Issuu on Google+


PROGRAMA OFICIAL | DE LAS FIESTAS ?

DE SAN JORGE MÁRTIR

Portado Arjona Editorial. Imagen de San Jorge Mártir (encarte) Recuperación F. Moltó Cuartilla F. Boronat Las Autoridades, ante las Fiestas. La Parroquia de Santa María. Alcoyanío J. Cuenco A m i Patria chico . . . . . . C. Cabrera El Patronato de la Juventud Obrera Un antiguo alumno Actividades del Centro Parroquial de Son Roque y San Sebastián R. Albor* Bodas de Plato C. Mataix P o r l a nueva Reconquista . . . . A. CarboneH Las Escuelas del Ave-María. Un año mas . R. Valls J. Moya Deseo y súplica La Política Social del Nacional-Sindicalismo. A. Vicéns Fragmento de Historia de Alcoy . F. Ponsell Exposición de Industrias Alcoyanas 1940, Realismo de nuestras Fiestas. A. Giner La voz de nuestros patricios. O. Candela División Azul. . . . El C. D. Alcoyano en la temporada 1942-43. A. Soler La Real Parroquia de San Mauro y San Francisco. Quien siembra, recoge . . . .' . E. Abad, Pbro. J. Arnauda, Pbro. Ño de solo pan vive el hombre , A. Candela A San Jorge . R. Vitoria Suspiros Fantástica Retreta S. Doménech C- Berenguer Optimismo Francisco La porta Valor. A. Colomina Misión y servicio de la Patria i Carteles de Fiestas. A. Gisbert La última hazaña de San Jorge . Casimiro, Siervo d e Dios . . . . A. Miró Alcaldía de Alcoy. Programa.


Año tras año, esperamos con anhelo la llegada de estos días primaverales, en los cuales celebramos el recuerdo de aquella' fecha memorable para la historia de nuestro pueblo, al mismo tiempo que rendimos homenaje a aquellos heroicos paladines de la, Fe de Cristo, que libraron a nuestra ciudad del yugo sarraceno. Dentro de breves días darán comienzo nuestros Festejos y la labor callada de nuestra Asociación dará los frutos que esperamos, unida al entusiasmo y a la fe hacia nuestro glorioso Patrón San J o r g e . Es nuestra misión, reflejar en estas líneas la decisión de que estas fiestas tradicionales, .tan deseadas por todos los alcoyanos de corazón, surjan cada año mas fortalecidas, no por su vistosidad en el aspecto exterior, sino en su sabor más íntimo, el que lleguen al alma de todos los alcoyanos y sientan en lo mas hondo de sus corazones esa religiosidad y cariño a su Patrón, que tendió sus brazos protectores a nuestro pueblo y ha convertido en magnífica ciudad, vivero de hombres ijustres y emporio de arte e industria, aquel pequeño caserío que nuestros a n t e p a s a d o s d e fr e n di i• e r o n c o n t r a li o s i• n fr i• e l e s .

i

Y al mismo tiempo dedicamos también a los hijos de Alcoy, que por voluntad imperiosa de su glorioso destino se encuentran alejados de su tierra nativa, y aquellos mártires y héroes que Dios eligió para elevarlos hasta su presencia, no pudiendo compartir con nosotros estos días, el mas sincero y cariñoso recuerdo. ' e la: i-fíociatión de San


coy


ecufiet&cíón r-

• •

i

i

r

En el plan de recuperación en que todos nos hallamos desdehace cuatro años, se han recobrado muchos bienes, muchos valores, mucha tranquilidad, bastante bienestar, no todo porque lo turba el conflicto mundial; pero no vemos que se haya recuperado lo de más monta, de mayor importancia: la fe de nuestros mayores, esa fe que celebramos estos días con nuestros tradicionales festejos, aquella fe que les hizo levantar seguidamente un templo en honor de nuestro Patrono, en conmemoración de su visible patrocinio; pues al cabo de esos cuatro años, vemos que ahora se inicia la reconstrucción de nuestros Templos parroquiales, y con tal lentitud, que tememos no verlos terminados tos que nos encontramos en el ocaso de la vida. Si e! año próximo viéramos que nuestros temores eran infundados, diríamos que Alcoy ha recuperado también s'u fe, Tt&ndico Molió > Abril de 1943.

Con la resonancia en las sienes de cien diversas marchas y pasodobles que porfían en confuso tropel, por sucederse y perdurar en la imaginación; respirando el denso olor a pólvora del saturado aire, aturdido por mil arcabuzazos, acude el alcoyano, al anochecer del día del alardo, al pie del castillo, viendo aumentada, si cabe, la algarabía de la ¡ornada, con el retrasado disparo de algún indomable guerrillero, Cuyo fogonazo rasga la penumbra del crepúsculo, como un preludio de la Aparición. Para presenciarla, Alcoy se vuelca materialmente a la calle, invadiendo balcones y azoteas, y en la Plaza rebulle y hierve una muchedumbre inmensa, con algarazo de mocerío, sin que falte el abuelo con su nieto a horcajadas, para que desde la improvisada atalaya, sin estorbo, y antes que nadie, sin pérdida de menudencia ni detalle alguno, se extasíe con la maravilla de la Aparición. De repente, como si obedeciese a una misteriosa llamada, la ingente muchedumbre enmudece, produciéndose impresionante silencio como preparación y homenaje al ansiado espectáculo de la Aparición. Y cuando en las almenas dei castillo, entre luces de victoria, amanece San Jorge bregando con los enemigos de su fe y, los acordes de la marcha real atronan el espacio, el nieto queda como sugestionado por la celestial aparición; y el abuelo, rememorando fechas de lejanía dichosa, tiembla de emoción y de añoranza. Y como el abuelo y el nieto, miles de almas bañan sus mejillas con lágrimas y se sumerjen en la paz y emoción de la fe ingenua, como Ja sintieron en las lejanías de la niñez al aparecer nuestro invicto Patrón San Jorge Mártir...

Abril de 1943.


'j J tid.ad,e¿

Excmo] Sr, Gobernador Civil de la Provincia de Alicante, Procurador en Cortes, Consejero Nacional y Jefe Provincial del Movimiento.

El limo. Sr. D. Guillermo Prieto Modassu, Comandante Mtlilar de Alcoy y Presidente Honorario ai la Asociación de San Jorge Mártir.

Aprovecho la oportunidad de la publicación del Programa de los tradicionales Fiestas de Moros y Cristianos para saludar, con todo cariño, a este laborioso Pueblo con quien estoy ton compenetrado.

D. Luis Villa Moya, Delegado Provincial déla Vicesecretario de Educación Popular.

<X

...mas fácil es tener fe en lo que se ama que amar lo que se cree... Un pueblo con fe es invencible. Esta virtud hace a los hombres capaces de sobreponerse a las mayo* res adversidades y salir victoriosos de las mas difíciles empresas. Es ésta la gran lección que anualmente recita Alcoy al reconstituir la hazaña de sus antepasados; ejemplo seguido en el curso de su historia. Hoy mas que nunca, por amor a España/ se hace necesaria la fe: fe inquebrantable en nuestro Movimiento y su Caudillo, porque con ella nos será dado el milagro de vencer a los modernos «Alazrroch» que tras la hipocresía, burdo disfraz de pasiones y miserias, acechan el momento de destruir lo que a casta de tanto sacrificio y heroísmo se pudo reconquistar. .

D. Luis D [ai M ufl oí. Juez de I.* Instancia e Instrucción

¿Mi opinión sobre las fiestas de Alcoy? Son algo insospechado e inolvidable: la página mas vistosa, tal vez, en esa sinfonía impar de música y color, que es Levante. Y como marco, el plantel de mujeres alcoyanas, que pondrían en grave aprieto al más exigente, si hubiera de elegir la mas bonita de entre ellas, Ante la certeza de lo expuesto, nada de particular tiene que, de todo corazón, me sienta «fester».


El Alcalde - Presidente del Exento. Ayuntamiento de Alcoy, D. Romualdo Aracíl Casasempere. El Jefe Local de F. E. T. y de las J. O. N. S., camarade José Sanz Llopis.

El Presidente de la Asociación de San Jorge Mártir, Don R. Coderch Boronat: Que o se termina con el individualismo en las comparsas y nos sujetamos todos a cumplir el reglamento de las mismas y las notas que para fiestas publica la Junta, o veremos da día en día desaparecer el espíendor de las mismas. Manera de que esto no suceda: tener más fe en S. Jorge y pedirle fervorosa mente nos una en fraternal abrazo, para con ello, revivir nuestros Tradicionales Festejos cual antaño, para poder gritar muy fuerte: así eran y así lerán para orgullo da nuestro querido Alcoy,

El Alcalde de Fiestas Don José Gisbert Domínguez: Son nuestras fiestas el anual tributo de gratitud que Alcoy rinde a su celestial protector y el reflejo cíe aquella fe que, vinculada en nuestros antepasados, se transmite de generación a generación, perdurando a través de todas las contingencias. |Bellas y-queridas fiestas! En vano los convencionalismos y evoluciones tratan de desterraros o de torcer aquella prístina finalidad. De cada prueba, renacéis con más brío y esplendor.


P A R R O Q U I A DE LO QUE FUE Un verdadero monumento de Religión y de Arte debido al notable t arquitecto Manuel Blasco, fue la Parroquia puesta bajo la invocación de la Natividad de Nuestra Señora. El día 27 de Mayo de 1725, fue colocada la primera piedra con asistencia de las Autoridades, Clero, Comunidades religiosas, Gremios y gran concurso del pueblo. Desde el ano 1734 en que empezaron los trabajos de construcción, se registraron algunos incidentes por los que tuvieron que suspenderse las obras, pero ya en el año 1767, se dio fin a la grandiosa fábrica y al decorado de la cúpula, en la que el artista alcoyano Juan Pérez, pintó al óleo las imágenes del Niño Jesús del Milagro, San Jorge, San Mauro, San Roque, San Gregorio de Ostia, San Sebastián, San Antonio Abad y San Cristóbal, protectores celestiales de Alcoy. En las pechinas pintó el mismo Pérez, las imágenes de los cuatro evagelistas..» El día 22 de Septiembre de 1768, se verificó la bendición solemne del templo, y al siguiente día se dijo la primera Misa rezada, quedando cerrada la Iglesia hasta el día 28 en que se verificó la inauguración de la misma con toda solemnidad. A fines del año 1803, quedó terminado el artístico templete del altar mayor con sus doce columnas de marmol, cuyas obras dirigió con acierto el arquitecto D. Juan Carboneü. El celebrado artista Joaquín Oliet pintó los lienzos murales y los frescos de la bóveda. A consecuencia del incendio ocurrido en 1880, en el altar de San Judas Tadeo, el templo parroquial quedo sufrió notables daños en el decorado. Entonces surgió la idea de restaurarlo con toda la magnificencia que merece la casa de Dios, por medio de


[He aquí tres perspectivas del proyecto de reconstrucción de nuestra Parroquia de Santo María)

SANTA

MARÍA

suscripción popular; pero los estragos de! cólera morbo asiático del año 1885 que se dejaron sentir en Alcoy, impidieron la pronta realización de esta idea. Sin embargo, en el año 1887, empezaron los trabajos pictóricos al óleo por el distinguido artista alcoyano D. Francisco Laporta Valor, quien a últimos de 1890 dejó la bella apoteosis de la Virgen María en la grandiosa cúpula. Poco después, los artistas D. Arturo Mélida, D. Francisco Laporta y D. Fernando Cabrera, enriquecieron el templo cotí hermosos frescos y cuadros pintados al óleo, quedando convertida la Parroquia de Santa María en un sagrado museo admirado de propios y extraños.

II PERIODO REVOLUCIONARIO El odio a la Religión y a todos los fundamentos del orden social se manifestó con furia al estallar el movimiento revolucionario. El día 15 de Octubre de 1936 se arrancó la veleta del campanario. El 9 de Noviembre del mismo año procedieron los revolucionarlos a quitar la campana grande. El día 27 de Mayo del 37, día de Corpus Christi, fue trasladada la campana del reloj a la Casa Consistorial. El día 17 de Agosto .procedióse a la demolición de la cúpula, fachada y torre, quedando la Parroquia completamente arrasada, como puede observarse en los fotograbados.

LA NUEVA PARROQUIA El sentimiento católico de Alcoy, herido en su alma por esta aberración sin nombre en el diccionario, no puede'tolerar que Alcoy se vea privado de un templo capaz para albergar a su extensa feligresía y han empezado con férvido entusiasmo los trabajos de reconstrucción, aportando donativos voluntarios por medio de jornales, metros cúbicos, suscripción y colectas para que los planos de la nueva Parroquia, debidos al arquitecto alcoyano D. Vicente Valls, y aprobados por el Excelentísimo Sr. Arzobispo y Junta Diocesana/ cristalicen en hermosa realidad.


(roto Estudio)

Engalanada estás, ciudad riente, que eí humo de tus fábricas delata esa riqueza en tu collar de plata que el río adorna en triunfal corriente. Escudo de tu vida y de frente sobre homenajes a tu Fiesta grata. Y un misterio de fe que se dilata prende en Alcoy su colorido ardiente, En !a paz del hogar, arcón señero guarda fúlgido el traje de festero" al son de tradiciones .veneradas. Y en aras de lujosa fantasía se desgrana arabesca pedrería con juego de arcabuces y de espadas. Mota.


-ff m¿

flaítla. ck tía. cmca.

