Issuu on Google+

Luis Enrique López León

“Los Tauro somos tercos, pero si esa terquedad la canalizas bien se vuelve tenacidad” dice Lila Déneken al hablar del 14 de de mayo (“de mil novecientos punto com”) que la vio nacer bajo el signo zodiacal que la ha llevado “a través de los años a convertir la terquedad en tenacidad”. Siendo apenas unas niñas, las hermanas Gilda y Lila llegaron casualmente a una audición como simples acompañantes, pero dotado de intuición don Gabriel Núñez observó a las Déneken y las invitó a participar en ella. Con el talento en la sangre, captaron la atención de los productores y fueron elegidas. Tiempo después, hace 47 años, José José cantando bossa nova, lleno de curiosidad acompañó musicalmente a Lila con “Mais que nada” de Sergio Mendes, convocando de inmediato a las hermanas a formar parte del grupo musical.


En su etapa de maduración artística, Gilda y Lila comienzan al lado de su hermana Lupita y otros miembros de la familia, el célebre Grupo Tabasco donde se abrieron las puertas de Estados Unidos, llegando a trabajar durante años en Disney World y Disneylandia y demás lugares de toda la Unión Americana. Consciente de su capacidad y talento, atendiendo el consejo del destino, que en palabras de la artista, ha sido un fiel y sabio consejero cuando su vida necesita un cambio, decide superar sus miedos y emprender la ambiciosa tarea de convertirse en solista. Tras la llegada de su primera hija, Lila Déneken llega al Festival OTI de la canción, con la composición de Nacho Méndez, “Cuando pienso en ti”, logrando obtener el Premio a la Revelación y el de Mejor Intérprete del Festival, adicional al Segundo Lugar en la competencia. Dos años después, a pocos meses de convertirse nuevamente en madre, regresa al OTI con “Se solicita una aventura” del maestro Roberto Cantoral, obteniendo el tercer lugar y nuevamente el Premio a la Mejor Intérprete: “Qué privilegio ser la mejor cantante del Festival dos veces” remembra Lila Déneken tres décadas después.


Después del éxito del Festival, vendrían otros grandes éxitos. “Qué fácil es decir”, contestación a “Que me perdone tu señora” de Manoella Torres, fue acreedora a la certificación, difícil para la época de Disco de Oro. Su vida personal la asume con la entereza de una gran mujer que sabe enfrentar adversidades, que confía en el destino y aprende del pasado para vivir el presente y proyectarse al futuro. “Para crecer en el vida, trascender y evolucionar, uno tiene que tener el valor y honestidad de aceptar que si algo pasó, seguramente yo lo permití” reflexiona la Número Uno. Llegada su madurez artística, logra en coautoría con Bebu Silvetti, la llegada de su más grande éxito que traspasó las fronteras y las generaciones para seguir vigente aún en nuestros días: “Por cobardía”, cuya letra surge de la inspiración de la cantante. Muchas voces más han honrado este tema musical, respetando siempre la inigualable versión de Lila Déneken. Durante 47 años de trayectoria artística, Lila ha compartido con sus seguidores todos los géneros músicales. Recientemente retornó al género de la balada, incursionando en la música vernácula y del bolero; ofreciendo recientemente su músical-monológo “Lilah, el juego de la vida”, un espectáculo donde, dice la artista, “desnudo mi alma, es la mujer detrás de la artista”, “busco ayduar a las mujeres que como yo algún día no se quisieron, no se amaron, se fueron a la dependencia, permitieron mucho dolor con tal de ser amadas, con tal de no estar solas, pero lo combino con el juego de la vida”.


Reconoce a las redes sociales como un acontecimiento importante en su vida porque gracias a ellas pudo reencontrar a su “hombre casi-perfecto” y sobre todo porque le permiten llegar día con día a todos sus amigos y seguidores. Durante 47 años de carrera artística, Lila Déneken entrega en el escenario y debajo de él todo su corazón y su alma, pero más allá de todo, su espíritu irradia luz, que llega a sus seres queridos y seguidores a través apapachos y abrazos de luz. En la apreciación personal de quien escribe, Lila Pura Déneken Cacharro es una mujer que conoce en el más amplio sentido, el valor de la amistad, el amor, el profesionalismo y el talento, para combinarlos en la artista que desde 1966 da lo mejor de sí en el escenario. Felicidades querida Lila, por tus primeros 47 años en el escenario: 47 años de luz “Todas las Lila’s soy yo, hoy amo mucho a Lila porque me quiero, hoy me respeto y hoy me perdono por todo lo vivido, pero no cambiaría nada de lo vivido porque ha valido la pena”, parafraseando el final de su monólogo y la letra de “Una nueva vida” concluye: “La vida mereció la pena ser vivida, sólo por sentir que estuve vida, quiero intentarlo por amor, mi vida empieza hoy”


Lila Déneken 47 años de luz