Page 1

Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica

Tomo II Autor: Arturo Montory G. Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica / 79


80 / Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica


Familias de Caballos Chilenos Origen del rodeo chileno.

El rodeo en las haciendas de 1700. Cuando la aparta de ganado ya no fue necesaria en las haciendas antiguas, pasó el rodeo a ser un deporte, solo por entretención. En la forma de aparta el trabajo del caballo se reducía principamente a mantener un empuje constante de sus fuerzas para ir continuamente estrechando al animal contra la cerca de la cancha y desarrollar una velocidad mas o menos acelerada y permanente para no despegarse un solo momento, el colocado al flanco del costillar del animal y el de la retaguardia de las ancas en que iba fija la “garrocha”. Primer Reglamento de Corridas de Vacas en año el 1860. Este modo de correr vacas duró mas o menos hasta 1860, y después deseosos tal vez los jinetes de lucir las fuerzas de sus cabalgaduras hasta llegar a detener bruscamente el animal que corría pegado a la cerca, ya que se estaba generalizando también otro deporte genuino chileno, el de pechar, por el cual, entre dos jinetes procuraban vencerse uno al otro, con las fuerzas de empuje que producían los pechos de sus caballos, se convino en desechar la garrocha, y en considerar como principal hazaña, el poder “atajar” al animal vacuno, en una parte

Grandes Caballos del Sur de América / 81


dada de su carrera. Por lo cual se necesitaba como condición favorable a este objeto, el modificar la cancha de carrera, trasformándola de una línea recta como era la seguida por la cerca, en una semi-circular o “media luna”. En estas condiciones apartado el animal, ambos jinetes corredores, “sin garrochas”, llevaban la misma colocación del antiguo modo, pero al poco espacio recorrido corriendo, el colocado al flanco, despegaba un poco el caballo y al avanzar el animal no estrechado, lo “detenía con recio estrellón” de su caballo, dado un poco adelante de las paletas, y a veces, al lado de la cabeza, que ocasionaba frecuentes accidentes por ruptura de los cuernos del animal corrido o heridas graves en el caballo. Esta nueva forma de “correr vacas”, permaneció en uso durante poco tiempo, pues hubo opiniones de “hombres de campo”, suficientemente observadores, que pudieron apreciar el poco mérito que esta innovación presentaba para poder juzgar de las cualidades que se deseaban en el buen caballo “corredor de vacas”, y por otra parte el maltrato que sufría el ganado, como consecuencia inevitable, de los bruscos estrellones. Con el correr de los años se fueron mejorando las atajadas, el piso de la medialuna, la forma más técnica de correr, ya en 1910 el rodeo era mas ordenado y en la actualidad se protege mediante el reglamento los caballos y novillos, además muchos jinetes lo hacen con casco.

Los Registros genealógicos de la raza. Año 1890

Raimundo Valdés

En el mes de noviembre de 1889, nace la inquietud de abrir un registro especial para reproductores caballares de “raza chilena” al interior de la Sociedad Nacional de Agricultura. El directorio la sometió a discusión durante largo tiempo y el más entusiasta defensor fue don Raimundo Valdés, que quería un registro para apartar la raza del mestizaje. Según él decía: “la raza ofrece excelentes cualidades, adaptables a todos los usos, en condiciones que la hacen acreedora a especiales recomendaciones, aconsejaba, hacer uso de todos los medios posibles para sostener su tipo y buscar su mejoría”. El día 22 de Diciembre de 1890, en una sesión memorable de la S.N.A., fue aprobada “la proposición” de crear un registro, hecho que se agradece a la tenacidad de don Raimundo Valdés Cuevas. Al principio costó bastante convencer a algunos importantes hacendados de la utilidad del registro, y había que crear los reglamentos internos y forma de operar para lo cual se solicitó cooperación al Club Hípico, institución ya con muchísima experiencia en el tema registros, la que prestó con gusto sus servicios en ayuda de la raza chilena.

82 / Grandes Caballos del Sur de América


Por fin el día 20 de Agosto de 1893 se publicó en el Boletín Oficial de la S.N.A. el primer reglamento destinado a abrir los registros genealógicos y lo más importante establecer el origen de los animales. En un principio fueron aprobados por revisión ocular efectuada por una comisión especial, 15 potros y 300 yeguas. Para continuar se comunicó mediante una carta a los criadores del país que desearan inscribir productos que hicieran llegar los antecedentes de ellos que conocían y merecían fe.

Comisiones revisoras.

Diego Vial Guzmán

Pablo Correa Montt-Diego Vial G.-Tobías Labbé

Liborio Larrain

Para ratificar se formaron dos comisiones que recorrieron todo el país revisando y aceptando los productos de claro sello racial y con los documentos exigidos. Estas comisiones las formaron los criadores y expertos: Diego Vial Guzmán, Miguel Letelier Espínola, Alberto Correa Montt, Ramón Ibáñez, Liborio Larrain, Vicente Correa. Al principio hubo un registro llamado de “reproductores” y otro de “fomento de razas caballares”, pero en 1912 se fusionó y se revisaron nuevamente todos los animales del registro de fomento. Hasta el año 1914 permaneció abierto y en esa fecha se acordó cerrarlo. Pero en la práctica, previa revisión se siguió ingresando potros hasta 1930 y yeguas hasta 1934, en que se cerró definitivamente. (Conocido es el caso de la preciosa y de gran sello de raza, la yegua Oblea, madre del Enchufe, que ingresó a registro por este sistema de inspección sin tener antecedentes de padres conocidos) En el año 1930 al fallecer dos miembros de las comisiones revisoras los reemplazaron otros dos connotados criadores y expertos Miguel Cuevas “don Tato” y Tobías Labbé. Para seguir avanzando en los registros se nombraron inspectores para revisar los criaderos, siendo el primero Manuel Cerda en el año 1938. En el año 1945 en ministerio de Agricultura reglamentó en el país el funcionamiento de los registros y creo un Consejo de los registros genealógicos, integrado por representantes del estado y de las instituciones que los manejaban. En 1978 se modificó el decreto del año 1945 y se incorporó al Consejo superior a representantes de la sociedad de criadores y le otorgó facultades para dictar reglamentos para la raza.

Grandes Caballos del Sur de América / 83


CRIADERO

EL VATICANO REPRODUCTOR PRINCIPAL

Claro de Luna PROTEGIDO (Plebiscito y Enfática)

PRINCIPALES MADRES Patria Nueva: Es Tan Bueno -Patria Vieja Molienda: Contento - Ignacia Olita: Despunte - Primavera Mansita: Canteado - Afelpada

Dorotea: Escándalo - Bramera Fantasía: Río Negro - Escondida Demanda: Talento - Comadre Distiguida: Escorpión - Nicasia

El Vaticano TANINO (Nov-06) Talento y Fantasía

El Vaticano HOJALDRE (Dic-06) Cadejo y Molienda

El Vaticano BUEN CAMINO (Nov-07) Preregrino y Emboscada

84 / Grandes Caballos del Sur de América CRIADERO EL VATICANO

El Vaticano PROCAZ (Nov-07) Protegido y Fantasía

de Alejandro Cuevas M. FUNDO EL VATICANO / Roma - San Fernando Fono: 72 / 913375

097431376


Crianzas trascendentes. Este interesantísimo artículo fue publicado en una importante revista en 1910. “Esta raza de caballos, aunque presentaba algunas sub-variedades, debidas principalmente a las diversas condiciones de clima y factores naturales que se encuentran en nuestro vasto territorio, poseía una unidad de origen y de características, verdaderamente extraordinaria. Había buenos y malos ejemplares, caballos magníficos y “chuzos” indecentes, abundando particularmente estos últimos, debido al escaso cuidado y preparación científica de los hombres de campo en los pasados tiempos. Las leyes de la selección natural, descubiertas en Europa por los prácticos mucho antes que los hombres de ciencia formularan su teoría, eran completamente desconocidas en el viejo Chile. Descendían estos caballos de la raza española, y muy especialmente de la andaluza que a su vez tenia su origen en las caballadas “berberiscas”, llevadas a España por los moros del Norte de África. Conservan muchos de nuestros caballos algunas de las características de su origen, como ser: “la cabeza acarnerada, el cuello grueso, aun cuando bien conformado, la grupa redondeada; el dorso ensillado y convexo; la cola muy abundante y pegada la cuerpo durante la marcha”. Las transformaciones sufridas por el caballo chileno, hasta llegar a ser lo que fue, hace medio siglo (1850), no fueron por cierto el resultado de una selección hábilmente dirigida por los criadores sino de las condiciones naturales del país, y de los hábitos y exigencias de la gente de campo, a las cuales hubo de adaptarse en forma casi espontánea. Los caballos del Perú y de Argentina, aunque oriundos del mismo origen, se desarrollaron por diversos caminos. Traídos estos caballos a Chile, acabaron por adaptarse en el transcurso de pocas generaciones al medio que los rodeaba, transformándose en verdaderos “caballos chilenos”. Conocidas y apreciadas, por todos los entendidos son las extraordinarias condiciones que adornan al caballo chileno de pura raza; sobrio y resistente cual ninguno, dócil la freno, cómodo para la marcha, capaz de soportar las cargas mas pesadas, es ante todo un animal de viaje y de guerra; inestimable principalmente en un país como este, en que los “campesinos pasan montados un buena parte de su vida”. Como caballo de lujo y ciudad, ha sido hoy casi enteramente proscrito, por razas extranjeras de mayor alzada y de formas mas graciosas y esbeltas; pero en tiempos pasados, cuando las ideas estéticas, en esta materia, no habían sufrido el choque de influencias extrañas, los buenos criadores supieron siempre producir tipos realmente bellos y airosos, y quienes respondían muy de cerca al ideal clásico de belleza caballar, tal como podemos contemplarla en las pinturas de los grandes maestros del arte clásico. Entre estos tipos de lujo y de paseo se contaban los famosos caballos “braceadores” hoy enteramente extinguidos. El lujo de los hípicos de esos tiempos, consistía en mostrar caballos de abundante y largas crines, tanto en el cuello como en al cola, magníficamente enjaezados con arabescos de plata y laboradas estriberas, cuya marcha un tanto fantasmagórica se distinguía por una especie de trote o paso largo, en que el animal sacaba hacia afuera, las patas delanteras, en una forma que solo puede describirse, comparándola a la del animal que nada. Montados así, iban nuestros grandes señores a la Pampa, el día 19 de septiembre a mediados del siglo XIX. El famoso “Dije”, caballo que perteneció a don Manuel José Balmaceda, ha permanecido legendario entre estos animales “braceadores de lujo”. Se cuenta que fue vendido o mejor dicho permutado por una cantidad fabulosa de vacas y toros, a la muerte de su opulento propietario. Nada se sabe de su descendencia, ni aun si fue o no un potro entero. Los antiguos aficionados distinguían, además de esta sub –variedad de los “braceadores”, el caballo de silla, para los ricos o de “patrón” como le llamaban; el “canchero”, especial para las “carreras a la chilena”; el de “corrales” de muy buena rienda y adiestrado para “correr vacas” en los rodeos. Es verdaderamente admirable que una raza, a la cual no se prestó de ordinario ninguna atención científica, logara adquirir espontáneamente, tan preciosas cualidades. Como materia prima, para llegar formar el mejor tipo de caballo de silla y de guerra, conocido en el mundo, acaso el caballo chileno no tiene igual A sus cualidades físicas, une un instinto e inteligencia sobresaliente, que le hacen particularmente apto para ser adiestrado con los más diversos objetos y en mucho menos tiempo que los más famosos caballos de Europa, cuyas hazañas hípicas, podemos a veces admirar en las películas de los cinematógrafos. Los espléndidos resultados obtenidos en muy breves años, por las pocas inteligencias que han prestado alguna atención al mejoramiento del caballo criollo demuestran cuanto habría podido hacerse, si se hubiera dedicado con tiempo a esta tarea, una pequeñísima parte de los esfuerzos que ha merecido en Chile la crianza de razas importadas. La manía del extranjero, nos ha dañado en este aspecto como en otros muchos. En efecto, hasta mediados del siglo XIX, la raza chilena se mantuvo casi sin mezcla. Los caballos que solían Grandes Caballos del Sur de América / 85


venir de la Argentina y del Perú, pertenecientes como eran a la misma familia y teniendo un origen común, no tardaban en confundirse en la masa del ganado criollo. Pero volvamos al caballo chileno. Como hemos dicho la mayoría de ellos, se mestizaron pero quedaron algunos conservados puros”. “Tal fue el “quilamutano”, animal que entre todos y tradicionalmente conocido por la raya obscura que lleva sobre el lomo y por tener de ordinario un color cuculí, ubicados en tierras a orillas del estero Alhué, en el departamento de Melipilla. La vieja y conocida raza de Aculeo llevaba en sus venas sangre quilamutana. Pero de todas nuestras viejas razas puras, la que ha obtenido mas éxito en los concursos caballares de los últimos años, es sin duda la “cuevana”, en cuyo honor escribimos este articulo. En Chile se recuerda el nombre de muchos políticos y charlatanes perjudiciales, pero muy pocos saben quien fue don Pedro Cuevas. Sin embargo ese hombre merece una “estatua”. Don Pedro de las Cuevas fue un hombre de campo, chapado a la antigua, de buena estirpe pero de pocas letras, pues dicen que apenas sabía firmarse. No aprendió zootecnia en libro alguno, pero supo por instinto lo que otros no alcanzan a saber ni siquiera quemándose las pestañas. Tenía un fundo cerca de Doñihue, en el departamento de Rancagua, fundo que aun lleva en su recuerdo el nombre de “Lo Cuevas”. Sucedía esto allá por los años de 1830 a 1840. Poseía este hombre un instinto maravilloso para todo lo referente a la crianza y mejoramiento de la raza caballar. En nuestro tiempo y con mejores estudios y más elementos habría sido un “genio” y acaso lo fue en lo suyo, sin más estudio que el de su clara inteligencia. Formó en su fundo el señor Cuevas, varios grupos notabilísimos de caballos chilenos, tanto para la “silla del patrón”, como realmente se decía, como para las carreras y los corrales. Estos animales tuvieron gran renombre, ya en aquellos tiempos tan alejados de los nuestros. Dicen que cuando don Pedro Cuevas viajaba, caballero siempre en un potro soberbio, le seguían a la “reata cuatro mulas”, magníficamente “enjaezadas” que llevaban sus “almofreces de cuero labrado” al estilo antiguo. Estas mulas eran “braceadoras”, y aparte de ellas, probablemente no han existido jamás mulas en el mundo capaces de caminar en forma tan airosa. De este género eran las hazañas zootécnicas, realizadas por el señor Pedro Cuevas, y tales lujos hípicos que se permitía, y que le hicieron famoso. Se dice que este gran señor rural, poseía un “arreglador de caballos negro”, el cual jamás quiso adiestrar sus animales en presencia de persona viviente. Aun se muestra (1910) en el fundo “Lo Cuevas”, un encierro dentro de un espinal, a la falda de un cerro, donde según cuentan las crónicas, llevaba el negro sus caballos, para ejercitarlos durante la noche. También nuestros “mancos criollos” tienen sus leyendas, como los empingorotados progenitores de los grandes ganadores ingleses. El potro “Azogue”, que acaba de obtener primer premio en la exposición del año último (1912), desciende de “El Caldeado”, uno de los mas famosos reproductores del señor Cuevas. Este “Azogue” es hijo de “Coipo” y nieto de “Bayo León” que a su vez fue hijo del “Caldeado”. “Bayo León” perteneció a don Ignacio Fuenzalida, padre del comentador de nuestro Código Penal, don Alejandro Fuenzalida, quien lo legó por testamento a don Pacifico Encina. Se cuenta que en los últimos años el señor Fuenzalida hacia con su caballo vida común, como cualquier “beduino del desierto”. Sus invitados, con no poco susto y sorpresa, solían ver entrar al comedor, un hermoso potro “bayo peseteado” que venia a recoger los sobrantes de pan y de ensalada, y a beberse el contenido de los aguamaniles. Cuando don Pedro Cuevas sintió aproximarse su fin, nombró su albacea a don Rafael Martínez de Paine, legándole como el único honorario por su trabajo, el mejor de sus potros de silla el célebre “Cuevano”, (el Tordillo Trotador o Cuevano) que debería ocupar en lo anales de nuestro ganado criollo un lugar parecido al que ocupa el legendario Eclipse entre los caballos de carrera. Tanta estima debió merecer ese potro al señor Cuevas, que, a fuer de huaso desconfiado y ladino, como suelen serlo de ordinario los “cosacos de la provincia de Colchagua”, no quiso morir sin ponerlo antes a buen recaudo. Lo confió pues a su amigo don Juan de Dios Vial, para que se lo cuidase, con encargo de entregarlo en manos de su albacea así que el “cerrara el ojo”. De este “Cuevano” puede seguirse directamente la genealogía, hasta los animales que hoy llevan su nombre. 86 / Grandes Caballos del Sur de América


El potro favorito de don Pedro Cuevas, pasó de manos de don Rafael Martínez, a la de don Luís Montes Santa María, propietario del fundo de “La Candelaria”, cerca de Paine. Su cría mas renombrada fue el potro “Ñato” que perteneció mas tarde sucesivamente a don Raimundo Valdés Cuevas y a don Leonidas Vial y a don Rafael Ugarte, en cuyo poder murió. De este “Ñato”, fueron hijas cinco yeguas que constituyeron la base del criadero mas renombrado de caballos chilenos que hoy existe en Chile. Las obtuvo el señor don Diego Vial Guzmán, su propietario de sus parientes de Chimbarongo, en 1886. Tres de ellas: la Esperanza, la Novicia y la Viuda obtuvieron premios en los concursos de aquel tiempo. Estas yeguas fueron cubiertas por el potro “Bronce” hijo de “Codicia”, nieto de “Naranjo”, biznieto de “Tumbaga”, todos de la vieja raza de Aculeo. Tal es el origen de los caballos tan conocidos hoy con el nombre de “cuevanos”. Su criador don Diego Vial Guzmán, ha obtenido por ellos, mas de un centenar de recompensas, en toda las exposiciones de animales que han tenido lugar en el país desde 1889. Dos de estos premios han sido de “championage”. La yegua Manola hija de “Bronce” y de la “Novicia” obtuvo el gran premio en 1895, compitiendo son todas las razas exhibidas en la exposición. La yegua “Castañuela” hija de “Bronce” y de la “Brasa” obtuvo primer premio en 1897. Acerca de las excelencias del caballo chileno, tal como ha logrado presentársele en los últimos concursos. Debería bastar a nuestros hombres de campo y aficionados para decidirles a prestar a tan interesante obra de utilidad nacional, toda la atención que merece. Entre estas opiniones citaremos dos: Hace poco tiempo, estuvo en Chile un distinguido militar extranjero encargado de estudiar por cuenta de su gobierno, las razas caballares más apropiadas para el ejército. Pues bien, este militar, declaró en presencia del potro “Mingo”, que aquel animal constituía en su concepto, el tipo ideal de un caballo de guerra”.

Tradición y Recuerdos acerca de la casta caballar de la hacienda Aculeo.

(Apuntes inéditos de un manuscrito escrito en 1936 de don Miguel Letelier Espínola que describe lo acontecido entre los años 1861 a 1936). “Treinta años han permanecido en blanco esta primeras paginas del cuaderno de anotación de los nacimientos de los caballos de Aculeo, destinados a que sobre ellas fueran escritas la relación de los antecedentes genealógicos, los hechos culminantes, los recuerdos y las tradiciones de esta casta caballar, la mas famosa de Chile, y la mas extendida en la republica y también de países vecinos, donde han ido no pocos reproductores. Mas de treinta años han pasado también desde que, en época de temprana juventud, henchidos de entusiasmo y con perfecta comprensión del espíritu de la tierra y de sus tradicionales costumbres, iniciamos el mejoramiento de la casta caballar de este valle de Aculeo y la empresa de salvarla de su ruina y desaparición que comenzaba; iniciamos, repito, el que escribe estas líneas y mi hermano, amigo, compañero y socio comercial, José Letelier Espina, con quien viví ligado hasta el ultimo día de su vida por todos los lazos mas queridos y estrechos del Grandes Caballos del Sur de América / 87


hombre, de la fraternidad, de la similitud de criterio, de la compenetración de ideas y sentimientos y de los intereses materiales. La obra que aquí describo fue principalmente suya, por eso esta relación de recuerdo, es también el suyo, el primero, el más querido y el más profundo. La tradición de la crianza caballar de Aculeo remonta origen su origen a una época muy anterior a 1861, época en que la sociedad formada por mi padre José Letelier Sierra, su hermano Wenceslao y don Valeriano Pinochet, asociados, compraron a don Patricio Larrain Gandarillas la parte de Aculeo que propiamente lleva ese nombre, que corresponde principal y geográficamente, al lago de este nombre y sus contornos. Su nombre deriva de los vocablos indígenas ·aculeu” y “leuvu”, que significa “hasta donde llega el río” descripción exacta y precisa de los orígenes del principal afluente natural del río Angostura. Formaba parte también de lo adquirido por la referida sociedad, lo que hasta 1934 se llamó El Vinculo, hijuela donde estaba vinculado el mayorazgo de esta rama de la familia Larrain. Penoso fue sin duda, para don Patricio Larrain, hidalgo de vieja cepa y conceptos tradicionales, desprenderse de Aculeo, urgido por la crisis económica que culminó en esos años y por sus compromisos comerciales, a que obligó la grande y meritoria empresa, muy lucrativa después, de la construcción del canal de Mallarauco, hubo de vender algunas de sus numerosas propiedades. La firma compradora, enriquecida en negocios mineros, metalúrgicos (fundición de cobre) y agrícolas, era de las pocas que afrontaba la crisis con prosperidad y capitales disponibles. La hacienda de Mallarauco, y otras fueron ofrecidas a mi padre; ninguna le halagaba, “solo compraría Aculeo”. insinuación que don Patricio Larrain rechazaba airado. Corrían los meses, la crisis arreciaba, y Aculeo fue adquirido por la firma Letelier, Pinochet y Cia. A puertas cerradas, con sus inventarios de enseres y animales, en $279.000 (oro de 48 d.) Para el asunto que comentamos, solo interesa referirnos al ganado caballar que existía en Aculeo. No quiero repetir lo que acerca del origen étnico del caballo chileno del centro de Chile he referido en la introducción al tomo I del registro Genealógico de caballos Chilenos, de la Sociedad nacional de Agricultura, estudio que lleva mi firma. Bastará que diga que la casta caballar de Aculeo era ya conocida entonces como excelente. Su entroncamiento mas inmediato y directo la ligaba a las ramas de Paine y Quilamuta, donde los Martínez, en aquella y los Echevers en ésta, habían constituido familias caballares excelentes, aunque de conformación muy diferente. Vi de niño, viejos animales que representaban genuinamente la casta caballar de Aculeo anterior a 1861, sus antecesores de 1º y 2º grado. Dominaba el pelaje bayo claro (color mantequilla); su estatua era mediana-1.40 a 1.44 mt.; un tanto carnudos; paleta corta y cargada hacia delante, crines abundantes; huesos fuertes, nudos un tanto carnudos para la raza. Difería pues, de las quilamutanas y paininas, que habían actuado solo para aminorar algunos de esos defectos y su morfología acusaba la presencia de una familia caballar propia y peculiar de la región”.

Miguel Letelier Espínola

88 / Grandes Caballos del Sur de América

José Letelier E.-A. P.-Miguel Letelier E.


Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica / 89


Las yeguas Cuevanas. “Mi padre y mi tío Wenceslao eran grandes aficionados a los deportes de campo y a los ecuestres en especial, que practicaban personalmente con gran destreza. En sus haciendas de Vichiculén, Santa Teresa, Las Mazas y allí, tenían numerosos y excelentes caballos, diestros arregladores y excelentes peones trilladores y corraleros y vaqueros de cordillera. Ellos dedicaron atención al mejoramiento desde su llegada a Aculeo. Los primeros ejemplares caballares de familias extrañas que trajeron fueron 13 yeguas cuevanas, de la casta famosa de don Pedro de las Cuevas, del Parral de las Cuevas en Doñihue. Fueron adquiridas en el remate o venta de los bienes de la sucesión de don Pedro Cuevas, fallecido en marzo de 1861, Los vaqueros que fueron a Parral de las Cuevas a buscar esta s yeguas en la primavera de 1862, Casimiro Bello y Diego Tamayo (que aun vive en enero de 1937, de mas de 100 años de edad) especialmente el primero, me han referido en detalle las características de las yeguas: La 13 eran tordillas, ya blancas, por ser de alguna edad, en todo semejantes a los hijos que yo conocí por haber sobrevivido algunas hasta principios de este siglo, especialmente las que llevaban los números 17, 18, 28 y 98 y que han sido troncos de familias extendidas y celebradas como la de la “Copa” (Mezcla Nº 392 de color tordillo) madre de Cristal I, Bureo y Angamos II y después la “Anchoa” (Nº 397 de color tordillo), madre de Birlonga I y ésta de Birlonga II, sin duda el mas genuino ejemplar que ha tenido la raza. (esta es la herencia del color tordillo de Hornero, Nº 1 Registro de Mérito en Brasil). Aun cuando el número de yeguas madres de origen cuevano fue reducido, su acción sobre la casta aculeguana ha sido preponderante. Provenientes esas madres, de una selección de varias generaciones, bajo la dirección experta y aun diríamos, genial, de don Pedro de las Cuevas, la persistencia hereditaria de sus cualidades ha sido notoria y su descendencia ha actuado totalmente en el criadero por mas de 60 años, pues muy pocos de sus descendientes formaron parte de las ventas anuales del criadero. La tradición no ha conservado el recuerdo de los primeros potros que actuaron en el criadero, en el primer decenio, a partir de 1981. Sin duda eran homólogos a la yeguada, de los señores Larrain, como que de ella provenían y como tal los he considerado siempre. Hacia 1870 vinieron de Vichiculén el “Naranjo” y el “Cordero” éste, hijo del primero, según la tradición. Tuve ocasión de conversar con quien los domó y arregló en Vichiculén, Ño José Izurieta, quien, ya mas de septuagenario, fue nuestro empleado y mayordomo de regadores en la hacienda Lo Vicuña y Tártara, en Putaendo, que mantuvimos en arriendo en los años 1921 a 1925. Los recuerdos de Ño Izurieta eran claros y precisos: el “Naranjo” era bayo amarillo, cabos gateados, tuza y cola negras, grueso, ligeramente carnudo, de estatura mediana 1.43 mt. bueno de obra. El “Cordero” era bayo aleonado ligeramente mas bajo que “Naranjo” y mas armonioso de formas y de mayor energía. “Cordero” debió haber nacido hacia 1868, pues vino a Aculeo de 4 a 5 años, por el año 1873. La afición que tuvo mi padre para que todos los deportes a caballo y la no menor que existía entre los numerosos empleados, de a caballo, vaquero, arregladores, influyó para que la casta caballar aculeguana adquiriera fama desde sus comienzos. Pero volvamos a referirnos a los potros que actuaron en el criadero. El Cordero sin duda el más notable de los potros de aquel tiempo, hijos suyos fueron el Codicia, cabeza de familia numerosa e ilustre, y tal vez el Botín de quien hablaremos más adelante. Cordero murió en Aculeo antes de 1885. Naranjo dejo como hijo a Naranjo II, que yo conocí y que vivió hasta 1895, más o menos y también Magnolia, que mi padre obsequió a mi tío Belisario Espínola por el año 1894 y que tuvo una notable descendencia en la zona de Los Andes y en todo el país. Se ha corrido y asegurado que Magnolia era hijo de Codicia, pero su morfología y descendencia me permiten inducir que esto es un error, y cabe asegurar que su progenitor fue Naranjo. Según mi tío Belisario, Magnolia le dejo más de 300 crías. Codicia fue un reproductor notable, bayo león, bajo, grueso, crines abundantes, paleta defectuosa, fortísimo en su tren posterior; nudos buenos sin ser notables. Fue un potro de una energía extraordinaria. Debió nacer hacia 1878 a 1880. L o domó Domingo Rojas y lo arregló Eusebio Quintero, el famoso arreglador apodado “el Ñato Eusebio”, a quien conocí después de los días de mi padre y que lo sobrevivió varios años. A el le oí contar las 90 / Grandes Caballos del Sur de América


bondades de Codicia. A pesar que era un tanto duro de rienda, cuando se calentaba y corría largo rato tenia un tino y fuerzas no superadas para correr en vaca y de gran desenvoltura; era el potro mimado de la localidad y su valor fue conocido fuera de Aculeo. Pocos meses después de muerto mi padre-1891- Codicia fue comprado por don Liborio Larrain y llevado a la zona de Quillota. Su nuevo dueño era un gran aficionado, él mismo corredor en vacas y tuvo a Codicia en la estimación que justamente se merecía. La venta de Codicia fue sin duda un grave error. En Aculeo no quedó ningún hijo de Codicia, pero si muchas yeguas, que fueron después troncos de familia y muy estimadas. La familia Codicia es muy conocida por su forma y color; sus ojos color amarillo bronceado, llamados en el campo “ojos romanos” son característicos. Fuera de Aculeo, numerosos hijos de Codicia se reprodujeron con notoria eficiencia: Bronce I adquirido en Aculeo por don Diego Vial Guzmán, fue la base del criadero Los Bronces, de gran lucimiento en la exposición de Santiago. Noble e Hipócrita de propiedad de don Vicente Velasco, también hijos de Codicia cuya descendencia estimó especialmente y su distinguida prole, ha sido una de las causas de la fama y estimación de los caballos de Aculeo. Otra rama de los caballos de Aculeo, desprendida en los mismos años que la de Codicia, fue la reproducida en el Vínculo, hijuela de la misma hacienda, que mi padre arrendó a su concuñado don José Nieto, en 1883, y con ello le vendió un grupo numerosos de yeguas chilenas. Allí se produjo el potro Sombra, padre de la yegua Esponja I, tronco de familia, madre de Esponja II, que ha sido una de las más notables yeguas y madres del criadero Aculeo. Sombra actuó en sus últimos años en el criadero de don Tomas Cerda, del cual es su fundador. Antes de 1891, actuó en Aculeo también, el gran potro Painino, que mi padre tenía en gran estimación; provenía, como su nombre lo indica, de la crianza de caballos de don Rafael Martínez de Paine, gran conocedor y aficionado, muy amigo de don Pedro de las Cuevas, sin duda por afinidad de sus aficiones equinas. Lo ligaba a mi padre las mismas aficiones, como también la vecindad de la zona. Painino era de pelaje negro, de gran alzada-1.48 mt.-longilineo, distinguido, de crines poco abundantes. Lo vi, siendo yo niño, y recuerdo su silueta; estaba dañado de una mano, zafado o quebrado, por lo cual no se ensillaba. Su descendencia, poco numerosa en Aculeo, ha conservado el tipo bien definido que dejamos descrito, hasta su cuarta y quinta generaciones: la yegua Ganzúa, madre del Oso -1933- es de ese origen. En los mismos años que se vendió el Codicia, lo fue también su hijo Cordero II, a don Joaquín Aguirre Luco y llevado a Conchalí, donde ha dejado una numerosa descendencia y muy estimada. Llegamos ahora en esta relación a una época de que tengo recuerdos personales, precisos todos, más o menos concientes algunos, que remontan a mi niñez, cuando yo contaba con 8 a 10 años. Poco después de 1881, las temporadas de vacaciones en Aculeo eran nuestro dorado sueño de todo el año escolar; ello tenia para mi hermano y para mi, no solo el encanto natural que los escolares encuentran lógicamente en estos meses de holganza en al vieja casa de campo, sino también, el poder realizar nuestra ya fuerte afición a los caballos. Era una época de franco decaimiento de la raza equina criolla, la moda del deporte de la topeadura, desaparecida después, había llegado a su apogeo. Se requerían para esto caballos de alzada, y de gran peso, los huasos se sentían orgullosos cabalgando caballos de 1.60 mt. de alzada, el auge y entusiasmo por los mestizajes de percherón, de cleveland, en fin, los mas dispares, eran efectuados con dedicación y entusiasmo por nuestros criadores. No se liberó Aculeo de esa abominable tendencia; fallecido mi padre, en marzo de 1891, la hacienda fue administrada desde esa fecha hasta 1898, por mi tío Marcial Espínola, gran aficionado también a los deportes campesinos, pero sin ningún criterio ni conocimientos zootécnicos. Bajo su administración, en 1894, fue introducido un a Aculeo un mestizo media sangre de tipo pesado ingles. Actuó hasta 1899, año en que fue eliminado. Pero en esos años actuaron principalmente los reproductores puros que había dejado mi padre. En 1899, mi hermano José inicio la reorganización del criadero; separó y vendió en la feria todas las yeguas madres hijas del potro mestizo, seleccionó con escrupulosa minuciosidad las yeguas antiguas, puras, y fueron las únicas que quedaron en el criadero, individualizadas por un número a fuego en el anca. Así, quedó un numero de 127 yeguas madres, de primera clase, de las que conviene recordar la Nº 18 y la Nº 38, descendientes de las yeguas cuevanas de que hemos hablado mas arriba; también de las mismas son la Copa (o Mezcla), origen de las castas mas afamadas en el futuro, madre de Cristal, de Bureo y de Angamos II. La Nº 3, madre de Muselina y Lúcuma, abuela de Baratija antecesora del famoso Madrigal y Birlonga II. Sin duda, la colonial costumbre de las trillas a yeguas, influyeron adecuadamente a fortalecer la musculatura de las numerosas yeguas madres, todas chúcaras, con que contaban los criaderos. Grandes Caballos del Sur de América / 91


Las cosechas de trigo se verificaban, aun en los años de 1890, principalmente trillando con yeguas que se hacían correr dentro de un círculo de 50 a 60 metros de diámetro, cerrado exteriormente con cables o lazos de cuero, prendidos sobre estacas. En grupos de no menos de 100 yeguas, entraban en el círculo; ganosas y acostumbradas a este trabajo, corrían velozmente y los arreadores debían correr en fuertes caballos para ordenar el trabajo. Las trillas eran verdadera fiestas campestres, acudían aficionados de todo el vecindario, llevando excelentes cabalgaduras que competían en presentación y destreza. En medio de la parva, formada al centro del circulo, con el trigo, proveniente de muchas cuadras y que los peones extendían hacia el exterior, después de cada carrera, que duraba de quince a veinte minutos, alguno de buen humor había escondido una damajuana de chacolí; cuando se descubría lo anunciaba a gritos y la faena de detenía por algún rato, hasta vaciar la damajuana con gran regocijo de la peonada. La ultima trilla a yeguas en Aculeo, tuvo lugar en el potrero de San Miguel (en El Vinculo) en el verano de 1896. Además de los reproductores antiguos Botín y Níspero, actuó en esos años Diucón, tordillo muy hermoso, pero que eliminamos después por ser díscolo y de bellaco temperamento. En esta forma entró el criadero al siglo XX. Era necesario buscar sangres nuevas, renovar la ya muy cruzada en consanguinidad. Se propuso mi hermano José (yo era entonces estudiante en Lovaina, Bélgica) y encontró un potro de su agrado, de gran pureza de sangre y de formas del todo satisfactorias. Revisó, para esto cuanto había en el valle central, sin reparar en sacrificios. Por fin encontró en Graneros, en el fundo de don Alberto Correa Valenzuela el potro Angamos I, cuya genealogía esta minuciosamente anotada en mi cuaderno de registro. De origen Pichideguano, era de pelaje colorado, cariblanco, una pata y una mano blancas; no media mas de 1.41 mt.; nudos, tendones y aplomos perfectos. Muy fuerte del cuarto trasero, visto de costado, ligeramente angosto mirado de la parte posterior; sin embargo sus costillas eran largas, descendidas y de buen arqueo, muy buena paleta y de gran distinción. Pero su nota más sobresaliente era su prepotencia hereditaria. Era ya muy viejo cuando llegó a Aculeo; actuó allí desde 1902 a 1906, murió en junio de ese año. La llegada de Angamos inicia la era de apogeo del criadero Aculeo, cuyo ascenso no termina en este año que escribo- 1943-. Más adelante me referiré a los hijos de Angamos. En 1902 nació Cristal I, hijo de la yegua Copa o Mezcla y de Guante II. Cristal se reprodujo varios años en Aculeo; fue un notable caballo corralero, como toda su descendencia. Fue vendido a la hacienda La Mariposa de Talca en 1912; volvió por dos años a Aculeo en 1916 y 1917 y murió finalmente en poder de don Adolfo Luco en Paine. Angamos desde que llegó a Aculeo, engendró un crecido número de potros, que han sido la base de la resurrección de la raza. Alicanto, Arrebol, Eclipse, Cristal II, y sobre todo Alfil II, el gran padre del criadero Aculeo. No menos distinguidas fueron sus hijas Muselina, Lúcuma, Anchoa, Águila, Cabritilla, Primavera y tantas otras. Todas las hijas de Angamos eran notables por su docilidad, su belleza, su gran velocidad y energía como corraleras. Una tarde de octubre de 1906, revisábamos José y yo las yeguas en parición que estaban en el potrero Las Cabras, bajo el belloto grande, que quedó en el camino que va ahora a Rangue, que entonces no existía como tal, había dos yeguas recién paridas de la noche anterior, nos acercamos con el interés que tenían para nosotros esas crías; las madres eran Bandurria y Copa y las crías fueron mas tarde Alfil II y Bureo, respectivamente. Nacieron el mismo día y fueron después y durante años, la base del criadero. En estos años, desde 1906 en adelante, la caballada de Aculeo recuperaba su prestigio de docilidad y bondad. Se trabajaba en el deporte de corridas de vacas con intensidad y entusiasmo, todos los animales de servicio; en las duras faenas de campeo en los cerros, esos animales y otros especializados en ese ejercicio, adquirían una resistencia extraordinaria y una firmeza en sus uñas que permitía andar muchos días en la cordillera, en caballos sin herraduras, sin que se esperaran y mostraran lesión alguna. Un grupo de empleados jóvenes y entusiastas, dirigidos personalmente por mi, trabajábamos continuamente nuestros caballos. Recuerdo los nombre de Mauricio Pérez, Adolfo Cornejo, de la generación anterior a la nuestra; Francisco Tamayo (el zorro), Caledonio Verdugo (el Cheuto), Electo Hernández, Benjamín Henríquez, Juan Luís Martínez, Rosamel Romero y sobre todo Gregorio Morales (Goyo), el mejor arreglador que he conocido, pero que actuó años después con Alberto Quintanilla. Yo enseñé y arreglé personalmente los animales que más fama han tenido: la Cabritilla, el Azabache, Mechero, Vizcacha, los potros Quebrado y Veguero, las yeguas Esponja, Víbora, Liga II, Lámina y las últimas veces que corrí lo hice en la Rutina en 1942. Lo más sobresaliente como corralero que ha producido Aculeo es sin duda la Víbora, cuya fuerza, tino, tranquilidad, arreglo extraordinario, voluntad y mansedumbre sobrepasan toda ponderación. Así era reconocido en todo el centro de Chile. Ganó todos los premios en que compitió, con un número de puntos difícil de igualar. Llegó a 36 puntos en 4 animales, en el rodeo de premios de Maipú, acompañada por Liga II y corridas por Gregorio Morales 92 / Grandes Caballos del Sur de América


y Rosamel Romero. Morales enseñó también algunos caballos notables, el principal de ellos, el potro Curanto, de larguísima actuación en el criadero. Los potros Alicanto, Alfil II, Bureo y Arrebol fueron eximios corraleros y muy celebrados, trabajados los dos primeros por Celedonio Verdugo y los otros por varios empleados, pues pasaban de mano en mano. Vuelvo a referirme a la reproducción caballar. Llegado Angamos I a Aculeo, nacido y en servicio ya Cristal, continuábamos en escoger yeguas y potros de pura y acreditada sangre, en cualquier parte que se encontraran. En 1906, poco después del terremoto de agosto, se liquidaba el criadero de El Principal, de don Vicente Huidobro, famosos desde época remota, por la belleza y calidad de sus animales y su selección. Ayudados por nuestro amigo Gustavo Valdés Fontecilla, gran aficionado, nos trasladamos, José y yo al Principal y secretamente, con el antiguo capataz del fundo, revisamos la yeguada, especialmente aquellas mas estimadas por don Vicente, y obtuvimos que en próximo remate formaran lotes de estas yeguas elegidas, las que rematamos nosotros en numero de 29, de las cuales, 11 tordillas, 14 mulatas y 4 alazanas. Ingresaron al criadero Aculeo en 1906 y su ulterior reproducción fue muy distinguida. En 1912, con los grandes aficionados y queridos amigos míos, don Ernesto Lavín y don Tobías Labbé, compramos a don Miguel Campino, de San Miguel de Paine, las yeguas chilenas que le quedaban de una antigua selección. Llevadas a Aculeo, en el corral de las caballerizas de Pintué, procedimos a repartir el lote; cada uno elegía y se repetía la operación hasta terminar. En este lote de yeguas ingresaron a Aculeo, madres notables; Larga madre de Víbora y de un potro excelente que actuó en Choapa y varias otras, cuyo nombre no recuerdo. En general esas yeguas paininas eran de gran alzada, algunas median hasta 1.52 mt. todas de gran temperamento. En 1915 trajimos a Aculeo al potro Tagua de la rama “Roblina” de San Vicente de Tagua Tagua. Era un caballo mediano, sin gran esbeltez, muy dócil y fuerte. No dejo mucha descendencia. El gran potro Alfil II era hijo de Angamos I y Bandurria por Codicia. Alfil II engendró en yegua Nº 114 aculeguana antigua a Azahar, potro hermosísimo, campeón varias veces en la exposición y muy bueno. Actuó pocos años en Aculeo, pues, siendo aun muy joven su padre Alfil II, lo vendí. Azahar estuvo varios años fuera de Aculeo; fallecido prematuramente su padre Alfil II, lo traje a Aculeo, donde actuó durante dos años; en ese tiempo dirigidos por mi amigo don Francisco Encina y con la interpretación artística de mi primo don Federico Casas Basterica, ayudados en todo instante por Custodio Bustamante, se hizo una escultura del Standard del caballo chileno, que sin duda todos los aficionados conocen, pues se ha reproducido en bronce y en yeso, muchísimas veces. Esa escultura es una reproducción precisa a ¼, del potro Azahar, que tan hermoso era. Si su cuerpo esta proporcionalmente exagerado y marcada con demasiado acento alguna conformación especial (paleta-anchura de pecho), se debió a que, de acuerdo con don Francisco Encina, quisimos con ello recalcar objetivos que los criaderos deben permanentemente buscar. Todos los fines de semana, días en que Federico Casas podía ausentarse de Santiago, durante varios meses, en su taller de escultura improvisado, nos reuníamos las personas antes nombradas. Don Francisco Encina opinaba y dirigía. Era un trabajo prolijísimo en que el escultor y los expertos en caballos chilenos, con la eficaz y paciente colaboración de Custodio Bustamante y la extrema docilidad del modelo el Azahar, después de mil medidas, determinación de inclinaciones, cálculos de reducción, se obtuvo el Standard de la raza, tan divulgado hasta ahora. El modelo original en greda, fue entregado por nosotros a la Sociedad Nacional de Fomento Equino, con el solo resguardo de los derechos de autor que conservó por varios años Federico Casas B. Del modelo en greda se vaciaron otros en yeso y de éstos al bronce, en numerosos ejemplares muy difundidos en Chile y el extranjero. Azahar engendró en Baratija a Madrigal, el potro más hermoso y mejor reproductor que ha tenido Aculeo. Nació en 1929, pero mi hermano José, fallecido en 1933, no lo alcanzó ver actuar; lo estimaba grandemente desde potrillo. Baratija descendía de Gacho (cardonalino) y Lúcuma por Angamos. Más adelante me referiré al Madrigal y a su descendencia. Recuerdo especialísimo entre todos los hijos de Alfil II merece Curanto, que durante más de20 años se ha reproducido en Aculeo y en el país entero, con una fijeza, una distinción y extraordinario temperamento de sus crías, difícil de igualar. Curanto tuvo por madre a Resolana, de casta principalina; vino a Aculeo al pie de una de las yeguas que adquirimos en 1906. Fue yegua extraordinariamente buena para el campo de una firmeza y tino notables; media no menos de 1.47 mt. de altura, negra retinta y muy correctamente formada. Curanto no descolló en las exposiciones en sus primero años, solo obtuvo segundos premios. Su conformación, musculatura fortísima, gran distinción, huesos y tendones notables, me hicieron estimarlo desde que tenia temprana edad. Grandes Caballos del Sur de América / 93


Criadero L

1890-

Fundado por : Continuado por : : :

Alberto Francisc Francisc Pilar, Fra

Alberto y Luis Correa Valenzuela

Francisco Correa Correa Quinta Generación; Nacional Universitario 2011

Casas Los Torunos

Reproduce sangr Enchufito-No Me To Taco-Fachoso-Camp

Dirección: Flor del Maule-Sa


Los Torunos

-2011

y Luis Correa Valenzuela co Correa Montt co Correa Jouanne ancisco y Luis Correa

Alcatraz-1911

Azogue-1899

C贸ndor I-1902

Retruque-1928

Sahumerio-1980

re de: oques-El Tutitopo Bueno II

an Javier fcorrea@sanitizan.cl


Lo arregló Gregorio Morales, hasta convertirlo en el mejor corralero de su época, premiado muchas veces. Gregorio lo corrió sin freno varias veces. Era de una mansedumbre sin igual”. De esta crianza se originan Aculeo Quebrado (Jefe de Raza en Chile), Aculeo Coirón III, Aculeo Percala, Aculeo Nutria 2, Aculeo Macizo, Aculeo Nidal, Aculeo Zagal, Aculeo Condorito (Jefe de Raza en Argentina), La Invernada Aniversario, Tren Tren Arrebol, La Invernada Hornero (Jefe de Raza en Brasil), La Invernada Despejado, no existe un criadero en ningún país FICCC con este éxito y trascendencia.

