Page 21

Pastoral de la presencia Una pastoral de la misericordia es una pastoral de la presencia. Esta palabra es importante en el carisma salesiano. De tu paso por el colegio es posible que recuerdes a los salesianos presentes en el patio, en el teatro, en la iglesia, en los paseos. Así quiso Don Bosco a sus salesianos. Lo contrario de la presencia es la ausencia. Ausente es quien nunca está, quien no tiene tiempo, quien siempre tiene algo importante que hacer. Todo esto vale también para que lo apliquemos a nuestras familias. El Papa Francisco dice bellamente: Alguien presente en tu vida (se refiere a Jesús) puede estar presente porque tú estás presente. Una presencia así tiene altura. Pastoral sanadora

milias. Cuando uno está herido sobre todo necesita curar la herida. Misericordia significa sobre todo curar heridas. Una pastoral de la misericordia es una pastoral sanadora. Ofrecer y pedir perdón nos ayuda a sanar heridas. En la exhortación AL se dice que una pastoral de la misericordia exige estar dispuesto a integrar, hacer esfuerzos por no rechazar o marginar. «Nos sitúa bien en el contexto de un discernimiento pastoral cargado de amor misericordioso, que siempre se inclina a comprender, a perdonar, a acompañar, a esperar, y sobre todo a integrar» (AL 312). Tenemos aquí algunas pinceladas para poder aplicar una pastoral de la misericordia primero en nuestras familias, pero también en nuestros ambientes pastorales.

Hay que curar las heridas. Nosotros también tenemos nuestras heridas, pero también tienen heridas nuestras fa-

Koldo Gutiérrez AA de Santander

Algunos textos «Dos lógicas recorren toda la historia de la Iglesia: marginar y reintegrar. El camino de la Iglesia, desde el concilio de Jerusalén en adelante, es siempre el camino de Jesús, el de la misericordia y de la integración» (AL 296) don Bosco en España Nº 728

«Ayudar a sanar las heridas de los padres y ayudarlos espiritualmente, es un bien también para los hijos, quienes necesitan el rostro familiar de la Iglesia que los apoye en esta experiencia traumática» (AL 246)

«El amor que no crece comienza a correr riesgos, y sólo podemos crecer respondiendo a la gracia divina con más actos de amor, con actos de cariño más frecuentes, más intensos, más generosos, más tiernos, más alegres» (AL 134) 21

DON BOSCO EN ESPAÑA n. 728 noviembre/diciembre 2016  

Revista de la Confederación Española de Antiguos Alumnos y Alumnas de Don Bosco. Fundada en 1918.

DON BOSCO EN ESPAÑA n. 728 noviembre/diciembre 2016  

Revista de la Confederación Española de Antiguos Alumnos y Alumnas de Don Bosco. Fundada en 1918.

Advertisement