Issuu on Google+

Encastes taurinos Núùez


Encastes taurinos

Contenido 1 Árbol genealógico del encaste Núñez������������������������������������������������������������������� 3 2 Morfología del encaste����������������������������������������������������������������������������������������� 5 3 La lidia de un Núñez������������������������������������������������������������������������������������������� 7 El toro de salida������������������������������������������������������������������������������������������������� 8 El toro en la suerte de varas�������������������������������������������������������������������������������� 8 Faena de muleta������������������������������������������������������������������������������������������������� 9 Cómo someter a un toro de Núñez�������������������������������������������������������������������� 9 4 Características del encaste en la pelea����������������������������������������������������������������� 11 5 Cómo sería una persona de este encaste������������������������������������������������������������� 13 La persona Núñez�������������������������������������������������������������������������������������������� 14 6 Análisis del presente y futuro del encaste����������������������������������������������������������� 15 Estudio de la evolución del número de ganaderías del encaste en los últimos años������������������������������������������������������������������������� 16 Estudio de la evolución del encaste dentro de la fiesta�������������������������������������� 16 Debilidades del encaste������������������������������������������������������������������������������������ 16 Fortalezas��������������������������������������������������������������������������������������������������������� 17 Oportunidades������������������������������������������������������������������������������������������������ 18 7 Ganaderías de referencia������������������������������������������������������������������������������������ 19 Evolución de la tipología de los toros�������������������������������������������������������������������� 21 Toros de antaño���������������������������������������������������������������������������������������������������� 25 Casta Navarra�������������������������������������������������������������������������������������������������� 25 Casta Jijona����������������������������������������������������������������������������������������������������� 26 Casta Gallardo������������������������������������������������������������������������������������������������� 26 Casta Cabrera�������������������������������������������������������������������������������������������������� 26 Casta Vazqueña����������������������������������������������������������������������������������������������� 27

Maquetación: Emiliano Molina  |  Textos: Jesús González  |  Coordinación: Gloria García


Núñez

1

Árbol genealógico del encaste Núñez

3


Encastes taurinos

Se denomina Núñez a los toros que proceden de la ganadería formada a partir de 1938 por Don Carlos Núñez Manso, procedencia Parladé y antigua Manuel Rincón� En 1941 se añaden reses de Mora Figueroa (Conde de la Corte); ese mismo año se incorpora una segunda sangre del Marques de Villamaría con reminiscencias vazqueñas�

Carlos Núñez buscaba un poco más de motor frente al comportamiento más pastueño de los Parladé, por ello añadía (en su justa medida) reses de procedencia Villamarta sobre la base de la ganadería con procedencia Parladé, experimentando con las proporciones hasta encontrar un toro que propiciara el triunfo del artista�

A partir de los años 50 y hasta mediados de los 70 es cuando comienza el éxito de Núñez, al ser ganadería reclamo de todas las figuras del toreo�

Árbol genealógico del encaste Albaserrada

4


Núñez

2

Morfología del encaste

5


Encastes taurinos

Uno de los objetivos de Carlos Núñez fue el de crear un toro más fino, ejemplares de menor talla, buscando en la morfología del animal las características que facilitaran su movilidad a lo largo de la lidia sin dejar

comunes son listón, chorreado, entrepelado, ojo de perdiz, siendo muy frecuentes las manchas blancas (bragado, meano, lucero, coliblanco).

de humillar. La consecuencia es la selección que dio lugar al toro que hoy en día predomina en el encaste Núñez. Son animales anchos de pecho, bajos, anchos de sienes, morro ancho; por tanto, animales corpulentos y bajos, con extremidades cortas pero fuertes, y, como es de esperar, morrillo y papada marcada. La extensión del dorso suele estar ligeramente ensillada, son bajos de agujas y con cuello largo, que permita humillar.

No son toros muy corpulentos, pero gracias a la cara1 que tienen cubren la falta de trapío de la que adolecen en muchas ocasiones.

