Page 1

COMPARSA MAGENTA Año Capitán

ALCOY Abril 1964


Saluda Como

una explosión de luz y alegría, con aroma de mil rosas y acre olor a pólvora quemada con flamear de banderas y gallardetes, —cruz y media luna en singular codo a codo— las fiestas de San Jorge han comenzado. Aun perdura en nuestras mentes, entre luces de bengala y fantásticos resplandores la fugaz aparición del niño Jorge sobre las almenas del castillo, poniendo broche de oro a nuestras fiestas del pasado año, cuando Abril nos recuerda de nuevo la cita que con ellas tenemos. Quisiéramos, en este año de Capitán, con el día 22, ahí mismo como quien dice, unir nuestra plegaria a ese Ave María que en el alba de ese sin igual día, reza el Sargento Cristiano, para iniciar la « Diana». Y que la brisa de Levante, transportara asi, como en volandas, nuestra gratitud a San Jorge, ya que por su mediación, tenemos ente ano en nuestras filas a un festero de excepción, don Rafael Sanus Botí, Capitán Moro 1964, a quien saluda y recibe con un abrazo cordial LA COMPARSA MAGE'NIA.


Capitanes de la Comparsa Magenta D. D. D. D. D. D. D. D. D.

Salvador Sancho Camilo Jordá Blanes José Payá Reíg José Gísbert Jover Rafael Calafí Ilarío Enrique Cabrera Payá y Francísco Miró vílaplana Antonio Armiñana Abad Rafael Sanus Botí

1877 1891 1898 1906 1918 1930 1951 1964


Sangre de árabe español Es mucho tiempo ya el que llevo militando en el ejército de la Cruz Cuando empecé a ser «fester» —tenía yo algo más de un año— fui moro. Llevaba el chupete en la boca y apenas si podía sostenerme. Luego, pasaron muchas cosas Un paréntesis se abrió en mi vida. Pero vino un momento—feliz día aquel— en que renové mi voto y mi compromiso con las fiestas de abril. Troqué entonces el chupete por el "puro" habano», el pantalón «bombacho» por la túnica, el turbante blanco por el casco bruñido, la espingarda^ por la maza... La fiesta está ahí. Es una realidad innegable, y ahí están sus moros y sus cristianos ayuntados y con jugados maravillosamente gracias a una promesa religiosa indesmayable ante los siglos y la historia, gracias a un culto a la patria y una veneración a lo ancestral. Hay moros, sí, y hay cristianos. Pero uno llega a creer que hay más árabes que cruzados. Quizás sean nuestros antecedentes muslímicos —baste husmear levemente en el árbol genealógico de cada uno para que bien pronto aparezca en la familia el elemento agareno— los que alteran el pulso de nuestra sangre, o sean estas tierras fereces, este sol mediterráneo, este cielo sin nubes. Lo cierto es que nuestra inclinación por lo moro es evidente. Un alcoyano en Granada —cito un ejemplo al azar— se encuentra como en su propia casa. En orden de nuestras fiestas es forzoso confesar


que todos, público y «festers», nos sentimos más vinculados o inclinados por lo árabe —sentido exuberante y fantástico de entender las cosas— que por lo cristiano —realidad vital de nuestra cultura—. Los que de años, como yo, somos «Vascos», «Mozárabes», «Astures», «Navarros»..., sentimos conmovernos, estremecernos en cada ocasión en que «carrer sant Nicolau cap a vall> suenan soñolientas, sensuales, pastosas, las cadencias exultantes de la chirimía, el añafil, el atabal... Atraen mucho más las comparsas moras. Sabe a gloria su desfilar lento, su música embrujadora. «Después de la entrada de moros —como decía aquel «fester>— el Diluvio». Ser cristiano en fiestas no crea nadie, por lo que más arriba se ha dicho, que resulta un «sacrificio». Desde luego que no, ni por asomo siquiera. Es, eso sí, el anverso de la medalla. En aras de esta atracción suprema que lo árabe tiene en nosotros es, no lo dude nadie, un indiscutible mérito, y una auténtica heroicidad. Aquello de «Como buen alcoyano todo el año soy cristiano pero en las fiestas soy moro...» no cuenta para nosotros. Para vosotros, amigos de la añosa y pronta centenaria comparsa «Magenta», debe constituir el lema y símbolo heráldico. Porque, y me consta, a cristianos en el sentido amplio y religioso de la palabra, os ganan pocos, y a moros, moros resucitados en cada primavera, al conjuro del himno festero, tenéis más fueros que el califa de DamascoUn abrazo sincero y... |¡Buen año de Capitán!! ¡¡¡Visca Sant Jordi!!! Adrián ESPÍ VALDES Cronista de la Comparsa Navarros


Uncastillodeleyenda A Pepe Blanquer, «Primer Tro» de la Magenta; festero lento, pero seguro.

