Issuu on Google+

Rayuela 235

La Máquina Hamlet No creo en una historia que tenga pies y cabeza. Heiner Müller

La nostalgia viaja en taxi

Sábado 19 de Octubre de 2013. Año IV. Suplemento sabatino de arte, literatura y sociedad

Marcelino Champo

T

oda ciudad puede medirse por su inclinación al vértigo, a la premura, a ese frenesí latente en sus habitantes. El tiempo parece caber en la palma de la mano, la brevedad como único medio de

subsistencia. Hay grandes diferencias entre vivir en una ciudad tan extensa como México DF, y habitar un lugar como Tuxtla Gutiérrez, evidentemente muchas cosas cambian, y no quiero entrar en detalle ni en comparaciones fuera de lugar. Sin embargo la melancolía por el caos es inevitable. Sucede a veces, en los rompimientos con la pareja o con ciertos espacios, que uno no extraña las virtudes, ni mucho menos, los buenos detalles, las sonrisas o las noches compartidas. Los conflictos en cambio, pese a la expectativa o a la

incredulidad, son añorados. Sin más voy a confesarlo: extraño a los taxistas chilangos. Sí, está usted leyendo bien, extraño a esos taxistas del DF: sagaces, irreverentes, aventureros, ¿cafres? sí, pero con valentía, filósofos del volante, muchos de ellos insoportables, aún así sinceros. -¿Qué, tiene prisa joven? No hay bronca, ahorita checo la brújula y la libramos. -¿A dónde va? No pos ta cabrón, mínimo a 20 el banderazo, pero nomás por ser domingo se lo dejo en 15. -¿Qué lo dejo la novia? Uy joven, si yo le contara. - ¿Vio usted el partido? Le digo que no damos una. Ya mejor llévame virgencita. Y así, entre albures y anécdotas de cantina, uno emprendía el viaje. Aquí en provincia es distinto, falta destreza,

colmillo, conocimiento de la chamba, chistes de ocasión, habilidad para generar opciones, jiribilla pues. Hoy por ejemplo tuve que servir de guía a un muchachito que ni siquiera conocía el centro de la ciudad. Triste circunstancia en medio de un calor sofocante. En fin, esto es la vida en la capital chiapaneca.

Marcelino Champo: @marcechampo & emarcelinochampo@gmail.com

Biografía del profesor

ALBERTO GARZÓN GONZÁLEZ Alberto Federico Garzón Y Rincón


02 Rayuela 235

Sábado 19 de Octubre 2013

DIRECTORIO Noé Farrera Morales

Geografía

DIRECTOR GENERAL

Noé Juan Farrera Garzón DIRECTOR EDITORIAL PÉNDULO

Ángel Yuing Sánchez COORDINADOR Y EDITOR

Á. Gabriel P. Ruiz DISEÑO

Javier Ríos Jonapá PRODUCCIÓN E IMPRESIÓN

Misael Palma, César Trujillo, Ornán Gómez, Marcelino Champo, Pascual Yuing, Chary Gumeta, Karen Berenice Beltrán Ozuna CONSEJO EDITORIAL LEGALES Rayuela, suplemento de arte, literatura y sociedad del periódico Péndulo de Chiapas, No. 235 (Edición) Año IV, Sábado 19 de Octubre de 2013. Impreso en 13 Poniente Norte Núm. 639, colonia Magueyito. Código Postal 29000, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México. Teléfono (961) 61 24529. Se prohíbe la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores. La redacción no responde por originales no solicitados. Los contenidos, así como parte de los títulos y subtítulos son responsabilidad exclusiva de quien los firma y no representan necesariamente el punto de vista del periódico Péndulo de Chiapas. Correspondencia: angelyuing@hotmail.com