Francisco Correa Jouanne-Alberto Araya

Alberto Araya en Torhuela

Y esta es la historia que comenzó en 1937, en La Invernada. En el año 1937 un buen día llegó al fundo San Miguel de Chimbarongo, que en esos años arrendaba, una yegua fina inscrita con su cría en pie, enviada como obsequio por mi amigo y vecino Adolfo Luco Blanco. Se trataba de una hija de Alfil II Nº 409 y de la yegua numerada con el Nº 3 en la paleta Nº 2172, cuyo nombre era Roncha Nº 2276. La cría fue posteriormente inscrita por mí con el nombre de Lucana Nº 7124, hija del potro Socialista Nº 5157. Esta fue la primera inscripción de mi criadero que pasó a llamarse “La Invernada”. Este acontecimiento fue de gran felicidad, pues, con mi yegua, su cría y el nombre de mi criadero consideré mi ambición cumplida y, desde luego, ese mismo día me sentí criador de caballos chilenos. Han pasado muchos años de labor sostenida; he cometido toda clase de errores; también he logrado algunos triunfos, y tampoco puedo negar que he disfrutado de grandes satisfacciones. Sin experiencia, ni tampoco una idea clara sobre la finalidad perseguida, dejándome llevar más bien por una atracción espontánea, no razonada, me fui convirtiendo en un coleccionista de pedigríes antes que en un verdadero criador. Asiduamente concurría a las ventas de caballos chilenos puros y, por cierto, no compraba lo mejor ni lo que me gustaba sino lo que mis recursos económicos me permitían. En pocos años llegué a juntar más de cincuenta ejemplares de todos los pelos, de las más variadas familias y de cualquier tipo. “La Invernada” de ese tiempo, no tardó en convertirse en un resumidero de los desechos de la época. No era tampoco difícil predecir el destino que me esperaba. Pero era tanto mi entusiasmo e interés que quizá moví a compasión a mi amigo Adolfo Luco. Este hombre de pocas palabras, de una personalidad como para escribir un largo y filosófico libro, era un profundo conocedor de todas las razas caballares, además un jinete extraordinario como arreglador, jugador de pelos y corredor de vacas. Su figura a caballo, con sus vestimentas y arreos típicos, confeccionadas por el mismo, era la de un verdadero centauro. En esos años, en las tardes y días de fiestas, un grupo de jóvenes aficionados nos reuníamos con frecuencia en las casas de la hacienda “La Lucana”, en Chimbarongo, para realizar “pichangas”, hablar incansablemente del mismo tema, darles vueltas, sin aburrirnos, a las mismas cosas y, sobre todo, escuchar las sabias observaciones, las sutiles deducciones del gran zootecnista dueño de casa. Con la mayor naturalidad y sencillez, sin ninguna gravedad ni ostentación iba dictando cátedra; sin quererlo vaciaba sus conocimientos en este grupo que lo escuchaba con suma atención. Definir el Standard de la raza Muy pronto las sabias lecciones recibidas hicieron comprender mis errores, fui lentamente compenetrándome de las finalidades del caballo criollo como herramienta de trabajo; de las razones en que se funda el Standard; 96 / Grandes Caballos del Sur de América


de la selección morfológica y funcional; del estudio de los antecedentes; de las limitaciones en los métodos de crianza, de sus usos y cuidados. La orientación impresa a mi criadero era la peor. Lo esencial no era juntar pedigríes ni tener cantidades. Lo verdadero, lo valioso era tener calidad. La selección orientada en un solo y determinado sentido lleva necesariamente al fracaso. Es indudable que con la selección unilateral se avanza rápido, es fácil, pero no se logra la finalidad perseguida. La verdadera tarea del criador, por cierto costosa y larga, es obtener ejemplares completos, vale decir: cómodos, armónicos, resistentes, sobrios, de buen temperamento y con sentido vaquero. Para lograr las condiciones antes señaladas hay que trabajar en forma equilibrada y simultánea en todos los frentes. No se puede desatender la fisiología, lo funcional, la morfología y la genealogía. Ningún avance puede distanciarse, sin correr el riesgo que el conjunto se desajuste, que la obra final sea incompleta, que se logre un producto mas terminado. El caballo chileno, el criollo americano es, antes que nada, una herramienta de trabajo; una monta para el peón de campo, capataz o patrón; para recorrer los potreros, para arrear, enlazar y andar en los cerros. Es conveniente señalar con énfasis estos puntos, pues los numerosos deportistas del rodeo en la actualidad prescinden de muchas de las condiciones antes señaladas buscando exclusivamente el buen corralero. A mediados del siglo pasado y principios del presente, los criadores de criollos, con el fin de obtener un verdadero caballo de campo, comprometieron sus voluntades para estructurar lo que en forma impropia, zootécnicamente hablando, pasó a llamarse raza chilena. Se crearon las instituciones, se abrieron los registros y se propagaron sistemas más científicos en las crianzas. Así nació la nueva raza chilena con su sangre teóricamente pura. Con anterioridad la naturaleza no había permanecido impasible: en tres siglos la selección natural plasmó un sistema fisiológico de extraordinaria resistencia. Los caballos españoles; abandonados en medios rigurosamente hostiles, para subsistir debieron superar las condiciones ya reconocidas en su país de origen. Desaparecieron los organismos incapaces de digerir celulosas y pastos duros, también los de nervios desequilibrados, los de esqueletos débiles, los mal aplomados, los de músculos y cuerdas flojas, como los de reflejos lentos. La naturaleza no perdonó nada. Quedaron sólo los fuertes y se reprodujeron entre ellos sin el aporte de ninguna sangre extraña. Ese fue el material recibido por los criadores que nos precedieron y la base para iniciar las prolijas selecciones de hoy día. Sin embargo, no fue fácil ponerse de acuerdo para estructurar el Standard de la raza. Desde luego no se trataba de un tema libre, en que pudiera actuar la imaginación, en que se pudieran insinuar formas caprichosas, o dar prioridad a la belleza estética sobre la finalidad zootécnica. No, debían trabajarse en un marco limitado por los antecedentes históricos, con un sello racial adquirido, con formas, dimensiones y medidas cuya efectividad había sido probada a través de siglos. O sea, la materia prima que la selección natural entregaba era la expresión exacta del medio ambiente americano y, por lo tanto, muy difícil de modificar substancialmente. Después de prolongados períodos y largas sesiones se logró el consenso, dando por aprobado el Standard actual de la raza, trabajo delicado, prolijo, de gran tecnicismo y de mucha utilidad para el progreso de la raza chilena. La mejor comprobación del acierto del Standard aprobado se evidencia al comprobar las medidas ideales de nuestros ejemplares con las fórmulas elaboradas por los grandes zootecnistas europeos, como R. Barón y J. Crevat, para caballos con finalidades iguales a las de los nuestros. Los sabios europeos dicen que las aptitudes del caballo de andar, para llevar más fácilmente el peso del jinete y su equipo, están en relación inversa con su mayor altura, y hasta cierto límite en razón directa con el aumento del perímetro torácico. La fórmula de estos especialistas: T² ----- = 2,1125 A La T representa la cincha; A la alzada y el cuociente 2,1125 indica al ejemplar ideal para las labores de campo. Prosiguiendo sus observaciones dedujeron otra fórmula, complementaria de la anterior, que permite conocer el peso que un caballo puede llevar cómodamente sin fatigarse, a saber: 56 x T² -------A T, perímetro torácico y A, la alzada a la cruz. Ahora bien, los cuocientes de estas dos fórmulas, aplicadas al Standard de nuestro caballo, nos permiten concluir que son casi exactas a las de Barón y Crevat y que los ejemplares que los tengan pueden llevar sobre sus lomos, sin fatigarse, 100 a 130 kilos, que es la carga usual en su trabajo. Para uniformar el tipo, e incluso marcar su propio sello, cada criador puede enfatizar determinadas características Grandes Caballos del Sur de América / 97


sin por ello salirse del marco estricto que nos imponen los fundamentos de la raza. Para esto es, desde luego, indispensable tener un concepto muy claro sobre la finalidad del motor animal en cuestión, y gravarse en la mente, como trasfondo, el Standard de la raza. Esto se logra perfeccionando la disposición natural de cada criador, educando la vista con la frecuente y paciente observación de los animales en el campo. En “La Invernada” he buscado los ejemplares ciñéndome estrictamente al Standard; muchas veces he sacrificado armonía en beneficio al sello racial. La mayor exigencia la he marcado siempre en la fuerza de la línea dorso lumbar continuada por una grupa fuerte con nalgas y muslos también fuertes. La región del cuerpo más representativa de las características de las razas es, sin discusión, la cabeza y conformación craneana. Esta sección mantiene la conformación primitiva, a través del tiempo, en forma inmutable, razón por la cual los hombres de ciencia le han dado prioridad para el estudio de clasificaciones de razas. En los últimos años los criadores, e incluso los jurados en las Exposiciones ganaderas, han mostrado una clara tendencia hacia el refinamiento en las cabezas de los criollos. En “La Invernada”, no he creído prudente seguir la orientación antes indicada. He preferido conservar las cabezas fuertes con un perfil ligeramente convexo por considerarlo más de acuerdo con las características y antecedentes históricos de la raza. No se puede negar la superior belleza estética de las cabezas chicas, cuadradas, con mucho cráneo y poca cara, con orejas finas, con perfiles rectos o de líneas cóncavas y de pieles delgadas con sus venas en relieve, o sea, las típicas cabezas orientales, ya sean árabes, turcas o sirias. Pero resulta que las razas orientales han tenido poco que ver en la formación de los criollos. Si nos remontamos a la conquista de América Si se analizan las razas o variedades que contribuyeron a la formación del caballo español, existentes en el periodo de la conquista de América, nos encontramos con una gran proporción de cabezas fuertes. No eran finas, ni de orejas chicas, ni ñatas las cabezas de los caballos berberiscos, ni de las germánicas, ni de las danesas, ni de las jacas castellanas que fueron, en definitiva, las que aportaron la mayor proporción de sangre a nuestros criollos. No hay, en consecuencia, razón científica ni técnica para exigir a los nuestros la hermosura que pueden ostentar los orientales. Por lo demás, las razas orientales zootécnicamente consideradas pertenecen a “raza asiática” y, en cambio, los berberiscos son una variedad de la “raza africana” y los germánicos pertenecen a la “raza germánica”. Las mejores pruebas de esta afirmación se encuentran en el estudio de la iconografía de la época. Los cuadros de Velásquez, en el Museo del Prado, que datan del siglo XVII, son verdaderos retratos de caballos chilenos de hoy. El potro que lleva en sus lomos a Felipe IV es igual al potro Macizo Nº 23557 del criadero Aculeo. El óleo del artista muestra una cabeza más bien larga, de orejas medianas, de perfil convexo y de abundantes crines. Las pinturas y grabados de Rugendas, que al igual que Velásquez fueron considerados por sus contemporáneos como artistas muy realistas, nos representan siempre caballos de perfiles acarnerados y más bien largos y en ningún caso con la distinción de las razas orientales. En Viena existe el famoso criadero de Lippizza, fundado en 1580, con ejemplares importados de España, de la provincia de Andalucía, de la renombrada familia caballar de la época llamada de los “Valenzuelas”. La tradición del criadero dice que esta casta caballar la han mantenido pura sin mezcla alguna. Estudié atentamente estos ejemplares y pude comprobar que la gran mayoría de las cabezas son típicas berberiscas, con franca tendencia a los perfiles convexos. En cambio, los cuerpos de estos caballo se asemejan más a los árabes que a los nuestros; sus bajos son finos, sus grupas cortas con las colas insertadas altas y poco abundantes de crines. Lo que prueba que la gran masa de caballos traídos a América fueron jacas y no de las distinguidas familias “Guzmanes o Valenzuelas”. Todo esto no significa que busquemos expresamente las cabezas pesadas; al contrario, debemos tratar de alivianarlas en lo posible, pero en limites prudentes. En “La Invernada” he preferido ser más estricto con los perfiles ñatos que con los acarnerados. En el año 1943 la práctica adquirida en seis años de atención directa del criadero me hizo comprender los inadecuados sistemas de selección empleados hasta esa fecha. Llegué al convencimiento que pese a los enormes progresos de la genética no era todavía posible aplicarlos en forma práctica en el campo mismo y, en consecuencia, debíamos buscar nuestros propios sistemas de selección basándonos en la observación, en el estudio de pedigríes y en hechos probados. Las deducciones debían ser estrictamente objetivas y fundadas en la realidad. Era indispensable deponer el amor propio para apreciar libremente lo bueno y lo hermoso donde se encontrara, aunque no fuera en nuestros propios establecimientos. Bajo estos conceptos resolví enmendar rumbos en la forma más drástica posible, y es así como en esa fecha se inició lo que me atrevería a llamar la segunda etapa del criadero “La Invernada”. 98 / Grandes Caballos del Sur de América


Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica / 99


De los cincuenta ejemplares que, como dije más arriba, había logrado reunir, eliminé definitivamente 38 ejemplares; 11 quedaron en observación para estudiar su comportamiento y fueron posteriormente también eliminados. Solo quedó a firme en el criadero la yegua Torhuela Nº 7301. Los primeros en eliminarse fueron los potros padres Borrachín Nº 5560 y Pierrot Nº 6896. ¡En la selección de yeguas hubo que armarse de valor! Debieron ser alejados del criadero vientres tan lindos como Simona Nº 2967, Champion en la Exposición de Osorno; Achicharrada Nº 10382; Champion dos veces en las Exposiciones de Santiago; y una de las yeguas mas bien conformadas que ha producido “La Invernada”, Bellaquita Nº 7011, Champion en la Exposición de Santiago, y muchas otras de igual categoría, pero que no cumplieron con las nuevas exigencias. A través del tiempo han actuado en “La Invernada” numerosos potros, a saber: “Borrachín”, Nº 5560; “Pierrot”, Nº 6896; “Enchufe”, Nº 2528; “Granerino”, Nº 13.372; “Tilo”, Nº 9636; “Bacalao”, Nº 7792; “Mapuche”, Nº 20.873; “Rezongón”, Nº 23.112; “Labrador”, Nº 22.259; “Rincón”, Nº 31.245; “Aleteo”, Nº 8.505; “Descariñado”, Nº 20.923; “Enchufito”, Nº 11.695 y “No me Toques”, Nº 12.910, todos de grandes antecedentes. Uno de ellos record de precios en las ventas de esa época y otros tres Champion en las Exposiciones de Santiago. Sin embargo, sólo tres de los potros anteriormente nombrados merecen un análisis especial por la influencia decisiva que ejercieron en “La Invernada”. El potro “Enchufe Nº 2528” por “Cristal” Nº 407 y “Olea” Nº 1293, fue un ejemplar insuperable en presentación a la mano; Champion en la Exposiciones de Santiago todas las veces que concurrió. Fue criado por Adolfo Luco y, sin lugar a dudas, el continuador de “Angamos”, aun cuando no descendía de él, de la línea moderna que se buscaba para perfeccionar las condiciones montureras de nuestro caballo. La cabeza de “Enchufe” era la típica que marcaban el Guante y el “Cristal”: acarnerada, de longitud mediana, orejas regulares y gran moño. Su cuello firme, pero más bien fino, paletas largas e inclinadas y muy bien articuladas con su brazo, cruz destacada sin exagerar e imperceptiblemente unida al dorso. Sus encuentros no eran muy anchos, pero, en cambio, muy descendidos, linda grupa, muy buena cola y de huesos normales. Mucho sello y gran armonía. Por razones que desconozco, no se arregló a la rienda ni se corrió en corrales. Murió en “La Invernada” y de su descendencia se conservó solamente lo que dejó en la yegua “Torhuela”, Nº 7301. La descendencia de “Enchufe” fue dispareja. Produjo yeguas tan lindas como “Vadiadora”, Nº 5.192, del criadero de don César Rozas, y tan buenas como “Buenas Noches”, Nº 13.389, de “La Invernada”, pero en general, la uniformidad no fue su característica para transmitir ni sus formas ni la calidad moral. En algunos casos dominaba la sangre paternal del “Cristal”, pero en otros, la de su madre “Oblea”, de discutidas bondades e inscrita por inspección.“El Enchufito”, Nº 11.695, por “Enchufe”, Nº 2.528 y “Torhuela”, Nº 7.301, fue un reproductor extraordinario. Sin la elegancia ni la perfección de las formas de su padre, tenía, sin embargo, el mismo tipo. Su cabeza acarnerada, de gran moño, era muy atrayente. De cuello algo cargado, línea superior muy fuerte, linda grupa, nalgas largas y piernas fuertes. De buen perímetro torácico y de pechos angostos pero muy descendidos. Huesos bastante buenos. Cola abundante. Su talla era baja, 1.39 m. El Enchufito” no se arregló ni se trabajó en los corrales, pues “La Invernada” lo vendió cuando tenia un año y sólo lo recuperó a los 13 años, cuando se comprobaron sus extraordinarios antecedentes y, por cierto, ya era tarde para educarlo. A pesar se esto era fácil apreciar su temperamento y disposiciones naturales. Por razones de mi actividad, he debido andar mucho a caballo en mi vida y no recuerdo haber ensillado a un animal más completo como monturero; manso, alegre, incansable, cómodo y de gran avance. La adquisición de “No me Toques”, Nº 12.910, fue uno de los grandes aciertos de “La Invernada”. Este reproductor, hijo de “Quicio”, Nº 6.164 y “Quiromancia”, Nº 5.949, me fue recomendado por mi amigo Alberto Castillo. “No me Toques” había sido de propiedad de los hermanos Castillo y se deshicieron de él cuando liquidaron su criadero. Los hermanos Manuel y Alberto Castillo, aficionado y grandes jinetes, lo empezaron a correr sin un arreglo prolijo, pues lo compraron de cierta edad, pero, sea como sea, el potro resultó un fenómeno en los corrales: de gran carrera, valiente, de fuerza extraordinaria y de reflejos rapidísimos. Fue en su tiempo lo mejor que había como corralero. Además, manso y buen monturero. Su estampa no gustaba a primera vista; le faltaba distinción, su cabeza era pesada y carecía de armonía general. Tenía, en cambio, mucho sello de raza, y, al analizarlo por presas, el potro se agrandaba. Sus bajos eran impecables, de muy buenos huesos y con tendones firmes. A los 18 años, cuando lo adquirí, todavía mostraba la firmeza de su dorso y lomo. Su tren posterior, sus piernas y patas, de proporción y fortaleza perfectas. Al estudiar su pedigrí, tuve algunas dudas, pues siendo se origen netamente aculeguano, no tenia la marca de “Aculeo” ni estaba inscrito por el criadero. Como tampoco había sido criado por los hermanos Castillo, creí prudente escribirle a Don Miguel Letelier, dueño de “Aculeo”, para que me aclarara el asunto. A los pocos días recibí la contestación que, en las partes pertinentes, me decía textualmente lo siguiente: “La yegua “Comparza”, Nº 2.395, nació en este criadero; era hija de “Fullero” y yegua chúcara (antigua trilladora), en 1921. 100 / Grandes Caballos del Sur de América


“Fullero”, potro alazán, nacido en Aculeo en 1912, fue un excelente corralero que yo mismo arreglé y trabajé en los corrales, donde me proporcionó destacadas actuaciones. “Fullero” era hijo de “Azogue”, hijo a su vez del potro “Coipo” por “Bayo León”, del criadero de don Pedro de las Cuevas, según me lo ha referido Francisco Antonio Encina. La yegua “Comparza” fue vendida en 1930 a Alfredo Guzmán, que era empleado de Aculeo. Todos los antecedentes anotados corresponden a animales que fueron excelentes de obra, asunto que tradicionalmente hemos cuidado aquí muy especialmente”. Más adelante, dice: “Fullero” era hijo de la yegua “Maga”, de la más antigua estirpe aculeguana; pequeña de talla, no más de 1.38 m, de extraordinaria y fuerte musculatura y bella conformación. En un gran rodeo en Victoria entramos a correr Tobías Labbé Torrealba (padre de Germán) en la yegua “Caja”, de origen principalino y yo en la “Maga”. Nos adjudicamos el Champion. Las dudas se aclararon: la yegua “Comparza”, Nº 2.395, se vendió preñada por “Curanto”, Nº 2.416, al Sr. Guzmán y nació la yegua “Quiromancia”, Nº 5.949, inscrita por el Sr. Guzmán y que, como empleado de Aculeo la cubrió posteriormente por el potro aculeguano “Quicio”, Nº 6.164, y de esta unión nació finalmente el famoso “No me Toques”. “No me Toques” fue un reproductor extraordinario en el más amplio sentido de la palabra; mejoró en sus hijas notablemente su estampa y transmitió exactamente su temperamento, sus condiciones como monturero y gran caballo de corrales. Todo lo que viene de “No me Toques” es bueno y bonito cualesquiera sean los antecedentes de los vientres. En una de las últimas Exposiciones de Santiago, “La Invernada” obtuvo con los hijos de “No me Toques”, el Champion de Potros con “Aniversario” Nº 45.916, el Champion de Hembras con “Aurora” Nº 41.732, y el Premio de Familia con los dos antes nombrados y “Gualtata” Nº 41.533 y “Maitenina” Nº 41.538, todos hijos de este gran padre. Como está dicho, la única yegua que se conservó de las primitivas fue “Torhuela”, Nº 7.301. Este animal merece ser destacado en forma muy especial, pues, en realidad, pasó a constituir la base del criadero “La Invernada”. La yegua “Torhuela”, Nº 7.301, fue comprada el año 1939 en el remate de la Exposición de Animales, en la Quinta Normal, en la suma de $1.300.--- al criadero del Sr. Kenneth Page. Era hija de “Pihuelo”, Nº 1.925, procedente de la prestigiada crianza de José Tomás Cerda, y de “Tortolita II”, Nº 581, del criadero de don Félix Solar. Por parte de su padre, venía de “El Africano”, Nº 552, y de su madre, del “Codicia”, Nº 73. Según Adolfo Luco, que conoció y corrió a Tortolita II, contaba que pocas veces había corrido una yegua más guapa. “Torhuela”, cuando se compró, a los dos años mostraba una crianza desastrosa, propia de los campos de rulo en la costa. Sin embargo, pese a su estado, tenia una atracción especial. Su cabeza era muy típica chilena, agradable y de gran moño; su cuello más bien fuerte, cruz no muy destacada, propia de la antigua casta de yeguas trilladoras; línea dorso lumbar extraordinariamente firme; grupa larga y con caída muy armónica; nalgas largas y piernas musculosas; muslos amplios y bien aplomados, muy buena cola de crines gruesos. Buenas costillas, con los encuentros angostos, pero muy descendidos. Bien aplomada, con sus rodillas y corvas muy abajo, pero de huesos y de esqueleto en general débiles, seguramente debido a su mala crianza inicial. Su pelo era bayo cuculí y su talla reducida apenas llegaba a 1.38 m. Se amansó y fue una estupenda piarera; mansa, muy firme de lomo, cómoda, buena pisadora, sin ningún resabio. En esos años no tenia arreglador y nunca se arregló ni corrió en los corrales, pero suplía todo con sus grandes disposiciones naturales. Fue mi monturera preferida. Esta yegua fue prolífica, buena criadora y muy longeva. Murió a los 24 años. Dejó estupenda descendencia con todos los potros que se le pusieron, incluso con lo que en general no dieron bueno. Sus características las transmitía fielmente hasta en sus más mínimos detalles. Todos sus hijos se comportaban iguales en la amansa, en el arreglo, en el campo y en los corrales. Conservé y reproduje en “La Invernada” a “Enchufito”, Nº 11.695, hijo de “Enchufe”; a “Buenas Noches”, Nº 13.389, también del “Enchufe”; a “Purhuela”, Nº 15.259, hija de “Puestero”, Nº 11.866; a “Pepilla”, Nº 20.866, y “Codiciada”, Nº 23.534, hijas de “Granerino”, Nº 13.372; a “Cerruca”, Nº 27.653, hija de “Tilo”, Nº 9.636; y a “Pajarera”, Nº 28.383, hija de “Labrador”, Nº 22.259. Toda esta descendencia mejoró el esqueleto de su madre y conservó el sello y las cualidades morales. Nunca me desprendí, a pesar de las generosas ofertas, de ninguno de estos ejemplares, sin dejar en el criadero un descendiente directo. “Brasilero”, Nº 41.913, es un potro de mucho sello, bien proporcionado, buenos bajos, de huesos firmes, pero de poca alzada: 1.38 m. Gran monturero y de muy buen natural, manso y cómodo. Actualmente está en trabajo. Su figura es muy parecida a la de “Codicia”, según las fotografías que se conservan de este potro. El tercer reproductor en servicio es Aniversario Nº 45.916 hijo de No me Toques Nº 12.910 y Greda II Nº 17.334, ambos aculeguanos puros. En la sangre de Aniversario, por parte de su padre, figuran todos los grandes Grandes Caballos del Sur de América / 101


