Page 1

No me dejes.


Ma rio n Ba ez a


Homeless | historias de callejeros

5


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

prologo Cuando se me propuso la idea de realizar las historias de los callejeros, relacionados con el abandono de perros y la toma de conciencia me sentí muy atraída con el tema. Este proyecto me sumergió en el mundo que va mas allá de lo que vemos o creemos, sobre otros seres vivos que comparten nuestra existencia. Me permitió expresar mi lado sensible.

6

7


Homeless | historias de callejeros

9


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

introducción

“son animales que un día tuvieron una casa y que fueron arrojados a lA calle por la irresponsabilidad de sus Amos”.

Los perros callejeros son producto de la mala conducta humana. Son el resultado de su abandono por parte de sus dueños; son animales que un día tuvieron una casa y que fueron arrojados a la calle por la irresponsabilidad de sus amos, no teniendo más remedio que aprender a sobrevivir en un mundo hostil, sin cobijo, sin alimentos, pasando todas las penurias posibles, contrayendo enfermedades, como todo ser vivo que vive en la marginalidad extrema. Hay personas que ven solo lo que quieren ver. Cuando andamos por la calle y vemos tanto perro abandonado, con hambre, solo y desesperado, ¿nos detenemos a pensar que podemos hacer para ayudar a este animal? O ¿ que es lo que siente ? Creo que pocos lo hacen porque están demasiado inmersos en sus problemas y porque además, solo ven lo que quieren ver y no lo que es una realidad evidente. Claro, pensamos ¿y porqué me voy a complicar por un perro callejero? Suficiente tengo ya con mi vida para agregar otra preocupación a las que tengo. Pero no nos damos cuenta que también este perro de la calle con su sufrimiento y abandono, es parte de todos nuestros problemas, porque todo está conectado y si no nos damos cuenta de esto, basta con mirar lo que ocurre a tu alrededor para saber que tu barrio, tu calle, tu casa, y tu vida misma tiene relación con el sufrimiento de un perro de la calle. Este libro habla de ese sufrimiento y de lo que ellos sienten a momento de ser abandonados para que en la mente del ser humano recuerde la frase “no me dejes” al momento de tomar una decisión con respecto a nuestras mascotas.

10

13


Homeless | historias de callejeros

12

Homeless | historias de callejeros

13


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

El Ladron Yo nací en un almacén, ahí viví junto a mis hermanos y mi madre durante unos meses, hasta que el dueño del lugar decidió darnos en adopción. La familia a la cual llegué era linda, una pareja recién casada, yo era tan solo un cachorro y con lo feliz que estaba ni siquiera note que ya no estaba con mi madre. Desde pequeño en el almacén me acostumbré a tomar las cosas de los humanos y empecé a hacer lo mismo con mi nueva familia, les quitaba sus zapatos y luego de morderlos los enterraba, yo me sentía orgulloso, era divertido, pero mi familia no estaba muy contenta. Pasó el tiempo y mi gusto de sacar las cosas comenzó a ser aún más divertido, me gustaba jugar, hasta que un día mi ama me retó, me golpeó en la cabeza con un diario duro y me jaló del cuello a un rincón, ahí me di cuenta de que lo que hacía no estaba bien, aunque no entendía porque me tenía que golpear por eso. Ya no me tomaban en cuenta, un día esperando a que me sacaran a pasear para hacer mis necesidades no aguanté más, aunque les ladré y moví la cola, terminé haciendo mis necesidades en la alfombra, se enfurecieron y me encerraron en la cocina, me sentí molesto porque nada fue culpa mía, destruí la cocina en busca de atención, cuando se dieron cuenta, mi amo me insultó: ¡Maldito el día en que te traje, perro de porquería! Me tomó, bajamos a la calle y subimos al auto, unas cuadras más allá abrió la puerta y me sacó de una patada murmurando enfurecido, me di vuelta confundido y a gran velocidad se fue. Esperando a que volvieran por mi, arrepintiéndome cada segundo, solo y desesperado por el calor recordé en lo que era bueno, robar cosas, me acostumbré a la vida en la calle, robando para sobrevivir. 14