Alberto Garzón

E

l verde se conjuga con el azul del cielo: canta el Grijalba un himno de paz y libertad: las águilas remontan el majestuoso vuelo, las palomas arrullan con amoroso anhelo y las gorjas desgranan poemas de cristal. Todo es luz, todo es vida…la tierra se estremece como si fuera carne que tiembla de ansiedad; el oro de su entraña como ascua resplandece y en el alma del bardo una orquídea florece, mientras modula endechas la flauta del dios Pan. En el cósmico espejo reflejan su grandeza la montaña y el bosque, los lagos de cristal: y en la escondida selva de bárbara belleza, se yergue alucinante la singular nobleza de los sagrados muros del viejo Bonampak. Un hálito de fuego envuelve el caserío; repica sus tambores la lluvia pertinaz; refleja Pichucalco su agreste señorío en las aguas tranquilas del transparente río, que canta entre las guijas y besa el cacaotal. Saludan a la aurora los monos aulladores: tal vez un himno cantan o invocan a Votán… En Palenque los siglos con dedos destructores, sólo dejaron huellas de ricos esplendores en templos que recuerdan el culto a Cuculcán. Las pálidas gardenias luciendo su hermosura, Embalsaman el aire con perfume sensual y bajo el sortilegio de aquel manto de albura, Villaflores parece una noble criatura que cubre con armiño su cuerpo virginial.

Edgar Allan Poe fue hallado en las calles de Baltimore en estado de delirio y demasiado angustiado el 3 de octubre de 1849, por lo que fue trasladado al Washington College Hospital, donde murió el 7 de octubre. Aquí una forma de reencuentro

La Fraylesca en el valle es tierra prodigiosa donde se opera el rito de la fertilidad; allí el trabajo encuentra res-

Carmen Rincón Castillejos & puesta generosa: la semiente germina y el granero rebosa, mientras el campo luce su manto verde-mar. Tonalá es una hoguera de amor y de locura; es carne que se enciende bajo el sol tropical; es boca que se ofrece como fruta madura; es embriagante vino de exquisita dulzura que pone en nuestras venas el delirio de amar. Tapachula es reina, la novia esplendorosa con aliento de fuego y perfuma de azahar… si a la luz de la luna mansamente reposa, semeja en la penumbra a la núbil esposa reclinada en el pecho del fiero Tacaná. Niquivil siega estrellas en campo de zafiro…

murmuran los arroyos; perfuma el cafetal… Tirita Motozintla dormida en su retiro


Sábado 19 de Octubre 2013

Rayuela 235

03

lirica de Chiapas y el susurro del aire se convierte en suspiro que se enreda en los flecos del augusto pinar. Montebello y Tziscao, -bellezas nunca vistas- , pintaron con sus linfas las plumas del quetzal, y el Maestro Supremo de todos los artistas, tiño las quietas aguas con luces de amatistas, de iridiscentes perlas y sangre de coral. Nueve Estrellas refulgen entre flores de ensueño formando una guirnalda de dulce claridad; las campanas alegran con su cantar risueño y el Santo Caralampio con fervoroso empeño, eleva sus plegarias desde BalúnCanán.

Alberto Garzón González

El Huitepec vigila solemne y silencioso la beatitud serena de la noble ciudad que a San Cristóbal tiene de patrono glorioso y es relicario excelso del arte religioso, que convirtió a las piedras en rosas de piedad. Morena y orgullosa, Chiapa de Corzo ostenta las huellas de un pasado de gloria sin igual y en luchas legendarias, impávidas se enfrenta porque, mestiza prócer, sabe que representa los ideales supremos de muerte o libertad. Segura en su destino, inquieta y laboriosa, Tuxtla Gutiérrez luce como una gran ciudad; el ritmo del progreso se palpa en cada cosa; la moderna estructura ya desplazó a la choza y donde había callejas, se tiende el boulevard. Ya no es la provinciana de vida siempre quieta que lleva el pie desnudo y viste de percal; hoy viaja en automóvil; es juventud inquieta que labra su destino faceta tras faceta y airosa se levanta contra la adversidad. Es juventud que triunfa, es juventud que ansía

ascender la cumbre, la gloria conquistar, abrir nuevos caminos de luz y de armonía; ser ejemplo viviente de prócer hidalguía, de fecundo trabajo y elevado ideal. Pero también es casta y dulce colegiala, de limpio pensamiento, tranquilo mirar, que en las ferias se enjoya y se viste de gala; que adorna sus ensueños con luces de bengala y entona villancicos durante Navidad. Así es Tuxtla ¡Mi Tuxtla!, la tierra siempre grata de cielo turquesa que copia el Sabinal; es fiesta y es marimba y dulce serenata que vuela por los aires en pos de alguna ingrata, que mira desdeñosa e inspira el madrigal. Tuxtla Gutiérrez, Chis. Marzo 1967