Alcoy cuenta con un castillo. Un castillo que no viene en los libros de Historia. Un castillo que los afanosos han buscado sin respuesta. Se yergue en primavera. Brota como flor silvestre en medio del asfalto. Y desaparece con el alba de mayo. Es un castillo de ilusiones cuya leyenda encierra el corazón de una fiesta: «Moros y Cristianos». Alcoy, cada año, con las claras de abril, construye su castillo festero. Pieza a pieza, como un «meccano» de juguetería, el alcoyano contempla su alumbramiento. Como un niño sigue de cerca sus incidencias. Al final, respira gozoso de ver su airosa silueta en el centro de la plaza, flamear al viento abrileño: símbolo imperecedero

Antonio Revert Cortés


de que nuestras fiestas mayores, están ahí, al volver de la esquina, a la fragancia de los primeros jazmines y las rosas blancas. El castillo es parte de la fiesta. Su escenografía. El clima adecuado. La ambientación propicia para que renazca con rigurosidad el auto medieval de la Reconquista. La epopeya que nuestro pueblo vivió, con sangre y fe de cruzado, por la integridad de una patria que iba camino de la unidad y el imperio. Hoy el alcoyano, al sentir «la planta» de su castillo, reverdece la fe de antaño con la esperanza del futuro y se dispone exultante a conmemorar sus tradiciones. Por eso abril, con su azul heráldico, llega siempre cargado de hondas promesas para todos nosotros.


Aparición de San Jorge en Alcoy Corriente cristalina y diáfana que emana de la fuente de la Historia es la Tradición. A ésta recurrimos para confirmar la creencia en la aparición real de San Jorge en Alcoy, el día 23 de Abril de 1276. Los que, por desgracia, no tienen arraigadas las creencias religiosas suelen negar rotundamente, o por lo menos, dudar de este suceso sobrenatural, y piden auténtica y oficial documentación del mismo. Mas esta exigencia no puede satisfacerse cumplidamente; porque nadie ignora que los documentos exigidos han desaparecido, consciente o inconscientemente, de las bibliotecas y archivos. Sin embargo, nos basta la Tradición que es eco fiel de la Historia, para llegar al pleno convencimiento de que verdaderamente San Jorge apareció sobre la muralla de San Marcos en el momento más peligroso para los defensores de la Villa. Todos los escritores casi contemporáneos y posteriores al hecho que nos ocu-


pa, están de acuerdo en afirmar que, en el asalto de Alcoy, los moros tenían una superioridad en número y armamento sobre los guerrilleros que se enfrentaron con los agarenos invasores ¿Cómo es que, a pesar de ello, rechazaron victoriosamente el formidable ataque? La misma razón natural nos dice que esta victoria no se explica sin admitir la aparición protectora de San Jorge. Además, escritores tan serios como Escolano, Beuter, Carbonell, Picher y otros, así como también la Crónica de D. Jaime I, afirman que San Jorge fue visto por los combatientes de ambos bandos y que los moros ante la pérdida de su jefe Alazdrach se replegaron al grito de Haali, Hualí. ¿Cómo esta palabra árabe que quiere decir San Jorge pudieron conocerla en la Villa si no es porque la oyeron de labios de los moros? Pero el argumento decisivo a favor de la Tradición alcoyana eslá basado en los monumentos, fundaciones de beneficios eclesiásticos con el nombre de San Jorge y en las fiestas tradicionales, de moros y cristianos en honor del insigne guerrero. En el mismo teatro del combate, los vencedores proclamaron con entusiasmo por Patrono a San Jorge, y a raíz de este hecho de armas, levantaron un templo, construyeron una fuente y una estatua de San Jorge ecuestre, y el sacerdote sobrino de Mosén Ramón Torregrosa tomó colación del Beneficio que llevaba el título de San Jorge. Todos los años, con algunas excepciones de las que no queremos acordarnos, se levanta en nuestra plaza principal el Castillo, símbolo de la muralla defensiva de nuestros mayores, y con los desfiles marciales de las comparsas de moros y de cristianos, con las armonías musicales, con la suntuosa iluminación y ornato público, se celebran unas fiestas que llaman la atención de los forasteros que vienen a visitarnos. ¿Qué es todo esto? ¿Es que han vivido casi siete generaciones en Alcoy engañadas con una leyenda deslumbrante...? El engaño no es duradero; pronto se descubre. Luego la Tradición alcoyana es el sólido fundamento del culto público y privado que nuestra Ciudad rinde a su perínclito Patrono. E. A.


