Page 1

Enseñar, ¿Vocación o profesión? Hoy en día en Colombia la enseñanza este siendo dirigida desde tres modelos pedagógicos que se desarrollaron en el siglo XX: Pedagogía Católica, Pedagogía Activa y Pedagogía Técnica o Tecnológica Educativa, un gran porcentaje de los centros educativos de nivel básico han dejado de lado la motivación como método de enseñanza que permite al niño una mejor y mayor interacción con los conceptos nuevos que se quieren trasmitir, y han obligado a establecer la memoria como único medio por el cual se aprende, no toman en cuenta la edad ni mucho menos el cambio de ambiente al cual son sometidos los niños cuando pasan de tener una convivencia solamente con su familia a pasar a otro lugar que en este caso seria la escuela, donde es poco lo que conocen y donde se encuentran con nuevas experiencias. El maestro toma una posición de ser superior donde reposa el conocimiento y de cual brotan burbujas que contienen luces de sabiduría que ayudan a comprender las temáticas tratadas en su clase, pero no es así, para todo niño que apenas tiene un acercamiento con nuevas rutinas no es fácil adecuarse a ellas y mucho menos si no se le proporcionan medios didácticos que le motiven a sentirlas suyas e irlas acomodando a su cotidianidad. En el ensayo Corrientes pedagógicas en el siglo XX en Colombia, su autor Humberto Quiceno habla sobre estas metodologías de enseñanza y muestra como los pedagogos que se han destacado en cada una de estas han tomado un punto de partida para implementarlas: “Cada una de estas pedagogías está conformada por un método de enseñanza, una concepción del maestro, una definición de niño, una teoría sobre la escuela, un modo de entender la disciplina y políticas educativas” 1 Ver cada aspecto, inclusive el modo de emplear disciplinas y políticas educativas propias de cada metodología, hacía que cada momento en la historia en el cual se cambiara el modo de enseñar, afectara el aprendizaje y aun el desempeño intelectual de los alumnos. La pedagogía católica implementaba métodos rústicos que forzaban a memorizar, pero más que esto su ideología buscaba instaurarse como un estilo de vida que lograra perfeccionar el niño por medio del maestro: “…fundar instituciones educativas que tengan la forma de internados, que piensen que el maestro enseña porque él es el que sabe y el niño como algo que hay que desarrollar, enderezar, corregir como un árbol…”2 1

QUICENO, Humberto, Corrientes pedagógicas en el siglo XX en Colombia, pág. 12, ídem pág.13.


La pedagogía católica en su afán por formar niños que fueran cultos y educados en su manera de pensar y de actuar no supo emplear medios lúdicos que permitieran al niño encontrarse como un ser social, como un ser que podía relacionarse libremente y en cambio lo único que logro fue infundir miedo, un miedo que bloqueaba y no conseguía interiorizar el conocimiento. Luego de un tiempo en el cual la enseñanza se basaba en la metodología católica, apareció la pedagogía activa, que por su parte se enfocó en observar, este fue su base para desarrollar nuevos métodos que facilitaran el aprender, pero que también permitieran encontrar señales que ayudaran a mejorar estos, y así poco a poco el maestro paso de ser un sabio que castigaba el cuerpo para salvar el alma, a ser un experimentador. De esta manera esta técnica de enseñanza quiso en primer lugar hallar un punto de partida del cual se extendiera hacia otros lugares o para mejor decir a otras instituciones, por eso creo el Gimnasio Moderno, un colegio para producir este tipo de pedagogía: “En estas condiciones que se crea el Gimnasio, un colegio para producir la Pedagogía Activa, con la experiencia educativa del colegio, contando con los profesores, directivos y niños para ello…. En el Gimnasio Moderno el maestro fue entendido como un experimentador, el niño como un objeto observado y un observador y la escuela un taller o un laboratorio experimental”3 Estas dos pedagogías no fueron las únicas en aparecer, luego de un tiempo la educación se renovó con la Pedagogía Técnica o Tecnología Educativa, que trajo consigo la idea de planeamiento educativo, que favoreció en algunos aspectos pero que también desfavoreció en otros. “La tecnología educativa como pedagogía es bien distinta a la pedagogía católica y a la pedagogía activa. Planear, administrar y evaluar son tres operaciones que conducen a un orden de pensamiento articulado entre si, son fases de un mismo sistema, elementos de un todo, sistemas de un mismo programa.”4 La educación fue un rompecabezas que se fue armando con ideales de cantidad de pedagogos y profesionales, acomodándose a una época que no tenía un desarrollo tan amplio como lo es la época actual. Hoy en día se observa la educación como un espacio donde el educador y el educando tienen derechos y

