Page 1


ALCOY REVISTA DE LA FIESTA DE MOROS Y CRISTIANOS ABRIL 1981

Foto: Crespo Colomer

SECCIONES DE LA EDICIÓN I.- APERTURA II,- ESTO FUE 1980 III.- SAN JORGE IV.- EVOCACIONES FESTERAS V.- ALCOY, SU IMAGEN Y SU HISTORIA VI,- LA FIESTA: MOTIVO Y PROTAGONISMO VIL- PROSA Y VERSO. CREACIÓN LITERARIA VIII.—1982. I CENTENARIO DE LA MÚSICA FESTERA FESTERA ALCOYANA IX.- MISCELÁNEA NOTICIARIO X.- GUIÓN DE ACTOS


APERTURA

Foto: Juila Candela

ALCALDÍA José Sanus Tormo, Alcalde de Alcoy. NUEVO V I C A R I O Ignacio González Llopis, Arcipreste de Alcoy y Vicario de San Jorge. EDITORIAL Enrique L. Sanus Abad, Presidente de la Asociación de San Jorge.


ALCALDÍA

Nos disponemos, un año más, a vivir la Fiesta de Moros y Cristianos. Todo Alcoy guarda con impaciencia estos tres días jubilosos, grandes, festivos, de la crónica de nuestro pueblo. San Jorge tiene una cita puntual y segura. La tradición popular, que no la nostalgia ni el anacronismo, vuelve a conformar a toda una colectividad. El regocijo y el espectáculo nos dejan soñar una intimidad anchamente compartida. Todo es espontáneo y sencillo. El hecho histórico se temporaliza. Recuerdo y pensamiento se escenifican. Y lo valenciano, en el habla, en el comportamiento, en la actitud, revelan un sentimiento hondamente arraigado. Estos serían, a mi juicio, los ingredientes esenciales de una Fiesta singular y única. Alcoy, como pueblo, no puede entenderse sin ella, porque es constitutiva de sí mismo. Todo gira y se relaciona con la Fiesta; la música, la literatura, la capacidad de empresa y de trabajo, el desarrollo comunitario, todo, se apoya en un impulso festero, verdadera idea-fuerza. Estamos, pues, no ante un divertimento, sino ante una institución, Y que conste que no se trata de teorizar por pura especulación, sino de constatar unos hechos. Ser alcoyanos es ser festero, del modo que sea. Fuera de Alcoy reunid a los alcoyanos y veréis como acaban en pasodobles y marchas moras. Y aún dentro de nuestro pueblo, cualquier acontecimiento o celebración concluye de igual manera. Y toda esta fuerza sociológica tremenda se enmarca en las coordenadas de la poesía, de la historia y de la leyenda, Al-Azraq vive aún entre las desmoronadas ruinas de los castillos, en las agrestes sierras de la comarca, en la tradición de tantos pueblos que conservan todavía la tosca y hermosa arquitectura musulmana de sus casas y corrales, hechos de dovelas y ladrillos. O D. Jaime, señor de un reino nuevo, auténtico espíritu democrático, con sus iglesias, sus casas fortificadas, sus repobladores y sus nuevas formas de vida. Todo incita a la esperanza, a creer de nuevo. Nos espera el estruendo de la pólvora, la música, la alegría. De padres a hijos, una misma emoción y un mismo deseo. Cuando tantas cosas se quiebran o desvirtúan, la Fiesta se convierte en algo hondo, entrañable y permanente, raíz, sangre y fundamento de un pueblo de ejemplar ciudadanía.

JOSÉ SANUS TORMO


NUEVO VICARIO

HAGAMOS MEMORIA Confieso que uno de los aspectos que más me impresiona del triduo testero alcoyano es su raigambre y su tradición. Es algo así como revivir una gesta histórica. Durante estos días «parece» como si el fatídico reloj cronológico se detuviera y diera paso a la vida en lo que más espontáneo y libre tiene, haciendo posible el encuentro humano, sin que sea obstáculo la pluralidad y la diversidad, que más bien le dan riqueza y profundidad. Este es el sentido hondo de la Fiesta, el poder y la capacidad de trascender el presente conectando con el pasado y con el futuro. De ahí que me atreva a preguntarme y afirmar a la vez: ¿Hay alguna forma mejor de vivir el presente que desde la memoria viva del pasado y su proyección esperanzada de futuro? Como heredero de la fe en el Resucitado que nos transmitió el testigo Jordi, me reafirmo en el dinamismo cristiano que tiene su arraigo en un pasado —muerte y resurrección de Jesús— y que se promete transformador y esperanzador. ¿Acaso será esta profunda realidad la que nos embarga en estas fechas, que nos hace relativizar y superar toda categoría y división social, ideológica...? Desde ahí es como me atrevo a dirigirme a todos, porque en el fondo todos tenemos que sentirnos profundamente vinculados con un pasado histórico, que a la vez es promesa de un nuevo futuro, que todos anhelamos. Que les fuaes siguen ocasió i ferment de pau i unió, així farem que la Festa perdure tot l'any com una memoria viva. Vos ho desitja el vostre vicari IGNACIO GONZÁLEZ LLOPiS Vicario de la iglesia de San Jorge


SAN JORGE, PATRÓN DE ALCOY ACUARELA DE RAFAEL GUARIMOS Gentileza de JUAN JOVER PASCUAL


EDITORIAL En una nueva primavera, al grito de «¡Per Alcoi i per Saní Jordü», nuestra ciudad se prepara para vivir páginas entrañables de su historia y de su tradición secular. La Asociación de San Jorge, que tiene como normativa capital —primer punto de sus estatutos— e! fomentar la devoción al santo capadocio, comparece ante el festero, los visitantes, los miles de alcoyanos que igualmente sienten la fiesta desde otro ángulo y otra perspectiva, para presentar su revista anual —fruto de trabajos insospechados— y, de alguna manera, evidenciar ante sus lectores, ante los devotos de nuestro insigne mártir, ante el público en general, una serie de puntos que van a constituir meta de sus afanes, o que ya, desde ahora, han sido una realización feliz. Hemos experimentado un cambio en la vicaría de nuestro templo patronal. Don José Botella Martín, tantos años velador celoso de la iglesia de San Jorge, es ahora el Vicario de Honor de la Asociación, mientras que don Ignacio González Llopis ostenta la dignidad y responsabilidad de cuidar de ese relicario de amores atcoyanos donde se venera al ¡lustre milite romano. Al mismo tiempo, la iglesia se ha enriquecido con mejoras, y se ha provisto de iluminación exterior, gracias a la cual la arquitectura neobizantina de su fábrica y los vitrales de su fachada adquieren dimensión plástica de primera magnitud. Ante las vísperas de un gran acontecimiento alcoyano, la creación por primera vez en nuestra historia festera del «Pasodoble Sentat», escrito en 1882 por el ilustre maestro Juan Cantó Francés, el Excmo. Ayuntamiento alcoyano —con quien trabajamos en estrecha y fecunda colaboración— y nosotros mismos, estamos organizando una amplia serie de actos culturales, de sello musical específicamente, que han de constituir la celebración del Centenario de la Primera Partitura Festera Alcoyana, siendo una de nuestras miras la inauguración, en el Museo del Casal, de una sala dedicada entera y exclusivamente at pentagrama festero, ingrediente principalísimo en el desarrollo de las fiestas de Moros y Cristianos. Resaltamos a la vez que con Juan Cantó han de ser reivindicados los nombres gloriosos de otros dos maestros alcoyanos, creadores de la Marcha Mora y la Marcha Cristiana: Antonio Pérez Verdú y Amando Blanquer Ponsoda, autores de «Abencerraje» y «Aleluya», respectivamente, que junto al «Manóme!» de Cantó Francés, constituyen la trilogía incuestionable de nuestro patrimonio musical y festero, Al maestro Blanquer Ponsoda tiene ia Asociación de San Jorge encomendada una «Misa Festera» que será estrenada, Dios mediante, el 23 de abril de 1982, nuevo y definitivo paso en esta andadura cultural que forma, con la devoción al santo y la fidelidad a la fiesta a él dedicada —y por él celebrada— el ejemplo más vivo de las ilusiones de que todos los aicoyanos somos portadores. En orden a la fiesta anterior, la del 80, tenemos que resaltar la incorporación definitiva en las huestes moras de la fila número veintiocho, la catorce en su bando. Los «Benimerines» —diseño de nuestro compañero Paco Aznar— merecieron todos los aplausos y plácemes del público y también de esta Directiva, que les dio en su día la bienvenida, confiando plenamente en su buen hacer y en su profundo festerísmo y evidente alcoyanfa. Nuestros Moros y Cristianos fueron declarados el año anterior «Fiesta de Interés Turístico Internacional». El nombramiento o la titulación no es solamente un reconocimiento, es algo más profundo que nos obliga a trabajar responsablemente, más y mejor, cada día, velando por la pureza, e! espíritu y ei tuétano de este «modo de ser aicoyano» que hemos heredado de nuestros mayores y que tenemos que traspasar a quienes nos sucedan, en un sentido y efecto multiplicador de ensañamiento y amor. Muchas más cosas podríamos resaltar en las líneas editoriales de la Revista 1981. Quizá todo lo que aquí se silencia está explícitamente expuesto en la Memoria Anual de Actividades de la Asociación, en la crónica festera y el noticiero miscelánico con que cerramos la edición, así como en las páginas que, con la generosidad y entrega de siempre, nos brindan nuestros colaboradores. A todos, pues, nuestra gratitud con el deseo expreso de unas felices fiestas, unas auténticas fiestas alcoyanas, llenas de contenido humano y espiritual. Alcoy, abril 1981. LA JUNTA DIRECTIVA

6


ESTO FUE 1980

Foto: Crespo Colomef

MEMORIA ACTIVIDADES Antonio Aura Martínez, Secretario de la Asociación de San Jorge. CRÓNICA DE LA FIESTA Adrián Espí Valdés, Cronista de la Asociación de San Jorge, CONCURSOS FESTEROS ASAMBLEA GENERAL DE LA ASOCIACIÓN DE SAN JORGE LA MUJER Y EL NIÑO EN LA FIESTA BENIMERINES. FILA NUMERO 28 NECROLÓGICAS


MEMORIA DE ACTIVIDADES

MOROS v CRBTIAIMQS FIESTAS DE EANl JOHGÉ

RLCDV I. A)

FINES DE LA ASOCIACIÓN

CULTO Y TEMPLO

Las actividades de la Asociación de San Jorge comenzaron en 1980 con la adoración del Niño Jesús en la festividad de Reyes. Siguiendo las celebraciones religiosas, el día 25 de febrero tuvo lugar una misa en el curso de la cual fueron Impuestas las medallas e insignias corporativas a los miembros de honor de la Asamblea, que hablan sido nombrados en la reunión general del mes de enero. También se celebraron, en memoria de los asociados devotos fallecidos, misas los días 28 de abril y 23 de octubre; en esta última se le rindió homenaje al reverendo don José Botella Martín, hasta ahora vicario de la Asociación de San Jorge, que por razones de edad habla dejado el cargo a disposición de la Junta Directiva. El día 17 de abril tuvo lugar el traslado de Sant Jordi el Xicotet, que una vez más fue nota destacada la masiva participación de devotos y festers, que llegaron a cubrir integramente el itinerario por el que discurría la procesión. Los días 17 al 19 se celebró el triduo en honor al Santo en la parroquia de Santa Marfa, en la que participó, dirigiendo la palabra a los fieles, el reverendo don José Giner Bartolí, sacerdote alcoyano, que cumplió sobradamente su intervención. El 23 de abril, principal de nuestra fiesta, se desarrollaron brillantemente los tradicionales actos religiosos. Por la mañana, la procesión de la reliquia, a la que siguió la misa mayor, oficiada por el excelentísimo señor don Miguel Roca Cabaneües, arzobispo de la diócesis, quien dirigió a los fieles una sentida homilía, con expresa referencia a la extensión del cutio a San Jorge desde Oriente a Occidente hasta llegar a ios reinos de Aragón y Valencia. Ert esta Eucaristía, y de manos del señor arzobispo, tomó la primera comunión «San Jordiet 1980", niño José Francisco Molina Cáceres. Por la tarde, la procesión general, peculiar estampa religiosa de nuestra fiesta, los atcoyanos. devotos y festers, pasearon por Alcoy a su Patrón, ante la fervorosa presencia del público espectador, que, enardecidoje tributaba vítores a su paso. El día 24, al anochecer, después de terminado el «alardo», se devolvió a San Jorge Infante a su iglesia titular, después de haber presidido los cultos desde el día 18 de abril en la parroquia de Santa María. Allí se oró en acción de gracias, y al renovar los votos al Patrón se le pidió su protección, al propio tiempo que la paz y el trabajo para nuestro pueblo. La Asociación de San Jorge, representada por su Asamblea General, participó en la procesión del Corpus Chrlsti, primer acto en ei que intervino el niño Jorge Cantó Pastor, «sant Jordiet 1981», de la Ftlá Cruzados, que resultó elegido en la Asamblea del 29 de mayo. Para terminar este apartado queremos dejar constancia de los cultos que durante el año tienen lugar en el tempío de San Jorge: ejercicio de XL Horas en Septuagésima; todos tos días, a las 10'30 horas, celebración de la Eucaristía, y tos 9 de cada mes, santa misa, ejercicio y hora eucarística para impetrar la beatificación del penitente Casimiro Barelto Morello. Todas las fuaes, agrupadas algunas de ellas entre sí, honran a nuestro Patrón con la celebración de la santa misa los días 23 de cada mes. Y por último, y como acto de hermandad de la familia festera, a la que se unen muchos devotos del Patrón, cabe destacar la tradicional «misa del gallo-, que tiene lugar en la iglesia de San Jorge eí 24 de diciembre, en donde la concurrencia es muy numerosa, ofreciéndose después un pequeño refrigerio a los asistentes en ¡a Fila Vascos.

B)

ORGANIZACIÓN DE LA FIESTA DE MOROS Y CRISTIANOS

Los tradicionales 22, 23 y 24 de abril transcurrieron felizmente y nuestra fiesta fue motivo suficiente para que nuestro cronista don Adrián Espí Valdés pudiera realizar, como ya es en él habitual, una brillante crónica de las fiestas de 1980. Puede decirse, con el verso entremezclado en la prosa de su redacción, nos hizo sentir en la Asamblea del 29 de mayo la nostalgia de los momentos vividos en la pasada fiesta, y su aprobación fue unánime. Por ello omitimos todo detalle, pues con explícita redacción el señor Espí Vatdés tía dejado constancia de la fiesta 1980.


C)

CASAL DE SANT JORDI

Nuesta sede social, que alberga todos los servicios que desarrolla ta Asociación de San Jorge, en 1980 ha visto incrementados sus valores, tanto bibliográficos como museísticos, y asi, pues, cedieron los trajes con los que vistieron sus gatas en la fiesta 1980 don Antonio Martínez Serrano (capitán Mudejares), don Luis Mataix Arañó (alférez Abencerrajes), don Francisco Agudo Valdés (capitán Alcodianos), don Antonio Miralles Gandía (alférez Aragoneses), familia Verdú Caíala (traje niño «Sant Jordlet» José Francisco Molina Cáceres), asi como los trajes de capitán y alférez de la Fila Cordón —años 1951-52—, que desempeñó don Camilo Espí Monllor, y que su esposa doña Marina Pérez Belda, de avanzada edad, ha legado al Museo de la Fiesta. La Biblioteca-Hemeroteca, además de los fondos que continuamente van adquiriéndose con las subvenciones de la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, ha enriquecido sus valores bibliográficos con ia donación, por don Manuel Gómez Llorca, de un ejemplar de la Embajada editada en 1840. Los servicios de Museo, que están abiertos todo el año, en horas de mañana y tarde, han atendido numerosas visitas turísticas procedentes del litoral levantino, así corno expediciones del servicio social del Hogar del Pensionista. Y, además, debe tenerse muy en cuenta las visitas que a través del canal cultural que tenemos establecido para los centros educativos, nos visitaron los colegios «San José», de Masanasa; Colegio Nacional «Nit de l'AIbá», de Etche; Colegio «Don Bosco», de Alicante; Centro de Formación Profesional de Ibi; Instituto de Enseñanza Media de Jijona; Colegio Nacional «Francisco Vitoria», de Alcoy; Escuela Municipal de Bellas Artes de Alcoy; Escuela Superior de Ciencias Empresariales de Alicante; Colegio Nacional «Elias Tormo», de Albaida; Colegio «San José-Tecnos», de Alcoy; Colegio «Nuestra Señora del Rebollet», de Oliva; Colegio «Nuestra Señora de ¡os Dolores», de Benidorm; Colegio Nacional «La Hispanidad», de Zamora; Jardín Infancia «Vista Alegre, de Alcoy; Colegio «jesús y Marta», de Alicante; Colegio «Milagrosa», de Cullera; Colegio «San Vicente Paúl», de Alcoy; Escuela de Bellas Artes de Valencia; visita cultural niños de la Asociación de Vecinos de ia Zona Norte, de Alcoy; Colegio Educación Especial «Tomás Llácer»,de Alcoy; Colegio Salesiano de Albacete; Colegio Nacional «La Foia», de Petrel; Colegio Nacional de la «Santa Faz», de Albacete; Colegio «Sagrada Familia», de Alicante. Fueron visitantes distinguidos de nuestro casal en el año que acaba de finalizar el excelentísimo capitán general de la Itl Región Militar, Miiáns del Bosch; excelentísimo y reverendísimo don Miguel Roca Cabanelles; don Enrique Monsonís, presidente en funciones del Consell del País Valencia; don José Sanz Pastor, gobernador civil de la provincia; don Luis Díaz Alperl, presidente de la Diputación Provincial de Alicante, y don Juan Gil Albert, escritor y alcoyano ilustre, entre otros. En este aspecto queremos destacar la inauguración del salón de la presidencia, dependencia que tanta falta hacía en la casona y que ha sido decorado en una linea de exquisita sencillez. Con relación a los tltuios suscritos por diferentes colaboradores de la Asociación, nos cabe ahora participar la segunda amortización de los mismos, y, siguiendo esta linea, estamos en el empeño de cumplir el compromiso contraído hasta la total liquidación de aquellas aportaciones que hicieron posible un saneamiento de la economía de la Institución. Y, un ano más, hemos de hacer ciaro exponente de las atenciones recibidas de la excelentísima Diputación Provincial, Que ha concedido una sustanciosa subvención para acometer obras de estructura en la vieja casona, que alberga los valores espirituales de los alcoyanos al servicio de la provincia.

II. A)

GOBIERNO DE LA ASOCIACIÓN

ASAMBLEA GENERAL

Las dos celebradas fueron ordinarias y tuvieron lugar: ta primera, ef 31 de enero, en la que se aprobaron ta memoria, cuentas, presupuestos y se designaron los siguientes cargos de honor de ía Asamblea: Asociado de Honor, a la Asociación de Amigos y Damas de los Reyes Magos; Festers d'Honor: don Rafael Peidró Picher, don Ismael Peidró Pastor y don Santiago Pericas Sanjuan; Consellers d'Honor: don Ramiro Gisbert Pascual, don Roque Espí Sirvent, don Luis Solbes Paya, don José Montava Espi, don Rafael Bou Aparicio, don Francisco Moya Carbonell y don José Blanquer García, Dándose cuenta en esta Asamblea del acuerdo adoptado por los representantes del ernpresariado local, centrales sindicales, excelentísimo Ayuntamiento, partidos políticos, para aprobar una calendada que fijara la celebración de nuestras fiestas en fechas tradicionales durante un período de 15 años. La segunda Asamblea tuvo lugar el 29 de mayo, en la que se leyó la crónica de la fiesta, se designaron las fV/aes de cargo, se estudió las cuestiones suscitadas en la última fiesta, se designó el «Sant Jordiet 1981», favoreciendo la suerte al niño Jorge Cantó Pastor, de la Fila Cruzados. Y quedaron incorporados a la Junta Directiva e/s primers trons de la Fila Mudejares, don Juan Valts Nadal y don Adoifo Hilarlo Pía, de Montañeses, que sustituían, según el turno de rotación establecido, a don Juan Jover Pascual, de Tomasinas, y don Julián Riaza Cadete, de Ligeros.

.


Se dio lectura de la emotiva carta de dimisión que, basada en razones personales, presentaba don Francisco Molió Abad {El Pansit), que durante trece años había desempeñado el cargo de sargento de) Bando Cristiano. Y por último se puso de manifiesto que debido a la avanzada edad del vicario de la Asociación, don José Botella Martín, había solicitado el relevo, dando cuenta a la Asamblea la propuesta por parte de la autoridad eclesiástica del nombramiento de don Ignacio González Llopis, arcipreste de Alcoy y párroco de Santa María, para relevar a don José Botella Martín, tantos años al frente de la Iglesia de San Jorge. Los asistentes mostraron su complacencia por tal designación.

B)

JUNTA DIRECTIVA

Las reuniones de la Junta Directiva han tenido una continuidad semanal, ampllándose éstas mensuatmente a reuniones conjuntas con primers irons, siguiendo la linea trazada de tener, por lo menos, una relación mensual, que hace posible el estudio ponderado de asuntos de suma importancia para el desenvolvimiento de la institución.

C)

COMISIONES DE TRABAJO

El cometido que se les tiene asignado a cada Comisión ha quedado ampliamente cumplido, y, asi, pues, cabe destacar las gestiones realizadas por la de Sillas, que, en colaboración de primers trorts designados al efecto, pudieron (levar a la práctica la Instalación de unas tribunas al final del recorrido de tas entradas, dando una eficaz seguridad al público y brillantez a los desfiles. Conjuntamente las comisiones de Culto y Templo y Conservación del mismo llevaron a efecto la instalación de la iluminación de las vidrieras en la iglesia de San Jorge. V la de Ropería, cuya labor más intensa se desarrolla en los meses de verano, cumplió sobradamente su función.

D)

PERSONAL

Nos reiteramos aflo tras ano en hacer expresa constancia en la memoria anual, del agradecimiento hacia todas aquellas personas que nos prestan su colaboración en los servicios auxiliares. En su anonimato, hacen posible que el engranaje de nuestra organización funcione perfectamente; por ello os pedimos el mayor respeto y la consideración más distinguida a que los hace acreedores,

E) ASOCIADOS El año 1980 ha registrado el siguiente movimiento de asociados: Asociados Asociados Asociados Asociados

devotos (estera,. protectorires casal de honorr . .

Año 1979 7,758 2,248 2,300 29

Año 1980 8.555 1.989 2.375 43

En este capitulo tenemos el sentimiento de comunicar el fallecimiento de tos «Consellers d'Honor» don Anget Llopis Pérez y don Francisco Moya Carbonell, ocurrido ei 25 de enero y 4 de abril, respectivamente, asi como los devotos testera siguientes: don Miguel Jover Mompó (Alcodianos), don José Molla Doménech (Cordón), don Urbano Cofomina Vilanova (Magenta), don José Devesa Campany (D. Miques), don Juan Herrero (Tomasinas), don Vicente Guillen Lloréns (Tomasinas), don Ricardo Peidro Paya (Tomasinas), don José Olíver 'Tomasinas), .Jorge Mora Torregrosa (Marrakesch). don Enrloue Gabanes (Andaluces), don Francisco Borrell Seguí (Asturianos) y don Vicente Pérez Cabrera (Judíos).

FILAES Por primera vez en esta memoria damos cuenta de la vida de veintiocho núcleos testeros ai incorporarse a la fiesta de 1980 la Fita Benirnerines, que desempeñó su cometido en cada uno de los actos de nuestra trilogía testera a plena satisfacción. Las fuaes han dado un año más prueba de su espíritu de colaboración en la fiesta, apoyando eficazmente a la Junta Directiva en cuantos proyectos y realizaciones se han desarrollado, mereciendo la más cálida felicitación a todos, en especial a los primers trona y sus juntas de fila. Cesaron, por renovación, els primers trorts don Salvador Perelló Sivera (Verdes), don Rafael Aracil López (Magenta), don Remigio Soibes Paya (Cordón), don Enrique Botl Ibáñez (Mudejares), don Ralael Insa Satorre (Berberiscos), don José Ivorra Sanchis (Asturianos), don Miguel Alós Sanz (Guzmanes), don Juan Jover Pascual (Tomasinas) y don Juan Ltopis Jornet (Alcodianos), que fueron sustituidos en el orden anteriormente relacionado por don Rafael Rico Glsbert, don Francisco Linares Sirven!, don Jeremías Gisbert Pastor, don Juan Valls Nadal, don Rafael Torres Blanes, don Emilio Jordá Torregrosa, don Dimas Miralles Roma, don Juan Miralles Mira y don Rafael Carbonell Carbonell. A los salientes, el agradecimiento más sincero por los servicios prestados, y a Jos que ahora se integraban en (a Asamblea Genera), e) deseo de su colaboración mas desinteresada.

10


III. A)

PROYECCIÓN DE LA VIDA SOCIAL Y CULTURAL

EXALTACIÓN FESTERA

El mes de octubre, con la celebración del «mig any», aglutina una serie de actos que sirven para poner en funcionamiento la máquina de nuestra fiesta. Aquí se empieza a planificar y laborar para ei próximo acontecimiento que une a todos los alcoyanos, y en esta conmemoración se la llegado a la Xlll edición.

B) TEATRO Dos han sido las representaciones teatrales en 1980, a doble función y en dos jornadas cada una de ellas. Tuvieron lugar ambas en el Teatro Circo de Alcoy, a cuya empresa damos las más expresivas gracias por la colaboración que en todo momento nos ha prestado. La primera tuvo lugar los días 15 y 16 de abril, en la que se puso en escena la reposición de «EL MEU NET SANT JORDIET» y el estreno de «UNA IL-LUSIÓ CUMPLIDA», ambas del autor Armando Santacreu Sirven!, y bajo la dirección de Miguel Martí García, actuando en los entreactos la Banda de Música Nueva, bajo la dirección de José Almería. La segunda se realizó con ocasión del «mig any», los dias 13 y 15 de octubre, en la que se puso en escena la reposición de Joan Valls Jordá «FEBRETA D'ABRIL», bajo la dirección de Miguel Martí, completando el programa una antología de zarzuela en la que participaron LA PRIMITIVA y la CORAL POLIFÓNICA ALCOYANA, bajo la dirección de Gregorio Casasempere Gisbert. Estaba dedicada esta actuación a la corporación musical LA PRIMITIVA en el 150 aniversario de su fundación. Al hacer constar el reconocimiento de la Asociación por el esfuerzo que desinteresada y calladamente reafiza el cuadro artístico de la Asociación, queremos dejar constancia del homenaje tributado a los veteranos del mismo don FranciscoColotner García y don José Vicent Tortosa, que tuvo iugar el 23 de noviembre con la celebración de una misa, entregándoles sendas placas que dejaban constancia del reconocimiento de la Asociación en el transcurso de un aperitivo.

C)

CONCURSOS

1. XXIX Concurso de Fotografía. Con ía participación de 27 concursantes, que aportaron 88 copias blanco y negro, 133 diapositivas color y 97 copias color, se otorgaron los siguientes premios: Sección 1. *: primera y segunda medallas, a los señores don Juan Bosco Calvo Mínguez y don José Crespo Colomer. Sección 2. *: primera y segunda medallas, a don José Crespo Colomer, Sección 3.': primera y segunda medallas, a don José Luis Juan Solroca y doña Dolores Doménech Bernabeu, respectivamente, además de tres accésits en cada una de las secciones. 2. XVII Festival de Música Festera. En modalidad de marcha mora se presentaron 14 partituras, que fueron interpretadas en una primera audición el dia 19 de octubre, seleccionándose 8 de ellas, que pasaron a la final, celebrada ei el Teatro Circo el 26 del propio mes, de las que resultaron ganadoras, en primer lugar, las (¡tufadas ALS LIGEROS, de Pedro Joaquín Francés Sanjuán, y en segundo, BEN-HUDZAIL, de José M." Vatls Satorres. 3. XII Concurso de Dibujo y Pintura Infantil. Con participación de diez colegios de la localidad, se presentaron 397 trabajos. 4. til Concurso Literario Infantil. Convocado el Concurso en el mes de octubre con motivo de la presentación del «Niño Sarvt Jordiet 1981", se presentaron 280 trabajos, 5. Campeonato de Cotos. Integrado por las 28 fuaes, las tres bandas de música locales y la Junta Directiva de la Asociación, tuvo lugar este Concurso en el mes de octubre, resultando campeón y subcampeón las fuaes Cruzados y Benimerlnes. 6. Concurso de Olleta Alcoisna. 25 fuaes participaron en el Concurso, que es un homenaje a la gastronomía local. Tuvo lugar en la Glorieta de Primo Rivera, con una concurrencia masiva de público. Obtuvieron el primer y segundo premios las filaes Almogávares y Asturianos, respectivamente.

D)

DEPORTES

Como ya es costumbre en la Asociación de San Jorge, su colaboración, dentro de nuestras posiblidades económicas, no ha faitado a aquellas organizaciones deportivas que lo han solicitado. A todos ellos, sociedad de cazadores «La Protectora», Tiro Olímpico Español, Unión Ciclista, 24 Horas Deportivas de Alcoy, Club de Ajedrez, etc., han recibido los trofeos solicitados, pues en ellos iba el deseo de presencia y colaboración en las demás entidades alcoyanas.

E)

ACTOS VARIOS

En el mes de septiembre ía Asociación de San Jorge se sumó plenamente a la Romería que en honor de la Virgen de los Lirios organizó el excelentísimo Ayuntamiento a través de su Concejalía de Parques y Jardines, colaborando las filaes y miembros de la Junta Directiva en la organización de los actos programados.

11


XVflFESTIMLOEHUSICI FESTEfU

En el «mig any», el día que despierta más expectación en la familia testera es la presentación de los cargos que han de desempeñar en la próxima fiesta, y asi, pues, e\ día 22 de octubre, en el colegio saleslanos «Juan XXIII», fue presentado, dentro de su entorno escolar, el niño Jorge Enrique Cantó Pastor, «Sant Jordieí 1981». Más tarde, en la Fila Cordón fueron presentados fos capitanes y alféreces de la próxima fiesta, cargos que recayeron en don Gonzalo Matarrenona Llopis, capitán del Bando Moro; don Antonio Pérez Pérez, alférez dei Bando Moro; don Antonio Miralles Gandía, capitán Cristiano, y don Francisco Aracil Cátala, alférez Cristiano. Otros actos tuvieron lugar en el mes de octubre, que relacionamos cronológicamente: el día 12 la Asociación se sumó a los actos conmemorativos del 25 aniversario de la fundación del Preventorio Mariola La Asunción, a cuya institución benéfica se obsequió con un pergamino que acreditaba la efemérides. El dra 14, en ef zaguán del Excelentísimo Ayuntamiento, se celebró el Concurso de Embajadores de la Fiesta, que quedó desierto, por las condiciones auditivas que presentaba el saíón ante la proximidad de la calle, que no permitió apreciar las cualidades de los participantes. El viernes día 17, a las 20 horas, en la plaza Mayor, a pesar del frío reinante, se celebró el Concurso de Sargento Mayor, para cubrir la vacante del Bando Cristiano, siendo ganador don Miguel Sempere Paya, que fue muy aplaudido por el público espectador. En ía Casa Municipal de Cultura, el martes 21, se proyectaron las siguientes filmaciones: «Museo del Cas 1 de Sant Jordl», obra pictórica de la alcoyana Polín Laporta y «Sant Jordlet 1980», que con una brillante disertación fueron presentadas por el cronista de la Asociación, don Adrián Espi Valdés. El diá 24, en el salón de exposiciones de la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, se realizó la entrega de premios de los concursos de Fotografía y Dibujo y Pintura Infantil, quedando expuestas las obras presentadas a estos concursos. Y como acto que convocó a la población entera, fue la erttraeta de) 25 por la noche. Las dos arterias principales de Alcoy, San Lorenzo y San Nicolás, confluyendo en la plaza de España, estaban abarrotadas de público espectador y festers participantes fíenos de satisfacción, que vivían esa noche con el mismo entusiasmo de la Nit de ¡'Olla.

F)

EDICIONES

Se publicó la Concordia que se distribuye entre los asociados, en la que se reproducía lilográficamente una talla de San Jorge del siglo XVIII, de la escuela murciana, propiedad de don Emilio Trells Blanes. La revista de la fiesta 1980, que a pesar de ser un alarde de impresión, el defecto de encuademación de que adolecía quitó el mérito que caracteriza esta edición anual. También se editaron los acostumbrados folletos orientativos que se distribuyen gratuitamente en abril con motivo de la Fiesta de Moros y Cristianos.

RELACIONES CON LA COMARCA FESTERA La relación con las poblaciones testeras sigue la misma línea de amistad y colaboración, con intercambio de publicaciones y visitas con ocasión de las fiestas patronales de cada una. También con la Unión de Entidades Festeras se ha mantenido estrecha relación como consecuencia de estar integrados en ella y desempeñar cargo directivo. Últimamente las reuniones en este nivel han sido muy frecuentes por los trabajos de preparación del I Centenario de la Música Festera, alguno de éstos será organizado conjuntamente por ambas entidades.

DISTINCIONES Nos cabe la satisfacción de incluir en esta memoria las distinciones de que ha sido objeto la Asociación en 1980. De mayor importancia es el haber sido declarada nuestra Fiesta de Interés Turístico Internacional por Resolución de !a Secretaria de Estado de Turismo en fecha 28 de febrero. La concesión de la placa al mérito turístico, en calidad de plata, oor el Ministerio de Comercio y Turismo, y el «Másler a la Popularidad 1980", con mención de honor, que otorga el Master Baromeíer Associatran, S. A.

CAPITULO DE GRACIAS Y, por último, el agradecimiento de la Asociación de San Jorge a todos aquellos que nos han prestado su ayuda, muy especialmente al Excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad, que no ha regateado en ningún momento el apoyo y colaboración en nuestra fiesta. La Excelentísima Diputación Provincial, Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, Regimiento Mixto Vizcaya 21, que en el transcurso det presente año ha dejado de estar la guarnición en nuestra ciudad, después de muchísimos años. A los medios de información, periódico «Ciudad", «Información» y «La Verdad» de Alicante, y aunque últimamente las ondas de Radio Alcoy no se han ocupado de la Asociación de San Jorge, también a ellos nuestro agradecimiento, porque de una u otra forma han prestado un servicio a ía fiesta. Y esto es, señores asambleístas, el inventario de actuaciones que ustedes y nosotros hemos desarrollado en pro de la fiesta y fines estatutarios de la Asociación. Atcoy, 31 de diciembre de 1980. ANTONIO AURA MARTÍNEZ Secretarlo

12


CRÓNICA DE LA FIESTA DE MOROS Y CRISTIANOS DE ALCOY SETECIENTOS CUATRO ANIVERSARIO DEL PATRONAZGO DE SAN JORGE PLEGARIA ESPERANZADA ¡Honrem a Sant Jordi germans meus d'Alcoy, i sonen sens tregua mil himnes d'amor! Votteig de campanea. incéns i oracións, plegarias i cantíos I música i trons tíesperten i aviven la fe i devoció que sent per Sant Jordi lo poblé d'Alcoy.

Foto: J. M. Calstayud Señor San Jorge, campeón de las milicias celestes, adalid del brazo militar de la Generalitat valenciana. Patrono celoso de Alcoy; un ano más, al cumplirse ei setecientos cuatro aniversario de tu tutela sobre los alcodianos. el pueblo, el tuyo y el mío, se ha convertido en una ascua de luz, un coro multicentenario, que ha ensalzado tus triunfos y ha cantado tu fama, venerando tu imagen — la xicoteta, la de! cava// / la de carn i os— simbólica y entrañable. Por l(, señor San Jorge, han dejado de rugir máquinas y herramientas, han enmudecido las sirenas y el chasquido de los telares. Por tí Alcoy se ha puesto en pie de guerra, una guerra santa que hermana a los hombres, que los mide a todos por el mismo rasero y que, al firmarse la tregua de la póivora convertida en mirra e incienso, no deja sobre el campo ni vencedores ni vencidos. Alcoy ha sido, por unos días asombrosos, diflase que increíbles, un oasis de paz, un arco iris de color y bonanza, todo un tratado de filosofía, de coexistencia, de comprensión, de entrega y de amor sin barreras. Porque Alcoy se ha dado, se ha entregado sin pudor ni reparos, a si mismo y a los demás. Y todos, como una pina cerrada, cohesionada, han recordado su voto centenario, e! compromiso adquirido, la fe de los mayores, el peso de la tradición. Lo que se sabe sentir, se sabe celebrar. Lo que ¡e da a uno de pleno, directamente, sin raspaduras ni tangencialidades, se convierte en esencia de su propio existir. Y tú, señor San Jorge, nos has herido de muerte con tus saetas de plata, nos rías hectio tuyos con la luz de tu mirada protectora. Ahora y siempre, señor San Jorge, sé vigilante de nuestro pueblo, sé motivo de inspiración de nuestra fantasía, de nuestra ilusión; sé el nexo que nos une y nos estrecha, y que hombro junto a hombro y codo pegado al codo del companero, haz que desfilemos proclamando el esplendor de nuestra fiesta que se inspira en tf, y por tí se convierte en acción de gracias. En la fraterna senda de Que miles de recuerdos va una sombra de ayer, que en piadoso misterio

añoranza atesora, cristiana o mora, nos alcanza.

13


Foto: Paco Grau

Foto: Paco Grau

I.

«QUI NO TE VESPRA...»

Si, antes de penetrar en esa trilogía inusitada, antes de recrearnos en los días esperados, varemos la nave de nuestros testimonios y analicemos, siquiera sea de paso, las vísperas. «Qui no te vespra no te festa», reza un refrán popular, y en nuestros Moros y Cristianos esto se da al pie de la letra. Dirfase que con los conciertos de ias tres corporaciones locales comienza a caldearse el ambiente. Y destacarnos de los ires conciertos celebrados el ofrecido el domingo día 25 de marzo por la Primitiva, por el escogidísimo programa elegido, a base únicamente de tres autores alcoyanos, tres maestros de cuerpo entero: Camilo Pérez Laporta, Evaristo Pérez Monllor y Amando Blanquer Ponsoda. El 6 de abril, primer domingo del mes que más chubasquero suela ser, el cielo atcoyano apareció azul, límpido, como corresponde al aleluya de la Resurección. Pero días antes, el mismo día uno, la Asociación de San Jorge y el Excmo. Ayuntamiento se han conjurado para colocar con todos los honores e¡ cartel anunciador de la fiesta 1980. Y actúan las bandas de música que, unidas, interpretarán la partitura de Gonzalo Barrachina, y habrán fuegos de artificio y bailes populares —los danzantes de Ibi—, y aunque con prisas y con zozobras llegarán a Alcoy los primeros ejemplares de la tradicional revista o el popular «Programa de Pestes». Edición cuidada — diñase que hasta mimada—, pero que una jugarreta, esos diablillos que merodean por periódicos, imprentas y mesas de redacción, nos la ha convertido en una auténtica baraja, despegados los cuadernillos del lomo, aun teniendo garantías de un acabadísimo trabajo. La Comisión de Propaganda de la Asociación asume la parte de culpa que equitativamente y en justicia plena le corresponda, pero confesamos que los primeros sorprendidos fueron los miembros de dicha Comisión, que, como todos los años, como siempre, pusieron en la edición no solamente su trabajo personal, sino la ilusión más grande de sus vidas. Regresemos a la gloria. Una gloria soleada y fresca que arranca a su hora, que ha tenido su mañanero despertar deis xiulitets y que ahora, justo en et momento en que la Unión Musical interpreta el himno, espera el voltear de las campanas de Santa María, que no solamente se hacen de esperar, sino de rogar, ocho minutos de retraso, lo que nos obliga a evocar aquella invocación de Gonzalo Cantó: ¡Quién pudiera escuchar de tus campanas e/ metálico son, en los albores de ese día en que abril abre sus flores... La Unión Musical lleva a su repertorio: «Brisas de Manota», «Darí», «Drach alat» y "Altana». La Música Nueva, y con ella el bando moro, desfila con «Daniel Juan», «Cuco», «Luchando», «Altana» y «Juan Torregrosa». La Primitiva, detrás de los cristianos, realiza su recorrido con: »EI capitán», »Rernigiet», «Chordiet» y «Chano», lo que nos complace de nuevo, pues ahora que tanto se habla de la música festera, y quizá en los foros no demasiado especializados, la música festera alcoyana está dando el «do de pecho» de verdad. A la una de la tarde moros y cristianos están en la plaza de España. Voltean las campanas y se dispara la consabida mase/era. El pregón festero, el primer aldabonazo de la fiesta está dado. Misión cumplida. El tiempo climático está por cambiar. El aire fresquito ha sido, sin embargo, un alivio para los glorieros. Los ensayos de textos de las embajadas —cuya antigüedad data, al menos, de 1838— y les titaetes nocturnas van preparando el camino para ta semana grande. De los datos que obran en la Asociación de San Jorge podemos adelantar que en 1980 han desfilado desde la Pont Redona ochenta entidades (esteras, y desde el Banco de España, cincuenta y cuatro, lo que arroja un total de ciento treinta y cuatro entraetes. El jueves 17 se traslada procesionalrnente la imagen del Xicotet desde su templo a la arciprestal de Santa María, y son muchísimos los devotos y festers que toman parte en el acto, que termina, después de una hora de iniciarse, a las nueve y minutos en el interior del templo. Abril, ya se sabe, suele ser inconstante. Y en esta ocasión quienes sufren las consecuencias son los alevines, los giorieros infantiles, puesto que el domingo día 13 amanece lluvioso, gris, triste el día. Pero la cosa no pasa a más y los chavales arrancan desde el Partidor a !a hora señalada, prácticamente sin que el breve sirimiri estorbe en absoluto la

14


Foto: Paco Grau

Foto: Paco Grau

gracia alada y el ritmo vistoso de los pequeños héroes, la herencia, la Heladura, el mañana de la fiesta. Grupos de boys scouts prestan su ayuda para despejar la calzada y el resultado es óptimo y válido. Una colaboración, pues, que hay que estimar. Con San Jorge en Santa María da comienzo el triduo. El encargado de la predicación estas tres noches es el reverendo don jóse Glner Bartoll, capellán del santuario de la Virgen de los Lirios en el Carrascal. Y el predicador recuerda en sus primeras palabras su vocación sacerdotal y aquel «Wall, Wall* que cantaba Carpió. Después establece un paralelismo entre la trilogía festera y la vida del hombre. Primero, la fiesta, la fanfarria, el lujo, el esplendor. Pero la vida del cristiano es algo más que una fiesta puramente exterior. Arriba ei día de la reflexión, del acento religioso, del triunfo de lo espiritual sobre lo puramente epidérmico y material. Y en esto acontece la lucha, la dura batalla del hombre por vencer las tentaciones, por mejorar su condición anímica. Corre la pólvora, se pelea con cimitarras y tizonas. Han habido unos parlamentos y al final ha triunfado la razón y la fe. Ha triunfado el bien sobre el mal y la verdad sobre los espejismos engañosos. Un triduo, dígase ya, de las mejores que en los últimos años hemos tenido la ocasión de escuchar, y hasta de paladear, en el que no han faltado citas de Santa Teresa, de San Pablo, y pasajes del Nuevo Testamento: las tentaciones de Jesús, que Cristo venció como el cristiano debe y puede salir airoso. El día 20, último del triduo, la Asamblea General de la Asociación de San Jorge, los personajes festeros, las autoridades y los cargos salientes se reúnen, como de costumbre, en una cena de hermandad en la rotonda del Circulo Industrial, un acto que, en verdad, auna, hermana y contagia su alegría a quienes tienen la suerte de poder vivirlo. Preside el gobernador civil de la provincia, Carlos Merino Valdés, y está también con nosotros el delegado de la Secretarla de Estado para Turismo, Rafael Rodríguez Martínez, expresamente desplazado para hacer entrega a la Asociación de San Jorge det titulo otorgado a nuestra fiesta como Fiesta de Interés Turístico Internacional, asi como la medalla de plata al Mérito Turístico. A su vez la Asociación de San Jorge le hace entrega de un pergamino en ei que se patentiza la estima y el agradecimiento hacia la Secretarla de Estado y de una manera personal hacia él, que ha tenido con Alcoy y con nuestra fiesta georgina una especial deferencia. Julio Ibáñez Martínez recibe sus credenciales como primer tro de la novísima fila de Benimerines, en el transcurso de esta misma velada. La enfraerá de rigor colma este acto cuando el reloj de Santa María señala la una de la madrugada. ¡Estamos ya en el dio deis musios! Et 21, fresco, pero sereno, luminoso, con nubes que no inquietan demasiado, Alcoy es un pueblo distinto. Tenderetes, charlatanes, vendedores ambulantes, que convierten la calle de Santo Tomás, la avingutía del País Valencia, el paseo dei Viaducto y la plaza Mayor en un auténtico y sorprendente zoco. El tropel de las gentes, las gentes, las prisas, tos últimos preparativos, los alcoyanos que de fuera regresan a casa y los forasteros que se desplazan hacen doblar poco menos la población. Alcoy esta engalanado. Las grímpolas de la cruz y la media luna flamean al vienteclllo de la tarde musical. En los balcones las colgaduras de la cruz prevalecen sobre cualquier otra clase de cobertores. Y aprovechamos el momento para señalar que es la bandera blanca, con la cruz de San Jorge, la que debe de figurar en los balcones. Esas que hemos visto con los escudos de alguna fila (Almogávares, Asturianos, etcétera) o esas otras de la cuatrlbarrada son ajenas al espíritu que puso en boga el cobertor blanco con la cruz griega, en rojo, estampado en él. La expectación que ha despertado la anunciada ascensión del globo del capitán cristiano queda un tanto defraudada cuando el público comprueba que la meteorología es adversa y el gigantesco globo no sólo no asciende, sino que sería un grave peligro elevarlo. A las 7'45 entra la corporación musical Primitiva en la plaza de España, después la Unión Musical Turlsense, las

15


16

Foto: Palomera

Foto: PalomfiM

Foto' Palomera

hoto' Palomera


bandas de Navarras, Alfarrasi, Bolbaite, Beniatjar, Cuatretonda, etc., hasta sumar un total de trece, que distribuidas en la bandeja, y agrupados los instrumentos, interpretan ei himno de la fiesta bajo la experta batuta de Enrique Castro Gamarra, residente actualmente en Vaüadolid, pero durante muchos años domiciliado en Alcoy, autor de música festera escrita exprofesamente para nuestros Moros y Cristianos y colaborador en festivales y actos culturales patrocinados por la Asociación de San Jorge. Sant Jordiet, desde el balcón del Ayuntamiento, ha sido quien ha ordenado que e! acto musical haya dado comienzo. La breve traca —no tía habido tiempo para la instalación de los fuegos artificiales— anuncia que la ÑU de l'olla ha comenzado. Los primeros en desfilar son tos Mozárabes, mientras que en el seno de cada fila se asiste a esa liturgia, ese rito, diríase que pagano, de la olleta alcotana, tributo al costumbrismo y ia gastronomía locales. Las vísperas han terminado. Terminan en la primera hora del dia 22. Poco espacio va a separar el final de todo este proceso de precalentamiento testero con el inicio, ei estreno, el momento eclosivo y germinal de la trilogía esperada. Comenca la testa.

II.

LA DEL ALBA SERIA...

Son las 4'57 minutos del 22 de abril. El termómetro instalado al principio de la calle de San Lorenzo señala tres grados centígrados. Pero el cielo está rnás azul que nunca y centellean las miles y miles de estrellas presagiadoras de una jornada de sol y color. La misa para festers en la capilla de la comunión de Santa María es oficiada por el reverendo don Pascual Gisbert Agulló, jesuíta alcoyano, colaborador de nuestra revista. Cuando se sale del templo la plaza de España está a rebosar. Mucho público con las manos en los bolsillos y soplando vaho sobre los dedos casi congelados. La fila Alcodianos está dispuesta, en perfecto orden. La Iluminación festera brilla y al hacerlo descubre no pocas lágrimas que se deslizan por las mejillas de público y de actores. Estos dianeros o estos madrugadores que un año

Foto: Palomera

más. una vez más, van a asistir a los segundos más emocionantes, más Íntimos, más nostálgicos. Se reza el Avemaria, todos se santiguan. La banda Musical de Alfarrasi Interpreta el tradicional «Sig» y las campanas de Santa María ahora si doblan y redoblan, para confundirse con los aplausos y la música. A Francisco Moltó Abad, que este año cumple quince artos de sargento mayor, el primer tro de los Alcodianos le ofrenda una lanza con expresa dedicatoria: «Al Pansit». Arranca la Diana: Veloces sobre la brisa mullida despiertan los pasodobles. El sol, ¡ubitoso grita desde su balcón de azogue con un pentagrama azul de píos y de redobles ¡Han comenzado las fiestas! ¡Arriba, arriba los hombres! En la espadaña del templo doblan a gloria los bronces. El horario se cumple a la perfección. Cuando llega la fila capitana a la avenida del País Valencia allí falla la iluminación. Pero poco a poco el alba clarea. Los Aragoneses —que arrancan sin armas, por despiste, presumiblemente, del sargento de la fila— instalan en la calle de San Jorge, bajo el retablo colocado allí en 1890, su puesto de herbero y «tírnonet». Observamos que pocas son las corporaciones musicales que en la Diana lucen la bandera o enseña de la corporación, cosa que años atrás, no muchos ciertamente, tenían a gala exhibir. Contamos, entre ellas, a la de Pobla del Duc y Bicorp. Los pasodobles, ésos que aquí hemos bautizado como sentats, se suceden en un desfile inigualable de color y armonía: «Daniel Juan», «Cuco», «Chordiet», «Luchando», «Peña el Fiaren, «Ateneo musical», «Brisas otoñales», «El Kaiser el Yedit», «Rafael el Fuster», «Krooger», «Musical Apolo». La fila Benimerines despierta expectación. El público aplaude su arranca, toda su carrera hasta la terminación, a eso de las 10'12 de la mañana. Ya en la Gloria agradó el boceto, obra de Francisco Aznar Sánchez, y ahora la admiración se hace general al contemplar toda una escuadra. Pero no nos detengamos. Allá arriba, en ese punto estratégico, increíble, insólito de Sant Nicolauet, las fuerzas cristianas se están pertrechando. Alineadas carrozas, atalajes, impedimentas para la marcha solemne. Media hora larga dura el desfile de ios Alcodianos. Su capitán, Francisco Agudo Vatdés, y su hijo y rodella, Francisco Agudo Girones, aparecen de pronto sobre una alta y artística plataforma. El uniforme tiene corte marcial y a la vez cortesano. Destaca su yelmo alado y penachado de blanco, alas y cruz de San Jorge, que se repiten sobre el pecho, así como la capa blanca, en la que se ha bordado el escudo de la ciudad. Una página medieval de inigualable plasticidad. En su boato figuran diez caballeros con sus enseñas y apellidos, a caballo, y tres niños igualmente ataviados con los emblemas familiares. Tres carrozas, además de la plataforma primera, se advierten en la escolta; una de ellas portando a un grupo de doncellas ricamente vestidas. El yelmo del rey Jaime I el Conquistador está simulado en otro de estos carruajes. La escuadra especial, con un espectacular casco metálico con aires fenicios, destaca en los colores verde, negro y rojo, que con los metafes configuran un boceto vistoso. Redoblantes y trompeteros anuncian la presencia del caudillo cristiano. También se cuenta con una escuadra infantil especial que cosecha tantos o más aplausos que la de mayores. Se puede decir que los Alcodianos han estado a la altura que de elíos se esperaba y han sabido hacer honor a la confianza en ellos depositada. Una brillante y completa entrada la suya, pletórica de color, ordenada y armónica. Como la roda cuenta para el acto de les entraes, desfilan después los cruzados, con carroza de cierre. Los montañeses, bien disciplinados, también con un pequeño boato para recoger a los niños, una pequeña fragua donde se templan espadas y hachas. La fila Tomasinas, a continuación, con carroza de cierre, y celebramos que bastantes festers desfilaran completamente uniformados; es decir, con capa y su emplumado casco. La fila Navarros hace su entrada con dos escuadras perfectamente cohesionadas, diríase que en un solo bloque. En la fila Almogávares vemos niñas ataviadas con un diseño muy apropiado, en línea con el de los festers. En doble escuadra van ios Mozárabes, con carroza de cierre y con buena parte de su numeroso ejército sin uniformar totalmente, pero sí un batallón infantil con bandero'as.

17


Con los Vascos estamos en e! mismo centro de la parada mañanera. A tal efecto, la escuadra especial, que luce un espectacular yelmo, y en cuyos colores predominan el azul, el negro y el amarillo, es aplaudida por el numeroso público que, un tanto confundido, no sabe a ciencia cierta cuándo y corno desfilarán los Andaluces y los Labradores. En los Guzmanes —muchos también sin uniforme completo— vemos, de nuevo, un motivo Ingeniado para reducir espacio y aglutinar el mayor número posible de festers: una especie de carreta con prisioneros moros, que hacen sonar panderetas y atabales. En los Labradores, que desfilan sobre cabalgaduras enjaezadas con las tradicionales aparetlaes de Aíboraya y Torrent, desfilan bellas jóvenes luciendo el traje típico de alcoyana, cuyo diseño ha proporcionado José Eduardo López Mira. Los Cides, que nos han parecido numerosísimos, desfilan en un perfectísimo orden, y todos los festers, mayores y niños, con el uniforme completo. Los Asturianos lo hacen con menos rigor, pero su desfile es marchoso y ameno, como lo ha sido toda la entrada de los cristianos. Y heroico el de los Andaluces, con esos centenares —varios centenares— de niños y niñas, preferentemente éstas ataviadas de tas mil maneras: de la bata de cola al traje campero, de rodera sevillana a amazona cordobesa. ¿Quién le pone freno a este desaguisado? ¿Quién limita la participación de tanta chiquillería, el mayor número de ella, además, ajena a la propia fila? Esto es el eterno lamento de cada afio, Nuevas llamadas de trompetería anuncian la proximidad del alférez cristiano, de la fila Aragoneses, Antonio Miralles Gandía, con su rodena y nieto, Miguel Ángel Benitez Miralles. Hace la entrada a pie, portando el caballo de respeto tras de si, corcel que muestra una bellísima doma. En el traje del alférez destacan las barras dé Aragón sobre un fondo de terciopelo negro, túnica color miel y capa verde, como las plumas de su yelmo de acero. La escuadra especial tiene color y fuerza expresiva. A la espalda de cada fester va el escudo aragonés que el cabo de escuadra

lleva prendido al brazo, en un alarde de soltura y gracia. Carrocitas de mano, ballestas y otras máquinas medievales forman el boato. No desfila el embajador cristiano —y ello viene siendo así de unos años a esta parte—, pero sí el portaestandartes y el histórico mosén Ramón Torregrosa. La fila Aragoneses, perfectamente armonizada, sin cortes ni desajustes, termina en la calle de Santa Lucía cuando son las 2'10 de la tarde. La entrada de Cristianos ha constituido, sin lugar a dudas, un auténtico éxito, por lo trabada, por lo regular en su marcha, por lo variada en su musicalidad: «Zoraidamir», «Ais crisíians», «Rodella i Capitá», «Tayol» y un largo repertorio cada vez más afianzado y apropiado para este desfile. Los concursos de música (estera han dado ya su fruto, no cabe ninguna duda. La alfanje adquiere valor según la mano det moro que la maneja. El fulgor de su acero, plata y oro, depende del movimiento, de la rítmica y la gracia que le marca el paso lento con árabe aristocracia Cautiva, va siempre y viene enrollada a la cintura del moro que la sostiene a nivel de media altura, El reverso de la medalla. Se mecen en el víentecíllo fresco de esta tarde pastosa y sensual las verdes banderas y los mástiles con crecientes de plata. Chirimías y timbales denuncian la próxima presencia del capitán moro. La tarde de sol hace estallar en botones de luz los amarillos y los magentas, los verdes y los azules. Sedas, rasos, bordados florales, alquiceles y marlolas. El mundo del Islam. La fantasía desbordante de un pueblo con capacidad de ensueño y de asombro, de poética y de euritmia. La entrada comienza con unos pocos minutos de retraso de acuerdo con el horario previsto, tiempo que ya no se recuperará, antes bien llegara a convertirse en una media hora larga en su terminación final. Antonio Martínez Serrano desfila a pie, bajo un parasol y flanqueado por palmitos de plumas. Su traje es vistoso, y los colores de la fila Mudejares, a la que representa, se contienen en el atavío obra de Paco Aznar. Saluda a los aplausos y levanta la cimitarra. El caballo de respeto sigue su caminar pausado. En su boato se cuenta con una espléndida carroza con dosel, otra en el que flamea el escudo heráldico de la fila, ambas cargadas de paiominets y palominetes. La escuadra especial, de pantalón amarillo con adornos verdes y un turbante verdaderamente exuberante, con sus numerosas plumas de faisán y avestruz, forman un conjunto exótico. El popular Martet —un festero donde los haya— arranca desde Sant Nicolauet justo en el momento en que el altavoz autoriza que puede ponerse en marcha. El público, como enfebrecido, ovaciona a los Mudejares, fila aureolada por una disciplina y un comportamiento ejemplares. En el cielo han aparecido nubes, pero alguien sentencia plenamente convencido: Res, no tara res. No hi ha peri/l. Sobre la media hora dura el cortejo mudejar, y a continuación, y por los efectos de la «roda», desfilan los Ligeros, que, haciendo honor a su nombre, lo hacen sin recrearse, con agilidad, cerrando su recorrido una carroza. La fila Cordón un año rnás sorprende al público con un pequeño boato, algo asi como los «mercaderes» de Samarkanda, que van regalando doblones —falsos, por supuesto— al público, acortando de tal modo, junto a la carroza, su trayecto. Desfile perfectamente armonizado, rítmico, sin perder ni ganar un metro que los estipulados, el que efectúa la fila Magenta, que llega a las 6'05 a la plaza de España y concluye su recorrido a las 6'39, haciéndose acreedora de largos aplausos por parte del público. Algo más se estira la fila Verdes, sin llegar a romper la hilazón completa que se observa en toda la entrada. Su carroza de cierre, como la de los magenteros, se ve copada de niños y niñas jugando con confettis y serpentinas. Impecable los Chano, que saben agrupar todo su contingente, numeroso, de cuatro en fondo. A continuación, la esperada escuadra del mig, a cargo de los miqueros, en cuyo desfile se aprecia un pequeño retraso. El diseño de la escuadra especial, de Luis Solbes, es realmente suntuoso: un gran penacho de plumas en la cabeza y un dragón metálico rampando por ef pecho, así corno elementos decorativos metálicos que relucen al sol, aplaudida a lo largo de todo el recorrido. La fila Judíos viene a continuación en perfecta formación y cohesión, pese a lo numerosa y nutrida, demostrando que, si se quiere, se puede desfilar bien y gozar en plenitud. Los «llaneros» no pueden constreñirse más de lo que en esta ocasión lo han hecho. En poco espacio, muchísimos hombres, jóvenes, alevines y niños,

Foto: Rafael Batalla

18


encaramados éstos en lo alto de dos pequeñas plataformas. Nota esperada esta tarde abrileña es la presencia de los Benimerines, en su año fundacional. Hasta cincuenta y dos trajes, a! margen los niños, tornan parte en la entrada, y los aplausos les acompañan por todas partes, abriendo su desfile con el banderín a caballo, en que consta el año de su salida a la calle: 1980. Con la fila Berberiscos desfila el actual presidente de la Diputación alicantina. Los chavales portan guiones y se agolpan, en un esfuerzo de acortar distancias. Buena entrada la de los Realistas, que habiendo hecho su arranca a las 6'50 terminan a las 7'55, consumiendo una hora y cinco minutos en su discurrir. Los Marrakescfi —este año con una sola escuadra y con carroza cié cierre— hacen su entrada con normalidad, si bien el «número» de los cristianos cautivos, con grilletes y a trompicones por la calle, resulta inadecuado, cuando no de mal gusto. Y, por fin, el golpe fina!, el de gracia. Mucfio se habla especulado sobre la entrada y el boato del alférez —Luís Mataix Arañó—, y, la verdad sea dicha, la fila Abencerrajes, que arrancó a las 7'05 desde Sant Nicolauet, causa impacto en el público en general, en ios entendidos y en los que no lo son tanto. Usando una terminología teatral —y lo creemos ¡usto, puesto que la gran compañía de «La Cazuela» forma parte de todo el show—, su puesta en escena ha sido inusitada, todo lo más lejos de (a costumbre e incluso de la tradición. Los percusionistas, perfectamente ensayados y en su papel; los nobles y enlutados caballeros, un tanto tartáricos, y la presencia del propio alférez sobre una carreta tirada por una yunta de bueyes, causó sorpresa. Estéticamente no puede pedirse más. La idea de Alejandro Soler está interpretada sin faltarle detalle alguno. El alférez, ataviado como un nómada del desierto, y la escuadra especial con túnica talar y un aparatoso yelmo, causa, igualmente, desconcierto. Para los tradicionatistas la Idea está falla de color, para otro sector de público todo forma una hílaíón desde el principio a! fin, hasta la propia escuadra de Abencerrajes con la Primitiva a sus espaldas, interpretando «L'entrá deis moros». A las 8'16 la gran parada ha terminado. La media hora de retraso ha perdurado a lo largo de la tarde, Pero puede decirse que ha sido ésta una de las mejores entradas de moros de unos años a esta parte. Los moros ya se han concienciado y saben que producir cortes desarmoniza, caer en retrasos aburre al público y que la fiesta es de todos y para todos. Por la noche, a partir de las 9'30, en la glorieta Primo de Rivera se celebra, en colaboración con diversas entidades oficiales y alcoyanas, la Tercera Nit de Festa. La juventud, los festeros, todos tienen cabida en esta popular velada, que tal vez debiera encauzarse por otros derroteros más alcoyanos y sin tinte alguno.

III.

¡WALI, WALI!

Las temperaturas han aumentado un poquito. Luce un sol cegador, y a las 8'30 se pone en marcha desde los dos puntos establecidos —para los moros el Partidor, y para los cristianos Avda. del País Valencia— la segunda Diana. Acto que algunas fuaes se toman muy en serio, desfilando a uniforme completo —Vascos, Realistas, Navarros, etc.— y con toda una vanguardia de niños. Hoy es et día en que el espíritu le gana la batalla a la carne. El alma se esponja ante el Waií, que, niño aún, un chiquillo de ocho años va a recordarnos a todos el motivo, el nudo gordiano, la razón de ser de esta fiesta que tan apasionadamente vivimos los alcoyanos. Dijo el poeta que «e! que la seua imatge no venera, no té una gota d'aícoiana sangu. Y es verdad. Alli, en el templo, después que la fila Navarros ha recogido al Sant Jordiet desde el Hogar Infantil, paseándolo aún en medio de los dianeros rezagados, la fiesta tiene otra dimensión. De tanto andar contigo, he hecho el pan de mi mesa con la flor de tu trigo. Comulgo a cada infante tu aliento y te adivino en el pulso caliente de todos mis latidos. Habitas ya en mi sangre, recorres mis caminos, reposas en mis labios igual Que un vino antiguo. Con tus caites celestes de silencios divinos te levanto en mis sueños entre rosas y lirios. De tanto abrirme en surco, de tanto andar contigo, me nace esta ternura en este amor que te digo: ¡Wali, Walí! Yo te saludo.

La pequeña procesión, la de la reliquia, resulta, como siempre, tremendamente hermosa. Sólo los «cargos» —en los que se fija el público—, y el Sant Jordiet, sobre el que llueve toda una barahúnda de fotógrafos y cineastas amateurs. Un Sant Jordiet de oro y de rojo, con estandarte y no bandera. Un Sant Jordiet que por las especiales circunstancias que concurren en su personita es aclamado a lo largo de todo el recorrido, recibiendo pétalos de rosas y varas de nardo a su paso por la calle de San Lorenzo, emotivo momento que él en primer lugar y todos los Navarros, fila que le acompañó en el presente año, no olvidarán jamás. Hay que recordar también que otra fila, del bando moro, ia Magenta, realiza su ya acostumbrada ofrenda floral ante la imagen ecuestre del patrón en su iglesia titular, siendo las esposas y las madres de los festers quienes se encargan de este breve, sustancioso y emotivo acto. Recuérdese al respecto que en Cataluña el dia de San Jorge es el día de la rosa, y aunque una cosa no tenga nada que ver con la otra, sí resulta emotiva esta exaltación primavera! a los píes del santo caballero. El templo de Santa María está abarrotado de fieles. En el altar mayor se sitúan los personajes festeros y detrás de elios, en un segundo plano, los guiones o banderines de cada fila. Va a celebrarse ia Eucaristía, la misa mayor, promesa de los alcoyanos renovada cada año en olor a tomillos, incienso y pólvora. Oficia el excelentísimo y reverendísimo arzobispo de la diócesis valentina, monseñor Miguel Roca, asistido por ei vicario episcopal y el vicario general, concelebrando con él otros diez sacerdotes alcoyanos. Si bien está anunciado que la capilla de la Primitiva, dirigida por Gregorio Casasempere Gisbert, interpretará la Segunda Pontifical de Perosi desde lo alto del coro, allá en los pies de la iglesia se canta a toda orquesta la misa del maestro José Jordá, alcoyano ¡lustre y compositor de excepcional interés, lo que no pasa desapercibido para ios asiduos de este acto y los conocedores de la partitura. Los directivos de la Asociación de San Jorge rezan las preces y la hornilla del arzobispo valenciano resulta una excelente pieza, con expresas y singulares referencias a San Jorge, a su culto extendido desde Oriente a Occidente e introducido en los reinos de Aragón y Valencia desde la Edad Medía. No faltan las citas al cronista Vicente Carbonell, autor de la «Célebre Centuria», y a otros textos sagrados, dirigiéndose igualmente a los capitanes y alféreces y de una manera especial a Sant Jordiet, en este día singular para él, en el que va a tornar la Primera Comunión. A la hora de estrechar los fieles la mano en señal de paz y hermanamiento, capitanes y alféreces se funden en un abrazo (estero y entrañable. Después se cantará el «Wall, Wati» del maestro José Espl Ulrich y se finalizarán los oficios sagrados con el «Himno a San Jorge» de Enrique Juan Merln. Una misa, como puede comprobarse, neta y auténticamente alcoyana. No en balde tenemos un plantel de compositores que supieron y quisieron trabajar por su pueblo en sus composiciones festeras y sagradas, esenciales y entrañables, tanto ayer como hoy. La mascletá, al filo de fas 13'30, es el cierre sonoro de la mañana, mientras los cargos discurren por diferentes calles y caminos hacia sus locales sociales o restaurantes, donde han de celebrar el almuerzo del Dia de Sant Jordí. Si antes no hemos dicho que !as tribunas instaladas al final de la avinguda de! País Valencia, han constituido un absoluto y rotundo éxito, tanto para el público como para el desarrollo de los actos —les entraes, especialmente—. ahora tenemos que señalar que el recorrido que hace la procesión general de unos años a esta parte, partiendo desde la placeta del Garbo, también resulta exitoso. Los altavoces van convocando a las distintas filaes, y el discurrir de todas ellas resulta más fluido y fácil, uniéndose en la calle de San Blas la Asamblea General con la imagen ecuestre, y un poco más arriba, en la placita ajardinada del músico Jordá, la reliquia, el clero y los gremios —que cada año son menos los que figuran en este acto, dicho sea de paso—, tropa y banda de cornetas, tambores y gaitas. Si los soldados del Vizcaya 21 han dado siempre escolta al relicario gótico, este año —quizá el último en et que dicho regimiento esté entre nosotros— también se ha dado escolta a la imagen del Sant Jordi gran, ei del cavall. Y los aplausos se han repetido para esa trilogía sanjorgisía o jordiana que está constituida por el Sant Jordiet, el ostensorio o relicario y la imagen que se venera en el santuario. Confetti y serpentinas, flores que llueven al paso de tan emotivas imágenes y hasta globos que se dejan caer en el cárter de l'Escola, en un intento de agradar, pero que realmente resultan Inoportunos. La procesión general —en la que este año hemos contabilizado a escasísimos devotos de paisano, ni la cuarta

19


Foto: Palomera Foto: Palomera

parle de los que son en concordia— acaba aún con las luces del día, entre las bengalas que los festers encienden por la calle de Santo Tomás y tas carcasas multicoíores que desde el puente de San Jorge se elevan al cielo. La reliquia es dada a besar a los fieles en presencia del excelentísimo y reverendísimo arzobispo de Plasencia, nuestro paisano Antonio Vilaplana Molina, que ha presidido la procestón vespertina. De la retreta este cronista no quisiera decir nada. Pero resulta imprescindible indicar que entre tas diferentes filaes que participaron en el acto hubo una demanda de 330 farolillos venecianos. Sólo desfilaron cuatro —y el cronista lo observó en diferentes partes det recorrido— y de los cuatro tres iban apagados, como así las carrozas, a excepción de las de los Alcodianos y Aragoneses. La retreta se ha convertido en el paseo general de antes, pero ahora, a oscuras: estropajos, escobas, mochos, distintas manufacturas de plástico cruzan los aires y de igual suerte van a las manos del público, que materialmente impide que se pueda realizar el desfile, que al ojo de un chiquillo o a la nariz de una mujer entrada en años. Un desastre absoluto. Tanto el público como el fester dan la impresión que se desfogan, que dan rienda suelta a una especie de represión que en los actos oficiales no pueden —nt deben— manifestar. Los carromatos sin engalanar, los ¡socarros, los camiones de reparto o de transportes no son elementos propios de este desfile nocturno. Como otros anos hemos dicho: una desorganización bien organizada. Y a otra cosa.

IV.

«Y ARROPADA EN LA MANTA PARECE UNA CRIATURITA, LA PÓLVORA NEGRA»

Día cálido este del alardo. Oe buena mañana los Maseros y los Contrabandistas han efectuado el «Contrabando», un acto que poco público conoce y que, sin embargo, y como botón de muestra de un pasado cercano, se mantiene con gracia y socarronería. Recordemos todos que en el sígfo pasado tal acto lo efectuaron, con los Contrabandistas, la desaparecida fila de Estudiantes, y más tarde la de Navarros, hasta que los Labradores suplantaron a estos últimos. Con el contrabando, las guerrillas y los tiros sueltos o en pequeños grupos por diversas calles y lugares del Alcoy moderno y antiguo. A las 10'05 el jinete moro —Miguel Samper Amorós, individuo de la fuá Mudejares— efectúa su espectacular carrera después de que el pergamino o mensaje del que es portador se desprenda dos veces del palo al que es atado. Perfecta la audición de la embajada gracias a los equipos megafónlcos empleados y muy bien la declamación de ambos embajadores, en esta ocasión et moro que es quien lleva la parte más larga. Y, como dijera el poeta, «arropada en la manta parece una criaturlta la pólvora negra». Ei alardo, ese despliegue de arcabuceros comienza. El capitán cristiano y el alférez del mismo bando se despiden en

20


Foto: Palomera

el cantó del Pifió. Cada uno va a efectuar un recorrido distinto. Los encaros, en consecuencia, se efectúan en lo alto de la calle de Sant Vicent y en la placeta de Mossén Jusep. respectivamente. La solución dada a los festers en estos Itinerarios es perfecta, lo que nos permite decir que la tradición no significa Inmovilismo, y que los tiempos nuevos deparan soluciones también diferentes. La entrada en la plaza de España de los dos ejércitos, los que se baten en retirada y los que atacan duro, es, como todos los años, espectacular. Es algo inaudito, inimaginable e insuperable a la vez. Las cinco o seis toneladad de pólvora que en este día se queman, cartucho a cartucho o disparo a disparo, asombra a los forasteros y embriaga al fester. Y la tradición, lo que está prescrito y mandado, se cumple a pies juntillas. La bandera de la cruz es arriada a eso de las 13'25. Los cristianos han perdido. Porque la historia es árbol fecundo de la fiesta, y eí prodigio es victoria de azul en la mirada; porque mandan los muertos y el pasado contesta con la cruz generosa del clavel y la espada. Las autocubas riegan el recorrido sembrado de pólvora y pistones. Viene el descanso, una pequeña tregua en la que es menester repostar, brindar con un colpet de café —genulna sustancia festera—, regado muchas veces, quizá siempre, por unas lágrimas. La estafeta de la tarde también es veloz y atrevida. La efectúa un veterano: Vicente Soler Sancho. Y la embajada, a cargo de Miguel Marti, que declama la llamada «plegarla» al vlslonar el castillo en poder de la media luna, en lengua valenciana, resulta reaimente espléndida. Ahora se vuelven las tornas. El arcabuz que ayer portaba en su boca claveles y rosas delicadas, hoy, ahora, vomita fuego.

Foto: Palomera Foto: Palomera

Esfe arcabuz con cuerpo de madera por arte de la gubia escultora es marcial simbolismo que atesora el corazón de Alcoy en primavera. Boca febril para la voz guerrera, cuyos labios de acero, en fragua mora, están sedientos del abril que añora la deslumbrante eclosión festera. Son los moros quienes van a provocar a los cristianos. De nuevo el encaro y a las 6'55 de la tarde capitanes y alféreces están a ambas partes de la plaza de España. A las 7'50 se lucha con armas blancas. Una inmensa nube de pólvora ardiendo no deja ver con claridad esta refriega; quizá, incluso, le presta mayor verismo, y en el más alto torreón —torre de homenaje y baluarte de la fe— es izada la enseña de San Jorge. Con las manos sucias, oliendo a azufre —perfume sagrado en esta fiesta ancestral—, los cargos, la Asamblea General y Sant Jordiet acuden a Santa María para recoger la imagen del Xlcotet y devolverla, hasta una nueva primavera, a su lugar, entre ios ángeles adultos y de alas desplegadas que tallara en mármol de Carrara Lorenzo Rldaura.

21


Y allí la oración, la plegaria, la acción de gracias. La voz sale ronca, pero limpia, porque trasparente es la intención. Grécies, Sant Jordi. Grades, Den i Senyor, Un any mes Alcoy ha fet e/s seus Moros i Cristians, un any mes capitans, a/feris, Sant Jordiet, mossén TorregfOssa, sargentos i ambaixadors, vos han oferit lo millor d'ells mateixa. Vos preguem, Senyor, per A/coy i per eis seus /jomes, íes senes institucions, e/s seus governartts, ¡ eixe exércit de festers que ara, des d'estos mátenos momeáis, en el cor arropit, apretat, sense poder tragar saliva, en la carn iota teta com la pe!l de gatuna, ¡a está pensant en una nova primavera. En 1981. Falta e) último cohete, el milagro singular. Allá arriba, en los merlones de ese castillo de madera, está el niño José Francisco Molina Cáceres y a sus pies la fila Navarros. Son las 9'30. Alcoy queda a oscuras y sólo las bengalas, los himnos y los Inciensos de color aureolan la diminuta, la frágil figurita del patrón de Alcoy, que, como si fuera un juguete perfecto, lanza saetas certeras. Esas saetas que todos queremos guardar como recuerdo de un año triunfal, entre los recuerdos familiares, las fotos añejas, los objetos queridos. Voltean las campanas, se canta el himno de la fiesta, Alcoy todo, como una pifia, apretado, o una granada sin eclosionar, está aquí. Y es un milagro, un auténtico milagro que tanta gente presencie, viva, sienta esos escasos minutos de la prodigiosa aparición. La aparición de un San Jorge que mañana volverá al colegio, a montarse en su bici, a jugar al fútbol, a corretear por tos patíos de la escuela: San Jorge en carne y hueso, frágil aún aunque ya héroe. Paladín de cruzados y defensor de la te. Niño hoy, mañana hambre. Lirismo y milagro, palma y rosa, carcai de ilusiones, saeta de amor. Santo hoy, mañana hombre.

