Issuu on Google+

EL TRABAJO COLABORATIVO Y LAS COMUNIDADES DE APRENDIZAJE

0. INTRODUCCIÓN: LA INTERACTIVIDAD 1. EL TRABAJO COLABORATIVO 2. EL TRABAJO COLBORATIVO VIRTUAL O TELEMÁTICO 3. DEL TRABAJO COLABORATIVO A LAS COMUNIDADES VIRTUALES A TRAVÉS DE LA RED 4. LAS COMUNIDADES DE APRENDIZAJE 5. BIBLIOGRAFÍA CITADA 6. BIBLIOGRAFÍA DE AMPLIACIÓN

1


EL TRABAJO COLABORATIVO Y LAS COMUNIDADES DE APRENDIZAJE 0. INTRODUCCIÓN: LA INTERACTIVIDAD Las TIC crean nuevos entornos de comunicación y establecen nuevas formas de interacción entre los usuarios y las máquinas y, en ellas, unos y otras desempeñan nuevos papeles (diferentes a los clásicos de receptor y transmisor de información), y el conocimiento contextualizado se construye en la interacción que sujeto y máquina establezcan. “El concepto de interactividad es inherente a los procesos de comunicación, pues para que haya comunicación es imprescindible la interacción entre los intervinientes (ya sean personas o bien entre persona y máquina)” (Prendes, 2000). Las TIC permiten que emisor y receptor

interactúen

de

tal

manera

que

pueden

intercambiar

continuamente sus papeles comunicativos, esto es, se distinguen por su interactividad. Eso requiere participantes más responsables, activos, capaces de autoaprender. Las funcionalidades de Internet, al alcance de todo aquel que posea la infraestructura y el material adecuado, permiten satisfacer las necesidades

de

comunicación

e

información

de

las

personas,

instituciones y empresas. La mejora de las telecomunicaciones ha permitido que la imagen, el sonido, el texto…, sean fácilmente integrables en un mismo mecanismo de comunicación, hecho que da la posibilidad de ofrecer al usuario un mejor servicio. La red, en definitiva, “facilita la comunicación y la relación interpersonal, permite compartir y debatir ideas y facilita el trabajo cooperativo y la difusión de creencias personales” (Marqués, 1998). Veamos el tipo de interacción que podemos encontrar en función del recurso utilizado: •

Correo electrónico. Es la herramienta básica de comunicación en Internet. Permite comunicarse de manera asíncrona, a modo de correspondencia, con una persona o grupo, con todas las ventajas que conlleva hacerlo por vía electrónica.

2


Listas de distribución. Configuradas por grupos de personas interesadas en un determinado tema o área de trabajo que forman parte de una “lista” a la cual pueden enviar mensajes a la vez que recibir, intercambiando opiniones o información sobre el tema acordado.

WWW. La World Wide Web es la mayor base de datos del mundo en soporte informático. La información, escrita en lenguaje HTML, permite el intercambio de opiniones y conocimientos entre profesores, especialistas…, y fomentan el desarrollo de las habilidades creativas y expresivas.

News. Conocidos como grupos de noticias, permiten el intercambio de información mediante “tablones de anuncios” donde cualquiera puede enviar y responder un mensaje al grupo de personas interesadas (normalmente relacionadas con la temática).

Chat, IRC. Permite la comunicación simultánea y en tiempo real entre las personas que se conectan a la conversación en un momento determinado. Requiere que el grupo de personas estén conectadas al mismo tiempo y se comuniquen mediante mensajes escritos u orales.

CSCL (Computer Support for Cooperative Learning). Herramienta de trabajo colaborativo que permite coordinar trabajos en grupo, compartir información y recursos y disponer de un espacio en la red accesible desde cualquier máquina que disponga de conexión a INTERNET. Un entorno de trabajo colaborativo provee a sus usuarios de herramientas que permiten la interacción, la comunicación y la confección de documentos entre sujetos o grupos que deciden trabajar de una manera no presencial. Facilitan, a su vez, el proceso de toma de decisiones allanando el camino antes de una posible reunión cara a cara.

Las herramientas que facilitan la interactividad se denominan “Groupware”, concepto que es definido por Ellis como, “un sistema basado en un ordenador que apoya a un grupo de personas dedicadas a una tarea o meta común y que provee los servicios para apoyar la labor de los usuarios a través de una interfaz de un ambiente compartido” (1991, citado por Henríquez y Fandos, 2000), estableciendo tres aspectos o virtualidades importantes para su implementación: a) Coordinación, ayudando en la organización de las actividades o tareas entre los miembros del grupo. b) Colaboración en la realización de esas actividades de manera individual, permitiendo que las tareas elaboradas 3


individualmente se configuren, al final, en la suma de las partes. c) Cooperación entre los diversos sujetos en la mediación de un documento de una manera coordinada y conjunta. (Fandos, Henríquez y Gisbert, 2000).

Como afirma Bartolomé (1995: 293), los medios interactivos son medios basados en máquinas que en sí mismas incluyen sistemas que interactúan con el sujeto. Esto se traduce en un proceso comunicativo entre hombre y máquina, en el cual cada extremo del canal participa enviando mensajes. Estos son recibidos e interpretados por el otro extremo del canal. Procesa la información y genera nueva información INFORMACIÓN

SISTEMA

USUARIO INFORMACIÓN

Procesa la información y genera nueva información

Figura 1. Proceso de interactividad (Prendes, 2000)

Este proceso de interactividad es lo que Prendes (1996, 2000), denomina interactividad instrumental, referida a la relación entre el propio medio y el escenario del mismo, la interactividad de los usuarios con los sistemas, máquinas, herramientas, programas. La interactividad y sus diferentes niveles nos hacen considerar dos grandes posibilidades de desarrollo: 

Interactividad-Máquina: Son los niveles de interactividad que se pueden definir y producir a partir de las posibilidades técnicas de los equipos. A más posibilidades de la máquina, más interactiva es la comunicación.

Interactividad-Usuario: Sin embargo, la interactividad también se ha de medir por la participación del otro extremo del canal: el sujeto, el usuario, la persona.

4


Si llevemos la clasificación presentada al ámbito educativo, habría que reflexionar sobre: 

La comunicación interactiva no se relaciona con las posibilidades de la máquina, sino con el diseño del programa. Así, no es extraño encontrarse cursos basados en aparatos muy sofisticados pero que aprovechan muy poco las posibilidades del sistema.

Partiendo de la afirmación anterior, si la clave se encuentra en el diseño del programa, éste, en función de sus posibilidades y características, puede proporcionar información audiovisual, icónica y verbal. Si, además, podemos asumir que el sistema es capaz de localizar casi instantáneamente la información a presentar; esto nos lleva a afirmar que quien controla el camino, es decir, la información que se debe presentar, es el que determina el nivel de interactividad.

En el ámbito educativo, la interactividad y sus diferentes niveles han de venir definidos desde el punto de vista del sujeto, el cual, como afirman Anandam y Kelly (en Bartolomé, 1995: 294-297), pasa de ser observador

pasivo

a

ser

participante

activo,

permitiendo

esta

interactividad ajustar la instrucción conforme a las necesidades y capacidades del usuario. Numerosos estudios han mostrado que el componente más importante para el éxito en la formación on-line es el mantenimiento de una interacción consistente y de calidad. Marcelo (2002) y Moreno y Bailly-Baillière (2002) argumentan que la interactividad es esencial para el desempeño eficaz de las tareas que se esperan de tutores y alumnos o de grupos en general. “La eficacia del proceso de enseñanza y aprendizaje es proporcional a la riqueza de flujos que se establecen entre los participantes” (op. cit. 2002:54), entre los cuales concretamos los siguientes tipos: •

Alumno-contenidos teóricos. Relacionado con la forma en que el alumno utiliza los materiales de aprendizaje para construir su propio conocimiento: lectura, reflexión y asimilación de la información e ideas proporcionadas.

5


Alumno-tutor. Comunicación establecida con el formador con el fin de crear y mantener el interés, motivar, orientar y apoyar en el proceso de aprendizaje respecto a la materia a trabajar.

Alumno-alumno. Se engloban aquí los intercambios entre los estudiantes, tanto desde el punto de vista formal como informal.

Alumno-actividad. Interacción que el alumno puede desarrollar con los contenidos, el tutor o el grupo, a través de las actividades diseñadas con este fin.

Estos son los tipos de interacción más comunes en un proceso de formación, aunque basándonos en las clasificaciones de Marcelo (2002) y Payne (1999, cit. por Moreno y Bailly-Baillière, 2002) podemos añadir otros tipos de relaciones que podemos encontrar alrededor del alumno: •

Alumno-clase. Podemos entender que se trata de una comunicación de tipo global, que en muchas ocasiones puede convertirse sólo en algo informativo y unidireccional.

Alumno-grupo. Relaciones que se producen dentro de un grupo de trabajo, potenciado por el trabajo colaborativo en red. Se trata de una de las potencialidades que las TIC han proporcionado a la educación a distancia.

