Issuu on Google+

LIBRO DEL GÉNESIS

ABRAHAM


Descendiente de Noé que tomó por esposa a Sara. Salió de su tierra y se dirigió a Canaán, tierra que Dios le regaló. Tuvo un hijo: Isaac. Dios le exigió el sacrificio de este hijo. Isaac quedó aterrado cuando vio que su padre quería matarle con un cuchillo. Dios lo bendijo cuando vio la muestra de obediencia.


Gn 22,1-18 Después de estos sucesos, Dios puso a prueba a Abrahán. Y le llamó: —¡Abrahán! Éste respondió: —Aquí estoy. 2 Entonces le dijo: —Toma a tu hijo, a tu único hijo, al que tú amas, a Isaac, y vete a la región de Moria. Allí lo ofrecerás en sacrificio, sobre un monte que yo te indicaré. 3 Muy de mañana Abrahán se levantó, aparejó su asno, se llevó consigo a dos siervos y a su hijo Isaac, cortó la leña del sacrificio, se puso en camino y se dirigió al lugar que le había dicho Dios. 4 Al tercer día, Abrahán alzó la vista y divisó el lugar a lo lejos. 5 Entonces dijo Abrahán a sus siervos: —Quedaos aquí con el asno mientras el muchacho y yo vamos hasta allí para adorar a Dios; luego volveremos con vosotros. 6 Tomó Abrahán la leña del sacrificio y se la cargó a su hijo Isaac, mientras él llevaba en la mano el fuego y el cuchillo; y se pusieron en marcha los dos juntos. 7 Isaac dijo a su padre Abrahán: —¡Padre! Él respondió: —Sí, hijo mío. Y el muchacho preguntó: —Aquí está el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el sacrificio? 8 Respondió Abrahán: —Dios proveerá el cordero para el sacrificio, hijo mío.


Caminando juntos 9 llegaron al lugar que Dios le había dicho; construyó allí Abrahán el altar y colocó la leña; luego ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar encima de la leña. 10 Abrahán alargó la mano y empuñó el cuchillo para inmolar a su hijo. 11 Pero entonces el ángel del Señor le llamó desde el cielo:—¡Abrahán, Abrahán! Él contestó: —Aquí estoy. 12 Y Dios le dijo: —No extiendas tu mano hacia el muchacho ni le hagas nada, pues ahora he comprobado que temes a Dios y no me has negado a tu hijo, a tu único hijo. 13 Abrahán levantó la vista y vio detrás un carnero enredado en la maleza por los cuernos. Fue Abrahán, tomó el carnero y lo ofreció en sacrificio en vez de su hijo. 14 Abrahán llamó a aquel lugar «El Señor provee», tal como se dice hoy: «en la montaña del Señor provee». 15 El ángel del Señor llamó por segunda vez a Abrahán desde el cielo 16 y le dijo: —Juro por mí mismo, oráculo del Señor, que por haber hecho una cosa así, y no haberme negado a tu hijo, a tu único hijo, 17 te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena de las playas; y tu descendencia se adueñará de las ciudades de sus enemigos. 18 En tu descendencia serán bendecidos todos los pueblos de la tierra porque has obedecido mi voz.


El sacrificio de Isaac: Caravaggio


El sacrificio de Isaac: Alonso Berruguete


El sacrifico de Isaac: Rembrandt


El sacrifico de Isaac: Juan de ValdĂŠs Leal


El sacrifico de Isaac: San Isidoro de Le贸n


Abraham