EPILOGO Y al finalizar, sólo, únicamente, una palabra: gracias. Gracias a Alcoy, a su Ayuntamiento, a las entidades públicas, a las veintiocho fuaes. A la cruz roja, al parque de bomberos, a los boy-escauts, a la Guardia Municipal y a la Policía Nacional. Gracias al publco, que ha aplaudido y vitoreado; al fester, que una vez más ha entregado lo mejor que tiene: su festerismo. Gracias a las corporaciones musicales. A esos vecinos que cuelgan de sus balcones la cruz de San Jorge y no otros escudos u otros símbolos o cofores.

directamente, en la fiesta. Fiesta en la que estuvieron presentes distintos alcaldes, como el de Valencia, personalidades de la vida pública y reporteros de Televisión. Y no podemos dejar de mencionar a las entidades deportivas que, bajo el patronazgo y el nombre de nuestro Patrón, organizan concursos y competiciones, al frente de todas ellas (a XXIX Prueba Ciclista San Jorge, las sesiones de tiro olímpico, el trofeo Capitán Cristiano en tenis y hockey sobre patines. Un detalle digno de encomio: ei de la Casa de Alcoy en Alicante al repartir el día de la gloria infantil 450.000 pesetas entre los establecimientos benéficos de Alcoy, Casa de Alcoy que quizá obsequiara a! Museo del Casal con una apropiada vitrina. En el capitulo de lo desagradable, mencionar aquí ei fallecimiento el día 4 de abril del gran fester, ex directivo y presidente de la Peña Fontilles, Francisco Moya Carbonea Y el dfa 17 del mismo mes, el óbito de Francisco de Paula Momblanch Gonzálbez, hijo de Alcoy, asiduo colaborador de nuestra revista. Mucho más se queda en el tintero, pero e! cronista ha consumido su turno. Se ha pasado, incluso, en las dimensiones que él mismo, como cada año, ha intentado fijarse. Pero, ¿puede relatarse todo, encerrarse tanto en unos pocos folios? Indudablemente que no. Hablando de fiestas se ahuyenta el desvelo, se ve nuestro cielo más claro y azul. Hablando de fiestas la sangre se inflamase aviva la llama de nuestro anhelar... ¡Hablemos de fiestas que son el motivo Que al pueblo nativo nos vuelve a juntar! Grades, pues, i hasta una nova primavera. Nova primavera en la que ...correrá la brisa..,, correrá en aquest temps d'abri!, I t'alegranca per la fantasía ens portara un temps sobirá; un respir de nova esperanca que marclrá la pena duent-nos al confi de la tradició. Leída y aprobada en la Junta General ordinaria de 29 de mayo de 1980. ADRIÁN ESPI VALDES

También, gracias a los medios de comunicación social —prensa, radio, televisión, noticiarios cinematográficos—, que han recogido imágenes de esta herencia aicoyana sin precio, de incalculable valor, y las han divuigado por el orbe. Podríamos recordar al propio tiempo toda una serie de pequeños detalles que en estadillos anejos van explícitados. Acaso decir que en Santa María el día 23 se acristianaron tres niños —filaes de Navarros. Verdes y Cruzados— y a los tres se les impuso el nombre de Jorge. Añadir que muchos comercios se suman a la fiesta arreglando, engalanando sus vitrinas y escaparates con motivos testeros —Kinema, París Chic, Confitería El Túnel, Farmacia Victoria, Juguetes Jomar, Sederías Juan Paya, etcétera—, lo que nos hace recordar aquellos concursos de embellecimiento de escaparates de antaño, que podrían renacer y encauzarse de nuevo. Decir tantas y tantas cosas más: detalles pequeños, menudos, pero de un contenido supremo. Escenas que se dan espontáneamente, circunstancias que nos indican cuál es el sentir de un pueblo de cuerpo entero que, lejos de distanciarse, de caer en cismas o en discusiones bizantinas, se aglutina, se hace un solo corazón, cuyos latidos son himnos de paz y marchas de desfile. En esta coda final queremos señalar que la Guardia Municipal —importante colaboradora— estrena su nuevo uniforme el día de la gloria, el domingo 6 de abril. Seflalar que por primera vez se organizaron a la perfección las «glorias» del Hospital Civil de Oliver y deí Preventorio Mariola la Asunción. Que quede constancia de los adornos callejeros en les fuaes de Almogávares, Montañeses, Realistas, Alcodianos, Abencerrajes y otras entidades testeras. Recordamos que nuestro alcalde y amigo, José Sanus Tormo, y nuestro presidente, Enrique Luis Sanus Abad, fueron dianeros en los Montañeses, participando así, tan

22

PERSONAJES CENTRALES Sant Jordiet Mosén Ramón Torregrosa ... Capitán cristiano Capitán moro Alférez cristiano Aférez moro Sargento cristiano Sangento moro Embajador cristiano Embajador moro Estafeta cristiano Estafeta moro Contrabando Andaluces Contrabando Labradores . . . .

José Feo. Molina Cáceres Fernando Gisbert Llopis Francisco Agudo Valdés Antonio Martínez Serrano Antonio Miralles Gandía Luis Mataix Arañó (') Francisco Moltó Abad Justo Terol Pastor Miguel Martí García Francisco Marín Quiles Vicente Soler Sancho Miguel Samper Sancho Pedro Balaguer Espi Francisco Brotóns Santonja

RODELLAS Capitán cristiano Alférez cristiano Alférez moro

Francisco Agudo Girones, de 9 años Miguel A. Benitez Miralles, de 6 años Santiago y Ana Arañó Puig, de 2 y 3 años

(-) Disparo de la mañana . . Disparo vespertino

Gregorio Casasempere Gisbert Enrique A. García Joniá


GLORIA INFANTIL AÑO 1980

GLORIA AÑO 1980

Gloríeroa oficialas

Edad

Fuaes

30 32 24 35 29 35 33 26 37 23 39 39 42 56

Llana Judíos Domingo Migues Chano Verdes Magenta Cordón Ligeros Mudejares Abencerrajes — Marrakesch Realistas Berberiscos Benimerines

Carlos Coloma Gil Rafael Moltó Montava Simeón Pastor Sempere Jorge Segura Baldó José J. Bernabeu Vertíú Carlos Mora Jover Gonzalo Vicéns Abad Francisco Cánovas Bernabeu Rafael Alvado Abad Salvador Estevan Estevan Antonio Vatdés Pérez Alberto Torregrosa García Joaquín Gornis Ferrer Julio Iváñez Martinet

34 26 65 54 24 40 24 42 54 47 39 47 35 22

Andaluces Asturianos Cides Labradores Guzmanes Vascos Mozárabes Almogávares — Navarros Tomasinas Montañeses Cruzados Alcodianos Aragoneses

Rafael Candela Segura Francisco Mira Mira José García Coloma Pedro Martínez Cabanes Ignacio Doménech Roma José Belda Blanes jorge Coderch Carbonell Vicente Gomis Barber Ángel Soler Rodes Juan Miralles Mira José Copel Miró Miguel Pastor Valor Roque Cantó Soler Eloy Juárez Requena

Edad

Pitaes

10 11 10 8 11 9 7 9 8 9 8 9 9 9 13 12 9 9 10 8 10 9 9 7 7 9 8 7 8 9

Llana Judíos Domingo Miques Chano Verdes Magenta Cordón Ligeros Mudejares Abencerrajes .... Marrakesch Realistas Berberiscos Benimerines .... Sargento moro .. Sgto. cristiano .. Aldaluces Asturianos Cides Labradores Guzmanes Vascos Mozárabes Almogávares .... Navarros Tomasinas Montañeses Cruzados Alcodtanos Aragoneses

Cabo escuadra

Cabo diana

Fila

Llana..

Luis Sorolla Gisbert

Judíos Domingo Miques

Rafael Escoda Martí Mauro Espí Pérez

Chano Verdes

Antonio Muñoz Moltó Antonio Carbonell Llopis

Magenta

Silvio Máñez Esteve

Cordón Ligeros Mudejares Abencerrajes Marrakesch Realistas

Rafael Tortosa Mollar Juan Sordera Lloréns Sargento Mayor Moro Abelardo Pérez Pascual Timoteo Cuevas Armiflana Enrique Baldó Paya ..

Berberiscos

Francisco Egea ..

Andaluces ........... Asturianos ........... C¡des Labradores ".'.'.'.'.'.. '.'. '. Guzmanes ........... Vascos .............. Mozárabes ...........

José Abad Gomis ............... Francisco Borrel Sanz ........... Carlos Codech Santonja Antonio Carbonell Ivorra Javier Coderch Carbonell

Almogávares ......... Navarros ............ .

José Aura Paya ................. Jorge Sempere Gísbert ..........

Tomasinas Montañeses Cruzados Alcodianos Aragoneses

Enrique Prats Serra .............. José Julia ..................... Jorge A. Valdés Aracil ......... Sargento mayor cristiano ...... Juan Jordá ....................

........... ......... ............ .......... ..........

Gloriaros infantiles

Javier Peralta Merín Antonio Peralta Belenguer Fermín Chinchilla Botella Rogelio Sanchis Blanes Juan Rico Grau Urbano Colonriína Urbe Jorge Mauro-Valor Valor José Javier Lozano Gisbert Manuel J. Hernández Sala Francisco Blanes Nules Juan Carlos Cano Martín Rafael Jorge Valero Sancho Fernando Vicéns Rico Javier Aura Mullor Rafael Palmer Peidro Moisés Oleína Berenguer José Ant. Valenciano Tormo Paulino Vallejo Esteve Francisco Aznar Blanquer Francisco Ferrí Satorre Miguet Seguí Ferrer David Climent Monllor David Baldó Bowling José Blasco Pía Jorge Espi Matarredona Jorge Francés Gomis Jorge Hiiario Caballero David Botl Martínez Rafael Gisbert Paya Ricardo Segura Falcó

......... ......... ........

J. Luis Coreóles Sordera Vicente Blanes Llopis Enrique Blanes Santonja Vicente Mallol Botella Roque Esp! Sirvent Fernando Pérez Pérez Elias Segui Peidró Emilio Candela Pérez Enrique Vícent Soler Facundo Pascual Mico Juan Vicente Llácer Gisbert Antonio Antol Anoel Bqnasire Beranguer Carlos M. Santamaría Gandía Rafael Llopis Barbera José Alentado Enrique Pascual Rico Mario Sempere Pérez Francisco Verdú Joaquín Gomis José Sempere Menor José M. Beneyto Ferrando Francisco Pinero Alvarez Antonio Cartaonell Soler J. Luis Matarredona Coloma Jorge Coderch Carbonell Francisco Bianes Santonja José Aura Paya Adrián Espí Valdés José Luis Laporta Puerto J. Luis Esteve Ponsoda Ángel García Juan José Bardisa Gisbert Enrique Galbis Ricardo Castelló

NOTA: Los cabos, tanto de diana como de escuadra, y en su caso cuando existen dos escuadras, son los que realizan la arranca del acto respectivo, desde el Ayuntamiento y desde el Partidor, respectivamente.


F

^

U

Foto: Matar redo na

ENTRAETES OFICIALES SEGÚN REGISTRO EN LA ASOCIACIÓN DE SAN JORGE PARTIDOR - SAN NICOLÁS DÍA 6.—Fila » » » »

Cordón Ligeros Berberiscos Asturianos Aragoneses

DÍA 7.—Fila Marrakesch DÍA 8.—Fuá > i »

Llana Judíos Cordón Asturianos

DÍA 9.—Fila n « » » » »

D. Migues Verdes Magenta Ligeros Abencerrajes Almogávares Aragoneses

DÍA 10.—Fila » » » » » »

Llana Marrakesch Realistas Berberiscos Alcodianos Aragoneses Cides

DÍA 11.—Fila » » » » »

Judíos D. Miques Ligeros Abencerrajes Berberiscos Asturianos

DÍA 12.—Fuá » » » »

Chano Verdes Mudejares Marrakesch Benimerines

24

» » »

Almogávares Navarros Ligeros

DÍA 13.—Fila D. Miques » Verdes » Benimerines

DÍA 19.-Filá D. Miques Magenta Ligeros Berberiscos Almogávares Alcodianos Cruzados

DÍA 14.—Fila Abencerrajes » Realistas » Judíos

DÍA 20.—Junta Directiva • Cordón » Verdes

DÍA 15.—Fila Cordón Marrakesch Berberiscos Asturianos Vascos Aragoneses DÍA 16.—Fila » a u » » > »

Llana D. Miques Ligeros Abencerrajes Benfmerines Andaluces Magenta Cides

DÍA 17.—Fila u n » » » •

Judíos Verdes Cides Navarros Alcodianos Aragoneses Mozárabes

DÍA 18.—Fila » » » » » >•

Judíos Mudejares Marrakesch Berberiscos Benimerines Alcodianos Aragoneses

DÍA 12.—Fila » » > » »

Berberiscos Andaluces Cides Montañeses Alcodianos Aragoneses

DiA 13.—Fila Llana » Judíos » Vascos DÍA 14.—Hogar del Pensionista

PARTERRE • AVINGUDA PAÍS VALENCIA - S. LORENZO DÍA 6.—Fiíá » » »

Magenta Abencerrajes Realistas Andaluces Labradores Tomasinas Navarros Guzmanes Montañeses » Cruzados » Alcodianos

DÍA 7.—Fila Magenta

DÍA 8.-

DÍA 15.—Ría Mozárabes » Alcodianos DÍA 16.—Fila Cides u Andaluces n Tomasinas DÍA 17.—Fflá Marrakesch » Realistas » Labradores » Guímanes » Vascos » Almogávares ••• Andaluces > Cides

DÍA 10.—Fila Cordón » Labradores » Guzmanes

DÍA 18.—Fila » » » ••' »

Cordón Ligeros Abencerrajes Tomasinas Cruzados Guzmanes

DÍA 11.—Fila » » » »

DÍA 19.—Fila » » i> »

Chano Mudejares Benimerines Andaluces Labradores

DIA 9.—Fila Vascos

Verdes Benimerines Vascos Tomasinas Aragoneses


Foto: Fernando Gisbert

ACTOS RELIGIOSOS Predicador del triduo: Rvdo. D. José Giner Bartoli Presidencia procesión de la Reliquia y Homilía Misa Mayor: Rvdmo. D. Miguel Roca Cabanelles, arzobispo de Valencia Presidencia procesión general: Rvdmo. D. Antonio Vitaplana Molina, obispo de Piasencia-Cáceres.

RETRETA Solicitaron celebrarla las siguientes fuaes con et número de faroles que se especifica: CRISTIANOS

50 60

Domingo Mlques . Mudejares Abencerrajes — Realistas Andaluces Cides Almogávares ... Alcodianos Aragoneses

65 No consta 30

Iluminación especial iglesia San Jorge desde el día 15 de abril, para todos los sábados y dia 23 Boceto Labradora Alcoyana . Boceto Aragonesa

Luis Solbes Paya Luis Soibes Paya Luis Solbes Paya Luis Solbes Paya Alejandro Soler Pérez Francisco Aznar Sánchez Salvador Selles Juan Rafael Guarinos Blanes Fidel Molió Blanquer

Comisión Templo y Culto José E. López Mira Joaquín Sorotla Bastida

PUBLICACIONES

Ejemplares

20 No consta 50

60

FILAES QUE HAN EDITADO REVISTA O «PROGRAMA INTERIOR» Judíos, Domingo Migues, Magenta, Abencerrajes, Benimerines. Navarros, Alcodianos, Aragoneses.

APORTACIÓN ARTÍSTICA Boceto Sant Jordiet Boceto capitán cristiano Boceto capitán moro Boceto alférez cristiano Boceto alférez moro Bocetos sendos embajadores Boceto escuadra especial Alcodianos Boceto escuadra especia) niños Alcodianos ..

Boceto escuadra especial Vascos Boceto escuadra especial Aragoneses Boceto escuadra especial Mudejares Boceto escuadra especial D. Mlques Boceto escuadra especia! Abencerrajes Boceto fila Benimerines — Cartel anunciador Acto de la aparición Sant Jordiet

Luis Solbes Paya Luis Solbes Paya Francisco Aznar Sánchez Luis Solbes Paya Alejandro Soler Pérez Lufs Solbes Paya Enrique Galbis Rafael Guarinos Blanes

Revista de la Asociación de San Jorge Programa de horarios, itinerarios, etc Concordia de Asociados Tríptico del Excmo. Ayuntamiento y del Centro de Iniciativas Turísticas Hojitas del Ayuntamiento, ordenamiento de la circulación Hojitas con el himno de fiestas Hojitas con eí «Insigne Mártir»

4.500 16,000 10.000 10.000 10.000 10.000 8.000

PERIÓDICOS Y REVISTAS Número extraordinario de «Las Provincias», de Valencia (dia 16 de abril); Número extraordinario de «Ciudad», de Alcoy; Número extraordinario de «La Verdad», de MurciaAlicante; «Valencia Atracción» de Valencia; «Murta», de Valencia; Noticias filmadas en «Aitana», días 22, 23 y 24; Programa «Cosas», de T.V.E., realizado por Francisco Martínez Villanueva, y presentado por Marisa Abad; Programa «Verso a verso», que dirige Lola Salvador, madrugada del día 9 de mayo, recitándose versos de Carmen García BeJIvert y Gonzalo Cantó Vilaplana.

25


Sabida es la precisión horaria que es menester observar el primero de los días de fiesta, por lo concatenados que se estructuran los actos. He aquí la «cronornetración» efectuada en 1980 por los diversos controles:

HORARIO PRIMERA DIANA BANDO CRISTIANO Alcodianos Andaluces Asturianos Cides Labradores , . Guzrnanes . Vascos .... Aragoneses Mozárabes Almogávares Navarros Tomasinas Montañeses Cruzados ,

Arranca

Salida Partidor

Fonr Redona

6'00 6'04 6'08 fj'12 6'16 6'20 6'24 6'28 6'31 6'34 6'37 6'40 6' 43 6'46

7'0fl 7'12 7'16 7'20 7'24 7'28 7'32 7'36 7'40 7' 44 7'48 7'52 7' 56 8*00

7'16 7'20 7'24 7'28 7'32 7'36 7'40 T 44 7'48 7'52 7'56 8'dO

Cruce La Cordsi 3 7'24

7'32

7'28 7'32 7'36 7'40 7'44 7' 48 7'52 7'66 8'00 8'04

7'36 7'40 7'44 7' 48 7'52 7'56 8'00 8'04 8'08 8'12 8'16 8'20 8'24

8'oe 8'12 8'16

8'04

8'08

Cania Pinyó

Llegada Ayuntamiento 7'40 7'44

7'48 7'52 7'56 8'00 8'04 B'08 8'12 8'16 8'20 8'24 8'28 8'32

Salida del Partidor + 8 m¡nutos = Font Redona + 8 minutos = Esquina carrer La Cordeta + 8 minutos = Cantó Pinyó + 8 minutos = Llegada al Ayuntamiento.

HORARIO PRIMERA DIANA BANDO MORO Arranca

Mudejares Llana ... Judíos ... Domingo Miques Chano ... Verdes Magenta Abencer rajes Cordón Marrakesch Realistas Berberiscos Beni me riñes .

6'50 6'55 6'59 T03

7'07

?'ie

7'21 7'26 7'31 7'36 7' 40 7' 44 7'48

Salida Partidor

Font Redona

Cruce La Cordeta

8-04

8'12 8'16

8'20

8'28

8'36

8'24 8*28 8*32 8'36 8'40 8'44 8'48 8'52 8'56 9'00 9'04 9'08 9'12

8'32 6'36 8'40

8'40 8'44 8'48 8'52 8:56 9'00 9'04 9'08 9'12 9'16 9'20 9'24 9' 28

8'08

8'12 8' 16 8'20 8'24 8'28 8'32 8'36 8'40

8'20 B'24 8' 28 8'32 8'36 8'40 8'44 8'48 8'52 8'56 9'00 9'04

8'44 8'48 8'52 8'56

Cantó Plnyo

8'44 8'48 8'52 8'56 9'00 9'04 9'08 9'12 9'16 9'20

Llegada Ayuntamiento

Salida del Partidor+ 8 mi ñutos = Font Redona + 8 minutos = Esquina carrer La Cordeta + 8 mlnutos = Cantó Pinyó + 8 m ¡ñutos = Llegada al Ayuntamiento,

HORARIO ESTABLECIDO PARA LA ENTRADA DE CRISTIANOS Salida Partidor

Capitán y Alcodianos . . Cruzados Montañeses ... Tomasinas Navarros Almogávares Mozárabes Vascos (Enmig) Guzm artes Labradores Cides Asturianos Andaluces Alférez y Aragoneses . .

10'45 11 '05 1V12

11'19

irse

11 '33 11 '40 1V47 11 '57 12'04 12'11 12'18 12'25 12'32

Forrt Redo na

Cruce La Cordata

Cantó Pin yo

Esquina S. Lorenzo

Granja Cecilia

iroo

11*18

11'30 11' 50

11 '45 12'05 12'12 12'19 12'26 12'33 12'40 12'47 12'57 13'04 13'11 13'18 13'25 13'32

12'00 12'20 12'27

1V20 11 '27 11'34 11 '41 11 '48 11 '55 12'02 12'12 12'19 12'26 12'33 12'40 12'47

1V35 11 '42 11 '49 11'56 12'03 12'10 12'17 12'27 12'34 12'41 12'48 12'55 13'02

11 '57 12'04

12*11 12'18 12'25 12'32 12'42 12'49 12'56 13'03 13'10 13'17

12'34 12'41 12'48 12'55 13'02 13' 12 13'19 13'26 13'33 13'40 13'47

Final

12'15 12'35 12'42 12'49 12'56 13:03 13'10 13'17 13'27 13'34 13'41 13'48 13'55 14'02

Salida+ 15 minutos = Font Redona+ 15 mi ñutos = Cruce La Cordeta + 15 minutos = Cantó Pinyó + 15 minutos = Esquina San Lorenzo415 minutos = Granja Cecilia+ 15 minutos-Final.

HORARIO ESTABLECIDO PARA LA ENTRADA DE MOROS Salida

Partidor

Capitán y Mudejares . . . Ligeros Cordón Verdes Chano D Miques (Enmig) Judíos Liaría Benimerines Berberiscos , Realistas Marrakesch Alférez y Abencerrajes .

4'30 4'50 4'57 5'04 5'11 5'18 5'25 5'35 5'42 5'49 5'56 6'03 6'10 6'17

Font fiadona

4'45 5'05 5'12 5' 19 5'26 5'33 5'40 5'50 5'57 6'04 6'11 6'18 6'25 6'32

Cruce La Cordata

5'00 5'20 5'27 5'34 5'41 5'48 5'55 6'05 6'12 6'19 6'26 6'33 6'40 6'47

Canto Plnyo

5'15 5'35 5'42 5'49 5'56 6'03 6'10 6'20 6'27 6'34 6'41 6'48 6'55 7'02

Esquina S. Lorenzo 5'30 5'50

5'57 6'04 6'11 6' 18 6'25 6'35 6'42 6'49 6'56 7'03 7'10 7'17

Granja Cecilia

Fina!

5'45 6'05 6'12 6'19 6'26 6'33 6'40 6'50 6'57 7'04 7'11 7'18 7'25 7'32

6'00 6'20 6'27 6'34 6'41 6'48 6'55 7'05 7'12 7'19 7'26 7'33 7'40 7'47

Sal Ida+ 15 mi n utos = Font Redona+ 15 mi ñutos = Cruce La Cordeta + 15 minutos = Cantó Pinyó + 15 minutos = Esquina S. Lorenzo+ 15 minutos = Granja Cecilia + 15 minutos = Final.

26


CORPORACIONES MUSICALES Llana Unión Musical, de Alcoy Judíos Unión Musical Albaidense. de Albaida Domingo Miques Corporación Música Nueva, de Atcoy Chano Unión Musical Contestara, de Cocentaina Verdes Unión Musical, de Robla del Duc Magenta Unión Mustcat «La Lira», de Bicorp Cordón Ateneo Musical, de Villajoyosa Ligeros Banda Musical "La Paz», de Benejama Mudejares Agrupación Musical Valenciana, de Valencia Abencerrajes Corporación Musical «primitiva», de Alcoy Marrakesch Unión Artística Musical, de Onteniente Realistas Unión Musical, de Agres Berberiscos Unión Musical «La Aurora», de Sella Benimerines Unión Musical, de Muro de Alcoy Andaluces Unión Parroquial, de Real de Gandía Asturianos Unión Musical «Virgen de Gracia», de Chella Cides Unión Musical, de Adzaneta de Albaida Labradores Unión Musical «Turisense», de Turis Guzmanes Unión Musical «El Delirio», de Gorga Vascos Banda Primitiva, de Cuatretonda Mozárabes Instructiva Musical, de Alfarrasl Almogávares Fomento Musical, de Návarrés Navarros Unión Musical «Beniatjarense», de Beniatjar. Tomasinas Sociedad Musical «Maestro Orts», de Gayanes Montañeses Unión Musical, de Lorcha Cruzados Sociedad Musical «S. Francisco de Paula», de Botbaite Alcodlanos Unión Musical «Lira Fontiguerense», de F. de la Flguera Aragoneses Banda Municipal, de Palomar

Agrupación Musical Valenciana Unión Musical «Virgen de Gracia», de Chella Unión Musical, Robla del Duc Música Nueva, de Alcoy

FILAES QUE HAN FORMADO EN LA ENTRA CON DOBLE ESCUADRA Cristianos Mozárabes Navarros Moros Llana Domingo Miques Verdes Magenta Realistas Berberiscos Total

FILAES, SIN CARGO, QUE DESFILARON CON CARROZA DE CIERRE Llana {dos carrozas) Judíos D. Miques Verdes Magenta Cordón (dos carrozas) Ligeros (dos carrozas) Marrakesch

Realistas Labradores Guzmanes Vascos (dos carrozas) Mozárabes Navarros Tomasinas Cruzados

TEXTOS POÉTICOS QUE SE INSERTAN EN LA PRESENTE CRÓNICA Poefas:

D. Tomás Miró Pascual (sacerdote) D. José Cuenca Mora D. Antonio Candela Carbonetl D. Vicente Mojica Benito D. J. M.' Milán Alvareí D. Josep Pérez Tomás D. Adrián Espi Valúes

BANDAS ESPECIALES DE MÚSICA Escuadra especial Alcodianos Unión Musical, de Penáguila Escuadra especial Vascos Unión Musical, de Alcoy Escuadra especial Aragoneses «La Paz», de Benejama Escuadra especial Mudejares Unión Musical, de Ollería Escuadra especial D. Miques Agrupación Musical, de Jijona Escuadra especial Abencerrajes Unión Musical, de Lorcha Escuadra especial ntflos Alcodianos Música Nueva, de Alcoy Director del himno de fiestas en la plaza de España el día 21 Enrique Castro G a marra Entidades musicales que tomaron parte en el desfile y en la interpretación del himno Música Primitiva, de Alcoy Unión Musical Turlsense, de Turis Instructivo Musical, de Alfarrasi Unión Musical Beniatjarense, de Beniatjar Fomento Musical, de Navarras r Unión Musical, de Alcoy Sociedad Musical, de Bolbaite Primitiva, de Cuatretonda

27


XXIX CONCURSO

FOTOGRÁFICO

XII CONCURSO INFANTIL DE DIBUJO Y PINTURA XVII FESTIVAL DE MÚSICA FESTERA IX CONCURSO "OLLETA ALCOIANA"

XXIX CONCURSO FOTOGRÁFICO Accésit - Sección 3.a

Foto: Crespo Colomer

28


1.a Medalla-Secci贸n 3.a - Foto: Soiroca

Acc茅sit- Secci贸n 3.a Foto: Crespo Colomer

29


Foto: J- Bosco Calvo

Foto: Dolores Dom贸necti

30


31 Foto: Crespo Colomer


1

2.a Medalla -Sección 3.a Foto: Dolores Doménech

Accésit - Sección 3.a Foto: Enrique Domínguez

32


1.a Medalla- Sección 2.a - Foto: Crespo Colomer

Accésit - Sección 2.a — Foto: Crespo Colomer

Accésit - Sección 2.a - Foto: Paco Grau

33


2.a Medalla - Sección.2.a — Foto: Crespo Colomer Premio especial Fila Cordón. Foto: Jorge Calatayud

Accésit - Sección 3.

Accésit-Sección 2. — Foto: Mario García

— Foto: Crespo Colomer


Foto: Paco Grau

Premio especial Fila Tomasinas. Fotoi Crespo Colomer Premio especial Fila Asturianos. Foto: Rafaet Botella

Accésit - Sección 1 ,a — Foto: Jorge Calatayuct

35


XII CONCURSO INFANTIL DE DIBUJO Y PINTURA Originalidad

1.a Medalla. 5 años. María Vitaplana

2.a Medalla. 11 años. Amparo Lázaro

3.a Medalla. 13 años. Luis M. Martínez

1.a Medalla. 5 años. Jorge Arroyo

2.a muda

2.a Medalla. 11 años. A. Isabel Marco

3.a Medalla. 12 años. Reyes Torregrosa


III CONCURSO LITERARIO INFANTIL

Ha llegado el gran día, me despierto de sobresalto. Me echo el eredón a los pies de la cama y me llego al balcón, aunque sólo diviso unas penumbras, a través de las pequeñas rendijas abiertas como zanjas en la madera de este. Apartando ta cortina por su extremo dorado, abro los cristales curiosamente, al principio no veo nada pues la luz me ciega. Pasado ya esto, salgo afuera con un traspiés sin poder contener ta emoción. Cuan es mí asombro al contemplar la calle llena de colorines. Los músicos vistiendo sus uniformes azules, con los botones relucientes a los destellos de la aurora que sale por el horizonte. Sus trompetas se alzan para tocar una nueva y agitada melodía. Llega a mis oídos un aplauso y al volverme puedo observar una filada con su traje saltón y su capa roja que se mueve sin cesar. Los festeros sonríen bajo su espesa barba (aunque en algunos es postiza). Una gitana morena y despeinada intenta vender rosas, pero nadie te presta atención. Todos son ojos hacia las filadas que pasan seguidamente al ritmo de la música. Las calles desiertas han pasado a multitudes de gentes, forasteros y alcoyanos, festeros y vendedores. Sin aun salir de mi asombro, me dirijo a tientas por el pasillo arrastrando los pies para despertar a toda la casa, pero corno nadie me hace caso, sigo al cuarto de estar llamando a mis hermanos, ellos al principio dan una vuelta a la cama y se tapan la cabeza con la frazada medio arrugada, pero al silencio oyen la música movida e indiferente a la de otros días y saliendo de su cobijo ya más despejados me dicen: — ¿Por qué no nos has despertado antes? —He venido cuando me he despertado, daros prisa. Y volando mas que corriendo salimos los tres sin tener en cuenta que eran las 7 y que los mayores nos reñirían por armar tanto escándalo. Pero los niños somos así, cuando se nos antoja alguna ilusión no nos la quita nadie. Llegamos al balcón e Ignacio el más pequeño de mis dos hermanos, un chico moreno de ojos castaños y picaros, no sólo en apariencias, se encarama a la calle y se queda quieto como petrificado y lanzando un silbido abre todo lo que puede sus pupilas. Nosotros que llegamos después comprendemos su modo de actuar, un andaluz y un caballo blanco a motas negras cruza junto a las filadas haciendo sus carantonas y gracias que se juntan con un débil pero alegre ruido de cascabeles que le cuelgan al jaco de sus crines aterciopeladas y finas. Muchos chicos de las calles más viejas juegan a sattar sobre las sillas puestas a ambas esquinas y aceras de la calle San Nicolás, Otros se dedican a observar los escaparates'y puestos que están abiertos de par en par y la mayor parte de los chiquillos contemplan boquiabiertos, los trajes de los moros, deseando tener uno para luchar contra sus rivales, Los moros que participan en la diana, vienen en grupos riendo y cambiando sus gorros. Todo es feticidad, ni un solo coche, todo lo ocupa la alegría. Incluso en !os policías que tienen que apartara la gente para que deje pasar a la diana que sigue bajando. Las sillas se empiezan a llenar de gente. "Alcoy revive una vez más su historia". Esta fiesta se celebra en honur y recuerdo a Sant Jordi, Patrón de nuestra ciudad llamada Atcoy, que en cierta leyenda ayudó a los cristianos en la victoria contra los moros. Y asi, que todos vestidos con los trajes típicos cíe estas fiestas las empezamos gloriosamente hacia nuestro patrón San Jorge. M.a LIRIOS OLCINA BOTELLA 6.° C 11 años Colegio San Roque (femenino)

37


Erase una vez un pueblo hundido entre las montañas llamado Alcoy. Visto desde lo alto, parecía una olla y por eso se le llamó "la olla de Valencia". Era un pueblecito muy pequeño donde las gentes se conocían unas a otras, entablando una gran amistad entre ellas, pero hay que reconocer que tenían un gran defecto, no podían soportar la convivencia con personas que no fuesen alcoyanas. Todo el recinto que ocupaban las bonitas casas del pueblo, estaba rodeado, como todos los pueblecitos, por una alta muralla que protegía su interior y que hacía que las gentes viviesen tranquilas. Todo era feliz bajo el sol y el cielo alcoyanos y nunca sucedía nada. Hasta que un buen día los moros penetraron en España y decidieron conquistarla. Fue por 1276 cuando los forasteros vinieron a este apacible pueblo a tomar posesión de él. Los alcoyanos, muy libres y como ya he dicho antes, muy insociables con extranjeros, no permitían que cualquiera que se presentase pudiese quitarles su pueblo, y ofrecieron resistencia a la conquista. Los labradores, los aldeanos y hasta los bandoleros, se unieron y decidieron librarse de aquellos entrometidos. La gente se sentía valiente, luchadora y así empezó la gran batalla entre moros y cristianos. Al principio fue muy encarnizada y valerosa, pero aunque el pueblo se presentaba difícil de vencer, no se pudo frenar que los moros, después de unas pequeñas guerras, se apoderasen de todo el territorio y de su castillo. Las pérdidas eran muy grandes y sobre todo para los aícoyanos. Las personas más destacadas del pueblo se reunieron para buscar como podían pon las buenas, hacer que los moros se marchasen y que Alcoy fuese de nuevo un pueblo unido, feliz, trabajador y pacífico. Todo era allí gris y maloliente por la sangre de la guerra. Para solucionar esto decidieron enviar un alcoyano a los moros para darles un mensaje en son de paz y decirles, de buena manera, que se retirasen deí pueblo. La cara del moro no pudo ser más negativa. Al principio los ojos se le quedaron en blanco y le bailoteaban, las cejas se despegaron de encima de los ojos formando pliegues en la frente, la nariz se le hinchó, la boca se quedó entreabierta y allá al fondo, la campanilla, le bailoteaba de risa. Sus bigotes se retorcieron y del fondo de su garganta una ronca y sonora carcajada salió al exterior, buscando librarse de aquel mal hombre. Se negó rotundamente a someterse y de nuevo, los alcoyanos declararon la guerra a aquellos tozudos enemigos. Esta pelea fue la peor, quizas fuese por el resentimiento que sentían los alcoyanos y porque los moros no estaban decididos a ser burlados por nadie. No hace falta decir, que el pueblo perdió la batalla y todo se quedó como al principio. Entre los alcoyanos reinaba un ambiente de tristeza, descontento, por todas partes se olía la gran derrota; y todos miraban al cielo como esperando de allí ayuda. Aquí y allá se oían lamentos y la gente sólo hablaba de penas y desgracias. - ¡ ¡Malditos moros! ! . ¡ ¡Mi padre ha muerto! ! — ¡ ¡Mi pobre casa! ! De pronto, entre dos montañas, formando en la noche un luminoso atardecer, apareció la robusta figura de un guerrero montado en un caballo blanco. Y en un abrir y cerrar de ojos, acabó con todos los perversos moros. El pueblo se sintió extrañado y quizá asustado: - ¡¡Horror huyamos! ! , ¡¡Nos matará a todos! ! — ¡ ¡Bendito sea Dios! ! Pronto el pueblo reaccionó ante aquel que les había devuelto la alegría y la libertad. Aquel héroe "Sant Jordí" siempre estará en el recuerdo de aquel pueblo. EVA M.a PER1S GODOY 8.° C N.° 8 Colegio San Roque (femenino!

38


ASAMBLEA GENERAL DE LA ASOCIACIÓN DE SAN JORGE Presidente D. Enrique L Sanus Abad JUNTA DIRECTIVA Vlce-Presldente D. Octavio Rico Jover

D. Jorge Valor y Serra D. Gregorio Casasempere Juan D. Joan Valls Jordá D. Roque Monilor Boronat Excmo. y Rvdrno. Sr. D. Antonio Vllaplana Molina

PRIMERS TRONS DE FILAES BANDO MORO Llana D. José Luis Coreóles Sordera Judíos D. José Luis Blanes Cerda Domingo Mlques D. Manuel Pastor Sánchez Chano D. Fernando Pérez Pérez Verdes D. Rafaei Rico Gisbert Magenta D, Francisco Linares Sirvent Cordón D. Jeremías Gisbert Pastor Ligeros D. Julián Riaza Cañete Mudejares D. Juan Valls Nadal

Repre. Excmo. Ayunt. Consellers D. Vicente Boronat Vercet D. Jorge Aracil Pascual Vicario de San Jorge D. Salvador García Parra Rvdo. D. Ignacio González Llopis D. Francisco Matarredona Pérez D. Rafael Terol Aznar Secretario D. Antonio Pérez Pérez D. Antonio Aura Martínez D, Francisco Miró San-francisco Vice-Secretario D. Rafael Ramls Carbonell D, Mario Valdés Pérez D. Ramiro Gisbert Pascual D. Roque Espl Sirveni Tesorero D, Luis Solbes Paya D. Juan Martí Segura D. José Montava Espl Contador D. Rafael Bou Aparicio D. José Taléns Bernabeu D. Jorge Pérez Pérez D. José Blanquer García Vocales D. José Albero Martínez Festers D. Antonio Alós Segura D. José García Ibarra D. Javier VMaplana Lloréns D. Jorge Beltrán Mataix ¡ti D. Carlos Coderch Santonja D. Rafael Santonja Jordá D. Francisco Oleína Carbonell Abencerrajes D. Emilio Ortolé Gosálbez O, Camilo Aracil Blasco D. José Botella Viiaplana D. Juan Gisbert Domínguez D. Hilario Pascual Sanjosé Marrakesch D. Miguel Mora Moltó D. Francisco Aznar Sánchez D, Miguel Sancho Jordá D. Juan Ferrer Devesa Vocal Primer Tro Mudejares D. José M." Gonzálbez González Realistas O. Juan Valls Nadal D. Antonio Mira Valls D. Enrique Pascual Rico D. Antonio Armiñana Abad Vocal Primer Tro Montañeses Berberiscos D. Fernando Mira Mondéjar D. Adolfo Hilario Pía D. Rafael Torrnes Blanes D. Agustín Grau Cabrera Vocal Mayoral 2." Grupo D. José Moltó Paya Be ni merinas D. Salvador Balaguer Perotin D. Francisco Domínguez Paya D. Julio Iváñez Martinet D. Francisco MJralles Aura Vocal Mayoral 1." Grupo BANDO CRISTIANO D. Daniel Moltó Pía D. Armando Santacreu Slrvení D. Lucas Guerrero Tortosa Andaluces Cronista de ta Fiesta D. José Bianes Fadraque D. Miguel Peris Cátala D. Adrián Espl Valdés D. Agustín Herrera Pereda Asturianos D. Antonio Carbonell Pérez Asesor Artístico D. Emilio Jordá Torregrosa D. Antonio Hernández Arnau D. Rafaei Guarinos Blanes D. Rafael Peidro Picher Cides Mayorales D. Ismael Peidro Pastor D. Eduardo Coioma Peidro D, Vicente Gomis Gomis D. Santiago Pericas Sanjuán D, Jorge Monilor Raduán Labradores D, Jorge Sempere Jordá D. Miguel Moltó Verdú PERSONAJES FESTEROS D. Juan Balaguer Perotln Guzmanes Sant Jordiet (Cruzados) D. Santiago Candela Pastor D. Dimas Miralles Roma Nifto Jorge Cantó Pastor O, Miguel Sempere Pastor D, José Alberto Mestre Moltó Vascos Capitán Moro Abencerrajes D. Juan Santamaría Alonso D. Jesús Colomina Jordá D. Gonzalo Matarredona Llopis D. Jorge Treíis Blanes Mozárabes Capitán Cristiano Aragoneses D. Aurelio Colomina Segura D. Jaime Coderch Santonja D. Antonio Mlralles Gandía D. Indalecio Carbonell Llopis D. Francisco J. Gímeno Gisbert Alférez Moro Marrakesch Almogávares D. Rogelio Sanchls Lloréns D. Fernando Fernández Jiménez D. Antonio Pérez Pérez DE HONOR Navarros Alférez Cristiano Andaluces D. Francisco Aracil Cátala D. Francisco Fernández Sirvent Presidente D. Jorge Silvestre Andrés Tomasinas Mossén Torregrosa D. Juan Mlralles Mira D. Fernando Gisbert Llopis Asociados Monte de Piedad y Caja de Atierros Embajador Moro Montañeses de Alcoy D. Adolfo Hilario P!a D. Francisco Marín Quiles Excmo. Sr. D. Antonio Cruzados Embajador Cristiano Calvo-Flores Navarrete D. Silvestre Viiaplana Molina D. Miguel Martí García Asoc. de Amigos y Damas de los Reyes Magos Sargento Moro Alcodianos D. Justo Terol Pastor D. Rafael Carbonell Carbonell Mayorales Aragoneses Sargento Cristiano Excmo. y Rvdmo. Sr. O. D. Miguel Sempere Paya D. Juan Navarro Domínguez Manuel Llopis Ivorra

39


LA MUJER Y EL NIテ前 EN LA FIESTA

I

M Calaiavud Frunces

Paco Grau


BENIMERINES FILA NUMERO 28

Si bien era nuestro deseo referirnos a la nueva y flamante fila del bando moro Benimerines a lo largo de la crónica de la última fiesta, consideramos que por lo que el hecho significa es deber nuestro dedicarle unas breves lineas al acontecimiento, y recoger unas fotografías que hablan de por si del éxito alcanzado por la fila en su ano Inaugural, y por la acogida que entre el público tuvieron los componentes de la número 28, fila que ha desplazado a la más populosa, la «deis mlrons», que pasa ahora a ocupar el número 29 de orden. Largo fue el camino andado hasta lograr el permiso. Y éste, al fin llego; y con un boceto de Francisco Aznar Sánchez los Benimerines salieron a la calle, se llevaron todas las miradas y los aplausos en el acto de la Gloria y de manera muy especial en la Primera Diana —con la banda Unión Musical de Muro de Alcoy—, ast como en la majestuosa, solemne y brillante entrada de moros. SI ya en la miscelánea de! pasado ano nos ocupamos de los nuevos moros, es ahora, con el testimonio gráfico que acompañamos, cuando más claramente podemos entender la ilusión perseguida y al fin lograda por este grupo de festers —unos de nuevo cufio y otros ya veteranos— de tos que esperamos la mayor colaboración testera. ¡Bienvenidos y enhorabuena 1 Primer Tro Judo Iváñez Martinet Gloriero Julio Iváñez Martinet Gloriero Infantil Javier Aura Mullor Cabo arranca Primera Diana Gonzalo Vicéns Abad Cabo arranca Entrada de Moros Alfonso Aura Vicent

42


NECROLÓGICAS Todos tos años, por imperativos de la vida y del destino, tenemos que dejar constancia en nuestra revista de la desaparición de festers entrañables, colaboradores nuestros y miembros de la Asamblea General de la Asociación de San Jorge. Vaya con nuestro recuerdo por su buen hacer, la oración perpetua por el eterno descanso de sus almas.

FRANCISCO MOYA CARBONELL (1921-1980) Paco Moya, directivo de la Asociación de San Jorge en el periodo festeren activo de la fila Guzmanes y presidente de la peña Fontilles nos ha dejado después de una cruel y traicionera enfermedad. Le recordamos con cariño por su desinterés en favor de los necesitados, por su colaboración valiosa en tas tareas directivas de la Asociación.

FRANCISCO DE P. MOMBLANCH Y GONZALBEZ (1894-1980) Alcoyano, cronista oficial de Muro de Alcoy, decano de los cronistas del Reino, abogado en ejercicio, historiador y publicista, don Paco Momblanch ha vertido en nuestra revista, y desde 1957, en que inicia su colaboración, multitud de trabajos de investigación histórica, destacando, como obra más reciente, su libro «AI-Azraq, capitán de moros», premiado en el certamen del Vil Centenario de San Jorge. A su labor de historiador profundo unió don Paco Momblanch una larga lista de recompensas y condecoraciones, estando en posesión, entre otras, de la Cruz Distinguida de San Raimundo de Peñafort y la Cruz Distinguida de Alfonso X el Sabio.

ROMÁN VITORIA CALAFI (1901-1980) Román Vitoria es un alcoyano residente en Valencia desde casi siempre. Pero jamás olvidó sus raíces y en diferentes revistas festeras colaboró como poeta, siendo su último poema el que apareció en la revista de 1976. Cruz de San Raimundo de Peñafort, profesor y escritor, era académico C. de ia Academia Hispanoamericana de Ciencias y Artes.

VICENTE GUILLEM LLORENS (1902-1980) No nos es posible recordar a todos los festers fallecidos en el transcurso del último año. Pero lo hacemos en la persona de don Vicente Guillem, destacado fester de la fila Tomasinas, de la que era «fester de honor», habiendo desempeñado el cargo de capitán de les «Tomasines Velles» en 1951, tras el accidente que en las vísperas del 22 de abril sufriera el también fallecido «Fleta».

43


San Jorge en carne y hueso, frágil aún, aunque ya héroe. Paladín de cruzados, defensor de la fe. Niño hoy, mañana hombre... Casi un juguete, un cuento, una leyenda. Esencia, sin embargo, de un pueblo puesto en pie de guerra, vivo por su esperanza, constante en su lucha, firme en su trabajo... Niño hoy, mañana hombre...

Crecerás, San Jorge. Dejarás de ser el ensueño entre los inciensos. Serás estudiante, obrero en una fábrica, abogado acaso, médico de fama... Crecerás, claro, y dejarás de ser el juguete del castillo de madera. Y recordarás este día, ese 23 de abril en el que te llovían rosas y brotaban de tus manos saetas de amor. Sonrisa, juego, beso... saludo, gesto, aplauso... aleluya, confetti, serpentina... Tendrás en tu memoria la primavera perenne de soles, ese perfume de espliego en flor, de tilo y clavellina. Recordarás el día en el que el Pan hecho Dios descendió a tus labios llevado por las palomas de tu inocencia. Serás, claro, un atcoyano de cuerpo entero. Santo hoy, símbolo, creencia, tradición... Niño hoy, mañana hombre... JORGE VIDRIANES

Niño, José Feo. Molina Cáceres Sant Jordiet 1980. (Foto: Mstarredona)

44


SAN JORGE

Foto: Crespo Colomer

SAN JORGE. PATRONO DEL MOVIMIENTO SCOUT José Paya Pascua! LA IGLESIA DE SAN JORGE Y EL LEGADO DE DOROTEA GUERAU José M.a Soriano Bellver SAN JORGE EN LOS VERSOS DE JOSÉ CUENCA MORA CON MOTIVO DEL Vil CENTENARIO PRESENCIA DE ARTURO MELIDA EN ALCOY. SU SAN JORGE DE LA PARROQUIA DE SANTA MARÍA A. Espí Valdés ARTISTAS, LA FIESTA Y SAN JORGE Rafael Guahnos Blanes 46


SAN JORGE, PATRONO DEL MOVIMIENTO SCOUT BOYS-SCOUTS LOS EXPLORADORES DE ESPAÑA EN ALCOY Esta institución mundial fue fundada en los primeros años de este siglo por el general inglés Baden-Powell, viéndose pronto ampliada en España, en muchas capitales e infinidad de pueblos, por sus postulados altruistas, escultistas y de carácter plenamente apolítico. En Alcoy. y con el sobrenombre de «Exploradores de España», se fundó en el año 1928 gracias a la abnegación y enorme entusiasmo de varios buenos alcoyanos, entre los que recuerdo al comerciante Manuel Such, al doctor Francisco Gómez, al investigador de prehistoria Fernando PonseM y otros. En principio el local social estaba en el mismo gimnasio municipal a espaldas de !a Escuela industrial y juzgados, en donde hoy está edificado el mercado de San Mateo. Posteriormente se trasladó a otro local, que antes había sido la llamada escuela de Faus, en el callejón que desemboca en la plaza Mayor y que últimamente fue convertido en bar, llamado «El Hogar del Camarada». Bajo el lema de «¡Siempre adelante!», y por escudo la flor de tis, reinaba entre todos la más entrañable camaradería y amistad, sin distinguir ninguna condición económica y social y aún hoy día, después de haber transcurrido ya más de medio siglo y nos cruzarnos con algunos de estos viejos amigos, recordamos con verdadero afecto y añoranza los dias que convivimos juntos. Por lo general, todos los domingos sallamos de buena mañana de excursión, perfectamente uniformados (pantalón corto, sombrero, bordón, cantimplora, mochila y pañuelo al cuello) para pasar el día en algunos de los bellos parajes de la comarca, corno Mariola, Aitana, La Serreta, Racó de San Buenaventura. Els Canalons, etc., regresando al anochecer y desfilando por las calles con nuestra banda de cornetas y tambores al frente. Otras excursiones, más prolongadas, si coincidía el domingo junto con otro día festivo, se hacían a lugares más apartados, recordando una excursión que se hizo a Denia, a pie por la Valí de Ebo. otra al pueblo de Villalonga y también otra a Alicante, coincidiendo cuando se iniciaban las primaras «Fogueros de San Juan». En la temporada de verano se hacia todos los anos una acampada en lo alto del «Pía deis Galers» de la Fuente Roja, por espacio de varios días y a la que acudían muchas patrullas de distintos puntos de España. En estos dias de convivencia cada cual solía desarrollar su ingenio, bien montando relojes de sol, haciendo nudos de cuerdas, practicando el Morse con espejos desde la cima del «Menejador», comunicándose también por semáforo con banderas o bien adornando los caminos y tiendas de campaña con piedras y flores silvestres. Pero cuando más ameno y agradabfe resultaba el día era después de cenar, al reunirse todos alrededor de! «fuego del campamento», o sea, se encendía una hoguera en el centro de la explanada y voluntariamente se salía, según las cualidades artísticas de cada uno, bien a cantar, a tocar el pífano, el organillo de boca o cualquier otro instrumento de música, a recitar poesías o contar chistes. Particularmente yo, que sentía predilección por ia poesía, aunque pésimo poeta, salía a recitar mis improvisados y mal hilvanados versos, que causaban hilaridad, por meterme con buen humor con algunos de mis compañeros, Al alborear el día se izaba la bandera espartóla y al declinar se arriaba, cantando todos juntos el Himno de los Exploradores, que ciertamente impresionaba, pues su letra no podia ser más conmovedora: Seréis para ser buenos, me/ores cada dia, con este (aro y guía, cumplir vuestro deber.

Foto: J. Paya

Y terminaba: Las gotas de agua si van unidas, formando ríos, llegan al mar. Y es que los postulados de esta gran institución no pueden ser más humanos y recuerdo que uno de sus artículos decía: El explorador debe hacer cada dia una buena acción, por modesta que sea. Desgraciadamente el estallido de la guerra civil terminó con aquel batallón de exploradores o boys-scouts, pero desde hace ya varios años ha vuelto a renacer con iguales o muy parecidas características a las de antaño, y quiera Dios que, dia a día, vaya tomando más auge y se incrementen en mayor número, si cabe, los componentes de los boys-scogts, que desinteresadamente hacen tanto bien a la sociedad, como vienen demostrando. JOSÉ PAYA PASCUAL

47


PASEN, SEÑORES... PASEN

SEMBLANZA DE APELLIDOS

Exploradores 1930 Pasen, señores, pasen, pasen de prisa, que hay numeritos nuevos de mucha risa. Pasen para que vean a Ruiz Serafina el célebre imitador de Baker, la Josefina, Los excéntricos tigres extranormales en sus incomprensibles saltos mortales. La musical pareja Pom y Manía que tocan con los codos la citarina. Pasen y verán ustedes a Gaspar Zaragüeza que deshace adoquines con la cabeza. Y al gran ilusionista Don Gatifeo, que hipnotiza tortugas, gatos y perros, Ben-llóca-fox el más grande de los artistas, el Imponderable en juegos malabaristas. Pasen y verán ustedes a Martinetes, que en vez de carne come billetes. Pasen y verán ustedes al formidable Samper, bailando tangos y valses con su mujer. Pasen y verán ustedes a O. Emilio, aviador que junto con su amigo Don Salvador, hacen la delicia del respetable, el uno traga navajas, y el otro un sable. Pasen, señores, pasen, que falta poco, que esta noche debuta el Gatiu loco, que canta, chilla y baila y saca y mete y toca la bandurria y el clarinete. Vean nuestros artistas, son los mejores. Adelante, adelante. Pasen, señores.

A los Exploradores de Alcoy. Año 1930 Hay en la tropa de Alcoy, muchísimos apellidos, notables y casi típicos que voy a deciros hoy, Dos ABAD-s que no son frailes, un FRANCÉS que es español, hay un SUCH, pero sin caldo y un BOTELLA sin licor. Un PÉREZ sin ser peral, no tiene pan un PAYA y un GALILEO famoso que su ley no la sabrá. Es un demonio un SAN-Z, no vale nada un VALOR y uno que no salva nada se apellida SALVADOR. ZARAGOZA no la ha visto al que le llaman asi y sin flores hay un RAMOS; todos estamos aquí. A BREVIA y mucho habla, A FLUIXA y mucho aprieta, hay un CANTO que no canta y un GOSA-LBEZ sin ser perra. Uno que no ha picado se apellida que PICO y un BEN-LLOCH, pero sin sitio y un loco... «eixe sóc yo».

«HIMNO DE LOS LEONES» Exploradores 1930 De la marcha militar norteamericana «Barras y Estrellas» Somos los bravos leones una patrulla ejemplar, ideal, queriéndose como hermanos, con gran afecto y amor sin igual. Cumplimos siempre el deber, cantando alegres todos: Siempre adelante, que el acto retroceder se considera muy indigno y humillante. Ni el mal ejemplo nos daña, ni el impulso a nadie nos alcanza y en lucha tan desigual por el amor, nos liga un ideal. Practicamos el escultismo, con saltos, morse, semáforo y pedestrismo, sin aburrirse jamás, y quien se aburre y quien se aburre, «es toca el ñas».

Exploradores... Una nutrida representación de jóvenes aparecen en esta fotograf ¡a de archivo, en la daza principal, delante del castilla testero sobre el cual se distingue un altar. Ha habido -o va haber- santa Misa y bendición, posiblemente, de las banderas. (Foto: Archivo).

48


LA IGLESIA DE SAN JORGE Y EL LEGADO DE DOROTEA GUERAU Según apuntes del Rvdo. D. Manuel Gadea Vicent (+1935) A finales del siglo xvn la fundación o legado de Dorotea Guerau (1) a favor de la iglesia de San Jorge significó el auge y esplendor del culto en la ermita del Patrono. Hasta este momento sólo existían algunos bienes y fundaciones menores (2), junto con los beneficios de San Roque y San Sebastián (3) y el llamado segundo de San Jorge (4). En la Visita Pastoral de 1697 (5) constaba que la concordia Guerauclero había sido recibida por el notario Vicente Verdú, el 14 de junio de 1694, y que el decreto de la curia eclesiástica dando firmeza a aquélla se extendió el 2 de julio de este mismo año, firmado en Valencia por el vicario general don Joseph García de Azor, y el notario apostólico Philippus Amorós. Estos mismos curiales eclesiásticos hablan firmado el día anterior un decreto de reservado «para la iglesia del Patrono de aquella Villa» (6). También estaba inscrita en esta visita el acta de entrega del capital, en censos y demás, con fecha del 25 de agosto de 1694. Literalmente sólo conocemos dos cláusulas de esta concordia: la 4.a, en la que se ordenaban rentas para fer y donar aquells ornaments que in eventum serán necesariis en dita Capel/a, y la 6.a: ítem fonch tractat que la dita Dorotea Guerau hala de donar y entregar al dit Reverent Clero para la dita Capel la un viril y un globo, pera que Nostre Señor estiga ab la deguda desencia y venerasió. También sabemos el contenido de otras; la 9.a y la 11.a trataban del modo de asignar al capellán-asistente, y la 10.a, como la 4. a , se refería a los ornamentos. Dorotea Guerau falleció el 4 de septiembre de 1694 y fue enterrada en la sepultura que poseía ante e) altar del Cristo en la iglesia de San Jorge. Este mismo día se hizo público su testamento, otorgado el día 2 de marzo ante el notario de la villa Vicente Verdú. Además existía un codicilio fechado el 26 de agosto de En esta Visita Pastoral que comentamos, siguiendo los apuntes de don Manuel Gadea, se encontraba una copia del testamento de dicha señora, y la institución de todo lo fundado (7).


La plazuela de San Jorge

Sabemos que parte del legado se hizo en fincas y tierras. Entre ellas había un olivar y una casa que pasaban a! vicario de San Jorge, al escola y en concepto de sustento de la fábrica del templo. Mosén Felipe Molla, albacea junto con el doctor Felipe Jordá, quedo encargado de la fábrica, cera y ornamentos de la iglesia, siendo, pues, el primer capellán de San Jorge. En la misma Visita Pastoral de 1697 se notificaba que el año anterior se había cumplido todo lo instituido. Sin embargo, los administradores del legado aprovecharon la ocasión para comunicar al visitador, don Isidoro Aparicio Gilart, que se debían de celebrar en San Jorge muchos actos píos que se celebraban en la parroquia, en contra de lo fundado. El visitador también estuvo en la iglesia de San Jorge, donde habla reservado capillas, aras y sepulturas. Con tal motivo se confeccionó el primer inventarío de la ermita: habían altares dedicados a la Purísima, a San Gregorio y al Santo Cristo; imágenes de la Purísima, de San José, de San Jorge y de San Gregorio; andas de San Jorge; dos campanas y un órgano portátil. A partir de esta Visita, en todas las demás se revisaban las cuentas de la fundación y el funcionamiento de todo lo establecido, hasta 1818 inclusive. Como en la inmediata de 1863 y sucesivas ya no se nombra la concordia «Guerau», es lógico suponer que sus bienes quedaron extinguidos a causa de las leyes de desamortización (8). JOSÉ MARÍA SORIANO BELLVER

NOTAS (1) Era hija de Vicente Guerau y Ana Berenguer, y habla contraído matrimonio con Roque Manta, viudo de Vicenta Campany (2) En ia Visita Pastoral de 1574 constaba que la iglesia de San Jorge tenia un cáliz de plata y ropa, -que la tienen dada por Inventario los magníficos jurados-. Ct. Vicente Ferrán Salvador, «Alcoy y San Jorge Mártir». Alcoy, 1924, pígs. 17-18. (3) Fue fundado este beneficio por don Blas Paya, en 1632, y reformado el 17 de abril de 1734 La cláusula tercera de este beneficio obligaba al poseedor a celebrar misa, por sí o por otro, todos los domingos en la iglesia de San Jorge No es seguro que se cumpliera este requisito, pues en las visitas pastorales se señalaba el cumplimiento de las misas, pero no se decía nada del lugar de la celebración. El primer poseedor de este beneficio fue el sacerdote don Tomás Paya, hijo del fundador, a quien sucedió en 1638 el presbítero don Vicente Gisbert. (4) En ia Visita Pastoral de 1646 se insertaba la institución del beneficio de San Jorge número dos, fundado por Jerónimo Me rita y su hijo José, La fundación ae realizó en auto recibido por el notario publico de Valencia, don Salvador Francisco Sena, el 28 de mano de 1637. Este beneficio, fundado en la ermita del Mártir, poseía ciertas rentas, con la obligación de celebrar por cada libra de aquéllas una misa en la referida capilla, con lo que al parecer resultaban quince misas anuales. Independientemente de las rentas del beneficio, los fundadores dotaron al clero parroquial con 500 libras en propiedad y 24 en una pensión, en concepto de admisión a percances y distribución del beneficio. Fue primer beneficiado Gaspar Perplnyá, al que sucedió en 1663 don Juan Menta. El 27 de julio de 1703 se hizo cargo del beneficio Honorato Mayor, hasta 1742, afto en que lo poseyó don Felipe Jordá. Su sucesor en el beneficio, don Antonio Almunla, fue propietario del mismo desde 1764 hasta su muerte, acaecida el 12 de febrero de 1815. Como Fas rentas del beneficio se obtenían de los censos, éstos sufrieron alteraciones con el tiempo, hasta que desaparecieron con la desamortización de 1835. {5} Practicada por el Hustrlsimo don Isidoro Aparicio Guarí, obispo de Oroya, delegado del arzobispo fray Juan Tomás de Rocaberti. Era rector de la parroquia el doctor don Fanclsco Javier Satorres. Esta Visita estaba inscrita en el Libro de Visitas, tomo X. (6) Ambos decretos están registrados en el libro Decretárum Curiae ecclesíasticae Vaíentlnae del ano 1694, folios 58 y 62, pág. 2. respectivamente, (7] He aquí una concisa relación de los actos Instituidos en la Iglesia de San Jorge, de acuerdo con esta fundación: 1." Una ñora, el tercer domingo de cada mes. con exposición, sermón y asistencia de todo el clero. 2," Institución del reservado de S O M., y función conmemorativa anual, con sermón y música 3.° Dobla en honor del Santísimo Sacramento, el primer domingo después de la octava det Corpus. 4.° Función en honor al Mino Jesús el día de Navidad. 5.° Oficios de Semana Santa. 6." Dobla con exposición del Señor el día de Pascua de Resurrección 1." Función durante la octava de Pentecostés. 8." Misa cantada de réquiem en cualro viernes del mes de marzo. 9.° Vísperas de difuntos, el día de Todos los Santos. Tres misas cantadas el día de la conmemoración de los difuntos 10.» Misa rezada con exposición el día de la Ascensión del Señor. 11." Cera para el monumento y funciones en la iglesia. 12.° Privilegio perpetuo del alfar del Santísimo Cristo, erigido por la fundadora y aceite para una lampare en el 13." mismo. Pensiones para el vicario, sacristán y acólitos 14. Renta para la fabrica de ia iglesia. 15. Invertir por una sc!a vez lo que a juicio de los administradores fuese necesario en la Iglesia, tal como 16. expresaba la fundadora en su codiclllo. Se riiio uso de esta facultad, gastándose en ornamentos 605 libras, 8 sueldos y 5 dineros. (8) Con anterioridad la renta nabía sufrido algunas alteraciones. As!, en la Visita de 1732 se decía que los ejercicios de hora de la fundación «Guerau* se suspendieron desde 1707 por «no pagar la villa de Penágulla el censo de 500 libras aplicado para dicho ejercicio». También sabemos que un robe que hubo en la iglesia de San Jorge afectó la rema de Dorotea Guerau, tal como se comunicó en el cabildo eclesiástico del 2 de enero de 1750.

50


José Cuenca Mora, uno de los más antiguos colaboradores —desde 1942 registramos su firma en la revista festera— y, además, de los más asiduos, de los que nunca fallan, ha sido galardonado este año último de 1980 en sendos certámenes literarios y poéticos de Almoradí y San Juan de Alicante. Sea nuestro homenaje reproducir en esta página y en este apartado dedicado al patrón San Jorge, al que tantas veces ha dedicado versos el poeta, al reproducir, decimos, tres poemas aparecidos en 1976, debidos a su firma y expresamente compuestos para la celebración del Vil Centenario.

ALBORADA DE SAN JORGE Vil Centenario de su aparición COPLAS Celestial e invicto San Jorge. Patrono insigne, protector de Alcoy. En el alba te canta este pueblo que con siete siglos levanta su voz. Jinete fugaz que al dejar la victoria entre rosas con testera gracia ilumina el altar. En las calles y plazas resuena el ritmo alegre de fraterna lid. Capitanes con huestes bizarras galopando rinden honores a ti. Por siempre será aclamado San Jorge con gloria que levanta el alma de nuestra ciudad. Con la luz de la aurora rezamos llevando en el pecho la bermeja cruz. Y en el cielo una nube en espera, anhelante pide que llegues ya tú. San Jorge está para siempre jinete en la nube, prodigando lazos de amor y de paz. Con guirnaldas de te y alegría Alcoy engalana su cordial latir. Los turbantes y lanzas y espadas son kasidas, rezos y ofrendas a ti. Cristianos, venid a cantar a San Jorge los himnos que con siete siglos coronan su Abril. En Alcoy eres tú la victoria. El sueño que atienta el sublime bien. La razón de concordia y abrazo. El crisol que funde la fiesta en la fe. Recíama tu amor El resumen de siglos pasados con la digna fama que Alcoy alcanzó.

San Jorge, en los versos de José Cuenca Mora, con motivo del VII Centenario

SAN JORGE (Recuerdo y promesa) Proyección de saetas y de vuelo en el preciso Instante decisivo. Corcel brioso y jinete activo para el castrense y celestial anhelo. Los hijos de la cruz, en el desvelo, ante el peligro del solar nativo. Sube de grado el orden emotivo hasta llegar a la piedad del cielo. Esa victoria que, por Dios, nos diste, Alcoy grabó, desde que tú viniste, en su conciencia agradecida y pura. ¡Cómo será, San Jorge, tu llamada, que desde siete siglos escuchada constante Irá hacia la edad futura!

A SAN JORGE MÁRTIR, BLASÓN DE FE ALCOYANA (En su retorno triunfal desde las distintas parroquias a la Arcíprestal rfe Sania María.) El vértice del tiempo ha señalado con voz de siete siglos tu venida. Y la ilusión de Alcoy sigue encendida por la llama festera que le has dado. El calor popular ha demostrado, con muestra de fervor y bienvenida, en las parroquias nuestras, una vida que tu breve morar ha conquistado. Cuando al templo arciprestal retornas, con protectora emoción adornas tu prodigiosa y célica figura.

Foto: Crespo Colomer

Tú, San Jorge, blasón de fe alcoyana, con paz, amor y candad cristiana das al vivir su elevación más pura.

51


PRESENCIA DE ARTURO MELIDA EN ALCOY SU SAN JORGE DE LA PARROQUIA DE SANTA MARÍA Por distintos caminos centremos la presencia del arquitecto, dibújame, pintor e ¡lustrador gráfico Arturo Mélrda y Alínari (1849-1902) en AI coy. rigjra que no cebe de confundirse con la de sus hermanos, el arqueólogo jasé Ramón y el notable pintor, muerto en París prematuramente, Enrique, Durante lodo el siglo XIX la Iglesia parroquial de Santa María atrae de continuo 3 los artistas. Desde que en 1812, en presencia de las tropas francesas de ocupación, se inaugura e> magnifico templete, la Iglesia es susceptible de continuas mejoras, aditamentos y rectificaciones, tanto en la parte externa como en el Interior, más todavía en las fachadas exteriores que continúan mudando su faz —sobre todo la recayente a la plaza de San Agustín— Incluso en las primeras decadas de la actual centuria, hasta caer bajo la piqueta demoledora, de una forma bárbara —por lo frió y preconcebido que fue el plan—, en 1936.

"San Jorge", de Arturo Méllda. Foto: Adrián Espí

Bocetos para la decoración da Santa María, obra de Méllda Foto: C. Tormo Dura Bocetos para la Iglesia de Santa María debidos a MéMóa Foto: C. Tormo Dura

Aicoy tiene en el siglo XIX importantes Iglesias. La gremial de San Miguel —pequeña joya neoclásica—; la del Patrono San Jorga, con una fachada renacíante muy simple: la de la Virgen de los Desamparados, singular ejemplo también del neoclásico tardío, que se remoza en este siglo; la de San Francisco, que se convierte en parroquia bajo la advocación del santo de ASÍS y de San Mauro, Patrono también de la ciudad; la cenobial del Santo Sepulcro, cuya primera piedra fue puesta por el arzobispo de Valencia Juan de Ribera.... Iglesias, todas ellas, en las que se encierran obras de arte alcoyano, y manifestaciones plásticas que debemos a la Intervención de artistas foráneos (1). Da Alcoy —de todos es sabido— rían salido artistas Importantes: N arar relé. Qisbert, plácido Francés, Eduardo Soler, Casanova. Sata..., pero, corno muy a cosa hecha hemos dejado escrito, de Alcoy «han salido». Su obra mayorl tari amenté ha quedado fuera en razón, precisamente, de que ellos se domiciliaron allende las fronteras alcoyanas. Tienen que aparecer Francisco Laporta Valor (1850-1914) y Fernando Cabrera Cantó (1866-1937). con todos sus respectivos discípulos, los pintores que hemos llamado de «entre siglos», para que en Alcoy «quede» la pintura, las distintas decoraciones en iglesias y casonas particulares. De los grandea maestros del arte local volcados de una manera visible y constante por el tema nagiográflco, por la pintura religiosa en general, como son Eduardo Soler y Llopis (1840-1928) y el citado Laporta, solamente este Oltirno permanece afincado en la tierra que le viera nacer, de ahí que buena parte de su producción quede en la ciudad y sea conocida, apreciada y popular. Es asi, pues, corno explicamos —al menos en parte— la presencia de pintares foráneos en Alcoy en épocas anteriores a la de Laporta y Cabrera, a pesar de que coexistiendo con ellos otros artistas forasteros llagaron a Aleoy y en Alcoy realizaron Importantes obras. Asi se documentan los lienzos pegados a ambos lados del altar mayor en el diminuto y bien proporcionado crucero de la iglesia de los Desamparados, obra del valenciano Vicente Castelló y Amat (177B-1B60), discípulos de Vicente López y académico de mérito de la Real de Bellas Artes de San Carlos, en cuya decoración hallamos temas geor ginos, cual es la aparición de San Jorge sobre los almenados muros de la villa, con la presencia de mosén Ramón Torregrosa y del pueblo en armas, presto a luchar por su independencia y la libertad y porvenir de sus hijos. Se trata de una obra simbolista de gran atractivo para los alcoyanos —que a penas la conocen, pof lo difícil de su visualizad ón—, por su significación y contenido histórico y espiritual (23, Del pintor referido se ocupan Ossorio y Bernard (3), Aldana (4), y ya dentro de Alcoy los cronistas Vllaplana Gisbert (5) y Vi cede Sanfelipe en la popular «Gula» de 192S, si bien no amplían demasiado y no nos proporcionan o facilitan la descripción de las obras. De Joaquín Ollel y sus grandes lienzos de la parroquia de Santa María no queremos ocuparnos aquí. Existe una impórtame tesis sobre tan Interesante pintor more 11 ano que dejó en Alcoy los «frescos de la bóveda y el testero- y otras producciones de excelente factura de este templo. Otro valenciano, el arquitecto y académico de San Carlos Joaquín Arnau y Miramon (1849-1906), trabajó en el primer templo parroquial de Alcoy, realizando restauraciones y reestructuraciones dentro de esa linea neoolasiclsta que la iglesia presentaba Al parecer, es el propio Arnau quien estando ocupado en estas tareas fue a proponer a Arturo Méllda su intervención —como pintor— en la iglesia, intervención que no debió de ser pequeHa, pues se trataba de decorar paredes y bóvedas, asi como las pechinas que estaban prácticamente desdibujadas y perdidas. La no existencia del archivo parroquial nos priva, de momento, cíe poder conocer los extremos de este encargo, de como y de qué forma la Junta de Fábrica o Junta de Construcción 0 Reconstrucción del citado templo llagó a aceptar la sugerencia del arquitecto, de cómo no se fijó la atención en Laporta, pintor que, como veremos, ya habla Intervenido pintando la cúpula, siendo después de la muerte de Mélida el continuador de la obra Iniciada por Éste (6). En un articulo da Navascués Palacio se registra Igualmente la obra de Metida en Alcoy: «Finalmente cabe añadir las pinturas de los 1 u netos de la iglesia de Santa María de Alcoy (1901), cuyos bocetos han llegado hasta nosotros. Se trata —indica— de una serie de composiciones muy correctas que tienen como motivo central diferentes santos. El dibujo de dichos bocetos revela la soltura y seguridad de Mélida en este tipo de composiciones, cuya técnica y modo de expresión dista mucho del mero dibujo arquitectónico, lo que hace de él una excepción entre los arquitectos de su tiempo.» (7) Por lo que hemos podido colegir, Arturo Mélida viene a Alcoy en 1899 y pronto, sin pérdida de tiempo, se pone a laborar «Siete hermo-

52


sos frescos sobre asuntos religiosos de nuestro pueblo y sobie los misterios y símbolos de la Virgen Marta titular de ia iglesia.- Nos da la impresión, por la cantidad de obra programada, que Mélida quiso hacer en Alcoy poco menos que su (Capilla Sixtina- particular: *En uno de loa muros laterales —indica Vicedo Sanfelipe— pintó a San Jorge Mártir, en el acto de ser presentado al emperador Diocleciano para recibir ia sentencia del martirio, y en el otro el mismo santo apareciéndose sobre 103 muros de Alcoy para dar a sus habitantes la victoria contra los moros»; decoración, la primera, que no acabó de agradar al público cuando ésta fue descubierta (8). «Los cuadros de las dos enjutas que quedaron junta al ventanal representan a Judit venciendo a Hoíofernes y a Ester ante el rey Asueno pidiendo gracia para el pueblo judio. Las imágenes de los lunetos son las de Santo Tomás de Víllanueva, Arzobispo de Valencia, y San Vicente Ferrar, patrón del Herno...n: todo ello en la parte de! crucero recayente al Evangelio. Sobre 1900 pinto tres frescos más. uno del Niño Jesús del Milagro y otro de San Jorge, ambos para dos lunetos, y en el centro el «cuadro histórico que representa al Niño Jesús hablando en el templo con los doctores de la ley, cuya pintura resalta sobre manera la perspectiva del conjunto, y sobre todo el admirable escorzo de la figura» O). Por lo que se puede apreciar, y siguiendo las descripciones del cronista Vlcedo, en 1900 se comenzó la restauración de parta del crucero perteneciente al lado de la Epístola —la otra mitad—, lo que quedaba terminado a comienzos de 1902. Y al I (, en los nuevos laterales, Mélida siguió plasmando escenas de la Misiona religiosa alcoyana, como el hallazgo del Santísimo Sacramento y la aparición de la Virgen de los Lirios del Carrascal, y en los dos lunetos correspondientes las figuras del Beato Juan de Ribera, arzobispo de Valencia, y San Luis Bertrán, «entre las enjutas las imágenes de Débora y Jael... y en el cuadro del centro de la bóveda las Bodas de Cana. Esta última pintura es, sin duda, la más notable entre todas las que hizo e! señor Melida en nuestro templo parroquial», según viene a calificar e! propio cronista aicoyano dando su particular —y quizá generalizada— Opinión. E! planteamiento, pues, estaba claro: escenas del sentir espiritual aicoyano tales como la referida a San Jorge —por cuye Iconografía muestra Mélida una particular preferencia—, Niño Jesús del Milagro, Virgen de los Lirios.,.; santos valencianos como Vicente Ferrer, Tomás de Vlllanueva, Luis Bertrán, Juan de Ribera; temas bíblicos como ios de Judit y Holofernes, Ester y el rey Asuero, Débora y Jael; temas maríanos corno los misterios y símbolos de la Virgen; y, temas en los que aparece Cristo tales como Jesús en el templo y las Bodas de Cana. Arturo Mélida, en consecuencia, se habla volcado en la decoración pictórica del templo parroquial de Aicoy, templo en el que un siglo antes, en torno a 1767, un pintor aicoyano, academice que fuera de San Carlos de Valencia' Joaquín Pérez, habla pintado al aleo en Jas pechinas de la cúpula los cuatro evangelistas, y en otros sectores del recinto sacro Imágenes ligadas a la historia local —como hiciera Mélida—: el ya citado Niño Jesús del Milagro, San Mauro, San Sebastián y otro San Jorge (101, decoración toda ella que sufrirla desperfectos extraordinarios hasta llagar a 1387 en que la Junta Parroquial decide restaurar el templo, arrancar estucos y lienzos en mal estado y, aprovechando el andamiaje, Iniciar la reprlstinaciOn. En agosto de ese mismo ano Francisco Laporta da comienzo a su magna 'Apoteosis de la Santísima Virgen- para ia gran cúpula, trabajo éste que le ocupa hasta 1890. Precisamente esta Intervención artística de Laporta en Santa María es el antecedente que más y mejor justificarla el que fuera él quien continuara las decoraciones murales y no Arturo Mélida, que fue propuesto, Insistimos, por el arquitecto Arnau y aceptado de buen grado por las jerarquías eclesiásticas y la Junta de Fábrica que entendía de estos menesteres. A la muerte, sin embargo, del arquitecto, pintor e Ilustrador madrileño, que se produjo casi repentinamente «a consecuencia de ia grave afección cardiaca que padecía hacia ya algún tiempo» (11) dejando Inconcluso su vasto proyecto, acuerda la citada Junta del templo ^encargar la continuación de ios frescos, con las mismas condiciones que el antecesor, al artistas aicoyano don Francisco Laporta Valor, quien inauguró sus tareas inmediatamente, pintando en las enjutas del muro testero del presbiterio las Imágenes de AbigalI pidiendo ante el rey David piedad para su esposo Nabal, y de Ruth recogiendo espigas en el campo de Bao:. En estos primeros frescos del señor Laporta se vio ya, como era de esperar, que no sito podía este artista sustituir airosamente al señor Mélida, sino dejar trabajos, según luego se vio, que agradaran al público tanto como los de aquel maestro. (1!). En la Iglesia parroquial de Santa María, pues, y a tenor de todo lo expuesto hasta aquí, hubo distintas muestras iconográficas de San Jorge, patrón de Alcoy desde 1276: la pintura realizada al oleo en la cúpula por Joaquín Pérez, lienzo pegado o adherido al muro, labor esta de la que nada nos refiere Orellana ¡13); en la parte del crucero recayente al Evangelio -San Jorge Mártir, en el acto de ser presentado al emperador Diocleciano para recibir ia sentencia del martirio*, fragmento que no agradó demasiado al público, y "San Jorge apareciéndose sobre los muros de Alcoy para dar a sus habitantes la victoria contra los moros», asi como un *San Jorge» a secas, sin mayores explicaciones, en un luneto. También estuvo en Santa María algunos anos el grupo escultórico que Miguel Girones se hiciera labrar en 1810 •... con el ademán, y representando aquel mismo acto de su aparición en los muros de esta villa sobre un caballo blanco según nos dice su historia...- ¡14). imagen realizada por el escultor José Pérez Broquer. nacido en Aicoy en 1789 y domiciliado en Valencia, obra que como hemos Indicado en otras ocasiones se destruyo en 1936, a!

comenzar la guerra civil ii 5: El dibujo que poseemos, tinta con algunas manchas de color, firmado en el ángulo inferior izquierdo con el anagrama tan historiado con que acostumbro a signar su obra Mélida, sus dos Iniciales «A» y • M» superpuestas, lleva la fecha 99, es decir 1899. En la otra parte del dibujo, y bajo de una afectuosa dedicatoria, aparece la firma y rúbrica, la misma grafía que vemos en el primer proyecto para el monumento a Colón, en Madrid, por citar un ejemplo. Se trata de un San Jorge a caballo en actitud un tanto violenta, caldo hacia atrás en función de que el bruto levanta sus manos. El jinete va vestido a la romana y empufta en su diestra mano la clásica «saeta» —no lanza ni espada— con que siempre le vemos en la iconografía que pudiéramos llamar -alcoyana». E! dibujo —que creemos es un primer modelo para ia que pudiera ser «Aparición del santo»— presenta cuadriculas, boceto, por tanto, de estudio, que ha de servirle al pintor para llevarlo ai lienzo grande. Un recuerdo iconográfico de excepcional interés, por cuanto toda la decoración de Santa María, con la propia fábrica de! edificio, se perdió en 1936, sin que existan, que sepamos, fotografías y detalles de cuantas pinturas cubrían el Interior, a excepción de proyectos tanto de Mélida como de Laporta Valer. A, ESPt VALDÉS

NOTAS; (1) ESPÍ VALDÉS, Adrián: .Pintores foráneos en nuestras iglesias. Fresquistas y decoradores-, Alcoy, Ciudad, 13 de septiembre de 1969. (2) ESPÍ VALDÉS, Adrián: -Iconografía alcoyana de nuestro señor San Jorge, hasta el siglo XIX», Alcoy. Revista tí» Moros y Cris rían os. 1974, págs. 65-68. (3) OSSORIO Y BERNARD, M.: .Galería biográfica de artistas españoles del siglo XIX-, Madrid, Imp. de Moreno y Rojas. 1B83-1884. págs 147-148. (4) ALDANA FERNÁNDEZ, Salvador: «Gula abreviada de artistas valencianos». Valencia, Publicaciones del Ayuntamiento. 1970. págs, 94-95. (5] VILAPLANA GI5BERT, José: «Historia religiosa de Aicoy». Alcoy. Imp. de Paya, edición 1903. (6] ESPl VALDÉS, Adrián: «Vida y pintura de Francisco Laporta-, Alcoy, Instituto Aicoyano de Cultura Andrés Sempere, 1971. (T¡ NAVASCUÉS PALACIO, Pedro: .Arturo Mélida I Allnarl (1B491902)-, Madrid, Goya, núm. 106, enero-febrero 1972, pags. 234-241. (8) BLAY, Enrique; -Carta abierta., Alcoy, Heraldo rfe A/coy, 1 de mayo de 1901. (9) VICEDO SANFEUPE, Remigio: «Gula de Alcoy», Alcoy, Imp. El Serpls, 1925, págs. 107-108. (10) ESPÍ VALDÉS, Adrián: .El académico aicoyano Joaquín Pérez., Valencia, Levante. 19 de lebrero de 1998 (11) VICEDO, op. clt., pág. 10B. (12) VICEDO, op. cit., pág. 110. (13) ORELLANA, Marcos Antonio de: .Biografía pictórica valentina o vida de tos pintores, arquitectos, escultores y grabadores valenclanos., edición preparada por Xavier de SALAS, Ayuntamiento de Valencia, 1967, pags. 496-497. (14) Aren. Municipal de Alcoy, expediente 190, .Ferias, fiestas y espectáculos públicos, Instancias 1772-1870-. (15) «San Jorge de la lamilla Girones», Alcoy, Los Domingos de Abril, 24 de abril de 1086.