Las cornamentas suelen tener posiciones altas (cornialtos), finos desde la cepa y bastantes largos, estando algo acodados en ocasiones. Las pintas de la capa de estos animales no tiene una variedad en particular: existen negros, castaños, tostados, cárdenos y ensabanados. Las manchas más

1  Cara del toro: Referencia a la cornamenta del toro y el tamaño de la misma.

6


Núñez

3

La lidia de un Núñez

7


Encastes taurinos

El toro de salida

El toro en la suerte de varas

Los inicios de un toro de este encaste son muy poco lucidos y ofrecen pocas alternativas para el mismo.

El toro de este encaste hace una aseada suerte de varas, no rehúye al caballo por más veces lo pongan frente a él, acude sin ningún tipo de problemas, pudiendo perder mucha fuerza si no se les mide el castigo, restándoles capacidad suficiente como para afrontar el último tercio.

Salen avantos, con un comportamiento irregular, derramando la vista, sin centrarse en el capote y empleándose poco en los engaños. El torero debe afrontar este tercio con paciencia y tranquilidad, con la confianza y convicción de que el toro finalmente romperá a embestir. Este tipo de encaste necesita esperar a la suerte de varas, ya que normalmente tras el primer puyazo suele centrarse en los engaños.

8


Núñez

Faena de muleta

Cómo someter a un toro de Núñez

El toro de Núñez se entrega a quien sea capaz de ganárselo; es un toro que puede llevar el muletazo un metro más lejos que el resto de encastes a un ritmo muy vivo, con un galope muy característico. Es un toro al que hay que someter, requiere que el torero le mande y tire del mismo. Va de menos a más, lo cual puede traducirse en algo bueno o malo: si el torero es capaz de mandarle puede conseguir una faena de muleta más larga, vibrante y exitosa; pero si el toro se hace con el dominio de la situación nos podemos encontrar en una difícil tesitura en la que el torero se encuentra descolocado constantemente, el toro le asfixia, le saca de tranco y le deja fuera de la plaza. Si el torero no envuelve al toro con la muleta, si no lo embarca y lo lleva tapado,2 éste puede aprender y plantearle un serio peligro.

La clave en toda faena pasa por entender las necesidades del toro, de tal manera que el diestro sea capaz de exprimir lo mejor que cada animal lleva dentro; como es lógico, hay toros malos y toreros peores. En otros muchos encastes podemos hablar de las pausas, los tiempos, los terrenos necesarios que cada animal necesita para que aguanten sus embestidas, para que no se agote, para que la faena dure, tenga emoción y el toro no proteste o se raje. En el caso de Núñez se exigen pocos conocimientos de los requerimientos del toro: sólo necesitan ser sometidos; el resto lo pone el animal. Los terrenos, los tiempos, la distancia…, todo queda marcado por el torero; el toro aguantará las condiciones de la faena que le sean impuestas, pero la condición necesaria es que el torero someta al astado.

2  Llevar al toro tapado: El torero acompaña con la muleta la embestida del toro de tal manera que nunca quede espacio entre la muleta y la cara del toro.

9


Encastes taurinos

El toro de Núñez tiene una faena con una intensidad creciente, no necesita que el torero se ande con paños calientes para que no se venga abajo o se raje, pero también necesita un torero que sepa mandarle, que esté dispuesto a llevar muy tapado en la muleta y no dude, o el toro se hará dueño y amo de la situación. Las grandes figuras del toreo han conseguido muchos triunfos con los toros de este encaste, grandes faenas que han perdurado en el tiempo. En las grandes ferias, donde las figuras del toreo se la juegan, prefieren hacerlo con un toro que transmita emoción al tendido, antes que con otro que por su condición deje indiferente. El toro de este encaste se reserva en las primeros tercios de la faena para luego entregarse a quien sea capaz de sacar lo mejor de ellos.

10


Núñez

4

Características del encaste en la pelea

11


Encastes taurinos

NOBLEZA

FIJEZA

TRANSMISIÓN

DURACIÓN DE LA FAENA

MEDIA

MEDIA

ALTA

ALTA

Entrega: media. El toro de Núñez se entrega fundamentalmente al torero en el último tercio, siempre y cuando éste se lo gane. La lidia de estos ejemplares requiere colocación, llevar bien tapado al animal y no dudar ni un momento. Cuando el torero somete al Núñez tiene como recompensa una embestida que no se encuentra en otro ejemplar, gracias al recorrido y al ritmo de la misma, pero, por el contrario, en los primeros tercios no encuentra un colaborador.