reproductores que han existido como Alfil II Nº 409, Azahar Nº 1.046, Madrigal Nº 4.933, Quicio Nº 6.164, etc. Y yeguas como Maga Nº 369, Ascua Nº 1.224, Resolana Nº 384, Anchoa Nº 397. En la sangre de su madre figuran padres como Zanjón II Nº 10.328, Cóndor III Nº 4.761, Brujo Nº 3.422, etc. y yeguas como Noria Nº 4.956, Duna Nº 2.789, Hojarasca Nº 1.021 y Resolana Nº 384. Todos estos ejemplares nombrados cuentan con los mejores antecedentes, pues han sido los grandes Champion en las Exposiciones y rodeos del país a través de los años. “Aniversario”, es sin discusión un gran potro. Muy fuerte, fino, muy armonioso, de buena alzada, 1.44 m. Su tren delantero es perfecto; bien aplomado, muy buenos huesos, tendones firmes, muy musculoso y limpio en todas sus regiones. Su cabeza muy chilena y su timón de gobierno liviano y firme. Encuentros, brazos, paletas y cruz elegantes, bien ensamblados, firmes y correctos. La región dorso lumbar firme pero me gustaría más llena lo mismo que su grupa más extensa. Piernas anchas y firmes. Muy bien aplomado. A mi juicio el mejor potro que ha producido La Invernada morfológicamente hablando. Fue el Champion en la Exposición de Santiago en el año 1969 y considerado por los aficionados como uno de los mejores potros que han pasado por las Exposiciones del país en los últimos 50 años. Su silueta recuerda a la de su tatarabuelo Azahar Nº 1.046, modelo para confeccionar la estatua del estándar de la raza tan bien lograda por el escultor Casas Basterrica. Aniversario es muy manso, cómodo y de buena rienda. Ha sido topeado en el campo y muestra afición y gran vigor. En mis 21 reproductoras actuales se encuentran las sangres más sobresalientes, en cuanto a hermosura y bondades, que han existido en el país en los últimos años. Todas las exigencias, en lo que se refiere al animal zootécnicamente considerado, nunca serán exageradas, pero, en cambio, no es prudente extralimitarse en los cuidados y alimentación de las crianzas criollas sin exponerse a atentar contra las cualidades mismas de la raza. No debemos olvidar que todas las energías potenciales son productos del rigor impreso por la naturaleza a través de generaciones y, si este ambiente, hostil y duro, lo vamos reemplazando lentamente por las comodidades de la pesebrera, la carpa, el estimulante y el hábito generalizado del grano, iremos también, en forma segura, debilitando la sobriedad, resistencia y la rusticidad de nuestro caballo de campo. El caballo piarero debe estar preparado para soportar las mayores penurias con el mínimo de exigencias y eso sólo se logra con el hábito de la costumbre. El caballo preparado y cuidado con esmero, de cualquier raza, sirve bien el primer y, quizás si también, el segundo día de previsiones, pero no ya tanto el tercero y los que siguen, como debe hacerlo el criollo. El grueso de su piel para resistir los calores del verano y las heladas del invierno, la calidad de sus músculos para soportar días de marchas y su organismo con jugos gástricos inactivos por días sin alimento, son condiciones que no se adquieren de la noche a la mañana y con una crianza regalada y artificial. En “La Invernada” siempre he criado en las condiciones más rústicas y naturales posibles. Las montas son libres; cada potro con su manada, las yeguas paren y crían sus potrillos a campo. Se amasan de cabestro desde nuevo, pero las pesebreras y el grano solo están reservados para los que se preparan para exhibir en las Exposiciones, o bien para los que tienen que competir en los rodeos. Para presentar a las ventas bastan con dos y medio o tres meses de preparación. Naturalmente en el campo deben comer los mejores talajes posibles, especialmente las yeguas paridas y en la primera edad de los potrillos, por ser decisivo en su posterior desarrollo. Los estímulos inyectables, o en los granos, los he rechazado sistemáticamente. Las vacunas concretadas solamente a combatir las epizootias de la zona. Los productos de “La Invernada” criados bajo estas condiciones son capaces de dar servicios eficientes y no extrañar ningún ambiente, por más hostil que sea, en cualquier punto del continente americano. Casi ininterrumpidamente, los ejemplares de “La Invernada” se han presentado en las Exposiciones Ganaderas de Santiago desde el año 1939. Sus potros, yeguas y potrillos menores han obtenido numerosos premios de categoría y, desde luego, en muchas ocasiones los Champions y los Júnior Champion tanto para machos como hembras. Actualmente uno de los padrillos y tres yeguas madres que han sido Champion en las Exposiciones de Santiago, están en La Invernada presentando sus servicios. Los productos de “La Invernada” participaron activamente en las temporadas de rodeos, comprendidas entre 1949 y 1965. Actuaron siempre con éxito, obteniendo numerosísimos premios. En las exposiciones y rodeos a que concurrían se inscribían también en los concursos de riendas mostrando que no sólo les “gustaban las vacas” sino que también tenían buena boca, velocidad en las vueltas y mansedumbre. Posteriormente el criadero se ha concretado exclusivamente a la crianza para entregar a sus clientes productos nuevos, pero de potros y vientres de reconocidos antecedentes. 102 / Grandes Caballos del Sur de América


Criadero Cotrilla Amor en la crianza

Excelencia en el futuro Jorge AndrĂŠs Rademacher G Paillaco Fono: 56 (63) 247900 / email: fundocotrilla@gmail.com

Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica / 103


Debo finalmente rendir un homenaje muy sentido a mi colaborador y amigo Evaristo Acevedo, desgraciadamente fallecido, sin cuya ayuda la tarea se me habría hecho mas larga y difícil. Fue él quien siempre arregló, corrió y cuidó los animales de La Invernada. La Invernada, abril de 1972.

Reproductores base chilenos. Familia Chiñiguana. El Chiñiguano Nº XCIV, de la hacienda Chiñigue del departamento de Melipilla. De propiedad de Juan Agustín Alcalde. Salitre Nº 83, nacido en 1886, criado por Arturo Cousiño. Hijo de Chiñiguano Viejo; madre Verdolaga. Obtuvo 1º premio en exposición de 1891, en Santiago.

Mechero Nº 87, nacido en octubre de 1892, criado por Arturo Cousiño. Hijo de Salitre-Chiñiguano Viejo; madre Lámpara. Obtuvo 1º premio exposición de Santiago en 1895 y candidato al Gran Premio.

Rama Vichiculenina de El Cordero Cordero I LXXI, bayo claro, originario de Vichiculén, nacido alrededor de 1868. Llevado a Aculeo por José Letelier, hacia 1873. Comenta en sus escritos Miguel Letelier: “El Cordero era bayo aleonado ligeramente mas bajo que “Naranjo” y mas armonioso de formas y de mayor energía. Debió haber nacido hacia 1868, pues vino a Aculeo de 4 a 5 años, por el año 1873”. Pluma Nº LXXII, bayo blanco, tusa negra, Hijo de Cordero II-Cordero I; madre Chilena. Actuó en Aculeo entre 1894 y 1897.

104 / Grandes Caballos del Sur de América


Rama Vichiculenina de El Níspero Níspero I, Nº LXVLLL, potro bayo originario de Vichiculén, llevado a Aculeo por José Letelier hacia 1867. Níspera Nº 354, nacida en 1893, criada en Aculeo. Hija de Níspero; madre Aculeguana. Negra, patas blancas, alzada 1.40 mt. 1.76mt. de tórax.

Rama Vichiculenina de El Naranjo Naranjo Nº LXII, nacido alrededor de 1859. Bayo originario de Vichiculén, llegado a Aculeo en 1867, de propiedad de José Letelier. Los recuerdos de Relata de Miguel Letelier: “Los recuerdos de Ño Izurieta eran claros y precisos y decía: el “Naranjo” era bayo amarillo, cabos gateados, tuza y cola negras, grueso, ligeramente carnudo, de estatura mediana 1.43 mt. bueno de obra. Botín Nº LXIII, mulato, probable hijo de El Naranjo. Actuó en Aculeo entre 1884 y 1897. Fue premiado en exposiciones de Santiago en 1890. Codicia Nº 73, nacido en 1878. Hijo de Naranjo; madre Aculeguana. Bayo tapado, muy fuerte, acarnerado, bueno de corrales, de 1.41 mt. de alzada. En 1894 en exposición obtuvo 1’ premio en Santiago. Relata Miguel Letelier: “Codicia fue un reproductor notable, bayo león, bajo, grueso, crines abundantes, paleta defectuosa, fortísimo en su tren posterior; nudos buenos sin ser notables. Fue un potro de una energía extraordinaria. Debió nacer hacia 1878 a 1880. Lo domó Domingo Rojas y lo arregló Eusebio Quintero, el famoso arreglador apodado “el Ñato Eusebio”, a quien conocí después de los días de mi padre y que lo sobrevivió varios años. A el le oí contar las bondades de Codicia. A pesar que era un tanto duro de rienda, cuando se calentaba y corría largo rato tenia un tino y fuerzas no superadas para correr en vaca y de gran desenvoltura; era el potro mimado de la localidad y su valor fue conocido fuera de Aculeo. Pocos meses después de muerto mi padre en 1891, Codicia fue comprado por don Liborio Larrain y llevado a la zona de Quillota. Su nuevo dueño era un gran aficionado, él mismo corredor en vacas y tuvo a Codicia en la estimación que justamente se merecía. La venta de Codicia fue sin duda un grave error”. Según Francisco Encina, el Codicia era un animal sufrido a las privaciones y a los malos tratos, esforzado y robusto, cómodo de silla, de muy escasa velocidad, y cuya rienda no podía sostener la comparación con las familias Angamos, Guante y Bayo León. En los corrales se distinguió siempre por al fuerza pero era duro y se iba con frecuencia después del segundo animal que corría, le ponían bajador con bozal de fierro”. Codicia murió en Rautén en 1903. Grandes Caballos del Sur de América / 105


Tumbaga Nº 1082, nacido en 1907, criado por Alberto Parot de hacienda Mariposas. Hijo de Nisperito-Codicia; madre Chilena. Mulato de reconocida calidad vaquera demostrada en rodeos de Talca en la época. Relata el famoso arreglador Vicente Jorquera: “A la Hacienda Mariposas de Talca de don Alberto Parot llegaron dos potros magníficos, el Cristal y el Tumbaga, los vi correr en Maipú por Cucho y Miguel Contreras. El padre es éstos les decía: “se dan cuenta de la responsabilidad que se echan encima al ir a correr caballos tan buenos”. Sastrecito Nº 9380, nacido noviembre de 1940, criado por Jorge Ruiz Tagle. Hijo de Sastre-Cardenal-Guiche-Codicia; madre Cerrania-Tacho-Chisme. Obtuvo premio a los 7 años de Silla de Patrón, además Premio de Rienda.

Bronce Nº 1, nacido en 1881 y muerto en 1912, criado por Juan Ignacio Rozas en fundo San Vicente en Talagante, luego de propiedad de Diego Vial Guzmán. Hijo de Codicia; madre Aculeguana. Su madre era una yegua trilladora de Aculeo, que fue a trillar al fundo del señor Rozas, se quedó atrás y no volvió a Aculeo, iba preñada, allá parió un potrillo que los Letelier regalaron al señor Rozas, y éste lo bautizó con el nombre de Alquitrán. Años más tarde Diego Vial le gustó el potro y se lo compró y le puso de nombre Bronce y fue el fundador de su criadero Los Bronces. De color bayo aleonado, con dos pies blancos, de una estructura excepcional de fortaleza, de 1.47 mt. de alzada, 1.82 mt. de centro, fue un excelente generador. De temperamento dócil y manso en extremo, lo hizo muy apreciado en su tiempo. En las exposiciones hizo buen papel, ganador de escarapelas. Andaluz Nº 4, nacido en 1890. Hijo de Bronce; madre Culebra. A los dos años obtuvo Champion del Caballo Chileno, en exposición de Santiago.

Cucurucho Nº 127, nacido el 27 de febrero de 1896. Hijo de Bronce; madre Esperanza-Ñato-Tordillo Trotador. Negro cariblanco, de buena alzada y masa, cabeza algo acarnerada, nalgas cortas y piernas antiestéticas. Cuatro Remos Nº 445, nacido septiembre de 1919, criado Diego Vial Guzmán. Hijo de Cucurucho-Bronce; madre Maja-Bronce. Oscuro, cara y cuatro patas blancas. De la hacienda Pidihuinco de Juan Agustín Ugarte vino la madre de Esperanza la Coipa, bisabuela paterna de Cuatro Remos. Lindo ejemplar que se exhibió el año de 1913, y que formo parte del magnifico grupo de potros que gano el primer premio y el especial del Presidente Ramón Barros Luco. 106 / Grandes Caballos del Sur de América


Fuñingue Nº 4241, nacido diciembre de 1929, criado por Alejo Rubio, criadero Sierra II. Hijo de Cardenal II-Cardenal I; madre Cachimba 2 Premiado en exposiciones de la Quinta Normal. Se reprodujo en criadero Sierra II y Milhue de Ignacio Urrutia de la Sota. Dejó 21 crías.

Cufifo Nº 11895, nacido en marzo de 1944, criado por Jorge Ruiz Tagle. Hijo de Sastre-Cardenal II-Cardenal-Guiche; Agria-Manantial Obtuvo 1º Premio de su Categoría en Exposición de Quinta Normal de 1945. Dejó 9 crías en criadero El Zorzal de Juan L. Urrutia.

Despachero Nº 12088 nacido en febrero de 1944, el criado por Jorge Ruiz Tagle Palma. Hijo de Sastre-Cardenal II; madre Aldá-Enchufe-Cristal I. Perteneció a hacienda Mesamávida de estación Miraflores, y se reprodujo en criaderos Pichidegua de Ismael Pereira Lyon y Quillón de Antonio Pereira Irarrázabal. Dejó 29 crías.

Grandes Caballos del Sur de América / 107


108 / Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica


Pillán Nº 1493, nacido noviembre de 1915, criado por Tirso Rodríguez. Hijo de Mingo-Cucurucho; madre Pomada-Guindo-Mulato de Vichiculén Potrillo que a los 13 meses obtuvo Medalla de Oro, como el Mejor Producto Chileno inscripto en los registros, de don Tirzo Rodríguez B. de Coihueco.

Colo-Colo III Nº 651, nacido septiembre de 1911, criado por Diego Vial Guzmán. Hijo de Colo Colo II-Colo Colo I-Bronce I; madre Centella-Colo Colo. Premiado Expo Santiago en 1914.

Cardenal Nº 1943, nacido enero 1919, criado Alejo Rubio. Hijo de Huiche-Cucurucho-Bronce; madre Cata-Jabón-Sombra. Bayo de lindo tipo, buen reproductor.

Chamico Nº 925, nacido en abril de 1912, criado por Alejo Rubio. Negro de lindo tipo que fue a Osorno de propiedad de Juan Duhalde D. y participó y fue premiado en primera exposición de Osorno en 1923.

Chinita, criada por Juan Duhalde. Hija de Chamico y mascota, premiada en Expo Osorno de 1923.

Magnolia Nº 46, nacido en enero de 1883, criado por Belisario Espínola. Hijo de Codicia; madre Pluma. Bayo, algo mejor que su padre, de tuza y cola muy abundantes, se le parece. Las diferencias son la cabeza fina y rectilínea que da liviandad al tren delantero, y la piel mas fina, lo hace mas distinguido. Caballo dócil, cómodo de silla, y muy bueno de corrales. Su madre Pluma haba sido un animal sobresaliente, según datos de Arturo Cerda antiguo empleado de Aculeo. Según Miguel Letelier, Magnolia seria hijo de Níspero, cuya descendencia es toda de cabeza rectilínea, raya en el lomo, remos anillados, hechuras carnudas y crines muy abundantes, características que no son del Codicia y que se han manifestado en Magnolia, la mayoría de sus hijos de temperamento linfático. Grandes Caballos del Sur de América / 109


Obtuvo 2º premio en exposición de Santiago en 1896. Se reprodujo en criadero Rejis de Belisario Espínola en Aconcagua, y Francisco Antonio Encina en criadero El Durazno. Entre las yeguas puras que se cruzó y que entraron al registro, dejó descendencia en Quirinca. Magnolia II Nº 1321, nacido abril del 1904, criado por Francisco Antonio Encina. Hijo de Magnolia; madre Quirinca. De color bayo albino. Mechero 2 Nº 1785, nacido 1913, criado por Miguel Ángel Benavente. Hijo de Magnolia II-Magnolia-Codicia; madre Desrodillada-Bayo León Dice Francisco Antonio Encina: “Este el único nieto vivo del célebre reproductor cuevano. Era uno de los potros de mejor natural y de mas rienda entre los que estaban en reproducción”. Cuenta de este magnifico animal Manuel Faúndez, arreglador y jinete de Miguel Ángel Benavente y que conoció mucho al potro: “Vi reunida la flor de caballos de riendas de esos años Vi a dos caballos célebres por lo excepcionales: Alcatraz y Mechero 2. Éste último de propiedad de don Miguel Ángel y que movió Ramón Aguilera. Empataron en el Movimiento en Rienda estos animales casi todas las pruebas y así en el puntaje final. En el desempate, que fue una “Troya” se impuso Alcatraz. Mechero 2 se cerró mucho y resbalando en el aserrín cayó de atrás. Mechero 2 fue un potro muy acampado, de color bayo aleonado claro, chico, de linda delantera, pero poco caballo de atrás, con una cola y moño fantástico que le tapaba la cabeza, de manera que se lo metían entremedio de las cabezadas, pues le llegaban a molestar. Hijos Enjalma, Torero, Liguai, Colicura, Coyaima. Mechero 2 solo dejó 5 crías y su importancia actual es inmensa. Su hija Enjalma es la madre de Cantinita, Quillacón I, Enjalma II; Colicura madre de Longaviano, Longaviana, Cinturero, Nilhue; Coyaima madre Chauchona, Coyaima II, Importancia. Estos ejemplares fueron criados por la familia Benavente y Urrutia de Parral. Este potro es la base de la continuación de la sangre Bayo León, adquirida a través de su madre, y traspasada a la actualidad. Todos estos caballos son base de los criaderos Granerito, Los Tilos, Liguay, Piguchén, Trongol, Peleco, Paicaví. En el criadero Paicaví existe un potro pequeño pero que tiene marcadas en forma impresionante las características de este antepasado y que reafirma lo anotado y que desciende de la Colicura través de Longaviano.

Familia cardonalina de El Mancha Mancha, Nº XL, potro tordillo nacido en 1865, de probable origen quilamutano de Ambrosio García Huidobro. Tucapel Nº 137, nació en 1887, hijo de Mancha, fue un potro bayo, chico y de figura pequeña como toda su descendencia, murió en 1913. Vivió en la hacienda de Paine y fue reproducido por Ernesto Lavín y Miguel Cuevas y dejó algunas crías en Aculeo.

110 / Grandes Caballos del Sur de América


Cacique Nº XLI, potro bayo por Tucapel Nº 137 y Guacolda Nº 134, nacido en 1902, de propiedad de José A. García Huidobro.

Golondrina o Contri Nº 2684, negro mancha en al frente y para derecha blanca, nacido en 1905 por Tucapel y Cardonalina, criado por Juan de la Cruz García Huidobro. Negro, pequeño, alto de adelante, de cabeza muy acarnerada, cruz alta y corta, pecho mediano, vientre redondo, cañas delgadas, tendón mediano, cuartillas cortas, buenos cascos. Por su madre desciende una antigua familia tordilla. Golondrina corcoveaba y manoteaba cuando estaba enojado, pero era muy inteligente y desenvuelto. Fue reproducido por Pedro Juan Espinoza en su criadero La Patagua, y allí tomó el nombre de “Contri”, y fue calificado de “excepcional”, tanto él como su descendencia. Dio famosas yeguas como Taimada, Tablilla, Almahuina, Ración, de lo mejor de ese tiempo. Contri fue un famoso reproductor, que dio los mejores caballos vaqueros de la época y de gran sello racial. Comentarios de Segundo Araya, unos de los primeros “arregladores”: He corrido animales tan buenos que es difícil encontrar desechos, sin embargo entre lo mejores está la yegua “Almahuina” (hija de Contri), que la corrí durante los años donde don Rafael Rodríguez. Trabajé lentamente esa yegua tordilla, que era hermana de la famosa “Tablilla” ( huicana hija de Golondrina o Contri), de don Pedro Juan Espinoza, no tengo dudas que son las dos mejores yeguas que he corrido en todos mis tiempos. El del rodeo de “El Tattersall”, año 1920, corrí la Tablilla y me acompañaba Carlos Rojas, (gran jinete que luego corrió con los hermanos De la Fuente de Los Andes) todo nos salía bien, de donde le ponía atajábamos, fue un lindo rodeo, daba gusto el compañerismo que había entre todos los jinetes, el que ganaba, todos los “niños” eran de primera, ninguno desteñía, los recuerdo con gran cariño. En la actualidad de esta sangre queda el Picaporte (Picurrio y Corcha) que por su línea materna, su madre Corcha es hija de Soldadura por Contri. Corcha fue premiada en Exposiciones de la Quinta Normal y su nieto materno Picaporte heredó el color negro para su descendencia. Su hijo Golondrina II fue un bonito caballo y de gran sello racial. Anteojo Nº 3111, nacido el 17-10-1923, negro, criado por Miguel Velasco. Hijo de Golondrina-Tucapel; madre Rebuena-Cristal 2-Angamos. Mulato, perteneció a Pedro Juan Espinoza que lo reprodujo en La Patagua donde dio al famoso Timbal en 1933, después Anteojo fue al criadero Chancón de Carlos Prado Amor, donde dio a Leoncillo en 1938, y varias yeguas buenas. De esta sangre es el famoso caballo negro Antifaz de Eduardo Varela que fuera 3º campeón de Chile y de los mejores caballos del país, de larga campaña, además de gran sello racial.

Grandes Caballos del Sur de América / 111


Timbal Nº 5490, nacido 20 del 11 de 1933, criado por Horacio Silva C. de color negro línea en la frente y un pie blanco. Hijo de Anteojo-Golondrina; madre Chicana-Botón II-Botón I-Nisperito-Codicia. Perteneció a Pedro Juan Espinoza, y fue un gran caballo vaquero, ganó muchos Champion en él, y de buena rienda, muy bien ”arreglado”. Esta línea del Golondrina, por el lado paterno lamentablemente está extinguida.

Familia cardonalina El Burro Guanaco Nº 238 nacido, octubre de 1891, criado por Alejandro García Huidobro. Hijo de Bayo Grande XLVI-Burro XVL, madre Diuca-Dije I LI-Gómez L-Floreta XLIX, Floreta, oscuro, nacido en 1869 de Ambrosio García Huidobro de origen cardonalino. Guanaco fue tordillo, alto, fino. Considerado un magnifico producto en su época.

Boquilla Nº 553, nacida en septiembre de 1898, criada por Joaquín Rodríguez. Hija de Guanaco; madre Cardonalina. Negra tapada, muy linda campeona de exposición en 1915 y 1916 en Santiago. A esta altura de su vida había cambiado su color a tordillo.