04 Rayuela 235

Sábado 19 de Octubre 2013

A la memoria de mi padre Por Alberto Federico Garzón XLIX ¿En dónde escribes taciturno poeta tus madrigales? L Te he buscado en tus versos dolientes, te he llorado. LI ¿Cómo es tu mundo? ¿De asonancias y versos? ¿De amor profundo? LII ¿Donde duerme tu voz? ¿Qué mares insondables navegas hoy? LIII

¿Cuál es tu signo? ¿Burilar en estrellas alejandrinos? LIV Ven padre mío, no dejes que doliente pase el estío. LV Despliega el treo atraviesa el océano de mi deseo. LVI Rojo granate de apretadas arterias de mi ropaje.

LVII Y ya en la casa ante la tibia hoguera de lumbre mansa. LVIII Cual padre amante; Cuéntanos tu aventura De caminante.

ALBERTO F. GARZÓN Y RINCÓN DE BLANCO, AMARILLO Y NEGRO UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHIAPAS 1998, PÁGINAS 36 Y 37


Sábado 19 de Octubre 2013

Rayuela 235

05

Biografía del profesor

ALBERTO GARZÓN GONZÁLEZ El profesor Alberto Garzón González, nace en la ciudad de Tlaxcala, el día 17 de diciembre de 1919, sus padres Emilio Garzón Alarcón y doña María González Angulo de Garzón, oaxaqueños por nacimiento que emigraron a la ciudad de Tlaxcala por azares de la revolución

Continúa Pág. 06


06 Rayuela 235

Sábado 19 de Octubre 2013

Alberto Federico Garzón y Rincón

E

l profesor Alberto Garzón González, nace en la ciudad de Tlaxcala, el día 17 de diciembre de 1919, sus padres Emilio Garzón Alarcón y doña María González Angulo de Garzón, oaxaqueños por nacimiento que emigraron a la ciudad de Tlaxcala por azares de la revolución. En sus memorias el profesor Garzón relataba: “Al decir a mi madre, desde que supe hablar, demostré facilidad para la versificación, sin saberlo y sin quererlo, en repetidas ocasiones formaba dísticos con rima consonante”. Más adelante continuaba diciendo: “Posiblemente soy poeta por atavismo. Mi padre destacó su juventud y mereció figurar, aunque no con su mu mejor producción, en una antología de poetas oaxaqueños, al lado del Licenciado Alfonso Ramírez, Patricio Oliveros, Félix Santaella, Emilio Pimentel y otros bardos antequérrimos de renombre. Mi hermano mayor, de nombre Emilio, superó a nuestro progenitor, pues obtuvo flores naturales en certámenes famosos, como los que convocó el Ateneo Veracruzano, la Universidad Benito Juárez Oaxaca y otros torneos”.

1988

Así en este ambiente, el hombre escucha, aprende y asimila el arte de la poética. Cursó sus estudios primarios en la escuela primaria oficial “El pensador Mexicano”, de la ciudad de Tlaxcala, culminando el ciclo con excelentes calificaciones el día 23 de noviembre de 1932. Poco tiempo después, por motivos de trabajo, su padre tiene que trasladarse a la Ciudad de México y con él su familia, de tal manera el joven Alberto, tuvo que continuar sus estudios de secundaria en la escuela Abraham González de esa ciudad. Muy poco tiempo después tuvo que enfrentarse a la vida, pues cuando cursaba el primer año de secundaria su padre enfermó y como consecuencia la economía de su hogar se desplomó; de esta forma trabajó como mozo, dándose el tiempo para proseguir sus estudios. A los 16 años causó alta como policía en el Distrito Federal. Merced a su edad y a que sabía escribir versos, un hombre compren-

