Issuu on Google+

HIGIENE DURANTE LA HISTORIA


ARTICULOS *Higiene en la antigüedad *¿Qué es salud? *La importancia de la higiene personal -Lavarse las manos -Baño -Dientes -Uñas -Olor corporal -Vello corporal -Menstruación -Olor de los pies -Vestimenta -Heridas


Higiene en la antigüedad La higiene europea en la edad media era un asunto complicado. Aunque sea difícil de creer, esta era casi inexistente. Las personas no solían bañarse todos los días como lo hacemos nosotros en la actualidad. Bañarse solo una o dos veces en la vida era más que suficiente. Solo en caso de matrimonios, enfermedades o alguna ocasión muy especial conllevaba a tal sacrificio. Eran como gatos. Repelentes al agua. De hecho los doctores de aquella época decían que el agua era dañina para la salud. Por lo tanto recomendaban hacer baños en seco, es decir, pasarse un trapo seco por el cuerpo. La higiene europea en la edad media ¿Y las mujeres? De igual manera las féminas se empolvaban el cabello, se perfumaban y rara vez tocaban el agua. La higiene europea en la edad media En palacios y casas de familia la existencia de los baños era nula. Cuando la necesidad imperaba, los callejones y patios hacían las veces de retretes. En las calles también era normal que la gente dejara


su “huella” en cualquier lugar. Los sistemas de alcantarillado aun no existían; por lo tanto las ciudades medievales eran verdaderos vertederos de basura y excremento. Grandes metrópolis como Londres o París pudieron considerarse en aquel tiempo como algunos de los lugares más sucios del mundo. Paradójicamente, en la antigua Roma las personas fueron más aseadas. Los llamados “baños turcos” no solo servían para la higiene corporal sino también para encuentros sociales. Con el pasar del tiempo esta costumbre llego a Europa.


¿Qué es salud? Es un estado de completo bienestar físico, mental y social; y no solo la ausencia de Enfermedad o dolencia. El Día Mundial de la Salud se celebra el 7 de abril. La salud implica que todas las necesidades fundamentales de las personas estén cubiertas: afectivas, sanitarias, nutricionales, sociales y culturales.

Esta definición es utópica, pues se estima que sólo entre el 10 y el 25 % de la población mundial se encuentra completamente sana. Una definición más dinámica de salud es el logro del más alto nivel de bienestar físico, mental, social y de la capacidad de funcionamiento que permitan los factores sociales en los que viven inmersos el individuo y la colectividad. La salud y la enfermedad forman un proceso continuo, donde en un extremo se encuentra la muerte prematura, muchas veces prevenible, y en el otro extremo se encuentra un elevado nivel de salud, al que difícilmente llega todo el mundo. En la parte media de este continuo o equilibrio homeostático


se encontraría la mayoría de la población, donde la separación entre salud y enfermedad no es absoluta, ya que es muy difícil distinguir lo normal de lo patológico. La salud, en términos físicos, forma parte de uno de los pilares de la calidad de vida, bienestar y en definitiva de la felicidad. El objetivo de alcanzar la salud, no solamente corresponde a la medicina, sino también a los políticos, a la sociedad y al individuo. En los países en vías de desarrollo, la salud empezaría a conseguirse cuando se satisfagan sus necesidades de alimentación, infecciones, vivienda, trabajo y, en definitiva, sus problemas económicos.


La importancia de la higiene personal La higiene personal conlleva bañarse con regularidad, mantener tu pelo limpio, el recorte de las uñas, lavarse los dientes y usar desodorante. La higiene personal puede mejorar tu autoestima y tus posibilidades de éxito en muchas áreas de tu vida. La falta de ella puede tener algunas ramificaciones sociales y de salud. Los problemas psicológicos a menudo pueden estimular las malas prácticas de higiene. Definición de higiene personal La higiene personal implica cuidar apropiadamente de tu cuerpo, manteniéndolo limpio y saludable, lo que te permite verte y sentirte lo mejor posible. Según el Departamento de Bienestar Público de Pensilvania, también es una forma muy eficaz de protegerte de las enfermedades y de las infecciones.


Lavarse las manos Para evitar que los gérmenes se propaguen, además de cualquier enfermedad, asegúrate de lavarte las manos después de ir al baño, de manipular alimentos crudos o de ensuciarte con algún producto. También debes hacerlo después de estar en contacto con basura, animales o personas enfermas. Usa agua caliente y jabón, y también cepilla las uñas.


Baño Es necesario bañarse o ducharse todos los días para eliminar el olor corporal y las bacterias que se acumulan en la piel. En lugar de compartir una toalla de baño con el resto de la familia, se recomienda que cada uno tenga la suya para evitar la contaminación cruzada. Báñate con agua tibia y jabón, enjabona tu cuerpo y enjuágalo. Las personas que trabajan fuera de sus casas deben ducharse más de una vez por día.


Dientes Para la higiene oral, cepíllate los dientes al menos dos veces por día: a la mañana después de levantarte y antes de irte a acostar. Asegúrate también de limpiar tu lengua y cambiar el cepillo de dientes por uno nuevo cada dos meses. También se debe usar el hilo dental a diario, antes del cepillado. Visita al dentista cada seis meses para que realice una limpieza de rutina.


U単as Las u単as de los dedos de las manos y lo pies se deben cortar con regularidad. Las mujeres realizan esta actividad con menos frecuencia que los hombres, porque se las dejan crecer con fines de belleza. Si este es el caso, no es necesario que las cortes, pero debes cuidarlas con manicura y limpiarlas.


Olor corporal Para controlar el olor corporal, debes usar un desodorante con un poco de fragancia, o sin aroma, a diario. Aplícalo a la mañana y vuelve a usarlo durante el día si es necesario.

Vello corporal Tanto los hombres como las mujeres se afeitan el vello corporal, o incluso el cabello, con fines de higiene. Para hacerlo, y para evitar arañazos, usa una hoja de afeitar limpia y humedece la piel con gel o crema para afeitar. Las maquinillas de afeitar desechables se deben tirar después de usarlas tres veces, aproximadamente.


Menstruación Durante la menstruación, las mujeres deben usar tampones y toallas higiénicas a lo largo del día. Es necesario que renueven estos productos a menudo, al menos cada cuatro horas, para evitar el desarrollo de olores o que se manche la ropa.

Olor de los pies Para prevenir o reducir el olor de los pies, espolvorea talco para pies o talco para bebés en las medias y los zapatos.


Vestimenta Lava la ropa de forma regular, sobre todo la ropa interior y los trajes de baño, para prevenir el desarrollo de bacterias y de aromas desagradables.

Heridas Cualquier cortadura, quemadura, lesión o raspadura se deben limpiar y vendar lo antes posible para evitar que la herida se infecte y los gérmenes se propaguen a otras personas. Después de limpiarla, desinféctala usando un algodón con peróxido de hidrógeno o alcohol isopropílico y cúbrela con una venda, una gasa y cinta adhesiva de tala o un apósito.



Higiene durante la historia 1i n 2