El arquitecto y pintor Arturo Mélida Foto: A. Espí


ARTISTAS, LA FIESTA Y SAN JORGE RAFAEL GUARIMOS BLANES

Exposición sobre iconografía sanjorgista Alcoy. «San Jorge, Galería»

10 al 29 abril de 1980

La colección Icónica de San Jorge es soberbia. El jinete, el caballo y !a bandera blanca con la cruz sangrante forman una trilogía perfecta. Guarinos saca partido —como los clásicos en este tema universal— de la capa del guerrero o de su armadura plateada, de su yelmo de oro, de su semblante joven como de atleta griego, de las crines de su caballo albísimo, de su cabalgada alada, como si se tratara de un Pegaso legendario. Es su San Jorge —sus San Jorges, puesto que son varios— prototipo de contención bélica y virulenta, y exteriorización de una idea espiritual que encuentra su forma con el color y por el color. Y rio digamos que se traía de un San Jorge postconciliar. En el fondo —y también en la forma, pese a dragones alados o moros bajo tos cascos del noble bruto— no hay más que uno, un solo San Jorge para la Iconografía universa!, aunque en el santoral cristiano aparezcan hasta cinco o seis. Es este San Jorge militar romano, jinete de alburas, cristianización de mitos pue vienen de lejos y que encuentran en occidente la s¡mbología adecuada para personificar la vida, la verdad, la virtud. Sus rojos, sus azules, sus verdes, y sus dorados, diluidos maestramente con el agua, adquieren transparencias, texturas exquisitas. Guarinos ha sabido penetrar en el alma del personaje y mostrarnos con luminosidad divina al Patrón de Alcoy. E. R. de T.

54


EVOCACIONES TESTERAS

Foto: Paco Gfau

ENRIQUE GABANES "POLAINA" Camilo Bito Linares EL "VIZCAYA 21" A. E. V. VIEJOS Y NUEVOS GUERREROS Antonio Revert Cortés DESCRIPCIÓN DE LAS GRANDES FIESTAS DE ALCOY A SU PATRONO SAN JORGE Francesc Jordi Pérez i Dura EL CASTILLO DE LA FIESTA Jorge Peidro Pastor LOS MAS ANTIGUOS COLABORADORES DE NUESTRA REVISTA 55


ENRIQUE GABANES GARCÍA «POLAINA» Era como dijo el poeta que era el «Piyayo»: bajito y chicuelo, renegro, con cara de gallo pendenciero (aunque incapaz de hacer mal a nadie a conciencia), que maldecía cantando fandangos con voz gangosa... No, eso no. El no maldecía cantando fandangos. Era demasiado bueno para eso. El sólo tocaba la guitarra y, con algo de suerte, hubiera podido ser un Paco de Lucia o un Andrés Segovia. En pequeñito, eso sí. Pero resulta que no fue ni el uno ni el otro. Y, sin embargo, tocaba tan bien —dicen— que cuando él arpegiaba, y sin que esto sea irreverencia, hasta los ángeles cuentan que se calzaban castañuelas para acompañarle. Ahora estará allí, entre ellos, tocando y tocando la guitarra, su guitarra, para que los querubines batan palmas y canten y jueguen al corro al son de sus cristalinas notas. Bueno, ya se habrán dado cuenta los amables lectores que me estoy refiriendo —y si no se lo digo ahora— a Enrique Gabanes Garcfa «Polaina», fallecido el día 1 de febrero del pasado año 19SO, y que, por muchísimos años, perteneció y salió a fiestas en la fila Contrabandistas, aquellos que, según dice una décima que describe a la fila, llevan

Foto: Archivo

«Patillas i roja faixa, ben arrogant i plantat, manta i xa/eco brodat, calanyés i una nava/xa. La fila mai está en baixa, agrada a les alcotanes, i en l'Entrá i en les Dianes fent el rodar trauen suc, i disparen el írabuc a les torces musulmanes.» Con el fin de redactar este modesto trabajo a su memoria he estado en la casa de la calle de San Juan, donde vivía «Polaina», y he subido al piso para que su esposa, doña María Miró Jordá, me hablara de él. Todo en el pequeño comedor recuerda a Enrique Gabanes García, a! que llamaremos sólo «Polaina» desde ahora. Por todos lados hay fotografías suyas, siempre con el traje de festero, y en un rincón, olvidada como !a flor de que escribía Rubén Darlo, pero no olvidada, permanece varada la silla de ruedas donde «Polaina» pasó imposibilitado los últimos d(as de su vida. Le pregunto a doña María y, aunque de vez en cuando los recuerdos y la emoción hacen que se quiebre su voz como el frágil cristal, ella me va dando «pelos y señales» de la vida de su marido. Nació «Polaina» el 12 de octubre, fiesta de la Raza, de 1902, en la calle de San Nicolás, precisamente donde hoy se levanta la casa de los Peralta, y que entonces era una modesta edificación donde estaba ubicada la Sociedad de Cazadores. Su madre se llamaba Concha y su padre Enrique, y el apodo de «Polaina» me dice que le viene de familia.porque su progenitor, que era cazador por cierto, para salir al campo a cazar llevaba puestas unas resistentes polainas de cuero como fas que solían llevar los militares. «Polaina», por cierto, heredó de su padre la afición a la caza, que le había de acompañar durante toda su juventud y bastantes años de su mayoría de edad.

Foto: Antonio Mira

56

Entre los años 20 y 21 conoció «Polaina» a la que tenía que ser su esposa, como hemos dicho, María Miró Jordá, una moza garrida y desenvuelta que vivía con sus padres —éste, carretero a la sazón de la casa Eduardo Pía— en una vieja y maltrecha fábrica a orillas del río Barchell, en el lugar conocido por «El Maiecó deis Coixets»como llamaban a la presa donde el río se remansaba delante mismo de la casa. La fila Maseros, a la que «Polaina» salía entonces, fue de piñata a aquel paraje y «Polaina» conoció allí a María en una de las salidas al campo que la fila organizaba. ¿Hubo eso que se ha dado en llamar flechazo? No se sabe. Lo único que se sabe es que a partir de entonces menudearon las visitas de «Polaina» al «Maiecó deis Coixets»...y no para tomar el baño precisamente, sino para «paliquear» con María. Pasadas las fiestas hubo petición formal de relaciones. María dijo que sí... pero a condición de que tenía que vender el traje de festero y dejar la fiesta. «Polaina» también dijo que sí, que vendería el traje. Pero no prometió no salir más a la fiesta. Por eso, cuando la boda se celebró en San Francisco, en el año 26, aquél de la gran nevada, «Polaina» volvió a vestirse de festero, esta vez de Contrabandista, fila que no dejaría ya hasta el día de su óbito. La propia doña Marta, su esposa, liego a ser su más entusiasta admiradora, sobre todo cuando en la primera Diana «Polaina» cogía la navaja y trazaba con ella arabescos en el aire primaveral de abri) a! arrancar aquélla. El ha sostenido bastantes peloteras dialécticas en la fila por mor de su sentido estético del diseño del traje de Contrabandista. Según decía, y mantenía con e¡ ejemplo, el exceso de borda-


dos en la chaquetilla festera hacia del traje algo como para llevar a un circo. En la intimidad de! hogar era un buen padre y un marido bueno y servicial, sobre todo con su esposa, de años imposibilitada de salir de casa. El no mostró nunca inconveniente en ir a la panadería por el pan ni desplazarse ai mercado para hacer la compra. Pero cuando estaba fuera de casa, en la fila, daba rienda suelta a su carácter divertido y bromista y, cuando volvía a casa, despue's de una piñata por ejemplo, le contaba a su esposa las trastadas que les había hecho a sus compañeros y se reía como un chiquillo travieso que celebra sus propias jugarretas. Vean, por ejemplo, una de tantas suyas: Terminada la guerra civil española «Polaina» era tejedor en la desaparecida fábrica de Vicente Cantó Dauder y, como es sabido, entonces había exceso de trabajo y los obreros, llevados por la necesidad más que nada, trabajaban horas extraordinarias. El nunca quiso hacer, por lo que fue requerido por el empresario, contestando él que no quería hacer horas extras porque con ocho tenía bastante, y que si el patrono quería que hiciera tenfa que pagárselas en harina. El señor Cantó (padre) le dijo que eso no era cuestión suya, que tenía que decirlo al ministro de trabajo, siendo rápida y concluyente su contestación: Pues que fassa et ministre les hores. Y allí acabó todo. «Polaina» ya no fue requerido más para que trabajara horas extraordinarias. Sin embargo, lo que nunca quiso hacer en la fábrica lo hacia con alguna frecuencia para la fila. Me explicaré: En cierta ocasión fui a entrevistarle para el periódico «Ciudad» porque supe que estaba tejiendo a mano mantas de Contrabandistas para reponer las de algunos festeros que estaban estropeadas. Asi era, en efecto. En un ángulo del local social de la fila en la calle, hoy, de la Casa Blanca, encima de «La Setabense», allí estaba «Polaina» dándole a la «bacoreta» desde que clareaba el día hasta que era hora de irse a la fila o a casa. Lo hacia con parsimonia, con fruición de artesano, diría yo. Son muchos tos contrabandistas que conservan un grato recuerdo de «polaina», las mantas que el tejió con todo primor y esmer.o. Que les duren muchos años, que están hechas con cariño y amor aleoyanos y festeros. Su viuda, doña María, posa su mirada en la silla de ruedas vacia y me va desgranando el rosario de la vida y venturas de «Polaina». Todo su afán consistía en querer dejar asegurado el porvenir de sus hijos, digo mal, de su hijo, llamado Enrique también, ya que una hija que les nació después del varón murió antes de cumplir los trece meses. Con estas miras montó una trapería; pero él, que tenia tan buenas manos para tocar la guitarra, para tejer y para cocinar, afición de la que luego hablaré brevemente, como negociante era una nulidad. La trapería se fue al traste y sus proyectos futuros estuvieron a punto de zozobrar. Luego se dedicó a la compra-venta de telares mecánicos. Eran lo años en que la industria textil estaba en auge y «Polaina» se decidió a comprar telares viejos en Mataró, Sabadell, Tarrasa, etc., porque allí los empresarios renovaban las máquinasherramientas, traerlos a Alcoy y venderlos aquf para la expansión de nuestra industria. También, a la larga, este negocio se fue a pique. En este campo, como en el de la guitarra, tampoco tuvo suerte «Polaina». He hablado antes de las aficiones culinarias de nuestro personaje. Aquí si que no era manco «Polaina». El encargado de cocinar la «olleta» del día de los músicos para la fila era él. Puedo decirles que la hacía de mano maestra, porque tuve ocasión de comer un año. Estaba buenísima, se lo aseguro. De igual forma, cuando la fila iba de «fuera» —ya se sabe, de piñata— el «chef» de cocina era «Polaina» que se hacía unos guisos que la gente se chupaba los dedos al comerlos. Pero el fuerte suyo era la guitarra. Donde iba él la llevaba siempre consigo, si de cosas ajenas al trabajo se trataba. Era una especie de simbiosis entre uno y la otra, de donde el más beneficiado resultaba ser ei oyente, el que escuchaba, que uno no se explicaba cómo era posible que una caja de resonancias pudiera, en determinados momentos, reír y llorar, cantar y bailar como «Polaina» hacia reír y llorar y cantar y bailar a la suya. Pero no fue ésta la mayor virtud de Enrique Gabanes García «Polaina». Su mayor virtud, sin duda, fue la de ser un alcoyano y testero de pura cepa, ya vistiese el traje de Masero, en su juventud, como el de Contrabandista después, con el que murió el 1 de febrero de 1980, cuando el invierno ya iba quedando atrás y en los almendros apuntaba ya la primavera Mente y festera en las corolas de sus florecidas blancas. CAMILO B1TO LINARES

57


EL «VIZCAYA 21», LEJOS DE ALCOY

Foto: Archivo

58


GRATITUD PARA EL «VIZCAYA 21» Muchas son las cuestiones que podrían ser abordadas a la hora de rendir tributo de admiración y gratitud a esa unidad del ejército español, a ese regimiento que ha convivido con los alcoyanos cien años más que cumplidos, y que es el «Vizcaya 21», tan entrañado en el alma del propio pueblo, tan integrado en sus esencias, creencias y formas de vivir y expresarse. A uno, y por sus condicionantes particulares, solamente se le ocurre pensar en dos vertientes, dejando de tado la labor hecha por estos soldados del «Vizcaya» que combatió en Cuba —ahí está el magnífico libro de Rafael Coloma—, presentes en Marruecos en aquellas campañas de los años veinte; obviamos su entrega en las arduas tareas de extinción de incendios, su colaboración en las actividades deportivas —léase Club Deportivo Alcoyano y su campo «El Coltao»—; su participación en solemnidades religiosas y civiles —aquella manera de cubrir carrera el día de Corpus Christi, aquellos desfiles el dia de la Inmacufada— y a otras importantes tareas donde ta presencia del ejército era un acontecimiento. Por mi doble condición de cronista de la Asociación de San Jorge y de ta Asociación de Amigos de los Reyes Magos —y al decir amigos, incluyo, por supuesto, a las clamas—, se me ocurre pensar en nuestro «Vizcaya», en la labor desplegada, en el apoyo incondicional, en la participación masiva, sin objeciones, con entusiasmo incluso, en desfiles, «entradas», cabalgatas, llevando las andas del gótico ostensorio donde se custodia la reliquia georgina, con esas dalmáticas —que jamás deben desaparecer aunque cambien los portadores—, en tantas otras cosas. Y es preciso evocar a una serie de coroneles, de alcoyanos de adopción, que al frente de nuestro regimiento desarrollaron una labor, prestaron una colaboración ilimitada. Por supuesto en primera fila, con un destacado paso al frente, está don Guillermo Prieto Madassu, primer tro de honor de la totalidad de las fuaes existentes entonces, hijo adoptivo de ta ciudad y presidente de honor de la propia Asociación de San Jorge. Las fotografías que conocemos de aquellas piñatas a la Font Roja, de aquellas cenas de directivos, de aquella presidencia en la procesión de la Reliquia y en la vespertina y general, nos presentan su figura amable, bonachona, franca, entera, militar y, ¿por qué no?, netamente alcoyana. ¡Qué despedida la que Atcoy le tributó cuando abandonó nuestra ciudad al ascender al empleo de general! Y después un largo etcétera: Pacheco Santana, Valero Coll, Calvo y Flores-Navarrete, también ascendido al empleo de general siendo coronel del «Vizcaya 21», homenajeado por la Asociación de San Jorge en su momento, en gratitud a su labor «alcoyanista», a su íimpia ejecutoria, a su amor y entrega por todo lo nuestro. A ese ejéfcito, a esos soldados, a esos suboficiales y oficiales, a sus capitanes, a sus coroneles, gratitud, y solamente gratitud. Se dice que no es bien nacido quien no es agradecido. Y los alcoyanos pecamos de muchas cosas, tenemos muchas faltas que nublan a veces nuestra hoja de servicios, pero una virtud destaca entre otras que pudiéramos ostentar: la de ser agradecidos. Y agradecidos estamos al glorioso «Vizcaya 21» que hace unos meses, en su último desfile por las «rúas» alcoyanas, en su última misa de campaña en la Plaza de España, nos ha dicho adiós. Un adiós —forzoso resulta el confesarlo— emocionado. Intimo, sentido en lo más profundo de las almas, de los espíritus de esos soldados y esos mandos que hacían su parada marcial, y de ese público agolpado en calles y balcones que aplaudía, con sinceridad y sin formulismos, el paso marchoso, el aire españolísimo de estos servidores de la Patria, La Patria grande que encierra a todas tas demás, a esas que llamamos «chicas». El «Vizcaya 21» permanecerá en et recuerdo de Alcoy, y de manera especial en la familia festera. Fotos: G. Ramos Valiente

A. E. V.

59


1

El "Batallan Infantil San Jorge numero 23", creado en 1903, y que actuó en Í H S fiestas durante atgunos años consecutivos. (Foto: Archivo) 2 - D. GulÜa-mo Prititc. Madassu. Hijo Adoptiva da Alcoy, Presidente da Honor de 4a Asociación rfa San Jorga. corone: de! V lie aya 2f. de cuyo regimiento salió para fien gañera! del Ejército Español [Foto: Studlo Vtuéns) 3 - Hasta tas ¿r'Tj¿ treinta ara .,n acto EJUÍ figuraba como oflclaE en -: Programa, la Mlaa de Cs-npaña cftl^brada an la Plaza de Efpane. a 'u que asistía la tropa de guarnición en Alcüy. * (Foto; MatarrsdonaJ 4 - t Regimiento Vizcayd 21 reciba el homenaje de ta ¿soc^ciún da San Jorge, con motivo d* !¿ia festividades da 1 Vil Cfirtter-jr-ü. (Foto; Cari da Colonia) 5 - Un acto caatrensBi *n Alcoy. Al fondo la facha da de Santa M¿ría. Pueblo > EjepcUOi unldosh an una mJsma cele bracion. [Foto reproducción "Goyo1 ) 6 - El Coronel D. Anlonto Calvo FloreaNavarrete es designad^ Asociado de Honor de la Asociación de San Jorge, antes de abandonar Alcoy para aseender s! generalato. (Foto: Carlos CoJnm¿] 7 - LastropJ* del Vizcaya 21 desflfan por ú-í-ma vez por las c a l l e s , plazas y puant#s da Alcoy. Casi clan año* da auténtica connive neta SB marchan con estos soldados de infantería. [Foto Peco SPÜU) & - Nueva fotografía que nos ••nu'jst'-a ¿quehu ^nia^ona Mtsa da Campana al día da San Jorge, en la plaza del Mercado, de San Agustín, de la Constltu cíón y de España iFolo; Archivo)


Y NUEVOS GUERREROS Aquí tenemos, de espaldas, a un cabo y a un soldado, que hoy, día grande de los Moros y Cristianos les ha tocada de vigilancia callejera. Es de buena mañana y ambos ya deambulan por la ciudad para aprestarse a no perderse nada de las paradas testeras.

*• 7

Los Mozárabes, gustosos, doblan la escuadra, como requiebro mañanero, a cualquier mocita alcoyana, mientras los soldados ponen una nota marcial de fiesta mayor —guantes blancos, correajes reiucientes, día de gala—, en la escena callejera. El traje caqui de hoy aparece corno una Fina matlzación frente a las mallas y las lorigas medievales, pero, unos y otros, son los que han hecho y hacen posible la historia de los pueblos. Hachas y machetes —armas blancas toledanas— acucian el filo en defensa de los sagrados Intereses patrios. Guerreros de Reconquista y soldados de paz se hermanan en la magna representación del auto sacramental alcoyano. Buen contraste, en este pueblo, de profundas paradojas, para izar la bandera —gallardetes de la cruz, grímpolas de la media luna— del color y la luz, en las Inigualables fiestas de San Jorge. ANTONIO REVERT CORTES


Estafeta por un moro del Rlff. Foto: Archivo

POESÍA FESTERA

DESCRIPCIÓN DE LAS GRANDES FIESTAS DE ALCOY A SU PATRÓN SAN JORJE (SIC)

A comencament del segle passat un nombre prou considerable d'írrtpremtes floriren (1) ai nostre poblé, de les llnotips de les quals sortien bona quantitat de treballs, llibres I monografies que fruiren de molta anomenada i reputació. D'una d'aquestes —la de Francisco Cabrera y Compañía— eixí un petrt opuscle, de huit tulles, que contenia la poesía titulada Descripción I de Iss Grandes fiestas i Conque la M, Y. y Real Villa de Alcoy, muestra su gratitud /á su Patrono SAN JORJE (sic) Mártir, en el día aniversario de su /aparición portentosa sobre sus muros. A diferencia de les que hem comeniades en aqüestes mateixes pagines anys enrera —I agó cal que ho digam de primer antuvi—, la Descripción de las Grandes... no es molt importan!, manca de noticies festeres fidedignes i la seua valúa histórica es ben petita. Tot i amb aixó algunes n'hem tretes que servirán, si fa no fa, perqué la nostra coneixenga de principis del 1800 sigui una mica mes completa. No podem de cap manera ftxar la data exacta en qué s'escrigué aquesta poesía, ja que al meu exemplar li falta un tros de la darrera página, potser on h¡ apareixiria; fonameniant-se, empero, en criteris puraments lógics i especiaiment en les paraules d'Adriá Espí (2), no es desgavellat pensar que aquesta es publica durant el primer terg del segle dinou, posant com a imáxím el 1830. Tampoc no coneguem qui la compongué i, tot ¡ que l'autor no era massa ¡I lustrat, almenys tenía certa gracia i ironía, I descriu les nostres Pestes prou correctament dins de les seues estretes limitacrons. Oigann també, per a completar el conjunt, que el total de versos son tres-cents trenta-vuit —sense numerar—, rimáis, utilitzant ef castellá, encara que de vegades empra el valencia (rnitlor serla dir, potser, el parlar alcoiá) serse parar esment en l'ortografia, morfología i sintaxi. En resurtí, un llenguatge vulgar i gens preteridos. Comenca el desconegut autor fent una descripció del llustrejar deis camps, praderies i campanyes alcoianes el primer día de Pestes; puan la fosca de la nít s'esvaeíx, l'aurora, precursora del sol «va anunciando / ta luz clara; hermoseando / los prados I las campiñas, los collados...»; aleshores una inusual jola creíx pertot arreu, els alcoians omplin carrers i places, i les campanes donen volteig general quan l'alba s'apodefa de la ciutat. De seguida comenca la Diana —a la que, possiblernent, precedien heralts amb trómpeles i tarnbors (3)— i amb el pas de les músiques motls «endormlscats / es llevem, y

62


apresuráis I sen aném / a veure aón encontrarém I la diana.,,». La custodia del castell. a la placa, la temen els Capellans —fila de molt de predicament en aquells temps— i durava fins les onze del ctia 22, ¡a que a aqueixa hora s'iniciava l'Entrá de Cristiarts, ía qual durava moit poc perqué «entre una y dos / entrará el Morisco airas". Mentre ais primers ni dedica tres versos justos, ais Moros en consagra trenta-cinc, principian! per convocar a tot el m6n a A!co¡ per a veure aquella «admirable escena»; sens dubte a fautor de Descripción... el que mes li atreia l'atenció cié l'Entrá de Moros era «... la mucha formalidad I que ellos muestran i cuando por la Villa entran / formados / parecen unos soldados...»: encara que en passar la plaga «...carrer á valí I també rnouran algún ball...» Sobre les tres s'acabava, i tot just una hora mes tard tenia lloc «el paseo» —acte que la darrera generació deis festers actuáis ja no ha conegut— el qual no devia causar tant de neguit i desassossec al públic, car «...cuando yo este acto veo / que es sin segundo / de alegría me inundo.,,». Per la nit el nostre poblé semblava llustrejat de bell nou degut a la gran quantitat de cresols i llumináries que hi sorgien; les retretes —cada fila, sembla, en felá— poriaven la builícia i renou al poblé, pero —i son paraules de fa 150 anys que «sonen» a molt actuáis— «si no faltaren pésetes / o tendriem tot». E! día de Sanl Jordi la segona Diana havía d'iniciar-se rnolt de malí, ja que «a les huit, se han de juntar / tots els festers, els Oficis, Cavallers, / el Yltre. Ajuntament, el clero honrros y prudent, / reverente comunitats sense atres convidars... // Prosecíón (sic) I empezaran». La processó del mati, solemme i seria, conduTa el Patró fins la Parroquia de Santa María on es deia la missa i un predicador exalcava el Sant de Capadócia; en concloure. tots a diñar. Una de les noveláis mes importants que ens revela la poesía que tractem es que el dia 23 hi havia també «disparo», i no una vegada sino dues, es a dir, abans i després de la processó de la vespadra. Els versos de l'ignot rimaire son ben il-lustrattus: «... en ser les tres... els festers despararán / sense parar...»; «...se concluye» (la processó vespertina) «y els festers / desparen per els carrers .' desatináis...». La nit del 23 es consagrava a la tranquil-litat «y a refrescar».

Procesión de San Jorge por la tarde. Año Foto: Archivo

1902

No cree que fací referencia al «Contrabando» quan e! poeta diu que el tercer dia «entre huit y nou I e¡ foch fortisim ya mouT / pels carrers / sanjunten tots eis festers...", sino mes be a petites escaramusses que feien algunes tilaes entre elles. La rao es obvia: totes les poesies del segie passal quan refereixen aquest acte diuen que comencava quasi be de nit encara, no a les nou del malí. De seguida els moros s'allunyaven deis cristians i llavors «el morisco, deligente / da su embajada I para que le den entrada / y el cristiano / contesta...»; en acabarse, comenca de veritat «l'alardo» que dura fins «michorn». Que no existia regulació ni reglamentado en el «disparo» ho demostra ben clarament el fet següent: després de diñar y ftns l'hora de l'Ambaixada del cristiá es disparava pertot arreu: així verseja el poeta: «¡Que alborot! t Asi pare, pues, el foch, / que el Cristiá, I aplega serio i ufa / a la plaza.» Els versos que cita pertanyenls a í'Ambatxada de la tarda no teñen res a veure —llevat d'una mínima part (4)— amb ets que conetxem de sempre; sembla, dones, que en son un invent. Ara be. caldria. pero, demanar-se sí. donat que uns pocs versos son idéntics, el poeta —i dbvíament el poblé— coneixia ja les Ambaíxades ¡tal com han arribat a nosaltres), i aleshores en ginyá —o canviá, si voleu— d'altres per tal de no coincidir totalment amb els origináis. Seria una cosa a estudiar i investigar mes a fons, ja que si es confirmes, hauria que retrotraure la data en qué s'escrigueren les Ambaixades. En enfurir-se el cristiá i donat que el moro també vol lluitar, principia el combat de la vesprada; les pareóles, gracioses i xocants. que utilitza son: «... Y entonces el Mahometá / es posa catent, / reuníx tota la gent, / y se encaren, / de fer foch ya no paren...». Fins ben entrada la nit continua el «disparo», i en acabar-se, «¿quí ha guanal? / Els Cristians; / pero al f¡ tots son ¡guals...»; els tres díes concloTen amb l'acció de donar grácies a Sant Jordi. Els últims versets els consagra —i semblen teñir una evident actualitat— a palesar l'estat anlmtc deis festers «... cansáis y sense diners, I que es lo pijor; / después entra el mal humor. / ¿Ara que resta?...» i a exhortar els foiasters perqué «... procuren portar diners I para comprar; / no huajaTot de gastar / el que córvida». Hem d'acabar ja; un resum podría ésser-ne: poesía del primer tere, del segle XVMI* d'autor desconegut, que utilitza un text rimat, emprant majorment el casteltá i quan usa el valencia ho fa lamentablement i llasttmosa. Poques novetats festeres se'n poden treure, pero les que hi conté —assenyalades mes amunt— serveixen per arrodonir el dísseny históric-fesíer de la centuria passada. FRANCESC JORDI PÉREZ I DURA NOTES: [t} Recordaren!, entre cTalIri, tes cte José Martí, Francisco Cabrera y Compartía. La 0*¡ciña de Martí. Viuda e hijos de Martf, Arromo Paya, etc. (21 Veg. A. ESPi I VALDÉS: Relación bibliográfica.... 423. (3> Ja que dlu: «¿Y el estruendo belicoso ! de tambores...?» (4} I son aquests: *¡A del fuerte! ¡A del CdSMio! Guerra. Guerras

63


Boceto (leí pintor Cabrera Cantó

Foto: Archivo Foto! Cfñspo ColorrwT

EL CASTILLO DE LA FIESTA Fue estrenado en el mes de abril de 1895. Cuenta la friolera de 86 años de vida activa, si contamos los tres que duró nuestra malhadada guerra civil, durante los cuates estuvo almacenado en lo que hoy es depósito municipal de detenidos, sito en la calle Casa Blanca de nuestra ciudad. Sustituyó al estrecho y antañón jubilado en la «Festa» de 1894. Como toda obra hermosa, nuestra fortaleza testera necesitaba del apoyo y concurso de hombres capaces: la Junta Directiva de la Asociación de San Jorge en aquellos tiempos, presidida por un recordado alcoyano, Anselmo Aracíl Jordá, y la de un laureado pintor de nuestra ciudad, don Fernando Cabrera Cantó, autor del boceto. Sin lugar a dudas es el más esbelto y capaz de todos los erigidos en las poblaciones que celebran Moros y Cristianas. De su construcción quedó encargada una empresa de Alcoy: Aznar Hermanos. Sus talleres estaban emplazados en los terrenos que hoy ocupa la oficina principal del Banco Hispano Americano de nuestra ciudad. La prueba de su montura se efectuó en los antiguos jardines del Circulo Católico de Obreros, hoy ocupados por el Hogar del Pensionista de Alcoy. SI el proyecto fue un pleno acierto, su construcción estuvo realizada con sumo cuidado, dotándola de materiales de gran calidad. A través de los muchos años transcurridos ello ha quedado perfectamente demostrado. Tres han sido las empresas que se encargaron de su montura, desmontura, transportes, almacenaje y cuidado. Aznar Hermanos desde 1895 a 1900, año en el cual esta industria se trasladó a la capital de la provincia. Desde 1901 a 1920, ambos inclusive, la empresa carpintera alcoyana Miguel García Miró, y desde 1921 al presente arto, otra empresa carplnte-


ra. la de Ismael Peidró Esteve. Seis la primera de ellas respecto de anualidades, veinte la segunda y sesenta años la actual. No resulta tarea sencilla, sino complicada y muy pesada, con más de un imprevisto inconveniente que suele solventarse sobre la marcha. Pero se hizo, se hace y se hará por San Jorge y por Alcoy, mediante buenas dosis de alcoyanfa y festerismo, Lo que muy pocos alccyanos conocen es su peso total aproximado: ¡roza las 25 toneladas! La mitad se las lleva su entramado metálico, que le presta robustez y seguridad. La otra mitad la componen más de 500 tableros de madera armazonada en muy diversas medidas, todos numerados para su mejor identificación y posterior colocación. Aparte, buen número de dogas labradas que constituyen el revestimiento exterior de la torre redonda de la fortaieza (estera. Almenas figuradas, puente levadizo, torreones y ventanales decorativos, ciento setenta y cinco tableros que forman sus pisos, la tramoya del acto de la aparición de San Jorge: caballo, carro giratorio, carriles, tuberías conductoras del humo escenográfico y, después de las escaleras interiores de acceso a las plantas y torres, los armarios para la guardarropía (estera y cerca de tres millares de tornillos diversos para el ensamblaje de los maderos a su armazón metálico. Ano tras aflo, el «casteN» necesita de mimos y cuidados, pues se deteriora por la acción del sol, de la lluvia y... ¡hasta de la nieve! Para tener al mismo en perfecto estado de revista se le prodigan, anualmente, renovaciones continuas y reparaciones convenientes. Únicamente asi los alcoyanos lo pueden contemplar cada mes de abril como si acabase de ser estrenado. El ano 1937 sufrió un serio peligro. El Consejo Municipal de la época decidió la construcción de refugios antiaéreos que resguardasen a los alcoyanos de los peligros de bombardeos aéreos que, desgraciadamente, meses después, tuvieron lugar. En uno de ellos, situado en la plaza de Emilio Sala, como refuerzo de su bóveda hormigonada, está enterrado el armazón metálico construido en 1895. El maderamen estuvo a punto de ser utilizado como combustible, pero una advertencia de don Ismael Peidró Esteve al teniente de alcalde de aquel tiempo, don Roberto Oornénech Peidró, surtió efecto, pues éste convenció a sus compañeros de Consistorio que el «castell» debería preservarse hasta el final de la contienda. Finalizada la misma, la casa alcoyana de! ramo metalúrgico Bodes Hermanos, regaló a la Asociación de San Jorge nuevo y flamante entramado metálico. El «símbolo material» de la «Festa» volvió a lucir en abril del arto 1940. Muchos alcoyanos recordarán que, hace bastantes arios, la fortaleza festera se erigía en los últimos días del mes de marzo, permaneciendo «plantado» hasta mediadas del mes de mayo siguiente. Actualmente no. Ahora suele montarse a escasas fechas de la «Festan y se desmonta inmediatamente después de finalizada. Los motivos de tal cambio tienen su fundamento. Mientras hubo escasa o poco intensa circulación rodada por nuestra ciudad, en concreto por ía Plaza de España, el «castell» no molestaba a la misma y, aparte, cumplía otra misión: era el sostén de los cables eléctricos en alta tensión que alimentaban de fluido la «enramada» e iluminaciones extraordinarias de dicha plaza y cafles adyacentes. Pero cuando el parque de vehículos censados en nuestra ciudad rebasó los diez miliares, la cosa se complicó. Y luego, el servicio urbano de autobuses se las vela y deseaba para rodear nuestra plaza principal. Entonces nuestro Ayuntamiento, Inteligentemente, acometió ta gran reforma de dicho alumbrado extraordinario creándose acometidas directas, la subcentral subterránea del pasaje comercial de San Agustín y, ya para siempre, el «castell» se ha convertido en mínimo estorbo para la altísima cifra de vehículos alcoyanos, que sobrepasa bastante los veinte millares.

La tranquilidad de antaño en tas labores de su montura se convirtió en «stress». Ahora, los trabajadores sortean con gracia, paciencia y seguridad la intensísima circulación de la Plaza de España, lo que repercute en la menor rapidez de su montaje total. También, y con regular frecuencia, el ¡luvioso abril obsequia de improviso con chaparrones persistentes. Pese a tenerse en cuenta este contratiempo a la hora de planificar estos trabajos, el año anterior tuvieron que finalizarse dotando a los trabajadores de pantalones y chaquetas impermeables. ¡No se hubiera llegado a tiempo! Pese a los años transcurridos, la popularidad del castillo es enorme, año tras año, especialmente de parte de la grey alcoyana infantil. Cuando todos sus elementos quedan depositados en la «bandeja», constituyen la delicia de la chiquillería. Ahí es nada tocar con sus propias manos todo su maderamen, con el que Improvisan, frecuentemente, divertidos columpios. Luego, en la noche de la aparición de San Jorge, centenares de «festerets» alcoyanos, ordenadamente sentados en el piso de las embajadas, anhelan el momento del acto final de la «Festa». Sirva este articulo de homenaje y reconocimiento a cuantas personas y entidades, aquí mencionadas, contribuyeron durante diecisiete lustros a la realidad esplendorosa anual de nuestro «castelt fester»; muy en especial para el progenitor del autor, un gran fester y a I coy a no, Ismael Peidró Esteve, continuador y transmisor de una muy antigua saga festera que se retrotrae a 1873. El supo inculcar a sus hijos y trabajadores de su empresa, desde 1921 a fa fecha de su óbito, acaecida en 1960, ese alcoyanlsmo y amor a la «Festa» que, en nuestros días, continuamos como si estuviera físicamente entre nosotros. Un laureado poeta alcoyano, José Cuenca Mora, hizo, mediante sentida poesía, el mejor homenaje y reconocimiento que pudieran recibir todos esos hombres que hoy comentamos. No resistimos la tentación de transcribir su última estrofa: Va sin gloria ni aplauso su tarea. Y con el mismo amor con que lo crea, recoge el armazón de la ¡ornada...

JORGE PEIDRÓ PASTOR

Detalle de fa puerta, en la que se lee : «Alabado sea Dios, Señor del mundo»


LOS MAS ANTIGUOS COLABORADORES DE NUESTRA REVISTA

Rafael Coloma

Antonio Candela Carbonell

Adrián Miró García

Josa Cuenca Mora

La década 1940-1950 Que sepamos, el más antiguo «Programa Oficial» de los Moros y Cristianos es de 1876, con motivo de la cefebracíón del VI Centenario del patronazgo de San Jorge. En 1890, y al conmemorarse el XVI Centenario del martirio del Santo Capadocio el Ayuntamiento pone en circulación otro programa de mano de parecido formato y contenido. Posee el Casal de Sant Jordi las ediciones de 1900 a 1912, con portada en color, viñetas y fotografías de enorme significación. Hasta este año es el Ayuntamiento ta entidad encargada de ta confección y distribución de dicha edición. La Asociación de San Jorge, y con la confianza de arbitrar medios para hacer frente a sus numerosos gastos, solicita de la Corporación alcoyana e! debido permiso para ser ella, y a sus costas, la entidad que se ocupe de poner en circulación dicho «programa». El permiso es obtenido y sin fallar ni un solo año la Asociación de San Jorge sigue, con idéntico y muy parecido formato y contenido, editando la revístilla desde 1913 a 1936. Terminada la contienda civil sale a la luz, con nueva fisonomía, lo que ya puede titularse —por formato, colaboraciones literarias y gráficas, eíc.— la «Revista de Fiestas", s¡ bien es en 1941 cuando adquiere un tamaño y unas formas totalmente nuevas. En 1950, con esa famosísima portada que reproduce el San Jorge det pintor albaidense José Segrelles Albert, la «Revista de Fiestas» presenta otro sesgo, que es prácticamente el actual, salvando una serie de novedades que cada año se incorporan a la publicación, cuya tirada actualmente se acerca a los 6.000 ejemplares. Muchas son las firmas de alcoyanos y de intelectuales, escritores y poetas foráneos que ha registrado la revista, al menos desde 1940, año en que comenzamos a numerar nuestra edición. De los difuntos podríamos citar a título de ejemplo el propio Francisco Boronaí Picó, Fernando Ponsell, Salvador Doménech Aura, Enrique Abad Vilaplana, Guillermo Prieto Madassu, Camilo Cabrera, Marqués de Lozoya, José Moya Moya y un largo etcétera. De los que restan en vida ésta es la relación por años, dentro de la primera década de «los cuarenta», concretamente de 1940 a 1950. Lo resaltamos porque su constancia, su desinterés y su apoyo son dignos del mejor homenaje.

66


Año

1940 1942

1943

1944

1945

1946

1947

1948

Colaborador literario

. Rafael Coloma Paya Antonio Candela Carbonell Rafael Coloma Paya Adrián Miró García José Cuenca Mora Manuel Miró García Guillermo Berenguer Carbonell José Cuenca Mora Antonio Candela Carbonell Adrián Miró García Octavio Candela Carbonell . José Cuenca Mora José García Llopis Antonio Candela Carbonell Octavio Candela Carbonell , Alfonso Carbonell José Cuenca Mora José García Llopis Santiago Maíaix Pascual Antonio Candela Carbonell Octavio Candela Carbonell . Santiago Matalx Pascual Ismael Peidró Pastor José Cuenca Mora Antonio Candela Carbonell , Guillermo Berenguer Carbonell Alfonso Carbonell Ismael Peidró Pastor José Cuenca Mora José García Llopis Santiago Mataix Pascual Antonio Candela Carbonell . Tomás García Figueras Alfonso Carbonell Ismael Peidró Pastor José Cuenca Mora Santiago Mataix Pascual Antonio Candela Carbonell

1949

Guillermo Belenguer Carbonelt Alfonso Carbonell Ismael Peidró Pastor José Cuenca Mora José García Llopis Antonio Candela Carbonell Tomás García Figueras Santiago Mataix Pascual Adrián Miró García José de Juan Aracil Segura

1950

Guillermo Berenguer Carbonell Alfonso Carbonell Ismael Peidró Pastor José Cuenca Mora José García Llopis Santiago Mataix Pascual Antonio Candela Carbonell Adrián Miró García Carmen Llorca Vilaplana Ritín Botella Jover Francisco Vilaplana Llopis Francisco Satorre Calatayud Octavio Candela Carbonell Antonio Giner Cloquell Santiago Giner Cloquell

Ano

1941

Colaborador fotográfico Foto Studio Vicéns t

Feo. Mora Carbonell t Matarredona Sanchis t 1943

Feo. Mora Carbonell t

1945

Feo. Mora Carbonell t

1947

Laboratorio Azul Studio Vicéns t

1948

Laboratorio Azul Carlos Palacio Antonio Bernabeu Studio Vicéns t

1950

Studio Vicéns t Laboratorio Azul Carlos Palacio

Ano

Colaborador dibujante

1941

José L. Vicéns Moltó

1944

José L. Vicéns Moltó R. Satorre A, Matarredona Sanchis t

1945

R. Guarinos Blanes A. Matarredona Sanchis t

1947

Luis Sol bes Paya R. Satorre

1948

Ernesto Furió José Matarredona Ferrándiz

1950

Ramón Castafter Segura José Matarredona Ferrándiz José Segrelles Albert t

ALCOY


ALCOY, SU IMAGEN Y SU HISTORIA

El Viaducto de Canalejas a los pocos días de su inauguración. (Colección A. Espí Giner) ALCOY CAMP LA MAS ANTIGUA REPRESENTARON ICONOGRÁFICA DE SAN MAURO MÁRTIR Fernando Benito Doménech EL COPIADOR DE TÍTULOS PROFESIONALES Julio Berenguer Barcelá RAMÓN LLULL V EL PORQUE DE LA RECONQUISTA Ismael Peidro Pastor LLORENC NADAL "LO MALLORQUI" Rícard Bañó i Arminyana ORACIÓN Felipe Garín NOSTALGIA UN CARGO COMPLICADO: EL "MUSTACAF" Rogelio Sanchis Lloréns, Cronista de Afcoy MONTE SAN CRISTÓBAL Luis Moltó Tort LA COLECCIÓN DE MONEDAS VALENCIANAS DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO MUNICIPAL Josep Torró i Abad VIDA Y COLORIDO HE FIESTA EN LA PLAZA MAYOR Marisa Botella Vilaplnna EL PONT D'ALCASSARES Josep Albert Mestre

68

PROBLEMAS ENTRE LOS DIPUTADOS DEL COMÚN DE ALCOY Y SU CORREGIDOR EN 1780- 1786 José Antonio Martínez Bara TODA LA VERDAD Y NADA MAS OUE LA VERDAD, SOBRE LA FONT ROJA Y SU SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LOS LIRIOS José Giner Bartolf L'ESTANDARD DE LA VILA O'ALCOI O "LA BANDERA G RAN DE SAN JOROI" Josep Tormo Colomina FRACAS D'UNA BOTIFLERADA EN L'ANY 1929 Jordi Valor ¡ Serra EL AJUAR CERÁMICO DE LOS MOROS QUE VIVÍAN EN LA COMARCA r>E ALCOY ANTES DE LA LLEGADA DE D.JAIME Federico Rubio Gomis LO MORO, LO MORISCO Y LOS MORISCOS EN LA PROVINCIA DE ALICANTE Mikei de Epalza LA AFINIDAD PERMANENTE ENTRE XIXONA Y ALCOI Fernando Galiana, Cronista de Xixona EFEMÉRIDES ALCOY ANAS DE 1881 Vicente Ramos


ALCOY «CAMP»


LA MAS ANTIGUA REPRESENTACIÓN ICONOGRÁFICA DE SAN MAURO MÁRTIR A PROPOSITO DE UN CUADRO DE BAGLIONE FALSAMENTE ATRIBUIDO A RIBALTA

G¡ ovan ni Bagüone: Martirio de San Mauro. Museo de "El Patriarca". Valencia

Son de sobra conocidos los orígenes de la devoción a San Mauro en Alcoy, cuyo patronazgo nace a raíz de los vicíenlos terremotos que sufrió la villa en la noche del 2 de diciembre de 1620. De aquellos luctuosos acontecimientos se levantaron actas notariales que narran los hechos y proclaman a San Mauro Patrono de Alcoy en acción de gracias, atribuyéndosele a su intersección, como santo de aquel día, el aplacamiento de dichos terremotos (1). Pero al margen de la historiografía local, poco se sabe de San Mauro, mártir romano. Su nombre no figura en el Martirologio, ni en la Leyenda Áurea, ni en parte alguna hasta el mismo siglo XVH. Su iconografía, generalmente desarrollada en Alcoy, gira en torno al episodio de (os terremotos, alcanzando su máximo desarrollo en la serie de lienzos que Fernando Cabrera Cantó pintó para la alcoyana parroquia de San Mauro y San Francisco entre 1901 y 1910. Sin embargo creo poder mostrar al lector la más antigua representación de San Mauro Mártir explicando a la vez los motivos que dieron lugar a su realización, aspectos estos totalmente inéditos. Conviene recordar que el movimiento contrarreformista, surgido a !a iuz del Concilio de Trento, potenció muchísimo el culto a los santos frente a la actitud de rechazo que hacia éstos manifestaba la doctrina protestante. Con ello renació un gran afán en escribir wdas de santos, toda vez que surgía un gran interés por venerar sus sagradas reliquias, las cuales, en ocasiones, llegarían a coleccionarse con

70

verdadera pasión. Las reformas urbanísticas que Roma experimentó a finales del siglo xvi motivaron desmontes de terreno con la consiguiente aparición de muchos restos de primitivos cristianos enterrados en sus catacumbas. Por las inscripciones de laudas sepulcrales llegaron a saberse en algún caso sus nombres o datación, pero poco más. No hay que olvidar este hecho, pues por sí mismo explica que desconozcamos la historia de algunos de aquellos primeros cristianos que la Iglesia consideró santos por el mero hecho de haber sufrido martirio, y en este grupo hay que incluir a San Mauro Mártir. El santo arzobispo Juan de Ribera, que rigió la diócesis valentina entre 1569 y 1611, momentos claves de la Contrarreforma, fue un verdadero coleccionista de reliquias y a ellas dedicaría una capilla especial en su Real Colegio de Corpus Christi de Valencia, que aún hoy se puede visitar (2). Al parecer, el santo arzobispo quería poseer la reliquia del cuerpo entero de un santo, no importaba cuál, para mayor gloria de su relicario, y a tal efecto escribió repetidas veces a) cardenal don Fernando Niño de Guevara, a la sazón en Roma, para que consiguiera el cuerpo de un santo y gestionara ante la Santa Sede el permiso para traerlo a Valencia. Tener pequeñas reliquias era cosa relativamente fácil, dada la gran cantidad que de etlas circularon, pero conseguir el cuerpo entero de un santo era un hecho excepcional. Quiso el azar que el santo enviado al


la Sangre de Cristo, a extramuros de la ciudad, y allí estuvo hasta ef 12 de diciembre inmediato en que fue trasladada con toda solemnidad a !a catedral. De este solemne traslado nos ha quedado una detallada descripción escrita por Mosén Porcar, testigo presencial del acontecimiento (6). Finalmente, acabadas las obras de ia Capilla del Real Colegio de Corpus Christi en 1604, el cuerpo de San Mauro Mártir fue depositado definitivamente en una capilla a éi dedicada con exclusividad en dicho templo.

iglesia del Corpus Christi. Valencia capilla de San Mauro.

patriarca Ribera fuera San Mauro Mártir, cuya fiesta quedó instituida, a partir de entonces y en lo sucesivo, el día 3 de diciembre. La forma de cómo se llevó a cabo el descubrimiento de la preciosa reliquia se nos describe en su correspondiente «Auténtica» (3) y de forma más asequible en un manuscrito titulado Noticias relativas al cuerpo de San Mauro (4) del que entresacamos: «Este cuerpo se obtuvo de Su Santidad Clemente 8.° el octavo año de su Pontificado con repetidas súplicas del Patriarca (...) para que buscase un cuerpo de santo cuyo propio nombre constase y le entregase al dho. cardenal para que lo llevase a las propias manos del Sr. Patriarca que en nombre de Su Santidad se lo consignase...» Al describir la forma del descubrimiento anota el manuscrito: «entrándose con fe en el cementerio de Calixto cerca de la Iglesia de San Sebastián ad catacumbas, donde hay millares de cuerpos de Mártires y muchos Sumos pontífices, a distancia de mil pasos que había dado por aquellas angostísimas calles subterráneas descubrió un sepulcro entero señalado y adornado con tres palmas, en medio de las cuales estaba esta inscripción: Mauri in pace. Avisado del prodigio (...) fueron con Notario Apostólico y testigos a reconocerle y puestos de rodillas ante el santo le adoraron». Todo esto ocurría el 5 de septiembre de 1599 y luego, el 18 de noviembre siguiente llegaba el cuerpo de San Mauro a manos del patriarca, según acta del notario Jaime Cristóbal Ferrer (5). En Valencia, la reliquia fue depositada momentáneamente en el monasterio de Capuchinos de

Tanta fue la devoción que el arzobispo Ribera comenzó a profesar a este santo que, cuando el propio prelado fue designado virrey de Valencia por deseo de Felipe III, esperó a jurar su cargo el 3 de diciembre de 1602, es decir, el día de San Mauro (7). No le olvidó al declarar los patronos de la Capilla de Corpus Christi (8) y más aún, a partir de 1605 ordenaba que el día 3 de diciembre fuera considerado festivo (9). Quince años más tarde, y en la noche del 2 al 3 de diciembre, tenía lugar el episodio de los terremotos de Alcoy. El resto es historia sabida y perfectamente locallzable (10). Tan pronto como el patriarca Ribera obtuvo el cuerpo de San Mauro encargó la realización de un cuadro que representara el momento de su martirio. Se sabia, por las dimensiones del esqueleto, que el martirizado había sido un niño, y se deducía, por el lugar del hallazgo, que debió vivir en tiempos de Diocleciano. Con estos elementos básicos, el pintor romano Giovanni Bagllone, realizó un hermoso cuadro que luego fue traído a Valencia, y ya en 1602 se citaba documentalmente en el Colegio de Corpus Christi (11). El cuadro representa el momento en que el santo, en actitud entre suplicante y de total entrega, aguarda el fatal golpe de la espada que un verdugo, a sus espaldas, comienza a desenvainar; asisten a la escena varios personajes convencionales, entre los que se distingue al emperador en un trono. Desde un punto de vista histórico-artlstico se trata de un lienzo importante, porque con él llegaba a Valencia, en fecha temprana, un buen exponente del arte que a la sazón se hacía en Roma. Su tratamiento clasicista a manera de friso, sus actitudes heroicas y su evocación del mundo antiguo, conservan un eco de Aníbal Carracci combinado con un juego lumínico, de zonas iluminadas y otras en penumbra (como bien se ve en el brazo del emperador), vinculado al mundo caravaggiesco. La paternidad de esta pintura hasta la fecha no había estado bien resuella, pues aunque documentalmente figura que «el lienzo del Martirio de San Mauro, pintado en Roma por Juan Valón, costó 157 L., 10 s.» (12), ésta era noticia que habla sido desaprovechada por los historiadores por no conocer a ningún pintor que respondiera a ese nombre y no haber caído en la cuenta de que el término «Juan Valón» no es más que la castellanización del nombre de Giovanni Baglione (c, 1573-1644), pintor romano perfectamente conocido no sólo por sus trabajos en la Scala Santa del Laterano, Santa Maria Maggiore y por un cuadro en el Gesú, sino también por ser autor de las famosas Vidas de artistas publicadas en 1642 (13).

71


Ponz, que al parecer tuvo noticia del tal «Juan Valón», confundiéndose, atribuyó a este pintor el fresco del Martirio de San Mauro y San Mena de uno de los muros laterales del presbiterio de la Capilla del Corpus Christi (14) que no es sino obra de Bartolomé Matarana, y adjudica el cuadro que nos ocupa a Francisco Ribalta (15). Ceán, más confundido aún a partir de la inexactitud de Ponz, complica la cuestión al citar este cuadro como el Martirio de San Mena adjudicándolo a Ribalta (16), y en otra parte (17) atribuye a «Juan Valón» otro fresco de Matarana, el Martirio de San Andrés del presbiterio del mismo templo, tratándole, pues, como fresquista en la decoración de los muros de la Capilla del Colegio de Corpus Christi, noticia errónea en la que también incurre Conca (18). En el mismo error se mueven Cruz Bahamonde (19), Tnieme-Becker (20) y Benezit (21). En todos los casos los autores señalados consideran a «Juan Valón» como pintor distinto de Baglione. La gratuita atribución a Ribalta que anotó Ponz, ha sido repetida por otros autores como Settier (22), Tormo (23) y González Clemente (24). A pesar de que Robres-Castell lo catalogaran como «anónimo italiano del siglo xvu» y dijeran que fue comprado en Roma (25), noticia que sin quitarle la atribución ribaltesca repite Beltrán (26), volvió a ser considerado de Ribalta por Carlos Sarthou (27). La única razón que explicarla que esta pintura fuera atribuida a Ribalta, desdeñando la noticia de «Juan Valón», quizá se base en que el patriarca Ribera tuvo un criado casualmente llamado Juan Valón que desde luego no era pintor (28). Ello induciría a estos investigadores, al parecer desconocedores del quehacer de Baglione, a rechazar la noticia y considerar rutinariamente el lienzo como obra de Ribalta, máxime si se tiene en cuenta la falsa creencia transmitida por Orellana de que Ribalta, antes de instalarse en Valencia, viajó a Italia «donde estudió en la escuela de Aníbal Caracchi» (29). Aclarado el problema de la atribución del cuadro añadiremos que desde siempre estuvo colocado en el retablo manierista de la capilla de San Mauro cubriendo la arqueta de la reliquia a manera de bocaporte, por ello ofrece un punto de vista bajo. A mediados del siglo xvtn este retablo fue remodelado en estilo Rococó, quedando la arqueta al descubierto en un nicho superior y manteniéndose el cuadro a modo de preleda para cubrir ahora el nicho apaisado en donde fueron colocadas las mediocres esculturas de un Nacimiento. Hace tan sólo unos afios fue desafortunadamente retirado de su emplazamiento original para el que fue pintado y pasó a una de las habitaciones del Real Colegio. Finalmente, a instancias mías, el cuadro se exhibe, desde el presente año, en el museo de la casa. FERNANDO BENITO DOMENECH

NOTAS (1) Véase al respecto MOYA I MOYA, José: Monografía ttitlíuica... con motivo del Tercer Centenario riel Patronato de San Mauro Mártir lS2£M92f. -El Archivo de AI coy*. Alcoy. 1922. En este trabajo, además de las actas notariales, se reproducen las narraciones del doctor Vicente Carbonell en su Célebre Centuria (Valencia, 1672) y del desaparecido Cronicón manuscrito del P. Picher (siglo XVIII) (2) Para un conocimiento de aquel importante relicario puede verse GONZÁLEZ CLEMENTE, Vicente: Les insignes reliquias de la Capilla del Real Colegio de Corpus Christi de Valencia, Valencia, 1948.

72

(3) Dicna Auténtica 3e conserva en el propio relicario del Colegio de Corpus Cfiris'i (4| Archivo Corpus Christl, Valencia. Sign. I. 8, 2, 10. (51 Archivo Corpus Chrlsti, Sign. I. 8. 2, 2. (6) Apud. CASTAÑEDA ALCOVER, Vicente: Coses evenguaes en la civtat 1 regne de Valencia. Dietario ¡le Masen Juan Portar, capellán tie San Martín {1589-1SZO), Madrid, 1934, vot. I, pág. 41. (7) ídem, pág. 53. cot. 174 (8) «Declaramos pues, que allende el Santísimo Sacramento, milagroso Crucifijo y benditísima Nuestra Señora de la Antigua ha de tener siempre esta Capilla y casa, por Fanón en segundo lugar, al invictísimo mártir San Mauro Romano, cuyo cuerpo entero esta en esta nuestra iglesia y se guarda en la capilla del crucero, que esta a la mano Izquierda del altar mayor, so invocación del dicho gloriosísimo mártir S. Mauro. Ei qual bendito cuerpo nos fue concedido por gracia y favor de nuestro Santísimo Padre Clemente VIII, entregándola su Santidad de su mano en Roma al Murrísimo y Reverendísimo señor Cardenal Hernando Niño y de Guevara, y su Señoría llLjstri$ima a mi en esta ciudad de Valencia, en el monasterio de la Sangre de Chrísto, que es de Capuchinos, y edificado por Nos. lo cual todo consta por los autos de entrega y otros papeles que están en el archivo-. Constituciones de la Capilla de Corpus CMtti, capitulo XXX. Valencia, 1606. (9) CASTAÑEDA ALCOVEH, oí), cit., pág. &4, col. 389. (10) Cfr. natal. (11) Archivo Corpus Christi, Sign. I, 4, 25,: «en 24 de Junio por tanto Heneo para cubrir los quadros de St. mauro y de lodos los santos traídos de roma por que no se gasten al dorar las puertas en que están asentados.. 2 L., 20 s.» (12) Archivo Corpus Chnsli. Noticias del Colegio, pag. 69. (13) Cfr. BAGLIONE, Glovanni: Le Vite dg'Pittori Scultori «I Archiiettl Dal Pon f(«es lo di Gregorio XII Uno e futió que/Yo d'UrbariO VIH, Roma, 1649. <»4) PON2, Antonio: Viaje de España. DI. X, 14. Ed. de Aguilar, Madrid. 1947, pág. 309. (15) ibldem, ni. x, 12. (16J CEAN BERMUDEZ, Agustín: Diccionario Histórico lie los mis ilustres profesores de las Bellas Artes en Es-pafía, Madrid, 1800. val. IV, píg. 177. (17) ídem, vol, V, pág. 111. (18) CONCA, Antonio: Descrlzione odapor/ca delta Spagna, Parma. 17931797, vol. IV. pea- 55. (19) CRUZ BAHAMONDE, Nicolás de la: Víais de Eipafia, Francia e Italia, Cádiz, 1613, vol. I. pág. 24 (20) THIEME-BECKER: Algemeines kúnstler lexicón, Leipzig. 1907-1942, vol, XXXIV, pág 87. (21) BENEZIT, E.: Oictionnaire anliquf ei doctirnentaire des Palntres..., Librairie Gruñí. 1966. vol. VIII. pág. 465. (22) SETTIER. José María: Guia del viajero en Valencia, Valencia, 1866, pág. 104, (23) TORMO Y MONZO, Ellas: Levante, Madrid, 1923, pág. 110. (24) GONZÁLEZ CLEMENTE. Vicente: La personalidad artística del Beato Juan de Ritiera. Valencia, 1948. pág. 79. (25) ROBRES LLUCH, Ramón: CASTELL MAIQUES, Vicente: Catálogo artístico ilustrado dal Real Colegio Seminario de Corpus Cnristi de Valencia, Valencia, 1951, pág. 87. (26) BELTHAN MARTÍNEZ, Antonio: Valencia, Gulas Aries. Barcelona, 1953, pág. 98. (27) SARTHOU CARREHES, Carlos: El Colegio dal Patriarca en Valencia, •Archivo de Arte Valenciano». 1960, pág. 53. (28) Juan Valón era uno de los criados del patriarca que fue enviado a Varmes por el propio arzobispo para traer a Valencia la reliquia de San Vicente Ferrer en 1B01. Cfr ConsrVfuc/ones tfe le Capilla de Corpus Christi, Valencia, 1605. cap. XLVII, 10. (29) DHELLANA, Marcos Antonio de: Biografía pictórica valentina, Ed. de Xavier de Salas, Valencia, 1967, pág. 102.


EL COPIADOR DE TÍTULOS PROFESIONAL (continuación) Siguiendo con nuestra intención de dar a conocer el contenido del «Copiador de títulos profesionales» que se guarda en la carpeta 50 del Archivo Municipal, tan útil para el estudio de la historia y biografías de la segunda mitad del xix alcoyano, exponemos, como final del trabajo iniciado en la revista de! año anterior, el resto de datos entresacados del voluminoso documento: TÉCNICA

Aquí incluimos tres títulos de arquitectos, tres de ingenieros industriales, uno de perito químico y varios de agrimensores y maestros de obras. Los arquitectos son: Don Francisco Carbonell Abad, natural de Alcoy, con fecha 9 de enero de 1849. Proyectó la calle de Santa Elena, e hizo los planos de la Glorieta, asesorando al Ayuntamiento en la confección del primer piano topográfico que se conoce de nuestra ciudad. Don José Fuentes Marcan!, de Palma de Mallorca, titulado en 16 de marzo de 1854, Don José Moltó Valor, de Alcoy, de edad de 23 años, facultado por documento de 2 de diciembre de 1871, y de quien la nota necrológica aparecida en la prensa de 1886 resumía: «Como monumentos que perpetuarán su nombre, nos han quedado la grandiosa Casa de Beneficencia que está próxima a terminarse, el edificio de las Hermanitas de los pobres, la Casa Bolla, la magnífica casa que habita el banquero D. Antonio Vicéns, y otras construcciones de menos importancia... En las fiestas centenarias de San Jorge hizo todos los planos de los grandiosos retablos que se levantaron en la Casa Consistorial, Casino y Sociedad Oriente, como también el soberbio arco árabe levantado a expensas de la Fábrica de paños en la calle del Valí.» Los ingenieros reseñados, los tres hijos de Alcoy, son: don José Cort Merita, por la Escuela de Ingeniería Industrial de Barcelona, en 7 de abril de 1893; fue ingeniero municipal y director de nuestra Escuela Industrial, Don Rafael Santonja Pérez, también por la Escuela de Barcelona, de fecha 7 de julio de 1865. Don Enrique Vllaplana Julia, por la Escuela Superior de Madrid, en donde obtuvo su grado de ingeniero industrial a los 22 años, en fecha 8 de junio de 1864. Realizó gran parte de las tareas del plano de ensanche de Alcoy en colaboración con don Teodoro Balaciart; fue presidente del Consejo de Administración del Monte de Piedad y ejecutó la idea técnica de la cruz de San Cristóbal.

Afea cíe Triunfo levantado por La Real Fábrica ^e Palios, «n Is eslíe del Valí. I Foto- Asorij.

El perito es don Miguel Gosálbez Parches, de Alcoy, en la especialidad de químico, tftulo concedido el 28 de junio de 1871 por la Escuela Industrial de Alcoy. Respecto a los maestros de obras inscritos, recordemos: don Francisco Gisbert Paya, con tftulo de 1855, que fue el maestro aparejador del hospital de Oliver, como colaborador del arquitecto catalán Gerónimo Granell y Mundet. Don Rafael Masía Valor, autor del proyecto del Arrabal de Santa Elena y de los planos de la plaza de toros construida en 1863. Don Agustín Muñoz Giner, titulado en 9 de agosto de 1871, y don Jorge Vilaplana Carbonell, en 8 de marzo de 1872, ambos por mucho tiempo arquitectos municipales de Alcoy. SANIDAD

Encontramos veintiocho títulos de médicos, catorce de sangradores y practicantes, y 73


trece de matronas, así como seis de farmacéuticos, cuatro de veterinarios y cuatro de albéitares o herradores. De los médicos conviene espigar algunos nombres, por la variada actuación social, política, científica y ciudadana que desarrollaron en el Alcoy del xix. Don Eugenio Casanova Busquier, natural de Alcoy, licenciado en 28 de julio de 1885, promotor de nuestra primera Casa de Socorro. Don Domingo Espinos Vllaplana, también alcoyano, con título de 16 de marzo de 1889; fue presidente de la Cruz Roja, alcalde, presidente del Circulo Industrial, diputado provincial, presidente de La Unión Alcoyana, director de la Escuela Industrial y promotor de la urbanización de la Fuente Roja. Don Carlos Ferrandis Soler, licenciado el 30 de agosto de 1879. Don Francisco Gómez Blanes, quien, paralelamente a su profundo amor a la medicina y abnegado servicio a los enfermos, como buen hijo de Alcoy, fue ferviente testero, llegando a vicepresidente de la Junta de San Jorge, y laborando tanto por los moros y cristianos que, ai fallecer, la prensa local, en momentos de decaimiento de la fiesta, escribía: «¡Si viviese don Paco!». Don Magín Guardlola Ripoll, larguísimos años al frente de la sanidad de Alcoy como subdelegado de Medicina. Y don Antonio Tormo Femenía, de Alcoy, con titulo de 26 de julio de 1842, gran figura de la medicina y las letras, apasionado en la investigación de los fenómenos eléctricos y meteorológicos. De los farmacéuticos hemos elegido a don Tomás Giner Monitor, alcoyano, con título de 1863, que abre establecimiento en 1864 en la calle del Mercado, siendo por muchos años, junto con la farmacia de Alfonso o Botica del Campanario, las dos únicas existentes en Alcoy, hasta que en 1879 se instala don Santiago Monitor Constants, también reflejado en el Copiador como licenciado por la Universidad de Madrid en 20 de agosto del año anterior. ENSEÑANZA

En este capítulo hallamos en el Copiador del Archivo un título de catedrático de matemáticas, uno de profesor de latín, uno de licenciado, trece de maestras de primera enseñanza y nueve de maestros. El catedrático es don Diego de Ángulo, y su título de 19 de enero de 1855. Don Lorenzo Ferrándiz y Abad, natural de Alcoy, es el profesor de lengua latina, por su título de 17 de noviembre de 1846. 74

De los maestros conviene subrayar el nombre de don Tirso Miñana, de Alcoy, titulado en 29 de marzo de 1837, por cuanto todavía se habla de la llamada «escuela de Tirso». De las maestras he querido hacer detención en el caso de doña Francisca Garrigós, quien, después de toda una vida dedicada a la enseñanza, alcanza el título a los 68 años, en 15 de octubre de 1842, tal vez, intuimos, presionada o acuciada por la necesidad de confirmar oficialmente su ya probadísima dedicación. La pobre doña Francisca, encariñada con la educación de las niñas alcoyanas desde nada menos que el siglo xviii, pasaría lo suyo, ya en plena vejez, al tener que conquistar el diploma correspondiente, según se deduce del examen y pruebas a que fue sometida y que en el Copiador se recogen con minucioso detalle. VARIOS

Aquí hay que apuntar el nombre de don Miguel Alemany, administrador de loterías por nombramiento de 30 de enero de 1860. Don Rafael Calatayud, administrador del arriendo de la sal, por título de 11 de marzo de 1842. Don José Tomás Casanova, alcaide de la cárcel, por nombramiento de 5 de octubre de 1856. Y, finalmente, consignar las seis tomas de posesión del destino de corredor de comercio de esta plaza: don Camilo Cabrera Gosálbez, don José Cort, don Vicente Gisbert Núñez, don Manuel Gisbert Pastor, don Luis Pascual Carbonell y don José Soler Llopis. JULIO BERENGUER BARCELO


RAMÓN LLULL

Segle XV Arqueología Luliana

RAMÓN LLULL Y EL PORQUÉ DE LA RECONQUISTA El que algún Ayuntamiento, en torpe afán renovador, haya cambiado ei nombre de los Reyes Católicos por el de Boabdil el Chico nada significa para la realidad histórica, porque, nos guste o no, los hechos históricos son irreversibles. Desear enmendar la historia no pasa de ser una ilusión. Lo que Importa es saber interpretar esos hechos y comprender a sus protagonistas. Es grave error —como advirtió Paul Valery— interpretar hechos pasados según esquemas de hoy. A los hombres de cada tiempo hay que comprenderles según su propio pensamiento y a la luz de las circunstancias de su tiempo, que no son las nuestras. La gesta que Alcoy conmemora todos los años en abril sucedió en el siglo xm, el de los mayores avances de la Reconquista en la península, con Portugal al oeste, Castilla y León en el centro y sur, y Aragón en el este. Al finalizar ese siglo sólo quedaba por reconquistar el reino moro de Granada para completar la reconquista y alcanzar la unidad política —la segunda, pues que la primera se logró bajo la monarquía de los reyes godos—, logro que alcanzarían —al menos en su mayor parte— los Reyes Católicos, y se alcanzaría finalmente bajo el reinado de Felipe II. Precisamente al siglo xm pertenece una de las glorias intelectuales españolas más reconocidas, hasta el punto de haber merecido grandes elogios de! filósofo alemán Leibniz, quien confiesa haberse

inspirado en él para la creación de su Lógica (Scientia generalis). ¿Qué pensaba Llull sobre la Reconquista? Es lo que voy a tratar de resumir en el presente trabajo. Ramón Llull nace en el seno de una noble familia mallorquína en 1235. Fue paje del rey don Jaime el Conquistador y senescal de su hijo don Alfonso II de Mallorca. Casado y con hijos, renunció a su posición social y económica a raíz de una triple aparición de Jesús Crucificado, que así se lo pidió. En peregrinación marchó a Santiago de Compostela, como años antes lo hiciera igualmente Francisco de Asís. De regreso, y por consejo de Raimundo de Penyafort, se retira a su Mallorca natal, donde entre 1265 y 1269 dedicó la mayor parte de su tiempo a la reflexión y al estudio filosófico hasta llegar a componer su famosa «Ars Magna» (origen de la lógica moderna), síntesis del saber de su época. Conocía la obra de Algacel y su metodología, y llegó a dominar perfectamente el árabe, lengua en la cual escribiría también ei Llibre de la contemplado, especie de Summa Theológica comparable a la de Tomás de Aquino. Es en esta obra donde nos muestra su afán por comprender a los islamitas para convertirles a la verdad cristiana, pues, como él mismo nos dice, las armas vencen, pero no convencen. Es consciente de la necesidad de la guerra entonces sostenida dentro del contexto europeo con el nombre de «Las Cruzadas»; recuérdese que los reinos peninsulares cristianos recibieron ayuda europea, precisamente porque nuestra Reconquista era considerada también como una «cruzada», como así se le dijo en el Concilio de Lyon al rey Conquistador cuando éste ofreció su apoyo para las cruzadas. Pero Llull va más allá. En 1276 escribe su Art demostrativa. A través de ella desea convencer a los moros de su error religioso. Desea fundar escuelas que enseñen el árabe y su cultura, y que sus alumnos adopten el espíritu de pobreza, por ser el más idóneo para propagar en e! mundo el mensaje de Cristo. De este espíritu no sólo dio él vivo ejemplo, sino que constituye el fondo de su famosa novela Blanquerna, donde patentiza que lo más importante en las relaciones humanas de todo tipo es la buena voluntad, antes que el entendimiento mutuo, porque éste no cabe alcanzarlo sin aquélla. Es con buena voluntad como únicamente puede llegarse a la paz social, el mayor bien de los pueblos. Y aconseja tender «puentes de comprensión» entre adversarios, bajo la égida de una misma verdad y justicia para todos. Sabía que esa tarea era inmensa. En busca de ayuda viajó a París, Roma, Pisa y Viena sin resultado positivo. No se amedrantó. Solo, y fiel a su vocación, marchó a Túnez el 8 de febrero de 1293. Con carta de recomendación del rey don Jaime II de Aragón, cerca del califa Abú-Hafs-Omar, desembarcó en aquella plaza africana. Haciendo uso de su dialéctica y en lengua árabe, dialogó con los sabios musulmanes, especialmente acerca del dogma de la Santísima Trinidad, principal obstáculo diferenciador, ya que Dios es el mismo y sus Mandamientos son comunes a las dos religiones. Es más, en el propio Corán se cita a Jesucristo como profeta de Dios. La dialéctica Miaña desconcertó a sus interlocutores, quienes considerando peligrosa su estancia solicitaron del califa la detención del «alborotador». No lo lograron, pero le molieron a golpes y le llenaron de oprobios. Al fin tuvo que regresar a Mallorca en una nave genovesa. Entre julio de 1312 y abril de 1313 escribió su Líber de partipatione christianorum et sarracenum, donde expone el medio de llegar al entendimiento mutuo. Poco después, en noviembre de 1314, viaja de nuevo a Túnez. Nuevo fracaso; esta vez definitivo, pues se le condenó a la lapidación pública, y dándole por muerto, brazos piadosos le condujeron a Mallorca, entregando su espíritu a Dios poco antes de llegar al puerto de Palma, en cuyas inmediaciones la ciudad le ha levantado un monumento. Fue enterrado en la iglesia de San Francisco. Admira la fe cristiana de Llull, tan sólida y firme.

75


Ilustración llibre de les Bestias

Consciente de que la verdad sobrepasa la limitada capacidad de conocimiento humano, sabe que el dogma de Dios Uno y Trino —revelación de Jesucristo— es superior a las luces de nuestra razón. De ahí su redoblado interés en mostrar a los sarracenos la cualidad de Profeta divino de Jesús de Nazaret: de ahí su exaltación de la santidad de vida de éste y de su ejemplaridad moral en contraste con la vida licenciosa de Mahoma, de quien traza los siguientes rasgos biográficos: mercader que frecuentaba Jerusalén; que por dinero fue aleccionado por un pseudo-anacoreta llamado Micolás quien le aconsejó el modo de alzarse como señor de la villa de Tripe, donde habla nacido; su retiro de 40 días a un montículo, a semejanza de Moisés y de Jesús; su pretendida aparición del arcángel Gabriel para conferirle el don de Profeta mayor; su promesa de un paraíso material para después de la muerte, con mujeres, vestidos, joyas, palacios, manteca y miel...; su fracaso de predicación ante La Meca, ciudad que tomaría por la fuerza de las armas, mandando que quien no se convirtiera al Islam fuera condenado a muerte... Así lo describe en el capítulo LXXI de su libro Doctrina pueril. En esta misma obra recuerda al lector cómo la expansión del Islam —en contraste con el Cristianismo— fue debida a las armas, primero en Egipto, luego todo el norte de África y finalmente en España, «que era cristiana», apostilla Llull. «Tan viles y sucios —continúa— son los hechos de Mahoma, tan discordantes sus palabras y sus obras, de lo que debe ser la vida y la santidad de un Profeta de Dios, que, sobre todo, aquellos sarracenos que saben mucho, y tienen sutil ingenio y elevado entendimiento, no creen que Mahoma fuera profeta; y por ello han determinado entre sí que ningún hombre

76

se atreva a enseñar Lógica; porque ésos, de sutil ingenio, serían fáciles de convertir a la re católica, si hubiera quien les enseñara y predicara esa fe, y si hubiera quien amara tanto ei honor de Jesucristo, y recordara tan vivamente su Pasión, que no dudara en aceptar los trabajos de aprender su idioma, ni temiera el peligro de su muerte.» Entre 1295 y 1305 escribe en Roma su obra Desconhort, desconsolado por no haber obtenido la esperada ayuda del Papa y de los reyes para su magna empresa de conversión. En el apartado LVIII se leen estas palabras: «Decid por todas partes, a Reyes y Prelados, que se apresuren a hacerlo, pues los moros han pervertido ya a los tártaros, los cuales, convertidos a la secta mahomética, y unidos a los sarracenos, podrán destruir toda la Cristiandad.» Y es que preveía una segunda invasión por el este, tai y como efectivamente sucedió apenas siglo y medio después, con la calda de Constantinopla en 1453, y el sucesivo avance hasta amenazar Viena, corazón de Europa. Y le dolía tal previsión, como duele ver que la mentira y el error triunfan sobre la verdad. El creía servir a la verdad, pero no era un fanático, no despreciaba al adversarlo, ni pensaba en aplastarlo. Al contrario, creía en el contraste de opinión y reconocía la parte de verdad fnsita en sus adversarios. Muestra de esto nos lo ofrece en su Libro del gentil, donde se aborda la primacía de la ley cristiana sobre la de Moisés y la de Mahoma en forma dialogada. Aun escrito desde el plano de su convicción resalta aquellas partes de verdad contenidas en las dos últimas leyes citadas, dignas por ello de respeto y consideración, primera condición de todo posible diálogo, y único camino para superar diferencias, siempre que se intente con prudencia, sabiduría y amor, lo cual constituye todo un luminoso antecedente de las actuales corrientes ecumenistas. Al final de ese libro se lee este pensamiento: «Es naturaleza de la verdad estar más fuertemente arraigada que la falsedad; pues verdad y ser concuerdan como falsedad y error con el no ser.» Idea ontológica que mantiene Hartmann en nuestro siglo. Es patente, pues, la modernidad y la vigencia del pensamiento de Llull. Si viviera hoy, sería ecumenista; y se alinearía en la posición espiritualista en la batalla intelectual que nuestro mundo sostiene con la concepción materialista de la vida del hombre, con su cimiento económico y sociológico, y su actitud agnóstica y atea; y trabajaría por la primera, basada en los valores morales y en el reconocimiento de los derechos humanos —que no pueden ser reducidos a una concesión graciosa del Estado— y que está inspirada en el reconocimiento de Dios Vivo, que es Amor, como dice San Juan Evangelista. Dentro de esa posición espiritualista no sólo cabe la unión entre las tres religiones monoteístas, sino entre todos quienes creen en la realidad del Espíritu. Gran parte de la humanidad está cansada de luchas estériles, de violencia, de mentiras y de tanto odio entre hermanos; por eso está sedienta de amor, de justicia y de paz, únicos módulos para resolver los graves problemas que la acucian. «Dios —dice Ramón Llull— es fin del amor porque es Infinita y eterna su bondad, más allá de la cual ningún amor puede hallar fundamento» (Libro de la filosofía del amoi).