Alumno-interfaz / tecnología. Los autores entienden aquí un tipo de interacción suscitado de la relación que el alumno pueda establecer con el medio a través del cual desarrolla su proceso de aprendizaje.

Alumno-exterior. Entendemos aquí que, dadas las características de conectividad que ofrece la red y su potencialidad de comunicación y fuente de información, ofrece al alumno posibilidades de establecer relaciones fuera del entorno clase.

A diferencia de la mayoría de autores, Marcelo nos sugiere en el mismo texto que la interacción no se produce sólo desde el punto de vista del alumno y que no podemos olvidar al profesor como elemento o eje de interacción. De este modo, determina dos tipos más de interacción en un proceso de enseñanza y aprendizaje: •

Tutor-grupo. Interacción derivada de las necesidades de un grupo en el desarrollo de actividades de este tipo.

6


Tutor-clase. Comunicación de tipo global, surgida de los procesos informativos por parte del profesor, que pueden proceder de actividades de debate o foros de discusión.

Figura 2. Tipos de interacción en el proceso instructivo (Moreno y BaillyBaillière, 2002)

Figura 3. Interacción en diferentes direcciones (Marcelo, 2002)

1. El TRABAJO COLABORATIVO Acercarse al concepto de trabajo presenta no pocas dificultades, dado el carácter social e ideológico del término. Así que, dadas las características y objetivos de nuestra aportación, vamos a centrarnos en su esencia y, desde este punto de vista, vamos a entenderlo como la actividad que exige un esfuerzo, como una ocupación para obtener algo y también como proceso y producto de esa actividad. La colaboración, por su parte la entendemos como el trabajo (actividad) con otros para alcanzar un producto u objetivo común. Es, pues, un tipo de comportamiento que puede darse en cualquier circunstancia, igual que el trabajo, aunque aquí los circunscribiremos al ámbito educativo y de la investigación. Como punto de partida quisiéramos distinguir el trabajo colaborativo del trabajo en grupo, para evitar confusiones. El trabajo en grupo se refiere a la actividad que emprenden varias

7


personas y en la que cada uno se ocupa de algún aspecto bajo algún sistema de coordinación y liderazgo. El trabajo colaborativo, por su parte, incide en la actividad que emprende un grupo de forma global, sin jerarquías ni coordinaciones previas, sino pactadas o consensuadas y en el que todos los miembros del grupo se responsabilizan solidariamente de toda la actividad. La diferencia más notable, como puede verse, está en la distribución del trabajo, que en el primer caso sería vertical y en el segundo horizontal. No es extraño, pues, que el trabajo colaborativo sea definido como “la nominación general y neutral de múltiples personas que trabajan juntas para producir un producto o servicio” (Bannon et. al., 1991). La colaboración existe en un ambiente de trabajo por múltiples razones: porque es técnicamente necesaria, porque es económicamente beneficiosa o porque es requerida en una situación concreta. El trabajo colaborativo se establece allá donde los individuos trabajan juntos debido a la naturaleza de sus tareas, por lo que la tarea o actividad del grupo debe ser colaborativa en su naturaleza. Las personas involucradas en ella deben compartir los mismos objetivos, parte de los cuales es el cumplimiento de su tarea compartida. Por ello el trabajo colaborativo es claramente no competitivo. Se desarrolla en un espacio normalmente informal y usualmente se ejecuta en grupos pequeños, generalmente en proyectos grupales, haciendo uso de la comunicación horizontal. Esta puede tomar la forma de interacción indirecta, directa , distribuida o no distribuida. En cualquier caso, los límites del trabajo colaborativo no son siempre congruentes con los límites de la organización formal; en realidad, un proceso de trabajo colaborativo involucraría a personas en sitios distintos, y se caracteriza por ser relativamente autónomo y no tener influencias externas sobre las tareas, es decir, planificación y control externo, que reducirían la naturaleza colaborativa del trabajo. El trabajo colaborativo está siendo cada vez más necesario debido a múltiples factores . Marca, (1992), señala los siguientes: •

Los problemas son cada vez más complejos. 8


Los problemas son cada vez de mayor tamaño.

Las personas cada vez son más especializadas.

Las soluciones cada vez requieren aptitudes diferentes. Todo esto ha provocado un cambio de actitud en la forma de trabajar de las personas, que se visualiza en que: o Las personas necesitan trabajar como miembros de un equipo y cooperar entre ellas. o Las personas requieren intercambiar información más frecuentemente.

El éxito de este tipo de actividad va a depender no sólo de aptitudes individuales o del tipo de objetivo, sino también del nivel de colaboración que se obtenga entre los miembros del grupo. Veamos un cuadro con algunas de las diferencias existentes entre el Trabajo en Grupo y el Trabajo Colaborativo. ASPECTO SUJETOS LIDERAZGO RESPONSABILIDAD OBJETIVO COORDINACIÓN

TRABAJO EN GRUPO Grupos heterogéneos Líder Individual Completar una tarea Existe y toma decisiones

TRABAJO COLABORATIVO Grupos homogéneos Compartido por todos Compartida Construir una respuesta Toma de decisiones sobre el propio desarrollo de la tarea

Está claro que el trabajo colaborativo es trabajo en grupo, pero también que el trabajo en grupo no es trabajo colaborativo. Del mismo modo parece claro que la “colaboración” puede establecerse bajo diferentes modalidades, de acuerdo al menos a la “distancia” entre los miembros del grupo o a los “mediadores” que el grupo utilice. En el primer caso, esto es, tomando como referencia ambas cuestiones, podríamos hablar de dos modelos posibles: Modelo colaborativo presencial Modelo colaborativo a distancia, mediado telemáticamente

Con todo y a pesar de que sea un tema de rabiosa actualidad, no es una nueva modalidad de trabajo. Vygotsky (1987) hablaba de que “la colaboración entre pares ayuda a desenvolver estrategias y habilidades generales de soluciones a problemas en el proceso cognitivo implícito en interacción y

9


c o m u n i c a c i ó n ”. Para este autor el lenguaje es fundamental para la estructuración del pensamiento, siendo necesaria para comunicar el conocimiento, las ideas del individuo y para entender el pensamiento de otro involucrado en una discusión o una conversación. Para Piaget (1973) la cooperación era entendida como “co-operación”, esto es, cooperar para proceder/accionar y cooperar en común/general. La cooperación se caracteriza, para él, por la coordinación de puntos de vista diferentes, por las operaciones de correspondencia, por la reciprocacidad, que es complementaria de la existencia de reglas autónomas de conductas fundamentales de respeto mutuo. Todavía para Piaget, para que haya una cooperación real, son necesarias las siguientes condiciones: existencia de una escala común de valores; conservación de escala de valores y existencia de una reciprocacidad para interactuar. Para Larocque & Faucon (1997) “El aprendizaje co-operativo y colaborativo son máss estructurados que el aprendizaje basado en trabajos en grupo (aprendizaje en grupo)”, por lo tanto en ambas: • Los aprendizajes compartirán un mismo objetivo • El proceso será más definido • Una relación entre los miembros de grupo será claramente más interdependiente

En ese sentido habría que deducir que el trabajo colaborativo es menos estructurado y con un proceso menos definido. Paquet-Frenette (1996) defienden que “La estructura de aprendizaje colaborativa es más flexible y requiere menos planeamiento y coordinación, es fácilmente adaptable a ambientes de aprendizaje para adultos”.

2. EL TRABAJO COLABORATIVO VIRTUAL O TELEMÁTICO Como indicábamos al comienzo, los ambientes telemáticos proporcionan una mayor “democratización” tanto en lo que se refiere al acceso a información como a publicación. Este ambiente es construido por miles de personas que están ínter ligados formando una verdadera tela que propicia una construcción 10


de un “saber colectivo” (Lévy 1996). Estos ambientes están revolucionando las nociones de tiempo y espacio, debido a la rapidez con que los objetos son transportados y a las distancias alcanzadas. Tomando en consideración esas potencialidades que caracterizan los ambientes telemáticos, está claro que disponemos de medios importantes y potentes para la realización de trabajos colaborativos y aun para la cooperación misma. Uno de los aspectos fundamentales para soportar la cooperación es la interacción, como hemos querido indicar en el recorrido que hemos planteado. Esa interacción se puede clasificar bajo distintas coordenadas: • De acuerdo a la temporalidad: a) Sincrónica: Esta interacción ocurre en tiempo real, esto es, los interlocutores se encuentran ligados simultáneamente en red y utilizan recursos que permiten a los participantes acompañar a lo que los otros desean comunicar. b) Asincrónica: Los interlocutores se comunican sin establecer un ligamento directo.. • Según el número de Interlocutores: a) Uno para uno: la comunicación ocurre entre dos individuos, pudiendo ser sincrónica o asincrónica. b) Uno para todos: un usuario se comunica con varios receptores, los cuales pueden también volverse emisores, comunicándose con quien inició la interacción. Esta Comunicación puede ser sincrónica o asincrónica. c) Todos para Todos: Comunicación entre múltiplos usuarios, de modo integrado. Esta comunicación puede ser también sincrónica o asincrónica.

