Page 1

Anuario de Gestión

POLICÍA METROPOLITANA SANTIAGO DE CALI


Mayor General ÓSCAR ADOLFO NARANJO TRUJILLO Director General Policía Nacional Brigadier General RAFAEL PARRA GARZÓN Subdirector General Policía Nacional Brigadier General ORLANDO LANDO PÁEZ BARÓN Director Seguridad Ciudadana Policía Nacional Brigadier General GUSTAVO ADOLFO RICAURTE TAPIA Comandante Policía Metropolitana Santiago de Cali Coronel FARIEL PÉREZ ROJAS Subcomandante Policía Metropolitana Santiago de Cali Coronel EDUARDO CARRILLO CALDERÓN Comandante Operativo de Seguridad Ciudadana Policía Metropolitana Santiago de Cali Teniente Coronel MARTHA FRANCISCA ÁLVAREZ BUITRAGO Jefe Unidad Administrativa y Financiera Policía Metropolitana Santiago de Cali

Coordinación General Brigadier General GUSTAVO ADOLFO RICAURTE TAPIA Asesoría General Coronel FARIEL PÉREZ ROJAS Redacción Mayor Comunicadora Social AISA MÓNICA QUIRÓS Fotografía Subintendente CARLOS ANDRÉS MOLINA LÓPEZ Dirección, Diseño y Edición Estelar Impresores Ltda. Revisión de Estilo Estelar Impresores Ltda. Impresión Estelar Impresores Ltda.


LÍNEA DE MANDO

Doctor: ALVARO URIBE VÉLEZ Presidente de la República de Colombia

Brigadier General RAFAEL PARRA GARZÓN Subdirector General Policía Nacional

Doctor: GABRIEL SILVA LUJAN Ministro de Defensa Nacional

Mayor General ÓSCAR ADOLFO NARANJO TRUJILLO Director General Policía Nacional

Brigadier General ORLANDO LANDO PÁEZ BARÓN Director Seguridad Ciudadana Policía Nacional

Brigadier General GUSTAVO ADOLFO RICAURTE TAPIA Comandante Policía Metropolitana Santiago de Cali


TROPOLITANA POLICÍA METROPOLITAN POLICÍA METROPOLITANA POLICÍA ME HISTORIA la Dirección General de la Policía Nacional, Mediante la Resolución número 5067 del 5 de octubre de 1983, creó y organizó el Departamento de Policía Metropolitana Santiago de Cali. Al Departamento de Policía Metropolitana Santiago de Cali se adscribieron los siguientes municipios: Yumbo, Vijes y La Cumbre al Distrito de Policía Nº. 1 “San Francisco” y los municipios de Jamundí y Candelaria al Distrito de Policía Nº. 2 “Alameda”. Se fijó como dotación inicial de personal del Departamento, un Coronel al mando de 37 Oficiales, 142 Suboficiales, 2.600 Agentes, 230 Auxiliares de Policía, 128 No Uniformados y 8 funcionarios de la Justicia Penal Militar, para un total de 3.146 personas al servicio de la ciudadanía caleña. La Resolución en mención fue firmada en Bogotá por el señor Mayor General Víctor Alberto Delgado Mallarino como Director General de la Policía Nacional y el Doctor Luis Eduardo Acosta Calvache como Secretario General. El terreno donde se encuentran ubicadas las construcciones de la Policía Metropolitana de Cali y Departamento de Policía Valle fue adquirido por la gobernación el 9 de febrero de 1904 por un valor de $18.936.000, según escritura pública 100 de la Notaría Primera de Cali.

