Page 1

184 Sテ。ADO 06 DE OCTUBRE DE 2012. Aテ前 III.

Suplemento sabatino de arte, literatura y sociedad

s o m a d r o c e R a Pテ。g. 4-5


2

Péndulo de Chiapas | Sábado 06.10.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

Cartas del editor

Helmut Newton y la divina desnudez

DIRECTORIO Noé Farrera Morales

DIRECTOR GENERAL PÉNDULO DE CHIAPAS

Noé Juan Farrera Garzón DIRECTOR EDITORIAL PÉNDULO DE CHIAPAS

Ángel Yuing Sánchez

COORDINADOR Y EDITOR RAYUELA

Misael Palma, César Trujillo, Ornán Gómez, Marcelino Champo, Pascual Yuing, Chary Gumeta, Gely Pacheco, Gamaliel Sánchez Salinas, Juan Carlos Recinos. CONSEJO EDITORIAL

Paolo Renato López

EDITOR FOTOGRÁFICO

Inocencio Hernández - Enrique Ríos Aguilar DISEÑO EDITORIAL

Javier Ríos Jonapá

PRODUCCIÓN E IMPRESIÓN

LEGALES Rayuela, suplemento de arte, literatura y sociedad del periódico Péndulo de Chiapas, No. 183. Año III, sábado 06 de octubre de 2012. Impreso en 13 Poniente Norte Núm. 639, colonia Magueyito. Código Postal 29000, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México. Teléfono (961) 61 24529. Se prohíbe la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores. La redacción no responde por originales no solicitados. Los contenidos, así como parte de los títulos y subtítulos son responsabilidad exclusiva de quien los firma y no representan necesariamente el punto de vista del periódico Péndulo de Chiapas. Correspondencia: angelyuing@hotmail.com

Solo me preocupé una vez, cuando empezó a fotografiar flores, en concreto, flores muertas Jude Newton

L

a moda tiene sexo. Y la fotografía se ha encargado de mostrarlo sutilmente desde mediados del siglo XX, cuando ilustres nombres como Erwin Blumenfeld o Fernand Fonsagrives ya se atrevían a mostrar desnudos femeninos cubiertos por gasas o expuestos al sol. Desde entonces muchos han sido los fotógrafos que han “alegrado” la moda con su particular visión sexual de ella… Pero ninguno ha hecho del sexo su principal fuente de inspiración para realizar trabajos que resultaran realmente transgresores como lo hizo Helmut Newton. Por este motivo la editorial Taschen, diez años después de la impactante publicación del libro de Newton Sumo (el libro más caro y de mayores dimensiones del siglo XX), le rinde homenaje al maestro de la osadía con una reedición más asequible en tamaño y precio -no se engañen, pesa y no es precisamente barato, pero vale la pena por tratarse de una delícia y una maravilla para los sentidos-. Helmut Newton, el berlinés nacido en el seno de una rica família judía, el que fue un niño sin ningún interés por los estudios pero con una gran fascinación por las cámaras.El que escandalizó e intrigó al mundo de la moda durante medio siglo con sus provocativas mujeres y su fama de enfant terrible. Una fama ganada a pulso. “La noche de los cristales rotos” le obligó a huir rumbo a China pero acabó en Singapur, donde pronto se convirtió en gigoló y amante de una mujer mayor. Se volvió a subir a un barco, esta vez rumbo a Australia, donde comenzó a trabajar como fotógrafo en la edición de Vogue para este país y donde conoció a su inseparable esposa June. Pero fue en París donde Newton encontró el lugar perfecto para un estilo que lo convirtió en el “rey del vicio y príncipe del porno”. El Newton que ilustra la famosa sesión para Vogue París donde el esmoquin de Yves Saint Laurentcontrasta con la pálida desnudez de una modelo en actitud fría y desafiante frente a la seducción de una mujer andrógina, moderna y terriblemente sensual. Estamos ante el fotógrafo que en 1976 transformó la boutique de Hermès de la rue

Faubourg Saint-Honoré en el sex-shop más caro y lujoso del mundo para el Vogue francés; en los expositores exhibió espuelas, látigos, accesorios de cuero… y a las dependientas las vistió de estrictas institutrices. Las feministas se le hecharon encima acusándole de ser un esclavo de la sociedad de consumo y de mostrar a las mujeres como “trozos de carne”, ante lo que Newton respondía: “Lo único que me importa es que deletreen mi apellido correctamente” o “Para los que se escandalizan ante mis fotos sólo tengo una respuesta: hay que estar a la altura, incluso de la mala reputación”. Probablemente sea Manolo Blahnik, gran admirador del maestro, quien más razón tiene al definir la fotografía de Newton: “La estética femenina de Newton era única. Fue un hombre que fotografió a mujeres que realmente parecen mujeres”. En sus últimos años de trabajo, Newton no se sintió muy a gusto con la política empresarial de las editoriales, pero Anna Wintour y Franca Sozzanisiguieron apostando por él hasta que un ataque cardíaco al salir del Château Marmont de Los Ángeles en 2004 le hizo perder el control de su Cadillac. Su legado se encuentra en la obra fotográfica de sus “herederos”, especialmente en la de Terry Richardson, aunque también podríamos citar a Mario Testino, Steven Klein, David Lachapelle, Ellen Von Unwerth, el dúo Inez van Lamsweerde y Vinnodh Matadin, Paolo Roversi, Mario Sorrenti… y tantos nombres más que como nosotros han sucumbido a la belleza de unas fotografías que nos demuestran que la moda además de tener sexo, lo practica. El trabajo de Newton tiene un estilo propio que hace reconocer su obra por donde se observe. Fotos llenas de glamour, seducción y elegancia le han hecho portada de las más prestigiosas revistas. Son famosas las fotos de bellas mujeres en ambientes lujosos donde algunas de ellas se han convertido en una imagen icónica del siglo XX. Realmente, Newton ha sido un enamorado de la belleza, que casi obsesivamente con su cámara lograba captar la belleza como nadie. Para conocer parte de sus obras como objetos personales tales como cámaras, bolsas de material y artículos usados para fotografiar debe visitar la Fundación Helmut Newton, Museum für Fotografie. Jebensstrassea, Berlín.


