Page 12

NOTICIAS renta, que lleven a cabo actividades de investigación o desarrollo y que éstas cumplan con los requisitos que la Ley de I+D establece. “Tienen derecho a aplicar beneficios tributarios por los gastos asociados a estas actividades, ya sea que hayan incurrido directamente en los gastos por actividades realizadas con sus propias capacidades o por la contratación de terceros que les presten servicios de I+D”, indicó Salinas.  Este beneficio tributario consiste en un crédito contra el impuesto de primera categoría de un 35% del gasto efectivo que las empresas realicen en I+D, y el 65% restante se reconoce como gasto necesario para producir la renta, donde la suma de ambos permite finalmente un beneficio tributario total de un 50% de los gastos empresariales en I+D.   “Además es complementario a los mecanismos de financiamiento público. En caso de situación de pérdida tributaria o no tener impuesto suficiente contra el cual aplicar el crédito, esto no se pierde, pudiendo aplicarse en ejercicios siguiente”, señaló la subdirectora. Lorena Martínez, de Masisa Lab I+D de Concepción, comentó que la actividad le pareció muy buena, porque trae un tema que es de interés como lo es la Ley de I+D. “Por desconocimiento de los beneficios que trae la ley, pocas empresas hacen uso de ella”, agregando que además pudo conocer el trabajo que está desarrollando el Nodo i+T de la MacroFacultad. “Encuentros de este tipo permiten conectarnos con el ecosistema innovador. El hecho que asistan personeros del ámbito público, las empresas y el mundo académico habla muy bien de que son estas las iniciativas que agregan valor a la región”.

Revista macrofacultad de ingeniería julio