Transmisión: alta. El toro repite con viveza, si se le cuida un poco en el caballo puede continuar interminablemente con muletazos largos y ritmo vivo. Duración de la faena: alta. Poniendo atención en el caballo podemos tener un toro que dé juego suficiente como para obtener una faena que aporte trofeos.

Fijeza: media. Los ejemplares de este encaste comienzan a desarrollar fijeza por los engaños una vez que se le da un puyazo, pero de salida es bastante frío, suelto y distraído.

12


Núñez

5

Cómo sería una persona de este encaste

13


Encastes taurinos

La persona Núñez Las personas de este encaste son personas frías en el inicio de faena, en un inicio son despistados, distraídos y poco colaboradores. Los toros de Núñez no terminan de entregarse en los primeros tercios, salen sueltos del capote y no colaboran en el lucimiento. Alguien que pertenezca a este encaste no toma en serio las cosas hasta que le ve las orejas al lobo, necesita centrarse y en muchas ocasiones necesita recibir una bronca o una queja para reaccionar. Son personas que van de menos a más y que cuando se centran son capaces de sacar el mejor rendimiento, se adaptan a cualquier situación, a cualquier ritmo de trabajo, bajo presión de cualquier tipo. Los toros de Núñez necesitan un puyazo para centrarse en la muleta, para empezar a tomar en serio a los toreros y empezar a embestir con calidad. Una vez que se les castiga se adaptan perfectamente a los terrenos y a la distancia que el torero quiera marcarle, imprimiendo el mismo el tempo de la faena sin miedo a quedarse sin toro.

ahogándolos), en cualquier terreno de la plaza. Los toros Núñez se adaptan a todo y dando muletazos de una calidad espléndida, lo único que exigen es que se les someta y que se les haga una lidia correcta. Si los toros Núñez detectan debilidad por parte del matador, se revuelven, le comen terreno, comienzan a ganarle la partida hasta que éste se da por vencido y cede en su empeño.

Las personas de este encaste tienen la virtud de trabajar en cualquier situación y a un fuerte ritmo de trabajo, llegando a profundizar más y mejor sobre los cometidos que se les impongan. Su única pega es que no les vale cualquier jefe, ya que si se les pone bajo el mando de una persona inexperta, que no domina plenamente la materia, los Núñez van a detectarlo y no van a dejarse someter a sus órdenes. Los toros de este encaste son capaces de embestir en la muleta a un ritmo muy vivo y en cualquier condición, sin pausas, a cualquier distancia (incluso 14


Núñez

6

Análisis del presente y futuro del encaste

15


Encastes taurinos

Estudio de la evolución del número de ganaderías del encaste en los últimos años En la actualidad existen unas 46 ganaderías de este encaste, de los cuales 33 pertenecen a la Unión de Criadores de Lidia. El encaste Núñez es el tercer encaste en número de ganaderías y representa el 10% de todas ellas, proporción que aumenta si nos centramos en la Unión de Ganaderos, donde el encaste alcanza el 11%. Los ganaderos de este encaste no suelen buscar el cruce; sólo el 19% (11 ganaderías) han añadido animales de otros encastes, siendo la mayoría Domeq, aunque sigue predominando la sangre de Núñez.

Estudio de la evolución del encaste dentro de la fiesta Debilidades del encaste El concepto del toreo ha cambiado desde que apareció Belmonte, y más aún desde Manolete; desde entonces el toreo pasó a estar basado en la quietud y en la estética. Hoy día estamos ante un toreo que se acerca con un componente muy importante de estética que se impone a la lidia. La lidia de un toro debe focalizarse en mandar al animal, en cubrir sus defectos y explotar sus virtudes, exigirle cuando se rebela y acompañarle cuando se entrega. La lidia de un toro