(?iuA&d enc&nt&ilotG. gue el tío J&ryG/í iid.no., $ue otient&i tenia. ylotia. cual nétoe en camuña, y ciñeó en tu fiteníe el Simbólico i&utei, tul fiábtLCíii ion como meií^Luoí pa.na.lei y en tul fállete! íuens.n con ecoi ttiunfalei LOÓ goljsei del mattíllo JieL ¿tteizno faieL. Uí emul¿[i ¿ai pt&ej&l <£e aguetloi neiveg&nteó fiue Aeicubtiendó iíett&á ignotái y diit&nteí, hicieton fitte en ¿.ipaña, no ie puiiem el iol, jnueó aunque fá no ctu^&5 ¿nité^ÍAO. loi m&tei y ÍÓL& tui tiofíeoi ion yunyuei u tei&tei, con tu tt<z(fiíjo enl£Lncks.í el ¿mbito eip&ñol. L/eíceLntá en fui túteai, ciudeLA. ¿fe m¿4 timotes, empotio <¿e ní/álguíá:, jadín de zwelt¿ti filotei,. cuyol fit&.g&ntei péi&Lo$ de netido y cíe ajakat, tan lueyo $ue k&y petfiumen iu5 oeiloí fieitlvíílei, miitíttÁn loi ¿uzeói c&mínoA imaeti&lej iú, a La. voy efe rt&nco, ale nuevo nui efe iutc&t.. Camilo Cabrera (Falo Llorína)


•^M

FPHDACIÓH DEL PATRONATO £1 día 24 de Mayo del año 1884, fundaba el llorado Mosén Chusep, el Patronato de la Juventud Obrera, llevado de su ardor evangélico por la salvación de las almas de los jóvenes y niños akoyanos. La caridad sin limites y el celo sacerdotal que brotaban del corazón 6e Mosén Chusep, cristalizaron en esta obra magnífica del Patronato. Eifa ha arrancado del mal camino y del vicio a multitud de jóvenes, que se acogieron a su sombra y siguieron las enseñanzas de Mosén Chusep. Pero este santo sacerdote quiso coronar su obra grande y cristiana, con el mejor de los remares. Entregó su Patronato a los hijos de San Juan Bosco, el Apóstol de los niños, para que ellos, con lo savia salesiana siguieran dándole vida y pujanza. No en vano, tos amores más grandes de Mosén Chusep, fueron las tradiciones y fiestas de su Alcoy, su admiración hacia Don Bosco, con quien sostuvo correspondencia y su devoción a María Auxiliadora. LOS 3ALESIAM05 EH ALCOY Y son los Salesianos los que desde el año 1928 se encuenfran al frente del Patronato de la Juventud Obrera. Dos fueron los caminos seguidos por Don Bosco, y que ponen fielmente en práctica sus hijos para la formación de los niños: una piedad sólida y alegre, y una instrucción firme en los romos de la enseñanza que están de acuerdo con la clase de niños que acuden a las escuelas salesianas. Y al hacerse cargo los solesianos de este .Potronaib, han sabido infiltrar tan maravillosamente el espíritu de San Juan Bosco, en todos los aspectos de dicha obra, que los frutos podemos llamarlos esplendorosos y orgullo, a lo vez, del pueblo akoyano.

LA PRIMERA ENSEÑANZA En el aspecto meramente instructivo, señalaremos lo siguiente: funcionan diez clases diurnas, de primero enseñanza, con un total de quinientos niños. También funcionan varias clases nocturnas, que son ampliación de la primera enseñanza, y en la que se abarca la enseñanza da lo Contabilidad, Taquigrafía y preparación para ingreso en el Instituto de Enseñanza Media. El mejor elogio que puede hacerse del resultado de estas enseñanzas, es saber que gran número de niños, al terminar su aprendizaje escolar o la ampliación de éste, son colocados en despachos y oficinas de la localidad. Con ello los Salesianos han resuelto magníficamente uno de tos problemas más difíciles de postescolaridad, que se da en niños de inteligencia despierta, pero faltos de recursos para orientarse por el camino de los estudios secundarios. Bastantes de estos niños, que descuellan además por su piedad, pasan al Seminario para el estudio de la correrá sacerdotal, y algunos prefieren ingresar en la Congregación Salesiana.

LA FORMACIÓN RELIGIOSA En el aspecto religioso y de formación espiritual del niño, cuentan los Salesianos con medios de además reúnen la condición de ser un suave incentivo para la natural piedad de los niños y jóvenes. Son las Compañías de San Luís Gonzaga y del Santísimo Sacramento, las que mantienen vivo el de tantos niños, que forman en sus filas, y que cumplen sus prácticas religiosas con profundo fervor. Los que reúnen condiciones especiales forman parte de )a «SCHOLA CANTORUM» cultivando cualidades artísticas. Ellos, en las solemnes funciones religiosas y novenarios del Colegio, interpretan canciones.

gran eficacia, que espíritu de piedad de esta forma sus bellas partituras y


uventuct Óblela ESCUíLAS SAIES1ANA!

(Foto Llc-réns)

Para los jóvenes de más de 12 anos, funciona el Círculo Domingo Savio. Don Bosco supo descubrir en esfe joven, su admirable calidad de santo. Y él es hoy la bandera de tantos y tantos muchachos, como los Sálesenos educan en sus colegios y escuelas. Y ¡gsto es decirlo, los jóvenes no dudan en imponerse voluntarios sacrificios por alcanzar el ideal de vida de fon santo Patrono. Lo forman actualmente unos 300 animosos muchachos. LOS ANTIGUOS ALUMNOS DEL PATRONATO Los Antiguos Alumnos del Patronato, disponen de un magnífico local para esparcimiento en los días de fiesta. En él hay juegos variados, mesas de billar y un gran piano. Pero no es sólo distracción frivolo (o que se persigue con este Centro. Todos ios domingos, a las cuaíro de la tarde, se suspenden los juegos durante el rezo del santo rosr.río, y para oír una sucinta explicación del Evangelio del día, de la boca autorizada del Sr. Párroco o del Director de la Casa. Mensualmente todos los Antiguos Alumnos, que pertenecen a este Centro, en número de 400, hacen su comunión reglamentaria, y anualmente los Santos Ejercicios Espirituales. Y es de ver cómo hombres cargados de responsabilidad y preocupaciones familiares, se entregan en estos días a practicar aquellas enseñanzas piadosas, que recibieron cuando eran jóvenes. En el mismo Centro funciona una sección de Balompié «Atlético Salesianb» y otra de alpinistas, titulada «Los Tiburones», que, semanalmente, realizan excursi jnes. Son dos grupos de valientes muchachos, que soben cristianamente cultivar la salud del cuerpo. LA IGLESIA DE MARÍA AUXILIADORA Hermosa y capaz es esta iglesia de María Auxiliadora, Merced a la cooperación de las almas buenas, esta iglesia • ha sufrido en poco tiempo uno total transformación. El altar mayor, magnífico de por sí, muy pronto va a ser reformado y dotado de una mesa de mármol blanco, con una longitud de 3'15 metros, uia anchura de 1 metro, y un espesor de 019 metros, que irá sostenida por cinco esbeltas columnas de estilo bizantino. El comulgatorio, también del mismo estilo; es una magnífica obra de arte encargada a los talleres saíesianos de Sarria (Barcelona). Es de rnármcí y metal, y sobre él arden continuamente cuotro grandes lámparas de cristal y cobré, que son lo guardia permanente de nuestro Señor Sacramentado. A ombos lados del altar mayor, hay dos colosales vidrieras en colores, reproduciendo dos de los innumerables «sueños» de Don Bosco, que, a mi parecer, no eran más que v¡s<one$ con que le favoreció el Señor. En la vidriera de la izquierdo, se representa a una manada de tobos, que poco a poco se van transformando en inocentes corderos, merced a las sabias enseñanzas del Sonto Fundador de los Salesianos y a la ayuda de María Auxilfadora. En la otra vidriero se contempla a la nave de la Ig'esia, asaltada por sus mayores enemigos, que son la herejía, lo masonería, y el materialismo, pero triunfante sobre todos ellos, merced a los dos grandes baluartes de nuestra fe católica: la Eucaristía y la devoción a la Santísima Virgen.

FINAL No queremos terminar esta reseña, sin dedicar un emocionado recuerdo a aquellos Salesianos, bienhechores y antiguos alumnos de estas escuelas, que figuran en la lápida de los Caídos, colocada a la entrada de las mismas, que supieron demostrar que no en vano seguían los pasos que San Juan Bosco les marcaba desde el cielo. UN ANTIGUO ALUMNO SALESIANO


(Foto Llorína)

e Violeta que nace pudorosa para perfumar el ambiente, sin ostentosos coloridos de vana pretensión, sencilla como la obra del anónimo que surge a impulsos de lo noble y el aliento de lo eterno para dejar su huella de perpetuidad y encender una hoguera consagrada al amor de Dios; así flor recatada, cuidada por la mano de humilde jardinero que pone en su trabajo todo el esfuerzo de su cariño fiel entregado a la brega cotidiana para formar los corazones en el camino recto de la luz, va creciendo, sin boato ni alharaca, en uno de los más apartados barrios de la ciudad, este Centro Parroquial sin pretensiones, que acaba casi de nacer y oculta ya sus obras vigorosas con el ropaje de pobres edificios levantados por el cálido aliento del espíritu caritativo de Alcoy. Pone ante todo una nota de inefable ternura, la institución denominada «Nazaret» que, con aquel calor que trasciende de! Sagrado Hogar donde el Divino Infante «creciera en sabiduría y en edad y en gracia delante de Dios y de los hombres», son acogidos los pequenuelos, imágenes de Aquel como hijos de los pobres, cuyas madres precisan abandonarlos para allegarse el sustento que les dé fuerzas con que luchar por ellos en la vida. Desde los 2 hasta los 5 años, en esa edad en que ya pueden desprenderse de la madre, pero que han de sentir con más amargura la crudeza de un obligado desamparo, encuentran en aquel rinconcito alegre el dulce lenitivo de los brazos maternales de unas vírgenes del Señor que saben también de caricias, matizadas con el aroma inefable de sus santos votos y encendidas de aquel amor que, al nacer de sus alas, despegó de la tierra para buscar el Cielo. Confiadas las madres, dejan por la mañanq sus hijitos para irlos a buscar a la noche, seguras de que han de ser cuidados con !a delicadeza de aquellos corazones inflamados de cristianas virtudes. La comida abundante que les proporciona una cocina bien organizada, y la merienda que se les distribuye, forman parte de las atenciones de toda ciase que se les dispensa, pues no se olvida en la formación de los pequeñuelos el sustento de sus cuerpecitos, brindado con aquellos toques de ternura que les eleva, al poner una nota espiritual que les despierta su personalidad con las distinciones de un ambiente escogido. Y así, un comedor confortable, organizado en pequeñas tnesitas que fraguan el calor de la amistad y destacan las notas individuales de cada niño, sin confundirlos

en una masa amorfa de disciplina de número, pone el colorido de las esquisiteces de una pedagogía encaminada a dar el tono cálido de las emociones deí espíritu hasta en los más elementales actos de la vida ordinaria. También para el descanso se les brinda la comodidad de unas literas, en cuya instalación se puso ese sello maternal de todas las previsiones tomadas para el bienestar de los pequeños. Aparte funcionan, en labor callada, escuelas graduadas de niños y ninas bajo la dirección de aquel párroco paternal, cuyo trabajo secundan con cristiano celo apostólico, unos abnegados maestros entregados al cuidado de los primeros, y las santas mujeres, Hijas de la Caridad, que además de atender a la institución «Nazaret» están encargadas de las niñas. Una cantina escolar, en la que se les proporciona la comida a los niños de la escuela, nijos de viuda o pertenecientes a familias numerosas,— considerándose como tales las que cuentan con tres o más vastagos—, desempeña su misión de animar la matrícula y prestar una ayuda al necesitado con la insignificante pensión de 0'30 pesetas, fijada al solo efecto de dignificarles, evitando, con el pago, la opresión que producen las dádivas, cuando, al no poder corresponderse, ponen de manifiesto al que las recibe su impotencia de mendicante. Catcquesis para, la formación espiritual, atendidas con gran acierto por un grupo de señoritas que abandonan su comodidad por realizar esta meritoria labor cuya presidenta auna con ejemplar espíritu; cuadros artísticos que entretienen a pequeños y mayores en las tardes de los domingos y días festivos ayudándoles, con el atractivo de veladas instructivas y" amenas a santificar las fiestas; escuelas nocturnas para adultos, en las que se instruye a los obreros que por su trabajo no pueden acudirá otros centros de enseñanza a las horas normales de clase; deportes y recreos orientados en sanos propósitos de fortalecer, junto con el alma, el'cuerpo; todo ello completa el cuadro de actividades desarrolladas por el Centro Parroquial de San Roque y San Sebastián, que a pesar de los escasos elementos con que cuenta, multiplica sus esfuerzos, dirigidos por el impulso ferviente de su inteligente y virtuoso párroco que, con celo apostólico, cumple con exquisito tacto de buen sembrador.


