Issuu on Google+

grรกfica escrita artistas emergentes///


grรกfica escrita

Los espejos se emplean para verse la cara, el arte para verse el alma. -george bernard shaw-


índice// lA CARTA l. ARGUETA/ l. GIORDANO

MANUAL PARA SOBREVIVIR EN DOS SIMPLES PASOS R. ASCOLI/ F. HIDALGO

MEMORIA HISTÓRICA QUE HOY YA NO ES R. BARRIOS/ J. LETONA

a dos pasos p. Bromo/ o. cartagena

a las montañas d. checa/ l. pinto


gráfica escrita

poema [393] a. cosenza/ l. GIORDANo

sin título s. escobar/ l. andrade

la piñata w. garcía/ o. cartagena

oda al pan w. gonzález/ p. alvizurez

los marginales m. GUerrero/ p. alvizurez


lo que el viento se llevó o. gutiérrez/ r. ascoli

creación m. hernández/ s. agapé

Minimalismo t. hérnanez/ d. díaz

delirios insurgentes d. ibarra/ m. ardón

doña bienvenuta g. letona/ l. pinto


gráfica escrita

un 16 de noviembre l. maldonado/ f. hidalgo

miércoles j. martínez/ s. agapé

celos 523 [tóxico] r. menéndez/ p. lammert

al compás de los segundos c. polanco/ l. andrade

el pequeño alejandro d. rizo/ a. arango


la visita escatológica c. rodríguez/ m. ardón

bésame e. rosero/ s. villanueva

gracias a todos los artistas por su valiosa aportación a este gran compendio que es totalmente suyo. SIn su apoyo no hubiera sido posible. promoviendo siempre el arte y la cultura. carpe diem Luis Pinto “Gráfica escrita”, 2011. luis pinto arte y diseño all rights reserved. prohibida su reproducción. escritos e ilustraciones originales de sus autores.


gr谩fica escrita

No hay genio sin un gramo de locura. -arist贸teles-


gr谩fica escrita

La carta Ilustraci贸n por loren giordano

www.behance.net/lolo


la carta lester argueta/guatemala No te conozco, pero quiero decirte unas cosas y contarte algunas otras. Ella, es una mujer increíble, es inteligente, divertida, sensible, bella, ¡es perfecta!, lo es para mí. No le gusta estar sola, es contestona, su familia es un caso, pero al final de cuentas, es una familia. Llora por las noches, no siempre, pero cuando piensa en su mamá y en Dios, cuando se siente sola. Su piel es suave, sus manos delgadas y de hermosos dedos. Le van casi todos los colores de ropa por el tono de piel. Tiene las pestañas vueltas y sus ojos son profundos, te cautivan, no te cansas de mirarlos y cuando te habla, escuchas lo que dice, pero estas pensando que muchos tienen a muchas bellas mujeres, pero no como ella. Te enamora, cada vez que las miras, en la cocina, haciendo tareas, riéndose y cuando habla con sus amigas. Tiene las orejas pequeñas, pero muy bien desarrolladas. Cuando ama, se entrega, sin pensarlo, pelea contra todos y cuando ya no puede, pelea una vez más. Es cariñosa con los niños y le gustan los gatos, solo que ella aún no lo sabe por completo. Le gusta que la traten con bellos detalles, ya que es una princesa.


Ha luchado en sus estudios y siguió aún cuando creía que no lo lograría, le encanta lo que hace y lo que hará. Siempre está a la defensiva, pero cuando ama a alguien, lo pensará dos veces; es perfecta en la mañana cuando se despierta, cuando duerme (ronronea), cuando llora, cuando ora es aun más hermosa, cuando te dice te amo, cuando te lastima, cuando se arrepiente, cuando come. Siempre lo es, lo es para mí; y podría seguir diciendo cosas de ella, que he conocido al transcurso de los años. Pero no es eso lo que quiero, te quiero decir que ella no me quiere a mí, te quiere a vos. Estoy dejando mi orgullo por los suelos al dirigirte esta carta, al decirte cosas que a mí me han cautivado, que me tienen loco y digo esto con el corazón hecho pedazos. Búscala, ámala, deja todo por ella, porque lo vale. Hazla llorar de felicidad y no de tristeza. Da todo de vos para ella, vallan a la Iglesia, pues sin Dios las cosas no van bien. Yo no la buscaré, pues no son mis labios los que quiere besar, ni brazos los que desea que la abrasen. Son los tuyos. Me duele, pero es la verdad. Te estoy pidiendo, que le des las cosas que yo no le puedo dar, te estoy pidiendo, que ames, más de lo que amé, al amor de mi vida.


No quiero enterarme de que la lastimaste, porque te buscaré y haré que te arrepientas de lo que hayas hecho, pero en serio, hazla muy, muy feliz. Si yo saliera en algún tema de conversación, evítalo. Tampoco quiero que le digas que te mande esta carta, quiero, pedírtelo como favor, de hombre a hombre, como amigo, bórralo después de leerlo. Espero que la busques y que sean muy felices.Sin decir más palabrería, dejo en tus manos al amor de mi vida.

lester.argueta@hotmail.com


gr谩fica escrita

Manual para sobrevivir en dos simples pasos Ilustraci贸n por francisco hidalgo

http://baltasar88.deviantart.com/gallery/


Manual para sobrevivir en dos simples pasos ricardo ascoli/guatemala Primer paso Para lograr sobrevivir en sociedades, sociudades o suciedades como esta, donde el altruismo es la bandera y la hipocresía el asta. El primer paso consiste en callar esa parte de tu cuerpo que no sirve para nada más que para inquietarte y ser sostenida. Por lo que tendrás que salir a la calle y dirigirte a la tienda más cercana, que se ubica de casualidad a la esquina contraría de tu casa. Esperar a ser el ultimo cliente, aprovecha este momento para acercarte al oído de la señora que atiende y casi susurrando le preguntaras la dirección de aquel doctorcito que tan amablemente penetra sus instrumentos quirúrgicos en la vagina de las siempre muchachitas “descompuestas”. Con la dirección escrita en papel, esté empuñado fuertemente en tu mano, que está resguardada en el bolsillo de tu pantalón. Tocarás el timbre del doctor, quien te hará pasar con una gran sonrisa entre sus dientes. En su consultorio veras un retrato de Egas Moniz, lo que te llena de serenidad. Lo miras y dices –