Porcentaje de representación del encaste Núñez

16


Núñez

no es otra cosa que el dominio del hombre sobre la fiera, la conjunción perfecta representa la entrega del toro a la voluntad del hombre, que con inteligencia y valor consigue mandarle. Este básico concepto del toreo hoy en día se ha visto suplantado por un toreo centrado en la composición de la figura ante un toro que se entrega desde el primer momento. El encaste de Núñez no goza actualmente del beneplácito de algunos diestros, ya que no están a la altura para dominar a un toro de estas características; esto limita el cartel de estos animales a unos pocos toreros, aunque suelen ser los más aventajados o los que no pueden imponer su voluntad. El inicio de la faena es una parte de la lidia muy importante, que permite que el público vaya entrando en la faena; en este aspecto, los toros de este encaste necesitan más tiempo antes de que podamos hacer vibrar al público.

Debilidades 1 Exigencia del toro al torero 2 Inicios de faenas poco lucidos y faltos de emoción

Fortalezas El toro de Núñez cuenta con la gran ventaja de que su faena se desarrolla de menos a más, tiene un gran fondo que puede dar muchos triunfos al torero si éste sabe explotarlo. La faena de muleta de los toros de este encaste se caracteriza por un ritmo en la embestida que permite la ligazón de muletazos con tandas interminables. Es un encaste que aguanta largas faenas de muleta, dejando en el ruedo todo lo que se reservaron en los tercios anteriores. Hoy día sufrimos la falta de casta en forma de ausencia de fuerza (toros que no se tienen en pie) y esto impide el lucimiento del torero y el aburrimiento de los espectadores, que no encuentran la emoción que los entretenga. Los toros del encaste de Núñez tiene la virtud de aportar transmisión y emoción a lo largo de la faena en cada una de sus embestidas.

Fortalezas 1 Ritmo en la embestida y casta 2 Transmisión 3 Fondo de faena y casta 1 Necesidad de emoción en la fiesta, que aporta el encaste 2 Las grandes ferias cada vez son más exigentes con los toros faltos de casta Oportunidades

Características del encaste

17


Encastes taurinos

Oportunidades La fiesta de los toros cubre la necesidad del ocio y el divertimento, y en ese cometido compite con deportes y otros espectáculos; si no consigue aportar emoción a los festejos, lamentablemente la tendencia decreciente de aforo aumentará. En estas condiciones de mercado, el encaste Núñez tiene que aprovechar las condiciones de sus toros y hacerse cada vez más fuerte allí donde más interesa, en las grandes ferias.

El encaste de Núñez aporta a la fiesta ese punto de emoción que ésta empieza a perder; si saben mantener el motor que viene atesorando en los últimos años, los toros de Núñez tienen una puerta permanentemente abierta allí donde otras ganaderías cada vez generan menos entusiasmo. Esta tendencia en la fiesta de los toros es más acusada en las grandes ferias, donde el nivel de exigencia aumenta con la importancia de la plaza y el aforo.

18


Núñez

7

Ganaderías de referencia

19


Encastes taurinos

Otras ganaderías de conocido prestigio de este encaste son Carlos Núñez, Nazario Ibáñez, González Sánchez Dalp, Astolfi, Alejandro Vázquez, etc.

El encaste Núñez ha contribuido a la formación de otros encastes, como el de Domeq, de tal manera que en muchas ganaderías han intentado tomar lo mejor de cada encaste mediante sucesivos cruces. Desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo, el encaste Núñez tiene a la familia Lozano como sus grandes ganaderos. Son los ganaderos con mayor número de reses Núñez, fueron premiados como mejor corrida de la feria de San Isidro, premio a la mejor corrida y mejor toro en Sevilla, Albacete, etc. Actualmente lidian a nombre de los hierros de Alcurrucén, El Cortijillo y Lozano Hermanos.

20


Núñez

Evolución de la tipología de los toros cánones estéticos que hoy imperan y al marqués de Vistahermosa como el ganadero que dio los frutos que mejor se adaptaban a estos cánones.