PĂŠndulo de Chiapas | SĂĄbado 06.10.2012 pendulodechiapas.com.mx

3

Rayuela


4

Péndulo de Chiapas | Sábado 06.10.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

D

urante el pavoroso reinado del cólera en Nueva York, acepté la invitación de un pariente para pasar quince días con él en el retiro de su cottage orné, a orillas del Hudson. Teníamos allí a nuestro alrededor todos los medios corrientes de esparcimiento veraniego, y entre vagar por los bosques, dibujar, pasear en bote, pescar, bañarnos, oír música y leer habríamos pasado el tiempo bastante agradablemente, si no fuera por las terribles noticias que nos llegaban todas las mañanas desde la populosa ciudad. No había día que no nos trajese nuevas del fallecimiento de algún conocido. Luego, como la mortandad fuera en aumento, nos hicimos a la idea de esperar a diario la pérdida de algún amigo. Terminamos por temblar ante la aproximación de cualquier mensajero. El mismo aire del mar parecía impregnado de olor a muerte. Aquel pensamiento paralizante llegó a apoderarse real y completamente de mi alma. No podía apartarlo de mi mente ni alejarlo de mis sueños. Mi anfitrión, de temperamento menos excitable, aunque tenía muy deprimido el ánimo, se esforzaba por levantar el mío. Su entendimiento acentuadamente filosófico no se dejaba afectar en ningún momento por irrealidades. Se mostraba suficientemente sensible a los objetos materiales del terror, pero sus sombras no le inspiraban la menor aprensión. Sus esfuerzos por sacarme del estado de anormal abatimiento en el que había caído quedaron frustrados en gran medida por ciertos libros que encontré en su biblioteca. Eran éstos de tal carácter que podían hacer germinar a la fuerza cualquier semilla de superstición hereditaria que se hallase latente en mi pecho. Había estado leyendo aquellos libros sin su conocimiento y, por ello, con frecuencia no acertaba a explicarse las impresiones forzosamente impuestas a mi imaginación por obras de sus textos. Mi tópico favorito era la creencia popular en los presagios, una creencia que, en aquella época de mi vida, estaba casi seriamente dispuesto a defender. Sobre

[Edgar Alan Poe]

ALAN POE cumple mañana 163 años de muerto. El misterio que rodea su muerte ha dado lugar a muchos mitos y leyendas urbanas. La realidad es que nadie sabe a ciencia cierta lo que ocurrió durante los últimos días de su vida. ¿Sabía Poe morir de alcoholismo? ¿Fue asaltado? ¿Tenía rabia? Aquí un cuento de su puño y letra.

este tema sosteníamos largas y animadas discusiones; él, calificando de completa sinrazón la fe en tales cuestiones; yo, afirmando que el

sentimiento popular brotado con absoluta espontaneidad, es decir, sin trazas visibles de sugestión, contenía los inconfundibles elementos

de la verdad y era merecedor de todo respeto. El hecho es que, poco después de mi llegada al cottage, me había ocurrido un

incidente tan inexplicable y tan portentoso que bien podría habérseme excusado por considerarlo un presagio. Me espantó y me desconcertó tanto a la vez que transcurrieron muchos días antes de resolverme a comunicar la circunstancia a mi amigo. Al caer la tarde de un día sumamente caluroso, estaba yo sentado con un libro en la mano junto a una ventana abierta que, a través de una larga perspectiva de las orillas del río, daba a una distante colina, cuya cara mas próxima a mí había sido despojada de la mayor parte de sus árboles por un corrimiento de tierras. Mis pensamientos habían estado vagando hacía rato desde el volumen que tenía ante mí hasta la lobreguez y la desolación de la vecina ciudad. Cuando levanté los ojos de las páginas, mi mirada cayó sobre la desnuda superficie de la colina y sobre un raro objeto, sobre un monstruo viviente de horrorosa conformación, que se abrió paso muy rápidamente desde la cima hasta el pie, para desaparecer al fin en el espeso bosque de abajo. Al principio cuando apareció aquel ser, dudé de mi cordura o por lo menos del testimonio de mis propios ojos y pasaron muchos minutos antes de que lograra convencerme a mí mismo de que yo no estaba loco, y de que aquello no era un sueño. No obstante, cuando describa al monstruo (que vi con claridad e inspeccioné con calma durante todo el tiempo de su avance), me temo que mis lectores opondrán más dificultades que yo a dejarse convencer.