Gacho Nº 629, nacido en 1905, tordillo. Criado por Alejandro García Huidobro y perteneció a Tobías Labbé. Hijo de Petizo XLVII-Guanaco Nº 238-Bayo Grande XLVI-Burro XLV. Tordillo, de 1.44 mt. de alzada, 1.70 mt. de cincha, cruz muy alta y desarrollada, grupa corta, cilindro corto y de poca cincha, aspecto de animal alto y patudo, de tren delantero muy fuerte, de musculatura descarnada, con aire de gran energía y de poco sello de raza. Cabeza ligeramente acarnerada, carretillas livianas y separadas, ojos vivos y orejas finas, pecho ancho y profundo, paleta larga y libre, cañas de mucho hueso, nudos grandes redondos y secos, cuartillas cortas y sólidas, cascos espléndidos, aplomos perfectos, en resumen un animal magnífico de tren delantero y de los remos, insignificante su cilindro, y antiestético de grupa, con gran aire de vivacidad y energía, caballo lobo, nervioso y ágil, pero manso y dócil en la silla, muy corredor y bastante bueno de corrales. Comentarios de Francisco Antonio Encina. Lo reprodujo Tobías Labbé en Las Pataguas y Ernesto Lavín en Huemul. Es tanta su importancia en la raza que influyó a través de sus hijas muchísimo en criadero Curiche, todo lo que es Flotador, y las cabezas de perfil recto y a veces algo cóncavo, y a través de Rascucho nieto de Gacho por el lado materno, que dio a Talavera madre de Taco y Reserva, ésta un poco cilíndrica lo que heredó a Estribillo y toda su descendencia. En Taco no está presente esta influencia. Hijas famosas de Gacho son Cardilla madre de Reñaca que reprodujo Curiche; Fleta en Curiche madre de Flotador; Campanilla de Curiche madre Burrito. Su hijo Rintintín en Quintrala por Cristal I, fue un famoso vaquero y de muy buena 112 / Grandes Caballos del Sur de América


Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica / 113


rienda, considerado el mejor que dio Gacho, perteneció a Gil Letelier, ganador de innumerables Champion en rodeos. Otros hijos Pitable, Chuico, Tundere, Guarapo. Mi Negra Nº 3196, nacida 20-10-1924, negra, de manos y pies blancos, criada por Tobías Labbé. Hija de Gacho; madre Porotera-Cristal I-Guante II-Guante. Perteneció a Gil Letelier, fue una yegua de gran arreglo y extraordinaria vaquera, se la recuerda como de las mejores y más completas de su tiempo. Fue exportada a España en 1936. Perla Negra Nº, nacida el 27 de septiembre de 1941. Hija de Toril-Pichón-Gacho; madre Mi Negra. Premiada Expo Quinta Normal de Santiago en 1945.

Fleta Nº 3448, nacida en 1925, colorada, criada por Tobías Labbé. Hija de Gacho; madre Sardina-Noble-Codicia-Naranjo. Fue una gran madre en criadero Curiche de Estanislao Anguita donde dio al famosísimo Flotador, a Dasela, Fregado, Floja, Firme, Flete, Facilidad, en total 15 crías. Pampilla Nº 1287, nacido 1909, criado por Eduardo Rodríguez. Hijo de Gacho; madre Chilena. Tordillo, grande, reforzado, es recordado como un caballo bueno de obra, montura y rodeo.

Rintintín Nº 2481, nacido en noviembre de 1921, criado por Tobías Labbé Hijo de Gacho; madre Quintrala-Cristal I. Barroso, cariblanco, patas blancas, gran caballo de Rienda y extraordinario de corrales. Lo montaba Gil Letelier y lo arregló don Chuma Celis, fue famoso en los rodeos de la época, caballo puesto en el novillo, su jinete hacia gala de no correr con botas y jamás tener pelos del novillo en los pantalones, así de atravesado era el potro. Solo dejó 13 crías en criaderos Casas de Rosario y Los Gomeros. Tabacazo Nº 14535, barroso, nacido 22-2-1946, criado por Edmundo Ureta Feliú. Hijo de Rintintín-Gacho; madre Badana-Retinto-Halcón II. Barroso, bajo, fuerte y potente, de gran calidad vaquera, de los mejores potros corraleros de su época, lo montaba Conrado Zaror. Cumplió una gran campaña, estuvo presente en rodeo de Palermo en 1962. Fue 4º en 1963-3º en 1964 del ranking de potros. Hijos destacados suyos son Habano, Trarilonco, Junquillo.

114 / Grandes Caballos del Sur de América


Trarilonco Nº 58635, nacido enero de 1974, criado por criadero Santa Isabel. Hijo de Tabacazo-Rintintín; madre Tormenta-Como El Aire-Coirón III. Barroso muy bueno de vacas, de propiedad de Guillermo Velasco García Huidobro, que lo reprodujo en criadero Don Vela donde dio 54 crías entre ellas a Polita madre del Sello de Raza nacional Acampao, y de la linda Traviesa. Lachito Nº 90224, nacido abril 1984, criado por Mario Béjares Soto, criadero Pedehue. Hijo de Trarilonco-Tabacazo; madre Embrujada-Brujo-No Me Toques. Mulato, bonito caballo, acampao, bueno de vacas. Dejó solo 9 crías. Yuyo Nº 3933, nacido diciembre de 1928, criado Tobías Labbé. Hijo de Pitable-Gacho; madre Sardina-Noble-Codicia. Bayo de buen tipo que llegó a Arauco por los años 1920. Hermano materno de Viela, Caró, Fleta. Reproducido en criaderos Tranlague de Juan Antonio Puga, Chihue de José Videla de Cañete, Paicaví de Francisco y Hernán Anguita, Butamalal de Humberto Acula y Almahue de Augusto Ruiz Tagle. Jornalero Nº 20944, nacido 5-10-1951, criado por Jorge Marambio Ruiz, criadero San Nicolás. Hijo de Fandango-Pitable-Gacho; madre Cambuchina-Lacho-Carmín. Bayo barroso, muy bueno de corrales, perteneció a Luis Domínguez Mohr, cumplió notables campañas en Osorno y rodeos del sur. Fue 2º campeón de Chile en 1962, en nacional de Linares, haciendo collera con Retruque, montados por Luis Domínguez y Hernán Monsalve. Fue 2º en 1963-1º en 1964-2º en 1966-4º en 1967-8º en 1968 del ranking de potros. Cardal Nº 5913, nacido noviembre de 1934, criado por Manuel Cerda. Hijo de Pitable-Gacho; madre Milonga-Amuleto. Bayo, muy premiado en exposiciones de la Quinta Normal. Obtuvo premios en 1940 en Santiago. En 1941 durante la 71º exposición de la Quinta Normal ganó el premio de Movimiento a la Rienda. Era de propiedad y lo movía Felipe Correa Muñoz.

Gentil Nº 45147, nacido noviembre de 1964, criado por Onofre Andahur, criadero Correntoso. Hijo de Bandoneón-Pitable; madre Farolera-Guaraní-Quebrado. Reproducido en criaderos Macarena y El Quinto, Las Cañitas, Correltué, dejó 111 crías. Dio a Gentil II padre de Rebenque de Coñico que dio a Perdigón y Sureño, finalistas 2008 montados por Anselmo y Rodrigo Navarro de criadero El Maqui.

Grandes Caballos del Sur de América / 115


Barbeta Nº 56454, nacido 5-10-1972, criado por Víctor Piel Herbach, criadero El Quinto. Hijo de Gentil-Bandoneón-Pitable-Gacho; madre Aguas Clareas-AndrajoChicharrón-Burlón-Alcatraz. Muy bueno de corrales, excelente, ganador de muchos Champion en zona de Valdivia, corrido por Juan Carlos Loaiza. Fue 2º campeón de Chile en 1982 en collera con Relincho. Fue 1º en 1983-3º en 1984-2º en 1985 del ranking de potros. Dio a Jornalero finalista 2007 de Roberto Dabed. Estuvo en criaderos Curaquito, Algarrobal del Elqui, dio 56 crías.

Tranquerita Nº 82577, nacida diciembre de 1979, criada por Leandro Mendoza, criadero Curaquito. Hija de Barbeta; madre Arrancada-Formal-Ñipán Fue 6ª en 1986 del ranking de yeguas, y 3ª campeona de Chile en 1986. Negra muy buen de vacas.

Equívoco Nº 8754 nacido en 194, criado por Agenor González en criadero La Rosa. Hijo de Cardal; madre Traición-Clarín. Fue un bayo muy premiado en exposiciones cuando nuevo, y después arreglado se transformó en un gran caballo de corrales, hizo collera con el Arrocito montados por René Urzúa y Alberto Ramírez. Ganaron cantidad de Champion en ellos. Hija suya es Jovencita campeona de Chile en 1951. Atájalo Nº 11235, nacido 1-12-1942, criado por Juan Segundo Zúñiga Brito, criadero Guanay. Hijo de Collar-Pichón-Gacho; madre La Creía Fácil-Tornado-Pal Pal-Corzo. Fue un potro muy lindo, de gran sello racial, muy bueno de vacas y de rienda. Perteneció a criadero Tavorí de Gustavo Rivera Bustos y estaba ubicado en Chépica. Obtuvo Champion en Rienda y primer premio Caballo Silla de Patrón, en la Exposición de San Fernando de 1952. Después fue de propiedad de Jorge Catan, que lo premió en rodeos y exposiciones.

Atalaya Nº 10788, nacido 24-11-1942, criado por Jorge Marambio Ruiz, criadero San Nicolás. Hijo de Tundere-Gacho; madre Cosiaca-Influjo-Huilque-Cristal I. Bayo canela, grande, reforzado, muy musculoso y de buenos bajos, vivió hasta avanzada edad y se conservó en muy buenas condiciones. Lo reprodujo Jorge Marambio, criadero El Nevado de Sergio Hirmas, entre otros. Papelillo N º 30484, nacido octubre de 1957, criado por Jorge Marambio Ruiz, criadero San Nicolás. Hijo de Atalaya; madre Chancadura-Pitable-Gacho Embreding en Gacho. De propiedad de Antonio Peña, y lo corría Fernando Parada. Hicieron una gran campaña en el 1972 y 1973, finalistas. Fue 4º en ranking de potros en 1973. Dejó 35 crías. 116 / Grandes Caballos del Sur de América


El Copahue Nº 57154, nacido abril 1973, criado por Fernando Parada Ruiz, criadero Los Copahues. Hijo de Papelillo-Atalaya; madre Vanidad-Esfuerzo-Caicavilú. Bueno de vacas, solo dejó 8 crías.0 Mandil Nº 46923, nacido 21-10-1966, criado por Mario Soto Ortiz, criadero Los Monos. Hijo de Atalaya- Tundere; madre Muñeca-Bullicio-Cambucho-Africano. Colorado, muy bonito, distinguido y vistoso, bueno de corrales, montado por Alfonso Barrientos en la final del nacional de Talca en 1974. Fue Sello de Raza nacional en 1974. Hizo collera esa temporada con el colorado Contubernio en Domingo, éste considerado el mejor caballo vaquero que dio Colibrí. Mandil fue adquirido por Alberto Schwalm para su criadero La Amanecida y acompañó al Estribillo en los primero rodeos. Después fue vendido al sur a criadero Mañihuales de Aysén. En ranking de potros del 2006 aparece en 5º lugar Estancado, hijo de Veranada por Mandil. Gandul N’ 17220, nacido octubre 1948, criado por Jorge Marambio, criadero San Nicolás. Hijo de Atalaya; madre Gallereta-Cañaveral-Gabán. Se reprodujo en criaderos Collin y El Macal, dejo 40 crías. Dio a Golpeteo padre de Golpeteo II, que dio a Golpeteo III, criado por Carlos Haeussler, finalista 2010 de Francisco Infante. Guarapo Nº 3570, nacido 12-12-1926, criado por Tobías Labbé. Hijo de Gacho; madre Viela-Alfil II-Angamos. Bonito barroso peseteado, ganador de Exposiciones en la Quinta Normal, adquirido por Víctor y Manuel Moller para criadero Negrete, ha sido un reproductor muy influyente. Dio a Olvídame madre de Juguete; Tranquero padre de Trampilla madre de Vespertino y Tequila. Tranquero fue un caballo extraordinario de corrales, ubicado 10º en ranking de potros de 1945 al 1955. Otro hijo destacado de Guarapo es Aluvión antepasado de Ricachona. Colibrí Nº 8247, nacido 19-1-1939, criado por Ramiro Fuenzalida, criadero Totoral. Hijo de Guarapo-Gacho; madre Nación-Guarapo-Gacho. Alazán inbreeding en Guarapo-Gacho. Caballo alto, patudo, de poco sello racial, pero muy bueno de corrales, rápido, atajador, violento, ágil, nervioso. Nuevo pero ya empezado lo compró Ángel Caballero, cuando éste administraba una gran hacienda en Llay-Llay, lo trabajó un poco mas y lo terminó, y en un rodeo en Los Andes lo premió, siendo la primera vez que el jinete corría en un rodeo, así que la felicidad fue inmensa, y de ahí en adelante no se bajó mas de el potro alazán. Tiempo después se fue a vivir a Talca donde llevó su potro al criadero Colin, y lo empezó a reproducir con un éxito tremendo, porque tenia no más de 4 a 5 yeguas para él, y la influencia de este potro es impresionante. Su poder de liga fue grandioso, muy influyente. Hijos destacados fueron el caballo Campo Bueno de José Manuel Pozo, extra de vacas, 7º en 1968- 4º en 1970-2º en 1972-8º en 1973 del ranking de caballos; Timbalero que corría Sergio Bustamante que fue 7º en 1966-5º en 1967 del ranking Grandes Caballos del Sur de América / 117


de caballos; Abandono de Atilio Longhi, ganador de muchos Champion en zona norte y centro; Buen Amigo de Samuel Parot que obtuvo 2º Champion de Chile en 1972; Capachero potro muy bueno de vacas y padre del Lonquimay de Cristian Letelier que corría Gonzalo Vial Vial, muy bueno de vacas, finalista varias veces en Rancagua. Dejó 95 crías, la mayoría en criadero Colin. Naranjerita Nº 29379, nacida 1-11-1956, criada por Carlos Ide, criadero La Palma. Hija de Colibrí-Guarapo; madre Punta de Lanza-Lontué-Zorzal-Segador-Africano. Alazana, muy atipada, chiquita pero reforzada, de linda pegas, cabeza de forma de su estirpe, muy buena de corrales, corredora, potente muy atajadora, se lucia en las medialunas era muy popular. La corrió y reprodujo Samuel Parot en su criadero Piguchén, entró al 4º animal del nacional de 1965 en Valdivia, ya mayor la corrió Julio Santos y llegó a Rancagua en ella. Fue 7ª en 1965-7ª en 1968-5ª en 1970 del ranking de yeguas. Es una buena madre y dio a Naranjerita II, y a la famosa Cachita de Piguchén, yegua base de Santa Isabel. Dio a Naranjero, Entenao, Olegario, Cachita y Naranjerita II. Jalea Real Nº 30989, nacido 20-4-1958, criado por Ángel Caballero Alonso, criadero Colin. Hijo de Colibrí-Guarapo; madre Referencia-Picurrio-Quebrado. Bayo coipo, grande, reforzado, de mucho hueso, seguramente por su ancestro del Picurrio, muy parecido, Bueno de corrales, hacia collera con Nunca en Domingo y ganaron muchos premios en Talca y alrededores, fue finalista en nacional de Talca. Estuvo en criadero Pelarco Viejo, fue adquirido por Jorge Cañas para su criadero Los Gachos, y Pozo Azul, resultando un excelente reproductor, trascendente en la zona. Dejo 104 crías. Dio a Luchín muy bueno de vacas, bonito, padre de Siempre Alegre, de Mariela; Amancay premiado en exposiciones y gran reproductor, padre de Pelotero, excelente caballo de vacas, de Carioca yegua extraordinaria de corrales, de Brujilda preciosa y mejor ejemplar de la Raza Fagar 1997; Jamás Nunca buen reproductor y vaquero, Jacinta buena de vacas finalista 1999 y madre de Estofado finalista 2009 Dio a Jerarquía madre del excelente caballo Tango; a Quirinca madre del potro Cauteloso 4º ranking 2002; a Joyero en Los Gachos padre de Emborrachado finalista 2007 de Rafael Mulet y de Joyera de Hernán Loebel finalista 2007; a On Justo de Los Gachos padre de Medio Litro finalista 2009 y 2010. Jamás Nunca Nº 81614, nacido diciembre de 1982, criado por Jorge Cañas, criadero Los Gachos. Hijo de Jalea Real; madre Cabrería=Aniversario y Nutria 2. Obtuvo 2º premio categoría potros Sago Fisur 1988 Reproducido en Los Gachos y Las Callanas, dejo 38 crías. Dio a Jamás Visto finalista 2009 de Jorge Cañas; a Jaranero finalista 2010.

118 / Grandes Caballos del Sur de América


Siempre Alegre Nº 85557, nacido octubre de 1982, criado por Hugo Valenzuela, criadero Peña Hermosa. Hijo de Luchín; madre Huasita-Mandil-Atalaya. Caballo de tremenda campaña en corrales, larguísima y exitosa, montado por Guillermo Mondaca representando a criadero Caritraiguen. Fue 10º en 1991-9º en 1994 del ranking de potros. Se reprodujo en criaderos Caritraiguén, Peña Hermosa. Dejó solo 27 crías. Dio a Recontento de Caritraiguén finalista 2007; a Re Alegre finalista 2009 de Francisco Infante

Luchín N’ 53418, nacido febrero de 1971, criado por Jaime Roncagliolo Taj Taj, criadero Pelarco Viejo. Hijo de Jalea Real; madre Jacarandosa-Endei-Pitable. Se reprodujo en criaderos Estribillo, Pelarco Viejo, Puchaura, La Taquilla, dejo 174 crías. Lucero Nº 122869, nacido 28-10-1994, criado por Luis Ellwanger Willer, criadero Puchaura. Hijo de Luchín-Jalea Real-Colibrí; madre Esmerada-Escrupuloso-Estribillo. Bayo de muy buen tipo, gran vaquero y fue campeón de Chile en 2003, montado por Sebastián Walker. Pertenece a criadero Vista Volcán. Dio a Lujuriosa de Vista Volcán finalista 2010 con Luis Eduardo Cortes.

Manolo Nº 78618, nacido noviembre de 1980, criado por Jaime Roncagliolo, criadero Pelarco Viejo. Hijo de Luchín-Jalea Real; madre Tavita-Compromiso-Veguero. Muy bueno de vacas, ganador de premio Sello de Raza en rodeos, lo corrió Gonzalo Urrutia. Se reprodujo en criaderos Pelarco Viejo, El Nevado, Rondadero. Dejó 57 crías.

Frescor Nº 146538, nacido agosto 1997, criado por Sergio Hirmas, criadero El Nevado. Hijo de Manolo; madre Frescura, Ajiaco-Andrajo. Lindo bayo, sello de raza en Clasificatorio de Rengo. Finalista montado por Luis Huenchul.

Amancay Nº 75705, nacido diciembre de 1979, criado por Oscar Bustamante, criadero Aymará. Hijo de Jalea Real; madre Llorona-el Tutito y Nutria 2 por Coirón III. Colorado, gran reproductor. Lo hizo en criaderos No Me Olvides, Santa Teresa, El Escudo. Dio al premiado Anticucho, a Pelotero caballo extras de vacas, a la preciosa Brujilda, y la premiada Alondra, yeguas base de El Escudo, a Carioca. Grandes Caballos del Sur de América / 119


PALMAS DE PEÑAFLOR

120 / Grandes Caballos del Sur de América


Anticucho Nº 136634, nacido enero de 1997, criado Miguel Balic, criadero El Escudo. Hijo de Amancay-Jalea Real; madre Malandra Precioso bayo, muy chileno y premiado. Fue Gran Campeón Macho, Campeón potro mayores, Mejor Ejemplar de la Raza, Mejor Cabeza en Expo Sago Osorno 2002. Campeón Potro Expo Santiago, Semana de la Chilenidad 2003.

Carioca Nº 86575, nacida octubre de 1984, criada por Miguel Balic, criadero El Escudo. Hija de Amancay-Jalea Real; madre Ligosa-Quinchero. Yegua extraordinaria de corrales, de las grandes corraleras de los últimos tiempos, finalista en diversas ocasiones, montada por Carlos Mondaca, Alejandro Loaiza y Alfredo Moreno Charme. En Palmas de Peñaflor ha dado a Campero, Casucha y Condesa en El Espejo. Fue 5ª en 1992-2ª en 1993-2ª en 1996-5ª en 1998. Papayero Nº 71255, B094522, nacido 1-5-1978, criado por Carlos Mondaca Corvalán, criadero Santa Teresa. Hijo de Siempre en Domingo-Colibrí; madre Paparrucha-Reguero-ComunistaQuebrado. Mulato de gran tipo, adornado, linda cola, corpulento, musculado, bien aplomado, buenos huesos, montado por Juan Carlos Loaiza fue dos veces campeón de Chile en 1986 y 1987. Fue un potro extraordinario de corrales, de los mejores de todos los tiempos, corredor, arrastraba bien, potente, valiente, de lo mejor, por sus cualidades el técnico Gilberto Loureiro de Souza se lo llevó a Brasil a cabanha A Talá. Sus medidas 1.41 mt. alzada, 1.73 mt. centro, 0.195 cm. de caña. Fue 5º en 1989-4º en 1995-1º en 1987-1º en 1988. En Chile dejo 104 crías, y en Brasil 248 hijos. En Chile dejó a Lamentado, Papatero, Payador, Porfía. Con los pocos hijos que alcanzó a dejar ha estado en el ranking de padrillos con mayor cantidad de hijos finalistas en Rancagua. En ranking del 2010 aparece en 5º lugar Tizona, hija de Trampero por Papayero. En ranking del 2006 está en 6º lugar su hija Pimpinela. En ranking de caballos 2004 esta en 10 lugar Chispacito. Dio a Chispacito de San Memo padre de Retocao finalista 2007 de Cristian Gallardo; a Ligoso de El Escudo padre de Ligador finalista 2009; a Trampero de Santa Teresa padre de Tizona, tordilla extra de vacas, de Roberto García, finalista 2009 y 2010 quedo 4 en la final, y fue 5 del ranking de yeguas. En la actualidad los caballos mas exitosos en Brasil y de esta cabanha A Talá, tienen madres Papayero, su influencia en el caballo moderno FICCC es tremenda, un gran abuelo materno. Porfía Nº 92842, nacida 13-11-1985, criada por Alberto Schwalm Bielefeld, criadero La Amanecida. Hija de Papayero-Siempre en Domingo; madre Pelusa-Estribillo. Preciosa yegua colorada, algo alta, de pegas impecables, buenos bajos y aplomos, su estampa llamaba la atención donde fuera, ganadora de muchos premios Mejor Ejemplar de la Raza en exposiciones en Sago y Fisa. En la exposición de los 100 años del registro celebrada en FISA en 1993, peleó la Grandes Caballos del Sur de América / 121


final pero se puso nerviosa y su descontrol la hizo perder el primer lugar, algo le pasó ese día. Es la madre del precioso Contento, y de Porvenir, Azote, Estropajo, Elegancia, Manantial, Nácara, Navegante, Fetiche, Nostalgia, Agua Viva, Alcancía, Escarapela. Nácara es finalista en 2010 de Enrique Schwalm. Lamentado Nº 92837, nacido noviembre de 1985, criado por Alberto Schwalm, criadero La Amanecida. Hijo de Papayero; madre Esperanza Estribillo. Muy buen vaquero, hizo collera cuando nuevo con Estribillo II y ganaron serie en Rancagua con gran puntaje, 37 puntos, record para la época, luego tuvo varias exitosas temporadas con Gonzalo Vial Concha. Fue 8º en 1992-7º en 1993-4º en 1995- del ranking de potros. Se reprodujo en criaderos La Amanecida, Lo Miranda, Las Callanas. Tiene 123 crías. Historiao Nº 120124, nacido en 1990, criado pos José Manuel Correa, criadero El Otoñal. Hijo de Papayero; madre Rescatada-Rebelde-Riguroso. Muy bueno de vacas, finalista nacional. Ganó Clasificatorio de Cordillera en 2002 montado por Manuel Yáñez. Se reprodujo en criaderos Otoñal, Estero de Tunquén, dejó 23 crías.