SODAS DE PLATA Las fiestas de «Moros y Cristianos» impresionan nuestra vida de un colorido tan vanado como es nuestro sensibilidad. Quizás los que viven y perduran en esa patria chica, año tras año, al presenciar las; fiestas sienten renacer su recuerdo, se avivo el amor patrio y cada ano añaden mas emociones a este sentimiento, pareciéndoles, cada vez, que ya no cabe superación. Los que obligados par las circunstancias o deseosos de bafailar en la vida, salen de esa tierra bendita,., no la olvidan. Han pasado muchos años que ro han visto las fiestas de San Jorge, pero pronto se encuentro coyuntura en los negocios, un hueco en los traba¡os profesionales y veréis cuantos viajes proyectan las alcoyanos que residen fuera de Alcoy por el mes de Abril... Las fiestas asoman con (o primavera. Todos los que sienten ese amor patrio, el alcoyanismo legítimo, ven aproximarse las fiestas abrileñas y perciben la honda emoción de los grandes sentimientos, Alcoyono que me lees. Es posible que te ausentaste en tg niñez y no sepas de las fiestas de San Jorge mas que las líneas del colorido de los trajes en la imaginación y el recuerdo de tantas músicas y tiros cual si fuera el fin del mundo. Joven que dejaste tu patria, cuando te proponías labrarte un porvenir y ei arte o la ciencia te aíejó de nuestro Akoy, tu recuerdo be las fiestas es mas vivo, mas agitado, los paseos de moros y cristianos, el alordo, esos castillos de fuegos artificiales que llenaban materia/mente (a plaza, las evo uaanes de las caballerías, las vidas íntimas de cada comparsa. Hombre que has llegado a la madurez de la vida, no hay duda que recuerdas las fiestas como las viviste de niño, quizás vestido de festcr; también las recordarás no tan lejos, cuando las disfrutabas y las acari-

ciabas con las energías de la juventud, sí, pero con la fortaleza del hombre de fe que rememora un pasado glorioso, y ahora, dime íoda la verdad, las recuerdas con lágrimas, porque ves en ellos una exaltación de/ sentimiento religioso que es el que en todo tiempo nos na hecho grandes y prósperos ¡Recuerdos de nuestras gloriosas fiestas! ¡Qué gama de variedad presentan según la edad en que fueron grabadas en nuestra fanfasía! ¡Fiestas abrileñas! ¡Recuerdos magnos! ¡Sentimientos hondosl Nos era muy sensible a los alcoyanos que vivíamos en Madrid, ver aparecer el 23 de Abril y permanecer mudos y silenciosos. El año 1918 fundamos en Madrid la Asociación de Son Jorge Mártir, y desde entonces hemos venido celebrando nuestra Misa solemne y nuestro banquete en la noche del día 23. Este año precisamente se cumplen las Bodas de Plata de nuestra benemérita y patriótica Institución y parece que la Junta Directiva que preside nuestro Clavario D. Pedro Retes, está animada para celebrar grandes festejos. La Misa mayor cantada será con sermón a cargo de un orador alcoyano, habrá concierto, banquete, etc. Al celebrar este año las Bodas de Plata déla fundación de nuestra Asociación, queremos consignar aquí el recuerdo de tres beneméritos alcoyanos, hoy desaparecidos de nuestro lado, que fueron los fundadores de la Asociación de San Jorge Mártir, de Madrid, D, Cristóbal Botella, D. Emilio Calamina y D. Eduardo Abad, justo homenaje al trabajo constante y al entusiasmo que aportaron a nuestros festejos.

Madrid, 1." Abril de 1943.

POR lA NUEVA RECONQUISTA Si considerásemos a las fiestas de «Moros y Cristianos» solamente en su aspecto externo, visual, jocundo, tendríamos que reconocer que no pasaban de un espectáculo decorativo, una poético pantomima, sin otra finalidad que la de servir de expansión y honesto jolgorio a un pueblo curtido en los afanes del trabajo. Pero los actos magníficos que Alcoy dedica, cadu año, a su Patrono San Jorge, no constituyen únicamente un motivo de asueto, aunque.bien merecido ni siquiera una parada de gaya policromía. Son, ante todo, la renovación anual de un voto de gratitud perenne hecho por la fe de nuestros antepasados, en momentos en que peligraban seriamente su religión y su libertad. Todos conocéis el origen de estos incomparables festejos: una pesadilla, una plegaría, un combote una luz, un triunfo... Nuestra generación—que también ha sufrido horas de angustia—comprende con cloridad diáfana aquellos sentímient .'S e inquietudes de los alcoyanos de 1276. 'Pasó entonces el peligro providencialmente, AI-Azdrach sufrió uno tremenda derrota. Pero el invasor musulmán, aunque arrojado de nuestros muros, hollaba todavía el hispano solar. Aquella victoria alcoyana marcaba un [alón en la magna Reconquista. Mas aun habrían de transcurrir muchos lustros hasta que la Media Luna, por la férrea decisión y el genio invencible de los Reyes Católicos, fuera abatida para siempre... * * ¿Para siempre? Miremoi en derredor. Analicemos el panorama universal. Algo semejante puede ocurrir ahora... También España ha estado en peligro. Nuestras plegarias fueron también escuchadas. Y la paz, como por milagro,

nos brinda un oasis de reconstrucción y sosiego. Pero los adversarios na han dejado de existir. Adoptan un sistema engañoso. Se infiltran en nuestras costumbres. Acecharj los puntos débiles de nuestro espíritu. Siembran lo discordia. Fomentan la frivolidad y el escepticismo... Como aquel lejano triunfo de Alccy sobre Al-Azdrach, nuestra Cruzada no ha sido más que un episodio, una batalla gloriosa contra las fuerzas def Mal, un foque de oferta para el mundo... Aun no ha sonado la hora del triunfo definitivo. La contienda, ba¡o otras latitudes, sigue en pltno desarrollo. Sin embargo, para nosotros, alcoyanos y españoles, debe ser ésta una lucha incruenta por la reconquista espiritual de las olmas, sin la que serían vanas todas las ansias de grandeza. * * ¿Música de ensueño? ¿Vistosa indumentaria? ¿Atroncr de arcabuces? ¿Alegría sana y confortadora? SLBienhayan tas fiestas de «Moros y Cristianos* que son rocío para la frente sudorosa y crisol donde se funden en un inmenso abrazo de hermandad y de afecto todos los hi¡os de Alcoy. Mas no olvidemos nunca que este homenaje abrileño a San Jo'ge, debe unir al encanto de los suntuosos desfiles, del bullicio callejero, de las batallas'impresionantes, la reiteración de un juramento sagrado:, el de colaborar fervientemente al triunfo de la Cruz, para que jamás pueda repetirse el horrendo cataclismo que durante tres años mancilló la historia de nuestra Patrio.

Abril de 1943.


¿wuefos dd

En la parte baja de nuestra amada ciudad, teniendo par escabel los muros que aún restan de la antigua Torre de Fraga o Sintió, y bajo la guia y protección de la Madre de los Desamparados, se yerguen modestas, pero airosas,-las ESCUELAS DEL AVE-MARÍA, atrayendo y recibiendo con amorosos brazos a todo un mundo fabril e infantil, ávido de orientación cristiana y sediento de amor... La modestia y sencillez de estas Escuelas avemarianos cautiva el ánimo del visitante. Fundadas sobre los antiguos solares de la Ermita de Santa Bárbara, allí se alzaba et árbol a cuya sombra se reunían nuestros antepasados para deliberar sobre los asuntos que afectaban al régimen administrativo y social de la Villa. Ningún emplazamiento más acertado podían tener estas populares Escuelas. En ellas se respira el ambiente de lo añejo y tradicional, y parece como si ellas hubieran heredado aquella solera de religiosidad y de amor a Alcoy, que fue la característica de nuestros mayores. El fundador de este Centro, Don Rafael Monllor Casasempere, Presbítero, Mártir por Dios y por España, derrochó entre sus niños las dotes apostólicas de que estaba adornado y, con su sabia dirección fue guía experto de la juventud, rubricando con su sangre sus sublimes enseñanzas. La labor que en estas Escuelas se realiza es ingente, y portados concep'tps, admirable. Desde el Orfelinato de San Jorge, hermosísima institución que en ellas funciona y en la que diariamente son atendidos con maternal solicitud buen número de niños que allí reciben e! alimento del cuerpo y el del espíritu, pasando por las clases de Cultura General, diurnas y nocturnas, Catcquesis, etc., etc., hasta el


Teatro, el Cine y los Deportes, todo está orientado tan sabiamente y de tal forma, que los niños avejnarianos, con su mirada puesta en Dios y en ia Patria, sienten ei renacer de sus dimitas blancas, que se fortalecen y templan en este amoroso yunque forjador de sus corazones, Y es que lo expertísima y sabia mano que hoy dirige estas Escuelas, conocedora como pocas de tos complicados problemas educativos y apasionada por las almas infantiles, sabe que o nuestro juventud sólo se la puede salvar guirindola por ¡os derroteros de una bien entendida y completo educación cristiana y patriótica, Y a esta nobilísima terea se entrega, con todo entusiasmo y sin regatear esfuerzos. Mucho ha logrado ya; pero ¡a costa de cuántos sacrificios!... Como en la conocida Parábola, parte'de (a semilla cae en resecos pedregales y se pierde. Otra, en cambio, germina y crece pujante... Pero, a ser posible, no debe desperdiciarse un solo grano de esta siembra bienhechora, hecha a costa de tantos desvelos. Y a esto tienden hoy las Escuelas del Ave-María que, conocedoras de todos los obstáculos con que la educación de la juventud tropieza, sueñan con un futuro próximo en que, con la ayuda de Dios y de nuestra Señora, la Virgen de los Desamparados, puedan organizarse de acuerdo con las actuales necesidades de la infancia y de la juventud, paro retenerlas en su seno el mayor número de horas y, formando sus corazones, darles, q! mismo tiempo, lo instrucción que precisen para que honren a Dios y engrandezcan la Patria.

UN ANO MAS

Tras el ininterrumpido curso de los- tiempos UN AÑO MAS se decide ALCOY, a celebrar sus renombradas y tradicionales Fiestas de Moros y Cristianos.

UN AÑO MAS, de esfuerzos y sinsabores en el que se ponen a pruebo toda clase de iniciativas y actividades con el solo fin de festejar y glorificar a nuestro excelso Patrono San Jorge Mártir, por quien sentimos verdadera fe y a quien le estamos verdaderamente agradecidos por la singular protección que nos brinda en [os muchos y variados momentos de angustia y contrariedad. Durante los dios 22, 23 y 24 del mes de Abril de cada ano establecemos los alcoyanos un entreparéntests a nuestras cotidianas faenas con el que damos descanso a nuestras maquinarias, quedando completamente solitarios los caserones de las distintas industrias, dando con eílo lugar a que por las esbeltas y arrogantes chimeneas de las fábricas, símbolos del trabajo, deje de salir en estas fechas el chispeante y ennegrecido humo, Nuestras Fiestas son, como hemos dicho, de Moros y Cristianos, esto es, unos hombres que se visten de moro y otros da cristiano, con el exclusivo objeto de perpetuar la efemérides gloriosa, fa liberación de nuestro Pueblo por San Jorge, salvándonos de! dominio y ta esclavitud a que querían someternos las huestes mahometanas. Muy orgullosos nos sentimos los que hemos tenido ta dicha.de nacer en esta bendita ciudad del Serpis, del carácrer Típico, Patriótico y Religioso, de nuestras Fiestas; esta admirable trilogía es el sello característico que nos distingue y que nos honra, por.lo tanto la exhibimos con orgullo por ser er mejor legado'de nuestros mayores que procuraremos conservar mientras nos quede aliento de vida para honra de Alcoy y orgullo de España.

Alcoy, Abril de 1943.

DESEO Y SURUCA

Remanso de paz> entre carrjbios de vibrantes embajadas y disparos de roncos arcabuces. Simulacros épicos, de dos bandos que luchan ba¡o un mismo signo protector. Alternativas de cristianos que vencen y moros que se humillan, para terminar fundidos como hernianos en las penumbras de la simbólica aparición. Días en que se extinguen los rencores y desaparecen las humanas diferencias, para dar paso libre, y a caño suelto, a las sanas expansiones callejeras que cesan al ser reverenciados los actos cumbres de esta anua conmemoración... Esto son, en síntesis, nuestras fiestas seculares. Las evocamos este año ensalzando el espíritu fraternal que tas informa, en rudo contraste con io que en el mundo acontece, porque quisiéramos que aquella hermandad, como celestial bendición, siguiera imperando en nuestro pueblo< no solo en estas venturosas ¡ornadas, sino como, norma constante de su cotidiano vivir.,. Y porque quisiéramos tambiérii en ambicioso deseo, que aquella fraternidad y paz se extendieran a todos los ámbitos, en momentos en que el huracán de la destrucción barre toda la tierra, avivando nuevos odios y despertando furiosas ansias de conquista que fueron siempre prólogo de nuevos derrumbamientos. Si lo que admiramos en aquellos hermosos días es debido a una franca convivencia, y sí ésta fue siempre secuela de la tranquilidad, aquel fantástico deseo seria plenamente realizable si la ordenación que todos buscan, a fuerza ]oh sarcasmol del mutuo aniquilamiento, se basara en la convivencia nacida de un orden ¡usío y en la tranquilidad alcanzada con justas normas sociales. Rectos y cristianos principios que abolirían servidumbres reñidas con la reconciliación, y que permitirían la regulación de una paz general que a nuestro. Patrono rendidamente invocamos.

Moya. Cronista de la Ciudad Alcoy, Abril de 1943.


J^olítíca

elel I.I.I...II..L.IIL1IIIMII.II'

Al dilecto amigo y camarada Rafael Valls Cantó, inteligencia y voluntad al servicio de la causa sociat-sindical, justa y cristiana que eleve el nivel de vida de las clases obreras hasta donde corresponda. Con verdadero afecto.