“quiero una lobotomía Express al estilo Freeman, por favor.” El agarrará su bisturí y te dirá: ahora sé un buen chico y abre bien el ojo. Sintiendo el frío metal entre el ojo y tu parpado, solamente oirás un tac tac tac seco, proveniente de un martillo de hule contra el bisturí. Muy amablemente le darás las gracias y principalmente la plata. Saldrás por la puerta principal sonriendo y babeando a la vez, tan solo con un pequeño dolor de cabeza. ¡Felicidades! Has completado el primer paso para ser un orgulloso y ejemplar ciudadano. Te invitamos a continuar con el segundo paso.


Segundo paso Como segundo y último paso, te arrancarás tu corazón, que es ese órgano dispensable que es del tamaño exacto de tu mano completamente cerrada. Lo encontrarás palpitando en el plexo solar superior derecho, inserta tu mano derecha, atravesando en primer lugar la piel, luego los músculos y por último las costillas, ahí lo encontrarás, insistente, pero recuerda nosotros lo queremos inerte. Al tenerlo entre tus dedos irán caminando hasta encontrar el puente más cercano. Si de casualidad en el camino te cruzas con la mujer más hermosa que has visto en tu vida se lo extenderás como ofrenda, mientras miras su boca color carmín que hace perfecto juego con tu corazón. Ella lo agarrará y le hundirá sus uñas (pintadas de color carmín) lo desgarrará, contemplando con deleite cómo te humillas ante ella, al final no podrás hacer nada más que dar media vuelta e irte saltando y cantando.


Si no tienes la dicha de lo anterior, la hermosa mujer nunca llega, busca el puente antes dicho, al encontrarlo párate en la cornisa, entre el pavimento y el abismo, el punto exacto donde todo es lo mismo. Empieza por oscilar la mano que sostiene tu corazón hasta que dé giros de trescientos sesenta grados con respecto a tu hombro. Estarás así un rato mirando a la nada, hasta que la inercia del movimiento te haga casi imposible parar, será en ese preciso momento cuando abrirás la mano, y tu corazón será despedido desde tu mano al fondo del abismo o a la boca del zopilote que voló de primero sobre tu cabeza y fue bajando hasta volar al nivel de tus ojos. Así habremos conseguido nuestro objetivo, ya has dejado en un ser un indeseable ser humano. Logrando lo más importante, te has convertido en un ciudadano completamente funcional para esta sociedad, sociudad, suciedad.

blog: www.estudioimdi.blogspot.com


gr谩fica escrita

memoria hist贸rica que hoy ya no es Ilustraci贸n por jorge letona

www.facebook.com/jorgeletonadesign


MEMORIA HISTÓRICA QUE HOY YA NO ES renato barrios/guatemala Uno, dos tres, cuatro… Cuánto pueblo pudieron, pueblos que hoy ya no son. Inocentes gritando en la calle, temores en los ojos de niños, hijos que hoy ya no son. Como perros que olvidan su pasado, una equis sobre el masoquismo, recuerdos que hoy ya no son. Promesas sin vergüenzas, antecedentes conocidos, conocimientos que hoy ya no son. Burguesías de la barbarie, barbaries de la burguesía, razones que hoy ya no son. Aquí la historia no los juzgará, su paz lo hará a su estilo, paz que hoy ya no es.

sitio web: www.renatobarrios.com


gr谩fica escrita

a dos pasos Ilustraci贸n por ovidio cartagena

Blog: www.ovidiocartagena.blogspot.com


A dos pasos (fragmento), 2010 pablo bromo/guatemala

Ese día en la escuela, me di directo contra el suelo. Eufórico Albatros en su viaje vertical hacia la superficie de la ola. Ese día, por lo contrario, no atravesé el suelo para llegar a los círculos modestos del infierno. Mi vida quedó aquí, en la superficie, a la vista de todos. Muchas veces me pregunto qué hubiera sido de aquel adolescente que jugaba a lanzar como Michael Jordan o practicaba el Álgebra de Baldor con harto esmero y dedicación minuciosa.


El sexto grado fue para mí, lo que para muchos fue el séptimo o el noveno, la universidad o elmatrimonio, el éxito o el fracaso. A partir de entonces, siempre he estado a dos pasos. A dos imprecisos pasos que podrían intervenir mi vida en cualquier momento. Esos dos pasos, son una provocación insólita para vagar por los senderos que cobijan los bordes, los límites, el exceso. Las fronteras, por consecuencia, son sólo porciones lógicas de algo que no practico y no quisiera practicar por menos que quisiera. Limítrofe no es una de mis palabras favoritas, tampoco es una palabra con la que tenga una convivencia muy amena. Las fronteras son para los que no ven más lejos. Hay que cruzar los muros e invadir los territorios prohibidos. La poesía es un acto de libertad que no respeta las fronteras. El lenguaje es un arma suficientemente voraz para destruir una patria y, reconstruirla al siguiente día.