sivo y bondadoso, el comandante Francisco Olmos, intervino para que le comisionara en la Mayoría de Ordenes, lugar donde trabajo durante 24 horas por 48 de descanso y permiso para asistir a sus clases, a condición de obtener buenas notas. Su ambición fue ser abogado, pero los ochenta y seis pesos de salario mensuales que ganaba, apenas le ajustaban para ayudar en la manutención de su familia y de ninguna manera eran suficientes para pagarse una carrera larga y costosa. Para ese entonces los doscientos pesos de inscripción a la Universidad significaban el sacrificio de tres meses de salario; pero en cambio la vida le dio la oportunidad de conocer y hacerse de muchas personalidades de la farándula, que tuvieron después renombre como artistas de cine, que eran llevadas como detenidos por delitos menores o por faltas administrativas; por el don de gentes que tuvo en el trato como detenidos. Por las consecuencias de su poco ingreso y su situación familiar, debió ingresar a la Escuela Normal de Maestros, terminando en el magisterio, donde a decir su propias palabras fue feliz. El 16 de octubre de 1941, recibe el nombramiento por la Secretaría de Educación Pública, como Maestro “A” de enseñanza prevocacional; en 1942 desempeña el cargo de oficial administrativo de la misma secretaría. Su trabajo y aptitudes, hacen que el día primero de agosto de 1944 se le dé el nombramiento de Jefe de Oficina y posteriormente el de Secretario de la Dirección Federal de Educación en el estado de Chiapas, cargo que modificó en forma trascendental su vida, ya que en Tuxtla Gutiérrez conoció a la señorita Carmen Rincón Castillejos con la que contrajo nupcias el día 12 de diciembre de 1945. Esta es una de las épocas de mayor productividad del maestro, quien en compañía de otros ilustres chiapanecos, ayuda a levantar “con sus propias manos” la antena de la primera radiodifusora comercial en Tuxtla Gutiérrez, donde fue locutor, guionista y productor. Durante los años 1946 a 1948, fue jefe de redacción del diario “El Heraldo” de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, época en la que entabla amistad “competitiva” con el maestro Armando Duvalier Cruz Reyes, que encabezaba la vanguardia de los poetas chiapanecos.


Sábado 19 de Octubre 2013

Podríamos decir que Chiapas es el primer estado que celebra, el “Festival Cervantino” donde le toca el maestro Alberto Garzón González hacer la loa de la Reina, con su primorosa poesía “Estampa cervantina” publicada en el mismo periódico… Al fin llego señora, aquí estoy dulcinea… Ni el terrible combate ni la dura pelea detuvieron mi marcha; ya lo ves, aquí llego a postrarme a tus plantas. soy Quijano el manchego, soy el príncipe andante de la triste figura que ha soñado contigo(…) Su producción literaria es abundante y frecuentemente aparecen en el periódico sus textos y poemas. El primero de abril 1948 tiene que partir del estado de Chiapas para desempeñar el cargo de Secretario de la Dirección Federal de Educación en el estado de Veracruz, posteriormente en 1949 en el estado de Puebla, donde ingresa a la bohemia Angelopolitana y obtiene varios triunfos en certámenes poéticos y flores naturales. Por esta fecha es nombrado hijo predilecto de Valencia; por su poesía Romance Valenciano; que conmemora la reconquista de esa ciudad por el Rey Don Jaime primero de las manos de los moros. Nuevamente durante el año de 1951 regresa a Chiapas con el mismo cargo y trabaja en el diario “El informador” de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. En 1954, se cambia al estado de Morelos, en el que desempeña el cargo de Secretario de la Presidencia Municipal de Cuernavaca. Es una temporada dura en la que tiene que recurrir a otras fuentes para sostener su economía. Pero la vida le da una oportunidad convirtiéndose en representante de las más sobresalientes estrellas femeninas del cine de esa época y promotor de lucha libre. Una época de mucho trabajo pero de grandes satisfacciones. Nuevamente es llamado a desempeñar el cargo de Secretario de la Dirección Federal de Educación en el Estado de Querétaro en 1956 y de allí a Morelia Michoacán con el mismo cargo. Allí trabajaba en la redacción del periódico “El Heraldo de Michoacán”, en el que durante dos años seguidos publica un epigrama diariamente en la primera página del periódico. En esa época bajo el auspicio de la Sección XVll del SNTE, publica su poemario infantil “Almendritas”; el cual es reconocido y ampliamente ponderado por la Secretaría de Educación Pública y el periódico “El Nacional” de la ciudad de

