Issuu on Google+

ENTREGA DE LONCHES EN EL HOSPITAL GENERAL DE ZACATECAS (MARTES 11 DE FEBRERO) Primero que nada es una experiencia que personalmente me ha dejado muy buen sabor de boca, e interiormente paz y alegría de saber que realizamos algo muy bueno por muchas personas pues a veces no medimos todo lo que ellos sufren y batallan en todos los ámbitos mientras tienen un enfermo internado. Durante esta actividad llegué a platicar con varias personas pues algunas ya habían desayunado y así tuve que buscar personas que hubiesen desayunado. Me acerqué con un señor de nombre José, originario y residente de una comunidad de El Bordo, el cual estaba pues su hijo había sido partícipe de una pelea y recibió un disparo de fosa ilíaca derecha por lo que él me dijo, había estado en el Hospital desde el domingo por la noche cuando su hijo fue trasladado y operado exitosamente. El señor José es agricultor, y hasta el momento aún no sabía cuánto tenía que pagar por la operación de su hijo, normalmente gasta $150 por día, estaba acompañado por su esposa la cual no tuve la oportunidad de conocer pues ella estaba adentro del hospital, pero reportó un buen trato del personal hospitalario como los médicos y enfermeros. Al momento de hacerle de lonche se vió muy agradecido y contento.

no ahí a nivel

entrega


La segunda persona con quien conversé también fue un señor, llamado Guadalupe, el cual estaba ahí porque su madre había sido internada por Diabetes, él también se dedica a la agricultura, es de un pueblo que no recuerdo el nombre pero queda en la carretera hacia San Luis. El llevaba desde el sábado y en cuanto a gastos solo mencionó que entre él y sus hermanos se repartían cuentas. También refirió buen trato del personal hospitalario. También estaba acompañado por sus esposa pero tampoco la pude conocer solo mencionó que él había salido a tomar el sol. Cuando le entregué su lonche me lo agradeció mucho, y me dijo que le echara muchas ganas en la escuela y yo le manifesté lo mismo para su vida.

No todos los días tenemos esta gran oportunidad, en mi caso venía de un momento de angustia que pasé por la mañana y al llegar a esta actividad todo se revirtió y pasé de esa angustia a una felicidad pues saber que había hecho una obra de caridad es algo pleno, estar ayudando a personas de ciertas maneras es algo que constante vamos a estar realizando cuando ya ejerzamos nuestra profesión y pues me fui contento del hospital. Me quedo mucho con la reflexión de que a veces solo pienso en mí y mis problemas sin embargo no siempre son problemas graves porque los de estas personas algunos y no siempre tienen la facilidad para poder resolverlos. De igual manera nunca me había tocado hacer esto en un hospital, lo había hecho repartiendo despensas en municipios, pero ahora estando dentro del área de la salud como médico no sólo se tiene que conocer las características de las enfermedades, también hay que conocer cómo está el entorno de la familia de un enfermo porque uno se motiva a hacer las cosas que se puedan hacer de la mejor manera.


Relatoriahgz