TROPOLITANA POLICÍA METROPOLITANA POLICÍA METROPOLITANA POLICÍA M


ANA POLICÍA METROPOLITANA POLICÍA METROPOLITANA POLICÍA METROPOLIC Fue donado a la Policía el terreno ubicado en la carrera 1 # 20-29 barrio El Hoyo, con un área aproximada de 7.326,38 metros cuadrados. El 11 de mayo de 1987 cuando era comandante de la Policía Metropolitana el señor Coronel Óscar Eduardo Peláez, se inauguró el complejo de la carrera primera con calle 21, la ceremonia estuvo presidida por el señor Ministro de Defensa Miguel Vega Uribe y el señor General Víctor Delgado Mallarino, Director de la Policía. Desde la fecha de creación de la unidad policial hasta el 5 de septiembre de 2009, han sido comandantes de la Policía Metropolitana de Cali 27 señores oficiales entre los que caben destacar el actual Director General de la Policía nacional, Señor Mayor General Oscar Adolfo Naranjo Trujillo y el Señor Brigadier General Luis Alberto Moore Perea, primer oficial afrodescendiente en llegar al grado de general. En este momento se encuentra en proceso de reconstrucción el edificio de la Policía Metropolitana de Cali, con una inversión aproximada de 11 mil millones de pesos, dentro de las adecuaciones se realizó el reforzamiento estructural, según la normatividad de sismo resistencia vigente, en el diseño se tuvo en cuenta la implementación de la iluminación por medio de sensores eléctricos al igual que sistema hidráulico de las baterías sanitarias, los acabados finales del piso serán en granito pulido, las barandas en acero inoxidable y vidrio; la fachada flotante se manejará con unos acabados similares a los edificios existentes en la institución policial; además, se implementará el sistema de oficina abierta para optimización de espacios con un aire acondicionado a nivel central y tubos de entrada de aire natural.

NA POLICÍA METROPOLITANA POLICÍA A METROPOLITANA POLICÍA METROPOLI


MAYOR GENERAL ÓSCAR ADOLFO NARANJO TRUJILLO, DIRECTOR GENERAL POLICÍA NACIONAL Bajo la urgencia de trascender e instalarse de manera limpia y honorable en la memoria colectiva de Colombia, la historia contemporánea de paz y reconciliación nacional está escrita en el espíritu inquebrantable de hombres y mujeres líderes en el fomento de la seguridad y la convivencia ciudadana, quienes al enfrentar toda forma de agresión física y simbólica de la vida, la libertad y la honra de sus conciudadanos son reconocidos por los colombianos como su Policía Nacional. Hombres y mujeres que han tomado el nombre y la denominación de policías en la inspiración desprendida y anónima del servicio a los demás, en la posibilidad de ser la fuerza de la paz y la civilidad, la guardia real de la felicidad individual y colectiva que proporciona el bienestar público, al ser la ley en el país donde los dos grandes océanos del mundo confluyen en un solo territorio. Hombres y mujeres que son el rostro del estado. De hecho, cuando el mundo vuelve sus ojos hacia un policía colombiano, sabe que detrás de él hay una larga historia de violencia, de confrontación entre lo visible y lo invisible, y el deber de superarla para escribir nuevas páginas de seguridad urbana y rural. Sabe que detrás de él está el silencio del reloj de arena estancado en el tiempo del secuestro, pero también la historia del orgullo de ser policía; el buen vecino, el guía comunitario, el maestro, el aprendiz, el motivador, el líder, el ejemplo a seguir, el amigo incondicional de nuestra sociedad. En el tránsito del miedo a la esperanza, de la incertidumbre a la seguridad, del abandono a la humanización, de la frialdad a la calidez, el policía aparece siempre en primer lugar. Por ello, interpretando más de un siglo de presencia institucional en la historia de la nación, hemos tomado la decisión de estar al otro lado. De ser los hombres y mujeres que trabajan allí donde los ríos derrumban casas, allí donde los niños son abandonados, allí donde se triangula el desespero de la injusticia y la esperanza de un mejor vivir, allí donde la impunidad huye al encuentro de la verdad, allí donde se construyen estaciones y comandos para que imperen la justicia y la democracia. Día a día, como Sísifo – encarnación mítica de la persistencia – los policías empujan la roca de su labor hasta lo alto de la montaña, desde donde la piedra vuelve a caer por su propio peso. A veces, esta roca es el dolor y la agonía


