Page 100

¿Cómo fueron tus primeros contactos con la fotografía? En realidad, fue una bobada. Cuando tenía 8 años mi papá me regaló un perfume de Barbie, que venía con una cámara malísima de regalo. Todavía tengo un montonazo de fotos que saqué con ella; todas de mi familia, mis amigas de la escuela, mis mascotas y un rollo especial de mi campamento de catequesis. Todas las fotos estaban torcidas, las cabezas cortadas y eran oscuras. Esa cámara era sólo mía y yo estaba copadísima.

que salió la fotografía digital, me di cuenta de que no me llamaba la atención. De hecho, todavía no tengo una cámara digital, ni tampoco idea de cómo se usa el Photoshop. De todas maneras, con el tiempo me di cuenta de sus beneficios y la respeto. Creo que se pueden hacer cosas increíbles con la cámara digital; va en gustos ¿Quién sabe? En un futuro capaz me compro una y me cuelgo, pero -por ahora- con la analógica me llevo perfecto. De todas maneras, creo que lo que importa es el fotógrafo y el momento; el resto son preferencias de cada uno.

¿Qué razones te hicieron optar por lo analógico respecto a lo digital? ¿Cuáles son las grandes diferencias que presentan un sistema frente a otro, a tu entender? Siempre me fascinó la idea del laboratorio, los líquidos y las máquinas, que hasta hace un par de años no tenía ni idea para qué servían. Me encanta el suspenso, la sorpresa, la ansiedad, la importancia que tiene cada rollo, cada toma, el grano, el bordecito desparejo. La analógica tiene una magia innegable. En el momento en

Si tuvieras que definir a la fotografía en una palabra, ¿cuál sería? Inmortalizar. ¿Cuáles son las técnicas con las que te sentís más cómoda a la hora de sacar una foto? Encuentro mucha comodidad al sacar blanco y negro; fue como empecé. Tengo el ojo preparado para mirar algo e imaginarlo en esos tonos. Igual, admito que hay fotos que sólo las podes sacar a color, parece que te lo rogaran.

AKA Magazine - Issue06  

Setiembre 2010 http://aka.com.uy

AKA Magazine - Issue06  

Setiembre 2010 http://aka.com.uy