3

QUICENO, Humberto, Corrientes pedagógicas en el siglo XX en Colombia, pág. 13, 18.


deberes que por ley deberían cumplirse, pero que la gran mayoría de veces salen lastimados por la falta de compromiso y aun en ciertos momentos de ignorancia, que no permiten avanzar a una evolución más que deseada, necesitada. Los colegios son pensados como centros de formación, donde el alumno recibe instrucciones de un maestro para su desarrollo no solo profesional, sino también social, donde el maestro es ejemplo para sus alumnos y donde se halla una base firme para continuar con un desarrollo que viene en proceso desde la escuela, pero no es así, ya que este transcurso no se completa debido a diferentes causas, entre ellas la falta de liderazgo de los maestros, adicionándole a este su deterioro de conocimiento debido a su desinterés por buscar en su profesión la vocación de enseñar, no verla solo como una forma de sustento económico, sino como un espacio para explorar y descubrir nuevos conocimientos; influye también el incumplimiento de los estudiantes frente a sus deberes, pero esto a causa de la falta de ser guiados por medio de un buen maestro, obviamente no hay excusa para poner al alumno como una víctima, pero en un entorno donde la sociedad te presiona a ser parte de algo, es casi obligación para los jóvenes que aun no tienen una personalidad definida buscar un lugar para encajar, adecuarse a sus costumbres y evolucionar con este, por eso es importante un buen educador que guie, aconseje y no solo se enfoque en enseñar o más bien trasmitir un conocimiento. Actualmente la palabra maestro ha perdido su sentido inicial, un maestro se llamaba de esta forma no solo por su conocimiento intelectual, sino por su gran sabiduría en todo lo que decía, y desafortunadamente hoy en día, debido a esa falta de sabiduría de muchos para guiar a sus alumnos, aparecen o se renuevan problemáticas que perjudican el proceso intelectual de los estudiantes, y como los profesores no son conocedores de esto, o aun peor, lo conocen pero son indiferentes frente a estos, no hay una armonía en las aulas de clase y los niños en proceso de aprendizaje empiezan a tomar una actitud negativa frente al estudio y lo más grave en su entorno familiar y social. En los años setenta en Holanda tomó gran fuerza una forma de acoso escolar llamado Bull ying, el cual consistía en actitudes tiránicas e intimidadores de uno a más alumnos contra un estudiante. Investigaciones hechas por el psicólogo noruego Dan Olweus arrojaron como resultado este tipo de abuso escolar conocido en EEUU como bullying y ahora en Colombia como matoneo, siendo influyente en el comportamiento y desarrollo adecuado de muchos estudiantes. Las víctimas de estos abusos comienzan a presentar síntomas que fácilmente los profesores pueden detectar, claro está, si tienen un control adecuado o un interés en que sus alumnos rindan en todo


sentido estudiantil y lleven una vida social tranquila, sin temores, entre los síntomas están: ser tímido o retraído, reaccionar llorando o alejándose, generalmente, frente a situaciones de conflicto, ser hiperactivo e inquieto y no pasar tiempo con los compañeros; estos comportamientos que no son usuales en un niño o aun de un joven, pueden dar señales muy directas para que los educadores tomen cartas en el asunto. Por el estilo de la problemática anteriormente mencionada, hay muchas que quizás no han sido exploradas o descubiertas, pero que influyen directa o indirectamente el proceso de enseñanza y aprendizaje; hoy día no es obligación utilizar un solo modelo pedagógico gracias a la época, pero tampoco va a ser efectivo utilizaros todos sino hay un compromiso de los profesores en ayudar a establecer una armonía en sus aulas de clase; desafortunadamente la falta de vocación, interés y exploración de los educadores muchas veces detienen procesos que podrían llegar a ser base para una mejor educación, mejores técnicas de enseñanza que motiven y despierten en los alumnos deseos de instruirse y de continuar sin miedo a sentirse incapaces.

Enseñar, ¿Vocación o profesión?  

el maestro, se nace o se hace

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you