de la violencia; a veces la posibilidad de enfrentarse al destino para asumir la utopía de reafirmar la presencia de Dios en la misión encomendada, ofreciendo al país un nuevo significado al espacio comprendido entre el nacimiento y la muerte. En consecuencia la calidad final del servicio policial deriva del conjunto de voluntades, procesos y gestiones ligadas al talento, la vocación y la conducta de quienes los suministran y representan. De ahí que el carácter, la voluntad y el trabajo requeridos para llegar a la cima sea un don invaluable en el corazón de cada policía, entendiendo que no hay una mejor forma de escalar la montaña de la vida que aquella de Sísifo, tan consciente de su tarea como de que todo lo que posee en su roca. Nuestra roca, nuestra tarea, es la seguridad, la convivencia pacífica de las comunidades y no necesitamos más para ser felices, en tanto la recompensa sea la recuperación y la conservación permanente de la vida digna de cada ciudadano. Para nosotros, la dificultad es una oportunidad de crecimiento individual y colectivo en medio de esa espiral de ensayo y error, de las propuestas innovadoras sometidas al análisis y al escrutinio públicos, soportando siempre nuestra roca para ser los mejores en la gestión de la conflictividad social, al proscribir la intimidación y restaurar la convivencia arrebatada o perturbada por las organizaciones del crimen. Mucho más en los tiempos actuales, cuando los colombianos, como resultado de la implementación y consolidación de la Política de Seguridad Democrática, han recuperado el territorio, el sentido, el horizonte y la fe en una Colombia segura y en paz. Y es que, en conexión con el entorno mundial, las diversas policías hemos transitado en un esquema rígido hacia una autoridad de vanguardia, gracias al poder otorgado por el pueblo, mediante el sostenimiento de sus instituciones legítimas. No en vano, cuando el mundo y la nación posan la mirada sobre un policía colombiano, saben de todos los macondos – municipios, veredas, caseríos – que ya no sufren cien años de soledad y sobre los que se siente el aleteo incansable de más de ciento cuarenta mil mariposas amarillas deseosas de no posarse sobre la noticia de un secuestro, como premonición del tiempo de la libertad, de la altura espiritual para afrontar el destino y de la corresponsabilidad social que impulsa a sentir la angustia de los otros para acercar la justicia a la voz de quien denuncia y clama. Al observar las imágenes de viejos álbumes de fotografía, en la que se evidencia la influencia inicial de aquellos cuerpos policiales franceses e ingleses de antaño, y donde además se consigna el legado de nuestros antecesores, sentimos trascender la estirpe del uniformado tradicional – aquella gala azul y dorada del honor – que hoy se ve perpetrada en las sonrisas de los niños rescatados de sus captores, en la desintegración de los planes siniestros de la delincuencia, en la reafirmación del poder de la cultura de la paz sobre la lista negra de la maldad premeditada.


Si de un lado estos álbumes nos reflejan el pasado, del otro nos enseñan el presente. Un presente orientado a la formación de líderes humanistas, que en su proyección aspiran a sembrar territorios de vida y a actuar sobre las causas y no sobre los síntomas de las enfermedades que minan la integridad moral y humana de nuestras comunidades. Con el paso del tiempo, el policía se ha convertido en el catalizador social de la incredulidad transformada en confianza, en el cazador de los sueños que se consideraban perdidos, en el defensor acérrimo de los derechos humanos, en el líder de la función pública y de la gobernanza territorial del amor, la solidaridad y el acompañamiento social que demandan nuestras gentes. Esta convicción nos ha llevado a crear un álbum de nuestros mejores momentos y afectos dedicados al país, registrados en imágenes cotidianas del servicio que plasma la voluntad de hacer realidad los preceptos constitucionales al defender nuestras regiones de la impunidad, mientras restablecemos el camino que va del duelo a la verdad, a la restauración, a la reparación. En este álbum familiar, las imágenes vivas, escritas en un alfabeto que habla a la memoria del corazón, nos revela la leyenda real de una policía imaginada y su pacto sobre la vida de la nación. Esfuerzos cotidianos, sacrificios dantescos, miles de historias anónimas de quienes hemos ido evolucionando desde esa figura romántica del sereno que encendía las farolas en calles coloniales hasta los actuales hombres y mujeres acorazados de valores. Salvaguardas del orden cívico que recorren los desfiladeros y estrechos de nuestra geografía desde un helicóptero o a caballo; que atienden de manera solícita los requerimientos del ciudadano en los centros de atención inmediata CAI móviles o fijos; que acompañan a los muchachos a la salida de las escuelas y colegios; que vigilan las innumerables vueltas a Colombia y los demás eventos de solidaridad; que participan en todos aquellos actos en los que el arte propicia el encuentro; que acompañan los festivales donde el sol de verano permite el goce de la unión familiar; que apoyan el buen transcurrir en los estadios, esos lugares donde la pasión del fútbol brinda la oportunidad de hacer pactos de paz o donde la expresión roquera de nuestros jóvenes se eleva en plena libertad. Todo esto para reafirmar su condición de guardianes de nuestras expresiones culturales y de defensores del respeto a la diferencia. Desde el desierto guajiro hasta la sacralidad silenciosa del Amazonas, siempre habrá un lugar donde ondee el tricolor nacional y se erija un puesto, un comando, un servicio de policía que no baja la guardia en su lucha contra el crimen. Se muestra luego la esencia policial en hechos históricos observados por los inmensos ojos de nuestra sociedad civil, veedora y depositaria de las decisiones de gobernabilidad del país por el que luchamos y soñamos. Hechos retransmitidos también, a veces, por la lente gigante de los medios masivos de comunicación pero también en los