Blog: www.pablobromo.blogspot.com


gráfica escrita

a las montañas Ilustración por luis pinto

www.behance.net/luispintos


a las montaĂąas delia pilar checa/argentina Sois las arrugas milenarias del planeta. Entre ellas cada grieta es un valle que guarda un enigma que ni el rayo con todo su poder destructivo logra penetrar y descifrar. Enhiestas, vuestras cimas rasgan el azul, mientras un manto de nieve, cual blanca mortaja las cubre. Sois un majestuoso lĂ­mite a la soberbia de la humana mente.

delia.pilar@speedy.com.ar


gr谩fica escrita

poema (393) Ilustraci贸n por loren giordano

www.behance.net/lolo


poema (393) Anna Cosenza/guatemala

En esta casa no hay suficientes ventanas como para que los pĂĄjaros entren a enseĂąar que la libertad no se trata del vuelo sino del aire

Blog: www.lavidaysusmotivos.blogspot.com


gráfica escrita

sin título Ilustración por light andrade

http://www.facebook.com/light.am.pm?ref=ts


sin tĂ­tulo Ingrid SofĂ­a Escobar/Guatemala Sinking into sweet memories Lying in this comfortable cloud Watching everything upstairs When I decided to come down In the blink of an eye I realize I can fly Swirling among the birds Into the deep blue sky Suddenly I feel heavier My body dives into the sea Whales, dolphins and mermaids Lead the way beside me Then everything starts shaking A far cry interrupts my way The scene abruptly fades Nevertheless, none of it was fake. I switch back to reality Keep staring at the empty space Reassuring everything I dreamt I get up with a smile on my face

blog: www.echoofwords.wordpress.com


gráfica escrita

la piñata Ilustración por ovidio cartagena

Blog: www.ovidiocartagena.blogspot.com


La Piñata wendy garcía ortíz/guatemala I Cada semáforo en rojo me recuerda lo cansado que estoy de vivir la misma vida todos los días. En la esquina del Parque La Arboleda, al detenerme en un semáforo en rojo, algo cambió drásticamente mi futuro. Vi cómo Magdalena forcejeaba con una piñata para poder bajarse del taxi que estaba frente a mi auto. La pobre criatura, más pequeña y frágil que aquella protagonista de las fiestas infantiles, no tenía suficientes brazos para cargar con su impermeable, su bolsa, el paquete de dulces y todo su cansancio. Observé cómo sacaba con dificultad el dinero para el taxista mientras el semáforo cambiaba a verde. En esos interminables segundos me avergoncé de lo que yo era desde que me había casado con Magdalena. Caí en el mismo patrón de todos los vecinos de la cuadra: boda a los 21, 3 hijos a los 29, deudas fuertes a los 35, infidelidad a los 40 y resignación a los 50. Entonces, en lugar de estacionarme detrás del taxi y con una veintena de bocinas impacientes de fondo, giré violentamente el timón hacia la izquierda y aceleré en busca de mi verdadero destino.


II A Magdalena siempre la veo en grandes sacrificios. ¡Qué patética! Desde que se mudó a esta bulliciosa avenida, no deja de sorprenderme su capacidad de meterse en problemas. La veo bajar del taxi y me pregunto si ha tenido alguna vez algún momento de serenidad. Recuerdo cómo sus tres pequeños hijos, todos inquietos y rezongones, la rodeaban con brincos y risas el día que compró un perro. El pobre cachorro temblaba en sus brazos ante tal algarabía, mientras ella intentaba abrirse paso hacia la puerta de su casa. Esa vez la cuestioné. Le pregunté si no tenía suficiente bulla como para agregar la de un perro. Desde ese día no puedo evitar sentirme amargada. Por eso ni me acerco a ayudarla con esa ridícula piñata. Cualquier sonrisa suya o de sus hijos me provoca náuseas. En una de esas, se le va el marido.


III El no poder mover mis piernas me entristece algunos días, especialmente cuando veo que mis vecinos de abajo salen a jugar al Parque La Arboleda. Yo no puedo ni bajar de mi cama sin la ayuda de mamá, mucho menos las gradas hacia el primer piso. Desde mi ventana veo a Doña Magdalena bajar del taxi con mi piñata y me dan ganas de salir corriendo a abrazarla y agradecerle con risas y brincos, como lo hacen sus hijos. Pero, hoy no es día para ponerme triste. Ella se ofreció a organizar mi fiesta de cumpleaños, así que me voy a gozar la primera piñata que me celebran en la vida.

Blog: www.wendygarciaortiz.blogspot.com


gr谩fica escrita

Oda al pan dulce Ilustraci贸n por pedro alvizurez

http://www.facebook.com/pages/Pedro-Alvizurez-Artes-Visuales-yAplicadas/137269569707598


Oda al pan dulce walter gonzález/guatemala Pieza de pan Acabo de tomarte del horno, Tu calor enciende mi apetito, Me envuelvo completamente con tu aroma Nos pertenecemos sin duda, Sin pensarlo te robaría cualquier día en que el ayuno me desespere… De solo verte se me antoja tomarte en una mano y aún sin saborearte disfrutar tu cosmos en mi palma, Astro dorado, Piel de sol y de ocaso… Sumergida en el océano de mi café donde la espuma láctea te sepulta por momentos Te descubro indispensable y besarte se me hace poca cosa… Hija de la mañana misma Engendrada de un sueño galáctico, Efímero vals que se queda en mi paladar…


Corazón rubio y azucarado que moras en mi antojo cada mañana y cada tarde, Quintaesencia misteriosa que desapareces y reapareces a tu gusto en mis suspiros, Piedra filosofal que me engaña consumiéndome por dentro… Mi dulce luna azucarada Desnuda Bañándote en mi laguna de chocolate Besarte se me hace poca cosa…

Blog: www.castorpolluxwg.blogspot.com


gr谩fica escrita

Los marginales Ilustraci贸n por pedro alvizurez

http://www.facebook.com/pages/Pedro-Alvizurez-Artes-Visuales-yAplicadas/137269569707598


los marginales Marilinda Guerrero Valenzuela /Guatemala No esperaba terminar así: guardaba una leve esperanza de salir de esta pesadilla; sin embargo, encontrándome frente a frente con esta cruel burla del destino, vivo el peor de los sueños: el de no tener libertad (aún teniendo múltiples patas y la posibilidad de volar). Enclaustrado entre 4 paredes de cristal, estando frente a frente contra el enemigo, alzo la vista al cielo, y lanzando un último suspiro, dictamino mi carta de muerte. He nacido en el camino de los marginales, el de los aislados en los sótanos, en los rincones obscuros, en los aires, en el espacio silente. Aguardamos pacientemente que apaguen los bípedos el redoble de tambores diarios originados de sus pasos (los cuales crujen diariamente nuestras cabezas). Nosotros, los que junto a las aves creamos sonidos nocturnos para arrullar a la luna, somos los aorillados del mundo. Les estorbamos, rastrean nuestra sociedad, persiguen nuestro cajón de vida, cercenan sin piedad nuestro entorno (del cual creen ser dueños), rebanan, cortan, tajan trozos de vida sacra para saciar su sed de imperio; flagelan con el fuego de un leviatán cualquier signo de nuestra vida para ampliar su territorio.