Dicen que la historia la escriben los vencedores, pero la verdad es que en el mundo del toro los vencedores de hoy son los vencidos de mañana, y lo que hoy es triunfo mañana es fracaso. No hay juez que dictamine qué forma tiene el triunfo, no hay una pauta concreta que defina las claves del éxito, el toro es así de caprichoso y los que afrontan una ganadería durante 50 años pueden considerarse más exitosos que los que la mantienen durante 20, 10 o 5 años.

El toreo de Belmonte, basado en la quietud y la plasticidad de sus muletazos, impulsó el tercio de muleta y desplazó en importancia a otros tercios, como el tercio de varas o el de banderillas, hasta el momento espectacular debido al riesgo que implicaba la lidia del toro del momento.

La evolución de las ganaderías responde a la propia evolución de la personalidad de las diferentes generaciones y concepciones del toreo, responde a la evolución del ganado humano, plasmado en animales con cuernos y cuatro patas. Son ciclos que pueden parecernos fruto de una mera coincidencia, pero no es otra cosa que la teoría de la evolución aplicada por la mano humana. El problema que se deriva de este método es que el hombre evoluciona acomodándose y viviendo cada vez más deprisa, pero sin querer afrontar grandes retos o con un gran desgaste de fuerzas, lo que aplicado a un toro no suele dar juego o mucho espectáculo, mientras otros espectáculos que compiten en el segmento del ocio afilan dientes y dan una vuelta de tuerca adicional a sus espectáculos.

Los nuevos cánones requerían un toro con menos poder físico y menos agresividad (condiciones que lucían, en cambio, en los tercios de varas y banderillas). Las ganaderías especializadas en las cualidades descritas terminaron por desaparecer, y con ellas encastes, quedando casi extinguidas o completamente extinguidas, como la casta Jijona. Por el contrario, el marqués de Vistahermosa, con un encaste más noble, se convirtió en el ganadero padre de casi la totalidad de ganaderías presentes en la actualidad. Los toros de antaño tenían un fondo que podía derivar en genio y sentido, pero también un gran poder físico y gran fiereza que se traducían en espectaculares tercios de varas y banderillas y unas faenas de muleta basadas en la lucha entre toro y torero.

La evolución de la cabaña brava está vinculada a la evolución que ha sufrido el espectáculo taurino y el concepto del toreo, impregnando con más importancia a unos tercios que a otros a lo largo de la historia de la tauromaquia.

En el panorama taurino parece que se ha producido el efecto péndulo, viniendo de unos toros que pecaban de bravura y fiereza, derivando en genio, y habiendo llegado a unos toros que están entre la nobleza y la

Podemos señalar a Belmonte como impulsor de los 21


Encastes taurinos

inmovilidad, donde la suerte de varas es casi inexistente, mientras que las faenas de muleta son largas y monótonas, carentes de intensidad.

Los cambios en los actuales cánones del toreo no han sido los únicos responsables de la decadencia de la cabaña brava: se pueden enumerar otros factores que han sido responsables del desencadenamiento de la situación actual del mundo del toro: • Recambio generacional de los ganaderos: El recambio generacional ha tenido mucho que ver con la pérdida de emblemáticas ganaderías que existían hace 20 años y que en la actualidad han desaparecido. La profesión de ganadero es una de las más difíciles y más sacrificadas, lo que hace que las nuevas generaciones no quieran hacer grandes sacrificios ante la ausencia de afición. Podemos mencionar ganaderías míticas como la de Antonio Pérez Tabernero, Ricardo Arellano Gamero-Cívico, Vizconde Garci–Grande, Lisardo Sánchez de Botoa, Maria Sánchez de Terrones y un largo listado de ganaderos que no encontraron el recambio generacional, con la consiguiente desaparición de la pujanza de los encastes que mantenían. • La morfología de toro que se ha impuesto en las grandes ferias exige de un animal más grande y con más kilos, lo que suele implicar en muchos casos sacar al toro de tipo3 con el fin de crear uno que tenga viabilidad comercial y cumpla los requisitos de las grandes plazas. Este hecho ha generado un toro cada vez más gordo, que se fatiga con mayor facilidad, teniendo una influencia negativa en su movilidad. • Lidia de toros con más edad: Antiguamente no se controlaba la edad a la que eran lidiados los toros, mientras que hoy día está estipulado que un toro tiene que tener cumplidos los cuatro años para poder ser lidiado en un festejo mayor. Este hecho ha repercutido en la movilidad, puesto que antes los toros se lidiaban fundamentalmente con tres años, la edad en la que mayor movilidad