relatos judiciales anónimos, en la vivencia particular de cada ciudadano que al cabo es el calificador permanente de la actividad policial y su razón de ser institucional. Los policías, que se definen así mismo como los enamorados de su patria, siempre están alerta porque en todo tiempo y lugar se espera y se cuenta con su actitud pronta y responsable, con su presencia impecable y servicial, con su carácter decidido y enérgico. Los policías de Colombia han comprendido que la mejor manera de no quedarse solos con la satisfacción del éxito es convertirse en alumnos permanentes: hacer lo correcto y lo oportuno, no lo más fácil; tener dominio del comportamiento propio en virtud de los valores que los rigen, no de su estado de ánimo o de sus intereses particulares; buscar soluciones, no excusas; perseverar ante los retos, no rendirse ante ellos; mantener la coherencia entre las palabras y las actuaciones, alineando sus deseos personales y colectivos con los bienes supremos de la humanidad. La agenda de la seguridad ciudadana es el resultado de las decisiones políticas de las naciones y de las instituciones encargadas de su fomento. En la comprensión de esta realidad, la Policía Nacional ha profundizado en la aplicación del principio de corresponsabilidad nacional e internacional – con miras en la desestructuración de organizaciones criminales que transgreden los sistemas tradicionales de control y prevención, - y en la apertura de puertas hacia un multilateralismo integral que incentive una nueva conciencia del papel civilista de los policías a nivel nacional. Esa es la historia de amor y entrega por Colombia que en este libro recoge. Una crónica que nos habla de sus defensores de la vida, de aquellos que han sacrificado su existencia por la reconciliación nacional, de quienes trabajan por la resolución pacífica de los conflictos. Una historia que exalta la colombianeidad, los valores que nos hacen mejores seres humanos, mejores ciudadanos y mejores patriotas. Luego de hacer el tránsito iconográfico que este libro nos propone, el ciudadano que mire a los ojos a un policía podrá reconocer a ese corazón, que sin sobresaltos, espanta miedos frente a la explosión de la cobardía; a ese corazón delatador de la verdad que, cuando todos duermen, velan porque los llantos sean de gozo y las nuevas generaciones puedan afirmar, sin temor a equivocarse, que el corazón del policía colombiano es a prueba de indiferencia. Y es esa riqueza espiritual la que nos legitima como autoridad estatal, reconocible no sólo a través de un logo o de un nombre sino de esa potencialidad humana vigente en el portador de cada uniforme policial, en cada integrante de la Policía Nacional de los colombianos. Sea este nuestro tributo a quienes están detrás de las cifras, a la transparencia de administración de justicia y a los desafíos que plantea la vivencia pragmática del estado social de derecho, desde la perspectiva de la seguridad y la convivencia ciudadana.