No formamos parte de lo central: en nuestro cosmos sellado, existe una aglomeración de incontables legiones de especies y todos juntos nos organizamos sin oponer resistencia, sin distinción de color ni tamaño, lo logramos comunicándonos con ondas vibratorias que se trasladan a millones metros de distancia con el solo rozar de nuestras astas. Erigimos castillos silentes, muros que cubren nuestro nido para guardar nuestras almas más allá de los caparazones. (Fortalezas que provienen muchas veces de falsas promesas de falsos profetas que prometen segundos de felicidad) Dicho de otra manera: Germinamos de la suciedad, cuando todo está perdido. Con estas alas volamos con las ondas sonoras y el sutil soplar del viento hacia sitios muy altos, casi llegando al cielo, surcando praderas, valles y montañas en busca de soledad, inspirando sueños. Sabemos que no es difícil evitar morir: cada vez que abrimos los ojos se despiertan nuestros múltiples sentidos y somos partícipes de esta vida que cojea, que arrastra minutos de peso en nuestras espaldas; tenemos un pacto con el universo. Aunque no lo acepten los humanos, sin nosotros, ellos no existirían tampoco. Esta relación de amorodio la necesitamos. Limpiamos su mundo a partir del nuestro.


Heme aquí: en esta pequeña caja de cristal, esperando el momento de mi muerte. Extrañaré mis dos alas, mis antenas, mis múltiples patas con púas, la inmensa sensación de ser fuerte a pesar de mi tamaño. Acompañaré al resto de compañeros muertos en batalla, pelearé hasta el ultimo aliento que exhale por vivir; mi destino será, como el de muchos otros, sufrir la tortura de ver mi corazón atravesado con una estaca de acero para luego exhibirme colocándome detrás de un trozo de vidrio como trofeo de cacería… ¡¡Mas no será mi muerte en vano!! Mis compatriotas y descendientes alzarán su voz creando pestes contra ellos, los que se creen superiores, manteniendo así, por un tiempo más, el equilibrio.

Blog: www.mariguerval.blogspot.com


gr谩fica escrita

Lo que el viento se llev贸 Ilustraci贸n por ricardo ascoli

http://jrascoli.deviantart.com/


lo que el viento se llevó orlando gutiérrrez gross/guatemala Desde que era niña, siempre he tenido el mismo problema, los zapatos me chiman. No sé cómo explicarlo, a través de los años, he probado diferentes hormas, diferentes marcas, precios, cualquiera que sea, me lastima. Y no es que tenga pies feos, que eso quede claro, simplemente no he encontrado mí zapatico de cenicienta. Y es que, cualquier zapato que me pusiera, me provocaba ronchitas de agua en los talones, en los dedos, en la planta. Yo medio me había acostumbrado a caminar con dolor, sin embargo, mi madre sufría al verme caminar, pues sabía que me dolían los pies. Fue así, como un día decidió que iríamos al zapatero, para que me hiciera unos zapatos a la medida, los cuales tampoco funcionaron, pero él, me dio una muy buena idea: fabricar mi propio calzado. Me di a la tarea de recolectar todas las cajas que iba viendo en la calle, para tener diferentes estilos de zapatos, mi madre, solo veía el montón de basura que yo iba acumulando, pero como tenía curiosidad de saber que era lo que yo estaba tramando, no me decía nada.


Y así, con apenas 7 años, decidí fabricar mis propios zapatos, acordándome de cómo había observado al zapatero. Después de varios intentos fallidos, llegué a la conclusión que lo más fácil, era dibujar la planta del pie en cada cartón, con eso resolvía el problema de la suela, le ponía una cubierta encima, que zurcía con hilo y aguja y ya. Pues no, tampoco funcionó. Debía de cambiar de idea, en vez de hilo, usaría cinta de tela. Abrí un hoyito en la parte delantera de la suela, por ahí metía la cinta, que me amarraría los dos primeros dedos del pie, para pasar nuevamente dicha cinta a los lados, y de esta forma me quedaban unas chancletas, con suela de cartón. Me los probé, di un par de pasos y no se soltaron. ¡Éxito! , ahora, debía de encontrar la ocasión perfecta para estrenar las chanclas. A las tres casas de donde yo vivía, Don Manuel había puesto un cine, y nos dejaban entrar cuantas veces quisiéramos, pues éramos los hijos de doña Irma, la dueña del comedor. Así que decidí decirle a mi hermano menor, que nos fuéramos para el cine esa tarde, pretexto para estrenarme los benditos zapatos. Ese día estrenarían “Horror of Dracula” de Terence Fisher con Christopher Lee.