«Nosotros no condenamos el marxismo ni el comunismo por cuanto encierran de aspiraciones en lo social, que no sólo compartimos; sino que superamos; sino por cuanto tienen de antinacional, de materialista y de falso».—Franco. Cuando en Julio del año 1936, España inició, brazo en alto, su Cruzada de Liberación, con categoría de Gesta Nacional, no fue sólo contra los poderes ocultos y antinacionales que adueñados de su Gobierno, la conducían por los derroteros del desorden y la corrupción que arraigados en lo más profundo de la sociedad y de la Patria, nos llevaban sín remisión hacia un rápido e inevitable desastre histórico. No fue tampoco, para dar satisfacción a un sector pudiente que con el triunfo del Movimiento Liberador, les devolviera la fortuna usurpada por los «otros» y con ella, el derecho a una vida desordenada en el goce y caprichosa y sin límites de ninguna clase en sus relaciones sociales. Un orden nuevo se imponía a rajatabla, porque las consignas de la Cruzada, tratan para hacerse realidad intangible, la fuerza imperativa, el mandato tajante de sus Precursores y de la invicta y alegre juventud española que en la lucha dejó jirones de sus carnes cuando no su propia vída. España, por su propia voluntad, quiso y pudo renovarse, confiándose total y absolutamente a la decisión del Caudillo y al contenido de un programa gubernamental inmejorable en todos sus aspectos, pero de una manera particular, en cuanto a! político-social me refiero. El Movimiento es taxativamente antimarxista, sin que esto signifique que es capitalista, y el Caudillo, portador y ejecutor de los Postulados Sociales de la Revolución Nacional-Sindicalista, con plena conciencia de su cometido de gobernante, no ha olvidado a los elementos de producción, dándoles una amplia Legislación Social con un admirable fondo de justicia cristiana. Aunque parezca paradógico y atrevido, pocas son las naciones que como la nuestra, disfrutan de las avanzadas mejoras sociales, actualmente vigentes en España. La C. N. T. y la U. G. T,, esas dos potentes Centrales Obreras, en sus tiempos de actuación y

dommiOj ni con la fuerza de la razón unas veces, ní con la razón de la fuerza muchas otras, lograron conseguir para la gran masa obrera, las conquistas que hoy poseen y disfrutan las clases productoras españolas. Antes, para alcanzar cualquier mejora de tipo económico o profesional, había necesidad de recurrir a la huelga que era a la larga, el hambre, la miseria y la desesperación en los hogares obreros, mientras que sin embargo hoy, el sentido de la justicia social y cuando no, la comprensión razonada en las cuestiones, se impone para unos y para otros a través de los Sindicatos en las Centrales Nacional-Sindicalistas. Sin las descabelladas y fatídicas luchas de antes, hoy, tenemos en vigor muchas conquistas de tipo social de las que citaré solamente las siguientes: subsidio de vejez; subsidio fam liar; pago del domingo; seguro de enfermedad; familias numerosas; préstamos a la nupcialidad; gratificaciones y pagas extraordinarias por Navidad y 18 de Julio; vacaciones retribuidas; reglamentaciones de trabajo con jornales aumentados y además, pluses por cargas familiares y carestía de vida; abono de tres días dé sueldo como mínimum, se trabajen o no; derecho a una vivienda sana y alegre a través de la Obra Sindical del Hogar; derecho a la cu'ltura, at descanso, a ¡a educación física a través de la Obra Sindical de «Educación y Descanso» y garantida seguridad en los deberes y derechos en los puestos de trabajo, a través de las Magistraturas. Claro e^tá que las actuales circunstancias de anormalidad en que nos desenvolvemos, hacen imposible el poder disfrutar las consecuencias felices de una vida basada en tan cristiana Legislación; pero éstas, son ajenas por completo a la voluntad det Caudillo y su Gobierno que bastante hace con mantenernos al margen de! tremendo conflicto bélico en que se debate e! mundo entero, favor éste, que nunca podremos agradecerle bastante; pero cuando pase todo esto, que pa-


sará, entonces habrá llegado el momento definitivo de que el so! de nuestra justicia social bañe todos los hogares españoles, dándoles la alegría perenne de una vida me¡or. Y mientras tanto, que las privaciones y ios sacrificios alcancen a todos y vosotras, clases pudientes, empresarios, sabed haceros eco de las necesidades del español humilde y productor, cumpliendo con largueza vuestros deberes de justicia social primero y caridad cristiana después, pensando que el dinero, puede abriros o cerraros las puertas del Cielo, según el empleo que hagáis

de él y, en medio de esta armonía de la hermandad y convivencia que es la que precisamente propugna el nacional sindicalismo, todos, unos y otros, confundidos como auténticos españoles en apretado haz, nos reunamos en torno a la figura señera del Caudillo que, además de ser todo un caballero español y cristiano, es también, la cabeza y el corazón de la España liberada que se ha renovado. -r-/Zm<zyt</o

l/lcéni

Molla

Secrelario Comarcal djr Sindicatos

Alcoy, Abril de 1943.

de ttivkotia de Attoy* A D. Salvador Domenech Aura, Cronista de ta Asociación de San Jorge Mártir.

ura labor la del cronista, al remover en los archivos cantidades fabulosas de libros polvorientos, sin resultados positivos la mayoría de las veces para los fines que el buscador desea conseguir. Intima satisfacción en cambio la que se experimenta, cuando logra entresacar alguna nota, aunqee sea insignificante, que compensa sinsabores y horas perdidas. Tarea lenta, tenaz y porfiada, en la que quisiéramos ver empeñada a parte de nuestro estudiosa juventud, hasta lograr la recopilación de los abundantes materiales dispersos, con los que se pudiera reconstruir cronológicamente nuestro pasado. Mientras esto llega, aunque lo juzguemos difícil, proseguimos la trayectoria que nos propusimos hace veinticinco años, al querer aportar buena cantidad de notas históricas, transcribiendo a continuación unos datos del libro Diario de Empere Cornell, página XVIII, que dice así: «A 18 de Septiembre de 1282, en la casa de la Villa de Alcoy, bajo mi presidencia como representante del rey nuestro señor, con asistencia del Reverendo Mosén Torregrosa, Baile de la Villa, Justicia Civil, Justicia Criminal, Maestro Nacional, Cabo de Guaita, Síndico, Padre de Huérfanos, Nobles Varones, y Gremios de la Villa, abierta la sesión, toma la palabra el Reverendo Torregrosa, para explicar a los reunidos la propuesta de fundación de una ermita, bajo la advocación de San Jorge Mártir, en acción de gracias a su divina protección a esta Vifla, dispensada el año 1276, y que debía emplazarse, s¡ así lo estimaban los concurrentes, en el mismo sitio de su aparición; correspondió hablar al Baile, quien manifestó que daría cuantas facilidades fueran necesarias para que se llevase a efecto tal proyecto, el representante del gremio de labradores propone, que por tandas será acumulada a! pié de la muralla tanta piedra como sea necesaria para levantar dicha ermita; el de horneros, promete quemar la cal necesaria para dicho menester; el de albañiles, ofrece un día de trabajo gratis por semana, de cada uno de sus componentes; los caballeros, sufragar los gastos libres para levantar el templo. A mi propuesta como represetante del rey, después de ofrecer la ayuda material necesaria, sean empezadas las obras tan pronto estén los materiales de fábrica, prometiendo los reunidos empezarían la próxima semana...» Los datos históricos que en distintos años hemos publicado, demuestran de una manera clara, concreta y terminante, que nuestras incomparables fiestas abrileñas, no fueron inventadas para la atracción de forasteros, sino, nacidas del fervor de los alcoyanos a San Jorge Mártir, y precisamente por los que vieron su aparición.

retrtánAo féonsell (zottéí Del Servicio de Investigación Prehislúriea ae la Diputación Provincial de Valencia

Alcoy, Abril de 1943.


Sorprendente y mágica visión de la pofencralr | dad industrial de nuestro pueblo... ¡En 49 días, i venciendo obstáculos que hubieran sido insuperables para otros, fue proyectada y erigida aquella magnífica Exposición, la primera que se ha celebrado en España con carácter local y sin recurrir a extraños concursos!.... Su anuncio acogióse con excepticismo, menos por los alcoyanos, quienes demostraron una vez más su tenacidad y espíritu creador, dando vida al magno Certamen con la variedad de sus pujantes industrias... Evocamos en estas páginas su recuerdo, ya que por desgraciada Fatalidad ninguna memoria gráfica de aquel grandioso acontecimiento se ha legado a las futuras generaciones.


REALISMO PE NUESTRAS FIESTAS Ya se apresta nuestra ciudad a vestir sus galas y a expresar de manera peculiar su espíritu y su carácter, en sus incomparables fiestas de «Moros y Cristianos». A su conjuro, el paisaje de este Alcoy nuestro, tan familiar, toma aspectos anacrónicos y retrospectivos de leyenda, que dan lugar a escenas bellísimas. En ellas, toman parte todos los alcoyanos contagiados por la efervescencia y encanto de la tradición. Nada vemos en el alcoyano ese día, que recuerde al de los habituales, no en lo vivaz, alegre y gracioso, que nunca deja de serlo, sino porque en estas fiestas se encuentra él en sí propio de manera definitiva y plena, quedando su carácter e idiosincrasia plasmado en las mismas. Nuestras fiestas constituyen un desfile continuo de incomparable belleza, una sinfonía de color — alborozo de la vista — capaz tan sólo de ser recogida por el pincel de un Segrelles. La visión de las diversas comparsas moriscas, es copia exacta de la infinita grandeza de los abencerrajes y zegríes, que, como personajes de epopeya, van desfilando en cuerpo y alma en las simpáticas fiestas alcoyanas. Son copia y síntesis, maravillosa al par, del espíritu alcoyano, por cuyos poros deja fluir su corazón de artista apasionado del arte, maestro del color, que en sus manos adquiere aspectos y matices insospechados. Les.sabe prestar un sabor especial, inconfundible, que atrae y cautiva poderosamente, dejando un recuerdo inolvidable como ocurre con las Fallas de Valencia, las Fiestas de San Fermín de Navarra o la Semana Santa Sevillana. No pierden interés por repetirse año tras año y de generación en generación; para el alcoyano, como para el que Jas ha visto alguna vez, son siempre nuevas y ofrecen facetas y detalles inéditos^ dentro de la uniformidad del conjunto. Alguien, no alcoyano, claro es, y con una mentalidad harto superficial, ha creído ver en nuestra fiesta una mascarada exótica "y original, aunque no carnavalesca. Decir esto es quedarse en lo externo, porque, a las fastuosas cabalgatas moriscas, a los suntuosos desfiles en los que se mezclan en abigarrada policromía sedas y terciopelos, carrozas y flores, y a las notas cálidas de pasodobles orientales, hay que añadir el alma de todo ello, que es, precisamente, el hecho de la intercesión de San Jorge en favor de los alcoyanos. ¡Fiestas de Moros y Cristianos! ¡Fiestas de San Jorge! ¡Días rutilantes de encanto inefable y de imborrable memoria! Llegad en buen hora y abrid de par en par los corazones a la Sana alegría que renace,

-fint&nio £COS DEL PASADO

LA VOZ PE NUESTROS PATRICIOS ¡Fiestas consoladoras! ¡No os disipéis ¡amas! Que el pueb!o que así cuida de su Historio no vagará disperso como el zíngaro fugitivo del Oriente, ni morirá sin honor como el hilota en el Zaijeto dórico. Eaffenio Molió Botella, en 1397.

Atcoy es una perla engastada en los trofeos de nuestros antepasados, a cuyos vivos y purísimos destellos pattdece el emblema de la impiedad agarena. Leopoldo Soler Valor, en 18Q6,

Alcoy, festejando a la sagrado imagen, es una pablación de hermanos. ¡Bendita la fe que tales milagros hace! Antonio Aura Boronat, en 1393.

Y... ¿cómo no delirar, Si con las Fiestas nacimos Y con ellas compartimos Las dulzuras del hogar?

Alcoy entreteje dos coronas en sus jubilosas fiestas: la de laureles que ciñe a lo frente del héroe, y la de siempre-

N

1 h 7SSSZ3XÜ SHSSá """" °"™ ' " Juan Bia. Pastor Aicart, en 1894, '¿Quien eres tú, que vives colocada de mi razón ¡unto al dintel ardiente y siendo mi razón luz esplendente y ciega tú, sin tí no vé ella nada? Tu esencia celestial e inmaculada parece ser dulcísima corriente que dimana de Dios y suavemente retorna a Dios ai fin de la ¡ornada. Eres la Fe; lo siento, lo adivino; para tí no hay misterio ni hay arcano ni dudas que te cierren el camino. Dios te puso en la mente del cristiano como centella del saber divino que alumbra y rige el pensamiento humano. Gonzalo Fau, García, en 1910. Conserva tus tradiciones, pues ellas tonto o más que el trabajo te ennoblecen. Guárdalas como la mejor nota de tu poesía y enseña a tus hijos a amarlas, pues pensar y sentir no son términos pntitecos. No cabe ninguna idea noble, donde se extinguen las fuentes sacrosantas del popular sentimiento.

Editorial de "El Setpis,, en -1S34.

o,,r °™

P

Francisco Gosálbez Samper, en 1396. ue no sean las

¡Q fiestas mancha fañosa de color que aturdo con sus destellos, ni jolgorio honrado que oxigene el espíritu, ni remembranza de pasadas dichas, ni lazo de alegría que fraternice! Que sean algo más. Sean ellas el n '¡° conductor que nos transmita ta memoria de nuestros antepasados, Cayéndonos envueltas en el nimbo de sus amores el perfume delicado de sus ¡deas cristianas, que sirven paro remozarnos en nuestras angustias y tristezas, Santiago Maiaix. Soler, en 1395. Al

conservar y enseñarte lo Reljgion el tesoro riquísimo tradiciones, mantiene vivos en la memoria los títulos de tu verdadera grandeza, y con ello levanto tus aspiracion «< ennoblece tus sentimientos y te hace digno de tus antepasados. Jott Mlaplana, Pbio., en 1398.

de sus

—¿Que pretendes, alcoyano? 'Dlas de ventura para mi Patria, ,~Pue,s «Afirma sinceramente a nuestro Patrono tus poderes de embaidor.

&. Gosalbes Fardie», en 1394.


ecordamos con tristeza, en estos días de fiestas, a aquellos camaradas nuestros, que impulsados por su Fe y amor a Dios y a su Patria, abandonaron sus hogares, para empuñar el fusil y marchar a tierras lejanas al igual que los antiguos Cruzadbs, que con sublime desprecio a la vida, combatían y morían por el rescate de los lugares santos y por el triunfo de la religión. También estos Caballeros de San Jorge, Camisas Azules y Boinas Rojas, marchan contentos a luchar por la civilización cristiana, rescatando tierras sumidas en la tiranía y esclavitud bolchevique. Es para los alcoyanos un orgullo el haber aportado lo mejor de sus hijos en esta Santa Cruzada, y que su sangre generosa haya regado las estepas rusas para que fructifique en ellas la nobleza de nuestra raza.' Nuestras fiestas, recuerdo veraz de lo que fueron hechos pasados, hermosa gesta, coronada con el triunfo sobre los infieles; días de franca alegría en que desborda el júbilo del pueblo alcoyano, elevando sus preces a su Santo Patrono San Jorge, para que guarde la vida de nuestros hermanos tan apartados de su patria chica, y que sentirán, sin duda, la nostalgia de estas típicas fiestas, todo regocijo y fervores. Pero tenemos confianza y fe en San Jorge y sabemos que pronto han de estar entre nosotros, pues él los proteje y guía para la.Victoria final, que no dudamos ha de ser'pronto. Alcoyanos, enviemos a nuestros camaradas el más sincero y cariñoso recuerdo, e hincando la rodilla ante nuestro Patrono, elevemos una oración para aquellos que" los quiso para sí y sus almas engarzadas cual límpidas perlas en el azul del firmamento brillarán con mayores destellos en la serenidad de la noche de estos días primaverales. CAÍDOS

DE LA DIVISIÓN AZUL

¡¡PRESENTES!! ¡VIVA LA DIVISIÓN AZUL! ¡VIVA ESPAÑA! C/ct&vio (¿anotéis.


