorge...

Sin querer nos vemos envueltos en la técnica y trápala de la propaganda., que no se limita o detiene en lo comercial convertida,

o político, sino que se extiende a la opinión

por esto, en el mito moderno.

pública,

¿Cuándo nos daremos cuenta de que se

hace pedir lo que se quiere imponer? Y es que entre la riada de ideas y noticias, rábilmente

utilizadas por el estilo publicitario,

ya no sabemos lo que queremos, aunque

todavía reconocemos lo que nos gusta o nos desagrada. Las estadísticas y los cálculos electrónicos

no deben contar para nuestros Moros y Cristianos. Desde hace siglos Alcoy

sabe sufrir

para gozar, trabajar

para vivir,

y- renacer

cada año en la epopeya

sus recuerdos, glorias y esperanzas. Y, con Alcoy, la simpática

Sabemos el esfuérzo que realizan estos hombres, la rectitud alada ilusión de su empeño...

de

"filá d'els Realistes". de sus directores,

la

Por eso pedimos a la ciudad y a cuantos nos visiten,

que al desfilar los gallardos realistas, con su capitán al frente, consagren sus aplausos como un laurel de triunfo,

pues nos consta que el capitán y los suyos rindieron

el

tributo de la fe ante Dios, del entusiasmo ante San Jorge y del amor ante su pueblo... Esta ciudad ejemplar, que el maquinismo y el tecnicismo

llevaron de uno a otro polo,

en la aventura de su historia, desde la plétora a la inquietud, a la fama, pero con la emoción

espiritual

desde la incertidumbre

de 1276 y la encendida

JOSE

verdad de 1970.

BOlUDA

Catedráticodel Instituto de Alcoy

" :::


Un

record

deis

Realis-l-es

.n '1 t?avall~t~ de l:" 4'lt'l0'. ... Per Jordi Valor Era per I'any quinze del nostre segle. Jo era deixeble de l'Escola Ribera, i quan eixíem de classe a les onze del matí i a les cinc de la vesprada, el nostre de1er més desitjat era anar al surtidor de la plac;:a i jugar als barquets que féiem amb papers de quaderns i Ilibretes escolars que féiem malbé moltes vegades abans d'haver-los escrit amb els nostres exercicis d'estudi. Una vegada ficats dins de I'aigua, ben eixamplats per la seu a base, anavem amb la ma enviant-los onades d'aigua per a que els febles vaixellets anassen navegant d'un costal a I'altre del circular bassi. Era feina molt agradable i entretinguda que ens plenava més de mitja hora cada dia del nostre temps infantívol. De vegade~ era precís que vingués algun guarda municipal -aquells de sabre daurat i capots blaus o grisos, segons el temps hivernenc o estiuencper a que deixassem allo i ens en anassem a casa. Aixo vol dir que teníem el surtidor de la plac;:a com quelcom nostre, una especie de mar Océana on féiem les nostres batalles navals amb barquets de paper, pensant si assolíem una victoria com la de Lepant o una desfeta com la de la "Invencible". Mentrimentres, arribaren les testes de Sant Jordi. La majar part de1s actes els véiem des de el nostre entranyable trosset del carrer de Sant Francesc. Per allí pass aven les Dianes, l'Entrada deis Cristians,

el Passeig, Processó, etz. Pero el dia de l' Alardo, quan finalissava la tronadissa, alla pel tardet, el nostre desig era anar a la placa per veure "e1 asalto de la fortaleza por I~s huestes"... mores pel matí i cristianes p~r la vesprada. I Ilavors venia el millar. Les cavalleries de Realistes i Bequeteros, al so de trompeta de- bélica urgencia, netejaven la placa de mirons i forasters esglaiats corrent amb Ileugera agilitat per tots els indrets de la J.¡ran pla¡c;:a, que encara trigaria molt de temps a estar urbanitzada amb la famosa "Bandeja". Les topetades deis cavallets de cartró entre realístes y bequeteros tejen que a la poca estona de les furioses escomeses entre uns i altres, els pobres cavallets anaven quedant desfigurats com els de cartró que empren e1s xiquets en e1s seus jocs quan ja en tenen ganes de descobrir la seua anatomia. En temps anterior, que jo no vaig arribar a conéixer, estava la Cavalleria del Vi -dita també de "Peaco"que era del bandol cristia, i així s'explicaven bé les escomeses entre ells, ja que e1s realistes i bequeteros eren del moro. Pero quan va desaparéixer aquella famosa cavalleria de la qual era personatge reeixit el famós "tio Graella" -perque ja ratllava amb el seu jaquetot blau en grotesca comparseriasois quedaren dos cavalleries, i les dos de1 bandol moro.


