Page 7

Terminada la Eucaristía nos fuimos al comedor para degustar las viandas preparadas. Todo exquisito, no faltó detalle. El ambiente salesiano se respiró en todo momento. La convivencia fue inolvidable. No podía faltar la sobremesa salesiana, donde cantamos villancicos y otros cantos, hubo rifa, regalos, cantos, chistes… todos muy católicos –como le gusta decir a Antonio Álvarez, sdb. Hasta hubo sorpresas y obsequios para algunas personas. Para Jósean, para el Sr. Inspector etc. Pero sobre todo se quiso hacer un homenaje a Félix Rueda por su larga y comprometida trayectoria con ‘todo lo salesiano’. Y el bueno de Félix quiso salir para dar las gracias pero la emoción le embargaba y no le dejaba hablar, hasta que tomó nuevos alientos y entonces se explayó con mucha energía y entusiasmo como lo hiciera un gran maestro. Terminada la sobremesa, fuimos luego a ver el sorprendente museo que tienen las monjas Clarisas. Muchos, incluso alguno de Astudillo, no lo conocían en su última remodelación. Y finalizada esta visita nos fuimos despidiendo. Ei año que viene nos veremos de nuevo en el próximo ENCUENTRO NAVIDEÑO… Fue el broche de oro de un Encuentro Navideño que dejó honda huella en todos los que asistimos. Merece la pena seguir adelant e con esta iniciativa que afianza nuestra pertenencia a la Familia Salesiana. Dis/Gra. José Revilla SDB.

7

EL ATRIO 26o  
EL ATRIO 26o  

Revista de la Asociación de Antiguos Alumnos de Astudillo

Advertisement