ISMAEL PEIDRO PASTOR Fester d'honor

NOTA; Los textos entrecomillados corresponden a Antología de fía/non Uull. Madrid. 1961.


LLORENS NADAL «LO MALLORQUI» Sense dubte hi ha dues figures senyeres en la historia alcotana durant el període compres des de l'any 1245, conquista per part de Jaume I, fins l'any 1708, any en el que vam perdre la nostra ídentitat com a poblé, í aqüestes dues figures no son alcoianes de nissaga; estic referinl-me a Lloren? Nadal «lo Mallorqul», cap deis agermanats d'Alcoi, i a Francesc Perera, cap de les forces que van detendré Alcoi davant el setge de les trepes de Philippe de Borbón. El primer d'ells, com ja diu el seu sobrenom, natural de les liles Balears; el segon, cátala. Tots dos actuant al País Valencia: l'esperit de poblé comú es manifesta una volta mes. Ací parlarem del primer, de Lloren? Nadal «lo Mallorqul». Historiográficament les Gemíanles en Alcoi han tingut poca sort. Ningú se n'ha ocupat. Foren les Germanies una mena de revolució social en la que es van veure abocats camperols i la burgesia artesana (menestraís) contra els nobles i la gran burgesia. En reunions de gremis, en la plaga pública, ais conciliábuls conspiradora, Lloren? Nadal va ser ('orientador digam ¡deológic del moviment en Alcol. La seua condició de jueu convers va obligar a Nadal «lo MaliorquF», nom amb el que va ser conegut popularment, a fugir de la seua Mallorca natal i instal-lar-se en Alcol. La primera referencia documental que d'ell tenim data de 1484, exactamente de 8 de juny (1). El Consell alcoiá l'elegeix per a sagrlstá I Humener de l'església de la Verge María. Va estar casat amb Aldonca Abad i van tindre tres filis: Llorenc, Miquel i Bárbara. La seua professió era la d'abaixador. Pero el que mes ens importa d'ell es la seua acíivitat com a cap de la Germania d'Alcoi. Com a fonl clau tenim l'acta del seu interrogatori en Cocentaina, I loe on va ser pres (2). Va formar part de la «Junta deis Tretze», órgan rector deis agermanats d'Alcoi i l'ünic poder de fet que hi existia durant el temps del moviment agermanat. Va capitanejar els alcoians que van participar en la batalla de Gandía, 25 de juliol de 1521, única que van guanyarels agermanats ¡ que, arran de la qual, va significar el saqueig de totes les moreries de la zona central i sud del País Valencia. Els moros, com a fidets i competents treballadors deis nobles, eren odiats pels agermanats, ja que ells eren la base en la que es recolzava el poder nobiliari: treballaven les seues terres. Poder nobiliari extra-limitat segons e) que els Furs els atorgava; d'ahí que una de les constants reivindicacions deis agermanats era el compliment deis furs i llibertats del Regne de Valencia. Lloren? Nadal Intervé en els saquejos de les moreries de l'Horta de Gandía i les del

Comtat de Cocentaina. El 24 de desembre de 1521 (3) Aznet Moratalll, moro de Muro, denunctava a Llorenc Nadal i al seu fill Lloren? acusant-los d'haveMi furtat mes de 300 caps de bestíar. Malgrat haver-se dissolt la Junta deis Tretze I el moviment agermanat en Alcoi el 20 de setembre de 1521 (4), Nadal «lo Mallorqul» segueix sent fidel ais postuláis agermanats: fa d'enlla? entre Xátiva i Alzira, ultimes poblacions en retre's al vlrrei, i els pocs fidels que quedaven en Alcoi a la Germania. Aquesta actitud el va condemnar a mort. El seu comportament es el que van tindre tots els jueus conversos, tant en les Germanies com en les «Comunidades de Castilla», ja que esperaven que si triornfava la seua causa s'aflebia el funest tribunal de la Inquisició. Va ser deles Llorenc Nadal en Cocentaina el 27 de novembre de 1521 i tancat en la presó del Palau. Entre els objectes que li foren trobats hi havia «una minuta de una crida preconitzada contra los moros e altres persones qut aquells afavoriren (aHusió ais nobles), a foch e a sanch...» (5), El dia 1 de marc de 1522, després d'haver estat interrogat a Cocentaina, va ser lliurat a mossén Llufs Pelegri, cavaller de l'ordre i milicia de la Verge Maria de Montosa i de Sant Jordi, que el va portar a Alcoi on va ser ajusticia!. El seu cap va ser penjat en la porta de Sant Agustí, on ara está el campanar de Santa María, i el eos en un arbre del caml de Cocentaina, darrera de Tactual caserna de la Guardia Civil. Es va prohibir que la gent s'exercitara en el joc de la ballesta disparan! al seu cap, a pena de perdre la vida (6). Les Germanies, malgrat el seu carácter anti-tolerant respecte ais moros, va ser un moviment progressiu, una especie de revolució burgesa «avant la lettre». Malauradament, ni aquesta ni d'altres revolucions burgeses han triomfat en aquest estat espanyol. R1CARD BAÑÓ I ARMINYANA

Albará escrit peí propi Lloren? Nadal que es conserva al A. M. A., Llibre de Clavaris 1514-28; data del 17 de febrer de l'any 1516. En ell reconeix haver cobrat el seu salari de "tocar de les ores". NOTES: (1) (2) (3) (4) (5) (8)

A. A. A A. A. A

M. M. M. M. M. M.

A., ".. C.. A., C.. A.,

Llüsre de Conseüs. 1484-1504. Lllbre de Ba'lia. 1521 22. Llibre da Batüa. 1521-22. Baldufari (Je Joan Bodl, 1496-1531. Lllbre de BaLlía, 1521-22. Cort del Justicia, 15Z2, pág. 66.

77


ORACIÓN de Vega, Moratln, Bretón de los Herreros, Arnlches, Benavente, Valle Inclán, Ramos Camón...; en fin, no puedo recordar cuántos títulos y cuántos autores podría haber en esos anaqueles de fabricación casera. El despacho se adornaba con una mesa de madera tallada y un bello sillón de cuero repujado; en las paredes, infinidad de retratos de personajes célebres de la época, algunos de ellos dedicados al poeta (recuerdo especialmente el de Pérez Galdós y el de Rodríguez Marín), y una estatuilla, que a mi corta edad me hacía mucha gracia, representando a Gonzalo Cantó de cuerpo entero, caricaturizado, con su lazo de pajarita, los quevedos y el sombrero de paja que usaba siempre en verano; en Invierno siempre le he conocido embozado en la célebre «capa española». El balcón siguiente corresponde al comedor donde, como ya dije en otra ocasión, le he visto pocos días antes de su muerte comer y fumar a la vez.

Gonzalo Cantó.

i ' . ' j ü i i 1 iiiir.i pt.r F r i n . i i i i i >

«í.e tengo miedo a la muerte y la muerte todos los males consuela.» (CAMPOAMOR)

Este articulo, que quiero sea muy breve, va ilustrado con una fotografía de la casa madrileña donde murió Gonzalo Cantó, en la calle del Cardenal Cisneros, número 72 (en la actualidad 68). Me ha costado mucho trabajo conseguir esta fotografía, pues yo soy torpe para ello y no encontraba ningún profesional que la quisiera hacer; al fin he logrado, a través de la colaboración desinteresada de un buen amigo, publicarla en esta revista, y no tengo más remedio que dar su nombre: Javier Rio!, E! balcón marcado con una x corresponde a la habitación donde falleció el autor de «El celoso extremeño». En el balcón de la derecha tenia su despacho, que recuerdo perfectamente; rodeando las paredes de la habitación, unos anaqueles de madera, de fabricación casera, que albergaban una magnifica biblioteca en la que habla títulos de todas las épocas y de todas las ideologías literarias y políticas. Junto a una bella edición del Quijote, del siglo xvín, una pequeña edición extractada, para estudio de los niños; al lado del «Decamerón». la vida de Santa Teresa; junto a las obras de Caldos, las de Pereda; «El Islam cristianizado», de Asín Palacios, al lado de «El Capital», y a su vez, éste, codeándose con las obras de Menéndez Pelayo. El teatro abarca desde las más remotas obras hasta la fecha de su muerte: Cervantes, Calderón, Tirso de Molina, Lope

78

Nos abandonó Gonzalo Cantó el 28 de noviembre de 1931. Muflo de arterieesclerosis; se iba encorvando paulatinamente hacia el costado izquierdo y aun así tenia fuerzas para salir a la calle y llevarme con él; envuelto en su capa, con el cigarro en la mano Izquierda, le cogía yo de la derecha haciendo esfuerzos y tirando de él, intentando pallar esta curvatura indefectible sin conseguirlo. Yo no puedo juzgar al dramaturgo alcoyano desde un punto de vista literario porque mi corta edad, cuando murió, no me ha permitido conocer su obra Integra, sino a retazos sueltos, obras por desgracia perdidas para mi; además, porque al margen de mis escasos méritos literarios y críticos, podría caer en la parcialidad. Sólo puedo hablar de él como hombre, como un hombre que ha vivido conmigo hasta mis nueve anos y que ha dejado en mi una huella Imborrable. Poco después de su muerte, revolviendo en esa magnifica biblioteca de que he hablado, me encontré con Unamuno, y desde entonces el rector de la Universidad de Salamanca ha configurado mi carácter de tal forma que lo llevo siempre dentro de mi; por eso este articulo ha de tener, al ser yo un hombre unamuniano, cierto tinte semltrágico, pero siempre con pequeños detalles de esperanza. Quiero terminar con un breve soliloquio dirigido a Gonzalo Cantó y estoy seguro, pensando en Unamuno, que el poeta alcoyano me escuchará. Gonzalo Cantó, tío Gonzalo: he tardado mucho en visitar tu pueblo natal; desde la primera vez que ful por allí, no hace muchos años, he tomado carino no sólo a la ciudad donde naciste, sino a todos sus habitantes. Pienso volver pronto y puedes estar seguro de que mi primera visita ha de ser al monumento que en honor tuyo han erigido los alcoyanos... y allí, de rodillas, dejar una flor a tus pies. Tú sabes que a partir de cierta edad la vida pasa de forma vertiginosa, que las horas son minutos y los días son horas; me queda poco tiempo para estar contigo, pues creo, Iluminado mi espíritu por una brillante luz de esperanza, que guardarás un sitio a tu lado para mí, para todos los míos y para todos tus paisanos: para todos aquellos que sin haberte conocido te aman y te admiran. ¡Gracias, Gonzalo Cantó...! Tfo Gonzalo, gracias! ¡Hasta pronto! FELIPE GARlN


A todos los de Alcoy Campanario de mi pueblo, ¡qué bien suenan tus campanas en esos días gloriosos en que se visten de gala llano y monte y se matizan con el oro y la esmeralda que refleja y copia el Serpis con viva cinta de plata! ¡Campanario de mi pueblo, qué bien suenan tus campanas traduciendo de los ángeles melodfas serenatas!; ¡qué majestad tan sublime!, ¡qué vibración tan simpática cuando a vuelo todas ellas temblorean con el alba! Hermosa y bendita torre, esbelta como una palma, símbolo de la firmeza y emblema de la constancia, yo te veo —cuando entorno los párpados— con el alma, pues, como tú, soy tan firme que aunque un año y otro pasa, de ti no puedo olvidarme y más me atraes y encantas cuando mayor es la ausencia y más grande la distancia; pero a pesar de no oírte, tras una ausencia tan larga, aún resuena en mis oídos el eco de tus campanas. ¡Campanario de mi pueblo, centinela y atalaya de la gran ciudad que el Serpis ciñe y lame, besa y baña: desde tan lejos admiro con veneración cristiana la Cruz que hay en tu veleta y en la cual rozan las alas tremulantes las palomas, perseguidas por las águilas! ¡Campanario de mi puelbo, qué bien suenan tus campanas recordándome las horas fugitivas de la infancia, dolores que aún me torturan, placeres que aún me solazan, jalón que mi pensamiento sigue por calles y plazas de mi pueblo, visitando sus talleres y sus fábricas, haciendo latir gozoso el corazón que se ensancha! Aún creo oír tus sonidos penetrantes, cuando llamas, y de la Virgen Excelsa corro a postrarme a tus plantas diciendo a la vez que imploro su dulce y divina gracia: —«Tú, de los Desamparados protectora y abogada, Madre y Virgen de los Cielos y del mundo soberana, mira al pie de tus altares en llanto deshecha el alma, al que no ha dejado un día de invocar tu piedad santa: abran tu manto los ángeles que reina suya te aclaman, y ampárame, Virgen mía,

NOSTALGIA Tú que a nadie desamparas.» ¡Campanario de mi pueblo, qué bien suenan tus campanas!... Desde el fondo del barranco oye el pastor tus plegarias y reza las oraciones que con tus lenguas metálicas, llenas de unción religiosa, le enseñas y le acompañas. ¡Campanario de mi pueblo!, también tienen tus campanas notas tristes, notas lúgubres, vibraciones impregnadas de lamentos, de sollozos, y de pesares, que arrancan hondos suspiros del pecho y de nuestros ojos lágrimas, cuando sus ecos parece que lloran nuestras desgracias. ¡Campanario de mi pueblo!, siempre que oigo tus campanas, ora alegres, ora tristes, ¡qué dulce impresión me causan! Y es que recuerdo contigo penas y dichas pasadas, sueños de color de rosa, ilusiones y esperanzas que hoy miro fallidas unas y las otras... disipadas, y en medio de esta tristeza, que lentamente me mata, tú eres el bálsamo santo que cicatriza la llaga que me' produce en el pecho, con ia ausencia, la nostalgia. Lejos de ti todo es sombrío, lejos de ti todo cansa; contigo todo es alegre, todo ríe, todo canta, y aunque profundos recuerdos grandes sinsabores traigan, hay amarguras que a veces confortan al recordarlas; por eso repito tanto y cada vez con más ansia: ¡Campanario de mi pueblo, qué bien suenan tus campanas!

Foto: Qoyo

Casa en la que murió el poeta alcoyano

Alcoy. «Heraldo de Alcoy», 22 de abril de 1903. Reproducido en «La Voz del Pueblo», número extraordinario de abril de 1934.

79


UN CARGO COMPLICADO: EL «MUSTACAF» tegridad de costumbres. Gozaban de una gran consideración y en los actos públicos figuraban al lado del «justicia» y con igual honor que los «juráis». Desde la época señorial de los Lauria y Terranova, Alcoy tuvo su «mustagaf», algunos de los cuales fueron también notarios, como aquel Domingo Cafont que desempeñó el cargo en 1355, en tiempos de don Nicolás Jamvilla, conde de Terranova y yerno del almirante Roger de Lauria,

.

ELECCIÓN E INVESTIDURA Según mandaban los «Furs», el «mustagaf» debía ser elegido en el mes de septiembre, en la víspera de San Miguel, previa la celebración de una misa para pedir «que nostre Senyor nos lo done bó per a el regiment de la vila». Que en Alcoy se cumplió escrupulosamente este requisito nos lo indica una anotación de nuestro archivo municipal, del ano 1567, en la que se lee que se paga en la claverla «per la caritat de la misa de Sant Sperít di* la vespra de St Mlquel, ans de traure rnustagaf, en lo spital». Un siglo después, la extracción para el «oflci» tenia lugar en la sala del Consell, como se ve en el acta de 1671. Según la misma, el «verguer» Damiá Pereg puso sobre una mesita, en medio de la sala, una cajita que abrieron con sus respectivas llaves el «bat!le«, el «justicia» y el «jurat en cap». Se contaron los 50 «redolíns» que estaban dentro de una bolsa de cuero y un niño o «infant chich» extrajo uno de la «vacia ab aigua» en que se hablan colocado. El niño lo pasó al notario y éste, tras abrirlo, fo pasó al «batlle» para publicar el nombre del nuevo «mustac.af» al «Consell de la Vila». El cargo u «ofici» se juraba el día de San Miguel, en la misa de la parroquia, y el que lo desempeñaba tenía que dar cuenta estricta de su actuación al terminar su mandato. AREA JURISDICCIONAL DEL CARGO

Tras la conquista de! reino musulmán de Valencia, don Jaime instauró en él un régimen especial claramente diferenciado de los que gozaban los otros componentes de la Corona de Aragón. Las villas y ciudades quedaron en manos de una clase media que ocupaba la mayor parte de los cargos públicos. El «Consell» municipal o Ayuntamiento era de carácter electivo, con cambio anual mediante e! sistema de insaculación. Estaba compuesto por tres «juráis», un «justician, un «mustac.af» y un número variable de «prohoms consellers». Velaba por los intereses del rey ef llamado «batíle», ante el cual juraban sus cargos los componentes del «Consell de la Vila», siendo su nombramiento y duración en el cargo de la exclusiva decisión del monarca. La figura del «mustacaf» es muy interesante dentro de la organización foral del Reino de Valencia. Según Leví Provengal y el Investigador Sevillano Colom, don Jaime se inspiró, para este cargo, en la organización municipal árabe, en la que existía un «muhtasib» a quien el imán encargaba la vigilancia de las costumbres y las actividades económicas de los ciudadanos. Tras la conquista, el rey encargó unas funciones similares al caballero Rayrnundo de Luch, que se convirtió asi en el primer «mustagaf» cristiano de la ciudad de Valencia. La «mustagafía» fue ejercida, siempre y en todas tas poblaciones valencianas, por personas de gran prestigio local, por su rectitud de carácter y la in-

80

A partir del 29 de septiembre el «mustacaf» ejercía su oficio en la «longeta» de la Casa de la Villa, donde tenía su «cort» o tribunal, siendo ayudado por un nlochtínent» que le sustituía en caso de enfermedad o ausencia. El área de actividades del cargo era muy amplia y abarcaba tanto la vigilancia de precios y calidad de las mercancías vendidas en el mercado, tiendas, hornos, tabernas y en general todo el comercio de la villa, como el control de la actividad artesanai, para que en cada oficio se cumplieran estrictamente las normas establecidas sobre calidad, pesos y medidas de los productos elaborados. No acababa con esto el campo de actividades del «mustacaf», pues a él incumbía la vigilancia de la limpieza y ornato de las calles y plazas, el que no se construyeran edificios sin sujeción a las normas municipales, el que se conservaran en buen estado los caminos, puentes, fuentes, abrevaderos y conducciones de agua o «encadufades». Cuando alguien habla infringido alguna norma sobre asuntos sujetos a este oficio, era obligado a comparecer ante la «cort del mustagaf», quien, sentado en su silla de «vaqueta», bajo la imagen del Arcángel San Miguel, con ta espada en una mano y la balanza en la otra, fallaba el caso sin necesidad de papeleo y sin apelación posible, aplicando la multa o «calonia» que fuera del caso. El «mustagaf» tuvo sus roces con el «justicia», pues sus respectivas áreas jurisdiccionales, a veces, se interferían. Llegó a decirse que habían ca-


sos tan dudosos que eran «de aquell que hi posará la má». El «justicia» tenia primacía en todos los pleitos civiles y criminales, presidia los juicios y dictaba sentencia de acuerdo con los Fueros. Los juicios celebrados ante el «justician eran recogidos por e) «scrivá de la cort» en un libro, por lo que la serie de «Llibres deis Justicies» ha sido conservada en su casi totalidad. El «mustagaf», en cambio, resolvía los asuntos verbalmente, como aún lo hace en Valencia e! Tribunal de las Aguas, por lo que, para conocerlos, tenernos que recurrir a los «Llibres de Consell» o a los «Llibres de Clavaris».

SU ACTUACIÓN EN LO ARTESANAL Y COMERCIAL La actividad básica del «mustagaf», en cuanto al artesanado y al comercio, era la prevención y castigo del fraude, por lo tanto sus instrumentos de detección eran el peso y la medida. Muchos son los momentos de nuestra historia en los que vemos actuar en primer plano al «mustagaf». En el año 1355, el «mustagaf» afcoyano Pere de Cagra, para evitar fraudes en los paños, quiso obligar a los tejedores a afinar sus pesas de libras y arrobas contrastándolas con las que él tenía como patrón. Los artesanos textiles de Alcoy se negaron y llevaron el pleito ante el «muslacafn de Valencia, quien contestó que nunca se hizo tal cosa en la capital y tampoco estaban obligados a ello los tejedores alcoyanos. Sin embargo, en una carta del día xvii de las calendas de febrero dijo que «en lo primer Consell que es tinga en la dita ciutat (Valencia) entenem ordenar que los nostres texldors sien tenguts de venir al mustagaf per afinar les lurs pesos, lliures o roves, per go que fraus no y puxen esser corrieses». En este caso el alcoyano Pere de Cagra dio una lección y abrió una nueva vía para el oficio a su colega valenciano.

ARCO DE RIQUER

Pintura de Rafael Ferrándiz

La actuación de la «mustacafía» en los asuntos gremiales fue constante; baste decir que en el gremio de sastres el «mustagaf» elegía los dos «veedores» y actuaba con ellos para Investigar los fraudes en la confección de prendas de vestir y la aplicación, si había lugar, de la sanción pertinente. El «mustagaf» estaba en todas partes con sus pesas y medidas. Así se le ve en ia clavería de 1564, en la que se consignó lo pagado «per adobar lo mig canter de aram (cobre) del musfagaf». En 1572, Melchor Torregrossa manda hacer «un patró de barcella per ais almarcerers i hun mig almut». En 1573 se compra al «spasser mestre Joan» un «pes de aram... per anar a pessar lo pa de les pastadores». En 1576 un calderero hace un asa y «adoba les balanses deis pesos y la arrova de aram del ofici». Al año siguiente se repara el «pes del rey», Y así podríamos citar muchas notas de claverías que. Indirectamente, nos van proporcionando una preciosa información sobre esla popular magistratura de nuestra administración local. Era el «mustacaf» una mezcla de policía urbana, juez y defensor del bolsillo de los vecinos contra las incursiones de los desaprensivos en lo referente a precios, calidades, pesos y medidas.

SU LABOR EN LA CONSERVACIÓN DE LOS BIENES PÚBLICOS El «mustagaf» tenía a su cargo la vigilancia urbana, evitando que los saledizos o «embans» dificultaran la luz y ventilación de calles y casas; se ocupaba en «adobar el albelló del olivar deis frares», o «adobar la baga jusana», o «la hereta de Sartt Mfquel»; reparaba «el albeurador de Riquer»; reponía las piedras desprendidas del «mirador» o det «pontet de Penáguila»... Una de Jas más onerosas obligaciones del «mustagaf» consistía en la conservación en buen

uso de los puentes y caminos de acceso a la villa. Las claverías repiten machaconamente los pagos efectuados por este concepto. El 24 de mayo de 1572 paga el clavario Joan Gisbert por arreglos «de certs canníns de les eixides de la vfla, los quals estaven gastáis y derruhits per lo diluvi». Dos anos más tarde era la «pujada del camí del Salt» o el «camí de la costa de Sent Anthon¡« lo que reclamaba la atención y buenos servicios del celoso «mustagaf». Los puentecíllos de madera sobre los ríos Barchell y Molinar fueron eí continuo quebradero de cabeza de nuestra «mustagaffa». El puente de tablas que unía la parte norte de Alcoy con e! camino de Cocentaina cubrió el récord de las preocupaciones. Bien supieron de ellas hombres como Nadal Bonanat, Melchor Torregrossa, Benet Mayor, Gaspar Cantó y tantos otros como sirvieron en Alcoy el difícil cargo de «mustagaf», cargo que, sin tener la brillantez de los «jurados» ni el alto honor det «justicia» ni la representa!ividad del «batlle», no cabe duda que era esencial para la buena marcha de nuestro pueblo. Bien merecida tenían la gramalta que el municipio Jes pagaba para ser lucida en los días de ceremonia, asi como el macho que por 101 sueldos y 7 dineros adquirió f>\ «Conseíl" en 1573 para facilitar ios desplazarnienios del abnegado «mustagaf» de aquel año. A las autoridades de la época foral ni se les regalaba su sueldo ni se les amnistiaban sus errores. ROGELIO SANCHIS LLORENS Cronista Oficial de Alcoy


El monte San Cristóbal, visto desde el puente Cristina de Alcoy presenta una silueta de bravura espectacular. Foto: Luis Moltó

MONTE SAN CRISTÓBAL Soy asiduo caminante a esla cumbre, donde Ja abandonada ermita de San Cristóbal y la gran cruz monumental me han llevado, insensiblemente, a sondear las causas de su existencia. El monte de San Cristóbal, visto desde el puente Cristina de Alcoy, presenta una silueta de bravura espectacular. Muchas veces me he preguntado cómo y por que se ha formado tan difícil y complicada topografía. El barranco del Sinc, anidero que fue de águilas al que se asoma la balconada del monte San Cristóbal..., ¿cuánto tiempo hace que surgió y cuál fue su causa? En el ilustre científico don Remigio Vlcedo Sanfeiipe halle la mejor respuesta a mi interrogante deseo. Durante las épocas del Eoceno al Mioceno de la era Terciarla, Eas fuerzas internas de la Tierra obraron enérgicamente, produciendo muchas y poderosas manifestaciones eruptivas En Alcoy —que tiene notables yacimientos de depósitos terciarios con restos de mamíferos miocénicoE—. la existencia de dos tallas favorecieron la desgarradura al iniciarse el empuje elevador con giro basculante que. simultáneamente, produjo el hundimiento de estratos y se transformo el terreno llano en la quebrada y accidentada superficie, muy aproximada su silueta 3 la que actualmente existe. Llegada la era Cuaternaria con la gran época glacial, la acción de las aguas en grandes torrentes diluviales ejecutaron su obra demoledora, dejando sedimentos que formaron rocas detríticas conglomerados denominadas »pudlngas», que se encuentran a la salida del barranco del Sinc y que se extienden por toda la zona vertiente con cuevas y cavidades que, toponímicamente, se conoce con el nombre de =Les (Jometes*. La cumbre del monte San Cristóbal se encuentra en el noroeste de la población alcoyana, y con relación al meridiano de Madrid, exactamente a 3" 09' 55" de longitud este y 38° 45' 02" de latitud norte. Su altitud es de 915 metros sobre el nivel del mar en Alicante. Cuando sabemos de habitables edificaciones en la cumbre del monte San Cristóbal es dentro del espacio del dominio musulmán. La expulsión de los moros de Alcoy —dice don José VHaplana Gisbert en su Historia Religiosa efe A (coy en 1B92— fue entre los artos 1244 y 1253, y desde entonces ya no hubo sectarios de M a boma en Alcoy. Quedaron, naturalmente, convertidos a la religión cristiana o sometidos a la autoridad local y desempeñaron labores diversas y contribuyeron a ia Iniciación de la industria alcoyana. El rey don Jaime I de Aragón permaneció en Játiva durante el mes de abril de 1276 y ordenó la concentración de fuerzas. Entonces Alcoy ocupaba un punió estratégico cecea de la frontera de los reinos de Valencia y Murcia, desde los montes del sur de Biar hasta el mar. Enterado el rey de la entrada en el reino de la caballería mora, mandó guarnecer Ja villa de Alcoy y el castillo de Cocer>taina por donde debían pasar los Invasores, que atacaron los muros de Alcoy, librándose una gran batalla, en la que murió el caudillo Alazrach. según hechos que refiere el ¡lustre cronista oficial don Francisco de P. Monblanch. culminando la victoria cristiana con la apoleósica aparición de San Jorge. Acontecimiento que se conmemora solemnemente cada año con las famosas fiestas de SAN JORGE. MOROS Y

82

CRISTIANOS. En e! monte de San Cristóbal, Igualmente que en el de Sari Antonio, quedaron las atalayas vacías de vigilantes mahometanos. Hablan transcurrido más de setenta sitos que los moros fueron expulsados y aún parecía a los vecinos que velan asomar por las estrechas ventanas de dichas atalayas ia tez oscura del sectario del Corán escudrinando y persiguiendo los pasos de los cristianos Con el fin de destruir eslas preocupaciones y borrar todo vestiglo de la dominación árabe —aproximadamente en el aflo 1332—, fueron transformadas ambas atalayas La del norte, en una ermita de San Cristóbal, y la del sur, en otra de San Antonio. No es posible describir la alegría con que todo Alcoy celebró la realización de estos dos santuarios, que se convirtieron en lugares de delicias y motivos para frecuentes romerías y peregrinaciones. Ya tenemos la ermita de San Cristóbal, que dio nombre a su monte desde el aíto 1332. Otra natural curiosidad es la de saber por qué razón se le puso a la ermita el nombre de San Cristóbal. Es indudable que a San Cristóbal, por razón de haber hecho vida de ermilaflo, ayudando a vadear torrentes con tempestuosos temporales a los caminantes, se le dedicaran a su advocación muchas ermitas en las montarías de Esparta, como la de esta cumbre alcoyana, que sirve de refugio y albergue a numerosos montañeros y entusiastas excursionistas. San Vicente Mártir está olvidado como titular de la ermita. Tanto ha sido su omisión por las pasadas y sucesivas generaciones que hoy casi nadie la conoce por la ermita de San Cristóbal y San Vicente. Incluso los cronistas e historiadores mencionan poquísimas veces a San Vicente como titular compartido de la ermita. El 18 de enero de 1896 publicó la revista alcoyana nEI congregante de San Luis» un anuncio que ]eo con verdadero inferes. Se refiere a los cultos que habrían de celebrarse la semana siguiente, y copiado textualmente es asi: «Miércoles 22, SAN VICENTE MÁRTIR. Ermüa lie SAN CRISTÓBAL A !as nueve función al santo TITULAR, con sgrmón.v Destaco este texto porque la revista cae en el mismo error, designando únicamente ermita de San Cristóbal, aunque después menciona la función a celebrar dedicada al santo TITULAR de la ermita en el día de la festividad litúrgica de San Vicente, con lo cual muestra la advocación conjunta del santuario a San Cristóbal y San Vicente. A esta ermita acudieron muchísimas peregrinaciones penitenciales durante los siglos pasados, invocando la mediación de San Cristóbal, especialmente en las desgracias y calamidades sufridas en Alcoy. para la obtención de remedios o soluciones milagrosas. En el año 1568, con motivo del sacrilego robo de las sagradas formas. En diciembre de 1620, cuando se produjeron horrorosos terremotos que llenaran de desgracia y pavor a los alcoyanos. En 1757, con ocasión de la espantosa plaga (te la langosta. En todos estos citados artos las reacciones del pueblo alcóyano fueron admirables, con penitencias y oraciones que durante aquellos tristes días se hicieron, subiendo al santuario de San Cristóbal, y también a los de San Antonio y Purísima de la Fuenle Roja.


Maravillosa cima, cortada por peñas asomadas a emotivos precipicios. Foto: Luis Moltó

Verdaderamente han existido, a través de los artos, edificantes acontecimientos que ocasionaron subidas procesionales poi abruptos y pedregosos senderos al providencial santuario de San Cristóbal. ¡Magnifica historia 4a de esta ermita! Refugio y amparo de piedad durante siglos y hoy., ¡vacia y abandonada! La explicación de cómo era la ermita a principios de este siglo la tomo de la «Guia de Alcoy» de 1925, escrita por don Remigio Vlceoo. La fachada de la ermita es de modestas proporciones y manifiesta signos de pobreza y de vejez. En su interior aparece un cruce rito y sobre éste una cupulita muy baja. Frente 3 la pila de agua bendita hay una especie de altar y aJIi. en ladriltos, San Vicente y San Cristóbal. El primer altar de la defecha es un ex-voto y tiene un lienzo de San Cristóbal. £l altar que da trente a éste parece ser restos de alguno antiguo con columnas salomónicas y el basamento es muy hermoso. El altar mayor tiene una aceptable escultura de San Cristóbal y otra de su companero. A derecha e Izquierda, y a nivel de la mesa de! altar mayor, hay dos esculturas. San Andrés y San Pablo, de unos setenta centímetros de altura, y otros dos apóstoles al otro lado. Sobre estos santos existen dos cuadriles muy atractivos: un niño sacándose del dedo una espina y la Virgen hilando. Para ¡os que conocemos el reducido espacio de la ermita nos admira el relato de altares e Imágenes que guardaba hace poco más de medio siglo. Es curiosísimo el caso de la campana que tuvo la ermita. En el año 1745 retiro el Gobierno la guarnición de la villa de Alcoy, llevándose ocho caflones de bronce y algunos obuses. quedándose el Ayuntamiento con cuatro de hierro, y dos cañones de bronce que fueron fundidos en dos campanas, una de ellas la que estaba en la ermita en 1Q92 y la Ptra en la fundición de la campana mayor de la parroquia. Para conmemorar la entrada del siglo XX recomendó al papa León XIII a todas las cristiandades aliaren cruces en las cumbres más altas de las montanas. El "Heraldo de Alcoy difundió con entusiasmo la idaa de que Alcoy la levantara en uno (Je sus montes. Se nombró una comisión que el 11 de diciembre de 1900 tomó el acuerdo definitivo de que la cruz fuera emplazada en el monte de San Cristóbal, ¡unto a la ermita del mismo. Artos más larde, el 1 de junio de 1903, fue bendecida la cruz. El último ermitaño se llamaba don Cándido Lucas Lucas. Vivió doce artos en las habitaciones de la ermita» desde el arto 1922 hasla 1934. Casado con dona Matilde Ivorra Sempere, tuvo once hijos, de los cuales dos ninas nacieron en la vivienda de la ermita de esta cumbre. Una falleció, y la otra, Laura Lucas Ivorra, tuvo un nacimiento heroico y feiiz cuando su madre se encontraoa completamente sola en la cima de este monteDurante treinta y tres anos permaneció la cruz como centinela en guardia sobre la reducida planicie de la cumbre del monte San Cristóbal. Llegó el af^o 193o. cuando estalló la dolorosa guerra civil. Víctima de las iras e incomprensibles odios, cayó, sesgada por su base, la cruz monumental de hierro, y destruida y profanada la ermita. Hablan pasado pocos anos y aún quedaba, entra las ruinas, el solitario pedestal de piedra sobre el que se coloco una provisional cruz de madera —de mediana altura— que volvió a irradiar bendiciones a la latente espiritualidad del pueblo alcoyano. Fue reedificada la ermita de torma humilde y sencilla, sin ornamentación alguna en una primera fase de la obra, pero su construcción quedó interrumpida, y asi se encuentra ahora, aunque muy deteriorada por el abandono de es-

tos últimos artos y por la acción del lamentable gamberrismo de quienes disfrutan con destrona' Impunemente cuanto está a su alcance. En el arto 1955 se inauguró el PREVENTORIO INFANTIL -MARIOLA LA ASUNCIÓN", con gran contento y clamor popular. No voy a tratar de las magnificas atenciones benéfico-sociales que sostiene el Preventorio, ni del alma y creador de la obra, reverendo don Cirilo Tormo, pero no puedo dejar de referirme al mismo porque constituye importantísima función en el monte de San Cristóbal Es tan agradable que considero indispensable una parada de descanso en este maravilloso territorio del Preventorio para todos los que suban a la cruz y ermita de San Cristóbal. La nueva y excelente carretera desde el colegio «La Salle» hasta la fuente de Moya forma una faja que. necesariamente, llenen que atravesar quienes desde Alcoy se propongan alcanzar la cumbre, En el arto 1960 se volvió a construir la gigantesca cruz de hierro de forma y dimensiones exactas a la primitiva, con una altura de 18 metros, Incluido el pedestal. La bendición de esta monumental cruz tuvo lugar el 23 de octubre de 1960 por el reverendo don Cirilo Tormo. Desde que se colocó la segunda cruz monumental viene celebrándose todos los artos, en el día del Viernes Santo, el piadosa ejercicio del «vía crucis. Comienza en la capilla del Preventorio y termina al pie de la cruz del monte San Cristóbal. El Itinerario que recorre para el ascenso es el más cómodo, y mi predilecto, sin poder desorientarse en la ruta porque en el suelo de todo el trayecto sertalé, en 1976. con pintura azul, marcas y flechas que aún perduran. Esta maravillosa cima del monte San Cristóbal, de belleza Incomparable por los impresionantes contrastes de sus limites cortados por penas asomadas a emotivos precipicios, ocupa una superficie de 520 metros cuadrados. No tardará mucho tiempo en que este privilegiado lugar se convierta en magnifico mirador y recinto sagrado con una ermita reconstruida en forma adecuada, de protección contra posibles agresividades del clima y perturbaciones humanas Es muy posible que usted, amable lector, haya Imaginado, coincidiendo conmigo, que al deleite Impresionante de la cumbre se le podía añadir sugestivo atractivo de espiritual veneración, evocando aquella transformación de atalaya musulmana en santuario religioso, en virtud de la aparición gloriosa de San Jorge, que acabó con la derrota mahometana. La ermita de San Cristóbal y San Vicente, hoy tristemente destrozada, puede fácilmente repararse ofreciendo el culto a las imágenes de San Cristóbal, San Vicente y la de San Jorge. Solamente basta con que brote el fervor y entusiasmo en las comparsas de Moros y Cristianos, para que sea un hecho real su reconstrucción y hasta el allanamiento de la cima con pretiles que rodeen el santuario y la cruz, donde periódicamente alternen con la sagrada devoción al Santo Patrono, el eco jubiloso de sus marchas testeras. LUIS MOLTÓ TORT

83


LA COLECCIÓN DE MONEDAS VALENCIANAS DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO MUNICIPAL

2.464

2.460

1.384

2.475

2.472

5.091 CASTELLAR 84

A pesar de que aún no ha sido debidamente estudiado y clasificado —especialmente en lo referido a las edades Media y Moderna—, existe un importante fondo numismático en el Museo Arqueológico de nuestra ciudad. Desgraciadamente, la gran mayoría de piezas existentes proceden de la colección personal de don Camilo Visedo, y sólo una minoría nos proporcionan información, en tanto en cuanto han sido halladas en un contexto arqueológico determinado, como es el caso de las monedas encontradas en la Serreta y el Castellar. A todo esto hay que añadir que existe un buen número de piezas almacenadas y poco revisadas, entre las que quizá se halle algún ejemplar interesante. En el caso que nos ocupa no hay problema, ya que las monedas valencianas no expuestas son simples repeticiones de las que podemos ver en las vitrinas (1). Al crearse el reino de Valencia y consiguientemente su moneda, previamente a proceder a su acuñación (1266), la Jaula de Canvi estableció en 1247 los sistemas de equivalencia que iba a tener la nueva moneda para con el circulante de otros reinos (2). La moneda valenciana se acuñó ininterrumpidamente en la ceca de la ciudad de Valencia desde su inicio hastas las últimas emisiones de seisenos en 1713. Sólo hay contadas excepciones de acuñaciones locales en el periodo de las Germanias (1519-1522). Después de una detenida observación, hemos hallado seis monedas genuinameníe valencianas en la colección del Museo. Evidentemente hay bastantes más, pero, como en el caso descrito anteriormente, se trata de ejemplares de no sólo el mismo tipo, sino de la misma pieza. Por ello, hemos seleccionado las mejores conservaciones para exponer esta breve reseña destinada a un mejor conocimiento de nuestro patrimonio numismático local y especialmente a cuantos aficionados al tema hay en nuestra ciudad. Cinco de estas monedas las podemos encontrar en la vitrina número 2 titulada: NUMISMÁTICA MEDIEVAL Y MODERNA, en la subdivisión que reza: MONEDAS VALENCIANAS S, XIV Y XV (3). Todas ellas proceden de la colección que donó don Camilo Visedo Moltó. Son las siguientes:


N.r.: 2.464. Diner de vellón (4). Jaume I el conqueridor (1238-1276). Anv.: IACOBVS REX: Rev.: VALENCIE + P.: 0'946 g.; M.: 16 mm.; G.: 0'5 mm. F.: N.D. Otros ejemplares de la misma pieza: 2.465, 2.466, 2.467 y 2.468.

II.

N.r.: 2.475. Real de plata. Martí I l'huma (1395-1410}. Anv.: MARTINO: DEI: GRACIA. REX. ARA + Rev.: VALENCIE: MA10RICARVM: SARDI + P,: 3'361 g.; M.: 25 mm.; G.: 1 mm. F.: N. D. Ob.: La leyenda se debe a que «tras el reino de Valencia iba el de Mallorca en la institución monetarial establecida por Jaime I y luego el de Cerdeña, como último incorporado a !a Corona» (5). Otros ejemplares de la misma pieza: 2.474.

He aquí sus características:

VI.

N.r.: 5.091. Menut de vellón. Jaume I e! conqueridor (1238-1276). Anv.: (IACOB) VS RE (X:). Rev,: (VAL) ENC (IE + ) M.: 12'4 mm.; G.: 0'5 mm. F.: N.D. Ob.: Su valor es la mitad del diner (pieza I).

En definitiva tenemos en nuestro Museo Arqueológico una bonita aunque exigua muestra de lo que fue la moneda valenciana de bajo valor desde Jaume I hasta la pérdida de los fueros. Sólo resta añadir que la numismática valenciana precisa una mayor atención, necesaria para un mejor conocimiento de la historia de nuestro País Valenciano. JOSEP TORRÓ I ABAD

N. r.: 2.460. Diner de cobre. Felip II, III de Castilla (1598-1621). Anv.: PH (ILl) PPVS D.G. Rev.: VAL(ENCIA 161) O. P.: 0!893 g.; M.: 14 mm.; G.: 1 mm. F.: 1610. Otros ejempíares de la misma pieza: 2.461, 2,462 y 2.463.

IV.

N.r.: 2.472. Real de plata. Felip III, IV de Castilla (1621-1665). Anv.: (PHILIPPVS) DEI GRA (CÍA). Rev.: VAL (ENCÍA?, ilegible). P.: 2.423 g.; M.: 20 mm.; G.: 1 mm. F.: 1624 Ob.: Agujero minúsculo. Otros ejemplares de la misma pieza: 2.473. NOTA: Se acuño una importante variedad de este tipo, en cuyo anverso encontramos un 1-8 distribuido a ambos lados del busto.

V.

N.r.: 1.384. Diner de cobre. Caries II (1665-1700). Anv.: (CAROL) VS.D (El GRACIA?) Rev.: VAL(ENCIE? RE) X + P.: 1'044 g.; M.: 14 mm.; G.: 1 mm. F.: 1684 Ó 1694. Otros ejemplares de la misma pieza: 1.383. En el conocido yacimiento medieval del Castellar se halló una interesante pieza que podemos contemplar en la vitrina número 10, referida a este yacimiento. A pesar de no coincidir cronológicamente con el poblado (ss. X-Xl), no hay que descartar cierto interés arqueológico a la moneda.

NOTAS (1) Con todo sería necesario un estudio pausado, debido especialmente a la mala conservación que puede provocar confusión en piezas muy similares, como son los tfiners de Jaume I y los menuts de Alfons III. (2) Mateu y Llopls. F.. La moneda del Reino de Valencia, I (Valencia, 1977), p. 5, editado en la col. «Temas Valencianos». (3) El titular no responde a la realidad, en este apartado sólo hay una moneda valenciana del s. XIV-XV, las restanles son anteriores o posteriores a dicha época. Ésto sin tener en cuenta que están mezcladas con monedas castellanas y repeticiones de la misma pieza. (5) MATEU v LLOPIS, F., op. cit., p. 15. (6) Aleación de plata y cobre en diversas proporciones. ABREVIATURAS N.r.: Número de registro. Anv.: Anverso. Rev,: Reverso. P.: Peso. M.: Módulo (diámetro). G.: Grosor. N. D.: No datada (sin fecha, norma general en la moneda del Medioevo). F.: Fecha. Ob.: Observaciones.

85


Son las diez de la mañana y el cielo está despejado después de una noche de lluvia. Es fiesta, se nota en el continuo sonar de músicas pasajeras; en las vestimentas multicolores de moros y cristianos; en la expresión de los rostros; en el alborozo de la gente... Se nota en el ambiente de la plaza Mayor. El despejo y limpieza característica de este recinto ha dado lugar hoy al espectáculo más variado y curioso. La plaza, antiguo claustro y huerto del convento de los Agustinos, albergue de las tropas napoleónicas y más tarde pescadería y mercado de carne y verduras, ha dejado hoy paso a este raro conjunto, como restando importancia a su valor histórico. Cuando llegamos aún hay puestos por colocar. Los vendedores se apresuran a poner sobre unos marcos de madera unas chapas finas de color terroso para completar su parada. Algunos más prácticos exponen sus mercancías sobre unos cajones. Mientras va creciendo el público. Es interesante ver tanta gente reunida; unos esperando encontrar lo que buscan; otros para curiosear, la mayoría para pasar el tiempo.

VIDA Y COLORIDO DE LA FIESTA EN LA PLAZA MAYOR

Nuestra primera visita es a un puesto de libros. Su dueño, un hombre pequeño y de ojos penetrantes, ordena unos tomos que están esparcidos por la mesa alrededor de un cartel de letras rojas, grandes y mal hechas, en el que se lee: «Libros viejos a cincuenta pesetas volumen.» Cuando sus ojos les miran parecen acariciarles. Los nombres de Balmes, Shakespeare, Agatha Christie..., se leen indistintamente. El tiempo y la vejez les ha hecho perder la preferencia que unos gozaban sobre otros en las estanterías de importantes librerías y bibliotecas. Ahora las clases y privilegios han desaparecido materialmente para ellos. Nos detenemos en el centro de la plaza y examinamos con curiosidad cuanto nos rodea: pintura moderna, bisutería, mucha bisutería, sartenes, cacerolas, carritos con fruta seca, globos, espadas, sables, chucherías... Negros azabache esparcen su mercancía por el suelo, preferentemente familias de elefantes talladas en madera y que, con un poco de regateo, lo dejan a buen precio, según algunos entendidos. Un moro, un poco alegre, grita por lo bajo: «Vendemos al tapao; vendemos gafas de sol, carteras, mecheros.» Un chiquillo harapiento y medio salvaje, cuya única belleza consiste en una gran mata de cabellos negros y enmarañados, con los codos apoyados en la mesa y la cabeza medio hundida entre las

86


manos, contempla con envidia las tapas de unos «tebeos» que asoman entre los lomos de unos tomos viejos. Nos llama la atención una parada en la que se anuncia, con grandes carteles pegados a la pared, el nombre y dirección de su dueño. Sobre la mesa, una gran jaula de periquitos y otra con canarios. ¿Qué es lo que quieren saber? Nos pregunta un moro con el traje y cara manchados de «mercromina», simulando grandes heridas. Al responderle que todo nos interesa empieza a hablar de los perros. «Los perros —dice como para entrenarse—. El perro es el animal más fiel. En España sólo se conocen dos razas, navarro y mastín.» Después va enumerando una serie de países y razas. Mientras habla, el moro, el característico tipo pícnico, corpulento y bonachón, desborda toda su simpatía como si en realidad fuera el propio dueño del puesto y como si de estos momentos dependiera el éxito de su venta. «¡Palomas?» dice entre afirmación y pregunta. Y sin dar lugar a respuesta prosigue hablando de este animal. El trino de un pájaro se eleva vibrante desde una ventana cercana mientras el verdadero dueño de los animales empieza a hablar de los pericos, al mismo tiempo que sus dedos ágiles y fuertes acarician la jaula con gesto de reverencia y ternura. El moro se queda escuchando con seriedad.

Entre unos cuadros de pintura barata nos llama poderosamente la atención unas hojas de «perotéis». Las hay de flores, mariposas, caras, animales y niños. Hay unos con relieve y alguien dice que ésos son más parecidos a los de nuestra infancia. Pero aunque más sencillos y con menos relieve y colorido tienen el poder de traer a nuestra mente y a nuestro corazón todo el encanto, el sabor y calor de nuestro tiempo. Con esta contemplación surgen una serie de recuerdos, personas, lugares,.. Y cada semblante refleja ilusión, añoranza, emoción. Entre pasar las hojas, elegir las que vamos a comprar, contemplar y evocar, se nos va mucho, muchísimo tiempo. Cuando abandonamos la plaza nuevos grupos de hombres y mujeres; mayores y pequeños; moros y cristianos..., deseosos de curiosear, cruzan los arcos añosos. El moro se despide de nosotros, con una sonrisa de satisfacción y picardía, para ir a reunirse con otros festeros. Con sus vestimentas parece que llevan tras sí la vida y colorido de cálidas tierras. El chiquillo, con la cabeza erguida y los ojos brillantes, sigue contemplando embelesado a los periquitos, queriendo imitar sus silbidos. Parece que sueña en liberarles de su prisión, soltarles para que salgan alegres y volar con ellos a países desconocidos, a escudriñar bellos y lejanos horizontes. MARISA BOTELLA VILAPLANA

El chiquillo de cabellos negros, mísero y harapiento, muestra en su cara el más vivo contento. Con un fino papel roza el cuerpecülo de un periquito que a su contacto guiña el ojo y coloca una pata sobre el pico hasta que bate las alas encolerizado. «El perico procede de Australia —seguimos escuchando—, se cría en árboles fibrosos, en nidos donde la mano del hombre no puede llegar. Es el pájaro más sociable que existe...» Oyendo el relato, y sin recurrir a la fantasía, es fácil imaginar, entre unos árboles copudos y corpulentos, innumerables presencias diminutas, multitud de ojos relucientes, asomarse al exterior entre enmarañadas ramas, burlando juguetones la caza de los hombres. Un grupo de moros echa paquetes de confetis sobre las cabezas rubias de unas jóvenes que corren sin conseguir librarse; otro compra un montón de globos de gas de mil colores y va soltándolos uno a uno mientras unos niños se quedan embobados mirando al cielo, viéndoles desaparecer entre los tejados o convertirse en puntos negros sobre un impresionante fondo azul.

87


EL PONT D'ALCÁSSARES Degut a la fesomia accidentada d'AIcoi, els ponts han estat un element primordial en el desenvolupament urbá alcoiá. Antigament, com ara, per a eixir d'Alcoi calía atravessar-ne un com a mfnim. Si el viatger eixia peí portal de R¡quer o de Sant Roe per anar a El Salt, Barxell o Polop, creuava el riu Riquer peí pont anomenat huí de Sant Roe i en temps medievals de Na Solivella. Si desitjava anar a Agres, Bocairent o la part de l'Horta Major, el poní de Buidaoli era camí oblígat. Si el lloc elegit era Penagüila, es baixava peí carrer Carago! i es creuava el pont del camf de Penáguíla. Si es volia anar a Cocentaina, Xátiva o Valencia, el pas obligat per anar-hi era el pont del camí de Cocentaina, hui mes conegut peí pont d'Alcassares. Solament per anar a la Canal, Ibi o a Castalia no es passava per damunt de cap pont, per la porta de Sant AgustF, actual campanar de Santa María, peí carrer Sant Nícofau, Sant Vicent i per Sant Antoni anaven al lloc elegit. Actualment ponts mes moderns han substituTt ais antics, pero, afortunadament, aquests ponts, relativament antics, han perduraí. El mes antic d'ells es el de Cocentaina o d'Alcassares, que está sobre el riu Riquer o Barxell, pocs metres abans d'unir-se amb el riu Molinar. Es també pas obligat d'una «cañada» o congost que peí Tossal, passant per l'antic camí de Penáguíla i per la banda dreta de I'UII del Moro, ens porta a Penáguila. Les referéncies a la seua construcció les podem veure en ei «Libro de Cabildos» de 1779-80.

88

En una sessió celebrada el 30 d'agost de 1779 s'acorda escriure al representant d'Alcoi en Madrid per a qué sol-licite l'autorització de la construcció del pont del camí de Cocentaina. Aquesta trigaria un any en concedir-se, ja que el 8 de malg de 1780 el Cabildo aprova el projecte realitzat per l'arquitecte Andrés Juan Carbonelí. La financiado del pont recauria sobre els vems d'Alcoi, exceptuats els pobres jornalers. Va ser elegit Rafael de Seáis en comissarí de l'obra i Cristóbal Coíomer en dipositari. La progressiva industrializado d'Alcoi necessitava vies de comunicació bones per af subministre deis seus productes. Pocs dies després, el 9 de setembre, a les nou del matí, era col-locada la primera pedra del futur pont. Francisco Pérez, escrívá secretan del Cabildo, dona fe de l'acte. Aquesta primera pedra era col-locada per Andrés Juan Carbonell, arquitecte de l'obra, en nom de Jacobo Caamaño y Gayosos, ministre del Crimen de la Real Audiencia de Valencia i corregidor ¡riten d'Alcoi, ai zel del qual la construcció del pont era una realitat. Aquesta primera pedra encara subsisteix fins hui. La podem veure a l'eixida esquerra del pont, baixant per Alcassares. Allí mateix existia fins fa poc una font que servia com a abeurador de) congost que per allí passa. Maíauradament la poca cultura ha fet desaparéixer la font I han bíanquejada la lápida que perpetua al pont del camf de Cocentaina o d'AIcássares com a degá deis ponts d'Alcoi. JOSEP ALBERT MESTRE ll-luslracló: P. Amar


Miguel y José Gosálvez, diputados de) Común de la villa de Alcoy, movidos de la obligación de sus oficios, ponían en conocimiento superior que, a pocos días de haber tomado posesión en noviembre de 1778 don Antonio Anguiozar y Velasco del Corregimiento de la Villa, había esparcido su mujer la escandalosa voz de que su marido estaba amancebado con una criada suya. Esta especie y los disturbios domésticos que diariamente había entre los dos cónyuges, no sólo justificaban la veracidad de la noticia, sino también llenado de confusión al vecindario, y más a vista de tos excesos realizados por el corregidor en el ejercicio de su empleo.

PROBLEMAS ENTRE LOS DIPUTADOS DEL COMÚN ALCOY Y SU CORREGIDOR EN 1780-1786

Habían llegado estas voces a los oídos del arzobispo de la aren ¡diócesis, quien, llevado de su celo y ministerio pastoral, había dado comisión al párroco de la villa para la averiguación y temperamento de estos daños. Sin embargo, cuando el corregidor conoció la comisión y sanas intenciones del arzobispo, dispuso mañosamente restituir a su mujer a la corte para imposibilitar las pruebas de su conducta, persuadiéndola con la satisfacción de llevarse a la criada, como en señal de la fe que de nuevo le ofrecía, quitando de esta forma el objeto de los paternales oficios del prelado. Mas como la retirada de su mujer y criada fue en tiempos en que había en la villa una compañía de cómicos, a cuyas funciones y ensayos no faltaba el corregidor, éste se empeñó en hacer vanidad de que estimaba a la sobresaliente, escandalizando en tales términos que, al salir de la comedia, o había ella de ir a su casa o el corregidor a ia de la cómica. En este caso dejaba a la puerta al alguacil ordinario, para que nadie ignorase su desorden. Este llegó al extremo de revocar un bando de buen gobierno, por el que mandó, bajo cierta multa, que llevasen todos luz siendo de noche, sin más motivo que haberse retirado la gente y no tener los comediantes las abundantes entradas que solían, declarando en otro, con irrisión del pueblo, que tos que iban o salían de la comedia estaban exentos de llevar luz y de incurrir en multas. No contento el corregidor con los escándalos causados al abrigo de su empleo, había permitido todo el ano de 1779 en la casa de Gregorio Sampere el juego prohibido de banca, creyéndose con autoridad para dispensar las leyes y reates decretos, por el beneficio con que contribuían los jugadores y banqueros. Para que no se dudase de que sus hechos todos eran hijos de su codicia y que puramente los hacia por Ja esperanza del interés público, habla dado a entender que merecía cien doblones el haber respondido al habilitado de las Reales Guardias Españolas que los fabricantes cumplirían la contrata de fabricar los paños para el vestuario de su cuerpo; y aunque éstos le enviaron un doblón por el trabajo de responder la carta, lo despreció con altanería, y habfa enviado a un escribano para que tratara del asunto, que, por último, se compuso con tres piezas de a ocho. Igual demostración de interés había hecho con los tintoreros, pues siendo costumbre lavar en la madrugada y mañana de los días de fiesta la lana que se tintaba en la víspera y noche, porque si se retardaba esta diligencia se perdía el color, quedando bajo o subido, había supuesto el farisaico escrúpulo de que se contravenía el precepto dominical o festivo, y pudo tanto su artificio que inclinó al propio cura párroco a que se conformara con su opinión, en perjuicio de los fabricantes. Conociendo los operarios el fin de semejante escrúpulo le remitieron cuatro piezas de a ocho y, con ellas, no sólo se lo removieron, sino que le dejaron serena su conciencia, de suerte que no se volvió a hacer novedad en el asunto.

Un Alcoyano de aquellos de la "capa blava", según los apuntes de Sinesio Delgado y los dibujos de Ramón Cilla, en "España al Terminar el siglo X1X M , (Gentileza de D. Enrique Pérez)

89


Estos y otros daños los hacía con audacia el corregidor al abrigo de su jurisdicción y por ser los regidores poco versados en negocios y consentir que los acuerdos se extendiesen como él los dictaba o llevaba en borrador. Además solía variar los fines de lo acordado como lo practicó en la Casa de Enseñanza de Latinidad y Primeras Letras, pues habiendo acordado el Ayuntamiento su necesaria reparación, transformó el Corregidor en quince días dicho acuerdo, convirtiéndola de Casa de Enseñanza, cuyo destino tenía de tiempo inmemorial, en un Corral de Comedias con sus paicos, patio y cazuela. Igual engañosa persuasión hacia a los regidores en otros asuntos, pues convenidos, unos por ignorancia y no penetrar su perniciosa intención, alguno por adulación y todos por miedo, que era lo más cierto, firmaban cuanto el corregidor quería. Por otra parte había conseguido aterrar al vecindario para que alguno, particularmente ofendido, no clamase llevando sus ecos a los tribunales superiores, llenando éstos de representaciones y escritos en los que afirmaba que su vida no estaba segura, por haberle aborrecido algunos ciudadanos desde su procedimiento contra los nobles arriba referidos. Por ello había conseguido de la Capitanía General el auxilio de un destacamento de caballería, sin atender a que, si fueran en verdad tan díscolos estos vecinos, no hubiera él mismo poder satisfacer las dos órdenes sobre prisión de vagos, ya que no existía en el pueblo sujeto que mereciere tal pena, lo que, unido con sufrir hasta el momento presente las insinuadas violencias y desórdenes, persuadía la docilidad de los naturales de la villa y la veneración con la que miraban a la justicia, lo que excluía positivamente sus suposiciones y manifestaba el sentimiento que las animaba. Foto: Studio

Y para que no se dudase de que en nada arreglaba el corregidor sus procedimientos a (as sabias provisiones del Gobierno dirigidas a impedir diversiones que pudieran distraer de las manufacturas a los operarios, había fomentado en el verano corridas de toros y baües, trayendo a su casa dei campo de Monóvar dos dulzaineros o gaiteros que tenia en ella como comensales para las continuas ocupaciones de gente menos aplicada al trabajo, bien que con la carga de que si algún vecino disponía baile, o no obtenía licencia del corregidor o se había de sujetar a llevar sus gaiteros, dándoles el precio que ellos quisieran, logrando con estos regocijos traer embobado al populacho desde San Juan hasta Todos los Santos, y, de este modo, causar el perjuicio de que a los fabricantes faltasen oficiales e hilanderas para cumplir sus contratas. Para que no fuese sólo este arbitrio de arruinar la fábrica hizo publicar de nuevo en día de luna llena el bando para que todos llevasen luz de noche, multando en sólo Ja primera a más de cuarenta personas a doce reales cada uno, sin que les sirviese de disculpa el ser bataneros, tintoreros, labradores y operarios de los molinos de papeí, que no habían oído el bando porque se hallaban fuera del pueblo, de forma que el corregidor no daba paso, aún bajo el color de celo, que si tropezaba con interés, no se allanase a todo, como lo acreditaba el que habiendo formado causa a un joven noble se dejó decir que en su mano estaba hacerla más o menos acre, y que ya le habían ofrecido treinta doblones, pero como éstos, ni los que se habrían figurado no fueron hechos efectivos por ser el mozo hijo de familia, agravó la causa y prisión, llevándole a (a de la villa de Cocentalna. La sentencia se revocó posteriormente por la Sala del Crimen de la Real Audiencia de Valencia, en vista de tan sanos procedimientos y ganó el que se suponía reo cuanto dejó de darle al corregidor. Otra causa se había formado a otro joven noble y seria llevado del mismo espíritu de Interés o de odto, induciendo y alentando a un vecino para que diese queja o querella contra él, en asunto que verdaderamente habla sido de poca consideración, pues Instruida la Sala la graduó de tal según su sentencia.

90

Terminaban los dos Gosálvez en Alcoy en ei mes de febrero de 1780 que lo expuesto era una leve demostración de la situación lastimosa de un pueblo de dos mil y cuatrocientos vecinos con famosa fábrica de paños y trece de papel blanco. Si la piedad de Su Majestad no remediaba los males que el corregidor les causaba con sus escándalos, exacción de multas y demás actos de su desarreglada conducta descaecerían forzosamente ta labranza y fábricas y se convertiría de pueblo floreciente en uno miserable. Hablan crefdo defraudar sus oficios y encargo si omitían el poner todo lo referido en la alta consideración de Su Majestad para que se dignase hacer de esta noticia el uso que tuviera por conveniente, terminando los males de tan extraño e irregular gobierno y facilitando la conservación del Común y sus fábricas que, con la paz tranquila de que siempre habían gozado, las fomentaba con vigilancia. Este escrito firmado por los Gosálbez en Alcoy salla en 13 de febrero del citado año de 1780 al señor don José Celedonio Rodríguez. En Madrid, en 21 de febrero del mismo año, los señores de la Sa!a de Gobierno del Consejo de Castilla, entre los que se contaba el presidente, Nava, Contreras, Urries, Acedo, Eyra, Enriquez, Villafañe, Cerezo y Argaiz, decidían pasase el asunto al fiscal. El asunto fue diferido «ad calendas graecas», ya que el fiscal, en 24 de julio de 1786, estimaba que la queja contenida en la anterior representación dirigida contra el corregidor que entonces era de la villa de Alcoy, don Antonio Angulozar y Velasco, como había éste ya cesado en el empleo, que en la actuadad servía don Juan Romualdo Jiménez, parecía faltaba la causa de continuar el expediente, mayormente cuando no había tenido otro progreso que el de una simple queja, y, por consiguiente, podría mandarse archivar, siendo el consejo servido. Los consejeros de Gobierno, a la sazón Campomanes, Espinosa, Vallejo, Velarde y Cornejo, en Madrid, a 31 de julio de 1786, decretaron que por el momento se sobreseyese el curso del expediente, con lo que sí fueron ciertas las quejas de los diputados del Común de la villa de Alcoy. éstos quedaron defraudados en su petición de justicia, corno ocurre en muchas ocasiones. Este expediente transcrito se contiene en el legajo 37.151, año 1786, julio 5, de la Sección de Consejos del Archivo Histórico Nacional.

JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ BARA, Vi cedí rector del Archivo Histórico Nacional


TODA LA VERDAD, SOLA LA VERDAD Y NADA MAS QUE LA VERDAD SOBRE LA FONT ROJA Y SU SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LOS LIRIOS PROEMIO Cual de otro pueblo elegido por Dios, podríamos repetir las palabras del salmista —Ps. 147, 20—: «...no hizo tal cosa con todas las naciones, ni les reveló sus misterios.» Y también aquéllas del Eclesiastés, XXIV, 16: «...y eché raíces en un pueblo honrado y noble», aplicadas, de un modo especial, a nuestro propósito. Pero veamos cómo ha respondido y correspondido Alcoy a estas predilecciones divinas. Mucho se ha planilicado, más se ha escrito y muchísimo más se ha hablado, con falta de verdad, en varias ocasiones, por desconocimiento unos y por mala fe otros, sobre la Font Roja, La finalidad principal de este escrito es salir al paso de todo esto y exponer, tlanamente, lo auténtico y verdadero, contrarrestando tanta falsedad y confusión, para que resplandezca toda la verdad, sola la verdad y nada más que la verdad.

RECORRIDO RÁPIDO DE MAS DE DOS SIGLOS DE HISTORIA Afio 1653. Explosión de fervor mariano y admiración alcoyana en el hallazgo milagroso de los Lirios, en el monte Carrasca), junto a la Font Roja. Hecho histórico documentado en actas notariales y declaración de numerosos testigos en ei Ayuntamiento de Alcoy y en el Arzobispado de Valencia. El tercer lirio, aparecido diez años después, llega hasta la Corte de Felipe IV, Rey de España.

Foto: Labora torio Azur

El paso de los años cubre con las cenizas del olvido lo que brillaba con viva llama. Desaparece la memoria de los hechos más importantes. No así en nuestro caso. Un designio providencial y la solicitud amorosa de la Santísima Virgen —tan sólo encontramos esta explicación— han hecho que, después de más de tres siglos, llegue a nosotros y se perciba el perfume de los lirios, en el singular privilegio, que aclama la blancura, que supera la de las nieves en las cumbres elevadas, proclamando, con voz vegetal, el misterio de la Inmaculada Concepción de María, dos siglos antes que el inmortal Pío IX, con la suya infalible, definiera el dogma concepcionista. Aún conserva su frescura el agua de la fuente que nunca se secó; y alguna anciana centenaria, todavía en pie, fueron mudos testigos del milagro lillal. Aquel pueblo alcoyano, teólogo como todos los de la España de! siglo xvn, vivían la fe religiosa con devoción y fervor. Los medios de locomoción de más dé tres siglos atrás no eran obstáculos para las multitudinarias peregrinaciones a la primitiva ermita, por caminos de herradura, que fue el primer templo mariano-concepcionista del mundo. En 1891, después de varias vicisitudes y ruina de los dos templos anteriores, queda terminado el actual «por la le de los alcoyanos», como perpetúa en piedra su fachada, mezcla de románico y gótico, actualizados. Con motivo de su inauguración y traslado de la imagen, que se habla instalado en la parroquia de Santa María en los años que duraron las obras, se estrenó la carretera que llevaba hasta el santuario.

PRINCIPIOS DEL SIGLO XX: EDIFICACIÓN Y VITALIDAD DE LA FONT ROJA Y SU SANTUARIO. PROFANACIÓN Y DETERIORO La mencionada carretera facilita en 1923, potenciada la construcción por las nuevas técnicas del cemento armado, la edificación, por parte del Ayuntamiento, del actual hotel y la atrevida terraza volada sobre el barranc de t'infern.

La Pont Roja a f mes rfet sigio XIX, De Id Histoíia Religiosa de Ateo y, de José Vilaplana G ¡sberl.

Mirador maravilloso de hermoso paisaje que se extiende a sus pies. Anteriormente, por iniciativa de un grupo de alcoyanos se levanta una calle de viviendas. Y aún antes, el chalet que hay a la entrada de la plaza, bordeada de corpulentos cipreses. Todo este complejo albergaba más de 300 personas, que animaron, con vida hasta enconces desconocida, el paraje y el santuario. Durante la pasada guerra civil Alcoy sufrió la destrucción de sus dos templos parroquiales y la iglesia de San Agustín. Afortunadamente quedó en pie nuestro santuario. Tan sólo suciedad, deterioros importantes en su fábrica y los nichos vacíos, que semejaban cuencas de ojos sin luz. También desaparece ia imagen, obra del genial artista valenciano José Esteve Bonet, el escultor más acreditado de la escuela valenciana. Fue inaugurado el anterior grupo escultórico e! 28 de abril de 1765, a expensas del ejemplar

91


sacerdote alcoyano Mossén Bjeraventura Monllor, en cumplimiento de la promesa que hizo a la Santísima Virgen, siendo aún estudiante. E! 21 de junio de 1940, a poco más de un arto de terminada la fratricida lucha, una gran romería acompañaba la nueva Imagen, obra del también escultor valenciano Rabasa, que sustituye a la anterior. Esta vez costeada por suscripción popular, para ser colocada en el nicho principal del santuario, limpio, ordenado y bendecido después de la profanación. También las viviendas y hotel funcionan de nuevo. Numerosas visitas particulares y colectivas suben al santuario y renace la vitalidad y animación en el paraje e instalaciones. III

CORONACIÓN CANÓNICA. ESTABILIZACIÓN Todo lo anterior culmina en el Tercer Centenario: 1953. La solemnísima y canónica coronación fue precedida por aquellos recorridos triunfales de la imagen por todo Alcoy. El último domingo de mayo, día 31, el arzobispo de Zaragoza, ei alcoyano doctor don Rigoberto Doménech Vaüs, colocaba sobre las sienes de la imagen artística y valiosa corona, sufragada por todo Alcoy. Fue nuestra paisano y no el arzobispo de Valencia, don Marcelino Olaechea, quien coronó la imagen, como escribe don Rogelio Sanchis, por equivocación, en su artículo publicado el 20 de agosto en la página 2 de «Ciudad».

Foto: Elias Seguí Miró

En el periodo post coronación registramos algo decisivo en el santuario. Después de varías gestiones, fracasadas todas, para Instalar una comunidad religiosa, tipo monasterio, en 1955 se funda una capellanía, con subvención municipal. El sacerdote encargado cuida material y espiritualmente el santuario. Fue el primero en regentaría don Vicente Amargos Cerezo, durante nueve años. Le sucedió, en el 64, el alcoyano don José Giner Bartolí. Resulta difícil y delicado escribir sobre méritos propios. Pero no se atribuya esto a vanidad personal o afán de protagonismo, sino a cumplir el propósito que me fijé, desde las primeras palabras de esta exposición: toda la verdad...

L La Villa 2. F 3 La Fílente i&o/h • ra f/e/a *.ntrwiwa to donde se Án/lo la Jonta

Una simple visita al santuario es el argumento demostrativo de mis desvelos y trabajos realizados. En los años que cuido y atiendo el santuario se han realizado decisivas reformas que pueden comprobarse, desde la puerta de entrada hasta el último rincón de la sacristía, pasando por el coro con su ventanal doble. El de! interior ha sido pintado con las figuras de los patronos de Alcoy, San Jorge y San Mauro, El medio punto de este colosal arco representa el robo y hallazgo de las Sagradas Formas con el Niño Jesús del Milagro. Lo rodea ancho marco con la pintura de los quince misterios del Rosario, virtudes teofogales y otros motivos religiosos e históricos. Este ventanal, lo mismo que la cancela de cristales que hay abajo, tienen, fundamentalmente, razones térmicas y acústicas para la defensa del frió y tos ruidos del exterior.

CQncej?cionjyfues

La Font Roja y los veraneantes. Diversiones y juegos infantiles.

• • xO

Las banderas y estandartes, testimonio de romerías, peregrinaciones y otras visitas, que colgaban de los muros, fueron retiradas —ei tiempo, polvo, humo, etc., las habían ensuciado y descolorido— y colocadas en un rincón del coro, protegidas con puerta de cristal, que servía de cierre al antiguo nicho que había antes de la reforma total del altar y presbiterio en 1966. Ahora pueden verse perfectamente ordenadas, guardadas y resguardadas. Más de dos millones de pesetas he gastado en las obras realizadas. Pero antes o después han sido recaudadas. Esto ha sido lo difícil en un cargo como éste, que tan sólo actúa cara al público en verano. Rifas, donativos, lotería, ofrendas del lampadario, telescopio —obsequio de los presidentes del C. D. Alcoyano, señores Pérez Aura y Pascual Albero— y otros recursos empteados para conseguir ingresos: muchos, pequeños; algunos, medianos, y muy pocos, grandes. Hay que señalar el puesto de venta de recuerdos, que adquieren los visitantes muy gustosos, pero que otros critican, pensando que es un gran negocio para el capellán. Nada más lejos de la verdad. El único beneficio para mí ha sido la preocupación y horas de trabajo y viajes en la adquisición de los objetos y su venta. También muchos disgustos, generosamente prodigados por personas inconscientes o de mala fe. Pagados ya todos los gastos, es mi propósito no abrirlo el año próximo. Esto será una prueba definitiva de mí afirmación anterior. Si las ganancias fueran para mí no me hubiera cansado y lo mantendría como hace cualquier comerciante. Pero todo lo doy por muy bien empleado, ya que he conseguido lo que me propuse hace diecisiete años años:

92


metamorfosearé el santuario de la Virgen de ios Lirios, Palrona de Alcoy.

IV ABANDONO Y DETERIORO Desgraciada y lamentablemente no se hizo lo mismo en lo tocante al resto de las edificaciones. Nuestros antepasados en los años 20 hicieron lo que era, entonces, admiración de propios y extraños. Parece ser que el esfuerzo de aquella generación agotó la potencia creadora de las venideras, después de aquel parto gigantesco. Porque, en verdad, no hemos sido capaces no ya de mejorar aquella obra ingente, que seria lo obligado y normal, sino tan siquiera conservarla, ya que su estado actual es ruinoso. Para ser justos y que no parezca derrotista sistemático, señalo el paréntesis de la gestión municipal del delegado de la Font Roja, don Antonio García Sáez, concejal del Ayuntamiento en los años 1967 a! 1974. Durante estos años se ensanchó y asfaitó la carretera, amplióse al doble la plaza del santuario, se hizo nueva instalación eléctrica en edificaciones y paraje, etc. Después, proyectos, planes, propósitos, etc. Pero nada más: papeles, reuniones, visitas de técnicos que revisaban y median una y otra vez planos... Práctico y eficaz, nada. Finalizado el mandato del señor García Sáez entra en caída vertical y mortal la pobre y desgraciada Font Roja.

FINAL DESASTROSO El abandono progresivo de la Fon! Roja culminó al obligado abandono del grupo de veraneantes. Este desahucio general mató la poca vida que quedaba. Fue la puntilla. Cada año que pasa hay menos alicientes no ya para una estancia agradable, sino para breve y fugaz visita. Aquel hotel que todos recordamos, después de muchas vicisitudes —siempre a menos— e irregular funcionamiento, este último verano ha estado cerrado, incfuso el restaurante y bar los domingos y fiestas. Tan sólo ha quedado para abastecerse de alguna comida y bebida una cantina cochambrosa que funciona a discreción. Una desafortunada campaña en los periódicos «Ciudad» e «información», de Alicante, y otros medios de difusión ayudaron a realizar esta hazaña. Dicha propaganda negativa preparó la expulsión de los residentes estivales basada en argumentos sofísticos que prendieron, fácilmente, en las gentes no enteradas de la auténtica verdad que dio crédito a los mismos. Es verdad que hace medio siglo las treinta familias que ocuparon las flamantes y nuevas instalaciones eran las que disfrutaban del mal llamado chalet y se permitían el lujo de unas largas vacaciones. Hoy, afortunadamente, las disfruta todo el mundo. Ahí empezó la animosidad del «pueblo de Alcoy» a ios veraneantes de la Font Roja. Ha pasado mucho tiempo y aún perdura esta mentalidad, fomentada por voces demagógicas fuera de íugar y tiempo. Lo que entonces era un privilegio de los miniados de la fortuna era últimamente —salvo dos o tres enamorados del paraje— refugio obligado de ios que no tenían posibilidades de otra cosa. Tampoco eran siempre los mismos, porque el que mejoraba su situación económica marchaba alegremente a otro sitio. Más de medio millón de pesetas recaudaba ef Ayuntamiento por los alquileres. Teniendo en cuenta que hace ya seis anos tampoco es verdad que pagaran cuatro perras. Últimamente se abonaba por vivienda una media de 15.000 pesetas anuales. Y muchos no lo querían ni gratis. Se dio el caso un año en el que quedaron libres cuatro viviendas. El encargado municipal de contratartas tuvo que ir buscando inquilinos para que el Ayuntamiento no perdiera el ingreso de los alquileres. Desde luego, la gente que tanto protestó no hacia cola solicitando su adquisición,.. Antes de seguir esta larga exposición, en honor a la verdad he de registrar tres realizaciones en años pasados, después del desahucio. En primer lugar, la construcción de un bar y vivienda en el extremo de la avenida del doctor Espinos, muy bien instalada, casi con lujo y gran coste. Funcionó, para el público, un día. También la sustitución de las tejas curvas, que volaban todos los inviernos, por cubiertas de pizarra. Pera si no

funcionan las habitaciones que protege el tejado es también algo ínútií por ahora. Últimamente, hace dos años, se perforó en la Glorieta para sacar agua que abasteciera la fuente que hay en el centro de la misma. El cuantioso coste de esta obra se hubiera podido ahorrar, haciendo una conducción del agua del gran depósito. Claro está que esto condicionado a la ley física de los vasos comunicantes. Si ésta lo permitía no era necesario, por ahora. Si cuando había 300 personas residentes abastecía a todos y por espacio de medio siglo, aunque con ciertas restricciones, sobradamente lo haría ahora que no hay nadie. Tan sólo aves de paso. Aunque esto siempre ha sido problemático. El gran misterio acuático es una Incógnita. Parece difícil de despejar. Convendría averiguar las causas de este punto negro. Tal vez esté más claro que aparenta ser y seguramente más claro que el agua... de la Font Roja.

Llegamos al final de este largo escrito. Lo expuesto anteriormente refleja la realidad: la famosa y querida Font Roja es un cadáver insepulto, que ya huele en descomposición. Podríamos parafrasear los versos del poeta, aplicados a nuestro caso: Es ros, Fabio, ¡ay, dolor!, que ves ahora campos de soledad, mustio collado fueron un día Itálica —la Font Poja— famosa... Tan sólo la romería, organizado por el Ayuntamiento, estos dos últimos años ha llevado a la Font Roja multitudinaria asistencia. Un dia al año. No es mucho. También he de advertir que es —más que devoto peregrinaje— una grandiosa piñata alcoyana clásica. Sentido religioso, muy poco. Cuando debiera ser y es el motivo fundamental. Toda la religiosidad de la fiesta consiste en la subida de una pequeña imagen a hombros de los valientes pedestres y una misa al aire libre, con muchísima gente ajena a la celebración eucarística y comportamientos no de acuerdo con la misma. Para abreviar la situación descrita dispuse que los que quisieran comulgar pasaran al interior del santuario. No llegaron a cincuenta. Afuera había miles. Durante todo el día las puertas del santuario estaban abiertas de par en par. Afuera, muchísima gente. El interior, solitario durante muchas horas. Yo sugiero celebrar las misas en el santuario. Sé que el templo no es capaz. Pero podría solucionarse con la celebración de cinco o seis misas o más. Asi los devotos estarían cómodamente sentados, sin ser molestados ni tener que aguantar el sol en la plaza, hace unos años en completa sombra. Pero después de la incomprensible tala de algunos árboles y la poda despiadada de pinos, principalmente, al estilo brocha o plumero, se hace difícil protegerse del sol estival. No sé qué opinará sobre esto ICONA.