Mamá nos dio permiso de ir, ya que consideraba que en el cine estábamos seguros, y así ella tenía un respiro de tranquilidad. Alistó a mi hermano y yo me puse el vestido de las piñatas, de esos que tienen vuelos y llegan hasta el tobillo, con mis zapatos de cinta. Nos fuimos para el cine con mi hermano, con la recomendación que si le daba sueño al muchachito, inmediatamente me regresara. Cuando llegamos, una de las cintas se me había soltado, así que decidí quitarme los zapatos para que no se rompieran del todo. Entramos, y agarre dos sillas, porque antes los cines no eran como los de ahora, eran cuatro paredes, sin techo, piso de tierra y con sillas plegables que uno acomodaba a su discreción, si el de adelante no te dejaba ver, pues tomabas tu silla y te movías o simplemente te le ponías adelante para que no te estorbara. Comenzó la película, ¡tan tan tan tan! Salía un hombre con sangre en la boca, con colmillos y algo decía que no muy le entendía, cuando de repente, empieza el niño a llorar, claro, del susto. Mis problemas se multiplicaban como que fueran amebas.


Ya tenía tres problemas, la chancleta medio rota, el niño lloraba del miedo y yo quería ver que más pasaba. Para no cansarlos con el cuento, como a la media hora, empecé a sentir un olor desagradable, algo familiar, ¿qué creen?, ¡mi hermanito se había cagado del miedo! Ya no eran tres problemas, eran cinco, pues se le habían unido la cagada y mi vergüenza. - Chany, vámonos, que me hice pupú. El niño empezó a gritar que se quería ir, que se había hecho pupú. Yo angustiada, buscaba en medio de la oscuridad mis chancletas, pero sólo una encontraba, la otra, se la había llevado el viento. Sin pensarlo dos veces, lo empecé a empujar, pues me daba asco agarrarle la mano, porque sentía que me llenaría de mierda. Descalza, corría desesperadamente, en una calle de piedrín. Sentía como los pies se me iban haciendo trizas, se me metían las piedritas, el polvo, el vestido sucio, el niño lloraba mientras caminaba rápidamente con las piernas abiertas, la cara llena de mocos, era una tragedia.


Llegamos a casa, mis pies llenos de sangre, toda sucia, el niño cagado y mocoso. - ¡Sandra Esther! ¿Qué le hiciste al muchachito? ¿Por qué estás tan sucia? No recuerdo muy bien que fue lo que dijo mi madre, sólo sé que me regaño fuertemente y que yo había perdido mis zapatos. Al día siguiente, el mocoso había hecho con ayuda de mi otro hermano una cruz de madera que andaba de arriba para abajo, dormía con ella y cuando la soltaba hacia con los dos dedos índices la señal de la cruz, pues ese era el escudo que uno de los actores usó en la película para ayudarse quién sabe de qué maleficio. Estaba aterrorizado y mi madre vuelta loca, pues creía que el niño se le volvía loco y a mí dándome lástima. Desde ese día, el viento se llevó todas mis idas al cine, con zapatos incluidos.

Blog: www.cuentosdeorlo.blogspot.com


gráfica escrita

creación Ilustración por súa agapé

https://flavors.me/suagape


creación María Luisa Hernández Girón/guatemala

Dios descolgó su cielo el cielo descolgó sus nubes y su sol las nubes descolgaron sus aguas el sol descolgó sus rayos luminosos y así… se descolgó la vida la vida descolgó maravillas y se extendió por la Tierra en su manto teñido de montañas, valles, volcanes… ¡paraísos! Y se pintaron estrellas se diseñaron lunas, esferas planetoides, puños de polvo chispeante en apuros… sobre el lienzo sideral.

blog: www.lunadesorbitada.blogspot.com


gráfica escrita

minimalismo Ilustración por diego díaz

http://diegodiaz.tumblr.com/


Minimalismo Tania Hernández/guatemala Tantas historias caben en esos minúsculos espacios. Tal vez un cine, o un cuarto de motel, o un chat en el café internet a la vuelta de la esquina. Espacios mágicos que se dilatan para contener sueños incontables, en los que es posible imaginar que la realidad ha muerto, o que, luego de rebasarla, la dejamos tan pero tan lejos que, por más que se alarguen los brazos, los dedos del recuerdo no son capaces de tocarla. Puertas a mundos paralelos, en donde el “vos y yo” son tan posibles que asustan, porque el “vos y ella” y el “vos y él” se escuchan ya solo como un murmullo ajeno, como una historia que alguna vez se contó, pero hace mucho, mucho tiempo. Allí pululan los suspiros, los héroes encuentran hermosas villanas y las princesas vencen a pulso a sus brujos, porque en esos espacios la gente se convierte en otra, se transforma, se puede inventar una y otra vez. Y es que a media luz lo posible y lo imposible también se han vuelto otros.


Historias como la de estos dos, por ejemplo, que ahora mismo evitan verse a los ojos, sentados cada uno a un lado distinto de la cama, pero que en unos minutos se abrazarán, cómplices transgresores de su absoluta y deleitable desnudez, en una primicia para las fantasías de dos almas que nunca vieron la luz sino a través de la abertura de sus máscaras. Sus cuerpos se besarán y sentirán, por fin, que el mundo es otra cosa y no esa retahíla de hábitos, transigencias y tediosas rutinas que habían aceptado, resignados, como única vida posible. Así, uniendo las ganas, los deseos y los sueños, este pequeño espacio, se transformará en esos paréntesis en los que la vida se cuela dejándose elevar, en un ardiente gemido, a la potencia infinita. Se unirán, entonces, a las incontables historias, a todas esas historias secretas que caben en estos diminutos puntos del universo.

blog: www.cuentiemos.blogspot.com


gr谩fica escrita

Delirios insurgentes Ilustraci贸n por Marcelo ard贸n

http://flavors.me/weirdviking


delirios insurgentes david ibarra/guatemala

Oscuras sensaciones en emblemáticas necesidades delirantes e imperdibles devociones.......... Unificantes ideas que entrelazan mentes, buscadoras del equilibrio interno requerido....respondiendo así, al enigmático umbral existencial.... Recurrentes ideologías sociales que en su fatídica necesidad de aceptación, buscan aplacar tan mordaz dilema emocional.... Liberando sentidos aprisionados por mentes errantes, donde los tabús pierden deliberadamente y de forma renaciente nuevas interpretaciones dan origen a escénicas vivencias.........