El cambio de parámetros del toreo ha sido notorio: • Antiguamente: Toro bravucón con gran poder físico, que presentaba multitud de complicaciones en todos los tercios de la lidia creando riesgo. El toreo estaba basado en la pelea y lucha entre toro y torero. • Actualidad: Toro noble y blando con falta de fuerza, no presentando pelea ni dificultades a lo largo de toda la faena. El toreo está basado en componer la figura y dar buena cuenta de la estética. El cambio de parámetros inicialmente empujó a la fiesta nacional, pero en la actualidad se está llevando al extremo, desplazando la emoción y el riesgo para dar entrada a la monotonía y plasticidad, más propias de otras disciplinas como la danza o el ballet. En la actualidad se corre el riesgo de que los cimientos sobre los que se sustenta la fiesta desaparezcan, desapareciendo la emoción. Antiguamente las figuras del toreo se preciaban de torear todo tipo de encastes y ganaderías. Como forma de respeto a la afición iban a las plazas importantes con las ganaderías denominadas “duras”. Hoy en día, exceptuando a Jesús Manuel el Cid, ninguna figura quiere saber nada de encastes como el Albaserrada, Santa Coloma o Contreras. Este hecho se constata si medimos el peso del número de festejos que se lidian de corridas blandas en las principales plazas españolas. La comercialización de los productos de ganaderías denominadas “duras” es cada vez más complicada si no viene de una marca consolidada (Miura, Vitorino, Pablo Romero, Palha, Prieto de la Cal, etc.).

3  Tipo de un toro: Características morfológicas pertenecientes a cada encaste.

22


Núñez

Evolución de la tipología de los toros de lidia

tienen� A partir de entonces comienzan a decaer sus cualidades, de tal manera que un toro con cuatro años tiene menos movilidad y menos aún con cinco� Castigo en el caballo: Actualmente el castigo en la suerte de varas es mayor dado el tamaño y peso del caballo y peto�4 Es prácticamente como lanzarlos contra un muro y es imposible que el toro tenga fuerza para derribarlos, mientras que antiguamente luchaban en mayor igualdad de condiciones�

En los últimos años estamos asistiendo a una concentración de encastes, un mono-encaste� Si analizamos las ganaderías inscritas en la Unión y Asociación de Criadores de Lidia, más del 75% tienen origen Parladé y menos del 20% tienen procedencia distinta a Eduardo Ibarra� El punto crítico reside en que la tendencia parece llevar a las ganaderías hacia el mono-encaste, con características similares donde las diferencias entre las diferentes ramas son casi inapreciables para la mayoría� Perdemos la diversidad que existía antaño, cuando las ganaderías tenían personalidades tan definidas como las de dos toreros contrapuestos, y cada día de toros se creaba expectación por ver el comportamiento tanto de toros como de toreros�

Hoy día estamos en una de las épocas más vacías de casta, donde las únicas alternativas son ganaderías contadas que, claro está, tienen la puerta de las grandes ferias abierta� Esta época ofrece más oportunidades que nunca para ganaderos que quieran abrirse paso en el mercado del mundo taurino�

4 Peto: Coraza que visten los caballos cuando salen a picar a los toros�

23


Encastes taurinos

Hoy día esto se está perdiendo, ya que las ganaderías levantan poca expectación, predominando las mismas líneas maestras en la mayoría de ellas� El resultado de esta tendencia es que parece complicado que se pueda recuperar la emoción de cambiar todos los días de encaste y probar a las figuras del torero en diferentes circunstancias, con diferentes toros en la lidia, diferentes formas de afrontar el reto y diferentes formas de superarse� Parece que esa emoción, con el paso del tiempo, dará entrada a las corridas de toros en las que busquemos animales que den el suficiente juego como para que el torero se guste ante la afición y no para que se guste ante sí mismo al dominar el animal en sus diferentes facetas dependiendo del encaste�

El encaste Domeq es, con diferencia, el que más corridas de toros lidia en las grandes ferias, contando siempre con respaldo de los espadas actuales� Para entender el toro de antaño merece la pena describir brevemente los encastes del recuerdo,5 dado que en la actualidad están casi extinguidos debido a las mismas características que en su momento eran populares�

5

24

Los Toros del Recuerdo: Libro de Adolfo Rodríguez Montesinos�


Núñez

toros de antaño Casta Navarra Entre 1850 y 1900 se dio la época dorada de este encaste, convirtiéndose en paradigma de bravura y casta en las mejores plazas bajo la tutela del ganadero Nazario Carriquiri�

La casta Navarra está datada desde la Edad Media (siglo XIV), con referencias de la celebración de festejos en los que se lidian toros de este encaste desde el año 1400� El mayor desarrollo de este encaste se produce en 1700, cuando la ganadería originaria de Martín Vito hiciera las ventas a Joaquín Zalduendo, Felipe Pérez Laborda y Antonio Lizaso, que junto con Lecumberri constituye las cuatro ramas de la casta Navarra�

En la actualidad es un encaste que ha quedado para festejos populares (capeas, recortes etc�)� Tres de las cuatro líneas que constituían el encaste se fueron extinguiendo a medida que el concepto de la lidia iba evolucionando�

Toros de antaño: Casta Navarra

25


Encastes taurinos

En la actualidad las pocas ganaderías que conservan este encaste se encuentran en Navarra y en Zaragoza. El grado de pureza que mantienen es dudoso, ya que a lo largo de estos años muchos ganaderos fueron cruzando con otros encastes. Los toros de este encaste destacaban por su dureza y escasa colaboración con los toreros. Desarrollaban mucho sentido y se revolvían con mucha facilidad y rapidez, comprometiendo a los diestros. Estos ejemplares creaban una gran expectación entre los aficionados debido a la emoción y riesgo que se llegaba a vivir en la plaza.

Casta Gallardo Este encaste tiene su origen en los Cartujos de Sevilla, y sus únicos restos puede encontrarse en la actualidad en la ganadería Partido de Resines (antes Pablo Romero). En esta ganadería no encontramos una gran pureza, ya que ha sufrido sucesivos cruces con Saltillo, Cabrera, Vazqueña y algo de Jijona. A partir de los años 80 los ejemplares de Pablo Romero entraron en una profunda crisis que degeneró en una salida de las ferias importantes. Esta crisis se traducía en una continua falta de fuerza, casta y, como consecuencia, inmovilidad; esto les llevó a dejar de estar en los carteles de las principales plazas hasta que entró en bancarrota. Actualmente estos toros son lidiados a nombre de Partido de Resines, una sociedad que tiene el objetivo de reflotar la ganadería e impedir que el encaste desaparezca.

Casta Jijona Los toros de este encaste están completamente extinguidos, puesto que durante la Guerra Civil fueron exterminados. Estos animales eran los parientes más cercanos de los denominados toros de la tierra. Antes de la guerra las características de estos toros les situaban en inferioridad de condiciones, dada la vertiente que tomaba el concepto de la tauromaquia.

Casta Cabrera Encaste creado por José Rafael Cabrera en 1740, ganadero que seleccionó un toro que daba mucho espectáculo para el concepto de toreo que existía en aquel momento, basado fundamentalmente en el tercio de varas y en la habilidad lidiadora del torero para someter al animal. Los toros de esta ganadería eran muy agresivos en la pelea, soportando muchas varas, dando cuenta de su resistencia de fortaleza en todo momento. Los toros de este encaste aprendían rápido y sorprendían a los toreros menos habilidosos.