REFLEXIÓN FINAL Cuando vienen forasteros a Alcoy les invitamos a visitar la Font Roja. Y también lo nacen los letreros, en ¡as carreteras, a la entrada de la ciudad. Mientras mostramos el paraje y las instalaciones a los visitantes presumimos con orgullo y vanidad. Es precisamente lo contrario de lo que deberíamos hacer: avergonzarnos y sentir remordimiento por no saber o querer aprovechar este paraíso terrenal con que Dios nos regaló. Que la santísima Virgen de los Lirios nos mire con ojos misericordiosos y nos tenga siempre bajo su protección maternal.

JOSÉ GINER BARTOLI Capellán del Santuario de la Font Foja

93


Des de temps Immemoríal l'home ha sentlt la necessita! d'algun signe o slmbol que tos com una marca per a distingir-lo a ells mateíx, a la seua Familia o a la seua comunltat. Malgrat que en l'edat mitjana no existían les banderes nacionals tal i coni les entenem ara, lleva) de les excepclons de rigor, com poden ser la o andera de SuTssa, la bandera nacional anglesa, amb la creu vermella sobre fons blane i la mateixa Senyera cata I a no-aragonesa (1), i que «Is exércits llultaven baix les ensenyes personáis deis seus reís o nobles, que pagaven pels seus servéis; fou en aquest temps quan moltes ciutats de ¡'Europa medieval, mogudes per un sentít d'identitat col-lectiva, adoptaren emblemes propis; normalment encara que no necessáfiament, prenien la forma d'escuts d'armes he raid ¡es i banderes derivad es d'aquests, be simutlániamant o be posteriornient. El Regne de Valencia no podía ser una excepció. I aixi veiem com les ciutats i viles valencianas: Xátiva, La Vlla Joiosa, Oriola, Gandia, Sueca. Denla, Moreda. Vila-Real. Sagunt, Castalio, etc., ja tenien bandera propia, en el nostre cas carácter!tzada, les unes, per portar l'escut de la vila al centre de la bandera reial deis quatre país de sang sobre camper daurat, i les altres, con trári amen!, porta nt el senyal reial ¡.'o l'escut que els era propi sobre els colore de l'estendard local. Malauradament. l'estendard de la vila d'Alcoi. la bandera gran de Sant Jordi, com deien els nosties avantpassats, a l'lgual que les banderes locáis de moltes ciutals i viles valencianas, s'ha perdut materia I me nt, no deu de fer massa temps, pero 0, encara que, per altra banda, es conserven documents que ens la descriuen i ens parlen d'eMa.

Foto: J. Crespo Colomer

L'ESTENDARD DE LA VILA D'ALCOI O «LA BANDERA GRAN DE SANT JORDI»

Les primeras referéncies que tenlm es remunten a l'any 1509, no massa temps després de qué Alcoi fora declara) vila reial, quan «fou concorda! si a teta huna bandera real segons la que tenirn, com sia squexadap (3), es a dir, en substltució de la bandera reial que ja devien d'usar en els actes solemnes, en les com memo rae i ons locáis I en les eixides de Íes milfcles alcodianes en ser requeridas peí rei, potser reerrtplacant a la prímerlssima senyera reial que es degué confeccionar l'any 1447, quan Alcoi va quedar, definitivarnent, incorporal a la Corona, I la qual, probablernent. acompanyaria mes tard, en 1522. a les milícies locáis en ser requeridos peí virreí I per ¡'emperador Caries contra els agermanats de Xátiva I Atzira. No sabem. amb certesa. quan va comengar la riostra bandera a ostentar la figura del Sant Jordi a cavall, la qual. en els prlmers temps, anava solament dalt del pal de l'asta, com el drac alat o rat penal a Valencia; pero es probable que fora a l'entorn del 1511, que es quan les testes de Sant Jordi comencen a adquirir .importancia, equiparanl-se a les testes principáis que ja es celebraven en honor de la Verge María, puix en la cort de! 7 de juni de 1511 «ordenaren que la testa de Sant Jordi cascun any sla feta per honra de tant gioriós sant: aixl de corer llanca y altres joyes acostumades, ab un parell de tamborils y altres coses com en la testa de la Intemerada Verge María efe Setembre» (4). No es, paró, fins el 19 de maig de 1519 quan veíem per primera volta que el clavan «posa e dona de manament deis honorables jurats en los dit día e any, per a fer un Senf Jordi en la bandera, de tot guáranla dos sous» (5) i que el día 30 del mateíx mes el dit clavar! posa en data que es va pagar a •¡rnestre Jonan Fabrega, pintor, dos ducats y mig per daurar la figura de Sant Jordi, que está en lo cap de la bandera» (6), Sens dublé, la Intensa participado de les milícies alcodianes en i a defensa i auxili de les costes de la Marina contra els pirales tures i berberlscs va obligar a les autoritats locáis a ordenar la confecció d'una nova senyera mes lleugera que la que tenien alestiores, la qual cosa ens la confirma un bell paper de l'Arxiu Municipal, un rebut- memoria I del 1564, de Miquei Perelló, artesa de la clutat de Valencia, a qui les nostres autoritats li encarregaren una bandera de camp. El re bul-menor a I en qüestiú ens porporciona abundan! informació sobre la nova bandera i ens fa saber que s'empraren: 35 alnes 4 pams de tafatá carmesí y groch y blanch» que un preu de 12 lliures i 19 sous, «seda de cosir» per un preu de 10 sous, que es pagaren 1 lliura r 3 sous «al trepador per fer los castells y corones», i 10 sous «per lo cordó per a la bandera», 6 sous «per l'asta per a la bandera» i, finalment, 15 sous «per lo ferro ab lo daurat». El document porta la data del 10 de gener de 1564 (7). La tela blanca que es compra de un a de servir, es ciar, per a confeccionar els escuts; es a rJir, per fer I pintar les armes de la vila amb els castells i corones adés esmentats, que anírlen sobre la bandera groga i carmesí. Cal suposar, dones, que la vlía d'Alcoi tenia, aleshores, dues banderes: ¡a que portava la figura de Sant Jordi I la nova, que es va fer el 1564 a Valencia. I alxl ens ho confirmen dos documents del I libre de clavarls: un amb data 20 de novernbre de 1565, on s'lndica que es va fer un pagament «per lo preu de una lancha quas posa en la caxa de bandera que stá en la sala, com no tingues clau... dins la quat sta la bandera nova de camp ensemps ab la bandera gran de Sent Jordi» (8), i un altre amb data 13 de maig de 1576. on es diu «ques tasa una bandera y dos caxes y adoben lo standar! de Sen Jordi [al marche]. Y també entes que lo dit govemador ha manat ais dlts magnifics jurats que tasen una bandera y dos atambors o caxes consideran! que dita universitat no te falta y no sen pot scusar, tlngueren per be y foren de parer, se fasa una bandera y dos caxes. Et etíam, entes que lo standart de la dita vila esta molt maltractat en lo dau o armes tingueren per be y foren de parer que aquella quant dita bandera se fasa, se adobe y que lo dit dau o armes no les fasen engrutacfes, sino de altra manera ab lo míllor modo que

94


puguenn (9). Una vegada mes, les continúes expedicions de les •TiMícies locáis a la Marina havien fet inservible ia bandera de camp, a penes tretze anys després de ser confeccionada, obligan! el governador a les nostres autortlats a fer un bandera nova per a la visivirrei, prenenl-se l'acord. així mateix, d'adobar l'estendard de la vila que estava «molt maltractat en lo dau o armes», Es a dir. en l'eseut. que, per anar normalmenl engrutat, era la part mes vulnerable i la que mes (ácllment s'esqueixava en flamejar a Taire i en ser agitada en les diverses commemoracions locáis. En efecte, el pas inexorable del temps i l'ús I abús que se'n feia de les banderee en l'Europa medieval I moderna els conferia a aqüestes una vida molí efímera, i atxl veiem corn en la processó de Sant Jordi del 23 d'abrll de 1582 s'estrená una nova bandera de la vila, una nova «bandera gran de Sant Jordi» (10). El document que ens no conta es Interessantíssim. perqué es la primera volta en qué apareix el Sant Jordi damunt la tela de la bandera (11), possíblement per causa de qué es devia trencar moltes voltes, i per funcionalilat, diriem ara, e! van posar també damunt la tela. La lectura de l'esmentat document es aclarldora, puix consta el següent: «Scut de la bandera (al marge]. ítem, possá en datta denou I Mures, tres sous y nou diners, les quais de manament deis magníficos jurats a XXV de maig MOLXXXII dona y paga, os a saber, VI ihures V sous a Gaspar Sant; per V alnes tres palms tafatá blau doblet per al scut de la bandera, compres lo general y XII lliures, XVIII sous V!ll diners al pintor per fer y pintar to scut ab les armes reals y de la vila y ab la figura de Sant Jordi, a dos cares.» (12) El text es ben explícit. Aicoi havla de dur, al centre de la senyera. l'eseut o «senyal» que II era propí, com la Vila Jolosa, Castelló i altres ciutats I viles. El tafetá blau doblet que es compra té lafinalitat de proporcionar al pintor una superficie uniforme per pintar-hi «les armes reals I eís quatre país rojos en camper d'or I y de la vila y ab la figura de Sant Jordi", Després de plntar-hi els escuts i la M gura del sant. del blau no se'n veuria gal re: la pintura el deuria cobrir tot (13), No cap dubte, per tant, de qué h¡ era la bandera reial, les quatre barres roges en camper daural, i que les teles que es compren, blanques o blaves, no son mes que un llene de color uniforme per poder pintar els dos escuts locáis, es a dlr, el de Sant Jordi i el de la vila. Una altra cosa no cap, de no ser que un document no dlguera molt claramenl. Armes reíais i bandera reial tertlen el mateix significat heráldic. Arriba l'any 1629 I ens trobem amb una curiosa acta del Conseil amb data 20 de setembre. En dita acta es diu que els qui en les (estes de 1628 i de 1629 havien trenca! la bandera de Sant Jordi tindrien que pagar la reparada a parts iguals i que es devia obrir una informado per a esbrinar els autors del fet, puix que caldria terne una nova per a eixir a esperar el vlrreí en la seua propera visita. El curios document diu: «E axi mateix fonch proposat per dlt Jurat en cap dlent senyors V.m.s. saben con en lo dit de St. Jordi proposat exlnt com se acostuma cascun any un lloctitinent ab una compañía de soldats acompañar la reliquia del glorlos st. Jordi alguns deis que an exit enguany art romput la bandera de la manera que V.m.s an vist que lo alferis sois s'emportá a casa la asta. Havem trobat un consell en lo any propasa! lo qual diu que es tingué per be se rebés informasió de qui navia fet lo dany en la bandera y que trobat qui, que aquells pagasen dita bandera, fins huí no s'a fet dita ¡nformasió, pero ya una memoria de la má de Chrisostomo Aiz. Jurat en lo any pasat, de les persones qui an romput la bandera; serla de parer si a V.m.s los parexera donesen orde que.s fera dita bandera y en lo entretant atguns de V.m.s podrien comunicar ab los qui an fet dít mal en la bandera en pagasen la mitat o mes o rnenys, alió que a V.m.s los parexera, y avem de menester no descuydar-nos de feMa. Per 50, que del senyor Virrey tenlm notisia y sa visita y se acostuma rebre'l ab una compañía de soldats y si no tenim bandera no podran exir soldats. »E oblda y entesa dita propossió e havent tengut diversos coi'loquis y parlaments per la major part de dit consell fon determina! que no.s fasa bandera, que primer no paguen, la mitat de lo que costará, los que an fet lo dany y Tan rompuda y si no valdrán pagar dita mitat de cost se proseguixca contra aquetls que l'an fet, per terme de justicia, y la paguen tota si será de justicia. E axí fon clos y delerminat per determinado del Conseíl» (14). Uns mesos mes tard, el 5 d'abril de 1630, I descoberts ja els qui bavien romput la bandera a arcabusades en les fes tes de Sant Jordí de 1628 i 1629, un nou document del nostre Arxiu Municipal ens descrlu per primera volta la figura de Sant Jordi en la bandera, especifican! que anava a caval): «Assumpte bandera [al marge). Posa en data dit clavarl que dlt dia dona e paga a Diego Burguera, sastre de la ciutat de Valencia, 25 IIlures a compllment d'aquelles 40 lliures que a costa! fer la bandera per a la vila: es a saber, tafatans y l'scut ab la figura del benaventurat St, Jordi a cavall y los cordons per a (ligarla en l'asta, segons lo concert que a fet Onofre Cantó, Jurat. ab ell insegulnt la determinado del consell, per gó que les 15 lliures se an pagat per ciñen persones que an pagat aquelles, per averia rompuda a arcabusades.» (15) També aquest text es ciar; es Iractava del Sant Jordi a cavall, el qual, per torga, tenia que ser el vencedor del drac, el de la historia l legendaria, tal com el representa la iconografía universal I tal com la interprelaren els alcoiarts fins a fináis del segle xvm, com podem vore en un retaule de Manises que es conserva al «Casal de Sant

Jordi" i que mostra, fidel amb la tradicló alcoiana, el sanl amb un cavall blanc (ja ho déla Carbonell en la célebre centuria: «con un cauailo blanco») ferint el drac ala!. No es fins al 1810, aproximadamenl, quan per primera volta apareix l'invent del «matamoros», any en qué el molíner aleóla Mlquel Girones encomana a un escultor de Valencia un «Sant Jordi matamoros», posat mes tard e disposició de les autorltats locáis. Passen els anys, I a través de la célebre centuria de Vicent Carbonell podem seguir la trajectoria de la histórica bandera local per allá per l'any 166B, i sabem que «por la buefta de la Procesión lleva el lusticia el Estandarte mayor de la Villa y de los cordones los demás oficiales» (16). Com que, pressumiblement, seguien havent dues banderes, Carbonell, encara que en castella. esmenta la bandera local peí seu nom: «el Estandarte mayor de la Villa», es a dlr, l'estendart o bandera major, fa gran, la que portava els cordons, segons hem vist adés en el document de 1630: «y los cordons per a Migarla en fasta». Una vegada mes, el 1672, es menciona l'estendard de la vila d'Alcoi en uns vells papers: el «LLIBRE DE PAGAMENTS» del dit any. Les despeses per a la festa de Sant Jordi d'aquell any pujaven un total de 41 lliures i 32 sous, de les quals 10 lliures eren per «al Justicia per portar lo estandart lo dit dia de Sant Jordi en la processó» (17), el que posa de relleu no sois la Importancia que tenia el carree de justicia, máxima autoritat de la vila, sino la venerado I respecte envers l'estendard de la vila, I'historie slmbol local que tan alta personalitat custodiava. De la venerado I respecte que sentien els nostres avantpassats per ¡'estandart! local ens parla el Pare Picher en un passatge del seu célebre «CRONICÓN» (18). tot reiatant-nos com es celebraven les festes de Sant Jordi a fináis del segle xvil I primeries del xvm, abans de qué (oren suspeses per causa de la Guerra de Successlú Diu: «Y para más acredllar los vecinos de esta Villa su bisarrla aleodiana riaslendo alarde del valeroso esfuerzo con que sus antecesores, sin temer peligro, defendieron nuestra fe, y ensayarse por si importase: Dispusieron de común acuerdo que para más luzlmierilo de la fiesta acompañasen dos compañías de arcabuseros, una de christianos y otra de christianos vestidos a lo turco, EL ESTANDARTE REAL QUE MERECIÓ EL TRIUNFO DE TAN MEMORABLE TRIPLICADA VICTORIA CONTRA LA MAHOMETANA SECTA Y EN SU REMATE LA IMAGEN DEL SANTO A CABALLO Cuya honoriflciencia merece nombre loable, pues se halla confirmada por muchos serenísimos principales Reyes de España que gloria hayan.» I segueíx deient: «CUYA INSIGNIA REAL O GLORIOSO ESTANDARTE SE COLOCA LA VÍSPERA DEL DÍA DE LA FIESTA DEL SANTO POR LA TARDE EN EL BALCÓN DE LAS CASAS DEL CABILDO ESPUESTO AL PUE8LO PARA SU MAYOR VENERACIÓN Y BATIÉNDOSE AL AIRE DEL FERVOROSO ANHELO OE LOS ALCODIANOS. En el dia del Santo por la mañana convocados ya todos los gremios que acuden a la Plaza del Cabildo con sus estandartes en toda buena forma y al son de trompas y caxas, precediendo las dos companias de arcabuceros, BAXAN EL REAL ESTANDARTE POR EL MISMO BALCÓN QUE SE ENTREGA AL JUSTICIA MAYOR Y ESTE AL CABALLERO PROCURADOR GENERAL DEL COMÚN, se encaminan con la mayor ostentación y veneración a la Iglesia Parroquial, en la que esperando el Cabildo Eclesiástico y Comunidades de Regulares, forman la procesión tomando su delantera las compañías de arcabuceros, después los Gremios, siguiendo las Comunidades y Reverendo Clero con la Imagen del Santo en su custodia que llevan los Caballeros, siguen el Preste con la Reliquia del Santo, Diácono y Subdiácono Y LA CIERRA EL REAL ESTANDARTE CON LOS SEÑORES DE GOBIERNO PARA MAYOR GLORIA EN RECUERDO DE LA VICTORIA CONSABIDA.» El Pare Picher, mes avant, continua relatant els detaíls de les celebracions: -Y DESPUÉS ACOMPAÑAN LOS GREMIOS Y COMPAÑÍAS EL ESTANDARTE REAL QUE LE SUBEN POR DONDE LO BAXARON AL MISMO BALCÓN DE LAS CASAS DEL CABILDO EN DONDE ES DEPOSITADO AL PUBLICO COMO ESTABA, CON TRIPLICADA DESCARGA DE ARCABUCERÍA Y ACLAMACIÓN FESTIBA DEL PUEBLO. «CONCLUIDA LA FUNCIÓN Y QUEDANDO EL ESTANDARTE REAL EXPUESTO AL PUBLICO seguido su rumbo por las referídas compañías se encaminan por la calle Mayor de dicho Real Convento...» Les paraules def Pare Picher. tan gráfiques i plenes d'ambient, en relatar el cerimonial de qué era objecte l'estendard local i els honors, quasi reíais (19), que se II tribulaven, delaten, emotivament, una mena de cuite públic envers ('historie penó de la vila. Es evident que fins la pérdua deis furs a la Batalla d'Almansa, o mes concretament fins I'entrada en Alcoi de les trapes de Felip V el 9 de gener de l'any 1708, la nostra ciutat tingué dues dasses de banderes: per una part, la que podrfem anomenar «civil» o «Bandera Gran de Sant Jordi» que, corn hem vist, es la que portava el justicia, máxima autoritat de la vila, en les processons, i per Catira la bandera de camp o «militar», la de les mi lides locáis que acudlen en defensa de la costa en temps de guerra i que en lemps de pau executaven el paper de -festers» amb els seus arcabusos, durant els segles XVI i XVM, bandera que, lógicament, deuria de dur l'alferis en funció del seu carree. Després de la derrota de les trepes de l'arxiduc Caries d'Austria

95


es varen promulgar els decrets de Nova Planta, eis quals signifícaven per al Regne de Valencia la pérdua de les Neis próples ¡ l'abolicló de tots els furs. Mai mes no es reunirien (as nostres Corts ni es redactarien els /ubres comunals en la riostra Mengua. Les senyeras de l'antic Regne I de les seues clutats i viles foren relegades ais armarls deis arxius o al fons de les velles arques, o enviadas a ATOCHA com a trofeu de guerra del vencedor. Les millcies aicodianes no tornaríen a usar les velles banderes de camp que tantes voltes acudí ren en defensa de les costes del Regne. La nostra ciutat, aleshores vila d'Alcoi, féu brodar una bandera per a la proclamado del Reí Üuls I (20), que fou feta l'any 1724 a l'usanga castellana. Aquesta bandera era de seda blanca, color heráldic deis Borbons, i dula al centre l'escut reial gran amb els collars del Tolsó d'Or I ais quatre angles l'escut de ta ciutat (21). La dita bandera era similar a les qua es feren a les ciutats de Valencia, Alacant, etcétera, per a la referida procfamació, la qual, de fet, reemplagava la nostra Senyera autóctona. Tanmate¡¡(, Aleo! no abandona l'estendard local, la tradicional «Bandera Gran de Sant Jordi», aquella que des de primeries del segle xvi exhibía la imatge del nostre pairó, í així veíem que en la proclamado retal de FERRAN VI [Fernando VI), efectuada el 22 d'agost de 1746, a les tres de la vesprada va comengar la cerimónia de prevenir eí Penó Peal, «estando las Salas de estas Casas de Cabildo bien aderezadas y adornadas, como igualmente sus ventanas, con colgaduras de Damasco Carmesí, y en una de las de la antigua Sala de Concejo pendiente el estandarte de la Villa y los de los gremios en diferentes ventanas» (22) La Senyera tradicional alcotana seguía present en tots els actes solemnes i manífestacions clviques, acompartyada totnora per íes inseparables banderes gremíals.

Foto: Castor

Una nota existent en el llibre manuscrit «ÍNDICE DE ACUERDOS DEL CASILDO» del segle XVHI diu alxíj «Assimesmo se encuentra en otra estancia de dicho Almario la Bandera, que por Privilegio concedido por los Serenísimos Reyes de gloriosa memoria usa la Villa en sus funciones y con especialidad en la festividad del Señor San Jorge Mártir su Patrón» (23), es a dtr, l'ensenya oficial del «Cabildo», la que rebla honors excepcionais. No cap dubte que es referia a l'estendard local amb la figura de Sant Jordi, tantes voltes cltat peí Pare Picher i que els nostres antecessors se'l tenien com a concessió privilegiada deis primers soblrans, el qual era zelosament guarda! (i inventaría!!) en les dependéncies de la Casa de la Vila, i solament tret al carrer quan el «Cabildo» assistia en corporació a les grans solemnitals publiques. En efecte. arribat l'any 1833, en el que té ¡loe la proclamado reial d'ISABEL II, el Consetl local fa Imprimir, pera la solemne cornmemoració, un programa de quatre pagines o "Manifiesto de los Festejos Públicos dispuestos por el Ilustre Ayuntamiento de Alcoy en Celebridad de la Jura de la Serenísima Señora Princesa Primogénita de SS. MU.», on consta: «En ei mismo templete permanecerán colocados el Estandarte de la Villa y los de todos los gremios y Corporaciones en señal, ó como símbolo, de la unidad de sentimientos que anima á este vecindario» (24). Passen tres anys i el 24 de febrer de 1836, «Vicente Gímeno, Escribano real público interino del Juzgado y Secretariado del Ilustre Ayunto, de esta Villa de Alcoy. Certifica: Que las festividades á que asiste la referida corporación son á saber: el día primero de enero a la..., el veintitrés de Abril por la mañana a las Casas Consistoriales desde donde acompaña e! Pendón de su Patrón S, Jorge á su hermita y de esta á la Parroquia en la Que se celebra Misa; por la tarde acompaña en procesión á dicho Santo dejándole en su iglesia y el pendón en la Casa Capitular...» (25). El text es prou explfcit. Es tractava, una vegada mes, d'«al Pendón de (su Patrón) S. Jorge», encara la bandera de Sant Jordi, el nostre pavelló local. Era el dia 13 d'abril de i'any 1839. Es reunelx el «Cabildo» I, ¡nexpücablement, en dita sessíó -se acordó se venda el pendón que antes llevaba el Ayuntamiento a la función de San Jorge, y su producto se invierta en adornar el palco de la presidencia, y caso de que no se encuentre comprador se adorne dicho palco con tela de que se forma dicho pendón» (26). ¿Per qué no portava ja l'Ajuntament l'estendard local a les funciona de Sant Jordi? No ho sabem Ni tampc-c sabem quina de les dues resolucions es va imposar. El que es cert, pero, es que aquesta es ('última volta que un paper, un document, fa menció de la histórica bandera local. Probablement, els alcoians no tornarían a vore mes en les processons del 23 d'abril la SANDERA GRAN DE SANT JOHDI. l'entranyable símbol local. JOSEP TORMO COLOMINA Membre fundador de la Sociedad Española de V&xilologia

96


NOTES

Foto: Goyo

Foto: Castor

(1) Lea excepcions potser mes notables, pero no pas les ú raques. Peí que fa al cas da la Se^yera catalán o-aragonesa, en efecie. no era íolameni la bandera del Reí, sino que ban prompí6 esdevingué la bandera del poblé. Concretament, quan Jauma II dlgué al seu flll Altons, en partir aquest cap a Sardenya l'any 1312: -F¡I3. jo us do la bandera nostra antlga del Prlnolpat dé Catalunya», es evldent que el se "ya I reía! s'tiavia convertí! ja en la bandera del pa(s. (2) ¿L'any 1839? (3) Arxlu Municipal l'Alcoi; Llibre de Consells 1508-28. Document amb data 26 de maig da 1509, exhumat pal medieval i si a Fucard Ban u i ArmlAana, (4) A. M. A.: Llibre de Consslls 1508-28. Document cltat per Julio Berenguer Barcelo a la -Historia de los Moros y Cristianos de Alcoy>, Algoi. 1974, pág. 58. (5) A. M. A.: Llibre de la CI averia 1514-1528 Cltat per Rogelio Sanen is Llorans a -Banderas Ferales de la Villa de Alcoy», R. F. 1977. (6) A. M. A.: Llibre de la Clavarla 1514-1528. Cltat per R. Sánenla Llorens a • Banderas Ferales de la Villa de Alcoy», R. F. 1977. (7) A. M. A.: Llibre de la Clavarla 156O-1570. Cital per R. Sanchis Llorens a • Banderas Forales de la Villa de Alcoy-, R. F. 1977. (8) A. M. A.. Llibre de la Clavarla 1560-1570. Citat per R. Sanchi5 Llóreos a .Banderas Ferales de la Villa de Alcoy., R. F. 1977. (9) A. M. A.: Llibre de la Claveria 1570-1580. Citat par Julio Berenguer Barce!ó a la -Historia de Alcoy., 1977, vol. I, pág 270. •lid Ja hem vist que en 1576 l'estendard da la vila eslava -tnolt maltractat-. (11) No era la primera volta, perú, que es portava la figura de Sant Jordl a la tela, pulx en l'acta d'inventar i de resglésia del Sant Sepulcre fata pal Humener Hieren I Mayor el 20 de maig de 1560, apareix «un davant altar d& guadamací i daurat ab la figura de Sanct Jordl-. (12) A. M. A,: Llibre de la Claveria 1580-1590. Citat per R. Sanchis Llorens a -Banderas Ferales de la Villa de Alcoy.. R F. 1977 (13) PERE M.* ORTS I BOSCH: Historia de le Senyers ai País Valencia, Valencia, 1979, pág. 66. (14) A. M. A.: Llibre deis Consells 1629 Cltat per Julio Berenguer Barcelí a la «Historia de Alcoy». Al coi. 1977, val. I, pág B. 336 I 337. (15) A. M. A.j Llibre de la Claveria 1630. Document exhuma! pal medie valista Ricard Sano i Arruinaría. 116) CARBONELL, V.r Célebre Centuria, edicio facsímil de la de 1672, Ala cant. 1976. pág. 288. 117) Cltat per R. Sanchis Llorens a .El libro de pagos del ano 1672», R. F. 1982 (18) Passatge cltat per J. Bereguer B árcelo a la .Historia de los moros y cristianos de Alccy-. Alcol, 1974, págs. 74 I 75. El -Crónico- eserit entre 1748 y 1781 i titolat .Resumen de antigüedades históricas* es guardava a rArxlu Parroquial de Santa María d'Alcoi i va deseparéiier el 1936. (19) A les ciutats mes importants de la Corona (Barcelona, Valencia, ciutat de Mallorca, etc.) per a traína la Senyera raía! al carrer no raoaixaven per dins, sinO per davant de la f ácana, re tren t-1 a al peu del mur e! caplta de ¡'expedido (ritual encara vigent a i a ciutat de Valencia). (20) Lluls I puja al tron per renuncia del seu pare el 15 de gener de 1724, se'l proclama el 9 de tebrer i morí el 31 d'agosl de! matéis any. (21) Aquesta bandera, que es guardava en les dependéncies municlpals, es va perdre en 1939. La que te actualment l'Ajuntament n'és una réplica confeccionada el 1976, any en qué apareguá per primera volta a la processú de Sant Jordi. (22) Llibre d1. Actas del Cabildo, de 1746. Cltat per J Berenguer B árcelo a la .Historia de Alcoy, Alcol. 1977. vol. I, págs. 463 i 464. (23) RAFAEL COLOMA PAYA: .Libro de la fiesta de Moros y Cristianos de Alcoy., AI coi, 1962, pág 183. (24) JULIO BERENGUER BARCELO: «Historia r/B JÍ/coy", Aleo!, 1977, vol. II. pág. 128. (25) A. M. A.: Cltat per Julio Berenguer Barcelo a la «Historia de Alcoy., Alcol, 1977. vol. III, pág. 248 (26) Llibre d'Actes de l'Ajuntament d'Alcoi. Citat per Julio Berenguer Bar celó: -Historia ¡le Alcoy, Alcoi, 1977. vol, II, pág. 174.

97


FRAGAS D'UNA BOTIFLERADA EN L'ANY 1929 Recordances d'un setenta «No olvides, amigo Jorge, que somos bilingües» Gil Albert

Encunyació en metal noble de la Medalla conmemorativa deis CENT ANYS de nalscunca de l'll.lustre patrtci valencia {18771977) Nicolau-Prlmltlu Gómez Serrano. Foto: Crespo Coiomer

En el mes de julíol de l'any abans esmentaí, un escriplor que es sígnava Rafael Villaseca i col-laborava al diari madrileny «ABC», escrigué un article en l'esmentat rotatiu volenl iniciar una suscripció popular en la nostra capital regional per aixecar un monument a «la Provincia o Regió» de Valencia, amb el rrtotiu d'haver alcancat quasi be ja un segle de «feliz convivencia los pueblos que la constituyen», (.'ocurrencia no fou massa clarivident. La manera de signar-se l'esmenlat senyor ja denotava una «coentor» ben pregona, ja que castellanitzava el cognom nostrat Vilaseca, d'orige tarraconf, amb el Villaseca que ell emprava tan contení. Feia el mateix que eixos valenciana d'avui que es diuen Ferrándiz en Moc de Ferrandis, Fúster en lloc de Fuster, Gámir per Gamir, Sanchiz per Sanchis. Peí que es veia, a ell li era indiferent dir Provincia que Regió; i no era pas el mateix. La premsa valenciana li féu el buit a la iniciativa, car ningú deis llavors nombrosos diaris locáis li féu costat, malgrat ésser el prestigios «ABC» el lloc on sorti la iniciativa. A Alcoi es publicava llavors la «Gaceta de Levante» i heus ací que un jovenet de vint anys tingué l'ocurréncia d'escriure un article rebatint el de I'«ABC», en el nostre diari local. L'article en qüestió deia així: «Por e! número de "ABC" correspondiente al jueves 25 de julio, nos hemos enterado de que en Valencia se ha llevado a la sesión del Pleno municipal la moción de la Alcaldía en que se recoge, para llevarla a cabo, la idea que el distinguido colaborador de "ABC" don Rafael Villaseca expuso hace unas semanas en las páginas del mencionado diario.» La idea d'un monument a la Regió hagués produTt molt bon efecte en Alcoi, pero en veure derivar la cosa envers un sentit provtncialista le féu escriure al jove Jacint Vitoria que altó no devia tindre realiíat i així ho expressá en el nosíre diari local. I continuava d'aquesta faisó el jove pertodiste alcoiá:

Valuós autógraf d'Eu Nlcolau Primltiu, en postal de "Tipos Urianas' 1 , adherint-se a

l'escrit de -Jacint Vitoria. Foto: Crespo Coiomer

«Ei alcalde, señor Marqués de Sotelo, propuso que con motivo de celebrarse el año 1933 el centenario de la división provincia) de España, se levante en la Plaza del Marqués de Estella —la que després se diguó de Castelar i mes avant del Caudillo— el monumento a la Provincia —ja no es digué Regió, perqué aquell régim no la reconeixia— conmemorándose la feliz convivencia durante dicho tiempo de la agrupación que constituye la actual Provincia de Valencia.» I afegix el nostre paisanet Jacint Vitoria en e! seu article de la «Gaceta de Levante»: «Huelga señalar el flaco que encontramos en dicho punto. No revelan estas palabras el espíritu que tal vez alentara a Villaseca en su crónica iniciadora cuando habló de región. No es eso el Monumento a la Región que anhelaríamos los valencianos

98


todos. I decididamente nos expulsan de dicho Monumento a los valencianos que por las malas artes que se dieron los gobernantes de 1833 no residimos en la parte de dentro de la frontera provincial valenciana. Alcoy, valenciano como el que más, en usos, costumbres, tradiciones, lenguaje, espiritualidad, gestas bravas en su historia, sentimiento artístico... va a ser excluido del Monumento a la Provincia porque no estamos en ella. Y con nosotros, todos los valencianos residentes en las de Alicante y Castellón. Es Denla, es Alicante, es Elche, es Castellón, es Segorbe, son todas las ciudades que a través de la historia han enriquecido el patriotismo artístico y literario que hoy esplende en la diadema que corona la gloria de Valencia. Y otro motivo desagradable que observamos es el querer hermanar esta fiesta íntima de la Reglón con el centenario del mayor desaguisado que cometieron los gobernantes de Fernando Vil: la división provincial de España. Los pueblos de la "Provincia de Valencia" han tenido "una feliz convivencia", pero aquí se olvida el señor Marqués de Sotelo, Alcalde de Valencia, que hay muchos pueblos valencianos desde su origen —y no es de cuatro años ni de cuatro siglos— que en dicho ano fueron echados puertas afuera de su casa paterna y solariega por gentes que desde lejos y con muy poca responsabilidad de los actos que hacían, trazaron rayas arbitrarias sobre el mapa de España. No es que intentemos renegar de nuestra suerte alicantina, no; ni mucho menos. Alcoy se siente cada día mejor dentro de la provincia alicantina; pero es que para el asunto que nos ocupa, tan valenciano es Alcoy como el Cabañal y el Grao, como Vinaroz y como Alicante. Esta provincia, tan pequeña como es en extensión, comprende pueblos del más apartado carácter; tan apartado que casi nos atreveríamos a decir que son los antípodas en la variada etnología ibérica. Orihuela, con sus pueblos aledaños, es murciana en cuerpo y alma. Villena, tan manchega como Argamasilla de Alba, y a su vez las dos tan distantes de Alcoy y de su manera de ser como Creus de Flnisterre. Esto como índice de aquellos "aciertos" de 1833.» I afegia el nostre jove compatriota: «Dejemos las cosas como están desde el año 1833 y no queramos aplaudir una cosa que tal vez el gobierno que esperamos para nuestra patria se apresure a deshacer por artificiosa y poco estudiada. Por lo menos asf lo pregonan todos los tratados de Geografía racionales que se publican en España y fuera de ella.» I acaba així el seu original treball que mai no podia ell sospitar que anava a tindre a la ciutat de Valencia, cap i casal del Regne, el ressó clamorós que va obtenir: «Si se quiere, puede hacerse para el Monumento una demarcación de lo que verdaderamente sea y haya sido el Reino de Valencia —cosa que puede hacerse muy bien siguiendo la linea que describe la frontera filológica de nuestra parla vernácula— y sólo asi se tendrá posibilidades de éxito, pues eso del Monumento a la Provincia nos parece lo más descabellado, por separatista, por suicida, que pudiera hacer la capital de la gloriosa Región cuya historia pasada y esplendor presente arrebata los ánimos de sus orgullosos hijos y de muchos que no lo son.» I signaba: «Jacinto Vitoria,

Alcoy, julio de 1929.» L'acollida que la premsa valenciana dona a l'esmentat artlcle fou aclaparadora. Va ser reprodult amb frases encomiástiques per «Las Provincias», «El Mercantil Valenciano», «Diario de Valencia» i «La Correspondencia de Valencia». Del blasquista «El Pueblo» no tingué noticia, perqué eixe diarl no entrava en la redacció de «La Gaceta» alcotana peí seu anticiericallsme. Pero el senyor director d'ella, En Josep Botella i Martín —actualment degá del clergat aleóla—, rebé una postal entusiástica de Valencia que deia textualment: «Valencia 2 - VIII - 29. Senyor Director de "La Gaceta de Levante" - Alcoy - Volgut amic: Coralment de nostra part abracem estretament a En Jacint Vitoria, autor de l'artlcle sus el Monument a la Regió Valenciana, amb quals Idees vertidas estem identif icats. A vostra llaor prests, Nicolau Primltlu.» Tan promte com Jacint Vitoria es deixá veure per la redacció del diari, el director, ben estovat i enorgullit, li entrega l'esmentada missiva, la qual ell rebé sorprés i contentlssim; i mes encara, quan Mossén Enrié Abad i Vilaplana —que els qui passem de trenta anys hem conegut com vicari de Sant Jordi—, que presencia l'entrega, Informa al jove Jacintet de qui era el seu corresponsal que ell encara no coneixia. Aquel! senyor que es signava «Nicolau Prlmitiu» era un ex presiden* de la Diputado Valenciana i president de «Lo Rat Penal», llavors tan prestigios, noticies que rebliren de golg el jove escriptor. Aquest senyor fou mes tard fundador i director de l'edltora «Sicánia». que tant enlairá les lletres valencianes quan es suavitzá l'época de Franco. Dirigí també la revista literaria del mateix nom, mensual, que reconeixent la unitat de la Mengua, s'inventá alió de Bacávia per a totes els PaTsos Catalans i per dir-li Bacavés a la Mengua que ell vela que molts valenclans, Incomprensiblement, repudlaven a dir-li catalana, gentlllci que es únlc i reconegut per tot el món cultural en les diverses nacions de la romanidat. Aquella decidida adhesió corroborava la general deis periódica valencians que fou tirar a un pou sense fons la malaguanyada idea del Monument a la Provincia de Valencia, Quina diferencia d'aquella premsa de Valencia a la de Tactual!

JORDI VALOR I SERRA

99


EL AJUAR CERÁMICO DE LOS MOROS QUE VIVÍAN EN LA COMARCA DE ALCOY ANTES DE LA LLEGADA DE D. JAIME

URNA IBÉRICA Obsérvese la semejanza de pasta y decoración con la cerámica árabe.

FEDERICO RUBIO GOMIS Director del Museo Arqueológico Municipal «Camilo Vtsedo Molió», de Alcoy

ANTECEDENTES A principios del presente año, miembros del Centre d'Estudis Contestans descubrieron en una gravera ubicada en un extremo de una terraza de aluvión, formada en la confluencia de los barrancos de Caraita y el río de Alcoy, restos cerámicos que llamaron su atención.

Jarritas v candil árabes. Conservan la decoración v en algún caso la misma pasta.

Tras prospectar el lugar, y dado el inminente peligro que la extracción de grava suponía para los posibles restos arqueológicos, acudieron al Museo Arqueológico Municipal para comunicarnos los hechos. Rápidamente se solicitó el oportuno «Permiso de Excavaciones», iniciando los trabajos de campo en el mes de junio. LA EXCAVACIÓN Gracias a ía eficaz acción de los miembros del C.E.C. y a su valiosa ayuda posterior, y tras los oportunos estudios previos, decidimos iniciar un sondeo en una de las áreas que me pareció más interesante y que proporcionó el hallazgo de restos de una construcción, muy deteriorada, hecha con piedras y cantos de río, unos sobre otros sin ningún tipo de argamasa que los uniera.

Detalle de una de las jarras. Procede de la gravera de Cocentaina.

Pocos datos nos proporcionó esta construcción, debido a que sólo quedaba parte de su cimentación y un amontonamiento de piedras caídas de las paredes. Este hallazgo y los datos proporcionados oralmente por el propietario de los terrenos, sobre restos humanos y construcciones que se hallaron y destruyeron durante los trabajos de extracción de grava, nos permiten suponer lo que sería el yacimiento.

EL YACIMIENTO Se trata de un conjunto de casas y cementerio pertenecientes a una pequeña aldea o asentamiento dedicado plenamente a las labores agrícolas, dada la situación del mismo sobre la vega del rio. Pieza procedente det Castellar, con el mismo ti pode decoración.

100

Nuestra excavación puso de manifiesto una de dichas casas, muy destruida por ios poste-


riores trabajos agrícolas, pero que proporcionó un abundante material cerámico, que por su composición se trata de un importante lote de cerámicas árabes y cristianas, aunque de fuerte tradición e influencias árabes, lo que nos coloca la (echa del poblado en unos momentos en que los repobladores cristianos ya han llegado a la zona, pero los habitantes moriscos aún viven, son mayoría y conocedores de la época anterior a la llegada de don Jaime. Si relacionamos los hechos históricos con los datos que nos proporciona la arqueología, nos encontramos con lo siguiente: 1247-48: Cocentaina pasa a poder del rey don Jaime. 1249-50: Se funda la morería o arrabal de Cocentaina. 1253: Alzamiento de Alazrach, que llega a conquistar la zona momentáneamente. 1264: Dada la importancia que el arrabal de Cocentaina ha adquirido, el rey don Jaime otorga un privilegio relativo a la administración de Justicia. 1275: Ultimo levantamiento de Alazrach y su muerte. Así pues, nos encontramos en una pequeña alquería árabe, que es conquistada por don Jaime y que es abandonada (o quizá destruida, aunque la excavación no nos ha proporcionado indicios de esto) a causa de uno de estos hechos, que sus habitantes se trasladan al arrabal de Cocentaina o bien a causa del alzamiento último de Alzarach, lo que tanto en un caso como en el otro, y suponiendo que el abandono no se haría de golpe, sino paulatinamente, podemos colocar el material hallado entre el 1150 (para dar un margen de ocupación anterior a la llegada de don Jaime) y el 1275, fecha del último levantamiento. Precisamente la gran uniformidad de las piezas encontradas hace sospechar de un corto período de ocupación y la posibilidad de que nos encontramos en la proximidad de un alfar o lugar de almacenamiento de cacharros cerámicos. La característica más importante es la existencia de cerámica decorada al «estilo ibérico». Se trata de la perduración de una tradición ceramista peninsular, adaptada a las distintas condiciones de la sociedad árabe con respecto a la ibérica. La romanización de la península no sólo hace desaparecer en su totalidad las antiguas

costumbres, sino que en el caso de ta cerámica la tradición se potencia muchísimo, alcanzando uno de los momentos de mayor esplendor y por supuesto de mayor producción. La llegada de los pueblos germánicos supone un momento de decadencia que afecta también a la cerámica, pero ello no es óbice para que la tradición decorativa levantina perdure. Sobre unas formas nuevas, y con una calidad muy por debajo de la ibérica, encontramos la misma tradición. La llegada de los nuevos amos, los árabes, con su permistbilidad y su nada intransigente gobierno para los indígenas, permite una supervivencia de costumbres y tradiciones, significando un cambio muy lento y paulatino (baste recordar aquí que cuando el Cid entra en Valencia, tres siglos después de la conquista árabe, aún parte de la sociedad es cristiana) con lo que de nuevo la decoración cerámica de tipo ibérico resiste, encontrándola sobre nuevas formas de cacharros que se adaptan mejor a las nuevas necesidades y gustos, pero cuyas raíces podemos encontrar quince siglos antes. Solamente la entrada de los conquistadores cristianos, mucho más intransigentes, fanáticos religiosos y la tremenda carga de intereses económicos que con ellos llevan, fomenta la aparición de una nueva sociedad más urbana, que rompe con tradiciones tan antiguas como ésta. A partir de este momento las decoraciones tradicionales inician su decadencia, siendo cada vez más raras, llegando a su total desaparición a principios del siglo xvn, muy posiblemente con la expulsión de los moriscos, últimos cultivadores de esta antigua tradición, desapareciendo algo que habfa logrado sobrevivir a cinco culturas distintas y más de dos mil años.


Demasiado limitado. Para comodidad de (os historiadores, se aplica sólo a los últimos musulmanes de España, obligados a convertirse al cristianismo a principios del siglo xvi y expulsados del país a principios del xvn.

Fiestas de Moros, de verdad (Tozeur, Túnez, 1980)

Para el que se adentra por primera vez en la cultura —moderna y tradicional— de las comarcas y regiones que abarca la provincia administrativa actual de Alicante, impresiona ver el paso específico de lo moro y lo morisco en la conciencia más o menos culta de su gente. No es io moro un mero símbolo de rechazo, como en otras reglones de España. Es algo mucho más matizado, más vivo, más rico. Y eso se plasma muy bien en las famosas y siempre vivas fiestas de «Moros y Cristianos». «Moro» es etimológicamente el habitante de las provincias romanas de Mauritania (las zonas cosieras y montañosas de Argelia occidental y de Marruecos actuales), (os «mauri» en latfn. Ha pasado a ser entre los hispanos símbolo de lo extranjero, de lo rechazado por diferente y hostil: «hay moros en la costa». Es más que «árabe» (raza o lengua); más que «magrebí» (habitante de las regiones del Mágreb o noroeste de África); más que «musulmán» (de la religión del Islam). Es ya el «infiel» en todo su sentido el nombre que se le da al niño no bautizado, que es aún «moro», no integrado en la sociedad nuestra, cristiana por tradición, aunque sólo sea por el rito mecánico del agua bautismal, que no se niega a nadie y menos a un niño inconsciente. «Morisco» ya es más específico. Se refería a todo lo que venía del norte de África: hombres, costumbres y lengua. «Arroz a la morisca» se Mamaba al antecedente de nuestra paella, y en la famosa «Disputa de l'Ase» este animal interpela a Fra Anselm Turmeda, el famoso franciscano y escritor mallorquín que se hizo musulmán en Túnez y sabía bien el árabe: «lo moriscn vos es tot ciar». Aquí, es la lengua árabe. «Moriscos» ya tiene un sentido más limitado.

102

Y digo que es un significado muy comodón porque así se pretende inconscientemente olvidar que siguen siendo tan musulmanes como antes de su bautismo, porque el Islam les permite renegar aparentemente de su fe ante el peligro de muerte y guardarla en su corazón, y no les autoriza a morir mártires por la fe. Así los historiadores hispánicos pueden considerarlos como malos cristianos simplemente: «cristianos nuevos de moros». Y no indagar sobre su verdadero ser, que es el musulmán, ni sobre su historia pasada, como musulmanes de AlAndalus y como mudejares de los reinos cristianos durante casi tres siglos. La diferencia de número de trabajos sobre los mudejares (casi nada) y sobre los moriscos (miles de publicaciones) es muy significativa. Pero no hay quien comprenda nada de los moriscos, si no estudia su manera de ser musulmana. Los moriscos no son una mera minoría étnica o religiosa del siglo xvi, perseguida y expulsada por ía mayoría cristiana por aplastante mayoría, casi democráticamente, y con un poco de lástima. Son los habitantes antiguos de este país, señores despojados de estas tierras, conscientes de que e¡ Islam llegó a España hace nueve siglos (¿quién de nosotros tiene nueve siglos de arraigo familiar en tierras valencianas?) y herederos de todos los habitantes anteriores de la península, que se habían convertido al Islam. Los musulmanes se consideraban los señores legítimos de estas tierras. Los cristianos eran los intrusos, los oriundos de tierras extrañas, los «godos» venidos del norte, como ha expuesto tan bien el americano P. Burns en sus estudios sobre el reino cristiano de Valencia, «reino cruzado» le llama él, como el Reino Latino de Jerusalem, incrustación de europeos feudales en la región siró-palestina árabe de Oriente Medio. Puestas estas nociones esenciales, vamos a adentrarnos en los niveles científico y popular —mutuamente implicados— del tema morisco en nuestras tierras.

LOS MORISCOS ALICANTINOS: UN CONGRESO CIENTÍFICO Dado el interés por el tema de los moriscos, a muchos niveles de la provincia, la nueva Universidad de Alicante creyó oportuno organizar el año pasado un symposium internacional sobre los moriscos en tierras de nuestra provincia. Este congreso científico se celebró entre el 7 y el 11 de mayo de 1980,


La finalidad de esta reunión era el saber cómo estaban en estos momentos los estudios científicos sobre el lema. Se reunieron historiadores locales (cronistas, archiveros, escritores...), profesores de la Universidad (historiadores, geógrafos, arabistas...) y expertos españoles y extranjeros que habían estudiado e! tema alicantino o podían proponer métodos para estudiarlo, a partir de estudios realizados en otras regiones. Las sesiones de trabajo sobre moriscos en Alicante, inauguradas por el decano de Filosofía y Letras, doctor Antonio Mestre, y clausuradas por el rector de la Univerdiad, doctor Antonio Gil Oleína, tuvieron lugar el 8 y 9 de mayo, en las aulas del CEU de Rebassa, con asistencia de profesores y estudiantes. Una sesión especial, sólo entre expertos, trató de «Moriscos e Inquisición». Al mismo tiempo se dieron dos series de conferencias, aprovechando la presencia en Alicante de eminentes profesores. En el Aula de Cultura, y con gran asistencia de público, hablaron L. Cardalllac, de la Universidad de Montpellier, presentado por M. de Espalza, sobre «La expulsión de los Moriscos, tema polémico», y R. García Cárcel, de la Universidad de Barcelona, presentado por C. FernándezCordero, sobre «Moriscos en el Reino de Valencia». En la Universidad dieron clases magistrales a ios estudiantes A. E) Gafsi, de la Universidad de Túnez, sobre «Los Moriscos después de la expulsión»; R. Benftez, de la Universidad de Valencia, sobre «Moriscos valencianos», y J. B. Vilar, de la Universidad de Murcia, sobre «Moriscos de! Obispado y gobernación de Orihuela».

FOTO DE UNA FIESTA DE MOROS, EN EL MAGREB Y, para terminar, una fotografía. Es del verano de 1980. Visitaba yo los oasis del sur de Túnez, a finales de agosto, cuando en pleno centro de la ciudad de Tozeur oigo trabucazos y música de fiestas. Pasaba un desfile en honor de un santo personaje local, precedido de una fila de trabucaires, con música, banderas y una especie de catafalco recubierto de una tela verde, el color del profeta. Y ahf va la fotografía. A pesar de la distancia geográfica y del distinto significado de las dos fiestas, de Alcoy y de Tozeur, es un testimonio de formas semejantes de celebrar las fiestas religiosas en España y en el Mágreb árabe. MIKEL DE EPALZA Universidad de Alicante

El día 10, sábado, dos autocares y varios coches de congresistas y estudiantes recorrieron regiones muy significativas para la historia de los moriscos de nuestra provincia: Pego, Valí de Gallinera, Valí d'Alcaiá, Planes, Cocentaina y ALCOY (donde visitaron el Casal de la Fiesta de Moros y Cristianos y el Museo Arqueológico). Finalmente e! domingo dfa 11 algunos profesores que no conocían las fiestas de Moros y Cristianos pudieron participar en las de Biar, con su curioso «Baile de los espías». Fue un buen complemento para unas jornadas sobre moriscos. Se está preparando la publicación de un librito con las conclusiones de este symposium, base de futuras investigaciones históricas sobre los moriscos de estas tierras. Pero a otro nivel, el de la creación literaria, quiero señalar dos libros an prosa que dan gran importancia a moriscos valencianos: «Cn'm de German/a», de Josep Lozano (Valencia, 1980), y «£sp/go/anf peí rostoll morisc», de Bernard Capó (Valencia, 1980). Que la nueva prosa valenciana se manifieste tan decididamente «pro-morisca» rne parece cargado de un profundísimo significado cultural y social, que convendría estudiar y, sobre todo, seguir.

103


LA AFINIDAD PERMANENTE ENTRE JIJONA Y ALCOY

primas del turrón vienen de fuera, no son suficientes con las que contamos, a pesar de la extensión del cultivo de la almendra en este término.

De que la forma de ser y de desarrollarse del hombre alcoyano o jijonenco sea similar y casi idéntica,lo confirma pieriamente las siguientes peculiaridades, que no pasan inadvertidas a cualquier observador. En primer lugar citaremos el espíritu activo y emprendedor de los habitantes de ambas comunidades, que desde tiempos remotos, cuando el medio habitual de subsistencia es la agricultura, sin abandonar ésta, crea otros medios de vida, como es en Alcoy, la industria textil y la de papel, en la más pura esencia artesana, como los de Jijona, perfeccionan y ennoblecen la fórmula del turrón, heredado de los antiguos habitadores moriscos, y lo llevan en los más rudimentarios medios de transporte a tocia España y crean un nuevo ingreso en la economía familiar. Para alcoyanos y jijonencos no ha sido obstáculo de que para fabricar un articulo no abunde la materia prima que entra en la composición del producto elaborado, supliendo esta carencia con imaginación, ingenio y voluntad, Y asi vemos cómo en Alcoy, en donde no ha habido generalmente abundancia de lanas, se Fabrican estos tejidos; ni hay grandes bosques que ofrezcan la madera, y se produce papel. Ni tampoco se encuentran minas de hierro o carbón, para instalarse fundiciones en donde se construyen máquinas; ni aceitunas de verdeo, para el adobe de la «aceituna sevillana» y transformarla en rellena. Todo aquí se suple: con el trabajo, con el ingenio, con la iniciativa y el espíritu creativo. Es innato en el alcoyano y en el jijonenco la imaginación, pero sobre todo ei espíritu mercantil, heredado de los pobladores que se asentaron en nuestras comarcas. El escritor Gabriel Miró, que por cierto lleva sangre alcoyana, dice de los jijonencos que son: «los fenicios del turrón». De ios alcoyanos, ignoro si alguien les habrá definido en esta virtud, pero yo diría de ellos? «A on n'hi ha un alcoiá naix un negoci.n En Xlxona se dan las mismas circunstancias. En los siglos xv y xvi no había grandes cultivos de almendra, se daba en nuestros campos, pero no en la cantidad de ahora. Y en cuanto a la miel, las colmenas solamente se instalaban en las estribaciones de la Carrasqueta. Se tuvo necesidad de traer de otras comarcas una gran parte de la almendra, de la miel y del azúcar (ya que aquí se obtenía —por estos siglos en las huertas del Pantano de Monnegre— la caña dot$$). Ahora en estos tiempos se puede decir, sin temor a equivocarnos, que el 95% de las materias

104

A mayor abundamiento diré que otra faceta poco conocida de las gentes fue la dedicación de muchísimas familias jijonencas a la recolección de la «grana kermes* o cocninilla del coscojo, que se encontraba abundante en algunos montes de este término, cuya dedicación fue ampfiándose cada vez más y monopolizar este producto, pues se marchó a Andalucía, en donde se contrataban braceros en los pueblos que subían a las sierras Morena y Nevada, envasándose después en barriles y exportándose por el puerto de Alicante para Marsella, en donde se extrafa un tinte vegetal muy apreciado, que se enviaba a los países del Magreb, quizás para los feces moros. Desde hace unos 60 ó 70 años, nació aquí en Jijona, como una necesidad social, que diese ocupación a ios obreros de la industria del turrón, la Industria del helado. El resultado ha sido extraordinario en el aspecto económico, pues resolvió un angustioso problema, si bien se les exige a estas gentes el tener que abandonar temporalmente su tierra y marchar a lugares lejanos en donde son muy bien acogidos y considerados, dedicándose a mitigar a los españoles los calores estivales. Las buenas relaciones de vecindad siempre han existido en todos (os tiempos, pese a la barrera infranqueable que siempre ha supuesto la Carrasqueta, con sus pendientes, sus nieblas, sus nieves y sus escarchas. Para el atcoyano que va a Alicante le es familiar nuestro paisaje: al llegar al «Alt» y contemplar en aquel mirador que nos brinda la Naturaleza, el mar y el hermoso valle que queda a sus pies. Pero viajar a Alcoi, desde Jijona, siguiendo aquella carretera ascendente —si la podíamos llamar asi— antes de construirse la actual, por ef «Cami Vell«, del que todavía quedan algunos retazos, era gesta épica, por los obstáculos que habla que vencer. Si se fijan todavía en un pequeño entrador antes de pasar la Venta Teresa y que pegado a la sierra en linea transversal salía al mismo alto en un ancho no superior a los cuatro metros, descarnado el piso por las lluvias y pendientes inaccesibles. Por ese camino viejo, que conducía a Alcoy, Xátiva y Valencia, pasaban las postas de viajeros y de correos, según se puede comprobar en el Mapa Postal de Espinal!, del año 1604. El cambio de caballos se hacia en Xixona, Alcoy. Adzeneta y Xátiva. Pero lo más habitual en el tráfico mercantil era la reata de bestias, ya que les grandes carros, del que tiraban cinco o seis «machos», era peligrosísimo en la ascensión o en la bajada. El reinado de Isabel II trae un período un poco mayor de paz y, por consiguiente, acelera el progreso. Las noticias que tenemos en Xixona sobre el trazado de la carretera actual (340) proceden de las actas capitulares que aparecen por primera vez en 29 de septiembre de 1859. Se aprueba el anteproyecto el 26 de mayo de 1861 y comienzan las obras. El 24 de agosto de 1879 se dice que está terminada la carretera. Han tenido que rellenar y rebajar las cotas en el trazado del paso por Xixona en la calle del Valí. Por consiguiente se incrementó sobremanera el tráfico de mercancías desde Alcoy a Alicante, que obliga a hacer en la misma carretera un abrevadero público para las bestias que descansan al final de la jornada en la misma carretera y muy cerca del puente de Alcoy. Habiendo hablado del carácter de nuestros habitantes y de la industriosidad de los mismos, hemos de relatar la


El antiguo Reino de Valencia

vinculación histórica que hemos tenido a lo largo del tiempo. Las dos villas medievales, en nuestra época foral, son villas reales, con voto en las Cortes Valencianas. Durante la sublevación de los moros murcianos, apoyados por los reinos de Marruecos y Granada, que da lugar a la invasión de la región murciana y zonas limítrofes de la actual provincia de Alicante en el periodo de los años 1267 y 1268, el rey Don Jaime I tiene que ayudar a su yerno Alfonso, rey de Castilla, y con sus tropas reconquista para la cristiandad las poblaciones de Viliena, Elda, Elctie y, finalmente. Murcia. Pues bien, Xixona es acosada por el sarraceno y se le pone sitio, viéndose en situación muy apurada, pues es escasa la modesta guarnición que el rey ha encomendado al alcaide, que es Beltrán de Vllanova, Las milicias de Alcoy y de Penáguila vienen a socorrernos con gran celeridad, evitándose el asalto y el saqueo a la misma. Por este hecho glorioso el rey En Jaume concede a Alcoy fije perpetuamente en su escudo unas «alas de la rapidez», con lo que Xixona está presente en el escudo de esta ciudad hermana. En la guerra entre Castilla y Aragón, llamada de los dos Pedros, Xixona es invadida por los casteilanos, siendo nuevamente los alcoyanos los que nos ayudan y restituyen a nuestro reino valenciano. Enturbian nuestras cordiales relaciones la venta que el rey Pedro IV, en el año 1336, hace de Xixona a la villa de Alcoy, de la que era señor el infante don Frederic. Se inicia un pleito para revocar esta venta, que anula el privilegio de villa real. Finalmente se resuelve este conflicto y queda nuia la transacción.

Jordi, militar cristiano. El de Xixona, Sant Sebastiá capitán de la guardia imperial de Diocleciano. Ambos santos y mártires son sacados en procesión de fe en nuestros multiseculares festejos, que arrancan desde los siglos xvi o xvn. Aquí en Jijona se les denominaba alardo, y consistía en disparar los arcabuces en la procesión con que se solemnizaba (a festividad del Santo. Carlos III prohibe toda clase de festejos que no sean religiosos, con motivo del accidente de pirotecnia en un taller valenciano. Jijona interrumpe sus fiestas en la invasión napoleónica y solicita la reanudación de ellas en el año 18H, Pero hasta el ano 1848 no toma el nombre de Moros y Cristianos, según aparece en nuestras Actas Capitulares, Creo que Alcoy es la pionera, madre y maestra de todas las demás, Pero Xixona ha sido una buena htja, fiel a la tradición, y copió de ia madre lo más sincero y lo más hermoso, su embajada, su música, su aire en los desfiles, su alegría y la concordia y armonía que siempre reina y ha remado en las fiestas. En Jijona salía también la rodella, que después se transformó en las cantineras y ahora en las escuadras de bedas mujeres, con trajes deslumbrantes que hacen resaltar su belleza y vistosidad, unido a! marco de nuestra plaga, que es apropiadísima y adecuada para estos festejos. Xixona y Afcoy se quieren y se admiran, por su forma de ser, por su vecindad, por hablar la misma lengua y por sus fiestas. Visca Aicoi i visca Sant Jordi. FERNANDO GALIANA Cronista de Xixona

También es motivo de desasosiego entre ambas poblaciones la disputa que se produce en los anos 1420 al 1426 para ver cuál de las dos, Alcoi o Xixona, adquiere la villa de Ibl, que a la sazón la tiene Joan de Pertusa, como señor feudal, para convertirla en calle de ellas. Xixona lo consigue y la población de Ibi estuvo unida hasta el año 1585, que adquiere la autonomía municipal. Los avalares de la historia que restan desde estas fechas hasta nuestros días encuentran a arribas poblaciones tinas veces unidas y otras separadas. Pero en la Guerra de la Independencia contra el francés es Xixona la que ayuda a Alcoy a liberarse del invasor. Más referencias históricas harían este trabajo interminable. Me resta decir la forma o el parecido de divertirnos, de solozarnos en nuestras fiestas. El patrón de Alcoy es Sant

105


EFEMÉRIDES ALCOYANAS DE 1881

EFEMÉRIDES ALCOYANAS DE 1881 En tierras alicantinas el alba de 1881 conmovióse aún con las tristezas y amarguras que se acumularon a lo largo de 1879, cuyas secuelas se manifestaron en los doce meses siguientes. Durante ellos se instaló en Alcoy —así lo recoge Enrique Cerda Gordo— la primera máquina continua para la fabricación de papel. El esfuerzo, aunque frustrado de inmediato, lo llevó a cabo el industrial Rafael Aura Monllor, pensando en ir desterrando en la medida de lo posible el arraigado estado de miseria en que se debatía el pueblo. «La crisis fabril que la población de Alcoy está atravesando presenta pocos ejemplos en nuestra modesta historia y reviste todos los caracteres de una calamidad pública. A centenares se ven por las calles honrados obreros sin trabajo, consumiendo sus modestos ahorros, los que, en mejores tiempos, los hicieron, e implorando la caridad pública.» Tal testimonio de «El Serpis» {11 febrero 1879) es visiblemente dramático en el amanecer de hace ahora cien años. Durante 1881, año en que se cumplieron los doscientos años de la muerte de Pedro Calderón de la Barca, efemérides que Alcoy conmemoró, nuestra empobrecida provincia fue gobernada sucesivamente, en lo civil, por Joaquín María Ruiz, Manuel Somoza de la Peña, Francisco Blanquells y Francisco Javier Sarmiento. Bajo la presidencia de Tomás Moító, alcalde alcoyano, se celebró el 25 de mayo, y en la escuela de párvulos, el solemne acto de entrega de los premios concedidos en el concurso literario convocado para honrar la memoria de Calderón de la Barca. Actuó de reina de la fiesta Elisa Gosálbez de Gódar, y el primer premio lo alcanzó el poeta Ricardo Sánchez Palacio, nacido en Alicante en 1846. Con él fueron galardonados su hermano Carlos, Juan Bautista Pastor Aicard, de Benejama; Carmelo Calvo, de Valencia, y el alcoyano Julio Puig Pérez, autor del trabajo Breves consideraciones acerca de la viaa y obras dramáticas del insigne poeta don Pedro Calderón de la Barca, «verdadero estudio de) genio fecundo y españolfsimo del autor de La vida es sueño» a criterio de Rafael Coloma Paya, estudioso de Puig Pérez. En otro orden de cosas, durante aquel 1881, 106

año que registra el fallecimiento del ilustre poeta e historiador alicantino Nicasio Camilo Jover, la querida ciudad del Serpis goza con los triunfos que fueron cosechando sus pintores Navarrete y Sala, así como la banda «Primitiva», a la sazón «en la cumbre de su prestigio», con palabras de Julio Berenguer Barceló, y ello al tiempo que avanzaba en el camino asociativo de protección a la clase trabajadora. En este sentido nace el 11 de junio la sociedad «El Fomento», «cuyo principal objeto es dedicarse a la ilustración e instrucción, fundando cátedras, y al solaz y recreo de sus asociados», según leemos en la solicitud que va firmada por Antonio Cabrera. Días después —el 20 de dicho mes—, Ignacio Botella Pascual organiza «La Benéfica» en la casa número cinco de la calle Virgen de Agosto, entidad de socorros mutuos, exenta «de disensiones políticas y religiosas, que si bien están admitidas por el derecho moderno constituido no son de ninguna manera convenientes a gentes sencillas.» Mas, sin duda, laboralmente hablando, el verdadero acontecimiento de aquel año en Alcoy fue la reclamación que los obreros de la Fábrica de Paños elevaron al alcalde. Dada la indudable importancia de este documento inédito, fechado el 13 de septiembre y firmado por 255 operarios, lo reproducimos en su parte esencial: «Que habiendo llegado a una situación tan aflictiva, motivada por una parte por la excesiva carestía en los artículos de primera necesidad, alquiler y demás objetos indispensables a la vida, y, por otra parte, por lo poco retribuida que se halla la mano de obra en todos los ramos en que se encuentra dividida esta industria por causa de no haber una regla o tarifa de precios y condiciones aceptadas y fielmente cumplidas, tanto por los señores fabricantes como por los operarios, dando lugar a que no rija más ley o tarifa que la conciencia de cada fabricante, que mientras hay algunos que pagan unos precios bastante regular, en cambio existen otros, y éstos en gran mayoría, que, con menos sentimientos de humanidad, pagan a unos precios tan ínfimos que, a la par que escasean los recursos de sus operarios


Foto: A r c h i v o

para sustentar a sus familias, impiden en la competencia de los precios y en la venta de los géneros el que continúen pagando como hasta aquf los que lo hacen con mejores condiciones» »No está en nuestro ánimo defender el enojoso terreno de las imposiciones y exigencias desordenadas, no; sólo nos concretamos a pedir humildemente un alivio en nuestra insoportable situación, respetando los sagrados derechos de la ley y de la justicia.» El alcalde, Saturnino Barceló Montlior, hace llegar copias de la instancia a Camilo Gisbert Pascual, presidente de la Fábrica de Paños, cuya corporación, en junta del 24 de octubre, acordó nombrar una comisión de fabricantes —Camilo Gisbert Pascual, Anselmo Aracil Jordá, Antonio Valor Jordá, Santiago Pascual Boronat, Cristóbal Mataix Morant, Santiago Miró Moitó y Jaime Aparicio López— «para que, en unión de otra de siete operarios que éstos indiquen, uno por cada ramo u operación distinta de las que constituyen la fabricación, y presididas ambas por V. (el alcalde), se ocupen del asunto.»

diciembre, bajo la presidencia del alcalde, asistido por el secretario Arturo Reig Aguilar. El acuerdo se alcanzó en marzo de 1882. Los obreros habfan pedido también hora y media «para la comida, acto que confiamos se realizará usando dichos señores fabricantes de la benevolencia que nos manifiestan y que será aplaudido por toda ia clase trabajadora.» VICENTE RAMOS

Y se nombró la siguiente delegación obrera: Francisco Llácer (por los desmontadores), Pedro Soler (dadores de lana), Vicente Gimeno (hiladores), Francisco Paya Oliver (tejedores), Alejandro Soler Lfpréns (bataneros), José Gadea Martínez (perchadores) e Ignacio Botella Pascual (tundidores). Camilo Carbonell fue designado representante obrero ante el alcalde, Esta Comisión Mixta se reunió en el Ayuntamiento los días 24 de noviembre y 6 de 107


LA FIESTA: MOTIVO Y PROTAGONISMO

/S. *--•*» y&| v w Foto: Crespo Colomer

LUZ, COLOR Y LO PICTÓRICO DE LA FIESTA Ricardo Baldó

LOS FLECOS DEL Vil CENTENARIO Adrián Espí Valdés

MOROS Y CRISTIANOS EN ECUADOR Adrián Miró

SOBRE LA FESTA ALCOIANA Salvador Forner Muñoz

LA PUREZA EN LA FIESTA Luis Rivera Pérez

LA FILAMARRAKESCH Y SU ALFÉREZ Rita Botella Jover

MEDIO SIGLO DE AUSENCIA Pascual Gisbert Agulló

"TEMPO" Y RITMO EN LAS FIESTAS Moisés Hidalgo Bragado

SOCIOLOGÍA Y RITUAL DE "LES FILAES" José Luis Bernabeu Rico

APROXIMACIÓN A LAS RAICES ESTÉTICAS DE LA FIESTA Ramón de la Calle

LA GLORIA EN EL HOSPITAL J. Moreno Seguí'

108


La primavera ha venido..

Nadie sabe c贸mo ha sido.. 109


LUZ, COLOR Y LO PICTÓRICO DE LA FIESTA

Cuando la primavera asoma para arropar a los árboles y las mañanas de abril devuelven el brío de la vida con un calor recién estrenado, los gallardetes heráldicos evolucionan al aire de la fiesta que se preparan como anunciando días esplendorosos e inmersos en la luz y el color, ¡y, cómo no!, el ciudadano alcoyano prepara su espíritu 'ansioso como cada año y cada primavera, para gozar la vida propia de una ciudad en fiesta. Es el lugar y el momento para manifestarse en su originalidad que pervive manteniendo una representación histórica y centenaria. La ciudad industrial no esconde los valores emocionales de su historia al poner al descubierto y a favor de ella el esplendor multicolor de su fiesta auténtica, como un arte tradicional y pictórico de color estallante. Cuando se escribe con emoción para ensalzar ios valores naturales que asoman a la fiesta de la ciudad donde se ha nacido, se puede pecar de un eufemismo equivocado, nacido por la ingenuidad que todo hombre lleva en sí; porque guardamos hasta el final el alma de niño. Pero están ahí las crónicas y el museo que guarda testimonios inmanentes! Que pueden contemplarse y apartarnos de toda sombra vaga o sospecha, de que exageramos las virtudes de una fiesta brillante e insólita, que guarda y mima con entereza «El Casal de Sant Jordi.» Alcoy es cuna de hombres que han dado a las artes plásticas y pictóricas una calidad emocional importante. Sus obras son valores que guardan los museos nacionales y otros rincones del mundo, pero también aportaron su arte a las fiestas alcoyanas de «Moros y Cristianos», creando bocetos y pinturas fieles y genéricas del arte oriental, adaptadas al pasado histórico del que tanto se ha escrito y se escribe sobre el tiempo de la dominación árabe. La Valí d'Alcalá —muy cercana de Alcoy— fue territorio de dominio y morada del caudillo moro Al Azraq. Acabó su vida en lucha a las puertas de Alcoy en 1275. Estos hechos han motivado obras literarias en nuestros poetas y escritores de la región, así como obra pictórica inspirada al calor de la fiesta y de la historia. Aparte de lo que fueron los pobladores de Alcoy en aquellos tiempos tan lejanos resalta el fervor creyente en el poder divino, de que ayudaba a defender el antagonismo al Dios falso de los mahometanos que poblaban estas tierras. ¡He ahí la interpretación de dominio y lucha entre dos religiones: Moros y Cristianos! Cada año esta interpretación espectacular de desfiles y asedio a la población supera en 110


belleza y ritmo que acusan la lírica, en un todo que lo invade con la musicalidad y percusión de las marchas moras. Todo se comprende en una fiesta que simboliza una guerra y el pueblo en la realidad alcanza una paz de auténtico relieve vivo de inspiración en lo pictórico, estético y literario. La fiesta tiene mucho relieve en el ornato ambiental. Predomina el realismo elevado de un purísimo arte marroquí. Se presenta inspirada en los distintos núcleos de razas bereberes que pueblan hoy el Atlas, desde los mauritanos a los tuaregs del desierto vasto de Argelia. Todos están representados en la fiesta como pincelada de color en el atuendo y en lo regio. Ello da matices elevados y un respeto representativo en la fiesta a la raza islámica, que dejó en nuestro suelo un patrimonio de arte arquitectónico maravilloso. Delacroix, pintor francés, quedó subyugado por el colorido que descubrió en su viaje al Norte de África en 1832, Se entregó desde entonces a pintar tipos y ambientes africanos hasta el resto de su vida. Muchos artistas pintores actuales prueban con interés plasmar la luz que asoma en los temas africanos. Precisa por esto resaltar la calidad estética de nuestras fiestas, porque ellas son aliciente y motivo para que el arte y el artista sean producto de una genuina razón de ser. Nacen los dos como el color propio: con personalidad única para expresarse. Rafael Alberti, pintor y poeta, supo escribir un día: «Soy el primer color de la mañana y el último del día.» Se refería al royo, que también es «Como el clavel que estalla en los ceñidos marfiles de unos senos apretados». Siempre la literatura ha formado parte en el conjunto de las artes, por eso el poeta exalta el color que glorifica la obra pictórica y enardece la fiesta. La fiesta de ia emoción sustancial que el pueblo de Alcoy vive en las fechas abrileñas, que cualifican los dones esenciales de una ciudad que revive, al remozar con una belleza extraordinaria, las reminiscencias de un pasado que glorifica al recordarlas. Tal vez podrían ser ponderados los hechos históricos que se representan apoyados en la verosimilitud que el pueblo sostiene, si bien llegan a inferir mutaciones propias y sorprendentes para exaltar un arte y una luz pictórica que envanece a los actores con sus respetables vestiduras; que las miman y respetan como signos valorativos de una raza y su religión. «Moros y Cristianos» mantienen su religiosidad en extremo. Cada uno lleva las plegarias a su Dios en el Templo y ta Mezquita. El

misticismo ocupa un lugar primordial en sus ritos espirituales y entre las múltiples y heterogéneas religiones que imperan en el mundo por alcanzar la paz espiritual del hombre en la tierra. Dejemos estas divagaciones que nos apartan del circulo al querer profundizar. Nuestro presente interés es: favorecer a la «Fiesta», señalando las virtudes que el pueblo halla; aquellas sensaciones cariñosas que invaden cada familia unida, cada ciudadano espectador que recorre las calles engalanadas de solemnidad, ante la musicalidad expansiva en el aire que se respira en esos días de abril, cuyo sol es distinto y valora el azul celeste, que refleja en los ojos el interior alegre de nuestra alma. La placidez que alcanza a los actores y espectadores sin mostrar flaccidez de cansancio en los gestos y en la alegría, es motivo para elogiar lo expansivo y jovial de la fiesta. Hay notas que señalar, como el temple de la emoción constante: una nube oscura de tormenta, viajera y perturbadora, puede asomarse con presagios negativos e inexorables para «aguar la fiesta», para enmudecer la voz del color y la vida de la luz, que se evaporan en el gris ceniciento que niega la fastuosidad de la representación. «Moros y Cristianos» es la fiesta en que el sol es necesario en su presencia, como luz ambiental necesaria a la belleza imponderable. Con la luz y el color, «la Festa d'Alcor» es siempre inimitable por el carácter étnico de sus moradores, que vinculan un interés cultural, vocacional y único, en la obra «festera». RICARDO BALDÓ

111


MOROS Y CRISTIANOS EN ECUADOR

Es sorprendente y maravillosa la irradiación que en tierras hispanoamericanas han tenido los Moros y Cristianos. Ya sea en forma de danza o bien en forma de parlamentos, los típicos festejos españoles han gozado de una difusión, difícil de imaginar en un continente que no vivió la epopeya de la lucha contra el Islam. Posiblemente fueron los primeros evangelizadores los que introdujeron estos testimonios del folklore español bajo el aspecto de catequesis para los indígenas. En los Moros y Cristianos querían simbolizar el combate entre las fuerzas del Mal y del Bien. Los «Moros» pierden su índole musulmana para convertirse en una encarnación del infierno, en un emblema satánico, las tinieblas contra la luz. De ahí esos anacronismos ingenuos y estrafalarios que pueblan las fiestas de Moros y Cristianos de América, donde a menudo los cabecillas mahometanos están representados por Pílalos, por el Emperador de los Turcos, por el gigante Ferragús (como en el lugar de Ecuador que vamos a tratar) o por animales quiméricos. El año anterior nos ocupamos, en esta misma revista, de los Moros y Cristianos de Méjico y vimos su interesante divulgación, sobre todo bajo la invocación de Santiago el Caballero como caudillo de los cristianos y su sugestivo aspecto musical como la danza de la media luna de Noxtepec. 112

Este año queremos consagrarnos a! Ecuador, donde hemos tenido noticia de algunos lugares donde celebran estas fiestas con su más característica autenticidad, la de un parlamento que acaba en batalla entre los representantes de la fe y los infieles. Los «moros» aparecen incluso en los festejos navideños, durante la celebración de los Reyes Magos, como en Montecristo, provincia de Manabi. La etnóloga española Nieves de Hoyos, en una comunicación al I Congreso de Fiestas de Moros y Cristianos (Villena, 1974) nos hizo una alusión a las fiestas de Machachi, cerca de Quito, en honor del Apóstol Santiago: «Los indios celebran Moros y Cristianos con parlamentos y luchas que son danzas, vestidos los españoles de caballeros del siglo xvín y los niños dando rienda suelta a su fantasía, llevan máscaras de cuero con muchos cuernos.» Nosotros queremos hablar aquí especialmente de los Moros y Cristianos que se celebran en el pueblecito de Gualaceo, con variantes que se extienden por parte de la provincia de Azuay. Parece ser que antiguamente estos festejos alcanzaban un gran esplendor. Hoy han perdido mucho de su magnificencia. Y están —desgraciadamente— en vías de desaparición. En Gualaceo la fiesta se presenta como


una «guerra» —y así se llama— entre cristianos y moros, a través de un animado diálogo, más o menos estereotipado. El bando cristiano se compone de dieciséis soldados, de los cuales seis van a caballo. Sus jefes son el apóstol Santiago, el emperador Carlomagno y Roldan, los tres vestidos con mayor pompa que su hueste. El ejército mahometano consta de once guerreros a pie y tres jinetes, capitaneados por el barbudo gigante Ferragús, con su imponente aspecto (siempre se escoge a un intérprete fornido) que lleva una indumentaria de jefe «insurgente» con sombrero de alas dobladas y finas polainas. Solamente el escudo, con la insignia de la media luna y la estrella de cinco puntas, sugiere visos del Islam.