Rayuela 235

07

México. Escribe copias, que ahora son dichas durante la ejecución e interpretación vernácula de canciones de tierra caliente y el pueblo las ha adoptado como propias. No sufras mas corazón, Mujeres hay donde quiera, toma el machete y la cuera y cantando una canción busca nueva compañera. El primero de noviembre de 1966, regresa a su tierra adoptiva y el año de 1967 da a la luz la segunda edición “Almendritas”, dedicado a la niñez de México. En esa época publica además “El Cristo Demagogo” en 1967, “Un cuento y un Poema”, 1974. En 1975 fue llamado a colaborar con otro gran Chiapaneco, el Maestro Edgar Robledo Santiago; desempeñando el cargo de Secretario Auxiliar del Director General del ISSSTE. En 1980 regresa al terruño y desde ese momento decide no separarse más de él. Comenta: “He decido que mis restos reposen en mi amada tierra Chiapaneca, por lo cual el día de ayer adquirí un lote en el panteón de mi adorada ciudad” Durante este período ingresa a la Asociación de Escritores y Poetas Chiapanecos y junto con el maestro Armando Duvalier, discurre su tiempo en el quehacer literario donde a la estampa el libro “Luciérnagas”, dedicado a la niñez de Chiapas y posteriormente fascículo “Quinceañeras”, publicado por H. Congreso del Estado Libre y Soberano de Chiapas en 1988, el cual se agota rápidamente y ese mismo año, quizás sabiendo que la muerte le seguía los pasos, edita quinceañeras y otros poemas; a manera de una segunda edición aumentada; el libro es presentado, cuando él se debatía entre la vida y la muerte en su cama de enfermo. En este último libro se comenta.

1984

“Es un canto de amor a los niños, a los jóvenes y al paisaje de Chiapas, vuelca su enorme caudal efectivo, en su gente y en su tierra adoptiva que desde hace 44 años lo acogió y es una muestra de gratitud que siente por ella”. Un día sábado 15 de octubre de 1988: Alberto Garzón González lanzó su postrer suspiró y se cobijó con la amorosa tierra Chiapaneca; que se nutrió con su materia para que de ella surjan nuevos procesos, nuevos hombres y nuevos poetas.

1987

1965 y 1967

Continúa Pág. 08


08 Rayuela 235

En el homenaje póstumo a su memoria, el licenciado y escritor Julio César Guillén Trujillo dijo: “Un gran profesionista, un gran forjador de generaciones, un buen maestro, miembro distinguido de la Asociación de Escritores y Poetas Chiapanecos, institución que vio nacer los ríos de la poesía de él. Cada sábado al medio día nos obsequiaba con su grata presencia y sus poemas, que como frescas rosas esparcían su fragancia (…) ¿A quién podré ofrecerle las flores de mi huerto? ¿Quién merece las frutas producto de mi ensueño? Se cuestionaba el profesor Garzón y rápidamente añadía: Que el corazón responda. ¡Su respuesta requiero! Y el corazón me dijo: A los niños de México. Así el comentarista y literato César Pineda del Valle, lo recuerda en la “Gaceta Universitaria” entre los hombres de letras que llegaron a Chiapas, para quedarse, bautizándolo como “El poeta de los Donaires de Chiapas”. Hombre y padre ejemplar; deja a sus hijos la última huella de sus pasos en su última carta en la que menciona: “La vida me dio todo y lo que no, se lo arrebaté. Moriré tranquilo y sin avergonzarme de mis actos. ¡Que los hombres hablen si les place! Nos veremos en la eternidad… La ama, su padre. Y el poeta se quedo dormido ese quince de octubre, para vivir con Dios y regalarle sus poemas, como aquel que dice: “Quiero escuchar los pasos de la noche Percutir mis arterias, Se dirigen a oriente Donde el azul vitral de la mañana Ha de filtrar el polen luminoso De un viejo sol que nace cada día.”