5

Péndulo de Chiapas | Sábado 29.09.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

Comparando el tamaño de aquella criatura con el diámetro de los grandes árboles junto a los cuales pasaba los pocos gigantes de la foresta que habían escapado a la furia del corrimiento de tierras-, deduje que era mucho mayor que cualquier barco de línea existente. Digo barco de línea porque la forma del monstruo sugería esa idea: el casco de uno de nuestros setenta y cuatro podría dar una idea muy aceptable de su contorno general. La boca del animal estaba situada en la extremidad de una probóscide de sesenta o setenta pies de largo y aproximadamente tan gruesa como el cuerpo de un elefante corriente. Cerca del nacimiento de esta trompa se veía una inmensa cantidad de pelo negro e hirsuto -más del que hubiesen podido proporcionar las pieles de veinte búfalos- y, proyectándose desde aquella pelambrera hacia abajo y lateralmente, surgían dos brillantes colmillos. No muy distintos de los de un jabalí, pero de dimensiones infinitamente mayores. Proyectadas hacia delante, paralelas a la probóscide, y a ambos lados de ella, había sendas varas gigantescas de treinta o cuarenta pies de largura, constituidas al parecer de cristal puro y formando dos prismas perfectos que reflejaban con magnífico fulgor los rayos del sol poniente. El tronco estaba conformado como una cuña con el ápice hacia tierra. Desde él se extendían dos pares de alas -cada una de cien yardas de largura aproxima-

damente-, un par encima del otro y ambos densamente cubiertos de escamas metálicas de unos diez o doce pies de diámetro cada una. Observé que las hileras superiores e inferiores de las alas estaban enlazadas por una potente cadena. Pero la principal peculiaridad de aquella horrible criatura era la representación de una calavera, que cubría casi toda la superficie de su pecho y que estaba trazada en un blanco deslumbrante sobre el oscuro ‘campo del cuerpo, como si hubiese sido dibujado cuidadosamente por un artista. Mientras examinaba aquel animal terrorífico y más especialmente el aspecto de su pecho con una sensación de horror y espanto, con un sentimiento de desgracia próxima que no era capaz de reprimir con ningún esfuerzo de la razón, advertí que los enormes maxilares del extremo de la trompa se ensanchaban de repente. De ellos brotó un sonido tan fuerte y tan expresivo de dolor que sobrecogió mis nervios como un toque de difuntos y, mientras el monstruo desaparecía al pie de la colina, caí al suelo desvanecido. Cuando volví en mí, mi primer impulso fue, por supuesto, contar a mi amigo lo que había visto y oído. Pero no sabría explicar bien el sentimiento de repugnancia que, al final, me impidió hacerlo. Al fin, un atardecer, tres o cuatro días después del suceso, estábamos sentados juntos en la estancia desde la que yo, había visto la apari-

ción -yo ocupando el mismo asiento junto a la ventana y él reclinado indolentemente en un sofá cerca de mí-. La asociación de lugar y tiempo me impulsó a darle cuenta del fenómeno. Me escuchó hasta el final. Al principio se rió de buena gana para adoptar enseguida una expresión extremadamente seria, como si mi insania fuese algo fuera de toda sospecha. En aquel instante volví a ver con toda claridad al monstruo, hacia el cual atraje la atención de mi amigo con un alarido de terror. Miró él ansiosamente, pero afirmó que no veía nada, aunque yo le iba señalando con minuciosidad el recorrido de aquel ser mientras se abría paso camino abajo por la desnuda cara de la colina. Yo entonces me alarmé indeciblemente, pues consideraba aquella visión como un presagio de mi muerte o, peor aún, como anuncio de un ataque de locura. Me desplomé en la silla y durante unos instantes escondí mi rostro con las manos. Cuando descubrí los ojos, la horrible visión había desaparecido. Mi anfitrión, sin embargo, había recobrado en cierta medida su aire calmoso y me preguntó sucintamente por la conformación del ser imaginario. Cuando le hube satisfecho por completo a este respecto, suspiró profundamente, como si se sintiera liberado de alguna carga intolerable y comenzó a charlar, con una calma que me pareció cruel, de varios puntos de filosofía especula-

tiva que hasta aquel momento habían constituido tema de discusión entre nosotros. Recuerdo que insistió muy especialmente, entre otras cosas, en una idea. Decía que la principal fuente de error en todas las investigaciones humanas reside en el riesgo que corre el entendimiento al subestimar o sobrevalorar la importancia de un objeto, sólo por la estimación errónea de su propincuidad. Por ejemplo, para apreciar debidamente -dijo- la influencia que sobre la humanidad ha debido de ejercer la difusión de la Democracia, podríamos considerar que la distancia de la época en que tal difusión pudo efectuarse, constituye un elemento en la apreciación. Y no obstante ¿puede usted nombrarme un filósofo que haya juzgado alguna vez digno de discusión ese aspecto en particular? En este punto hizo una pausa que duró unos instantes, se dirigió luego a un estante de libros y sacó una sinopsis corriente de Historia Natural. Rogándome entonces que cambiara de asiento con él para así ver mejor los pequeños caracteres del volumen, ocupó mi sillón junto a la ventana y, abriendo el libro, reanudó su plática con el mismo tono de antes. -Si no hubiera sido por su extrema minuciosidad al describir el monstruo -dijo-, nunca habría estado en condiciones de demostrarle lo que era. En primer lugar permítame leerle una descripción para escolares de la esfinge per-

teneciente al género Sphinx, familia de los crepusculares, orden de los lepidópteros, clase de los insectos. La descripción dice así: «Cuatro alas membranosas cubiertas de pequeñas y coloreadas escamas de aspecto metálico; boca que forma una probóscide enrollada debida a la prolongación de los maxilares, sobre cuyos lados se hallan rudimentos de mandíbulas y palpos pilosos; alas inferiores adheridas a las superiores por pelos tiesos; antenas prismáticas en forma de porra prolongada; abdomen puntiagudo. La esfinge de la calavera ha causado a veces gran terror entre el vulgo por el tono melancólico del grito que emite y por el distintivo de la muerte que lleva en su coselete.» Cerró el libro y se incorporó hacia adelante, colocándose exactamente en la misma postura que yo había adoptado cuando vi al “monstruo”. -¡Ah, aquí está! -exclamó luego-. Está volviendo a ascender la cara de la colina y admito que se trata de un ser de aspecto muy notable. Con todo, no es en absoluto tan grande ni tan distante como se lo imaginaba usted. Lo cierto es que, ahora que lo veo reptar subiendo por ese hilo que alguna araña ha tejido a lo largo de la hoja de la ventana, calculo que tendrá un dieciseisavo de pulgada de longitud como máximo y distará otro dieciseisavo de pulgada de la pupila de mi ojo.

