Issuu on Google+

"Al rĂ­o que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime." Bertolt Brecht 1


E

n este primer número de nuestra revista queremos inaugurar este espacio para el debate recordando un nuevo aniversario de la independencia de la República de Bolivia. El 6 de Agosto de 1825 se proclama en Chuquisaca la independencia de la República de Bolivia, último Estado sudamericano en separarse de la corona española. Y al igual que en el resto de los nuevos Estados Americanos, se instauran los cimientos liberales del moderno Estado Boliviano. Pero vale también mencionar como antecedentes de la independencia, los levantaminetos indígenas aimaras contra los abusos de la mita por parte de los interese mineros. Enfrentamiento éste que, se podría decir, señalaría el punto en torno al cual girará el crecimiento de la Bolivia moderna, a la vez que formará el núcleo fuerte de la clase obrera del Altiplano: la minería, tal como es hasta el día de hoy. Después de un largo período de inestabilidad política, es en la década de 1880 que se consolida la etapa llamada "de la oligarquía conservadora-liberal", basada en el crecimiento económico que daba la explotación minera, con la extracción del mineral de plata, que pronto fué reemplazada con la explotación del estaño y la aparición de una nueva casta de empresarios llamados los "barones del estaño". La figura descollante de este período será la del empresario minero Simón Patiño, quien llegó a ser uno de los hombres más poderosos del mundo, además de dueño de los destinos de Bolivia. Estos empresarios mineros formarán "La Rosca", con la complicidad de funcionarios, políticos, jueces, periodistas, intelectuales que trabajarán en favor de sus privilegios. Esta sociedad controlará la explotación y el mercado boliviano mineros. Entre las décadas del 40 y 50 entrará en crisis la producción minera. A la par del desarrollo minero, también se van consolidando el poder y los privilegios de los terratenientes, en detrimento de los campesinos y comunidades indígenas. La brutalidad del campo se expresaba en sistemas de servidumbre como el "pongaje" en el altiplano; la mediana y pequeña propiedad alternaba con grandes haciendas en los valles cochabambinos; en el llano del Oriente sobresale el latifundio ganadero con relaciones salariales paternalistas. En los años que median entre el fin de la Guerra del Chaco (1932-35) y la Revolución del 52 que terminará con el régimen de "La Rosca", surgirán los partidos políticos que mas influenciarán en la política boliviana y se constituirá la fuerza política y organizativa del proletariado minero boliviano, clave del movimiento obrero de ahí en adelante. 2


En su vida "independiente" Bolivia ha vivido guerras, levantamientos, graves crisis económicas, y hasta una revolución obrera, la primera en Latinoamérica, hasta ahora. Las guerras que protagonizó, ya sean intestinas o contra otros países, fueron siempre bajo el fogoneo de los intereses imperialistas y de sus aliados nacionales de la oligarquía y la gran burguesía. Por eso mismo mismo se dice de Bolivia (y del resto de los países sudamericanos) que es una semicolonia. De estos procesos, obtuvo el pueblo boliviano sólo muerte y pobreza, y la pérdida de recursos naturales. La Revolución de 1952, con las Tesis de Pulacayo como fundamento y programa político, y encabezado por los mineros, fué el primer gran intento de la clase obrera boliviana de disputar el poder a los explotadores, donde las milicias obreras derrotaron al ejército burgués y la policía. Si bien se estableció la alianza con el campesinado, el movimiento obrero no terminó de tomar las demandas campesinas, y mucho menos se ofrecía una alternativa clara a los pueblos originarios para poner fin a su situación de naciones oprimidas. La experiencia revolucionaria terminará con la entrega del poder a uno de los partidos de la burguesía, el MNR. Durante el resto del S. XX se sucederán "períodos de estabilidad democrática", con dictaduras sangrientas y levantamientos pupulares que la enfrentaban. Épocas de gran agitacion revolucionaria en toda Latinoamérica. En los 60', como signo del retroceso político, se firma el Pacto Militar-Campesino, fundamentado por, entre otros, el intelectual indigenista Fausto Reynaga. Este Pacto tuvo por objetivo cercar al movimiento obrero en creciente agitación y evitar que entrara en alianza con el campesinado. Este Pacto fué el que terminó también con la aventura guerrillera del "Che" Guevara y sus compañeros de armas. Con los nuevos "aires democráticos" de los 80 que soplaban en todo el continente, Bolivia se va convirtiendo en una democracia formal más del continente. Pero también van creciendo las movilizaciones populares, y los pueblos originarios van tomando mas protagonismo en el escenario político. El Estado otorga algunas concesiones, como la de políticas multiculturales, recomendado por el FMI y el BM. Pero es insuficiente. La situación social estalla en los 90 y 2000. Como producto de esas movilizaciones y luchas populares (como "la guerra del agua" y las movilizaciones campesinas) asciende la figura de Evo Morales, con el respaldo del MAS y organizaciones sociales de base campesina, organizaciones campesinas y la Central Obrera (COB). Ascenderá

