Issuu on Google+

                                             Un futuro gris Caminaba por una ciudad gris donde nadie hablaba con   nadie. Todos corrían de un lugar a otro trabajando sin descanso. Ya   nadie visitaba el Museo del Prado ni fotografiaba La Cibeles; los   pájaros ya no cantaban en el Retiro y el Bernabeu se encontraba   desierto. No había tiempo para divertirse y disfrutar con los demás.   Todos se habían convertido en descerebrados, tan solo atentos a la   tecnología y a ellos mismos. La vida carecía de sentido. En ese momento desperté y descubrí que todo había sido un  sueño. Sin embargo miré por la ventana y en las calles de Madrid  solo vi gente pendiente de sus móviles, portátiles y demás aparatos.  La sociedad terminaría tal como soñé. Sintiendo pavor por ese  horrible futuro cogí el teléfono y llamé a un amigo. Mayor fue mi  sorpresa cuando se negó a salir porque debía pasarse un  videojuego. En ese momento sentí que mi pesadilla se volvía real. 


Un futuro gris