EDGAR ALAN POE Edgar Alan Poe nació en Boston el 19 de enero de 1809. Sus padres fueron David Poe y Elizabeth. David nació en Baltimore el 18 de julio de 1784. En 1831, Edgar Allan Poe fue a la ciudad de Nueva York, donde tenía algunos de sus poemas publicados. Se enviaron sus historias a una serie de revistas y fueron rechazadas. Poe no tenía amigos, ni trabajo, y estaba en problemas financieros. Envió una carta a John Allan pidiendo ayuda pero nadie vino. John Allan murió en 1834 y no mencionó Edgar en su testamento. En 1835, Edgar finalmente consiguió un trabajo como editor de un periódico a causa de un concurso que ganó con su historia “, encontró el manuscrito en una botella “. Edgar perdió la señora Clemm y Virginia los trajo a Richmond a vivir con él. En 1836,

se casó con su primo Edgar. Él tenía 27 años y ella tenía 13 años. Muchas fuentes dicen que Virginia tenía 14 años, pero esto es incorrecto. Virginia Clemm nació el 22 de agosto de 1822. Se casaron antes de su 14 cumpleaños, en mayo de 1836. Como el editor para el Southern Literary Messenger, Poe gestionado con éxito el papel y el aumento de su circulación 500-3500 ejemplares. A pesar de esto, Poe dejó el periódico a principios de 1836, quejándose del sueldo pobre. En 1837, Edgar fue a Nueva York. Él escribió: “La narración de Arthur Gordon Pym”, pero no pudo encontrar ningún éxito financiero. Se trasladó a Filadelfia en 1838, donde escribió “ Ligeia “y” The Haunted Palace “. Su primer volumen de relatos cortos, “Cuentos de lo grotesco y arabesco”, fue publicado en 1839. Poe recibió los derechos

de autor y 20 copias del libro, pero no dinero. En algún momento de 1840, Edgar Poe se unió a George R. Graham como editor de la revista de Graham. Durante los dos años que Poe trabajó para Graham, publicó su primera novela policíaca, “ Los crímenes de la calle Morgue “y desafió a los lectores a enviar en criptogramas, que siempre resuelto. Durante el tiempo que Poe era editor, la circulación de la revista pasó de 5.000 a 35.000 copias. Poe dejó de Graham en 1842 porque quería empezar su propia revista. Poe se encontró sin un trabajo fijo, una vez más. Trató de fundar una revista llamada The Stylus y fracasó. En 1843, publicó algunos folletos que contienen algunos de sus cuentos, pero no se vendió bastante bien. Ganó un centenar de dólares por su historia, “ El escarabajo de oro “y vendió algu-

nas otras historias para revistas, pero que casi no tenía suficiente dinero para mantener a su familia. A menudo, la señora Clemm tenía que contribuir financieramente. En 1844, Poe se mudó a Nueva York. A pesar de que “ El escarabajo de oro “tuvo una tirada de unos 300.000 ejemplares, casi no podía ganarse la vida. En 1845, Edgar Poe se convirtió en editor en The Broadway Journal. Un año después, el Diario se quedó sin dinero y Poe estaba sin trabajo otra vez. Él y su familia se mudó a una pequeña casa de campo cerca de lo que hoy es la calle East 192a. La salud de Virginia fue desvaneciendo y Edgar estaba profundamente apenado por ella. Virginia murió en 1847, diez días después del cumpleaños de Edgar. Después de perder a su esposa, Poe se derrumbó por el estrés, pero poco a poco volvió a la salud más adelante ese año.


6

Péndulo de Chiapas | Sábado 06.10.2012

Rayuela

Menos dinero, más Sitges

El certamen de cine fantástico, que empezó ayer, aumenta sus proyecciones y sus actos a pesar de que sufrir un recorte en su presupuesto de un 5%

E

[TONI GARCÍA]