Lindero Nº 113345, nacido diciembre de 1989, criado por Jaime Florín, criadero Los Chilcos. Hijo de Lamentado-Papayero; madre Vihuela-Vamos Viendo-Estribillo. Fue segundo en Clasificatorio Cordillera 2002, montado por Joselo Astaburuaga. Corrió del año 1998 al 2004. Dejó solo 4 crías.

Paparica Nº 113075, nacida en noviembre de 1990, criada por Oscar Bustamante Navarro, criadero Aymará. Hija de Papayero; madre Llorona por Tutito y Nutria 2. Yegua de crías en criadero El Ideal, dio 9 crías.

Papayita Nº 114275, nacida octubre de 1992, criada por Enrique Schwalm, criadero La Tribuna. Hija de Papayero; madre Mentirosa-Estribillo. Finalista el 2000 montada por Camilo Padilla en collera con Revista de Joaquín Grob. 122 / Grandes Caballos del Sur de América


Puritano Nº 184434, nacido octubre del 2005, criado Ramón Balic K., criadero El Escudo. Hijo de Pajarete-Payaso-Papayero; madre Huerfanita-Amancay-Jalea Real. Su madre lo es también de los premiados Grillo, Duende, Cautiva. Obtuvo premio Campeón Potro Expo Sago 2010. Tizona Nº 162925, nacida octubre del 2000, criada por Hernán Mardones, criadero Mandil de Yerbas Buenas. Hija de Trampero-Papayero; madre Cenicienta-Sedal-Picaporte. Tordilla, de gran campaña en 2009 y 2010, montada por Roberto García, ganaron 1º lugar serie Mixta Clasificatorio, y quedó en 4º lugar de la final nacional.

Nunca en Domingo Nº 34627, nacido 3-6-1959, criado por Ángel Caballero Alonso, criadero Colin. Hijo de Colibrí-Guarapo; madre Belicosa-Pespunte-Pullazo-Cacareo. Alazán, cariblanco, bajo, muy bueno de corrales, muy veloz, corredor y valiente, compañero de su hermano paterno Jalea Real, lo montaba José Manuel Pozo Merino. Como reproductor se superó ampliamente, su éxito es inmenso, dio un montón de caballos buenos. Dio a Borracho, Director en Dgo., Estallero en Dgo., Contubernio en Dgo., Grandioso en Dgo., Que mas Dá en Dgo., Fabuloso en Dgo., Diabólico en Dgo., Chamaco, Financiera en Dgo., Afuerino, Ratero en Dgo., Borra yegua base de criadero El Principio, que es la madre del gran caballo San Clemente; Vicario en Domingo dio a Doña madre de la yegua Trenzada 8 en ranking 2002, 3 en 2004. La sangre de Nunca en Domingo, ha sido muy influyente en el caballo actual. En ranking de potros del 2006 está en 9º lugar Botón, hijo de Carretilla por Contubernio en Domingo. En ranking de potros 2004 en 4 lugar esta Espectador hijo de Fanática en Domingo. Borra fue 1ª en 1982Dejó 95 crías, se reprodujo en criadero Colin. Diabólico en Domingo fue 4º ranking de caballos en 1987. Fabuloso en Domingo es el padre de Dominante finalista 2009, Contubernio en Domingo es padre de Atardecer en Domingo que dio a Parlamentaria en Domingo finalista 2009. Director en Domingo es el padre del caballo campeón de Chile Consejero en 1989, hijo de Galopera, y fue 1º de ranking de caballos en 1987 y 1989. Fabuloso en Domingo Nº 69212, nacido octubre de 1977, criado Ángel Caballero, criadero Colin. Hijo de Nunca en Domingo; madre Fabulosa-Durazno II-Molinero-Brujo. Muy bueno de vacas, finalista nacional. Fue 7º en 1986 del ranking de potros. Grandes Caballos del Sur de América / 123


Borracho en Domingo Nº 50681, nacido julio 1968, criado por Guillermo Caballero Alonso en criadero Santa Mony. Hijo de Nunca en Domingo; madre Damajuana-Quicio. Damajuana es madre también de Diabólico, Director, Andariega. Bayo alazán, un color bien especial, tusa y cola algo mas claras, bien pobladas, caballo muy llamativo y de gran prestancia, su presencia se notaba en el corral, no pasaba desapercibido. Bueno de corrales, rápido, corredor, alegre, daba gusto verlo actuar, regalón de la afición, ganador de muchos champion en el sur, lo montaba Samuel Parot. Fue 2º en 1976-5º en 1977-8º en 1978 del ranking de potros. Dio a Quinchero muy buen reproductor; a Colmao de El Bramido padre de La Pioja finalista 2008. Se reprodujo en criaderos Piguchén, Casa del Milagro de Tomas García, y Las Espigas de Carmen Sáenz. Dejó 200 crías, en criaderos Las Espigas, Casas del Milagro, Lo Miranda. En ranking del 2002 esta en 1lugar de caballos Consentido hijo de Trasnochada. Que Luna Nº 67765, nacida en agosto 1977, criada por Samuel Parot, Piguchén. Hija de Borracho en Dgo.; madre Endemoniá-Rigor y Berlina. Gran vaquera y madre de excepción de Santa Isabel, donde dio a Talento, Tiento, Emeterio, Batuco Campeón de Chile en 2001. Fue 1ª ranking de yeguas en 1987-8ª en 1988.

Quinchero Nº 67770, nacido el noviembre de 1977, criado por Samuel Parot, criadero Piguchén. Hijo de Borracho; madre Nicasia-Guardián I-Rigor-. Bayo de buen tipo, de gran musculatura, y muy buen reproductor. Se reprodujo en criaderos El escudo, La Mina, Lo Espejo, dejando 104 crías. Dio a Presumido, a Ligosa, a Rulama gran yegua madre de El Escudo; a Querendón finalista 2007 de Gustavo Rivera; a Insolente finalista 2009 a Javier Ruiz, a Protegida finalista 2008 de Carlos Hurtado; A Quincena de El espejo de Robinson Yáñez, finalista 2010 montada por Héctor Ulloa. Ligosa Nº 81139, nacida el noviembre de 1981, criada por Miguel Balic, criadero El Escudo. Hija de Quinchero; madre Huaicachina II-Salteador. Baya extra de vacas de Carlos Mondaca, con el que hizo una larga y exitosa campaña. Fue 4º en 1991-6ª en 1992. Dio a Ligoso, Carioca, Alondra.

Presumido Nº 99416, nacido octubre de 1988, criado por Julio Hott K., criadero Contra. Hijo de Quinchero; madre Traguilla-Señuelo-Taco. Corrió del 1997 al 2002. Alazán extra de vacas, finalista en Rancagua, y reproducido en criadero La Espuelita, ha dado 62 crías.

124 / Grandes Caballos del Sur de América


Casillero Nº 121086, nacido 4 octubre de 1992, criado Carmen Sáenz de Philips Hijo de Borracho en Dgo.; madre Cosecha-El Paleta. De propiedad de Pedro Ángel Urrutia. Colorado oscuro que obtuvo campeón potro mayores y Gran campeón potro en Expò Sofo Temuco 1998. Muy bueno de corrales, ganador de Clasificatorio de Temuco montado por Paulo Reyes. En ranking de potros del 2008 aparece en 9º lugar. Tamayito Nº 96938, nacido enero 1986, criado Orlando Cádiz, criadero Cielo Lindo, de propiedad de José Tobar Garrido. Hijo de Solitario-Borracho en Domingo; madre Vivaracha-Elegante-No Me Toques. Campeón potro Expo Melipilla 1991. Rico Raco Nº 67754 nacido 16-4-1977, criado por criadero Curiche. Hijo de Borracho en Domingo-Nunca en Domingo; madre Racha-Ñipan-ComunistaQuebrado. Bayo, adornado, de buen porte muy vistoso, bi-campeón de Chile en 1987 y 1988 compañero de Papayero, y además en 1989 fue 4º de Chile en collera con la yegua Ligosa de Carlos Mondaca. Fue 2º en 1987-2º en 1988-10º en 1989-4º en 1990 del ranking de potros. Fue adquirido como reproductor para el criadero Santa Isabel donde dio al ganador del Nacional el 2001 caballo Banquero que con Batuco marcaron 41 puntos, montados por Eduardo Cortes y Juan Carlos Loaiza. Su hija Catalina de Marcelo Redlich fue muy destacada en las medialunas. En ranking de caballos del 2006 esta 9º, en 2007 aparece en 9º lugar el Quillaycito hijo de Payador por Rico Raco y Ratera por Ratero en Domingo. Derrotado Nº 135343, nacido noviembre de 1995, criado por Agustín Edwards, criadero Santa Isabel. Hijo de Rico Raco-Borracho en Domingo-Nunca en Domingo; madre EscarchaEstribillo. Obtuvo 6º lugar en ranking de potros del 2006, montado por Gonzalo Vial Concha.

Ratero en Domingo, Nº 53501, nacido 25-4-1970, criado Ángel Caballero Alonso, criadero Colin. Hijo de Nunca en Domingo; madre Raptora-Longaviano. Bayo barroso, bonito de lindas uniones, buen porte, hermosa cabeza aguileña, hijo de una gran madre que fue Raptora. Fue un correcto caballo de vacas, y buen reproductor en criadero Caritraiguén. Dio a Relámpago, que fue 1º en 1991-4º en 1990 del ranking de potros; a Escombro que reprodujo Santa Isabel, a Encachao de criadero Atravesado padre de Viajero de Claudio Bustamante y corrido por Ricardo Bustamante, finalista 2009 y 2010, ganador Clasificatorio de Valdivia; a Amargo abuelo de El Golpe de David Huerta finalista 2010. Dio a Recao, potro muy bueno de vacas que reprodujo criaderos Tacos de Rumai y el Codiciado. En ranking de caballos 1994 aparece Cabo de Hornos en 10º lugar. En ranking de yeguas del 2007 está en 8º lugar la Caprichosa, hija de Guadaña por Ratero en Dgo. En ranking de potros del 2009 en 6º lugar y en 2010 en 2º lugar el Viajero. Grandes Caballos del Sur de América / 125


126 / Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica


Rotoso Nº 81284, nacido noviembre de 1981, criado por Ramón Angulo Lafourcade, criadero Caritraiguén. Hijo de Ratero en Domingo; madre Gualtata por No Me Toques y Pajarera hija de Torhuela. Muy bueno de vacas finalista montado por Cesar López. Ganó clasificatorio de Los Andes en 1994. Se reprodujo en Caritraiguén y las Callanas, dejo 45 crías. Dio a Rebelde de Caritraiguén padre de Rosquero, finalista 2007 y 2008 montado por Herman Sperberg.

Pícaro Nº 98507, nacido el noviembre de 1986, criado por La Carmelita, de Carlos Cornelius. Hijo de Ratero en Domingo-Nunca en Domingo; Picardía-Pigal-Picaporte. Bonito caballo, de gran sello racial, lesionado al parecer no corrió pero ha dado lindos caballos. Dio al Crisantemo 10º lugar del ranking de potros del 2010, de Iván Gallardo; a Picardía finalista 2007, de Edwin Buchel; a Pa´Callao criado por Delfín Ríos, finalista 2007 con Pedro Espinoza. En ranking de caballos del 2002 esta Piadoso en 8’ lugar. Dio a Insignia finalista 2007 de Mario Matzner; a Picardía II de Claudio Ríos finalista 2010, a Cuica que obtuvo 2º lugar en Rienda montada por Yeny Troncoso.

Agasajo Nº 122917, nacido el diciembre 1994, criado por Silvia Hott, criadero Los Tilos. Hijo de Pícaro-Ratero en Domingo; madre Chunga-Encachao-Refuerzo Lindo bayo peseteado que obtuvo premio mejor Ejemplar de la raza Expo-Sago 1998, y Mejor Ejemplar de la raza en Expo Parque Araucano 1998.

Crisantemo Nº 177311, nacido marzo 2002, criado Harry Doerner, criadero Santa Rosa. Hijo de Pícaro-Ratero en Domingo; madre Azucena-Catalina-Taco. Fue 10º ranking de potros del 2010 de propiedad de Iván Gallardo.

Muticura Sin Suerte, Nº 75095, nacido 21-11-1979, criado Muticura. Hijo de Ratero en Domingo-Nunca en Domingo; madre Codiciada-Rigor (GriteríaFlotador). Negro, llamativo, hijo de una gran madre, fue exportado nuevo a Brasil, a cabanha Santa Edwiges de Daniel y José Antonio Anzanello, Sao Lourenzo do Sul, donde ha sido exitoso. Grandes Caballos del Sur de América / 127


JA Namorada, B099397, nacido 10-9-1990, criada por Antonio Anzanello, cabanha Santa Edwiges, propietario cabanha Da Maya. Hija de Muticura Sin Suerte-Ratero en Domingo; madre JA Diabla-Sendero KalifaTren Tren Arrebol. Histórico de premiaciones 36 puntos. Freno de Oro 1º en 1994.

Ramalazo Nº 75595, nacido 23-6-1979, criado Samuel Parot Gómez, criadero Piguchén. Hijo de Ratero en Domingo-Nunca en Domingo; madre Marmita-Enchufito-Enchufe. Rosillo peseteado, de buen sello de raza, de gran tipo, muy adornado, de buen porte, lindas pegas, correctos bajos, un gran caballo, y como vaquero espectacular, impresionaba verlo correr, corredor, valiente, resistente a los golpes, alegre, un espectáculo montado por Aliro Pérez, finalista y ganador de muchos Champion en zona sur. Entró al 4º animal en nacional de 1985. Fue 6º en 1986-9º en 1991. Dio a Revoltoso de Llacolén padre de Revuelto de Hernán Loebel finalista 2007 y 2010; a Realeza finalista 2009 de Los Alerces; a Rencoroso de Claudio Krausse, finalista 2010. Escombro N’ 77922, nacido agosto de 1979, criado por Fernando Parada, criadero Los Copahues. Hijo de Ratero en Domingo; madre Taberna por Roncador y Talavera. Colorado de lindo tipo, muy bonita cabeza, por accidente no corrió y se reprodujo en Santa Isabel. Dejo 95 crías. Dio a Caravana finalista 2010, de Joel Osorio. Ballenero Nº 125669, nacido en 1990, criado Agustín Edwards Eastman, criadero Santa Isabel. Hijo de Escombro-Ratero en Domingo; madre Estampida-Estribillo. Precioso potro mulato renegrido, de gran sello racial, que fue Mejor Ejemplar de la Raza y Mejor Cabeza en exposiciones en Viscacha y Parque Araucano, Semana de la Chilenidad 1998. Arreglado corrió con éxito pero su campaña fue muy corta. Se reprodujo en criadero La Espuelita de Rolando Varela Sagredo. Dio a Baila Conmigo, preciosa y premiada yegua de La Espuelita que ha ganado premios Sello de Raza y finalista en 2008, 2009 y 2010. Viajero Nº 173459, nacido agosto 2002, criado por Claudio Bustamante, criadero Atravesado. Hijo de Encachado-Ratero en Domingo; madre Estrellera-Estallido-Estribillo. Mulato muy bueno de vacas que en 2010 ganó Clasificatorio de Valdivia y fue 3º de Chile en la final nacional, montado por Eduardo Salas. Fue 2º en ranking de potros del 2010, 6º en 2009.

128 / Grandes Caballos del Sur de América


Que mas Dá Nº 72605, nacido 7-4-1979, criado por Ángel Caballero Alonso, criadero Colin. Hijo de Nunca en Domingo-Colibrí; madre Querencia-Quicio II-Quicio-Madrigal. Bayo coipo, de buen tipo, de mucha costilla y centro, buenos bajos, de excelente campaña en medialunas de zona de Talca. Fue un muy buen reproductor en el criadero Palmas de Peñaflor de Alfredo Moreno Charme y La Esperanza. Que más Dá como Jalea Real tomaron más de las sangres de sus madres y se alejaron del tipo típico Colibrí. En ranking de potros del 2010 aparece en 5º lugar el Que Diablo hijo de Que más Dá en Domingo. En ranking de potros 2001 esta en 5’ lugar Que Pinta. En ranking de potros de 2004 esta en 6 lugar Taimado hijo de Quimera. Dio a On Memo finalista 2007 y 2008 de Cristian Moreno; Que Amigazo finalista 2007, 2008 y 2009; Mas Te Quiero, finalista 2007 montado por Luis Fernando Corvalán y 2009; a Vivaracho de Peñaflor Viejo finalista 2007; a Querencia finalista 2009 de Mario Tamayo, a Que Mas Quiere de Cesar Núñez finalista 2008 y 2009; a Don Floro finalista 2010 de Santa Bárbara de Los Guaicos. Quemarropa en Domingo corrido por Marcelo Guzmán hizo una buena campaña, y dio a Ricachón en Domingo padre Respetao en Domingo finalista 2010 de Alfonso Ávila. Renegado Nº 162611, nacido 19-10-2000, criado Alfredo Moreno Charme, criadero Palmas de Peñaflor. Hijo de Que mas Dá-Nunca en Domingo; madre Recesión-Estribillo. Lindo mulato, lleno de raza, fuerte, musculoso, adornado, de un lindo caminar, un potro lleno de condiciones, pertenece a Palmas de Peñaflor. Debiera ser un gran continuador de su estirpe. Ha sido finalista nacional en varias ocasiones.

Que Diablo Nº 167410, nacido septiembre del 2001, criado por Alfredo moreno, criadero Palmas de Peñaflor. Hijo de Que Mas Dá-Nunca en Domingo; madre Estacada-Esquinazo. Mulato de Jorge Arecco, que fue 5º en ranking de potros del 2010. Fueron 2º en serie Mixta del nacional,

Pililo, Nº 62103, nacido 25-10-1974, criado Mauricio Cárcamo Díaz, criadero San Mauricio. Hijo de Nunca en Domingo; madre Indiana-Bribón-Lircay. Muy buen vaquero y de correcto tipo chileno, lo corría Mauricio Cárcamo en zona de Talca. Dio a la yegua Sota de Oro de “Coteco” Aguirre y su criadero Bramido y es la madre del exitoso reproductor actual Aromo. En el ranking de caballos del 2010 aparece en 8º lugar el Aguerrido, nieto materno de Sota de Oro.

Grandes Caballos del Sur de América / 129


Indiana II, Nº 73104, nacido 12-12-1981, criado Mauricio Cárcamo Díaz, criadero On Maura. Hija de Pililo-Nunca en Domingo; madre Blusita-Cinturón-No Me Toques. Mulata, bonita y gran vaquera, hizo una linda campaña en las medialunas del país, montada por Mauricio Cárcamo. Ganadora de cantidad de Champion.

Contubernio en Domingo Nº 48855, nacido julio 1966, criado por Ángel Caballero Alonso. Hijo de Nunca en Domingo; madre Codicia-Pituco-Tilo. Extraordinario de corrales, hermano materno de Borra, Codiciosa y Codiciada, yeguas bases de El Principio. Fue compañero de Mandil finalista de nacional de Talca. Lo corría Fernando Yáñez, y según los aficionados de la época fue el mejor caballo vaquero que dio Colibrí. Entraron con Mandilen 7º lugar en Nacional de Talca serie Selección de Campeones. Dejó 62 crías, en criaderos Manitu, San Claudio y otros. Tomaito Nº 67875, nacido el 21 de noviembre de 1976, criado por Lorenzo Cárcamo. Hijo de Contubernio en Dgo.-Nunca en Dgo.; madre Indiana-Bribón-Lircay. Bayo peseteado, buen tipo, y excelente vaquero, arreglado y corrido por Mauricio Cárcamo, fue finalista en nacional de 1987. Dio al famoso caballo Lolero de Santa Isabel, que llegó al 4º animal del nacional en 1994 y en 1995 en collera con Escogido montados por Eduardo Tamayo y Juan Carlos Loaiza. Amor Añejo Nº 146904, nacido enero de 1998, criado por Roberto Anania, criadero Florecer. Hijo de Zorrero-Zorro-Contubernio en Domingo; madre Coqueta-Barbeta-Gentil. Negro, muy bueno de vacas, ganador de Clasificatorio de La Serena en 2009, montado por Mauricio Ordóñez. Corrió del 2004 al 2009. Tiene inscrita una sola hija. Peor Es Ná Nº 102308, nacido enero de 1988, criado por Mauricio Toloza, criadero Campiña. Hijo de Estallero en Domingo-Nunca en Domingo; madre Querencia-Quicio IIQuicio. Mulato muy bueno de vacas, corrió del 1998 hasta 2004. Dejó 8 crías.

Lonquimay N’ 68800, nacido julio 1977, criado por Cristian y Gustavo Letelier Silva, criadero Las Ortigas. Hijo de Capachero-Colibrí; madre Imperiosa-Apio-Cinturón. Alazán muy bonito, llego a finales de Rancagua montado por Cristian Letelier, y luego fue comprado por Gonzalo Vial Vial que lo corrió y llego a finales. Se reprodujo en criaderos Las Ortigas, Huechun, Lo Miranda, La Samuelina, dejo 73 crías. 130 / Grandes Caballos del Sur de América


Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica / 131


Josefina Nº 87828, nacida noviembre del 1982, criada por Patricio Fresno Mujica, criadero Río Lindo. Hija de Director en Domingo-Nunca en Domingo; madre Perlita-Roto NiñoGuaraní. Yegua colorada extra de corrales, la corría Patricio Fresno, ganadora de muchos Champion, finalista. Dejó 6 crías. Payita Nº 129901, nacida febrero de 1995, criada por Manuel Alvariño, criadero La Taquilla. Hija de Payador-Papayero; madre Leyenda-Lienzo. Linda yegua que obtuvo premio Sello de Raza en Clasificatorio del Valdivia en 2004. Corría por el corral La Taquilla, montada por Héctor Titin Navarro.

Familia catemina El Principal Comaire Nº 2067, nacida 3-9-1919, criada por Eduardo García Huidobro. Hija de Huaco, madre Lista-Guanaco-Bayo Grande-Burro. Esta línea materna pertenecía a rama cardonalina de El Burro. Mulata, pinta en la frente y tres pies blancos, linda yegua de gran morfología. Premiada en exposición de la Quinta Normal en 1922. Chamal, Nº 2608, nacido 28-2-1922, criado Luis Correa Valenzuela. Hijo de Huaco; madre Vainilla-Cóndor I-Angamos. Negro, premiado en Exposiciones de Quinta Normal en 1925, 1926, tenia 1.44 mt. de alzada, equilibrado, fino de adelante, de gran cincha, ijares llenos, carnudo pero distinguido. Cabeza fina, acarnerada levemente, liviana, buenos aplomos, nudos grandes y redondos, carnosos, cuartillas regulares, buenos cascos, aplomos correctos. Temperamento tranquilo, manso, algo apagado, corriente de silla y bueno de corrales. Sus hijos se distinguieron por sus preciosas pegas, eran bonitos caballos. Lo reprodujo Francisco Antonio Encina, Rogelio Caruz, y Estanislao Anguita en su criadero Curiche. Ladiada Nº 6272, nacida diciembre de 1935, criada por Edmundo Moller, criadero Casas de Renaico. Hija de Chamal; madre Ladera-Corzo. Colorada, ganadora de premio Expo Quinta Normal 1937.

