Page 11

05/10/13

Capítulo 4: EL ENTORNO FÍSICO

cuando los electrones se comparten más o menos entre ellos. Dependiendo de qué tipo de enlace se lleve a cabo, los átomos se pueden unir en mezclas caóticas, en moléculas distintas que tienen un número y configuración uniforme de átomos, o en los patrones repetidos simétricamente de las disposiciones cristalinas. Las configuraciones moleculares pueden ser tan simples como pares de átomos idénticos (tal es es el caso de las moléculas de oxígeno) o tan complejas como cadenas plegadas y enlaces cruzados de miles de átomos de largo (como las moléculas de proteína y ADN). Las formas exactas de estas moléculas complejas constituyen un factor critico en la manera en que interactúan entre sí. Los arreglos cristalinos pueden ser enteramente regulares o estar permeados con irregularidades de composición y estructura. Las pequeñas diferencias en composición y estructura pueden dar materiales con propiedades muy distintas. La configuración de los electrones en los átomos determina qué reacciones pueden ocurrir entre estos últimos, cuánta energía se requiere para hacer que suceda la reacción, y cuánta energía se libera en ella. Los indices a los cuales ocurren las reacciones en un gran conjunto de átomos dependen en gran medida de la frecuencia con la que los reactivos se encuentran uno con otro; por tanto, dependen de su concentración y de la rapidez con que se mueven, es decir, de la temperatura. Los indices de reacción se pueden afectar en gran medida por concentraciones muy pequeñas de algunos átomos y moléculas que se unen a las sustancias que van a reaccionar en una forma que la posiciona adecuadamente para unirse entre sí, o las cuales tienen un estado excitado que puede transferir la cantidad correcta de energía para que suceda la reacción. En particular, las reacciones que ocurren en soluciones acuosas pueden afectarse de manera significativa por la acidez de la solución. Cada uno de los elementos que constituyen las sustancias conocidas consisten en sólo unos cuantos isótopos que aparecen de manera natural. La mayor parte de otros posibles isótopos de cualquier elemento son inestables y, si llegan a formarse, tarde o temprano se desintegrarán en algún isótopo de otro elemento (que por sí mismo puede ser inestable). La desintegración incluye la emisión de partículas y radiación del núcleo, esto es, radiactividad. En los materiales de la Tierra, hay pequeñas proporciones de algunos isótopos radiactivos que quedaron de la formación original de elementos pesados en las estrellas. Algunos se formaron en épocas más recientes debido a impactos de partículas nucleares provenientes del espacio, o a partir de la desintegración nuclear de otros isótopos. Juntos, estos isótopos producen un bajo nivel de radiación de fondo en el ambiente general. www.project2061.org/esp/publications/sfaa/online/chap4.htm

11/19

Capítulo 4 el entorno físico  
Capítulo 4 el entorno físico  
Advertisement