Page 1

ARTÍCULO sobre el estilismo de la directiva

LAS DIRECTIVAS, EL VESTIR Y NUEVOS LIDERAZGOS

Cuadernos de la Mujer-------------------------- MADRID WOMAN’S WEEK - nº 20 Cuadernos 11

Actualmente Flora Sáez es directora de la revista Mía en G+J España y creadora de mujeresreales.es. Licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, fue redactora jefe de la revista ‘Yo Dona’, de ‘El Mundo’. En este diario ejerció de coordinadora para la sección ‘Manual de Supervivencia’. Comenzó su carrera como colaboradora en el diario ‘La Tarde’ y en la revista ‘Marie Claire’. Además, Flora es miembro del Comité de Comunicación de MADRID WOMAN’S WEEK.

1

Flora Sáez Directora de la revista Mía

Nadie podrá discutir la siguiente obviedad: nuestra ropa, la forma en que vestimos, habla de nosotros. Desde nuestro pijama, al vestido de noche que elegimos para una fiesta tienen mucho que decir. Pero ese lenguaje puede resultar especialmente relevante en nuestro entorno laboral’. Decididamente, y aunque no nos guste o pueda parecernos incluso desmedido, hay looks que favorecen nuestra carrera profesional y otros que pueden ponerle zancadillas. Y llama la atención cómo esta verdad a veces


no es tenida en cuenta. La imagen personal es un elemento poderosísimo de comunicación no verbal. Transmite muchas cosas, entre ellas, valores. Por todo ello conviene no despreciar la importancia de lo que vestimos, especialmente en el momento en el que entran en juego las primeras impresiones. Por regla general, quienes se relacionan con nosotros se hacen una opinión de nuestra personalidad en pocos segundos, y en ese corto espacio de tiempo se produce el denominado ‘efecto halo’, en función del cual una pequeña parte de nuestra personalidad ‘tiñe’ todo el “Las tonalidades “Por lo general, conjunto. Si lo que fuertes como el rosa queremos que vean de pasar inadvertida chicle o los estampados nosotras son nuestras por la ropa suele ser ideas y propuestas, lo siempre entrañan una gran ventaja, al mejor es que nuestra cierto riesgo, más aún menos si hablamos ropa no destaque sobre si hablamos de ellas. De lo contrario, de trabajo” trabajo” podemos quedar grabadas en el recuerdo de nuestros interlocutores como ‘la de los tacones imposibles’, o la de la ‘chaqueta llamativa’. Por lo general, pasar inadvertida por la ropa suele ser una gran ventaja, al menos si hablamos de trabajo.... Para esto no son tan importantes cuestiones como si vestimos falda o pantalón, de blanco o de negro como lo que comunica el conjunto de nuestra imagen, y determinados detalles pueden ensombrecer un buen proyecto o una idea brillante. Evidentemente una mancha en medio de la blusa, pero también un gran escote, una transparencia de más, una enorme sortija. Un par de máximas: aquí también menos suele ser más. Que nada desentone, que nada sobresalga. No hay compañía a la que no le preocupe la imagen que proyecta sobre sí misma. Todas tienen una cultura visual que también se construye y se puede transmitir a través de la vestimenta de quienes en ellas trabajan. Se pretende que quien nos vea (clientes, empleados, la sociedad en general) capte los valores de la empresa para la que trabajamos y del equipo en el que nos integramos. No siempre es fácil acertar, así es que hay compañías que optan por explicitar en un documento ciertas reglas.

“No hay compañía a la que no le preocupe la imagen que proyecta sobre sí misma. Todas tienen una cultura visual”

El código de vestimenta de la multinacional UBS ocupa 41 páginas: Me pregunto ¿cuánto ocuparán sus documentos de estrategia? No creo que hagan falta 41 folios para explicar el dress code de una empresa. Ni siquiera 20. Dudo incluso de la conveniencia de que exista un código escrito. Debería primar, y bastar, el sentido común. Como el que se desprende de este par de consideraciones. Una: si

2


sales de la oficina y puedes ir directamente a la piscina, tu modo de vestir no es el correcto. Dos: si lo que interesa es desarrollar tu carrera, preocúpate más por parecer profesional que atractiva o trendy. Aquí van algunas pistas generales sobre lo que puede ser adecuado y lo que no:  Cuanto más llamativa resulta una prenda, un complemento, una joya.... menos apropiada es para llevarla en el trabajo.  El color juega un papel importante en la imagen profesional. El rojo transmite agresividad, el marino confianza, el gris es conservador y el negro, chic. La mayor parte de estos colores, si exceptuamos el rojo, suelen ser la paleta básica para trajes de chaqueta, faldas y pantalones que pueden combinar magníficamente con colores maquillaje o tonos empolvados, crudo, rosa palo, azul hielo.... Las tonalidades fuertes como el rosa chicle o los estampados siempre entrañan cierto riesgo, más aún si hablamos de trabajo.  Brazaletes que chocan entre sí o pendientes con piezas igualmente ‘cantarinas’ distraen la atención de nuestros interlocutores. Se tiene que escuchar lo que nosotras decimos, no lo que digan nuestros complementos.  Un bolso rígido y estructurado permite ordenar mejor el interior y también ayuda a construir un look más profesional que otro blando.  Ojo con las exhibiciones de ropa de diseñadores y logos. Desde luego, no hay nada como la ropa de calidad, bien cortada y bien cosida, y hay diseñadores y marcas que son fabulosos, nos encantan. Pero cuidado con convertirnos a nosotras mismas en un escaparate de firmas y logos demasiado evidentes: puede frivolizarnos, incluso vulgarizarnos. Un pequeño bolso de firma es eficaz y estupendo, un trench salpicado de logos puede resultar hasta “Si las mujeres tenemos ridículo. un sello propio, si existe  Algunos errores pueden causar un daño incluso un estilo femenino irreparable a nuestra imagen profesional: unos stiletos, un escote pronunciado, un look de dirigir tampoco tiene desaliñado, demasiado maquillaje. sentido que adoptemos sin más las rigideces del Ahora que un look sobrio, profesional y estiloso no es dress code masculino”