l festival de cine fantástico y de terror de Sitges arrancó ayer su 45ª edición con la película española El cuerpo, protagonizada por una habitual de este certamen, la actriz Belén Rueda, y por José Coronado. El filme, ópera prima de Oriol Pauló, guionista de Los ojos de Julia, cuenta la historia de la extraña desaparición de un cadáver y la investigación posterior del suceso y es una de las películas made in Spain más esperadas del año. En los siguientes nueve días (hasta el 14 de octubre) el mejor cine de género visitará este festival, considerado el más importante en su sector desde hace más de dos décadas. Y eso a pesar de un recorte cercano al 5% en su presupuesto (algo habitual en el mundo de la cultura, considerada por algunos en estos tiempos como un sucedáneo) que a cualquier otro evento le hubiera supuesto un serio contratiempo y que a este en concreto parece haberle espoleado: más películas, más proyecciones, más Sitges. Sin duda tiene que ver el hecho de contar con uno de los públicos más fieles del país, capaces de comprar 18.000 entradas anticipadas (un 16% más que el año pasado) o de hacer larguísimas colas para tragarse un maratón zombi a la una de la mañana. En ellos reside el espíritu de un festival tan reconocible para la comunidad cinéfila como el yelmo de Darth Vader o la espada de Conan y que presume de una salud de hierro impensable para tiempos tan convulsos como los que corren. Este año el certamen viene lleno a rebosar de esos que en pocos años serán reconocidos como filmes de culto. Empezando por Looper, el título encargado de clausurar el festival y que demuestra que Rian Johnson (su director) va para figura y siguiendo por The cabin in the woods, una maravillosa reflexión sobre los mecanismos del terror que empieza donde todos los demás filmes acostumbran a acabar. En medio se podrán ver películas tan notables como Robot & Frank, otra prueba del —inacabable— talento de Frank Langella, esta vez con un criado mecánico que le servirá de cómplice en un plan tan delirante que resulta memorable. También —cómo no— estarán los consabidos ejemplos del denominado foundfootage y que consiste en documentalizar la trama (en fondo y forma) para hacerla más cercana y, obviamente, más verosímil. La cosa empezó con El proyecto de la bruja de Blair, y ahí sigue, más poderoso que nunca, con ejemplos tan brillantes como Monstruoso. Esta vez el asunto promete porque se proyectan seguidas (en horario intempestivo, no apto para seres humanos o periodistas que deseen seguir la sección oficial) The bay y V/H/S. La primera es una historia con virus y mucha textura amarillenta, al estilo de The crazies (versión Romero) y la segunda es el bombazo del año: una película de cinco episodios sobre unos ladronzuelos que se proponen robar en una mansión y en el intento se topan con unas cintas de video. Al ponerlas en el reproductor se encuentran con una desagradable sorpresa. El proyecto aglutina varios nombres de la nueva oleada autoral del terror estadounidense y especialmente el de Ti West, director amado y odiado a partes iguales y enfant terrible del cine de género al otro lado del Atlántico como ya demostró con The house of devil y —especialmente— con The innkeepers. En las callejuelas del festival, esas secciones a las que es más difícil acceder por una simple cuestión de compatibilidades, no hay que perderse el magnífico documental Room 237, sobre el rodaje de El resplandor, el clásico de Stanley Kubrick desde una perspectiva distinta, que analiza las teorías sobre la película, y que —la verdad sea dicha— merecen un visionado. Por supuesto, no podía faltar el cupo español, personalizado en la ya mencionada El cuerpo, y también en Insensibles con ese actorazo llamado Juan Diego, en El bosc (nueva película de Oscar Aibar, realizador muy apreciado en este certamen) o en Invasor, de Daniel Calparsoro. Además, el recital de cine asiático habitual, los cortos, las sesiones —muchas— de despiporre y el sentido del humor que recorre la columna vertebral de este festival, muy alejado de los ceremoniosos protocolos de otros eventos que aún con menos enjundia parecen caminar sobre las aguas. Sitges, un evento de los grandes que se disfraza —cuando conviene— de roedor, ha esquivado las pisadas de los de arriba gracias a una audiencia grande, sabia y educada, jóvenes que conocen perfectamente el género y que saben lo que van a ver incluso antes de que el mandamás del certamen lo anuncie. Contra eso no hay recortes que valgan.