I vinc a dir ac;:ó perque els pobres cavallets, quan ja quejen a trossos deIs tirants que pels muscles deIs cavallers els aguantaven, anaven indefectiblement a parar dins I'¡¡igua del surtidor, on al cap de poc eren unes sopes tremendes de cartró remullat que els mateixos festef~ treien de I'aigua amb els xafarots i ets reballaven damunt d~ls mirons embadocats que moltes vegades no eren d'AJcoi, sinós forasters un poc esglaiats per la tronadissa que encara els tenia els o'its un poc ensordats. I jo, com altres xicons de vuit o nou anys, estavem agafats a la cornisa del vell surtidor i peiscavem algun tros de cavallet

deis Realistes com els altres dies escolars féiem amb els barquets de paper que simulavem per nosaltres les esquadres de Barceló o el Rei En Jaume. Desaparegué el surtidor en els alentorns de I'any 1918. Després es va construir, un poc més amunt, el célebre kiosco, la petjada del qual es veu encara al centre de la actual "Bandeja". I desaparegueren també els cavallets deis Realistes que deixaren la fila com una simple infanteria mora, fins a que els la tornen a ter motoritzada, com els exercits de la R. A. U., de la qual els nostres son uns remots antecedents sota la senyera de la Mitja Lluna.


lis1-e

ho (Conte

~

e...!» alcoia)

Roquet era un xicot d'eixos qu'ara no en hi han. Xapat encara a I'antigua i de carácter retragut, allí on anava no teja ni pols ni remolí. Era I'encarnació de lo bo i noble que podem tindre (i no tenim) les persones. Consevol que li demanara un favor, es desfejava per ter-lo, sense importar-li que después li hu pagara en un parell de coces. EII era aixina i ningú podrfa camv:ar-lo. Pero Roquet es va casar, i a partir d'eixe dia li va entrar un calvari en casa. La dona, coneixent-li el génit tan bonaxón que tenía, volía aspavilar-lo i que acabara d'una de ser tan collonera. Un dia, discutint sobre lo mateix de sempre, la dona rosegava: -Roquet, aixina no anem! Tú estás seompre en la figuera. Qualsevol qu'encontres en el carrer i el demana un duro, I'il dones i ia no el veus més. Tens que ser realiste i vore les co<;:es com son! I aixina estava hores i hores repetint lo mateix. I al dia siguient igua]; i al altre, i al altre... Roquet estava ja aburrit de sentir sempre el mateix sermó de boca de la seua dona. Sin embargo, quan estava en els amics també li donaven tabarra en lo mateix. Una vesprá, prenent café, Maties, un amic de I'infancia, li deis: -Tú eres el colmo, Roquet. Mira que no voler comprar res a plazos! A bon hora pague .io a tocateja res de lo que compre! A plazos, i quant més Ilargs, millor... -Puix io no -li contesta Roquet-, io patixc si dec algo. No puc ter-me I'ánimo! -Tú estás atrasat encara. Sigues realiste, home..., i vorás les coses d'altra manera! Estos consells de la dona ¡deis amics vaen ter impacte en I'ánim de Roquet de tal manera, que pa no sentir-los més criticar-lo del seu caráCter encortat, va desidir pendre una determinació sense dir res a ningú. A partir d'eixe moment, totes les semanes, el diious per la nit i e] diumenge pel matí sen ejxía de casa sense dir on anava. Quan tornava. venía content i xarrador

-cosa

rara en elli li deja a la dona qu'estava dispost a comprar lo que ter-a taita a plazos i qu'ell tenía ara el ullet vivet, pa no ter ningún tavor aquí tora, aunque es tratara de son pare. La dona s'extranyava d'esta conducta del home i de les misterioses eixides que teja. Pero, tora lo que tora, estava contenta del canvit de Roquet. Era un home modern ja! L'explicació de tot la va tindre quan va vindre Sant Jordi. Una nit d'eixes en que I'home tornava a les deu ben tocaes, eutóric i content, va vore que baix del brac;: duia un traje de moro. -Aixó qu'es, Roquet? -Asó es lo que tanta volta mau dit. Lo que mau intlat el barret. No dieu que tora "realiste"? Pues ja hu soc, i a molta honra! I si voleu vorem, el dia la "diana" tinc cabo d'escuadra desde e1 Generalísimo hasta la plac;:eta les Eres. La dona es va quedar en un pam de boca auberta. Armando

Santacreu Sirvent


o Por ADRIAN ESPI VALDES, Cronista de la filá Navarros y de la Asociación de San Jorge.

