Page 1

Estudios sobre la no casa

n 3


“No pensemos más que en la casa que se ilumina desde el crepúsculo y que nos protege contra la noche” Bachelard


Una pequeña pantalla contenida en una caja de madera se encuentra en medio del espacio. A su lado derecho tres dibujos enmarcados así mismo en madera. En la pantalla aparece un plano de un paisaje llano cubierto de nieve en el atardecer. En el tercio inferior a la derecha se puede observarse una casita hecha de palitos negros. Esta casita es la imagen arquetípica de la casa con techo a dos aguas y puerta en el medio de la fachada frontal. El video transcurre de igual forma por dos minutos, dando la apariencia de que se tratase de una imagen fija. Sin embargo, se enciende luego una luz dentro de la casita y cae el atardecer. Finalmente todo se oscurece y sólo vemos el bombillo encendido en un plano completamente negro. La casa sin puertas ni ventanas, construida a partir de maderitos negros, en medio de ese inmenso paisaje cubierto de nieve hace pensar en un primer instante en fragilidad. Allí vemos una casa, sin raíces, que en cualquier momento puede ser elevada por el viento, arrasada por la tormenta o cubierta por la nieve. Al inicio del video, la casa, de construcción geométrica precisa y cuidadosa, no da la impresión


de estar deshabitada o abandonada, lo cual se reafirma cuando se enciende la luz ya que la casa iluminada es imagen de la casa habitada. Se comprenden entonces dos conceptos fundamentales: lo habitado y lo frágil. La casa es incapaz de proteger literal y metafóricamente a sus habitantes. Es una no casa porque no ha sido realmente levantada desde la raíz ni habitada en el sentido heideggeriano de dejar algo en su esencia. La casa no protege, entonces no es casa. Así mismo la construcción casi caricaturesca e infantil nos habla de un espacio habitacional que se funde con la fantasía, como aquellas casas modelos que nos hablan de hogares felices, cálidos y amenos. El hecho de que anochezca y la casa desaparezca con la oscuridad nos habla de una casa que se esfuma, que no existe: existe quien habita pero no la casa… ¿no ha sido el habitante capaz de habitar y por ello no ha podido construir?, ¿por qué este espacio arquitectónico construido para ser casa ha dejado de serlo?, ¿es el problema del espacio habitacional un problema del espacio o de quienes lo habitan?


¿A qué podemos llamar casa: al lugar donde dormimos? Casa nos dice Bachelard “es nuestro rincón del mundo, es nuestro primer universo” pero sólo en la medida en que este rincón esté realmente habitado. Sin embargo la casa habitada no es siempre una casa para quienes la habitan, tampoco lo es la casa construida. Para muchos el hogar no es la morada; el espacio habitacional es un lugar de paso, un no lugar.


Natalia Gil Medina 2011

Estudios sobre la no casa n 3. Portafolio.  

No pensemos más que en la casa que se ilumina desde el crepúsculo y que nos protege contra la noche. Estudio de la no casa en relación con l...

Advertisement