Sábado 19 de Octubre 2013

Obras Almendritas (1965 y 1967) El Cristo Demagogo (1967) Un cuento y un Poema (1976) Una flor de Saudade (1980) Origen (1984) Quinceañeras y otros poemas (1988) Volver a vivir (Inédito)


Sábado 19 de Octubre 2013

Rayuela 235

09

A la distancia Mi padre fue un hombre fuera de serie, su ejemplo de hombre recto norma mi vida y el recuerdo de su amor incondicional ilumina mi camino. María del Carmen Garzón y Rincón. María del Carmen Garzón y Rincón

El tiempo ha transcurrido y tu presencia aun nos mantiene unidos… Cuánta razón has tenido en demostrarme que ni la muerte puede romper ese lazo de amor que nos une… ¡Gracias Padre! Por todos los tesoros que me regalaste y que guardo en mi corazón… Te quiere por siempre María Victoria Garzón y Rincón

En sus 25 años de fallecimiento. Papá fuiste el mejor padre del mundo, con tus consejos, enseñanzas y apoyo me hiciste un hombre triunfador, te extraño. Tu hijo Rubén Garzón y Rincón

Un cuarto de siglo ha pasado y aun percibo tu aroma y tus manos de poeta recorriendo mis pensamientos. Tu mi silente compañero, mi amado esposo, mi cómplice; no puedo decir que te has ido porque sigues presente en la pasión por las letras de nuestro hijo Alberto, y que me dices de María Victoria, que no deja de recordar tus poesías; Carmelita, quien mas refleja tu mirada, me hace sentir protegida; y Rubén el más pequeño me recuerda tu perseverancia por mantenerte firme a la vida. Estos hermosos tesoros me hacen verte todos los días y convencerme que sigo viva y tu conmigo, Papá, (como así te decía). Carmen Rincón Castillejos


Sábado 19 de Octubre 2013

oseedor de una infancia interminable, el maestro Garzón realiza algo que pocos poetas han hecho, acercar la poesía a los niños, romper con las barreras que se han creado entre la palabra y el pueblo: la poesía en cercanía con aquellos que la aprecian. La poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita, dijo alguna vez Pablo Neruda, y es que es que el arte es tan necesario como la esperanza. Los versos de este poeta reflejan una disolución de la distancia, ya sea a manera de evocación de tardes o de paisajes que hoy quizá parecen irrepetibles o peor aún irreconocibles. Cada metáfora es un afán de encuentro y reencuentro, rimas que en su melodía pugnan por un lenguaje sencillo, discreto, pero sin dejar a un lado la fuerza, y sobre todo la sinceridad. Uno es espejo de lo que escribe, pienso, quiero pensar, que esta necedad de la escritura es con la finalidad de alcanzarse a uno mismo, porque uno está tan lejano de su propio rostro, y no queda otro camino de entablar un reencuentro con un oficio que exige, muchas veces, el sacrificio o la imposibilidad de abandono. Se escribe para combatir la infelicidad, pero también para crear lazos entre dos personas que tal vez jamás puedan conocerse, pero sin embargo por medio de la poesía habrán de encontrarse. Dicen por ahí que lo único que perdura es lo que uno deja en los demás, si es así la presencia del maestro Garzón seguirá palpitando en el pensamiento, y en la mirada de aquel que lea sus poemas.

Rayuela 235

Premonición (fragmento) Alberto Garzón Ni un sollozo que rompa el infinito silencio de un naufragio plomo de angustia; túnica de miedo; Caín glorificado. Bajo el azul del cielo Desolación de polvo cinerario, Camino sin frontera ni distancia, Surtidores de llanto. Palpo la tierra dura, sitibunda, Por donde habrán de transcurrir mis pasos. Al borde del camino se levantan Sauces petrificados Que inclinan su melena taciturna Como viejos caducos, derrotados, Que se encorvan al peso una carga De angustias y fracasos. Sobre las cicatrices de los mares, Como piadoso manto funerario, Occiduo sol deslíe El oro de su sangre de topacio.

11


Sabadode19octubrede2013copenchiapasde19