PAGINA Nuestros ieclores recordarán seguramente que la página deportiva del programa de fiestas del año anterior estuvo destinada a presentar una extractada pero compendiosa reseña retrospectiva de las actividades futbolísticas locales, acompañada de fotografías de distintas épocas, entre las que sobresalía aquella que nos permitía admirar la anacrónica indumentaria con la que los arrogantes y bigotudos precursores del deporte balompédico alcoyano, se dedicaban a practicar la cultura física allá por el año 1900. Al final del artículo dejábamos a! Club representativo de nuestra ciudad, enr peñado en la 'dura contienda de conquistar un puesto en la Segunda División de la Liga profesional. Recojamos, pues, el hüo donde entpnces lo cortamos, para seguir confeccionando el ovillo del historial del fútbol alcoyano. Las probabilidades de conseguir la difícil aspiración indicada, eran por aquel entonces (Marzo de 1942) bastante lejanas. Se habían perdido los primeros partidos del Torneo de promoción y nuestra deficiente clasificación no permitía abrigar grandes esperanzas. Un club, el C. D. Eldense, nos disputaba el terreno palmo a palmo y era necesario realizar un extraordinario esfuerzo final para llegar a la meta antes que él. Los equipiers del Alcoyano se dieron perfecta cuenta de ello y pusieron todo su entusiasmo en el memorable partido de Elche, que ai empatarse, nos colocó en igualdad de puntuación con el Eldense, pero aventajándole en ei coeficiente de gols, lo que suponía el ansiado ascenso automático a la categoría nacional. Tan sólo otros dos clubs españoles supieron salir airosos, con el Alcoyano, de tan dura prueba: El Torrase y la Cultural Leonesa, descendiendo, en cambio, a categoría regional, sociedades de tan rancio abolengo deportivo como lo son el Real Unión de Irún y el Levante de Valencia. La nueva y brillante posición lograda planteaba, sin embargo, a la Junta Directiva, dos graves conflictos: el de adaptar el Campo del Callao a las condiciones mínimas que la Federación Nacional exige para los terrenos de ¡uego en la Segunda División y eí de reunir un cuadro de jugadores en cantidad y calidad suficientes para mantener decorosamente el nombre del Club frente al de los potentes adversarios con que había de contender en la categoría conquistada. Ni uno ni otro problema parecían tener fácil solución; bien que ambos quedaban reducidos a uno solo: la cuestión económica, es decir, encontrar los medios y recursos precisos para hacer frente a los gastos de acondicionamiento del Campo y de adquisición de jugadores de valía. Serios eran los obstáculos que se oponían a esta ardua gestión, pero a pesar de ello fueron salvadas. Ahora bien, si ello fue posible (precisa repetirlo una vez más) se debe exclusivamente, en lo que afecta a la reforma del Collao, a la inestimable cooperación que el Club recibió de su dignísimo Presidente Honorario el lltmo. Sr. Coronel D. Guillermo Prieto y de la Excma. Corporación Municipal y en cuanto se refiere a la contratación de jugadores, al apoyo prestado por los señores del ramo textil. Lo cierto es que pudo iniciarse sin contratiempo alguno la temporada 1942-43 y con ella la sucesión de grandes acontecimientos deportivos en el viejo pero remozado Campo del Coilao, y la presentación de nuestro equipo en distintas capitales de provincia y otras poblaciones importantes. No acompañó la fortuna al Alcoyano en ésta su primera actuación dentro de la categoría nacional, hasta el punto de que al terminar la competición quedó re' legado al último lugar de la clasificación. Tres son los factores de'naturaleza varia, que influyeron en la escasez de rendimiento del conjunto del once: Primero el hecho de ser Ja primera vez que se jugaba en Segunda División; segundo, la enfermedad del entrenador Ramón BalaDe arriba a abajo: Balaguei, Solé, Tar!. Kieardín, Llórente, Rublo, Sornichero, Totll y Calpe.


DEPORTIVA £1 C. D. Alcoyano en la temporada 1942 - 43 guer/que privó al equipo temporalmente de si> competente dirección; y tercero, el desagradable incidente ocurrido en el Collao, con motivo del primer partido de* campeonato. Hagamos un breve comentario sobre cada uno de ellos. No es solamente el Alcoyano quien ha experimentado los efectos de la diferencia de juego qué se practica en la categoría regional en relación con el de la Segundo División, o entre el.de ésta y el de la Primera División. El ascenso de uno a otro escalón exige un periodo mas o menos largo de adaptación a la clase y características de juego que poseen los clubs de las categorías mas elevadas, y a este fenómeno no han podido sustraerse equipos mucho mas curtidos que el nuestro en las lides futbolísticas. Es el caso del Zaragoza y del Betis, que ascendidos a Primera División en la temporada anterior, ocupan ahora en ésta los dos últimos lugares de la clasificación. La falta del entrenador Ramón Balaguer en la preparación y dirección del equipo, es el factor que hemos enumerado en segundo lugar, y en verdad que el comentario respecto a este particular se hace pronto, con solo decir que repuesto de su enfermedad y asumida nuevamente por él la responsabilidad de su cuidado, los efectos se han dejado sentir bien patentemente en el mayor rendimiento y eficacia de que ¡os jugadores dan pruebas en el actual Torneo de promoción. Y por último, el lamentable incidente ocurrido en el Collao durante el partido contra el Ceuta, nos perjudicó ostensiblemente, pues dio lugar a que se crease un ambiente desfavorable para nuestro Club, que trajo como consecuencia la imposición de sanciones que restaron potencialidad al conjunto. Afortunadamente, la recuperación de! equipo es bjen manifiesta. Las victorias obtenidas nos clasifican en el segundo puesto a los efectos de la Copa del Generalísimo, lo que da derecho a participar en tan emocionante competición enfrentándonos a un Club de Primera División, s¡ se logra mantenerlo hasta el final del Torneo, y por otra parte ocupamos el primer lugar para los efectos de permanencia en la Segunda División. Es indudable que la temporada 1942-43, ha sido para la afición alcoyana la más interesante, intensa y de mayor altura futbolística desde que el balompié se practica en nuestra ciudad. El inventario es, por lo tanto, decididamente favorable en el aspecto deportivo. No sucede lo propio, sino todo lo contrario, en lo que se refiere a la parte económica, cuyo balance arroja un resultado francamente adverso. Es sensible tener que declararlo, pero es la verdad, que Aicoy no proporciona a Ja Entidad que deportivamente !e representa, los medios económicos necesarios para mantenerse en la categoría de Club nacional. Sería lamentable que la falta de cooperación a que nos referimos, privase a Alcoy de sostener a su Club titular en aquella categoría, cuando todas las probabilidades son de que, técnicamente,consolide su puesto para la próxima temporada. Confiamos en que esto no sucederá, porque es seguro que todos Sos buenos alcoyanos, atentos'siempre a prestigiar el nombre de nuestra ciudad en cualquier orden de actividades, preferirán y han de poner a disposición del .Club los medios necesarios para que continúe situado al nivel deportivo actual, juntamente con los de Málaga, Cádiz,. Alicante, Murcia, Gerona, Tarragona y otras importantes poblaciones, evitado el descenso deíC.D. Aícoyano a la categoría inferiorque antes tenía,

Presídante del Club Deportivo Alcoyano

Alcoy, Abril de 1943. De arriba a abajo: Pérez, Senr, Qulsco. Lezana, Cart»nilla, Botona, Uullea, Cano. Gil y Rey.


REAL PARROQUIA PE

SAN MAURO Y SAN FRANCISCO El Templo de nuestra querida y Real Parroquia, que destruyeron los rojos con extraordinario y sin igual sadismo, perteneció a los Reverendos Padres recoletos, hasta la supresión de las comunidades religiosas en 1835. A principios de 1621, cumpliendo un voto popular hecho por el pueblo entero de Alcoy con sus autoridades a nuestro Patrono San Mauro Mártir, se construyó la primitiva ermita, dedicada al Santo, y actualmente faltan solamente tres años para que se cumpla el centenario de su elevación a la categoría parroquial.


En ese Templo, del que hoy vemos únicamente los cimientos, se concentró la más acendrada piedad cristiana, y sus capillas fueron preciado relicario de los más sagrados e íntimos recuerdos de las familias alcoyanas. Su soberbio altar mayor, obra de Fray Cabezas, fue notabilísima joya de arte barroco, que Alcoy podía exhibir con amoroso orgullo, y sus lienzos laterales, debidos al mágico pincel del inmortal Cabrera, reflejaban los pasajes más interesantes de las vidas de los Santos Titulares. Ni la honda significación espiritual del Templo Parroquial, ni tampoco su categoría artística, que le daba un valor material incalculable, fueron obstáculos suficientes para desviar la furia insaciable y devastadora que los rojos desencadenaron con siniestra perseverancia. En efecto, después de un parcial incendio que no llegó a causar estragos definitivos, el edificio fue finalmente destruido por la incesante labor de las piquetas, que hicieron desaparecer por completo el ingente edificio. Solo una esperanza nos puede alentar; la ilusión de ver reconstruido nuestro Templo sobre sus cimientos antiguos del modo y forma que aparece en la maqueta construida por el escultor alcoyano D. Tomás Ferrandiz, de acuerdo con los magníficos planos que ha levantado el competentísimo Arquitecto D. César Cort Botí, Catedrático de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid e hijo también de nuestra Ciudad para orgullo de Ja misma. Y esta ilusión y esta esperanza de contemplar en no lejano día nuestro Templo redivivo, pueden convertirse en una realidad con el esfuerzo constante de todos los buenos alcoyanos, a quienes desde estas líneas pedimos su necesaria y eficaz colaboración.

(Fnto Llorens


Las barriadas de Alcoy

Quien siembra, recoge En todos los órdenes de la vida, la frase que encabeza esta sucinta reseña, es de tan clara y palpable evidencia, que no necesita demostrarse. El que siembra vientos, recoge tempestades. No hay mas que ver laque ha sucedido siempre en las naciones cuyos gobernantes han sembrado leyes opuestas a la ley de Dios. Las inteligencias de los subditos, maleadas por el error, han producido, como es natural, grandes desórdenes y perturbaciones sociales. No hay mas que ver lo que acontece en el hogar doméstico en donde no brilla el sol de la educación cristiana. Los hijos se sublevan contra sus padres; entre el marido y la mujer no existe amor, paz y armonía. La blasfemia, hija de la desesperación, toma carta de naturaleza en aquella vivienda, y de allí trasciende a la calle con la estela consiguiente del mal ejemplo. El reverso de esta medalla ofrece otro aspecto mas atractivo y consolador. Una nación con buenos gobernantes que siembran con leyes justas e! campo social, es un dechado de honradez, de paz y de prosperidad. Una casa en donde preside el temor de Dios, es un paraíso en la tierra, aún cuando sea pobre. La confirmación de este aserto aparece palmaría en las barriadas extremas de nuestra Ciudad las cuales estaban divorciadas de los deberes religiosos y apenas sí conocían por donde se entra a los Templos. De aquí surgió el laudable pensamiento de construir Escuelas, Ermitas y Patronatos. El entusiasta propulsor de esta ¡dea benéfico-social, D. José Arnauda Gisbert, sacerdote de indiscutible celo apostólico está recogiendo ya los dorados frutos de su siembra moralizadora. En Caramanchel funcionan una Escuela para setenta y dos niñas, un Patronato con su teatrito para solaz de las patrocinadas y una Conferencia de San Vicente de Paúl, de señoras que visitan doce familias necesitadas. En Algezares también se ha abierro una escuela para setenta y seis niñas. . Y en el Tosal existen en la actualidad tres escuelas. Una para cuarenta niños; otra para treinta y cinco niñas, y otra'para ochenta y siete párvulos. Además, viene actuando una Conferencia de señoras que visitan a treinta pobres. En las respectivas Ermitas se celebra todos los domingos y días festivos la Santa Misa, durante la cual se distribuyen numerosas comuniones. Lo que va de ayer a hoy. Ha entrado en estas barriadas la hermosa figura de la Religión cristianay el cambio ha sido radical. Están de enhorabuena el s a c e r d o t e fundador de esta obra, y los patrocinadores que le han ayudado moral y económicamente para ia realización de esta labor cultural, religiosa y benéfica.