¿Cómo justificar el trabajo colaborativo telemático?. Las instituciones de formación actuales, tal como fueron concebidas para la sociedad industrial, no están preparadas para satisfacer las exigencias de la sociedad del próximo milenio (a la que ya se denomina la sociedad de la información y del conocimiento) y que tiende claramente hacia la globalización del mercado y la movilidad geográfica y laboral lo que comportará, necesariamente, una mayor demanda de formación. Tiffin y Rajasingham (1997) plantean la existencia de un sistema educativo nacional, cuya unidad de organización es la escuela, el grupo es la clase y la díada es alumno-profesor frente a un emergente sistema

11


de teleaprendizaje, organizado por consorcios regionales, cuya unidad de organización es el telecurso y la díada es alumno-PC Ante ello, todos los niveles del sistema educativo se encuentran ante la necesidad de cambiar para recobrar pertinencia social. Si esto es cierto para el sistema de enseñanza formal reglada en general, lo es aún más para la Universidad una institución que se tacha, con mucha frecuencia, de inmovilista. Al respecto apunta Tünnermann (1998: 211):" Ignorar o perecer es el reto que hoy día enfrentan las universidades... El paradigma de la universidad actual responde a la sociedad industrial, que está en proceso de profunda mutación, pero que aún no da paso a la sociedad postindustrial o postmoderna que deberá sustituirla". Los cambios que están experimentando las universidades tradicionales presenciales están muy relacionados con la adopción de nuevas metodologías a partir de la introducción, a veces masiva, de los últimos avances tecnológicos en el proceso de E-A. En este escenario de renovación de la pedagogía universitaria está adquiriendo cada vez más importancia el trabajo colaborativo como opción metodológica o en todo caso como una nueva manera de concebir el proceso de aprendizaje, principalmente cuando nos situamos en entornos tecnológicos de formación y en estrategias de formación que tienen como apoyo fundamental las redes telemáticas. El trabajo colaborativo, como hemos visto, tiene como objetivo fundamental desarrollar la dimensión social, tanto de los procesos de E-A como del propio aprendizaje de los alumnos o de los mismos profesores. El aspecto clave dentro de la dimensión social del aprendizaje es el valor de la relación entre iguales, lo cual descarta la idea de que para aprender es indispensable seguir instrucciones de alguien más competente, como el maestro. Este es el concepto nuclear para explicar el aprendizaje colavorativo que Turoff (1995: 5) define así: "..Collaborative learning is defined as a learning process that emphasizes group or cooperative efforts among faculty and students. It stresses active participation and interaction on the part of both students and instructors. Knowledge is viewed as a social construct, and therefore the educational procewss is facilitated by social interaction in a environment that facilities peer interaction, evaluation and cooperation" . 12


De la unión entre los conceptos clásicos del aprendizaje colaborativo y del trabajo colaborativo y las nuevas tecnologías surge el planteamiento del Aprendizaje colaborativo mediado por ordenador (C omputer Supported Collaborative Learning-CSCL). Su origen se remonta al uso de la modalidad de trabajo colaborativo en contextos de trabajo en la empresa, CSCW (Computer Support Collaborative Work), que posteriormente ha empezado a implantarse en el ámbito del aprendizaje escolar dando lugar al CSCL. (Steeples y Mayes, 1998). A las herramientas que soportan el CSCW se les denomina comúnmente groupware. Estos productos proveen oportunidades para el Trabajo colaborativo desde localizaciones distribuidas y en tiempos flexibles, permitiendo a los participantes un contexto versátil de colaboración. Schrum y Lamb (1997) consideran al groupware como una nueva categoría de software que ofrece posibilidades para aumentar el uso efectivo de las redes de ordenadores para la formación y la colaboración. Una razón especialmente importante en esta amplia aceptación del CSCL en los Entornos Virtuales de Formación es su pertinencia en contextos de aprendizaje adulto, pues provee medios para animar a los alumnos a utilizar el rico potencial que encierran las ideas y perspectivas de los demás. En ese sentido situamos su pertinencia a la enseñanza universitaria. Sea cual sea el escenario de cooperación o interactividad adoptado, el profesor se enfrentará a la toma de decisiones en unas variables puntuales, como su propio grado de control de la situación, la valoración, el nivel de estructuración, etc. Además deberá seleccionar los recursos adecuados entre los distintos paquetes de groupware existentes en el mercado. La mayoría de ellos suelen ofrecer agenda ordenada de encuentros en línea, capacidades de interacción síncrona y asíncrona, formación de subgrupos y creación y edición colaborativa de documentos. Son ejemplos de groupware muy conocidos: LotusNotes y Microsoft Exchange, BSCW, Zeno, AlephWeb, etc. Las redes de comunicación introducen la posibilidad de potenciar un aprendizaje

más flexible y, al mismo tiempo, la existencia de nuevos

13


escenarios del aprendizaje. En cualquier caso, su incorporación es eficaz si son concebidas y aplicadas con el propósito expreso de fomentar el aprendizaje y la colaboración, pues, entre otras cosas, sirvan para crear ambientes virtuales de aprendizaje. El desarrollo de las redes de información que ofrecen herramientas como la World Wide Web, los motores de búsquedas, los correos electrónicos, las herramientas para la discusión y la conferencia, para el trabajo en grupo y colaboración, así como las tecnologías de presentación multimedia hacen posible el desarrollo del aprendizaje colaborativo al permitir la interacción entre diferentes personas

ubicadas en diversas partes del mundo, de manera

relativamente poco costosa. El trabajo colaborativo (o cooperativo, según algunas aportaciones) se viene denominando, a través de sus siglas en inglés como CSCW: Computer Supported Cooperative Work. Dentro de esa denominación cobra significado otro término, el GROUPWARE, que hace referencia a la tecnología que soporta el CSCW. Se define Groupware como: "Procesos intencionales de un grupo para alcanzar objetivos específicos más herramienas de software diseñadas para dar soporte y facilitar el trabajo"(Peter, 1996) Se trata, pues, de una estrategia que pretende coordinar actividades de: comunicación, colaboración, coordinación y negociación con el fin de aumentar la productividad en común.

Analizando el trabajo cooperativo desde esta

óptica, se presenta como el conjunto de estrategias organizacionales, más las herramientas tecnológicas, que pretenden implantar en la organización el trabajo en grupo, tendiente a maximizar los resultados y minimizar la pérdida de tiempo y de información. Las razones para implantar un Groupware serían, según Coleman (1999): • Mejor control de costos. • Incremento de la productividad. • Mejor servicio al cliente. • Pocas reuniones. 14


• Automatización de procesos de rutina. • Extensión de la organización: se incluye tanto al cliente como al proveedor. • Integración de grupos geográficamente dispersos. • Incremento de la productividad a través de más rápidos tiempos de mercadeo. • Mejor coordinación globalmente. • Proveer mejores servicios que diferencien a la organización.

Hay que incidir en el hecho de que cuando hablamos de Groupware no sólo hacemos referencia a la tecnología, también a los aspectos sociales inherentes a la colaboración que propicia esa tecnología. De este modo Groupware lo entendemos como tecnología colaborativa, incluyendo, pues,personas y herramientas tecnológicas. Las tecnologías propias o susceptibles de crear los ambientes necesarios para desarrollar el trabajo colaborativo, serían: • El Correo y la Mensajería Electrónica: Este tipo de aplicaciones groupware pretenden facilitar los procesos comunicacionales informales entre el grupo. Se encarga no sólo de transmitir texto, sino imágenes, sonido, video y archivos. • El manejo de Calendario y Agenda: Este tipo de software, aplicado en ambientes groupware, permite la organización de los tiempos del grupo, programación de actividades, menos gasto de tiempo y dinero en reuniones, mejor planeación de tiempo y recursos. • Sistemas de reuniones electrónicas: Asiste al grupo en sus reuniones, apoya diferentes momentos identificados en ésta como: comunicación, planeación, pensamiento e información. Para cada uno de estos momentos se tienen mecanismos de control que garantizan la continuidad de la reunión y evitan pérdida de tiempo y esfuerzo. • Sistemas de Conferencia de datos o de escritorio: Permiten que un grupo de personas puedan ver y trabajar al mismo tiempo sobre los datos(documentos, archivos, etc).