Roldan: —Soy cristiano y mi ley es la de Jesucristo. En esta ley quiero morir.

La presencia de estas tres figuras de la epopeya medieval —Carlomagno, Roldan y Ferragús— nos patentiza la profunda influencia que el romancero español tuvo en tierras hispanoamericanas y, sobre todo, el hondo impacto de los romances del ciclo «carolingio» —al fin y al cabo de origen francés—, quizá porque resultasen más novelescos y porque la lucha contra los árabes apareciese de forma más resaltada. Cuando Maese Pedro —en el célebre pasaje de El Quijote— quiere mostrarnos en su famoso retablo al caballero que «saca a su esposa de tierra de moros» nos pone en escena el romance de Gaiteros y Melisenda, asunto de gestas francesas.

Estalla un segundo combate. Roldan, con fiera acometida, planta su espada en el vientre de Ferragús, que cae mortalmente herido. En este momento Carlomagno tiene la visión del Apóstol Santiago, que le invita a que vaya a Galicia, siguiendo un camino de estrellas que ha aparecido en el cielo, para rescatar su sepulcro de la morisma y «convertir a todas las gentes a la fe cristiana». Carlomagno pide a Dios que le dé fuerzas para cumplir su misión y la gracia necesaria para «ayudar a la gente a salir de sus errores».

De todos modos la representación de Gualaceo nos hace pensar en la influencia que pudo tener el romancero en la gestación de algunos parlamentos de Moros y Cristianos. Ésta podría ser una sugerencia, rica en vislumbres. Como hemos afirmado, las fiestas de Gualaceo consisten sobre todo en un diálogo que acaba en batalla. El gigante moro Ferragús, ansioso de combatir, envía a Carlomagno un soldado para declararle la guerra. El emperador acepta el desafío «porque jamás se ha negado a batirse para defender su fe en Jesucristo». En este instante es Roldan —el más aguerrido combatiente del ejército cristiano— el que se ofrece para batallar en nombre del emperador. En medio de estas conversaciones Ferragús se impacienta. «Quiero luchar inmediatamente, no me gusta esperar.» Por fin Roldan obtiene la anuencia de su jefe para contender con el «monstruo». «Prefiero ir solo —declara a Garlomagno—. SJ la guerra nos es desvaforable, habrá una sola víctima en la lucha. Y tu ejército, al quedarse intacto, podrá enfrentarse con el peligro.» La escena cumbre de la representación es la pelea. Roldan mata al caballo de Ferragús y éste cae a tierra, a pesar de que «su fuerza equivale a la de cuarenta hombres». El diálogo entre el cristiano y el moro se anima con tonos evangelizadores: Roldan: —Me Mamo Roldan y soy sobrino de Carlomagno. Ferragús; —¿Cuál es tu fe y a qué leyes obedeces?

Ferragús: —¿Quién te ensenó esa ley? Roldan: —Luego que Dios creara el cielo, la tierra y a nuestro padre Adán, envió a su Hijo único para salvar a todos los pecadores y librar a los hombres de las penas del infierno. El Hijo del Padre nos enseñó la doctrina, merced a la cual podemos entrar en la gloria del Paraíso. Ferragús: —Tú eres cristiano y vives según la ley de tu Dios. Por eso aceptas la lucha. Yo vengo de Turquía para vengar la memoria de los nobles reyes que Carlomagno hizo perecer en esta tierra. Cuando haya vencido quiero que todos sepan lo que aquí ha ocurrido.»

La pieza finaliza con la rendición de las tropas moras, que piden la merced de ser bautizados. Las murallas de las ciudades infieles se derrumban y Carlomagno somete a todos los paganos. A la representación siguen diversas danzas sobre motivos y ritmos típicamente indígenas. Como queda visible en este diálogo, está patente y ostensible la influencia de los misioneros que insuflaron un espíritu de evangelización a la fiesta. Como hemos afirmado antes era un medio didáctico y eficiente de cristianizar a los indígenas. El resto —lo ingenuo de los anacronismos, lo pueril del coloquio, lo candoroso del razonamiento teológico— surgía espontáneamente del alma del pueblo. Sírvanos estos festejos de Gualaceo como botón de muestra de esta proyección de los Moros y Cristianos en Ecuador. Nuestro propósito es divulgar otros reflejos y otros países del mundo latinoamericano, en donde se pueden hallar huellas de este tema: Guatemala, El Salvador, Brasil, Solivia y Paraguay, principalmente. Pero aquí hay campo para sucesivas investigaciones, Latinoamérica y España siguen unidas no sólo lingüística y espirituatmente, sino en aspectos insospechados del folklore popular. Ivry-sur-Seine (París), 1981. ADRIÁN MIRÓ


LA PUREZA DE LA FIESTA

En las pocas fiestas tradicionales que en el mundo van quedando —y la esplendorosa de «Moros y Cristianos» de Alcoy es una de ellas— se albergan manifestaciones folklóricas, trasunto de significativos rasgos psicológicos, étnicos, históricos y culturales anclados en lo profundo de! alma de los pueblos. Subyacen en ellas también inconscientes rasgos de mitos y leyendas, ritos y ceremonias, ancestrales tradiciones y costumbres, nacidos de pasados arcaísmos, comunes a todos los pueblos sin distinción de raza, geografía, época histórica, religión o cultura. Es éste el motor común de donde arrancan los impulsos psicológicos que hacen de las fiestas un acontecer gozoso a la par que una buscada necesidad... Cuando los remotos aztecas adoraban al sol, los iberos celebraban el «paso del fuego» en el solsticio de verano (igual que todavía noy se hace en el soriano pueblo de San Pedro Manrique); se encienden hogueras en la noche de San Juan o el festero alcoyano dispara su arcabuz; se goza de un común encanto ritual, mágico y eterno, aunque sea diversa la expresividad de, en este caso, el culto al fuego. En este inconsciente hechizo, emotivo y mágico, que emana de cualquier tipo de ceremonial o su equivalente, radica la esencia, la fuerza atractiva y la capacidad de supervivencia de toda fiesta genuina... Pero el paso del tiempo, la civilización y el progreso, han ido haciendo desaparecer la Inmensa mayoría de las fiestas tradicionales que tantas horas felices han proporcionado al vivir de tantos pueblos. Estas disquisiciones nos llevan de la mano a hacernos esta pregunta: ¿A qué se debe el milagro de que aún perduren las pocas fiestas tradicionales que en el mundo quedan?... Ardua labor sería extenderse sobre el fema... Voy a intentar, tan sólo, comentar la relación que puede haber entre la pureza y la pervivencia de toda fiesta; considerando concretamente la de «Moros y Cristianos» de Alcoy bajo este aspecto afortunado.

La permanencia de costumbres —y las fiestas lo son— no equivale a aislamiento, inmovilismo o subdesarrollo. Sobrevivir al- paso de! tiempo se debe a saber mantenerse impermeable al poder corrosivo que sobre la sociedad tiene el cambio innovador de) progreso. Por lo demás mucho de lo que hoy llamamos progreso no lo es; ¿no es tal vez un retroceso al «tam-tamn de la selva, los ritmos, aullidos y danza que privan en las modernas «discotecas»? Mantener una fiesta tradicional no es un arcaísmo opuesto al progreso, pero hay que defenderla del morir a manos de este progreso, sea verdadero o falso. Para ello es preciso que mantenga su pureza, pues si bien es cierto que, como afirma Sánchez Dragó, «fa pureza es asunto de la memoria: corres-

114

ponde a quien sabe recordar y por ello conservar», yo me atrevería a añadir: conservar es asunto de la pureza; corresponde a quien sabe mantener lo conservado incontaminado y puro. Si algo tan magnífico y emotivo como es la fiesta de Alcoy ha resistido el paso del tiempo, se debe, en mi opinión, a que la exigencia de respetar la pureza de su identidad ha sido cumplida hasta ahora por los alcoyanos. Si algo mantiene el hechizo, y con él la pervivencia de esta fiesta, es que desde el siglo xvii en que fuera instaurada, se na conservado la fidelidad a lo que escondido tras sus atavíos, desfiles, alardos y parlamentos hay de histórica tradición, ceremonias y rituales que hacen de la fiesta algo más que un simple espectáculo. Pero no se puede descartar el peíigro —y la tentación— de que el atemperamento a las innovaciones y modas al uso de cada época o momento la someta a influjos perturbadores de innecesarias innovaciones... Es cierto que para muchas cosas sigue vigente el conocido proverbio «renovarse o morir», pero aquí podría ser todo lo contrario, «renovarse sería comenzar a morir».

La fiesta tradicional no tiene razón de ser y desaparece cuando pierde el atractivo de su encanto, su poder emocional, el hechizo de su ceremonioso ritual; cuando el pueblo no puede o no sabe mantener la autenticidad e identidad de su fiesta y ésta entra en proceso de desintegración. Múltiples pueden ser los factores disgregantes. Vamos a comentar sólo algunos y a título de ensayo; y, por supuesto, en la fiesta que nos ocupa sólo hipotéticos... Asi, la introducción de anacronismos como, por ejemplo, el protagonismo de la mujer —muy respetable en otros campos— en facetas festivas no apoyadas por la tradición y la historia. Porque, ¿cuándo en tiempo de los moros hubo mujeressoldados? En fiestas de «Moros y Cristianos» de reciente instauración en algunas otras ciudades suelen desfilar mujeres a guisa de combatientes e incluso {hemos visto recientemente la fotografía, en un periódico, de una «cabo de escuadra) con el ombligo al aire. Estos imitadores ¿no piensan que la fiesta es atgo más consistente y serio y que estas exhibiciones, por falsa concesión feminista, caben en otros escenarios más apropiados...? Asimismo los modernismos sofisticantes de cualquier tipo: musical, indumentaria, objetos bélicos, etc. Otros elementos disgregadores pueden ser, entre otras, las concesiones propagandísticas o turísticas, cuando sacan a la fiesta más allá de su dintorno y fuera de los límites de la razón de su ser; por lo demás, sin que la fiesta los necesite. La fruta donde mejor se saborea es en el árbol, y a su tiempo. El desfile de comparsas aisladas, para aditamento de festejos en otros lugares pierde su


sabor y su magia al desgajarlos de la fiesta como un todo completo y de su sitio de origen. La eclosión polimorfa de la representación festiva, en la unidad coordinada de todos sus momentos, si se fragmenta y presta para la «exportación» o se polariza para la galería, puede perder lo mejor de su esencia, su gracia y su razón de ser: la de ser vivida por y para los protagonistas directos y para los del ambiente que simbólica y anímicamente la viven con ellos con el mismo interés, el mismo arraigo y la misma reiterada emotividad. Si la fiesta pierde lo que debe ser su indisoluble coherencia, sí se va separando parcial o totalmente, lo que es manifestación y expresión externa de lo que Intima y anímicamente encierra de ceremonial y vivencia de todo un pueblo hermanado por comunes sentimientos de tradiciones y creencias, puede ir dejando de ser genuina fiesta en su sentido mágico para convertirse en simple espectáculo. Y como tal, propicio a la desaparición; como van desapareciendo todos los espectáculos sustituidos por otros surgidos de las pasajeras modas. La fiesta genuina sólo puede pervivir mientras mantenga su pureza.

Desde hace casi trescientos anos que la fiesta de «Moros y Cristianos» fue instituida en la ciudad de Alcoy, ha mantenido su identidad. En nuestros días se halla en la cima de su esplendor... No creo que la fiesta precise de nada más que no sea el mantenerse con toda su grandeza en ella, conservando su genuina esencia, su identidad, o lo que es lo mismo, su pureza. Hace ya bastantes años pronuncié en Alcoy una conferencia sobre los perfiles antropológicos de su fiesta. En ella me permití formular algunos consejos que quisiera reiterar en este lugar: Cuiden la pureza de su fiesta, libre de toda contaminación de modernismos, de concesiones y de conveniencias utilitarias... Conserven la fiesta en su prístina esencia; nacida, arraigada, mantenida y vivida por el pueblo; como un lujo, como un acto de gratitud para su propio deleite. Mantengan la fiesta como ha sido siempre, sin plegarse a ningún tipo de exigencias ni a tentadoras innovaciones secundarias... Sólo las fiestas que mantienen su pureza y autenticidad conservan su atractivo y permanecen eternas. LUIS RIVERA PÉREZ De la Sociedad Española de Médicos Escritores. Miembro del I.D.E.A. ALICANTE

115


MEDIO SIGLO DE AUSENCIA

Arquitectura árabe-hindú de la India. Foto: Tozeur, Túnez.

ALEJÁNDOME DE ALCOY

SAN JORGE Y EUROPA

Posible es desalcoyanizarse con la ausencia prolongada de Alcoy —ejemplos hay de esto—, pero la cosa no es fácil. El alcoyanismo, el amor a Alcay, la tierra que nos vio nacer, donde yacen los restos de nuestros familiares y de tantos seres queridos, no es fácil que se arranque del alma del alcoyano.

Después, Italia, donde apenas se mencionaba a Sanio Georgia. A continuación, Irlanda, la verde y lozana isla de San Patricio, donde San Jorge, Saint George, no suscitaba gratos recuerdos, ya que era el patrón de la protestante Inglaterra, a la cual siempre hablan considerado los irlandeses como su enemiga en religión y política internacional.

La última vez que vi, o más bien, participé en las fiestas de San Jorge —pues no hay alcoyano que de un modo u otro no participe— fue en 1921, y no volví a participar en ellas hasta 1972..., cincuenta años, medio siglo, pasado la mayor parte de él en naciones extranjeras de lengua inglesa, y sobre todo, en la India, a donde mi vocación, mis estudios y mi trabajo me llevaron. Y como suele ocurrir a los alcoyanos ausentes, el lazo que más íntima y permanentemente les vincula al lejano Alcoy —a veces muy lejano— son las fiestas y devoción a San Jorge. Durante los primeros años de ausencia apenas si recordaba la fiesta. La novedad de vida me absorbía. Pero llegado el tercer año, viajando en la noche del 22 de abril por tierras aragonesas, no pude dejar de pensar y comentar con mis compañeros de viaje que el dfa siguiente era San Jorge, y que aquel mismo día debían de haber desfilado por las calles de Alcoy, además de la Diana, las famosas entradas de Cristianos, por la mañana, y de Moros, por la tarde... Pero, pasando el tiempo, la posibilidad de volver a estar en las fiestas se hacia más remota a medida que me iba alejando de España.

116

Finalmente, Inglaterra misma. Londres, capita! política de la Gran Bretaña y en realidad capita! entonces de un gran imperio —hablo de los años 30 cuando precisamente las fiestas de Alcoy estaban atravesando una crisis. Pero, ¿qué significaba San Jorge en aquella nación protestante que habla suprimido el culto y veneración de los santos? Por una de aquellas inconsecuencias, tan frecuentes entre los británicos, San Jorge todavía sigue siendo e) patrón de Inglaterra, como San Andrés lo es de Escocia. Su devoción hacia él no es devoción; es un recuerdo de tiempos históricos, una leyenda interesante, halagadora. Un caballero mítico vestido de recia armadura, empuñando una fuerte adarga la hunde en las fauces del dragón infernal que intentaba devorar a una doncella. Este, ciertamente, no era mi San Jorge, el simpático soldado de Capadocia que muere mártir por Jesucristo y siglos después defiende a los alcoyanos contra los moros. Ei San Jorge del dragón parecía que no podría atraer la devoción de persona alguna. Sin embargo me equivocaba. Asistía yo entonces


Recuerdo que una de las muchas veces que pasaba por delante de una relojería cerca de la Universidad de Bombay, donde había relojes puestos a la hora de los diferentes meridianos del mundo, me detuve mirando el nuestro y me dije: «Falta media hora para que el Capitán de Moros llegue a la plaza» —era el 22 de abril y el reloj marcaba las 15'30— (pues todo lo juzgaba según mi tiempo). No sé por qué, también el ambiente moro que se respiraba en los barrios musulmanes de Bombay, en (os cuales vivían muchos amigos y alumnos míos, se me hacían familiares. La media luna, símbolos e Inscripciones árabes, nombres comenzados con Ben o Sen/, ciertas comidas y dulces y aun determinados modos de proceder, parecía que los había conocido siempre; ¿era esto un resabio inconsciente que se me había quedado de las fiestas de San Jorge?, ¿es que en el sureste de Esparta quedan más restos culturales islámicos de lo que creemos? Tal vez ambos factores hayan tenido su influencia en mi caso.

a la clase de Ciencia Política del famoso profesor Harold Laski, donde conocí a un joven griego. Esta era la misma clase a la que entonces asistía el joven John F. Kennedy que luego fue presidente de los Estados Unidos y murió asesinado. Pues, una vez, conversando con el estudiante griego, que era no-católico y de tendencias izquierdistas, me dijo que al salir de Grecia su madre le habla dado un santo como recuerdo y protección; y entonces sacó del pecho una especie de escapulario donde estaba guardada la imagen de San Jorge a caballo con el dragón a sus pies. Le hablé entonces de mi San Jorge y de sus fiestas como los amigos suelen hacerlo. Entonces recordé que San Jorge no solamente era patrón de Grecia, como lo era del antiguo Reino de Aragón, sino también de Rusia y de otros países de Oriente. EN LA INDIA

Con el amor a la patria chica ocurre lo contrario de lo que pasa con el imán ordinario; cuanto más lejos se está de ella, con tanta más fuerza atrae. Esto es precisamente lo que me ocurrió en la India, donde pasé casi un cuarto de siglo, los más fecundos años de mi vida, dedicado a la enseñanza. Es verdad que había ya renunciado a volver a Alcoy y a España como sitio donde residir, e incluso había ya escogido el cementerio donde deseaba que reposasen mis restos. Pero Dios lo dispuso de otro modo. Mientras tanto, el recuerdo de Alcoy y de sus fiestas no se habla borrado de mi mente.

La música festera, nuestros cantos, era una de las cosas que más vivamente mantenían mi recuerdo de las fiestas de San Jorge. De ello me gloriaba yo ante mis conocidos mahometanos diciéndoles que en mi tierra, en mi patria chica, Alcoy, habían desarrollado unos aires musicales que son como una síntesis entre la música árabe y la española, cual no se había hecho en ninguna parte del mundo. No recordaba yo los títulos de las piezas, pero aquellas notas, vivaces, solemnes, nostálgicas, alegraban mi mente y llenaban el corazón. Y allá, desde el fonoo, abriéndose paso a través de la oscuridad del tiempo y de la confusión del rumor, se percibían distintamente aquellas armonías, aquellas argentinas voces que cantaban en mi oído: «Es voz de aliento y vida. / De todos bendecida, / ¡Viva!, ¡Viva!». Así lo habla aprendido y asi habla quedado en mi alma. REGRESO Y los años transcurrían sin sentirlo. Y también sin esperarlo, el que por última vez habla presenciado las fiestas de San Jorge casi niño, voivla a presenciarlas hecho un anciano. Era el 1972, día del Pasodoble. Allí, en la plaza de Esparta, al anochecer, las luces de repente se avivaron y la música volvió a sonar como un canto de resurrección... Era el mismo Himno de las Fiestas, y en mi interior resonaban las estrofas que el coro lanzaba al viento: «¡Es voz de aliento y vida. / De todos bendecida, / ¡Viva!, ¡Viva!». Con mi compañero —el Alférez de Moros del presente año (1981)— estaba yo absorto y como ajeno a todo lo que me rodeaba. Hice esfuerzos para no llorar. Sólo Dios y yo sabíamos lo que pasaba por mi alma. PASCUAL GISBERT AGULLO

117


SOCIOLOGÍA Y RITUAL DE LES FILAES

El alto grado óe autonomía que gozan las fiestas alcoyanas no está reñido con los destellos sociales que las mismas reflejan. Esta suficiencia testera cristaliza en un particular calendarlo anual de actos y en las específicas relaciones entre testeros, al margen de sus referencias sociales; y esto es asi porque la fiesta deviene en e! símbolo viviente y operante de la cultura comunitaria, posibilitando, en muchas ocasiones, la convivencia ciudadana y la fluidez en las relaciones sociales. El nivel elemental y núcleo social primario donde comienza a vivirse la fiesta desde dentro es la fila. Esta no es sólo una asociación de personas con el fin de tomar parte activa en la representación de las fiestas de Moros y Cristianos, sino que, además, sus sedes sirven para conservar durante el año «el fuego sagrado de la fiesta». «Les filaes», al propio tiempo, se hallan transidas de las realidades sociales del entorno en donde se producen. Mientras que la fiesta es el símbolo unitario de la cultura comunitaria, la fila es un reflejo, muchas veces fiel, de esa misma sociedad, retomando de la misma sus características y esquema organizativo. A las veintiocho «filaes» testeras habría que agregar la denominada, no sin cierta ironía, «fila deis mirons», que resulta imprescindible, dado el carácter de representación y espectáculo en que se resuelve la fiesta alcoyana. En «la fila deis mirons» militan muchos atcoyanos amantes de la fiesta, que siguen en su trilogía y durante el resto del año sus incidencias. «La fila deis mirons» aglutina at público alcoyano que corea el espectáculo más depurado de su cultura. Pero este público, con ser Importante, no tiene una vida testera regulada y su estudio lo es el de la comunidad entera. Ciertamente que dentro de la fuá todos son iguales —cabria decir que el hábito testero a todos ¡guala—, pero al plantear los distitos criterios de adscripción a «les Filaes» podemos ya establecer diferencias entre las mismas que conviene tamizar desde una perspectiva sociológica.

118

Los criterios que barajan los aspirantes a festeros para su adscripción a «les fuaes» son, a mi entender y sin orden de prelación, los siguientes: familiares, de afinidad afectiva o amistad, profesionales y económicos. En base a la acumulación de cualquiera de ellos en una fila se pueden explicar las distintas imágenes que de algunas nan funcionado en la comunidad; por esta razón se ha hablado de «la fila deis banqueros», «¡a deis rics», «la deis beatos», etc. El incremento de asociados a «les filaes» ha posibilitado que algunas de estas imágenes se hayan desdibujado, otras se hayan perdido, mientras que se han creado otras nuevas. La fila permite en su seno una convivencia interclasista, y este codo a codo (estero constituye un laboratorio en donde se experimenta una interesante fórmula de pacto social. Además del signo festero, esta última razón podría servirnos para interpretar las «murgas» y «filaetes» que organizan las familias testeras en el local de la fila muchos sábados del afto. O bien las típicas «pinyates» al campo de las familias testeras organizadas a través de la fila. Pero si este factor asociativo que se produce en las entidades festeras base es cierto, no lo es menos el carácter disgregador que se produce con los montepíos, creados para facilitar la recaudación de las cuotas para la fiesta. Pues el montepío es la cristalización de otras entidades naturales que surgen del seno de los festeros de la fila y que son las peñas. Las peñas se constituyen como corrientes de opinión dentro de los estatutos, o constitución magna, de cada lila. Vienen a ser como grupos políticos, entendiendo la política en este caso como una opinión sobre la cosa pública que es la fila y la propia tiesta. Disponen por ello de estatutos y directiva propia, al margen de la de la fila; y su actuación se encamina a Influir, directa o indirectamente, en la vida de la fila, en su dirección y en la propia fiesta. Los avances o retrocesos de una fila, así como la concepción y puesta en escena de la fiesta, depende, en determi-


ten de inmediato a los fines que tiene la fila: tos de participación y puesta en escena de la fiesta. Asi tenemos, en un primer esbozo de jerarquías y papeles festeros, a los «primer tro», «barrer tro» y «cop». Esta designación surge de los derechos Inmanentes para la representación de la fiesta que ostentan los responsables de la fila. Comienzan ya a definirse los papeles (esteros y entramos, por tanto, en la concepción ritual de la fiesta alcoyana. Pero en donde más se puede observar el carácter ritual de la fiesta, para cuyo ejercicio casi sacerdotal es preciso acceder a uno de estos papeles (esteros, es a través de la «roda» que se establece en «les filaes», «La roda» es el turno rotatorio que se propone en cada fuá para poder acceder a la plenitud festera, que es la de ser actor para la representación de la misma.

Foto: Archivo

nada medida y ocasión, de ías peñas. En las asambleas de la fila plantean su acción pública, y a través de las peñas también se vive durante el año «el fuego de la fiesta». Constituyen al mismo tiempo un elemento disgregador y congregador de la fila, y resultan Imprescindibles para la vida de la misma y las fiestas. Los elementos constitutivos de las peñas son las afinidades en la vivencia y opiniones (esteras; por ello resulta natural que tas peñas congreguen las opiniones generacionales, como así ocurre en la sociedad civil, puesto que,como venimos diciendo, la fiesta no es ajena a esa sociedad. Las penas más habituales se forman, por tanto, por los jóvenes, los mayores o los viejos (esteros. Algunos de sus nombres son: «ia guinea», «els quaranta», «el trago», etc. Esta relación nutricia entre sociedad y fila también se puede observar en «los ritos de paso» que se establecen en el camino inicial del testero Si cualquier sociedad civil establece algunas barreras obligadas a las nuevas generaciones, que les permiten pasar de un estado de deberes y obligaciones a otro, hasta llegar a Integrarse en el grupo de adultos con plenitud social, caracterizado porque cada sujeto goza del pleno ejercicio de derechos y obligaciones de esa sociedad, otro tanto ocurre en la vida del testero. La fila, como cualquier otra sociedad, distingue entre el festero «júnior», que no ha pasado a la plenitud de derechos y obligaciones, y el «sénior», que si goza de todas las atribuciones y obligaciones. El paso de un estado a otro se realiza, según «fuaes», al cumplir los 18 arios o haber acabado ia mili. Desde este momento el festero «júnior» pasa a «sénior»; ciertamente la cuota económica se eleva, con ello la plenitud de obligaciones, pero al propio tiempo se accede a la plenitud de derechos, que como veremos, es cuestión muy importante para la representación ritual de la fiesta. Mucha de la riqueza de vida Interna de «tes fuaes» se expresa en la asamblea, de ya antiguo y ejemplar funcionamiento democrático; allí afloran las opiniones personales y de las peñas que marcan las directrices y los cargos de la fila. La acepción (estera que estos cargos tienen nos remi-

Para explicar y entender «la roda» de fies filaes» de Atcoy hay que partir de la concepción global que de la fiesta tienen sus (esteros. Para los estudiosos de los Moros y Cristianos existen dos formas de vivir esta fiesta: una que se basa en e! rito, a través del cual se desarrolla una liturgia exhibicionista que pone en escena, con unos envidiables decorados y «atrezzo» en el caso alcoyano, unos sucesos mítico-histórico-religiosos, en Alcoy y encarnados en la figura de «Sant Jordi». Mientras que la otra concepción de la fiesta prima los valores lúdicos y de deshinlbición, que se significan por la ruptura con los valores y formas que rigen la vida cotidiana en una población. Mientas que en esta segunda forma de vivir la fiesta los (esteros y «filaes» se multiplican, sin importar su número, ya que la finalidad es la diversión común; en la primera de las vivencias (esteras, la del rito litúrgico y representación, los personajes festeros cobran una importancia Inusitada, ya que sobre ellos recae el peso de la puesta en escena. La representación es central, en este caso; pero cualquier puesta en escena requiere un número concreto de personajes, con sus respectivos papeles bien definidos y jerarquizados, en orden a su importancia en el desarrollo del drama. Es desde esta perspectiva, en que se encuadra la fiesta alcoyana, donde hay que vislumbrar la importancia que tiene «la roda». Puesto que ésta se convierte en el mecanismo regulador que determina la participación de los festeros en los más significados ritos litúrgicos de la fiesta. Sin este sentido ritual de la fiesta la «roda» no tendría razón de ser. En esta rueda que va determinando a los 19 (esteros escogidos, sólo se incluyen aquellos que gozan de la plenitud de derechos y obligaciones, los que hemos denominado como festeros «seniors»; y este es uo reflejo de lo que también ocurre en la vida social. Las distintas «rodás¡> o «rodes» de «les filaes» establecen los turnos para el ejercicio de la plenitud de derechos a que es acreedor el festero «sénior». Por decirlo en forma sintética: en la «roda» cristaliza la manera ritual de entender y vivir la Fiesta que tienen los festeros y el pueblo alcoyano. Y este sentido ritual de la fiesta ha calado bien hondo en los alcoyanos, como puede probarse a través de los numerosos y complejos mecanismos en que devienen «les rodes» de sus distintas «fuaes». Pero, al propio tiempo, la fila posibilita y canaliza el desarrollo de las dos maneras de entender la fiesta, más arriba expresadas. Ya que la representación que llevan a cabo los festeros escogidos se complementa con los otros actos preparados por la fila en el transcurso de la trilogía festera. Las fiestas de Moros y Cristianos, que expresan de esta manera su polisémica riqueza, permiten dar cumplida satisfacción a las necesidades lúdicas que el hombre desarrolla a través de ésta, como de otras fiestas. Ya que las dos maneras de pensar y vivir nuestras fiestas de Moros y Cristianos no hay que entenderlas, pienso yo, como enfrentadas sino como complementarias. JOSÉ LUIS BERNABEU RICO

119


LA GLORIA EN EL HOSPITAL Se constituye para este acto una comisión compuesta por dos representantes de «fuaes» de Moros y Cristianos: Chano, Domingo Mlques, Almogávares y Montañeses, con la colaboración de la Directiva de la Asociación. Pero visto el alcance de esta celebración, se volcaron sin reservas y por elfo fue posible su realización formalizada, con solera y con continuidad garantizada, dándole un carácter formal y atendiendo todos los pormenores, con la aportación de todas las «fuaes», en presencia y ayuda económica. A las 10'20, en un autobús del servicio público, llegan a tas puertas de! centro hospitalario los representantes de las «fuaes» y los músicos. Desde la puerta de la calle van directamente a la capilla; allí se ofrecen con fa entrega de un ramo de flores. Seguidamente son invitados por el equipo, hasta tanto se van repasando los detalles ínfimos de su vestimenta, por cuantos amigos acompañan a sus respectivos «glorieros». En la puerta de la Capilla, forman cuatro escuadras, y al son del pasodobie, arrancan hacia la Sala de los Hombres, El cabo, generosamente, es repartido entre todos los (esteros. En los laterales del pasillo, ancho, delante y detrás se agolpa la gente, que con su presencia pretende participar de la aportación de alegría a los enfermos allí acogidos. Llegados a la rotonda, la música cesa, y preparados los distintos obsequios a entregar, cada uno reparte a unos cuantos hospitalizados. La música renueva su repertorio con aires pasodobieros, que hacen que la sangre se altere en todos, tanto enfermos como público y festeros, formando un haz apretado. Los enfermos floran de alegría, vibran al compás det sentimiento festeril, son también en estos momentos personajes centrales de las fiestas. Son Moros o Cristianos, son, en fin, festeros alcoyanos. Suben las escaleras y alrededor de la barandilla desfilan ante las mujeres, que ansiosas esperan la llegada de Ja algarabía que les arriba procedente de las salas inferiores. La música no cesa de tocar pasodobie tras pasodobie; aquí se repite la entrega de paquetes a las mujeres enfermas. La fiesta trasciende en todas las enfermas, y ellas se mueven a los acordes musicales como si por la bajada de la calle San Nicolás se tratara. ¿Qué tendrán, Señor, nuestras fiestas que al sonido de un pasodobie o marcha, tanto mora corno cristiana, nos enajenamos y quedamos como eiectrizados?

120

Las lágrimas corren por las mejillas de los residentes. Pero no de pena, sino de satisfacción y alegría. ¡Es la participación en la fiesta, es, en fin, la Gloria de la mañana de Pascua! Con la rapidez característica de nuestros actos se llega nuevamente formando1 a ia puerta principal; la música cesa, son obsequiados los asistentes, la sidra refresca las gargantas resecas del calor primaveral. Nuevamente marchan a reunirse cada uno en su fila. La Corporación de Beniatjar (Valencia), una vez más, es la que ha lanzado sus sones al aire acompañando este acto. Pero viene el final. La desbandada se ha producido; en la sala los enfermos remiran y cuentan los obsequios que les han entregado. La «mona», el puro, los caramelos.,. La misa, a las doce. ¿La asistencia? Tal vez por el horario no previsto, falla. La comida con carácter supraextraordlnario, con un refinado gusto; con gran variedad, pero sin excesos; apetitosa, platos diversos, no pesados, propia de una gran solemnidad. Un tarjetón con el menú y a nombre de cada comensal, a más de la reseña en el mismo del programa de actos. Son tantos los detalles que se han tenido en cuenta que alguno se nos quedará sin mencionar, pero diremos que para todos los empleados hubo un pequeño detalle como recuerdo de tan fausto día. I Lástima que eí tiempo de que se dispone sea tan breve! Como recuerdo de esta fecha diremos que nos satisfizo en extremo, que la opinión recogida na sido inmejorable, que los obsequios entregados han sido del agrado de todos. En este acto se ha demostrado que no todo es simple y pueril, sino que existe también espiritualidad y afecto por todos aquellos que deseamos participen de nuestra alegría llevándoles la fiesta hasta donde ellos están. Así fue, y así continuará siendo, el acto en este centro hospitalario que tanto pesa en los alcoyanos; acto de la Gloria, pórtico de nuestras abrileñas fiestas. Que la preparación y responsabilidad vista en esta ocasión cunda, para que en años sucesivos se vea acrecentada, si cabe, y que en todas las «fuaes» sientan la necesidad y ansia de participar en su preparación, el año que les corresponda hacerlo, nunca dejemos abandonado un acto tan nuestro como alcoyanos y mayormente, si cabe, como festeros. J. MORENO SEGUÍ


LOS FLECOS DEL CENTENARIO Ciclos culturales, conferencias, artículos de prensa...

Ya hemos .dejado dicho en números anteriores que la conmemoración del Vil Centenario del patronazgo de San Jorge puso a todo Alcoy en pie de guerra. Los barrios más alejados del casco céntrico de la ciudad, como este sector urbano, rivalizaron en entusiasmo y alegría al recibir en sus departamentos, en sus áreas de influencia, la Imagen del «Xjcotet». Y las entidades todas —culturales, sociales, deportivas, intelectuales— igualmente se movilizaron para programar actos en honor del Santo Patrono. Desde el «Mlg Anyu del 75 al «Mig Any» del 76 —doce meses largos— Alcoy vivió un auténtico «maratón» de actividades diversas, si, pero todas ellas pensadas en honor de! santo militar que nos protegió de la invasión mora en aquella primavera de 1276. En estas mismas páginas —tan entrañables— de nuestra revista anual tiernos historiado —por llamarlo de alguna forma— una serie de circunstancias relacionadas con la efemérides centenaria: todo lo referido a las artes plásticas —exposiciones, concursos—; los libros que durante el centenario fueron apareciendo, relación de autores y personas que presentaron sus obras; todo lo referente a actos musicales, conciertos, danza, representaciones teatrales y líricas, recitales de variada índole y semana de cine.

fiestas le moros ir cristianos en honor de sao jorge

flfeGOY

Hoy, siguiendo el camino emprendido, nos ocupamos de los ciclos de conferencias, de aigunos de los artículos aparecidos en la prensa —al menos la local—, y de otras circunstancias igualmente ligadas al mundo intelectual. Para el año próximo, si nuestros planes no fallan, han de desfltar por estas páginas todas las actuaciones y competiciones deportivas —que fueron muchas— que en honor de San Jorge se dieron cita en nuestra población.

A.

Cartel anunciador del Vil Centenario (Foto: C. Coloma)

TRES CONFERENCIAS Y UN LIBRO DE RAFAEL COLOMA PAYA

El salón de actos de la Casa Municipal de Cultura sirve de escenario al breve y sustancioso ciclo de tres conferencias que pronuncia el director de «Ciudad», Rafael Coloma Paya, los días 3, 4 y 5 de marzo, bajo la organización del Centro de Estudios Populares España Hoy, y con la presentación de Enrique Luis Sanús Abad, presidente de la Asociación de San Jorge. El tema es monográfico: «La Reconquista en tierras de Alicante» (1), material que después ha de traducirse en un libro Indispensable hoy para conocer la realidad de nuestra actual provincia en la época y los años en que AI-Azraq y el rey aragonés batallaron, y en cuyas circunstancias acontece el milagro de San Jorge, origen, más tarde, de nuestras fiestas (2). B.

naya 1975

CICLO DE CHARLAS SOBRE LOS ESCRITORES Y LA FIESTA

Acontece en el salón de sesiones del casal de Sant Jordl, y a la par que se van desarrollando los temas, también una exposición bibliográfica sobre la Edad Media y la fiesta alcoyana queda instalada en el mismo lugar, al cuidado ésta de Antonio Castelló Candela, Vicente Segura Espí y Jordl Valor Serra. Los escritores que intervienen son: Jordi Valor Serra y Julio Berenguer Barcetó, e! primer día, con los temas «Sant Jordl, llegat historie i rellglós» y «Etí torno al sexto centenario», respectivamente. En la segunda jornada de este ciclo, que tiene lugar en el mes de marzo de 1976, hablan Rafael Coloma Paya, sobre «Milagro de Dios», e Ismael Peldró Pastor, que centra su actuación en «La empresa intelectual del escritor». José Luís Mansanet Rlbes y Francisco Bernácer Valor actúan en la tercera jornada. José Cuenca Mora y el reverendo Francisco Vanó Silvestre lo hacen al día siguiente. Armando Santacreu Sirvent y Salvador Doménech Lloréns, el último día. Igualmente Enrique Botelta Oltra, secretario del SEA, entidad que ha organizado el ciclo, se ocupa de la presentación del mismo (3).

C.

SEMANA DE ESTUDIOS MEDIEVALES

La iniciativa partió del Seminarlo de Estudios Alcoyanos (SEA), entidad que contactó directamente con et Departamento de Historia Medieval de la Facultad de Filosofía y Letras de Valencia, Incluso con el Seminario de Historia Medieval del CEU alicantino, para organizar una serle de conferencias cuyo marco no fuera otro que el siglo xm, reinado de Jaime I y otros momentos históricos de singular relieve (4). Con un total planteamiento científico la semana no solamente fue programada, sino que se celebró, con asistencia de muchísimo público, en la Casa Municipal de Cultura, con el siguiente orden de actuaciones: Lunes 19 de abril: lección del doctor Antonio Ubíeto Arteta, catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valencia, desarrollando el tema «Jaime I y el Reino de Valencia». Martes día 20: lo hacen Amparo Gabanes Pecourt y Ramón Ferrer Navarro, para hablar de «Jaime I en el reparto del Reino». Miércoles 21: Mateo Rodrigo Lizondo, «Caracteres de la unión valenciana.'. Et jueves 22 es el profesor José Hinojosa Montalvo quien desarrolla et tema «Valencia y su comercio en !a Edad Media», y juntamente con él el doctor Juan Manuel del Estal Gutiérrez con su aportación -Origen y evolución de la Feria en Alicante medieval». E! viernes 23, festividad de San Jorge, se interrumpe el cicto que termina brillantemente el sábado 24 con la intervención de Pedro López Elum, que habla de «Demografía medieval valenciana». La Semana de Estudios Medievales constituye un éxito rotundo. La ha presentado el secretarlo del SEA, Enrique Botella Oltra, y en la propia Casa Municipal de Cultura se ha instalado, como complemento gráfico, una exposición de objetos medievales: cerámica, documentos, planos

121


Foto: Archivo

Bendición e inauguración Casa de Alcoy en Alicante. Foto: Arjones

de castillos y filigranas de papel. La prensa, como es lógico, se ocupó en diversas ocasiones de tan importante acontecimiento (5). O.

LOS ALCOYANOS RESIDENTES EN MADRID

Los alcoyanos afincados en la capital de Espafla no quieren estar al margen del acontecimiento sanjorgista de este 1976, y el día 23 de abrí) celebran diversos actos —religiosos, sociales y literarios— en honor del patrón atcoyano. En et aspecto literario intervienen, en un acto conjuntamente montado por la Asociación de San Jorge madrileña y el Montepío Alcoyano San Jorge», el escritor alcoyano Antonio Revert Cortés, que habla de Moros y Cristianos, y las escritoras Carmen Llorca Vilaplana y Pepa Botella de Castañer; todo ello acontece en el Salón de ios Espejos del Centro Asturiano (6). E.

CICLO EN LA CASAL D'ALCOY, EN VALENCIA

Ya ha dejado constancia de tos diferentes actos celebrados en la capital del Tuda por la colonia alcoyana y el Casal d'Alcoy, el colaborador de esta revista, profesor y excelente amigo, Ismael Peidró Pastor (7). La prensa valenciana —«Las Provincias», de una manera especial— y la alcoyana dieron en su día debida cuenta de los actos, que en lo concerniente a conferencias es el siguiente: Lunes 10 de mayo, en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Valencia, intervienen Ismael Peidró Pastor, presidente del casal alcoyano; Rafael Terol Aznar, alcalde de Alcoy; Enrique Luis Sanús Abad, presidente de la Asociación de San Jorge, y Miguel Ramón Izquierdo, alcalde de Valencia. El miércoles 12 se abre al público, en e! Ateneo Mercantil, una muestra de pintura y otra exposición bibliográfica alcoyana, inaugurándose el ciclo de conferencias con la que pronuncia Adrián Espl Valdés, en el salón Sorolfa, con e! tema «Panorámica de la pintura alcoyana». El jueves 13, el doctor y colaborador de esta revista Francisco Jorge Pérez

122

Dura habla de aUteratura alcoyana». El lunes 17 lo hacen José García Llopis y Rafael Coloma Paya sobre temas Igualmente festivos y alcoyanistas. Y, finalmente, el miércoles 19, en el saión de actos de la Excelentísima Diputación Provincial valenciana, intervienen de nuevo el profesor Peidró Pastor; el procurador a Corles alcoyano Alberto Jarabo Paya; Jorge Silvestre Andrés, presidente de la Diputación de Alicante, e Ignacio Carrau Leonarte. presidente de la Diputación valenciana (8). F.

CONFERENCIA FILATÉLICA

Sabido es que uno de los mayores logros de! Vil Centenario de San Jorge fue la puesta en circulación, el mismo día 23 de abril, de un facial de 3 pesetas, conmemorativo del centenario alcoyano, con lo cual el sello de correos fue ei vehículo más propagandístico de nuestra entrañable efemérides. El 28 de abril, al clausurarse la III Exposición Filatélica montada con este motivo, pronuncia una conferencia Adrián Espl Valdés bajo el tema: «Presencia de lo alicantino en la Literatura universal. San Jorge y los sellos», charla ilustrada con profusión de diapositivas realizadas expro fe sámente para este acto (9),

G.

EL CENTENARIO EN LAS PARROQUIAS Y EN ESCUELAS

En la parroquia de El Salvador interviene el 28 de abril el cura párroco de dicha demarcación, reverendo don José Ferrer Giner, sobre et tema «San Jorge», y un día después io hace Adrián Espl Valdés, en torno a los «Orígenes de la Fiesta. Devoción a San Jorge Mártir». En la parroquia de Santa María intervienen José Luis Mansanet Rlbes y Joan Valls Jordá, igualmente desarrollando temas relativos a la efemérides que ha de conmemorarse (10). Organizado por la Asociación de Padres de Alumnos


del Colegio Nacional «Alcalde Francisco Vitoria», de Batoy, hablan allí, los días 6 y 7 de mayo, sobre la temática general de San Jorge, Atcoy y la Fiesta, Rafael Cotoma Paya y Julio Berenguer Barceló (11). El viernes 7 de mayo, en el casal de San! Jordi, los niños del Centro de Educación Especial «Tomás Llácer», se suman a las efemérides del Vil Centenario de San Jorge donando, para las dependencias muselsticas, trabajos realizados por eltos: unos dibujos a color de un moro (Domingo Miques) y un cristiano (Montañeses), asi como una imagen de San Jorge pirograbada sobre madera. El acto, muy emotivo, está presidido por el presidente de la Asociación de San Jorge, don José de Vicente Valtejo, director del centro, y el presidente de (a Asociación de la Infancia Subnormal, don José Blanquer García (12). H.

CENTENARIO DE LA LIBRERÍA LLORENS

La librería Lloréns cumple su primer centenario fundacional. Con tal motivo el 30 de abril se celebra un acto cultural en tas dependencias de tan acreditado establecimiento, en el que interviene el escritor alcoyano Antonio Revert Cortés, presentándose el libro «Aleluyas del VI Centenario», editado con motivo de la efemérides. Edición pulcramente realizada, toda una pieza de gran valor bibliográfico (13). I. LA CASA DE ALCOY EN ALICANTE En las mismas vísperas de los dias grandes —la tetralogía de mayo—, el 22 de dicho mes, es inaugurada en Alicante la «Casa de Alcoy». Asisten al acto, junto a los directivos de esta asociación alcoyana, el üustrísimo señor vicario de la Diócesis, en representación de! prelado don Pablo Barrachina; gobernador civil, ilustrisimo señor don Benito Sáez y González-Elipa; presidente de la Excma. Diputación Provincial, don Jorge Silvestre Andrés; alcalde de Alicante y alcalde de Alcoy, tlustrísimos señores José Manuel Martínez Aguirre y Rafael Terol Aznar, así como el secretario de Gobierno Civil, don Luis Romero. Con un emotivo recuerdo para el primer presidente, Luis Gisbert, el presidente efectivo, Juan Antoli Barrachlna, pronuncia unas elocuentes palabras, interviniendo de igual modo en breves discursos todas las autoridades existentes, constituyendo el acto una clara afirmación de alcoyanía y alicantínismo. J.

TROFEO INTERNACIONAL DE TURISMO

A finales de abril llegan noticias procedentes de Madrid, que indican que nuestras fiestras de Moros y Cristianos han merecido el Trofeo Internacional de Turismo, galardón anual que otorga una revista especializada en el ramo turístico. Obtienen Igual trofeo, entre otras entidades y personalidades: el guitarrista Andrés Segovia, el bailarín Antonio, José Meliá, de la Agencia de Viajes de igual nombre, y la mancomunidad de Siete Villas de Asturias (14).

Bien cierto es que en las reuniones preliminares, y en las comisiones de trabajo constituidas, salieron a relucir los tradicionales «Juegos Florales». Pero se desestimó la idea por considerar una mayoría de los miembros entendidos en este menester, que parecía la idea un tanto decimonónica. En vez, pues, de Juegos Florales a la usanza tradicional, se convocan los «Premios San Jorge», que también tuvieron en la década de los sesenta, años atrás, su importancia con el establecimiento de la «Saeta de Oro» al mejor poema. En la convocatoria que se hace pública y que recoge debidamente la prensa, aparece un montante de 350,000 pesetas, que se distribuye de la siguiente manera: 25.000 pesetas, Premio de Poesía; 75.000 pesetas, Premio de Pintura; 50.000 pesetas, Premio de Investigación Histórica; 25.000 pesetas, Premio de Periodismo; 75.000 pesetas. Premio de Teatro, y 100.000 pesetas, Premio de Música (15). El lunes 15 de marzo se cierra el plazo para la recepción de trabajos, y las obras recibidas —no demasiadas ciertamente— se agrupan de la siguiente forma: once trabajos poéticos, once obras de pintura, nueve de investigación histórica, cinco de periodismo, tres de teatro y ninguno de composición musical (17). El jurado que ha de descernir los premios se convoca en su d(a y la prensa publica el resultado algo después: Joan Valls Jordá es premiado en poesía, estableciéndose un accésit para el poeta cordobés Jacobo Meléndez; los trabajos respectivos son: «Oda en Ofrenda» y «Luz de San Jorge», En periodismo el premio se lo lleva Adrián Espf Valdés, con su trabajo «Así fue el VI Centenario de la aparición de San Jorge en Alcoy, 1976», concediéndose, además, dos accésits, uno para el propio Espi Valdés, por su trabajo «Sempre apressa», y otro para José García Llopis, por su artículo "Ja baixen». En teatro se galardona la obra -El Petrol¡0": de Juan Alfonso Gil Albors. En investigación histórica la obra premiada se titula «AI-Azraq, capitán de Moros», de Francisco de Paula Momblanch Gonzálbez, haciéndose mención especial de los trabajos: «Estudio, resumen y comentario de las fiestas de Moros y Cristianos vistas por Rowland Thirlrnore», de Adrián Miró García, y «Anselmo Aractl Jordá, grandeza de Alcoy», de Antonio Revert Cortés. Sendos trabajos verán la luz más tarde, en tres importantes libros (18). No se adjudica el premio de pintura y queda desierto el de composición musical por falta de originales (19). En lo referente a la plástica el jurado califica que constituye un amplio espectro de tendencias y maneras de entender el arte, todo él, además,formado por pintores y artistas locales, estima por conveniente, sin embargo, considerar dos menciones especiales o accésits, recayendo éstos en Rafael Lloréns Ferri, por su obra «Guerreros», que un año después pasará —por compra directa— a formar parte de la colección de la Excma. Diputación Provincial alicantina; y otro para ei pintor madrileño José Francisco Aguirre, por su óleo «Moro y alcodiano». La entrega de galardones se efectúa en el salón de sesiones del Excmo. Ayuntamiento alcoyano, ya en el mes de mayo (20). LL.

K.

PRIMERA SEMANA DEDICADA AL ALCOHOLISMO

Una entidad tan singular como es el Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy (GARA) no está al margen del Centenario, y durante los dfas 22 al 26 de marzo de 1976 desarrolla un Interesantísimo ciclo compuesto del siguiente programa: Lunes 22, habla el doctor Martoreli, de Alicante, en torno al tema: «Introducción y aspectos de¡ alcoholismo.» El martes 23 lo hace e! doctor Herrero, de Valencia: «Alcoholismo y sociedad.» El doctor Vaquero, de Madrid, interviene con «Alcoholismo y medios de comunicación social.» El jueves 25: «Aspectos psicosociológicos de la enfermedad alcohólica», conferencia que pronuncia e) doctor Freíxas, de Barcelona. Y el ciclo concluye con la intervención det doctor Ortln, de Alcoy, que habla de «Alcoy y la enfermedad alcohólica» (15).

L. «PREMIOS SAN JORGE», CONVOCADOS POR LA JUNTA CENTRAL DEL CENTENARIO

«IDENTIFICACIÓN DEL TRABAJADOR EN LAS FIESTAS DE SAN JORGE»

Otro concurso o certamen literario se convoca en nuestra ciudad con motivo del Vil Centenario. Lo procuran los Antiguos Alumnos de las Escuelas Sindicales de Capacitación Social. Los participantes, necesariamente, tienen que ser trabajadores, y se establecen tres premios. Fallado el concurso, los autores galardonados son los siguientes: 1.°, Rafael Montblanch Juan, con su artículo «Sudor y esperanza» (21); 2.°, Juan Beneyto Martfnez, «La esencia de Alcoy», que lleva una dedicatoria expresa a la fila Magenta (22), y 3.°, «Trabajo y Fiesta», del que es autor Ramón Mico Colorner (23). M.

DIVERSOS ARTÍCULOS DE PRENSA

Cuando nos ocupamos de los libros y publicaciones varias aparecidas en el arto —o las fechas— del Centenario Sanjorglsta, ya dimos toda clase de detalles. También ahora hemos dejado dicho que se publicaron unos libros pro-

123


cedentes del Certamen convocado por la Junta Central del Centenario, y que, asimismo, en el periódico «Ciudad» aparecieron tos tres artículos premiados por la entidad «Antiguos Alumnos de las Escuetas Sindicales de Capacitación Social». Sin embargo, y por la importancia e Incidencia que pudieron tener en su momento, es menester que nos ocupemos ahora de algunas otras publicaciones, de diverso carácter, que son piezas a tener en cuenta en esta historia det Vil Centenario del Patronazgo de San Jorge (24). Los artículos comienzan a aparecer tan pronto como se da la noticia del calendario establecido para la celebración de las Fiestas de Moros y Cristianos de 1976, con el traslado de la trilogía al mes de mayo —finales de dicho mes—, pasando, además, de trilogía a tetralogía, puesto que se añade un día más al calendario festivo. He aquí algunos de los escritos vertidos con tal motivo: Homenaje a la Policía Municipal

Foto: Archivo

Editorial: «El Centenario: pacto alcoyano», periódico «Ciudad", 25 de mayo de 1975. - J. L. Mansanet Ribes: «El Vil Centenario. La fecha de su celebración», periódico «Ciudad», 24 de junio de 1975. - J. L. Mansanet Ribes: «El Vil Centenario. ¿Cuatro días de Moros y Cristianos?», periódico «Ciudad», 1 de julio de 1975. - Luis Sánchez y Sánchez: «En et Vil Centenario. Fiestas de San Jorge-el dia de San Eleulerlo (26 de mayo)», periódico «Ciudad», 30 de septiembre de 1975. - Comisión Municipal de Asistencia Social: «Ante el Vil Centenario efe San Jorge», periódico «Ciudad», 11 de septiembre de 1975 • Rafael Coloma: «El Centenario de San Jorge llama a todos», periódico «Ciudad», 7 de octubre de 1975. -Tomás Gisbert: «San Jorge, 76. Ya hay calendario. Del 27 al 30 de mayo. Sábado, "Pregón" desde el Ayuntamiento», periódico «Información», 12 de octubre de 1975. • José Cuenca Mora: «Ante el Vil Centenario de la aparición de San Jorge», periódico «Ciudad», 21 de octubre de 1975. - Rafael Terol Aznar: «Texto del Pregón del Centenario», periódico «Información», 19 de octubre de 1975, y periódico «Ciudad», 21 de octubre del mismo año, publicándose después en la «Revista de Fiestas» de 1976, página . - J. L. Mansanet Ribes: «Aplauso a un gesto del alcalde™, periódico «Información», 7 de febrero de 1976. - Eduardo Zaragoza Oiner: «¿Dónde se hospedará tanta gente como se espera para et Centenario?» AIcoy, «Ciudad», 18-tV-1976. - José Cuenca Mora: nQlosa ocasional: supremacía de San Jorge», periódico «Ciudad», 20 de abril de 1976. - José M.a Navarro Botella: «El caballero San Jorge», periódico «Ciudad», 22 de abril de 1976. - Jordí Valor Serra: «Alcoi per Sant Jordl», periódico «Información», 27 de abril de 1976, trabajo ya publicado con anterioridad en la «Revista de Fiestas» de 1967 y también en el «Boletín del Centro de Iniciativas Turísticas» (CIT). N.

Descubrimiento de la Lápida Conmemorativa. Foto: Studio

OTRAS PUBLICACIONES (24)

Entre otras de menor contenido literario citamos aquí: «Revista de la Real Parroquia de San Mauro y San Francisco, PP. Salesianos y San Pancraclo, 1276-1976. Vil Centenario del patronazgo de San Jorge». Este opúsculo lo edita la imprenta Híspanla Alcpyana, S. A., y en él se encuentran colaboraciones de los siguientes escritores: Rafael Coloma Paya, Joan Valts Jordá, Adrián Espí Valdés, José Cuenca Mora, Jordi Valor Serra, Camilo Bito Linares, Enrique Botella Oltra, Antonio Candela Carbonell y Armando Santacreu Sirvent, asi como la del cura párroco Gaspar Navarro Fortuno. «Fiestas en honor de San Pancracio y conmemoración del Vil Centenario de San Jorge Mártir», Imprenta Industrial. Se leen las firmas de: Antonio Villanueva, Irene Juan y Julio Berenguer Barceló. En Barcelona, lanzados por la casa de tejidos Iris, se edita, bajo el epígrafe de «Goigs en lloanca de Sant Jordl», el facsímil de los «Gozos que la leal ciudad de Alcoy canta a su excelso y primer patrón San Jorge Mártir», que imprimiera en 1846 Juan Martí. Se añaden ahora en la misma publicación los «Gozos» 1976, letra de Joan Valls Jordá y música de E. Prats Martí (25). Mención especial merece el número de «Arte Fotográfico», revista de fotografía que se imprime en Madrid, bajo la dirección de Ignacio Barceló, y que aparece en mayo de 1976 con una selección de fotografías debidas a José

124


Crespo Colomer, y texto de Adrián Espí Vaidés. Tal número monográfico —hoy totalmente agotado— constituye una bellísima pieza bibliográfica (26). En la Navidad del 76 José Gáfela Llopls felicita las pascuas con el articulo que mereció —con titulo distinto— el accésit de los Premios San Jorge: «Aleo! a la mes gran ocasión, editado en una imprenta valenciana. Ñ,

INAUGURACIÓN DE MUSEOS

Realmente sóio se inauguran en Alcoy, y con motivo del Vil Centenario de San Jorge, unas dependencias museísticas que hasta este mismo momento no existían. Se amplían, sin embargo, otras, ya en el Casal de Sant Jord¡, y de ello vamos a hablar ahora, haciéndolo por orden cronológico. El 23 de abrlt, festividad de San Jorge, por la tarde, a las seis y cuarto, tiene lugar, en et Casal de Sant Jordi, la bendición e inauguración oficial de las nuevas dependencias, resultado de la adquisición de la casa contigua al Casal, que es adecuada para ios fines propios de la Asociación de San Jorge, y de manera especial para abrir nuevas salas de exposición al público, de todc el material festero hasta el presente no instalado: bocetos, cuadros, nuevas vitrinas con trajes, maquetas, grabados, carteles y un largo etcétera. Asisten at acto la corporación local en pleno, Junta Directiva de la Asociación, mayorales y asociados, primers trons y público en general. Se encarga de la ceremonia de bendición e) prelado alcoyano tlustrlsimo y reverendísimo don Manuel Llopis Ivorra, obispo de Cáceres-Coria, desplazado exprofeso a nuestra ciudad para este entrañable acto, actuando como padrinos de la ceremonia don Jorge Silvestre Andrés, presidente de honor de la Asociación y presidente de la Excelentísima Diputación Provincial de Alicante, y (Joña Fina Glsbert de Terol, esposa del alcalde de Alcoy, llustrísimo señor don Rafael Terol Aznar. En el uso de la palabra habló don Enrique Luis Sanús Abad, presidente de la Asociación de San Jorge, y el asesor artístico de la propia entidad, don Roque Monllor Boronat, bajo cuya dirección se han llevado a cabo las obras, explicando detalles técnicos y problemas surgidos en la remodelación del viejo edificio (27). El viernes día 21 de mayo, a las siete de la tarde, se inaugura en la Real Parroquia de San Mauro y San Francisco el Museo Sacro Parroquial, en el que se recoge, perfectamente ordenada, una rica colección de imaginería, casullas, cálices, cuadros y otros objetos retirados del culto, dignos de ser conservados en vitrinas y expuestos a la contemplación del público. Con asistencia de autoridades, del presidente de la Asociación de San Jorge y público en general, el cura párroco, don Gaspar Navarro Fortuno, bendice las dependencias muselstlcas y hacen uso de la palabra don Norberto Canet Jordá como presidente de la Comisión de Obras y Fábrica del Templo, y don Adrián Espí Vaidés, en su condición de diputado provincial-presidente de la Comisión de Educación, Deportes y Turismo, a cuyas expensas han corrido gran parte de los gastos de adecuación y fundación de este importante museo (28). O.

LAPIDAS CONMEMORATIVAS

Dos son las lápidas que con motivo de los actos centenarios han sido Instalados en Alcoy. La primera, en la fachada del templo de San Jorge, recayente a la calle de San Blas, que es descubierta el día 23 de abril, festividad del patrono alcoyano, inmediatamente después de ser inauguradas las nuevas dependencias del Casal de Sant Jordi. Descubierto el mármol blanco, cuya leyenda transcribimos a continuación, debida a! cronista de la Asociación, al asesor artístico y al poeta Joan Valls, el alcalde de la ciudad pronunció unas palabras alusivas al acto. El texto de la lápida dice asf: ACÍ ESTAVA L'ANY 1276 LA PORTA DE SANT MARC QUE FON ESCENAR1 HISTÓR1C DE LA DERROTA D'AL-AZRAQ I LLOC SEGONS LA TRADICIÓ

ON

ELS ALCOIANS VEREN A SANT JORDI PATRO DE LA NOSTRA CIUTAT Vil CENTENAR. 23 D'ABRIL. ANY 1976 Importante documento, pues, éste, que ha de transmitir a las generaciones venideras todo cuanto Alcoy celebró por conmemorar los setecientos años de patronazgo georgino (29). La otra lápida se instala en el interior del nuevo templo parroqial de El Salvador. Se Inaugura y bendice por el curapárroco don José Ferrer Glner, el 3 de mayo, con ocasió de recibir la demarcación parroquial la imagen del Xicotet, itinerante y peregrina por toda la población. Interviene en el acto el presidente de la Asociación de San Jorge, Enrique Luis Sanús Abad, y el texto epigráfico dice asi: CON MOTIVO DE EL Vil CENTENARIO DE SU PATRONAZGO SOBRE ALCOY, LA IMAGEN DE SAN JORGE PERMANECIÓ EN ESTA PARROQUIA DE EL SALVADOR LOS DÍAS 3, 4 Y 5 DE MAYO DE 1976. Otro documento gráfico que avala e! fervor con que San Jorge fue festejado en toda la ciudad, tema del que hablaremos más adelante, al tratar de la «visita» de Sant Jordi el Xicotet a. los distintos barrios alcoyanos, y festejos que por tan memorable visita se efectuaron en cada demarcación (30). P.

OTRAS MANIFESTACIONES CULTURALES Y SOCIALES

Quizá conviniera también, en este apartado amplio e incluso un poco plural y heterogéneo, agrupar toda una serie de manifestaciones de carácter cultural, de índole social y de reconocimiento público a un determinado número de entidades muy cualificadas, que se Inscriben dentro del marco de la propia conmemoración siete veces centenaria del patronazgo del mártir de Capadccla. Asi, el periódico local nos informa que, coincidiendo con el día 23 de abril, festividad de San Jorge, pero a la vez «Día del Libro», Alcoy tendrá su Feria, en la que los autores alcoyanos y las obras locales alcanzarán un cierto protagonismo (31). En el Hogar del Pensionista se celebra, también en abril, una fiesta particular en la que se establecen concursos de cabos diarieros y recitales de la rondalla de la propia Institución. Abril, repleto de actos y conmemoraciones, conoce igualmente un «Día dedicado a la Infancia», en el que se habla y se cuestiona el problema de las guarderías infantiles. Y en e! capítulo de reconocimientos la Asociación de San Jorge no duda nt un solo momento en rendir homenaje de gratitud a cuantas entidades colaboran diariamente, diríase, con [os trabajos de la propia entidad testera. En primer lugar, el Monte de Piedad y Caja de ahorros de nuestra ciudad, institución centenaria inmensamente ligada a tos destinos del Casal de Sant Jordi; por ello la Junta Directiva acuerda, en el mes de enero, el nombramiento de Asociado de Honor, respaldada la idea por toda la asamblea testera, lo que acontece antes de las fiestas del Centenario, figurando, de tal modo, el Monte de Piedad como miembro de pleno derecho en la Asociación de San Jorge, a partir de 1976 (32). Coincidiendo con el «Mig Any» festero del 76, también la Asociación de San Jorge acuerda rendir un homenaje de gratitud y cariño a la Policía Municipal, por su colaboración, entrega y ayuda anual en la celebración de las populares y tradicionales fiestas de Moros y Cristianos (33). Y días después, en el mismo octubre, se le rinde un cálido homenaje al Regimiento Vizcaya 21, de guarnición en nuestra piaza, igualmente por el desinterés que desde siempre ha mostrado con la Asociación de San Jorge, coadyuvando en los propios desfiles —entradas de Moros y Cristianos, Procesión de la Reliquia y Procesión General— y en cuantas ocasiones se ha necesitado su asistencia. El homenaje, que se celebra e! día 8, en el salón-clne «Mon-

125


NOTAS

Foto: Carlos Coloma

terrey», como así el dedicado a la Policía Municipal cuatro días antes, se ve asistido de un gran público, festers y autoridades locales, revistiendo ambos actos un clamoroso reconocimiento general y hasta multitudinario (34). EPILOGO Lo dejamos en este punto con la esperanza de poder continuar esta breve y apretada historia del Vil Centenario en ediciones sucesivas de la Revista, con la vista puesta, además, en que todo este material y otro que nos procuraremos, constituya un volumen, un libro que expresamente podría titularse asi: «El Vil Centenario de! patronazgo de San Jorge en Alcoy, Actos, acontecimientos y fiestas tradicionales de Moros y Cristianos.»

(1) NOTICIA: Alcoy. «Ciudad-, 10-1-1976; NOTICIA: Alcoy «Ciudad», 6-111-1976. (2) COLOMA PAYA, Rafael: «La Reconquista en tierras de Alicante», Alcoy, Caja de Ahorros y Monte de Piedad, 1978, (3) NOTICIA: Alcoy, «Ciudad», 18-111-1976; NOTICIA: Alcoy, -Ciudad», 20-III 1976. (4) NOTICIA: Alcoy, «Ciudad», 10-1-1976. (5) Una Semana de Historia Medieval. La organiza el SEA como contribución al Vil Centenario de San Jorge, Alcoy, «Ciudad», 13-11976; NOTICIA: Alicante, «Información», 8-IV-1976; NOTICIA: Alcoy, «Ciudad», 20-IV-1976. Se inició la Semana de Historia Medieval, Alicante, «Información», 24-IV-1976. (6) tos alcoyanos residentes en Madrid se suman al Centenario, Alcoy, -Ciudad», 20-IV-1976. (7) PEIDRO PASTOR, Ismael: El Vil Centenario en Valencia, Alcoy, «Revista de Moros y Cristianos», 1977, pp. 111-112. (8) Semana conmemorativa en el Centenario de San Jorge. Casal d'Alcoy en Valencia, Aicoy, «Ciudad», 8-V-197B. La semana de exaltación alcoyanista en Valencia. El alcalde de Alcoy... pronunció un vibrante discurso, Alcoy, «Ciudad", 11-V-1976. (9) ESPI VALDES, Adrián: Se citan aquí algunos de sus artículos en torno a la emisión filatélica puesta en circulación el 23 de abril: ¿Une emisión filatélica dedicada al Vil Centenario de San Jorge?, Alcoy, uCiudada, 24-IX-1974; Un sello de correos para el Vil Centenario de San Jorge, Alcoy, «Ciudad», 6-XI-1975; Un sello de correos para el 23 de abril de 7976, Alcoy, «Ciudad», 27-1-1976; El sello del Centenario, Alcoy, «Ciudad», 13-111-1976; Un sello dedicado al patronazgo de San Jorge en Alcoy, Madrid, «Revista de Filatelia», núm, 96, abril de 1976, pp. 167-171; El sello postal conmemorativo del Vil Centenario, Aicoy, «Revista de Moros y Cristianos», 1976, pp, 126-128. (10) Sigue San Jorge visitando las distintas barriadas de Alcoy..., Alcoy, «Ciudad», 6-V-1976. (11) El Centenario en las escuelas, Alcoy, «Ciudad», 8-V-1976 (12) ALBA, E. N.: Los alumnos del Centro de Educación Especial «Tomás L/ácer» entregan unos trabajos conmemorativos del Vil Centenario, Alcoy, «Ciudad», 11-V-1976. (13) MOLTO SOLER, Floreal: La Librería Lloréns cumple un siglo de existencia. La efemérides se ha conmemorado editando un libro: Las «Aleluyas del Sexto Centenario», Alcoy, «Ciudad», 4-V-1976. (14) NOTICIA: Trofeo Internacional de Turismo a las Fiestas de Moros y Cristianos nuestras, Alcoy, «Ciudad», 24-IV-1976. (15) / Semana dedicada al alcoholismo, organizada por el GARA, Alcoy, «Ciudad», 20-111-1976. (16) NOTICIA: Alicante, «Información», 1&-XI-1975, (17) NOTICIA: Alcoy, «Ciudad», 20-111-1976. (18) MONBLANCH GONZALBE2, Francisco de P.: «AI-Azraq, capitán de moros», Alcoy, Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, 1977; MiRO GARCÍA, Adrián: «Las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy vistas por Rowiand Thirlmere». Alicante, Excma. Diputación Provincial, 1977. (19) NOTICIA DEL FALLO: Alcoy, «Ciudad», 22-IV-1976; ALBA, E. N.: Sobre los premios del Certamen del Centenario. Hablan tos galardonados J. Valls, Gil Albors, A. Espi y Momblaach Gonzálbez. Alcoy, «Ciudad», 24-IV-1976. (20) ENTREGA DE PREMIOS: Aicoy, «Ciudad», 13-V-1976; Alicante, «La Verdad», 13-V-1976; más noticias sobre este tema: Libro de Reclamaciones: desde fuera se informa me/or, Alicante, «Información», 25-111-1976; GARCÍA RODRÍGUEZ, Alberto E.: Carias a la Delegación, Alicante, «Información», 25-111-1976. (31) Publicado en «Ciudad», 4-V-1976. (22) Publicado en «Ciudad». 8-V-1976. (23) Publicado en «Ciudad», 15-V-1976. (24) No citamos la «Revista de Moros y Cristianos» del año del Centenario, que revistió un carácter especial y casi monográfico con páginas da texto e ilustraciones. (25) NOTICIA: Alcoy, «Ciudad», 24-1-1976, (26) En mayo, «Arte Fotográfico* publicará un número dedicado a nuestras fiestas, Alcoy. «Ciudad», 18-111-1976; NOTICIA: Alicante, «Información». 5-V-1976. (27) Actos d0t Centenario de San Jorge, Inauguración de la ampliación del Casal. Lápida conmemorativa de la derrota de AIAzraq, Alcoy, «Ciudad», 27-IV-1976. (28) Gráficas de actualidad, Alcoy, «Ciudad», 25-V-1976(29) Vid. nota núm. 29. (30) Vid nota núm. 10. (31) En la semana del veintitrés de abril Alcoy tendrá Feria del Libro, Aicoy, «Ciudad», 4-111-1976(32) El Monte de Piedad, Asociado de Honor de la Asociación de Sa/i Jorge, Alicante, «Información», 3-IH-1976 y Alcoy, «Ciudad». 4-111-1976. (33) Homenaje de la Asociación de San Jorge a /a Policía Municipal, Alcoy, «Ciudad», 7-X-1976 (34) La Asociación de San Jorge rindió homenaje al Regimiento Vizcaya de nuestra ciudad, AI coy, «Ciudad». 12-X-1976, Alicante, «Información», 12-X-1976: Homenaje de la Fiesta al «Vizcaya 21".

EL CRONISTA

126


SOBRE LA FESTA ALCOIANA Potser siga un tópic parlar de l'autenticitat de la Festa d'Alcot. Per al que ha nascut a la ciutat del Serpis eixa autenticitat forma part d'un sentiment espontani ¡ arrelat en una tradició cultural i folklórica que al cap de molts anys ha produ'ít eixe miracle de la Festa de Moros i Cristians. Tanmateíx, per ais que des de fora ens hem acostat, amb una admirado plena de respecte, a la testa deis alcoians i hem intentat, amb tota modestia, compartir l'entusiasme d'un poblé, superant fins i tot les inevitables barreres d'una lectura merament «etnológica», l'autenticitat es la nota fonamental de la Festa i el punt divisor! que la separa d'altres manifestacions festives aparentment simílars. Ara que tothom parla deis Moros i Cristians com a la Festa del País Valencia, caldria tindre una mica de precaució per a evitar caure en un mimetisme que només tinguera en compte els aspectes formáis, i tot en aquest cas amb una evident degradado deis mateixos. Será massa dir que una Festa com la d'Alcoi es inimitable? Cree que no, i pense que en moltes localitats de la nostra geografía farien molt millor en aproftindir les seues tradicions locáis, molt mes riques del que sovint pensem, superant aquesta mena de febre testera —de Moros i Cristians— que pot acabar fent desaparéixer altres manifestacions festives tradicionals, sustituint-les per una festa importada que mai no tindrá un carácter auténtic. En tot cas, i si del que es tracta es de tindre una ocasió per al esbargiment i la diversió, no estaría de mes ressuscitar la vella tradició deis carnavals, mes d'acord, sense dubte, amb els plantejaments que en moltes ocasions inspiren la creació de noves festes de Moros i Cristians al nostre Pats. No cal oblidar que del sublim al ridícul no hi ha mes que un pas, i que eixe pas es molt fácil de donar en una festa com la de Moros i Cristians en qué el carácter d'espectacle tendeix a ser predominant per damunt d'altres elements constrtutius de la matetxa.

Fotos: Pepito e hijo

quant sent parlar de canvis, per mínims que siguen, em dona por que etxos canvis puguen suposar la pérdua d'una autenticitat que es el veritable tresor de la Festa de Moros i Cristians d'Alcoi. Un tresor que cal conservar i que no es tan sois patrimoni deis homes que amb el seu esforg fan possible la festa, sino també de tot un poblé i de tot un País Valencia que pot trobar en les seues tradicions, en la seua cultura i en la seua Mengua els elements diferenciadors d'una personalitat propia que entre tots hem de defensar.

SALVADOR FORNER MUÑOZ

Tal vegada, per aixó, una de les coses que mes admire de la festa d'Alcoi es el gran respecte a unes formes i a uns continguts tradicionals; un respecte que ha servit per a mantindre la festa sense adulteracions i en tota la seua puresa. Comprenc que tot té que modernitzar-se i adaptar-se a noves situacions, pero 127


LA FILA MARRAKESCH Y SU ALFÉREZ La fila MARRAKESCH este año siente, con más intensidad, esa obsesión tan característica del alcoyano, de conmemorar aquel los lejanísimos días de alborada histórica, mientras la ciudad en fiesta despliega la más ancha sonrisa de su alegría diáfana y bulliciosa. Le ha correspondido este año representar al ALFÉREZ MORO y, aceptado por todos los Individuos, más de cien afiliados, fue nombrado para este cargo don Antonio Pérez Pérez.

