Page 39

EL VIEJO Y LA MONTAÑA Francisco Lillo Martínez Ilustraciones: Pedro Robles Ramos Un día al amanecer, un anciano llamado Andrés, vio una montaña altísima que había surgido de la nada. Le extrañó muchísimo, pues él paseaba por aquel lugar todos los días y nunca la había visto. Era blanquecina, como surgida de un mar de agua jabonosa que se elevaba como pompas de espuma gigantes sobre un cielo limpio y claro.

Se sintió tan intrigado por este fenómeno que decidió emprender el camino hacia el lugar con su nieto, un niño de siete años. Al principio le agrado la idea que con tanta determinación se había propuesto, pero pasado un trecho del camino el asma que padecía se hizo notar en toda su crudeza. Sentía un profundo ahogamiento como si le faltara el aire. La frente y las sienes le chorreaban de sudor y los cristales de las gafas se le empañaban. Una vez repuestas las fuerzas, emprendieron la marcha ascendente hacia la sierra que tan bien conocían, pero el camino era tortuoso y agotador para el viejo, y ello le hacía detenerse mientras Juanito, así se llamaba el nieto, encontraba muy divertida la nueva ocurrencia del abuelo.

45 Patronato Municipal de Cultura. Órgano de Animación Sociocultural. Programa Alicante Cultura.

Cuentosilustrados  

cuentos pequeños para niños de 8 años

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you