132 / Grandes Caballos del Sur de América


Vermellón Nº 3878, nacido octubre de 1927, criado por Francisco Antonio Encina. Colorado guinda, pies blancos. Hijo de Chamal; madre Mistela-Cóndor-Angamos. Lindo caballo premiado en exposiciones de la Quinta Normal, muy distinguido y elegante. Reproducido por Mamerto Cepeda y Edmundo Moller. Dio al famoso Pipiripao, que reprodujo Mamerto Cepeda, que dio a Barquillo que es el padre del Manicero, caballo alazán, que Ramón Cardemil fuera campeón de Chile en 1961, en 1964 y en 1967, el único caballo en cumplir esta hazaña a la fecha. Afianzada Nº 5964, nacida noviembre de 1934, criada por Edmundo Moller. Hija de Vermellón; madre Fianza –Gloriado-Africano II. Baya, premiada Expo Quinta Normal 1937.

Entonada Nº Hija de Vermellón Premiada Expo Quinta Normal en 1938

Pañera Nº Hija de Pernil; madre Muserola. Ganadora premio exposición Quinta Normal 1939.

Bacalao Nº 4125, nacido octubre de 1929, criado Francisco Antonio Encina, criadero El Durazno. Hijo de Chamal; madre Abeja-Secreto-Vichiculenino. Bayo ceniza, pinta frente, mano izquierda blanco, pinta blanco mano derecha b. Premiado exposiciones Quinta Normal.

Grandes Caballos del Sur de América / 133


Pipiripao Nº 11477, nacido en diciembre de 1942, criado por Mamerto Cepeda en criadero Santa Corina. Hijo de Vermellón-Chamal; madre Abejita-Brujo-Cóndor I. Mulato de buen tipo chileno, muy bonita cabeza, que perteneció a los hermanos Pedro y Antonio Bartolomé, que lo reprodujeron con éxito en su criadero Palmira de donde salió Barquillo padre de Manicero y la Piedraita. También se reprodujo en criaderos Yerbas Buenas de Martiniano Concha Parot y Santa Emma. Dejó 40 crías.

Piedraita Nº 16725, nacida 28-3-1948, criada por Pedro y Antonio Bartolomé, criadero Palmira. Hija de Pipiripao-Vermellón-Chamal; madre Sota de Bastos 2-Acampao-Alcatraz. Comentó Alberto Cardemil Herrera, que la conoció mucho en su criadero Santa Elba: “debido al éxito del Manicero en los rodeos, mi padre decidió comprar su madre, la Piedraita, ya probada como excelsa reproductora, era una yegua oscura de pelo opaco, de lindas uniones, buen porte, correcto centro, una buena yegua chilena, tremendamente mansa, todos mis hermanos andaban en ella cuando eran chicos en el campo, era regalona de la familia por su buen carácter. Antes de llegar a Santa Elba había dado al Manicero, y al caballo Punga de Raúl Rey, excelente vaquero, muy premiado y compañero de Paleta con el conformaron una gran collera. Piedraita en Santa Elba cruzada con el Refuerzo por Quebrado, se superó aun más en la reproducción y entregó yeguas que han hecho historia, es yegua base de Santa Elba. Dio a Presumida, Nutria, Cascarilla, Refuerzo II. Patilloca Nº 6242, nacida en noviembre de 1935, criad por José Miguel Silva. Hija de Puchero-Chamal; madre Culebrilla-Haragán. Premiada en exposición de Quinta Normal en 1938.

134 / Grandes Caballos del Sur de América


Criadero

SANTA ELBA Familia Cardemil Herrera

Caballos guapos, Caballos rústicos, Caballos vaqueros Caballos de Santa Elba VENTA DIRECTA DE PRODUCTOS Y MONTAS San Martín 585, Curicó - Telefono : (75) 543091 Grandes Caballos del Sur de América / 135 e-mail: gcardemil@mi.cl - claudioherrera@123.cl - acardemil@congreso.cl


Riguroso Nº 12555, nacido 20-10-1944, criado por Estanislao Anguita, criadero Curiche. Hijo de Chamal; madre Rigurosa-Alcatraz. Bonito caballo que fuera adquirido por Carlos y Humberto Pinochet Lastra. Según José Luis Pinochet: “Yo anduve cuando era chico en el potro, era precioso, barroso oscuro como su madre, de gran centro costilludo, abarrilado, preciosa cola y buen moño ondulado, linda pegas, cabeza recta, de lindo caminar y muy manso”. Corrió la final de nacional de Curicó en 1956, haciendo collera con Contacto, de la pareja Humberto y Carlos Pinochet Lastra. Fue un buen vaquero y reproductor importante. Entre sus hijos destaca el caballo Araucano de Trongol en la Modesta, que fue excelente vaquero, finalista nacional montado por Sergio Bustamante, después fue de Rene Masow y finalmente de Raúl Rivas, con el cual en Temuco cumplió exitosas actuaciones en rodeos. Guindita II Nº 23505, nacida diciembre de 1953, criada por Humberto Pinochet Salgado, criadero El Carmen. Hija de Riguroso; madre Guindita-Billete-Alfil II. Fue arreglada por Remigio Cortes, don Remi viejo, y la movió en rienda en campeonato nacional de rodeo celebrado en Los Ángeles en 1962, y obtuvo el 2º lugar en la final. Tintolio Nº 8063, nacido 25-10-1938, criado por Francisco Moraga Ojeda, criadero Los Rumbos. Hijo de Cururo-Chamal; madre Cineraria-Tunduca-Retinto. Perteneció al antiguo criadero de la familia Moraga de Melipilla, fue un buen caballo muy premiado en rodeos en su época. Copihue Nº 24363, nacido el abril de 1954, criado por Francisco Moraga Ojeda, criadero Valdebenito. Hijo de Tintolio; madre Chinoca-Verdulera-Quilamuta. Muy bueno de vacas y de silla de patrón, muy premiado en zona de Melipilla.

Gañancito Nº 6109, nacido 29-11-1935 criado por Rogelio Caruz. Hijo de Chamal; madre Hebra-Huilque-Cristal I. Mulato, de lindo tipo chileno, preciosas uniones, buen centro, premiado en exposiciones de Melipilla y Quinta Normal. Fue corrido por Vicente Jorquera, gran arreglador. Ganó buena cantidad de Champion en él, el potro era duro de boca pero tremendo de potente y atajador, En el corral se veía de gran sello racial. Su reproducción ha sido importante, dio a Lircay, a Chacolí 2, a Lapito, a Tongolele, a Aleteo que fue un gran padre y dio a la yegua Segadora madre de Pelusa, Esperanza, Felpa, Carcajada todas destacadas madre del criadero La Amanecida de Alberto Schwalm B.

136 / Grandes Caballos del Sur de América


Gañancito II Nº 15229, nacido octubre 1946, criado Alberto Moller, criadero Vaquería. Hijo de gañancito; madre Piedra-Pistón-Clarín I. Dejó 47 crías.

Corral Nº 14625, nacido 5-11-1945, criado por Rafael Gómez Pérez, criadero Manquis. Hijo de Gañancito; madre Cueva-Tambor-Alicanto. Precioso mulato, campeón exposición Quinta Normal 1949.

Amanecida Nº 22915, nacida 10-10-1952, criada Rafael Gómez Pérez. Hija de Corral-Gañancito; madre Paletiá II-Desliz. Linda yegua premiada en exposición de Quinta Normal del año 1955. Embacuca Nº 15991, nacida en octubre de 1947, criada por Rafael Gómez Pérez. Hija de Gañancito; madre PecastillaPremiada Expo Quinta Normal 1954, de Rafael Gómez Pérez. Linda yegua hija de la famosa Pecastilla, una gran madre y muy buena de corrales, la mejor yegua de los Gómez Pérez.

Lircay Nº 8402, nacido 4-12-1938, criado Martiniano Concha Parot, criadero Yerbas Buenas. Hijo de Gañancito; madre Ausencia-Espejo-Cristal. Perteneció a Andrés Lamoliatte del criadero La Mañana y Nilahue de Miguel Lamoliatte. Mulato, cariblanco, pequeño pero muy bonito, de gran sello racial. Obtuvo premios en exposiciones de la Quinta Normal y en Temuco. Dio a la yegua Pluma, campeona de Chile en 1960, a Flecha campeona de Chile en 1965, a Buen Amigo, a Allipén, a Barrabás, a Florete, a Flotante, a Bribón padre de la famosa Indiana. Indiana Nº 27227, nacida 30-10-1955, criada por Andrés Lamoliatte D., criadero La Mañana. Hija de Bribón-Lircay; madre Infiesta-Abanderado-Volador. Gran yegua vaquera, ganadora de muchos champion montada por Miguel Lamoliatte, y gran madre, hija suya es la yegua Iberia de las mejores madres actuales, fundadora de una linda familia. Fue 6ª del ranking de yeguas en 1966.

Grandes Caballos del Sur de América / 137


Cantinflas Nº 12506, nacido 1-11-944, criado por Alberto Echenique Domínguez, criadero Idahue. Hijo de Gañancito; madre Enagüilla-Huicano-Haragán. Lindo bayo coipo, muy adornado, de un moño y cola muy ondulada, elegante, de un caminar fachoso, distinguido, de gran rienda, campeón de Quinta Normal de esa disciplina. Campeón exposición año 1951 en Quinta Normal. Reservado campeón año 1947-1948-1950. Era regalón de don Tito Echenique, le gustaba mucho montarlo y capataceaba en él, en los rodeos de Santiago y San Vicente. Es padre del Oropel, premiado mulato que el gobierno de Chile regalara al presidente de Brasil Joao Goulart en 1963. Existen recuerdos allá que en una fazenda por esos años estuvo un potro chileno fantástico, pero en ese tiempo no le dieron importancia y su sangre desapareció. El la Quinta Normal lo movió en Rienda Manuel Yáñez jinete de Idahue y lo hizo con una gran calidad técnica. Junco Nº 20775, nacido en diciembre 1955, criado por Alberto Echenique Domínguez, criadero Idahue. Hijo de Cantinflas; madre Coipera-Enchufe. Coipo oscuro, lindísimo y de grandes adornos y un caminar soñado según decían en aquel tiempo. Fue campeón de exposiciones en Quinta Normal los años 1960 y 1961. Alberto Tito Echenique lo llevó al rodeo de Palermo en 1962, donde sirvió el cargo de capataz, y fue el potro mas admirado por los criadores argentinos. Micheloto Nº 23853, nacido noviembre 1953, criado Idahue. Hijo de Cantinflas; madre Orejana-Idahuito-Huicano. Junio Champion Quinta Normal 1955.

Mencionada Nº 23858, nacida diciembre 1953, criada Idahue. Hija de Cantinflas; madre Breña-Idahuito. Junior Champion hembras Expo Quinta Normal 1955.

Lindura Nº 21868, nacida octubre de 1952, criada Idahue. Hija de Cantinflas; madre Orejana-Idahuito. Reservado Champion Hembras, Expo Quinta Normal 1955.

138 / Grandes Caballos del Sur de América


Navidad Nº 25284, nacida octubre 1954, Idahue. Hija de Cantinflas; madre Que Simpática-Ligorio-Huicano. Champion hembras Expo Quinta Normal 1958.

Retruque Nº 3962, nacido diciembre 1928, criado por Alberto Correa Valenzuela Hijo de Chamal; madre Chueca-Cóndor I. Nació negro y cambió a tordillo peseteado, lindo caballo, distinguido, de gran sello racial. Cuello muy hermoso, muy bien pegado, armonioso. Bueno de rodeo. Fue campeón exposición Quinta Normal en 1932, además gran campeón de Movimiento a la Rienda en la Quinta Normal. Muy bien reproducido en criadero Los Torunos, dio a Avinagrado, a Hierro, lindo potro, campeón Expo Talca 1948. Noche Buena Nº 20914, nacida octubre 1951, criada Los Maquis. Hija de Retruque; madre Noche Mala Reservado Junior Champion 1958.

Coilera Nº 20912, nacida octubre de 1951, criada Comunidad Hurtado Echenique, criadero Los Maquis. Hija de Retruque, madre Dihueña-Calabrés. Dio a Rocío, Coile, Estribazo gran campeón de la raza en Estribo.

Fantasía Nº 19661, nacida enero de 1951, criada Comunidad Hurtado Echenique, Los Maquis. Hija de Retruque; madre Ardentía=Cuequero Dejó 16 crías con los potros Candidato, Aleteo, Millonario, Morocho.

Grandes Caballos del Sur de América / 139


140 / Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica


Avinegrado Nº 11360, nacido 9-12-1942, criado por Comunidad Corra Montt, criadero Huencuecho. Hijo de Retruque-Chamal; madre Paseadora-Cóndor III. Colorado amulatado, cariblanco, cuatro patas blancas, buen sello racial. Fue gran campeón exposición Quinta Normal del año 1945 y 1948. Dio a Alhué, Justiciero, Llanera la madre del Tira.

Quillay Nº 30749, nacido septiembre 1957, criado Edmundo Moller, criadero Casas de Renaico. Hijo de Jaquimón-Gañancito; madre Morita-Guarapo-Gacho. Dejó 25 crías.

Candidato Nº 22216, nacido 3-12-1952, criado por Comunidad Hurtado Echenique, criadero Los Maquis. Hijo de Retruque-Chamal; madre Dihueña-Calabrés. Mulato muy lindo, de gran morfología, musculoso y potente, impresionaba su físico, mucho centro, buenos bajos, cola ondulada y poblada. Premiado en exposiciones. Se reprodujo en criadero La Esperanza de Fernando Hurtado Echenique. Dio a Calabrés.

Aleteo Nº 8505, nacido noviembre de 1939, criado por Nicolás Larrain. Hijo de Gañancito; madre Montura-Manantial-Cristal I. Lindo potro muy apreciado en el criadero, gran reproductor en Los Maquis de Fernando Hurtado Echenique. Dio a Roteque y Cubano, ambos caballos que corrieron largas temporadas Hernán Cardemil y Pablo Quera y ganaron cantidad de premios y champion en ellos, buenísimos, al caballo Coile bueno de vacas; a las premiadas yeguas Segadora, gran madre, Odalisca, Esperanza, Torhuela II, Tincada, Pachotada, Noche Mala. Los Maquis se lucía cada año en la exposición de Parque Cerrillos con estas yeguas, siempre volvía cargado de premios. Esperanza Nº 34333, nacida diciembre de 1959, criada por Comunidad Fernando Hurtado, criadero Los Maquis. Hija de Aleteo; madre Pancurria-Noche Mala. Muy premiada en exposiciones de Parque Cerrillos.

Parcelero Nº 24639, nacido en octubre de 1953, criado por A. y Edmundo Donaire, criadero Perquin. Hijo de Aleteo; madre Rabietita-Cuequero. Mulato alto de 1.45 mt. de alzada, muy fuerte, bien arreglado corrió varias temporadas pero luego fue a la reproducción a los criaderos Los Maquis, Negrete, Chépica, Lomas de Tralhuén, María Victoria, dejó en total 82 crías. Grandes Caballos del Sur de América / 141


El Huila Nº 45624, nacido 23-11-1963, criado por Raúl Fernández del Río, criadero Santa Zulema. Hijo de Parcelero-Aleteo-Gañancito; madre Imaginación-Uso-Oso-Curanto. Negro, de buen tipo, algo cilíndrico, de buen sello de raza, se veía bien dentro de la medialuna montado por Tavin Rey su arreglador y después por Arturo Correa Sota con el que hizo una gran campaña. De corral excepcional, para muchos aficionados el “mejor caballo vaquero de la historia”, impresionante cuando atajaba, se remecía entera la medialuna. Después de Talca lo compró Arturo Correa Sota. Lo trabajó Tavin Rey y lo terminó Remigio Cortes en el Trapiche. Fue 3º campeón de Chile en 1970 en Talca. Hizo collera con On Ronca, Zapateado, Malulo de M. Lamoliatte, pero nunca pudo ser campeón de Chile lo que todos lamentamos, se lo mereció con creces. Fue 1º en 1971-3º en 1972-3º en 1973-1º en 1974-1º en 1976-1º en 1977-5º en 1978-1º en 1975. Luego fue retirado por lesión de las medialunas. Hijos suyos son El Tira, Ñachi, Tranco Largo, Gitano, Huaino, Huicaco, Tirillento de criadero Huifquenco donde dejó 28 crías, muy bueno de corrales. . Hijas Loquita, Fianza, Farra, Lolita, Safá, Alitranca madre de Ahijado; Indiana II por Indiana y madre de 15 crías en El Trapiche entre ellas El Inca; Gavilla en Gavilana, yegua extra de vacas, finalista, y madre de 7 crías en El Trapiche entre ellas El Gavetero, finalista; Bochinchera II que dejó 10 crías en el Trapiche; Marcornera que dejó 12 crías en El Trapiche entre ellos el famoso Zorzalero; Lolita que reprodujo criadero Santa Isabel y le dio a Escorial, Estocada, Baquetazo, Espontáneo y el conocido caballo Lolero. Alitranca en collera con Lonja, fueron 6ª en el ranking de colleras de yeguas en 1988. Ganaron rodeo de Maipú y de Alhué. El caballo Huaino fue 2º campeón de Chile de Rodeo en 1984, montado por Miguel Lamoliatte E. era hijo de Formosa por Malulo por Coirón III y Flecha por Lircay. En Ranking de potros del 2010 aparece en 1º lugar el Ahijado, hijo de la Alitranca, 2º Campeón de Chile en 2010, ganador de Clasificatorio de Los Andes en 2010 y 2011. En Ranking del 2010 tiene el 5º lugar de caballos el Floro hijo de Farra; y en 9º lugar de caballos Vendedor hijo de Venenosa. En ranking de caballos 2004 esta Control en 5 lugar hijo de Fianza. Dio a Ajiaco de San Remigio padre de Bototo finalista 2008 de Claudio Báez. Gavilla Nº 68991, nacido septiembre 1977, criado por Arturo Correa Sota, El Trapiche. Hija de El Huila; madre Gavilana-Sanguinario-Alcatraz. Finalista en 1986 montada por Arturo Correa en collera con Huaino montado por Joselo Astaburuaga. Gavilla fue 8ª ranking de yeguas en 1986.

Farra Nº 90283, nacida abril de 1983, criada por Arturo Correa Sota, criadero El Trapiche. Hija de El Huila; madre Fanfarrona-Zapateado. Fue Reservado Campeón Yegua en Expo Cerrillos 1986, y Gran Campeón a yegua en Expo Cerrillos 1987. Dio a Facundo, Floro, Florencia, Farrera. Es la madre del caballo Floro en Campo Bueno II, ganador del Clasificatorio de Los Andes en 2010 y en 2011, montado por Jorge Ortega. Fue 2º campeón de Chile en 2010. 142 / Grandes Caballos del Sur de América


Tranco Largo Nº 99691, nacido abril de 1986, criado Remigio Cortes. Hijo de El Huila; madre Manta India-Zapateado. Manta India es nieta de gran Tranca Larga por No me Toques. Mulato, grande de lindo tipo chileno, muy bueno de corrales, finalista. Dejó muy pocas crías, solo 2. Ñachi Nº 99693, nacido octubre de 1986, criado Arturo Corre Sota, criadero El Trapiche. Hijo de El Huila; madre Ña Josefa-Guardián I. Muy bueno de corrales, finalista, dejó 28 crías.

Huilacho Nº 58296, nacido el octubre de 1973, criado por Arturo Correa Sota. Hijo de Huila; madre Dichosa-Rigor. Obtuvo 1º premio en Exposición Parque Cerrillos 1974, en categoría 1 año.

Huaino Nº 64921, nacido octubre 1976, criado Arturo Correa, El Trapiche. Hijo de El Huila; madre FormosaFue 6º en 1986 del ranking de potros.

El Concho Nº 104568, nacido noviembre de 1988, criado por Arturo Correa Sota, criadero El Trapiche. Hijo de El Huila; madre Arrepentida-Juguete y Ahijadita por Empeñoso-Quebrado. Fue muy bueno de vacas, hizo una larga campaña corrió del 1997 al año 2003 en que entró al 4º animal en Clasificatorio de Santa Cruz y fue finalista ese año. Se reprodujo en criadero El trapiche y dio 13 crías.

El Mota Nº 67033, B000814, nacido 14-7-1977, criado por Jaime Ruiz Tagle Vergara, criadero Tijeral. Hijo de El Huila; madre Linda Luna-Huinca-Tapaboca B. Linda Luna es hija de la gran Berlina. Exportado Brasil a cabanha de Gil Días Correa, donde dejó 335 crías. Nieto materno suyo es el famoso Los Hermanos Cimarrón, finalista del Freno de Oro, su madre Quatiara da Sao Leopoldo es hija de El Mota. Grandes Caballos del Sur de América / 143


144 / Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica


El Tira Nº 53525, nacido 15-11 1970, criado por Gustavo Rey Armijo, criadero San Daniel. Hijo de El Huila-Parcelero-Aleteo-Gañancito; madre Llanera-Avineagrado-RetruqueChamal. Mulato de buen porte, largo y musculado, levantado de cabeza, orejas largas, y algo chueco de rodillas. Obtuvo premio Expo Sago en 1973 presentado por La Amanecida. Adquirido por Jorge Lasserre para su criadero Trongol, ganó muchos Champion en él, llegó a finales nacionales, y era de lo mejor de su tiempo, de una potencia, velocidad excepcional, buenísimo de corrales. Ya mayor lo tuvo Cesar Núñez en El Descanso. Ahí dio a al yegua Tirana gran madre de criadero La Esperanza, a Porcelana extra de vacas y de crías de Trongol. Dio a Pipiolo, Buen Muchacho, Lonco, Pipiolo Nº 92168, nacido 1-1-1984, criado Jorge Lasserre Lafontaine, criadero Trongol. Hijo de El Tira-El Huila; madre Camanchaca-Barranco-Quillacón II. Rosillo, color heredado de su familia materna, de su bisabuela Bufita, fue un muy buen caballo, de buen tipo, y extra de corrales, ganador de muchos champion. Lo arregló Rubén Tata González en Trongol, y en una final nacional lo corrió Vicente Yáñez. Después lo compraron los hermanos Ugalde de Curacaví, lo reprodujeron con éxito, les dejó un montón de caballos buenos vaqueros. Santiago de Sao Bibiano, B044630, nacido 15-9-1983, criado por Antonio Martins Bastos e Filho, cabanha Sao Bibiano. Hijo de San Daniel El Tira-El Huila; madre Santa Verónica Rosquera-Taco. Sus medidas son 1.41 mt., de alzada, 1.76 mt. de tórax, 0.195 cm. de caña.

Faisao de Sao Bibiano, B124610, nacido 22-12-1994, criado Antonio Martins Bastos e Filhos, cabanha Sao Bibiano, propietario Ariovaldo, Gustavo e Murilo Goularte., cabanha Veio Dagua. Histórico de premiaciones Brasil 16 puntos. Hijo de Santiago de Sao Bibiano-San Daniel El Tira-El Huila; madre Aculeo PresilhaAculeo Jornalero-Aculeo Cosechero. Sus medidas son 1.40 mt., de alzada, 1.73 mt. de tórax, 0.19 cm. de caña. Devassa de Santa Angélica, B103272, nacido 27-10-1992, criado Paulino e Agenor Ávila, cabanha Santa Angélica, propietario Roberto Sidney, cabanha Infinito. Histórico de premiaciones Brasil 82 puntos. Freno de Oro 6º lugar, 1º en 1997. Hija de El Trapiche Huicaco-Santa Zulema El Huila; madre Correntina de Santa Angélica-Santa Elba Señuelo.