(Foto R


"Vía de &&fa

vive* el

Los pueblos necesitan de un alimento que satisfaga los anhelos de su corazón; no bastan las riquezas materiales, ni la elevada cultura, ni tampoco los progresos científicos para que ellos escalen las alturas a qy,e están llamados; se necesita que el recuerdo de grandezas pretéritas y la memoria de favores celestiales les eleve sobre la materia y les haga colocar sus miradas en lo sobrenatural. Nuestra querida ciudad, sujeta a esta ley, no puede menos de sentir esa necesidad y a satisfacerla responden con toda precisión, las Fiestas de Moros y Cristianos. El alma de nuestros festejos no descansa en las alegrías y expansiones de los clásicos días de Abril; hay sobre todo esto, algo mas elevado; es !a memoria del valor de nuestros padres, que, anfes que ser víctimas de los moros, congréganse / aunando sus fuerzas preséntenla máxima resistencia; ellas son una evocación del beso de amor que el cielo prodigó a nuestros antepasados por mediación de San Jorge, obligando a los hijos de Mahoma a rendirse en vergonzosa derrota. Nuestras fiestas están como

envueltas en un ambiente que sobrepasa los límites de lo natural y se elevan a grande altura hasta presentar ante la majestad divina la prueba fehaciente de su gratitud. Por esta razón sí les quitamos ese espíritu que las vivifica bien se pueden comparar a un cuerpo sin vida, a un cuerpo sin alma. La misma experiencia nos lo da a conocer. Recordad aquellos días tristes en que a las fiestas de moros y cristianos se les quitó el carácter espiritual y no poco tuvieron que llorar los buenos alcoyanos al contemplar a los festeros colocados en tan baja alfura que solo podían compararse con aquellos que cubren sus rostros para con mas libertad dar rienda suelta a sus pasiones bajas en los días de Carnaval. No profanemos las fiestas; tengamos fas expansiones propias de los días de alegría; pero coloquemos nuestros ojos en el cielo y pensemos que la causa de su origen fue el favor que Dios dispensó a Alcoy. Présb 1 1 ero

(Foto Esfudio)

Si a íos pies de tu altar se arrodillara el pecador mas vil y corrompido, y clavando sus ojos en íu cara te pidiese perdón arrepentido; si frente a tu corcel se desplomara un soldado creyente, malherido, y entre lágrimas y quejas te rogara protección a su ejército vencido, ¿qué súplica primero atenderías? Por acudir al campo de la guerra impaciente tus flechas alzarías. Pero sabrías contener tu anhelo: pues no valen cien vidas en la Tierra lo que un alma ganada para el Cielo.

•HritonLo (z


Y SUS FIESTA He aquí, lector, sintetizado en estas palabras

Alcoy arde en Fiestas, celebrando con sus

el mágico poema de Alcoy, de esta Ciudad de

venturas abrileñas la semana tradicional de su Patrón San Jorge, el caballero del blanco corcel y de la saeta triunfadora. Por unos días la alegría y e! amor pasan por la Ciudad como estrellas fu-

nuestros amores y de nuestros quereres, de esta Ciudad, tierra de promisión para todos los corazones. Rincón privilegiado éste, donde al sonreír cielo y tierra, viven sus hijos amparados, contra la indigencia, por su esfuerzo en el trabajo y la honestidad en sus costumbres. En e! florido Abril de los días tibios y llenos de esplendores, nacen con todos los encantos de una sonrisa femenina las Fiestas Alcoyanas. ;Las Fiestas! Nuestras Fiestas, hacen saltar los corazones jubilosos y dan a la sangre hervores extraños. El alma alcoyana vibra ante su espectáculo, que despierta sus entusiasmos en ruidosa explosión de músicas y luces y colores.

gaces. En el fondo de todo ello hay una verdad histórica, que el tiempo transmite de generación en generación. Y al tornar a la monotonía del vivir cotidiano, el corazón recuerda con nostalgia la época de Fiestas, flor de luz en medio de la aridez de la vida provinciana.

Sanií&yo Matai*. fó&st&t Secretario da la Asociación de Son Jorge Mártir

Ciudad y Abril de 1943.

Nuestras polícromas fiestas, alegres y visto-

Alcoy no ha sido nunca desamparado por

sas, presentan, cual hermoso brillante, diversidad de irisaciones, cada cual más bella. Muchos son los que acuden a presenciarlas y pocos los que las ven en su propio jugo, en su entraña misma. Por eso, el tema descriptivo es inagotable.

la Providencia, y certeza tengo de que tal protección la otorga el Santo por la historia caritativa de los alcoyanos. Tal es el poder de la limosna que, según San Policarpo, puede devolver al alma la pureza bau-

Cada cual expresa su sensación, según ha sido

tismal cuando se ha perdido por el pecado. Es el mejor camino para acercarse a DIOS. Siga Alcoy, pues, su honrosa historia caritativa y aparte de su camino a los cegados por el materialismo, a los repudiados por SAN JORGE. Como a moros detentadores serán juzgados los que no cedan algo de sus bienes en remedio de sus semejantes, aliviando necesidades y glorificando a DIOS en la reconstruccción de sus

¡mpresioriada su alma por el rayo de luz que más directamente la ha herido. Una de las facetas que más me conmueve, es el acompañamiento de los asilados a los comedores de caridad, jubilosamente hermanados a las comparsas, vibrantes sus almas a los acordes de los cadenciosos pasodobles. ¡Deleitándose en tanta belleza, despréndese del corazón la amargura! ¡Qué bella es la caridad!... ¡Cómo que irradia en torno suyo el amor que procede del mismo DIOS! Cuan grato será a nuestro Mártir SAN JORGE este rasgo caritativo. Él, que era todo caridad y amor con el prójimol...

Templos. En el día de SAN JORGE, que no haya hogar donde al recuerdo del Santo la necesidad no quede remediada y la luz de la caridad espante las sombras de la pobreza. jSuenen las músicas y que rian los pobres!...

Let&l


I llegar primavera con lindas ftores, en el alma se agitan, patrios ardores, Y me transporto a la Ciudad del Serpis quedando absorto.

Los moros y cristianos no se confunden, pero amores y anhelos rápidos funden que son hermanos en esta tierra hermosa por alcoyanos.

Allí admiro sus fiestas que son venero, de arrobos y sentires, de amor sincero, pues no declina el cariño a San Jorge que la ilumina,

Viva el Walf repiten Voces potentes y enronquecen gargantas, de muchas gentes, qué mi Patrono, en la fe de sus hijos tiene su trono.

De vistosos jardines, policromados, son lindas siemprevivas trajes variados que los festeros con bizarría lucen, serios y austeros.

¡¡Las fiestas alcoyanasü ¡Mis gratas fiestas!. Añeros y dulzores; remembres, gestas ... ¡como os admiro! Al veros desde lejos, ¡¡cuanto suspírol!.

Sevilla 1943

COSAS DE ANTAÑO

ICA RETRETA Hace dos años, y a propuesta del que suscribe, se acordó por unanimidad en ¡unta general de la Asociación de San Jorge Mártir, suprimir el acto denominado RETRETA. Los festeros se habían desbordado, y el público, no conformándose con ser mero espectador, sino tomando parte activa en el que fue fantástico acto de fiiestas, formaron un caos, cuya repulsa, latente, al más ligero soplo del que escribe, fulminó como ariete demoledor. Y este desagradable recuerdo, trae a nuestra memoria, otro, muy grato por cierto, que pone de relieve la diferencia entre dos épocas no muy distantes en tiempo, aunque sí en respeto a la autoridad y ética. A principios del siglo que corre, las fiestas con que anualmente honramos a nuestro invicto Patrono, eran dirigidas por una Junta Directiva compuesta por cuatro Directores de Fiestas y un Presidente. Pues bien; estos señores, después de dar salida a lo Retreta, subían al Castillo para contemplar el fantástico aspecto que ofrecía la calle de San Nicolás, lleno en toda su extensión de farolillos encendidos y enteros. Dejamos al lector en libertad para que haga el comentario que más íe acomode.

Alcoy, Abril de 1943.


r Enhiesto, altivo, gallardo el campanario se alzaba, cuyo poder no arredraba la furiosa tempestad. El tiempo quiso roerle y hacerle el huracán presa, mas de todo salió ¡lesa su imponente majestad. Emblema fiel de una raza de legendaria bravura que si en la lucha procura con fiero arrojo vencer, , guarda en raro maridaje para cantar dulce acento, y un sincero sentimiento para su noble querer.

Yo decía: Campanario, testigo de mis venturas, de mis ansias, mis tristuras, mi gozar y mi sufrir, pues que m: cuna meciste y viste mi edad dorada que al final de la jornada pueda a tu sombra morir.

Ya no existe el campanario; su magnífica silueta la sacrilega piqueta con furor ciego abatió. Ya no existe el campanario, aquella torre apreciada que la piedad acendrada con fe ardiente levantó.

Cual Ella, en su reciedumbre guardaba cauto y celoso un encanto misterioso que honraba todo su ser, y es que allí hicieron su nido del alcázar soberanas . las melódicas campanas con su rítmico tañer.

Y dije yo: Campanario testigo de mts venturas, de mis ansias, mis tristuras, mí gozar y mi sufrir, tu bien meciste mi cuna, mas al fin de la jornada, no podré, mi torre amada, bajo tu sombra morir.

Y al modular sus gemidos evocando goces puros, cuando miraba sus muros con deleitable fruición. ¡Oh, gigantesca atalaya, casto conjunto de amores! quise yo, cual mis mayores, rendirle mi corazón.

Era símbolo viviente, asido con fuerza al suelo quería alcanzar el cielo su remate inmaterial. Así este pueblo, atraído por falaces ilusiones mostrará en las aflicciones su excelencia espiritual.

Porque indicaba al cristiano la senda angosta y oscura que conduce a Id ventura de la mansión de id luz, hdblándole de miseria, trabajo, angustia y dolor, por eso cifró su honor en coronarte una cruz.

No está pues todo perdido, quedó la fe y la esperanza, puesta en Dios la confianza mtl triunfos se lograrán. De celo y desprendimiento Alcoy dio claros ejemplos.¡Nuestros magníficos templos potentes resurgirán!


Memoria y exaltación de un ilustre alcoyano

FRANCISCO LAPORTA VALOR Coda país plasma en el arte su jerarquía y personalidad genginas. Podrán los tiempos crear estilos; formas nuevas suplantarán a las desusadas, pero la esencia genial es médula y nervio en las más brillantes producciones. Fuera de duda está que, España, la nación que un día evangelizara un mundo y opusiera valladar inquebrantable a las sucesiones heterodoxas, encuentra su más fiel expresión artística en la pintura religiosa. Pintores teólogos, pintores místicos, forman la pléyade gloriosa de nuestros mejores tiempos. Los frailes de Zurbarán, sugestivos y amonestadores, los lastimosos penitentes de Ribera, las delicadas vírgenes de Murillo, las horripilantes cabezas de mártires de Valdés Leal, que tan vivamente impresionan, las escenas dominicanas de Berruguete, las estilizadas figuras de Theotocópuli, hondamente espirituales, p a t e n t i z a n nuestra postura mística en el Arte, hermana de la altísima Teología española que, un día, sentó su imperio en las aulas de Trentp. Esta consideración previa sirve para mostrar la raigambre profundamente hispana del gran pintor alcoyano que fue Francisco La porta. En unos tiempos como los suyos, en que la tradición religiosa del Arte español habíase visto postergada por un vacilante derrotero materialista y liberal, su paleta pareció mas bien anacrónica. ¿Quien dijo de pintar santos? Alas acerbas censuras de la crítica, que fustigaba sin piedad la mística de su arte, el noble Laporta respondió con un díptico admirable «La caridad de ayer y la caridad de hoy». Junto a una kermesse bullanguera y soez en la que unas groseras mujerucas hacen gala de su depravación, aparece San Juan de Dios sublimado por una celestial claridad, llevando sobre sus hombros fatigados el cuerpo exánime y lacerado de un leproso. Las fuerzas le faltan, su respiración es trabajosa y jadeante, su cuerpo amenaza rendirse exausto ya, pero nada conturba la serena placidez del rostro que sábese poseedor de una gloria más alta que ésta humana, perecedera y mortal. Desgraciadamente esta obra ha llegado inconclusa hasta nosotros.

Toda su producción refleja la obsesión espiritual que, enardecida, le embargaba: la «Rosa Mística», delicada y sutil; «San Gregorio», de inquietante mirada que parece leer los designios de Dios en la diafanidad de la altura: su máxima obra «San Jerónimo»,¡mpresionantey conmovedora.-El gesto doloroso del penitente hace divina su humanidad. Sus carnes duras y enjutas dan tintas de sobrenatural trascendencia—; la cúpula de Santa María, representando la «Apoteosis de Nuestra Señora», destruida por la siniestra brutalidad de los rojos, así como los magníficos frescos «La Asunción» y «El Nacimiento»; «San Pablo en Atenas», de incomparable grandeza; «Jesús en casa de Marta», reputado por los críticos como una de las producciones cumbres del Arte religioso español en el siglo XIX; «San Jorge», ¿San Francisco de Asís», el «Sagrado Corazón de Jesús», «Los éxtasis de Santa Teresa» y tantas otras producciones que acreditan su personalidad, injustamente olvidada, y la alteza de su mágico pincel. Sus mismos maestros hallaban en él mucho que aprender. El insigne Casado del Alisal requería continuamente sus opiniones y a instancias suyas modificó una de sus más celebradas pinturas en San Francisco efGrande de Madrid. La juventud del pintor Laporta revive el encanto de la bohemia. Junto con sus entrañables compañeros los ilustres artistas Pradilla y Castro Plasenda andaba vendiendo por los cafés exquisitas pinturas, ejecutadas sobre las tablillas inferiores de las cajas de puros habanos. En 1880 marchó a París,mostrando una destis más importantes facetas. Laporta era un prodigioso cerebro que, afanoso, inventa el fotocromo y las tricomías,impropiamente atribuidas a un sabio alemán. Goupíl, el ilustre litógrafo francés, se encargó de perfeccionar sus descubrimientos. En 1914, a los 64 anos, se extinguía esta figura privilegiada. Alcoyano de corazón, por • dondequiera que cruzó llevó el nombre de nuestra Ciudad querida bien alto y ostentoso. Cristiano de pensamiento y espíritu, su vida, como su obra, fue seficilla, austera.y hondamente religiosa.


