Page 1

Semblanza del Padre Diego Jaramillo Por: Padre Alberto Linero Gómez, Eudista El Padre Diego Jaramillo Cuartas es fundamentalmente un Discípulo de Jesucristo. Su relación con Dios es la única clave posible para hacer una lectura coherente de toda su vida. Él, desde pequeño, entendió su vida como un pro-existir; esto es, como alguien decidido a cumplir con la sentencia del Señor: “No he vendido a ser servido, sino a servir”. Ahora, las calendas le marcan 50 años de ser sacerdote; y es una excelente oportunidad para inventariar tantos servicios a la Iglesia, a la comunidad en general y, sobre todo, a los más pobres. Ha sido un rico, variado y fructífero trabajo pastoral. Este trabajo pastoral lo ha realizado mayoritariamente en el Minuto de Dios, un proyecto evangelizador fundado por el Padre Rafael García Herreros, que busca -desde el compromiso con los más pobres- propiciar un encuentro con Jesucristo que se exprese en un desarrollo sostenible e integral. Desde que comenzó a ayudar al Padre Rafael en la dirección de Promevi, el Padre Diego ha estado comprometido con el servicio a los más necesitados, con todas sus fuerzas y con todas sus ganas. Al principio venía desde el Seminario Valmaría en Usaquén, donde era rector, a colaborar los fines de semana; luego se dedicó, de tiempo completo, a colaborar en la realización de todos los proyectos que, a favor de los necesitados, se pensaban en el Minuto de Dios. Tanto para el Padre Rafael, como para el Padre Diego, era -y sigue siendofundamental que cada familia tenga un espacio propio, digno, en el que pueda cumplir su función de forjadora de buenos seres humanos. Por ello, el primer trabajo que se inició fue la construcción de un barrio para personas de escasos recursos, que sirviera como modelo de convivencia a todo el país. Así se comenzó… y, claro, luego se tuvo la certeza de que, ante la escasez de soluciones de vivienda en el país, se debía luchar porque todas las familias de toda Colombia pudieran tener su techo propio. Ha sido una labor ardua, en la que muchas familias, gracias a la tenacidad primero del Padre Rafael y luego del Padre Diego, han podido tener un techo digno para vivir y seguir adelante. Es evidente que -para quien no tiene nada, recibir su casa es mucho- sería poco si sólo se le da una casa a una familia y no más. Por eso, se generó un proyecto educativo que ayudara a realizar el sueño de tener hombres capaces de aceptarse y valorarse tal cual son, de convivir armoniosamente con los otros hermanos y de descubrir la presencia del Dios Padre. Es por eso


que hoy, el Minuto de Dios tiene experiencias de educación en cada una de las etapas del proceso evolutivo humano, desde las guarderías y los colegios que buscan hacer crecer a los niños en la autoestima, autonomía y sinergia, hasta la universidad, con sus distintas sedes en todo el país, que pretende entregarle a Colombia profesionales bien formados, competentes y capaces de ayudar en su desarrollo. Todo esto con la primera opción por los pobres, haciendo mayor énfasis por llegar a los estratos 1, 2 y 3 con una oferta de calidad educativa a su alcance. No han sido pocos los esfuerzos que se han hecho por prestar servicios de salud dignos y útiles a los más necesitados. Desde la época del Centro Médico Ji Ro, pasando por la Corporación de Salud, el padre Diego siempre ha buscado prestar ayuda a quienes, tal vez por pertenecer al mundo invisible, no tienen buenos servicios médicos. Hay que decir, que ante la nueva organización de la salud en Colombia a partir de la Ley 100, este proyecto esta reformulándose y re-creándose. El Minuto de Dios entiende el desarrollo como una experiencia de personas y no de cosas. La idea no es que se desarrollen los objetos, sino los seres humanos; y, para ello, comprende que debe tener un paradigma capaz de incluir y articular la tecnología y los avances científicos, con la ecología y el cuidado por el ecosistema. Como resultado de esto se creó Fundases, que es un proyecto que busca realizar estudios, capacitaciones y asesorías socioeconómicas o tecnológicas en materia agropecuaria y ambiental, para personas naturales, instituciones o empresas, ya sean del Estado o privadas, dentro y fuera del país. Cooperar y gestionar en todo lo concerniente a las actividades de producción, comercialización y transformación de productos de origen agropecuario, en especial cereales, hortalizas, frutales y todos aquellos que en desarrollo de sus actividades se programen con el visto bueno de la Junta Directiva. Investigar, captar, adecuar, aplicar y transferir tecnologías

para

lograr

mejores

condiciones

de

producción

y

comercialización agropecuarias, promoviendo y realizando la organización comunitaria bajo cualquier forma legal. Este proyecto siempre ha sido liderado por el Padre Diego Jaramillo, aunque en sus inicios contó con el padre Rafael García-Herreros como presidente. Habíamos dicho que la clave de lectura de la vida del Padre Diego es su relación con Jesucristo. Por ello es apenas normal que se esforzara en la fundación del Centro Carismático Minuto de Dios (librerías, emisoras,

escuelas de evangelización), que tiene como objetivo Evangelizar a través de todos los medios posibles. Es allí donde encontramos al Padre Diego,


escritor –son más de 100 títulos publicados, entre investigaciones históricas, folletos y libros de evangelización- que, con claridad, trata de compartir con otros la misericordia que Dios ha tenido con Él. También en el Centro Carismático lo encontramos como predicador incansable –no hay país de Latinoamérica en el que no haya predicados con poder la presencia de Jesús de Nazareth, y son muchos los pueblos estadounidenses y europeos en los que ha gritado con voz fuerte que Jesucristo está vivo- anunciando con la fuerza del Espíritu que hemos sido salvados por el sacrificio de la cruz. O lo encontramos como hombre de los medios, ya sea en la radio o en la televisión, anunciado el poder de Dios. O predicando o propiciando retiros en la casa Shalom en el municipio de Tenjo, o acompañando a jóvenes músicos que quieren ser evangelizadores, o en el Taller Nazareth, dirigiendo a muchachos artistas en el arte de concretar los sueños y los sentimientos sublimes del corazón. Ese es el Padre Diego: un evangelizador-formador, un comprometido con los procesos de desarrollo de muchas comunidades, o papá de muchos jóvenes necesitados de una tutoría que los guíe y los ayude. Estoy seguro de que he sido muy tacaño al expresar todo lo que él es, porque su vida y estos 50 años están marcados por muchas acciones a favor de los demás.

Semblanza del Padre Diego  

Estamos probando...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you