Momentos

la

presentación

Capitán

de

acto

del

del

1964 El día 21 de marzo, tuvo lugar en el local de la Comparsa una cena de hermandad festera, con motivo de la presentación como Capitán Moro, de D. Rafael Sanus Botí. Al acto, que resultó simplemente maravilloso, asistieron las autoridades locales, una representación de la Asociación de San Jorge y todos los componentes de la Comparsa con sus esposas respectivas. De la magnitud y brillantez del acto entresacamos las cuatro fotografías insertadas. 1

Don Rafael Sanus Botí, dando las gracias por el recibimiento que le dispensó la Comparsa.

2 El Alcalde, don Francisco Vitoria Laporta, en un momento de su intervención. 3 Un aspecto parcial de la reunión. 4 La señora del Capitán recibe de manos de la del Primer Tro un obsequio, consistente en un muñeco vestido de «magentero».


Conchita

Gisbert

Miró

"Rodela" de Conchita Gisbert Miró, «Rodela» en el año 1906,

Hace 58 años exactamente, en abril del año 1906, la Comparsa Magenta se vestía de gala para salir a la calle, en su cargo de Capitán. José Gisbert Jover, iba a desempeñar tan importante cargo. No llegamos a conocerlo, sin embargo le guardamos toda clase de respetos por lo que para nosotros representa. ¡Fue un Capitán «Magentero»! Indagamos sobre el particular y nos enteramos que el señor Gisbert Jover había sacado de «rodela» a su hija. Su hija debe vivir aún. ¿Residirá en Alcoy? ¿Dónde encontrarla? Parecía difícil localizarla; sin embargo de improviso recibimos noticias, Conchita Gisbert Miró, rodela del Capitán de la Magenta en 1906, vive en la calle Santa Isabel, n.° 14. Y allí nos dirigimos. Efectivamente, nos recibe Conchita, hoy señora Concepción la mar de simpática y agradecida. Y tras la presentación de ritual le hacemos unas breves preguntas, que ella con mucha ilusión nos contesta: ¿Qué edad tenía Vd. señora Concha cuándo se vistió de «rodela»? — Pues tendría 5 años. —¿Y ahora? -63. Doña Concha Gisbert es una alcoyana de

se vestiría de "Magentero"


Conchita Gisbert Miró

la Magenta en el año «pura cepa», y lo que es más: festera hasta la médula. Es tal el cariño que siente por todo esto que aún conserva —como oro en paños— prendas del traje que lució en el abril de 1906. «Rodela» que, fue igualmente, de la extinguida comparsa de «Salomonistas». Conchita Gisbert, hoy doña Concepción, cada año, cuando moros y cristianos entablan su decisiva batalla, por aquellas típicas calles próximas al «Partidor», sale de su domicilio con la ilusión de un niño que va a estrenar zapatos nuevos, y dispara, con brio y marcialidad, unos cuantos arcabuzazos con el arma de su hijo. — Doña Concha ¿se vestiría de nuevo el traje de «fester»? — Ya lo creo. Me vestiría de Magenta. —¿Son sus hijos -festers»? —Sí, uno de ellos sí que lo es, de la comparsa Cruzados. Mis tres nietos también son «festerets» de la misma «filá». La conversación se prolonga Aquella «rodela» de hace 58 abriles nos cuenta y detalla recuerdos, emociones, alegrías. Parece, incluso, que a doña Concha le brillen en los ojos dos pequeñas perlas que quieren resbalar por las mejillas. Con un spretón de manos y un visca Sant Jordi, termina la visita. La Comparsa Magenta en esta primavera lozana en este abril de «cargo», se siente orgullosa y satisfecha por tener en aquella niña que vistió nuestros mismos colores a primeros de siglo a una amiga entrañable y, sobre todo un «magentero» de rancio abolengo.

fuera hombre.

1906

Doña Concepción Gisbert Miró, en la actualidad.