A poco que nos lo propusiéramos, sólo que nos empeñáramos en ello un mínimo, y sin necesidad de recurrir a las actas de la Asociación de San Jorge, hallaríamos textos y documentos escritos referidos a la creación, a la vida, al "'hacer" de la antigua caballería realista. El nombre de la filá, desde luego, es pomposo, tiene nervio y tronío. Suena lo suyo y hasta infunde respeto. iAhí es nada! Entre los ejércitos y las mesnadas de berbe riscos y marrakets., de mudéjares y judíos, abencerrajes y "magenteros" -patrimonios con arranque histórico e histórico contenido-.. la caballería realitta se abre paso con majestuosidad y solemne aparato. Y, cualquiera que no conociera un poco la entraña, el "intringulis" de la fiesta, de nuestra inigualable fiesta de abril dedicada a San Jorge, podría llegar a pensar que cuando hablamos de caballería real o caballería realista nos referimos a un ampuloso escuadrón de escolta califal. La imagen podría centrarse, incluso, en ese cuadro de Delacroix que pinta la salida del rey de Marruecos de su palacio camino de la mezquita. Algo así como la pintoresca y ya desaparecida guardia mora del Jefe del Estado,

o, si la evocación es más pretérita, la especia1ísima guardia pretoriana de los césares de- la antigua Roma. y no. La caballería realista es algo más sencillo, más espontáneo, tal vez más humano. Sobre todo, por encima de todo, más alcoyano. Casi con toda seguridad, la caballería realista, la filá de los realistas, tiene más de cien años de vida. Quizá sea una de esas entidades denominadas primera, segunda o tercera de caballería de moros, que en torno a los años sesenta del pasado siglo -1866, más concretamentefiguran en la documentacíón existente. Las filadas de caballería, tanto las de moros como las de cristianos, gozaban de una serie de favores, a la par que padecían toda una serie de inconvenientes. No tenían primer tro, y su jerarquía más representativa ostentaba el título de "general". No representaban el cargo de "bandera" o "a.lférez". En el alardo no disparaban guardando un turno, y en los difer~ntes desfiles formaban aparte, cerrando ras cabalgatas correspondientes. Pero lo más sabroso, lo más pintoresco de todo, es que estas filadas, con su marcial y sonoro nombre de cabaJlería, lejos de montar alazanes, corceles y auténticos "pura sangres", lo que cabalgaban era un pintoresco caballito de cartón y cañas, sin piernas, pintado con motas y con barnices llamativos,


que cada "fester" -metido en él- sostenía del hombro por medio de unas cuerdas, unas correas o una simple "torsuda de mechero d'esca", Sus muecas, su discurrir divertido y saltarín, su paso de ballet arrítmico y anárquico hizo que las filadas de caballería, a lo largo de la anterior centuria, se atrayeran no pocas sanciones ni duras críticas, "Esta caballería -dice el catalán Llobet y Vallosera en 1855- es la parte más ridícula de la fiesta,..

de 1969Y 1970.Porqueel hábito,por mucho que se pretenda, no hace al monje.. Porque el espíritu que no se ve está por encima de la envoJtura tangible. Porque la ilusión, el deseo, eJ ansia, la esperanza y el amor es el mismo. Ilusión, deseo, esperanza en torno a esa trilogía mágica, índestructible, tan íntimamente significativa y repleta de valores: "Al coy - San Jorge - Moros y Cristianos" . La filá de realistas, la caballería

realista

Esta caballeríaconstituyela parte grotesca ayer como hoy, está ahí, ocupando su sitio,

del drama figurado"," Terminado el alardo, los individuos de las caballerías -entre las cuales estaban la de "Peaco", la de "Sequetes", la de "Berberiscos" y la de RealiEtas- tiraban sus cabalgaduras fingidas a una pira de fuego en medio de la plaza de San Agustín, Muchos de los "festers" que iban culebreando entre el público acababan dándose un buen remojón en el surtidor que se levantaba en el centro de la propia plaza, y entre gritos y alaridos, risas, bromas y veras, la fiesta de Moros y Cristianos tocaba a su fin,

cumpliendo con aquella promesa que hace centurias nuestros antepasados formularon. Con caballo de cartón o de carne, con montura o sin ella, la filá vive cada primavera la gesta de sus mayores. Este año, un año también que discurrirá bajo eJ signo espacial, los realistas capitanean. Prestémosles todos nuestra admiración de antemano.