SEÑOR BRIGADIER GENERAL GUSTAVO ADOLFO RICAURTE TAPIA COMANDANTE POLICÍA METROPOLITANA SANTIAGO DE CALI

Para la Policía Metropolitana de Cali, se constituye en motivo de orgullo poder mostrar a la comunidad, el trabajo adelantado en forma desinteresada, pero con mucho compromiso por los hombres y mujeres de esta unidad policial a través de instantes fotográficos. Diariamente son capturadas en promedio 58 personas por diferentes delitos, incautadas 15 armas de fuego, 168 armas blancas, recuperados 12 automotores e incautados alucinógenos como marihuana, basuco y base de coca y se conocen 311 contravenciones de policía, pero más allá de las simples estadísticas están los seres humanos que día a día arriesgan su vida para proteger la de sus conciudadanos. Los uniformados que sin ser caleños aman la ciudad y creen en la templanza de sus gentes, en la esperanza de solución a los problemas sociales que afectan las comunidades y en la buena fe de los gobernantes para con su terruño. Aquellos que se convierten en consejeros, psicólogos y amigos para entender y, por qué no decirlo, solucionar situaciones ajenas que de no ser bien llevadas pueden desencadenar en un hecho lamentable. El grupo humano encargado de velar por el interés general y no permitir que el particular se imponga y reine la anarquía sobre la democracia; los que cuidan los bienes de los particulares sin mirar credo, raza o estrato, porque nos enseñaron a luchar por todos en general. Quienes mientras todos duermen deben velar por la tranquilidad y serenidad de los colombianos, que confían su vida y sobre todo que creen en la institución policial y en su talento humano; seres humanos vestidos de verde oliva que tienen esposas, esposos, hijos y familiares como todo el mundo, que los diferencia su responsabilidad y pasión por la misión encomendada, porque las relaciones entre vecinos se den dentro del marco de las leyes y la constitución.


Hombres y mujeres que abandonan sus dificultades personales para asumir la de la comunidad, para organizarlos frente a la inseguridad mediante las escuelas y frentes de seguridad o simplemente para tender la mano a los niños, niñas y mujeres desprotegidos o abandonados. Personas decididas pero justas para combatir las bandas delincuenciales, desarticular expendios de estupefacientes o enfrentar a aquellos que han atentado contra la libertad de los demás, condenando a sus familias al dolor e incertidumbre. Los que mientras los ciudadanos festejan la llegada y despedida de fin de año, las vacaciones y fiestas, deben continuar con su labor silenciosa pero firme, para permitir a los demás que sus celebraciones sean en paz; luego, si queda tiempo, ahí si se reencuentran con sus familias para, en forma tardía, festejar y agradecer por todo lo recibido. A nuestros compañeros que se convirtieron en la demostración de la maldad, de quienes no quieren este hermoso país y han coartado la libertad de hombres de bien, cuyo único fin era trabajar por la ciudadanía.


EN EL CENTRO BRIGADIER GENERAL GUSTAVO ADOLFO RICAURTE TAPIA COMANDANTE POLICIA MET ROPOLITANA SANTIAGO DE CALI A LA DERECHA CORONEL FARIEL PEREZ ROJAS SUBCOMANDANTE POLICIA METROPOLITANA SANTIAGO DE CALI A LA IZQUIERDA CORONEL EDUARDO CARRILLO CALDERON COMANDANTE OPERATIVO DE SEGURIDAD CIUDADANA POLICIA METROPOLITANA SANTIAGO DE CALI CORONEL CESAR AURELIO ROJAS TAPIAS COMANDANTE SERVICIOS ESPECIALIZADOS POLICIA METROPOLITANA SANTIAGO DE CALI


Oficiales en el grado de Teniente Coronel de la Policía Metropolitana Santiago de Cali. De izquierda a derecha se encuentran:

PRIMERA FILA

SEGUNDA FILA

TC. TC. TC. TC. TC. TC. TC. TC.

TC. TC. TC. TC. TC. TC. TC. TC.

VÍCTOR ÁNGEL GUTIÉRREZ ORTEGA MÉYER HERNÁN IBARRA RODRÍGUEZ RUFFO ANTONIO GRIMALDOS SUÁREZ MARTHA FRANCISCA ÁLVAREZ BUITRAGO HELMUTH BAQUERO AYALA FABIO RODRÍGUEZ ALMÉCIGA JESÚS FERNANDO PARDO CORTÉS CARLOS ALBERTO COLMENARES VÉLEZ

ÉDGAR OVIDIO PEÑA RODRÍGUEZ JORGE ZENÉN LÓPEZ GUERRERO JAVIER FRANCISCO MORA JIMÉNEZ JAIRO ORLANDO GUTIÉRREZ GARCÍA CARLOS MARTÍN HERNÁNDEZ PUENTES JOHN FREDDY SANTOS ANDRADE ARLÉS JAVIER VILLAR JIMÉNEZ CARLOS ARTURO GAITÁN CASTAÑEDA


Oficiales en el grado de Mayor de la Policía Metropolitana Santiago de Cali. De izquierda a derecha se encuentran:

PRIMERA FILA

SEGUNDA FILA

MY. MY. MY. MY. MY. MY. MY.