15


Homeless | historias de callejeros

16

Homeless | historias de callejeros

17


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

el gordito Desde que tengo memoria he estado en esta familia, vivía tranquilo y feliz, recuerdo que siempre me dejaban juguetear en la calle por un rato y yo era feliz, comía lo que pillaba, a veces me dolía el estomago pero se me pasaba, en mi vida nunca fui a ver a uno de esos doctores de perros, pero pensaba que era mejor, les tenía un poco de miedo. Un día como cualquiera temprano en la mañana me dejaron salir a jugar, fue muy divertido porque encontré muchas cosas que comer y amigos con quienes jugar, cuando volví a casa comencé a sentirme muy mal, pero creí que era como otras veces y se me pasaría luego. Después de un tiempo noté que comencé a engordar y de vez en cuando vomitaba mucho pero mis dueños no me llevaban al doctor, empecé a preocuparme. Dos meses después estaba muy gordo, tanto que apenas podía cruzar las patas. Un día me dejaron salir como siempre pero nunca más me abrieron la puerta, les lloré pero me ignoraban, me di cuenta después que ya no vivían allí, se fueron y me abandonaron aquí, enfermo y solitario. Ahora solo espero el día final, en el que mi sufrimiento por fin acabe y pueda descansar en paz. Ellos se enfurecían y me encerraban en la cocina. Lloraba todas las noches y ellos más se enojaban ¿Cómo iban a tener un bebé? Estaba dolido, destruí casi toda la cocina. Tomaron el auto y salimos muy rápido, yo no entendía nada hasta que él se bajó del auto y abrió mi puerta, me tiro del cuello. Se fueron. Me quedé parado esperando algo. Lloré mucho más que en la cocina. Trate de regresar pero me acostumbré a la vida callejera, nadie me iba a juzgar por mis juegos. 18

19


Homeless | historias de callejeros

20

Homeless | historias de callejeros

21


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

el veterano Mi ama era una persona muy solitaria, creo que fue una de las principales razones del porque llegue a su vida, era de avanzada edad y yo cuando la conocí ya era joven adulto. Comenzamos a envejecer juntos, a pesar del evidente paso del tiempo en mi cuerpo seguía con mi vida pero cada vez mas cansado, mi ama, al igual que yo, seguía con su rutina, ya no era su compañero, al parecer me dejo de querer. Los días pasaron me sentía muy solo y dejado, yo sabía que no podía correr ni moverme como antes tal vez por eso ya ni siquiera los nietos de mi ama jugaban conmigo, solo se dedicaban a enterrarme palos en la espalda para intentar levantarme, le lance un empujón a uno de ellos, era pequeño, yo solo quería que me dejaran de molestar. El niño grito fuerte, me sorprendí, rápidamente el hijo de mi ama me echo a patadas a la calle y me tiró una jarra de agua, en pleno invierno... ¿Por qué no pensaron en mi?. Por fin mi ama me dejo entrar a la casa, comí desesperado, ¡me sentí agradecido y feliz de verla! Uno de los hijos de mi ama, me miró dudoso luego me tomó y me tiró a la parte trasera de su camioneta. No se en que lugar estábamos, estaba oscuro, sentía frío, solo se que me dejo a la orilla de la carretera, lo vi correr devuelta a la camioneta, me desesperé, comencé a correr detrás de él, si tan solo hubiese podido gritarle: ¡PARA, NO ME DEJES!, Al final en la oscuridad de la noche desapareció, al cerrar los ojos ansiaba el calor de casa pero mi ama, a pesar de todos esos años de fidelidad y cariño, me tiró a la calle como cualquier cosa, como un objeto. 22

