Issuu on Google+

José Luis Gosálbez Albero, mayor de edad, abogado, con DNI xxxxxxxxx y domicilio a efectos de comunicaciones en la calle xxxxxxxxxxxxxxxxxxx ante la Oficina Municipal de Información al Consumidor comparezco y, como mejor en derecho corresponda DIGO Que en el mes de mayo de 2008 firmé con TELE2 un contrato de prestación de servicios de telecomunicaciones, como particular, consistente en un acceso a Internet de 20 Mb y llamadas nacionales gratis, por una cuota mensual de 39,90 €. En el momento de contratar el servicio, yo era cliente de ONO. Adjunto se compaña como Documento número 1 el contrato original firmado con TELE2, compuesto por tres páginas. En la segunda página de este contrato se prevé expresamente lo siguiente: “Usted ha contratado un servicio de TELE2 que le desvincula totalmente de su actual operador de telecomunicaciones. Una vez activado el servicio, no tendrá que pagar nada a Telefónica ni a otros operadores, y se ahorrará mucho dinero” La portabilidad de ONO a TELE2 se produjo el día 22 de mayo de 2008, cuando un técnico apareció en mi domicilio, deshabilitó mi conexión de ONO, retiró el MODEM y el router e instaló el nuevo equipo de TELE2. Sorprendentemente, el primer recibo de TELE2 fue por un importe de 75,85 €, casi el doble de lo que pagaba con ONO y de lo que se establecía en la oferta que firmé en su día. Adjunto acompaño copia de la factura y del comprobante bancario de pago como Documento número 2. Pero más sorprendente aún fue que a mediados del mes de junio recibiese una factura de ONO, por un importe de 42,03 € correspondiente a las cuotas comprendidas entre el 22 de mayo y el 11 de julio de 2008. Adjunto acompaño comprobante bancario de los cobros indebidos por parte de Ono en mi cuenta corriente con posterioridad a mi solicitud de baja como Documento número 3. Asimismo, como Documento número 4 aporto comprobantes bancario del pago a Tele2 de sus servicios durante el mismo período. Ante esta situación, llamé a los servicios de atención telefónica de TELE2 y de ONO; el primero me indicó que se trataba de un problema de ONO, en el que no podían hacer nada, pese a que insistí hasta la saciedad en que tenía un contrato firmado por ellos en el que se comprometían a 1


llevar a cabo las gestiones necesarias para el cambio de operador. En cuanto a ONO, formulé mi solicitud de baja telefónicamente, requiriendo que se produjese con efecto en la fecha en la que Tele2 debió de comunicar dicha baja y comunicando que ya no estaba haciendo uso de sus servicios ya que ni tan siquiera disponía de los medios técnicos necesarios para hacerlo, algo que debía constar en sus informes de tráfico. Hasta la fecha actual y pese a haber intercambiado hasta doce e-mails, que acompaño conjuntamente como Documento número 5, y haber realizado más de veinte llamadas telefónicas, algunas de ellas a números especiales de ONO y TELE2, mi situación es la misma que en el mes de junio: Ono y Tele2 siguen cobrándome por un servicio que ninguna de las dos me presta. Es evidente que TELE2 ha incumplido su obligación de llevar a cabo las gestiones necesarias para desvincularme de mi anterior operador, obligación que se encontraba prevista en el contrato; asimismo, ONO se ha aprovechado del incumplimiento de TELE2 para seguir cobrando por un servicio que no he recibido, siendo perfectamente consciente de esta situación, obviando mi solicitud de baja. El 21 de noviembre de 2008 remití un e-mail a TELE2 –que obra como parte del documento número 5- en el que requería la resolución inmediata de mi contrato con esta compañía por incumplimiento, y el reintegro de las cantidades que Ono me ha estado cobrando indebidamente a causa de dicho incumplimiento. Con motivo de este correo, una persona del departamento de atención al cliente de TELE2 contactó conmigo, reconoció la existencia de un problema con el servicio y me ofreció compensar la última cuota de sus servicios, algo a todas luces insuficiente, toda vez que el perjuicio causado hasta la fecha por las cantidades indebidamente percibidas por Ono asciende a 313,32€ (TRESCIENTOS TRECE EUROS CON TREINTA Y DOS CÉNTIMOS). Llegados a este punto, he cesado el uso de los servicios de TELE2 y he devuelto el recibo correspondiente al mes de diciembre, toda vez que considero que mi solicitud de resolución es pertinente y totalmente ajustada a derecho, sin perjuicio del reintegro de las cantidades indebidamente cobradas por ONO. Por todo lo anterior,

2


SOLICITO el reintegro inmediato de las cantidades indebidamente cobradas por parte de ONO, que ascienden a la suma de 313,32€, y la resolución de cualquier relación contractual con ONO y Tele2, justificada en el incumplimiento de las obligaciones contractuales de ambas. El reintegro de las cantidades deberá producirse en la cuenta corriente en la que se efectuaron los cargos indebidos. Subsidiariamente, SOLICITO que sea Tele2 quién haga frente al pago de estas cantidades, toda vez que es responsable directo del perjuicio causado, debido a un incumplimiento de uno de las cláusulas de su contrato. Asimismo, SOLICITO que se dé traslado de esta reclamación a VODAFONE ESPAÑA, S.A., que recientemente ha adquirido TELE2, ya que, como compradora ostenta responsabilidad directa sobre cualquier obligación de pago de la compañía adquirida.

En Valencia, a 31 de diciembre de 2008.

José Luis Gosálbez Albero xxxxxxxxx

3


Reclamación Tele2 ono