Page 29

Péndulo de Chiapas Martes 25 de Marzo de 2014

Francisco Chávez Quiñonez

Buenos Días Chiapas ¡Viva el centro! No se olvida

N

o crean nuestras autoridades que los que vivimos en Tuxtla ya olvidamos la excesiva publicidad con la que arrancó, en mala hora, el quesque embellecimiento del centro de esta capital. ¡Viva el centro! Se llamó pomposamente esta desgraciada obra que también desgracio la economía de centenares de pequeños comercios que no pudieron resistir los meses en que los carros no podía circular y nadie se acercaba. Siguen las mangueras de fuera. Esa escenografía se podría adaptar a una película de ciencia ficción en la que algunos ciudadanos se pegan a los orificios para respirar aire puro que les da el sector salud porque el smog y el humo de tantas quemas hacen ya imposible darle la cuota mínima de oxígeno a los pulmones y la gente empieza a caer en las calles convulsionada. Dos años hacen que la inexperiencia, la novatez, el delirio de los que usan la coca, más el profundo amor a las tranzas le partieron toda la… vialidad a Tuxtla. La gente, mecai, quiere regresar a las banquetas de antes, a la anchura de las calles de antes, para poder estacionarse. Sí se puede, joven gobernador, porque el cemento volverá a romperse. Esto también pareciera de ciencia ficción, pero no; si queremos que el cableado subterráneo hay que volver a romper el concreto. Mejor que ya quede como quedó para recordar por muchos años; veinte o treinta más, que algún día todos fuimos Yassir. Cuero de secretaria. El presidente de Uruguay, José Mujica tiene una secre que ¡uta! Para qué le cuento, con decirles que ya apareció en una revista de esas que da a conocer cada belleza. Se llama Fabiana Leis y trabaja en la oficina de la presidencia desde hace 11 años. hay mujeres cincuentonas que lo dejan a uno con el maxilar inferior “caido”, como dicen los coletos, esto es, sin acento en la í. Por ejemplo Maribel Guardia que ya es cincuentona y que ha tenido ya muchas peleas de campeonato, todavía recibe la segunda mirada. Tal vez ya no de los chavos, pero miles de setenta y más. Bueno, pero estaba yo hablando de la Leis, que es modelo, actriz, trabaja en tv en presentaciones etc. Le dicen la “secretaria vedette”.

Mujica le ha de cantar: “…no hagas caso de la gente/sigue la corriente/ sin ver qué dirán/que si esto es escandaloso/es más vergonzoso/no saber amar…tan, tan”. Justo por lo contrario, dice Fabiana que el presidente le dice: chica fea. Le preguntaron qué opinaba del Señor Presidente, y ella dijo: “Es una persona muy sencilla y directa. Dice lo que piensa, sin vueltas. No le gustan los protocolos. Me animaría a decir que es único en el mundo. Yo no conozco a ningún presidente que done la mayor parte del sueldo o que prefiera vivir en una modesta chacra (vivienda rustica allá en el Uruguay), en las afueras, en lugar de estar en una lujosa casa presidencial. O que a veces se le ve andando en VW beatle del año 87. Es su sello personal”. Mire usted pues lo que son las cosas, aquí en México y Chiapas no creo que se den excepciones, todos los políticos demuestran una terrible ambición, un enfermizo empeño en ir superando a otros políticos como una casa de más millones, carros de lujo, relojes hasta de medio millón de pesos, alhajas carísimas; y más las que exige “la seño”, ropa como la que compraba la Elba Esther, cada mudadita superaba los cien mil pesos, etc. No, para que le cuento, aquí nuestros gobernantes y nuestros representantes populares, diputados y senadores gastan una laniza promoviéndose por todos los medios para que los conozca la tlacuachada. De todos modos, los elegidos para el próximo año, quienes sean, ya saben que ganarán, eso sí, pagando los votos, porque la jabalinada, que no es pendeja de ahorita, ya se avivó y ya les dicen a sus líderes que dé a quinientón no baja la cuota. Los candidatos, a web, tienen que comprar votos porque a sufragar no llegan ni sus cuñados; quiero decir, ni su familia completa y la llamada sociedad civil, cada vez le importa menos votar, de ahí que, aunque el IEPC y el difunto IFE inflen los números, la verdad es que votan y comprando votos, un 33 por ciento de la mapachada. El chunco, no me olvido, cuando me “ganó”, redondeo 25 mil votos, de un padrón de un cuarto de millón. El diez por ciento. Yo saque tres mil votos porque no podía comprar ni uno, y en mi campaña, en las reuniones vespertinas en colonias jodidas, solamente les daba yo a los asistentes café con pan, algunas veces de Coita. Mañana le seguimos.

Miercolesde25demarzode204penchiaoaatestigua  
Miercolesde25demarzode204penchiaoaatestigua  
Advertisement