Diferentes teorías del aprendizaje encuentran aplicación en los ambientes colaborativos; entre éstas, los enfoques de Piaget y de Vygotsky basados en la interacción social. Lo innovador en los ambientes colaborativos soportados en redes virtuales es la introducción de la informática a estos espacios, sirviendo las redes virtuales de soporte, lo que da origen a los 15


ambientes

CSCL (Computer-Support Collaborative Learning - Aprendizaje

colaborativo asistido por computador). Podría definirse el aprendizaje colaborativo como: El conjunto de métodos de instrucción y entrenamiento apoyados con tecnología así como de estrategias para propiciar el desarrollo de habilidades mixtas (aprendizaje y desarrollo personal y social), donde cada miembro del grupo es responsable tanto de su aprendizaje como del de los restantes miembros del grupo. El aprendizaje es un proceso individual que puede ser enriquecido con actividades colaborativas tendientes a desarrollar en el individuo habilidades personales y de grupo. Elementos básicos para propiciar el aprendizaje colaborativo • Interdependencia positiva • Interacción • Contribución individual • Habilidades personales y de grupo Diferencias entre CSCW (Trabajo Colaborativo) y CSCL (Aprendizaje Colaborativo) Items a comparar

Trabajo Colaborativo (CSCW) Es el mismo de la organización: aumentar productividad Particulares, muy bien definidos y medibles

Aprendizaje Colaborativo (CSCL) Objetivo Es el desarrollo de la persona. Un poco más indefinidos. Se busca el desarrollo humano, por ello son nebulosos y no fáciles de medir Ambiente Controlados y cerrados - se Heurísticos: abiertos, libres, puede a u m e n t a r que estimulan la creatividad productividad y sobre todo ejercer control Trabaja colaborativamente La persona está convencida, Se puede entrar o salir de un porque con todos los medios grupo de estos en el momento disponibles de l a en que se quiera, solo está organización, de s u supeditado al compromiso participación en los procesos personal. La persona está en grupales. No e s c o g e libertad de ejercer su libre libremente su participación. Se albedrío espera que todas las personas de la organización se vinculen al proceso groupware Tipo de proceso La organización es su centro Se pueden dar procesos de de interés y su fin último. Esto aprendizaje en ambientes implica una formalización del formales e informales. proceso grupal. Aporte individual El conocimiento y l a Cada individuo trae al grupo experiencia son personales,, su propia experiencia de vida, pero estos están supeditados enriqueciendo con ésta el a los objetivos y políticas de proceso y por ende a las la organización. personas involucradas en él.16


Pasos del proceso grupal

Las reglas

Desarrollo personal

Productividad

Preocupa El Software

El Punto de encuentro ambos

pero estos están supeditados a los objetivos y políticas de la organización. Se deben definir muy claramente y de antemano

Son definidas explícitamente, con anterioridad y no se deben transgredir, no se puede construir con ellas, limitan lo que se puede hacer o no hacer Es secundario, debe estar supeditado a los objetivos de la organización, si este corresponde con ellos se es tenido en cuenta, si no, es simplemente ignorado. Es su centro, su razón de existir. Su fin último es producir algún producto o servicio. La experiencia en función de los resultados esperados. Motivación extrínseca El conocimiento de los procesos son "congelados" en el software, en él está lo que se puede o no hacer. Hay una serie de pasos, unos actos de habla, actividades, etc. ya establecidos, que se deben hacer, cumplir o utilizar. de Es la interacción, esto es, el intercambio de ideas y conocimientos entre los miembros del grupo. Entre mayor sea esta aumenta la probabilidad de éxito del proceso grupal. En ambos se espera que los miembros del grupo participen más que activamente, que vivan el proceso y se apropien de él.

enriqueciendo con ésta el proceso y por ende a las personas involucradas en él. Si existen, no son rígidos, se pueden cambiar en cualquier momento, pues se deben adaptar al desarrollo grupal e individual. Las reglas son generadoras, esto es, que son de carácter constructivo, no limitan ni encasillan, si no que pretenden generar creatividad. el objetivo es el desarrollo personal y grupal y todo lo demás está supeditado a ello.

La producción es secundaria, si esta se da, pues muy bien, sino, lo importante es el desarrollo personal, lo que se aprenda de la experiencia colaborativa La experiencia en si misma. Se maneja un tipo de motivación intrínseca No es determinante, debe ser flexible y abierto para que el que aprende pueda potenciar muchas de sus posibilidades. brindando posibilidades virtualmente ilimitadas.

Basado en LUCERO (2003): Revista Iberoamericana de Educación (SIN: 1681-5653)

Para Torres (2004) una Comunidad de Aprendizaje es “una comunidad humana organizada que construye y se involucra en un proyecto educativo y cultural propio, para educarse a sí misma, a sus niños, jóvenes y adultos, en el marco de un esfuerzo endógeno, cooperativo y solidario, basado en un 17


diagnóstico no sólo de sus carencias sino, sobre todo, de sus fortalezas para superar tales debilidades. La diversidad de usos de la noción Comunidad de Aprendizaje está atravesada por tres ejes fundamentales: el eje escolar/no-escolar o extraescolar, el eje real/virtual, y el eje que hace referencia a la gran gama de objetivos y sentidos atribuidos a dicha Comunidad de Aprendizaje. Así, la Comunidad de Aprendizaje remite en unos casos al contexto escolar y, más específicamente, a la escuela o incluso al aula de clase; en otros, a un ámbito geográfico (la ciudad, el barrio, la localidad); en otros, a una realidad virtual y a la conectividad mediada por el uso de las modernas tecnologías de la información y la comunicación (redes de personas, de escuelas, de instituciones educativas, de comunidades profesionales, etc.). Por lo general, sobre todo en los países desarrollados, la noción de Comunidad de Aprendizaje viene aplicándose a comunidades y realidades urbanas. Asimismo, unos vinculan la Comunidad de Aprendizaje a procesos de desarrollo económico, desarrollo de capital social o de desarrollo humano en sentido amplio; otros ponen el acento en torno a categorías de ciudadanía y participación social. En general, lo que predomina hasta hoy es la noción de comunidad más que la de aprendizaje. De hecho, salvo quizás por algunas versiones de Comunidad de Aprendizaje más apegadas al ámbito escolar, hay escasa atención sobre los aspectos pedagógicos”. Para esta autora una Comunidad de aprendizaje: •

!Es una propuesta educativa comunitaria y solidaria, cuyo ámbito de concreción es la sociedad local.

Parte de la premisa de que toda comunidad humana posee recursos, agentes, instituciones y redes de aprendizaje operando

Adopta una visión amplia de lo educativo

Involucra a niños, jóvenes y adultos, valorando el aprendizaje inter-generacional y entre pares

Estimula la búsqueda y el respeto por lo diverso,

!Busca mostrar la importancia y el potencial que tiene el desarrollo de sistemas de aprendizaje generados y desarrollados a nivel local

Se propone como un modelo de desarrollo y cambio educativo de abajo hacia arriba y de adentro hacia fuera

18


Pero no quisiéramos ir por este camino. A nosotros no interesa más el trabajo colaborativo en tanto que se erige en un sistema óptimo para la gestión del conocimiento. La gestión del conocimiento, entendida como el proceso de propiciar un conocimiento comunitario, ha venido siendo objeto de análisis desde hace tiempo y, en este sentido, ha tenido una evolución que es preciso establecer de algún modo para ubicarse convenientemente, máxime cuando lo que intentamos es apoyar el trabajo colaborativo. Esa evolución que decimos ha ido pareja al desarrollo de los instrumentos que han ido soportando el conocimiento y puede establecerse desde diferentes criterios. Autores como Maier (2002) han optado por la funcionalidad y destacan tres grados o momentos en su evolución: •

Los Sistemas de Gestión del Conocimiento con grado de evolución básico: son aquellos que implementan las funcionalidades básicas, tales como las que dan soporte al trabajo en grupo: foros de discusión, mensajería, etc.

El siguiente estadio evolutivo lo componen los Sistemas de Gestión del Conocimiento integrativos: dan soporte a la codificación del conocimiento así como a la búsqueda y recuperación, también dan soporte a la administración de repositorios de conocimiento y a la organización de estructuras de conocimiento. Estos Sistemas de Gestión del Conocimiento dan soporte a la manipulación de elementos de conocimiento. Dentro de un Sistema de Gestión del Conocimiento integrativo, se pueden encontrar funcionalidades de las tres categorías siguientes: búsqueda y presentación de conocimiento (sistema de metabúsqueda, suscripciones de información, clasificación de elementos de conocimiento, etc.), adquisición, publicación y organización del conocimiento (enlace de elementos de conocimiento, análisis semántico de elementos de conocimiento, etc.) y administración (informes sobre elementos de conocimiento).

El tercer estadio lo componen los Sistema de Gestión del Conocimiento interactivos: dan soporte a procesos de gestión del conocimiento como localización de expertos y construcción de comunidades, también proporcionan espacios compartidos para las comunidades e instrumentos de aprendizaje electrónico. Estos Sistemas de Gestión del Conocimiento hacen especial énfasis en los actores que intervienen en la gestión del conocimiento. Un Sistema de Gestión del Conocimiento interactivo se dirige hacia la compartición del conocimiento directo o el desarrollo conjunto de conocimiento entre expertos y/o usuarios del conocimiento o entre proveedores de conocimiento y buscadores de

19


conocimiento. Las funciones de un Sistema de Gestión del Cocnocimiento interactivo se dividen en los tres grupos siguientes: comunicación y cooperación de conocimiento (toma de decisiones en grupo, compartición de aplicaciones), tele-enseñanza y administración (informe sobre participantes).