23


Homeless | historias de callejeros

24

Homeless | historias de callejeros

25


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

La madre Era pleno verano yo estaba en la flor de mi juventud, tengo apenas 2 años y desde cachorra vivía con mi amo al cual siempre acompañaba incondicionalmente, vivíamos los 2 solos pero venia una chica que creo que era su novia, la relación que yo tenia con ella no era buena, siempre intentaba alejarme de mi amo. Una tarde me dejaron fuera de mi casa por culpa de esa chica asique me fui a pasear hasta que mi amo volviera, yo no sabia pero ya estaba en mi primer celo y de despistada un perro se me montó, quede preñada, volví a mi casa y me si cuenta que la chica peleaba con mi amo, creo que era por mi, ella me odiaba, le decía que eligiera entre ella y yo , por desgracia mi amo prefirió a su novia. Luego de unas semanas ella se dio cuenta de que iba a ser madre lo que la disgusto aun mas, ella definitivamente odiaba a los perros. Una noche sin darme cuenta, me puso en una caja y me fue a dejar a la carretera, yo al otro día desperté y me di cuenta de que ya no estaba en mi hogar, enfrente mi peor miedo, la soledad. Con el paso del tiempo si a luz mis cachorros pensé que con ellos ya no estaría tan sola pero al estar tanto tiempo en la calle baje de peso y al parir nacieron muertos, mi cuerpo no tenia fuerzas y mi corazón una pena profunda de ahí en adelante tuve que aprender a sobrevivir en la calle, con hambre, la temible soledad, la pena de perder a mi amo y a mis hijos....

26

27


Homeless | historias de callejeros

28

Homeless | historias de callejeros

29


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

El feliz Aún recuerdo el día, yo era apenas un cachorro, fui el regalo de Navidad del pequeño. Él me consentía mucho, me incitaba a hacer travesuras y yo fielmente lo seguía, un día mientras jugábamos con una pelota, en la emoción y el descontrol del momento sin querer la pelota fue a dar en un cuadro importante de nuestra ama y se quebró, ella me golpeó y me dejó afuera toda la noche, en un momento pensé que el pequeño iría a quedarse conmigo, pero no fue así, tuve mucha pena y lloré esa noche. Al otro día a penas escuché el sonido de la puerta abriéndose corrí, y era él, mi amigo, supe que me habían perdonado, después de un rato escuché que nuestro amo decía: Ya es hora, vamos. Él pequeño me miró a los ojos y gritó emocionado, supe entonces que íbamos de paseo, me alegré mucho, me tomó en sus brazos y nos subimos al auto, me parecía extraño que todos estuviesen tan callados, comencé a ladrar y dar vueltas, el pequeño reía y constantemente preguntaba a donde íbamos, su madre lo miró enojada y le dijo que no preguntara más a la vez que me gritaba ¡cállate! Para que no ladrara, pensé que estaba siendo muy insistente así que me dediqué a mirar el paisaje, estaba emocionado, todo era nuevo, nunca había ido tan lejos, pasó un rato, ya no podía reconocer rastros, el auto se detuvo y aún así bajé entusiasmado pensando que jugaríamos, vi que tardaban en bajar, los padres del pequeño discutían y yo ladraba para llamar su atención, de pronto el pequeño me miró desde la ventana y comenzó a llorar, yo traté de llegar hasta él pero era muy pequeño, el auto partió y en el intento de perseguirlos me arrolló una pata, me dolió tanto que no fuí capaz de alcanzarlo. 30

31


Homeless | historias de callejeros

32

Homeless | historias de callejeros

33


Homeless | historias de callejeros

34

Homeless | historias de callejeros

35


Homeless | historias de callejeros

Homeless | historias de callejeros

Epilogo Para casi la mayoría del los humanos los perros callejeros forman parte de la fauna urbana, verlos en las calles se transformo en una costumbre para nuestros ojos. La insensibilidad, la indiferencia y aveces el asco no permite que algunas personas se den cuenta que los animales callejeros son victimas de los mismos actos humanos por tratarlos como seres vivos desechables. La cuestión es que esto no soluciona nada; mientras se hacen planes para erradicar a los animales de las calles más y más personas siguen abandonando otros. La raíz del problema no está en el animal, sino en la persona que lo abandona, desgraciadamente son el perro o el gato abandonados quienes pagan con sus vidas la irresponsabilidad de personas sin sentimientos. Si el abandono y la irresponsabilidad en la adopción de mascotas no se controla, las calles se llenaran de perros, los cuales se seguirán reproduciendo, transmitiendo enfermedades y poniendo en peligro la salud publica , la única solución que pondrá las autoridades es la matanza de estos seres vivos, siendo el peor remedio. La solución no es acabar con ellos si no que con la costumbre de tratar a las mascotas como objetos y no solo a los perros, miles de corazones aun siguen buscando sus casas, para este problema solo falta un cambio de conciencia. 40

41

Homeless