3


así el primer presidente indígena de Bolivia, logrando contener y desviar las movilizaciones populares. En los dos períodos del presidente indígena, y con una política bonapartista, desde el Estado se otorgan algunas conceciones como el reconocimiento de Naciones y el derecho a la autonomía de los pueblos originarios; algunos subsidios a los pobres; o la conformación del Estado Plurinacional, que en este tiempo se han pisoteado estos mismos derechos por parte de aquellos quienes los otorgaron. Caso testigo las naciones del TIPNIS que enfrentan la creación de una carretera que cruzaría sus territorios, que ya les a costado varios muertos; o nuevas concesiones mineras a empresas multinacionales, sin olvidar que siendo productor de gas la inmensa mayoría de la población boliviana no tiene gas en sus casas; o ataques antipopulares como fué el gasolinazo en el 2011 o el problema de las jubilaciones, donde la clase obrera viene de protagonizar un gran paro nacional de 15 días, y ahora está debatiendo la constitución de un partido propio. Un claro signo de ruptura con el gobierno de amplias franjas de la clase obrera, con los mineros de Huanuni a la cabeza. El Estado Plurinacional nada ha hecho por cambiar de raíz el carácter semicolonial del Estado, ni el poder de la burguesía, los terratenientes y las multinacionales. Las naciones del Tipnis, por ejemplo, ya han reclamado el apoyo de la clase obrera en su lucha. Una vez más, como en el 52, la tarea está planteada. Para que los pueblos originarios conquisten sus demandas de mas de cinco siglos, para acabar con el latifundio y porque los recursos naturales queden en manos del pueblo trabajador de la ciudad y el campo, será necesaria la histórica alianza entre la clase obrera, el campesinado y los originarios, para que de una vez por todas el pueblo boliviano conquiste la verdadera y definitiva independencia de los capitalistas y el imperialismo.

Darío Acosta, Centro de Participación Comunitaria del ICA. Fuentes: "Comunidad, Indigenismo y Marxismo", Javo Ferreyra; "Historia de América Latina", T. A. Donghi; "Los mineros en la historia boliviana", J. L. Hernández, CEIP.

4


Los ingenios en el NOA. Origen y “despertar” obrero en los márgenes. “Marchan al compás del ritmo del pim-pim por todo el predio industrial en dirección al portón de la planta de Gas, son cerca de 400 compañeros, encabezan los zafreros junto a los jóvenes de la fábrica, que hacían la punta para cortar la ruta 34” Miguel López