Donde el drama se convierte en eterno promulgador de erĂłgenas y excitantes ideas en una mermante mente humana............. Escritos que buscan reactivar mentes que son requeridas en un auge emocional donde simplemente el participante eres tĂş..... La realidad simplemente es la quieras que sea formada dentro de tu intrĂŠpida forma de vida........

Blog: www.expresionurbanista.blogspot.com


gráfica escrita

doña bienvenuta Ilustración por luis pinto

www.behance.net/luispintos


Doña Bienvenuta Gabriela letona/guatemala Shus shus shus, se escuchaba en la parte de arriba de la casa vieja; shus shus shus, a las once en punto de la noche; shus shus, se conglomeraba los patojos en una esquina cuidándose las espaldas, porque prefería ver el zugunel de frente a que los pillara por atrás. La abuelita se acercó a esos wiros atemorizados por los pasos livianos que se escuchaban en la segunda planta, ese espacio de piso de madera. La abuelita les dijo – pongan mucha atención, que ahí va la tía Nutaremarcó con una cara de pícara, yo que los chirisos, me voy corriendo. La abuelita empezó con su voz ya distorsionada por la edad, eso decía ella, pero realmente era una mañosa que le gustaba asustar a los ishtos. Bueno la cosa es que empezó así; •

Doña Nuta, nunca tuvo merecido el Doña, pero ella prefería que así lo hicieran y para los desconocidos; Doña Bienvenuta, que no fueran unos igualadotes. Fue una de esas personitas que te causa ternura, pequeña y delicada. Ella era confeccionista de ropa, podría hacer los bordados más elegantes de Xela, por lo que siempre la buscaban para que hiciera los bordados para las bodas y eventos especiales, en los cuales requerían de tan especializada mano de obra – tomó un vaso de agua, y prosiguió con su relato.


Aunque fuera enana, a la Nuta le llovían pretendientes, y fue una de esas gotas que le cayeron, que se enamoró de golpe de un elegante caballero, de aquellos finos y distinguidos jóvenes de la década de los 30s, su voz delgada hacían vibrar el corazón de Nuta. Después de meses de cortejo, el seductor le pidió que se casara con él. Por supuesto que Nuta aceptó sin chistar, después de hacerles el bordado de vestidos de novias a extrañas, por fin tendría la oportunidad de hacerse el vestido más hermoso. No sólo su vestimenta para ese día tan especial, sino también para su vida, las sobre camas bordadas con las iniciales de los dos enamorados, los manteles con encajes, las cortinas, todos hecho a mano. Llego pues el día tan esperado para la Nuta, todo estaba listo para aquel ritual de unión eterna, el caballero de la Nuta se enfermó de una gripe de toros, pospusieron la boda, pero la Nuta nunca pensó que la suspensión sería para siempre. Por el hombre de la Nuta había estirado las patas… - contó la abuelita.

Así pues, aquella mujercita se quedó sola, pensando que ella traía la muerte a sus pretendiente, realmente se ameritó un poder que no poseí. Simplemente es así la vida, se va cuando a la cabrona se le pega la regalada gana.


El tiempo pasó, no es de extrañarse, y aquella envejeció, sola y triste con todos los recuerdos de su boda. Así que la planta de arriba era donde ella cosía sus bordados, ese ruido sus pies moviendo el pedal de la máquina de coser - cuando terminó de contarla la historio los patojos con la cara de espanto se fueron a dormir, con la inquietud de que si era ella la que estaba arriba terminado de hacer algún bordado, uno de los ishchocos tuvo el valor de subir y enfrentar lo que estuviera allá arriba. Cada escalón que subía le hacía temblar las canillas, se colocó la almohada en la espalda por si el alma en pena de Doña Nuta se le apareciera por atrás, cuando al fin llegó… en efecto, ahí estaba la máquina de coser y la rueda se movía sola, eso hizo palidecer al pobre chiris, cuando agarró valor para acercase más, se dio cuenta que no era la Tía Nuta, sino más bien un pequeño gatito que le gustaba jugar a mover la rueda de la máquina de coser.

Blog: www.cosmosydivergencias.blogspot.com


gr谩fica escrita

un 16 de noviembre Ilustraci贸n por francisco hidalgo

http://baltasar88.deviantart.com/gallery/


UN16 DE NOVIEMBRE laura maldonado guerra/Guatemala Un 16 de noviembre ... y así, como pasa el tiempo, poco a poco, el corazón se fue quedando solo. Soledad que no mata. Soledad que da vida. Con el cielo de otoño y el calor del invierno. El sonido de un río y las vacas pastando. Un verde soñado, un pájaro, un nido. ... y así, como pasan las nubes, una por una, el corazón se fue quedando sin latidos. Latidos que no paran, latidos sin sentido. Con el sol escondido y la luna al acecho. El canto de un ave y la risa de un niño. Un amarillo encendido, una abeja, un zumbido. (Suspiro. Te pienso. Me río) ... y así, como pasa mi vida, día tras día, el corazón se fue acercando a su partida.

Blog: www.behindthegirl.blogspot.com


gráfica escrita

miércoles Ilustración por súa agapé

https://flavors.me/suagape


Miércoles josé martínez lee/guatemala Ser fantasma no es algo que se hereda como los escapularios dominicos, ni se elige como a los pescaditos dorados. Tampoco se estudia en materia vocacional, como el secretariado bilingüe con especialización en líneas aéreas o el diseño social de paisajes urbanísticos en países en vías de desarrollo. Es más bien como ser políglota, ya se trae pero no siempre se practica hasta que un día ¡saz! se tiene “el llamado” y se empieza a hablar varios idiomas y a trabajar en la ONU. Fue así que un miércoles amanecí fantasma, quizás debido a un frente depresivo que subía desde los Pirineos, recordándome que mi tan preciada meta de la infancia ya había sido cumplida. Antes de poder hablar ya había decidido que cuando fuera grande quería ser señor. Era una escena (anaranjada como todas las de los setentas) celebrada por todos. Yo en overol acampanado y jalando un perrito tuerto rosado de la patita, puyando con mi dedito a la gente para exigir atención y decirle “yoqueyoseyselló” o algo parecido, era muy lindo. Y bien, ya lo había cumplido. Así que ese miércoles amanecí fantasma. Para poder cumplirle al destino y como de paso ya me había levantado temprano, me bañé y escogí la ropa más