MY. MY. MY. MY. MY. MY. MY. MY.

FERNANDO MAXIMILIANO MÉNDEZ GAVIRIA JAIRO HUMBERTO PINZÓN HERRERA HENRY.ARMANDO BELTRÁN GARAVITO AISA MÓNICA QUIRÓS MAURICIO BÁEZ GÓMEZ JOHN MILTON ARÉVALO RODRÍGUEZ GERMÁN AUGUSTO PÉREZ ROMERO

LUIS FERNANDO BAYONA ROJAS ÓSCAR FABIÁN SOLARTE CASTILLO ERVIN GARCÍA MARTÍNEZ JOSÉ LUIS CASTAÑEDA TIRIA REYNALDO ALFONSO GÓMEZ BERNAL JUAN JOSÉ PÉREZ ROJAS ANIBAL VILLAMIZAR SERRANO HÉCTOR SANTIAGO GARCÍA LUNA


Oficiales en el grado de Capitanes y Tenientes de la Policía Metropolitana Santiago de Cali. De izquierda a derecha se encuentran: PRIMERA FILA TE. DALLAN ALEJANDRO GAITÁN SABOGAL TE. HÉCTOR MANUEL SACRISTÁN FRANCO TE. AURA JOSEFA MARTÍNEZ BERMÚDEZ TE. ADRIANA CECILIA BOHÓRQUEZ GARCÍA TE. LIGIA PATRICIA SILVA FONSECA TE. CÉSAR ALBERTO LEMUS PINTO TE. YEISON ANDRÉS VÁSQUEZ MORALES SEGUNDA FILA TE. NICOLÁS G. SUÁREZ PLATA CT. CARLOS AUGUSTO GALVIS PEDROZA CT. JULIÁN ANDRÉS IDÁRRAGA ACOSTA CT. ELKIN HARVEY ROJAS REAL CT. EFRAÍN ANDRÉS PRADA MORA CT. HARVEY YAMIT TOVAR PORTILLA TE. FABIO ENRIQUE SIERRA SIERRA CT. AIMER FREDDY ALONSO TRIANA TE. CARLOS FRANCISCO VARGAS BARAJAS TE. INGRID ELIZABETH VALLEJO DE LA ROSA TERCERA FILA CT. ÓSCAR ALIRIO BARÓN TORRES TE. BILLY FANEY LIZARAZO ARIZA TE. ANDRÉS GIOVANNY GÓMEZ IBARBE TE. JAIME ALEXÁNDER MATEUS MARIÑO CT. RUBÉN DARÍO AGUIRRE MEJÍA CT. DÍDIER MUÑOZ PINEDA CT. MANUEL GIOVANNY PINILLA ROJAS TE. JOSÉ ADRIÁN RINCÓN ROJAS