Otros, como García (2002) lo han hecho por categorías, destacando!:! !c!o!l!a!b!o!r!a!c!i!ó!n! !y! !t!r!a!b!a!j!o! !e!n! !g!r!u!p!o!,! ! !b!ú!s!q!u!e!d!a! !y! !r!e!c!u!p!e!r!a!c! i!ó!n! !d!e! !i!n!f!o!r!m!a!c!i!ó!n!,! !g!e!s!t!i!ó!n! !d!o!c!u!m!e!n!t!a!l! !y! !e!s!p!e!c!i!a!l!i!z!a!c!i!ó!n! !e!n! !g!e!s!t!i!ó!n! !d!e!l! ! !c!o!n!o!c!i!m!i!e!n!t!o!.! ! !

S!e!g!ún! !l!a!s! !c!a!t!e!g!o!r!í!a!s! !a!n!t!e!r!i!o!r!e!s!,! !t!e!n!e!m!o!s! !l!o!s! !s!i!g!u!i!e!n!t!e!s! !g!r!u!p!o!s! !d!e! !p!r!o!d!u!c!t!o!s! !c!o!m!e!r!c!i!a!l!e!s! !p!a!r!a! !l!a! !g!e!s!t!i!ón! !d!e!l! !c!o!n!o!c!i!m!i!e!n!t!o!: •

P!r!o!d!u!c!t!o!s! !c!u!y!o! !o!b!j!e!ti! !v!o! !e!s! !s!o!p!o!r!t!a!r! !l!a! !c!o!l!a!b!o!r!a!c!i!ón! !y! !e!l! !t!r!a!b!a!j!o! !e!n! !g!r!u!p!o!.! !E!s!t!o!s! !s!i!s!t!e!m!a!s! ! !h!a!c!e!n! !u!s!o!,! !m!a!y!o!r!i!t!a!ri! !a!m!e!n!t!e!,! !d!e! !l!a!s! !f!u!n!ci! !o!n!e!s! !i!n!t!e!r!a!c!t!i!v!a!s! !c!o!m!e!n!t!a!d!a!s! !e!n! !l!a! !c!l!a!s!i!f!i!c!a!c!i!ó!n! ! !a!n!t!e!ri! !o!r!.! !L!o!s! !p!r!i!n!c!i!p!a!l!e!s! !p!r!o!d!u!c!t!o!s! !e!n! !e!s!t!a! !c!a!t!e!g!o!r!í!a! !s!o!n!:! !Mi! !c!r!o!s!o!f!t!Æ! !S!h!a!r!e!P!o!i!n!t! !T!M! !P!o!r!t!a!l! ! !S!e!r!v!e!r! !2!0!0!1! !( !h!t!t!p!:!/!/!w!ww ! !.!m!i!c!r!o!s!o!f!t!.!c!o!m!/!s!h!a!r!e!p!o!i!n!t!/ !)! ! !d!e! !M!i!c!r!o!s!o!f!t! !y! ! !W!e!b!S!p!h!e!r!e! !P!o!r!t!a!l! !4!.!2! !d!e! !I!B!M! !

!P!r!o!d!u!c!t!o!s! !p!a!r!a! !l!a! !b!ús!q!u!e!d!a! !y! !r!e!c!u!p!e!r!a!c!i!ó!n! !d!e! !i!n!f!o!r!m!a!c!i!ó!n! !(!i!n!f!o!r!m!a!t!i!o!n! !r!e!t!r!i!e!v!a!l!)!.! !S!e! ! !p!u!e!d!e! !d!e!c!i!r! !q!u!e! !s!o!n! !s!i!s!t!e!m!a!s! !p!a!r!a! !l!a! !g!e!s!t!i!ón! !d!e!l! !c!o!n!o!c!i!m!i!e!n!t!o! i! !n!t!e!g!r!a!t!i!v!o!,! !y!a! !q!u!e! !h!a!c!e!n! !u!s!o! !d!e! !a!l!g!u!n!a!s! !d!e! !l!a!s! !f!u!n!c!i!o!n!e!s! !i!n!t!e!g!r!a!t!i!v!a!s! !d!e! !l!o!s! !S!istemas de Gestión del !Conocimiento! !c!o!m!e!n!t!a!d!a!s! !e!n! !l!a! !c!l!a!s!i!f!i!c!a!c!i!ón! ! !a!n!t!e!ri! !o!r!.! !L!o!s! !d!e!s!a!r!r!o!l!l!a!d!o!r!e!s! !d!e! !p!r!o!d!u!c!t!o!s! !p!a!r!a! !e!s!t!e! !f!i!n! !q!u!e! !e!s!t!u!v!i!e!r!o!n! !e!n!t!r!e! !l!o!s! !p!r!i!m!e!r!o!s! ! !e!n! !p!o!s!i!c!i!o!n!a!r!s!e! !e!n! !e!l! !á!r!e!a! !d!e! ! g ! e ! s ! t ! i ! ó ! n ! ! d ! e ! l ! ! c ! o ! n ! o ! c ! i ! m ! i ! e ! n ! t ! o ! ! f ! u ! e ! r ! o ! n ! : ! ! V ! e ! r ! i ! t ! y ! ! ! ( ! h ! t ! t ! p ! : ! / ! / ! ww ! !w!.!v!e!ri! !t!y!.!c!o!m!/!)!,! ! E ! x ! c ! a ! l ! i ! b ! u ! r ! ! ( ! h ! t t! !p!:!/!/!w!ww ! !.!x!r!s!.!c!o!m!)! !y! ! H ! u ! m ! m !i ! n ! g ! b ! i ! r ! d ! ! !(!h!t!t!p!:!/!/!ww ! !w!.!h!u!m!m!i!n!g!b!i!r!d!.!c!o!m!/! )!.! !

!P!r!o!d!u!c!t!o!s! !p!a!r!a! !l!a! !g!e!s!ti! !ó!n! !d!o!c!u!m!e!n!t!a!l!,! !y!a! !q!u!e! !o!t!r!o! !á!m!b!i!t!o! !p!i!o!n!e!r!o! !e!n! !l!a! !g!e!s!t!i!ó!n! !d!e!l! ! !c!o!n!o!c!i!m!i!e!n!t!o! !e!s! !l!a! !g!e!s!t!i!ó!n! !d!o!c!u!m!e!n!t!a!l!.! !E!s!t!o!s! !p!r!o!d!u!c!t!o!s! !o!f!r!e!c!e!n! !f!u!n!c!i!o!n!a!l! i ! d ! a ! d ! e ! s ! ! d ! e ! ! ! g ! e ! s ! t ! i ! ó ! n ! ! d ! e ! l ! ! c ! o ! n ! o ! c ! i ! m ! i ! e ! n ! t ! o ! , ! ! c ! o ! m ! o ! ! s ! o ! n ! ! e ! l ! !a!l!m!a!c!e!n!a!m!i!e!n!t!o!,! !l!a! !b!ú!s!q!u!e!d!a! !y! !l!a! !r!e!c!u!p!e!r!a!c!i!ó!n! !d!e! ! !d!o!c!u!m!e!n!t!o!s!.! !A!l!g!u!n!o!s! !d!e! !l!o!s! !p!r!i!n!c!i!p!a!l!e!s! !p!r!o!d!u!c!t!o!s! !d!e! ! e!s!t!a! !c!a!t!e!g!o!r!í!a! !s!o!n!:! !L!i!v!e!l!i!n!k! ! !(h!t!t!p!:!/!/!ww ! !w!.!o!p!e!n!t!e!x!t!.!c!o!m!/!l!i!v!e!l!i!n!k!/!)! !y! !D!o!c!u!m!e!n!t!u!m! !5! !(h!t!t!p!:!/!/!ww ! !w!.!d!o!c!u!m!e!n!t!u!m!.!c!o!m!/! )!.! !

