Issuu on Google+

ARTÍCULO sobre las políticas de igualdad en el entorno empresarial

Cuadernos de la Mujer-------------------------- MADRID WOMAN’S WEEK - nº 38 Cuadernos 11

La igualdad, un capital para las empresas

1

Carmen Plaza Directora General de Igualdad de Oportunidades y del Instituto de la Mujer

España tiene actualmente la generación de mujeres mejor preparadas de su historia y, sin embargo, las continuas barreras que siguen encontrando para su avance en todos los ámbitos de la sociedad provocan una desigualdad que frena el crecimiento necesario, especialmente en esta época de crisis. Por esta razón es fundamental incrementar los esfuerzos para avanzar hacia una igualdad efectiva entre mujeres y hombres. No sólo para que las mujeres no sean las más perjudicadas por la crisis, sino para garantizar que toda la riqueza que pueden aportar, tanto económica como social o cultural, sea una de las claves de la recuperación.


Uno de los ámbitos donde es vital impulsar nuevas acciones para avanzar en igualdad es el del empleo. Las relaciones laborales están todavía marcadas por la discriminación de las mujeres en muchos aspectos: tienen mayor dificultad para acceder a un puesto de trabajo y menores oportunidades de alcanzar puestos de responsabilidad, padecen con más intensidad la precariedad laboral y la inestabilidad en el empleo, y existe una importante brecha en la remuneración con respecto a los hombres. Los datos respaldan estas afirmaciones: según la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 2011, la tasa de empleo de las mujeres es de un 52%, frente a un 63% de los hombres, del total de personas ocupadas a tiempo parcial, sólo el 24% son hombres mientras que el 78% son mujeres y, el 80% de los contratos temporales son firmados por mujeres. Además, según la Encuesta de “Debemos poner en marcha una serie de medidas cuya aplicación favorezca la empleabilidad de las mujeres, mejoren su formación y promoción profesional, ayuden a disminuir la brecha salarial y favorezcan la conciliación y la corresponsabilidad”

Estructural Salarial del INE, las mujeres perciben de media un 22% menos de salario que los hombres. En definitiva, hoy en día las mujeres tienen más difícil que los hombres acceder a un puesto de trabajo, mantenerlo y lograr un ascenso. Todo esto hace que una de las prioridades de los organismos de igualdad sea la de evitar la

discriminación laboral de las mujeres. Para ello debemos poner en marcha una serie de medidas cuya aplicación favorezca la empleabilidad de las mujeres, mejoren su formación y promoción profesional, ayuden a disminuir la brecha salarial y favorezcan la conciliación y la corresponsabilidad. Las líneas de actuación se dividen en dos esferas: el impulso de políticas y medidas de igualdad en empresas privadas, organizaciones y administraciones públicas y la realización de actuaciones que mejoren su acceso al trabajo en mejores condiciones. Se trata, en particular, por lo que afecta al sector privado, de animar al tejido empresarial español para que voluntariamente adopten y lleven a cabo planes y políticas de igualdad, entendiendo que hacerlo no solo contribuye a erradicar la discriminación

2


sino que aportan numerosos beneficios a las propias empresas en términos de competitividad y rentabilidad. Una gestión empresarial que garantiza la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, no significa sólo cumplir la legislación vigente, sino que puede aportar importantes ventajas, ya que la presencia de las mujeres en los puestos de dirección contribuyen a mejorar la calidad del servicio y a aumentar la productividad y la cuenta de resultados. Igualmente, dado el alto nivel de formación y capacitación adquirido por las mujeres, permite que se retenga y aproveche parte importante del talento. No olvidemos que el capital humano es uno de los principales activos de una empresa y que desperdiciar ese talento no es signo de una buena gestión. Las políticas de igualdad en las empresas aumentan la motivación de la plantilla y afianzan su compromiso con los objetivos de la organización. Además, incorporar la igualdad como una línea de acción de la Responsabilidad Social Corporativa, sitúa a las compañías en sintonía con uno de los principios que sustenta el sistema democrático, proporcionándoles una imagen pública más acorde con la Carmen Plaza junto a Carmen M. García, directora y fundadora de MADRID WOMAN´S WEEK durante la entrega de los ‘Premios Internacionales EVA’ 2012

realidad actual y legitimando la función social de la organización, al

tiempo que les hace obtener un mayor reconocimiento y credibilidad. En definitiva, para lograr el desafío de que cada vez más mujeres puedan desarrollar su carrera profesional y sus opciones de vida en completa libertad y en igualdad de oportunidades y condiciones que los hombres, es necesario implicar a toda la sociedad, desde los poderes públicos al conjunto de la ciudadanía, pasando por el ámbito empresarial y los agentes sociales y económicos, que tienen una enorme capacidad para transformar el modelo de gestión tradicional por uno más equilibrado, rentable y competitivo en el que las mujeres desempeñen el protagonismo que les corresponde.

3


Cuadernos de la Mujer nº 38