La industria azucarera del noroeste argentino tiene sus inicios en el primer tercio del Siglo XIX. Con geografía apta, la falda oriental del sistema subandino, un clima propicio, entre cálido y húmedo y abundancia de mano de obra como el fortalecimiento del mercado interno, fueron los elementos fundamentales que hacen que pequeñas y antiguas haciendas se convirtiesen en grandes empresas capitalistas en los finales del 1800, que marcan en este terreno también la entrada de Argentina al orden mundial como productor de materias primas, atado al imperialismo Ingles y reforzando el carácter semicolonial del Estado. Las oligarquías provinciales de Jujuy, Salta y Tucumán logran durante estos años obtener apoyo estatal en aspectos claves para el desarrollo de los ingenios (subsidios, exenciones impositivas, infraestructura, etc). El gran desarrollo de la industria azucarera hace necesaria la modernización. Este es el paso de las viejas y atrasadas haciendas a consolidadas empresas capitalistas. Si bien los procesos de desarrollo de los ingenios son distintos en Tucumán (alta mecanización y pronta instalación del ferrocarril) y en Salta-Jujuy (monopolio de la tierra y de la fábrica en una única persona), lo que necesariamente se imponía era disponer de mano de obra y barata. Hay que conseguir zafreros (trabajadores encargados de la cosecha de la caña). Los ingenios tucumanos solucionaron este problema asalariando a los campesinos criollos. En Salta y Jujuy se recurrió a los indígenas del Chaco y luego a los campesinos puneños. La explotación como medio de ganancia capitalista. La cercanía de los ingenios salto jujeños al monte chaqueño en donde habitaban gran cantidad de indígenas proporcionaba un ejército de mano de obra cautiva, casi esclava. Los indígenas luego del avance del ejército sobre la región de Chaco, se ven imposibilitados de seguir desarrollando su economía doméstica

5


y de subsistencia, ya que habían sido ocupadas sus tierras, ríos, etc. No dejando otra posibilidad a estos grupos que asalariarse para lograr la sobrevivir, lo que a su vez es lo que garantiza la existencia de la industria azucarera. Los ingenios montaban ciudades dentro de los mismos, para los trabajadores indígenas las viviendas eran chozas construidas de ramas y paja y los peones criollos en habitaciones de material o en galpones en terribles condiciones de hacinamiento. La paga que recibían tanto indígenas como criollos era mínima por jornadas de trabajo de 12 a 14 horas. Se les pagaba el trabajo con vales que debían cambiar en el almacén del ingenio que pertenecía a la empresa. La vida de los trabajadores se desarrolla allí completamente. Azúcar y Dictadura. Hacia fines de 1960 una serie de conflictos obreros sacude a los ingenios de Tucumán durante la dictadura de Onganía y a comienzos de los 70 esta efervescencia llega a Jujuy. Durante esta década los trabajadores de los ingenios venían organizándose de manera clandestina en la Corriente Clasista. Es a partir del 76’ cuando la relación entre los popes del azúcar y la política se hace más evidente y muestra su costado más siniestro, en donde la dictadura conto con la complicidad de empresarios y civiles. En los ingenios se desarticulo al movimiento obrero con la ayuda del ejército y las policías provinciales y federales. Ledesma, con la complicidad de la burocracia sindical, cedió no sólo sus vehículos para que trasladasen y desaparecieran a los activistas, sino que llevo apagones dentro de sus galpones donde fueron asesinados los trabajadores que se oponían a los empresarios del azúcar y a la dictadura. En los ingenios del NOA la “década ganada” sólo endulzó los bolsillos de los patrones. El crecimiento económico a partir del 2003 se vuelve a propiciar la lógica del asentamiento alrededor de los ingenios, sin desestimar igualmente la división del trabajo entre los trabajadores nativos/ estacionados y los trabajadores golondrinas que siguen siendo indispensables en la zafra. Cerca de 10000 trabajadores tiene sólo el ingenio Ledesma. Ahora