Foto: J. Valero

Antonio Pérez Pérez. Alférez 1981

Este «marrakeí» es el más apreciado de todos los individuos que componen la fila, así como el de más edad que ostenta un cargo en las fiestas. Setenta y dos años. Él nos habla de los pasos que ha seguido de testero. —Pertenezco a la fila Marrakesch desde el año 1931. No esperaba el nombramiento de Alíérez; cuando me lo comunicaron no quise aceptar, por los elevados gastos que conlleva. Así todo el año, pero ante la insistencia y el hecho de que se me concediera el cargo por todos los individuos, sin excepción, que la componen, acepté. —Sabemos que esta colectividad, ante su aceptación, no descansa de exponer ideas y desarrollar su ingenio de creación para celebrar con su Alférez la fiesta más importante del calendario alcoyano, con toda lucidez. —Sí; el diseño está hecho. Pero en esto del traje y boato, sucede como en las obras de teatro o cine, que si dices el final o la trama ya no tiene interés. Ya se sabe que capitanes y alféreces en los desfiles de nuestras fiestas son un despliegue de lujo y fastuosidad. —Siempre se ha dicho que en la fila es donde nace el entusiasmo por la fiesta. Esto, a la mujer del festero, que se reúne allí dos veces por semana o más, no le entusiasma demasiado, pero aún así las 28 filadas que existen siguen en pie. —Para bien de nuestras fiestas. Además es de destacar el apoyo moral unánime de todos los individuos, la hermandad existente. Nunca se ha distinguido a nadie. Todos son completamente iguales, hasta se ha ayudado, de manera personal, cuando hubo alguna necesidad. —Le recordamos que en el año 1956 disparó en el Al ardo, por el que fuera capitán, Enrique Botella. Tal ha sido siempre su entusiasmo por este acto tan significativo de la fiesta que pensamos en su gran ilusión por volver a coger el arcabuz. — Fue un día que está junto a mis mejores recuerdos, pero este año, debido a mi avanzada edad, disparará mi hijo por mí con la misma ilusión que yo lo hubiera hecho; y, mientras, yo quedaré con el corazón lleno de júbilo, pues es una honra y un honor, como alcoyano y festero, ostentar un cargo. Antonio Pérez Pérez, Alférez Moro 1981, festero auténtico, que apuntó a la fila, nada más nacer, a su hijo varón, Jorge, que actualmente tiene ef número 14 y que ha sido, con todos, uno más en que su padre aceptara el cargo. Hombre ligado entrañablemente a las fiestas de San Jorge y a la filé Marrakesch, que fundaron, entre otros, sus tíos Rafael y Antonio Pérez Jordá, el año 1902, y que ha participado varios años en la impresión del programa oficial de fiestas, en su condición de director de Talleres Gráficos Altana. Sus últimas palabras han sido: — Pienso vestirme de moro hasta que las piernas me lleven. Así son los alcoyanos que sienten la fiesta, los que hacen amable la existencia en tan señalados días de abril, en las bulliciosas calles y plazas, en tanto las bandas de música lanzan al aire los alegres sones de un pasodoble o marcha mora y cristianos y moros regalan baratijas, golosinas y globos, con esa simpatía que les caracteriza. Los que no quieren renunciar a su pasado histórico ni a sus tradiciones y acogen a sus visitantes con la hospitalidad que es norma irrenunciable de Alcoy. RITA BOTELLA JOVER

128


«TEMPO» Y RITMO EN LAS FIESTAS

Foto: Crespo Colomer

Los tres días grandes de abril son solamente el culminar —gozoso y catártico— de un repertorio de ¡deas, proyectos, sentimientos y pulsiones, que han cristalizado en un bello edificio de fantasía hecho de luz, sonido, color y gesto. Pero todo esto es solamente posible en el contexto de un complejo rítmico que se cierra, parcialmente, el 24 de abril. En realidad, nada empieza ni termina en la fiesta; todo es un ciclo apoyado en ritmos biológicos, casi circadianos, que le dan una estructura temporal, una cronoblología. Esta estructura nace —como en toda fiesta— de la alternativa traba) o-re poso, como un modo de elevar a este último a la categoría de actividad deseable y relajante con la mayor permanencia posible. A lo largo de todo el año se mantienen vigentes los quehaceres y objetivos. Después de las densas jornadas de fiestas no se produce un vacío y así el plazo oficial concedido a las manifestaciones externas, en las conmemoraciones oficiales, no es un limite; nadie entona al final e! «¡Ay, pobre de mí!»; la máquina (estera no para ni pierde su ritmo; serán las ininterrumpidas reuniones periódicas con ios componentes de la fita, que adquiere la dimensión de casino o club; et aporte semanal o mensual: «ta creuá»; la planificación de quehaceres, ta contratación futura de las bandas de música; la complejidad organizativa de los cargos (capitán, alférez, escuadras de negros). En un fluir adecuado y sereno —sin prisas ni atosigamientos— aparecerán las actividades del «mtg anyn y, siguiendo el armónico proceso, se vislumbrará bien pronto la fiesta a un tiro de piedra. En todo momento parece sentirse latir —en la fila— un ritmo común íntimo modelador e impregnador de cordialidad ambiental. Mientras tanto el «tempo» y la ritmicidad en la convivencia hace de la comparsa un caldo de cultivo desjerarquizante; el mirarse diariamente a la cara, hombres de distintos niveles y extracciones económicas y culturales, posibilita el conocimiento mutuo, el medirse a sí mismo con el módulo de los otros, et desrnttlficar al triunfador. De todo esto es —en parte— consecuencia el singular estilo promocional de la sociedad industrial alcoyana, que parece tener como lema operante la frase cervantina del licenciado Vidriera: «yo sé que de los hombres se hacen los obispos». La exaltación del «tempo» y e! ritmo alcanza su más briílante dimensión en las jornadas mayores; el acompañamiento musical, inseparable de los hombres y las situaciones; el balanceo sensual de la escuadra, e) bizarro

énfasis juvenil, el gentil marchamo de seguridad y poder de los actuantes. En linea con todo esto los guerreros esforzados se transforman —por obra y gracia del latir biológico y musical— en una bella estampa de ordenados, alegres y cromáticos soldados victoriosos. Hasta las descargas y acciones guerreras adquieren —en el alardo— un fluir lento, una plasticidad armónica. Ante el castillo —residuo de la dimensión heroica— se ordena, también, rítmicamente la escenografía. La épica ha sido ganada por la lírica. El protagonista de la fiesta —y de rechazo los que giran en torno a ella— parece haber logrado un tiempo gozosamente denso de acontecerás en la unidad de duración; tiempo con dimensiones aladas que dilata el presente, en un alegre fluir neutralizante y compensador de Frustraciones, propiciando una expresión y comunicación humana distinta de la habitual. Así el futuro será una posibilidad gozosa derivada, necesariamente, del satisfactorio ahora. De este modo se evitará tener que matar el tiempo o sentir cómo el tiempo nos va matando poco a poco. Insistamos en que esto se ha logrado inyectando acción al (luir cronológico —informe, inespecífico y envolvente— haciendo una bella y alegre estructuración vital de la duración. Es evidente que sobre el hombre Inciden —como en otros muchos aspectos— tres Instancias modeladoras de ritmos: la Indivtdual-blológica, la dimensión cósmica y la marca de los aconteceres colectivos, sociales y laborales, propios de las estructuras de nuestro mundo; estos últimos actúan sobre el ritmo individual, casi siempre distorsionándolo. Por ello se produce —como señala García Calvo— el conflicto entre la necesidad de ser yo mismo (la propia identidad) y la imperiosa necesidad de adoptar esa imagen de rasgos comunes con los demás (el ser colectivo), El modo de vivir el proceso de la fiesta podría considerarse como uno de tantos ensayos para rebasar la etapa evolutiva del «ente Individual» en camino hacia un «ser social» en el que se borre el yo ególatra para llegar al generoso «nosotros». Sería así un intuitivo intento de resolver el dilema contradictorio entre la propia y cerrada Intimidad y la apertura, integrante, hacia los demás. Y podría ser visto, sobre todo, como un ir hacia formas de vida y relación humana de trascendencia socio-evolutiva.

MOISÉS HIDALGO BRAGADO

129


APROXIMACIÓN A LAS RAICES ESTÉTICAS DE LA FIESTA "El hombre sólo es plenamente hombre cuando juega". "Es precisamente el juego, y sólo el juego, lo que hace completo y desarrolla simuitáneamente su... naturaleza". J. C. F. SCHILLER, Ueberdie asthetische Erziehung des Menschen.

Los fundamentos de un adecuado análisis que permitiese abordar plenamente las raíces específicas de nuestra fiesta, supondrían, a nuestro modo de ver, una doble base disciplinar: antropológica e histórica. Admitiendo a su vez la complejidad funcional «antropológica» una triple especificación, diluida por igual, en los dominios de la sociología, la psicología y la estética. Ardua tarea —quizás aún por realizar en toda su global extensión— que debería, indudablemente, acometerse. Nuestra presente opción se inserta, pues, en dicho entramado conceptual, a sabiendas de la parcialidad que supone y de! aislacionismo que comporta su concreta escisión respecto del contexto apuntado. Aunque posiblemente no haya otra alternativa en este tipo de restringidas aproximaciones a) tema. Sin embargo es de especial Interés el subrayar la estrecha vinculación existente entre la estética y la antropología en lo relativo a las celebraciones de raigambre eminentemente popular, en las que se manifiestan (transmutadas por los tradicionales recursos celosamente conservados y las paulatinas incorporaciones históricas) los rasgos más significativos y relevantes de la propia idiosincrasia local. La espontaneidad originaria, pautada por la reiteración y la fuerza que la conservación de lo atávico supone, deviene norma y establece toda una codificación celosamente respetada. De esta manera las manifestaciones folklóricas se incorporan plenamente al acervo social y se fijan con su impronta simbólica en el propio inconsciente colectivo. Precisamente a este nivel filogenético se insertan con alta eficacia los implícitos rasgos distintivos que aflorarán, convertidos en pautas de conducta, con ocasión de las más diversas efemérides de tipo festivo. Y es también en esa genotfpica raíz antropológica donde a su vez se injerta el peculiar expresionismo estético que estalla irrefrenable, encarnado en barroco cromatismo, en marchas cadenciosas, en alardoso estruendo y en contagiosa e inefable excitación, más fácil de ser vivida que explicada. En ese contexto ritual esencialmente emotivo, desarrollado sobre una sensibilidad agudizada y extrema, tiene su específico lugar la experiencia estética (aisthesis = sensación) de toda una colectividad. ¿Cómo puede comprenderse, desde el ámbito de un análisis propio de la estética, este inusitado derroche de vitalidad colectiva volcada hacia la creación de formas artísticas? Es posible que la teoría lúdica pueda desetn-

130

Fot u: El i a 5 SetfU E Miro

penar aquí una eficaz labor explicativa. Ya Spencer observó agudamente que tanto los grupos sociales como los propios individuos, en el ejercicio de su habitual actividad, cada vez más especializados, no consumían toda la energía vital acumulada, debiendo, en consecuencia, liberarse de ella mediante algún tipo de recurso colectivo. Este planteamiento debe hoy complementarse, por un lado, haciendo hincapié en el unilateral desarrollo que la sociedad actual impone al individuo, y por otro subrayando, asimismo, ¡as constricciones rutinarias que sobre la creatividad común se ejercen estructuralmente por e) medio. Estos hechos justifican, incluso biológica y psíquicamente, a nivel catártico, la intensidad vivencial con que se desarrollan nuestras tradicionales jornadas festivas. Pero es la explosión de creatividad estética lo que quizás más llama la atención de esas concretas fechas. En esta línea la «teoría del juego», que la estética actual revalida explícitamente, puede comportar interesantes datos. Para ello diferenciaremos una triple faceta en la noción de juego: a^

Juego como ejercicio lúdico, desinteresado, no utilitario, de liberación creativa.

b)

Juego como agón (en sentido etimológico griego), que implica ejercicio de destreza competitiva, de esfuerzo por la superación.

c)

Juego como sumisión y respeto a unas bases normativas, como estrategia de comportamiento frente a unas reglas.

Pues bien, esta tridimensionalidad de niveles que el concepto de juego posibilita concuerda con el desarrollo que intentamos analizar. ¿No supone, además del correspondiente planteamiento lúdico ya apuntado (con la suspensión de toda actividad pragmático-cotidiana por parte de una colectividad eminentemente industriosa en be-


Foto: Archivo

neficio de un quehacer no-utilitario, sino «gratuito» que conlleva más bien amplios desembolsos) todo un sustrato competitivo entre las diversas agrupaciones testeras (filaes) por superarse mutuamente en la ostentación de sus propios logros y planteamientos? ¿Cómo explicar, si no, el derroche de fantasía en los diseños de ropajes, carrozas y desfiles, con un constante esfuerzo por alcanzar las cotas del «más difícil todavía»? Es el juego del «respeto» a la tradición, yendo, sin embargo, siempre más allá de la propia «normalidad" establecida por los demás. Es un «juego» que se prepara durante todo un año para consumarse en unas añoradas jornadas —siempre cortas— e intensamente vividas (noche y día). Y en ese «juego» participan todos los presentes en proporcional medida, desarrollando un impulso de «proyección sentimental» (Einfühlung), catalizado además en el «ambiente» electrizado de la re-presentación festiva, donde cada uno «juega» (en el sentido de jouer) ritualmente su papel y lo «vive» consustancializándose con él. Porque este impulso estético de fundamento lúdico que el hombre comporta, como tan bien supo ver Schiller, no es complementario, sino especial, no es superfluo, sino necesario; aunque ciertamente se trata de un particular modo de necesidad: aquélta que tiene su fin en sí misma, como sublime manifestación de la libertad humana. ¿Cómo explicar, si no, desde el distanciamiento espacio-temporal en que nos encontramos quienes, por exigencias profesionales, vivimos fuera de Alcoy, et interno estremecimiento que sólo los acordes de una marcha son capaces de producir, incluso físicamente, en nosotros, al bucear en el recuerdo de aquellos intensos momentos, cuando al pasar desfilando por las calles estrechas, con la multitud en los balcones hechos grito y aplauso, perdíamos el sentido del tiempo y de la realidad, y la enervación más inexpresable embargaba por completo nuestro ser hasta casi humedecer nuestros ojos? Difícilmente podrá, quizás, entender esta irrefrenable añoranza y esta reviviscencia de la memoria quien no haya permanecido largo tiempo alejado del «Barranc del Cinc». Pero esta actualización vivencial

de base eminentemente estético-emotiva forma parte consustancial de la imborrable cosmovisión (Weltanschauung) de un pueblo. Consecuentemente, un análisis estético no puede hacer abstracción de esta connaturalidad que el folklore imprime, de hecho, junto con el lenguaje propio en la histórica realidad personal de la psicología individual. No en vano las orientaciones de la estética más reciente han arbitrado específicos planteamientos para asumir aquellos fenómenos estéticos (estrictamente artísticos e incluso extraartísticos de tipo natural o antropoíógico lato sensu) de participación, gestados o reavivados en nuestra época, de base esencialmente interdisciplinar. Pero, ¿cabe imaginar un happening más auténtico e impresionante que nuestras fiestas de Moros y Cristianos? ¿Cómo diferenciar arte y vida en este entramado de imaginación creadora (un body-art generalizado), donde lo visual y lo sonoro se armonizan en una sinestésica totalidad de experiencias múltiples e inseparables? Es el triunfo de lo dionisíaco en su barroco alarde de formas, colores y sonidos. Es el desquite catártico frente a la atonía cotidiana. Un romántico salto hacia «lo exótico oriental», hacia «lo primitivo», en cuanto originario. Una realidad hecha espectáculo, donde el distanciamiento no es posible simplemente porque la envolvente identificación se impone y nos arrastra. Esta es la raíz estética y humana de nuestras fiestas: donde la vida se hace juego y el juego historia revivida, porque sólo así los años se cuentan en abril, en un retorno festivo siempre nuevo y esperado, donde felicidad y belleza, antropológicamente, se coordinan. Pues «sólo la belleza hace feliz a todo el mundo, y todo ser olvida sus limitaciones tan pronto experimenta los encantos de lo bello» (Schiller, Carta XXVII).

ROMÁN DE LA CALLE, Director del Departamento de Estética Universidad de Valencia

131


PROSA Y VERSO. CREACIÓN LITERARIA

hoto: Remigio Oltr;

132

IMAGEN Y LUZ DE NUESTRA FIESTA José Cuenca Mora

ROMANCE Consuelo Jiménez de Ctsneros

F ESTO RAM AS Antonio Revert Cortés

MICROSCOPIO Salvador Doménech Lloréns

SERVICIO PUBLICO CASERO (Cuento) Luis Dobón Lillo

ELS NOMS DE FESTA Josep Pérez i Tomás

A UN BALCÓN DE "SANT NICOLAUET" Antonio Candela

RAPSODIA ABRILEÑA José Antonio Blanes

ALCOI: LLOC BENAURAT Josep García Llopis

APOLOGÍA FESTERA EN DOS CUENTOS Antonio Calero Picó

"ALGO NUESTRO DE AYER" Pepa de Castañer

FESTA ANTIGA, NOU ALE Joan Valls Jordá

TUS NUBES Luis Rornay G. Arias

DUMENGE DE RAMS Armando Santacreu Sirvent


DESLUMBRAMIENTO AZUL Eran huellas del sol en cansada pupila, y pretéritos ojos, admirados de luz, en azules celestes de mañana tranquila presintieron victoria y ostentaron la cruz.

IMAGEN^V LUZ DE NUESTBA8IFIESTAS

Deslumhrado recuerdo que genera energía afianzando el rumbo que tenia el ayer. Corazón de la fiesta que su mensaje envía en los ojos azules de una eterna mujer. El estruendo azaroso det combate llevaba la voz desesperada junto al soñado afán. La mirada irascible crecía, y esperaba lo que el nervio y el brazo secretamente dan. La gran visión celeste del moro y del cristiano deslumhra a la rosa con alma de marfil. Azul entre las nubes del cielo alcoyano, hermanas del almendro que florece en abril. En cruz y media luna se funde la mañana. Y en el marco del tiempo, deslumbrador y fiel, aparece, radiante, con la preciosa Diana, el laurel y la espada del Mártir y el Doncel.

EL SANTO JINETE Está su imagen concreta sellada en el firmamento, y toma el bizarro aliento para lanzar su saeta. Guerrero y santo poeta de reconquista ejemplar. Galopada estelar en celeste azul dormido. Ramo de nardos prendido en alcoyano cantar.

EL TORREÓN El torreón —piedra y hiedra—, es un mirador de siglos. Hogar de las golondrinas y refugio de peligros. Con piedra y hiedra recreo el heráldico capricho de reunir cien blasones de cien alcoyanos hijos. Ved la punta de la espada señalando los caminos que con mayor entusiasmo quisiera haber recorrido. ¡Ay, corazón de fas fiesta, no me tengas en olvido!.

A LA ENSEÑA CRISTIANA DE LA FIESTA Con asta firme, resoluta, erguida, ciñes tu blanco ondear señero; y eres e! signo ideal primero donde la historia queda resumida. Bermeja cruz a tu armiño unida, sus brazos abre al inmortal sendero. Y se inclina la frente del guerrero que da por ti su generosa vida. Sigue guardando, augusta y soberana, la fe antigua, el alma alcoyana que se desvela en singular empresa. Es tu presencia alentadora suerte. Y el buen cristiano al llegar su muerte con ía cruz de su espada te honra y besa. JOSÉ CUENCA MORA

133


FESTORAMAS

querido destacar, entre la abultada infraestructura testera, estos^flases», estas miniaturas, estos caprichos, flores inadvertidas de uñaban fiesta, primores de lo vulgar, estilo y circunstancia, anécdota y cafegtría de un gran pueblo entroncado en la tradición y con voluntad de >n unas serigrafías testeras, apenas perceptibles, dentro de la cotírr/ drár/dad de los secutares Moros y Cristianos. xSe/'s son las que hemos escogido para ti, lector, amigo, festero entrarmble. Hay más, mucho más; pero no todos son capaces de detectarlas. Pífra alumbrarlas se necesita esa varita mágica que se apodera de los alc^yanos en las noches del mes de abril. hemos intitulado FESTOftAMAS. Léxico, plasticidad, ritmo y cotffápara unas fiestas inigualables. ti están.

I PLIS-PLAY un principio fue !a Coca-Cola, zarzaparrilla del consumo. Después, íalífttiida cordialidad escanciada por la juventud se mezcló con la alegría ceífCÍzona del café-licor, nuestra bebida festero-autónoma-nacionalista y eáfáyjcoyunda de dioses parió un nuevo néctar, con acuñación lingüística ;opia y genuino sabor americano: el plis-play. Un café-licor nuevo, despeinado, liofilizado, impúber, marchoso y dianero, y, sin embargo, con [o a marcha mora: el plis-play. Chapó. istremos su marca de origen: «made in Alcoy».

II EL MONTEPÍO InStitución festera de raigambre. Cuento de hadas. Reina por un día. hormiguita que guarda celosamente todo el año para alegrar el coran durante tres días. ¡La santa trilogía festera! Pasen, señores, pasen. bserv&n el gran descubrimiento: ahorrando día a día, garbancito a garí semana tras semana, «creuant el duro», pueden alcanzar la felicios idus de abril. fórmula que se inventó un alcoyanito hacendoso, pero con un así de grande. El ahorro al servicio de la fiesta. Nuestra quiniela , práctica, que siempre toca y el premio final: la tan deseada escalle San Nicolás abajo, en las calendas de San Jorge, nuestro III

CAU Y COTO footing» de la fiesta. El pre-calentamiento festero. Hay que I fuego sagrado. Estar en forma de alfange y marcar el paso, indida la lámpara votiva de un abril de quimeras, que está doblar la esquina. Y para ello nada mejor que descolgarse, de cuando, por la fila a la hora del «vermutet» y encuadrarse en una ícente de «cau i coto». •artida de julepe, que, por estos pagos, se denomina «coto» y la regalo, que se llama «cau». Terminología de cazador enraizada, ,nte, en la fila, ha dado origen a formar parte, sino esencial, sí 'ancial y entrañable de todo el aparato festero. ¡Las cuarenta en copas! ¡Veinte en moros! ¡Deu de la darrera para los cristianos! 134


IV

L'OLLETA En la prehistoria de la fiesta se denominó «olleta de músicC-EréTc do los músicos de la vecindad, tos lugareños que tocaban enlaé-ban de los pueblos se allegaban a Alcoy, la gran ciudad de la comgfea, la c pital de la fantasía, la meca deseada de los Moros y CristianoerV se co maban, se entripaban, de este suculento plato de nuestra cociTTa. Fabad alcoyana. Plato fuerte, delicioso, de buen paladar, potaje exgiHStf6~aTj llenaba «les panxes buides» de los músicos. No en balde, ájrle alfa de la fiesta, la «nit de Tolla» se conocía también por la «n panxes buides». Las tripas vacías, tragonas, de los fornidos labradores c que dejaban unos días la esteva y la azada por el clarinete y eran satisfechas por las filaes con enormes calderos de olleta, en un afán de generosidad y mejores conocimientos de la Mirando atrás sin ira: ahora los músicos comen caviar, be^fTwhisky y de «panxes buides», «res de res». V

LA SAETA No nos referimos, claro está, al canto litúrgico andaluz^ cuaresmal del alma bética al paso de tronos e imágenes Santa. Nuestra saeta es muy otra. Es el dardo que utilizó San bailo de su blanco corcel, en su leyenda-historia-milagro de I Alcoy, en 1276, en una página acendrada de nuestra Reconq Esta saeta es la que lanza el «Sant Jordiet» desde las a castillo, en el colofón final de la fiesta, en la noche taumaty Aparición, y que el pueblo llano se pega de bofetadas por d mo recuerdo imborrable, ex-voto, de unas jornadas de ensu La saeta ha llegado a ser en Alcoy todo un símbolo. Diga go, la trayectoria y la estafeta en un bello recorrido, cabalga por la historia y la tradición. Hasta el galardón supremo de unos juegos florales, que ron en honor a San Jorge, se le bautizó con el nombre de «Saet Y os puedo asegurar que lo luzco, muy a gusto, en el ojal de teraria, ganada por el dicente en justa y reñida lid de VI

L'AGULLETA Es el broche de bisutería que el festero regala a las chicas. Urja for convivencial de galantear. A modo de un «mester de juglari pretexto para entablar conversación. Prólogo al diálogo y una mujer. La ofrenda del festero a la mujer alcoyana, porque, ro o cristiano que se precie, lleva en su bolsa agarena, en s cristiano viejo, la preciada «agulleta», que es todo un signo La condecoración eutrapélica que pone el festero en la m jocosa, mientras florecen las rosas blancas, entre fila y fila. «l'agulleta» es pura quincalla; otras, estimable obsequio; ma requiebro para exaltar la belleza de su destinataria. ¡Bienvenida sea, pues, «l'agulleta» como gesto inequív puro y candido cachondeo! ANTONIO REVÉ

135


SERVICIO PUBLICO CASERO

SERVICIO PUBLICO CASERO (Cuento) Aquella tarde hasta et timbre de la casa estaba imposibíe; las visitas continuas que iban apareciendo en el piso del señor Jesús, quien por vivir en la calle San Nicolás y tener un balcón a la calle, se había puesto su hogar de moda en aquel 22 de abril, y cada visitante ante la puerta de entrada imprimía al botón del timbre un mensaje duradero, alguien con mucha prisa había Negado a! piso y dentro de la vivienda la interpretación del sonido no era el mismo; más gente que ampliarían el problema de la ocupación del balcón se pensaba don Jesús, tratamiento que en aquel día le iban soltando las bocas de los visitantes; éste no las tenía todas consigo. Mentalmente definía que ni siendo propietario de un balcón de la dimensión como el que hay en el Ayuntamiento lograría quedar bien con todos, pero como no había más solución ni más balcón, se apañarían con el que tenían, así es que trataba de quedar bien con todos de manera vocal y a todos les ofrecía el balcón en cuanto traspasaban la puerta de su casa; su mujer, la señora Concha, sufrida como el que más; interiormente deseaba vivir aquel día en el Barrio de Batoy que tan lejos les pilla de las fiestas, pero tenía que dejar esos buenos pensamientos suyos y ajustarse a la realidad; vivían en la calle San Nicolás y por lo tanto no podían eludir la plaga de balcón que les venía encima; tristemente la ciencia aún no ha descubierto ningún producto para tratar este mal casero a unas calles determinadas, como San Nicolás, San Lorenzo y así estaban, marido y

136

mujer, preocupados y dispuestos a pasar la gran tarde de la Entrada de Moros combatiendo inconvenientes a porrillo a cambio de una adoración por horas que les dedicaban parientes y amigos mientras hubiera fiesta por ver; después surgiría el abismo del olvido y la indiferencia durante el resto del año hasta que cercano nuevamente el mes de abril ya volvían a recibir ostentosos saludos de todos, que querían así acercar kilos de amistad para tener derecho a puesto en el balcón. Los compromisos siempre eran los mismos, los habituales o los superiores; bajas no las habían ni por enfermedad, y eran de variados calibres, parentesco, amistad y antigüedad, éstos últimos se debían a personas que suponiendo que desde el balcón del señor Jesús se verían bien las fiestas, quisieron comprobarlo personalmente y se dejaron caer por allí hacía dos o tres quinquenios de años y a la antigüedad, en el criterio personal de ellos, les valía mucho el ¡qué diría don Jesús o doña Concha sí ellos no se acercaban por esa casa el 22 de abril! lo tomarían como un desplante y es lo que trataban de evitar los que se convidaban a sí mismo y este año había que añadir un compromiso más de peso, el nuevo socio de Jesús en un negocio de bobinadoras, que apareció por allí con sus dos hijos más dos sobrinos y, naturalmente, acompañado de su mujer; cuando se pasa lista en un cuartel no había tanta gente como en su casa, pensaba Jesús y Concha lo traducía, tanta gente como en una boda, pero metidos dentro de un piso. En la Entrada de Cristianos ya sufrió (o suyo este matrimonio viendo poco balcón y mucha gente, y por la tarde, la Entrada de Moros la esperaron como víctimas ante su verdugo; no había escapatoria y se dispusieron a soportar lo inevitable: el afla-


namiento de morada de torna amistosa por gente y más gente; al hijo pequeño que tenían, de nueve años, le amenazaron con -castigarle si dejaba un solo momento su sitio en el balcón, con el criterio de que alguien de la familia tenía que ver las fiestas y el chiquillo, con cierta experiencia, sabía que si se marchaba un instante de su sitio lo perdería sin posibilidad de recuperación después. Los invitados trataron de organizar aquello, los niños y las mujeres delante, y pare usted de contar; un completo sin cartel era lo que allí había, los maridos en la retaguardia mirando de reojo lo que se podía. Aquella tarde (os Moros podían estar bien satisfechos, un soberbio sol del veranillo de abril, que se suele dejar ver en contados años, hizo acto de presencia y tan pronto como se inició e! desfile el balcón hervía de cabezas; al poco rato los niños y alguna mujer de las no sufridas reclamaron que hacía mucho sol y surgió de inmediato un premio Nobel de la inventiva, el marido de una se procuró unos periódicos e inició la fabricación de sombreros de papel, así logró dos cosas: evitar las reclamaciones de exceso de sol y tapar la visibilidad a los que habían detrás, que tuvieron oportunidad de enterarse de noticias atrasadas porque delante de' las narices tenían un gorro de periódico y les era más fácil ver letras impresas que el desfile de Moros. Cuando ya los Moros llevaban rato desfilando, e) señor Jesús estaba en plena actividad de una Intendencia gratuita, facilitando a los niños bebidas, agua, Fantas, Coca-Colas, que reclamaban, y acertó oír a sus invitados «ya se ven los negros» coincidiendo en que en este momento pasaba el señor Jesús por delante de! armario de luna y ai ver su semblante en ei espejo comprendió a la perfección tal definición, allí delaníe del espejo veía él a un negro que se veía muy negro para soportar aquello, cerró los ojos y olvido su visión siguiendo en su quehacer de camarero casero. La amabilidad de los invitados se dejó ver al acercarse el señor Jesús al balcón, donde te explicaron cómo vestía la Escuadra de Negros, muy bonita, ie dijeron, y sólo acertó a replicar, sí, es posible que sea bonita; en eso se acercó su mujer y el marido le transmitió un mensaje lacónico: ha pasado una escuadra muy bonita; en ese instante alguien sugirió que sacaran unos prismáticos, así podrían ver los detalles de los vestidos festeros, y la señora Concha sólo acertó a señalar una infantil expresión de «buena idea», y el marido, de inmediato rectifica: no los tenemos; la señora Concha trata de justificar la contradictoria respuesta, los hemos llevado al oculista para que los arregle, y el señor Jesús arregla el diálogo por su cuenta, no Concha, los tiene el óptico reparándolos. Va transcurriendo la fiesta y los ojos del matrimonio sólo logran ver las paredes y los suelos, la avaricia de balcón da pie a que unos con otros se lo dispulen; en eso, una mujer, cansada de estar en el balcón, busca el sentarse y pasa a la parte interior e inicia el diálogo con la señora Concha buscando así el distraerse, y los derroteros de la conversación son de ternas festivos. «¿No ha hecho pastas? —le dice a la señora Concha—. Son imprescindibles en todas las casas para días de fiesta, porque acuden

compromisos como el que tienen ustedes ahora y con unas pastas caseras se queda bien con todos.» La señora Concha, por decir algo, repuso: «Es que no sé hacerlas.» La invitada se extrañó y propuso una favorable solución, ahora le dictaría y que se lo apuntara, unas recetas para hacer madalenas, rollos, mantecados, e insistió tanto y se puso tan pesada que. para calmarla, el señor Jesús, que veía la escena, tuvo que intervenir en plan de escribiente, anotando recetas y más recetas que la visitante le iba diciendo con marcado interés, y así podría manar en aquel hogar el cuerno de la abundancia en pastas para invitados que les hacían la gracia de ocupar su balcón y podrían también hacer un hoyo en las provisiones de la despensa en el próximo año; estando realizando los últimos apuntes recetarios se oyó decir a un niño de los que habían en el balcón: «Mamá, ya tengo hambre». Y como un eco sonaron varias voces infantiles que decían: «Yo, también». Por lo que la amable señora de las recetas tuvo ocasión de confirmar la falta que le hacía hacer pastas, según podían ver en ese mismo instante. El matrimonio ni afirmó ni contradijo, solamente en e! pensamiento se igualaron. En cuanto se marcharan todos, las famosas recetas que había apuntado se iban a la basura irremisiblemente, porque soportar y mantener a gente es mucho sacrificio para dos almas. Cuando ya se terminó la Entrada de Moros, aún tuvieron que soportar una tertulia entre invitados que duró mientras aquellos quisieron; después ya procedieron a despedirse con una fórmula muy parecida en todos ellos: «Muchas gracias y hasta el próximo año, si Dios quiere». Y Jesús, al cerrar la puerta al último que salía, le dijo a su mujer: «Concha, ya tenemos medio cielo ganado, ahora a poner en orden y limpiar la casa y a ganarse el otro medio cielo que nos falta». LUIS DOBON LILLO


A UN BALCÓN

Niña de los ojos verdes, niña de cabeza rubia la que con tu boca muerdes un fresón mojado en lluvia, asómate a tu balcón que ya por la calle baja ese joven mocetón jugando con su navaja. Mira cómo tras ensayos y con hábil movimiento al sol le arranca sus rayos para lanzarlos al viento buscando el sol de tu cara en apretados manojos, mientras en ti se declara tu complacencia o enojos. Fíjate en el andaluz que abajo se pavonea sorteando un arcabuz, y una jaca pisotea los madroños de su manta; círculos da la navaja y de golpe se levanta hasta ceñirla a su taja larga como un espadón sin puño ni pedrería, sin engarces ni blasón: ancha lengua muda y fría. Ufano va por la calle el mozo; su buen talante, la arrogancia de su talle, la altivez de su semblante, el dardo de su sonrisa donde florece un clavel... desde lejos se divisa y ei aplauso va con él. En balcones y ventanas, casadas, viudas, solteras, gritan como las campanas, erguidas como palmeras. Fuentes son de una canción rimada por la mujer brotando del corazón que bien se logra entender; y en este rumor es cuando llena de amor y alegría la fiesta va declamando su más honda poesía. Niña de los ojos verdes, da gracias como otros años ya que por poco te pierdes esta Entrada de Cristianos. Sobre la calle se cierne un leve sopor cansino. La niña descansa y duerme. Aromas de menta y pino invaden la habitación; pero la tarde está alerta y la brisa abre ei balcón quedando también la puerta de la escalera entornada; 138


DE «SANT NICOLAUET»

la niña quitó las llaves dando asilo y libre entrada a los mozos, esas aves alegres y bullangueras que cansadas de rondar por la calle y las aceras no saben dónde anidar. La tarde llega caliente con lluvia de arenas finas que caldean el ambiente desde altas nubes y cimas. Quisiera el balcón volar alzando la arboladura de su barquilla e hinchar con gracia su colgadura. Moros pisan el asfalto cargados con su bagaje y uno de ellos a lo alto mirando cursa un mensaje, mensaje de amor cortejo —beso que en labios remoja— que en el pico de un vencejo manda el Moro Barbarroja. ¿Dónde está el Alférez? ¿Dónde? Desfila el Embajador. ¿Y el otro?... Nadie responde, la calle es toda un rumor. El público está intrigado. Pasan arcas, equipajes; en medio, el Abanderado, rehenes, abencerrajes, y un caballo arrollador que presumido se aferra al fuego que da el calor del sol que quema la tierra. Siguen filas de lanceros con las cabezas rapadas, sangre en bocas, casi en cueros, negras caras achatadas. Una batuta al donaire de la mano que le manda, rápida atrapa en el aire las notas para su banda. Quien la maneja es un rubio de alma recia, noble y brava: su cabeza es el Vesubio y pentagramas la lava. Anárquico ante las leyes que regula el caminar de la carreta y sus bueyes, el biznieto de Alamar sus ojos glaucos cerraba desplomado y recubierto con et turbante y chilaba que usó siempre en el desierto. Sin joyas que relumbrar, sin vanidad ni destellos: é! vino para luchar oliendo a piel de camellos. ¡Gran ejemplo de humildad! Todos le guardan respeto

y, en el balcón, la verdad de su amor, en el secreto. En su carreta, de paso por Bagdad y Alejandría, se trae piezas de raso, , tules, sedas, ambrosía de perfumes orientales, velos, diademas, arcanos de nácares y corales, asombro de los cristianos; perlas en valva escogidas en el fondo de los mares y alfombras persas tejidas a manos en los telares, Todo será para ti si me concedes tu amor, rosa de pitiminí, canela, miel, alcanfor. La niña no le escuchaba algo se lo entorpecía: la niña sólo soñaba. Tampoco el Moro decía las palabras que en su alma pugnaban en impaciencias porque rompieron la calma del aire dulces cadencias de ritmo y de melodías, aquellas voces aladas de un grupo de chirimías femeninas y afinadas... El oro del sol se ablanda entre luces ambarinas y óyese una zarabanda de jóvenes danzarinas que, con brujos movimientos, alborotan sus caireles mezclando timbres y acentos, sonajas y cascabeles. Pigmeos con tamboretes, churumbeles en rebaños, alaridos, sonsonetes... y a lo lejos, ¡muy lejanos!, alertadas, oteando, torres, banderas y almenas, algo inquietas, aguardando a las huestes agarenas. Niña que llorando estás, desdeña amante y tesoros, te basta que un año más ¡viste la Entrada de Moros! (Buscando el eco infinito dfjeme al ver y al oír: «Esto yo lo hubiera escrito si yo supiera escribir».) ANTONIO CANDELA

139


ALCOI: LLOC BENAURAT

ALCOI!, d'ensomni baix Sant Cristófol, Sant Antoni i I'UII del Moro; surtidor industrial textil i retauie multicolor del metal, el teixit, el paper i la fusta, entre altres coses. Alcoi es simplement lo vostre entranyable; la ciutát il-lustre, boiant, próspera i segura de la seua planta, on resplendtx la dolga alianca de les tradicions i el modernisme i on es promociona, nit i dia a tots els nivells, eixa conjunció feliQ que, com a ofrena d'afecte, nómens i ierres, industries ¡ comergos, entonen l'himne d'amor permanent, oferint les seues gales millors i que amb pols d'estímuls reflexa la supervivencia del progrés.

Foto: Archivo Foto: Archivo

Bando cristiano en el acto de la gloria, ano 1924 ,fl

140


Meravellós Alcoi on vos va cabré en sort náixer, viure, amar, treballar i sofrir a vegades per a millor tastar les bonances. Alcoi: On apreneu a forjar-vos en el treball dur, per ais vostres progressos i felicitats. El bonic i dolc. Alcoi es, per altra banda, estux quallat d'art i riquesa on Déu posa el segell del gran miracle industrial, siguent des de sempre el genial artesa, el millor senyoríu de reterna Espanya; Rusc i Formiguer fruitosos, Ciutat deis Ponts, Poblé de l'Olla, Clot del bon viure i Terra deis Acacauats. Parlar deis vostres hómens, eixos que fan artesanía de la bona entre maquinarles, es anomenar campions que tan de la seua vida un estil de norma i estudi, de ciencia i de pau, en la brega diaria de les labors alcoianes. Definir amb absoluta propietat el compendi de virtuts que atresoren les vostres dones, requerirla la gracia alada deis genis de la ploma. Les vostres mares, poblé d'Alcoi, son el far que sempre enllumenará lluny; la rao de les vostres vides; l'exemple de les vostres conductes; l'amor fet brases que mai no desfallix en la vida i que veem sempre en vetla, derramant amor per lliurar-vos del dolor. Les vostres esposes, flames de fe en els vostres nobles projectes, vos dulcifiquen les ñores fent del vostre llar un espill d'aquell de Nazareth. I íes vostres nóvies, forja deis vostres sanes delectances i fidel esperanga de les vostres il-lusions, es preparen per a eixa práctica de llar que requerix la Familia. També els vostres xiquets saben de fes mels de la vostra esperanga fundada. Ells son els brots cabals de l'arbre de la vostra vida que, per af major honor familiar, els alenteu des de primerenca edat. I tots reunits a la vora de la pau i el treball, sou la Gran Familia Festera Alcotana, que s'afanya en les bretxes dures i fa un alt en els dies de tronfu. Es en estes grans ocasions de l'abril bruix, quan tres jornades orlen plenament la felicitat deis cors, representant díanes de cinemascope i desfilades medievals i altes de mitja Muña, component en paréntesi de música de trons íot un poema d'ambaixadors davaní els murs d'un castell o capgirant els seus carrers en un arnbient de mesquites i palanquins.

carrers i balcons i els clarins i les bandes lí presten els seus aires per a que el vestit de les comitives brinde llum, marcialitat i colorlt, en personatges que sapten ser-ho a lo llarg de la trilogía. Ningú deu sentir-se estrany a este fervor fester, que es de tots per a tots, sense diferencies, i engendra! amb amor de poblé, de veinat, i amb l'espontánia compareixenca de veíns deis vostres tan volguts pobles del Comtat. Jo a aixó It diría Germanor de la Bona. Jo a aixó li diria afecte géneros vostre, esperlí de convivencia, ganes d'agradar a pit obert sense amagatalls i mantáfules. Es el voler de germans sense fronteros, que aspiren a la santa pau i faena, menjant-se el trosset de pa benaurat, pastaet ací a l'ombra d'este ciot de bonances. I ja están en el candeler els qui prenent la part mes activa, han sabut superar-se si cap, posant el seu esforg sense regateig en homenatge ais dies grans de la Festa. Son els Festers i l'Associació de Sant Jordi, que vos oferixen lo millor de la seua cordialitat, les fibres mes delicades de la seua amistat, l'expressió mes sincera de la seua voluntat mes decidida i un esperlt de mutua comprensió i companyerisme. Es la Festa Gran que parlará per ells en boca d'aquell vell refrany valencia. «Festa que li parla al cor, abrágala sense por.» Aplaudiu la seua presencia; exalceu els seus desvels; associeu-vos al seu noble empeny, que la seua actitud ha d'omplir-vos d'orgull com a bons filis d'este tros palpitant deis ales de la Mare Valencia. i Grácies, Festers: Els quí haveu treballat de ferm amb alegría, dedicado, ganes d'agradar i esperit d'estes terres. Els qui a diarl vos veem en les vostres activitats, admiren ei paréntesi de la vostra vida festera i vos felicitem per haver sabut canalitzar el vostre esforg per engrandir el Poblé i la Festa. El rellotge de les mágiques ñores marca hui el zenit amb noms propis: ALCOI i la GRAN FESTA, per SANT JORDI. JOSEP GARCÍA LLOPIS

Cavalls briosos que no s'espanten de timbáis i xeremíes, talonejen amb gracia junt al zumzeig de l'esquadra d'atzabeja intensa i exótica vestimenta, transparéncies árab-gitanes del pentagrama d'Aiá, en melodies deis confins de l'Atlas, creades per alcoians. I la Festa Gran, rebull en masses ais 141


142


«ALGO NUESTRO DE AYER» No se debe vivir de los recuerdos, pero vivimos con los recuerdos. Cuando dejamos de ser niños nos gusta que nos hablen de nuestra infancia, y as(, a través del relato de otras personas, vamos almacenando nuestros primeros recuerdos. Después se van grabando en nosotros algunos actos vividos de ios que unas veces somos protagonistas y otras simples espectadores; algunos se marcan con fuerza y dejan huella constante en nuestro corazón, otros se esconden en nuestro subconsciente, tal vez, porque al ser hechos repetidos y rutinarios no les damos ninguna importancia, pero con el paso del tiempo, y estimulados por distintos factores, vuelven esas imágenes. Ast es la nostalgia la causa del recuerdo en Gonzalo Cantó cuando escribe: «Campanario de mi pueblo / qué bien suenan tus campanas»; o es el aroma de la albahaca el que hace evocar, en Antonio Machado, la figura de la madre; o es el amor, triste y doliente, en Bécquer, el que le hace exclamar: «Y de un oscuro rincón de la memoria / salen a perseguirme los recuerdos / de las pasadas horas.» Los recuerdos están ahí, configurando nuestras vidas, tristes o alegres; pero en un momento dado saltan, retornan, fluyen, y el pasado se hace presente. Yo recuerdo ahora, con tal fuerza que hasta soy capaz de revivir las imágenes, el porche de la calle de San Juan, en la casa donde nací; allí, entre cuatro paredes y una ventana por donde entraba e) sol, dejándonos ver los tejados, las tapias grises de otras casas y un trozo de cielo, solíamos reunimos mis primos y yo para recortar la «custoria». Cuando empezaba el mes de abril, mi tía nos traía recortes y tiras de papel de distintos colores. Eran papeles satinados, azul, rosa, amarillo, granate,,.; el papel que empleaban para forrar las cajas de cartón en el taller. Nosotros esperábamos ilusionados y, cargados con capazos y armados de tijeras, nos subíamos al porche, alborotando la escalera con nuestros gritos. Seguramente mis primos recuerdan, como yo, estos hechos. La hermana de mi padre vivía en el piso de arriba al nuestro, y la hermana de mi madre en el de abajo; para nosotros subir y bajar de un piso a otro era como encontrarnos en nuestra propia casa. El porche era nuestro refugio; poníamos un capazo en el suelo y nos sentábamos alrededor; las tiras de color se iban convirtiendo en

pequeños trocitos de papel dentro de las cajas, que cada uno tenía sobre sus rodillas, y cuando éstas se llenaban las vaciábamos en el capazo, que se convertía en un bonito caleidoscopio. El día 22, cuando la primera música anunciaba el paso de la madrugadora «Diana», nosotros salíamos al balcón. Era el primer acto de fiestas, y el único que pasaba por nuestra calle. Qué cúmulo de sensaciones tan difícil de encerrar en palabras. ' Aquella alegría infantil de levantarse temprano; las músicas que sonaban alegres fundiendo sus notas en un pasodoble continuo; las comparsas que doblaban por la esquina subiendo de Mossén Torregrossa,y pasaban ligeras, para dirigirse a la plaza de Emilio Sala; los trajes limpios, las capas recién planchadas, los metales brillantes —no relucientes—, las caras contentas, las sonrisas anchas, un puro en la boca, los hombros unidos y la luz acerada del alba; sin el esplendor del sol, sin boatos ni carrozas, todo limpio; el día, la calle, los balcones, la fiesta, y mi ilusión intacta. En el balcón, el capazo de la «custoria» lleno de horas felices, lleno de alegría y color. No necesitábamos cristales, ni «echar veinte centavos en la ranura para ver la vida color de rosa». La vida «ens era una sorpresa I una granota viva a la butxaca». Poco a poco íbamos vaciando nuestra preciosa carga; los papelitos revoloteaban como pequeñas mariposas y se prendían sobre los cascos, las capas, las capuchas, los turbantes..., azul, rosa, amarillo, granate...; un último vuelo y se posaban sobre las aceras y las piedras del «cárter» para estampar un mosaico multicolor, dándole un aspecto insólito a la calle. Mi padre salía a la fiesta como músico de la «Primitiva», con los Abencerrajes. Cuánta ternura y cuánto amor en aquellos puñados de papelillos que habíamos reservado para él. Yo esperaba hasta el final, hasta que el último músico de la última banda pisaba con sus zapatos aquella alfombra de ilusión extendida para un momento. Y cuando la calle quedaba vacía, pensaba: el próximo año, ias próximas fiestas, recortaremos más papeles para sembrar, otra vez, la calle de colores. Hoy.al recordarlo,digo con Machado: siempre hay «algo nuestro de ayer que todavía vemos vagar por estas calles viejas». PEPA DE CASTAÑER

143


TUS NUBES

De tus nubeSj^ceyl telo digo francamente, no sé:^0qir:euáles quedarme. No me metas ert el aprieto de tener que decidir que elija a éstas o a aquéllas. Todas ellas son tuyas, todas obedecen a nombre de mujer. Puesto en este momento mi alma quisiera quedarse extasiaba, dar la mirada a tu concierto. Tus nubes me llaman. Tus nubes del cielo. Soy yo el que me detengo, ante el capricho de sus juegos, ante sus alargamientos, que me señalan mapas de países lejanos, aguas con las que sueña el surco, con las que todos soñamos. Estos perfiles que dibujan, misteriosos, lejanos trazos, que quieren competir con los de la iglesia de Santa María. Con su lenguaje, dirigido a sus veletas y cruces, con sus infinitos intermedios azules. Tus nubes me llaman. Me detengo en ellas, me envuelven, tus nubes de la 144

tierra. En la noctie de fa->jDéstaí la ' -V • . j f ' - ' f , ' ' pólvora inmaculada, vatJírfide^sus^Rie-Xblas a r&s de paísaje*de' pfeáfa, banderas. Las torres del castillo se sienten crecer, que las ven muy bajas, compañeras de esta jornada. Las ven pasear por tus calles, sedientas de recorrerte. Tienen las nubes la suerte de quedarse ancladas. Es la hora de dialogar con ellas, de desearles victorias en sus batallas. Tus nubes, las nubes de tu tierra. Hasta tienen otra faceta: esos colores de delicia, esos tonos propios de palacio, ese ensueño que guarda el verde y el morado, esos granates, ese topacio. No sé con cuáles quedarme, quisiera decirlo con palabras de incienso y jaspe. Te lo digo así, Alcoy. No sé con cuáles quedarme. LUIS ROMAY G. ARIAS


ROMANCE

Foto: Goyo

ROMANCE Alcoy, breve y duro nombre de piedra..., o de peladilla, «heme aquí, ya profesora» como et poeta diría. Me paseo por tus calles empinadas, altas, lisas, que tropiezan con los montes y a los montes se encaminan. Cruzo por puentes oníricos de barandales suicidas, bajo los cuales vislumbro la verdura repentina, las casas puestas abajo y otras colgadas arriba, las torres de las iglesias, los árboles a escondidas, y unos tejados fabriles que nombre y máquina cobijan. Recorro parques románticos —palomas, sol y caricias— con un pretérito encanto de artificiales esquinas, kioskos de música, juegos,

viejos troncos, gatos, niñas, bustos ilustres y chorros que de agua y de luz salpican. Pero tu verdad es niebla, esa pura niebla y fría que baja desde las nubes y te emborrona la vista, y a veces cubre de nieve tus soñolientas mejillas. Y en la noche tu verdad son los ruidos que maquina al silencio de mis pasos la labor del que fabrica. Ciudad guerrera y sonora, fiel, histórica y festiva, que un cabalgar de San Jorge cubierto de estrellas mínimas, apareciendo de nuevo para apoyar causas dignas, te llueva toda de asombro, de esperanza y de alegría. CONSUELO JIMÉNEZ DE CISNEROS Agregada de Lengua y Literatura Española del I.N.B. de Alcoy


MICROSCOPIO ¿Y qué son esos Moros y Cristianos que pululan, simpáticos y ufanos, en llegando la gran festividad? Son el fruto de múltiples razones y el latido de muchos corazones fraguados con tesón y voluntad. Son vestigios de palpito latente que la historia recuerda diligente como un eco de lucha singular, contrapuestas la Cruz y Media Luna con vaivenes constantes de fortuna en la pugna del drama secular. Son formas y maneras ancestrales de mensajes sencillos y cordiales urgidos por la fe y la devoción, que el anónimo pueblo convirtiera en ritos de liturgia pro festera en torno a la figura del Patrón. Son las notas y ritmos, melodías y cadencias, compases y armonías de una música propia y esencial, que saltan en cascada electrizante contagiando a las gentes al instante y apremiando al desfile tan marcial. Son venero de prístinos colores que reflejan destellos y fulgores de un iris esplendente por doquier, y un mosaico de enseres y vestuario que revela un ingenio extraordinario remedando costumbres del ayer. Son cauce de evasión hacia un nirvana que aleja de la vida cotidiana por un tiempo brevísimo y febril, promoviendo a la par el iníimismo y un ansia de vital protagonismo con ribetes de júbilo infantil. Son las ondas de un fluido misterioso que surge y se dilata poderoso con magnética fuerza en derredor, que anhelos e ilusiones gaívaniza y a las almas gemelas sintoniza del festero y del espectador. Son, en fin, muchas cosas del pasado que integran un magnífico legado transido de ternura y tradición, que debe conservarse sin desdoro y luego transmitirse cual tesoro escondido en el fondo de un arcén. SALVADOR DOMENECH LLORENS

146


ELS NOMS DE FESTA

La pluja d'estels en la nit abrilenca calcina e) perpetu insomni de térra, en vetla i dansa, reblant el frenesf de famolenques animes. Agut acer s'enfosca en céHules que sagnants anhelen el suau dolor de l'espasa —feta brollador i ansia—. Confusió de plany i riure, de tristesa i calma, crisálides sorgides d'insólita esperanga per a lluitar en dol de gracia. Llenya d'un foc brusent en constant crepitació d'alzina ruda i violenta arrancada a l'entranya de la seua... térra. Sentencia i agonía de patiments encara que fértils, transidas d'esper i remota ironía impregnat l'hálit de deífica ambrosia. Arreiaments infinits i calids missatges d'estranyes avenques, que bramadors, en cantons puntxants de belles pirámides, ofrenen blat, púrpura, or... ¡Urc de la teua raga! ¡Passió! Corda mágica e invisible sublimadora de febles dubtances... legitirnant les pregáries núes en comptes de rosari eternal. Acord Intim que remous el somniar, diluir i flotar, presagiant el teu gentil i inaudit pas per la historia.

.

Auxili de frágils malenconies implores el lliri, el clavell ¡la rosa! per inundar d'aromes l'ara on es representa la teua gracia. JOSEP PÉREZ I TOMAS

147


RAPSODIA ABRILEÑA «£/ d/'a adre /a mano fres nubes Y estas pocas palabras.» Octavio PAZ

PRELUDIO Y HOMENAJE Sueña con las fechas del calendario, las tan cordiales y luminosas fechas de abril; ansia que los días sean claros, que no haya nubes, que nadie entorpezca el fervor, que los ánimos se exíerioricen, que el pueblo sereno participe del encanto embriagador de sus fiestas. Acompaña en sus querencias los apacibles deseos, lo inimaginable convertible en utilidad y satisfacción para sorprenderse de que la fuerza de la historia retorna a una ciudad que intimida en los sucesos de ayer, en ia entraña viva de su paisaje. El alcoyano cuando llega abril es hombre de alegrías, haciendo suya la trascendencia de la epopeya —setecientos años de recuerdos le contemplan—, reencarnando los momentos de lucha, las madrugadas pálidas, el silencio desconcertante y un enemigo vertiginoso en el trayecto ondulante de la posible victoria. Con la carga sentimental del ayer, las esquinas de la ciudad toman renombre, imagen, gesto, lucidez de antepasado, realidad instaurada de bravura, herencia de defensa, ganar la vida por los siglos. Y convivir en paz, pese a las trabas. Hay una inversión de sentimiento, de risas, de luces que todo lo puede en primavera. La plaza soleada de la ciudad se engalana y un asedio de colores, ia luminosidad afilada en la noche suave, brotará en tus ojos la realidad ardiente de una fiesta que comienza a expresar su creatividad sin fronteras. Allí los hombres que colocan el decorado con armoniosa facilidad, trabajadores de la inminente urgencia, de pie en el día. Hombres que faenan con abstracción, con ideas, con rigor, con transparencia, con resignado olvido. Importa su presencia, porque toda la dimensión de la fiesta sería nula sin los artesanos que debaten, fijan y realzan el cometido de armonizar las calles con el reclamo de la belleza. Es la comunicación silenciosa de unos hombres que en la plaza grande, con brillo de sol y gente curiosa, a golpes de martillo, abren el pórtico de las fiestas. Mañana, en la plaza, se esparcerán las sonrisas. Mañana, cuando la emoción se haga solidaria en el tumulto del fervor. Recuerda. 148


EL TRAJE Están dispuestos. Esperan el estallido, la hora vertical que se extiende en armonías. Abres el armario y los ojos posan con precisión en la plástica aguerrida del traje, ya sea moro, ya sea cristiano. No importa la identidad del atuendo ni su trayectoria. Sí importa su solidaridad, la fecha cumbre de su exaltación. Contemplas con admiración su entorno, los abigarrados colores, la galería febril de los recuerdos. Incluso ves lo no visible. Las mil y una imágenes de la fiesta aparecen en su contemplación. Aht lo tiene, matiz de lucha, espejo de ilusiones, remolino de vivencias, mundo aparte que comienza su andadura en abril, traje de lujuria encendida, bañado al concierto del amor, sitiado por la nostalgia de once meses, erguido como una flor en primavera, invasión de azul, de verde, de rojo... La púrpura de la lucha, las túnicas guerreras, retorno al pasado, lírico traje testero que apunta la urgencia y el rubor de exhibirte y el paisaje urbano de la ciudad se abrasará feliz cuando transites estremecidamente «personaje» por sus calles.

EL MÚSICO Míralos, los ojos fijos en la partitura, convocando al gentío por la calles; ya los dedos se deslizan suavemente por el instrumento musical, las notas se esparcen, existe un hito de emociones y la mañana tempranera va dejando encuentros de expansivo alborozo. Llevan la sabiduría en el pentagrama, todo un universo de notas surgidas en la inspiración y en el trabajo del artista, que sabe relatar sus emociones para que sea interpretado en el sendero amable de «San Nicolauet». Míralos, qué holgados, qué firmes, qué líricos. Bajan pausados, el ritmo candente de la marcha mora, el ámbito de la emoción insostenible. Nadie se fija en el músico. Ellos son materia o volumen repetido, hilera de indiferencia vagamente expresada, sentido convencional de la fiesta; pero cómo seducen, cómo se refleja en el espectador, en el fester, una mirada de corazón afuera, acertando en el delirio cuando la música se derrama; está sin miedo, incendiando, generando ilusiones, al tropel de la gente que advierte de su escepticismo. Pero nadie rehusa de su armonía, nadie puede ocultar su creatividad, porque todos fluimos en su loco sentimiento.

Ellos son los que llevan la antorcha al buen puerto de la originalidad.

EL ESPECTADOR Ya, la mañana. Se mezclan los sones singulares de la algarabía, los pitidos feriantes, el comercio callejero que deambula por la calle mayor con las voces del gentío que camina presuroso al lugar de acomodo para presenciar el desfile de las entradas. La ciudad es un hormiguero bonancible, serpentinas al aire, cielo azul, los balcones apretados de gente, las sonrisas esparcidas; las mujeres, guapas, estrenan sus escotes en la primavera festera. Poco a poco crece en el ambiente una fascinación. La sorpresa que vendrá atiborrada de colores, de gestos majestuosos, de movimientos rítmicos, de músicas estremecedoras. Y allí, el espectador, cargado de curiosidades, apretado en la hilera del balcón, alzando el cuerpo, los ojos empapados de gozo, en la silla dura, con un sol de justicia. Registra en su memoria el atuendo brillante de los moros, la originalidad del traje del capitán, su empaque sensual, las escuadras primitivas, rostros violentos, la ira de los personajes, su implacable fuerza, la victoria rememorada, puesta a punto cada año, para que la óptica feliz del espectador encuentre su afable dimensión. Después será el recuerdo, la «sensación de retorno». Aquello que Pedro Salinas diría de «imprimir marcas sobre el mundo». La fiesta es una cultura histórica que va dejando retazos de ternura, afán de superación, mensaje de convivencia. Y la serena visión del espectador en el mensaje que es «resplandor, llama, alegría, quemazón, locura y canto». JOSÉ ANTONIO BLANES

149


APOLOGÍA FESTERA EN DOS CUENTOS UNA OLLETA GELÁ

/^

150

Hay fechas que no pasan inadvertidas a los alcoyanos que viven fuera, por muchos años de ausencia que les suponga —me refiero naturalmente a las fiestas de Moros y Cristianos—. Bajo la nota folklórica, alegre y colorista de ellas, está la parte íntima, familiar, sentimental, que concierne a todos los alcoyanos y los que se sienten dentro de la sociedad. Y se traduce ello en una ilusión unánime y mayor; hay un entendimiento en las notas vivas y voluptuosas de las marchas moras, en las mil y una luces que engalanan la ciudad, en el fragor de la pólvora del épico día deis trons, que van ligados a personas, a seres queridos, a vivencias y hechos, algo muy nuestro, que no tiene cabida por el simple embudo del folklore. Allá en la fría ciudad de Nuremberg trabaja Salvador R. S., alcoyano muy entusiasta de ia Fiesta. Lleva en el extranjero cerca de diez años y visita su ciudad por vacaciones; algún año ha podido venir por San Jorge. Yo me figuro las ansias y el regusto de fiestas de él, ese experimento íntimo de volver a ver desfilar la Diana o la Entrada de Moros, después de tres o cuatro años sin coincidir. El acto de la Diana tendrá para Salvador R. S. el rosicler o crepúsculo mas precioso del mundo. Yo puedo considerarme satisfecho por haber estado en Alcoy todas las Dianas de mi vida. El emigrante, en sus ratos de ocio, allí en el habitáculo de fa pensión, se dedica, entre otras cosas, a escuchar cassetts de música festera, a veces con amigos alemanes, éstos ya tienen antecedentes de la Fiesta y no precisamente por Salvador R. S.; el alcoyano descubrió a poco de llegar a Alemania que su diminuta ciudad dentro del dimensional universo era conocida por las fiestas de Moros y Cristianos. Le imagino en estos días de abril, pensando al acostarse en su tierra con ese fondo rocoso del barranco del Cinc y el pinto/ resco Ull del Moro, las entraeías por la calle de LJ San Nicolás, el castillo, estará embozado con varias mantas, protegiéndose del frío alemán, mientras en el mediterráneo es normal una W noche suave y los olivos ya están llenos de A grillos. El año pasado Salvador R. S. quiso UL organizar una olleta con sus amigos alemanes; la preparó él, ayudado por la dueña de la pensión, pero una fuerte y prolongada lluvia, •que duró toda la noche, impidió que sus amigos acudieran. Llovía demasiado y hacía •mucho frío; sin embargo Salvador R. S. esperó lina hora, dos, mientras maldecía al tiempo; tenía demasiada ilusión en compartir esa nit vde l'Olla con sus amistades. Y la olleta se le 4^' ¿ enfrió, porque ya la dueña de la pensión se fue


a dormir; él sólo empezó a comérsela, medio disgustado y sin hambre. Después se acostó, era bastante tarde, antes miró por la ventana: todavía continuaba la lluvia y todo estaba silencioso, e) ambiente era propicio para una balada de Goethe, Heine o Schiller. Realmente se encontraba muy lejos de las luces del campanario de la plaza y de esa otra lluvia que moja las gorras de los músicos. BALCÓN PARA ABRIL

Los balcones, repletos de gente, allá en la alcoyanfsima calle de San Nicolauet, parecían colmenas, pero habla un balcón completamente vacío, estaba cerrado, porque había muerto hace tres o cuatro meses su dueño. Era testero. Se llamaba Ricardo. Yo le vi e! año pasado haciendo el cabo dianero por el trozo del Generalísimo y también formando cuando el «Mig Any». Fue la «entraeta» del «Mig Any» la despedida para siempre, entre soplos de remusgo y el calor de la gente apretada en las aceras. Esa maravillosa noche de otoño: maravillosa por su contenido alcoyano. Ricardo irla a casa, después de la entraeta, haciéndose ilusiones de las fiestas, que estaban ahí: pasar Navidad y ya el gran mes de abril... Lucia la tarde y los moros hacían su entrada petulantes de sus sedas y capas, ufanos del sol agareno; ni la más pequeña nube daba el presagio del abril lluvioso. Mi mirada estaba también en el balcón vacío, ya que lo tenia enfrente. Recuerdo ahora a mi amigo en aquel lejano año, que se celebrara el Passeig y él iba encima de una carroza con sus dos pequeños, que ya están casados; la vida y la salud le sonreía entonces. Fue tesorero de la fila, cop, primer tro. Aplausos interminables van llenando estas horas de moros con lanzas y rodelas, con notas de timbales y chirimías. Es un acontecimiento espléndido. Y pasa la fila de Ricardo, la Magenta, algunos levantan la mirada al balcón vacio de su viejo compañero; alguien le recordará a su lado en la tarde de moros del año pasado. La marcha mora tiene sonidos amargos y nostálgicos para estos magenteros. La viuda de Ricardo y una hija soltera se fueron de Alcoy estos días; hubiera sido un recuerdo demasiado vivo ahora en fiestas; ya lloraron bastante oyendo tas músicas de las «entraetas». Mi diálogo mudo, entre el simbólico balcón y yo, termina, porque estoy de pie, viendo la entrada y me marcho a otro sitio. En el balcón han caído unas serpentinas... ANTONIO CALERO PICO

151


FESTA ANTIGA, NOU ALÉ Alcoi man té la Festa amb un orgull tendrá!, com un brot primerenc de vernal galanía. El reiterat abril ¡'insufla el so pairal que ha forjat durant segles amb fe i sobirania. IIIIMIIIIIIM4:.-

La brisa de les serres que envolten la ciutat li Ilustren e/xa euforia de tradició jordiana i es tot eií un clam viu on son cor ha esclaíat amb ferma providencia que avui a tots agermana. Els qui tenim acf niu i amor arrelat i hem gojat i sofrit les /o/es / les penes, sentim la Creu vermefla d'aquell antic combat com un foc ritual que ens corre dins les venes. Els qui aci militem peí pa i la pervivéncia i hem conqueht un ¡loe de ciutadá motriu, malgrat el sacrifici de tanta resistencia, som l'esquadró compacte que a Sant Jordi somriu. No ens poden mai temptar les replendors foranes per alterar el ritme deis maduráis costums, car el tremp que enforteix les arrels alcoianes es la sagrada forja que foragita ets fums, els fums que enterboleixen les claredats rodones que en son l'escut i el pórtic d'un vetl ritu ancestral, recordant els cristians que amoílaven les fones amb códols que es brunyien en el corrent fluvial, Gaudirem els matisos que vibren en l'esséncia de la Festa emblemática que retorna en Abril i Itu'irem el tany de la próvida herencia amb un crít d'aHeluia que ens aferma I'es til, restil propi i la flor de la intacta bellesa que centra en tro i en música un mestratge joiós, el batee im mortal que man té sempre encesa la torxa intransferible d'un poblé valerós. I ens omplirem els ults de colors ¡luminosos, i honorarem els símbols que ens donaren conhort, i canviarem la fel deis verins insidiosos en Llum que ens clarifique la fita de la mort. A la ti hem de donar grades per e/xa ufana meraveila que bul I en cridan er estol, harmonía vivent de l'ánima alcoiana que ordena els seus prodigis amb lluentors de sol. Invocarem aquells paladins generosos que o frenaren a Alcoi el som ni d'un anhel per infondre a la Festa els trets mes sumptuosos en la sobirania eviterna i fldel. I quan s'hisse al castetl la invicta Creu vermella que remembra la historia de l'tmpetu cristié, seguiré el cor del poblé gojant la meraveila d'aquell fet que en Alcoi per sempre brillará. JOAN VALLS JORDÁ

152


DUMENGE DE RAMS

I

Passá quasi la Cuaresma acabant Semana Santa, está el Dumenge de Rams que en Alcóy te fama tanta, sobre tot entre els festers que l'esperen en gran ansia, puix eixe día se sap si farán o no l'esquadra; si tindrán tan sois parella o arrancarán la Diana. Es un dumenge mogút de discussió i de «jarana», en la que tots els festers a la fila, sense falta, van a expresar sa opinió de lo que allí es diu i es tracta.

presidíx aquella taula que, sense dubte ha de ser l'assamblea soberana, en la que tots decidixen lo que la fila programa, cara a eixos actes de festa que el poblé espera i aguarda. Quan per fi s'imposa t'orde el Darrér Tro diu i aclara, que si algú te un morrió o la fulla deu encara, que no espere fer cap d'acte ni molt menys el fer esquadra, puix primer son aquells socis que teñen la cosa clara, en quan a deutes i pagos o barralets en la barra.

III

II El Primer Tro, diplomatic,

Després d'un tira i afluixa queda nombra la Diana

153


¡ el cabo que per mes vots te que arrancar en la plaga. En tocant a Procesó el Primer Tro recomana, que prenguen part tots en ella tinguen Musió o desgana, puix es un acte festér en el que la gent no's mata, per eixir ciri en la ma fent una volta tant Marga.

IV Quan apleguen a l'Entrá es la tensió ya tan alta, que quasevól «tiquimiqui» pot ser l'orige i la causa d'una torta discussió entre els que están en la taula. —«Yo vaig eixir al Disparo i tinc dret a fer l'esquadra»—, diu u que está en un extrém i que per a dir-ho, es planta. —«Si, pero sois peí matí, mentres que hi ha d'ell que's passa, disparant matí i vesprá fins acabar la batalla»—, contesta u deis presenís que reventa si s'ho calla. —«Yo Disparo i Processó, Retreta i Segón Diana. M'ho meréix mes que ningú»—, diu un atre que du barba i demana fer l'Entrá perdent els modals i calma.

seguir la norma de sempre i al que li toque que faga, tant Diana com l'Entrá sense privilegi o trampa». —«¿Podém fer-se ya un colpét?»—, pregunta u en veu de flauta. I contesta e! Primer Tro: —«¡Per a beure hi ha sois aigua! Fins acabar la reunió ni beguda negra o blanca. Tot lo mon ben serenét. Que no diguen que agó marcha, a base de pleit o brega com si forem gent barata. Si nos donéu ais manons vostre vot de confianga, demá tindréu una llista lo mes justa i mes exacta, deis fesfers que farán acte i els que son imaginaria. Que no's diga que en la festa no's usa la democracia, puix per merits o per roda pot un festér fer esquadra.

VI Uns aplausos testimonien que la Marga perorata del Primer Tro ha segút, acollida i acceptada per tota aquella assamblea tan nutrida i animada, que passa a fer se el vermut en grat ambient que agermana.

Vil

—«¡Ya n'hi ha prou, cavallers!»—, diu el Primer Tro, que s'alca—; «Agó paréix Sant Quintín tots demanant la paraula, per a posar-se en bon lloc procurant traure ventaja, de lo fet i lo desfét. Ací la costúm demana 154

Agó es Dumenge de Rams en una fila alcoyana; molt soróll i discussió pero al final es destaca que sobre tot, en la festa, el trellát es el que mana. ARMANDO SANTACREU SIRVENT


CENTENARIO DE LA MÚSICA FESTERA

1982. I CENTENARIO DE LA MÚSICA FESTERA ALCOYANA

LA MÚSICA EN LAS FIESTAS DE SAN JORGE Amando Blanquer

DISCOS Y PARTITURAS

LA MÚSICA FESTERA Y POPULAR ESPAÑOLA ANTE SUS FUTURAS POSIBILIDADES Rafael Juver Estrems

LAS TRES BANDAS DE ALCOY LA MÚSICA EN LOS MOROS Y CRISTIANOS DE ALCOY Moisés Davia

ENTORNO A UNA VALORACIÓN DE LA "MARCHA MORA" Vicente Pía Candela

AQUÍ, LA MÚSICA Francisco Esteve

ABRIL EN MI PENTAGRAMA Carlos Palacio

EL ALMA DE LA FIESTA José Calabuig

UNA LIMPIA EJECUTORIA. LOS CERTÁMENES DE LA MÚSICA FESTERA

AL VOLTAT DE LA FIGURA DEL MESTRE JOAN CANTO Y DEL I CENTENARI DE LA MÚSICA FESTERA Ernesto Valor Caiatayud 155


1982 I CENTENARIO DE LA MÚSICA FESTERA ALCOYANA Foto: A. Espí Valdes Foto: Crespo Colomer

156


E) maestro Juan Caneó Francés, autor del pasodoble "Mohamet" fechado en 1882.

El compositor Antonio Pérez Verdú, autor en 1906 de la primera "marcha mora".

El catedrático Amando Blanquer Ponsoda, que escribe en 1958 la primera "marcha cristiana": "Aleluya".

157


DISCOS Y PARTITURAS

Hrafl MupKiffli mam

nuov

EGOS QEh SERPIS ASOaACION DE SAN JORGE ALCOY XI HSIIVAL Di MUSKi fKTIDA H74

«E»*J

ANA

BEL Enriqtw Llacw Sotw

K&HÍO

BEN-AMER

158


La banda de Cocentarna en fas Fiestas alcoyanas.

Foto: Crespo Colomer Foto: A. Espi ValdĂŠs

159


LAS TRES BANDAS DE ALCOY

Ba帽as Uni贸n Musical

La Banda "Primitiva", en una de sus actuaciones en el Teatro Calder贸n de esta Ciudad. Banda M煤sica Nueva

160


LA MÚSICA EN LOS MOROS Y CRISTIANOS DE ALCOY

Foto: Crespo Cotomer

Todo espíritu observador sabe que la música es el acompañante ideal de la mayoría de las manifestaciones humanas, bien a escala individual como —y sobre todo— en aquellas realizadas por grandes masas {políticas, religiosas, militares y festivas). Y las famosas fiestas populares de MOROS Y CRISTIANOS DE ALCOY son, por encima de cualquier otra consideración, una manifestación grandiosa de fiestas populares, de hermandad de un pueblo artista que sabe trabajar como pocos, pero también sabe divertirse como ninguno sabe hacerlo. Por eso la música toma tanta importancia en todos los actos de estas inolvidables fiestas; por eso se rinde especial interés a la participación del «divino arte» en estos Moros y Cristianos pasados por música. Rara es la Banda de Alicante o Valencia que no ha participado algún año en las fiestas de Alcoy. Son muchas las que intervienen cada año, ya que cada fila, cada cábila, tiene una Banda a su servicio —algunas con carácter fijo y renovado año tras año—. Ello ha creado una auténtica amistad, una camaradería, una hermandad, que va aumentando por el interés de cada una en ia superación artística, estrenando nuevas marchas, nuevas dianas, nuevas obras que superen —¡naturalmente!— a la «competencia». Completando todo ello —y

caso único y digno de toda alabanza— se convoca, cada año, un concurso de MÚSICA FESTERA, que ha enriquecido cuantitativa y cualitativamente el acervo artístico de estas fiestas {aunque luego esta música alcoyana pase a otras poblaciones que también celebran Moros y Cristianos). Es música escrita, destinada, estrenada e inspirada especialmente para estas solemnes, marciales, alegres fiestas, para su idiosincrasia y que, además, es aprobada cara al público, democráticamente, con un Jurado amplio y responsable, salido de todas las entidades comprometidas. Caso único y maravilloso, modelo de la importancia que tiene —y se le da— a la música en este pueblo artista por excelencia. Emocionante gesto de amor y respeto al bello arte de los sonidos, tan olvidado, tan discriminado, tan despreciado en otras poblaciones que presumen de cultas y civilizadas, pero que aún no han descubierto que la música es el acompañante ideal de cualquier manifestación humana, bien al rezar, al luchar, al trabajar o ai divertirse, como en este caso lo hacen muy bien los alcoyanos. MOISÉS GAVIA Director de la Banda Municipal de Madrid

161


AQUÍ, LA MÚSICA

Foto; Antonio Pérez Jordá

Amablemente se me ha sugerido mi colaboración para que diserte sobre el tema musical de nuestra querida fiesta de Moros y Cristianos. Agradezco la gentil invitación, asi como unos inmerecidos elogios a mi aportación musical. Quisiera ser muy elocuente al plasmar en estas líneas mi opinión, ya que quedarán impresas en un programa (un gran programa diría yo), que año tras año edita la Asociación de San Jorge, y que en ese programa colaboran muchas preclaras plumas aportando su quehacer a la misma. Es por ello que sienta timidez al tener la certeza de mi pobre disertación literaria. Pido perdón de antemano ante mis posibles defectos, pero acepto colaborar como siempre que se me ha pedido mi concurso en pro de la Fiesta de Moros y Cristianos que tanto amo. El terna sugerido es el siguiente: «EL COMPOSITOR, ANTE LA CREACIÓN FESTERA». Y

162


voy a dar sencilla y llanamente mi moopinión al tema elegido. Sigo muy de cerca los concursos de música testera que cada mes de octubre se celebran en Alcoy, y me admira el sacrificio económico que significan a esa Asociación de San Jorge que los patrocina y potencia con un desprendimiento verdaderamente digno de elogio. Pero a fuer de sincero tengo que reconocer que no siempre nos merecemos los galardones que se nos otorgan. Hay un motivo de defecto esencial a la hora de otorgar un premio. Me explicaré: A las fiestas de Moros y Cristianos de Atcoy y de otras muchas poblaciones suelen concurrir 15, 20 ó más Bandas de Música. Entre estas Bandas existen 7 u 8 que son numerosas, que suenan bien. Hay otras muchas que suenan bien, pero con un número de elementos muy reducido, así como otras que no suenan tan bien y carecen igualmente de suficientes elementos. De esta materia prima, escasa por cierto, el compositor tiende a amoldarse a componer piezas fáciles para que todas esas Bandas puedan ejecutar con alguna dignidad las obras premiadas. Por ello es un defecto que sirve de freno a los compositores en su quehacer como tales, porque si éstos conciben unas ideas que pueden enriquecer una composición, de antemano las rechazan, pensando que un determinado número de Bandas no lo digieren. Y no digamos si al compositor se le ocurre introducir algunas disonancias. En ese caso cae en la trampa siguiente: o no se le entiende o, pecando de enterado disfrazado, diga: «Ese acorde está mal.» Resultado, que dicha pieza es archivada para siempre jamás. Mi entender es que la música festera necesita un ritmo y cadencia que haga que las fílaes formen muy a su gusto, pero no es menos cierto que se puede conseguir mejorando las composiciones sin caer en la necesidad de hacer forzosamente obras simples, monótonas. Sabida es mi admiración de muchos compositores alcoyanos, desaparecidos en su mayoría, y que nadie hasta la fecha ha sabido tan sólo parecerse. Conozco Marchas Moras de esos compositores que yo me sentiría altamente orgulloso de poderlas firmar como propias mías. Esas marchas están en desuso, es verdad, pero que nadie tenga la osadía de menospreciarlas, porque musicalmente son obras maestras en su género. Después salieron a la luz otras, que si bien las enriquecieron en la parte rítmica, se quedaron simplemente con

el ritmo. No caeré en la tentación de emular a aquellos señores formidables; primeramente porque me siento incapaz y {ojalá lo fuera), y, en segundo lugar, porque en estos momentos imperan otros ritmos. Pero pienso: ¿No serla posible dar el ritmo que hoy se requiere mejorando al máximo la calidad musical? ¿Por qué no se intenta? Estamos componiendo machaconamente, con la sola aspiración de obtener un premio, sin la mínima preocupación de componer buena música festera. Sólo nos preocupa el ritmo, y nos olvidamos hasta de la métrica musical tan esencial en toda clase de música. Debemos recapacitar y no hacer válido el refrán de «mucho ruido y pocas nueces». Dignifiquemos en la proporción que podamos nuestra querida música festera, y si para ello hay que devanarse los sesos, démoslo por bien empleado. Sé que la MARCHA CRISTIANA no está todavía definida, y los del Bando Cristiano tienen todo su derecho en poseer su propia música más representativa. No la tienen todavía y es por nuestra exclusiva culpa. Seamos conscientes de ello y volquemos al máximo nuestra imaginación por conseguir lo que creo es nuestro deber para con ellos. Es más, yo propondría un concurso sin premio de ninguna clase, pero que nuestra participación fuera masiva, sin excusas posibles, sin el lastre económico de la Asociación de San Jorge, que soporta cada año el desprendimiento que equivalen los premios en metálico, edición, etc. Si conseguimos entre iodos una definición válida de la Marcha Cristiana, habremos dado un paso de gigante y poseeremos un molde en qué basarnos para futuras partituras. Habremos conseguido, además, los tres motivos musicales requeridos en la música festera en toda su dimensión. No quiero terminar sin antes lanzar un ruego a todos mis colegas compositores de música festera y que estamos imbuidos en ese quehacer, y es el siguiente: demos la dignidad máxima a nuestras composiciones, y si con la colaboración de todos conseguimos que no solamente los de nuestra generación, sino la de otras, nos puedan catalogar al nivel que tuvieron generaciones pasadas, será un orgullo que nos murmure: «he aquí unos nombres dignos de figurar entre los mejores», y ese será nuestro mayor premio. FRANCISCO ESTEVE


EL ALMA DÉLA FIESTA

Foto: José Carbonell

En las calles del pequeño pueblo castellano ha quedado un fuerte regusto a aceite. Una trocha de restos de comida, de churros y olivas verdes. Un montón de cartones que anunciaban sardinas a tanto la pieza. Algunos vasos de papel, y aquí y allá, es ya de madrugada, pequeñas bombillas dispuestas a perder la batalla en la hora de la amanecida. Ya no hay toros, ni verbena, como hubo ayer y antesdeayer, y qué quieres que yo te cuente, como los ha tenido el diminuto pueblo castellano a lo largo de una semana. Ahora sólo queda el regusto a aceite bajando por las paredes y pegándose a las planchas de madera de los barracones de feria. Adiós. Se acabó. El escenario, con sus bombillas vacilantes, podría tomarse como el principio o el fin del trabajo de aquel Berlanga joven. Doce músicos, «la charanga pamplónica», cargan bultos en tres coches. Hasta el año que viene. No hace falta contrato escrito. Si hay fiestas, «la charanga pamplónica» estará aquí. O eso, o la semana grande del pequeño pueblo va a quedarse en la mitad. Se quedará, a ver, en los churros y las olivas; los barracones de feria, los toros y algún encierro. Pero todo muy pobre. Y eso, sencillamente, porque «la charanga pamplónica», que es castellana y es la única que hay para muchos pueblos en fiestas, significa el hilo que conduce la alegría popular. Con sus pasacalles, por su164

puesto. O cuando se lía a pasodobles en la plaza. O incluso chin-chin-pum, chin-chin-pum, orgía de platillos y bombo, cuando hace saltar a todos, loa brazos en alto y las piernas descompasadas. Que hasta el toro, por las mañanas, necesita de charanga para hacer correr a los mozos. Y esto, todo esto, yo quiero contárselo a unos hombres que saben más que yo de muchas cosas. Y quiero decirles, también, que en un escenario tan radicalmente opuesto a la meseta castellana, en medio de impresionantes cascadas, de verde y de frío, la cobla, y sólo ella, ha sido capaz de hacer salir a los araneses de sus casas y despegarlos de la lumbre. Y contarles cómo en cada parte, con las características de cada cual, nunca he visto una fiesta sin banda, cobla o charanga. Aunque lo sepan estos hombres que saben más que yo. Y tal vez, acaso, quizá, porque diciéndoselo a ellos otros se enteren. La música. «La música —decía Concepción Arenal— es una voz que halla ecos en todas las almas y parece también un eco de todas las voces». En ocasiones esta voz sale de castellanos viejos. Otras, de hombres de mi tierra. Con algunas diferencias: en el pueblo pequeño de la meseta sólo se han podido reunir doce, y aquí, también lo saben estos hombres que saben más que yo de tantas cosas, si no existieran las bandas habría que inventarlas. Y


después de inventadas, estar seguros de que ya podíamos pensar en fiestas. Por eso ahora yo quiero, músico amigo, cuando tengo que escribir de la trilogía que empieza, no seguir más allá de ti. Porque tú eres casi la fiesta y yo y todos los alcoyanos tenemos fiesta sí te tenemos a ti. Y sin ti, nada. Hagamos un repaso. Desde hace años, músico amigo, se te ha puesto en las manos y en fa voz el cargo de recordar qué es abril cuando llega el otoño. Fíjate: qué-es-abril-cuandollega-el-otoño. Y tú, con tus partituras, con tu batuta, con tus instrumentos, lo has conseguido. Sí, lo has conseguido. Incluso, aparentemente, sin esfuerzo. Pero tú sabes lo que llevas dejándote en el camino para hacer que todos vibremos con esa serenidad acompasada de tus notas, que saben volverse bravas en el momento justo. Después, con el paso del tiempo —y no hay que decir que mientras, durante siempre, has estado donde fuera preciso, convirtiendo en fiesta lo que sin ti, a veces, sería nada—, con el paso del tiempo, digo, músico amigo, te han requerido para exaltar la fiesta. Ya ves. Tú, vosotros, la música nuestra, para exaltar la fiesta. O sea, tanto, como reconocer, músico amigo, que basta el fruto de tu enorme esfuerzo para elevarnos a todos a la categoría de pueblo. Y ya en abril, qué quieres que yo te cuente, todo. En abril lo eres todo. Cuando con las piernas que no te sostienen después de estar en el tajo cumpliendo con tu trabajo, tienes que acompañar a los que piden fiesta, calle abajo, bien entrada la noche. O cuando antes y después de esto, en todo momento, si se piensa en fiesta, van y piensan en el músico porque no hay más salida, de verdad. Y lo eres todo también en el día que se dedica a ti para que trabajes como siempre. O cuando haces que los moros sean más moros y los cristianos distintos. Y lo eres, lo sois todo; mirad, fijaos bien, entonces y ahora, por las mañanas en una diana, por las tardes en una procesión, durante el día dando vida a les filaos, y así hasta donde queráis. Porque la fiesta nace de un cúmulo de sensaciones que la música, y sólo ella, aumenta, agranda y conduce por unos caminos de inspiración netamente nuestra. Y esto es importante. Y a lo mejor no te lo habían dicho nunca y yo necesitaba hacerlo, o igual sf, y entonces me da lo mismo repetirlo. Y, por supuesto, añadir, músico amigo, que Alcoy te debe un gran homenaje, quién sabe si en forma de granito. No por lo que representas para la fiesta, siéndolo todo,

sino porque tú, vosotros, sois algo tan nuestro como las propias raíces. Que se imaginen si no, quienes puedan y quieran, un Alcoy sin sus bandas, orquestas y corales. Y si son tan necios de conseguirlo y quedarse fríos, es que ellos no son nada. Nada. Nada. Final: sé que a muchos —por no decir todos— os molesta que se acuerden de vosotros sólo cuando viene abril. Estoy de acuerdo. Pero si yo escribo aquí y ahora es por esto. Y si hablo de vosotros es porque quiero dirigirme a los que viven siempre en abril para decirles que el mayor trabajo del músico alcoyano está en los otro? conciertos; su mayor preocupación en los presupuestos que no llegan, y el mayor anhelo que se le conoce en hacerlo cada vez mejor. Y que si a pesar de todos los problemas que arrostráis, en abril se sigue contando con vosotros, y así año tras año, es que Alcoy os merece, porque Alcoy merece muchas cosas; pero ya serta hora también de que contara con vosotros para algo más que abril y os pusiera en bandeja de plata la solución a tantos problemas que os ahogan. Que os han ahogado siempre y quién sabe si en un futuro no muy lejano no van a mataros de puro abandono. Sería dramático. Sería, creedme, el principio del verdadero fin. JOSÉ CALABUIG

165


AL VOLTAT DE LA FIGURA DEL MESTRE JOAN CANTO, I DEL PRIMER CENTENARI DE LA MÚSICA FESTERA

Grabado de Alfonso Saura

Va acostarse la fecha de la gran efemérides en que el nostre poblé, ei nostre Alcóy, se dispossa per a homenajar, com es degút, i es mereix, a la música festera, en el seu primer Centenar! La cosa ha portát —i está portant encara, hui en di a— un poc de revól, per a possarse tots d'acórí en uns quants punts, que han de donar-li relleu al dit homenaje, i que ya pareix que hagút «consens», com díuen ara. Pero h¡ ha algo que preocupa a nosatros i que encara no s'ha parlat gens, aixó es, l'edició —rnolt importan! agó i trascendent—, det pasodoble «MAHOMET», del mestre Joan Cantó Francés (18561903) material conservát com a or en panyo en els archius de la «Primitiva» —la «vella»—, junt a la numerosa t important obra original d'este compositor alcoyá, que va conseguir prou renóm en ta capital d'Espanya. Al ocupar-nos de la figura d'este horne, digam, que era tant i tant alcoyá, que sempre que les seues ocupacions l¡ ho permitien, se'n venia al seu pobfe per a descansar —en Polop, partida rura! d'Alcóy, a pocs quilómetros de la ciutát, hi ha una finca nomená «LA MEMORA», propieíát que era de la familia de la seua muller, refugi del mestre quan venia al seu poblé—, com també, per a vore'r de prop ets progressos de la seua música «vella», a on s'havia ell formát i a on la seua familia era tota una institució. Digam, també, que Cantó estava casát en una alcoyana: Conchita Gisbert, de la qual no va tindre descendénqia. La familia esta, deis Gisberts, tenia el negoci aquell de la mistera, industria afinca en Aicóy des de molí antic i desapareixcuda fa ya ai-

166

gúns anys, i per al seu tío Agustí Gisberí Vidal, el mestre Cantó va escriure una inspira «MISA EN LA, PER A QUATRE VEUS I GRAN ORQUESTA», que, a jucgar per els que la coneixen, es tot un iestament de la música religiosa. Joan Cantó, era lo que's diu, tot un enamora! del seu pobie, i encara que la seua llavor docent —de la qual vivía—, estava en Madrit, el seu pensament i el seu espirit estava a tot'hora en Alcóy, La prova la tenim en eixe popurrí sobre cants populars alcoyans titulát «EL PARDALOT», compost i estrenát en 1886 —propet ya, a complir el sigle de vida—, i que sempre que's toca, sempre, repetim, pareix que haja segút escril la semana passá. Enguany, ¡a banda «Primitiva" el ha tocát basíant, airejant-lo per tots els barris d'Alcóy, en eixos concerts populars, que van donar en motiu del 150 aniversari de la seua fundació. Al voltant de la figura deí mestre Cantó, cal també que afegim nosatros, que era un home de lo mes humilt i la seua humiltát i sencillea va anar sempre per davant, lo que valora, en gran manera, tota la seua obra, tañí ben felá com logra. Així en «LA PRIMER DIANA», pasodoble compost tres anys després de «MAHOMET» miren lo possát, peí seu puny i Metra al front de la partitura «A don Rafael Pascual: Querido maestro, al dar fin a este mamarracho, vulgo, pasodoble, que tengo el honor de dedicar a mi respetable amigo don Eugenio Moltó, concluyo con un cariñoso saludo a toda esa Corporación a la cual he tenido el alto honor de pertenecer», Madrid, 7 marzo 1885. (El tal Eugeni Moltó Botella va ser un gran poeta i periodiste alcoyá.