El periódico titulado "La Gaceta de Levante", en su número extraordinario de abril de 1931 publica un amplio reportaje tituliado: "Tradiciones, originalidades., datos his'i<,ricos y antiguos", Entre estos párrafos enconlramos un comentario dedicado a los realistas y beduinos, Aquí, con añoranza, se evoca ese carácter jocoso, ese sello socarrón que una y otra entidad festera tenían, El autor, y como hiciera Gregorio Ridaura Pascual en su artículo "Filaes noves", aparecido en la "Revista Alcoyana" de abril de 1923, lamen'ia que precisamente en 1923, y en un intento de actualizar, de "ponerse al día", los realistas y los bequeteros solicitaran venia para abandonar su caricaturesca montura, para modificar su indumento y sustituir polainas hípicas por babuchas marroquíes, No comprendía el autor de tal reportaje !)e.riodistico que la fiesta, por popular y tradicional que sea -y siempre que no se altere la \erdadera esencia, ni se prostituya su auiér,tico contenidoestá expuesta a los vaivenes, la variación y la mutación de los tiempo~, "Ya disparan sus arcabuces en el alardo; pero ello no les compensa -dicede lo que significa el asalto en la plaza con la quema de los caballos. Se perdió su personalidad porque se perdió el caballo de cartón," Pesimista se nos antoja el autor de esta ~entencia, No, Desde luego que no, Cambió, eso sí, la fisonomía, modificó, al menos en parte, el atavío; pero los realistas de 1931 eran los mismos de 1923 y 1926, Los mismos

JOSE TORMO NACHER ALFEREZ 1969


J

CAPIT

ELS

A~EGE~

Prou bé de "guano", tots optimistes per fer la festa ben presenta, formen airosos els Realistes Iluínt el carrec de Capita. Cent vint anys tenen d'edat festera i no cap dubte que ayo promou un gran respecte

per la solera

que allí fermenta i a ningú cou.

La bullidora i grata harmonia del Realiste sempre és febril. Pese a ser moros a tots el guia I'épic Sant Jordi, galop d'abril. Sed osa i fina

la vestimenta.

Un colp de gracia nos donarán. Allí tots tenen la sang contenta des de les calces

hasta el turbán.

ALI§TE"=


Abans

tenien

cavalleria

i armaven gresca en la població. Els vells recorden I'algarabía deis cavallets

fets de cartó.

Era en els dies d'aque]la que ja és historia D'aquells

testa

d'un be]! passat

realistes només hui resta

la Ilavor nava que han collitat. I hui, en conciencia "olla

de qui remena

ben cuita dins del perol,

e1s Realistes no passen pena, només desitgen tindre

bon sol.

Perque el "gastasso" se n'ix de mare i els presupostos

van a tot pis,

pero és molt logic el gran "boato"

que ací es prepare

del Caplta.

Vullga Sant Jordi que enguany no ploga i no s'enxope

d'aigua

"anhel,

que el Realiste., per a que es moga, vol, com tot moro, ben ciar el celo

I ja que el "guano" cobrix I'empresa en el bon calcul de la fila, una harmoniosa alegria encesa tindra I'esquadra del Capita. Joan Valls Jorda Abril.

1970.


"'1/~::2

c:::::e. f c:::::e. e:. 1

-"<31.:::::.

c:::; ..,..~ c:-i 1

Teléfono, 33 02 56

ALCOY

e:.


~

.:);e.(>s<>s<>s<>s<>s<>s<>s<>s<>s<:-e<>s<>s<>s<>s<>s<>e<>e<.

Ferrer ARTESANIA EN LAPIDAS

--

9-

RECONQUISTA, 44 (Final Isabel la Cat贸lica) TELEFONO, 331613

.~~~~~~~~~~~~~~~~~~.


.:-e<:-e<~~~~~~~~~~~~~~~~.

GESTORIA

ADMINISTRATIVA

ESCUELADECHOFERES SEGUROS

ALCOY:

Lauria,2

CASTALLA:

GENERALES

B

José Antonio,

.~)I8(:)I8(:)I8(::I8()I8(:;.oS<;IES<;.oS<)I8(:;IES<)I8(:)I8(:)I8(:)I8(:;IES<;IES<~. Depósito

Legal:

A-92-1969

José

Antonio,

1

4

IMP HISPANIAAL"OVANA S L-ALCOV - 1970

REALISTES - CAPITAN MORO 1970  

REALISTES - CAPITAN MORO 1970

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you