Page 1

OCTUBRE 2013

JOAN INGRID CRISTOBAL DÍAZ Nació: 01 de junio de 1985

E

Falleció: 24 de octubre de 2012

n pocos días se cumple un año de tu inesperada par‐ tida, y pareciera que nos dijeras con tu dulce voz como si estuvieras en tu trabajo que tenías: “Acabo de hacer una reserva de un pasaje, que es para ir al encuen‐ tro de mi Creador; sin duda, será el pasaje más grato que he podido vender en esta vida que me toca dejar. Estaba escri‐ to en el libro de Nuestro Dios, que así tenía que ser; pero dejo un recuerdo vivo de mi ser a mis queridos padres que es mi hijo, y estoy segura que amándolo a él, me seguirán amando a mí por siempre. Me encuentro llena de luz en el lugar que hoy vivo y muestro mi conformidad por el tiempo que me tocó estar a su lado amados padres, sólo les pido que sean felices, llenen sus corazones de bondad y perdón; los amo con mucho amor”. Vuestra hija Joan Ingrid. Su Hijo, Padres, Hermanos, Hijos Políticos y familia Ramírez Rosillo agradecen a todas las personas que nos acompaña‐ ron en esos momentos de inmenso dolor e invitan a todas las personas a la misa de honras que por el eterno descanso de su alma se oficiará el jueves 24 de octubre a horas 4.00 p.m. en la Iglesia Matriz “Inmaculada Concepción de Chan‐ cay conmemorando el Primer Año de su sensible falleci‐ miento.

Chancay, octubre de 2013

Partió la defensora Rosa Elvira

E

l pasado 10 de setiembre partió a la eternidad doña Rosa Elvira Mora Colán, dama chancayana que a sus 89 años se daba el lujo de defender en su barrio a las mujeres que eran agredidas por sus maridos. No toleraba que le pusiera la mano un cobarde agresor, lo que la impulsaba a enfrentársele. Así de decidida era esta noble mujer, que se casó con don Abelardo Ascasibar Gómez (fallecido), de dicha unión matrimonial nacieron seis hijos: Javier, Julia, Nelly, Andrés, Haydee y Jenny. Aumentando la familia con los 17 nietos y 14 bisnietos. Como anécdota se recuerda que, doña Rosa Elvira se casó el mismo día que sus hermanas, en la fecha que llegaron a Chancay desde la ciudad de Huacho Misioneros, ese día se alborotó la familia con tantas novias. Era ella muy querida por sus cuatro hermanos: José (Pepe), Francisca (Pancha), Atilio y Alfredo (Cándido), con quienes se bromeaba en las oportunidades que se reunían, allí hacía poner canciones de Maritza Rodríguez de quién era su hincha N° 1. Algo que la diferenció de los demás, aparte de ser alegre, era muy sincera, muy recta en sus decisiones. Sus hijas cuentan que su mamá era muy conversadora e inquieta a la vez, podía estar con ellas en un momento conversando y de repente en un abrir y cerrar de ojos, ya se encontraba en otro lugar haciendo otra cosa. En el barrio de Roosevelt era muy conoci‐ da y estimada por los vecinos, como una decidida defensora de mujeres agredidas, que sin mirar las consecuencias se enfren‐ taba al agresor, por eso será muy recorda‐ da, ya que mujeres como “Mamavira” quedan muy pocas. Causando mucho do‐ lor su partida, ya sus nietos a quienes engreía no la volverán a ver, pero si conser‐ varán como un hermoso recuerdo, que los engreía y consentía muchas cosas, y no permitía que los castigue como toda abue‐ la “chocha”. ¡Descansa en paz “Mamavira y que el cielo sea tu destino!.

 Aquí aparece Rosa Elvira con sus hermanos Atilio y Pepe

Pag 2  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you