pendulodechiapas.com.mx

E

La Civilización J. ABEL L. LAYMAN

l vivir en la ciudad es una gran oportualgún esquizofrénico se vuelva agresivo contra nidad de crecer y tener al alcance todos ellos, si algún vehículo puede hacerles daño dilos beneficios de la civilización; es poder recto, con lo que gasto en un día en la ciudad contar con servicios y espacios que facivivo una semana en la montaña, he aprendido ha litan nuestro desarrollo personal y la procuradiferenciar entre lo necesario y lo superfluo, es ción de la vida diaria. mas necesario un par de botas cómodas para caEn la ciudades minar entre la siembra de maíz existen centros de y frijoles que unos zapatos caríEN LA MONTAÑA no atención a todos los simos de una marca en especial, problemas que podeproduzco menos basura y la que hay todo, carecemos de mos tener, reparación muchas cosas de la ciudad, produzco es 80% mas orgánica, de artículos eléctricos disfrutamos mas de la lectura, pero, también estamos y electrónicos, asisde la charla en familia, de colejos del estrés. tencia a la salud y de mer todos reunidos a la mesa y estudios para mantesin prisas, tenemos mas noches nerla, tenemos servifrescas y sin moscos, procuracios de alimentación y centros comerciales muy mos consumir cada vez mas alimentos naturales grandes donde encontramos de todo, contamos que procesados, y con ello nuestra vida es mas con expendios de combustible para nuestros sana, no puedo decir que no se muera la gente autos y las viviendas, contamos con espacios en la montaña, pero estoy seguro que cuando se hermosos como las bibliotecas y los lugares de muere un montañés lo hace mas en paz, tengo esparcimiento, parques, teatros, cines y lugares la fortuna de educar a mis hijos, soy su maestro para bailar. y también su madre, esos defectos de la cuidad En las ciudades tenemos mercados para no están presentes, el bulín, la asociación de abastecernos de alimentos y a de mas tenemos bandas, la despersonalización de las personas corporaciones que protegen la vialidad, la segupor falta de conocerlas, tenemos la fortuna de ridad publica y centros de orientación para dirisaludarnos al paso y sonreírle a las personas sin gir nuestras quejas, con tamos con restaurantes temor a que piensen que estamos tratando de y lavanderías, estadios de futbol y tiendas de iniciar algo mas que un saludo, en la montaña servicio las 24 horas a de mas de los centros de hay cosa malas como: que se de un apagón de copiado también de 24 horas. energía eléctrica, que a media noche no tengaContamos con calles, aceras, alumbrado mos donde comprar un hot dog, tal vez no tenpúblico, servicios de bomberos y rescate, congamos asistencia medica inmediata, y tampoco tamos con internet, cable para televisión de contemos con centros nocturnos, las bibliotecas paga, servicios de agua y recolección de basura, no existen como las de la ciudad, pero con una contamos con todo lo que una persona normal computadora y un buen programa resolvemos y cuerda, sana y en pleno uso de sus facultades muchas de las interrogantes, no vivimos obsementales necesita. sionados por el facebook, o los correos electrónicos, la necesidad en la montaña a veces se re¿Pero a que precio vivimos duce a tener un buen paraguas o un abrigo, en la en las ciudades? montaña carecemos de fanatismos religiosos o No se me ocurre un lugar mejor para vivir, políticos, en ella lo importante es programar una salvo que la montaña, lejos de los bocinazos, de buena limpieza de maleza en el terreno. los asaltos, del estrés y de las tenciones de vivir En la montaña los niños conocen la belleza en esta magnifica organizade cómo un árbol pequeción social llamada ciudad. ñito sembrado y cuidado EN LAS GRANDES En la montaña no hay todo lo puede dar hijuelos y con que tal vez describí anterior- CIUDADES tienes atención ellos reforestar una pora todos tus problemas, mente, pero en este apacible ción de terreno, conocelugar no necesito de ello, la mos insectos, animales, alimentos, salud y vida es mas sana, mas barata plantas y frutos. servicios. y mas relajada; muchas veTal vez no sea lo que ces me han preguntado ¿por mucha gente quisiera para qué no te vas a vivir a la cuidad? Y entre muchas vivir, pero para mí y mi familia es suficiente. respuestas estas son algunas. No digo que las ciudades no sean importanVivo la vida mas lentamente, vivo y me alites y que no debamos cuidarlas y hacerlas mas mento de lo que produzco en mis hortalizas, grandes y bonitas, sino que si no tienes nada que convivo mas directamente con personas, disfruhacer de importancia en ellas no vallas, te arriesto de una tarde fría y neblinosa bebiendo una gas a ser asaltado, chocado, retenido en una mataza de café cosechado y procesado con mis nifestación, denigrado y hasta segregado por los propias manos, consumo alimentos mas sanos, clanes o grupos sociales, puedes ser violentado como los huevos, la carne de las aves, la carne por otros. de res es casi totalmente del día, sin refrigeraEn la montaña carecemos de muchas cosas ción, mis hijos salen a jugar sin que me este prede la ciudad por el simple y único motivo de que guntando si ellos estarán a salvo de violadores, en ella no lo necesitas… secuestradores, enganchadores de drogas o si Hasta la próxima un abrazo a todos.


7

Péndulo de Chiapas | Sábado 06.10.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

El ‘Che’ Guevara, entre héroe y villano [CAMILO JIMÉNEZ ESTRADA*] Para muchos es un mito. Pero detrás de aquel rostro barbado ―que es ya parte de la cultura pop― se esconde la historia de un hombre que cometió una buena cantidad de errores. Una mirada a su vida cuando se cumplen 45 años de su muerte.

E

DE FRENTE l 9 de octubre se cumplen 45 años de la muerte de Ernesto ‘Che’ Guevara, y todavía se discute si fue un héroe o un facineroso, un iluminado o un tonto. En lo que todo el mundo parece estar de acuerdo es en que ha sido el más exitoso vendedor de camisetas y souvenirs, por encima incluso de iconos de la cultura popular como Marilyn Monroe, Elvis o Los Beatles. La foto que le tomó Alberto Korda en 1960, en un acto público del recién estrenado gobierno revolucionario cubano, es “el primer plano más reproducido de todos los tiempos”, según el Centro Internacional de la Fotografía en Nueva York. Su pelo revuelto bajo la boina, la barba mal cuidada y, sobre todo, la mirada al infinito se han convertido en el símbolo de la revolución, pero también en mercancía vacía de todo contenido ideológico (insertar aquí el sonido de una máquina registradora). Faltándole poco para graduarse como médico salió con su amigo Alberto Granado en un viaje por toda América. Una vez graduado emprendió otro y ya no regresaría ni a su profesión, ni a su país, ni a su clase social acomodada: en todos los países conoció la miseria y la desigualdad, en Guatemala se encontró con una revolución en marcha, y en México, con Fidel y Raúl Castro, quienes lo embarcaron en la re-

volución que tres años más tarde, en 1959, tomaría el poder en Cuba. Esos viajes fueron determinantes para su vida y para crear el mito en torno a su figura: “Soy el mismo solitario que era, buscando mi camino sin ayuda personal, pero ahora poseo el sentido de mi deber histórico”, le escribió a su madre a comienzos de los sesenta. Al tiempo que combatía ¿en Cuba, en el Congo, en Bolivia¿, llenaba cuadernos con reflexiones filosóficas, apuntes políticos y poemas malos. Habló de batallas, de sangre del pueblo, de oligarquía, de imperialismo en una época en que esas palabras tenían sentido. Era hábil para crear lemas: “Hasta la victoria siempre”, “Este es el diario de un fracaso”, “Crear dos, tres... muchos Vietnam es la consigna”. Lo pusieron en el mundo de los mitos esas frases efectistas, pero también sus renuncias, su ímpetu, su muerte joven, el cadáver bien parecido que exhibió y luego escondió el ejército boliviano, después de haberle dado cacería en las montañas y fusilarlo amarrado y sentado en el salón de clases de una escuela rural. Su foto muerto con los ojos abiertos es otra de las insignias del culto al Che. DE PERFIL En vida encontró pocos triunfos o ninguno. La fiesta por la victoria en Cuba terminó rápido: había que echar a andar el nuevo gobierno. Los más fieros detractores del Che ponen delante de sus heroísmos los más de 500 fusilamientos que ordenó o ejecutó él mismo en los primeros meses de 1959. “En este problema, si no matas primero, te matan a ti”, dijo.