Los toros denominados de Casta Jijona eran los nacidos en la localidad de Vilarrubia de los Ojos, Ciudad Real, donde se inició la cría y selección en 1618. Eran toros que se entregaban menos en el tercio de varas y tenían más peligro en el tercio de banderillas, midiendo las arrancadas en los momentos en los que tenían posibilidad de coger al torero. En el último tercio se defendían de la misma manera, arrancándose al bulto, y nunca llegaban a entregarse del todo: cuando sentían que les flaqueaban las fuerzas, optaban por imponer más dificultades al torero. El encaste Jijona no gozaba de ningún seguimiento por parte de torero alguno y antes de su desaparición durante el conflicto bélico empezaron a desaparecer del campo, dado que gran parte de los ganaderos comenzaron a eliminarlo.

En aquella época el encaste Cabrera dominaba el panorama taurino hasta que apareció Belmonte y revolucionó el concepto taurino con una nueva forma de torear, lo que supuso el avance en la faena de muleta, que hasta la fecha era casi inexistente. El nuevo 26


Núñez

concepto del toreo impulsó el encaste que procedía de Vistahermosa y desbancó muchas ganaderías cuya fortaleza distintiva residía en el peligro que el toro imprimía. Desde ese momento, este encaste empezó a desaparecer de todas las ganaderías; al igual que ocurría con casta Gallardo, la perpetuidad de este encaste ha quedado reducida a una única partida de vacas bajo el hierro de Miura.

Todos estos encastes son un ejemplo del tipo de toro que se lidiaba en aquel entonces, encastes que son las raíces de la fiesta original y de los que se pueden aprender muchas de las cosas que aportaban en el transcurso de la lidia. Sobre ellos se sustentaba el peso de la fiesta de los toros durante muchas generaciones, sentando las bases de los cimientos que ahora se tambalean.

Casta Vazqueña Encaste formado por Gregorio Vázquez en 1755 en Sevilla. El origen de esta ganadería responde al cruce de todas las ganaderías de aquel entonces, dando lugar a un encaste propio. Encastes como el de Jijona, Cabrera, Gallardo y Vistahermosa conformaron el fenotipo de los ejemplares de esta ganadería y como resultado obtuvieron un toro que era bravo, duro, con poder y resistencia. Reunía todos los requisitos para la lidia de entonces, con gran dinamismo y muy explosivos en el tercio de varas. Era una clase de toro muy duro, pero menos complicado que los de Cabrera, Gallardo o Jijona. Vázquez logro tener la ganadería más grande de la historia, con 13000 cabezas de ganado, de las cuales unas 9.000 eran hembras y 4.000 machos. El entronque principal de la Casta Vazqueña se escindió dando origen a otros encastes, como el de Hidalgo-Barquero, Antonio-Mera (cruce con Vistahermosa), Bermúdez (cruce con Gallardo), Concha y Sierra y la rama que mantuvo la misma línea que actualmente perpetúa fielmente los genes del encaste original, la línea de Veragua con el característico pelaje jabonero. En la actualidad, al igual que en los casos anteriores, hay unas pocas ganaderías que mantienen sin cruces la línea de Veragua, la ganadería de Tomas Prieto de la Cal o Domingo Hernández. 27


Bibliografía Jose María de Cossio. Cossio Los Toros, volumen 2. Espasa Calpe. Adolfo Rodríguez Montesino. La raza de lidia en Castilla y León. Junta de Castilla y León. Adolfo Rodríguez Montesino. El toro de Santa Coloma. Consejo general de colegios de veterinarios de España. Adolfo Rodríguez Montesino. Los toros del recuerdo. Consejo general de colegios de veterinarios de España. Ramón Barga. El toro de lidia. Alianza editorial Domingo Delgado de la Cámara. Avatares históricos del toro de lidia. Alianza editorial. Jose Luis Prieto Garrido. El toro bravo en el campo. Editorial Almuzara Unión de Criadores de Toros de Lidia: temporadas 2003 -2008. Asociación de Ganaderías de Lidia: temporadas 2003 -2008. Agrupación Española de Ganaderos de Reses Bravas Ganaderos de Lidia Unidos

Agradecimientos a Pablo y José Luis Lozano por abrirnos su casa (Alcurrucén) y permitirnos conocer mejor el encaste de Núñez. http://www.alcurrucen.com/

Torear es desengañar al toro, no engañarlo. Burlarlo, que no es burlarse de él José Bergamín


Encaste de Núñez