F ! i! n ! a ! l! m ! e ! n ! t! e ! ,! ! e ! s! t! á ! n ! ! l! o ! s! ! !pr! o ! d ! u ! c! t! o ! s! ! e ! s! p ! e ! c! í! f!ic! o ! s! ! d ! e ! !g ! e ! s! t! !ió ! n ! !d ! e ! l! ! c! o ! n ! o ! c! i! m ! !i!e!n!t!o!.! !E!j!e!m!p!l!o!s! !d!e! ! !e!s!t!o!s! !s!o!n!:! o ! I ! ) ! ! O ! r ! g ! a ! n ! i ! k ! , ! ! p ! r ! o ! d ! u ! c ! t ! o ! ! d ! e ! ! O ! r ! b ! i ! t ! a ! l ! ! ( ! h ! t ! t ! p ! : ! / ! / ! ww ! !w!.!o!r!b!i!t!a!l!.!c!o!.!u!k!/ !)!,! !s!i!s!t!e!m!a! !c!e!n!t!r!a!d!o! !e!n! ! !f!a!c!i!li! !t!a!r! !l!a! !l!o!c!a!l!i!z!a!c!i!ó!n! !d!e!l! !c!o!n!o!c!i!m!i!e!n!t!o! !b!u!s!c!a!n!d!o! !e! !i!d!e!n!t!i!f!i!c!a!n!d!o! !a! !l!a!s! !p!e!r!s!o!n!a!s! !q!u!e! !l!o! ! !p!o!s!e!e!n!,! !c!o!m!o! !p!o!r! !e!j!e!m!p!l!o! !l!o!s! !e!x!p!e!r!t!o!s!,! o !I!I!)! !S!E!R!b!a! i ! n ! w ! a ! r ! e ! , ! ! p ! r ! o ! d ! u ! c ! t ! o ! ! d ! e ! ! l ! a ! ! e ! m ! p ! r ! e ! s ! a ! ! a ! l ! e ! m ! a ! n ! a ! ! ! S ! E ! R ! ! ! ( ! h!t!t!p!:!/!/!w!w!w!.!s!e!r!.!c!o!m!/ !)!,! !c!u!y!a! !t!e!c!n!o!l!o!g!í!a! !s!e! !b!a!s!a! !e!n! !r!e!d!e!s! !n!e!u!r!o!n!a!l!e!s! !y! !t!é!c!n!i!c!a!s! ! !e!s!t!a!d!ís!t!i!c!a!s!,! !m!e!d!i!a!n!t!e! !l!a!s! !c!u!a!l!e!s! !e!s! !c!a!p!a!z! !d!e! !a!n!a!l!i!z!a!r! !y! !c!l!a!s!i!f!i!c!a!r! !t!e!x!t!o!,! !e!x!t!r!a!e!r! !l!a! ! !i!n!f!o!r!m!a!c!i!ó!n! !r!e!l!e!v!a!n!t!e! !y!

20


!a!c!c!e!d!e!r! !a! !l!a! i! !n!f!o!r!m!a!c!i!ó!n! !i!n!d!e!p!e!n!d!i!e!n!t!e!m!e!n!t!e! !d!e! !s!u! !f!o!r!m!a!t!o! !y! !d!e! ! !s!u! !l!u!g!a!r! !d!e! !a!l!m!a!c!e!n!a!m!i!e!n!t!o! !y! ! o I!I!I!)! !M!e!t!a!4! !K!n!o!w!N!e!t! ,! !p!r!o!d!u!c!t!o! !d!e!s!a!r!r!o!l!l!a!d!o! !p!o!r! !l!a! ! !c!o!m!p!añ ! í!a! !e!s!p!a!ño!l!a! !M!e!t!a!4! !( !h!t!t!p!:!/!/!w!ww ! !.!m!e!t!a!4!.!c!o!m !)!,!

A la hora de analizar los sistemas concretos de integrar el conocimiento hay que cuidar aspectos como: o El tratamiento del conocimiento: integración, estructuración y distribución del conocimiento o La gestión de los usuarios o Los servicios de cooperación y comunicación o Servicio de notificación de eventos o Servicio de estadísticas o Servicio de control de versiones de los elementos de conocimiento manejados.

3. DEL TRABAJO COLABORATIVO A LAS COMUNIDADES VIRTUALES A TRAVÉS DE LA RED Internet viene siendo considerada como una gran base de datos de cobertura global, más que como un lugar en donde poder llevar a cabo un trabajo concreto, al menos si nos atenemos a los datos de su uso . En este contexto, herramientas clásicas como el correo electrónico y las listas de distribución no son capaces de ofrecer todo el soporte necesario para la realización de trabajos en grupo a través de la Red y, a partir de ese hecho, se están desarrollando las aplicaciones denominadas “groupware” para Internet, que ofrecen a los usuarios el pilar básico desde el cual promover el trabajo colaborativo a través del web. Entre estas herramientas podemos encontrar BSCW, que ofrece un soporte idóneo para la creación de zonas en donde compartir documentos comunes. Parece claro que las tareas y productos del trabajo en colaboración son mayores que los conseguidos a partir del que se elabora individualmente y esta cuestión es especialmente importante cuando se trata de realizar tareas dentro de una estructura de investigación o de una organización. Gracias a este tipo 21


de software para el trabajo en grupo es posible mejorar el rendimiento de todo el proceso de indagación y se hace posible que diferentes personas puedan trabajar de forma compartida con una misma información y cooperar estrechamente en el desarrollo de proyectos. En este contexto, las funciones básicas que se consiguen llevar a cabo con su utilización son, según Hills (1997), las siguientes: •

Ayuda a que dos o más personas trabajen juntas.

Permite compartir conocimientos y experiencias.

Automatiza sus actividades.

Ayuda a crear una memoria de la organización.

Aúna geografía y tiempo.

Este tipo de herramientas

han de permitir compartir toda clase de

conocimiento y facilitar el movimiento y control de la información que se manipula constantemente. Los módulos que deben integrar serían: •

Calendario y planificación.

Videoconferencia.

Sistemas de reunión electrónica.

Pizarra electrónica y conferencia de datos.

Conversación (chat).

Correo electrónico.

Conferencia y grupos de noticias.

Almacenes de conocimiento.

Escritura en grupo y edición compartida.

Flujo de trabajo.

Y, en la medida en que sea si, los “groupware” aportarían soluciones para cada uno de los momentos o situaciones que puedan producirse durante la evolución de esta colaboración. A pesar de las ventajas que presentan, su uso no ha sido generalizado en las organizaciones en donde se desarrollan este tipo de tareas. Las razones pueden ser variadas y guardar relación tanto con los costes, como con el mantenimiento técnico de las infraestructuras o con la cultura o actitudes de los 22


participantes en tareas de colaboración. En este contexto se ha desarrollado con fuerza la implementación del sistema BSCW (Basic Support for Cooperative Work), que es capaz de realizar prácticamente todas las capacidades del groupware y las básicas del workflow de forma eficaz, pero sin que el coste sea un problema. Básicamente aporta las siguientes ventajas en lo referente al desarrollo de tareas en grupo a través de la Red (http://www.rediris.es/cvu/index.es.html ): • Creación de zonas para el trabajo colaborativo entre varios miembros (que pueden, o no, estar lejanos geográficamente o pertenecer a diferentes organizaciones) desde donde compartir documentos para llevar a cabo proyectos comunes. • Entrada restringida a esas áreas mediante un acceso controlado, permitido solamente a miembros previamente registrados y, en los casos que sea necesario, limitar sus posibilidades de manipulación de la información. • Documentos siempre disponibles para todos los componentes del proyecto en cualquier momento, pues se encuentran almacenados en el servidor BSCW y no en ordenadores locales. • Permite almacenar en un mismo espacio todos los tipos de objetos que puedan resultar útiles en el desarrollo del trabajo colaborativo: documentos de texto, bases de datos, imágenes, sonidos, anotaciones sobre los mismos, comentarios, listas de direcciones, etc. • BSCW hace posible entender el web como un lugar en donde manipular la información y no sólo leerla o tener acceso a ella, pues admite su modificación. • Una vez que se ha creado un documento concreto y quiere hacerse público, es muy fácil disponer de él desde cualquier página web mediante la inclusión de su URL, sin necesidad de abrir una cuenta FTP. • Puede convertirse en la puerta de acceso a reuniones o citas entre los miembros, ya sea en encuentros presenciales o a través de la Red (chat, videoconferencia) pues ofrece los medios básicos para realizar sus convocatorias. • Presenta ciertas aplicaciones que pueden ser entendidas dentro de un contexto de workflow o flujo de información como lo es el hecho de que integra herramientas de comunicación de eventos entre sus miembros.

Sin embargo, el mayor problema de las herramientas groupware para Internet se encuentra en su propia filosofía y las características de BSCW. La comunicación en el web está basada en el protocolo de intercambio de datos HTTP y en una estructura cliente-servidor, a la que ya se le podría denominar

23


de "clásica". Además, al trabajar con HTML, se crea un entorno de colaboración bidimensional que no hace posible la comunicación simultánea entre cliente-cliente. En otras palabras, actualmente es imposible que, con BSCW, dos miembros o más puedan actuar sincrónicamente con un mismo documento.

4. LAS COMUNIDADES DE APRENDIZAJE ¿Qué son las comunidades de aprendizaje? El concepto de la comunidad de aprendizaje puede ser definido de forma sencilla

como un grupo de

personas que aprende en común, utilizando herramientas comunes en un mismo entorno. Para que exista una comunidad de aprendizaje, deben darse una serie de condiciones

mínimas que resumimos brevemente, pues han sido ya

reiteradamente señaladas: • Cambios institucionales que faciliten el desarrollo de las comunidades de aprendizaje • Buscar modelos efectivos para el funcionamiento de las comunidades de aprendizaje • Avanzar en las innovaciones técnicas necesarias para permitir que aparezcan las comunidades de aprendizaje, y facilitar herramientas de trabajo que propicien entornos modernos y flexibles. • La participación en abierto y de forma horizontal de todos los miembros de la comunidad, no en esquemas jerárquicos y verticales. • El acceso de todos en igualdad de condiciones sin tener en cuenta su condición o el lugar donde habiten. • El trabajo colaborativo por grupos. • Situar al alumno en el centro de los objetivos del aprendizaje.