esta

nueva

concentración

6

de

grandes

masas

de


trabajadores (precarizados, en negro) vuelve a presentar problemas estructurales no resueltos durante estas tres décadas. El problema central que ha llevado a grandes enfrentamientos y a lamentar vidas obreras es el caso de Ledesma, en donde se nota una importantísima concentración de la tierra, que originalmente era de estos pueblos, en manos de Blaquier y Ledesma. La crisis habitacional y la monopolización de la tierra vuelve a resurgir como en 1900 y no solamente en este sentido, sino que estos trabajadores, que si bien trabajan para el ingenio como para la papelera (en la que Ledesma encontró otra rama para optimizar al máximo la producción de la caña en el papel) trabajan prácticamente en las mismas lamentables condiciones que hace mucho mas de un siglo El “dulce” despertar de los obreros del azúcar. Sin embargo, hay un “despertar” obrero en el NOA. En La Esperanza en Jujuy los obreros la han podido poner a producir el Ingenio bajo sus propias manos en varias temporadas tras el abandono del mismo por los empresarios hasta la llegada del grupo Roggio. En el caso del Tabacal, en Salta los obreros retoman las tradiciones de los 70`uniendo sus fuerzas por la reincorporación de los trabajadores despedidos. Luego de 23 años los obreros del ingenio Ledesma (de la fábrica y zafreros) fueron a la huelga en 2011. A las pocas semanas se producen tomas de tierras en los predios del ingenio por parte de los más excluidos de estos años. Hay tres trabajadores asesinados por la policía. Al día de hoy la situación habitacional en la provincia es crítica y no está resuelta. El SOEAIL (Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma) es recuperado por trabajadores de las manos de la burocracia traidora y cómplice. Defender y difundir las tradiciones de lucha y organización de los obreros de los ingenios del noroeste está a la orden del día. La ebullición en Ledesma, La Esperanza, el Tabacal y los ingenios tucumanos pueden marcar el camino de esa Argentina profunda, de los márgenes, que avanza con los más explotados de los explotados a la cabeza.

7


Conflicto por la recuperación de sus tierras Para todos los pueblos originarios, el problema por la recuperación de las tierras es fundamental para la construcción de la identidad. La importancia, no solo en su uso sino en el significado de la misma, las tierras que actualmente ocupan constituyen una parte de su identidad como pueblo originario, es por eso que su lucha significa en si la recuperación de la identidad. Es allí donde la mayor parte de sus actividades cotidianas, en la cual se desenvuelven de manera cultural, social y económicamente, el territorio expropiado comprende los campos de pastoreo, fuentes de agua, espacios sagrados y rituales Actualmente están en un proceso de reconstrucción histórica- cultural, demandan el reconocimientos de sus derechos y la posesión de sus territorios, a la ves demandan a las autoridades que reconozcan el dominio a sus tierras. Y además luchan por la incorporación de una educación intercultural en sus comunidades, pero aun nuestros pueblos no se dan por vencido y seguimos en la luchando para que una vez por todas las leyes destinadas a los pueblos puedan cumplirse y que no queden simplemente en un papel. a continuación mencionare el de la reforma de la constitución de 1994 “art.75 inc. 17-corresponde al congreso reconocer la personería jurídicas de las comunidades y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular las entregas de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, trasmisible ni susceptible de gravámenes o embargos” está bien claro que las leyes existen pero que no se las lleva a la práctica. En la actualidad algunos pueblos se siguen organizando es aun así que algunas comunidades obtuvieron la personería jurídicas otros sigue luchando para que el gobierno ya sea nacional o provinciales le soluciones la gran deuda que existe como es el reconocimiento de sus tierras que fueron usurpadas desde la conquista hasta la actualidad. Los pueblos originarios conciben a la naturaleza como un todo interrelacionado, y compartir esa vivencia recíproca, demás, conciben a la madre tierra como el hogar de todos los seres naturales .la tierra es sagrada es por eso que muchos originarios suelen decir “el que vende la tierra, vende a su madre” es por eso que su lucha adquiere mucho significado y un valor transcendental.

8


Ko Nº1