Page 12

Cu ltura De la redacción de raza cero. Autodidacta multifacético, dominador de varias disciplinas de las artes plásticas como la escultura, la pintura, el dibujo, la cero 30.deJosé ilustración y el raza grabado, además ser es-Luis critor, José Luis Cuevas fue el precursor de la generación de la ruptura con el muralismo mexicano, representado por los monstruos David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y José Clemente Orozco. Nacido en la ciudad de México D.F., el 26 de febrero de 1931, Cuevas se inscribe desde niño, a la edad de 10 años, en la Escuela La Esmeralda, pero su formación siempre sería autodidacta. Desde muy joven fue asiduo visitante de hospitales y prostíbulos, de donde recogió imágenes que plasmaría en buena parte de su obra artística. A mediados de la década de los años 50 José Luis Cuevas comenzó a ser reconocido por sus exposiciones en los Estados Unidos, México, Latinoamérica y Europa al grado de que en París el legendario pintor Pablo Picasso llegó a comprar varias de sus obras. Bohemio, polémico y el mejor publicista de si mismo, Cuevas frecuenta los círculos políticos, sociales e intelectuales del México de la postguerra y en cuanto micrófono de algún medio de comunicación se le pone enfrente no duda en atacar el marcado nacionalismo de la política cultural oficialista de los gobiernos revolucionarios, representada por los máximos exponentes del muralismo, Siqueiros, Rivera y Orozco, a quienes Cuevas denunciaba acremente, especialmente a El Coronelazo Siqueiros, calificándolo como absolutista por haber forjado su famosa frase: “no hay más ruta que la nuestra”, esta postura y su texto titulado “La cortina del nopal”, en el que descartaba que los programas culturales gobiernistas pudieran cambiar el destino del país, hicieron que inevitablemente Cuevas se ganara con frecuencia la nota de ocho columnas en los principales periódicos nacionales. Irreverente, Cuevas se mofa del gobierno y de los grandes muralistas y, durante la década de los años 60, con su trabajo, se perfila como el máximo artista contemporáneo mexicano de talla internacional. En 1967, el periódico más influyente del

México, D.F., primera quincena Septiembre México,de DF., diciembrede de2013 2013.

José Luis Cuevas. El genio irreverente Cuevas.

Carlos Monsiváis, José Luis Cuevas, Fernando Benítez y Carlos Fuentes, en el bar La Ópera, en el D.F., en 1965. mundo, el New York Times, lo clasifica entre los más grandes dibujantes del siglo XX. Desde ese momento, José Luis Cuevas está en los cuernos de la luna y ya jamás se bajaría de ahí. Fue él quien bautizó a La Zona Rosa, ese sector de calles cosmopolitas del Distrito Federal que se caracteriza por su movimiento y vida bohemia nocturna, además de ser uno de los principales escaparates de la moda y la cultura, y centro de varios puntos de reuniones de artistas, políticos e intelectuales. José Luis Cuevas, el genio irreverente, es hoy por hoy y para siempre, uno de los más importantes íconos de las artes plásticas en México y en el mundo entero.

Num 30  
Advertisement