Issuu on Google+

UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

GESTIÓN AMBIENTAL

Autores: Deivis Rosales Luz Delia Reyes Mary Carmen Angulo Simón Torrealba

Barquisimeto, noviembre de 2011


Introducción

La gestión ambiental, concebida como un conjunto de acciones encaminadas a la conservación, es un factor determinante en el logro de los objetivos ambientalistas de cualquier país del mundo. Sin embargo para que esa gestión sea eficiente, cada una de las fases que la componen deben ser complementarias, armónicas y apuntar a un mismo objetivo: la sustentabilidad. Aunque los principales problemas ambientales de Venezuela han sido identificados claramente, todavía la idea de desarrollo sustentable pareciera no estar del todo clara, sobre todo en sectores que como el industrial persiste en anteponer sus intereses económicos particulares al interés de la humanidad y de las futuras generaciones. En los últimos años, la misión de proteger el gran ecosistema llamado Tierra, muestra avances significativos en cuanto a la aprobación de nuevos instrumentos legales y al deseo compartido de instaurar una cultura ecológica, que se manifiesta en disposiciones, normativas y el la presencia cada vez más frecuente del tema ambiental en los medios de comunicación. No obstante, queda mucho por hacer y por decidir frente a los graves impactos que actividades socio-económicas producen en el entorno humano. El presente trabajo tiene como objetivo explicar en qué consiste la gestión ambiental, sus fases y subfases, y en qué medida su observancia pudiese contribuir al logro de un mundo mucho más organizado y proactivo en el cuidado de los recursos naturales. A continuación se ofrece una visión de los principales problemas ambientales de Venezuela y la forma como han sido enfrentados por las instancias responsables de su solución o atenuación.


Gestión Ambiental

La gestión ambiental no es más que el manejo o administración de los recursos naturales de una manera sustentable, para poder asegurar el aprovechamiento de los mismos de una manera eficiente evitando la sobreexplotación y garantizando su durabilidad en el tiempo para futuras generaciones.

Las fases de la conservación ambiental son cinco: •

La gestión ambiental

La legislación ambiental

El ordenamiento territorial

La educación ambiental

La protección ambiental

Estas cinco fases son dependientes una de otra para lograr un funcionamiento óptimo en la conservación del ambiente.

A su vez la gestión ambiental tiene cuatro subfases las cuales son: •

Gerencia ambiental: la cual incluye las funciones de fiscalización de los espacios o territorios, sistemas hidrográficos, paisajes, suelos, aguas y organismos vivos, todo esto mediante el servicio de guardería ambiental. La guardería ambiental, a su vez, es el proceso mediante el cual se ejecutan acciones de policía administrativa, en la preservación y defensa del ambiente y particularmente de los recursos naturales, a través actividades

esencialmente

de procedimientos y

preventivas de las actividades

que directa o

indirectamente puedan incidir sobre el ambiente y velar por el cumplimiento de las

disposiciones relativas a la conservación, defensa y mejoramiento

ambiental. •

Refinamiento: tanto de las poblaciones silvestres como domésticas, que a su vez se refleja posteriormente en las comunidades y en los ecosistemas, para así poder asegurar su productividad y neutralizar los factores adversos. Esto muchas veces se lleva a cabo fuera del medio natural, cuando se trata de


factores abióticos en laboratorios, y cuando se trata de factores bióticos también podría ser en reservas forestales, zoocriaderos, zoológicos entre otras. •

Restauración: proceso inducido por el hombre para recuperar las condiciones ambientales (especies extinguidas, clima, agua, suelo y microorganismos) de un ecosistema perturbado; el cual debe contemplar la combinación de múltiples conocimientos científicos sobre flora, fauna, hidrografía, el suelo y su uso tradicional, el impacto de la transformación del sistema en las comunidades humanas que lo aprovechan y la importancia económica y social potencial de las especies nativas, entre otros. Con la restauración se pretende recuperar el equilibrio ambiental y asegurar con ello la armonía de la naturaleza con el ámbito social y económico del lugar.

Fomento y Apoyo: del activismo ambientalista, lo cual vendría a ser la militancia a favor del ambiente que se expresa mediante varios tipos de actividades, como las de calle (manifestaciones y/o protestas), medios de comunicación, boicot (dentro del marco legal) a los agentes que deterioran al ambiente y demás. Otras actividades que se deben fomentar y apoyar son las prácticas para el manejo y conservación de los recursos naturales para así también poder corregir las situaciones problemáticas y del marco cívico de la conservación y con esto asegurar el apoyo político dentro de todo este proceso.

Todas estas subfases se tienen que desarrollar tomando en cuenta la realidad de la región en la cual nos encontremos, para así poder formular políticas eficientes para la conservación ambiental, apoyándonos en el

ordenamiento territorial, educación

ambiental, protección ambiental y la legislación ambiental, ya que no basta con la gestión ambiental para proteger todos los recursos y ésta depende directa o indirectamente de las otras cuatro fases de la conservación ambiental ya mencionadas.