fantasmagórica que había en mi armario: un pantalón beige de poliéster a cuadros, camisa blanca, chaqueta café con parches de cuero en los codos, un bastón y sombrero. Siempre los fantasmas deben de tener sombrero para mantener oculta la mirada y dar ese aire de misterio. Me serví un café y una tostada con cajeta quemada mientras telefoneaba para renunciar a mi antiguo empleo. Al parecer ya mis poderes empezaban a surtir efecto porque la asistente de mi jefe se quedó muda del susto. Pretendía revisar los anuncios clasificados pero llegué a la conclusión de que las familias generalmente no solicitan un fantasma sino es éste quien se aparece derepente en algún y cualquier lado. Salí a caminar absorto y embriagado de mi nueva identidad, bajándome el ala con la mano para mantener mi cara siempre cubierta de sombras y de vez en vez sacarle la lengua a algún niño, sólo porque podía hacerlo. Las madres me miraban con asombro y yo les sonreía y les saludaba con un ademán dandi, nunca pensé que ser fantasma sería más distinguido y llamaría más la atención que ser señor. Cuando llegué al final de la calle me topé con un grupo de ladrillos formando una casa con árboles al frente y pajaritos cantando. Decidí que ese sería mi nuevo lugar de trabajo.


Me deslicé por la ventana del comedor, todavía no me animaba a eso de atravesar cosas por miedo a quedarme con un pedazo de pared en medio. La familia, muy fina, nunca interrumpió su desayuno y fingió que no me veía entrar, aún y cuando armé un escándalo de trastes sucios cuando traté de pasar inadvertido. De puntillas y lentamente me fui a parar detrás de la cortina de la sala. Decidí ser un espanto de los más elegantes, a final de cuentas yo era un caballero, y me dedicaría principalmente a, cortésmente, asustar a la gente sólo con que viera mi sombra detrás de la cortina y de cuando en cuando asomaría un ojito por un lado para acrecentar el miedo. Eso también me haría cansarme menos ya que detrás de la cortina no había nada en qué sentarse. La familia terminó su desayuno. Luego se dedicó a hacer sus tareas habituales y yo sacaba el ojito por un lado. A ratos salía por un vaso de agua y la señora, que para este entonces había quedado sola, un par de veces me dejó un bocadillo para pasar el hambre. Yo daba una vuelta a su lado soplándole el pelo y botándole la escoba para cumplir la tarea. Detrás de la cortina veía la gente en la calle y me pasaba saludando. No estaba mal el trabajito.


Esa noche los niños y yo veíamos televisión mientras los esposos comentaban algo en su habitación haciendo vanos esfuerzos para no ser escuchados. El señor salió entonces con cara de compungimiento. -Mire, vengo con mucha pena. Gracias por habernos escogido, es muy halagador, pero mi mujer es cristiana y no le gustan mucho los fantasmas. Los niños ya lo habían pedido desde hacía ratos, ya ve que se ponen de moda en la escuela por temporadas, y a mí me hubiera servido que usted cuidara un poco acá mientras yo no estoy en el día. Por mí aquí se quedaba. Pero ya sabe, luego hay qué aguantarle la boca a mi mujer, ¿usted es casado? Y bueno, dice también que usted no tiene mucha experiencia, quizás sería bueno que regresara después de muerto como los demás fantasmas. Hoy rompió varios platos que había heredado ella de su abuela, pero no se preocupe, no se los voy a cobrar. Con gusto le haré una carta de recomendación si lo desea.


Asentí con la cabeza, porque todavía no había practicado mi voz temblorosa de ultratumba. Él fue a su despacho, escribió algo en la computadora, imprimió, firmó y me lo entregó. Fue así como sufrí mi primer exorcismo. Quizás le tome la palabra y me dediqué a eso de fantasma luego de fallecer, como todo el mundo. De cualquier manera no es algo a lo que se pueda renunciar. Ya se trae, como los lunares peludos. El jueves amanecí robot, pero esa historia la contaré otro martes.

jose.martinez.lee@gmail.com


gráfica escrita

CELOS 523 (TÓXICO) Ilustración por PHILIP LAMMERT

http://phlammert.tumblr.com/


celos 523 (tóxico) Andrea Raquel Menéndez Morales/Guatemala Letras que inyectan tinta que no es más que veneno en tus venas que recorre todo tu cuerpo de arriba a abajo, una y otra vez. Por fin llega a tu corazón, pero ¡de qué manera! Explota, te ahoga te sumerges en un bruma que no te deja ver, espesa, asfixiante, sofocante. Sientes dolor, furia, impotencia y muy muy dentro... temor. De pronto, cansado ya de la confusión y del dolor, te sientas y ves la niebla poco a poco desaparecer al mismo tiempo que te percatas de algo, la mano que sostiene la pluma no es más que la tuya, y que sin intención de retroceder está apuntando al papel.