1933-1943

Misión y servicio a la Patria «No queremos—ha dicho el Generalísimo a una España vieja y maleada; queremos un Estado donde la pura Tradición y sustancia de aquel pasado ideal español se encuadre en las formas nuevas, vigorosas y heroicas, que las Juventudes de hoy y de mañana aportan en este amanecer imperial de nuestro pueblo». - Y de estas palabras—con el ejemplo—las Jerarquías rectoras de nuestra ciudad vuelven a lo fundacional en lo que respecta a nuestras Fiestas y nuestro ambiente. Reconstruir y construir; crear y recrear; luchar con las armas de la paz—que son las herramientas del trabajo—y convencer con el credo de la Falange a los retraídos y recelosos. Esa fue la consigna de los mártires por Dios y por España y esta nuestra Misión y servicio a la Patria. Desde 1931 a 1935, hombres de herrumbroso corazón convirtieron en ridículo carnaval lo que para nuestra ciudad y buenos patriotas constituía timbres de gloria y honor. Qué bien dijo un erudito y llorado sacerdote alcoyado al decir, que las Fiestas, tal y como se venían celebrando, eran una «tortilla sin huevos». Porque nuestros festejos, desplazada la heroica gesta de Mosén Torregrosa y la fe cristiana de nuestros mayores—como pretendían los rojos—resultaba una cosa fría, muerta e inarticulada; es decir, como un cuerpo sin aíma. Así querían, como si ello pudiera ser, borrar de nuestra historia patria local el mejor y mayor florón de nuestro querido Alcoy. Afortunadamente, las Banderas de Falange y Ips Tercios de Requeres, al mando de heroicos generales, con nuestro insigne Caudillo al frente, barrieron de nuestra Patria y para siempre, óiganlo bien los bulistas, y para siempre, la lepra de! comunismo. Hoy, como ayer, nuestra gloriosa División Azul pone sus cuerpos ante el parapeto en los áridos campos de Rusia, para que los tentáculos de Stalin no echen sus zarpazos- sobre Europa y quedemos todos prisioneros de su garro fatídica e inferna!. Vamos, pues, a celebrar nuestras típicas Fiestas de Moros y Cristianos, como en acto de servicio a San Jorge y a la Patria. Cumplir una misión en iínea recta, sin vacilación, sin titubeos, alta la frente como el Mártir Capadociano, será siempre el ideal soñado por todo buen español, que si analizamos bien el objetivo principal, la razón del ser de nuestras fiestas, llegaremos a la conclusión irrebatible, de que, las mismas son eminentemente religiosas por el voto popular. Música, luz, colorido, unidad; todo en perfecto orden y disciplina; esa es la misión del fester. Pero, ante todo y sobre todo—digan lo que quieran los tibios de corazón—fe, religiosidad y patriotismo, eje principal do gira la civilización y progreso de los pueblos. En éste año de 1943, cuando Alcoy va a vestirse de sus mejores galas y atavíos, que nadie olvide a nuestros llorados caídos; unos y otros cumplieron una misión y nos legaron el ejemplo del deber. Al (Arriba España! que les salió a flor de labio ames de morir, contestemos todos con el ¡Presente! mas hondo y emotivo del corazón.

o (Palomina.


DE FIESTAS

j / I

Presentamos en estas páginas las fotografías de siete carteles de Fiestas, correspondientes a los años 1896, 1904, 1914, 1928 a 1930 y 1934. Ha sido, y es, el cartel de Fiestas, una institución en el marco de nuestras inimitables efemérides. El primer grito gráftco A que entre la bruma de una tarde de Marzo ha puesto la alegría de sus tonos en las retinas de los alcoyanos. Carteles de toda condición y para todos los gustos. Desde el cartel-programa de 1896, con su larga lista de actos y las firmas de las Autoridades al pie, como dando fe de la realidad próxima de nuestras Fiestas, hasta el estilizado de 1930, en .el que un caballero con la cruz de San Jorge, diluye la energía de su actitud y la fortaleza de su brazo, en la b l a n d e n g u e r í a de la técnica del aerógrafo. Como nota común, obsérvese que casi todos son carteles dinámicos,-de velocidad en acción, de fuego en las miradas y de actitudes airadas y definitivas. Nada de carteles estáticos. Y es que dichos carteles reflejan el alma alcoyana.

ez nz


última, fuijaña.

de

&n Por ANTONIO GISBERT GOSÁLBEZ

La primera, forma parte del Martirologio Cristiano, cuando la Iglesia asentaba sobre los vaivenes de la persecución los primeros altares de sus Santos: entonces, Jorge de Capadocia, soldado ¡oven y valeroso al servicio de Roma, tuvo la entereza heroica de pasarse a las filas de los Confesores de Cristo, convencido de que la doctrina del Redentor pulverizaría estrepitosamente el artificio ideológico de la paganía. La segunda hazaña del Mártir, magnífico regalo que eí Oriente hiciera a la fe de Occidente, eligió precisamente a Alcoy como escenario de la maravilla. En la memoria de todos está aquel célebre aía, glorioso en los anales del siglo XIII de la Reconquista, en que nuestros antepasados hubieron de enfrentarse en línea de combate contra la morisma porfiada en dominar la población: aquellos instantes supremos en que los contendientes, embotellados en el Barranco de la Batalla, pudieron ver cómo se aparecía en los cielos San Jorge montado en raudo corcel y de qué modo tan decisivo, asaetando a los berberiscos contumaces, otorgó la victoria a !as aguerridas falanges de los patriotas. La historia alumbra la primera hazaña de San Jorge; la tradición, la segunda; y la tercera, ía última, nace entre las brumas de un sueño con perfiles de pesadilla. Fue en abril de mil novecientos treinta y... no recuerdo el año con exactitud, mas, como se trata de un sueno, para el caso es igual. El que estas líneas escribe paraba en una de las aceras de la calle San Nicolás, confundido en medio de una compacía muchedumbre que aguardaba el paso de la tradicional procesión de San Jorge. La tarde estaba cubierta por nubarrones de la peor catadura y un airecülo marcadamente fresco convertía en carne de gallina los graciosos escotes de mis paisanas. Esperábamos todos que aparecieran las interminables filas de los devotos con sus velas encendidas en la mano y, a continuación, lo formación correcta de las autoridades y, luego, las doradas capas pluviales de la clerecía y el Santo, a la postre, alzado en andas, una recia escultura policromada de San Jorge montando blanco caballo al que frenaba con la brida una alada cabriola, mientras con la otra mano figuraba lanzar una saeta contra unos moros aterrados, tumbados sobre las piedras. Fue en vano: la tarde caía y el cortejo de los devotos y las autoridades y la clerecía no se divisaban por ninguna parte. Pero, ¡qué veo!: ya estábamos todos pensando en disolvernos, cuando aparece por la parte baja de la calle un escandaloso tumulto y sobre la mancha oscura dejos manifestantes las andas del Santo. Al principio, y lo digo sin ánimo de ofender a nadie, creí que me encontraba en Sevilla presenciando el paso de la turba conduciendo al Señor por la calle de la Amargura. Sin embargo, a medida que la manifestación se me iba acercando me daba cuenta de que no; aunque en sueños, yo estaba en Alcoy, esperando el desfile de la tradicional procesión, precisamente había encontrado un hueco entre los ventanales de la conocida «perrera» del Círculo Industrial: ío recuerdo bien. Alguien,se dejó decir que aquello era una procesión civil. Nadie se extrañó, pues cosas más raras se veían todos los días. Pero yendo a lo que importa, apenas llegó a la altura de mis ojos la pintoresca comitiva de mis novedosos paisanos que no necesitaban cirios ni autoridades ni curas para sacar por las calles de Alcoy a su Santo Patrón, aconteció (¡lo que son los sueños!) que San Jorge se puso en movimiento sobre sus andas, el caballo relinchó atronador y, levantándose los montos del suelo, le ofrecieron al celeste Caballero las mismas flechas que antes traspasaban sus pechos. Los manifestantes, los espectadores, a la vista de aquel prodigio, quedamos sobrecogidos de estupor. Por la calle San Nicolás, de parfe a parte, cundió como un chispazo el pánico, máxime cuando San Jorge empezó a repartir saetazos por todos lados. Las saetas no herían de muerte: erectas como vergas de goma, caían sobre la muchedumbre imprimiendo dolorosos contusiones que devolvían a la mano del Santo el arma inquieta. Sobreponiéndome al terror general de que participaba, me atreví a gritar: —¡Señor! ¿Por qué los castigáis?... ¿Es por que son izquierdistas? Por toda respuesta, cayó una saeta sobre el estómago de un orondo amigo mío que estaba cerca de mí, persona bondadosa y simpática fuera de sus negocios, un consecuente derechista de toda la vida. —¡Entonces!... —Entonces—me replicó San Jorge, sin dejar de asaetear a mis paisanos—es que entre unos y otros, la tranquilidad va desapareciendo de aquí. —Pero, Señor—le contesté.—Si el resto de España está igual. —Nada tengo que ver con lo que pase en España: de eso ya se encargará Santiago que es su Patrón. Pero eí de ATcoy soy yo y no estoy dispuesto a que acaben con ía concordia del pueblo.—Y para rubricar lo que decía, soltó uno de sus dardos sobre la calva de un concejal laico que, repitiendo la escena del Huerto dé Getsemaní, había exigido una hora antes al capellán de la Iglesia titular que les entregara a San Jorge para darle un paseo.


Los montos, con ese genio montaraz que les caracteriza, celebraban con brincos y sonidos guturales la hazaña del Santo. Esta intromisión de una raza extraña en nuestras querellas infernas me molestó francamente y como los bereberes se dieran cuenta de la contrariedad que su alborozo me producía, trataron de explicarme a gritos:— Nosotros ser amigos de Don Jorge, muy amigos. Parece ser que ahora, según me han dicho (porque yo no he podido presenciarlas) van recobrando las Fiestas de Moros y Cristianos su natural esplendor: hombres y mujeres, pequeños y grandes... ricos y pobres se aunan dentro de la mayor armonía, olvidando rivalidades y disputas que no debieran existir ningún día del ano, voluntad de la buena convivencia sin la cual no es posible el bienestar, Cierto que han ocurrido muchas cosas desagradables; pero yo tengo la convicción cerrada de que, a poco que nos lo propongamos, las aguas volverán a su cauce y la paz hará otra vez agradable nuestra existencia. Yo, por mi parte, así se lo ruego todos los días a San Jorge, Mártir, Patrón de Alcoy, y Defensor de la Concordia. Abril de 1943.

(GLOSA

Y

UNCIÓN

PEÍ

VIVIR

SANTO)

*Yo no he sido criado para las cosas de lo tierra, y sí para las del cielo: ni tampoco he sido puesto en el mundo para procurarme un pedazo de pon, sino mas bien para ganarme y asegurarme un pedazo de pan eterno.» (Palabras de Casimiro Bareüo!

TU V I D A

TU S A N T I D A D

Alma de lirk> en pecho de dolores peregrinas andanzas añudaron, al hervor de tus pasos que cruzaron tronchando espinas y esparciendo flores. Caminos de aventura y de temores las llagas puras de tus pies besaron. Cumbres y valles de tu fe gozaron los almos ritos purifkadores. Y he aquí tu dolor y tu victoria: andar—pesando el sol sobre tus rastros o aromando la noche con tu aliento— Y devorar senderos de la Gloria presintiendo la altura de los astros en la diafanidad de tu contento.

Música de celestes ansiedades engarzóse en el arpa de tus venas., Tus límpidas pasiones son colmenas que, afanosas, trabajan santidades. Al amor de expiatorias soledades tu alma cultiva en puras azucenas místicas perfecciones que, serenas, trascienden el calor de tus bondades. Y entre las impacientes coyunturas, -de luz radiante en hondo arrobamientoextático y rendido tu ser goza, acariciando célicas venturas emancipadas de tu sangre moza en torrente de íústrico ardimiento.

TU M I R A D A

TU MUERTE

La alteza virginal de tu mirada esconde con hermético sigilo sacra obsesión en plácido rehilo, vértice de tu vida enajenada. En su tersa belleza vidriada languidecer de humanidad en vilo. En su laguna de fervor tranquilo brillar de primavera esperanzada. Tu mirada no copia nimiedades; es flecha que agudiza el sentimiento y clava su ansiedad en lo Divino, y suspensa en videntes claridades monta en el lomo rápido del viento la lírica triunfal de tu destino.

Zarpada de la orilla mancillosa en navio colmado de jazmines libre tu alma de las ansias ruines corría tras de su anhelo presurosa. Y rasgando la calma majestuosa, del aire en los alígeros violines, un cántico triunfalde serafines glosó la unión de Esposo" con esposa. Rota la cárcel fétida y oscura que, audaz, aprisionaba tu ventura, alas prestó la muerte al corazón, en tanto que el plañido de la brisa cuajaba tembloroso una oración en el puro cristal de tu sonrisa.