Si estas condiciones se dan, los beneficios de las comunidades de aprendizaje son bien conocidos: • El beneficio principal, es que parte del diálogo como pilar central del proceso. Bien gestionado se puede lograr una mayor interacción y participación y mejor atención y relaciones profesor / alumno.

24


• !La responsabilidad es compartida, por lo que todos los miembros de la comunidad son partícipes en el proceso de aprendizaje. • El conocimiento se entiende como dinámico, adquirirlo no supone ingerir una lista de elementos a reproducir en un examen, sino construir una comprensión propia de la materia. • Es un proceso activo y colaborativo. Esto ayuda a evitar la pasividad que frecuentemente exhibe el alumnado en otros enfoques.

Brenson-Lazan (2002. Véase en http://amauta.org ) establece las siguientes etapas de desarrollo en una comunidad virtual de aprendizaje: 1. Motivación 2. Socialización 3. Intercambio 4. Construcción 5. Trascendencia 6. Evolución de la masa crítica

En cualquier caso parece claro que uno de los usos potenciales de las redes en la educación son las posibilidades que ofrecen para realizar actividades de colaboración entre expertos y profesionales que trabajan en un mismo proyecto o en temas de interés común. En este sentido, existen multitud de herramientas de Internet que ofrecen diversas utilidades (espacios compartidos, toma de decisiones, asignación de tareas, votaciones, gestión de grupos, etc.) que facilitan este trabajo colaborativo. A través de las redes los profesores pueden compartir una gran cantidad de información sobre nuevos recursos educativos, temas relevantes para la profesión y nuevas ideas para incorporar a la clase. Las redes posibilitan el acceso a un enorme conjunto de personas que están trabajando en el mismo tema, locales e internacionales y obtener ayuda desde una amplia variedad de fuentes, todo ello desde un enfoque colaborativo del propio desarrollo profesional (Harasim y otros, 1995). El trabajo colaborativo entre profesores se basa en la comunicación y en el intercambio de la información. En este sentido, como apunta Salinas (1998),

25


las TIC proporcionan la oportunidad de acceder a una diversidad de servicios como pueden ser: • De obtención de servicios especializados de información que existen en cada campo académico y profesional y que suelen ser accesibles para los miembros de la disciplina o de la profesión. • Intercambio de nuevos conocimientos surgidos tanto de la investigación básica y aplicada como de la práctica profesional a través de revistas electrónicas, conferencias electrónicas y listas de discusión. • Colaboración para mejorar las aptitudes y resolver problemas. Este tipo de colaboración es requerida más que el simple intercambio de información. Intercambio de ideas, compartir experiencias y discutir soluciones a las dificultades que se dan entre profesores, por ejemplo, pueden dar lugar, a través de redes, a grupos de trabajo mucho más amplios y diversos. • Colaboración para crear nuevo conocimiento. Distintas personas trabajan juntas durante largos periodos para lograr metas compartidas: un grupo de profesores desarrollando materiales curriculares o escribiendo un artículo en común, la realización de investigaciones y proyectos de innovación por equipos de profesores de distintos centros, el intercambio de borradores y planes de trabajo.... constituyen típicos ejemplos de esta categoría. En gran medida, estos sistemas aplicados al aprendizaje, recogen gran parte de las características de los sistemas de teletrabajo, o del teleintercambio.

Principales características de las herramientas para el trabajo colaborativo a través de la web: • Multiplataforma: Algunas herramientas son multiplataforma, ya que utilizan estándares que pueden ser visualizados en cualquier ordenador, Mac, PC; Unix, etc. • Utilizan un navegador: Los usuarios acceden a la información a través de navegadores existentes en el mercado (como Nestscape o Explorer) • Estructura cliente/servidor. En el caso de las herramientas con la estructura cliente-servidor, no se requiere la instalación del software en el ordenador de usuario sino que este se conecta al servidor que lo contiene. • !P!e!r!m!i!t!e!n! !t!r!a!b!a!j!a!r! !c!o!n! !d!o!c!u!m!e!n!t!o!s! !e!n! !d!i!f!e!r!e!n!t!e!s! !f!o!r!m!a!t!o!s!.! • !F!a!c!i!li! !t!a!n! !l!a! !i!n!t!e!r!a!c!c!i!ó!n!/!c!o!m!u!n!i!c!a!c!i!ó!n!.! • A!c!c!e!s!o! !r!e!s!t!r!i!n!g!i!d!o!:! !E!l! !a!c!c!e!s!o! !a! !l!o!s! !e!s!p!a!c!i!o!s! !d!e! !t!r!a!b!a!j!o! !p!u!e!d!e! !s!e!r! !p!úb!l!i!c!o! !o! !r!e!s!t!r!i!n!g!i!d!o!,! !e!n! !t!a!l! !c!a!s!o! !l!o!s! !u!s!u!a!r!i!o!s! !d!e!b!e!n! !d!i!s!p!o!n!e!r! !d!e! !n!o!m!b!r!e! !d!e! !u!s!u!a!r!i!o! !y! !c!l!a!v!e! !p!a!r!a! !a!c!c!e!d!e!r!.! • I!n!t!e!r!f!a!z! !g!r!á!f!i!c!o!:! !u!t!i!l!i!z!a!n! !u!n! i! !n!t!e!r!f!a!z! !b!a!s!a!d!o! !e!n! !l!a! !w!e!b!.! !P!o!s!i!b!i!l!i!t!a!n! !l!a! !i!n!t!e!g!r!a!c!i!ó!n! !d!e! !d!i!f!e!r!e!n!t!e!s! !e!l!e!m!e!n!t!o!s! !m!u!l!t!i!m!e!di! !a!:! !t!e!x!t!o!,! !g!r!á!f!i!c!o!s!,! !v!í!d!e!o!,! !s!o!n!i!d!o!s!,! !a!n!i!m!a!c!i!o!n!e!s!,! !e!t!c!.!