Blog: www.the-rough.blogspot.com


grรกfica escrita

al compรกs de los segundos Ilustraciรณn por light andrade

www.facebook.com/light.am.pm?ref=ts


AL COMPÁS DE LOS SEGUNDOS Cristian Armando Polanco Sosa/Guatemala

De momento; el gato brindaba su fortuna al compás de los segundos, el cielo se tornaba gris y la falta de cariño se hizo notar. El sonido de la lluvia creó el habiente melancólico y los recuerdos se volvieron a desatar, cuando la tormenta terminó los deseos de volar no parecían tan disparatados...

blog: www.criarpo.blogspot.com


gráfica escrita

el pequeño alejandro Ilustración por aileen arango

http://aileenarango.deviantart.com/


el pequeño alejandro delázkar rizo /nicaragua Un viernes en la tarde, en período de vacaciones, el pequeño Alejandro estaba encerrado solo en su cuarto con la ventana abierta, mirando al cielo. – Qué aburriiiiiido, dijo el niño mientras sus manos formaban la pirámide que sostenía su faraónica cabeza. Entonces vio a una abeja que volaba a su lado, zigzagueando feliz y contenta. Hacía sonidos de zum zum con sus diminutas alas mientras dibujaba zetas en el aire. Alejandro se acostó en su cama mirando al cielo, pensando en el zum zum de la gorda abejita. Y pensó, – qué hay más libre que una pequeña abejita? Aaaaaahh se interrogó por mucho tiempo esta situación, pero ninguna respuesta hallaba para esta rara reflexión. La intriga poco a poco creció y el niño en su mente finalmente se preguntó – y si tuviese alas, ¿podría volar yo? El viento es fuerte, contestó en su mente, – ¿me dejaría navegar entre los arboles? No, mejor no, negó con determinación. – No podría luchar contra la corriente.


Así que Alejandro pensó y pensó, hasta llegar a una conclusión: ¿y si detengo el viento? Aaaaahh que buena idea, con apuro señaló. El viento se puede controlar, solo lo tengo que cambiar de lugar, afirmó con gloria el pequeño. ¿Y si lo soplo yo mismo? Sí. ¿Y si lo tiro para arriba? Sí. Sí. Lo tiraré. De inmediato tomó la sábana de su cama y empezó a agitarla con ambas manos, a soplar y a soplar. Un viento juguetón en su cuarto vaciló, de izquierda a derecha iba sin control. Pero el niño de todas sus fuerzas se armó y el viento al cielo alzó y tan duro sopló y sopló que hasta el techo rompió. Para arriba en una sola dirección el viento haciendo nudos se enredó y en las alturas la imagen se perdió formando lazos y lazos como un tobogán de vapor. Entonces, Alejandro lo escaló. Subió y subió hasta que el cielo tocó. Pero las nubes que amarraban la enredadera de viento no estaban más, había luceros y un manto negro en su lugar. Era de noche ya. A lo lejos una luz llamó al pequeño, por eso se acercó y se acercó hasta que la esfera lo deslumbró.


Cuando por fin la tocó, la sorpresa no fue que la luz se apagó, sino que la estrella se esfumó y dentro de su puño cerrado quedó. – ¿Qué pasó, qué pasó?, Alejandro se preguntó. El brillo se ha ido, pero ¿por qué en mi mano permaneció? ¡Qué calor! ¡qué calor!, el niño gritó. Cuando sus dedos abiertos observó, ya no tenían calor, sino un nuevo color. Del rojizo escarlata que sus ojos apagó, un amarillo con negro se situó. – Es un color travieso, Alejandro razonó. Navega de un dedo a otro sin condición, da vueltas y vueltas sin norte o sur, jugando a las escondidas pero con luz. De pronto, Alejandro sintió como si algo lo jalase de vuelta. Era el viento que se aburrió y del manto negro se desprendió. Y el niño cayó, cayó y cayó hasta que su cama tocó y cuando despierto se encontró, una abeja reina vio, volando tranquila en su palma abierta, moviendo su cinturita bicolor. Al apartarla se alarmó, no por el zum zum o su malhumor, sino porque lo que sus dedos sentían no era solo viento y calor, sino una terrible hinchazón.

meca4rouge@gmail.com


gr谩fica escrita

La visita escatol贸gica Ilustraci贸n por marcelo ard贸n

http://flavors.me/weirdviking


la visita escatológica Carlos A. Rodríguez a. /guatemala Una vez más se abría la puerta de su casa, esa puerta de madera antigua recién barnizada, esta vez se abría sola, la visitante entró y se sentó sin invitación en los sillones de terciopelo rojo que descansaban sobre una alfombra que alguna vez fue blanca. Él, que descansaba arriba, se levantó de su cama y bajó sabiendo quién lo esperaba, caminó sin prisa pero sin pausa, el momento que tanto había esperado al fin había llegado y el traje negro nuevo y la corbata de seda recién anudada lo delataban. Ella abrió los brazos de piel blanca y le llamó con la mirada, el apresuro casi imperceptiblemente el paso con un atisbo de ganas y en un efímero beso pactaron el encuentro. La casa empezó a caer a pedazos al igual que el mundo y en menos de 5 días en los que ellos permanecieron así, frente a frente, el mundo se destrozó, así como toda la vida que en ella había existido. El “bueno” y la “mala” habían hecho las paces, ahora el mundo les pertenecía.

Jyggly2666@gmail.com


gráfica escrita

bésame Ilustración por sofía villanueva

blog: www.estudioimdi.blogspot.com/


bésame EDUARDO ROSERO /Ecuador Bésame despacio, pero muy despacio y deja la huella de tu boca en la mía escóndeme en ti, y que nadie sospeche que he bebido el amor de tus labios de niña... Toma mi mano y cierra los ojos porque ésta noche sufrirá el amor ¿lo has visto?, se ha puesto celoso al ver que me besas derramando pasión... Bésame con tu estrechez con ese puñal que hay en tus labios... Como si fueras una loca como que no me has estrenado... Dame un beso enardecido de esos no aptos a menores sin decencia, y sin prejuicios de aquellos que huyen de pudores...


Bésame con tu virginidad con la dosis exacta entre el bien y el mal... Como si fuera yo tu insomnio o aquel que te hace suspirar... Ven y dame tu silencio mustio ¿Puedo pedirte un favor?... ¡Crucifícame con un beso tuyo!

luigiedu1@gmail.com


carpe Diem http://www.behance.net/luispintos facebook: luis pinto arte y dise単o


Gráfica Escrita