sinónimo de mediocre, anónimo ni aburrido. Nuestra personalidad cuenta. No se trata de que nuestra persona quede sepultada en el corsé de un uniforme, tan sólo de que no haya nada estridente, fuera de tono, que se imponga sobre lo verdaderamente importante, que en un profesional, claro está, no es lo que viste. Si las mujeres tenemos un sello propio, si existe incluso un estilo femenino de dirigir tampoco tiene sentido que adoptemos sin más las rigideces del ‘dress code’ masculino. No esconder la femineidad es un acierto también en la ropa. Por el contrario, he visto a muy pocas mujeres a las que le sienten bien o no parezcan disfrazadas con un pantalón recto y una camisa blanca con tirantes. Los tirantes son solo una anécdota, un complemento sólo excepcionalmente utilizado por algunas mujeres y que o merece mucha más atención. Lo cierto es que cada vez más mujeres

3


se rebelan con el intento de que se las identifique con un hombre en el vestuario profesional. Puede que con un traje de chaqueta oscuro de corte masculino y falda larga, blusa sin adornos y mínimo tacón una mujer vaya siempre bien en el trabajo.... Pero reducir a esto el fondo de armario laboral puede llegar a ser, además de aburrido, despersonalizador. ¿Por qué el traje oscuro, tan esencialmente masculino, ha de ser la única prenda maestra que transmita un 100% de profesionalidad? ¿Por qué un traje de chaqueta oscuro ha de ser inevitablemente más ‘confiable y profesional’ que un vestido?

“¿Por qué el traje oscuro, tan esencialmente masculino, ha de ser la única prenda maestra que transmita un 100%

No. Creo que esto no ha de ser así necesariamente. Están todavía por ver y estudiar los efectos que va a tener la crisis sobre el que hasta ahora había sido de profesionalidad?” imparable proceso de incorporación de las mujeres a la vida laboral y su cada vez mayor presencia en los puestos directivos. Hasta ahora, este fenómeno se estaba traduciendo en una puesta en valor, cuando menos teórica, de algunos atributos femeninos aplicados al mundo de la empresa y la gestión y en una agradable, aunque todavía mínima, presencia de ‘notas discordantes de color’ en esas tediosas fotografías de consejos de grandes empresas pasadas por el rodillo gris del traje oscuro y la corbata. Pero este proceso no ha llegado aún a madurar. La mayor parte de las decisiones siguen estando en manos de los hombres; ellos siguen siendo quienes marcan los valores imperantes y el código visual sigue siendo masculino. Sólo en la medida de que más mujeres lleguemos a los puestos de decisión e impregnemos con nuestros valores, con nuestros modos de hacer, el mundo de la empresa y del trabajo, ese código visual se irá abriendo y democratizando hasta que llegue el día en que un traje oscuro sea tan ‘confiable y profesional’ como un vestido. Entre tanto, ¿qué nos ponemos? Dependerá mucho de cuál sea nuestra empresa, nuestra posición en ella, el sector en el que nos desenvolvamos, de cómo seamos nosotras mismas. Aquí van diez consejos que pueden ayudarnos a encontrar ese deseado equilibrio entre profesionalidad, estética, y personalidad propia que tanto deseamos. 1. El dress code no elige por nosotras. Seamos creativas. Huyamos del anonimato. 2. Vistamos como mujeres. Competir con hombres o estar rodeadas de ellos no implica imitar su vestimenta. 3. Discreción no es aburrimiento. Definamos nuestro estilo dentro de la imagen de la compañía. 4. Menos casi siempre es más. Los excesos no suelen sentar bien en ninguna parte, pero mucho menos en el trabajo.

4


5. No abusemos de los complementos, pero no los despreciemos. Nos ayudan a expresar nuestra estética profesional. 6. Cada una hemos de encontrar nuestro patrón de elegancia. Debe estar pero no notarse. Y debe ser nuestro. 7. Atengámonos a nuestra edad y a nuestras circunstancias. Tenemos que estar preparadas para lo ordinario y para lo extraordinario. 8. Seamos ejemplares. Especialmente si tenemos a otras personas a nuestro cargo. 9. Ante la duda, mejor no ponérselo. 10.Si nos dan un consejo, considerémoslo. La gente suele proporcionarlos de buena fe.

5

Flora Sáez, en el centro junto a Salvador Molina, minutos antes de comenzar la mesa redonda sobre Mujer y Comunicación en la pasada edición 2011 de MADRID WOMAN´S WEEK. Además, estaban Marta Gómez (izq.), directora de Tolerancia Cero (RNE) y Mercedes Wullich (Dcha.), directora de Mujeres&Cia.

cuadernos de la mujer mww nº20---flora saez  

cuadernos de la mujer mww nº20---flora saez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you