26


• •

!P!e!r!m!i!t!e!n! !a!l!m!a!c!e!n!a!r!,! !r!e!c!u!p!e!r!a!r! !y! !m!o!d!i!f!i!c!a!r! ! !d!o!c!u!m!e!n!t!o!s! !c!o!n! !r!e!l!a!t!i!v!a! !f!a!c!i!l!i!d!a!d!.! !A!l!g!u!n!a!s! !d!e! !l!a!s! !u!t!i!l!i!d!a!d!e!s! !q!u!e! !p!r!e!s!e!n!t!a!n! !l!a!s! !h!e!r!r!a!m!i!e!n!t!a!s! !p!a!r!a! !e!l! !t!r!a!b!a!j!o! !c!o!l!a!b!o!r!a!t!i!v!o! !s!o!n!:! • !A!p!l!i!c!a!c!i!o!n!e!s! !c!o!m!p!a!r!t!i!d!a!s!.! !P!e!r!mi! !t!e!n! !m!a!n!i!p!u!l!a!r! !u!n! !m!i!s!m!o! !d!o!c!u!m!e!n!t!o! !s!i!m!u!l!t!á!n!e!a!m!e!n!t!e! !p!o!r! !t!o!d!o!s! !l!o!s! !m!i!e!m!b!r!o!s! !d!e!l! !g!r!u!p!o!.! • A!s!i!g!n!a!c!i!ó!n! !d!e! !t!a!r!e!a!s!.! !F!a!ci! !l!i!t!a! !l!a! !a!s!i!g!n!a!c!i!ó!n! !d!e! !t!a!r!e!a!s! !e!n! t!r!a!b!a!j!o!s! !d!e!t!e!r!m!i!n!a!d!o!s!,! !p!a!r!a! !t!o!d!o!s! !l!o!s! !i!n!t!e!g!r!a!n!t!e!s! !d!e!l! !g!r!u!p!o!.! • !B!a!s!e!s! !d!e! !d!a!t!o!s!.! • !C!a!l!e!n!d!a!r!i!o!.! !H!e!r!r!a!m!i!e!n!t!a! !q!u!e! !p!u!e!d!e! !s!e!r! !u!t!i!l!i!z!a!d!a! !d!e! !f!o!r!m!a! !i!n!d!i!v!i!d!u!a!l! !o! !c!o!m!p!a!r!t!i!r! !u!n!a! !a!g!e!n!d!a! !c!o!n! !e!l! !g!r!u!p!o!.! • !C!h!a!t!.! !P!e!r!m!i!t!e!n! !l!a! !c!o!m!u!n!i!c!a!c!i!ó!n! !s!í!n!c!r!o!n!a! !a! !t!r!a!v!é!s! !d!e! !t!e!x!t!o!.! • C!o!n!v!o!c!a!t!o!r!i!a! !d!e! !r!e!u!n!i!o!n!e!s!.! !F!a!c!i!l!i!t!a! !l!a! !c!o!n!v!o!c!a!t!o!r!i!a! !d!e! !r!e!u!n! i!o!n!e!s!,! !i!n!c!l!u!y!e!n!d!o! !e!l! !a!s!u!n!t!o! !d!e! !l!a! !r!e!u!n!i!ó!n!,! !q!u!i!én! !l!a! !c!o!n!v!o!c!a! !y! !l!o!s! !a!s!i!s!t!e!n!t!e!s!,! !.!.!.! !I!n!c!o!r!p!o!r!a!c!i!ón! !d!e! !u!n!a! !U!R!L!.! !P!o!s!i!b!i!l!i!t!a! !e!l! !d!e!j!a!r! !U!R!L! !i!n!t!e!r!e!s!a!n!t!e!s! !d!e! !f!o!r!m!a! !s!e!n!c!i!ll! !a!.! • L!l!u!v!i!a! !d!e! !i!d!e!a!s!.! !P!e!r!m!i!t!e! !a!l! !g!r!u!p!o! !g!e!n!e!r!a!r! !u!n!a! !l!i!s!t!a! !d!e! !i!d!e!a!s!,! !c!a!d!a! !mi! !e!m!b!r!o! !v!a! !a!ñ!a!d!i!e!n!d!o! !s!u!s! !i!d!e!a!s! !a!l! !r!e!s!t!o!.! • ! M ! a ! p ! a ! s ! ! c ! o ! n ! c ! e ! p ! t ! u ! a ! l ! e ! s !.! !A!y!u!d!a! a ! ! !o!r!g!a!n! i!z!a!r! !y! !r!e!l!a!c!i!o!n!a!r! !d!i!f!e!r!e!n!t!e!s! !i!d!e!a!s! !j!u!n!t!a!s!.! !E!s! !u!n! !e!di! !t!o!r! !d!e! !g!rá ! f!i!c!o!s! !q!u!e! !p!e!r!m!i!t!e! !m!a!n!i!p!u!l!a!r! !e!n!l!a!c!e!s! !y! !n!o!d!o!s!.! ! • N!a!v!e!g!a!c!i!ó!n! !c!o!m!p!a!r!t!i!d!a!.! !P!e!r!mi! !t!e! !q!u!e! !l!o!s! !d!e!m!á!s! !m!i!e!m!b!r!o!s! !d!e!l! !g!r!u!p!o! !p!u!e!d!a!n! !s!e!g!ui! !r! !u!n! !i!t!i!n!e!r!a!r!i!o! !d!e! !n!a!v!e!g!a!c!i!ó!n! !p!r!o!p!u!e!s!t!o! !p!o!r! !o!t!r!o! !m!i!e!m!b!r!o! !d!e! !f!o!r!m!a! !s!i!m!u!l!t!án!e!a!.! • N! o ! t ! a ! s !.! !P!e!r!m!i!t!e!n! !d!e!j!a!r! !n!o!t!a!s! !b!r!e!v!e!s! !a! !l!o!s! !o!t!r!o!s! !m!i!e!m!b!r!o!s! !d!e!l! !g!r!u!p!o!.! • P!i!z!a!r!r!a! !c!o!m!p!a!r!t!i!d!a!.! !P!o!s!i!b!i!l!i!t!a! !l!a! !m!a!n!i!p!u!l!a!c!i!ó!n! !d!e! !u!n! !d!i!b!u!j!o!,! !g!r!á!f!i ! c ! o ! ! o ! ! e ! s ! q ! u ! e ! m ! a ! ! p ! o ! r ! ! t ! o ! d ! o ! ! e ! l ! ! g ! r ! u ! p ! o ! ! d ! e ! !f!o!r!m!a! !s!i!m!u!l!t!á!n!e!a!. • !V!i!d!e!o!/!a!u!d!i!o!c!o!n!f!e!r!e!n!ci! !a!.! !P!e!r!m!i!t!e! !u!n!a! !c!o!m!u!n!i!c!a!c!i!ó!n! !s!í!n!c!r!o!n!a! !a! !t!r!a!v!é!s! !d!e! !v!i!d!e!o! !y!/!o! !s!o!n!i!d!o!.! • !V!o!t!a!c!i!o!n!e!s!.! !G!e!s!ti! !o!n!a! !l!a! !v!o!t!a!c!i!ó!n! !d!e! i! !d!e!a!s! !p!o!r! !p!a!r!t!e! !d!e!l! !g!r!u!p!o!,! !n!o!r!m!a!l!m!e!n!t!e! !c!o!n! !u!n!a! !r!e!s!p!u!e!s!t!a! !a!f!i!r!m!a!t!i!v!a! !o! !n!e!g!a!t!i!v!a!,! !e!x!p!o!n! i!e!n!d!o! !s!e!g!u!i!d!a!m!e!n!t!e! !l!o!s! !r!e!s!u!l!t!a!d!o!s! !d!e! !l!a! !v!o!t!a!c!ió ! n!.

Así pues, desde el concepto de interactividad, la extensión de las tecnologías de la información y de la comunicación ha dado pie a una nueva forma de organización humana, a una nueva manera de organizarse alrededor de algún aspecto en común. Nos referimos a una particularidad dentro de los procesos de interactividad, proporcionados

27


por las potencialidades de las TIC: hablamos de las Comunidades Virtuales. Sin necesidad de conocerse físicamente, el teclado, la pantalla y la red son los únicos elementos de interconexión que les une y les relaciona, además de la preocupación y el interés por un tema o actividad en común. La educación, la política, la economía, los aspectos sociales, etc., son temas que aglutinan a un grupo de personas en el afán de intercambiar información y experiencias, charlar, trabajar conjuntamente… En este sentido, Polo (1998) afirma que podemos encontrar tres tipos distintos de comunidad virtual: •

Comunidad centrada en las personas: Aquí la gente se reúne fundamentalmente para disfrutar del placer de su mutua compañía. El chat es el medio de comunicación más utilizado donde la gente se aglutina para hacer amigos, intercambiar opiniones, buscar compañía (de cualquier tipo) o simplemente para pasar un rato agradable y entretenido. Destaca el carácter síncrono de esta actividad.

Comunidad centrada en un tema. La Tecnología Educativa, por ejemplo, puede ser y es un tema que concentra a un determinado número de personas con el deseo de intercambiar contenidos, crear conocimiento, elaborar proyectos, etc. En este caso, los foros de discusión o las lista de distribución son los mecanismos más indicados para la comunicación, donde la asincronidad permite a los diferentes participantes interactuar de manera continua –los mensajes están expuestos más tiempo-, y en función de su disponibilidad. Los mensajes, en este caso, son de mayor longitud e incluyen argumentaciones, no simplemente opiniones.

Comunidad centrada en un acontecimiento. Se trata de una agrupación de personas interesadas en un acontecimiento externo concreto, como pueden ser los oyentes de un programa de radio o los participantes en un chat de invitados. A diferencia de los tipos anteriores, aquí los miembros de la comunidad coinciden en una ocasión concreta (el acontecimiento) y pueden no volver a verse más o no tener más contacto entre sí.

Este fenómeno se ha extendido de manera considerable a través de la red, posibilitando el contacto y ofreciendo servicios diversos a todos aquellos que interactúan en un espacio (virtual) determinado. Ejemplos de comunidades virtuales pueden ser: •

Ciudad

Futura,

la

dirección

de

la

cual

es 28


http://www.ciudadfutura.com. Esta comunidad ofrece diversos servicios de comunicación a sus visitantes y <<ciudadanos>>, los cuales pueden interaccionar en habitaciones-chats, usar los foros de discusión, ubicarse en espacios para explicarse chistes, desarrollar partidas de ajedrez, establecer nuevas amistades -gracias a la base de datos existente, que permite ligar a través de la red-, ostentar un espacio gratuito para albergar la página web personal o profesional, etc. •

Eduso: http://www.eduso.net. Este portal de la Educación Social, además de su función como tal, quiere ser una espacio de encuentro entre los profesionales de este ámbito educativo. Proporciona información pertinente sobre la educación social, y ofrece a sus usuarios espacios de conversación síncrona, foros de discusión, tablones de anuncios, correo personal…

Mundo Latino: http://www.mundolatino.org. Con la intención de mantener el espíritu latino al cien por cien, la esencia de esta comunidad es la posibilidad de mantener una charla o tertulia con diferentes miembros del mundo hispano. En este sentido, el Bar Café es el leit motive de Mundo Latino. Además de que ofrece otros servicios de comunicación.

El Ágora. http://www.el-agora.com. Esta comunidad virtual destaca por albergar una gran cantidad de foros de discusión, mayoritariamente de habla hispana, que permite al usuario relacionarse mediante este medio con sujetos de diversos países, alrededor de la temática seleccionada.

URLs interesantes de herramientas diseñadas para el trabajo colaborativo • • • • • • • • •

Alta Vista Forum http://altavista.forum.digital.com/ BSCW http://bscw.gmd.de Netscape Collabra http://home.netscape.com/collabra/ Nicenet http://www.nicenet.net TCB Works http://tcbworks.cba.uga.edu/ Team Wave http://www.teamwave.com/about/index.html WebBoard http://webboard.oreilly.com/ Web Crossing http://www.webcrossing.com Xshare http://www.eit.com/sotware/xshare

29


Trabajo Colaborativo en comunidades de aprendizaje