Gestión ambiental en Venezuela

Para los expertos ambientalistas resulta difícil ponderar los problemas ambientales que presenta Venezuela debido a que sus causas y consecuencias son muy complejas. Sin embargo, los problemas que afectan en mayor medida a la sociedad están catalogados como los de más apremiante solución. Los problemas sanitarios, derivados de una ineficiente administración de los servicios públicos, son sin duda, los que afectan en mayor grado la calidad de vida de los venezolanos. Se pueden distinguir entre estos: la disponibilidad de agua potable su cantidad y calidad; aseo, cloacas y la contaminación ambiental. Si a estas condiciones ambientales, se suman otros factores como la pobreza, el déficit de viviendas dignas, la inseguridad, el panorama no puede ser más crítico para el ciudadano venezolano. En cuanto los problemas ambientales que impactan sobre los ecosistemas, están la deforestación y la erosión, por cuya acción ha sido destruido un importante porcentaje de hectáreas de los suelos agrícolas, mediante procesos erosivos y sedimentarios. Otro grave problema, es la creciente contaminación del agua de los ríos que corren cercanos a los centros poblados a causa de los desechos industriales, y lo que es mucho más preocupante, la ausencia de planes para su tratamiento y recuperación, puesto que este problema se traduce en una merma sustancial de la calidad del agua, especialmente en región centro norte costera de Venezuela desde los Valles del Tuy hasta Barquisimeto. Asimismo, el incremento de la contaminación a causa del manejo deficiente e indiscriminado de agroquímicos, el recurso hídrico está cada vez más en decadencia en especial en cuencas como las del río Tuy y el Lago de Valencia, sólo por mencionar algunos. Otro impacto, no menos importante es el generado por las actividades de extracción de los hidrocarburos, sobre todo en la cuenca del Lago de Maracaibo y zonas aledañas a las refinerías; la contaminación así producida se manifiesta en el agua, la erosión de los suelos y perturbaciones del medio físico-natural.


En este caso la gerencia ambiental petrolera, debe compensar los riesgos ambientales, es decir, que debe asumir el reto de aprovechar los recursos que posee Venezuela, reduciendo al mínimo las consecuencias ambientales. Compaginar estos dos aspectos implicará a futuro contar con ingresos mayores y con una mejor calidad de vida. Otra actividad económica que impacta severamente a los ecosistemas naturales de Venezuela es la agricultura la cual es poco sustentable. La expansión de la frontera agropecuaria ha traído como consecuencia que se incremente el número de áreas deforestadas, erosión y contaminación de las aguas. La ordenación del territorio aflora como una posible solución a la reducción de los impactos sobre los ecosistemas, producidos por las actividades económicas y sociales; una debida armonización entre el uso de las tierras para agricultura, ganadería y el turismo, permitirá que el objetivo del desarrollo sustentable pueda ser cumplido, apoyado en la integración de las políticas ambientales, económicas y sociales. Otra medida que puede contribuir a una eficiente gestión ambiental por parte de los organismos gubernamentales es más que la sensibilización sobre el ambiente, la formación de una sólida cultura en favor de este, aspecto que ya se refleja en los medios de comunicación. Veinte años atrás difícilmente podrían escucharse, verse o leerse llamados de atención sobre la conservación, situación que hoy en día ha cambiado notoriamente. La presencia del tema ambiental y su defensa también puede palparse en la proliferación de ONGs encaminadas a educar y crear conciencia sobre la responsabilidad que como venezolanos tenemos hacia nuestro entorno y de cómo nos afecta. Asimismo el marco legal para atenuar los efectos del desarrollo se ha diversificado, y la exigencias del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y la Conservación en cuanto a la obligatoriedad de acompañar los proyectos con un estudio de impacto ambiental, son medidas propias de una gestión ambiental que poco a poco se va consolidando en Venezuela. Sin embargo todavía resta mucho por hacer, tal es el caso de la aplicación de la Ley penal del ambiente, cuyas debilidades la convierten en muchos casos en letra muerta sobre el papel. El sector industrial por ejemplo, todavía es bastante indolente ante la


problemática ambiental, convirtiéndolos en los más renuentes trasgresores de las normativa ambientalista. A nivel internacional, Venezuela continúa suscribiendo acuerdos y tratados

en la

búsqueda de alternativas que permitan paliar la magnitud de los efectos de fenómenos como el calentamiento global; los logros son lentos por cuanto están supeditados al factor más importante en la defensa de la vida del planeta: la voluntad del hombre.


Referencias

Fernández, C. (2008). La gerencia ambiental como metodología integradora del conocimiento para la administración y gestión del ambiente. Disponible: http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/28420/1/articulo7.pdf [Consulta: 2011, Noviembre 22]. Ferrer Veliz, E (2001). Conservación ambiental Barquisimeto: ECOCOSMO.

alternativa para el futuro.

Guardia Nacional Bolivariana De Venezuela Destacamento De Fronteras Nro- 11 (2009 – 2010). Guardaría Ambiental. Disponible: http://destafront11.com.ve/guarderiaambienta.htm [Consulta: 2011, Noviembre 22].


Gestión Ambiental