Page 31

año que fui heraldo EINTIUNO de Abril, parece que en este último año del siglo, todo va a ser diferente. La sangre corre por nuestras venas a un ritmo normal, recuerdo que hace 365 días todos los Alcoyanos, nos notábamos ese "no sé qué" que te sube por las piernas, pasa por el pecho, te da dos vueltas en el cuello y estalla en la cabeza. Pero como nuestro Patrón no puede faltar a la "cita", 48 horas más allá, será el día señalado, el 23 de Abril y como si el Santo hubiera manipulado las fases de la Luna, hace coincidir el día de su Onomástica en domingo, fecha festiva por excelencia, y aliándose con el Sol, consigue que el 23 de Abril, resplandezca como la jornada más bella de la Primavera, en la que 56 festeros, dos por cada una de las "Filaes", 2 Sargentos, uno por cada Bando, y 5 Heraldos, anuncien al toque de las diez de la mañana "La Fiesta de Alcoy". Entre todos estos afortunados, hay cuatro que con sus músculos contraídos, con falta de aire en los pulmones y con mucho orgullo, abren las calles anunciando a todos los Alcoyanos que un año más a todos y cada uno de nosotros, nos volverá a invadir ese "no sé qué" que te sube por las piernas, pasa por el pecho, te da dos vueltas en el cuello y te estalla en la cabeza. Treinta de Abril, día en el que intentamos que nuestros hijos sientan el mismo fervor y la misma pasión que nosotros los mayores tenemos hacia la Fiesta de Alcoy. Se repite el mismo ritual, aunque ahora si cabe con mayor emoción, pero no para todos, pues en la numerosa Filá Llana, no se encontraron cuatro festeros que abrieran el Cortejo de nuestros hijos y anunciaran que ahora sí, nuestra Festa está a la vuelta de la esquina. Llegando la noticia a nuestra Filá (Guzmanes), de inmediato teníamos a cuatro voluntarios, qué digo cuatro, cuatrocientos, que con la misma ilusión, que aquellos que ya lo hicieron siete días antes, anunciaron a todo Alcoy que serenen sus ánimos, que tranquilicen sus corazones, que relajen sus músculos, pues ni aún así, podrán evitar ese "no sé qué" que te sube por las piernas, pasa por el pecho, te da dos vueltas en el cuello y te estalla en la cabeza.

Antonio Giner

GUSMANS - CAPITAN 2000  

GUSMANS - CAPITAN 2000