Page 1

LA AVENTURA DE EMILIO                                  

Un cuento  elaborado  por  todo  el  alumnado  del  CEIP  San  Felipe  


Había una vez un niño llamado Emilio, de ojos marrones y pelo negro. Vivía con su mamá y su papá en un castillo muy grande. ¡Ah, y con su perrita Sira! Una pequeña chihuahua blanquita muy bonita. A Emilio le gustaba mucho los cuentos de piratas y los pájaros. Por eso le compraron una Tablet con los Angry Birds. Un día, mientras esperaba a su mamá, que había ido a comprarle ropa y una corona, llegaron sus amigos Tarta de Fresa y Triqui, el mounstro de las


galletas. Al abrirles la puerta, los Angry Birds se escaparon. –¡Se van a perder! –dijo Emilio, pero Triqui los recuperó. ¡Por eso son todos tan buenos amigos! Ese mismo día todos juntos fueron a una granja en helicóptero, donde vieron gallinas, vacas… Sira estaba muy emocionada. Cuando decidieron volver al castillo, por el camino encontraron una casa misteriosa, abandonada, oscura… con un gato en el tejado.

De repente, el gato saltó y se convirtió en una bruja, y secuestró a Emilio.


–¡Oh, no! –gritaron todos sus amigos. Corriendo entraron todos en la casa abandonada, pero no encontraron nada. No podían alcanzar una habitación en lo alto del castillo, pero los Angry Birds, con su catapulta, consiguieron llegar volando y abrieron la puerta a Tarta de Fresa, Triqui y Sira. Decidieron separarse para seguir buscando, pero entonces se escuchó una voz. –Hola, hola caracola – escucharon–. Soy yo, soy yo –era el Erizo Caletero–. Si queréis encontrar a Emilio, seguid este camino – y así lo hicieron todos. Tras luchar contra guerreros, salvar princesas, y vencer a caballeros, hallaron a Emilio y a la bruja.


–Ja, ja, ja –se ría la bruja –. Os zamparé de una vez. –Búscate otro manjar, que nosotros nos vamos ya – respondieron los Angry Birds. Pero la bruja malvada hipnotizó a todos los amigos para poder comérselos. Sin embargo, la perrita Sira se resistió y con sus ladridos a todos despertó. Ahora los Angry Birds atacaron a la bruja con su catapulta y la vencieron. Por fin todos pudieron escapar, y de camino al castillo, decidieron entrar en una enorme casa llena de libros. ¡Era la biblioteca del colegio San Felipe! ¡Allí vivía el Erizo Caletero! Pero al entrar, cayeron en un túnel que les llevó a una enorme piscina llena de libros. Del susto, Emilio se acordó de la bruja y, por pensar en ella, la malvada bruja salió de su imaginación, que era muy poderosa. Menos mal que Triqui estuvo atento y cerró un cuento de Hansel y Gretel, dejando a la bruja encerrada dentro del cuento.


Del gran ruido que hizo Triqui al cerrar el libro, Emilio abrió los ojos. Se dio cuenta de que estaba en su habitación. ¡Todo había sido un sueño! Allí en su mesita de noche estaba su Tablet con el juego de los Angry Birds, un plato con un trozo de Tarta de Fresa de su cumpleaños, que había sido el día anterior, y junto a él descansaba un peluche de Triqui, el monstruo de las galletas. Cuando se levantó, su perrita Sira le esperaba para jugar. A pesar de ser todo un sueño, todos sus amigos seguían con él en su castillo.

Fin

La aventura de Emilio.  

Un cuento creado por todo el alumnado del CEIP San Felipe, de Cádiz.

Advertisement