A D R I Á N MIRÓ


ALCALDÍA DE ALGOY or segunda vez me corresponde el honor, en nombre de Alcoy y en representación de la Excma. Corporación Municipal, de ofrecer los actos con que, según nuestras típicas y arraigadas tradiciones; vamos a conmemorar en 1943, el épico hecho que, a través de los siglos-, permanece como la efemérides cumbre de la historia de nuestro pueblo que, al sacudirse en 1276, con su heroica gesta y la protección del Mártir San Jorge, la opresión musulmana, hizo de ella el punto de arranque de su actual vida y prosperidad. Circunstancias especiales de todos conocidas, impiden que en el presente año los-festejos se celebren en sus propios y clásicos días del 20 ai 30 de Abril, por lo que han sido trasladados del 1 al 10 de Mayo, lo que no ha de disminuir su esplendor ni restar entusiasmo a cuantos en ellas intervenimos. Alcoy se dispone, como siempre, con esta periódica tregua en el rudo batallar del vivir diario, a sintetizar el anhelo general de sus laborio'sos hijos, en su magnífica ofrenda que' se desglosa en este triple aspecto: Gratitud al Santo Patrono; oración para nuestros heroicos ascendientes; y motivo de justificada alegría y sana expansión en los actuales alcoyanos. El Excmo. Ayuntamiento, en íntimo consorcio con la entusiasta Junta de Fiestas, dirige su acostumbrado y fervoroso llamamiento a todos, vecinos y forasteros, para que emulando aquéllos nuestra tradicional galantería con los que quieran fraternizar y convivir unos días con nosotros, y sumando éstos su admiración a nuestra alegría, presten el máximo y férvido entusiasmo a la brillantez de las Fiestas, que año tras año, perpetúan el brío de nuestra raza y el fuego legendario de nuestra historia. Alcoy, Abril de 1943. El Alcalde

El Secretario -finge!


de los solemnes Cultos que al esclarecido y excelso Patrono San Jorge Mártir, dedica su antigua Asociación en unión del Excmo. Ayuntamiento de esta Ciudad. SÁBADO 24 de Abril.—Al anochecer, será acompañada procesionalmente la Imagen de nuestro Santo Patrono, San Jorge Mártir, desde su Iglesia a la Parroquial de Santa María, (Iglesia del Santo Sepulcro). A la procesión, asistirán los festeros, cofrades, Junta y Autoridades. DOMINGO 25.—A las 11 de la mañana, proclamación solemne de las Fiestas dfe Moros y Cristianos, con el típico acto denominado

La G l o r i a anuncio fiel del entusiasmo próximo. Abren marcha los Heraldos de la Ciudad, seguidos de un miembro de cada una de las Comparsas ataviados con sus trajes características, que a las sones de alegres pasodables recorren la Ciudad. LUNES 26.—A [as 7'30 de ¡a farde, en la Iglesia Parroquial de Santa María (Santo Sepulcro), primer día del novenario en honor del Santo Patrono, con exposición de S. D. M., rosario, novena, letanías al Sonto, sermón, gozos y reserva, finalizando con el Himno a San Jorge Mártir. SÁBADO 1 de Mayo.—Continúa el novenario en la misma forma que en los días anteriores. Al anochecer, inauguración de GRANDES ILUMINACIONES y CONCIERTO en la Plaza de España, por una banda de la localidad. DOMINGO 2,—Por la tarde, en la Pinza de España

Elevación de Montgolíiers y Juegos Japoneses amenizando el acto uno bando de música de la localidad. LUNES 3.—Por la tarde, en la Plaza de España

Cucañas y Juegos amenizando el acto una banda de música de la localidad. MARTES 4.—A las 10, Misa por los caídos de la Asamblea de la Cruz Roja Local en la Iglesia de los PP, Salesianos, con asistencia de las fuerzas de Ambulancia, Jerarquías, Autoridades e invitados. Terminada la Santa Misa y en lo Plaza de España, ante las citadas Autoridades, prestarán Juramento ante la Bandera de la Institución los Oficiales, Clases y Camilleros de esta Ambulancia. Por la tarde, en el Campo del Collao

Gran Partido de Fútbol entre el C. D. Alcoyano y un gran equipo de Primera División. A las 6, introducción del antiguo acto denominado

Fiesta del Pasodoble verdadero desfile musical de las bandas de música de todas las Comparsas, finalizando el acto con el HIMNO DE FIESTAS, que sera interpretado solemnemente en la Plaza de España,


A las 7'30, en'la Iglesia de Santa Marta, último día del novenario a San Jorge Mártir, en igual forma que en los días anteriores, terminando con el sorteo de cuarenta medallas de plata entre los asociados. Al anochecer, disparo de una

Fantástica Traca en la Plaza de España, a cargo del pirotécnico Viuda e Hijos de Ramón vlateo, de Santomera. A las 10 de la noche, la clásica

Nit de l ' o l l a en la que forman parte todas las comparsas y sus músicas, que desfilan desde sus centros respectivos hasta la Plaza de España. * MIÉRCOLES 5.—Al toque de Alba (6 de la mañana), a los acordes del Himno Nocional, se iza el estandarte Cristiano en la más alto torre de la fortaleza y después de rezar el Sargento de Cristianos el Ave María, da principio el primer acto de Moros y Cristianos con la atractivo y simpática

DIANA que es como una manifestación de nuestras suntuosas Fiestas, A las 11, forman las huestes cristianas en la Plazuela de la Virgen de los Desamparados, iniciándose desde allí, la

Entrada de Cristianos que significa la diligencia que los alcoyonos pusieron en la defensa de la plaza, concentrando la fuerza de los caseríos vecinos. A la misma hora, desde la fortaleza, por la Calle de Sanio Tomás hasta la antigua Puerta de San Marcos, va el representante del entonces Gobernador de la Villa con su escolta y séquito a buscar al Capitán Cristiano y le hoce entrega de las llaves del Castillo. Terminada la ceremonia, apéase el Capitán y se dirige o ta Iglesia de San Jorge, donde es recibido por el representante de! histórico Mosén Torregrosa y después de orar brevemente en el Templo, implorando a Son Jorge su protección por el triunfo de los armas cristiacas, continúa el octo dft ostentación de fuerzas de los Caballeros de la Cruz. A las 3'30 de la tarde, las huestes mahometanas efectúan la llamativa y fastuosa •r

Entrada de Moros del más puro y fino sabor árabe, alarde de fuerzas de las tropas de AI-Azrach, que asediaban la Villa, acto que por sj magnificencia y fastuosidad semeja el desfile de soñadoras cortes orientales. A las 7, desde la Plaza del Maestro Jordá, parte el

Paseo General por los bandos Moro y Cristiano, verdadera batalla de dulces, flores, conffeti, y serpentinas. JUEVES &.—FESTIVIDAD DEL SANTO PATRONO SAN JORGE MÁRTIR. A las 6 de la mañana se repite el acto llamado

Segunda Diana con la variante de recorrido indicada en el itinerario. A las 8, en la Iglesia del Santo Patrono, tradicional Misa de Comunión con plática, a la que asistirán todos los asociados. A las f, en el Hospital Civil de Oliver, se celebrará una Misa y reparto de obsequios entre los hospitalizados por la Comparsa de Guzmanes. A lo misma hará la Comparsa de Llana, obsequiará con un desayuno a todos los niños y niñas de las escuelas de! Ave María. A las 10'30, las Comparsas de los Capitanes y Alféreces de uno y ctro bando, los gremios, comisiones. Junta Directiva de lo Asociación, Reverendos Cleros, Autoridades Civiles, Militares, Jerarquías del Movimiento, y el Excelentísimo Ayuntamiento, acompañarán desde la Iglesia de San Jorge a la Parroquial de Santa María la reliquia del Santo. A las 11, en la Parroquial de Santa María

Solemnísima Misa Mayor ante la Imagen y Reliquia de nuestro Invicto Patrono, en la que el pueblo de Alcoy testimoniará su fe y religiosidad. Uno gran orquesta interpretará la 1.°


Pontifical de Perossi, panegírico del Santo y oí Ofertorio el jWalf, Walfl del maestro Espí, terminando con el Himno de San Jorge, cantado por todos los fieles. A las 3'30 de lo tarde, acompañados por las Comparsas de Moros y Cristianos, con sus bandas de música se trasladarán al Círculo Cefálico de Obreros los asilados de todos ios establecimiento* benéficos de \a Ciudad, a los cuales se les obsequia con un chocolate. A las 6, con objeto de devolver a su Iglesia la Reliquia e Imagen de San Jorge Mártir, se verificará la

Procesión General a la que asisten formando en primer término las Comparsas de Moros y Cristianos, fieles, invitados, Gremios, Reverendos Cleros de ambas Parroquias, Autoridades Civiies, Militares, Junto Directiva de la Asociación, Jerarquías del Movimiento y el Excmo. Ayuntamiento en corporación. A las 10 de la noche, las Comparsas de uno y otro bando verificarán la

Nit deis Ballets en diferentes puntos de la Ciudad, terminando a las 12 de lo noche. VIERNES 7.—A los 6 de la mañana tendrá lugar el

Contrabando introducido por las Comparsas de Andaluces y Labradores. A las 8, en la Iglesia del Asilo de los Pobres Ancianos se dirá una Misa, terminada (a cuot, la Comparsa de Voseos obsequiará a los acogidos «n el establecimiento con un frugal desayuno, A las 9'30, y como preludio de la batalla que ha de librarse, se despliegan en guerrilla todas las Comparsas, recorriendo la parte alta de la población el hondo Moro, y el Cristiano, la parte baja. A los 10, cesa el fuego y se posesionan del Castillo el Capitán y Alférez Cristianos con sus Comparsas, y acto continuo la

Estafeta en que el Jefe del Ejército Mahometano ordena a uno de sus oficiales monte en brioso corcel, llegue hasta la Fortafeza y exijo la rendición de la plaza. Despreciado la pretensión por el Capitán Cristiano, retorno el Emisario en velocísima carrera y do cuenta al Jefe Moro de la negativa crisríana> a la vista de la cual los Moros mandan a su Sargento Mayor, quien pide parlamento. Concedido éste, sale del Castilfo una escolto cristiana que acompaña al Sargento hasta el encuentro de su Embajador, regresando todos hasta la Fortaleza, frente a la cual se verifica la

Embajada del Moro y una vez terminado el parlamento, se provoca por los Cristianos la

Gran Batalla finalizando con el asalto y toma del Castillo por el Ejército Mahometano, que reemplaza el estandarte Cristiano por la bandera de (a Medía Luna. A mediodía, la Comparsa Tomasines, obsequiará a los asilados en los establecimientos benéficos de la ciudad, con una comida extraordinaria qoe será servida, en los salones de la antigua sociedad «El Serpis». A las 5*30 de la tarde, después del ritual análogo al de lo mañana y ante la Fortaleza en poder del bando Mahometano, se verificará la

Embajada del Cristiano y se repiten los actos de la batalla, como la de la mañana, que termina con la reconquista de la Fortaleza por las fuerzas del bando Cristiano, que de nuevo vuelven a i/ar en el Castillo la enseña de la Cruz. Al anochecer, las Comparsas de los Capitanes y Alféreces, después de visitar lo Iglesia del Santo Patrono, ante cuya Imagen oran y dan gracias por el favor, se reúnen al pie de! Castillo, y a los acordes del Himno Nadooal interpretado por todas las bandas de música, se celebrará solemnemente la

Aparición de San Jorge sobre las almenas de la Fortaleza, entre nubes de incienso y apoteosis de luz y color.


SÁBADO 8.—Por lattirde, en lo Plaza de España Cucañas y Juegos amenizando el acto una banda de música de la localidad. DOMINGO 9.—A las 11 en punto de la noche

Fantástica Retreta Militar LUNES 10.—A las 11 de la noche, disparo de yn fantástico

Castillo de Fuegos Artificiales en la Plaza de España, a cargo del pirotécnico Viuda e Hijos de Ramón Mateo, de Santomera.

ITINERARIOS DE LOS ACTOS SÁBADO 24 de Abril.—Procesión. Parte de la Ijflesia de San Jorge, en la calle de Santo Tomás; recorre las de Virgen de Agüito, Embajador Irles, Mosén Torregrosa, San Lorenzo, Plaza de España,, Santo Tomás hasta la Iglesia Parroquial de Santa María (Iglesia del Santo Sepulcro), DOMINGO 25.-—La Gloria. Parte de la Plaza de España; recorre laa calle» Pintor Casanova, San Miguel, Plazuela de la Virgen de los Desamparados, Virgen María, San Miguel, Carmen, San Antonio, Santo Tomás, Virgen de Agosto, Embajador Irles, Mosén Torregrosa, San Juan,-'Plaza de Emilio Sala, San Jorge, Santa Lucía, Avenida del Generalísimo, San Lorenzo, San Francisco, San Mateo, San Nicolás, terminando en la Plaza de España, frente a las Casas Consistoriales. MIÉRCOLES 5 de Mayo.—Diana. Parte de la Plaza de España; recorre las callea Pintor Casanova, San Miguel, Plazuela de la Virgen de ios Desamparados, Virgen María, San Miguel, Carmen, San Antonio, Santo Tomás, Virgen de Agosto, Embajador Irles, Mosén Torregrosa, San Juan, Plaza Emilio Sala, San Jorge, Santa Lucia, Avenida del Generalísimo, San Lorenzo, San Francisco, San Mateo, San Nicolás, terminando en la Plaza de España frente a las Casas Consistoriales. Entrada de Cristianos. Parte de la Plazuela de la Virgen d^ los BesamI parados; recorre las calles de Virgen María, San Miguel, Carmen, San Antonio | I Santo Tomás, Virgen de Agosto, Embajador Irles, Mojen Torregrosa, San FranI cisco, San Mateo, San Nicolás, terminando frente a la Iglesia de San Jorge. Entrada de Morqi. Parte de la calle de San Vicente; recorre la calle de I San Nicolás y termina freato a la Iglesia de San jorge. Paseo General. Parte de ta Plaza Portal Nuevo; recorre laa calles de I Mosén Torregrosa, San Franciíco, San Mateo, San Nicolás, Plaza de España, terI minando en la calle de San Lorenzo. JUEVES 6.—Segunda Diana. Igual recorrido que la del día anterior, I con la variante de seguir desde la la calle de Mosén Torregrosa por la de San Francisco, Procesión* Parte de la Iglesia de San Jorge, en la calle de Santo Toma»; recoire tas calles de Virgen de Agosto, Embajador Irles, Mosén Torregrosa, San Lorenzo, Plaza de España, Santo Tomás, hasta la Iglesia Parroquial de Santa María (Iglesia del Santo Sepulcro). Procesión General» Parte de la Iglesia Parroquial de sia del Santo Sepulcro), en la calle de San Blas; recorre las de Plaza de España, San Nicolás, Plaza de Ramón y Cajal. San Torregrosa, Plaza Portal Nuevo, Doña Saurina. Santo Tomás, Iglesia de San Jorge.

Santa María (IglePintor Casanova, Francisco, Mosén terminando en la

VIERNES 7,—Estaf«ta. Parte de la calle San Vicente; «corre la calle de San Nicolás hasta la Plaza de España y viceversa. DOMINGO 9.—Retreta Militar, Parte del Paseo de Cervantes; recorre las calles Avenida del Generalísimo, San Lorenzo, Plaza do España, Pintor Casanova, San Blas, Plaza de San Jorge, Virgen d« Agoito, Portal Nuevo, Mosén Torregrosa. San Francisco, San Mateo, San Vicente, San Nicolás, finalizando en la Plaza de España.


REVISTA FESTES ASJ - 1943