Autor de la Metra del rtostre «HIMNE DE PESTES», va ser nombráí peral carree de director del periódic «La Gaceta del Norte», de Bilbao, a on va morir, després de haver-lo dirigit per espai de huit anys.) També, per 3! seu mestre, don Rafael Pascual Pascual (director que va ser de la «Primitiva» en els periodos: 1879-1890 i 1895-1897, i en la fecha del 31 de maíg de 1889, en motíu del IV Centenar! de la Santa Faz, en el Certamen Musical d'Alacant, la «veMa», dirigida per el mestre Rafael Pascual, oblingué ei primer premi) li va escriure el mestre Cantó una «TANDA DE VALSES», composició molí de moda per aquell entonces, titula «SENSITIVA» i en la que trobem esta delicá dedicatoria: «A mi querido profesor don Rafael Pascual, reciba esta humilde composición que le dedico en el día de su santo.» Está fecha en Madrit el 24 de juny de 1876. Per a un concurs, suposem —per molí que hem buscát, no hem pogút averiguar de quin es tratava—, va compondré un aira «TANDA DE VALSES», baix este lema: «Lo bueno no es todo nuevo, ni todo lo bueno es nuevo» (Madrid, 30 diciembre 1901). I, per a rematar tot agó que venim dient al voltant de la figura del mestre Cantó, parem-se un poc en la dedicatoria possá en la partitura: «DOLORES A SAN JOSÉ, PARA BARÍTONO Y CORO DE NIÑOS» —Madrid, 17 febrero 1884—, i que diu així: «Dedicado a Tónico el papelero, sobrino carnal del tio Picher.» Com ya es sabút — Millor dit: se sap, perqué ho diguerem nosatros, per primera vega, i perqué nos ho va dir el nostre mestre, l'inoblidable Fernando de Mora, que ho sabia, i que per a nosatros no tenia secrets, i menys tratant-se de música, i en un treball que escriguerem per al periódic loca) «Ciudad» en abril de 1957 i titulát: «En torno al pasodoble alcoyá»—, «MAHQMET» va ser escrit exprofessament per a la testa alcoyana, en 1882, i que el tal pasodoble va constituir un exit per alió del seu carácter elegant, repossát, o com acl es nomena «sentat», construccio musical que li va vindre que ni pinta a la nostra festa de Moros i Cristans, mes concretamente a les dos «entraes», en les quals va tindre una gran acolüda, perqué els festers podrien recrearse un poc mes, i no anar íant a galop, com algún que atre pasodoble d'eixos mogudets que per el seu aire natural, i el seu carácter, els fa anar mes que apresseta. En Íes nostres mans hem tingút les partitures deis pasodobles del mestre Joan Cantó «A ULTIMA HORA» — dedicát «A mi amigo y discípulo Francisco Valls, de la Música Primitiva, de Muro»—; «LES BESEROLESn —de l'any 1890—, i «AZARACH»'—sense fecha, pero creem que data de principis de sigle xx—, pasodobles tots molt bonícs, pasodobles tots molt ben fets, eixits toís de ma de mestre, pero el carácter de tots elis, dona la seua construccio musical, no nos poden fer oblidar a eixe «MAHOMET» que va ser toí un acert. Aprofitant puix, f'ocasió, i en la conmemorado esta del I Centenar! de la Música Festera, si com s'ha dit va a fer-se un concurs de paríitures —concurs que paretx está ya en marcha—, els Jurats —siguen els que siguen—, teñen que ser de lo

mes valents, per a lo que no s'ajuste a lo marcadament fester, tant en ritme com en temática, com en construcció musical, puix que ho rebujen i en pau. Ya está be de ramploneries i estrambotismes sense cap, sense cua i sense res, que van deixant-nos caure, com a «música festera», alguns compositors de la darrera forná. Repetim, i repetirem fins la sacietát, que hem de ser valents de veritát, i premiar coses dignes i que dignifiquen a la festa i a Sa Música festera, de la que tant hui en dia está parlant-se i no cap dubte que's parlará mes i mes, i a vore'r si, ¡per fu, ix algo de vertadera categoría musical que li done tot el relteu que mereix esta conmemorado centenaria. Nos ve ara a la memoria una bona anécdota que's prenim la llibertát de deixar-la ací escrita, perqué val la pena ser coneguda. Anys en darrere —bastants-, i en estos concursos que convoca anualment la nosíra Asociado de Sant Jordi, d'un poblé que no fa ara al cas, van enviar una partitura d'un pasodoble «DIANER». Per alió d'estar clavat u, per aquells anys, en estos quefers musicals, el director de la banda a on tocava l'autor de la pega en qüestió —bon amic nostre—, nos va escriure recomanant-nos possarem una miqueta d'atenció en lo que dit music va enviar al concurs alcoyá. (Advertim, que al comenc de íot ac6, se fea una prova, toca per uns quants musios, per a una setecció previa, i si la cosa no valia la pena, puix no passava a la ejecució en public, ni al respectiu vot, donát entonces a la «fila deis miróns»). No calía calfar-se molí el cap en averiguar la pega que'l compositor aquell havia enviát per a este concurs. A les primeres de canvit, en vare'm tindre prou, ¿Correcheta descobérta? Mes «dianer» el pasodoble aquell ya no podía ser: puix, el tan manit: «QUINTO LEVANTA, TIRA DE LA MANTA». Naturalment, que el vare'n tombar de seguida. Nosatros, per alió de 1'amic, li varem escriure dient-li —perqué este bon home, desconeixia la nostra festa, totalment—, que, precisament, eixa no era la música que en Alcóy es tocava per a la «diana» i per ais «dianers», demés, que la nostra primer diana, te una alegría i una cosa tan gran que en paraules no's pot explicar: ni ha que vore-la, hi ha que viure-la; en dir, que Caire, l'airet de la malina que nos pega en la cara, en eixe vintidós d'abril, porta un no sé qué embruixador, está dit tot. A correu seguit li enviarem un programa de festes, i que al recibir-lo el nostre bon amic, li va fallar e! temps per a escriure-nos i dir que, la veritát, aquell home no sabia a on s'havia clavat. ¿Curios, veri tal? I, aci acabem lo que hem escrii al voltant de la figura del mestre Joan Cantó Francés, alcoyá de renóm i music excelent, com així mateix del I Centenari de la Música Festera que tenim ya molt prop la seua celebració, i a la que hi ha que donar-li —per damúnt de tots els per damunts—, el relleu musical i la categoría que mereix.

ERNEST VALOR CALATAYUD

167


LA MÚSICA EN LAS FIESTAS DE SAN JORGE

La música y la fiesta de Moros y Cristianos en Alcoy caminan a la par. Tan singular es una cosa como la otra. Cabría preguntarse si la música ha sugerido la fiesta o es ésta la que inspira la música. Si observamos las características de la música «testera» alcoyana, fácilmente veremos que posee contenidos propios que la distinguen de cualquier otra. A parte una valoración técnica, es incuestionable que esta música posee un acusado carácter, personalísimo, que trasciende la funcionalidad de la fiesta para traducir el alma, el sentir, las formas de vida, del pueblo alcoyano. Para nadie es un secreto lo que los alcoyanos han aportado a la fiesta de Moros y Cristianos en general: imaginación, fantasía, poesía, indumentaria, organización y música. La fuerza poderosa que irradia de la fiesta sanjorglna ha contagiado a no pocos pueblos que la han imitado; sin embargo, el contenido espiritual que posee la fiesta alcoyana, a mi modo de ver, es lo que la diferencia y distingue sensiblemente de todas las demás. Los compositores alcoyanos de todos los tiempos han vivido con sigular alegría las fiestas sanjorginas,a ellas han dedicado gran parte de su producción. Para un compositor alcoyano la «Diana» o las «Entradas», son algo más que un desfile, las concibe como danzas rituales, casi mágicas, portadoras de los rasgos genuinos del pueblo aícoyano. Yo diría que en estas músicas los compositores alcoyanos tomamos conciencia de la trascendencia espiritual de la fiesta y evocamos, con sentido marcial, alegre y desprendido, esos rasgos indelebles, peculiares de los alcoyanos. Y ello se refleja en no pocas partituras, insuperables, firmadas por los Pérez Monllor, Pérez Laporta, Laporta Hellín, Barrachina, Blanes, Seva, Carbonell, Casasempere y un sinfín de nombres ilustres, obras que figuran en el repertorio de múltiples agrupaciones musicales, y trascienden a la fiesta precisamente por sus contenidos estrictamente musicales. Cualquiera que sea el lugar donde se interpretan, cualquiera que sea la valía de los intérpretes, el perfume, el sentido, el carácter de «lo alcoyano» está allí presente, inmarchitable. A veces he meditado sobre este aspecto: ¿qué tienen las músicas «testeras» alcoyanas que tanto se distinguen de las demás? Un análisis técnico, así por encima, nos revela lo acabado de gran número de estas partituras: melódicamente son modelos de primerísima categoría; armónicamente son ricas e imaginativas, no hay banalidades, el discurso tonal es perfecto y la modulación siempre oportuna y rica en variantes; estructuralmente están perfectamente equilibradas y en cuanto a la instrumentación se refiere poseen coloraciones tfmbricas atractivas, sugerentes y siempre nuevas, fiel reflejo de una fiesta de primavera. También hay otro aspecto importante y es que los compositores alcoyanos, siempre atentos al discurrir de las ideas estéticas musicales de cada momento, han ido incorporando los rasgos más salientes de éstas a la música sanjorgina: impresionismo, politonalidad, atonalismo, etcétera, que hacen de estas músicas entes vivos y pioneros indiscutibles en su estilo.

168


Foto: Adrián Espí

La música «testera», evidentemente, no se limita a las «Entradas» y «Dianas»; existe otra faceta de índole religiosa y litúrgica de gran importancia. La solemnidad y singularidad de los actos religiosos solicita, sin lugar a dudas, una música original. Si distinguimos el carácter de las músicas destinadas a las «Dianas» y «Entradas», ¿por qué no hemos de intentar lo propio en los actos religiosos? Se trata de una empresa difícil y, aunque existen valiosísimos precedentes, no cabe duda de que la sensibilidad de la fiesta se ha orientado más hacia los actos predominantemente marciales y coloristas. En ellos el compositor alcoyano, con el tiempo, ha creado un estilo y ha determinado, inequívocamente, el carácter de cada acto; sin embargo, en la música religiosa necesariamente será el culto quien inspire la música. Tema interesante, difícil y atractivo para todo aquel que quiera adentrarse en la problemática de la música en las fiestas de San Jorge. AMANDO BLANQUER

169


LA MÚSICA FESTERA Y POPULAR ESPAÑOLA ANTE SUS FUTURAS POSIBILIDADES

En estos momentos, cuando se perfila el formato de los programas de festejos que han de llevar a distintos confines de nuestro suelo patrio, y quizá algunos de ellos sobrepasen los límites de nuestras fronteras para llevar a los alcoyanos ausentes de su amada «íe/refa» unas lineas escritas con todo el cariño realzando esa gesta épica que tienen sus inimitables «Festes de Moros i Cristians», he sido honrado con el requerimiento de aportar mi granito de arena en su confección.

del arte del pueblo, no se quiere decir que los compositores hayan de producir sus obras como si éstas fueren producto de la sola reflexión, producto del juicio solamente; esto seria matar la música. Lo que precisa es que el artista «sienta» íntimamente el alma musical de su raza, y se contemple como hijo de aquélla, como hijo también de su país, para producir obras de carácter; y ello deberá realizarlo de modo natural, étnico, y nunca con artificios nacidos del frío razonamiento y elegidos por insensible voluntad.

Muy agradecido por esta distinción que se me ha hecho. De antemano sabían los organizadores que no trataría de eludirme a ese requerimiento, por ser muchos los lazos que me vinculan a esa noble y sin par tierra de artistas amantes del divino arte de los sonidos; por este motivo mi modesta aportación será un tema sobre música, esa música tan nuestra, alma del mismo pueblo. Para ello he trazado estas lineas, toscas pero sinceras; en ellas van plasmadas mis emociones, hondo sentir y cariño hacía el umversalmente conocido lenguaje de los sonidos.

La obra de arte ha de ser siempre un acto de amor, si bien es cierto que en todo acto de amor humano hay un fondo consciente, no quiere decir esto que el ubre impulso de la creación haya de estar realizado con la impasible frialdad de un programa. Sentirse hijo de su raza y de su país es también «saberse» hijo de ellos, pero de un modo artístico, generoso y viviente; no de una manera contemplativa y «critica», esto ya no es amor, sino pereza y egoísmo.

Al entrar de lleno en el tema por mí elegido titulado «La música testera y popular española ante sus futuras posibilidades», nos encontramos con el interés que esta música tiene en los medios artísticos y culturales, pues se presenta influyendo en los compositores modernos nuestros y dando origen a nuestra gallarda vitalidad; de una importancia notoria es la influencia de aquella música sobre el arte de los compositores extranjeros. £1 empleo de esa música y su estudio tienen su interés en cuanto son germen de nuevas creaciones. Dos aspectos de singular importancia podernos notar aqui: 1.° El cultivo del arte popular, el cual tiene consigo una síntesis de elementos étnícos-musicales dando mayor originalidad y robusteí a la música española. 2,° La posible adquisición de nuevos elementos, producto del cultivo, dentro de la música festera y popular española, los cuales impedirán una caída en el amaneramiento y la vulgaridad. Pero entiéndase bien que al hablar del cultivo

170

Así pues, la música «artística» nacida del alma popular tendrá calor y eficacia mientras se inspire directamente en las efusiones de la raza, ya utilizando los mismos temas populares, formando a base de ellos una técnica original y vigorosa, ya creando temas con libertad y sin limitaciones, aunque sintiéndose heredero de aquellas condiciones, las cuales determinan la personalidad y el carácter. Estas diferentes posiciones del artista creador acerca de su raza son las capaces de producir obras de diversos géneros y llenas de originalidad. Existe, sin embargo, un peligro que es más fácil de comprender que de evitar; es el ceñirse con exceso a la forma «literal» en los temas populares; con ello se producen obras de «molde hecho» abarcando pocas posibilidades técnicas, especie de callejones musicales sin salida, pudiéndose ser desastrosos para los jóvenes músicos por allí orientados, creyendo haber encontrado un camino nuevo. Para usar debidamente los temas populares precisa el compositor tener muy alerta la sensibilidad, sobre todo en


cuanto al sentimiento armónico y rítmico se refiere; buenos ejemplos de ello los tenemos en las obras de los compositores escandinavos, eslavos, rusos y en los mismos españoles del tránsito del siglo xix al xx. Como se comprende, resulta infinito el campo de las posibilidades musicales a base del sentimiento racional sin que las estéticas negativas puedan hacer eficaces sus dogmatismos. Volviendo a la tendencia musical usuaria de motivos populares con técnica fuera del espíritu popular, postiza y forzada, notaremos que tal sistema no aprovecha la riqueza de dichos temas o motivos a los cuales, en cambio, se les viste con ropaje extraño. Precisa, por lo tanto, mantener siempre viva la pureza del noble sentir popular, para no degenerar en vulgaridades, motivo de su fin. Ahora bien, cuando se siente de veras y a conciencia la vitalidad de este arte, nacen de modo espontáneo instituciones que practican, cultivan y defienden con nobleza íntima esta música, verdadero sentir de su propia raza. Estas instituciones artísticas, en su aspecto más elevado, no han desfigurado en lo más ínfimo el arte que practican, sino lo depuran, fo dejan limpio de las contaminaciones del arroyo ciudadano; de este modo ofrecen la música popuíar pulida, limpia, sin disfraces, al igual como hacía el escultor griego cuando en sus obras presentaba tas típicas formas de la belleza femenina. Son innumerables las instituciones musicales existentes en nuestra península, cultivadores cetosos de la música del pueblo. En primer lugar mencionaremos los orfeones o asociaciones corales, formadas, la mayoría de ellas, con voces mixtas, siendo la base de sus actuaciones la canción popular o las inspiradas en el estilo del pueblo. Este cultivo de canciones, armonizadas según el espíritu de las mismas, ha elevado el grado de cultura del pueblo sin llevarle a la pedantería ni al rebajamiento callejero, como sucede con el arte seudo-popular de ciertas composiciones. Otras clases de instituciones artísticas son las grandes orquestas sinfónicas, las pequeñas agrupaciones de cámara, rondallas, coblas, conjuntos gaiteros, etc., todas estas instituciones actúan independientemente unas de otras, uniéndose muchas veces en los coros para actuar en conjunto, especialmente para la interpretación de obras de carácter puramente popular. En capítulo aparte están las bandas de música, esas abnegadas e Insustituibles agrupaciones que con un trabajo improbo y callado preparan con toda delicadeza sus programas. Cuando actúan recorriendo las calles de nuestra ciudad con ese dulce son de los instrumentos de madera y otras veces con el bélico sonido del metal, hacen llegar hasta lo más recóndito del pueblo el verdadero regocijo y sentir de su música popular, llamado por «nosotros» «festera», o sea, escrita exprofesamente para determinados actos, que pueden ser éstos: bien la «DIANA», los pasodobles dianeros, o para la fastuosa e Incomparable Entré <3e Moros i Cristians, marchas de puro sabor árabe y las arrogantes marchas cristianas, música ésta de tan arraigado sabor alcoyano que dentro de breves días tiara vibrar los corazones, henchidos de gozo y satisfacción indescriptible, a todos los ciudadanos de ta sin par y muy noble ciudad de Alcoy.

y éstas les hacen concebir nuevas ideas, plasmándolas al acto en los pentagramas para convertirlas en música popular (no populachera); estos artistas soto han vivido, viven y vivirán para que esa música tan genu¡ñámente suya, nacida en el propio ambiente «testero», siga su marcha ascendente y en el futuro no desmerezca lo más mínimo, al contrario, incrementarla, dar posibilidades y facilidades necesarias a tos jóvenes compositores para que sus obras sean estrenadas, encauzarles en esa lid para enriquecer el archivo musical con esas bellas partituras, pura expresión de un pueblo cantor de sus tradiciones. A pesar de toda la sencillez, grandeza, fuerza expresiva y sentimiento encerrado en la música popular, hay que presentarla siempre «sin disfraces», como anteriormente dije, a fin de preservarla de los «futuros y posibles» peligros que ia falsa civilización de las grandes ciudades tienen para la música det pueblo. Bien a las claras se ve ia música «plebeya» (pero no popular) que aclaman los públicos de «cuplé» y de otros espectáculos de baja índole. No menos fatal es el daño del "americanismo», esa «música de negrosn con sus brutales estridencias del «jazz-band» aderezadas con el desagradable ambiente del «cabaret» (actual sala de fiestas) y que la inconsciencia de agotadas juventudes ha elevado a suprema categoría de «arte moderno». Inútil decir que eso ya no es música del pueblo, sino música contra el pueblo, en la cual solamente palpita una bestialidad de seres en celo y un primitivismo de bosque africano. Como verdadero amante que soy de la música popular, a todos cuantos la cultivan tes riago patentes estas últimas observaciones a fin de que ese emporio de bellezas folklóricas, orgullo de raza, cantar del pueblo y alma de las fiestas, no se vea jamás «vestida con esos disfraces musicales» y orientada hacia esas «futuras posibilidades» en las cuales podría degenerar nuesta incomparable música popular. ¿Se podrá evitar esa hecatombe artística? Solamente los compositores pueden responder a esta incógnita, y puesto que ellos han sido forjados con los mismos moldes como lo fueron Sus maestros, han bebido en las mismas fuentes de Inspiración musical que aquéllos bebieron y están saturados con el mismo ambiente «festero» que sus gloriosos antepasados, no creo que esta nueva generación de compositores vayan a romper los tradicionales moldes, desviar el antiguo cauce de esas fuentes y ambientarse nuevos y detractores horizontes, pues con ello lograrían «prostituir» ta música popular o llevarla a un caótico estado; por eso, no obstante, repito de nuevo: «los compositores tienen la respuesta de la Incógnita envolvente det futuro de la música popular y festera española». RAFAEL GINER ESTRUCH

Prueba patente de cuanto acabo de exponer en el párrafo anterior es el valioso archivo que de esa «música testera» poseen las laureadas bandas de música locales: Primitiva, Música Nueva y Unión Música), producto todo ello de la inagotable facultad creadora de los geniales compositores hijos de esa bendita tierra que sienten en lo más hondo de su corazón ese amor puro hacia sus fiestas,

171


EN TORNO A UNA VALORACIÓN DE LA «MARCHA MORA»

A ia hora efe escribir sobre la marcha mora, pertenecer a esta unidad étnica y cultural que forman ios pueblos en los que hacemos fiestas de Moros y Cristianos, es un auténtico peligro, sobre todo si se trata de escribir desde un punto de vista científico en lo posible, como voy a tratar de hacerlo, Y lo es más en el aspecto musical, puesto que el arte de los sontdos tiene poderes por si mismo independientemente de cualquier especulación de tipo teórico ni científico. Basta, para ello, dar una mirada atrás y comprobar cómo la música ha sido empleada desde la antigüedad (el «mago» de la tribu sabía unas cantinelas y tocaba ciertos esquemas rítmicos a los que atribuía unos poderes mágicos que podrían hacer cambiar ía voíuntad y el comportamiento de los espíritus) hasta nuestros dias con fines bien determinados y basándose no en la comprensión ni en conocimientos sobre ella, sino exclusivamente en sus efectos como combinación de sonidos en el tiempo (no se olvide tampoco que, actualmente, )a música se emplea como medio terapéutico en la modificación de la conducta de ciertos enfermos mentales), Y estos poderes, exclusivamente musicales, están implícitos en la marcha mora y sus efectos obran sobre mí como lo hacen sobre cualquier «fester» o espectador de nuestra fiesta. Es un peligro, pues, —repito— teorizar sobre ella. Intentarlo en un espacio reducido, como coligadamente ha_de ser el de este trabajo, es echar lena al fuego, aumentar el peligro. Pero afrontémoslo. Se me ocurre empezar por su génesis. Pero no génesis histórica, sino por la de cualquier marcha en cualquier tiempo y lugar. Nos referiremos, pues, al autor. Es un ente social y busca, por naturaleza, la comunicación para la comprensión: busca comunicarse, pero con un propósito claro y decidido —aunque pueda ser inconsciente— el del que lo comprendan. Por ello el hecho de componer una marcha mora es una oportunidad que tiene el autor de proyectarse, de exteriorizar y concretar en una forma musical (la marcha mora en nuestro caso) una parte de su mundo interior. Pero aquí hemos de tener en cuenta, ya, dos factores que acompañan a todo proceso de comunicación:

172

— uno será el mundo interior que el autor pueda poseer — otro, la forma que ese mundo interior —o parte de él— adquiera cuando se o material ice» de alguna manera. En nuestro caso será lo que el autor «dibuje» en el papel pautado y que después adquirirá vida plena musical al ser interpretado por una banda de música. Está claro que el resultado sonoro dependerá en forma directamente proporcional de los dos factores aludidos; a mayor riqueza de «mundo interior» y mayor facilidad y conocimientos técnicos para exteriorizarlo, mayor calidad de «marcha mora». Y hemos de dejar constancia de algunos detalles importantes que se suelen interpretar mal. E! «mundo interior» ai que aludíamos se suele identificar, en el aspecto musical, con sentimientos, emociones, pasiones... Pensamos, por ejemplo, que el compositor escribe y «expresa» (se dice) sus sentimientos, pasiones... Pero no es asi. ¿Cómo podríamos expresar musicalmente la «admiración», el odio, los «ceios»...? Serta imposible; en todo caso, sólo el autor sabría que quería expresar precisamente eso; los demás, no. Por elío debe quedar claro que el único «mundo interior» expresable es de índole exclusivamente musical; será, por decirlo de alguna manera, un mundo de pensamientos musicales. Ya sé que muchos lectores se preguntarán; entonces, los sentimientos, el estado de ánimo del compositor, ¿no se expresan mediante la música? Pues no; todo esto sólo puede actuar como elemento motivador. Un autor, en unos momentos de alegría, puede sentirse llamado a componer y hacerlo, pero, indudablemente, lo que componga no será «alegría» sino música, exclusivamente música. Su alegría le habrá incitado a componer, le habrá predispuesto a ello, pero nada más. Aclarado esto, pensemos que para que una marcha mora se fragüe (como cualquier obra musical) es necesario un «mundo musical interior» en la persona del autor. Supuesto este, se requiere una destreza musical para plasmarlo en una forma determinada. Y esto tiene también gran importancia. Está claro que de nada sirve tener un gran «mundo interior» si no somos capaces de mostrarlo a la sociedad, a los demás. Vendría a ser como la consabida


Foto: Eugenio Pascual

respuesta de (os alumnos al profesor cuando éste les pregunta; el alumno suele contestar: «Lo sé, pero no sé decirlo...». Es necesario, pues, que e! autor transforme su «interior» en una forma musical mediante un proceso de creación de un lenguaje que debiera ser propio. Lo ideal sería que cada compositor plasmara «su mundo» a «su manera». Originalidad en la Idea y originalidad en el lenguaje: binomio perfecto. Así tendríamos nuevas marchas, y aparecerían nuevas formas y nuevos resultados sonoros... Pero ya decíamos al principio que todos crean para que los demás les comprendan. Y el autor de marchas moras también: es natural y hasta lógico. ¿Qué ocurre entonces? Pues que un autor puede tener mucho que decir y estar dotado de la técnica compositiva necesaria para decirlo de una forma coherente e interesante; pero el que reúna estas condiciones sabe también de forma inequívoca que diciendo lo que piensa y en la forma que lo piensa no lo van a entender y entonces se retrae. Por ello hay un cierto estancamiento en la marcha mora. No es problema sólo de falta de compositores, sino de Que los que hay se decidan (nos decidamos, puesto que yo he compuesto algunas y, por ello, me debo incluir) a mostrar su más profunda y verídica dimensión musical. Y para eho se han de atrever. Sí, se han de atrever a componer sabiendo y aceptando que corren el peligro de no ser comprendidos. Pero deben pensar también que no están solos; recuerden que muchas obras de Beethoven provocaron en et público y la crítica indiferencia y hasta indignación; que !a aConsagración de la Primavera» fue pateada y silbada en París... Y, sin embargo, ahora tienen el reconocimiento y aplauso universales. Tengan en cuenta nuestros autores que a más innovaciones, más Incomprensión. Es lógico. Ocurre en cualquier campo artístico: pintura, escultura, teatro... Pero el artista ha de correr ese riesgo. La diferencia entre un artesano y un artista estriba en que aquél emplea técnicas preestablecidas mientras que éste ha de inventarlas continuamente. Queda hacer una reflexión que supongo se planteará cualquier autor y es la de si entendemos la marcha mora como una pieza exclusivamente funcional o como una pieza musical con entidad propia. Es decir, si la marcha es

algo para «acompañar» simplemente un desfile o es algo más. Es muy importante. Hasta tal punto, que de pensar una cosa u otra, el probfema a la hora de componer será muy sencillo o totalmente complicado. Es cuestión del enfoque. Si se pretende simplemente una pieza utilitaria, destinada a algo muy concreto, es lógico que la preocupación esencial ha de ser la de que la música sirva para lo que es concebida; de hecho ha habido siempre música así: música para marchar, cantos mágicos para la imposición de la voluntad del mago sobre los espíritus. Y siempre esta música ha sido repetitiva; sencillos esquemas rítmicos o melódicos que se repiten incesantemente: lo que ocurre en cualquiera de nuestras marchas moras asi concebidas. SI a pesar de que el autor piense en «para lo que va a servir», se plantea, además, que cualquier composición debe tener un valor propio, musical, por sí misma, es notorio que el resultado sonoro va a ser muy diferente y que estaremos en el buen camino. Aunque no se pretenda llegar a cimas muy elevadas en este campo de la composición, muy difícil por otra parte dada su extensión y su «destino», debemos procurar, al menos, que se despierte en el ánimo del ambiente festero una serla preocupación por elevar el nivef artístico de este patrimonio musical sin cuya existencia sería imposible el desarrollo de la fiesta. Preocupación que no sólo atañe a los compositores con su interés, sino a los oyentes con su comprensión; comprensión y paciencia para seguir oyendo una marcha cuando al principio no la entiendan; si insisten en su audición, la entenderán. Es lo que Ortega y Gasset llama «período de cuarentena» que el público tiene que sufrir. Si lo resisten, (a marcha gustará y las nuevas composiciones elevarán gradualmente su calidad e Interés musical. Es sólo cuestión de tiempo. VICENTE PLA CANDELA


ABRIL EN

MI PENTAGRAMA

1977 Elche, ante et piano del casino

Ponerse a escribir —intentarlo por lo menos— sobre Alcoy es para mí como perderse en un vértigo de siglos. Es oír una voz sumergida en un tiempo antiguo, eco imperecedero de viejas y sangrientas batallas. Es el canto inapagable de heroísmos que se encarnan en nuestras fiestas, es la realización del milagro de belleza de un pueblo que ha encontrado en su vieja historia la razón de vivir y de ser en el presente. Es escuchar cada año las músicas y los ritmos de un pueblo que es el mío y que no se parece a ninguno. Es la alegría de esperar con mal disimulada impaciencia abril, porque abril nos trae con sus cielos claros y la alegría en el alma el mensaje jamás olvidado de aquellos seres que lucharon porque Alcoy perdurase como una realidad entrañable para todos nosotros. Los pueblos que no celebran sus fiestas —si éstos existieren— serían pueblos secos que no hubieran comenzado a vivir, a forjar su propia historia. Un pueblo sin fiestas sería un pueblo sin pasado, Y sin futuro. Mi Alcoy está ahí, en sus montañas deliciosamente azules en las atardecidas, gozoso en la encarnación de sus tradiciones, presente en el noble trabajo de sus hijos, en el alto quehacer de sus artistas, en la espera de una fiesta que se renueva cada año y cada año es la misma y cada año es diferente. Mucho tiempo he vivido ausente de mi tierra y de sus fiestas, arrastrado siempre por ese empeño en conocer la vida y los hombres que la hacen cada día. Diría, ahora que me acerco a la setenterta,que no he sido dueño ni hacedor de mí destino; acontecimientos, algunos dolorosos,que con su clamor inapagable

174

se impusieron en mi existencia me trazaron caminos que me fue imposible no transitar. No hay vida, aun tan modesta como la mía, que no sea una acumulación de complejidades, no siempre fácil de explicar y a veces de tristes o alegres paradojas. Pero Alcoy vivió siempre en mi alma, lo mismo en los días de París, grises o soleados, que en la severa belleza de las ciudades que se me agarraron a la piel del corazón, que en los fríos caminos de los infinitos y solitarios bosques que franqueé. Allí donde viví o pasé, allí quedó, entre las alambradas invisibles, una partícula viva de mi ser que respondía a un nombre tan entrañable como es el de la madre: Alcoy. Si alguien no me creyere que me arranque el corazón y se convencerá. Si este amor se despliega ahora con la fuerza de los sentimientos que nunca alcanzan más intensidad que en los años otoñales, quiero que sepa el lector —si lector encontraren estas lineas— que comencé muy joven a sentirlo. No ha nacido en Alcoy un músico, un compositor, que no haya sido sensible a la música de su pueblo y al calor de sus tradiciones. Yo no podía ser una excepción. Apenas asomado a la adolescencia ofrecí mi más modesto, pero también mi más delicado, tributo a Alcoy. Mi «Media Luna» nació por los años veintitantos, antes de la sangre y del redoble de tambores enfurecidos, y fue estrenada por la banda «Nueva del Iris», que dirigía don José Carbonell, cariñosamente conocido por «Pepiquet». Por ese tiempo —falda larga, gramófono y primeros automóviles Hispano Suiza— compuse «Canto del moro triste», para violín y piano, que dio a conocer, en la «Sala Aeolián».


1978 París

de Madrid, el concertista Jesús Cela. Muy pocos meses después la editorial madrileña Alier publicaba «Danza Árabe», con un tierno e ingenuo dibujo en la portada de, mi amigo de ayer y de siempre, Santiago Cantó, padre del violoncellista alcoyano. Si por casualidad conservo un único ejemplar, se lo debo al cariño y afecto con los que supo conservarlo mi ahijado el sacerdote Baldomero Rodríguez Moreno, al que no conocí hasta después de 49 años de haberlo llevado, recién nacido, en otoñal tarde madrileña a una iglesia para bautizarlo. Obra la mía, a Alcoy dedicada, modestísima, casi perdida entre nieblas, que no valdría la pena citarla si no fuera porque al escribirla me dio una razón de creer y de acercarme con su humilde mensaje a hombres que nacieron en el mismo pedazo de tierra que yo y eran sensibles a los mismos anhelos y esperanzas que fueron —y son— los míos. Después, mi pentagrama se tino de sangre y de dolor, tomó otros derroteros y mi vida se vio inmersa en acontecimientos que sufrimos todos, que se nos impusieron a todos y que no todos contarían. Nunca fui un compositor sabio ni encerrado en soledades, mi canto buscó siempre el corazón humano y mi mayor satisfacción es saber que ha sido escuchado por seres que hablan diferentes lenguas y poseen caracteres distintos; que responden a una calidad humana sin la cual no me hubiera detenido para escucharles; que están por encima de etiquetas políticas que nada dicen y de ideologías que nada valen si no se sienten con la pureza que debe encarnar toda idea, sea la que fuere. Y heme aquí ahora, ganado por mi pueblo, nunca

Foto: Juan Alcalde

perdido en mi memoria y aiecío. He atravesado la vida y los acontecimientos que me han tocado sufrir con la limpia mirada del niño que me acompaña siempre y morirá conmigo. Si se me preguntara en qué breves palabras podría resumir lo que la fiesta supone para mí... temo que el probable lector de estas líneas se sentiría defraudado. Las fiestas son el recuerdo de los despertares infantiles al son de las dianas tempraneras y de los airosos pasodobles que rompían mi sueño para posarse —ojos y oídos— sobre un universo de color fantasía que ni años ni sentires borraron ni borrarán jamás de mi mente. Muchos años después —más de 40 años después—, cuando extraño hijo pródigo vuelvo a Alcoy, pobre como me marché, pero rico en añoranzas y escucho el torbellino sonoro de la fiesta y la orgía de ritmos obsesionantes que perforan nuestra carne, parece que ta niñez que nunca perdí se me impone, que no he estado ausente, que son las mismas tardes de siempre de mi infancia y mi adolescencia, como si el tiempo se hubiera detenido, como si no hubieran más tardes que ésas en mi vida, tardes inmortales en suma, tardes que vieron ojos ya cerrados para siempre, tardes que miramos aún y comenzarán a mirar los que aún no han nacido. Que hasta mi definitiva morada llegue un día el resplandor jamás apagado y siempre encendido de abril, aunque no sea más que un eco imperceptible, que una luz solitaria y severa como la de las estrellas cuando se despiertan en el cielo en las noches frías. CARLOS PALACIO

175


UNA LIMPIA EJECUTORIA. LOS CERTÁMENES MUSICALES

Desde 1949, siendo alcalde de la ciudad el que más tarde serla cronista de la Asociación de San Jorge, y anos después presidente de la entidad, don Francisco Boronat Picó, el Ayuntamiento convoca un certamen de composición para premiar la música testera más apropiada para nuestras necesidades —entrada de moros, diana, etc.—, celebrándose catorce ediciones. En 1963 el Ayuntamiento abandona la idea y un ano después, en el 64, es la Asociación de San Jorge, que preside don Francisco Boronat Picó, la entidad que, con algunos matices nuevas, sigue con la tarea delconcurso, acto cultural que, sin ningún paréntesis, se viene celebrando hasta la actualidad. He aquí los títulos y los autores premiados en cada anualidad: CONCURSO EXCMO. AYUNTAMIENTO Alio

1949 1950 1951 1952 1953 1954 1955 1956 1957 1958 1959 1960 1961 1962

TEN*

TITULO

Marcha mora Marcha mora Pasodoble Marcha mora Pasodoble Pasodoble Marcha mora Pasodoble Marcha mora Pasodoble Marcha mora Pasodoble Marcha mora Pasodoble

AUTOfl

La Casbha Nostalgia mora Señorío español Aljama (Este año se declaró desierto el premio) Suspiros del Serpis AI-Azraq Musical Apolo Ibn Jafaixa Brisas del Aíberri L'Ambalxador Amb aquell El Berberlsch Turballos

Rafael Casasempere Juan Gonzalo Blanes Colomer José Alfonsea Pastor José Carbonell García José Carbonell García Rafael Casasempere Juan Armando Blanquer Ponsoda Enrique Castro Gamarra Enrique Castro Gamarra Armando Blanquer Ponsoda Rafael Casasempere Juan José María Perrero Pastor Rafael Alcaraz Ramis

CONCURSO DE LA ASOCIACIÓN DE SAN JORGE Aflo

1964 1964 1965 1965 1966 1966 1967 1967 1968 1968 1969 1969 1970 1970 1971 1971 1972 1972 1973 1973 1974 1974 1975 1975 1976 1976 1977 1977 1978 1978 1979 1979 1980 1980

176

TEMA

Pasodoble Pasodoble Marcha mora Marcha mora Marcha cristiana Marcha cristiana Pasodobie Pasodoble Marcha mora Marcha mora Marcha cristiana Marcha cristiana Pasodoble Pasodoble Marcha mora Marcha mora Marcha cristiana Marcha cristiana Pasodoble Pasodoble Marcha mora Marcha mora Marcha cristiana Marcha cristiana Pasodoble Pasodoble Marcha mora Marcha mora Marcha cristiana Marcha cristiana Pasodoble Pasodoble Marcha mora Marcha mora

Premio

1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2

TITULO

Primavera Font Roja El Kábila NO SE ADJUDICA L'entrá deis Cristians NO SE ADJUDICA Segrelles El dianer aleóla Ramfer Voluntad de fer Tayoü Zoraldamir Fet a posta Pepito Gisbert Bon Capitá (Roe Monllor) El Presiden! Gentileza 72 Fomento Musical La Plana de Muro Eduardo Borras Ana Bel Ben Amer Ais Cristians Ja baixa l'águila Brisas de Mariola Imposibles Mudejares Penágulla Roger de Lauría Apóstol poeta A¡tana Homenaje Ais ligeros Ben Hudazail

AUTOR

Antonio Gisbert Espl José Gómez Villa José M. Perrero Pastor José Gómez Villa José Pérez Vüaplana José Gómez Villa Miguel Picó Biosca José Pérez Vliaplana Francisco Grau Vegara José Pérez Vilaplana Miguel Picó Biosca José Insa Martínez José M. Perrero Pastor Miguel Picó Biosca José Pérez Vliaplana José Pérez Vilaplana Francisco Esteve Pastor Francisco Esteve Pastor Enrique Llácer Soler (Regolí) Francisco Esteve Pastor José M. Valls Satorres Francisco Esteve Pastor Francisco Esteve Pastor José M." Perrero Pastor Francisco Esteve Pastor José M." Valls Satorre José M.' Valls Satorre José M." Perrero Pastor Tomás Oleína Rlbes Francisco Esteve Pastor Pedro J. Francés Juan José M." Valls Satorre


MISCELÁNEA

^^^

LAS PROVWCIAS

NOTICIARIO

FORMACIO


LA FIESTA DE MOROS Y CRISTIANOS Y LA ASOCIACIÓN DE SAN JORGE, GALARDONADOS

Ya en la Revista-80, la del pasado año, dábamos cuenta en estas mismas páginas, reproduciendo los telegramas cursados en el mes de febrero a nuestra Asociación de San Jorge, de la placa y diploma otorgados por el Ministerio de Comercio y Turismo, al CASAL DE SAN JORGE. Placa al Mérito Turístico en su categoría de Plata, en atención a los méritos contraídos por la Asociación, la Fiesta y les Filaes todas. Este año reproducimos jubilosos la referida placa y el diploma acreditativo. Es un galardón más otorgado a una ejecutoria recta, limpia y entusiasta. Una consideración que unida al título de «Fiesta de Interés Turístico Internacional» da rango y nombradla a nuestras tradiciones más queridas y sentidas. Foto: Luis García del Castillo

El Ministro de Comercio y Turismo

En conuderoción <] loi circunstancias que contaran fln

se ho serví cío otorgarla tu PÍDCQ af Mentó TurísMco, *" su Categoría d* tonfürmuJod coi lo ditpueito en «E Reglamento de veinlíuno de enero de mil

Piala, de

Por tonto, f c<m oireglo a los disposición^ vigente** expide al preu-nTe Diplomo, que !ol honúre? y yso de lai ímignidl qirt le cD*reípornJen Q Te/ior de \O

en Madrid o tí ¿e febrera ífc 3980

Placo el Mérito Turístico en su categoría de ñata, o favor de

178

£te dan


GACETA FESTERA LA REVISTA 1980

Homenaje a dos veteranos actores de la Compañía del Casal

Relevo en la Vicaría de San Jorge

Un ano más, a su debido tiempo, con alguna que otra premura (que forma parte de la misma idiosincrasia de la publicación), la Revista, nuestro popular y esperado "Programa de Pestes" estuvo, puntual, a su cita con abril y con San Jorge. Nuevas experiencias —la forma de coser el libro— se incorporaron y, por desgracia, no dieron resultado factible. En sus páginas interiores incorporamos firmas nuevas, fotografías, ilustraciones, procurando, dentro de su sello distintivo, que la edición 80 fuera diferente. La presentación de la Revista tuvo lugar en el local social de la fila Tomasinas la noche del primero de abril, horas después de que, con toda solemnidad fuera colocado en la fachada del Ayuntamiento, el también esperado —y siempre objeto de controversias— cartel anunciador.

Dos grandes colaboradores, desprendidos como los que más, actores consumados, siempre impuestos en los papeles que el director ha dispuesto en el "reparto", señores José Vicent Tortosa y Francisco Colomer García, conocido popularmente por "Caramelo", fueron agasajados por la Asociación de San Jorge, después de una solemne acción de gracias en la iglesia del patrono, concediéndoseles sendas placas conmemorativas, con la gratitud del cuadro artístico y de toda la Asociación.

mente georgina, festera y alcoyana. Pero, los años no pasan en balde y don José ha tenido que dejar su puesto que mantiene vivo en su corazón, para dar paso a un nuevo asesor. La Asociación de San Jorge no ha podido acallar su sentimiento, y por unanimidad de la amplia familia festera ha otorgado, en reconocimiento a tanto trabajo y tanto fruto sazonado, el título de Vicario de Honor, al que hasta ahora ha sido el vicario efectivo del "templo de nuestros amores", palabras en las que siempre ha. querido referirse don José al hablar de la igfesia del patrono.

Muchos son los años que nuestro querido D. José Botella ha estado al frente de la vicaría de la Asociación de San Jorge. Desde la muerte de D. Enrique Abad Vilaptana —de grata memoria—, ocurrida en 1951 hasta el mes de abril de 1980, don José se ha cuidado del fomento de la devoción al santo. Ha mimado el templo, ha realizado una labor tremenda-

Por otra parte, el arcipreste de Alcoy y cura-párroco de Santa María ha sido designado por la superioridad eclesiástica vicario de San Jorge. Don Ignacio González Llopis está llamado —por su juventud, su ímpetu y sus ilusiones— a ser un gran amigo de la Fiesta, un propagador de la muerte testimonial de San Jorge y un asesor religioso profundo, hondo y consecuente.

179


UN CORTO DE CINE SOBRE EL CASAL DE SANT JORDI

EL PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL, FESTERO EN ALCOY Luís DÍ32 Alperi, presidente de (a Excma. Diputación Provincial de Alicante eátuvo en Alcoy el 22 de abril del año anterior, y no en visita protocolaria solamente, para ver desfilar a nuestros Moros y Cristianos. Por la tarde vistióse de Berberisco y fue «escuadrero» en la entrada de moros, saboreando así, directamente, las mieles de nuestras más ancestrales tradiciones. «Vaya fiesta la vuestra. Es algo increíble», fueron sus palabras al acabar la «entra» y obsequiar a los amigos con un buen habano.

HOMENAJE, EN MADRID, A JOSÉ DE JUAN ARACIL SEGURA. PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN OE SAN JORGE EN LA CAPITAL DE ESPAÑA El sábado 27 de noviembre de' 80 tuvo lugar en un céntrico restaurante madrileño un homenaje a nuestro paisano José úe Juan Aracil y Segura, presidente (clavario) durante muchos años de la Asociación de San Jorge an la capital. El acto fue presentado por la escritora Carmen Lloren Vil; plana, y en él estuvieron presentes el presidente y vicepresidente de la Asociación de Alcoy. señores Sanus y Rico, respectivamente, quienes hicieron entrega a este destacado alcoyano. de un artístico pergamino. De resultas de ello la Asociación a I coyana en Madrid es dirigida ahora por el triunvirato formado por nuestros paisanos señores Fidel Mestre Moka. Antonio Gisbert Sanjuán y Ángel Soler Crespo

EL MUSEO SE ENRIQUECE Entre las muchas donaciones registradas en el último ejercicio cabe destacar por su valor, el cuadro entregado por la pintora alcoyana Mita Gómez Vitoria, asi como un ejemplar de la «Embajada de Maros y Cristianos sobre la Reconquista de España, que en obsequio de su patrón S. Jorge celebra la villa de Alcoy el dia 23 de abril de cada año», impreso tan raro ejemplar en la Oficina de Marti en 1840. La donación, generosa por demás, ha sido de Manuel Gómez Llorca, de Alicante. También ha entrado un bellísimo emblema donado por el Grupo Ligero de Caballería III, de Guarnición en nuestra ciudad.

El Instituto de Estudios Alicantinos, a través del Aula de Cine de la sección de Artes Plásticas, ha rodado un corla de veinte minutos de duración sobre el Casal de Sant Jordi. con guión literario de Adrián 5spl y ejecución filmica del joven director alicantino Domingo Rodes Sala El corto se ha presentado en sesión dedicada al cine amateur alicantino en la Caja de Ahorros Provincial en febrero de 1981, proyectándose en Alcoy algo después. ANIVERSARIOS ALCOYANOS De abril de 1980 al abril presente, diferentes entidades alcoyanas, arraigas y populares en nuestra ciudad, han celebrado importantes aniversarios, Cumplió cien años la Sociedad de Socorras Mutuos «El Trabajo», cuyo primer consejo rector estuvo compuesto por los alcoyanos Camilo Gisbert Péreí -hermano el pintor Gtsbert— ,Jcsé Pastor Miraljés, Ramón Mataix Jordá y Antonio Miró Llácer. Los actos conmemorativos se celebraron en el mes de no viernbre pasad 0Ef grupo de Teatro de Ensayo «La Cazuela» —hoy Teatro Estable— celebró con diversas representaciones y una importante exposición antológica. sus Bodas de Plata. Veinticinco años cumplió el Preventorio Mariola «La Asunción», la obra de amor como fue definida desde siempre por su impulsor el Rvdo. don Cirilo Tormo, sumándose a la importante efemérides la Asociación de San Jorge, que entregó al Preventorio un artístico pergamino conmemorativo en el transcurso de los actos celebrados en el agreste paraje del Preventorio en el mes de octubre. Las Bodas de Diamante —75 años— fueron festejadas por la Escuela Industrial de nuestra ciudad en el mes de noviembre, entidad de formación cultural, técnica y educacional que ostenta la medalla de oro de Alcoy, concedida en 1971. Asistieron al acto del subdirector general de escuelas universitarias, el rector de Ja Universidad Politécnica de Valencia, el rector de la Universidad de Alicante y el director general de Industria del Consell del País Valencia. Preciso se hace dejar constancia, de otra efemérides ocurrida en 1980, celebrada en los últimos dias de abril y primeros de mayo. Se trata de las Bodas de Oro del Instituto Nacional de Bachillerato Unificado Polivalente «Padre Eduardo Vitoria», fundado como fue en 1330.

180

MOHOS ¥ CRISTIANOS

SOBRE U RECOHWIISH DE ESPAÑA, ADRIÁN ESPI. «PELADILLA D'OR» DEL PERIÓDICO CIUDAD

tí itia -'\ Je Abrtl de f

AT-COY.

(Ü>&citta VISITANTES ILUSTRES

Elegido, tras rigurosa votación. Académico de Número de la Academia de Cultura Valenciana, v para cuya toma de posesión está trabajando ahora en su discurso de ingreso nuestro cronisui, e) 29 de diciembre último, y también por rigurosa votación, reñida a más no poder. Adrián Espi Valdés ha sido disignado ((Peladilla d'Or» del periódico CIUDAD, en cuyas páginas colabora desde 1957, en merecimiento por su labor «alcoyanista» demostrada y evidenciada en todo su trabajo intelectual y sus esfuerzos personales por la investigación y la cultura alcoyanas.

Sabido es que el Casal de Sant Jordi y sus dependencias museisticas es meta obligada de cuantos visitantes se acercan a Alcoy. En el registro de visitantes ilustres de esta última anualidad es preciso que citemos, entre otras, la presencia del escritor alcoyano Juan Gfl-Albert, de don Vicente Monsonis, presidente en funciones del Consell del País Valencia, acompañado por e! diputado Joaquín Galant y el director general de Economía de dicho ente p rea uto nú mico, Juan Antonio Bordils. el 7 de agosto de 1380 El 3 de septiembre estuvo en el Casal Manuel Bello Collado, delegado provincial del ministerio de Cultura. José María Sanz Mellado, gobernador civil de la provincia en aquellas fechas. Asimismo, v con motivo del homenaje que Alcoy rindió al «Vizcaya 21», el día 20 de diciembre estuvo en nuestra institución en detenida visita el Excmo Sr. Capitán General de la III Región Militar, señor MMáns del Bosch. con el séquito que le' acompañaba, en el que se encontraba el coronel Montesinos del propio «Vizcaya 21»-


LIBROS DE CONTENIDO ALCOVANO

GINER ESTRUCH Los dos últimos directores del «Himno». Sabido es que al anochecer del 21 de abril, en la Pl. de España intervienen todas las corporaciones musicales, interpretando el «Himno de la Festa», del maestro Barrachina. En 1979 dirijió D. Rafael Giner Estruch, y en 1980, D. Enrique Castro Gamarra, conocidos músicos y compositores. TORNEO SAN JORGE DE AJEDREZ, DE PARTIDAS RÁPIDAS

Realmente cada año deberíamos de dedicar más de dos páginas — y no un mero comentario, una noticia — a la labor editorial alcoyana. A esos libros escritos por alcoyanos y cuyo contenido es netamente nuestro, traten o no de una manera directa, de la fiesta de San Jorge. En este s e n t i d o m e n c i o n a m o s : «Epistolario Manuel Martí, deán de Alicante, y Felipe Bolrfón», del colaborador de nuestra Revista F. Jorge Pérez Dura, editado por el IEA de Aticante. En marzo del 80 presentó su libro «Susurro y Pity» Marisa. Botella, que e! presente año colabora, por primera vez, en las páginas de esta publicación. Con una espectacular presentación y una respuesta masiva por parte deí público se presentó en octubre «Canconeret alcoyá», del musicólogo alcoyano Ernesto Valor Calatayud, cuyos trabajos sobre la historia musical alcoyana son de capital importancia, siendo la edición de la obra Cultural de la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia. «Mes dur que I'Alcoyano, o un penalti ben ficat», saínete de Armando Santacreu Sirvent ve también la luz en 1980, En !a revista valenciana «L'Espill» número 5 de la primavera anterior se publica un trabajo de Adrián Miró sobre la figura del ilustre compositor alcoyano Amando Blanquer Ponsoda. Juan Gil Albert es el autor de «Gabriel Miró: Remenbranza», de ediciones La Torre Nuestro Mundo, de Madrid. Antonio Calero da a la tuz «Ceníes de Nadal», volumen en el que inaugura la coiección «La Lluerna». «Arqueología Industrial de Alcoy», de Rafael Aracil, Manuel Cerda y M. García Bonafé, aparece apenas transcurridas las fiestas del 80. Y, en los primeros días de este nuevo 1961 se presenta en Alicante, por Adrián Espí, y en Alcoy por Rafael Terol, la importantísima monografía de Rafael Coloma Paya «Episodios alcoyanos de la Guerra de España 1936-1939», sin lugar a dudas el «Best sellers» de los libros afcoyanos de estos últimos momentos, obra patrocinada por la Casa de Alcoy en Alicante.

I CERTAMEN INTERNACIONAL DE GUITARRA

Primer Certamen Internacional tarra dad de Alcoy 18, 19 y 20 abril 1980

Las Bodas de Oro del Club Ajedrez de Alcoy nos han proporcionado, y gracias al interés de sus directivos, un campeonato de partidas rápidas con el titulo de Torneo San Jorge, que tuvo una excepcional acogida y un inusitado interés deportivo e intelectual a la vez. características propias de tan antigua como prestigiosa actividad. LA UNION NACIONAL DE ENTIDADES FESTERAS

La UNDEF, esto es: La Unión Nacional de Entidades Fes te ras {se entiende de Moros y Cristianos! tuvo la sede presidencial en el último semestre dfcl 80 en Bocairente y en los primeros seis meses del año en curso en Cocentaina. Desde el abril último ha dado a la luz, bajo la dirección de Salvador Dornénech Lloréns. su Boletín de junio, septiembre y dos en diciembre, tratando estos números, de manera casi monográfica, todo lo relacionado con Ja celebración del I Centenario de la Música Festera Alcoyana, aprovechando como base iconográfica multitud de fotografías y dibujas procedentes de esta Revista nuestra. Destacamos del Boletín de junio el trabajo del directivo alcoyano Francisco Aznar Sánchez «Una Fiesta en su zenit». Del mismo autor y en el Boletín ordinario de diciembre: ( í X f M conmemoración del Mig Any». En el número extraordinario de 31 del propio mes navideño se publica, extraído de la Revista alcoyana, el trabajo de Ernesto Valor Calatayud, «Memorial de la marcha mora». Cabe añadir, finalmente, que estos boletines que son el portavoz de la entidad supralocal se editen con el patrocinio de la Caja de Ahorros Provincial.

En los días inmediatos a nuestros Moros y Cristianos. Alcoy fue seda del I Certamen Internacional de interpretación de Guitarra. Ni que decir tiene que alma de tan importante acontecimiento musical fue nuestro José Luis González, maestro consumado de este instrumento que Andrés Segovia y otros grandes interpretes han llevado a la categoría más alta. El Ayuntamiento alcoyano y otras destacadas entidades apoyaron y patrocinaron esta manifestación cultural, y la Asociación de San Jorge potencio el premio al mejor intérprete que cursara estudios en Alcoy. El éxito fue rotundo y con eco universal.

AHORA, Y SIEMPRE, PUNTILLES

Un año más, en pleno otoño, los Moros y Cristianos alcoyanos con su Sant Jordiet, capitanes y alféreces, y prácticamente todas las fuaes, estuvieron en el lazareto fontilfense, sembrando alegría, música, color, confraternidad con los amigos allí acogidos. De nuevo, pues, y son casi treinta años consecutivos, aicoyanos, enfermos y visitantes vivieron una jornada rica en matices humanos y pletórica de lazos de amistad indestructible. La imagen ecuestre de San Jorge presidió la función religiosa siendo llevada en andas por los festers que se discuten el honor de hacerlo. Alcoy, todo Alcoy, estuvo física y espiritualmente en el Sanatorio San Francisco de Borja.


RAFAEL SANUS ABAD, CANÓNIGO DE LA SANTA IGLESIA CATEDRAL DE VALENCIA

Rafael Sanus -el apellido habla de por sí solo— es de la casa. Alcoyano por los cuatro costados y festet, vive con nosotros todas las efemérides netamente entrañables. Por eso la alegría nuestra al traerle a esta gaceta de noticias y anunciar su nombramiento — y posterior toma de posesión— de Canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Valencia, siendo como es, además, y desde hace dos años. Vicario General de la Archidiócesis Valentina. ¡Enhorabuena!

NUEVO SARGENTO MAYOR. ADIÓS AL «PANSIT» Al cabo de quince años de desempeñar el importante papel de Sargento Mayor del bando cristiano, en la Asamblea General Ordinaria de mayo del 80 Francisco Moltó Abad, conocido cariñosamente por «El pansit». dimitió de su cargo —tan brillantemente desempeñado— con una cariñosa y sentida carta, leída que fue en el desarrollo de dicha sesión, siendo aplaudido largamente por todos los asistentes. De resultas de ello, en el mes de octubre la Asociación de San Jorge convocó el oportuno concurso para cubrir la vacante, introduciéndose la novedad que el cargo, a partir de ahora, tendrá una duración máxima de cuatro años. El concurso se celebró en la semiporticada Plaza Mayor, escenario adecuadísimo para las pruebas, resultando vencedor de las mismas, el joven, pero veterano «fester» de la fila Aragoneses, Miguel Sempere Payé, de quien estará todo Alcoy pendiente en la «arranca» del día de Gloria. Nuestra gratitud al sargento saliente y felicidades y éxito para quien, desde ahora y hasta los Moros y Cristianos de 1984, será figura principalísima de la Fiesta.

182

Son muchas las que cada año se efectúan a nuestra sede, paro por su carácter específico destacamos dos, realizadas a lo largo del año ochenta: Una, la do los congresistas y acompañantes que estuvieron en Alcoy desarrollando las ponencias y comunicaciones en el Congreso de Lucha Antialcohólica. La otra la realizada por todos cuantos intervinieron en el S'ymposium Internacional sobre Moriscos, potenciado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alicante, quienes salieron sumamente complacidos de nuestras instalaciones m uséis ticas, archivo y biblioteca, muy apropiada para los estudios sobre la Fiesta de Moros y Cristianos, su expansión y desarrollo.

MURAL DE GASTÓN CASTELLO EN LA CASA DE ALCOY EN ALICANTE

BENDICIÓN DE UNA IMAGEN DE SAN JORGE EN EL TEMPLO DE MARÍA AUXILIADORA

En el transcurso del «Mig Any» último, el viernes 24 be octubre, fue entronizada en el altar debidamente construido para ella, una imagen de San Jorge infante portador de la bandera cristiana y de la palma martirial. La bendición la efectuó el Primer Tro Honorario de la fila Alcodianos, reverendo don Sebastián Arnau, siendo padrinos del acto don Francisco José Agudo Valdés —capitán cristiano 1980— y señora, interviniendo en los parlamentos el presidente de la Asociación de San Jorge Enrique Luis Sanus Abad.

VISITAS COLECTIVAS AL CASAL

EN EL HOTEL RECONQUISTA SE INAUGURA EL SALÓN «SAN JORGE» El 23 de mayo, con asistencia de directivos de la Asociación de San Jorge, autoridades y primers trons, queda inaugurado el nuevo salón del Hotel Reconquista que es bautizado con el nombre de San Jorge, siendo colocada en lugar preferente de dicha estancia una preciosa aguada de nuestro asesor artístico Rafael Guarinos, desarrollándose a continuación un típico aperitivo y «ensayo» de fila.

Una iniciativa más de la Casa de Alcoy en Alicante que preside nuestro paisano Juan Antolí, ha sido encargar al pintor y mosaísta Gastón Castelló Bravo, discípulo que fue de Fernando Cabrera Cantó, un mural de tesela romana, que sea una alegoría a Alcoy. Y así aparecen en esta magnífica obra de arte las industrias básicas alcoyanas: papel, metalurgia y textil; el paisaje alcoyano con el barranc del Cinc, Sant Jordiet sobre su caballo de tiovivo y dos cristianos — f i l a V a s c o s y Alcodianos— y un moro ante la silueta del castillo festero. La obra se inauguró oficialmente, el jueves 12 de febrero último, con unas palabras del autor de la obra, del presidente de la Casa Alcoyana y del cronista de la Asociación de San Jorge, Adrián Espí.


COLABORADORES

En otro lugar de esta publicación, y junto a unas fotografías que ya son históricas: las portadas de la Revista de 1940, 1941, 1945 y 1950, así como de los colaboradores más antiguos y constantes, hacemos un resumen de los alcoyanos, testeros en el espíritu y en su quehacer permanente, que en la década 1940-1950 trabajaron por el popular Programa de Pestes. Es, en síntesis, un pequeño reconocimiento de gratitud y de amistad. El año próximo, y los siguientes, nos ocuparemos de las décadas 50-60, 60-70 y 70-80, con lo cual el cuadro de dibujantes, fotógrafos, redactores, escritores, poetas, maquetistas, quedará completo, salvo algún olvido que siempre será involuntario. Como en ediciones pasadas traemos aquí, en estas páginas finales, la nómina de los amigos que hacen

posible el milagro de la Revista. Escritores principalmente, pero no podemos silenciar a «Gráficas Aitana, S. A.», a la empresa «Grafiart», a los correctores, a los dibujantes y a todos cuantos, de una manera u oirá, incluso desde la crítica constructiva y ia glosa con ribetes peyorativos, se ocupan de nuestra labor; son ellos mismos labor importante en la publicación de la esperada «Revista», incluidas, por supuesto, las firmas comerciales que tanto nos alientan y tanto significan para la realización de nuestro cometido. El lector comprobará que faltan fotografías y nombres. Poco a poco irán incorporándose todos a esta página gráfica que consideramos, de unos años a esta parte, necesaria y, además, de absoluta justicia. Gracias a todos. LA COMISIÓN DE REVISTA Y PROPAGANDA

183


QUIENES LA HACEN POSIBLE

Adrián Espi Valtíós

Rafaei Guarinos Blanes

Antonio Candela Carbonell

Ismael Peidro Pastor

José Cuenca Mora

Adrián Miró García

Gregorio Hernández "Goyo"

Ernesto Valor Calatayud

Joan Valls Jordá

José Crespo Colomer

Rogelio Sanchls Llorens

Armando Santacreu Sirvent

Camilo Sito Linares

Ricard Bañó Arminana

Julio Berenguer Sareeló

Antonio Revert Cortés

Jordl Valor I Serrs

Francisco J. Pérez Dura

José Antonio Martínez Bara

J°sé L. Bernabeu Rico

184


PORTADA: Diapositiva de Manuel Cabello Sánchez. Salvador Doménech Llorens

p.O(Tlán ae la Calle y de la Calle

EDITA: Asociación de San Jorge. PROYECTO: Comisión de Revista y Propaganda de la Asociación; bajo la dirección de Adrián Espí Valdés y Rafael Guarinos Blanes. REPRODUCCIONES: Estudios Grafiart, S. A. IMPRIME: ARTES GRÁFICAS AITANA, S. A. Sobre papel de TORRAS HOSTENCH, S. A. FOTOCOMPOSICION: "NOVA". TeL 3347028 VALENCIA DEPOSITO LEGAL: A-71-1981.

Moisés Hidalgo Bragado

José Paya Pascual

185


I GUIÓN DE > CULTOS Y rm TRADICIONAL I FIESTA DE ¡MOROS Y | CRISTI ANOS ,EN HONOR A SAN JORGE, PATRÓN DE ALCOY, ORGANIZADOS POR SU

'ASOCIACIÓN,

BAJO LOS AUSPICIOS DEL * EXCELENTÍSIMO 3 AYUNTAMIENTO 187


ABRIL

PASCUA DE RESURRECCIÓN DOMINGO 19 A las 10 horas, LA GLORIA. En el día de Pascua de Resurrección. PREGÓN de la magnificencia de la Fiesta. Corno rico muestrario y precedido de los Heraldos de la Ciudad, desfilarán un fcster de rada fila al son uV ritmos alcoyanos. Al finalizar el desfile, sobre las 13 horas, TRACA en la Piaza de España. Al anochecer, «la cmraeta del berrnar».

LUNES 20 A las 10'15 de la mañana, ejercicio en honor a San Jorge en su Iglesia titular, seguido de Sania Misa. Este ejercicio se continuará celebrando hasta el día 23. A las 20 horas, TRASLADO PROCESIONAL de la imagen de San Jorge, desde su Templo a ¡a Parroquia de Santa María, celebrándose a continuación el Triduo que finalizará el miércoles 22, con bs siguientes cultos: rosari«. meditación, letanías a San Jorge, gozos por la Capilla Música Nueva, bendición con 5.D.M.. Santa Misa con homilía c himno al Sanio.

JUEVES 23 A ¡as 8'30 horas, Eucaristía en la Parroquia de Santa María, en cuyo acto podrán tomar la Primera Comunión los Glorieros Infantiles. A las 1 I'30 horas. GLORIA INFANTIL, desde el Partidor. Al finalizar, sobre las I3'30 horas, iraca en la Plaza de España. A las 19'30 horas, Fiesta del Pasodoble, desfije de las Corporaciones Musicales, finalizando con la interpretación del Himno de la Fiesta en la Plaza de España. A las 5!0'30 horas, traca en la Plaza de España. A continuación Nk de Tolla y desfile de fuaes.

188


TRILOGÍA FESTERA (24, 25 y 26 abril) Con la Fiesta de Moros y Cristianos conmemora anualmente Alcoy una gesta de la Reconquista y la especial protección de San Jorge en 1276. VIERNES 24

DÍA DE LAS ENTRADAS A las 5'15 horas. Misa rezada para festers, en Santa María. A las 6 horas. PRIMERA DIANA Tras el toque de Alba y rezo del Ave María, será izada la enseña de la cruz en la torre del simbólico Castillo, y seguidamente se iniciará el desfile matutino, brillante y alegre de las filaes de ambos bandos, al son de pasodobles di añeros. A las 10'45 horas.

oto: Antotiio Navarro Benito

ENTRADA DE CRISTIANOS Magnífico desfile de campeones de la Cruz, estampa de romancero de la época de Jaime I. simbolizando la con centración de fuerzas cristianas en defensa de la entonces Villa de Alcoy. A las 16"30 horas. ENTRADA DE MOROS Exótico despliegue de las huestes de la Media Luna, soñadora fantasía de exotismo oriental, digna de la fastuosidad del Califato, evocando las formaciones morunas del caudillo Al-Azraq que asediaron la Villa,

189


SÁBADO 25

DÍA DE SAN JORGE

Foto: Crespo

A las 8'30 horas, Misa de comunión con plática para los Asociados, en el Templo del Santo Patrón. A las 8'30 horas, SEGUNDA DIANA. Tiene características similares a la del día anterior, pero es un acto especialmente dedicado a la niñez. A las 11 horas, TRASLADO PROCESIONAL de la Reliquia de San Jorge desde su Templo a la Iglesia de Santa María, que concentrará a los Personajes Festeros, representaciones gremiales, Asociación de San Jorge y Rvdo. Clero, presididos por las Autoridades. A continuación solemne MISA MAYOR CANTADA, con homilía. La Capilla Música Nueva interpretará la II Misa Pontifical de Perosi y el «Walf, Walí» del maestro José Espí Ulrich. Finalizada la Misa, Himno a San Jorge de E. Juan Merín. Finalizando ésta, sobre las 13 horas, mascletá en la Plaza de España. A las 18'30 horas PROCESIÓN GENERAL. Devolución de la Reliquia e Imagen ecuestre del Santo desde Santa María a su templo, con e! siguiente orden: Heraldos de la Ciudad, clarines, fieles y «festers» con cera, niños, fílaes con armas, filaes de cargo, representaciones gremiales y guiones. Asamblea de la Asociación de San Jorge, Rvdos. Cleros y Autoridades. A las 21 horas, finalizada ia procesión, ante el Templo de San Jorge, apoteósico recibimiento con bengalas y fuegos de artificio, dándose a besar a continuación la Reliquia del Santo. A las 23 horas, Retreta Festera. Y al finalizar Castillo de Fuegos Artificiales.


Foto: Enrique Domínguez

DOMINGO 26

DÍA DEL ALARDO A las 7 T 15 horas, CONTRABANDO, A las 8 horas, GUERRILLAS. Despliegue aislado de filaes en escaramuzas de arcabucería por diversas calles de la ciudad.

A las 10 horas ESTAFETA Y EMBAJADA DEL MORO Después de cesar el fuego de las guerrillas, toman posesión simbólica de ía fortaleza, el Capitán y Alférez Cristianos con sus filaes, y seguidamente tiene lugar la ESTAFETA, acto en el que un jinete moro en veloz carrera, lleva un mensaje de intimidación al baluarte. A continuación, concedido parlamento, EMBAJADA DEL MORO, pretendiendo rendir la fortaleza. Terminada la embajada, ALARDO O BATALLA DE ARCABUCERÍA que acaba con la victoria, asalto y toma del Castillo por el bando moro.

A las 16'30 horas, ESTAFETA Y EMBAJADA DEL

CRISTIANO.

Actos análogos a los de la mañana, en que el cristiano pretende recuperar sus lares, seguida de otra BATALLA, que termina con la victoria cristiana y la reconquista de la fortaleza, sobre cuya torre campea de nuevo el emblema de la Cruz. A las 20 horas, terminada la lucha, los Capitanes y Alféreces de ambos bandos y sus filaes, con la Asamblea General de la Asociación, acompañando la Imagen Infante de San Jorge, se dirigirán desde Santa María al Templo del Santo para orar en acción de gracias. A las 21'30 horas, APARICIÓN DE SAN JORGE sabré las almenas del Castillo, entre volteo de campanas, acordes del Himno Nacional, nubes de color y reflejos de luz.

Con este breve y emotivo acto, Alcoy recuerda su gratitud a San Jorge y cierra la TRILOGÍA FESTERA, 191


FILAES DE CARGO

1981

MOZÁRABES Surge en 1924.

"Mig"

ANDALUCES Existe como "Contrabandistas"

en 1833.

ARAGONESES

Alférez

Fundada en 1961, En el siglo XIX existía como "Antigua Aragonesa1:

Capitán

CRUZADOS Sant Jordiet

ABENCERRAJES

192

Fundada en 1902.

MARRAKESCH Se crea la Illa en 1901.

Capitán

Alférez

CHANO Denominada "3.a de lana" "MÍO"

REVISTA FESTES ASJ - 1981  

REVISTA FESTES ASJ - 1981

Advertisement