Oficiales en el grado de Subteniente que laboran en la Policía Metropolitana de Santiago de Cali. De izquierda a derecha se encuentran: PRIMERA FILA ST. JAVIER ENRIQUE SOTO GARCÍA ST. MANUEL ALEJANDRO RONDÓN HORMAZA ST. ÁLVARO FERNANDO SANTACRUZ BENAVIDES ST. ESTEBAN DANIEL ROSERO SANTACRUZ ST. CARLOS LEONARDO GUZMÁN PINEDA ST. ANA LUCÍA RAMÍREZ BOHÓRQUEZ ST. LAURA LESLY CRUZ CARREÑO ST. FERNANDO GARCÍA MATEUS ST. JORGE REY ROJAS ST. STEVEN ARIAS OSPINA ST. FRANK CARDONA GRISALES ST. PABLO RESTREPO ZAPATA SEGUNDA FILA ST. BRAYAN RODRÍGUEZ LÓPEZ ST. MANUEL RICARDO SUÁREZ CARVAJALINO ST. JUAN CARLOS NIÑO ERIZALDE ST. DANY ALBERTO RÚA MORALES ST. NELSON FABIÁN PATIÑO PATIÑO ST. JUAN CAMILO MONTILLA CABALLAS ST. BRAINER ALEXÁNDER MANTILLA SUÁREZ ST. FABIO MATEUS CAMELO ST. FABIO ALBERTO TORRES QUINTANA ST. DIEGO ALEXÁNDER ARDILA SÁNCHEZ ST. SAMUEL MORENO MATTA TERCERA FILA ST. JOHN JAIRO MENDOZA BLANCO ST. VÍCTOR ALFONSO MARTÍNEZ PORTILLA ST. GERMÁN DARÍO ECHEVERRY HERNÁNDEZ ST. GIOVANY MAURICIO OSORIO MONSALVE ST. RAFAEL RÓBINSON RODRIGUEZ CALVACHE ST. JUAN CARLOS CORTÉS FAJARDO ST. MANUEL CUBILLOS RODRÍGUEZ

ST. ST. ST. ST.

CRISTIAN ORTIZ MESA JESÚS DAVID MOSQUERA CASTAÑEDA JOHN JAIRO VILLAMIL MURCIA LUIS CARLOS TORRES BAREÑO

CUARTA FILA ST. JUAN DIEGO HERNÁNDEZ BARRIOS ST. FREDDY ANDRÉS MORENO DELGADO ST. MANUEL FERNANDO QUILINDO FORONDA ST. ÓSCAR TORRES PAREJA ST. JOHNATHAN GUTIÉRREZ VALENCIA ST. JOSÉ DAVID PINZÓN BERMÚDEZ ST. WILLIAM FERNANDO ORTIZ RODRÍGUEZ ST. CÉSAR CAMILO TORRES TAUTIVA ST. CÉSAR AUGUSTO RAMÍREZ CHAPARRO QUINTA FILA ST. NELSON RODRIGO GÓMEZ GÁMEZ ST. FABIÁN PARDO MORENO ST. JUAN CARLOS BLANCO CAMACHO ST. FABIO ANDRÉS ANDRADE TAPIA ST. JUAN RAMÓN SEPÚLVEDA PINEDA ST. JASSON MANUEL DELGADO QUINTERO ST. JORGE MARIO CORREA CHICA ST. KRISTIAN LEONARDO MENESES SILVA SEXTA FILA ST. DARÍO FERNANDO VEGA SÁNCHEZ ST. RAFAEL DARÍO SÁNCHEZ SOTO ST. HUGO ANDRÉS LOZANO ARISTIZÁBAL ST. ADRIÁN CASTRO MORANTES ST. JUAN FELIPE LOZANO VAQUIRO ST. RENZO ALEJANDRO VANEGAS PÉREZ ST. JULIÁN VANEGAS FERNÁNDEZ

SÉPTIMA FILA ST. HERNÁN DARÍO CÓRDOBA OVIEDO ST. WILLIAM FERNANDO MARTÍNEZ MELO ST. DIEGO FERNANDO CELIS MENDOZA ST. DAVID ALEJANDRO SALAMANCA BORDA ST. HUGO ARMANDO JIMÉNEZ GUERRERO ST. CARLOS EDUARDO HURTADO VILLAMIL OCTAVA FILA ST. HERMES HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ ST. SANTIAGO MORENO PANESSO ST. JOSÉ LUIS LÓPEZ ALBA ST. CARLOS ARTURO DÍAZ ÁLVAREZ ST. JULIO ANDRÉS RODRÍGUEZ RAMÍREZ NOVENA FILA ST. CAMILO ANDRÉS BACCA MIRANDA ST. GUSTAVO ALEXÁNDER PÉREZ QUINTERO ST. EDISSON ARTURO GÓMEZ AYALA ST. JOHN ALEXÁNDER GÓMEZ RINCÓN ST. JULIÁN LEONARDO LOZANO BUITRAGO DÉCIMA FILA ST. JOHN ALEJANDRO GIRALDO MARÍN ST. JULIÁN DANIEL SALAZAR ARENAS ST. VÍCTOR ANDRÉS FRANCO ECHEVERRI ST. BRUNO LOZANO BOHÓRQUEZ ST. JAIR GIOVANNY RIVERA PINILLA