Crónica sobre el primer Premio Nobel mexicano [ABIDA VENTURA]*

L

a noticia había dado la vuelta al mundo. Por primera vez,, el máximo galardón que se otorga a las letras internacionales, el Nobel de Literatura, recaía en un mexicano. “Le fue conferido a Octavio Paz el Premio Nobel de Literatura”, destacaba EL UNIVERSAL en su primera plana. El acontecimiento que suponía el reconocimiento por segunda vez consecutiva a un escritor de habla hispana tuvo en El Gran Diario de México una destacada cobertura. Desde el miércoles 10 y jueves 11 de octubre, este diario recopilaba las especulaciones en torno a los candidatos al Nobel de Literatura.

Octavio Paz, Carlos Fuentes, Ernesto Sabato, Mario Vargas Llosa figuraban entre los escritores latinoamericanos favoritos. El viernes 12 de octubre, México despertó con la noticia de que la Academia de Letras de Suecia había concedido el prestigiado galardón al poeta mexicano Octavio Paz. El Universal destacaba en

plios horizontes, caracterizados por una sensual inteligencia e integridad humanística”. La nota recopilaba las declaraciones del laureado en una conferencia: “Este premio es muy importante para mí, para México y para la literatura hispanoamericana”, dijo Paz, para quien el premio fue una sorpresa. Anuncios de los especia-

Mientras fue ministro de Industria la producción azucarera bajó a niveles que la isla de Cuba no había conocido. Como director del Banco Nacional tampoco hizo mucho además de firmar los billetes únicamente con su mote, Che. Y sus oficios diplomáticos pusieron una revolución que se decía independiente a las órdenes de la Unión Soviética.

Ignacio Taibo I, desplegaba en su portada las reacciones de la comunidad literaria del momento; cartones, perfiles y un recuento con lo más destacado de su obra tapizaron sus planas. Hasta la famosa caricatura de “El gato culto” figuraba sonriente y con la expresión ¡Al fin! “Octavio Paz, Nobel de Literatura número cinco en Latinoamérica”, decía la portada de Cultura, que también se dio a la tarea de recopilar las reacciones de destacados poetas y escritores latinoamericanos que participaban en el Encuentro de Poetas del Mundo Latino, que se realizaba en

EL VIERNES 12 de octubre de 1990, México despertó con la noticia de que la Academia de Letras de Suecia había concedido el prestigiado galardón al poeta mexicano Octavio Paz su portada el reconocimiento al autor de El laberinto de la soledad, a quien la Academia decidió galardonar por “sus escritos apasionados y de am-

les en radio y TV dedicados al autor destacaban en las planas de este diario. La sección Cultura, entonces a cargo del escritor y periodista Paco

Guadalajara. Entre otros, el argentino Juan Gelman y los mexicanos Elías Nandino, Rubén Bonifaz Nuño y Hernán Lara Zavala.

*Periodista, analista y escritor.

Pero la cobertura continuó dos meses después con la entrega del premio; 10 de diciembre de 1990, El Universal desplegaba en su primera plana una imagen de Paz recibiendo el galardón de manos del rey de Suecia, Carlos Gustavo XVI, en la tradicional ceremonia en Estocolmo. Una crónica en la primera sección relataba la ceremonia y fragmentos del discurso que el poeta mexicano leyó en la elegante ceremonia en la que por primera vez se escucharon los mariachis. En la sección Cultura, la nota destacaba: “Paz: me siento como un niño al que le entregan un premio escolar”. Al texto, que refería al discurso del poeta, ilustraba la caricatura de un Paz niño, con traje de marinero, un broche del Nobel y una gorra con la leyenda “Mixcoac”, en referencia a la colonia donde el poeta nació y creció. *Abida Ventura, periodista y actual reportera de El Universal.