Grandes Caballos del Sur de América / 145


Familia cuevana de Halcón Halcón I Nº XIX, nacido alrededor de 1849, muerto en 1874. Mulato peseteado, que fue de propiedad de Pedro de las Cuevas, en su criadero El Parral de Doñihue. Rabicano Nº XX, de propiedad de Miguel Cuevas. Hijo de Halcón I; madre Cuevana. Mulato rabicano y fue reproducido en Doñihue. Halcón II Nº 1192, bayo, nacido 1895 y muerto a los 35 años en 1928, criado por Miguel Cuevas. Hijo de Rabicano-Halcón I; madre Lechuza-Cuevana Bayo, mano izquierda y patas blancas, acarnerado, largo, muy buen lomo y línea superior, grupa algo caída, cola insertad abaja, bien aplomado, de muy buena estampa, alto, fortísimo, muy bueno de rienda y de corrales, potro base de una exitosa familia. Sereno Nº 1534, tordillo, nacido 10-8-1914, criado Hermanos Cuevas. Hijo de Halcón II; madre Funda-Cardonalino. Funda, su madre, fue criada por Miguel Cuevas y era tordilla. Muy bueno de riendas y vaquero, muy apreciado en su tiempo. Vanidad Nº 3147, nacida 15-10-1924, criada por Cesar Rozas Urzúa, criadero la Sexta de Longaví. Hija de Sereno-Halcón II; madre Algazara-Angamos. Baya, extraordinaria de rienda y corrales, de las mejores yeguas de su época, arreglada y montada por el famoso Manuel Faúndez. Campeón de rienda en Expo Quinta Normal en 1936-1937.

Bombito Nº 3783, nacido enero de 1928, criado por Horacio Silva. Hijo de Recuerdo-Halcón II; madre Avellana-Mulato Patriciano Mulato, con raya en al frente y patas blancas. Su padre Recuerdo fue un potro bayo, criado por Guillermo Cuevas. Gran caballo de corrales, bonita estampa, y de gran sello de raza, montado en los rodeos por Horacio Silva, se lucia en él. Se reprodujo en criadero Chancón de Carlos Prado Amor, donde dio a la famosa yegua Secretaria, que corrió en el “corral” de Agenor González, ganadora de muchos Champion en su época, hacia collera con el potro Arrocito.

146 / Grandes Caballos del Sur de América


Grandes Caballos del Sur de AmĂŠrica / 147


Retinto Nº 986, negro, nacido 15-1-1911, criado Cuevas Hermanos. Hijo de Halcón II; madre Fragua. Negro, pinta frente, mano izquierda y para izquierda tigre. De impresionante estampa, fortísimo, cuadrado, de gran centro, lomo corto, cabeza larga pesada, bombeado de perfil, muy bien unido, paleta impresionante, buenos bajos, de mucha costilla arqueada, un gran caballo vaquero. Famoso en su época por su calidad y progenie. En la exposición del año 1916 en Santiago, obtuvo el 1º premio entre los animales adiestrados para silla de patrón y corrales. Fue un reproductor excepcional, sus hijas son la base del criadero Las Camelia de Darío Pavez Gaete. Hijas suyas son La Tabla, Zúrzala, Huacha 2, Simona bisabuela de la campeona de Chile Venganza en 1962, Fanfarria abuela de Latocito campeón de Chile en 1955, Vigueta madre de criadero Curiche, Cineraria madre de Tintolio. Hijos Retinto II de Ernesto Cuevas, Altivo, Dolicho, Renegro, Sastrecito. Zúrzala Nº 3139, baya, nacido 15-3-1924, criada por Miguel 2º Cuevas. Hija de Retinto-Halcón II; madre Cuerda-Chileno. Extra de vacas y madre de la famosa Arozamena, de Quebradora, de Zumbido de Las Camelias.

La Tabla Nº 3136, nacido 28-2-1924, criado Miguel 2º Cuevas. Hija de Retinto; madre Ranchera-Retinto. Negra, extraordinaria de corrales, campeona rodeo de Santiago en 1933, montada por Melacho Ruz. Yegua muy bien arreglada de las primeras que corrió cruzada en la cancha.

Huacha 2 Nº 2145, bayo, nacido 10-3-1920, criado Miguel 2º Cuevas. Hija de Retinto; madre Pahuacha-Halcón II. Linda yegua chilena baya, patas blancas, acarnerada, linda cola y moño, distinguido cuello, de gran sello racial, se lucia en las pistas de Santiago. Campeona de Rienda en Expo Chillán 1938 y Quinta Normal 1929, montada por Manuel Faúndez.

148 / Grandes Caballos del Sur de América


Mano Negra Nº 3366, nacido 5-12-1925, criado Camilo Labbé. Hijo de Retinto; madre Lentejita-Cucurucho-Bronce I.

Dolicho Nº 3367, negro, nacido 12-11-1925, criado por Camilo Labbé. Hijo de Retinto; madre Pista-Alicanto-Angamos. Dolicho y Fumador obtuvieron 2º Champion en rodeo de Quinta Normal en 1938. Fue un gran potro vaquero de Pedro Juan Espinoza. Cumplió una gran campaña en él, famoso en su tiempo.

Altivo Nº 4413, negro, nacido 1-1-1925, criado Miguel 2º Cuevas. Hijo de Retinto; madre Ponchera-Halcón II. De propiedad de Alejo Rubio. En Expo Quinta Normal 1938 obtuvo primer premio de su categoría y el Gran premio en Caballos Adiestrados. Dio a Enroscado abuelo de Cervecero campeón de Chile 1956.

Cacareo Nº 4791, nacido 3-11-1930, criado Ricardo Quiroga, criadero Las Bateas. Hijo de Milagro-Retinto; madre Duela-Bureo. Bayo peseteado, de lindo tipo chileno, extraordinarios de corrales, corrido por Ricardo de la Fuente, hacia collera con el Oso que montaba Julio de la Fuente y en ocasiones Carlos Rojas. Fue muy apreciado en las medialunas de la zona central, quedaron legendarias sus participaciones en los corrales. Fue un buen reproductor. Dio a Estropajo, Manguito, Topón, Cascarón. Dejó 132 crías inscritas.

La Pastada Nº Hija de Cacareo; madre Bolita. Premio yegua Expo Quinta Normal 1937.

Estropajo Nº 9392, nacido noviembre de 1939, criado por Ricardo Quiroga. Hijo de Cacareo-Milagro-Retinto; madre Bolita-Cosaco. Bayo peseteado, con gran sello racial, ganador de premios en Exposición de la Quinta Normal en 1942.

Grandes Caballos del Sur de América / 149


Manguito Nº 9392, nacido noviembre de 1939, criado por Ricardo Quiroga. Hijo de Cacareo; madre Risueña III-Bureo. Colorado, muy bonito, de gran sello racial, adornado al máximo, fue de propiedad de Baltasar Puig de criadero Las Mercedes. Hija suya fue Meche.

Meche Nº 12642, nacida en septiembre de 1944, criada por Baltasar Puig. Hija de Manguito; madre Destilada. Obtuvo 4º premio en categoría 3 años Exposición Quinta Normal de 1946.

Topón Nº 7062, nacido noviembre de 1936, criado por Urrutia y Quiroga. Hijo de Cacareo; madre Risueña III-Bureo. En Exposición de 1938 en la Quinta Normal obtuvo 4º premio de su categoría. Fue el mejor precio de los remates de ese año. En Exposición de 1940 obtuvo 2º premio.

Cascarón Nº 12066, nacido 18-12-1943, criado Ricardo Quiroga, criadero Las Bateas. Hijo de Cacareo-Milagro; madre Cocera-Cascabel (Tesonera-Vicuña I)-Alfil II. Bayo claro, pequeño de porte pero tremendo en los corrales, ganador de muchos Champion, lo corría Mario Molina y constituían un espectáculo en cada presentación. Fue 2º Champion de Chile en Los Andes en 1954. Dio a Catana yegua extra de corrales de Alberto Montt Mujica; a Doña Fina de Los Fresnos; al caballo Macaco extra de vacas de Los Fresnos; a Gavilla fantástica yegua de Mario Molina, de las mejores de su tiempo. Solo dejó 20 crías, una lástima, debió haber sido un gran continuador de esta familia. Relicario Nº 26237, nacido 15-10-1954, criado Soc. Agrícola de la Fuente, criadero Camarico. Hijo de Meritorio-Borrachón-Pullaso-Cacareo; madre Borrachona-Caró-Gacho. Fue corrido y reproducido en criadero Traruñé de Américo Porcile en CamaricoTalca, y haciendo collera con Chinchel montados por Regalado Bustamante, muy joven y Fernando Yáñez, arreglador y jinete del criadero, ganaron el famoso rodeo de Maipú en 1964. Reproducido en Traruñe dejo 41 crías.

150 / Grandes Caballos del Sur de América


Llavero Nº 47003, nacido 21-11-1966, criado Américo Porcile e Hijos, criadero Traruñé. Hijo de Relicario-Meritorio; madre Llave-Garrotero. Mulato de gran estampa, bonito caballo, corrido de nuevo por Américo Porcile, el cual lo corrió en nacional de Osorno en 1978, lo había trabajado Fernando Yáñez, y luego lo vendió a Guillermo Nano Barra, que lo terminó y lo hizo famoso. Ganó muchos Champion en él y un año con el caballo Monarca era la collera favorita para el campeonato nacional, y después fue comprado por Pedro Vergara con el que logró otros tantos éxitos en las medialunas del país. En los nacionales entró al 4º animal en la final en 1977-1978-1980. Fue 7º en 1973-10º en 1978-9º en 1979-9º en 1981 del ranking de potros. Se reprodujo en criaderos San Guillermo y El Aleteo. Dio a Tío Pedro y a Clave, a laucha, a Fonda extraordinaria de corrales. Fue 7º en 1973 del ranking de potros. Dejó 83 crías.

Tío Peiro Nº 74722, nacido 20-11-1979, criado por Pedro Emilio Pérez Harvey, criadero Los Mayos. Hijo de Llavero-Relicario; madre Paulita-Rucaray-Copuchento. En 1995 obtuvo 3º Champion en San Vicente, 3º en Machalí, 1º en Las Cabras, 2º en Rengo, montados por Ortiz y Cuevas. Dejó 6 crías.

Fonda Nº 78239, nacido 7-5-1980, criado Pedro Vergara Naretto, criadero El Aleteo. Hijo de Llavero-Relicario; madre Preferida-Puelche-Salteador. Muy buena de vacas, corrida por Pedro Vergara y madre de Rotoso II.

Familia cuevana de El Caldeado

referencial

El Caldeado Nº XI, nacido 1835, criado por Pedro de las Cuevas. Mulato tapado en la frente, tres patas tigres, tronco de la familia cuevana de carrera. Relata Hernán Anguita: “Nació tal vez antes de 1835, en época muy anterior a la llegada de los primeros reproductores de sangres extranjeras, introducidas a contar del 1845. Fue El Caldeado un caballo de color mulato oscuro, tres pies tigres, grande y corpulento, un tanto tosco, pero de franco tipo criollo. Su alzada se le estimaba en 1.47 a 1.48 mt. de cabeza pesada y acarnerada, de abundante musculatura brevilinea, cascos grandes pero no extendidos, cuartillas largas. Fue el reproductor base del criadero Parral de Lo Cuevas y de él obtuvo Don Pedro la mayoría de los productos con aptitudes de velocidad, lo cual unido a la alzada del caballo, hace suponer que sus remos debieron ser un tanto largos, característica que se presentó con cierta frecuencia en sus primeras generaciones y hasta la fecha en sus modernas descendencias, aun en animales de pequeña alzada. Grandes Caballos del Sur de América / 151


El nombre de los progenitores inmediatos se desconocen, en cambio se sabe que las crianzas mantenidas por Don Pedro de las Cuevas eran ya famosas en los primeros años de nuestra independencia nacional y que este ilustre hacendado proporciono caballos a los patriotas, por lo cual puede deducirse que los caballos “cuevanos” eran famosos antes del 1800. Don Pedro nació en 1775 y falleció en 1861. Bayo León Nº XII, nacido 1858 y muerto en 1891, criado Ignacio Fuenzalida. Bayo leonado, renegrido y peseteado en las paletas y los muslos, patas tigres. Hijo de Caldeado; madre Baya. Dice Hernán Anguita; “Era amigo de don Pedro de las Cuevas, don Ignacio Fuenzalida, quien poseía una yegua famosa por su belleza, bondad e insospechable pureza, llamada La Baya. Esta yegua fue cubierta por El Caldeado, naciendo en 1858 el célebre Bayo León, que murió en un accidente a los 33 años. Era de atlética musculatura y conformación, de 1.47 mt. de alzada, de cabeza de carnero, liviana y hermosa, orejas muy chicas, gran melena y gatillo, crespos, sus remos debieron ser largos, dada su alzada, cuartillas largas bien conformadas, cascos grandes no extendidos, y de un sello racial y distinción criolla sin igual. De color bayo aleonado, renegrido y peseteado en las paletas y muslos. Sus bondades de temperamento, mansedumbre, docilidad, excelencia de boca, velocidad y aptitud corralera, quedaron legendarias y sin rivales respecto de todos los caballos y reproductores de esos años, incluyendo al propio Guante I. Su criador don Ignacio Fuenzalida, quien rechazara la oferta mas alta hasta 1862 se haya hecho por un caballo chileno, transfirió a don Pacífico Encina, agricultor de Loncomilla, el potro Bayo León. Tuvo un gran poder de liga, en el aspecto moral, siempre mejoró en sus hijos la calidad de la madre, dio caballos corredores y muy buenos de vacas. Ingresó su sangre al registro a través de su hijo Coipo y de sus hijas Araña, Malva, Violeta, Rubia, Leona V, Mona, Desrodillada. Su nieta Crema es la madre de Macedonia que dio a Volador I de Francisco Antonio Encina. Desrodillada de propiedad de Miguel Ángel Benavente es la madre de Mechero 2 padre de Colicura, Mona es la madre de Banda, que es la madre de Colicura, o sea inbreding en Bayo León, yegua que fundó una gran familia. Hijos de Colicura son Longaviano padre de Quillacón I y de Gamo; Longaviana madre de Cereza, Pitagua (Clementina), Pantalla, La Chupa, Cáscara; Cinturero que es padre de Bufita y Apurado; Nilhue que dio a Malta, Castaña. Coipo Nº XIII, bayo coipo, nacido en 1878, criado por Pacifico Encina y de propiedad del general Rufino Ortega de Argentina. Hijo de Bayo León; madre Cabezona-Caldeado. Era pequeño de 1.40 mt. de alzada, parecido a su padre pero reducido, enérgico, de gran coraje, y resistencia admirable, fue célebre en la región argentina desde San Rafael d Río Grande. De 20 años llegó de vuelta a Chile a poder de Francisco Encina, donde le dejó algunas crías. Dio a Azogue, Lila, Penumbra en Violeta, Trinitaria. Su hija Lila por Malva hija Bayo León, propia hermana de Azogue, es la madre de Damasco que es el padre de Estoquillo y Batro. Francisco Antonio Encina quiso reconstituir el Bayo León y cruzó la yegua Afeitada con el Damasco (Alfil II- Angamos) y de ahí nació Estoquillo. En su último intento por reconstruir a Bayo León cruzó la Palomita, una tordilla hija directa de Angamos con Damasco y ahí nació Batro.

152 / Grandes Caballos del Sur de América


Araña, nacida en 1889, De propiedad de Miguel Ángel Benavente. Hija de Bayo León-El Caldeado; madre Rabicana por Bayo León y Cabezona por Caldeado. Esta yegua perteneció a Ángel Benavente pero la reprodujo solamente con caballos de carrera para sacar productos de mayor velocidad aun. No dejó hijos inscritos.

Azogue Nº 452, barroso, nacido en 1898, criado Luis y Manuel Correa Valenzuela. Hijo de Coipo-Bayo León; madre Malva- Bayo León. Barroso, de 1.48 mt. de alzada, corpulento y tosco, brevilineo, de buen natural aunque nada excepcional. Dio a Charavique, Fullero, Zurdo, Azote, a Gelatina, Afeitada. Gelatina en Lila es madre de Elegancia que dio a Mutilla III madre de Gitana II que dio a Suertera que es la madre del conocido El Tongo Charlie, que cumpliera destacada campaña en los años 2000 al 2006, haciendo collera con Chacolí montado por Joselo Astaburuaga y Jack Muñoz. Afeitada es la madre del famoso Estoquillo de Don Jecho Bustamante, y que dio a Manzano bisabuelo materno de la gran Pichicucha. Fullero Nº 1040, alazán, nacido noviembre de 1912, criado Hacienda Aculeo. Hijo de Azogue; madre Maga- Angamos Reproducido en Aculeo dio a Comparza que es la madre de Quiromancia que dio a No Me Toques. Dejó 8 hijos solamente. Zurdo Nº 1671, nacido febrero de 1915, barroso, criado por Alberto Correa Montt. Dio a Renuevo que es padre de Monería madre de Estriado padre de Garrotero y a Brote, nacido en 1939, ultimo directo de esta familia, criado en el criadero El Arrayán de la Dehesa de Carlos Correa Sanfuentes.. Zurdo dio a Lechona madre del famoso caballo Lechón, extra de corrales en la década de 1940, en collera con Salofeno fueron la mejor collera del país; a Majadera madre de Lechigada que dio a Garrotero. El Forastero que fuera Campeón de Chile con Sergio Bustamante, tenia gran cantidad de sangre de Zurdo y Azogue. Dejo 37 crías. Leona V, Nº 682, bayo aleonado, nacida de 1900, criada por Arturo Bamphylde Hija de Bayo León; madre Gansa. Leona 5 es la madre de Gorgorito que dio a Maromita madre Limonera que dio a Rótula madre de Gualeta, gran yegua base, y que dio entre otros a Galponera madre del premiado Caldo Negro.

Grandes Caballos del Sur de América / 153


Criadero Arcángel Gabriel Sr. Juan Carlos Pérez Orellana

EL ARCANGEL Piguchén Natre

por Despunte e Ingenua

Una mirada hacia el futuro en la crianza del CaballoChileno

El Palo Puelche

por Reservado y Dieciochera

Arcángel Gabriel Lunático por Orégano y Relojera

Arcángel Gabriel Rota Linda por Orégano y Acampada

Pozo Azul Orégano

por Talinai y Humareda (Taco II)

Parcela Santa Josefina lote 3-b Champa, Paine. Región Metropolitana 154 / Grandes Caballos del Sur de América Contacto: criadero.arcangelgabriel@gmail.com, Fono: 08-8889680, 07-9283337


Familia cuevana de El Tordillo Trotador Tordillo Trotador, de propiedad de Pedro de las Cuevas, el que fue legado en testamento a su amigo Rafael Martínez de Paine, pocos días antes de su muerte en 1861. Ñato, nacido en crianza de Rafael Martínez, pasó a Luis Montes Santa María, de la hacienda La Candelaria, ahí lo compro Raimundo Valdés, pasando luego a Leonidas Vial, quien lo llevó a Chimbrongo, cediéndoselo a su hermano Isaías, el que facilitó al criadero Los Bronces de Diego Vial Guzmán, las yeguas Viuda, Novicia, Esperanza.. Según Libro de Registro de Criadero los Bronces, que dio la idea original del Registro Nacional. El Ñato murió muy viejo en el campo de Rafael Ugarte en San Fernando. Un incendio destruyó su única foto. Las fotos de las yeguas en cuando tenían más de 18 a 20 años. Dice Francisco Antonio Encina de ellas: “Conservan bastante el sello de algunos de los restos de la estirpe cuevana que llegaron hasta nosotros. Son yeguas largas, de bastante masa, y buen alzada, de cabeza corta, cuadrada, muy distinta de la característica de la estirpe cuevana del Caldeado, y bastante distinguidas, como que derivan de uno de los reproductores mas seleccionados de su época. Viuda 1 Nº 2, oscura, nacida 1877, criada Diego Vial Guzmán. Hija de El Ñato-Tordillo Trotador; madre Varina (La Chimbaronguina). Alzada 1.44.5 mt. Pies blancos, y pinta blanca en la frente. Obtuvo 1º premio exposición Santiago en 1890.

Novicia Nº 3, Oscura, nacida en 1880, criada Diego Vial Guzmán. Hija de El Ñato-Tordillo Trotador; madre Negra (La Pellejera). Alzada 1.46 mt. Pinta blanca en la frente y hocico y tres pies blancos.

Esperanza Nº 12, colorada, nacida 10-1-1890, criada Diego Vial Guzmán. Hija de El Ñato-El Tordillo Trotador; madre Coipa (de Chimbarongo) Alzada 1.46 mt. dos pies blancos, mano izquierda tigre, lunar blanco debajo de los encuentros. Es la madre del potro Cucurucho.

Grandes Caballos del Sur de América / 155


Chiripa, nacida 1883, criada Diego Vial Guzmán. Hija de El Ñato-Tordillo Trotador; madre Pava. Fue adquirida con posterioridad a las tres primeras, pero fue cabeza de una larga descendencia Obtuvo 2º pre4mio exposición de Santiago en 1888.

Familia Cuevana de Painino Painino, LXXV, negro de la antigua familia cuevana de pelo oscuro. Traído a Paine por los Hnos. Martínez. Actúo en Aculeo desde 1885 hasta 1892. Imprimió a la familia caballar aculeguana el color negro oscuro, con un pie blanco, color uniforme que era muy apreciado. Era el potro al que más cuidado se le ponía en Aculeo en controlar su reproducción, asilado con yeguas en un potrero cercano. Esta particularidad fue característica por muchos años en la crianza de Pedro de las Cuevas, que se sabe seleccionaba los animales por cada color.

Painina, N’ 383, nacida en 1905 hacienda Aculeo. Hija de Painino y Aculeguana.

156 / Grandes Caballos del Sur de América


Criadero Paicaví De propiedad de Hermanos Montory Méndez

Paicavi Requinto

Paicavi Aguitarrá

Paicavi Guitarrona

Rinde un homenaje al reproductor Paicaví Requinto Nº 117750, nacido el 20 de octubre de 1992, hijo de Don Yeyo Arauco por Caoba Inocente (línea Enchufe-Cristal I) y Paicaví Sorocha por Paicaví Troncal (Picaporte-línea Quebrado-Cristal I) y Paicaví A Oír Cantar (Barranco-línea Longaviano-Enchufe). Adquirido de potrillo, aun al pie de su madre, por el criadero Peleco de Rubén Valdebenito Fuica. Corrió en rodeos de 1997 al 2007, llegando en varias ocasiones a final nacional. Hijos destacados: Peleco Huingán (2º campeón de Chile-4º ranking 2009), Peleco Ronaldo (Campeón Clasificatorio), Peleco Romario (Premiado Exposiciones), Peleco Ramirana (Mejor Ejemplar de la Raza), Santa Mercedes Purenina (Finalista Nacional), Quimpomay Relgue (Premiado Exposiciones), Santa Carolina de Quillón Ausencia (Premiada Exposiciones), entre otros.

criaderopaicavi@gmail.com

Profile for Mario Garfias

Grandes Caballos del Sur de América - Tomo II - Arturo Montory G.  

Arturo Montory nos presenta en esta obra la Galería de Honor de los grandes caballos históricos que han existido, desde la segunda mitad del...

Grandes Caballos del Sur de América - Tomo II - Arturo Montory G.  

Arturo Montory nos presenta en esta obra la Galería de Honor de los grandes caballos históricos que han existido, desde la segunda mitad del...

Advertisement