Comisarios, Subcomisarios y Sargentos Primeros de la Policía Metropolitana Santiago de Cali. De izquierda a derecha se encuentran:

PRIMERA FILA

SEGUNDA FILA

CM. JOSÉ NEIGER LEGUÍZAMO VANEGAS SC. ÉDINSON JARAMILLO MÁRQUEZ SC. FRANCISCO JAVIER MAZO MUÑOZ CM. ÉDWIN FRANCISCO BELTRÁN FERNÁNDEZ SP. JOSÉ EDUARDO ESPITIA CUBILLOS

SP. RODRIGO PERCY VALENCIA CM. CARLOS ADOLFO GÓMEZ HIGUITA CM. JAIME DANILO FLÓREZ CARVAJAL CM. JAIME DE JESÚS JARAMILLO SP. ÁNGEL GIOVANNY ÑÁÑEZ ÑÁÑEZ


Intendentes Jefes y Sargentos Viceprimeros de la Policía Metropolitana Santiago de Cali.

De izquierda a derecha se encuentran:

PRIMERA FILA IJ. NOLBERTO CARMEN VILLÁN IJ. FRANCISCO JAVIER MONTOYA DUQUE IJ. MARTÍN RODRÍGUEZ MONTERO IJ. HERNÁN VILLANI VILLEGAS IJ. LUZ STELLA VARGAS RIVERA IJ. ELIZABETH PORTILLA ARMERO IJ. JAIR SÁNCHEZ ACOSTA IJ. ÉLMER HERNÁN TENORIO BURGOS IJ. JAIME ORTIZ GUTIÉRREZ IJ. JORGE ELÍAS VILLA GUTIÉRREZ IJ. JOSÉ LUIS CORTÉS VELASCO SEGUNDA FILA IJ. DIEGO MAZUERA ÁGREDO IJ. PHANOR LIBREROS LÓPEZ IJ. DAMAS APONZÁ ARARAT IJ. JENNY ZAMBRANO PEÑA IJ. LUCY ELIZABETH NARVÁEZ MALLAMA IJ. MARÍA CRISTINA RUIZ RENGIFO SV. JUAN JOSÉ GARCÍA SUÁREZ IJ. JUAN CARLOS MORENO MORALES IJ. ISRAEL MARTÍNEZ MUÑOZ IJ. ARVEY ANTONIO OTÁLVARO CORREA

TERCERA FILA IJ. JOSÉ RAÚL MOSQUERA IJ. FREDDY NIETO LOZANO IJ. JORGE ENRIQUE PARRA NOVOA IJ. ÉDWARD TAPIERO MONTIEL SV. RÓBERT EDUARDO MUÑOZ MUÑOZ SV. GUSTAVO MURCIA JURADO SV. WILLIAM JOSÉ CABARCAS AGUIRRE SV. JUAN CARLOS GARCÍA WILCHES IJ. FRANKLIN AUSECHA NARVÁEZ IJ. JULIO DAVID DÍAZ CAICEDO CUARTA FILA IJ. ROOSEVELT BENAVIDES TOLA IJ. JUAN JOSÉ OCHOA LONDOÑO SV. VÍCTOR HUGO VILLOTA ENRÍQUEZ IJ. MANUEL ANTONIO MUÑOZ RODRÍGUEZ IJ. NELSON ANTONIO ERASO IJ. DIEGO VALENCIA ESPINOSA SV. FRANCISCO FLÓREZ IDÁRRAGA IJ. LEÓN MAURICIO MATABAJOY JIMÉNEZ SV. GRÍNGER CABEZAS VALENCIA SV. HÉCTOR JAIME COPETE VÁSQUEZ IJ. GALO NORBERTO PORTILLA OBANDO


NUESTRO COMPROMISO Y DEDICACIÓN NOS PERMITE PRESENTAR ESTOS RESULTADOS


Los 480 hombres y mujeres que integran la PolicĂ­a Comunitaria en Cali tienen contacto permanente con la comunidad, especialmente con aquella de los sectores menos favorecidos.

fsf  

aafgb ggbscd afssb

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you