Lista de festeros

1964

Rafael Sanus Botí, Capitán José Blanquer, Primer Tró Ángel Pérez, Darrer Tró Francisco Linares, Cop Rafael Ruiz, Secretario Francisco Olcina Vocal Enrique Sanus » Enrique Sanjuán » Francisco Miró José Aracil Emilio Sancho Enrique Rodríguez Luis Olcina Carlos Blanes Rafael Mora Jorge Peidro Juan Martínez Enrique Albors José Soler José L. Aracil Bartolomé Botí Ernesto Pérez Francisco J Ivars José L. Esteban Antonio Gonzálbez Carlos Soler Francisco Vañó Luis Sanus Manuel Valls Francisco Olcina

Francisco Moltó José Colomina Enrique Vicení Juan Pérez Francisco Serra José L. Zaragoza José L. Pérez Enrique Domínguez Fausto Soler Juan Miró Jorge Palasí Ernesto Sempere Juan Soriano Antonio Llácer Rafael Aracil Antonio García Francisco Ponsoda Joaquín Gracia Antonio Gomis Jorge Aracil José L. Balmaseda Vicente Guillem


Día 21.—A las 7 de la tarde, se desplazarán los componentes de la Comparsa a la Casa Beneficencia, para acompañar a los niños hasta la Comparsa, donde se les obsequiará con la cena de la típica «olleta». A las 9, «olla» para los componentes de la Comparsa y Peña Magenta. A continuación desfile hasta la Plaza España (si llegamos). Día 22.—A las 5, Misa en la Parroquia de Santa María. A continuación, concentración en el Bar Iris para asistir (los dianeros) al primer acto de fiestas. Por ser la primera Comparsa de moros en desfilar se ruega la mayor puntualidad, En "El Partidor", procurarán estar preparados los festeros que tengan que relevar. A las 12, vermut-comida a continuación, en el local de la Comparsa. A las 3. concentración en «El Partidor». Cada magentero acudirá con su turbante, capote, guantes y ARMA correspondiente para la Entrada de Moros. Terminada la Entrada, acompañarán al Capitán. Día 23.— A las 8 de la mañana, Segunda Diana, arrancará desde «El Partidor», asistiremos con turbante, capote y guantes. Al acabar la Diana, des. ayuno. A las 10'15, Pasaremos por el Capitán, para la procesión Se ruega a todos los festeros acudan con la indumentaria completa. Todos los componentes deben acudir a la Misa Solemne de la festividad litúrgica de San Jorge. Después de la Misa, acompañando al Capitán, acudiremos al Asilo de los Pobres para acompañarles y obsequiarles durante la comida que la Comparsa les ofrece en su año de Capitán. Al finalizar este emotivo acto, continuaremos hacia la comparsa, donde tendrá lugar el tradicional vermut de San Jorge. A las 5'30 de la tarde, reunión en la «Churrería


Alcoyana», seguidamente, con el Capitán nos dirigiremos a la Iglesia de San Jorge, para tomar parte en la Procesión general. Terminada la procesión, recuperaremos el aliento en el "Bar Torrero" y después, CENA en la Comparsa, más tarde, todos juntitos a la Retreta que será a las 11. Día 24.—A las 8 de la mañana. Concentración en la Plazuela de San Francisco, para iniciar las «Guerrillas» camino de la Comparsa. A las 9, Desayuno en la Comparsa y Alardo. Después de la toma del Castillo, Vermut-comida en «La Jijonenca», obsequio del Capitán a sus aguerridos magenteros A las 4 de la tarde, tomaremos posesión del Castillo para la Embajada, participando a continuación en la segunda parte del Alardo.


En este marco inseríamos la fotografía de nuestro entrañable amigo Luis Solbes Payá, pero no se ve. Y no se ve porque posó de perfil y Solbes de perfil... ¡nada! ni pum. En cierta ocasión un señor muy conocido decía respecto a Solbes: «Luis Solbes es un hombre que si lo miras de lleno parece que esté de perfil y si lo miras de perfil, no lo ves». Pero la Comparsa Magenta en estos días de fiestas le tiene en cuenta y le felicita por sus éxitos artísticos que tanto dicen en favor de su persona y del pueblo que lo vio nacer.


La Comparsa Magenta, como todos los años, al llegar estas fiestas, se acuerda de todos los socios de la Peña Magenta y les reitera su amistad incondicional, por acompañarnos todo el año en las alegrías y sinsabores propias de esta clase de entidades. ¡Felices fiestas!


Relicario que guarda uno de los dedos de la mano derecha de San Jorge.


Imp. LA VICTORIA. - Alcoy

MAGENTA - CAPITAN 1964  

MAGENTA - CAPITAN 1964

Advertisement