Una leyenda llamada Lennon

8

Péndulo de Chiapas | Sábado 06.10.2012

Rayuela

J

ohn Winston Lennon nació el 9 de Octubre de 1940 en Liverpool durante un bombardeo de castigo de la aviación nazi. Su padre era un marinero mercante llamado Alfred Freddy Lennon, cuando nació Lennon su padre se encontraba en alta mar y muy rara vez estaba en casa. John pasó sus años de infancia con su madre Julia Stanley la cual llevaba un ritmo de vida muy alocada, pues le gustaba mucho la bebida y frecuentaba los pubs donde había soldados. De hecho tuvo una hija fuera del matrimonio la que dio en adopción. Después de tener una fuerte discusión los padres de John, estos le plantearon al pequeño que eligiese irse con uno de los dos. Y ante tal dilema decidió irse con su madre. Pero si el joven John esperaba quedarse mucho tiempo con su madre se equivocó, ya que la irregularidad de la vida domestica de su madre fue determinante para entregarlo a su tía Mimi para que lo criase. La tía Mimi y el tío George vivían en los suburbios rodeados de médicos y otros profesionales. Su tío George era propietario de viviendas en alquiler y de una vaquería, y tenían un jardinero que acudía dos veces a la semana. Pero los tíos del pequeño John no eran ricos, pues tenían que albergar a estudiantes de medicina para aumentar los ingresos de la familia. Cuando John tenía diecisiete años tuvo la trágica noticia de que su madre había muerto atropellada por un coche lo que seria para el John una gran perdida, de la cual no se sobrepuso nunca. ( De hecho la hermosa balada que escribió diez años después “Julia” o en su primer álbum en solitario “Mother” ). Estando en la escuela de secundaria Quarry Bank escucho un disco de Elvis y esta claro que él no iba a ser menos, por lo que formo con su pandilla el conjunto llamado Quarry Men en el que estaba su amigo Peter. Y estando actuando en una reunión social en los jardines de la iglesia St. Peter un amigo común de John y Paul los pre-

pendulodechiapas.com.mx

sento, esto seria el día 6 de Junio de 1957. Después de escuchar a John tocar, Paul quedo impresionado y como dijo más adelante Paul ( Pensé: caramba es bueno ), pero el escucharse tocar fue reciproco, pues John al comprobar como tocaba Paul que era mucho mejor que los que tenia en el grupo le planteo un gran dilema a John ( si le cojo y yo hasta entonces era el principal del grupo ¿ Que ocurriría ? ) pero su decisión por fortalecer el grupo pudo más y al final Paul entro a formar parte de los

la cual fue la creadora del peinado de los Beatles. Se sucedieron las actuaciones y al ser un poco más famosos el propietario de una importante tienda de discos Brian Epstein concertó una entrevista con los Beatles en su tienda para proponerles que seria su representante. Esto sucedía el 3 de Diciembre de 1961. Después de grabar unos sencillos en Hamburgo, Brian consiguió unas sesiones de grabación en EMI estando al frente el productor George Martin que al oírles to-

Quarry Men. Paul que conocía a George de ir juntos en el autobús al instituto se decide presentarlo al resto del grupo, pero hasta el 13 de Marzo de 1958 no formaría parte del mismo. John conocía a Cynthia Powell de la escuela de arte y la cual estaba colada por John empezaron a salir juntos y años más tarde se casarían. Después de tener una etapa esplendorosa en actuaciones llego la decadencia y mientras Stu y John barajaban diferentes nombres para el grupo, a Stu se le ocurrió poner Beetles (escarabajos) pero John rápidamente lo transformo en Beatles ( los rítmicos ), este nombre Era más corto pegadizo que los anteriores. Después de muchas actuaciones en Hamburgo conocerían a Astrid Kircherr

car sabia que podía sacar algo bueno de ese grupo, pero lo que no le gustaba era la forma de tocar la batería de Pete Best por lo que sugirió que tendrían que cambiar de batería y así fue. El 18 de Agosto de 1962 Ringo Starr seria el nuevo integrante de The Beatles. Ya con los cuatro integrantes definitivos grabarían su primer sencillo ( Love me do y PSI Love you ) con bastante éxito. Pero el 26 de Noviembre grabarían su segundo sencillo ( Please, Please Me ) su primer gran éxito mundial y el comienzo de un hito THE BEATLES. John tenia la costumbre de ir provocando alguna gracia o alguna indirecta, de hecho cuando actuaron en Royal Command Performace ante la Reina madre el día 4 de Diciembre al termino de una canción dijo: ( Los que ocupen los los asientos más

baratos, tengan la bondad de aplaudir. El resto puede hacer sonar sus joyas. ) En Marzo del 65 John en una entrevista que concedió, uno de los periodistas Maureen Cleave le pregunto sobre su opinión religiosa y dijo: El cristianismo desaparecerá. Se desvanecerá o se empequeñecerá. Nosotros, ahora, somos más populares que Jesucristo.No sé qué desaparecerá antes, si el rock´n´roll o el cristianismo. Por esta frase en EE.UU. se organizó un escándalo monumental. El 9 de Noviembre de 1966 John conoce a Yoko Ono en la Indica Gallery de Londres y coincidirían en más sitios. John encontró en Yoko el soporte que necesitaba en sus altibajos de carácter que tenia, después de la muerte de Brian que era el que mejor controlaba el carácter de John, este se derrumbó. Meses más tarde la que fuera mujer de John inicia los tramites de divorcio después de seis años exactos de matrimonio. Y en Abril del 69 John se casa con Yoko en Gibraltar y en 1975 nacería su segundo hijo, llamado Sean. El primer hijo lo tuvo con su anterior esposa el cual se llama Julian Lennon. John y y su inseparable mujer Yoko siempre se manifestaron a favor de la Paz y en contra de la guerra como la que ocurrió en Vietnam componiendo una de las baladas más hermosas de todos los tiempos “Imagine” y canto a la Paz. Pasados ya unos cuantos años, en Octubre de 1980 John graba el Long Play “ Double Fantasy “ con el que tendría mucho éxito y pronto seria disco de oro. En ese mismo año el día 8 de Diciembre a las 11 de la noche en el vestíbulo del edificio Dakota, el joven llamado Mark Chapman y fanático de John le pide un autógrafo, pero al negárselo este, le dispara siete balazos provocándole la muerte inmediatamente. Esa madrugada del día 9 se difundió la noticia a nivel mundial que John Lennon había muerto.

06deoctubrede062012comunicacionplural  

comunicacionplural201206

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you